Entradas

,

El dolor crónico en España. Valora la información

Según el director de la catedra de Dolor Fundación Grünenthal-Universidad de Cádiz, Juan Antonio Micó, el déficit de unidades de control crónico en España hace que el objetivo de mitigarlo “sea difícil de conseguir”.

En uno de cada cuatro hogares españoles hay un adulto que padece un dolor crónico y que, frecuentemente, presenta síntomas de ansiedad y depresión, según los datos obtenidos de una encuesta realizada por el Observatorio del Dolor de la cátedra externa del Dolor Fundación Grünenthal-Universidad de Cádiz y presentada por el director de la dicha cátedra, Juan Antonio Micó.

En el marco de los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid, Micó ha recordado que, en muchos casos, estos pacientes se ven obligados a dejar sus trabajos y a abandonar sus actividades sociales como consecuencia de esos dolores crónicos.

El dolor crónico en España lo padece un 16 por ciento

Y es que, según esta investigación, dirigida por la profesora Inmaculada Failde, cerca del 16 por ciento de la población española presenta algún tipo de dolor con más de tres meses de evolución y desde hace más de diez años, lo que produce importantes limitaciones en las actividades de su vida diaria.

Asimismo, la percepción del impacto del dolor es mayor en los familiares cuidadores que en los propios pacientes, aunque ambos identifican las mismas circunstancias asociadas como, por ejemplo, la tristeza y alteraciones del sueño fundamentalmente. A pesar de todo esto, más del 80 por ciento de los encuestados se encuentran satisfechos o muy satisfechos con la atención recibida.

dolor crónico en España

Observatorio del dolor

Déficit de unidades de control crónico en España

No obstante, y aunque actualmente se disponen de los suficientes conocimientos, fármacos y técnicas para controlar el dolor, el jefe de la Unidad de Dolor del Hospital Puerta del Mar de Cádiz, Luis Miguel Torres, ha asegurado que el déficit de unidades de control crónico en España hace que el objetivo de mitigarlo “sea difícil de conseguir”.

En este sentido, la doctora del servicio gallego de Salud, Dolores Martín, ha recordado que varias comunidades autónomas han puesto, o están en vías de desarrollar, planes específicos para el problema del dolor y se esperan resultados “satisfactorios a medio y largo plazo”.

Sin embargo, los expertos, representados por el presidente de la Sociedad Española del Dolor, Diego Contreras, han aseverado que se ha solicitado a las administraciones “que sean sensibles con el problema que más deteriora la calidad de vida de los enfermos”.

“El futuro pasa por potenciar la asistencia especializada, la investigación, la formación y la participación activa de los pacientes. Trabajar en estas dos direcciones es rentable económicamente a medio y largo plazo”, ha subrayado Contreras.

En este sentido, el profesor de la Universidad Castilla La Mancha, Álvaro Hidalgo, ha informado de que se estima que el dolor crónico cuesta más de 3.000 millones de euros al año, y en España supone más del 1% del Producto Interior Bruto (PIB).

Valora esta información

Terapias alternativas en fibromialgia 4.5/5 (4)

Las terapias alternativas 250 millones de libras al año

Pocas terapias alternativas son eficaces en enfermedades musculoesqueléticas

Un estudio de la Arthritis Research UK, en Reino Unido, ha revelado que existe poca evidencia científica que avale la eficacia de las numerosas terapias alternativas que utilizan muchos afectados por enfermedades musculoesqueléticas, como la artritis o la fibromialgia, para combatir sus dolencias.

Tras analizar numerosos estudios, han analizado estudios de 25 alternativas terapéuticas a la medicina tradicional y han descubierto que la mayoría de tratamientos analizados o no han sido probados de forma científica o se han sometido a investigaciones limitadas.

De hecho, sólo se ha encontrado cierta evidencia científica que respaldo ciertos usos de la acupuntura, los masajes, el taichi y el yoga, mientras que otras alternativas como la terapia magnética o las pulseras de cobre no han ofrecido apenas resultados convincentes.

Para desarrollar el estudio, que ha sido liderado por el profesor de la Universidad de Aberdeen (Escocia), Gareth Jones, se buscaron ensayos clínicos controlados y aleatorios, escritos en inglés y publicados antes de mayo de 2011.

Para la artritis se encontraron 53 ensayos de 14 terapias diferentes con cerca de 6.000 pacientes, pero sólo el taichi y la acupuntura parecieron funcionar.

terapias alternativas en fibromialgia

terapias alternativas en fibromialgia

Terapias alternativas en fibromialgia

En el caso de la fibromialgia, hubo 50 ensayos de 17 terapias diferentes probadas en más de 3.000 pacientes. La acupuntura y el masaje obtuvieron buenos resultados, seguidos de cerca por el taichi y la terapia de relajación.

Para el dolor de espalda, el yoga y la acupuntura mostraron ser las terapias más eficaces, y hubo algunas pruebas que también apoyaban el uso de la osteopatía y también la terapia de relajación, así como la técnica Alexander, que se centra en la postura y el movimiento.

Esta última dolencia es además la más investigada, con 75 ensayos de 14 terapias diferentes a través de más de 11.600 participantes.

Según ha explicado Jones, en declaraciones a la BBC, salvo “algunas excepciones”, no hay constancia de que todas estas terapias sean eficaces. Lo único, puntualiza, es que están “relativamente a salvo de efectos secundarios, incluso aunque no sean eficaces”.

El problema de optar por estas alternativas es más de índole económica, ya que los autores calculan que cada año se gastan 250 millones de libras en estas terapias. “Un coste enorme para algo sin mucha evidencia”, para este experto.

Valora esta información

,

Droxidopa fibromialgia patente de nuevo farmaco 4.14/5 (7)

Droxidopa fibromialgia un nuevo neurotransmisor para la fibromialgia

Los laboratorios Chelsea Therapeutics han recibido la patente por parte de los organismos capacitados de Estados unidos para el farmaco droxidopa que han desarrollado para el tratamiento de la fibromialgia.

Este fármaco se halla en la segunda fase del estudio en 120 pacientes del que se obtendrá resultados al final del año.

Droxidopa, que se toma oralmente, se convierte en noradrenalina o norepinefrina aumentando los niveles de esta hormona en el sistema nervioso central.

Droxidopa fibromialgia

Droxidopa fibromialgia

¿pero que es la noradrenalina o norepinefrina?

La noradrenalina (o norepinefrina) es un neurotransmisor de catecolamina de la misma familia que la dopamina-Es una hormona adrenérgica que actúa aumentando la presión arterial por vasoconstricción pero no afecta al gasto cardiaco. Se sintetiza en la médula adrenal.

Este fármaco actualmente está también en vias de investigación para la hipotension ortostatica que sufren los pacientes de parkinson.

Traducido por Fibromialgianoticias.com

Valora esta información

, ,

Dolor ¿problema con solución? 4/5 (3)

Cuando se enferma de Fibromialgia el dolor es el gran handicap al que se enfrentan muchos pacientes, el Dolor ¿problema con solución?: -En la sociedad actual se cree que el dolor es un síntoma fácil de tratar, el problema surge cuando no es un síntoma sino se convierte en una enfermedad en sí misma. El control del dolor como enfermedad es un gran problema de salud pública no sólo en fibromialgia sino en otras muchas más enfermedades que cursan con dolor crónico.

Redacción Fibromialgia noticias.com

El dolor sigue siendo un problema mal manejado

  • El 20% de la población mundial sufre algún grado de dolor crónico
    El 43% de los que sufren dolor como consecuencia de un cáncer no hallan alivio
    Los expertos recomiendan revisar los tratamientos y realizar nuevos estudios

Millones de personas sufren dolor y muchas de ellas no consiguen controlarlo.

A pesar de la evolución en los tratamientos y en el conocimiento de la génesis de este síntoma, los médicos no pueden aliviar el sufrimiento de todos estos pacientes. Una serie de artículos publicados en ‘The Lancet’ analiza en qué situación se encuentra el manejo del dolor.
Las cifras hablan claro: el 20% de la población mundial sufre algún grado de dolor crónico y rara vez dan con el remedio adecuado para controlarlo, hasta un 75% de los pacientes quirúrgicos de EEUU no recibe la terapia adecuada para aliviar este síntoma así como el 43% de los que sufren dolor como consecuencia de un cáncer.

Datos que ‘dan que pensar’

“Para la mayor parte de los afectados, la presencia de dolor crónico compromete todos los aspectos de su vida y de las vidas de sus seres queridos”, explica uno de los artículos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 20% de la población mundial sufre este problema.
Aunque se trata de un trastorno muy común, las personas que lo padecen “continuarán sufriendo en un futuro inmediato algún grado de dolor independientemente de los tratamientos que reciban”, subrayan los autores, procedentes del Departamento de Anestesiología y Medicina del Dolor de la Universidad de Washington (EEUU).

dolor ¿problema con solución?

Dolor ¿problema con solución?

En su estudio, analizan las opciones terapéuticas más populares para el manejo del dolor crónico y concluyen que, “por sí misma, ninguna de ellas es suficiente para eliminar el dolor y para tener un efecto notable en la función física y emocional de los pacientes”.
“Los resultados presentados dan que pensar”, insisten. “Existe una gran necesidad de ir más allá de si una terapia es eficaz y preguntarse qué tratamientos son útiles, para qué pacientes, con qué resultados y en qué circunstancias”.

Dolor que compromete la recuperación

Otra de las formas más frecuentes de dolor es el que aparece después de una intervención quirúrgica. Muchas operaciones frecuentes, como las mastectomías, toracotomías, la reparación de hernias o las cirugías cardiacas causan lo que se conoce como dolor postoperatorio persistente en un 30% de los pacientes.
“A pesar de la introducción de nuevas guías y principios terapéuticos y de los esfuerzos educativos, los datos recogidos por todo el mundo sugieren que el dolor postoperatorio sigue estando mal abordado”, señala otro de los artículos de la serie, elaborado por expertos de la Universidad Johns Hopkins (EEUU).
La falta de progresos en el manejo de este problema se debe, según los autores, a diversas causas. Aunque han surgido varias alternativas que parecen dar buenos resultados, especialmente la analgesia regional (como la epidural), asociadas con menor dolor, movilidad temprana y hospitalizaciones más cortas.

Un sufrimiento innecesario

Una de las muchas adversidades a las que se enfrentan los pacientes oncológicos es el dolor. La presencia de este síntoma varía en función del tipo de cáncer y la extensión, además de otros factores, y oscila entre el 15% y el 75% en los tumores sólidos.
En estos pacientes, “el dolor es rara vez un problema aislado”, destaca el último trabajo. Y por este motivo su abordaje no se debe realizar sin tener en cuenta la fotografía general.
“Los esfuerzos para mitigar el dolor son bienvenidos, pero no mejorarán adecuadamente la calidad de vida o reducirán el sufrimiento si se aplican ignorando todas las preocupaciones del paciente asociadas con una enfermedad grave que amenaza su vida”, señala el autor, procedente del Centro Médico Beth Israel (EEUU).

La solución sería, según el artículo, introducir los cuidados paliativos -tradicionalmente utilizados en los últimos momentos de la vida- en el manejo del paciente oncológico desde el momento del diagnóstico. Con ellos, concluye, “existe una creciente esperanza de que estos enfermos puedan vivir el cáncer con el mínimo sufrimiento”.

Guardar

Guardar

Guardar

Valora esta información

,

Dopamina ya no es la hormona del placer 4.5/5 (2)

Dopamina: Hace que los individuos se pongan en marcha y perseveren para conseguir algo, ya sea positivo o negativo. Expertos de la Universitat Jaume I de Castellón plantean un cambio de paradigma con importantes aplicaciones médicas.

La dopamina pierde el titulo de la hormona del placer

La revista Neuron publica un artículo de investigadores de la Universitat Jaume I (UJI) de Castellón que revisa la teoría dominante sobre la dopamina.

El artículo plantea una revisión del paradigma basada en datos de diversas investigaciones, incluidas las realizadas durante las últimas dos décadas por la institución en colaboración con la Universidad de Connecticut en EE UU sobre el papel de la dopamina en la conducta motivada en animales.

“Existe la creencia popular, y también científica, de que la dopamina regula el placer y la recompensa, que cuando consigues algo que te satisface liberas dopamina, pero las últimas investigaciones demuestran que este neurotransmisor actúa de forma previa, es el que nos mueve a actuar, se libera para conseguir algo, ya sea evitar un mal o alcanzar un bien”, explica Mercè Correa, coautora del artículo.

La dopamina es la que nos mueve a actuar, se libera para conseguir algo, ya sea evitar un mal o alcanzar un bien

La investigadora afirma que ha llegado un momento en el que los datos pesan tanto que se plantea un cambio en la teoría dominante. Los estudios realizados en los últimos años demuestran que se libera dopamina tanto por sensaciones placenteras como por estrés, dolor o pérdidas.

Los resultados podrán ser aplicados tanto en patologías relacionadas con la falta de motivación y la fatiga mental, como en aquellas en las que existe una motivación y perseverancia excesiva, como las adicciones.

Dopamina ya no es la hormona del placer

Dopamina ya no es la hormona del placer

“Está tan implicada en lo negativo como en lo positivo, pero se han sesgado mucho las investigaciones para solo incidir en lo positivo”, señala Correa. En concreto, en los estudios realizados con roedores se ha demostrado que un animal con unos niveles normales de dopamina se esfuerza para conseguir una recompensa más valiosa a pesar de poder acceder sin ningún trabajo a una menos valiosa.

Sin embargo, si se reducen los niveles de dopamina, el animal toma únicamente el alimento o la recompensa que no le supone esfuerzo y renuncia a alcanzar otra más valiosa. En el caso de la adicción, la dopamina está elevada durante el esfuerzo anticipado que un animal tiene que hacer hasta conseguir la droga. “No está regulando lo que el animal siente cuando toma la droga, si no que está provocando que persevere hasta conseguirla”, indica la investigadora.

El nivel de dopamina varía en cada individuo,

por lo que hay personas más perseverantes que otras para alcanzar una meta. “La dopamina lleva a mantener el nivel de actividad para conseguir lo que se persigue, por lo que en principio es positiva, sin embargo, siempre dependerá de los estímulos que se busquen. Es válido tanto si el objetivo es ‘ser bueno en los estudios’ como si el fin es ‘consumo de drogas de abuso’, vale para la motivación normal y para la patológica”, apunta Correa.

Los elevados niveles de dopamina también explicarían la conducta de los denominados buscadores de sensaciones. “Lo que la dopamina regula no es que lo vivido les produzca más placer, sino que están más motivados para actuar. La producción de dopamina se ha confundido durante mucho tiempo con la satisfacción, pensando que provoca que estas personas sientan más, cuando lo que hace es que sean más activos”, indica.

Aplicación para la depresión y la adicción

Conocer cuáles son los parámetros neurobiológicos que hacen que las personas se motiven por algo es importante para muchas facetas de la vida, tanto en la educación, en el trabajo o en la salud. Ante esta nueva perspectiva, la dopamina se presenta como un neurotransmisor básico para hacer frente a síntomas como la anergia, es decir, la falta de energía que se presenta en patologías como la depresión.

“La gente deprimida no tiene ganas de hacer nada, cualquier esfuerzo lo ve como una montaña, y eso es porque en la depresión hay niveles bajos de dopamina y, por tanto, falta motivación”, subraya Correa. La falta de energía y motivación está también relacionada con otros síndromes que presentan fatiga mental como el párkinson, la esclerosis múltiple o la fibromialgia, entre otros.

En el caso opuesto, en los desajustes al alza, la dopamina podría estar implicada en problemas de conductas adictivas, que llevan a una actitud de perseverancia compulsiva. En este sentido, Correa indica que los antagonistas dopaminérgicos que se han aplicado hasta ahora en problemas de adicciones probablemente no han funcionado porque no se ha hecho un planteamiento adecuado del tratamiento al partir de una comprensión errónea del funcionamiento de la dopamina y es que “ahora sabemos que no está regulando las emociones, como establecía la creencia general, sino la motivación para satisfacerlas”.

Referencia bibliográfica:

John D. Salamone, Mercè Correa “The Mysterious Motivational Functions of Mesolimbic Dopamine” Neuron, November 2012, Pages 470–485. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0896627312009415

 

Guardar

Valora esta información

, ,

Fibromialgia y perdida de ingresos 4.71/5 (7)

El 65 % de los pacientes con fibromialgia ha disminuido sus ingresos a causa de la enfermedad, que además genera gastos extras en un 81 % de los casos, según un estudio presentado hoy por la Fundación de Afectados de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica.

¿Cómo se ha llevado a cabo el estudio de Fibromialgia y perdida de ingresos?

El estudio, dirigido por el jefe del departamento de Epidemiología del Hospital del Mar de Barcelona, Xavier Castells, se ha presentado esta tarde y es el primero en España que analiza el impacto sociolaboral y familiar de la fibromialgia, un síndrome crónico que afecta a 900.000 españoles.

La reducción media de los ingresos de los pacientes con fibromialgia es de 708 euros mensuales, al tiempo que los gastos crecen una media de 230 euros, debido al coste de la medicación y otras terapias necesarias, como la fisioterapia.

“La fibromialgia causa un fuerte impacto económico, de unos 10.000 euros a cada paciente, sumando el aumento de gastos y la pérdida de ingresos”, ha explicado a Efe el jefe del servicio de reumatología del Parque de Salud Mar de Barcelona, Jordi Carbonell.

fibromialgia y perdida de ingresos

La fibromialgia se caracteriza por un cuadro de dolor crónico generalizado con hipersensibilidad al dolor.

Que en el 96 % de los casos afecta a mujeres, y no tiene un marcador biológico que facilite su diagnóstico.

La dolencia repercute en la situación laboral de los pacientes ya que, según el estudio, el 41 % es inactivo y en 4 de cada 5 casos afirman que dejaron el trabajo a causa de la enfermedad.

De las personas con fibromialgia que trabajan, un 50 % han tenido absentismo laboral en el último año y un 70 % afirma tener dificultades para rendir en el trabajo.

Asimismo, el 23 % de los pacientes tienen reconocida una situación de invalidez permanente, aunque en la mitad de los casos la administración solo lo reconoció tras una decisión judicial.

El estudio también muestra que los pacientes valoran con un suspenso (4,9) la atención sanitaria recibida, aunque el descontento es mayor con el sistema público – el 42, 9 % no está satisfecho- que con la sanidad privada – el 24 % no está satisfecho-.

Uno de los principales problemas en el ámbito sanitario es el retraso en el diagnóstico -que tarda de media 6,6 años-, que el 45 % de los pacientes recibió después de consultar a más de 5 profesionales.

La edad media de diagnóstico es a los 37 años, aunque cuando más joven es el paciente, más se tarda en diagnosticar la enfermedad.

La fibromialgia también repercute en la vida familiar de los pacientes, ya que el 44% de los pacientes dice depender bastante o totalmente de algún miembro de la familia para realizar las tareas domésticas.

Asimismo, en un 27% de los afectados, algún miembro de su familia ha tenido que cambiar su actividad laboral habitual por las dificultades que presenta el paciente.

El estudio se ha realizado a partir de entrevistas a 325 personas afectadas, de entre 16 y 64 años, de 35 centros de salud representativos de 14 comunidades autónomas, todas excepto País Vasco, Comunidad Valenciana y La Rioja. EFE

Guardar

Valora esta información

,

Estudio impacto familiar laboral y social de la fibromialgia 4.83/5 (6)

¿Cual es el impacto familiar laboral y social de la fibromialgia?

Las mujeres con fibromialgia reciben sobre todo el apoyo de su entorno familiar

El estudio de la Fundación de Afectados y Afectadas de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga crónica es el primero en analizar el impacto familiar, laboral y social de la fibromialgia.

Un problema de salud del que desconocemos su origen o marcadores fiables para su diagnóstico pero que afecta a 900.000 personas en nuestro país y que genera conflictos entre profesionales, administraciones, empresas y familias. El mismo se ha realizado a partir de los testimonios de 325 personas afectadas de 35 centros de salud representativos de 14 comunidades autónomas.

El paciente con fibromialgia suele ser mujer (96%), con una edad media de 52 años, casada (75%) y con nivel de estudios modesto (68%). Los primeros síntomas se producen hacia los 37 años pero llegar al diagnóstico suele suponer la consulta a más de 5 profesionales y llevar casi 7 años, tiempo superior al de otros países de nuestro entorno. Este retraso es más grave si contamos con que su estado de salud suele ser muy deficitario, ya que un 57,7% lo describe como malo o muy malo y afirma que afecta a su estado físico, su vida laboral, su tiempo de ocio y su salud mental.

La mayoría de mujeres con fibromialgia vive en familia con su pareja e hijos (60%).

Su satisfacción respecto a su vida familiar es moderada (puntuación 6,3 sobre 10 de media). En parte es por las dificultades en la relación con la pareja que refiere el 60% de estas mujeres, además de un 67% que refiere tener dificultades en las relaciones sexuales por los problemas derivados de la fibromialgia. Aun así, la tasa de divorcios no es alta (17%) y sólo la mitad los relaciona con la enfermedad.

La insatisfacción se debe sobre todo a sus problemas para realizar las tareas domésticas y la dependencia de otros para hacerlas, aunque el 66% dice que su familia la comprende, ayuda y apoya. Por otro lado la fibromialgia cambia en las dinámicas familiares y el tiempo de ocio, pues no pueden seguir el ritmo “normal” de los planes familiares. También económicamente existe una repercusión, pues el 65% afirma que sus ingresos han disminuido (708 euros/media), sobre todo por perder un empleo o al incrementar los gastos en el 81% de estos hogares (230 euros/media).

El apoyo que reciben las mujeres con fibromialgia viene sobre todo de su entorno familiar (72%), mientras que el sistema sanitario es el que menos se lo da.

La mayoría consulta exclusivamente al sistema público de salud (72%) y otro 28% lo complementa con atención privada. Las atienden médicos de familia, reumatólogos (55%), psiquiatras (29%), psicólogos (22%), fisioterapeutas (22%) y especialistas en fibromialgia (16%). Su satisfacción respecto a estos profesionales les suspende (4,9 sobre 10) sobre todo por el retraso del diagnóstico, y el mejor valorado es el médico de familia.

Los tratamientos que más siguen son los medicamentos prescritos por su médico (93%), pero la satisfacción con ellos es diversa.

Sin embargo valoran muy positivamente otras terapias complementarias como las terapias de agua (80%) o la osteopatía (70%) y los masajes (65%).

Respecto al apoyo administrativo, el 51% cree que el gobierno de su CCAA no reconoce la fibromialgia ni está concienciado con los problemas que ésta comporta a nivel de salud, hogar y trabajo. El 38% de estas mujeres han solicitado un reconocimiento de minusvalía y un 27,5% han obtenido algún grado de reconocimiento al respecto: el 23% ha obtenido algún grado de invalidez permanente, aunque en la mitad de casos fue necesaria la vía judicial.

Las pacientes con fibromialgia han desarrollado un grado significativo de organización: el 26% forma parte de asociaciones de lucha contra la enfermedad para obtener asesoramiento, información, apoyo y comprensión y realizar actividades compartidas. Las asociadas se sienten satisfechas (7 sobre 10) pero aún hay un 26% de pacientes que ignora la existencia de estas asociaciones. En cambio, pese a las repercusiones laborales de la enfermedad, un 55% dice no haber tenido nunca una afiliación sindical y sólo el 4% lo ha hecho a raíz de padecer fibromialgia.

Propuestas para minimizar el impacto de la fibromialgia

• Las prioridades serían avanzar en las líneas: científica (87%), sanitaria (77%), pensiones (66%), entorno laboral (56%), educación (35%), sensibilización (30%) y asociativa (23%).
• Subvenciones a la investigación sobre la enfermedad para conseguir tratamientos efectivos.
• Mejora de la atención sanitaria con unidades multidisciplinares.
• Reconocimiento de la enfermedad por parte de gobiernos y políticos
• Ampliación de pensiones y ayudas, especialmente para las tareas domésticas o para sufragar los gastos asociados a la enfermedad.
• Mejora del acceso a recursos sanitarios adecuados, difícil para las personas inactivas y con peor estado de salud, las que tienen reconocida una incapacidad o de peores recursos económicos.
• Facilitación de las adaptaciones en los puestos laborales, con actividades que supongan poco esfuerzo físico, flexibilidad de horarios, descansos o reducción de jornada.
Fuente | Catalunyapess.cat

impacto familiar, laboral y social de la fibromialgiaimpacto familiar, laboral y social de la fibromialgia

Guardar

Guardar

Valora esta información

, , ,

Fibromialgia dormir más puede aliviar el dolor 3/5 (2)

Fibromialgia Dormir más reduce la sensibilidad al dolor

¿Que puede suponer en fibromialgia dormir más?

Mucha gente no suele dormir lo suficiente. Un nuevo estudio sugiere que prolongar el periodo nocturno dedicado a dormir en personas sanas pero que podrían dormir más si se lo propusieran, aumenta la agilidad mental durante el día, algo ya conocido, pero además reduce la sensibilidad al dolor.

Los resultados obtenidos en este estudio a cargo del equipo de Timothy Roehrs, del Centro de Investigación del Sueño y sus Trastornos, dependiente del Hospital Henry Ford en Detroit, Michigan, Estados Unidos, sugieren que dormir lo suficiente es muy importante para combatir diversos trastornos de dolor crónico o para mejorar la preparación del paciente ante ciertos procedimientos quirúrgicos.

Roehrs y sus colaboradores quedaron sorprendidos por la magnitud de la reducción en la sensibilidad al dolor lograda por dormir más, en comparación con la reducción producida al tomar codeína.

Fibromialgia dormir

¿que puede suponer en fibromialgia dormir más?

Los individuos del grupo que durmió más de lo habitual, durmieron 1,8 horas más por noche que los del grupo que durmió lo que era habitual en ellos. Este aumento del tiempo nocturno empleado en dormir durante las cuatro noches del experimento se correlacionó claramente con una mayor agilidad mental durante el día, y también con una menor sensibilidad al dolor.

Éste es el primer estudio de su clase en mostrar que dormir lo suficiente reduce la sensibilidad al dolor.

Los resultados, combinados con datos de investigaciones previas, sugieren que las personas que duermen poco pueden ser propensas a tener una mayor sensibilidad al dolor como consecuencia de no dormir lo suficiente.

En la investigación también han trabajado Erica Harris y Surilla Randall, del citado centro adscrito al Hospital Henry Ford, así como Thomas Roth, de la Universidad Estatal de Wayne en Detroit.

Acceso a Pain Sensitivity and Recovery From Mild Chronic Sleep Loss

Guardar

Valora esta información

, , ,

Dolor y estrógenos. El dolor en la mujer 5/5 (3)

Dolor y estrógenos: Los estrógenos tienen mucho que ver en la reacción de las mujeres al dolor

Si se aplican parches de estrógenos a mujeres en los últimos días del ciclo menstrual, sus respuestas al dolor son menos intensas.

La naturaleza no es justa con las mujeres.

Resulta que, justo durante el embarazo (parto incluido) y la menstruación, soporta peor el dolor. Teniendo eso en cuenta, su fama de estoicismo cobra tintes de heroísmo… o de fatalidad. Porque, ¿a qué se debe que sean también más propensas a trastornos dolorosos crónicos como la fibromialgia? El Dr. Jon-Kar Zubieta, uno de los neurocientíficos más prestigiosos del mundo en cuestiones de dolor (formado en la Universidad del País Vasco, pero director de la División de Psiquiatría en el Centro para la Depresión de la Universidad de Michigan) cree que muchas respuestas residen en el cerebro.

dolor y estrogenos

Su equipo de investigación ha descubierto que los estrógenos tienen mucho que ver en la reacción de las mujeres al dolor.

“Cuando los niveles de estrógenos son elevados, el sistema “analgésico” del cerebro responde con contundencia, liberando endorfinas que acallan las señales dolorosas; cuando los estrógenos están bajos, el sistema no es tan eficaz”, explica el Dr. Zubieta.

Los genes son el otro factor importante. En realidad, los que se jactan de “sufridos” están presumiendo de un regalo de la naturaleza.

En estudios con humanos, el equipo del Dr. Zubieta ha comprobado que las personas que heredan una variante del gen que controla la enzima que metaboliza la dopamina –la variante val, que contiene en aminoácido valina– soportan mejor el dolor que las que tienen la variante met, que contiene el aminoácido metionina. Los afortunados que heredan las 2 copias (una del padre y otra de la madre) con la variante val, son “estoicos por naturaleza”. (Escáneres PET confirman que los calmantes cerebrales naturales y endorfinas son mucho más activos en estos individuos).

Niveles de tolerancia

Las personas que heredan una copia val y otra met tienen niveles medios de tolerancia. Las 2 copias met reducen al mínimo los umbrales de dolor. Como ha comprobado el equipo de la Universidad de Michigan, el 25% de la población de EE.UU. tiene la variante “estoica” y otro 25%, la variante “supersensible” al dolor. El resto tolera el dolor “normalmente”.

Pero, ¿por qué un gen que regula la dopamina afecta a las endorfinas? Porque, como explica el Dr. Zubieta, “demasiada dopamina reduce los niveles de endorfinas. Las personas con los dos genes val “fabrican una enzima muy potente que elimina rápidamente la dopamina, lo que aumenta los niveles de endorfinas. En personas con la variante met ocurre lo contrario”.

Los expertos de Michigan han comprobado que, si se aplican parches de estrógenos a mujeres en los últimos días del ciclo menstrual, sus respuestas al dolor se acercan mucho a las de los hombres (es decir, son menos intensas). Otro descubrimiento: cuando los analgésicos fallan, los antidepresivos que influyen en los niveles de dopamina pueden aliviar dolores crónicos en algunas personas (un test genético revelaría quién se beneficia más de la terapia).

Valora esta información

,

Fibromialgia dolor y músculos 4.67/5 (18)

Existe la creencia de que quienes padecen fibromialgia su dolor procede de los huesos, para quienes consiguen comprender que es más Fibromialgia dolor y músculos quizás les falte la incógnita de porque el dolor migra sin explicación de una zona a otra del cuerpo la explicación está en la percepción central del dolor.

Redacción Fibromialgia Noticias

Fibromialgia, El dolor y la fatiga más allá del músculo

La fibromialgia es una enfermedad crónica que se caracteriza por dolor generalizado. Es más frecuente en el sexo femenino (actualización a 2016) y una de las principales causas de discapacidad entre la población general.

Los síntomas de esta enfermedad van más allá del dolor y en ocasiones se adentran en campos emocionales: depresión, cambios de humor, sueño no reparador, ansiedad, etc. También son frecuentes otros síntomas de tipo físico como el cansancio o la fatiga, a veces desencadenados por esfuerzos leves.

La escasa cantidad de datos objetivos es otra característica de la enfermedad. Es frecuente la realización de pruebas complementarias en busca del origen del dolor: rayos x, TAC, resonancia magnética, etc. Todos, sin excepción, son incapaces de encontrar anormalidades que expliquen el dolor de los pacientes con esta enfermedad.

Otro dato interesante es que los tratamientos analgésicos son en su mayoría poco eficaces. Incluso los derivados mórficos ofrecen poco beneficio si los comparamos, por ejemplo, con otras patologías como los traumatismos o incluso las neoplasias.

Fibromialgia y percepción central del dolor

Todos estos datos nos dan a entender que la fibromialgia sin duda van más allá del sistema músculo-esquelético y compromete otros ámbitos menos estudiados como la percepción central del dolor.

Recientemente se ha publicado un estudio muy interesante en pacientes con fibromialgia.

En concreto se reunieron un total de 25 pacientes con fibromialgia y 23 controles sanos. El estudio planteaba medir la función muscular del deltoides en una prueba de esfuerzo consistente en mantener el máximo tiempo posible el brazo en 90º. Se medía el tiempo que el paciente mantenía el brazo en esta posición y se medía el esfuerzo del músculo mediante electromiografía.
Fibromialgia dolor y músculos

Los pacientes con fibromialgia mantuvieron el brazo en esta posición unos 4 minutos menos de media que los controles sanos. Además, los signos objetivos de fatiga muscular medidos por electromiograma fueron claramente menores en los pacientes con fibromialgia. El dolor medido por escalas fue mayor en los pacientes con fibromialgia.

Este estudio pone de manifiesto que el problema originario no se encuentra en el músculo. La percepción de cansancio y fatiga muscular fue mayor en aquellos pacientes con fibromialgia que, paradójicamente, ofrecían menos amplitud de esfuerzo medida por una prueba objetiva.

Por lo tanto, el problema debe encontrarse en la percepción que a nivel central hay de estos estímulos. Un mismo estímulo tolerado correctamente en individuos sanos, provoca dolor y fatiga en la fibromialgia. Así, es necesario profundizar en los mecanismos centrales implicados en la interpretación de los estímulos periféricos.

Bibliografía

Muscle fatigue in fibromyalgia is in the brain, not in the muscles: a case-control study of perceived versus objective muscle fatigue. Bandak E et al. Ann Rheum Dis. Published online on December 8
 Escrito por Por Julio Ramírez en Forumclinic

Valora esta información