Entradas

,

Niveles bajos de vitamina D 4.33/5 (6)

En fibromialgia los trastornos del sueño es una gran problemática ¿podría ser una causa los niveles bajos de vitamina D?

Los niveles bajos de vitamina D y las consecuencias en el sueño

Niveles bajos de vitamina D pueden causar o contribuir a una somnolencia excesiva durante el día, ya sea directamente o por medio de dolor crónico, según las conclusiones de un estudio publicado este sábado en ‘Journal of Clinical Sleep Medicine’. Sorprendentemente, esta correlación fue observada en una relación directa entre los pacientes de raza negra, es decir, mayores niveles de vitamina D asociados con un mayor nivel de somnolencia en estos individuos.

vitamina d

vitamina d

“Si bien hemos encontrado una correlación significativa entre la vitamina D y la somnolencia, la relación parece ser más compleja de lo que habíamos pensado en un principio”, explica David McCarty, investigador principal del estudio, quien aboga por realizar ahora un estudio de seguimiento y profundizar en esta relación.

El estudio incluyó una serie consecutiva de 81 pacientes en clínicas del sueño que se quejaban de problemas de sueño y dolor inespecífico, todos ellos diagnosticados eventualmente con un trastorno del sueño, que en la mayoría fue de apnea obstructiva del sueño. Su nivel de vitamina D se midió por muestreo de sangre y la somnolencia se determinó con la Escala de Somnolencia de Epworth.

Somnolecia y vitamina D

Según los autores, este es el primer estudio que demuestra una relación significativa entre la somnolencia y la vitamina D. A su juicio, se observó que es lógica esta relación por raza porque una mayor pigmentación de la piel es un factor de riesgo para un bajo nivel de vitamina D.

La investigación no fue diseñada para examinar la causalidad. Sin embargo, la investigación de los autores anterior y actual sugiere que los niveles por debajo de los considerados como óptimos de vitamina D pueden causar o contribuir a una somnolencia excesiva durante el día, ya sea directamente o por medio de dolor crónico.

Journal of Clinical Sleep Medicine

Valora esta información

,

Umbral del dolor y genes. Más sensibles al dolor 4.71/5 (7)

Las personas más sensibles al dolor tienen una menor variedad genética
El dolor crónico afecta a casi diez millones de británicos

El umbral del dolor determinado por los genes

Un nuevo estudio descubre que la sensibilidad al dolor que puede tener una persona depende de los genes.

Así, quienes soportan mejor el dolor tienen que dar las gracias a un conjunto particular de genes que trabajan juntos para regular el dolor, según la revista científica ‘PLOS Genetics’

Los autores de este estudio están analizando los beneficios que podría traer este conocimiento, según recoge el Daily Mail. Al parecer el estudio de estos genes permitiría desarrollar tratamientos para controlar el dolor y aliviarlo. Y es que las personas excesivamente sensibles al dolor, y que lo sienten más fácilmente en su vida diaria, son más vulnerables a acabar con un dolor crónico que puede durar más de seis meses.
A este respecto, el Doctor Frances Williams, del Departamento de Investigación y Epidemiología Genética de la Universidad King, en Londres, afirmó que “el dolor crónico es una fuerte carga personal y socioeconómica, y una de cada cinco personas lo experimentan en algún momento de sus vidas”. “Actualmente, los tratamientos para mitigar el dolor tienen eficacia limitada o muchos efectos secundarios, por lo que un nuevo enfoque sobre el tratamiento del dolor es emocionante”, añadió el Dr. Williams.

Este estudio comenzó con la identificación de los niveles de sensibilidad al dolor de 2.500 voluntarios. A todos ellos se les aplicó un sensor de calor en el brazo, y cuando el dolor era demasiado doloroso para ellos debían pulsar un botón. A continuación, los investigadores analizaron el ADN de los 200 sujetos que sentían más y menos dolor.

Umbral del dolor y genes

Las personas más sensibles al dolor tienen una menor variedad genética

Los resultados del estudio mostraron diferentes patrones genéticos en cada grupo.

Aquellos más sensibles al dolor tenían una menor variedad genética que los que aguantaban mejor el dolor. Xin Jin, director del proyecto en el Instituto de Genómica de Beijing, dijo que “cada vez hay más evidencias que apoyan nuestra teoría de que las variantes raras, que fueron pasadas por alto en el estudio del genoma, juegan un papel muy importante en las enfermedades complejas y sus tratamientos”, convencido de que “La próxima generación de secuenciación permitirá explorar estas variantes raras y dará lugar a una ola de nuevos descubrimientos en la investigación biomédica”.

Datos sobre el dolor

Una investigación encargada por ‘Lloydspharmacy’ que fue publicada el mes pasado, mostraba que el 77% de las personas que viven con dolor crónico, lo han estado sufriendo durante años, pero muchos ni se plantean buscar apoyo profesional. Se estima que el dolor crónico afecta a casi 10 millones de británicos.

Esta investigación también destacó el enorme impacto que el dolor tiene en la vida de las personas. La mitad de los encuestados admitió sentirse deprimido como consecuencia de su dolencia; y casi el 10 % confesó haber sentido tendencias suicidas en algún momento.
La mitad de todos los entrevistados informaron que no asistían regularmente a su médico de cabecera y más de dos tercios nunca habían asistido a una clínica del tratamiento del dolor o a un grupo de ayuda.

Las principales consecuencias del dolor crónico son el deterioro de la movilidad y el insomnio en un 50% de los afectados. También hay un gran porcentaje que tiene dificultades para realizar tareas cotidianas como ir de compras o limpiar.
Todo esto ha influenciado para que el dolor crónico se haya convertido en un área cada vez más importante para el sector de la salud.

Guardar

Valora esta información