Dolor y el miedo a los fármacos 4.93/5 (14)

La historia interminable del dolor y el miedo a los fármacos

Detrás de cada historia que viene de Estados Unidos, pais en el que existe una epidemia de drogadicción con drogas legales e ilegales contagia a miles de pacientes con dolor crónico el miedo a los fármacos para tratar el dolor. España es un pais que tiene una fuerte seguridad en la prescripción al enfermo.

España un pais de contradicciones

España es pais en el que el acceso a fármacos para tratar el dolor crónico no ha tenido, hasta relativamente hace poco tiempo, una cultura de facilitar el acceso a los pacientes. A lo largo de estos años ha habido un esfuerzo por parte de un colectivo de médicos presionando y facilitando el acceso a estos fármacos para mejorar la vida de los pacientes de dolor crónico (algo que demandaban miles de afectados y que no encontraban este tipo de soluciones que ahoy en día está practicamente al alcance de todos).

El acceso a los enfermos de estos fármacos gracias a la popularización de unidades especialistas en dolor (impensable hace escasos cinco años), sus efectos adversos, el no saber retirarlos, el no saber que mecanismos de acción contra el dolor tienen, los prospectos con largos textos de efectos secundarios (precisamente creados para la seguridad del enfermo) junto con la desinformación ha creado un halo de miedo repulsivo, apoyado además en los rumores de las muertes de varías personalidades del mundo del espectáculo teñidas de tragedia y “pintadas” como adicción a fármacos del saber popular.

España y la seguridad en fármacos potentes contra el dolor

En España gracias a una red de seguridad en Fármacos, de su venta y distribución hace realmente imposible que un enfermo con la dosis pautadas por médicos creen una adicción, estos fármacos estan regulados firmemente no pudiendo el enfermo conseguir más dosis conscientemente que la prescrita por el médico. Quien quiera consumir fármacos para el dolor deberá busacr una estrategia de busqueda en canales no accesibles facilmente.

La información de titulares sensacionalistas sobre estas muertes ha contribuido a satanizar a los fármacos contra el dolor y posibles alternativas a un padecimiento tan devastador como el dolor crónico, la muerte de Prince fué uno de los sucesos que ha contribuido a fomentar todo este halo de misterio y gracias a la Sociedad del dolor Andaluza nos encontramos ante como desde el conocimiento y la divulgación del conocimiento médico se puede llegar a saber la verdad huyendo de los “amarillismos” en la prensa.

¿Qué le paso a Prince?

Adicción o efecto adverso

En el trasfondo de este fatídico resultado se esconden dos circunstancias muy peculiares, una de carácter general y otra muy particular: de una parte la compulsión de la sociedad norteamericana al consumo de drogas lícitas e ilegales (cada año mueren 15.000 personas a causa de una sobredosis en USA, siendo 4.000 las que fallecen por heroína y cocaína, pero la mayoría la causa es por analgésicos que precisan recetas oficiales).

La verdadera historia

Pero por otro lado está el componente individual.

Prince padecía fuertes dolores de cadera y llevaba tiempo consumiendo de forma aberrante y desordenada cantidades notables de analgésicos. De hecho fue hospitalizado por una sobredosis de Percocet (compuesto de acetaminofeno y oxicodona) seis días antes de su deceso y días antes del fatal desenlace, el entorno del cantante solicitó ayuda a un afamado médico especialista en tratamiento de adicción quién pretendía deshabituarlo con Buprenorfina.

Dolor y el miedo a los fármacos

Por tanto no estamos ante el fallecimiento de un paciente por un efecto adverso de un fármaco, sino ante un caso de adicción a distintos fármacos, entre ellos distintos opioides potentes, entendiendo por adicción la instauración de una conducta de uso compulsivo; implicación excesiva y repetitiva en la búsqueda y administración (“craving” o avidez) de la sustancia de abuso; uso continuado, pese a ser consciente el sujeto del daño sanitario, laboral, social, familiar y abandono de sus obligaciones que le procura la droga.

Decía Theophrastus Bombart von Hohenheim (Paracelso) “ Nada es veneno, todo es veneno: la diferencia está en la dosis.” Un cuchillo es un utensilio necesario en distintos órdenes de la vida, el hecho de que alguien lo utilice con fines criminales no debe redundar en rechazo a su uso ni en satanizar su empleo. Es un elemento indiscutiblemente útil que alguien ha utilizado desviando su empleo primigenio para obtener fines no deseados.”

La inquietud divulgativa médica

Ahora y gracias a los contenidos informativos y divulgativos de los especialista en dolor podemos saber el verdadero alcance de noticias que lleva a demonizar el uso de los fármacos lo que conlleva a crear grandes inseguridades entre los afectados de dolor crónico que pueden estar tomandolos con el miedo de sucumbir a sus efectos secundarios o a la drogadicción.

Si te interesa tu salud y quieres saber más tienes el articulo completo en ¿ efectos secundarios o drogadicción ?


Recuerda por tu seguridad si empiezas con un nuevo fármaco y tienes efectos secundarios, altera tu estado de humor SIEMPRE comunicaselo a tu médico, es TU seguridad. Padeces dolor crónico y la medicación siempre irá pautada a la intensidad con la que informastes al médico en tu última visita intentando aliviar el dolor que sufrias en aquel momento.

Siempre debes ingerir el fármaco como te lo indicaron y ante cualquier nueva necesidad toma decisiones con la guia de tú médico, te evitará caer en errores y efectos indeseables que no conocias.

Redactado por Fibromialgia Noticias©

Print Friendly, PDF & Email

Valora esta información

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *