, ,

Fibromialgia y mamografía como evitar el dolor 2/5 (1)

Evitar el dolor en fibromialgia y mamografía.

En la mayoría de los casos, una mamografía no debe doler. Comprimir la mama puede ser un poco incómodo, pero es totalmente necesario con el fin de obtener la mejor imagen del tejido mamario. Los especialistas en imágenes mamarias, están formados para obtener la imagen más clara posible.

¿Cómo se realiza una mamografía?

Todo el procedimiento de mamografía dura solo 5-10 minutos, y cada seno se comprime dos veces para obtener una imagen. Muchas mujeres narran que este es el pequeño precio a pagar por mantener la paz mental de los sus mamas durante un año.

Existen aproximadamente 5 millones de estadounidenses que sufren de fibromialgia o dolor crónico.Para ellos la mamografía puede ser o es más incómoda. Esto es motivo de preocupación, pero no es una excusa para omitir un examen anual quien tiene el potencial de contraer cáncer de seno, y evitarlo en sus primeras etapas.

Fibromialgia y mamografía

Según la Asociación Nacional de Fibromialgia, la fibromialgia es un complejo trastorno de dolor crónico que afecta a aproximadamente 5 millones de estadounidenses. Para aquellos con síntomas severos, la fibromialgia puede ser extremadamente debilitante e interferir con las actividades diarias básicas.

En honor al 20 ° aniversario del Día Nacional de Concienciación sobre la Fibromialgia el 12 de mayo, el Dr. Alex Sardina, director médico nacional de Solis Mamografía, ofrece algunas tácticas de control del dolor para ayudar a las personas con fibromialgia o dolor crónico a tener una experiencia de mamografía menos estresante.

“Lo más importante que una mujer puede hacer para controlar el dolor durante una mamografía es hablar con el técnico que efectúa la mamografía”, dijo Sardina. “Un técnico capacitado y bien educado trabajará con un paciente para obtener una imagen de alta calidad mientras que limita su incomodidad o dolor, así que simplemente hábleles sobre su condición antes del procedimiento”.

Fibromialgia y mamografía

Fibromialgia y mamografía:

Consejos para una mamografía sin dolor

Aquí están las 10 mejores sugerencias de Sardina para crear una experiencia durante la mamografía sin estrés para las mujeres que luchan contra la fibromialgia u otros trastornos de dolor crónico:

  • Identifique un centro de mamografía especializado en salud mamaria con técnicos altamente capacitados con años de experiencia que saben cómo ubicar adecuadamente a una mujer en el dispositivo de mamografía y comprender exactamente cuánta compresión se necesita.
  • Pídale al tecnólogo de mamografía que le comunique como es el proceso para que el paciente pueda estar preparado.
  • Comuníquese con el técnico de la mamografía sí, en su caso, necesita un tiempo adicional o descansos más frecuentes entre las evaluaciones.
  • Si bien la mayoría de las mamografías se realizan mientras la mujer está de pie, se pueden hacer desde una posición sentada; algunas mujeres encuentran esta posición más cómoda.
    Los pacientes pueden solicitar una compresión gradual de la mama en lugar de compresión repentina.
  • Aunque el ciclo menstrual de una mujer no tiene ningún impacto en la evaluación, algunas mujeres encuentran que les ayuda programar su mamografía una semana después de que su ciclo menstrual haya terminado ya que los senos parecen ser menos sensibles.
  • Debido a que el estrés es un catalizador para los desencadenantes de la fibromialgia y para algunas mujeres la mamografía causa ansiedad y estrés adicional, hay muchos trucos para minimizar el estrés que las mujeres pueden hacer, como la respiración profunda, la meditación y otros trucos cognitivo-conductuales.
  • A veces, las salas de evaluación son frías y dado que el frío puede desencadenar un ataque de fibromialgia, los pacientes pueden considerar traer una ropa de abrigo para usar. Si las manos del mamógrafo están frías, pídale que use guantes o use calentadores de manos.
  • Encuentre un centro de mamografía que sea cálido, y que le proporcione tranquilidad.
  • Y, por último, traiga a un amigo, o mejor aún, haga que el amigo se haga la mamografía también.

Casi siempre es más reconfortante y a menudo puede ofrecer una distracción significativa.

Reconozcámoslo: nadie quiere hacerse su mamografía anual. Lo que quieren es tranquilidad, ya sea sabiendo que están completamente libres para otro año o encontrando ventajas de un diagnóstico temprano posible para ofrecer las mejores opciones de tratamiento en los primeros estadios del cáncer de mama.

Fibromyalgia Sufferers May Require Pain Management During Mammography

Conocer a fondo el diagnóstico por imágen en la mamografía 

Valora esta información

, ,

Entender el dolor ¿Por qué es tan difícil para un médico? 1/5 (1)

Así empieza una entrevista “Todos somos seres humanos, pero no todos somos iguales” sobre la actualidad en dolor, como hoy se debe entender el dolor.

Fibromialgia Noticias©

Cada persona experimenta el dolor de manera diferente, tanto desde el punto de vista emocional como físico, y responde al dolor de manera diferente. Eso significa que los médicos como yo necesitamos evaluar a los pacientes de forma individual y encontrar la mejor manera de tratar su dolor.

Hoy, sin embargo, los médicos están bajo presión para limitar los costos y prescribir tratamientos basados ​​en pautas estandarizadas. Existe una gran brecha entre la experiencia de dolor del paciente y el tratamiento limitado “estandarizado” que los médicos podemos ofrecer.

Las preocupaciones sobre la epidemia de opioides empeoran el problema.

Los opiáceos, incluida la heroína y el fentanilo, han causado la muerte de más de 42,000 personas en los EE. UU.
En 2016,  Cuatro de cada 10 de estas muertes tomaba analgésicos recetados como la hidrocodona y la oxicodona. Los médicos son cada vez más reacios a prescribir opioides para el dolor, por temor al escrutinio del gobierno o demandas por negligencia médica.

¿Dónde deja esto al paciente cuya experiencia de dolor está fuera de lo conocido o “estipulado”? ¿Cómo pueden los médicos de todas las especialidades identificar a estos pacientes y hacer todo lo posible para controlar su dolor, incluso cuando sus necesidades no coinciden con nuestras expectativas o experiencia?

Diferencias de dolor

Algo de dolor forma parte natural de la curación. Pero ese dolor puede variar según quién lo esté experimentando.

Comencemos con una pregunta que durante años dejó perplejos a los médicos que se especializan en anestesiología: ¿Las pelirrojas requieren más anestesia que otros pacientes? Anecdóticamente, muchos anestesiólogos pensaron que sí, pero pocos tomaron la pregunta en serio.

Finalmente, un estudio examinó a las mujeres con cabello rojo natural en comparación con las mujeres con cabello naturalmente oscuro cuando estaban bajo anestesia general estándar. Efectivamente, la mayoría de las mujeres pelirrojas requirieron significativamente más anestesia antes de que no reaccionan en respuesta a una descarga eléctrica inofensiva pero desagradable. El análisis de ADN muestra que casi todas las pelirrojas tienen distintas mutaciones en el gen del receptor de melanocortina-1, qué es la fuente probable de la diferencia en las experiencias de dolor.

Las normas culturales también pueden determinar cómo los diferentes grupos de personas reaccionan ante el dolor.

En EE. UU., por ejemplo, los niños que practican deportes y los hombres jóvenes en entrenamiento militar, tradicionalmente son animados a actuar estoicamente y “sacudirse” cuando están heridos, mientras que el dolor ha sido aceptado socialmente entre las niñas y las mujeres y que reaccionan emocionalmente en circunstancias similares.

Como resultado, el médico puede tomar las “experiencias masculinas dolorosas” de manera subconsciente más forma más sería, asumiendo que un hombre debe tener un dolor severo si se queja.

Muchas personas creen que el dolor de las mujeres no recibe tratamiento suficiente, y a menudo se les atribuye a las “hormonas” o a los “nervios”. Las mujeres sufren fibromialgia, enfermedades autoinmunes como el lupus y la artritis inflamatoria, y migrañas, entre otras condiciones dolorosas que pueden ser difíciles de controlar.

Controlar el dolor

Recientemente, la investigación ha identificado explicaciones genéticas de por qué estas afecciones afectan más a las mujeres que a los hombres.

Las mujeres tuvieron al menos una receta más que hombres para opiáceos en 2016.
Aunque es menos probable que las mujeres mueran por sobredosis de opioides, pueden volverse dependientes de forma más rápida a los opiáceos recetados.

Entender el dolor

La raza y la etnia también pueden desempeñar un papel en la experiencia del dolor.

El tratamiento desigual del dolor, incluso del dolor relacionado con el cáncer, entre pacientes minoritarios es parte del trágico legado de discriminación racial en los Estados Unidos. En 2009, un importante artículo de revisión concluyó que “disparidades raciales y étnicas en dolor agudo, dolor crónico de cáncer y la atención del dolor paliativo continúa persistiendo”.
Por ejemplo, los pacientes minoritarios que se presentaron en los departamentos de urgencias con dolor abdominal tienen entre un 22 y un 30 por ciento menos de probabilidades de recibir medicamentos analgésicos que los pacientes blancos con quejas similares.

A pesar de las investigaciones que muestran que los pacientes blancos no hispanos muestran menos sensibilidad al dolor que los pacientes negros y los de ascendencia hispana, estas inequidades persisten. El estereotipo del “estoico paciente del norte de Europa” puede tener una base en la genética más que en la personalidad. Los pacientes de etnias minoritarias demostraron un umbral más bajo para experimentar dolor y una tolerancia menor para el dolor agudo, lo que sugiere que necesitan más medicación para un alivio adecuado del dolor.

La esperanza de la investigación genética

Mi suposición es que las próximas décadas traerá una explosión en la investigación que iluminará los mecanismos genéticos detrás de las experiencias de dolor. Las diferencias genéticas pueden ayudar a explicar por qué algunos pacientes desarrollan ciertas enfermedades, mientras que otros, expuestos a los mismos factores ambientales, nunca lo hacen. Sin duda, algunos pacientes son más sensibles al dolor desde el principio que otros, basándose en factores genéticos que la comunidad médica aún no comprende.

En UCLA, donde trabajo, el Institute for Precision Health obtiene una muestra de sangre de casi todos los pacientes quirúrgicos. Al analizar los datos genéticos de cada paciente, esperamos explicar por qué los pacientes a menudo responden de forma diferente después del mismo tipo de cirugía, lesión o enfermedad.

Canadá y los EE. UU.

Han visto aumentos alarmantes en la prescripción de opiáceos y en las muertes por sobredosis relacionadas con opiáceos.
La trágica muerte relacionada con los opiáceos de Prince destaca aún más este problema internacional de salud pública.

De hecho, el espectro -y la realidad- de los límites de opioides han enviado mensajes de choque a través de partes de las comunidades que conviven con el dolor crónico. La gran mayoría de los individuos a los que se prescriben opiáceos los toman de manera responsable, pero ahora están sujetos a leyes creadas para prevenir el uso ilícito de opiáceos.

Los grupos de pacientes

Los grupos de defensa de los pacientes han denunciado en voz alta la atención médica injusta para el dolor crónico. Según ellos, limitar los opiáceos puede evitar algunas muertes por sobredosis de opioides, pero ¿qué pasa con el sufrimiento indecible – y los suicidios – que pueden ocurrir cuando los pacientes no pueden tolerar el dolor agudo continuo? Las vidas de las personas con dolor crónico también son importantes y deben tratarse como pacientes, no como adictos.

El debate sobre los opiáceos genera fuertes emociones para ambas partes: el acceso a los opioides frente a los límites que se deben imponer. ¿Es realmente un juego, un grupo debe sufrir para que el otro grupo pueda sobrevivir?

Incluso cuando los opiáceos se toman exactamente como lo prescriben, los pacientes modélicos, presentan una gama de riesgos para la salud que incluyen la muerte por sobredosis. ¿Cómo abordamos la necesidad de reducir los riesgos para la salud mientras tratamos el dolor crónico?

¿Los opioides ayudan a algunas personas con dolor crónico?

Absolutamente. Por este motivo, los prescriptores deben tener la discreción de prescribirles, al tiempo que recuerda que será para una minoría de pacientes. Los opiáceos pueden ayudar, pero no pueden ser la base de toa la enfermedad.

No tenemos datos óptimos para demostrar que la persona promedio que toma opiáceos a largo plazo mejora en términos de dolor o su función. Algunas personas lo hacen, pero los estudios muestran que la mayoría no.
Sin embargo, tenemos datos para mostrar que la mayoría de las personas tienen efectos secundarios que no son triviales.

Efectos secundarios

Algunos efectos secundarios de los opiáceos incluyen empeoramiento del dolor, un aumento de las dosis de opiáceos debido al aumento de la sensibilidad al dolor o tolerancia al medicamento, hormonas alteradas, estreñimiento y, a veces, una sobredosis mortal.

El problema es que no contamos con sistemas nacionales para tratar el dolor crónico de otra manera.

Este es el gran problema que simplemente debe abordarse. Es hora de que los gobiernos nacionales pongan dinero, inviertan y se concentren en iniciativas importantes de investigación del dolor y programas de tratamiento integrales que nos permitirán tratar mejor el dolor.

Sabemos que los opioides solos tampoco son una gran estrategia de tratamiento del dolor crónico.

Los estudios demuestran que los pacientes mejoran con un tratamiento combinado que incluye un aumento gradual de la actividad y al mismo tiempo utilizan otras habilidades clave de autocontrol.

Todo el dolor físico se procesa en el sistema nervioso (cerebro y médula espinal). Las personas con dolor crónico pueden usar regularmente habilidades simples para amortiguar el procesamiento del dolor en su propio sistema nervioso. Pueden reducir su propio sufrimiento, dolor y necesidad y uso de opioides.

¿Curará el dolor? No.

¿Ayudará a reducir la necesidad de medicamentos? A menudo, sí.

¿Reducirá el sufrimiento? Absolutamente.

Las restricciones

Como psicólogo del dolor, comparto las preocupaciones de los pacientes sobre la limitación de los opiáceos y no proporcionar acceso a alternativas. En sí mismo, limitar los opioides no es un plan para cuidar y tratar del dolor. Actualmente, Canadá y Estados Unidos tienen la tarea de proporcionar rápidamente a sus ciudadanos acceso a alternativas a los opiáceos para el dolor crónico.

El cuidado ético del dolor debe enfatizar primero los programas e iniciativas que empoderan a las personas para controlar mejor su propio dolor. Cuando las personas están equipadas para ayudarse a sí mismas a sentirse mejor, necesitan menos médicos y tratamientos.

Existen excelentes programas de autocontrol del dolor crónico.

Es hora de que se financien programas de empoderamiento de los pacientes; al hacerlo, les dará a los médicos y otros prescriptores los recursos necesarios para tratar mejor el dolor crónico.

La esperanza de la investigación genética

Mi suposición es que las próximas décadas traerán una explosión en la investigación, mostrando los mecanismos genéticos que hay detrás de las experiencias del dolor. Las diferencias genéticas pueden ayudar a explicar por qué algunos pacientes desarrollan ciertas enfermedades, mientras que otros, expuestos a los mismos factores ambientales, nunca lo hacen. Sin duda, algunos pacientes son más sensibles al dolor desde el principio que otros, basándose en factores genéticos que la comunidad médica aún no comprende.

En UCLA, donde trabajo, el Institute for Precision Health se obtiene una muestra de sangre de casi todos los pacientes quirúrgicos. Al analizar los datos genéticos de cada paciente, esperamos explicar por qué los pacientes a menudo responden de manera diferente después del mismo tipo de cirugía, lesión o enfermedad.

Expresión génica

Además, el dolor crónico se asocia con cambios duraderos en la expresión génica en el sistema nervioso central.

En pocas palabras, la experiencia del dolor cambia el sistema nervioso de un paciente a nivel molecular. Estos cambios están relacionados con las expresiones conductuales del dolor. Los factores emocionales, que incluyen antecedentes de estrés traumático o depresión anteriores, aumentan las posibilidades de que un paciente dependa de los opioides después de experimentar dolor.

Lo mejor que pueden hacer los médicos a corto plazo es respetar lo que los pacientes nos dicen y tratar de obtener información,  nuestros propios sesgos podrían llevarnos a subestimar la experiencia de dolor del paciente.

Why it’s so hard for doctors to understand your pain
 April 25, 2018
 https://theconversation.com/why-its-so-hard-for-doctors-to-understand-your-pain-93526

Valora esta información

, , ,

Fibromialgia dolor y psicología ¿Que relación tienen? 4.5/5 (12)

Existe una gran problemática cuando en la fibromialgia se ve asociada la palabra psicología. El desconocimiento, la falta de tiempo para saber, las opiniones cargadas de desconocimiento siempre serán un lastre para ciertas enfermedades que emergen, y de las que se desconoce mucho, entre ellas la esclerosis múltiple, el lupus, la endometriosis, entre muchas.

Enfermedades que empiezan a conocerse ciertos mecanismos y cualquiera sin falta de conocimientos las puede asociar libremente a la fuerza de voluntad.

Y hay que empezar a desterrar la palabra voluntad en un enfermo, porque el enfermo siempre pone voluntad, otra cosa es que en determinados momentos la enfermedad le impida PODER. No sólo en fibromialgia en todas las enfermedades crónicas.

Cuando la vida enferma…NO las emociones

En la recuperación de un enfermo crónico dependen muchos factores demasiados.
Sólo un ejemplo, un enfermo crónico cuando enferma joven tendrá que lidiar con la vida laboral (grandes barreras para un discapacitado, en poca o menor medida). Tendrá que afrontar la maternidad o la paternidad (todo enfermo quiere realizar sus sueños), algo que no es un simple parto o momento que acompañará toda la vida.

Cada enfermo tendrá que saltar sus propias barreras (según sus sueños o intereses) y además convivir con la barrera de los tiempos de las personas sanas.
Los tiempos de los enfermos crónicos son otros tiempos, cada uno tiene sus propias barreras…la diferencia entre vivir una vida plena en salud y la diferencia entre vivir una vida limitada. Es renunciar para seguir, muchas renuncias.
Fibromialgia dolor y psicología

Enfermo crónico obligado a renunciar para seguir

Y sí en la salud duelen las renuncias, en la enfermedad duelen mucho más. Es inevitable ver cómo se vive la vida con plenitud (en otros) y ver que internamente eso ya es imposible de alcanzar.

Quien es realista y usa sus limitadas herramientas, tiene una buena red de apoyos, una medicina que lo guía SIEMPRE tendrá más fácil avanzar.

Este es el gran entramado de cualquier enfermo crónico, entonces tiene más garantías de éxito, de que su voluntad sirva para afrontar la enfermedad y todas las problemáticas.
La medicina no puede llegar a la parcela privada de cada enfermo…esto es vida, trabajo, familia, capacidad de adaptación de cada enfermo.

Para un enfermo crónico cualquier superación a lo largo de sus vida le supone un esfuerzo al cuadrado.

La medicina dentro de una enfermedad crónica lo único que puede hacer es cuidar lo insalvable para la medicina hoy.

Fibromialgia dolor y psicología

Y ante esto ha hecho la aparición el término biopsicosocial….ha llegado a detectar qué es lo que enferma más cuando la medicina no llega. No es un inadaptado, le faltan apoyos, quizás varios a un enfermo. Y cuanto más le falten, la voluntad va ser un factor que implique muy poco, y sea un GRAN CRóNICO.

El enfermo ha de ser tratado en todas sus parcelas de vida, y este es el apoyo que debe ser adaptado a un enfermo de fibromialgia, dolor crónico y de cualquier otra enfermedad.

El término biopsicosocial ha venido para quedarse es MEDICINA+VIDA

Y cuando faltan todos estos apoyos parte de ellos entonces es necesaria la ayuda de un psicólogo, pueden faltar varios a lo largo de una enfermedad crónica. Un psicólogo a lo largo de las enfermedades crónicas puede ayudar a un enfermo cuando tenga que afrontar muchas problemáticas en el día a día…puede ayudarte a identificar esas barreras e identificarlas antes que te des cuenta.
Puede reforzar esa voluntad, esa gran adaptación, ese gran trabajo que hace de voluntad el enfermo crónico.
Escrito por Fibromialgia Noticias

¿Las interrelaciones personales una forma de identificar el nivel de dolor?

Una novedosa investigación podría aclarar las intensidades de dolor, podría ayudar a valorar la intensidad. ¡Sorprendente el mundo del dolor!

El dolor es complejo afecta demasiados mecanismos se necesita saber COMO afecta y CUANTO duele, pero no deja de ser investigado y aparecen sorprendentes publicaciones

Y mientras en fibromialgia ¿Qué?

Complicado en fibromialgia, cada enfermo ha de encontrar su tratamiento…compleja búsqueda.
Por ahora la investigación ya empieza a clasificar qué la empeora, cada enfermo tiene sus propios agravantes. Cada enfermo es único. No sólo en fibromialgia, en cualquier enfermedad, el enfermo crónico es vulnerable frente a sus discapacidades. La medicina lo sabe y está encontrando herramientas para poder protegerle dentro de su discapacidad/des.

fibromialgia y enfermedades

Valora esta información

, , ,

La empatía en el dolor crónico con ciencia 4.67/5 (3)

Explicando la empatía en dolor crónico con ciencia.Un enfermo de dolor crónico con altos niveles de intensidad puede tener un peor pronóstico. Cuando  la palabra superación puede llevar al enfermo a el caos en el manejo de la enfermedad. Cuando TODO no es superación, cuando son consecuencias de la gravedad del dolor que se sufre.

La empatía no es un sentimiento tan simplista como pedir comprensión, la empatía es eje central de las relaciones humanas que es bidireccional, se necesita tener y dar, en su justa medida y dependiendo de cada persona. Cómo encontrar un punto medio entre las relaciones interpersonales es complicado y como se agrava cuando se sufre dolor crónico, el dolor crónico incapacita hasta la posibilidad de entender, altos niveles de dolor pueden afectar a la comprensión, no por la voluntad del enfermo sino por cambios que afectan a las áreas cerebrales del dolor y de la empatía.

Este estudio se centra en niveles de intensidad de dolor 7 de la Escala visual del dolor no siendo aplicables a forma de dolor más moderados.

El dolor crónico en escalas más altas pueden llevar a anular la empatía del enfermo.  Por ello la IASP define el dolor como

“El dolor es una experiencia sensorial o emocional desagradable asociada a un daño real o potencial en un tejido, o descrito en términos de dicho daño.”1

En efecto la IASP recoge el grave daño que puede ejercer el dolor en la conducta de los pacientes, el dolor es una agresión continua en áreas cerebrales y pueden alterar el comportamiento de quien lo sufre, alterando sus emociones, una consecuencia de sufrir el dolor, los daños del estrés continuado que tiene que soportar el cerebro cuando se convive con dolor crónico.

Cuando el dolor es tan intenso

Una falta de empatía puede ser un signo de empeoramiento de un paciente de dolor, pueden empezar a hacer apariciones lesiones (neuropsicología) en áreas cerebrales que le impidan seguir avanzando. Y esto puede debutar en cualquier persona que sufra dolor crónico.

Categorizado este subgrupo de enfermos en fibromialgia como los de peor pronóstico

Un subgrupo de enfermo en fibromialgia está categorizado como de los más invalidantes (vease actualidad del tratamiento en fibromialgia 2017 y esto debe ser valorado por profesionales expertos en psicología del dolor.

Una consecuencia de los altos niveles de dolor a los que puede estar sometido un enfermo a lo largo de años de la propia enfermedad.

Y sucede en todas las enfermedades de dolor

Este estudio habla de todo el dolor crónico, de TODAS las enfermedades que se sufren con dolor crónico, no sólo de la fibromialgia.
El dolor crónico abarca a demasiadas enfermedades: dolor crónico oncológico, la neuropatía diabética, la neuralgia del trigémino entre muchas más, demasiadas enfermedades de dolor poco conocidas. Todas de difícil en solucion en su tratamiento (el dolor crónico afecta a un 15% de la población mundial).

Demasiados interrogantes sobre la empatía y el dolor

Sí la empatía puede aliviar del que sufre el dolor crónico ¿El dolor crónico puede anular la capacidad de empatía? ¿Puede el dolor anular el comportamiento a través de lesiones en la estructura cerebral provocadas por la cronicidad del dolor? ¿Cómo ayudar en estas circunstancias? ¿Cómo prevenir estas consecuencias del altas intensidades en el dolor crónico?

Empatía en dolor crónico

¿Por qué descienden los niveles de empatía en altos niveles de dolor crónico?

Un pequeño estudio puede empezar a mostrar claves.

La empatía en dolor crónico aumenta con la terapia cognitivo conductual.

La puntuación del IRI-PT aumentó después de la TCC, aunque la gravedad del dolor no se redujo.

Perspective taking (PT) es la tendencia a tomar el punto de vista psicológico de los demás y es el elemento central de la empatía.

El PT se relaciona con conceptos tales como la aceptación, la no tolerancia y el dejar ir, que son los fundamentos actitudinales de la práctica de la atención plena [53]. Kabat-Zinn dijo: “A menudo desperdiciamos energía negándonos. Esto realmente impide que ocurra un cambio positivo, y es importante que demos la disposición para ver las cosas tal como son. Es mucho más probable que sepamos qué hacer y tenemos la convicción interna de actuar cuando tenemos una idea clara de lo que está sucediendo “. [54]

Nuestros hallazgos sugieren que la TCC fomentó la aceptación del dolor y una mayor empatía en los pacientes. es muy común que los individuos intenten combatir el dolor; sin embargo, luchar a menudo agrava el dolor. En lugar de negar el dolor o ceder a él, la atención plena se centra en la conciencia y la aceptación del dolor.

A los pacientes se les enseña a ser conscientes del dolor y observarlo con calma y de cerca.

La aceptación del dolor debilita su efecto, y los pacientes se dan cuenta de que pueden controlar el dolor ellos mismos. Estudios previos han encontrado que el puntaje IRI-PT se asocia de forma muy significativa con la duración de [55] y la satisfacción [56] en las relaciones entre las parejas.

Terapia cognitiva conductual mejora las relaciones interpersonales pero NO el dolor

Debido a que PT implica entender el punto de vista de otra persona, el aumento de PT se asocia con una mejora en las interacciones interpersonales. Por lo tanto, creemos que al aumentar la puntuación de IRI-PT, la TCC ayudará a mejorar las relaciones interpersonales de los pacientes con dolor crónico.

La puntuación de IRI-PD disminuyó después de TCC en nuestro estudio

El IRI-PD (personal distress) o experimentar sentimientos de incomodidad y ansiedad cuando se es testigo de experiencias negativas de otros, evalúa la ansiedad subjetiva auto orientada al experimentar a otras personas en apuros. Los puntajes más altos de DP indican una mayor angustia individual [57], que puede ser causada por el dolor crónico [58].

Por lo tanto, los pacientes con dolor crónico pueden no sentir solo la angustia individual sino también las experiencias negativas de los demás de forma más negativa [27].

Hallazgos en imagen

Varios estudios han demostrado que la EP está relacionada con la emocionalidad negativa y las emociones mal reguladas [59], que afectan las relaciones interpersonales en pacientes con dolor crónico. En un estudio de imagen de resonancia magnética funcional, Moriguchi et al. [60] encontraron una correlación positiva entre el puntaje IRI-PD y la actividad dependiente del nivel de oxígeno en la sangre en el polo temporal derecho, que está asociado con el comportamiento y la función social [61].

El estudio subraya que no se ha tenido en cuenta la toma de fármacos.

¿Cómo prevenir estos daños?

El enfermo de dolor crónico puede evitar la acción negativa del dolor sobre la estructura cerebral activando otras áreas del cerebro con musicoterapia.En el video una breve explicación del poder de la música en el cerebro.

 

Prevenir los daños colaterales del enfermo que sufre dolor crónico ¿hay herramientas?

En las enfermedades de dolor crónico se lucha para que los enfermos accedan a unidades interdisciplinares, siendo la psicología del dolor una necesidad ante agravamientos en la estructura social del enfermo o ante cualquier problemática que exista. Esto daría lugar a un mejor pronóstico en cualquier enfermo crónico de dolor que se ve expuesto a daños en áreas cerebrales por las consecuencias del constante dolor.

 

La gravedad de la fibromialgia con dolor crónico en altos niveles y otras enfermedades asociadas

Adaptación de Interpersonal Reactivity Index (IRI) al español

¹www.change-pain.org
Effects of Cognitive-Behavioral Therapy on Empathy in Patients with Chronic Pain
Psychiatry Investigation 2018;15(3):285-291.
Published online: February 28, 2018
DOI: https://doi.org/10.30773/pi.2017.07.03

Valora esta información

,

El dolor crónico sin tratamiento 5/5 (2)

La actualidad del dolor crónico sin tratamiento en Estados Unidos. A través de la visión y análisis médicos de un especialista en dolor. La crisis de los opioides y las consecuencias de la liberación de los opioides en el tratamiento del dolor.

Esto refleja la actualidad en Estados Unidos, país al que miran muchos organismos sanitarios con el fin de evitar la debacle con la dispensación de opioides a los pacientes, que afortunadamente no sufren aún muchos países.

En España La Sociedad Española del dolor, con el fin de evitar esas consecuencias, se anticipa creando un decálogo para el uso y manejo de los opioides.

¿Qué está pasando con el dolor crónico sin tratamiento?

Escrito por el Médico Joe H. Browder¹

En pocas palabras, NADA, los datos no han cambiado en el dolor crónico sin tratamiento. Existe aún el mismo porcentaje de población de pacientes que sufre de dolor crónico e implacable. La única diferencia es la siguiente: ahora sabemos que una opción de tratamiento, cuando se lleva al extremo, no es la solución, es demasiado simplista a lo que esperábamos y se nos hizo creer.

Simplista es un buen adjetivo junto con delirante, tonto o académicamente corrupto para describir la creencia de que cualquier enfermedad humana puede ser aliviada con una sustancia adictiva conocida. Es incomprensible la forma en que los expertos en manejo del dolor se han disociado con el pasado, del conocimiento acumulado, tanto de expertos médicos como de laicos sobre la naturaleza peligrosa de los opiáceos.

Restricciones y más errores

Durante la década de 1920, se aprobaron varias leyes en los Estados Unidos para hacer frente a la adicción generalizada para hacer frente a la facilidad de disponibilidad de los opioides sin receta. A fines de la década de 1960, las leyes fueron aprobadas una vez más para frenar el uso excesivo de varias drogas que alteran la mente, se constituyó una nueva agencia de represión antidrogas. Parece que 50 años después, se ha vuelto a cometer el mismo error.

La adicción ha formado parte siempre de la condición humana,  desde siempre, desde que se tiene conocimiento por escrito de la historia. La adicción incluso se ha utilizado como una herramienta para la guerra, un ejemplo, el uso del opio por parte de los británicos contra los chinos en las Guerras del Opio a mediados del siglo XIX. Existe un conocimiento creciente de que el mismo porcentaje de la población ha sido adicto a algunos agentes durante al menos varios siglos.

La dependencia excesiva de los opioides para el tratamiento del dolor crónico simplemente sustituyó unos medicamento psicoactivo por otros.Es interesante observar que a medida que la crisis de los opiáceos se ha vuelto mayoritaria, hay menos conocimiento de la adicción a la cocaína o la metanfetamina.

Ahora hay un rebote masivo contra el uso de opioides recetados para el dolor crónico.

Los daños colaterales a los enfermos que tienen bajo control su dolor.

En este proceso de corregir los errores, una cantidad de pacientes con dolor crónico que habían recuperado su funcionalidad mediante un tratamiento adecuado con opiáceos para su enfermedad , ahora están atrapados en el maremoto y perdiendo sus tratamientos con opioides y con ellos su funcionalidad.

Esta pérdida de la funcionalidad restablecida, en una parte de los pacientes, les han hecho recurrir a las drogas de la calle, que se han vuelto cada vez más potentes y peligrosas. Esta es una consecuencia involuntaria de la reducción en la prescripción de opiáceos. Todas las partes involucradas deberían reconocer  que el genio de la lámpara de los opiáceos está fuera de ella.

Pautas de prescripción y leyes bienintencionadas que restringen el uso de opiáceos prescritos están infligiendo un daño real a los pacientes de todo el mundo.

Los grupos que intentan aliviar este problema incluyen a los legisladores, que generalmente están poco informados e intentan satisfacer las necesidades de sus electores. Existe una gran cantidad de electores que abogan por la reducción de la adicción y las muertes por sobredosis. Los legisladores intentarán aprobar leyes que alivien estos problemas, pero, inevitablemente, cualquier ley está redactada de manera tan amplia que acabará causando daño a un paciente cuyo dolor crónico esté siendo tratando de manera eficaz para el alivio del dolor.

Las compañías farmacéuticas también tienen un gran interés en el uso de estos medicamentos.

Se han producido nuevos opioides a través de modificaciones. Muchos de estos medicamentos son menos inductores a el abuso, son medicamentos de marca y, en general, no están cubiertos por las compañías de seguros. La forma más económica de tratar el dolor es con opioides de liberación inmediata. También se cree que estos son los medicamentos más adictivos. Debido a que pueden ser fácilmente inyectados o vaporizados y inhalados, estos medicamentos tienen el uso limitado en dosificación más altas.

Las compañías de seguros también se muestran reacias a cubrir tratamientos alternativos, como terapias físicas y psicológicas, durante períodos prolongados, que necesitan estos pacientes. Estas técnicas de intervención pueden ayudar a aliviar el dolor de forma moderada en espacios de tiempo breves.

Control del dolor a largo plazo ¿Existe?

Sin embargo, uno de los principales problemas en el tratamiento del dolor es que no se ha demostrado que ninguna técnica proporcione control del dolor a largo plazo.

Medicamentos opioides; medicamentos coadyuvantes, como gabapentina y antidepresivos de doble acción; fisioterapia tradicional, y procedimientos mencionados anteriormente; y tratamientos alternativos y su escasa eficacia de todos ellos, no proporcionan control del dolor a largo plazo.

Las únicas técnicas que han demostrado ser útiles son algunas técnicas psicológicas, como la terapia cognitivo-conductual. Por lo tanto, es difícil abogar por cualquier tipo de tratamiento de manejo del dolor cuando, dependiendo de su punto de vista, nada funciona. Además de las complicaciones adicionales en el tratamiento del dolor crónico son las condiciones comórbidas, como los diagnósticos psicológicos, la obesidad, el tabaquismo y los problemas sociales.

Se está en un punto en el que los medicamentos recetados, están siendo reemplazados por drogas ilegales.

Esto se complica aún más por el hecho de que las píldoras de marca se están usando para hacer copias y producir píldoras parecidas a las de marca, pero que en realidad pueden contener cualquier cantidad de medicamentos psicoactivos. Los análogos del fentanilo son más peligrosos. Es probable que las estadísticas no sean realistas debido a que los miembros de las fuerzas del orden público no qué medicamentos se encuentran en los pacientes con sobredosis, ya que solo caros análisis de toxicología lo pueden decir con absoluta certeza.

La cantidad de medicamentos recetados alcanzó su punto máximo en 2012. Sin embargo, el número de sobredosis, muertes por sobredosis y casos de síndrome de abstinencia neonatal continúa creciendo. Los médicos de urgencias se están familiarizando con los adictos por su nombre, ya que las sobredosis se están convirtiendo en una urgencia recurrente debido a la prevalencia de la naloxona (Narcan, Adapt Pharma).

dolor crónico sin tratamiento

Debido a la fluctuación actual de la situación, es probable que las estadísticas que se utilizan sean irrelevantes y no reflejen la realidad de la situación actual.

Una estadística que se asume como un hecho es que una prescripción de tres días para medicamentos para el dolor hará que los pacientes se vuelvan adictos. Esto es muy poco probable. Un gran número de pacientes recibieron medicamentos postoperatorios sin volverse adictos.

El tratamiento del dolor crónico necesita de médicos bien capacitados que estén versados ​​en un enfoque multidisciplinario, siendo muy útil un poco de todo.

 

¹Dr. Browder

Socio principal de Pain Consultants of East Tennessee (PCET), en Knoxville.Es especialista en medicina del dolor desde principios de la década de 1990 y fundó PCET en 1998. Tiene certificación triple en medicina del dolor: como diplomado de la Junta Estadounidense de Anestesiología con calificaciones adicionales en medicina del dolor, diplomado y miembro de la Junta Estadounidense de Medicina del Dolor. Pain Medicine, y un diplomado de la Junta Americana de Médicos Intervencionistas del Dolor. También es miembro de Interventional Pain Practice del World Institute of Pain. PCET es un Centro Clínico de Excelencia de la American Pain Society, y se puede encontrar en línea en www.painconsultants.com.

La Sociedad Española del dolor “La sanidad norteamericana no es la Sanidad española en el manejo de opioides

Basado en el articulo What Happened to the Untreated Chronic Pain Crisis? 
 opioides de liberación inmediata
 Prácticas seguras de paciente con opioides

Valora esta información

Dilemas de un médico ¿Qué hacer con el dolor? 5/5 (3)

Qué hacer con el dolor, el dolor y todas sus problemáticas, sus cientos de aristas, en este articulo desde la opráctica médica. El pasado 9 de marzo se publicó en The Washington Post un honesto relato escrito por Jonathan Reisman (médico de Urgencias en el Centro Médico Schuylkill en Pottsville, Pennsylvania, y el Hospital Cooper en Camden, N.J). Este escrito ahonda sobre la realidad de la crisis de opiáceos en USA, y cómo lo gestiona un médico en un su día a día.
Una realidad que azota a los Estados Unidos y que es el ejemplo en el que muchos países están aprendiendo hoy, tomando nota para que se convierta en una epidemia mundial.
Una historia humana, real que refleja una de las grandes problemáticas del dolor: su tratamiento, el sufrimiento del paciente y del médico.

Redactado por fibromialgianoticias.com

Dilemas de un médico ¿Qué hacer con el dolor?

Algunos pacientes tienen dolor. Algunos solo quieren drogas. ¿Cómo los distingo?

Brittany es una “buscador de drogas”, me conoce por mi nombre, y no me sorprendió cuando entró por tercera vez, en la sala de urgencias ese mes. Mientras yacía en una cama paramédica con ruedas empujada por los trabajadores de la ambulancia a través de grandes puertas de entrada, sus gritos resonaban en el pasillo y en todo el área de espera. Ella aulló y juró a través de sus dientes maltrechos.

Antes de pronunciar un saludo, exigió que le diera los opiáceos intravenosos más fuertes del hospital, no habría nada más que le ayudara.

Este era el guión habitual de cada semana de Brittany: todos los viernes, su misterioso dolor abdominal recrudecía. Durante anteriores visitas ,la simple promesa de una prescripción milagrosamente conseguía disminuir su agonía.

A pesar de muchos exámenes exhaustivos, los tubos de sangre derrochados en pruebas de laboratorio y tomografías computerizadas repetidas que la sobre expusieron sin querer a la radiación, nunca se descubrió la causa de su dolor.

Los pacientes que sufren dolor son un enigma diario para médicos como yo.  Cada uno establece el uso indebido de opiáceos, ese que supone una epidemia en nuestro país. Las muertes por sobredosis se han triplicado en la última década, y la adicción se ha convertido en un desastre social en toda regla avivado por plumas que prescriben de forma excesivamente indulgente.

Ahora se empuja a los médicos en direcciones opuestas: el dolor de un individuo y la crisis de una sociedad. ¿Prescribimos opioides o no?
El sube y baja mental se ha convertido familiar en mi trabajo,  empeorado por una frecuente aparición de pacientes: pacientes como Brittany que finge o exagera el dolor para recibir analgésicos.

Algunos buscan el rumor que han oído que alivia el dolor; otros quieren una solución para la abstinencia de opiáceos, condición dolorosa y desagradable. Algunos son “refugiados de los opioides”, aislados por sus médicos de cabecera y que migran de un servicio de emergencia a otro  en busca de un médico benévolo o suficiente crédulo para que les dé una receta.

La presencia de personas que buscan drogas está en la práctica de todos los médicos de hoy, ha contaminado nuestro pensamiento, poniendo en duda los instintos clínicos para aliviar el sufrimiento y nos hace sospechar del dolor.

Como médico de urgencias con la tarea de diferenciar entre el dolor inofensivo y el que amenaza la vida, dudo entre el tirón emocional de la agonía ante mis ojos y una visión racional de la emergencia de nuestra salud pública.

A veces te sientes empático para administrar medicamentos para aliviar el dolor; otras veces la empatía exige retenerlos.

Incluso cuando estoy convencido de que un paciente miente, me sorprende y conmueve un ser humano llorando de dolor. Las enfermeras me han llamado cruel; otras veces, han sacudido la cabeza ante la facilidad con que un paciente me engañó para que le diera un opioide. Cualquiera de las opciones tiene consecuencias.

Brittany tenía los rasgos estereotípicos de un “buscador de drogas”: despeinado; marcas de seguimiento en ambos brazos; oliendo a alcohol, cigarrillos viejos y orina. Ella despierta el instinto bien afinado en cualquier médico. Incluso el momento era sospechoso: los viernes por la noche  temprano cuando los médicos de atención primaria, que normalmente son los que rellenan la receta para el dolor, son inalcanzables durante el fin de semana.

Brittany también tenía importantes cicatrices psicológicas, lo supe de nuestras conversaciones pasadas y de su historia clínica. Ella había sido abusada por su padre; varios miembros de la familia se suicidaron, y ella misma lo intentó en el pasado.

Ella trabajaba de vez en cuando como prostituta y una vez había dado a luz a un hijo dependiente de opiáceos, sus primer aliento infantil estuvieron marcados por los agudos chillidos del deseo . Cada píldora o inyección intravenosa entregó un breve bálsamo para su dolor. Y yo, el médico, tuve la mala suerte de tener la llave al opioide.

La sala de urgencias se estaba llenando de pacientes críticamente enfermos esa noche, las alarmas chillaban en el monitor, en la distancia exigían mi atención, y no tenía muchas ganas de repetir la misma discusión con Brittany sobre los analgésicos.

Una prescripción, sólo unos pocos garabatos electrónicos, era mi escape más fácil. Cada médico práctica su propia permisividad opioide. Algunos azotan a sus pacientes con potentes analgésicos desde el primer “ay”, mientras que otros casi nunca se dan por vencidos.

Me inclino por este último y he desarrollado una reputación de ser un médico extremadamente estricto. Sabía que eso le perpetuaba su adicción, y que su próximo viaje en ambulancia a nuestra unidad de urgencias podría ser por una sobredosis.
Mi primera tarea como médico fue descartar la posibilidad, aparentemente descabellada, de que una patología real causara su dolor esta vez.

Entonces comencé a hacer mis preguntas habituales, buscando pistas sobre si su dolor era real.

Es difícil probar que existe dolor y aún más difícil de refutarlo. Inherentemente privado, el dolor es un grito subjetivo de neuronas que nadie más puede oír. Pero en la escuela de medicina, aprendí varios trucos, parte de un plan de estudios universal pero no oficial, y la epidemia alimentada con receta médica desde entonces perfeccionó mis habilidades de detective.

Primero evalúe el patrón del dolor de Brittany, su ubicación específica en el abdomen y cualquier síntoma que lo acompañara.

El dolor estaba “en todas partes”, dijo, y solo ofrecía respuestas confusas y contradictorias a las preguntas sobre el momento del dolor o los vómitos, la diarrea, el estreñimiento o la fiebre asociado

Las enfermeras y los enfermeros me llaman “terrible historiador”.

Su única certeza era que este dolor era el peor de todos, como lo había sido la semana pasada, y solo los opiáceos intravenosos más fuertes serían suficientes. Se retorció mientras revisaba sus signos vitales, sus manos agarraban los rieles metálicos de la cama. El dolor generalmente aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial de un paciente, pruebas raras de evidencia objetiva de dolores internos.

Las medidas de Brittany estaban cerca de los límites superiores de la normalidad, aunque la abstinencia de opioides también causa la elevación de los signos vitales, me recordé a mí mismo.

Observé cuidadosamente sus reacciones mientras examinaba su abdomen. Ella se sacudió y lloró en respuesta al roce más ligero de mi mano contra su vientre, una reacción exagerada que sugería falsedad.

Mientras escuchaba las tripas intestinales, presioné la cabeza redondeada del estetoscopio con más fuerza que de costumbre en su abdomen; si ella estaba actuando, podría no reaccionar, ya que los pacientes generalmente esperan que el dolor empeore sólo cuando los doctores empujan con las manos, no mientras usan un estetoscopio.

Aún así, ella hizo una mueca. En el pasado, sus quejas de dolor fueron fácilmente descartadas. Esta vez, me sentí inseguro. Decidí pedir análisis de sangre y orina, aunque  sentía que sería un desperdicio.

Predije que sus resultados volverían a ser normales, y luego podría sentirme confiado al enviarla a casa, aunque temía la discusión teatral que seguiría. (La mayoría de las semanas amenazaba una demanda y abandonaba urgentemente la sala de emergencias, sin demostrar evidencia de dolor). Mientras tanto, le ofrecí Tylenol y un antiácido y salí de la habitación en medio de una lluvia de juramentos.

La década de los 90, la presión de los pacientes

La decisión de un médico de administrar opioides o no está influenciado por el infratratamiento flagrante del dolor en la década de 1990, un fenómeno ampliamente cubierto que enfureció al público: ¿qué pecado más horrible podría cometer un médico que tener el poder de aliviar el sufrimiento humano y aún así no hacerlo?

Cuando ingresé a la escuela de medicina en 2005, el enfoque del dolor había cambiado; el tratamiento agresivo se había convertido en el estándar de atención.

Me enseñaron a considerar el dolor como un signo vital, calibrar en una escala subjetiva de 1 a 10 y tratar el número como lo haría con las alteraciones del ritmo cardíaco, la presión arterial y la temperatura corporal.

Aprendí que no se podía abusar las formulaciones opioides de acción prolongada; que la adicción rara vez es resultado del tratamiento con opiáceos de condiciones médicas legítimamente dolorosas ; que los pacientes de edad avanzada tenían un riesgo mínimo de desarrollar dependencia.

Me entrené durante una breve burbuja de ignorancia, cuando la profesión médica estaba convencida de que la guerra contra el dolor se podía combatir con un aluvión de prescripciones libre de riesgos.

Sin embargo, incluso mientras aprendíamos estas lecciones en las salas de conferencias, médicos visionarios que trabajaban en el terreno vieron lo que aún era imposible de ver y nos enseñaron en nuestras rotaciones clínicas a olfatear a los buscadores de drogas.

Ese plan de estudios ahora se lee como propaganda, una lista de mitos ahora desacreditados.

Esas lecciones dieron como resultado un flujo constante de opiáceos en las comunidades estadounidenses, lo que agravó la desesperación y aceleró la ruina.

Las consecuencias de los 90

Cuando comencé la escuela de medicina, la tasa y el número de recetas de opiáceos comenzó a subir, y alcanzó su punto máximo en 2012 con más de 255 millones, a una tasa de 81.3 por cada 100 personas en los Estados Unidos.

Pero hoy, en respuesta a la epidemia, el peligro es volver a donde estábamos en los años 90, a un tratamiento cruel del dolor.

El debate se desata entre los médicos, así como dentro de la cabeza de cada médico, sobre cuándo y en qué cantidad los opiáceos son los apropiados, pero hay poco consenso.

Un estudio de médicos urgencias y sus procesos de prescripción reveló cuántos factores influyen en las decisiones de prescripción de los médicos, incluida la preocupación por la adicción, sus experiencias médicas personales, presión de los legisladores estatales para frenar prescripciones e incluso preocupaciones sobre los puntajes de satisfacción del paciente.

Algunos médicos sienten la presión para recetar opiáceos para mejorar los puntajes.

Los médicos pueden ver  como  pacientes a sus propios parientes o amigos adictos : un hermano o primo, tal vez, que robó e hilo una red de mentiras durante años, desconcertando a una familia  por cada problema transitorio.

Mientras esperaba a Brittany los del resultados de laboratorio, examiné su registros electrónicos médicos . No se habían agotado recetas de opioides recientes de otros médicos ese día, lo que podría haber explicado su visita. No tuvo evaluaciones recientes inusuales o resultados de pruebas para sugerir una condición médica en desarrollo.

Solo vi diagnósticos típicos de un buscador de drogas: “abuso de sustancias”, “dependencia de la heroína”, “trastorno de estrés postraumático”: letras de color escarlata adheridas a su cuadro.

Me preocupaba perderme una enfermedad potencialmente mortal, pero tampoco quería parecer tonto. Me asomé a la habitación de Brittany para ver si seguía inmovilizada por el dolor. Si estuviera sentada cómodamente ahora que nadie estaba mirando, podría desmontar su dolor. Pero ella yacía allí, gimiendo. Me sentí asqueado por mi fisgoneo paranoico.

Ordené a la enfermera que le administrara un medicamento, antiinflamatorio y para las  náuseas, por vía intravenosa mejorando la intensidad de la analgesia con la esperanza de utilizar lo mínimo necesario.

El siguiente paso fue un opioide, que temía darle a ella.

Esperaba con impaciencia los resultados de laboratorio de Brittany en el cubículo de los médicos. Una enfermera asomó la cabeza en el cubículo. “Su recuento de blancos es 18”, dijo. Mi propio estómago ardió de repente. Un recuento elevado de glóbulos blancos era extremadamente preocupante, un posible signo de enfermedad escondida en el abdomen de Brittany. Y un análisis de sangre no puede ser falso.

Volví a su lado, a los gemidos que había estado tratando de ignorar. Pedí una dosis de morfina IV y una tomografía computerizada: la imagen mostraba signos claros de una úlcera gástrica que había atravesado la pared de su estómago, liberando aire en el abdomen. Ella necesitaba un cirujano, además de una rehabilitación intensiva de drogas.

Los opioides son una bendición mixta: junto con su potencial destructivo, soy testigo de su poder desenfrenado.

Los niños con huesos doblados en signos de interrogación reciben un rápido chorro de fentanilo en aerosol en ambas fosas nasales al ingresar a mi sala de emergencias. Casi de inmediato, se sientan cómodamente en sus camas de hospital, a pesar de los huesos rotos, sus pupilas se reducen a semillas de amapola.

Esto solo lo consiguen los opiáceos. En esos momentos, me maravillo de  las moléculas de alguna planta logren concordar de forma tan exacta  con nuestros propios receptores del dolor, aliviando lo peor de nuestro sufrimiento físico.

El poder curativo otorgado por la Administración Federal de Drogas a los médicos conlleva una gran responsabilidad, pero no hay información para diferenciar la enfermedad de la búsqueda de drogas. Los opiáceos son la energía nuclear del analgésico, y su uso incorrecto también trae muerte y destrucción a escala nacional.

Los médicos permitieron esta epidemia, y ahora tenemos la tarea de salvar las consecuencias de la sobredosis y recetar rehabilitación. Que las palabras de nuestras oraciones tengan a los adictos, que tengamos la serenidad, el coraje y la sabiduría para ayudar a revertir lo que hemos forjado. (traducido por Fibromialgia noticias)

Actualidad del uso de opiáceos en España

En España la apertura de los opiáceos ocurrió, probablemente, una década después, en el 2000, la apertura de las unidades del dolor dieron lugar a tratamientos con opiáceos, hasta entonces negados a muchos pacientes con dolor.

Fibromialgia Noticias


Acceso a el articulo Opioides, del poco uso…al abuso

Some patients are in pain. Some just want drugs. How do I tell them apart?
 https://www.washingtonpost.com/outlook/some-patients-are-in-pain-some-just-want-drugs-how-do-i-tell-them-apart/2018/03/09/1c1b66d2-20b7-11e8-badd-7c9f29a55815_story.html?utm_term=.41ebdf1ab79b

Valora esta información

, , ,

Oxitocina y Ketamina tratamiento ¿con futuro? 4.75/5 (8)

Oxitocina y Ketamina tratamiento prometedor para fibromialgia y otras afecciones de dolor crónico. Bajas dosis de la hormona oxitocina junto con Ketamina, un anestésico, pueden proporcionar un enfoque terapéutico único y efectivo para algunos pacientes con dolor severo e intratable.
Este enfoque terapéutico es “increíblemente único” y es seguro y efectivo en algunos pacientes con dolor crónico intratable. “Uniendo estos dos componentes, se podría reemplazar cualquier opiáceo de acción corta”:-dijo Caron Pedersen. Carol Pedersen es enfermera especializada, quiropráctica y fisioterapeuta especializada en pacientes con dolor severo.

La Dra. Pedersen ha estado trabajando con el experto en manejo del dolor, en Veract Intractable Pain Clinic, West Covina, California, para encontrar mejores tratamientos para pacientes con dolor muy severo.
Estos pacientes, dijo la Dra. Pedersen, “son bastante dependientes de los opiáceos y lo son durante mucho tiempo, y no les permite aliviar el dolor crónico”.
La Dra. Pedersen presentó algunas de sus investigaciones  en la 28ª Reunión Anual de la Academia de Manejo Integral del Dolor (AIPM).

Oxitocina y Ketamina tratamiento ¿con futuro?

¿Alternativa a los opioides?

Una variedad de agentes anticonvulsivos, antidepresivos y antiinflamatorios, así como relajantes musculares y agentes bloqueantes adrenérgicos, proporcionan alivio del dolor de leve a moderado. Estos enfoques no siempre son un sustituto de los opioides en pacientes con dolor severo.

Tanto la oxitocina como la ketamina proporcionan analgesia por mecanismos distintos a los receptores opioides estimulantes.
La oxitocina, producida en el hipotálamo,  es un potente analgésico natural. La hormona se libera en mujeres embarazadas durante el momento del parto. Además de en otras enfermedades dolorosas o eventos estresantes.
También se ha informado que alivia el dolor en pacientes con dolor de cabeza, dolor de espalda crónico y fibromialgia, y hay “una gran cantidad de investigación” sobre la compleja producción, liberación y sistema de receptores de la oxitocina, dijo la Dra. Pedersen.

Oxitocina y Ketamina tratamiento

Oxitocina

El Dr. Tennant explicó que parte de la hormona se libera en la circulación periférica a través de la pituitaria posterior y parte del sistema nervioso central, incluido el líquido espinal.
Los receptores de la oxitocina se encuentran en múltiples sitios en el cerebro y en toda la médula espinal. Además de activar sus propios receptores y disminuir las señales de dolor, la oxitocina se une a los receptores opioides y estimula la liberación endógena de opioides en el cerebro.

Además de aliviar el dolor, la oxitocina reduce el cortisol sérico. Por lo tanto puede producir un efecto calmante y mejorar el estado de ánimo.
“Tiene el efecto de hacer felices a las personas, haciéndolas sentir un poco menos ansiosas”, dijo la Dra. Pedersen. ”

Cambia el sistema nervioso central, hace que el hipotálamo bombee sustancias químicas que le dicen al cuerpo que está bien, cálmate”.

La oxitocina puede bloquear el “dolor anticipatorio”, agregó la Dra. Pedersen. Los pacientes con dolor intratable están esperando “la próxima crisis de dolor”, por lo que es “un constante estrés”, dijo. Sin embargo, cuando toman oxitocina, “en realidad pueden obtener un gran alivio en base al hecho de que ya no sufren esa anticipación”.

Sin dolor, sin efectos secundarios

Los investigadores están trabajando para determinar las dosis óptimas y las vías de administración de la oxitocina. Han experimentado  la combinación de oxitocina con bajas dosis de naltrexona, benzodiazepinas, agentes neuropáticos, opioides y ahora ketamina, un antagonista del receptor del ácido N-metil-D-aspártico.

Ketamina

Hay un resurgir en el interés de la ketamina como posible terapia para las enfermedades con dolor crónico, que incluyen dolor neuropático, síndrome de dolor regional complejo, fibromialgia, neuralgia postherpética, migrañas y lesión de la médula espinal.
En dosis relativamente altas, la ketamina tiene propiedades psicomiméticas y eufóricas significativas que pueden llevar al abuso. La ketamina oral, también llamada “Special K” o como “Kit Kat”, se ha convertido en una popular droga de discotecas.

El Dr. Tennant y la Dra. Pedersen han experimentando con dosis bajas de ketamina agregada a la oxitocina en pacientes con el dolor más severo e intratable.
El estudio que presentaron en la reunión de AIPM incluyó a cinco de esos pacientes (edad media, aproximadamente 40 años). Habían usado oxicodona, morfina, hidrocodona o hidromorfona durante más de un año.

El estudio con Oxitocina y Ketamina tratamiento

Los pacientes no tomaron su opiáceo de acción corta durante varias horas. Mientras recibieron 0,5 ml (2 mg – la mitad de una jeringa, o 20 unidades) de oxitocina líquida por vía sublingual. En 10 minutos, los cinco pacientes informaron diferentes grados de alivio del dolor.
Aproximadamente 15 minutos después de recibir la oxitocina, los pacientes  recibieron 0.25 a 0.50 ml (12.5 a 25 mg) de ketamina líquida, también por vía sublingual. La ketamina mejoró el alivio del dolor. Con la combinación, dos de los pacientes pudieron librarse completamente del dolor.
El alivio del dolor duró aproximadamente 4 horas sin efectos secundarios.

Lo peor de lo peor en pacientes con dolor

Los pacientes del estudio eran “los peores” de los pacientes con dolor. En su clínica, muchos pacientes sufren dolor intratable, dolor que nunca desaparece por completo con cirugía o con medicamentos. “Algunos han tenido, entre siete u ocho cirugías de espalda y sufren mucha inflamación en la columna vertebral”.

Algunos están luchando contra una enfermedad autoinmune, como el lupus. Otros tienen aracnoiditis, una afección inflamatoria incurable de la aracnoides, membranas que rodean y protegen los nervios de la médula espinal.
Debido a que la oxitocina es una hormona, su capacidad para aliviar el dolor varía de un paciente a otro. Su efectividad se relaciona, entre otras cosas, con los niveles sanguíneos, la gravedad del dolor y el sexo.

Mejores resultados en hombres

La Dra. Pedersen descubrió que los hombres tienden a tener una mejor respuesta a la combinación de oxitocina y ketamina que las mujeres. Pero las mujeres también responden “sorprendente”, dijo. Describió a una paciente de 38 años de edad en su consulta con una hernia de disco que había estado tomando opioides y no le estaban ayudando mucho. “Los abandonó cuando comenzó a usar esta terapia combinada”.

Otros pacientes han podido reducir el consumo de opioides “de manera tan significativa que si tuvieran que dejar de tomarlos, estarían bien”:-dijo la Dra Pedersen.
La terapia combinada también puede abordar el problema de la adicción, dijo la Dra. Pedersen. Algunos de sus pacientes se habían vuelto adictos a los opioides pero después de usar el régimen de oxitocina-ketamina parece que no ansiaban ni abusaban de los opioides.
La forma líquida tomada de forma sublingual se muestra como “el mejor sistema de administración” puesto que es mucho más efectiva que las píldoras, dijo la Dra Pedersen.
Aunque la oxitocina líquida normalmente tiene una vida útil de sólo 10 días, la Dra ha encontrado farmacias que ponen la hormona en una suspensión que dura 3 meses.

Resultados con interrogantes

Comentando sobre la investigación con Charles E. Argoff, MD, (profesor de neurología y director del Comprehensive Pain Center, Albany Medical College, Nueva York) de Medscape Medical News,  dijo que eran “resultados con interrogantes”.
Un estudio abierto de un solo centro con solo cinco pacientes “es insuficiente para sacar conclusiones”.
Si bien el uso de la oxitocina como analgésico es respaldado por la ciencia básica por desgracia “este estudio no se puede agregar a los estudios en humanos ya completados, dado su tamaño y diseño”, dijo el Dr. Argoff.
La adición a la ketamina “amortigua el entusiasmo”  en el estudio. Como consecuencia de la preocupación sobre la dependencia y los efectos secundarios, dijo el Dr. Argoff.
Los efectos adversos de la ketamina pueden incluir náuseas, dolores de cabeza, fatiga y disforia.

Los autores han declarado no tener ningún conflicto de intereses.

Redactado por Fibromialgia Noticias©

Reunión Anual de la Academia de Manejo Integral del Dolor (AIPM). Resumen 24. Presentado el 21 de octubre de 2017.
 Unique Drug Combo Promising for Severe, Intractable Pain - Medscape - Oct 31, 2017.

Valora esta información

,

Acupuntura en el dolor 5/5 (1)

Acupuntura en el dolor, durante las dos últimas décadas han visto “avances sin precedentes” en el uso de la acupuntura para tratar las enfermedades con dolor, que se han traducido en un “aumento rápido” en el número y la calidad de los estudios que han sido publicados.
“En este momento, tenemos una base bastante sólida de la eficacia de la acupuntura” en el dolor de cabeza, la osteoartritis (OA) y  afecciones musculoesqueléticas” dijo Farshad M. Ahadian, MD, profesor clínico de anestesiología de la Universidad de California en San Diego.
“Creo que es justo decir que la acupuntura ha llegado para quedarse. Va a ser una terapia en nuestra caja de herramientas del manejo del dolor”.
El Dr. Ahadian presentó en  la 28ª Reunión Anual de la Academia de Manejo Integral del Dolor (AIPM).

La importancia de la acupuntura en el dolor

Epidemia de opiáceos y envejecimiento de la población

Integrar la acupuntura en el dolor es cada vez más importante debido a dos “desafíos críticos realmente importantes”: la epidemia de opiáceos y el envejecimiento de la población.
“La epidemia de opiáceos lleva librando una batalla durante dos décadas, y parece que no hay  final a la vista. Y no creo que  haya despertado aun la importancia que tiene una población que envejece y con ello el aumento de la prevalencia del dolor crónico”.

El Dr. Ahadian revisó parte de la extensa literatura sobre acupuntura en el dolor crónico. Entre 1997 y 2010, se han publicado más de 600 ensayos clínicos relacionados.
Una revisión reciente, que el Dr. Ahadian describió como “uno de los análisis académicamente más rigurosos”, fue financiada de manera independiente por el Instituto Nacional de Investigación en Salud del Reino Unido.

Análisis del estudio

Después de examinar casi 1000 publicaciones, los investigadores seleccionaron 29 de los ensayos controlados aleatorios de la más alta calidad. Los estudios compararon acupuntura real con acupuntura falsa (punción que no penetraba en la piel o punción en  puntos incorrectos) o no acupuntura (atención médica estándar) en casi 18,000 pacientes.
Los autores llevaron a cabo un metanálisis de datos de pacientes individuales, que el Dr. Ahadian dijo que era “único” para este tipo de investigación. El análisis mostró que la acupuntura fue estadísticamente superior tanto en acupuntura simulada como a la no acupuntura en varias afecciones dolorosas: como dolor de cuello y espalda baja, artrosis de rodilla, dolor de cabeza y migraña.

El efecto placebo también en Acupuntura en el dolor

El efecto para la acupuntura falsa fue “un poco más pequeño” que para la no acupuntura, dijo el Dr. Ahadian. Esto pone de manifiesto el poderoso efecto placebo  que está asociado con cualquier tipo de modalidad física, incluida la acupuntura”, dijo. Agregó que esto presenta “desafíos para la investigación de la acupuntura”.

El análisis también confirmó que la acupuntura tenía “efectos clínicamente significativos, lo cual es importante”, dijo el Dr. Ahadian.

Otra investigación ha demostrado que la acupuntura aumenta la conectividad funcional.

“El dolor crónico puede conducir a patrones anormales o la interrupción de la conectividad funcional en varios centros cerebrales”, explicó el Dr. Ahadian. Añadió que la acupuntura “puede ayudar a modular y ayudar a normalizar” la conectividad funcional.

Señaló otro estudio incluyó pacientes de moderada a severa  Osteoartrosis de rodilla que no tenían experiencia en la acupuntura y no habían tenido ninguna intervención en los 6 meses previos. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente para recibir acupuntura real o acupuntura falsa.
Cada participante recibió seis tratamientos durante un período de 1 mes. También se sometieron a una resonancia magnética funcional.

El análisis demostró una mejoría estadísticamente significativa en la conectividad funcional en la red parietal frontal derecha y la red de control ejecutivo, “que son los centros cerebrales que se cree que juegan un papel importante” en el procesamiento del dolor, dijo el Dr. Ahadian.
Al mismo tiempo, hubo una disminución de la conectividad en la red motora sensorial, dijo. “Estos son los patrones que esperarías controlar mejor del dolor”.

Resultados del estudio

Los resultados fueron clínicamente significativos, señaló el Dr. Ahadian. El estudio encontró que después del tratamiento, el aumento en la conectividad funcional se correlacionó positivamente con los cambios en los puntajes de dolor KOOS.
En la medicina tradicional china, se cree que el dolor y la enfermedad son causados ​​por una obstrucción al flujo normal de qi (energía vital). Podría ser que la conectividad funcional esté correlacionada con el qi, dijo el Dr. Ahadian.

“¿Podría ser que cuando hablamos sobre eliminar estas obstrucciones,
de lo que estamos hablando está realmente es mejorar la conectividad funcional?”

El Dr. Ahadian enfatizó que encontrar terapias alternativas efectivas para tratar el dolor crónico es cada vez más importante en una era marcada por muertes relacionadas con los opioides. En 2015 dijo que hubo 33,091 de muertes en los Estados Unidos.

Otro factor que debería estimular la búsqueda de tratamientos efectivos contra el dolor es la creciente población de personas mayores. El porcentaje de mayores de 65 años fue del 13% en 2012, pero se espera que aumente al 20% para el año 2050. La incidencia del dolor crónico aumenta con la edad.

acupuntura en el dolor

acupuntura en el dolor

Formación de acupuntura en dolor

Al abordar una consulta de un miembro de la audiencia acerca de dónde formarse, el Dr. Ahadian ha informado sobre la Academia Estadounidense de Acupuntura Médica (AAMA), esta es la sociedad profesional de médicos que han incorporado la acupuntura a su práctica médica.
Según el sitio web de AAMA, los requisitos de membresía se han establecido de acuerdo con las directrices de capacitación creadas por la Federación Mundial de Sociedades de Acupuntura y Moxibustión, reconocida por la Organización Mundial de la Salud.

¿Cuántas sesiones son necesarias y que tiempos de repuesta hay en la acupuntura en el dolor?

El Dr. Ahadian explico que mientras que algunos expertos aconsejan a los pacientes que necesitan probar hasta 20 tratamientos para saber si el tratamiento está funcionando, “en mi experiencia, si no tienes una respuesta positiva en unos 4 o 5 tratamientos, tal vez debas pensarlo dos veces”.

Señaló que “no todo el mundo es un gran respondedor de la acupuntura”.

Ciertos factores pueden reducir la “capacidad de respuesta del paciente. La acupuntura se basa en un sistema nervioso intacto para causar  efecto, por lo que si los pacientes tienen neuropatía periférica significativa u otras neuropatías, es posible que no respondan tan bien”, dijo.

Una vez que los pacientes responden, el Dr. Ahadian dice que intenta aumentar el intervalo entre tratamientos mientras mantiene los resultados.”Nuestro objetivo en medicina no es captar al paciente en nuestra oficina y hacer que regresen constinuamente”, dijo.
“Si no puedo obtener una eficacia persistente, o una eficacia razonable, que dure un mes, entonces puedo desaconsejarlo o puedo exigirme descubrir cómo cambiar mi terapia”.

Acupuntura del campo de batalla

En otro discurso , el coronel retirado Gregory D. Gadson, quien perdió ambas piernas debido a una explosión en una carretera mientras prestaba servicio en Bagdad en 2007, y ahora sufre dolor crónico, dijo que todavía recibe ocasionalmente “acupuntura del campo de batalla”. ”
Se trata de una sesión breve con agujas pequeñas en la piel del oído para bloquear el dolor. El tratamiento puede administrarse en tan solo 5 minutos y se usa para tratar a los miembros heridos del servicio de EE. UU.

Acupuntura en Afganistán

28ª Reunión Anual de la Academia de Manejo Integral del Dolor (AIPM)

Acupuntura en fibromialgia

Acupuncture for chronic pain and depression in primary care: a programme of research.
 Editors
 MacPherson H1, Vickers A2, Bland M1, Torgerson D1, Corbett M3, Spackman E4, Saramago P4, Woods B4, Weatherly H4, Sculpher M4, Manca A4, Richmond S1, Hopton A1, Eldred J1, Watt I5.
 Source
 Southampton (UK): NIHR Journals Library; 2017 Jan.
 Programme Grants for Applied Research.

The modulation effect of longitudinal acupuncture on resting state functional connectivity in knee osteoarthritis patients
 Xiaoyan Chen†, Rosa B. Spaeth†, Sonya G. Freeman, Donna Moxley Scarborough, Javeria A. Hashmi, Hsiao-Ying Wey, Natalia Egorova, Mark Vangel, Jianren Mao, Ajay D. Wasan, Robert R. Edwards, Randy L. Gollub and Jian KongEmail author
 †Contributed equally
 Molecular Pain201511:67
 https://doi.org/10.1186/s12990-015-0071-9© Chen et al. 2015
 Received: 22 June 2015Accepted: 15 October 2015Published: 29 October 2015

Valora esta información

, , ,

Dolor crónico por precariedad laboral 5/5 (7)

La realidad del dolor crónico por precariedad laboral otra cara de la fibromialgia.
Las largas jornadas de trabajo las posturas incorrectas que acaban en tendinitis forzadas por los movimientos repetitivos. El cansancio de jornadas de 12/14 horas sin remunerar salvo las horas que se marca en el contrato y el miedo a perder el puesto de trabajo una fuente de estrés físico. Y por tanto abocados a diagnósticos como la fibromialgia, en el que el protagonista es el dolor crónico.
Médicos que en las zonas de turismo pueden ver cómo sus consultas se convierten en un fondo de una problemática laboral. La extrema precariedad en los puestos de trabajo que producen el turismo.

Turismo fuente de dolor crónico por precariedad laboral

El turismo una fuente de riqueza nacional en España, que ahora está en auge. Y que lejos de repartir la riqueza que genera, está produciendo una generación de de bajos sueldos, de largas horas de trabajo y jugando con la salud de sus trabajadores.
Todos los convenios colectivos tienen sus propias normativas laborales de seguridad, y en el mundo de las camareras de piso de hotel parece que se ha pasado por alto.
Mujeres con dolores generalizados, que comienzan su jornada tomando medicamentos y que no tienen elección de decidir tomarlos o no. Los deben tomar si no su trabajo peligra.

Dolor crónico por precariedad laboral

Consecuencias de la precariedad laboral

Dolores crónicos generalizados, cansancio extenuante, desnutrición (probablemente a la larga, no tiene opción de parar a comer), ansiedad producido por el estrés físico al que se ven sometidas y por tanto consecuencias de insomnio y por último la depresión.
No tener expectativas de mejorar tu vida, luchar contra el dolor con un trabajo que tiraniza. Y aceptar que te debes de medicar para continuar y la incertidumbre de cuánto vas a aguantar, no tiene ningún callejón de salida. Irremediablemente las consecuencias van a ser una depresión por sobrevivir.
Todo a cambio de un sueldo que no recompensa.
Y mientras tanto qué hacen las mutuas de estas empresas.¿Dónde están los cursos de riesgos laborales? ¿Se conceden las bajas pertinentes? ¿Dónde están los sindicatos?

¿Realmente se están dando bajas por enfermedades profesionales como procedería?
Con la salud no se juega. Y en pleno siglo XXI muchas mujeres viven la misma esclavitud de la era de los Faraones y las pirámides.

Volvemos a Egipto, a la tierra de Faraones y pirámides.

Sólo hay que cambiar los nombres ahora son Hoteles y la riqueza se divide entre los propietarios de los hoteles que inundan el paisaje de las grandes ciudades españolas y los destinos turisticos de costa y de interior.
Una nueva pobreza que repercute en miles de trabajadoras y su salud, y que el estado pagará sus consecuencias tratando el dolor crónico la ansiedad y depresión de miles de empleados. La riqueza a base de la explotación del ciudadano y del estado.
El dolor crónico la consecuencia de la nueva pobreza del siglo 21.
Todo esto es lo que se mostró en el programa de investigación de la sexta y que se puede ver en equipo de investigación.

Preguntas abiertas ¿Cuánto dolor crónico hay por precariedad laboral?

La próxima vez que vayas a tú médico y te haga una baja por estrés y sufras de dolor crónico, tú médico está constatando lo que es vivir con dolor crónico.

Escrito por Fibromialgia Noticias©

Valora esta información

, , , ,

Masaje en fibromialgia ¿puede ayudar? 5/5 (3)

Terapia de Masaje en Fibromialgia: Revisión Sistemática y Metaanálisis de ensayos clínicos aleatorizados es el nombre de una investigación publicada en 2014 en plosone. En subgrupos de pacientes la escasa efectividad de los fármacos y la escasa adhesión al ejercicio hacen que opten por terapias alternativas. Entre muchas terapias alternativas, por la adhesión a lo natural, una de las más usadas son los masajes. Este estudio muestra cierta evidencia sobre el uso del masaje en fibromialgia, con una posible explicación sobre cuál es el mecanismo que activa en el manejo del dolor. El efecto es inmediato pero los efectos a largo plazo se desconocen.

Metodología del estudio del masaje en fibromialgia

Metaanálisis de ensayos clínicos aleatorizados

Se consultaron las siguientes bases de datos desde el inico hasta junio de 2013: PubMed, EMBASE, OVID-MEDLINE, SPRINGLINK, CNKI (Base de Datos Integrada de Recursos de Conocimiento de China), Weipu Database for Chinese Technical Periodicals y Wan Fang Data.Se usó las siguientes palabras claves: masajes, terapia manual, Tuina, fibromialgia, fibrositis y dolor miofascial. También se realizaron búsquedas de tesis (ProQuest Dissertations y Tesis A & I y Chinese Dissertation Full-text Database) y en los registros de ensayos (Chinese Clinical Trial Registry).

Criterios que se usaron para incluir en el estudio

Se incluyeron los estudios que cumplían los siguientes criterios:

  • 1) ECA de terapia de masaje en fibromialgia
  • 2) los pacientes con fibromialgia fueron diagnosticados de acuerdo con los criterios del Colegio Americano de Reumatología [3], y no hubo limitaciones en la raza, sexo o edad del participante
  • 3) la terapia de masaje fue vista como una intervención terapéutica independiente para la FM, no se combinó con otras terapias manuales (quiropráctica, movilización, manipulación espinal, etc.)
  • 4)se eligió cualquier tipo de intervención
  • 5)las medidas para medir resultados fueron dolor, ansiedad, depresión y trastornos del sueño, y no se establecieron restricciones en los instrumentos de medición utilizados para evaluar estos resultados, ya que en los estudios se emplearon una gran variedad de mediciones de resultados
  • 6) el idioma era inglés o chino.

masaje en fibromialgia

¿Qué mecanismo favorece en el dolor el masaje en fibromialgia?

Sí la fibromialgia se beneficiara de los masajes puede ser debido a la compleja interacción de los patrones físicos y psicológicos. La terapia del masaje se da a los tejidos suaves y conectivos, se estimulan cambios bioquímicos locales . Esto ayuda a mejorar la flexibilidad muscular y modular la circulación sanguínea y linfática local. Como resultado, los mediadores locales nociceptivos e inflamatorios pueden ser reabsorbidos [32], [33]. Algunos estudios encontraron que la terapia de masaje mejoró el dolor modulando los niveles de serotonina en pacientes con FM [34-35].

Los efectos locales pueden alterar la actividad neuronal en el nivel segmentario de la médula espinal, que es responsable tanto del estado de ánimo como de la percepción del dolor [36]. Algunos estudios sostuvieron que la terapia de masaje resultó en la reducción del H-reflex [37].

Conseguir reducción en el Reflejo H ¹ parece ser deseable, porque la hiperexcitabilidad espinal está asociada con una gran variedad de síndromes asociados al dolor crónico[38].

Limitaciones del estudio

Se han encontrado barreras en el idioma,también se desconocen los estilos y parámetros de dosificación de la terapia de masaje, tales como estilos (masaje sueco, Shiatsu, masaje chino tradicional, etc.), duración (tiempo de cada sesión), frecuencia (sesiones por semana) y dosificación (tamaño de la resistencia). Es difícil evaluar la duración de las mejoras en el dolor, la ansiedad y la depresión en pacientes con FM debido a que hay menos evidencias en el seguimiento del dolor en enfermos de fibromialgia.Aunque no se asocian eventos adversos con la terapia de masaje, no se pueden obtener conclusiones definitivas. Sólo se puede suponer que es una opción de tratamiento con bajos niveles de riesgo de lesión.

Conclusiones

Existe una evidencia positiva del masaje en fibromialgia en terapias con duraciones ≥ 5 semanas obteniendo efectos inmediatos beneficiosos sobre la mejoría del dolor, la ansiedad y la depresión en pacientes con fibromialgia. La terapia de masaje debe ser uno de los tratamientos complementarios y alternativos viables para la FM. Sin embargo, dado que no se tiene evidencia en el seguimiento de los resultados que se obtiene a largo plazo y seguimiento del masaje en fibromialgia justifican confirmar los hallazgos actuales con estudios más amplios.

La terapia del masaje con duración  ≥ 5 semanas podría ayudar a los pacientes con fibromialgia con depresión y ansiedad asociada. Debido la fuerte implicación que el dolor la ansiedad y la depresión tienen un alto impacto en el sueño, también se podrían beneficiar los pacientes con problemáticas de sueño asociadas al dolor. Se desconocen los efectos a largo plazo.

Edición y traducción por Fibromialgia Noticias©

Massage Therapy for Fibromyalgia: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials
Yan-hui Li, Feng-yun Wang , Chun-qing Feng, Xia-feng Yang, Yi-hua Sun
Published: February 20, 2014https://doi.org/10.1371/journal.pone.0089304
¹ Reflejo obtenido mediante la estimulación eléctrica de las fibras A procedentes de los usos neuromusculares primarios de un nervio y que consiste en la contracción de dicho músculo.Se encuentra mediado por el arco reflejo monosináptico espinal y es el equivalente eléctrico de los reflejos clínico-musculares

Valora esta información