El dolor y sus tratamientos para saber más 4/5 (9)

,

Sí  hay algo desconocido para casí todos es el mundo de el dolor y sus tratamientos, hasta que de forma directa se sufre o tienes a alguien cercano que lo sufre. El complicado mundo del dolor,  en esta sociedad de lo inmediato se cree que hay solución inmediata. El dolor  y sus tratamientos es un mundo complejo en el que cada paciente necesitará un tratamiento, su tratamiento.  Sí hay algo seguro en el mundo del dolor es que no hay dos dolores iguales.

Desde la redacción de Fibromialgia Noticias quiero agradecer a el Dr. Alfonso Vidal la generosidad para reproducir su articulo haciendolo cercano a los que necesitan y quieren saber más sobre este universo con tantos misterios: el dolor.

Redacción Fibromialgia noticias

por Dr. Alfonso Vidal

Conocer el dolor y sus tratamientos

El Dr. Alfonso Vidal es Jefe de la Unidad del DOLOR del Hospital Sur QUIRONSALUD y Profesor de ANESTESIOLOGÍA de la Universidad Complutense de Madrid

En el tratamiento del dolor, con los años y la ciencia, hemos aprendido que muchos cuadros no responden a las medidas convencionales. De hecho, no dejamos de aprender, porque no dejan de surgir incógnitas que apenas se resuelven y abren nuevas preguntas.

El impulso doloroso es un fenómeno electroquímico multimodal complejo, sometido a muchas interacciones a varios niveles. Un estímulo doloroso debe vencer el umbral de excitabilidad de los receptores, la resistencia a activarse, y precisa una intensidad suficiente, como un timbre, pues no funciona hasta que no se presiona lo bastante.

el dolor y sus tratamientos

el dolor y sus tratamientos

En la zona de inicio del dolor, el área de estímulo o lesión, se suele generar un conjunto de reacciones humorales inflamatorias inespecíficas que liberan mediadores químicos, abren los vasos sanguíneos y activan a otros intermediarios, moléculas o células.

El resultado es la sopa inflamatoria, que facilita la generación de dolor y su transmisión a la siguiente estación, que suele ser la sustancia gris del ganglio de la raíz dorsal y el cordón posterior de la médula espinal. En ambos, la neurona implicada en llevar el dolor, “dialoga” con otras neuronas con las que está en contacto y transmite el impulso reforzado o lo inhibe si esas otras neuronas le aconsejan o no seguir.

Modulación del dolor

Este diálogo es lo que se llama “modulación” y se produce por un entramado de interneuronas y fibras descendentes que casi siempre producen mediante la acción del sodio, potasio, noradrenalina y serotonina, aunque también con endorfinas, sustancia P, Glutamato, un cambio en la transmisión, favoreciéndola o inhibiéndola.

Esta es la razón por la que un dolor establecido, desarrollado y en proceso de transmisión, o un dolor originado en el sistema de transmisión, no responden a analgésicos convencionales y necesite otros que más bien impidan el paso del impulso, otros que impidan su desarrollo.

Medicamentos Coadyuvantes

Este es el fundamento de la acción de los llamados coadyuvantes, medicamentos no analgésicos en su acción teórica, pero que alivian o ayudan a aliviar el dolor por esa acción desactivadora del sistema nervioso o activadora de los mecanismos relajantes.

Este efecto, que reduce la hiperactividad del sistema nervioso o que aumenta los niveles sanguíneos de mediadores químicos implicados en el control de los impulsos nerviosos, lo producen los antidepresivos y los antiepilépticos, por eso son medicamentos de estas familias los que se emplean para este fin.

Veamos varios ejemplos.

La amitriptilina y los antidepresivos de nueva generación, inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina, como venlafaxina o duloxetina. La carbamacepina o la oxcarbamacepina, que bloquean canales de sodio, topiramato, interfiriendo GABA. Receptores Kainato o AMPA, gabapentina o pregabalina, que bloquean el receptor del GABA, impidiendo su activación.

Todos ellos son herramientas decisivas en muchos dolores mixtos, como cervicalgias o lumbalgias, y son la base del tratamiento en neuralgias o neuropatías.

Casi todos los cuadros dolorosos tienen un componente neuropático más o menos intenso que los hace útiles en dolor nociceptivo, en dolor de músculos, huesos, articulaciones. Casi todos los dolores neuropáticos tienen una parte inflamatoria localizada en la zona de nervio afectada. Por eso el diagnóstico muchas veces es complejo, por eso el tratamiento también lo es, especialmente en cuadros persistentes.

Los componentes emocionales, sociales, afectivos, etc., terminan de complicar las cosas, convirtiéndolo en un auténtico galimatías.

Por eso, hace falta conocimiento, mucha dedicación y paciencia por parte de todos para conseguir un resultado favorable.

Guardar

Guardar

Recibe todas las nuevas informaciones

* son necesarios lo datos
Print Friendly, PDF & Email

Valora esta información

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *