, ,

Menopausia precoz y Sindrome de fatiga cronica/encefalomielitis miálgica 4.4/5 (5)

Hay un vínculo entre una Menopausia precoz y Sindrome de fatiga cronica (SFC), según un estudio reciente.

Los hallazgos podrían explicar la razón por la que las mujeres tienen entre dos y cuatro veces más probabilidades de tener el SFC que los hombres, y la razón por la que la afección es más habitual en las mujeres de 40 a 49 años, indicaron los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

“El SFC puede cobrarse un precio muy alto en las vidas de las mujeres de mediana edad y en nuestra sociedad y nuestro sistema de atención sanitaria.

Ser consciente de la asociación del SFC con una menopausia más temprana puede ayudar a los profesionales a asesorar a las mujeres para distinguir los síntomas del SFC de los de la menopausia”, dijo la Dra. Margery Gass, directora ejecutiva de la Sociedad Norteamericana de la Menopausia (North American Menopause Society), en un comunicado de prensa de la sociedad.

Aunque el estudio pudo encontrar un vínculo entre la menopausia temprana y el síndrome de fatiga crónica, los investigadores no pudieron saber si una afección es causa de la otra o si hay otro factor que podría provocar ambas afecciones.

Los resultados del estudio entre menopausia precoz y sindrome de fatiga cronica

Los resultados del estudio aparecen en la edición en línea del 4 de febrero de la revista Menopause.

El estudio contó con 84 mujeres y un grupo de control de 73 mujeres sanas en Georgia que proporcionaron información sobre su salud ginecológica.

En comparación con las del grupo de control, las mujeres con el síndrome de fatiga crónica tenían 12 veces más probabilidades de presentar un dolor pélvico que no estaba relacionado con la menstruación. También tenían más probabilidades de tener un sangrado menstrual excesivo (el 74 por ciento frente al 42 por ciento) y un sangrado más abundante entre los periodos (el 49 frente al 23 por ciento).

Los investigadores también hallaron que las mujeres con el SFC también tenían más probabilidades de que no les llegara el periodo (el 38 frente al 22 por ciento).

Las mujeres con el síndrome de fatiga crónica tenían más probabilidades (el 57 frente al 26 por ciento) de usar hormonas para otros fines que no eran el control de natalidad, como, por ejemplo, para tratar los periodos irregulares, los síntomas menopáusicos o la pérdida ósea, que las mujeres sin la afección.

El estudio también halló que el 66 por ciento de las mujeres con el SFC se habían sometido a al menos una cirugía ginecológica, frente al 32 por ciento de las del grupo de control. El tipo más habitual de cirugía fue la histerectomía (el 55 por ciento frente al 19 por ciento).

Menopausia precoz y Sindrome de fatiga cronica
La menopausia temprana relacionada con la histerectomía (a los 45 años o antes) se produjo en el 62 por ciento de las mujeres con el SFC, en contraste con el 33 por ciento de las del grupo de control. El sangrado como razón para realizar la histerectomía fue mucho más común entre las mujeres con el SFC.

Las mujeres con el SFC también tendían a presentar una menopausia natural antes que las del grupo de control, pero no hubo una diferencia significativa entre los dos grupos, según el estudio.

Las investigaciones previas han vinculado el SFC con el dolor pélvico y las afecciones ginecológicas, como la endometriosis y las anomalías menstruales. Pero este es el primer estudio que vincula el SFC con una menopausia más temprana, según los autores del estudio.

Dijeron que se necesita más investigación para saber más sobre este posible vínculo, y los médicos deben vigilar los síntomas del SFC en las mujeres que tienen problemas ginecológicos o de dolor pélvico. Los síntomas del SFC incluyen dolor muscular y de las articulaciones, dificultades para dormir o de memoria y empeoramiento de estos problemas tras un esfuerzo excesivo.

FUENTE: The North American Menopause Society, news release, Feb. 4, 2015

Early menopause and other gynecologic risk indicators for chronic fatigue syndrome in women.
 Biblioteca nacional de Medicina de E.E.U.U traducido por Fibromialgia Noticias©

Valora esta información

, ,

Arandanos en infecciones urinarias Fibromialgia 5/5 (1)

El arandano puede ser una alternativa en el tratamiento (preventivo) de las infecciones urinarias de repetición que se dan como un síntoma más asociado en la fibromialgia. el tratamiento debe ser instaurado y realizado por tú médico consultale esta alternativa, es un preventivo y para conseguir resultados deberás seguirlo varios meses.

Redacción fibromialgia noticias

De-León-Jaén SC,1 Ovadía-Rosenfeld L,2 Vásquez-Delgado LR,1 Fainsod-Aronowitz T.2

1 Depto. de Urología de la Universidad Autónoma de Guadalajara, Hospital “Dr. Ángel Leaño”.

2 Centro Médico ABC. México, D.F. Correspondencia: Dr. Siviardo C de León Jaén.

Universidad Autónoma de Guadalajara, Hospital Dr. Ángel Leaño,

Av. Dr. Ángel Leaño #500. Los Pobles, 45200 Zapopan Jallisco, México.

Teléfono: (01) 33-38-34-34-64 / 36-48-84-84 Ext. 31687.

Correo electrónico: deleonjaen@aol.com

El arándano y su aplicación en urología

arandanos y fibromialgia

el arandano duede ser tomado en comprimidos, batidos, zumos tienes más información al final de la entrada

RESUMEN

El arándano se ha utilizado desde tiempos antiguos como tratamiento de las infecciones urinarias.

Se pensaba que actuaba acidificando la orina, pero en estudios recientes se ha demostrado que sus sustancias activas: la fructuosa y las proantocianidinas actúan impidiendo la adhesión de la bacteria E. coli al urotelio, principalmente en mujeres, no así en pacientes con vejiga neurogénica. La revisión afirma que el arándano actúa como preventivo, no como tratamiento de las infecciones urinarias.
Actualmente se están realizando múltiples estudios para encontrar la utilidad de las proantocianidinas en otros órganos.

Palabras clave: infecciones del tracto urinario/prevención y control; proantocianidinas; arándano;

El arándano se conoce con diversos nombres, en España: airelle, en Francia: mirtillo, en Italia: vaccinium, en Alemania: heidelbeere, schwarzbeere y blaubeere, en Inglaterra y en Estados Unidos de América: cranberry. Pertenece a la familia de las Ericaceae, especie Vaccinium myrtillus o Vaccinium macrocarpon (arándano americano). Es una planta leñosa que alcanza una altura de 50 cm y que da una fruta ovalada roja, blanca o verde, según sea su variedad.1

Es originaria y crece en América del norte, Europa y Asia, en zonas frías-templadas, húmedas y montañosas.

Desde hace siglos ha sido utilizada en la medicina herbolaria por sus propiedades para el alivio de problemas urinarios.

Los indios americanos la utilizaron en un sinnúmero de padecimientos, no sólo en problemas urinarios. Se pensaba que su efecto en el tracto urinario se debía a su acidez, ya que produce ácido hipúrico responsable de disminuir el pH urinario; aunque su efecto sobre el pH urinario bajo no es suficiente para lograr una disminución de la bacteriuria a pesar de dosis muy altas (más de 2 000 mL al día).1,2

Hoy en día, estudios serios han demostrado que el jugo y sus derivados reducen la producción de bacterias que colonizan el tracto urinario.

Por décadas se utilizó como un preventivo en las infecciones de vías urinarias (IVU), pero es hasta 1984 cuando aparecen los primeros estudios publicados en cuanto a su mecanismo de antiadhesión para algunas bacterias del tracto urinario. Previene la adhesión bacteriana de uropatógenos, especialmente por Escherichia coli, que es la causante de 90% de las IVU.3,4 La infección se inicia cuando la bacteria se adhiere al urotelio, ésta se multiplica y coloniza el tracto urinario, favorecida por sus factores de virulencia y de su patogenia.

Entre estos factores se incluyen las adhesinas, las fimbrias tipo P (manosas resistentes) y las fimbrias tipo 1 (manosas sensitivas). Éstas se adhieren a un receptor de carbohidratos que se encuentra en el urotelio.5-7

Estudios recientes han demostrado que la E. coli puede tener en las fimbrias tipo 1 afinidad a un receptor y las fimbrias tipo P se adhieren a un receptor secuencial que se ha implicado en la cistitis y en la pielonefritis.

El arándano pertenece a la familia de las ericáceas y son ricas en flavonoides, en antocianinas y en proantocianidinas; contiene 90% de agua, ácido quínico, ácido málico, ácido cítrico, glucosa y fructuosa.

El ácido quínico se desdobla en ácido hipúrico que se excreta en la orina con un corto efecto antibacteriano. El arándano tiene dos compuestos que previenen la adhesión bacteriana: un monosacárido de la fructuosa y la proantocianidina, resultado de la condensación de los taninos.. La fructuosa del arándano, in vitro, inhibe la adhesión de las fimbrias tipo 1. Las proantocianidinas inhiben la adhesión de las fimbrias tipo P. 5

Existe un número importante de proteínas que actúan como barrera protectora contra las infecciones urinarias en el huésped, que pueden perderse con la edad, infecciones, sustancias químicas, radiaciones, incontinencia urinaria, vejiga neurogénica, cirugías, cistitis intersticial, mujeres añosas, pacientes cateterizados, etcétera. Esto hace que disminuyan los glicosaminoglicanos naturales de nuestro organismo.4

La E. coli es la responsable de la recurrencia de infecciones urinarias, principalmente de pielonefritis, que aparecen cuando los niveles de anticuerpos, como las glicoproteínas de Tamm-Horsfall, están disminuidas.4,5

Estudios recientes han establecido que el arándano tiene sustancias que actúan en forma similar a las glicoproteínas de Tamm-Horsfall y, por lo tanto, disminuyen la adhesión de las bacterias a la mucosa urotelial.

La adherencia bacteriana a la mucosa es un prerrequisito para que se desarrolle la mayoría de las infecciones urinarias y esto es facilitado por fimbrias proteicas que se encuentran en la pared de la bacteria.6,7

Las fimbrias producen adhesinas a receptores específicos de monosacáridos y oligosacáridos de las células uroteliales. El arándano, con su contenido de fructuosa, juega un papel en la inhibición de la adherencia de la E. coli fimbrias tipo 1 (manosa sensibles) y es un inhibidor de las fimbrias tipo P (manosa resistentes); las proantocianidinas del arándano son un compuesto al que se le atribuye como responsable en la prevención de infecciones urinarias por uropatógenos fenotípicos de E. coli con fimbrias tipo P.8,9 Estudios realizados en mujeres de edad media y hasta los 78 años presentaron una significativa reducción de las infecciones recurrentes.10

Todavía se encuentra en fase de experimentación su utilidad y efecto en infecciones causadas por Proteus o Pseudomonas.

Numerosos estudios indican que el jugo de arándano no está indicado como el tratamiento de infecciones del tracto urinario, se acepta que el beneficio está en la prevención. Su principal limitante es que debe ser tomado por largos periodos.

Las presentaciones del arándano son tabletas, jugo, fruta seca, entre otros;11 la dosis no ha sido bien establecida y se menciona que tomando un vaso de jugo dos veces al día durante periodos de 3 a 12 meses los pacientes han estado libres de infecciones o de recurrencia de éstas.12 Los efectos secundarios encontrados hasta la fecha se refieren a la alergia al arándano, aunque es muy baja su incidencia.

La resistencia bacteriana al arándano no ha sido aún demostrada, esto se manifiesta con su poca utilidad en pacientes con vejiga neurogénica.13-15

La dosis recomendada es desde 50 mL dos veces al día, hasta 300 mL tres veces al día. Habitualmente se emplean bebidas tipo cóctel que se puede tomar puro, diluido o combinado con otras frutas. Otros artículos sugieren que el uso de 36 mg de proantocianidinas diarias, las cuales se encuentran en aproximadamente 80 g de arándano seco, puede comerse como golosina.

En el afán de estudiar las proantocianidinas y sus efectos en otros órganos, se están haciendo múltiples estudios, los cuales se encuentran en diferentes fases, por lo que no son definitivos aún y por lo que a su vez todavía no se pueden recomendar, pero vale la pena mencionarlos por las grandes expectativas que presentan.

Litiasis renal

Los estudios han demostrado que el arándano disminuye los niveles de calcio en orina, pero incrementa los niveles de magnesio, potasio y oxalato.16

Vascular

Se ha encontrado que funciona como antiadhesivo plaquetario, potencializando la warfarina.17

Dentales

Inhibe el crecimiento bacteriano de la placa dental. Su uso continuo reduce la adherencia de S. mutans. 18-20

Estómago

Tiene un efecto antiadherente para Helicobacter pylori. Incrementa la absorción de vitamina B12 en pacientes que toman antiácidos.21-28

Corazón

Con su contenido fenólico, actúa como antioxidante, previniendo la adhesión del colesterol de baja densidad e incrementa los niveles de colesterol de alta densidad.29

Tracto respiratorio-pulmón

Previene las infecciones por virus tipo A y tipo B del virus de la influenza.30

Memoria

Se están realizando estudios donde se pretende demostrar que mejora la capacidad de recordar, pero aún no se tienen conclusiones definitivas.14

Cáncer

Las proantocianidinas inhiben el crecimiento de tumores de pulmón así como de colon y del tejido hematopoyético en animales, aún no hay resultados en humanos.31,32

Otras propiedades

Se ha encontrado su utilidad como desodorizante en pacientes que están incontinentes, con cateterización intermitente y los pacientes urostomizados, esto es por la disminución del pH y de oxalatos en la orina.22 Disminuye el riesgo de amenaza de aborto y nacimientos pretérmino, previniendo infecciones durante el embarazo y en mujeres diabéticas.13,33

CONCLUSIONES

La ingesta continua de arándano se acepta como un preventivo de las infecciones del tracto urinario, principalmente en mujeres y pacientes con cateterismos continuos. Los estudios clínicos aceptan que el ácido hipúrico y la proantocianidina reducen la capacidad de la E. coli para adherirse al urotelio vesical. Se está estudiando la utilidad de las proantocianidinas en otros órganos, y con otros fines los resultados hasta ahora obtenidos son muy promisorios.

Guardar

Valora esta información

,

fibromialgia y problemas digestivos asociados 5/5 (9)

Un articulo que describe y enumera fibromialgia y problemas digestivos asociados.

¿Quieres conocer la relación de fibromialgia y problemas digestivos asociados?

Afecciones digestivas asociadas a la fibromialgia

RESUMEN

Introducción:

La fibromialgia es un desorden no articular caracterizado por la presencia de dolor crónico generalizado fácilmente comprobable por la presencia de puntos dolorosos y que se acompaña de fatiga, trastornos del sueño y trastornos digestivos.

Objetivo:

Evaluar la asociación de afecciones digestivas a la fibromialgia, así como identificar los síntomas digestivos más frecuentes en los pacientes que sufren esta enfermedad. Metodología: Estudio descriptivo. Para el diagnóstico positivo de fibromialgia se tuvo en cuenta los criterios diagnósticos de la Colegio Americano de Reumatología, además para el diagnóstico de las afecciones digestivas se realizo minucioso examen físico, estudios complementarios y criterios de Roma III para diagnóstico de dispepsia funcional y para el síndrome de intestino irritable. Se describió las variables sociodemográficas.

Resultados:

La edad promedio fue de 43.35 años. El 100 % de los pacientes incluidos en el estudio fueron del sexo femenino. Las enfermedades digestivas que se asociaron con más frecuencia a fibromialgia fueron la dispepsia funcional (58.66 %), el síndrome de intestino irritable (52 %) y enfermedad por reflujo gastroesofágico (38.66 %). Los síntomas más prevalentes fueron el dolor abdominal en (82.66 %), estreñimiento en (78.66 %) y pirosis en (49.33 %).

Conclusiones:

Variados son las afecciones digestivas que se asocian a la fibromialgia, las cuales se expresan mediante una amplia gama de síntomas clínicos.

INTRODUCCIÓN

La fibromialgia es un desorden reumático no articular caracterizado por dolor músculo-esquelético generalizado y presencia de puntas anatómicas sensibles de localización característica. El diagnóstico de esta enfermedad es puramente clínico y para ellos se han establecido criterios diagnósticos.1
Epidemiológicamente se plantea que representa el 20 % del total de consultas de los reumatólogos y que afecta principalmente al sexo femenino con una relación de 10:1 con respecto al sexo masculino, la edad de comienzo es variable pero se considera su mayor incidencia a entre los 35 y 50 años aunque se puede observar en niños y ancianos, se clasifica en primaria o secundaria según la presencia o no de otras afecciones.1, 2

fibromialgia y problemas digestivos asociados

Las manifestaciones clínicas incluyen: dolores generalizados, fatiga – cansancio, rigidez, ansiedad, trastornos del sueño, cefalea, diarrea, estreñimiento, edema subjetivo, entumecimiento y una amplia gama de síntomas del aparato digestivo. El estado general del paciente se conserva normal, pero en el examen físico se encuentra puntos localizados de dolor exquisito a la digitopresión denominados puntos gatillo o tenders point.3

El tratamiento de la fibromialgia es complejo y los mayores resultados se obtienen con la utilización combinada de agentes farmacológicos y no farmacológicos; ello es posible con el concurso de varios profesionales de diferentes áreas de la salud (reumatólogos, fisiatra, terapista físico y psicólogo) quienes deben actuar en forma coordinada.

Los medicamentos que han demostrado mayor efectividad son los antidepresivos tricíclicos,dado que aumentan la serotonina a nivel cerebral, tienen efecto sobre opioides endógenos y sobre la fase IV del sueño y algunos como la ciclobenzaprina disminuyen el espasmo muscular.

Los tricíclicos más utilizados son la amitriptilina (10-25 mg) y la cicloprozapina (10-20 mg). El tratamiento no farmacológico incluye la terapia física no solamente con programa de ejercicios, sino también la corrección de vicios posturales y ocupacionales.

Es importante además la relajación física y mental. 2-4 La enfermedad evoluciona generalmente a la mejoría de los síntomas con el tratamiento en el curso de meses o incluso años, pero la posibilidad de presentar recaídas siempre está presente, por lo que se considera una enfermedad de curso crónico.3, 5

Las afecciones digestivas se asocian frecuentemente a la fibromialgia empeorando aún más el cuadro del paciente y provocando peor percepción de calidad de vida por parte de los mismos5 , es por esto que consideramos necesario profundizar en el conocimiento de las afecciones y síntomas digestivos que con mayor frecuencia se asocian o presentan a la Fibromialgia, por lo tanto decidimos realizar este trabajo en coordinación entre las especialidades de Reumatología y Gastroenterología pertenecientes al Centro de Reumatología y departamento de Gastroenterología ubicados en el HDCQ 10 de octubre en el periodo 2012-2013.

MÉTODOS

Se realizó un estudio descriptivo en 75 pacientes, con criterios de fibromialgia primaria del 2010 según el Colegio Americano de Reumatología (ACR)4 , que acudieron a consulta externa en el período de enero 2012 a diciembre 2013 refiriendo manifestaciones digestivas o con diagnóstico anterior de una enfermedad digestiva y que expresaron su consentimiento a participar en el estudio.

El diagnóstico de las enfermedades digestivas se realizó mediante una historia clínica detallada, examen físico, complementarios como hemograma, glicemia, urea y creatinina séricas, enzimas hepáticas de citolisis y colestasis, serología para virus de la hepatitis B y C, anticuerpos antigliadina, anti transglutaminasa, estudios Imagenológicos (ecografía abdominal, tránsito gastrointestinal baritado, colon por enema) y una endoscopia digestiva superior para el diagnóstico de Helicobacter Pylori con test de ureasa.

Además, se realizó TAC abdominal en los casos en que se consideró necesario. Se utilizaron los criterios diagnósticos establecidos, de Roma III para la dispepsia funcional y para el síndrome de intestino irritable.5

Una vez completado este proceso, se instauró un tratamiento adecuado a la patología digestiva que presentaba cada paciente de forma individual. Los pacientes fueron seguidos por consulta desde el diagnóstico. Para el análisis estadístico de los datos se utilizó el programa informático SPSS 11.0.

Tabla 1 Criterios Diagnósticos de Fibromialgia según ACR

criterios diagnosticos fibromialgia

criterios diagnosticos fibromialgia

RESULTADOS

El promedio de edad de 43,35 años, destacando el grupo de edades entre 40 y 49 años con un 50.66 % del total de la muestra.
la totalidad de los pacientes estudiados fueron del sexo femenino, el 41.33 % presentaron antecedentes de patología digestiva asociada y el 48 % tomaba habitualmente AINES, analgésicos, sedantes y/o antidepresivos tricíclicos.

fibromialgia y problemas digestivos asociados

fibromialgia y problemas digestivos asociados

fibromialgia y problemas digestivos asociados

De forma general predominó la presencia de antecedentes de gastritis la cual se presentó en el 45.16 % de los pacientes, el41.93 % refirieron antecedentes de hernia hiatal y el 22.58 % presentaron antecedentes de síndrome de intestino irritable, el 9.67 % de los pacientes refirieron otros trastornos, hay que destacar que hubo pacientes que refirieron más de una patología digestiva asociada como antecedente patológico personal.

Tabla 4  Distribución de pacientes según enfermedades digestivas asociadas diagnosticadas en la consulta de gastroenterología. Centro Reumatología. 2012-2013

La dispepsia funcional se diagnosticó en el 58.66 % de los pacientes, seguido del síndrome del intestino irritable y la enfermedad por reflujo gastroesofágico que se presentaron en el 52.00 % y 38.66 % respectivamente. Otras enfermedades diagnosticadas que se presentaron con menor frecuencia fueron la litiasis vesicular, la diverticulosis del colon y la enfermedad celiaca en un 9.67 %, 6.66 % y 2.66 % respectivamente.

fibromialgia sintomas digestivos

Destaca la presencia de dolor abdominal presente en el 82,66 % de los pacientes, el 78.66 % refirió estreñimiento y el 49.33% presentó pirosis.

DISCUSIÓN

La fibromialgia es una afección reumática que se presenta con mayor frecuencia en el sexo femenino y en edad fértil, en nuestro trabajo se comportó de igual forma, algunas hipótesis que pretenden explicar esta situación se refieren a la acción de hormonas femeninas y que encuentran un pico máximo en edad fértil.6

Según los resultados obtenidos el 41.33 % de las pacientes evaluada presentó al menos una patología digestiva asociada a la fibromialgia corroborando que son sin duda las afecciones digestivas uno de las que con mayor frecuencia podemos encontrar en los pacientes con esta enfermedad.

Dentro de estas la dispepsia funcional (DF) fue las más frecuente seguidas del síndrome del intestino irritable (SII) y la enfermedad por reflujo gastroesofágico, estudios internacionales destacan que podría interpretarse que la patología funcional es la más frecuente en los pacientes afectos de fibromialgia, incluyendo en este grupo tanto a la DF como al SII, sugiriendo una etiología común en base a ciertas características clínicas como la relación del estrés y la iniciación o exacerbación de los síntomas, alteraciones del sueño, fatiga y eficacia de psicoterapia y bajas dosis de antidepresivos tricíclicos en el tratamiento de los síntomas; elementos que coinciden con estudios similares7,8

Algunas hipótesis han sugerido que uno de los mecanismos subyacentes de esta comorbilidad es un aumento de la activación de regiones cerebrales donde se procesa y modula la información aferente de origen visceral y somático, sobre todo en regiones de la corteza anterior del cíngulo.
Esta área responde a la estimulación sensorial tanto en pacientes con fibromialgia y SII como en aquellos con SII solamente, provocando un aumento de la sensibilidad somática en los primeros y visceral en los segundos, relacionada con los síntomas clínicos digestivos y extradigestivos.8,9

En relación con los síntomas digestivos asociados destaca el dolor abdominal que se presentó en el 82.66 % de los pacientes, seguido del estreñimiento y la pirosis que se presentaron en el 78,66 % y 49.33 % respectivamente los cuales guardan una estrecha relación con las enfermedades asociadas, hay que destacar que la fibromialgia también se ha incluido como una de las manifestaciones reumática que pueden aparecer en los pacientes con infección crónica por VHC.10,11

De todos los pacientes incluidos en nuestro estudio, ninguno de ellos estaba diagnosticado de enfermedad inflamatoria intestinal ni hepatitis C, pero sí aparecían otras enfermedades entre las más prevalentes estaban el reflujo gastroesofágico (RGE), litiasis vesicular, diverticulosis colónica.

No conocemos la posible asociación de todos ellos con la fibromialgia y según lo publicado hasta ahora en la literatura, no existe un acuerdo general sobre la patogénesis de la fibromialgia.
La mayoría de los estudios sugieren que en individuos genéticamente predispuestos, la existencia de factores estresantes induce un aumento de la sensibilidad al dolor e hipersensibilidad a numerosos estímulos.12,13

CONCLUSIONES

Predominaron los pacientes con edades entre 40 y 49 años y del sexo femenino.
Las afecciones digestivas que se asociaron con mayor frecuencia a la fibromialgia fueron la dispepsia funcional el síndrome de colon irritable y la enfermedad por reflujo gastroesofágico.
El dolor abdominal fue el síntoma que con mayor frecuencia se presentó en nuestro estudio.

Castellanos Gutiérrez Mavié*, Solis Cartas Urbano**, Socias Barrientos Zulima*
*Especialista de 1er Grado en Medicina General Integral y Gastroenterología
**MSc. Especialista de 1er Grado en Medicina General Integral y Reumatología
Servicio de Gastroenterología. Centro de reumatología. Hospital Docente Clínico Quirúrgico 10 de Octubre. Facultad de Ciencias Médicas 10 de Octubre. Universidad de Ciencias Médicas de La Habana. La Habana, Cuba
BIBLIOGRAFÍA
1. Prada-Hernández D, Molinero-Rodríguez C, Gómez-Morejón J, Marín-Toledo R. Fibromialgia. Una reflexión necesaria. Revista Cubana de Reumatología [revista en Internet]. 2013 [citado 17 octubre 2013];13(18):[aprox. 3 p.]. Disponible en: http://www.revreumatologia.sld.cu/index.php/reumatologia/ar ticle/view/48
 2. Suárez-Rodríguez B, Muñiz-Casas I. Mesoterapia en pacientes con Fibromialgia. Revista Cubana de Reumatología [revista en Internet]. 2013 [citado 23 octubre 2013]; 14(20):[aprox. 5 p.]. Disponible en: http://www.revreumatologia.sld.cu/index.php/reumatologia/ar ticle/view/5
 3. Friól-González J, Candebat-Morén A, Rodríguez-Boza E. Estudio clínico epidemiológico de la Fibromialgia. Revista Cubana de Reumatología [revista en Internet]. 2003 [citado 17 octubre 2013];2(2):[aprox. 3 p.]. Disponible en: http://www.revreumatologia.sld.cu/index.php/reumatologia/ar ticle/view/194
 4. Belenguer R, Ramos-Casals M, Siso A y Rivera J. Clasificación de la fibromialgia. Revisión sistemática de la literatura. Reumatol Clin. 2009;5(2):55-62.
 5. Zolezzi Francis A. Las Enfermedades Funcionales Gastrointestinales y Roma III. Rev. Gastroenterol. Perú [revista en Internet]. 2007 Dic [citado 17 octubre 2013];27:177-84. Disponible en http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid= S1022-51292007000200007&lng=es&nrm=iso
 6. Vidal-Neira L, Reyes-Llerena G. Fibromialgia: una entidad que debemos tener presente en la práctica clínica. Revista Cubana de Reumatología [revista en Internet]. 2006 [citado 17 octubre 2013];8(9-10):[aprox. 14 p.]. Disponible en: http://www.revreumatologia.sld.cu/index.php/reumatologia/ar ticle/view/89
 7. Castro-Márquez C, Méndez-Rufián V, Cordero-Ruiz P, Rebollo-Bernárdez J, Hergueta-Delgado P, HerreríasGutiérrez JM. Fibromialgia y enfermedades digestivas. Rev. Sociedad Andaluza de Patología Digestiva. [revista en Internet]. 2011 [citado 17 octubre 2013];34(1):19-22. Disponible en: http://www.sapd.es/revista/article.php?file=vol34_n1/02
 8. Chang L. The association of functional gastrointestinal disorders and fibromyalgia. Eur J Surg Suppl. [revista en Internet]. 1998 [citado 23 octubre 2013];suppl 583:32-6. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10027670
 9. Hierro-González A, López-Mantecón A, Guibert-Toledano M, Zayas-Hernández D. Enfermedades hepáticas y manifestaciones osteomioarticulares. Revista Cubana de Reumatología [revista en Internet]. 2004 [citado 23 octubre 2013];6(5-6):[aprox. 8 p.]. Disponible en: http://www.revreumatologia.sld.cu/index.php/reumatologia/ar ticle/view/120
 10. Almansa C, Rey E, Sánchez RG, Sánchez AA, Díaz-Rubio M. Prevalence of funtional gastrointestinal disorders in patients with fibromialgia and the role of psychologic distress. Clinical Gastroenterology and Hepatology. [revista en Internet]. 2009 april [citado 23 octubre 2013];7(4):16-21. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12818281
 11. Reyes-Llerena G, González-Nuñez I, Guibert-Toledano M, Díaz-Yidy M, Millán-Marcelo J, Pérez-Avila J, Hernández-Martínez A. Epidemiología y manifestaciones reumáticas en población pediátrica cubana. VIH/SIDA. Revista Cubana de Reumatología [revista en Internet]. 2003 [citado 23 octubre 2013];2(1):[aprox. 6 p.]. Disponible en: http://www.revreumatologia.sld.cu/index.php/reumatologia/ar ticle/view/168
 12. Chang L, Berman S, Mayer EA, Suyenobu B, Derbyshire S, Naliboff B, Vogt B, FitzGerald L, Mandelkern MA. Brain responses to visceral and somatic stimuli in patients with irritable bowel syndrome with and without fibromyalgia. Am J of Gastroenterol. [revista en Internet]. 2003 [citado 23 octubre 2013];98(6):1354-61. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12818281
 13. Hierro-González A, Villa-Jiménez O, Hano-García O, LópezMantecón A. Manifestaciones reumáticas en el curso del Síndrome de Malabsorción Intestinal. Revista Cubana de Reumatología [revista en Internet]. 2013 [citado 17 octubre 2013];14(19):[aprox. 8 p.]. Disponible en: http://www.revreumatologia.sld.cu/index.php/reumatologia/ar ticle/view/25

Más Sintomas fibromialgia

Guardar

Guardar

Guardar

Valora esta información

,

Hiperlaxitud articular y fibromialgia 5/5 (4)

La hiperlaxitud articular cuando es un exceso de movilidad sin síntomas es una buena condición que da agilidad a cualquier edad. Sin embargo si la persona presenta síntomas pasa a ser una enfermedad denominada ‘Síndrome de Hiperlaxitud Articular’.

Según explica a Infosalus el doctor Jaime Bravo, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y experto en la materia, la hiperlaxitud articular con síntomas es una enfermedad hereditaria, que se debe a un fallo del colágeno, que al estar presente en todos los tejidos del organismo puede dar lugar a infinidad de síntomas.

Bravo señala que “hay muchas enfermedades que presentan hiperlaxitud articular, como el Síndrome de Down, pero los reumatólogos nos preocupamos especialmente del Sindrome de Ehlers-Danlos, del que existen seis tipos, del Síndrome de Marfán y la Osteogénesis Imperfecta”.

hiperlaxitud articular y fibromialgia

Alta prevalencia de la hiperlaxitud articular

La hiperlaxitud articular, en general, se describe en el 15% de la población mundial, pero es mayor en orientales, raza negra y más frecuente en mujeres y niños. La prevalencia del Síndrome de Ehlers-Danlos de tipo III (SED-III) es del 40% en Chile y en Inglaterra y al parecer es similar en otros países europeos y americanos, pero no hay estudios todavía.

El especialista, del departamento de Reumatología del Hospital San Jaime de Dios en Santiago de Chile, ha visto más de 2.000 personas con SED-III y apunta que estos pacientes pueden tener todas, algunas o ninguna articulación laxa y padecer la enfermedad.

En la enfermedad interviene la herencia autosómica dominante, es decir, en una misma familia la mitad de los hermanos y de los hijos y uno de los padres lo padecen, apunta Bravo. Al ser una enfermedad genética puede aparecer a cualquier edad y es más frecuente en mujeres.

UNA ENFERMEDAD CON MÚLTIPLES CARAS

En la hiperlaxitud articular (HA) los tejidos son débiles y se pueden gastar dando lugar a artrosis, osteoporosis o discopatías cervicales y lumbares; romper, propiciando hernias y ruptura de ligamentos y tendones; o bien se pueden dilatar, presentándose así quistes, várices, hemorroides o una afección denominada disautonomía.

Debido a esta debilidad de los tejidos muchas de estas complicaciones aparecen a temprana edad como en el caso de la osteoporosis, que puede darse en hasta el 15% de los menores de 30 años con HA. La fatiga crónica, los mareos y desmayos que acompañan a la disautonomía, una alteración del sistema nervioso autónomo, aparecen de preferencia en mujeres jóvenes de menos de 30 años con HA.

Hiperlaxitud articular y fibromialgia

Además, las articulaciones pueden doler de forma similar a la fibromialgia; gastarse, como sucede en la artrosis; tener líquido (derrame articular) aunque no presenten inflamación; o se pueden luxar. Los tendones pueden también dar lugar a tendinitis y bursitis.

Dado que existe una disfunción del sistema nervioso autónomo la HA se puede asociar no sólo a disautonomía, sino también a trastornos digestivos (gastritis, colon irritable o estreñimiento). Además, se asocia a trastornos de la salud mental como depresión, ansiedad, crisis de pánico y fobias.

“Diagnosticar la enfermedad ayuda a prevenir y tratar complicaciones, como la osteoporosis y la disautonomía en jóvenes, ayuda a decidir qué profesión seguir, qué aficiones o deportes y sirve para el diagnóstico diferencial en el caso de las artritis, entre otras. Además, permite prevenir esguinces, subluxaciones, moretones, fatiga crónica, osteoporosis y artrosis precoz”, aclara Bravo.

El especialista señala que el diagnóstico en niños alivia a los padre al encontrar una causa para los dolores y problemas de su hijo que no tenían explicación. “Lo mismo le sucede a los adultos con esta enfermedad que deambulan de médico en médico, se les hacen múltiples exámenes, todos negativos y encuentran alivio al tener un diagnóstico preciso”, concluye Bravo.

Valora esta información

,

Disautonomia y diferencias con fibromialgia 4.33/5 (6)

DISAUTONOMÍA

La disautonomía es una alteración del Sistema Nervioso Autónomo,(disbalance Simpático-Vagal), que regula automáticamente muchas funciones importantes del organismo como el pulso, la presión, la temperatura y la respiración.

Son pacientes con sueño, insomnio y sueño no reparador, se cansan fácilmente.

Frente a cambios repentinos como una emoción, al pararse rápidamente después de estar acostado o al estar de pie largo tiempo, o al caminar despacio o con cambios bruscos de temperatura, se produce una disminución de retorno venoso desde las extremidades inferiores, con lo que la presión arterial baja de forma brusca y llega poco oxígeno al cerebro.

Esto se debe a la mala regulación del Sistema Nervioso Autónomo. Al asumir la posición de pie súbitamente, unos 300 a 800 cc de sangre se quedan en el abdomen y extremidades inferiores y esto sucede en segundos después del cambio de posición.En el caso de tener Disautonomía el organismo no es capaz de compensar esto rápidamente y aparecen los síntomas.

Debido a este cansancio crónico y a la sensación episódica de debilidad, muchas veces se hace el diagnóstico erróneo de Depresión, Fibromialgia, Fatiga crónica, Hipotiroidismo o Hipoglucemia. Se les cataloga de flojas y poco sociables, ya no tienen energía para participar en reuniones con otras personas.

Esto ocurre en ambos sexos.

El diagnóstico diferencial de la Disautonomía, se realiza porque no presenta los puntos fibromiálgicos álgidos y más alteraciones generales, debido a la alteración simpático-parasimpática.

Síntomas de la Disautonomía

El síntoma más frecuente es la fatiga crónica. El cansancio excesivo ocurre después de mediodía. Existen otros síntomas además de la fatiga, al estar de pie por un tiempo prolongado la persona se siente como desfallecer, puede ponerse pálida, sudorosa y semejar una reacción hipoglucémica, (baja de azúcar).

De no sentarse o botarse al suelo, puede tener un desmayo y síncope y perder el conocimiento. A veces la persona que se siente mal, débil, cansada, sin ánimo, no tiene interés en la conversación a su alrededor y se encierra como en un mutismo. Se le ve pálida, cansada, a veces con lo párpados caídos y sin deseos de participar en nada.

En algunos casos debido a la poca expresión de la cara, se les diagnostica de Parkinson erróneamente.

Se les suele interpretar mal y se les tilda de poco colaboradoras y poco sociables. Es necesario reconocer estos síntomas premonitores para evitar caídas y fracturas o una contusión cerebral, (TEC).

Las manos y pies tienden a hincharse al estar inmóvil o al caminar despacio o con el calor excesivo. Los dedos de las manos se sienten duros, algo rígidos, por la hinchazón y es necesario empuñar las manos repetidamente para facilitar la circulación, con lo que la sensación desagradable desaparece.

Disautonomia y diferencias con fibromialgia

Más sintomas

Estas personas son por lo general friolentas y lo han sido toda la vida, pero a veces al mismo tiempo, no toleran calores excesivos. Algunas se resfrían con facilidad si tienen un enfriamiento. Algunas personas saben que son de presión arterial baja, pero no se les ha hecho el diagnóstico de disautonomía.

En la disautonomía el cansancio aparece por lo general después del mediodía. Si la persona amanece agotada, el problema es otro y lo más probable es que se deba a depresión. Otra causa frecuente de fatiga que se presta para el diagnóstico diferencial, especialmente en personas de edad, es el Hipotiroidismo.

Estos enfermos pueden tener cansancio, intolerancia por el frío, piel seca, voz ronca y/o sobrepeso. El diagnóstico se confirma con el examen que muestra reflejos lentos y el examen de sangre que da un TSH elevada y una T-4 baja.

Cómo confirmar el diagnóstico de la disautonomía:

Esto se hace con una prueba llamada Tilt Test, éste se hace en un Departamento de Cardiología. (actualizado a 2017 a diferencia de la fibromialgia la disautonomia tiene una prueba especifica para confirmar su diagnóstico)

Para esto se coloca a la persona en una cama por unos 15 minutos, se le toma el pulso y la presión frecuentemente y después se coloca la cama verticalmente en 80°.

La persona está sujeta a la cama por amarras, en posición de pie, afirmando los pies en la repisa, pero sin moverlos. 3 La prueba dura una hora, o menos si la presión baja sustancialmente o la persona se marea o tiende a desmayarse. La prueba es positiva si la presión arterial desciende y la persona se siente débil y se le reproducen sus síntomas.

Cómo tratar la disautonomía:

No existe un tratamiento curativo, pero hay muchas cosas que se pueden hacer para prevenir o aliviar el problema.

Medidas generales:

1. Evitar estar de pie por tiempo prolongado. Si no se puede evitar hay una serie de movimientos que ayudan como, cruzarse los pies, empinarse y soltar repetidamente, poner un pie delante del otro y después cambiar de pie, agacharse como para abrocharse lo zapatos, encuclillarse o poner la pierna estirada sobre una silla.
2. Evitar caminar despacio.
3. Al estar sentado en un autobús o avión hay que mover los pies y rodillas frecuentemente y pararse y caminar. De vez en cuándo adoptar la posición en hiperflexión de pecho a rodilla y/o cabeza entre las rodillas.
4. Se recomienda usar medias elásticas o calcetines elásticos con una presión en el tobillo de por lo menos 20nn de Hg.
5. Aumentar la sal en comidas, ayuda a mejorar el retorno venoso, pero esto sólo si no tiene presión arterial elevada o daño al riñón.
6. Es conveniente hacer ejercicio aeróbico moderado, lo que ayuda el retorno venoso. Ejercicios permaneciendo progresivamente de pie por periodos más largos y ejercicios en el agua, son particularmente beneficiosos.
7. Evitar la deshidratación, para lo que es conveniente tomar unos 2 a 3 litros de líquidos al día. Es bueno recordar que no se deshidrata fácilmente con el calor, los vómitos y la diarrea. También hay que tener cuidado con los diuréticos

Escrito por el Dr. Ojeda Gil

Valora esta información

, , ,

Dormir y tamaño del cerebro 5/5 (1)

Ciertas regiones cerebrales de las personas con problemas para dormir tienden a ser más pequeñas que las de aquellos que duermen bien, según indica un estudio sobre un grupo de veteranos de la Guerra del Golfo.

“La gente subestima la importancia del sueño. Hay actividades que parecerían ser mucho más importantes que unas pocas horas de sueño por noche”, dijo la autora principal, LindaL. Chao, de University of California, San Francisco.

“El estudio sugiere que no deberíamos desestimar la importancia de dormir”, agregó.

Chao realizó el estudio publicado en Sleep coninvestigadores del Centro Médico de San Francisco del Departamento de Asuntos del Veterano.

“Existen datos que corroboran que el insomnio y distintas enfermedades psiquiátricas se manifiestan a través de la reducción del volumen del tejido cerebral, lo que tiene sentido porque el sueño y el ánimo son funciones del cerebro”, dijo el psiquiatra John Winkelman.

El médico es director del Programa de Investigación Clínica de los Trastornos del Sueño del Hospital General de Massachusetts, Boston.

Dormir y tamaño del cerebro

El lobulo frontal parte esencial

Winkelman explicó que el lóbulo frontal es “una parte esencial del funcionamiento humano” necesaria para la planificación, el estado de ánimo y el afecto.

El equipo de Chao menciona que los problemas para dormir son una queja común de los veteranos con trastorno de estréspostraumático (TEPT). Estudios previos habían detectado una elevada incidencia de esas alteraciones en los veteranos de guerra de Irak y Afganistán con traumatismos de cráneo o TEPT

Estudio en veteranos de guerra

Ahora, los autores estudiaron el cerebro de 144 veteranos, principalmente hombres, con imágenes por resonancia magnética(MRI, por su nombre en inglés).

Evaluaron la calidad del sueño con la Escala de Pittsburgh,u na autoevaluación con preguntas amplias sobre los patrones del sueño del último mes.

Los participantes que decían que dormían mal tenían menor cantidad de materia gris en el lóbulo frontal que los veteranos que mencionaban que dormían relativamente bien.

Además, los veteranos padecían distintos trastornos psicológicos. La mitad abusaba del alcohol, el 40 por cientoh abía padecido un trastorno depresivo mayor en algún momento yel 18 por ciento tenía TEPT.

Aun así, la relación entre los trastornos del sueño y el volumen cerebral se mantuvo tras considerar esos problemas y elconsumo de psicotrópicos.

Winkelman recomendó evitar inferir la existencia de una relación causal entre el sueño y el tamaño cerebral o aplica restos resultados a la población general. Pero Chao opinó que podrían aplicarse a cualquier, no sólo a los veteranos de guerra.

Aunque ella insistió en que el estudio destaca la importancia del sueño reparador, explicó que no podría decirse que los trastornos del sueño provocan una disminución del volumen de materia gris del lóbulo frontal o viceversa.

“Sólo sabemos que existe una relación”, dijo Michael Breus, psicólogo clínico de Arizona, especializado en trastornos del sueño.

“Ignoramos qué ocurre primero”, agregó. Elogió al equipo por estudiar los patrones del sueño de los veteranos de guerra, un grupo especialmente afectado con esos trastornos. “Si estuvieronen zona de guerra, no duermen bien desde ese momento”, dijo.

por Reuters Health/Sleep

Valora esta información

,

Mitos de la obesidad 5/5 (2)

Existen creencias que se adquieren a lo largo del tiempo, creencias que nos hacen creer que las dietas que se hacen son correctas y las frustraciones al no perder peso hace que el “efecto rebote” haga que se aumente de peso con el tiempo.

Redacción Fibromialgia noticias

Mitos de la obesidad, presunciones y hechos

Existen muchas creencias sobre la obesidad que perduran sin tener evidencia científica que las avale (presunciones); algunas persisten a pesar de evidencia contradictoria (mitos).

Introducción

Escrito por el Dr. Ricardo Ferreira

Muchas creencias sobre la obesidad persisten aunque no haya evidencia científica que las avale. Cuando las personas, en general los medios de comunicación y hasta los científicos apoyan creencias no confirmadas, las consecuencias pueden ser políticas ineficaces, recomendaciones poco útiles y asignaciones de recursos improductivas.

Los mitos son creencias que se toman por verdaderas a pesar de que hay considerable evidencia que las desmienten. Las presunciones son creencias que se toman por verdaderas y para las que no hay evidencia convincente que las confirmen o las desmientan. Los hechos son proposiciones respaldadas por evidencia suficiente para considerarlas empíricamente demostradas a los fines prácticos.

Los científicos reconocen que los experimentos aleatorizados son los que ofrecen la evidencia más robusta para efectuar deducciones causales. Sin embargo, admiten que en ciertas circunstancias (ej: cuando no es ético o posible efectuar un estudio aleatorizado), es necesario y apropiado deducir causalidad en ausencia de datos de estudios aleatorizados, controlados.

Estas circunstancias raras veces se hallan en los estudios sobre obesidad. Es posible efectuar estudios aleatorizados de incluso los procedimientos más sensibles e invasivos con respecto a la obesidad.

Por consiguiente, en este artículo se considera que una proposición es verdadera sólo si es avalada por estudios aleatorizados que la confirman.

Mediante búsquedas a través de Internet de literatura popular y científica los autores identificaron, analizaron y clasificaron mitos y presunciones relacionados con la obesidad. También examinaron hechos que están avalados por la evidencia, en especial aquéllos que tienen consecuencias prácticas para la salud pública, las políticas sanitarias o las recomendaciones clínicas.

Mitos de la obesidad

Mitos

Mito 1. ” Cambios pequeños y sostenidos en el consumo o el gasto de energía producirán cambios de peso importantes y prolongados”.

Este mito se sostiene sobre la base de la regla de las 3500 kcal, que ya tiene medio siglo de antigüedad y equipara 450 gr. de alteración en el peso a una deficiencia o un aumento acumulado de 3500 kcal. Pero aplicar la regla de las 3500 kcal a casos en los que se hacen pequeñas modificaciones durante largos períodos trasgrede las presunciones del modelo original, que provienen de experimentos a corto plazo efectuados en hombres con dietas muy hipocalóricas (

Mito 2. ” Fijar objetivos realistas para el descenso de peso es importante, porque de lo contrario los pacientes se frustran y adelgazan menos”.

Aunque ésta es una hipótesis razonable, datos empíricos no indican una asociación negativa sugerente entre los objetivos ambiciosos y el adelgazamiento. En realidad, varios estudios mostraron que los objetivos más ambiciosos a veces se asocian con mejores resultados. Más aún, dos estudios mostraron que las intervenciones que cambiaban los objetivos poco realistas para mejorar los resultados produjeron expectativas más realistas, pero no mejores resultados.

Mito 3. “El descenso de peso importante y rápido se asocia con menor adelgazamiento a largo plazo que el descenso lento y gradual”.

En estudios de adelgazamiento, el descenso de peso inicial mayor y más rápido se asoció con menor peso al término del seguimiento prolongado. Un metanálisis de estudios aleatorizados, controlados, sobre el descenso de peso rápido (logrado con dietas muy hipocalóricas) en relación con el descenso más lento (logrado con dietas hipocalóricas de 800-1200 kcal por día) al cabo del seguimiento a corto plazo (

Mito 4. ” Es importante evaluar la disposición para hacer dieta a fin de ayudar a los pacientes que solicitan tratamiento para adelgazar”.

La buena disposición no pronostica la magnitud del adelgazamiento o el cumplimiento terapéutico entre las personas que se anotan para programas conductuales o que se someten a cirugía para la obesidad.

Cinco estudios (con 3910 participantes; mediana del tiempo de estudio 9 meses) evaluaron las etapas del cambio (no exclusivamente la disposición) y mostraron un descenso del peso promedio menor de 1 kg y ninguna evidencia concluyente de adelgazamiento sostenido. La explicación puede ser sencilla- las personas que ingresan voluntariamente a los programas para adelgazar por definición están al menos mínimamente dispuestas a adoptar las conductas exigidas para bajar de peso.

Mito 5. ” Las clases de educación física, en su modalidad actual, son importantes para adelgazar o prevenir la obesidad infantil”.

No se ha demostrado que la educación física, en su modalidad habitual, disminuya o prevenga la obesidad. Datos de tres estudios centrados sobre mayor tiempo de educación física, indicaron que aún aumentando la cantidad de días de clase de educación física, los efectos sobre el índice de masa corporal (IMC) fueron contradictorios en ambos sexos y en todos los grupos etarios.

Mito 6. ” La lactancia materna protege contra la obesidad”.

Estudios con mejor control de los factores de confusión, así como un estudio aleatorizado, controlado, con más de 13000 niños que fueron seguidos durante más de seis años no proporcionaron evidencia convincente del efecto de la lactancia materna sobre la obesidad. Aunque los datos existentes indican que la lactancia materna no tiene efectos antiobesidad significativos en niños, tiene otros beneficios importantes para el lactante y la madre y se la debe promover.

Mito 7. Un episodio de actividad sexual quema 100-300 kcal por cada participante.

El gasto calórico de las relaciones sexuales se puede estimar tomando el producto de la intensidad de la actividad en equivalentes metabólicos (MET), el peso corporal en kilos y el tiempo empleado. Por ejemplo, un hombre que pesa 70 kg a una actividad de 3 MET, gastaría aproximadamente 3,5 kcal por minuto (210 kcal por hora) durante una relación sexual. Este nivel de gasto es similar al que se logra al caminar a paso moderado (unos 4 km por hora).

Presunciones

En lugar de describir exhaustivamente todos los datos relacionados con cada una de las seis presunciones, se menciona la mejor evidencia.

Presunción 1. ” Tomar el desayuno todos los días en lugar de saltearlo, protege contra la obesidad”.

Dos estudios aleatorizados, controlados, que estudiaron los resultados de estas dos modalidades no mostraron ningún efecto sobre el peso.

Presunción 2. “Los hábitos sobre la alimentación y el ejercicio que influyen sobre el peso durante toda la vida se aprenden en la primera infancia”.

Aunque el IMC de cada persona tiende a estar en el mismo percentilo durante toda la vida, estudios genéticos longitudinales sugieren que esto puede ser debido principalmente al genotipo más que al efecto persistente del aprendizaje temprano.

Presunción 3. “Comer más frutas y verduras producirá descenso de peso o menor aumento del mismo, independientemente de cualquier otro cambio de conducta o ambiental”.

Es cierto que el consumo de frutas y verduras es beneficioso para la salud. No obstante, cuando ningún cambio de la conducta acompaña este consumo, puede haber aumento de peso o ningún cambio del mismo.

Presunción 4. ” Los ciclos de pérdida y recuperación del peso se asocian con aumento de la mortalidad”.

Aunque estudios epidemiológicos de observación muestran que la inestabilidad en el peso se asocia con aumento de la mortalidad, estos datos probablemente se deben a confusión por el estado de salud. Estudios en animales no apoyan esta asociación epidemiológica.

Presunción 5. “Comer entre horas contribuye al aumento de peso y la obesidad”.

Estudios aleatorizados, controlados, no apoyan esta presunción.

Hechos

Además de los mitos y las presunciones, lo siguiente se sabe con seguridad:

1- Aunque los factores genéticos son importantes, herencia no es destino; cambios moderados del entorno pueden ser tan eficaces para favorecer el descenso de peso como los mejores fármacos.

2- Las dietas (disminución del consumo calórico) son muy eficaces para adelgazar, pero tratar de hacer dieta o recomendar a alguien que se ponga a dieta no es tan eficaz en el largo plazo.

3- Independientemente del peso o del descenso de peso, aumentar el ejercicio mejora la salud.

4- La actividad física o el ejercicio en cantidades suficientes ayudan al mantenimiento prolongado del peso

5- La continuación de condiciones que favorecen el adelgazamiento favorecen el mantenimiento de un menor peso.

6- Para los niños con sobrepeso, los programas en los que participan los padres y el entorno familiar favorecen mayor adelgazamiento o mantenimiento del peso

7- Proporcionar comidas estructuradas y emplear sustitutos alimentarios favorecen mayor descenso de peso

8- Algunos fármacos pueden ayudar a los pacientes a lograr un descenso de peso significativo y a mantenerlo mientras continúa su empleo

9- En los pacientes apropiados, la cirugía bariátrica produce adelgazamiento duradero y disminuye las tasas de casos nuevos de diabetes y la mortalidad.

Los dos primeros factores contribuyen a establecer un marco en el que la intervención y las técnicas preventivas pueden ser útiles. Los cuatro factores siguientes son más normativos y ofrecen herramientas que se pueden transmitir al público como bien comprobadas. Los tres últimos factores son adecuados para el ámbito médico.

Consecuencias

Numerosos mitos y presunciones sobre la obesidad reflejan la insuficiente consideración de los diversos aspectos del equilibrio calórico, especialmente la compensación fisiológica de los cambios en el consumo o en el gasto.

Algunos de estos mitos y presunciones implican el supuesto implícito de que no hay ninguna compensación fisiológica (ej: la regla de las 3500 kcal) o una compensación sólo mínima (ej: disminución de las comidas entre horas como medio para adelgazar).

En otros casos, hay un supuesto implícito de sobrecompensación (ej: desayunar todos los días o aumentar el consumo de frutas y verduras como medio para adelgazar).

Los que proponen otras ideas no corroboradas no consideran que se quema cierta cantidad de calorías aún sin participar en la actividad en cuestión (ej: aumento de la actividad sexual). Además, los interesados no buscan los resultados de estudios a largo plazo, aleatorizados, que midan el peso o la adiposidad como parámetro de resultados.

Por lo tanto, los datos presentados están plagados de evidencia circunstancial y no se informa que ésta no es convincente (ej: los beneficios del desayuno).

Además, algunos tratamientos o estrategias de prevención sugeridas pueden funcionar bien (ej: aumentar el consumo de frutas y verduras), pero sólo como parte de un programa polifacético para el descenso de peso. La evidencia de que una técnica es beneficiosa para tratar la obesidad no es necesariamente evidencia de que será útil para enfoques demográficos preventivos y viceversa.

Saber y no saber

Numerosos sesgos cognitivos llevan a mantener creencias erróneas. Cuando los medios proporcionan abundante cobertura sobre la obesidad, muchas personas parecen creer algunos mitos (ej: adelgazar rápidamente facilita volver a aumentar de peso) debido a la exposición repetida a ciertas afirmaciones.

La disonancia cognitiva quizás no nos permita abandonar ideas que son importantes para nosotros, a pesar de evidencia contradictoria (ej: la idea de que la lactancia materna previene la obesidad en niños).

Igualmente, el sesgo de confirmación puede evitar que busquemos datos que refuten proposiciones que ya hemos aceptado intuitivamente como verdaderas porque parecen obvias (ej: el valor de objetivos realistas para adelgazar).

Afortunadamente, el método científico y el pensamiento lógico ofrecen maneras de detectar afirmaciones equivocadas y aumentar nuestros conocimientos.. Más aún, a veces nos conformamos con datos generados con métodos inadecuados en situaciones en las que son posibles estudios mejor diseñados, incluidos verdaderos experimentos aleatorizados).

Los mitos y presunciones sobre la obesidad analizados son sólo una muestra de las numerosas creencias de muchas personas, entre otros también los científicos, los periodistas y el público en general.

No obstante, hay hechos sobre la obesidad que son útiles y de los que podemos estar razonablemente seguros. Mientras trabajamos para generar más conocimientos útiles, podemos en algunos casos avanzar con estrategias postuladas, pero no comprobadas.

Sin embargo, como científicos, debemos ser siempre sinceros y honestos con el público acerca del estado de nuestros conocimientos y evaluar rigurosamente las estrategias no comprobadas.

Referencias

1. Federal Trade Commission. Dietary supplements: an advertising guide for industry. April 2001 (http://business.ftc.gov/documents/bus09-dietary-supplements-advertising-guide-industry#endnotes).
 2. Hill AB. The environment and disease: association or causation? Proc R Soc Med 1965;58: 295-300.
 3. Taubes G. Epidemiology faces its limits. Science 1995; 269: 164-9.
 4. Fairman KA. Why hypotheses informed by observation are often wrong: results of randomized controlled trials challenge chronic disease management strategies based on epidemiological evidence. J Manag Care Pharm 2011;17: 224-31.
 5. Hall KD. Predicting metabolic adaptation, body weight change, and energy intake in humans. Am J Physiol Endocrinol Metab 2010;298: E449-66.
 6. Thomas DM, Martin CK, Heymsfield S, Redmon LM, Schoeller DA, Levine JA. A simple model predicting individual weight change in humans. J Biol Dyn 2011;5: 579-99.
 7. Thomas DM, Schoeller DA, Redman LA, Martin CK, Levine JA, Heymsfield SB. A computational model to determine energy intake during weight loss. Am J Clin Nutr 2010; 92: 1326-31.
 8. Linde JA, Jeffery RW, Levy RL, Pronk NP, Boyle RG. Weight loss goals and treatment outcomes among overweight men and women enrolled in a weight loss trial. Int J Obes (Lond) 2005;29: 1002-5.
 9. Astrup A, Rossner S. Lessons from obesity management programmes: greater initial weight loss improves long-term maintenance. Obes Rev 2000;1: 17-9.
 10. Nackers LM, Ross KM, Perri MG. The association between rate of initial weight loss and long-term success in obesity treatment: does slow and steady win the race? Int J Behav Med 2010;17: 161-7.
 11. Fontaine KR, Wiersema L. Dieting readiness test fails to predict enrollment in a weight loss program. J Am Diet Assoc 1999; 99:664.
 12. Kriemler S, Zahner L, Schindler C, et al. Effect of school based physical activity programme (KISS) on fitness and adiposity in primary schoolchildren: cluster randomised controlled trial. BMJ 2010; 340:c785.
 13. Dobbins M, De Corby K, Robeson P, Husson H, Tirilis D. School-based physical activity programs for promoting physical activity and fitness in children and adolescents aged 6-18. Cochrane Data -base Syst Rev 2009;1:CD007651.
 14. Horta BL, Bahl R, Martinés JC, Victora CG. Evidence of the long-term effects of breastfeeding: systematic reviews and meta-analyses. Geneva: World Health Organization, 2007.
 15. Casazza K, Fernandez JR, Allison DB. Modest protective effects of breast-feeding on obesity: is the evidence truly supportive? Nutr Today 2012; 47:33-8.
 16. Kramer MS, Fombonne E, Igumnov S, et al. Effects of prolonged and exclusive breastfeeding on child behavior and maternal adjustment: evidence from a large, randomized trial. Pediatrics 2008; 121(3): e435-e440.
 17. Gillman MW. Breastfeeding and obesity — the 2011 scorecard. Int J Epidemiol 2011;40:681-4.
 18. Jetté M, Sidney K, Blümchen G. Metabolic equivalents (METS) in exercise testing, exercise prescription, and evaluation of functional capacity. Clin Cardiol 1990; 13:555-65.
 19. Bohlen JG, Held JP, Sanderson MO, Patterson RP. Heart rate, rate-pressure product, and oxygen uptake during four sexual activities. Arch Intern Med 1984; 144:1745-8. 20. Schlundt DG, Hill JO, Sbrocco T, Pope-Cordle J, Sharp T. The role of breakfast in the treatment of obesity: a randomized clinical trial. Am J Clin Nutr 1992; 55:645-51.
 21. Brisbois TD, Farmer AP, McCargar LJ. Early markers of adult obesity: a review. Obes Rev 2012;13:347-67. 22. Rolls BJ, Ello-Martin JA, Tohill BC. What can intervention studies tell us about the relationship between fruit and vegetable consumption and weight management? Nutr Rev 2004; 62:1-17.
 23. Vasselli JR, Weindruch R, Heymsfield SB, et al. Intentional weight loss reduces mortality rate in a rodent model of dietary obesity. Obes Res 2005;13: 693-702.
 24. Whybrow S, Mayer C, Kirk TR, Mazlan N, Stubbs RJ. Effects of two weeks’ mandatory snack consumption on energy intake and energy balance. Obesity (Silver Spring) 2007; 15:673-85.
 25. Ferdinand A, Sen B, Rahurkar S, Engler S, Menachemi N. The relationship between built environments and physical activity: a systematic review. Am J Public Health 2012; 102(10):e7-e13.
 26. Hewitt JK. The genetics of obesity: what have genetic studies told us about the environment. Behav Genet 1997;27: 353-8.
 27. Heymsfield SB. Energy intake: reduced as prescribed? Am J Clin Nutr 2011;94:3-4.
 28. Carroll S, Dudfield M. What is the relationship between exercise and metabolic abnormalities? A review of the metabolic syndrome. Sports Med 2004;34: 371-418.
 29. Wu T, Gao X, Chen M, van Dam RM. Long-term effectiveness of diet-plus-exercise interventions vs. diet-only interventions for weight loss: a meta-analysis. Obes Rev 2009; 10:313-23.
 30. Middleton KM, Patidar SM, Perri MG. The impact of extended care on the long-term maintenance of weight loss: a systematic review and meta-analysis. Obes Rev 2012; 13:509-17.
 31. McLean N, Griffin S, Toney K, Hardeman W. Family involvement in weight control, weight maintenance and weight-loss interventions: a systematic review of randomised trials. Int J Obes Relat Metab Disord 2003; 27:987-1005.
 32. Wing RR, Jeffery RW. Food provision as a strategy to promote weight loss. Obes Res 2001;9: Suppl 4:271S-275S.
 33. Wright SM, Aronne LJ. Obesity in 2010: the future of obesity medicine: where do we go from here? Nat Rev Endocrinol 2011;7:69-70.
 34. Sjöström L, Lindroos A-K, Peltonen M, et al. Lifestyle, diabetes, and cardiovascular risk factors 10 years after bariatric surgery. N Engl J Med 2004; 351:2683-93.
 35. Hill JO, Wyatt HR, Peters JC. Energy balance and obesity. Circulation 2012; 126: 126-32.
 36. Hall KD, Heymsfield SB, Kemnitz JW, Klein S, Schoeller DA, Speakman JR. Energy balance and its components: implications for body weight regulation. Am J Clin Nutr 2012;95:989-94.
 37. Lilienfeld SO, Ammirti R, Landfield K. Giving debiasing away: can psychological research on correcting cognitive errors promote human welfare? Perspect Psychol Sci 2007; 4:390-8.
 38. Shermer M. Why people believe weird things: pseudoscience, superstition, and other confusions of our time. 3rd ed. London: Souvenir Press, 2007.
 39. Kahneman D. Thinking fast and slow. New York: Farrar, Straus and Giroux, 2011.
 40. Whately R. Elements of logic. 9th ed. London: Longman, Greens, 1875.

Valora esta información

Fibromialgia y sindrome de intestino irritable 4.67/5 (3)

Fibromialgia y sindrome de intestino irritable.El 15% de los españoles sufre el síndrome del intestino irritable y el 50% de ellos tarda 10 años en consultar al médico

Este trastorno afecta a dos mujeres por cada hombre y, en los casos de dolor extremo, lo sufren cuatro mujeres por cada hombre.

Fibromialgia y sindrome de intestino irritable enfermedades del SSC

El 15 por ciento de los españoles sufre el síndrome del intestino irritable y, de ellos, el 50 por ciento tarda hasta 10 años en consultar al médico sobre este problema, según han advertido este lunes el director general de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), Ricardo Burón, y los médicos y expertos de la organización Miguel Bixquert Jiménez y Enrique Rey Díaz-Rubio, con motivo de la celebración del Día Nacional de la enfermedad.

Se trata de un trastorno intestinal que, aunque no presenta complicaciones graves para la salud, perjudica “seriamente” la calidad de vida de los pacientes ya que se manifiesta con dolor abdominal, diarrea, estreñimiento o gases. Unos problemas que padecen ocasionalmente una de cada tres personas.

“Este síndrome es la máxima expresión de todos los problemas digestivos y entorpece de manera muy importante a la calidad de vida de las personas”, ha comentado el doctor Rey, quien ha reconocido que los principales inconvenientes para diagnosticarlo es que se manifiesta de diferente forma en los pacientes y que no se conocen cuáles son las causas por las que se origina.

Trastorno afecta a dos mujeres por cada hombre

Ahora bien, este trastorno afecta a dos mujeres por cada hombre y, en los casos de dolor extremo, lo sufren cuatro mujeres por cada hombre. Asimismo, los expertos han informado de que el síndrome del intestino irritable es el responsable del 12 por ciento de las consultas en Atención Primaria y del 28 por ciento en las del especialista.

En este sentido, Bixquert ha recordado la importancia que tiene llevar a cabo una dieta sana y equilibrada, la práctica diaria de ejercicio físico y no fumar ni beber alcohol. Además, el experto ha alertado de lo “tarde” que se cena en España y ha asegurado que la mejor hora para comer son las 14.00 horas y para cenar entre las 19.30 horas y las 20.00 horas.

fibromialgia y sindrome de intestino irritable

fibromialgia y sindrome de intestino irritable

“Es una barbaridad lo tarde que cenamos en España porque a esas horas la comida que consumimos no la digerimos”, ha alertado, para subrayar la necesidad de que se invierta entre 18 y 25 minutos en comer y cenar, con el fin de masticar “muy bien” los alimentos.

Por otra parte, ha aconsejado no hacer comidas abundantes o ricas en aceites, grasas y salsas; tomar cinco porciones diarias de hortalizas y frutas; consumir cereales integrales, legumbres, frutos secos así como probióticos y productos antioxidantes. En este aspecto, el especialista ha recomendado lavar con agua caliente las manzanas y peras para quitarles la cera que contienen en la piel.

Además, es importante comer pescado entre 3 y 5 veces a la semana; incorporar a la dieta yogures o leches fermentadas con bifidobacterias; elegir carnes magras como conejo, pollo o pavo; beber entre un 1,5 litros y dos litros de agua mineral al día; practicar ejercicio; y mantener un peso saludable.

Acceso a enfermedades del siglo XXI

Valora esta información

,

Ibuprofeno y depresión Valora la información

Hasta ahora habiamos visto como los antidepresivos son indicados en el dolor crónico por que poseen una segunda función que tienen la capacidad analgesica y disminuir el dolor (muy desconocida entre los pacientes), este estudio tiene como novedad que un analgésico puede influir en el estado de animo, las incognitas sobre dolor y estados de animos, depresión, su relación, siguen abiertas y cada día se abren nuevos interrogantes.

redacción Fibromialgia Noticias

Relación entre Ibuprofeno y Depresión

El Ibuprofeno alivia la depresión de los pacientes con artritis
La depresión es dos veces más común en las personas con osteoartritis.

– Los analgésicos comunes también aliviarían levemente los síntomas de depresión en las personas con una enfermedad dolorosa de los cartílagos, según sugiere un estudio.

La depresión es dos veces más común en las personas con osteoartritis, que aparece con el desgaste de los cartílagos de las manos, la espalda baja, las rodillas y otras articulaciones. Los CDC estiman que afecta a 27 millones de estadounidenses, que suelen tomar antiinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno o naproxeno, para reducir el dolor.”Este estudio sugiere que los antiinflamatorios reducirían la carga de la depresión”, dijo el autor principal, doctor Michael E. Farkouh, de la Facultad de Medicina de Mount Sinai, Nueva York.

Su equipo reunió los datos de cinco estudios previos sobre AINE de venta libre y Celebrex, un AINE de venta con receta que produce Pfizer. En cada estudio, los pacientes con osteoartritis utilizaron uno de esos fármacos o un placebo durante seis semanas.

Ibuprofeno y depresión

Ibuprofeno y depresión

En los estudios, en los que se utilizaron distintas herramientas para evaluar la depresión, participaron casi 1500 personas que no tomaban antidepresivos.

Todos los participantes tendieron a describir un alivio de los síntomas depresivos al final de los estudios, según publican los autores en The American Journal of Medicine.

Pero la depresión, medida según una escala de cero a 27, se redujo 0,3 puntos más en los usuarios de AINE de venta libre y 0,6 puntos más en los usuarios de Celebrex que en los usuarios de placebo.
Los pacientes con artritis habían ingresado a los estudios con un promedio de tres puntos en las escalas de evaluación, mucho menos que el umbral de 10 que se utiliza para diagnosticar la depresión.”La relación entre los síntomas depresivos y el dolor crónico es compleja e importante”, dijo David A. Walsh, director del Centro del Dolor de Arthritis Research UK, Nottingham, Reino Unido.

Comentó que es difícil descifrar por completo el efecto del dolor o el estado anímico, aunque el equipo trató de hacerlo.

De modo que propuso que el efecto aparente de los AINE en la depresión podría atribuirse sólo a una disminución del dolor de la osteoartritis.

Consideró que el estudio proporciona algunas pruebas de que por lo menos un tipo de analgésicos reduciría la depresión en las personas con osteoartritis y que, además, “plantea una pregunta interesante: si los AINE tienen un efecto directo en el ánimo, independiente de la acción analgésica”.

Pero, con estos resultados, a las personas deprimidas que padecen osteoatritis aún no se les debería indicar AINE selectivamente para aliviar la depresión. Los autores señalaron que los médicos deberían cumplir las guías disponibles cuando recomiendan o recetan AINE para tratar el dolor de la artritis.

FUENTE: The American Journal of Medicine

Valora esta información

,

La concentración durante el día 4.33/5 (6)

¿Porqué no me puedo concentrar durante el día?

Un nuevo estudio de imágenes cerebrales podría ayudar a explicar por qué las personas con insomnio a menudo se quejan de que tienen dificultades para concentrarse durante el día, incluso cuando se carece de evidencia objetiva de un problema cognitivo. Se trata de la primera investigación en encontrar las diferencias funcionales de imágenes por resonancia magnética (MRI, en sus siglas en inglés) en tareas de concentración a la hora de trabajar en personas con insomnio primario.

“Encontramos que en los sujetos con insomnio no se encendieron correctamente las regiones cerebrales críticas para una tarea que necesita memoria y no se apagaron regiones cerebrales irrelevantes para esa labor que quedaron “vagabundeando” por la mente”, explicó el autor principal, Sean Drummond, profesor asociado en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos), miembro del Sistema de Salud VA San Diego y secretario-tesorero de la Sociedad de Investigación del Sueño norteramericana.

“Sobre la base de estos resultados, no es de extrañar que las personas con insomnio se sientan como si estuvieran trabajando duro para hacer el mismo trabajo que aquellas que tienen un sueño saludable”, agrega este experto. Drummond dirigió un equipo de investigación, junto al coprincipal investigador Matthew Walker, con el fin de estudiar a 25 personas con insomnio primario y 25 que duermen bien, con una edad promedio de 32 años.

¿Porqué se pierde la concentración durante el día?

Los sujetos del estudio fueron sometidos a un examen de resonancia magnética funcional en el desempeño de una tarea de memoria. Los resultados, publicados en la edición de septiembre de la revista Sleep, muestran que los participantes con insomnio no difieren de los que duermen bien en el rendimiento cognitivo objetivo de la tarea de memoria, pero las imágenes por resonancia magnética revelaron que las personas con insomnio no podían modular la actividad en las regiones del cerebro típicamente utilizadas para llevar a cabo la tarea.

concentracion

Cuando la tarea se volvió más difícil, los que duermen bien utilizaron más recursos dentro de la red de memoria del cerebro, especialmente la corteza prefrontal dorsolateral, mientras que los que sufren insomnio no fueron capaces de reclutar más recursos en estas regiones del cerebro. Por otra parte, cuando se complicó la tarea, los participantes con insomnio no sintonizaron el “modo por defecto” del cerebro que normalmente sólo se activa cuando las mentes están vagando.

Funcionamiento errático de día

“Los datos nos ayudan a entender que las personas con insomnio no sólo tienen problemas para dormir por la noche, sino que sus cerebros no funcionan tan eficientemente durante el día”, resaltó Drummond. “Algunos aspectos del insomnio son tanto problemas durante el día como por la noche.

Estos problemas durante el día se asocian a anomalías orgánicas medibles de la actividad cerebral, que aportan un marcador biológico para el éxito del tratamiento”, añade. Para los autores, el estudio es el más grande en examinar la activación cerebral con resonancia magnética funcional durante el funcionamiento cognitivo en personas con insomnio primario frente a personas con un sueño normal. También es el primero en caracterizar las diferencias funcionales de MRI en la memoria de personas con insomnio primario.

Según la Academia Americana de Medicinal del Sueño, entre el 10 y el 15 % de los adultos tiene trastorno de insomnio con angustia o deterioro durante el día. Muy a menudo, el insomnio es un trastorno comórbido que ocurre con otro problema, como depresión o dolor crónico, o que es causado por un medicamento o una sustancia, mientras el insomnio primario se define como una dificultad para conciliar el sueño o mantenerlo sin enfermedad coexistente

Valora esta información