,

Por la vida, NO al Uso de Plaguicidas Valora la información


Claudia Florentín, Argentina, Diciembre 5, 2006

Se dice que fue la más grande catástrofe de este tipo, pero a diario la contaminación por plaguicidas va envenenando el agua, la tierra y matando de enfermedades terribles y demasiadas veces silenciosas a los seres humanos y los animales.

El mundo ya no es el mismo desde que se impuso la agricultura modelo revolución verde (monocultivos y agro tóxicos), y más desde las semillas transgénicas o modificadas por ingeniería genética, que toleran la acción de herbicidas (como la soja “Roundup Ready-RR de Monsanto resistente al herbicida glifosato) o productoras ellas mismas de su propio insecticida (como las variedades Bt que producen la toxina del Bacillus thuringiensis para el control de algunos insectos plaga).
Estos cultivos transgénicos contribuyen cada vez más al crecimiento de intoxicaciones y muertes en el campo, a la destrucción de la biodiversidad y a la contaminación ambiental y de los alimentos que consumimos.

Hace unos meses en Argentina, ante el avance de esta realidad, se inició la campaña “PAREN DE FUMIGAR” que tiene como objetivo contactar a personas preocupadas y/o afectadas por el uso indiscriminado de agro tóxicos en áreas urbanas que provocan daños en la salud y el medio ambiente.

La creciente expansión de la soja RR ha barrido con los cinturones verdes productivos que oficiaban como barreras frente a los impactos de la agricultura que rodea a los pueblos. Estos corredores estaban constituidos por montes nativos, frutales o de leña, criaderos de animales pequeños, tambos y chacras de pequeños agricultores.

Los testimonios de los pueblos evidencian la poca información y conciencia de los productores y las instituciones gubernamentales en los problemas generados por la apuesta a un cultivo “rentable” en desmedro de la protección del medio ambiente y de la salud humana. En la actualidad, la Argentina posee 15,5 millones de hectáreas sembradas con soja transgénica y consume 160 millones de litros de glifosato por año



Ahora los monocultivos de soja, con su fuertes precios en el mercado oriental, sobre todo, son una irresistible tentación y sus hojas llegan a las calles de las pueblos semirurales o a las orillas de las rutas, mientras las fumigaciones aéreas impactan en forma directa sobre las poblaciones. Las máquinas fumigadoras se guardan y se lavan dentro de las zonas urbanas y los venenos contaminan el agua y sus capas subterráneas.

Los aviones fumigadores son un tema aparte, ya que son utilizados por los medianos y grandes productores, quienes les hacen cruzar zonas pobladas chorreando veneno cuando se dirigen o cuando retornan de sus objetivos.

En la Provincia de Santa Fe, en el litoral argentino, los niños son utilizados como banderilleros-portando banderines en sus brazos, mientras se mantienen quietos en sus lugares- para indicar a las avionetas dónde deben derramar sus tóxicos. Que futuro pueden esperar estos niños y niñas bañados en pesticidas por pocos pesos?

Qué alimentos estamos consumiendo? Qué de las reservas de aguas que son contaminadas día a día? Qué de la desertización y el daño a la tierra que produce la no rotación de cultivos? Quién puede devolver los montes nativos, reserva y fuente de vida para la diversidad de nuestras tierras?

La alternativa viable es la agricultura basada en prácticas ecológicas y ancestrales, que requiere menos consumo de agua y energía y no usa agroquímicos, entre otras ventajas. Es una alternativa real para satisfacer las necesidades de alimentación a nivel global sin necesidad de convertir hábitats naturales a la agricultura y ofrece a pequeños productores y productoras una alternativa de producción, no solo de alimentos sino de cultura y vida digna. Se convierte así en la mejor garantía para alcanzar la Soberanía Alimentaria de los Pueblos, dicen quienes luchan por la vida desde esta trinchera.

Fuentes: ADITAL y Renace

http://www.alcnoticias.org /articulo.asp?artCode=5273 &lanCode=2

Valora esta información

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *