Opioides seguros en España 4.21/5 (14)

, ,

Tras muchos años de divulgación hablar de opioides entre pacientes genera un rechazo absoluto al tratamiento con ellos, unido a que se prescriben menos de los que se necesitan para tratar el dolor crónico, hace que mchos pacientes no encuentren o renieguen de alternativas, que sin pretender eliminar por completo el dolor les ayudaría a tener mejor calidad de vida.

Entre el colectivo de enfermos en redes sociales corre como la pólvora las muertes de famosos por usos indebidos de estos tratamientos, generando alarmismo y más rechazo.Esto impide, a mejorar la calidad de vida de los enfermos con dolor crónico. En España se está muy lejos de esta situación tal y como recoje el articulo de Diario Médico y que se reproduce a continuación.

Redacción Fibromialgia Noticias

Los opioides seguros en España

”De entre todos los remedios que Dios ha puesto a nuestro alcance, nada más eficaz y potente que el opio”, decía Thomas Sydenham, el Hipócrates inglés que rediseñó el láudano. Y es que los derivados del opio, y más actualmente los opioides o sustancias análogas, usados desde tiempos remotos, son los medicamentos de elección para el control del dolor agudo, oncológico y crónico benigno. Sin embargo, su manejo sigue presentando luces y sombras derivadas no sólo de sus efectos secundarios adversos, sino más bien, del potencial riesgo de adicción, fenómeno del que ya se ha dado la voz de alarma en Estados Unidos y que ha obligado a su presidente, Barack Obama, a impulsar ciertas medidas de control.

En este país, se producen 44 muertes diarias por consumo de opioides legales, según los datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, más que las que se registran por drogas consideradas ilegales.

opioides seguros en España

Administración de analgesicos según la escala establecida por la OMS

Contextos opuestos

La pregunta es si en España, donde el consumo de opioides ha aumentado en la última década, se puede correr la misma suerte a largo plazo. “El contexto español es completamente diferente al estadounidense, ligado a un uso indebido e inadecuado.

Más que aumentar, en España se ha regulado y adaptado el consumo y la prescripción de analgésicos opioides a las necesidades reales”, indica Concha Pérez, portavoz de la Sociedad Española del Dolor (SED) y jefa de la Unidad del Dolor en el Hospital de La Princesa, de Madrid, quien, no obstante, alaba “la honradez y valentía de la Administración estadounidense al reconocer el problema porque permiten que todos aprendamos de los errores y que se avance en el desarrollo de nuevos opioides más seguros”.

Dos son los grandes elementos diferenciadores de la realidad estadounidense y española. En primer término, el modelo sanitario que en Estados Unidos es privado casi en su totalidad, a excepción de un pequeño porcentaje de hospitales de beneficencia, lo que se traduce en “una liberalización e inhibición a la hora de prescribir opioides, sin desdeñar el perfil un tanto compulsivo de la sociedad americana”, apunta Ignacio Velázquez, coordinador del Grupo de Trabajo de Opioides de la SED y vicepresidente de la Sociedad Andaluza del Dolor.

la receta electrónica, son capaces de alertar de consumos abusivos y permiten la detección de errores en las pautas

Comparte esta idea Víctor Mayoral, miembro de la SED y especialista de la Unidad de Dolor del Hospital de Bellvitge, en Barcelona, así como en el Instituto Catalán de Oncología (ICO). A su juicio, la gran diferencia entre el problema que está afrontando Estados Unidos y España radica en el uso no medicinal del fármaco en Estados Unidos y la trazabilidad que hoy en día tenemos de los opioides en España.

“Es cierto que se podría mejorar aún más el sistema en nuestro país, por ejemplo, con una historia clínica compartida por todo el Estado. Pero iniciativas que ya son una realidad en el ámbito autonómico, como la receta electrónica, son capaces de alertar de consumos abusivos y permiten la detección de errores en las pautas. Los profesionales, además, son conscientes de los efectos secundarios de los opioides y pueden ver conductas aberrantes”.

Garantías de control

En España, afortunadamente, se ha tenido un control muy exhaustivo de la prescripción de opioides, en primer lugar con la ya desaparecida receta de estupefacientes y posteriormente con mejoras sucesivas e igual control, de forma que el 98 por ciento de las prescripciones de opioides se realizan en el sistema público de salud, lo que supone una “garantía de control, de eficacia y de asegurarnos que un paciente recibe opiodes cuando verdaderamente le hace falta”.

Así, los especialistas consideran que en España estamos a salvo de una “epidemia de opioides” para combatir el dolor, “al menos, a salvo del modelo indiscriminado estadounidense, aunque no es menos cierto que debemos elegir muy exhaustivamente al paciente al que le vamos a prescribir y administrar los opiodes”, subraya Velázquez.

Pérez considera, en este sentido, que el profesional que maneja el dolor no solo debería conocer cuáles son los fármacos que mejorarían su proceso, funcionalidad y calidad de vida. Tampoco ha de perder de vista el perfil de cada paciente en cuanto a posibilidades o no de adicción o de dependencia física y/o psíquica a opioides, patrón en el que actualmente trabaja el Grupo de Opioides de la SED, centrado sobre todo en unidades del dolor.

Opioides potentes de larga duración no se relaciona con adicción

A su juicio, “la experiencia nos está demostrando que la administración de opioides potentes de larga duración no se relaciona con adicción. Ésta aparece más asociada a fentanilos de absorción rápida (mucosa, nasal o sublingual) que ofrecen un rápido y gran beneficio a los pacientes”. Sin embargo, “la monitorización detecta si la adicción se está produciendo, por lo que es fácil revertir la situación”, aclara Velázquez.

Otro aspecto que jugaría a favor en el control del uso abusivo de opiáceos en España es que la población sigue teniendo una opinión negativa de ellos, indica Inmaculada Failde, profesora de Medicina Preventiva y Salud Pública y directora del Observatorio del Dolor de la Universidad de Cádiz.

Los datos de un informe elaborado por esta institución sobre una muestra de 1.300 personas alertan de que un 47,6 por ciento de la población teme a los efectos secundarios de los opioides, aunque el 85,3 por ciento aceptaría un tratamiento con ellos en el caso de que ese médico se los recetara, siendo la confianza hacia éste la principal razón para tomarlo, así como la ausencia de otras alternativas.

Formación, una clave

Para Emilio Blanco, coordinador fundacional del Grupo de Dolor de Semergen y miembro de la SED, solo una amplia formación, tanto en atención primaria como especializada, asegura un manejo adecuado del dolor con opioides. La clave es realizar una “valoración correcta del dolor y extender las recomendaciones sobre su uso a primaria y al resto de especialidades”.

Recibe todas las nuevas informaciones

* son necesarios lo datos
Print Friendly, PDF & Email

Valora esta información

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *