Proteina analgésico más potente que la morfina 3.75/5 (4)

,

Proteina analgésico más potente que la morfina. Suprime el dolor de forma tan eficaz como la morfina pero durante más tiempo, una única dosis duró hasta tres días, superando en gran medida las cinco horas que se consiguió con una dosis de morfina

Descubrimiento; una proteína posee una potencia analgésica ocho veces mayor que la morfina

Investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (Estados Unidos) y de la Universidad de Helsinki (Finlandia) han descubierto una nueva diana para las terapias que controlan el dolor que parece tener una eficacia ocho veces mayor que la morfina.

Los investigadores, que publican su hallazgo en la revista Neuron , identificaron la identidad y el papel de una proteína en particular que actúa en las neuronas sensoriales del dolor para convertir los neurotrasmisores químicos que causan el dolor en otros que lo suprimen.

 

Proteina analgésico más potente que la morfina

neuronas del dolor

Los expertos han tratado de estudiar las complejas bases biológicas del dolor mediante el análisis de la transmisión de señales dolorosas por el organismo utilizando para ello marcadores proteínicos que etiquetan las neuronas sensoriales del dolor.

Uno de estos marcadores, la fosfatasa ácida resistente al fluoruro (FRAP), se llevan utilizando 50 años con este objeto pero el gen que codifica su producción nunca se ha identificado.

Sin embargo, los investigadores canadienses y finlandeses han descubierto que FRAP es idéntico a la proteína utilizada para diagnosticar el cáncer de próstata, la fosfatasa ácida prostática (PAP), cuyos niveles aumentan en la sangre de los pacientes con cáncer de próstata metastásico.

Investigaciones anteriores mostraron que FRAP y PAP podrían compartir identidad. Para comprobar esta hipótesis estudiaron tejidos en modelos experimentales modificados para carecer del gen de PAP y descubrieron que la actividad de FRAP tampoco existía. Esto reveló que las dos proteínas eran en realidad idénticas.

Además, los sujetos de este modelo eran más sensibles que los normales ante el dolor inflamatorio y neuropático, dos formas comunes de dolor crónico en humanos.

Esta mayor sensibilidad disminuyó cuando los investigadores les inyectaron PAP en la espina dorsal

Según explica Mark J. Zylka, de la Universidad de Carolina del Norte y codirector del estudio, “estábamos muy sorprendidos de que una simple inyección pudiera tener un efecto tan potente sobre el dolor. No sólo eso, sino que parecía funcionar mucho mejor que la morfina”.

Los investigadores se plantearon luego cómo suprimía PAP el dolor. Sabían que cuando las neuronas que detectan el dolor son estimuladas liberan componentes nucleótidos, en concreto adenosina trifosfato (ATP), desencadenando los procesos que producen la sensación de dolor. Pero si la ATP se degrada en adenosina, que inhibe a las neuronas que transmiten las señales dolorosas, se alivia el dolor.

Los investigadores muestran en sus experimentos que PAP elimina el grupo de fosfatos, generando adenosina.

Su estudio es el primero en identificar y caracterizar el papel de tales proteínas en las neuronas del dolor.

Los científicos buscan ahora proteínas adicionales que degraden los nucleótidos de estas neuronas y también trabajan en el desarrollo de moléculas pequeñas que interactúen con PAP para aumentar o imitar su actividad.

“Es posible que PAP pueda ser utilizada en si misma como un tratamiento para el dolor a través de una inyección como en el caso de la morfina. Pero se estudia modificarla para que pueda tomarse por vía oral”, concluye Zylka.
medico interactivo

Guardar

Guardar

Guardar

Recibe todas las nuevas informaciones

* son necesarios lo datos
Print Friendly, PDF & Email

Valora esta información

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *