, ,

Intolerancias alimentarias e Intolerancia química múltiple Valora la información

Intolerancias alimentarias e Intolerancia química múltiple. Intolerancias, cuando el organismo dice no

En Medicina, se conoce como intolerancia aquel proceso según el cual, el organismo reacciona adversamente al contacto con una sustancia determinada, de manera que el mismo produce una determinada reacción física que puede llegar a provocar incluso la muerte. Las alergias respiratorias, las intolerancias alimentarias o la intolerancia química múltiple son claros ejemplos de cómo, en ocasiones, nuestro organismo rechaza sustancias aparentemente inocuas.

Intolerancias alimentarias e Intolerancia química múltiple

Alergias

El Doctor Enrique Martí Guadaño es Jefe del Servicio de Alergología de la Clínica CIMA y cuenta con una dilatada experiencia en el estudio y tratamiento de todo tipo de alergias, que no son más que una reacción inmunológica alterada. Como afirma el Doctor Martí Guadaño, “existe una alergia cuando el sistema inmunitario no reconoce como normal el contacto con una sustancia determinada”. Para llegar a la conclusión de que el organismo rechaza el contacto con una sustancia existe toda una batería de pruebas y análisis, totalmente indoloros, que ayudan a identificar el origen de la reacción adversa.

Intolerancias alimentarias e Intolerancia química múltiple

Actualmente entre un 25 y un 30% de la población occidental padece algún tipo de alergia, cifra que ascenderá al 50% para el año 2015, según previsiones del Instituto Karolinska. Esto convierte a la alergia en uno de los problemas de salud más acuciantes del llamado Primer Mundo.

Como recuerda Enrique Martí, “no todas las alergias tienen la misma gravedad, ni afectan de igual modo. Existen grados que van desde la levedad más simple a la gravedad más extrema, cuando el contacto con una sustancia puede producir la muerte.

Tipos de alergias

Dentro de las alergias, las más frecuentes son las llamadas respiratorias, y entre éstas la Rinitis y el Asma. Las causas de estas afecciones son diversas, aunque entre las más comunes pueden encontrarse los ácaros, presentes en el polvo; los diferentes pólenes; las epiteliales (pelo) de animales domésticos, sobre todo gatos y perros; y los hongos presentes en la humedad ambiental.

8 de cada 10 alergias es respiratoria, las otras 2 se reparten entre alimentarias, medicamentosas y por picaduras.Una persona de cada 150 padece de intolerancia al gluten, presente en los alimentos compuestos de trigo, cebada, avena o centeno

Rinitis

La Rinitis es una inflamación de los conductos nasales que se concreta en estornudos múltiples y continuados, gran cantidad de mucosidad con presencia de hidrorrea (molesto goteo nasal), y picor de nariz. El Asma por su parte, se caracteriza por una dificultad para respirar, con una sensación de falta de aire. Con un tratamiento adecuado esta afección es reversible en la mayoría de casos.
El diagnóstico de las alergias se realiza en base a un completo historial clínico y a una serie de pruebas cutáneas de contacto con diversas sustancias. En unos 20 minutos se tiene el resultado, que se completa con análisis para observar la presencia de inmunoglobulinas anómalas.

Tratamientos de las alergias

Una vez detectada la alergia, el primer paso terapéutico es evitar todo contacto con la sustancia que la provoca, cosa que en algunos casos, como alergias alimentarias o medicamentosas es relativamente sencilla, pero que en las respiratorias no lo es tanto. Además de evitar el contacto, la terapéutica también cuenta con toda una serie de medicamentos que contribuyen a evitar los efectos de la alergia. Entre éstos se encuentran los antihistamínicos, los broncodilatadores y los antiinflamatorios.

En este sentido, los medicamentos son cada vez más efectivos y seguros, mejorando notablemente la calidad de vida del paciente. El único tipo de tratamiento que puede variar el curso de la enfermedad es, sin embargo, la vacuna. Eso sí, siempre que la causa esté identificada y el alergólogo la crea necesaria.

Predisposición genética

Sobre la predisposición genética a padecer una alergia, el Doctor Martí Guadaño sostiene que “existen determinados grupos familiares más predispuestos a padecer problemas alérgicos”.

A pesar de ello, recuerda también que “no existe hoy por hoy prueba alguna que determine fiablemente si hay predisposición a padecer una alergia determinada, aunque sí que existen indicadores”. Es cierto que se están llevando a cabo en la actualidad diversos estudios genéticos para determinar factores como el “gen del asma”, que permita prevenir si una persona puede llegar a padecer dicho problema. Como se ha comentado, las alergias respiratorias son mayoritarias, de hecho, de cada 10 alergias, 8 son de este tipo.

Las otras 2 se reparten entre alimentarias, medicamentosas o por picaduras.

Las intolerancias alimentarias

Como apunta el Doctor Modesto Varas, Jefe del Servicio de Aparato Digestivo de CIMA, cabe distinguir dos grupos dentro de las llamadas intolerancias alimentarias; por un lado las alergias a determinados alimentos o intolerancias alimentarias propiamente dichas, entre las que destacan la intolerancia a la lactosa y al huevo; y la celiaquía o intolerancia al gluten.

Esta diferenciación se debe a una cuestión capital, “la celiaquía, a diferencia de las intolerancias alimentarias, produce una afectación del organismo en forma de atrofia del intestino”, señala el Doctor Varas.

La enfermedad celíaca, en personas predispuestas genéticamente, está producida por una reacción alérgica del intestino al gluten (gliadina), proteína que se encuentra en los alimentos que contienen trigo, cebada, centeno o avena. Su prevalencia es de 1/150. Es una enfermedad de por vida, aunque el diagnóstico se realiza tardíamente, frecuentemente en la edad adulta. Los síntomas clásicos incluyen pérdida de peso, distensión abdominal, gases, diarreas (por mala absorción intestinal), anemia ferropénica, osteoporosis, debilidad y abortos recurrentes

Se estima que entre un 30 y un 50% de la población “sana” sufre intolerancia a la lactosa, la alergia alimentaria más común

Celiaquia

La celiaquía puede diagnosticarse con análisis de sangre (anticuerpos como el Antiendomisio y la Transglutaminasa tisular que poseen muy buena sensibilidad y especificidad); pero es necesario examinar una muestra de tejido intestinal, obtenida por endoscopia (biopsia) para confirmar el diagnóstico histológico.

La celiaquía es una enfermedad crónica tanto en el niño como en el adulto, pero la salud es buena si se sigue una dieta estricta sin gluten; los alimentos que deben evitarse incluyen aquellos que contienen harina de trigo como el pan y sus derivados, pasteles, galletas, conservas, así como los que contienen centeno, cebada o avena.

Para prevenir recidivas, deficiencias nutritivas (especialmente patología ósea) y complicaciones autoinmunes o neoplásicas (linfoma intestinal y adenocarcinomas digestivos), se recomienda una dieta estricta exenta de gluten. Se están ensayando tratamientos alternativos que incluyen una vacuna todavía en experimentación.

Intolerancias y Alergias alimentarias

Entre las intolerancias o alergias alimentarias, la intolerancia a los azúcares (lactosa, fructosa, sacarosa) es muy frecuente; concretamente la intolerancia a la lactosa se presenta en el 30-50% de la población “sana”, con síntomas como diarrea, dolor abdominal, y gases, que en ocasiones se han atribuido a un colon irritable, y en realidad son debidos a la mala absorción de azúcares o carbohidratos.

El diagnóstico se puede realizar de forma sencilla por el test del aliento con la determinación del H2 en el aire espirado después de la administración oral del correspondiente carbohidrato.

Su eliminación de la dieta (productos lácteos en el caso de la intolerancia a la lactosa, y frutas en el caso de la intolerancia a la fructosa) produce resultados espectaculares.

Alergias alimentarias

Más allá de la celiaquía, las alergias alimentarias más frecuentes lo son a las proteínas de la leche de vaca y de la clara del huevo, a los pescados, crustáceos y mariscos, y a las frutas y legumbres. Estas alergias suelen producir síntomas cutáneos agudos (urticaria, etc…), síntomas digestivos agudos (náuseas, vómitos, dolor, diarrea), y en un pequeño porcentaje de casos, anafilaxia generalizada.

El único tratamiento eficaz es la dieta de exclusión o eliminación del alergeno.

La intolerancia química múltiple

Como señala el Doctor Ferran J. García, Jefe del Servicio de Reumatología de CIMA, en su libro Abriendo Camino, “el trastorno en la respuesta fisiológica de determinados individuos frente a una multiplicidad de agentes y componentes que se encuentran en el medio ambiente, alimentos o incluso medicamentos, recibió la denominación de Intolerancia Química Múltiple (IQM) o Síndrome de Intolerancia Química Múltiple en los años 80”.

Tanto por su origen como por sus características es objeto de intensa discusión porque la mayoría de los “casos” de este trastorno tienen muy pocos aspectos comunes, dada la variedad de síntomas que presentan las personas afectadas y el grado mismo de su afectación. También existe una clara controversia en cuanto a los criterios médicos que hay que aplicar para su diagnóstico.

Y es posible, además, que no se trate de un solo trastorno sino de muchos trastornos distintos que obedezcan a diferentes mecanismos.

Las estimaciones de los casos existentes de este trastorno o condición en la población son absolutamente dispares. En EEUU sería del orden del 2% hasta algo menos del 10 % de la población general. Entre las personas afectadas hay un predominio de mujeres y, si bien hay unas manifestaciones que son las más frecuentes (en el sistema nervioso central, respiratorio y gastrointestinal), en general, pueden tener su origen en cualquier sistema.

Ecologia clínica

Inicialmente, al estudio de este tipo de trastornos, así como a la búsqueda de soluciones, se les dio un enfoque estricta y exclusivamente médico. Los profesionales que los trataban se consideraban especialistas en “ecología clínica”.

El sufrimiento de algunas de las personas afectadas puede llegar a ser importante como consecuencia de los padecimientos físicos de la enfermedad y de las limitaciones de vida a que frecuentemente se ven sometidas, al reducir drásticamente su capacidad laboral y su autonomía personal:el entorno físico y/o el ambiente químico fácilmente les resultan hostiles, por lo que deben evitar aquellos entornos que, por propia experiencia, han comprobado que les causan reacciones indeseadas o adversas.

Por todo ello, la consideración de los afectados dentro de la sociedad es realmente muy discutida: a menudo están en entredicho, son víctimas del rechazo médico y social por ser considerados como simuladores y, en consecuencia, no obtienen el lógico beneficio de una atención sanitaria y de otras prestaciones adecuadas a su situación. No hay duda de que se trata de un trastorno, o grupo de trastornos, que ocasionan sufrimientos cuya magnitud no se puede evaluar más que por las consecuencias físicas, psicológicas y sociales en las personas que los padecen.

Hay una gran variedad de situaciones y/o condiciones de las personas afectadas difíciles de distinguir. De hecho, no todas las denominaciones empleadas para este tipo de trastornos significan exactamente lo mismo.

Diversos estudios apuntan que entre un 2 y un 10% de la población general en EEUU padece de Intolerancia Química Múltiple

Los agentes causantes son de lo más variado; van desde agentes ambientales, como las pinturas y el humo, pasando por plaguicidas y disolventes hasta el calor o el herpes zoster, incluidos alimentos, aditivos alimentarios, y medicamentos. Así mismo, los síntomas manifestados varían ampliamente según los sistemas afectados y, dentro de cada uno de ellos, hay distintas variantes.

No obstante, los más frecuentes son dolor de cabeza, mareo, debilidad, confusión, dificultad de concentración, opresión pectoral, trastornos gastrointestinales, ansiedad y disnea.

La mitad de las personas afectadas manifiestan tener dolor de cabeza, debilidad, problemas de memoria, falta de energía, congestión nasal, dolor o compresión en la garganta y molestias en las articulaciones (de los sistemas nervioso central, neuromuscular, respiratorio, y esquelético, respectivamente), alrededor de casi un tercio refieren otros síntomas, de otros sistemas orgánicos, como son dolor abdominal, náuseas, trastornos visuales, opresión pectoral, etc.

Todos estos síntomas son referidos por los afectados por la IQM con una frecuencia mayor que por la población general, especialmente los que se refieren al sistema nervioso central, la piel, vías bajas del aparato respiratorio, y los generales de tipo sistémico.

Una cuestión importante es lo limitado de los datos existentes sobre la exposición química, tanto la inicial, a partir de la cual se desarrolla el proceso, como de las posteriores, desencadenantes de las nuevas crisis o episodios subsiguientes. Mientras en un estudio el 80% de los afectados dicen saber, cuándo, dónde y qué sustancia originó el trastorno (el 60% de los cuales lo relacionan con los plaguicidas), en otro la mayoría de los participantes es incapaz de identificar todas estas circunstancias.

Centro Internacional
Medicina Avanzada
Passeig Manuel Girona, 33
08034 Barcelona
T. 93 552 27 00
info@cimaclinic.com
www.cimaclinic.com

Puedes conocer más en Intolerancias alimentarias

Valora esta información

,

RECOMENDACIONES GENERALES PARA PERSONAS CON SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE Valora la información

Edición | Fibromialgianoticias.com 10/07/2009
Fuente | Hospital clínico de Barcelona

SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE CONSEJOS PARA MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA

Si Ud. es una persona afectada por un síndrome de Sensibilidad Química Múltiple (SQM), la Unidad de Toxicología Clínica de este Hospital le expone a continuación una serie de recomendaciones generales con el objetivo de mejorar su estado de salud.

Algunas de estas recomendaciones son obvias y probablemente ya las está realizando, mientras que otras quizás no pueden aplicarse a su situación particular. En cualquier caso, el seguimiento de estos consejos no garantiza la mejora, pero pueden ser probados sin ningún riesgo.

El principio general de estas recomendaciones es reducir la exposición a contaminantes (gases, humos, sprays) y los depósitos corporales de substancias extrañas.
Ninguna de estas recomendaciones es de “obligado cumplimiento”. Son consejos que se ofrecen, porque a algunos pacientes les han ido bien.

1.- MEDIO-AMBIENTE

1.1.- EN EL HOGAR

Es muy importante que se renueve diariamente el ambiente, es decir, que cada día se abran ventanas y entre aire procedente del exterior en todas las habitaciones y estancias. Vivir en pisos superiores es mejor que en los inferiores. Las humedades dentro de casa no son nada favorables, por lo que cualquier infiltración recurrente de agua en suelos y paredes debe ser corregida.

Un ambiente muy reseco en el domicilio puede ser molesto si tiene Ud un síndrome seco de mucosas (Sjögren). Trate de no exponerse al aire acondicionado.
Idealmente su vivienda no debiera estar próxima a autopistas, carreteras nacionales o calles de tráfico intenso, ni cercana a gasolineras, industrias químicas, petroquímicas, metalúrgicas, serrerías, tintorerías, fábrica de muebles, garages, parkings u otras empresas que visiblemente emiten humos al exterior.

El medio rural es, por supuesto, mucho más favorable que el urbano, aunque en el primer caso deberán evitarse las exposiones a plaguicidas.

La proximidad a líneas de alta tensión, tranformadores eléctricos y antenas de telefonía móvil, podría ser un problema.
En el interior de su casa, evitará la exposición a lo que Ud ya se conoce sensible, como pueden ser algunos productos de limpieza o ambientadores. Se prescindirá del uso de cualquier clase de spray, en particular los insecticidas. Evite brasas de todo tipo (barbacoas, braseros). La cocina, los calentadores de agua, las estufas y los radiadores de calefacción debieran ser eléctricos. Los televisores y pantallas de ordenadores, es preferible que sean de plasma (planos).
En caso de tener un jardín exterior, son preferibles los arbustos y plantas que no polinizan de forma manifiesta. No es conveniente que en ese jardín haya una piscina, por la necesidad de usar productos químicos para su mantenimiento.

Evite el contacto con barnices, disolventes, gasolina, colas, pegamentos, silicona, neopreno (botas de pesca, trajes aislantes), pulimento para muebles, cera para suelos y bolas de naftalina.

No utilice suavizante para lo ropa. No suba a un coche nuevo (recién estrenado). Evite ser la primera persona en leer las hojas del periódico del día o en ojear una revista. Airee también los libros nuevos antes de su primera lectura.

Evite las maderas tratadas químicamente con preservantes, herbicidas y fungicidas, y que se utilizan para panelar espacios, en forma de vigas o como parquet. Intente evitar los aglomerados de madera frecuentemente usados como mobiliario.

No instale materiales plásticos o a base devinilo o de cloruro de polivinilo, incluyendo papel pintado para paredes, y las cortinas de plástico.

Intente evitar el nailon, las fibras y resinas de poliester, el plexiglas, la fibra de vidrio, los contrachapados de madera (puertas) y las moquetas. Evite los colchones de goma, poliuretano o estireno.
Evite la combustión de cualquier tipo de gas en su domicilio. No se seque el pelo con secadores eléctricos (remueven el aire y calientan su estructura habitualmente de plástico).

El humo del tabaco es muy perjudicial para su salud, tanto el humo ajeno como el suyo propio (deje de fumar!!!, si lo hace…).

Evite las capas asfálticas que se utilizan en los domicilios como impermeabilizantes de paredes y terrazas. Evite el contacto con gomas (mangueras canalizacions, juntas). Evite el contacto con material recién traido de una tintorería, de una zapatería o del zapatero.
Algunas personas han instalado purificadores de aire en su domicilio, pero nadie ha demostrado que los mismos aporten un beneficio al paciente.

1.2.- EN EL TRABAJO

Valen las mismas recomendaciones que en en el hogar, sobre todo respecto a la renovación del aire ambiente. Las impresoras de tipo laser y las fotocopiadoras convencionales son muy contaminantes y deben ser evitadas. En cambio, puede utilizar con más garantías impresoras matriciales o de chorro de tinta y fotocopiadoras o fax que utilizan papel térmico o copiante.

En su lugar de trabajo, deben ser avisados de que Ud tiene una SQM.

No podrá estar presente en su puesto de trabajo si se realizan tareas importantes de mantenimieno del aire acondicionado, renovación de pinturas o moquetas, limpiezas generales, desobstrucción química de desagües o desinsectaciones.

1.3.- EN LA VÍA PÚBLICA

Evite las calles que se están asfaltando o alquitranando. Evite pasar por delante de una gasolinera. Algunas personas utilizan mascarillas para protegerse de determinados ambientes, pero la eficacia de las mismas no ha sido demostrada en los pacientes con SQM.

1.4.- MAR, PISCINAS y AIRE LIBRE

Los paseos por la montaña son muy saludables. Son convenientes los paseos junto al mar, andar por la playa y los baños en agua de mar, pero evite las piscinas cubiertas. En relación a las piscinas, algunos pacientes que no toleran la desinfección a base de cloro, han tolerado la desinfección a base de bromo.

2.- AGUA Y ALIMENTOS

Evite beber agua corriente del grifo o de pozo. Consuma y cocine sólo con agua embotellada y preferiblemente contenida en botellas de vidrio (no de plástico). Use vasos de vidrio (no de plástico). Consuma bastante agua sin gas (mínimo un litro al día), que le ayudará a depurar su organismo. Reduzca el consumo de bebidas con alcohol y evite las bebidas alcohólicas de alta graduación (whisky, ron, ginebra,…). Reduzca el consumo de bebidas o alimentos con cafeína (café, té, coca-cola, mate, chocolate,…).

Para desayunar, comer y cenar, evite una dieta monótona y combine una variedad de alimentos.

Las personas con SQM ya han adquirido experiencia respecto a los alimentos que toleran, evitando los que le producen síntomas. Idealmente debieran consumirse productos naturales o “ecológicos”, es decir, no tratados con conservantes, colorantes, herbicidas o insecticidas. Reduzca el consumo de fritos y nunca fría dos veces con el mismo aceite.
Coma las frutas sin piel (manzana, melocotón, albaricoques, uva, etc.). Lave muy bien con agua todo tipo de vegetal crudo (ensalada, escarola, endivia,…) o que vaya a cocer (judías,…).

3.- MEDICAMENTOS

El tener una SQM no significa ni equivale a ser alérgico a los medicamentos, por lo que no existe ninguna contraindicación absoluta para usar un medicamento. Sin embargo, es posible que Ud. intolere algunos fármacos o le produzcan efectos secundarios, como le sucede también a otras personas. Por ello, es aconsejable reducir los medicamentos a los que sean realmente necesarios y utilizar las dosis bajas dentro del rango terapéutico.

Si tiene que ir al dentista, puede recibir anestésicos locales (si no tiene alérgia a los mismos). Si ha de ser intervenido quirúrgicamente, podrá recibir anestésicos y cualquier otra medicación que precise (si no es alérgico). Recuerde que Ud tiene una SQM, no una alergia múltiple.

4.- HIGIENE PERSONAL, FÍSICA Y MENTAL

Prosiga con sus hábitos de higiene personal, evitando colonias y perfumes. En lo posible, use geles de baño, champús, cremas hidratantes, after-shaves,… sin olor. No utilice desodorantes en spray ni laca para el cabello.
Es muy conveniente que dedique al menos una media hora por la mañana y otro tanto por la tarde a un ejercicio físico adaptado a su estado de salud, y que puede consistir simplemente en caminar.

La fisioterapia, los estiramiemtos musculares suaves, los masajes y las técnicas de relación (yoga, tai-chi) pueden ayudarle. Intente dormir 7 u 8 horas cada día. La terapia cognitivo-conductual es de elección para reducir las manifestaciones de la SQM y adaptarse a esta patología.

5.- TRATAMIENTO ENDOCRINOLOGICO

Es posible que además de su SQM presente Ud un problema de disfunción endocrina, que puede ser en forma de estimulación o de supresión hormonal. En estos casos, su endocrinólogo le aconsejará las medidas necesarias. Las personas afectas de SQM deben controlarse anualmente el funcionalismo de su tiroides.

6.- TRATAMIENTO CURATIVO O SINTOMATICO

Al día de hoy, no existe un tratamiento curativo de su proceso, por lo que sólo podemos ofrecerle consejos generales, como los expuestos previamente, y que evite los productos que intolere.

Utilice suplementos vitamínicos y de oligoelemenos (tipo Daya-Mineral, 1 gragea al día a meses alternos, excepto si es ud diabético, parkinsoniano o intolerante a la lactosa).
Si además de la SQM tiene otras enfermedades con las que se asocia este síndrome (fibromialgia, fatiga crónica, síndrome seco, etc.), estas manifestaciones deben seguir siendo tratadas sintomáticamente por su especialista o médico de cabecera.

 

Valora esta información

, , ,

Antioxidantes en los alimentos Valora la información

ESTRÉS OXIDATIVO Y ANTIOXIDANTES: Actualidades sobre los antioxidantes en los alimentos.

Autor: Luisa B. Lima Hernández. Investigadora Titular del Centro Nacional de Medicina Natural y Tradicional. Profesora Adjunta de la Universidad de la Habana, Cuba

Introducción:

En los últimos años del siglo XX se generó una verdadera revolución en el campo de las investigaciones relacionadas con el estrés oxidativo, sobre todo debido a la relación que se cree existe entre éste y el envejecimiento.

Aunque este enigma aun no ha podido ser descrifado debidamente, no es menos cierto que si han salido a la luz otra serie de resultados, que permiten establecer que la mayoría de las enfermedades crónicas están muy implicadas con el desequilibrio entre los fenómenos de oxidación y reducción del cuerpo humano.
El estrés oxidativo se puede definir como una perturbación del equilibrio entre prooxidantes y antioxidantes, con un desplazamiento a favor de los primeros, de modo tal que esta alteración da lugar a cambios en las biomoléculas y de hecho, a modificaciones funcionales en los lugares donde las mismas se encuentren en un momento dado.
Puede decirse entonces que el estrés oxidativo es, en esencia, el efecto adverso que se produce en la sangre y los tejidos de los seres vivos cuando existe un incremento de la degradación de sus biomoléculas causado por radicales libres de oxígeno. Dicha lesión oxidativa, cuando se produce en moléculas de gran importancia biológica como proteínas, lípidos y ácidos nucleicos, puede conducir a la muerte celular.

A medida que aumentan nuestros conocimientos en el campo de los radicales libres, se pone en evidencia su gran implicación en los mecanismos patogénicos de muchas enfermedades, sobre todo en las de tipo crónico.

¿Qué son los radicales libres?

Los radicales libres (RL) o más modernamente llamados especies reactivas de oxígeno (ERO) son átomos o moléculas que contienen uno o más electrones no pareados en el orbital más externo, lo que produce una gran reactividad en dicha estructura. De hecho esto da lugar a que estos RL intervengan con gran eficacia y rapidez en un sinnúmero de procesos bioquímicos a nivel celular. Su gran reactividad es al final de cuentas la causante de su toxicidad.
Normalmente las ERO no son más que metabolitos fisiológicos, pero en ciertas condiciones o estados propios de la actividad del hombre en relación con su medio, la producción de estos compuestos puede incrementarse en forma considerable, rompiéndose entonces el equilibrio que debe existir entre estos y sus rivales o contrapartes los antioxidantes corporales.

¿Dónde se producen?

La mitocondria es el principal productor de las ERO, ya que la respiración celular se verifica específicamente a este nivel. Como se sabe el 90% del total del oxígeno inhalado se consume en la mitocondria y alrededor del 2 % del oxígeno reducido se transforma en el radical superóxido (O2).
Otra fuente de este radical son los fagocitos activados que producen el superóxido como mecanismo protector frente a agentes u organismos extraños.
Por otros mecanismos el superóxido se transforma en el radical hidroxilo (OH), que es aun más reactivo que el anterior.

Otro radical libre fisiológico es el óxido nítrico (NO), que se produce en el endotelio vascular como factor relajante. Este puede transformarse en peróxido nítrico (ONOO) que contribuye en gran medida a lesiones de tipo oxidativo en múltiples enfermedades.

¿Cómo se forman y qué agentes los provocan?

En reacciones bioquímicas de oxidación-reducción que ocurren en el metabolismo celular normal, muy influenciados por factores ambientales externos, tales como:
1) Los componentes del humo del cigarro,

2) Los contaminantes ambientales,

3) Las radiaciones Gamma,

4) La luz ultravioleta,

5) Compuestos tóxicos,

6) Dietas desbalanceadas o pobres,

7) Dietas hipercalóricas e hipergrasas,

8) Ejercicio o trabajo extenuante.

Mecanismos y defensas antioxidantes.

Los efectos biológicos de las ERO son controlados en los seres vivos por una gama de mecanismos fisiológicos de defensa antioxidante, que involucran a un complejo grupo de procesos, todos encaminados a evitar el exceso de oxidación a nivel celular, que es en definitiva, el que causa los trastornos.

Con el paso del tiempo el proceso se hace crónico y se produce entonces el deterioro de los tejidos, los órganos y luego del organismo completo, con lo que deviene la enfermedad.
A la larga lo que los seres vivos necesitan es mantener un equilibrio interno correcto entre el nivel de ERO y el de antioxidantes, siendo la enfermedad el resultado final del desajuste o del desequilibrio.
Existen diversos sistemas de defensa que participan directamente, para en todo momento tratar de lograr el equilibrio antes mencionado. Dichos sistemas son: enzimas antioxidantes, enzimas que eliminan Y/o separan las moléculas que han sido oxidadas y sustancias antioxidantes específicas.
El principal sistema enzimático de defensa antioxidante está compuesto por cuatro enzimas: superóxido dismutasa, glutatión peroxidasa, glutatión reductasa y catalasa.
En el presente informe nos ocuparemos solamente de algunas de los compuestos antioxidantes presentes en los alimentos que normalmente ingerimos en la dieta diaria.

¿Que son los antioxidantes?

Son sustancias que cuando están presentes retardan o inhiben la oxidación de sustratos susceptibles al ataque de las ERO.
Los agentes antioxidantes exógenos son aquellos que se ingieren a través de la alimentación y desde el punto de vista práctico son los más importantes de todos, ya que son los únicos que pueden ser introducidos al organismo de forma voluntaria por cada persona, en función de sus conocimientos sobre el tema, la disponibilidad de alimentos en un momento dado y la voluntad e interés que tenga de consumir una dieta saludable.
Las concentraciones de antioxidantes que presenta la alimentación de cada individuo dependerá en gran medida de cuan balanceada y correcta sea la misma, así como de la forma como se prepare y el nivel de nutrimentos que contenga al momento de ser ingerida.

Los antioxidantes en los alimentos: Dónde encontrarlos y cómo conservarlos

Los antioxidantes más importantes son:

La Vitamina C
Los Beta-carotenos
La Vitamina E
El selenio, el cobre, el cinc y el manganeso juegan también un papel muy importante al formar parte de métalo enzimas imprescindibles en el sistema redox del organismo.
El selenio forma parte de la glutatión peroxidasa, y los restantes elementos minerales están involucrados con el centro catalítico de la familia de las superóxido dismutasas, todas ellas vitales dentro del sistema metabólico como agentes antioxidantes por excelencia.

La Vitamina C

Esta vitamina es el principal agente antioxidante en los medios acuosos del organismo Se considera la Vitamina Estrella. Según algunos autores es el compuesto más genial de la naturaleza, siendo capaz de intervenir con suma eficiencia en más de 300 procesos en nuestro organismo.

Es una molécula muy pequeña, que se absorbe muy fácilmente y que está presta a oxidarse con gran rapidez, ya que su potencial de oxidación reducción así se lo permite, evitando de este modo que en su presencia, se oxiden otros compuestos. De ahí su gran valor como agente antioxidante. Desafortunadamente, al igual que otras vitaminas hidrosolubles no se acumula en ningún órgano ni medio corporal, por lo que se elimina rápidamente. Esto hace que deba ingerirse con mucha frecuencia, ya que no es posible almacenarla.

Funciones principales de la Vitamina C.

Tiene 2 acciones básicas en el organismo: En el sistema inmunológico y en el sistema nervioso, aunque participa en un sinnúmero de eventos en todo el cuerpo. De este modo refuerza y tonifica las paredes arteriales, participa en la síntesis de carnitina, compuesto vital para la oxidación de los lípidos, de ahí su importancia para combatir la obesidad, así como en la síntesis de colágeno. Coadyuva además al mejor aprovechamiento de otras vitaminas y minerales como el ácido fólico y el hierro.

Mejor manera de adquirirla y conservarla.

La vitamina C se elimina muy rápido y con mucha facilidad de los medios acuosos del organismo, mientras que los niveles en sangre no rebasan ciertos límites, por tanto hay que ingerirla espaciada al menos 4 veces por día. Es muy importante saber que si se consume una dosis alta de una sola vez (dosis única) se elimina rápido y a las pocas horas ya no estará abundante en el cuerpo.
Esto es aplicable a los alimentos y también a los suplementos que se toman en tabletas.
Los requerimientos nutricionales diarios son entre 50 y 70 mg. Las dosis preventivas para evitar enfermedades debidas al estrés oxidativo son de 200 mg o más.

FUENTES DE VITAMINA C (mg en 100 g del alimento)

Guayaba
Naranja, toronja 400-500
30 – 50
Piña, papaya, col, tomate 25-30
Espinacas, repollos, chiles 18-25
Papa 15-20
Manzanas 8-10
Todos estos alimentos deben comerse preferentemente: CRUDOS, FRESCOS, SIN PICAR MUCHO, VARIAS VECES AL DIA

Beta-carotenos y otros Carotenoides.

Existen en el reino vegetal para defender a las plantas del exceso de radicales libres y de los procesos de oxidación exagerados. Son muy útiles para prevenir el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Deben comerse espaciados. Se ha comprobado que es mucho mejor comer estos nutrientes en 3 raciones diarias, que todo de una vez. El nivel en sangre es 3 veces más alto si se distribuyen adecuadamente durante todo el día.
Se dañan poco por el calor, pero no deben cocerse en exceso.

FUENTES DE BETA-CAROTENOS

Requerimientos diarios: 5000 U.I.

U.I. en 100 g – (como Vit. A)
Zanahoria 9500
Espinaca 7800
Calabaza 7100
Papaya 3500
Berza, brócoli 3000
Aguacate 900
Chiles, pimientos 3000
Es muy importante que se consuman conjuntamente con grasas, preferentemente vegetales, ya que la absorción varía entre 10 y 90 % en función de la ausencia o la presencia de grasa en el bolo alimenticio. Esto es debido a que lo carotenos en general son solubles en grasa, mientras que no se disuelven en los medios acuosos, hecho que afecta seriamente el paso de los mismos a través de la membrana intestinal.

VITAMINA E

Es el antioxidante por excelencia de los medios lipídicos del organismo. Su acción se verifica fundamentalmente a nivel de las membranas celulares, las que como se sabe están constituidas fundamentalmente por compuestos de carácter graso.
Se encuentra presente en los aceites vegetales como antioxidante natural de las semillas, para evitar procesos de oxidación indeseables en las mismas.

Se recomienda ingerir entre 100 y 200 mg al día para cubrir las necesidades nutricionales y además prevenir el stress oxidativo. Los requerimientos nutricionales son entre 10 y 20 mg solamente.

FUENTES DE VITAMINA E

mg de vit E en 100g del alimento
Aceite de girasol 75
Aceite de soya 68
Aceite de oliva 30
Almendras 29
Maní 19
Mantequilla 3
Huevos 1
Leche entera 0.1
Es de notar que sólo los alimentos de origen vegetal son las fuentes de esta vitamina, mientras que en los de origen animal apenas está presente, o sea que si su dieta no presenta alimentos vegetales abundantes, difícilmente podrá cubrir los requerimientos de esta importante vitamina.

Algunas consideraciones finales

Los seres humanos tenemos características de animales herbívoros por nuestros dientes, por el largo del tubo digestivo y también porque a diferencia de los carnívoros padecemos de arteriosclerosis.
Por todo ello debemos ingerir la mayor cantidad posible de frutas y vegetales, que están llenos no sólo de estos antioxidantes que ya mencionamos anteriormente, sino de una gran cantidad de otros nutrientes y compuestos que nos preservan la salud y evitan además que nos pongamos obesos.
Actualmente se recomienda incluir entre 5 y 7 raciones de estos alimentos al día, entendiéndose por ración una fruta mediana como una naranja o un manzana y en el caso de las vegetales un tomate o medio pepino mediano. En cuanto a los productos de origen animal debemos ingerir carnes y grasas animales con mucha moderación, sin exageraciones que sólo nos conducen a enfermarnos del corazón, de gota, de cáncer o de artritis.
Es importante además comer guiados por el centro del hambre y no por los instintos de la gula y el placer, cosa muy en boga en estos últimos tiempos. Por tanto sería muy útil que usemos nuestra inteligencia para darnos cuenta de que hay que comer para vivir y no vivir para comer.
Es muy necesario además hacer actividad física cotidianamente que, como se sabe, mejora no solo el cuerpo sino el espíritu, pues libera estrés emocional y también el de tipo oxidativo. No obstante nunca debe llegar al agotamiento pues esto resulta igualmente dañino.
Sepa por otro lado que si hace todo lo anterior y disfruta otras bondades y placeres que nos oferta la vida como son mantener buenas relaciones sociales y familiares, así como dar y recibir amor, seremos entonces:
Unos herbívoros inteligentes que comeremos carne algunas veces, nunca estaremos obesos, gozaremos de salud y viviremos muchos años con calidad de vida y llenos de alegría

Traducción de Cathy Van Riel

Bibliografía.

1. Alessandrini González, R. Nutrición, Estrés Oxidativo y Envejecimiento. Avances Médicos de Cuba, Centro Internacional de Restauración Neurológica, C. Habana, Cuba, p38-41, 2000
2. Turnes,J. Fuentes intracelulares de especies oxidantes en condiciones normales y patológicas. Antioxidantes y calidad de vida. 1994, 1: 16-19
3. Stephens NG et al. Randomised controlled trial of vitamin E in patients with coronary disease : Cambridge Heart Antioxidant Study(CHAOS). Lancet 1996; 347: 781-786
4. Pressman, AH and Sheila Buff. Vitaminas y minerals. Editorial Pearson Education, Mexico, 2000
5. Lima, LB. Curso de Postgrado de Temas Actuales de Nutrición y Alimentación, Facultad de Medicina “Enrique Cabrera”, Ciudad de la Habana, Cuba, junio 2002
6. Sin, C; Lima, LB; Blanco, O. Rehabilitación ambulatoria, Experiencia de un año de trabajo. Cardiología Intercontinental, 2001, 10:1, 27-32
7. Los antioxidantes y los flavonoides. DIETAWEB.HTM 23/05/02

Valora esta información

, ,

Anestesia para pacientes con SFC/EM e IAI Valora la información

Anestesia para pacientes con intolerancia ambiental idiopática y síndrome de fatiga crónica

M. McD. Fisher* y M. Rose. Royal North Shore Hospital of Sydney, St Leonards, NSW 2065,
Australia. *Autor para correspondencia. E-mail: mfisher@med.usyd.edu.au

Antecedentes.

El síndrome de intolerancia ambiental idiopática (IAI), anteriormente conocido como síndrome de Sensibilidad Química Múltiple (SSQM), y el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) son enfermedades polémicas y hay poca información en la literatura respecto la apropiada aplicación de la anestesia en tales pacientes.

Hemos estudiados a 27 pacientes con IAI y SFC, derivados a nuestra clínica de alergia a la anestesia y hemos efectuado una búsqueda en la literatura y en la web sobre la anestesia en estos desordenes.

Resultados.

Los pacientes tenían una significativa incidencia de eventos adversos relacionados con anestesia pero que no eran de naturaleza alérgica.

Los efectos adversos habitualmente ocurrían de forma post-operativa y eran auto-limitadores. Los pacientes con IAI y SFC no corren riesgo de anafilaxis y no hay evidencia científica que cualquier fármaco o técnica son excesivamente peligrosos.

Ni nuestros pacientes, ni la revisión de la literatura científica apoyaron las recomendaciones disponibles en internet para el manejo anestésico de los pacientes con IAI y SFC.

Conclusiones.

Sugerimos que lo mejor es que el anestesista emplee la técnica que utilizaría si el paciente no tendría SFC o IAI, pero que evite los fármacos para los que existe un historial de respuesta adversa.

Es probable que la anestesia vaya asociada con efectos adversos en estos pacientes, pero no es probable que los efectos sean severos. Se provee una serie de recomendaciones para una conducta segura y armoniosa de anestesia en los pacientes con SFC y IAI.
Br J Anaesth 2008; 101: 486–91
Palabras clave: alergia; anestesia, efectos adversos; síndrome de fatiga crónica; intolerancia ambiental
idiopática; sensibilidad química múltiple.
Aceptado para publicación: 21 de Julio 2008. British Journal of Anaesthesia 101 (4): 486–91 (2008)
doi:10.1093/bja/aen242

Recomendaciones Anestesia para pacientes con intolerancia ambiental idiopática y síndrome de fatiga crónica en PDF

Dr. Ferran García Fructuoso  traducción: Cathy van Riel –septiembre 2.008

Valora esta información

, , ,

Proceso para la declaración de invalidez Valora la información

EQUIPO DE VALORACIÓN DE INCAPACIDADES. COMO ACTUA Y PASOS PREVIOS

La declaración por parte de la administración, de la invalidez de una determinada persona, puede ser desde un acto muy simple, cuando esta se consigue a partir del informe que realizan los EQUIPOS DE VALORACIÓN DE INCAPACIDADES, hasta algo muy complicado, cuando esta declaración de incapacidad es denegada por la Seguridad Social y nos vemos obligados a emprender un largo camino de reclamaciones, que pasa desde la inicial al órgano que desestima la incapacidad y puede llegar incluso a la reclamación judicial ante Tribunales Europeos.

En esta ocasión vamos a desarrollar el proceso para la declaración de invalidez, acotando el estudio a las reclamaciones administrativas y judiciales, dentro de nuestras fronteras; esto es, desde la reclamación previa a la Seguridad Social en caso de denegación de la invalidez, pasando por el inicio de los procesos judiciales ante los órganos jurisdiccionales del orden social, los recursos de suplicación ante los diversos Tribunales Superiores de Justicia de las Comunidades Autónomas, donde suelen terminar los procesos , hasta llegar al recurso de casación para la unificación de la doctrina ante el Tribunal Supremo.

La solicitud de la evaluación de una posible incapacidad, puede ser, tal y como ya hemos indicado en otro lugar a petición del propio trabajador, de la Mutua Laboral o de la propia Seguridad Social.

Según el Texto Refundido de la Ley General de Seguridad Social del año 94 y en su articulo 143, se nos dice que corresponde al Instituto Nacional de la Seguridad Social, a través de los órganos que reglamentariamente se establezcan y en todas las fases del procedimiento, declarar las situaciones de invalidez permanente, los efectos de reconocimiento de las prestaciones económicas …

A la vista de esto, el órgano reglamentariamente previsto para valorar y examinar estas situaciones de invalidez es el EQUIPO DE VALORACIÓN DE INCAPACIDADES, quien eleva sus propuestas al Director Provincial del INSS, quien realmente dicta las resoluciones.

La composición de estos equipos de valoración de incapacidades, es la siguiente: Un presidente que corresponde al Subdirector Provincial de incapacidades del INSS, un médico inspector, un facultativo médico, un inspector de Trabajo y un funcionario de la unidad de incapacidades de la Dirección Provincial del INSS. A estos de obligada composición se le pueden añadir un experto en rehabilitación y otro experto en seguridad e higiene en el trabajo.

La resolución de la Dirección Provincial de la Seguridad puede poner fin al proceso, cuando esta resolución reconoce las pretensiones de la persona afectada, sin embargo esto a veces no sucede, y como bien sabemos, mucho menos en los procesos donde lo que se intenta solventar es una declaración de invalidez por Fibromialgia.

En aquellos casos en que esta resolución no conceda la declaración de invalidez, estamos ante el umbral de un proceso, que casi con toda seguridad va a terminar en un procedimiento judicial. No obstante, previo a la presentación de una demanda ante la Jurisdicción Social, la ley establece la obligatoriedad de proceder a realizar una reclamación previa ante el mismo órgano que dictó la resolución, reclamación que de no ser atendida, nos abre el paso a dicha reclamación judicial; este requisito lo encontramos en el Art. 71 del Real Decreto Ley que regula el Procedimiento Laboral.

Esta reclamación de acuerdo con el citado articulo se debe realizar en el plazo de treinta días siguientes a los que se hubiera notificado el acuerdo ; debemos tener en cuenta que estamos ante un plazo de caducidad, lo cual lleva implícito la imposibilidad de presentar dicha reclamación pasado dicho plazo.

Si recibida la contestación a dicha reclamación esta sigue siendo desestimatoria, o simplemente no se produce (Silencio Administrativo), contamos con el plazo de treinta días para formular demanda ante los Juzgados de lo Social.

Según el articulo 72 de dicho RDL de Procedimiento Laboral, En el procedo no se podrán introducir variaciones sustanciales de tiempo, cantidades o conceptos respecto de los formulados en la reclamación previa y en la contestación a la misma. Este inocente articulo en apariencia, ha de ser tenido muy en cuenta en el momento de proceder a realizar la reclamación previa a la Seguridad Social.

Cualquier hecho sobre el que queramos basar nuestros derechos, debe ser reproducido en dicha reclamación previa si queremos posteriormente introducirlo en nuestra demanda, para que sea valorado por la administración de justicia. En materia de invalidez cuando una determinada enfermedad no ha sido recogida en el acto administrativo que deniega la prestación, no se podrá intentar la valoración de la misma en fase judicial, en el caso, tal y como he indicado de no haber sido puesta de manifiesto en la reclamación previa.

Llegados a este punto el siguiente paso que debemos proceder a formalizar es la demanda ante los Juzgados de lo Social, órganos encargados de resolver las demandas en materia de seguridad social.

Respecto al proceso judicial, el cual se resolverá según lo establecido en el RDLeg 2/1995 de 7 abril sobre procedimiento laboral, debemos poner el énfasis en dos aspectos sobre todo; el primero esta recogido en el Art. 90 de dicha norma referido a la prueba.

Este nos dice que

Las partes podrán valerse de cuantos medios de prueba se encuentren regulados en la Ley…, lo cual pone a nuestro alcance todo el abanico de posibilidades de prueba regulados en la Ley de Enjuiciamiento Civil, norma supletoria a la que estamos analizando y a la que nos deberemos remitir en todo lo no establecido en la norma laboral.

El segundo aspecto sobre la valoración de la prueba sobre el que quiero llamar la atención, es el hecho de que con carácter general se atribuye mayor credibilidad a los informes remitidos por los Equipos de Valoración de Incapacidades, que los aportados por los peritos de parte, fundamentados en lo que podríamos llamar la falsa creencia de que estos serán siempre más veraces como órgano imparcial y desinteresado en el resultado del proceso.

No obstante esto puede desvirtuarse cuando este peritaje venga realizado por centros o servicios de alta cualificación profesional o de profesionales de superior imparcialidad, prestigio y preparación a los médicos oficiales.

Después de todo este proceso,

podemos llegar al momento en que el órgano judicial correspondiente, tampoco ha considerado nuestra solicitud, dictando sentencia donde nuestras pretensiones no son recogidas.

Dicha resolución de acuerdo con el Art. 189.1.c. del RDL sobre Procedimiento Laboral, puede ser recurrida por medio del Recurso de Suplicación. La intención de interponer dicho recurso, debe ser anunciada al órgano que dicto sentencia, dentro de los cinco días siguientes a la notificación de la sentencia.

El Recurso de Suplicación lo sustancia el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma correspondiente. No se puede presentar por cualquier motivo o simplemente por no estar de acuerdo con la resolución. Este recurso de acuerdo con el Art. 191 del RDLeg 2/1995 sobre Procedimiento Laboral, tiene por objeto:

a) Reponer los autos al estado en que se encontraban en el momento de haberse infringido normas o garantías del procedimiento que hayan producido indefensión.

b) Revisar los hechos declarados probados, a la vista de las pruebas documentales y periciales practicadas (Obsérvese que nada dice de la prueba de testigos)

c) Examinar las infracciones de normas sustantivas o de la jurisprudencia.

Por último haremos una breve mención al Recurso de Casación para la Unificación de la Doctrina; en este buscamos comparar la sentencia que recurrimos y que ha debido ser dictada en suplicación por las Salas de lo Social de los Tribunales Superiores de Justicia (Art. 216 RDLeg 2/1995), con otra de resultado contradictorio, dictada por otra Sala de otro Tribunal Superior de Justicia o del Tribunal Supremo.

Los requisitos para poner en contradicción ambas sentencias son; Idéntica situación donde, en mérito a los hechos, fundamentos y pretensiones sustancialmente iguales, se hubiera llegado a pronunciamientos distintos.

Este recurso podrá prepararlo cualquiera de las partes o el Ministerio Fiscal dentro de los diez días siguientes a la notificación de la sentencia impugnada.

Básicamente aquí termina un proceso laboral por invalidez o al menos la mayoría de ellos.

Se podría llegar a tratar otros recursos a presentar ante distintos órganos superiores; Tribunal Constitucional, Tribunales Europeos, pero que dado su carácter residual, no tiene sentido tratar aquí, como tampoco hemos tratado deliberadamente otros temas como los recursos contra los Autos de Magistrados, por el mismo carácter no fundamental en el desarrollo del proceso.

Valora esta información

,

Sindrome quimico multiple. El trabajo en los hospitales 5/5 (1)

Primum non nocere. Una reflexión sobre la aplicación del juramento hipocrático en la organización de las empresas sanitarias

Pilar Arrizabalaga Clemente
Hospital Clínic de Barcelona. Institut d’Investigació Biomèdica August Pi i Sunyer.
Programa Salud, Género y Ejercicio profesional. Fundación Galatea.
Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB). Barcelona. España.

Codi de Deontologia. Consell de Col·legis de Metges de Catalunya (2005):
Art. 8. La primera lealtad del médico es hacia la persona que atiende.
La salud ha de anteponerse a cualquier otra conveniencia.
Art. 114. El Colegio de Médicos velará por que los médicos asalariados
puedan desarrollar sus tareas dentro de una institución o empresa en
debidas y dignas condiciones laborales.

Se considera al griego Hipócrates (460-377 a.C.) el padre de la medicina actual.

El denominado juramento hipocrático o «primum non nocere» es la norma más antigua de autorregulación del ejercicio de la medicina desde el seno de la propia profesión. Obliga ante todo al autocontrol, así como a la vigilancia a fin de evitar o paliar los efectos y las secuelas indeseables derivadas de la práctica médica1. Esta norma ha aguantado muy bien el paso del tiempo, y en los tiempos más recientes se ha actualizado y desarrollado en códigos de ética médica y deontología profesional2,3.

La medicina antigua, basada en la creencia de los 4 fluidos orgánicos –sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra, a semejanza de los 4 elementos básicos de la naturaleza: aire, agua, fuego y tierra–, explicaba la salud como reflejo del equilibrio entre ellos y la enfermedad como el desequilibrio, por exceso o defecto, de uno de ellos.

Al principio fundamental de los 4 humores, la escuela hipocrática aportó el papel de los factores externos a partir de la observación en la enfermedad. Entre las obras que conforman el Corpus Hippocraticum, destaca el «Tratado de los aires, las aguas y los lugares»4, que complementa la atribución de un origen divino de las enfermedades con una etiología ambiental.

sindrome quimico multiple en hospitales

Se propone que el clima, el agua y la situación de la población en un lugar son elementos que pueden ayudar al médico a evaluar la salud de sus habitantes.

Su sentido del distanciamiento y su capacidad para la observación clínica avanzaron la idea, entonces revolucionaria, de que el médico podría predecir la evolución de la salud y la enfermedad mediante la observación de un número de casos suficiente.
La especie humana, desde su propio origen, ha manipulado la naturaleza según sus necesidades.

La humanidad ha sido capaz de vivir en diferentes medios, incluso en situaciones extremas. Ha creado condiciones ambientales artificiales que, con el paso del tiempo, se ha demostrado que pueden repercutir en la salud. Este conocimiento ha llevado a extremar las medidas de vigilancia medioambiental en las sociedades desarrolladas.
Los seres humanos pasan la mayor parte del tiempo en casa y en el trabajo, lugares cerrados en los que el ambiente puede ser seguro mientras se siga unas normas de seguridadhigiene. El desarrollo tecnológico ha permitido el diseño y la construcción de edificios herméticos, sin ventanas practicables, equipados con sistemas de ventilación o climatización forzada, que en su momento se presentaron como la eficiencia energética óptima junto con una ventilación higiénica.

Años más tarde se ha sabido que no eran inocuos para la salud.

En la década de los años setenta se empezó a detectar en estos edificios lo que posteriormente se ha denominado síndrome del edificio enfermo (SEE) debido a una ventilación deficiente.
El SEE, que hoy se define por síntomas de irritación de mucosas respiratorias y conjuntivas que afecten a más del 20% de sus ocupantes, ha sido foco de interés para la comunidad científica, como demuestra una revisión publicada en una de las más prestigiosas revistas de medicina al final de la década de los años noventa5.

Años después de identificarse el SEE, ha habido profusa legislación normativa (Real Decreto 486/1997, Real Decreto 1751/1998, Norma UNE 100-011-91) sobre las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, en cuanto a las condiciones ambientales que establecen la renovación mínima del aire (introducción de un volumen determinado de aire limpio, mezcla con el aire de los locales y expulsión al exterior del mismo volumen de aire precedente) de los locales de trabajo.

La falta de renovación de aire y la ausencia de mecanismos de filtro adecuados comportan la concentración de sustancias no deseables que pueden resultar nocivas, o cuando menos molestas, para la salud.

En las empresas, la realización de controles periódicos del ambiente laboral es un derecho individual, social y legalmente exigible, a partir de los conocimientos científicos actuales.
Sorprende que en las empresas sanitarias, eufemísticamente llamados centros de salud, en las que por la naturaleza de su trabajo el riesgo ambiental está presente y en grado muy superior al de otros locales de uso público (restaurantes, oficinas, y otros), las condiciones ambientales merezcan poca o ninguna atención. Además, nuestros hospitales asientan en estructuras arquitectónicas antiguas, de difícil adaptación a medidas de seguridad adecuadas a los avances tecnológicos.

Finalmente, tampoco acompaña la particular actitud de los profesionales de la medicina en la confianza no fundada de que la enfermedad no les alcanza.

Los hospitales constituyen uno de los lugares de trabajo en el sector de los servicios con riesgo laboral, asociado al ambiente, más elevado, con potenciales efectos negativos para la salud. Se considera que la población sanitaria es de alto riesgo de exposición ambiental a agentes químicos, principalmente, y físicos, en menor grado. De hecho, la relevancia para la salud de los productos químicos en el medio hospitalario ha sido el tema de una entre más de una docena de jornadas realizadas sobre salud laboral en los hospitales de Cataluña6.

Así, se distingue entre: agentes químicos tóxicos, capaces en pequeñas cantidades de causar efectos agudos o crónicos indeseables; sensibilizantes, capaces deoriginar reacciones de hipersensibilización; irritantes, capaces de causar una reacción inflamatoria, y nocivos, capaces de tener efectos agudos o crónicos indeseables.

El glutaraldehído y el formaldehído

se usan ampliamente en hospitales como agentes esterilizadores muy efectivos en laboratorios y quirófanos; también se aplican en unidades de endoscopia, diálisis y radiología7,8.

En estas últimas, se utilizan,además, soluciones reveladoras y fijadoras que contienen ácido acético y dióxido de azufre9. Todas estas sustancias –y otras como las derivadas de aminas, amonios cuaternarios, ácido peracético y glioxal– han sido identificadas en el ambiente hospitalario en concentraciones mayores que en el ambiente general y pueden afectar a la salud por sus características de irritantes, tóxicos y sensibilizantes por inhalación.

Pese a que con una ventilación adecuada no hay riesgo por el uso de estos productos, los datos epidemiológicos ponen de manifiesto un número más que considerable de problemas, como cefaleas, irritaciones oculares, nasales y cutáneas10, trastornos del aparato respiratorio11- 13, asma14-17 y sensibilización química múltiple18,19 entre el personal sanitario expuesto.

Cabe pensar, por tanto, que los sistemas de ventilación, cuando los hay, utilizados para la extracción de estos productos del área de trabajo pueden ser menos eficaces de lo esperado e incluso, debido a un deficiente diseño, podrían contribuir a máximos de exposición elevados.

En consecuencia, los hospitales y sus empleados deberían apreciar la potencial peligrosidad de los agentes químicos y el riesgo laboral que conllevan, así como extremar las medidas de seguridad20-22 hasta que se desarrollen desinfectantes y productos de limpieza no sensibilizantes.
Más aún, de repercusiones muy graves para la salud y con secuelas permanentes, ha sido la exposición a pesticidas organofosforados, carbamatos y piretroides utilizados para el tratamiento de las plagas urbanas en laboratorios hospitalarios23 y centros de atención primaria24 en condiciones de falta de ventilación.
La asistencia a las enfermedades de origen laboral se ha venido haciendo directamente a través de las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales colaboradoras de la Seguridad Social.

Mientras que los accidentes de trabajo son fácilmente identificados y diagnosticados por los especialistas de medicina del trabajo, las enfermedades profesionales, en cambio, no lo son.

Las enfermedades laborales aparecen de forma insidiosa y son inespecíficas y complejas.

La lista de enfermedades profesionales reconocidas es limitada y muy antigua, de modo que no se adapta a la situación actual25 –a modo de ejemplo valga que la neumopatía intersticial difusa o síndrome de Ardystil se reconoció como enfermedad profesional en 1993, después de que muriesen 7 pacientes–, lo que, añadido a la histórica orientación legalista de la medicina del trabajo, hace que se requiera un notable esfuerzo de atención e interés para establecer la relación causa-efecto.

A esta dificultad se añaden factores sociales que van más allá del ejercicio de la medicina.

Por un lado, la contradictoria limitación de la dependencia jerárquica externa a la profesión de los médicos de empresa.
Los médicos de empresa deben responder a los intereses del empresariado, del que dependen, lo que no siempre está en armonía con las necesidades sanitarias de la población trabajadora.

Por otro lado, el fenómeno prevalente del paro laboral, que lleva a la consideración de que el trabajo humano pasa de ser un posible factor negativo potencialmente patógeno a ser una situación positiva privilegiada en sí misma, independientemente de la existencia de condicionamientos negativos.

Todo esto conlleva que la tendencia de la medicina del trabajo sea moverse más por normativas legales de obligado cumplimiento que por evidencia scientíficas a fin de establecer la relación causa-efecto de las enfermedades relacionadas con el trabajo.

Es más, se han hecho algunas sugerencias en el sentido de que la medicina de empresa tiene más el papel de agente a fin de intentar controlar el absentismo laboral que de atención de las enfermedades laborales26. Por ello, no es extraño que la demanda de asistencia de trastornos de salud relacionados con el trabajo llegue a los centros de atención primaria, como así se ha registrado en un área básica –Castelldefels (Barcelona)–, donde hasta casi el 16% de una muestra de 207 bajas de incapacidad laboral transitoria por enfermedad común se relacionaban con las condiciones de trabajo27.
La organización de la salud laboral en las empresas sanitarias ha estado en consonancia con el modelo general de medicina de empresa obligatorio y vigente desde la década de los años sesenta, si bien la implementación de la salud laboral en los hospitales ha sido más tardía (data de hace 2 décadas), ya que por su propia misión se les otorgaba implícitamente la aplicación del conocimiento médico.

En 1994, de los 74 hospitales de la Xarxa Hospitalària d’Utilització Pública (XHUP) de Catalunya existentes en aquel tiempo, apenas 20 (27%) hospitales contaban con un profesional dedicado específicamente a la salud laboral.

La actividad recaía parcialmente en un médico de medicina preventiva o de un servicio asistencial en 40 (54%) hospitales, y el resto de los hospitales carecía del servicio de salud laboral en su organización.

La actividad asistencial en las unidades de salud laboral de los hospitales se ha articulado, en su gran mayoría, alrededor de los especialistas en medicina del trabajo, con dependencia jerárquica de los departamentos de recursos humanos en el 46% de los centros, seguidos de la dirección médica en el 23% y la gerencia en el 11% de los hospitales6.

Los médicos de empresa de los hospitales, como sus colegas especialistas de medicina del trabajo, identifican bien los accidentes laborales, fundamentalmente los derivados del riesgo biológico propio de estas empresas.
Sin embargo, y pese a la paradoja de tener muchos más medios tecnológicos, más recursos científicos e incluso la posibilidad de recurrir a otros colegas expertos en enfermedades de origen laboral reconocido, participan en las condiciones organizativas limitantes ya expuestas.

De esta forma, y en los mejores casos, con una buena práctica de promoción de la salud, la medicina de empresa en los hospitales se ha convertido en servicios de medicina comunitaria de asistencia primaria ambulatoria de las enfermedades comunes, a fin de ayudar y dar comodidad asistencial a los trabajadores.

A partir de la Ley 31/1995 de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL), que separa las tareas de asistencia médica laboral de las tareas de vigilancia de la salud en los hospitales y los demás servicios sanitarios, igual que en otras empresas, los especialistas en medicina del trabajo se han visto abocados a integrarse en servicios de prevención multidisciplinarios con otros profesionales implicados en la seguridad y la higiene industrial.

Pese a que la ley mencionada se ha desarrollado posteriormente en reales decretos sobre la protección de la salud y seguridad contra los riesgos químicos en el trabajo28, y se han establecido reglamentos y guías de los servicios de prevención, hay una discordancia entre lo legislado y la realidad.

En los servicios sanitarios, y al contrario que en otros ámbitos de la sociedad civil, la ley va muy por delante de la realidad en la prevención de los riesgos laborales. Aunque hay algún ejemplo excepcional, como el Hospital Sierrallana de Torrelavega en Cantabria –pionero en el ámbito público sanitario español–, que en junio de 2005 ha obtenido la certificación OHSAS 18001:1999 del Sistema de Gestión de Prevención de Riesgos Laborales29, la implantación de la prevención delos riesgos laborales es más que deficiente en la mayoría de los hospitales.

Tanto es así que en 2004 aún no se había realizado estudios de siniestralidad en el 70% de los hospitales de Madrid y en el 60% no se había realizado ninguna evaluación de riesgos, tal como establece la LPRL30.

A la falta de cultura de la prevención de los riesgos laborales en los centros sanitarios no somos ajenos los profesionales de las áreas asistenciales distintas de las propias de la salud laboral. Hace años que en la mayoría de los hospitales hay servicios y comisiones técnicas que realizan tareas relacionadas con la prevención de riesgos laborales, como, por ejemplo, los comités de infecciones, radioprotección, farmacia y, más específicamente, los comités de seguridad y salud, que cuentan con representantes de la empresa y de los trabajadores.

A tenor de la realidad, la falta de consideración de la importancia de los riesgos laborales, que incluye desde su evaluación hasta la identificación y la gestión de los trabajadores sensibles a determinados riesgos y la elaboración del plan de prevención, son notorios el desprecio o la minusvaloración y la invisibilización del tema. Es hora de que los departamentos de relaciones laborales piensen, además de en el absentismo laboral relativamente alto en el sector, en proteger la salud de los trabajadores.

También es hora de que las asociaciones profesionales y sindicales apuesten por la salud.

La salud no tiene precio,no puede ser objeto de negociación.

El marco normativo de la deontología médica distingue entre el error médico y la negligencia. Mientras que el error es la equivocación por la que el resultado no es el deseado pese a haberse hecho todo lo conveniente y de forma correcta conforme a la conducta médica, la negligencia es la conducta médica que se aleja de las normas éticas y de la buena práctica –la lex artis– recomendada31.

Esto es, la negligencia se produce por desidia o por desconocimiento grave e injustificable del procedimiento admitido como correcto por la comunidad médica y científica32. En la actualidad, hay suficientes conocimientos médicos para saber las consecuencias de la falta de medidas de seguridad en la prevención de los riesgos laborales para la salud de los trabajadores sanitarios.

Por tanto, desde la ética y la deontología médicas y desde la ciencia, estamos convocados todos los profesionales de la salud, y en particular aquellos con responsabilidades de gestión, a la tarea de prevenir los riesgos laborales.

No aplicar el conocimiento médico en la adopción de medidas de seguridad en las empresas sanitarias es una falta de la ética médica fundamental, entendida como lo justo, lo correcto y lo bueno. La norma de «primum non nocere », relativa a la actuación individual del profesional de la medicina, es en la actualidad –cuando la práctica profesional se realiza en forma colectiva– una norma relativa que afecta también a las organizaciones, y por tanto es un parámetro de calidad asistencial.

Agradecimientos

A la Dra. Carmen Valls-Llobet, presidenta del Centre d’Anàlisi i Programes Sanitaris, y a la Dra. Francisca López-Crespi, del Centre de Seguretat i Condicions de Treball, Departament de Treball, Generalitatde Catalunya.

Al Dr. Joaquím Fernández Solá, consultor del Hospital Clínic, y al Dr. Miquel Mira Muñoz, de la Mutua Montañesa.
Su ayuda durante los últimos 2 años me ha inducido al estudio y la reflexión.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
 1. Craven-Bartle J, Monés J, Forcada JM. Informar del risc de seqüeles tardanes. Annals de Medicina. 2003;86:186-7.
 2. Estatut reglament interior i regles deontològiques. Barcelona: Col·legi Oficial de Metges de Catalunya; 1934. Normes de Deontologia. Barcelona: Col·legi Oficial de Metges de Barcelona; 1978; Codi de Deontologia. Normes
 d’Ètica Mèdica. Barcelona: Consell de Col·legis de Metges de Catalunya; 1997. Actualització 2005 [citado 29 May 2006]. Disponible en: www.comb.cat/cat/comb/normativa/codi_deontologic/codi_final.pdf
 3. Código de Ética y Deontología Médica. Organización Médica Colegial; 1990. Actualización 1999 [citado 26 May 2006]. Disponible en: www.cgcom.org/deonto/index.htm
 4. Pereira López AE. Hipócrates. Aires, aguas y lugares. En: Buck C, Llopis A, Nájera E, Terris M. El desafío de la Epidemiología. OPS. 505:1077 [citado 2 Nov 2005]. Disponible en: www.geocities.com/fdocc/hipocrates.htm
 5. Redlich CA, Sparer J, Cullen MR. Sick-building syndrome. Lancet. 1997; 349:1013-6.
 6. Vilardell Ynaraja M, Serra C. La salut laboral als hospitals de Catalunya. Annals de Medicina. 2002;85:256-60.
 7. Martí Solé MC, Alonso Espadalé RM, Constans Aubert A. NTP 429. Desinfectantes: características y usos más corrientes [citado 10 Oct 2004). Disponible en: www.mtas.es/insht/information/index.htm
 8. Weaver VM. Chemical hazards in health care workers. Occup Med. 1997;12:655-67.
 9. Scobbie E, Dabill DW, Groves JA. Chemical pollutants in X-ray film processing departments. Ann Occup Hyg. 1996;40:423-35.
 10. Shaffer MP, Belsito DV. Allergic contact dermatitis from glutaraldehyde in health care workers. Contact Dermatitis. 2000;43:150-6.
 11. Meggs WJ. RADS and RUDS –the toxic induction of asthma and rhinitis. J Toxicol Clin Toxicol. 1994;32:487-501.
 12. Alberts WM, Do Pico GA. Reactive airways dysfunction syndrome. Chest. 1996;1616-26.
 13. Waters A, Beach J, Abramson M. Symptoms and lung function in health care personnel exposed to glutaraldehyde. Am J Ind Med. 2003;43:196-203.
 14. Di Stefano F, Siriruttanapruk S, McCoach J, Sherwood Burge P. Glutaraldehyde: an occupational hazard in the hospital setting. Allergy. 1999; 54:1105-9.
 15. Quirce S, Gomez M, Bombín C, Sastre J. Glutaraldehyde-induced asthma. Glutaraldehyde disinfectant caused asthma in a renal dialysis unit.
 Allergy. 1999;54:1114-23.
 16. Vyas A, Pickering CA, Oldham LA, Francis HC, Fletcher AM, Merrett T, et al. Survey of symptoms, respiratory function and immunology and their relation to glutaraldehyde and other occupational exposures among
 endoscopy nursing staff. Occup Environ Med. 2000;57:752-9.
 17. Purohit A, Kopferschmitt-Kubler MC, Moreau C, Popin E, Blaumeiser M, Pauli G. Quaternary ammonium compounds and occupational asthma. Int Arch Occup Environ Health. 2000;73:423-7.
 18. Ortega Pérez A. Sensibilidad a múltiples compuestos, una enfermedad comúnmente inadvertida. Med Clin (Barc). 2005;125:257-62.
 19. Arnold Llamosas Pablo A, Arrizabalaga Clemente P, Bonet Agustí M, De la Fuente Brull X. Hipersensibilidad química múltiple en el síndrome del edificio enfermo. Med Clin (Barc). 2006;126:774-8.
 20. Rosell Farrás MG, Guardino Solà X. NTP 506: Prevención de la exposición a glutaraldehído en hospitales. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo [citado 10 Mar 2004]. Disponible en: www.mtas. es/insht/information/index.htm
 21. Teschke K, Chow Y, Brauer M, Chessor E, Hirtle B, Kennedy SM, et al. Exposures and their determinants in radiographic film processing. Am Ind Hyg Assoc J. 2002;63:11-21.
 22. Santolaya C, Freixa Blanxart A. NTP 590: Prevención de la exposición a formaldehído [citado 10 Mar 2004]. Disponible en: www.mtas.es/insht/ information/index.htm
 23. López Crespí F, Brosa Luengo J, Obiols J. Urban pesticide exposure disables workers in Catalunya. Pesticide News. 2005;68:3-5.
 24. Sellart JL. Cerrado un CAP en Tarragona por un brote alérgico. El País, 13 de enero de 2004.
 25. Cuadro de enfermedades profesionales. Real Decreto 1995/1978, de 12 de mayo. BOE núm. 203 de 25 de agosto. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo [citado 20 Sep 2005]. Disponible en:
 www.mtas.es/insht/legislation/RD/cuadro.htm
 26. Baselga-Monte M. Història i evolució de la salut laboral a Catalunya. Annal de Medicina. 2002;85:242-8.
 27. Castejón Castejón J. El papel de las condiciones de trabajo en la incapacidad temporal por enfermedad común y accidente no laboral [tesis doctoral]. Barcelona: Universidad Autónoma de Barcelona; 2002 [citado
 5 Oct 2005]. Disponible en: www.mcu.es/cgi-bin/TESEO/teseo.html
 28. Riesgos relacionados con los agentes químicos. Real Decreto 374/2001, de 6 de abril. BOE núm. 104 de 1 de mayo. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo [citado 20 Sep 2005]. Disponible en:
 www.mtas.es/insht/legislation/RD/riesg_quim.htm
 29. El Hospital Sierrallana de Torrelavega (Cantabria) obtiene la certificación de calidad en prevención de riesgos laborales. Diario Montañes, 18 de junio de 2005 [citado 7 Dic 2005]. Disponible en: www.croem.es/Web/
 CroemWebRiesgosLaborales.nsf/ca9fbec891192b50c1256bd7004f727c /79fd487edd99838e41257026002cc66f
 30. OMC Informa. Octubre de 2004. p. 6.
 31. De los Reyes López M, Pérez Gómez JM, García Olmos P, Borrell Carrió F, Gracia Guillén D. Relaciones entre profesionales sanitarios. Med Clin (Barc). 2001;117:339-50.
 32. Medallo-Muñiz J, Pujol-Robinat A, Arimany-Manso J. Aspectos médicolegales de la responsabilidad profesional médica. Med Clin (Barc). 2005; 126:153-6.

Correspondencia: Dra. P. Arrizabalaga.
Servei de Nefrologia. Hospital Clínic de Barcelona.
Villarroel, 170. 08036 Barcelona. España.
Correo electrónico: parriza@clinic.ub.es

Guardar

Valora esta información

, , ,

¿Cómo ayudar en la enfermedad? Enfermos crónicos 5/5 (1)

Sí quieres ayudar en la enfermedad, estos consejos servirán para cualquier enfermo crónico.

¿Cómo ayuda la familia al enfermo de Fibromialgia y sindrome de fátiga cónica?

Cabe tener en cuenta, que las características de estas enfermedades, las dificultades en su evaluación y tratamiento y su falta de entendimiento determinan sín duda un elevado sufrimiento individual y familiar con unos altos costes socioeconómicos directos en consumo sanitario.
También, diversos estudios ponen de manifiesto que a estos costes directos en consumos, se añaden los costes derivados de los deficits funcionales y discapacidad que ocasiona la enfermedad condicionando, perdida de actividades y productividad tanto en el trabajo como en el hogar, y representando el 70% del total de costes socioeconómicos.

Consejos para ayudar en la enfermedad a cualquier enfermo crónico

dificultades en la adaptación que lleva a perdidas

ayudar en la enfermedad
Este hecho de nuevo vuelve a condicionar un impacto significativo en la dinámica familiar de los pacientes, agravando el distress, produciendo cambios de rol y dificultades en la adaptación que lleva a perdidas residuales significativas.

Aunque sean las características del paciente y de su enfermedad lo que determine la evolución del proceso,también la estructura de la familia, su forma de funcionamiento, el grado de distres producido y los consecuentes cambios pueden jugar un papel en el impacto producido la dificultad de adaptación, contribuyendo en definitiva al deterioro psicosocial y físico del paciente y de su entorno.

En todo caso, Una de las grandes causas de crisis en una familia es el hecho de que alguno de sus miembros padezca una enfermedad crónica o incapacitante que implique limitaciones y requiera ser cuidado.

Las dificultades serán diferentes dependiendo de cual sea la persona afectada

de sus funciones en la familia y del tipo de enfermedad.

Hablamos constantemente de la familia, es un sentimiento de pertenencia que todos tenemos, pero vamos a intentar definir de manera suscinta, las funciones de la misma, características de la familia con enfermedada crónica, patrones relacionales, pautas de comportamiento, para que a partir de esta definición y por tanto mejor comprensión del funcionamiento de la familia como sistema al cual pertenecemos y con el cual estamos en constante interrelación, podamos interactuar, modificar, cambiar, la relación en función de la obtención en suma de un equilbrio biopsicosocial en términos de salud.

Funciones de el Sistema familiar:

Soporte económico.

Crianza de los hijos (cuidado, educación, nutrición, juego, disciplina).
Trabajos domésticos (cuidado del hogar, limpieza, lavandería, trabajo en el jardín, mantenimento del hogar)
Alimentación (compra de alimentos, cocina, limpieza de la vajilla).
Transporte (conducción)
Emocional (intimidad, crianza)
Sexual
Espiritual
Relaciones, responsabilidades (familia ampliada, amigos)
Social (amigos, compañeros de trabajo/socios, organizaciones)
Tiempo libre (local, vacaciones)

ayudar en la enfermedad

Dinámica Familiar en relación a la salud:

La familia es más que un conjunto de individuos
La familia tiene patrones repetitivos de interacción que regulan el comportamiento de sus miembros.
Los síntomas del individuo, pueden tener una función determinada dentro de la familia.
La capacidad de adaptación a una realidad cambiante es característica de la familia sana.
Las necesidades de la familia se someten a las del enfermo, con lo cual suele crecer la frustración y la sobrecarga.
Se desarrollan, dentro de la familia, coaliciones y exclusiones emocionales como respuesta a la enfermedad
Las familias se adhieren a estos patrones rígidos, resultando muy difícil reajustar sus patrones, aunque estos sean muy disfuncionales.
La rigidez del estilo se mantiene, en parte, por el relativo aislamiento de la familia para “afrontar” las demandas de la enfermedad crónica.

Patrones familiares de respuestas típicas a la enfermedad :

La mayoría de familias desarrollan patrones de respuesta en los momentos primerizos a la enfermedad, en una fase aguda, después es reticiente a cambiar dichos patrones. Viven el cambio como una amenaza familiar.
La familia es consciente de los sentimientos de contrariedad, culpa, resentimento e impotencia que genera la enfermedad en sus miembros, pero experimenta estos sentimientos como incompatibles con la condición médica del paciente y con la estabilidad de la família.
Los miembros de la familia no hablan entre sí de la enfermedad, ni tampoco del impacto que está teniendo en ellos.
La mayoría de las familias con un enfermo crónico informan sobre haber tenido malas experiencias con alguna parte del sistema médico.
Las familias con pacientes crónicos se sienten cuestionadas cuando se les ofrece ayuda psicológica, porque se supone que el ofrecimiento se produce porque estan haciendo algo incorrecto.
Este tipo de familias no acostumbran a encontrar tiempo para hablar de otros tipos de problemas relacionados con la enfermedad, especialmente si tienen hijos adolescentes.

Recomendaciones a los familiares:

Es bueno hablar sobre la enfermedad; fingir que no está pasando nada no ayuda a enfrentarse con la crisis. Es importante discutir la enfermedad y sus efectos sobre la familia y sobre cada miembro en particular.

Es necesario asegurarse que todos los integrantes de la familia comprenden bien en que consiste la enfermedad, incluyendo los más pequeños.

La familia tiene que otorgar las mismas oportunidades de expresión a todos y cada uno de sus miembros. Mantener el canal de comunicación abierto puede ayudar a evitar conflictos eventuales.

Cada uno tiene que aceptar como válido la forma de sentir y de pensar de los demás integrantes, aunque no esté de acuerdo con lo que supuestamente espera la mayoría.

El funcionamiento interno de la familia tiene que flexibilizarse al máximo.Será necesario una redistribución de roles, el asumir nuevas obligaciones y creatividad para buscar soluciones frente a situaciones conflictivas.

Se tiene que verificar que cada miembro de la familia tenga claro que se espera de él.

La familia tendrá que evitar actitudes sobreprotectoras o bien hacer suposiciones sobre lo más conveniente para el enfermo. Siempre que sea posible, el enfermo tendrá que implicarse y participar activamente en las decisiones y proyectos familiares.

El paciente tiene que estar abierto a la expresión y discusión de sus necesidades y limitaciones. sin caer en el error de evitar exponerlas creyendo que de esta forma ahorra dificultades y sufrimientos a su familia.

Tendrán que ser comprendidas y respetadas las emociones y necesidades de todos los miembros de la familia y no solamente los del paciente.

Para poder cuidar al miembro enfermo de la familia, cada uno tiene que considerar prioritario su bienestar personal en armonia.

Será muy beneficioso para el paciente, al igual que para la familia, poder expresar los sentimientos y emociones abiertamente, no solamente a través de las palabras sino también con actitudes. No piense que los demás saben cuanto les quiere, demuéstreselo con gestos de afecto. Comunique sus emociones y exprese esperanza.

Permita que su familia sepa lo importante que es para usted cada uno de ellos.

Compartir estos sentimientos puede crear nuevas fuerzas para acompañar el proceso de esta enfermedad.

Si su vida sexual tambien se ha resentido, hable sinceramente con su pareja sobre el problema, sobre las limitaciones de su energía y de las alternativas. Permita que sepa lo que significa para usted la atención física: las caricias, abrazos y besos son recuerdos tranquilizadores para su pareja.

Hemos intentado hablar un poco de la familia y la enfermedad crónica, como lo son, por el momento, la Fibromialgia y el Síndrome de fatiga crónica.

Quizás un comentario para finalizar. Las familias son normalmente sanas y utilizan sus recursos propios para adaptarse a situaciones de estres como la enfermedad crónica en un miembro de la misma, pero es todo el sistema familiar el que se moviliza en busqueda de una adaptación funcional en términos de salud.

Sólo ocasionalmente el paciente y la familia pueden tener dificultades en encontrar los recursos que tienen, para realizar los cambios necesarios para una nueva situación, y puede ser necesaria la ayuda de un terapeuta familiar para reencontrar los mismos y entrar de nuevo en una situacion de equilibrio biológico, psíquico y social.

Esperamos que estas breves notas les sean de ayuda.

Emili Gómez Casanovas
Médico Reumatólogo
Comite Científico
Escrito para Fundación FF

Bibliografia mas relevante:
1.- WHO, International Statistical Classification of Diseases and Related Problems. ICD-10. WHO, Geneve 1992.
 2.- Merskey H, Bogduck N. Classification of chronic pain: descriptions of chronic pain syndromes and definition of pain terms, (2th edition). Seattle. International Association for Study of Pain (IASP Press), 1994.
 3. - Valverde M. Prevalencia de la fibromialgia en la población española. Estudio EPISER (resumen). Rev Esp Reumatol 2000;27:157
 4.- Buckhardt CS, Clark SR, Bennett RM: Fibromyalgia and quality of live: a comparative anaysis. J Rheumatol 1993;21:714-720
 5.- Moratalla Gellida T. En Psicología en la familia . Editorial Tibidabo 2003.
 6.- WWW. Arbitrio .com
 7.- Ranjith G. “Epidemiology of chronic fatigue syndrome”. Occupational Medicine 2005;55:13-19.
 8.- Fukuda K, Strauss SE, Hickie I, Sharpre MC, Dobbins JG, Komaroff A. The chronic fatigue syndrome: a comprehensive approach to its definition and study. International Chronic Fatigue Syndrome Study Group. Ann Intern Med. 1994; 121(12):953-59.
 9.- Balint,M:The Doctor, the Patient and Illness. New York, Internatinal University Press, 1964
 10.- Linares, J.L. y Campo, C. (2000) Tras la honorable fachada. Los transtornos depresivos desde una perspectiva relacional Barcelona. Ed. Paidós Terapia Familiar.
 11.- Söderberg, Siv., Strand, Marie., Haapala, Maria., Lundman, Berit., (2003) Living with a woman with fibromyalgia from the perspective of the husband. Journal of advanced Nursing, 42 (2), 143-150
 12.- Roland, John S. (1994) Families, Illnes and Disability. Traducción española (2000) Familias, enfermedad y discapacidad. Barcelona. Ed. Gedisa
 13.- Minuchin, Salvador., Nichols, Michael P. (1993) Family healing tales of hope and renewal from family therapy traducción castellana (1994) La recuperación de la familia. Relatos de esperanza y renovación. Barcelona. Ed. Paidós Terapia Familiar
 14.- Paulson M, Norberg A, Soderberg S. Living in the shadow of fibromyalgic pain: the meaning of female partners' experiences. J Clin Nurs 2003;12:235-43.
 15.- Neumann L, Buskila D. Quality of life and physical functioning of relatives of fibromyalgia patients. Semin Arthritis Rheum 1997;26:834-9.
 16.- Richardson,HB:Patients Have Families. New York,Commonwealth,1945
 17.- Engel, G.L. (1977) The need for a new medical model: a challenge for biomedicine. Sciencie, 196: 12 -36
 18.- Collado A, Alijotas J, Benito P, Alegre C, Romera M, Sañudo I, Martín R, Peri JM,Cots JM. “Documento de consenso sobre el diagnóstico y tratamiento de la fibromialgia en Cataluña”. Med Clin.2002;118:745-9.
 19.- Alijotas J, Alegre J, Fernández-Solà J, Cots JM, Panisell J, Peri JM, Pujol R.Grupo de Trabajo del síndrome de Fatiga Crónica de Catalunya. “Documento de consenso sobre el diagnóstico y tratamiento del síndrome de fatiga crónica en Catalunya”. Med Clin.2002;118:73-6
 20._ Wolfe F, Smythe HA, Yunus MB, Bennett RM, Bombardier C, Goldenberg DL et al. The American College of Rheumatology 1990 criteria for the classification of fibromyalgia. Arthritis Rheum. 1990;33:160-72.)

Guardar

Guardar

Valora esta información

, , ,

Denuncia de Abogados Fibromialgia Valora la información

Denuncia pública del el Gabinete de Abogados Colectivo Ronda por el trato que se dispensa a los afectados de Fibromialgia, síndrome de fátiga crónica e Intolerancia química múltiple.

Desde el gabienete de comunicación de el despacho de abogado de el Colectivo Ronda a través de su gabinete de comunicación, representado po Silvia Atienza, nos han hecho llegar el siguiente comunicado de prensa en el que se recoge las intenciones de este despacho de abogados si no prospera la Iniciativa legislativa popular presentada en Catalunya;

Con motivo de la celebración, mañana, del día internacional del síndrome de fátiga crónica, los abogados del colectivo Ronda denuncian la falta de prevención y sensibilidad por frente a este tipo de enfermedades por parte de las administraciones.

El síndrome de fátiga crónica, fibromialgia e intolerancia quimica múltiple son enfermedades laborales del siglo XXI.

Denunciamos que en todo el estado español nada más que hay dos centros de referencia para tratar estas enfermedades. Los dos en Barcelona y que el 70% de los médicos de cabecera españoles no están preparados para diagnosticarlas y que hay listas de espera para ver al especialista de más de tres años.

En consecuencia; Los abogados del colectivo ronda respaldan la iniciativa legislativa popular solicitando una ley para la mejora de la atención médica a estos afectados y anunciamos que, de no prosperar, presentaran una demanda contra la seguridad socialy el ICS (Institut catalá de Salut) por no atender los derechos de estos afectados.

Desde el año 2004, los abogados del Colectivo Ronda, expertos en enfermedades laborales y pioneros en la defensa y estudio de estas patologias, no ha dudado en calificar estas enfermedades como las enfermedades laborales del siglo XXI y han denunciado que el hecho de que las personas afectadas, que sufren un alto grado de invalidez, tienen que ir a juicio para que se les reconozca lo que les toca por ley.

Jaume Cortés ha denunciado en el acto de presentación del libro LES MALALTIES INVISIBLES. FIBROMIÀLGIA I FATIGA CRÒNICA, que esta situación es consecuencia de la exposición descontrolada a agentes tóxicos químicos a la que se ha visto expuesta la población durante el siglo XX y que esto no está cambiando en el siglo XXI.

Especialmente en el ambiente laboral.

“El cuerpo no puede defenderse de más ataques químicos a que está sometidode una forma puntual o continuada y reacciona provocando una intolerancia química, Sindrome de fátiga crónica y fibromialgia”. Cortés ha denunciado, una vez más, “que este problema no ha hecho más que asomar y que todos podemos estar afectados de una u otra manera por esta exposición.”

El abogado ha denunciado la dificultad que se encuentran los afectados para encontrar un médico de cabecera o de empresa que les sepa diagnosticar la enfermedad. “el 70% de medicos de cabecera no están preparados para diagnosticarlas.

Después vienen el calvario de encontrar un especialista. Lo que puede suponer una lista de espera de más de tres años. Es por esto que denunciamos la urgente necesidad de crear centros de referencia dentro de la Seguridad Social y practicar una politica de prevención de estas enfermedades.”
“Actualmente, con el cierre de la Unidad de Bellvitge, todavia estamos peor que hace cinco años”-ha denunciado Cortés, añadiendo;”no lo quieren ver, no les conviene y lo que es peor, tratan de forma poco respetuosa y hasta insultan a los afectados.”

Las representantes de Adquira (asociación de personas afectadas por productos químicos y radiaciones ambientales); Afectadas del Hotel Hilton y la asociación catalana de afectados de fibromialgia, ACAF, que ha impulsado junto otras asociaciones una inicitaiva Legislativa Popular solicitando una ley para la mejora de la atención médica han estado presentes en este acto.

12 mujeres, de las cuales la mayoría tenía que protegerse con mascarillas par apoder filtrar los agentes irritantes del ambiente, la mayoría de ellas han tomado la palabra en un momento u otro desgranando experiencias de incomprensiones , vejaciones e ignorancia por parte de médicos y otros funcionarios que las han atendido.

Especialmente emotivo ha sido el relato de Virtudes Quiñones que se recoje en el libro que el colectivo Ronda ha presentado sobre el tema.

Quiñones que adquirió el SFC al ser expuesta a la quimioterapia por un cancer, ha explicado su calvario, que es similar al de otras afectadas y ha dicho;”Cuando ya crees que has superado una enfermedad mortal te encuentras con un SFC que es incurable y te invalida para el resto de tu vida. Además los medicos te tratan de histerica y niegan la existencia de la enfermedad lo que te obliga a recoger pruebas por tu cuenta en clínicas privadas.”
Después de esto, vienen otro calvario; el judicial.

Años de lucha en tribunales para que te reconozcan tus derechos. Derechos que en otros paises del mundo ya están reconocidos.

Los abogados del Colectivo Ronda, como ya hicieron con la Asbestosis, han recogido su experiencia en un libro, LES MALALTIES INVISIBLES. FIBROMIÀLGIA I FATIGA CRÒNICA,con la intención de informar y recoger fondos para continuar luchando por la defensa de estos afectados que hoy, en todo el estado español, están desprotegidos e ignorados.
El colectivo Ronda, junto con muchas otras asociaciones y personalidades da soporte a la iniciativa legislativa popular impulsada por las asociaciones de afectados para fdefender sus derechos. “Sí no es escuchadaesta iniciativa, hadicho jaume Cortés, presentaremos una demanda contra la seguridad social y el Instituto Catalán de salud por no atender el derecho de estos afectados”
Gracias como siempre. por vuestra atención.

Colectivo Ronda
Sant Pere, 56, Pl. Barcelona.
Tel 93 268 21 99

Traducción del original Fibromialgianoticias.com

Enlaces relacionados con la noticia;

Colectivo Ronda

Valora esta información

,

Medicos de Sensibilidad Química múltiple Valora la información

A continuación podreis encontrar medicos de sensibilidad quimica múltiple una lista de médicos especialistas en la enfermedad basada en el gran despliegue informativo realizado por la fundación alborada con la asistencia de eminentes especialistas en sensibilidad química múltiple.

medicos sensibilidad quimica multiple

Medicos sensibilidad química múltiple

El próximo 30 de Mayo del 2008 se realizará el II Congreso Internacional de Medicina Ambiental en Madrid hasta el 2 de Junio, cabe destacar el panel de conferenciantes que desde la fundación alborada han reunido para este evento

II Congreso Internacional de Medicina Ambiental Mayo del 2008

Dr. William Rea (EE.UU.)

Cirujano cardiovascular, especialista en medicina ambiental. Más de 30 años de experiencia clínica en Medicina Ambiental, dirigiendo el Environmental Health Center of Dallas.Texas. EE.UU. Autor de Sensibilidad Química.

Dr. Julián Márquez (España)

Neurólogo y Neurofisiólogo. Experto en diagnostico de SQM.

Dra. Doris Rapp (EE.UU.)

Médico por la universidad de New York, Profesora ayudante clínica en esta misma universidad. B. A. Magna Cum Laude en Biología. También especialista en Pediatría y en Alergia e Inmunología. Autora de Nuestro tóxico mundo.

Dra. Pilar Muñoz Calero (España)

Presidenta de la Fundación Alborada, pediatra, estomatóloga, especialista en adicciones, directora durante ocho años de la Clínica el Olivar para el tratamiento de la enfermedad de la adicción.

D. Carlos de Prada (España)

Periodista medioambiental. Premio Global 500 de la ONU. Premio Nacional de Medio ambiente. Premio Internacional de Vida Sana.

Dra. Carmen Valls (España)

Médico, especialista en Medicina Interna y endocrinóloga.Fundadora de la ONG “Mujer, Salud y Calidad de Vida” CCSAPS (centro de análisis y programas sanitarios).

Dr. Nicolás Olea (España)

Catedrático del Hospital Clínico de Granada, Oncólogo.Premio Internacional Vida Sana.

Dr. Pablo Arnold Llamosas (España)

Especialista médico en medicina interna, alergia e inmunología clínica. Miembro fundador de Ambiencia Experto en Síndrome de Sensibilidades Químicas, Fibromialgia, Fatiga Crónica.

Dr Peter Ohnsorge (Alemania)

Director Médico de la Academia Europea de Medicina Ambiental. Experto en Sensibilidad Química Múltiple, diagnóstico y tratamiento.

Dr. Ron Overberg (EE.UU.)

médico nutricionista especialista en medicina ambiental. Experto en la dieta rotatoria.

Dr. Joaquim Fernández Solá (España)

Consultor Sénior de Medicina Interna,Profesor Agregado de Medicina de la Universidad de Barcelona, Coordinador de laUnida de Fatiga Crónica del Hospital Clinic del Servei Català de Salut.

Dr. Klaus Runow (Alemania)

Director Médico del instituto de Medicina Ambiental en Bad Emstal, Germany. Primer miembro honorario de la Sociedad Alemana Ambiental y Toxicología Humana.

Prof. Martín L. Pall (EE.UU.)

Profesor de Bioquímica y de Medicina Básica en la Universidad de Washington. Autor de: “Explicando las enfermedades inexplicadas: Sensibilidad química múltiple, fibromialgia, fatiga crónica, síndrome post traumático,…”

Dr. Miquel Porta (España)

Jefe Unidad de Epidemiología Clínica & Molecular del Cáncer, IMIM. Catedrático Universidad Autónoma de Barcelona. Presidente de la Asociación Española de Epidemiológia.

Dª Debby Singleton (EE.UU.)

educadora. Presidenta Fundación Arasini. 20 años ayudando a pacientes de SQM.

Dra. Jean Monro (Inglaterra)

Directora Médica de Breakspear Medical Group Ltd. Experta en diagnóstico y tratamiento de Sensibilidad Química.

Dr. Eduardo Rodriguez Farré (España)

Profesor del Instituto de Investigaciones Biomédicas. Hosp. Clínico Univ. Barcelona.

Dr. William Meggs (EE.UU.)

Profesor de School of Medicine, de la Universidad de E. Carolina.

Dr. Jean Pierre Naim (Suiza)

Jefe de la Junta de Directores de la Academia Suiza de Medicina Anti-Aging SAAAM.

Dr. Juan Sabater Tobella (España)

Dr. en Farmacia. Presidente de la Real Academia de Farmacia de Cataluña. Académico Extranjero de la Academia Nacional de Ciencias Farmacéuticas de México y de la New York Academy of Sciences. Profesor de Bioquímica de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Dra. Elisabet Silvestre (España)

Doctora en Biología, Master en Biología Humana.Jefe de Sección de Citogenética y de Biología Molecular. Experta en Biología y laMedicina del Hábitat.

D. Mariano Bueno (España)

Experto en Geobiología, Bioconstrucción y Agricultura Ecológica. Presidente de GEA. Autor de libros en torno a la casa sana: “El libro práctico de la casa sana” “Vivir en casa sana”.

Dª. Francisca García Ferrandis (España)

Presidenta Asociación Valenciana de Sensibilidad Química Múltiple.

Dr. Kaye Kilburn (EE.UU.)

Presidente de Neuro-Test Inc. Profesor de Ralph Edgington School of Medicine.

Dra. Adrienne Sprouse (EE.UU.)

Especialista en Medicina Ambiental. Tratamiento de afectados por toxicidad del 11-S.

Dr. Roberto Farias (México)

Otorrinolaringólogo experto en enfermedades ambientales. Antiguo presidente de SOMAO.

Dr. Kalpana Patel (EE.UU.)

Pediatra especialista en medicina ambiental.

Dr. Jesús Calderón (México)

Otorrinolaringólogo. Experto en alergias en otorrinolaringología causadas por tóxicos ambientales. Actual presidente de SOMAO.

Dr. Gaetano Ferrara (Italia)

Epidemiólogo. Investigador causas ambientales.

Dña. Angela Sivilli (Italia)

Abogada especializada en litigios de sensibilidad química.

Dr. Mauro Minelli (Italia)

Especialista en inmunología y alergología.

Guardar

Guardar

Valora esta información

, , ,

Afibrose Asociación de fibromialgia de Sevilla Valora la información

FEDERACION ANDALUZA DE FIBROMIALGIA Y SÍNDROME DE FATIGA CRONICA
Como ya se ha comentado anteriormente desde esta redacción la FEDERACION ANDALUZA DE FIBROMIALGIA Y SÍNDROME DE FATIGA CRONICA ya es una realidad,desde el espacio de Afibrose (Asociación de fibromialgia de Sevilla) se recoge la siguiente información;

Asociaciones de Fibromialgia y Fatiga Crónica de varias provincias de la geografía andaluza ven compensados sus esfuerzos de varios años de trabajo en la búsqueda de una voz única como fuerza de transmisión de toda la problemática relacionada con estas patologías.

Tras la aprobación de los Estatutos y su inscripción en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el nº 65, la FEDERACIÓN ANDALUZA DE FIBROMIALGIA Y SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA se ha puesto en marcha para la consecución de sus objetivos que entre otros son:

a) Coordinar las actividades de las Asociaciones miembros, velando por la observación de las obligaciones impuestas por la legislación vigente y sus respectivos Estatutos.

b) Potenciar los vínculos de unión entre las distintas asociaciones con el fin de mantener contactos e intercambiar información sobre recursos y medios de de llegar a las Administraciones.

c) tratar de que cada una de las Asociaciones miembros desarrollen al máximo los fines previstos en sus Estatutos.

d) Colaborar en la investigación médica en todo lo que atañe a estas enfermedades.

La Junta Directiva está compuesta por:

Presidente – Inmaculada Álvarez Ruiz, presidenta su vez de AGRAFIM (asociación Granadina de Fibromialgia) y Vicepresidenta de la Coordinadora Nacional de Asociaciones de Fibromialgia y Fatiga Crónica

Vicepresidente – Mª Isabel Nieto García, vicepresidente de AFIBROSE (Asociación de Fibromialgia de Sevilla) y Tesorera de la Coordinadora Nacional de Asociaciones de Fibromialgia y Fatiga Crónica.

Secretaria – Mª Dolores Burgueño Núñez es Secretaria de AFITA (Asociación de Fibromialgia de Tarifa)

Tesorera – Ángeles Espinosa García, Secretaria de AFICO (Asociación de Fibromialgia Iliturgitana y Comarca)

Vocal – Felisa Sosa Mateos, Presidenta de La Asociación de Afectados de Fibromialgia ARCO DE LA VILLA de Utrera.

Los Estatutos así como el Acta Fundacional se encuentran a disposición de todas aquellas Asociaciones andaluzas que no los hayan recibido por correo electrónico y que deseen sumarse al trabajo en equipo dentro de la Federación.

Asociación de fibromialgia de Sevilla Afibrose

Valora esta información