, ,

Aliviar el dolor con frío según estudio

Un estudio podría encontrar la clave para aliviar el dolor con frio

El poder analgésico del frío

Las sustancias que inducen frío activan una proteína presente en las células del sistema nervioso

El hallazgo puede ser la base de nuevos tratamientos para enfermedades dolorosas crónicas

aliviar-el-dolor-con-frio

El frío se ha utilizado durante siglos para aliviar el dolor, pero hasta ahora poco se sabía de los mecanismos moleculares que hay detrás de este efecto. Investigadores británicos han visto que la clave está en una proteína perteneciente a una familia de sustancias relacionadas con diversas sensaciones. Al activarse, contrarresta las señales dolorosas.

Ya Hipócrates y Galeno mencionan en sus escritos médicos las propiedades analgésicas de las bajas temperaturas. Y la medicina tradicional china ha utilizado preparados con mentol, que produce una sensación de frío, para aliviar la neuralgia. Por eso, los autores del presente estudio, procedentes de la Escuela de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) confiaban en que “elucidando los mecanismos escasamente conocidos de cómo el frío produce analgesia podría iniciar el camino hacia nuevos analgésicos neuropáticos”.

especialistas británicos han visto que la clave está en un canal de iones llamado TRPM8

Estos especialistas británicos han visto que la clave está en un canal de iones llamado TRPM8. Estos canales son proteínas con un poro que permite que determinadas sustancias (calcio, sodio, potasio…) pasen a través de la membrana celular. De este modo, se generan señales eléctricas que controlan la contracción muscular, la secreción de hormonas o, en este caso, las sensaciones.

La proteína TRPM8 se activa en temperaturas frías y por el contacto con ciertas sustancias, como el mentol. Según la nueva investigación, este canal ” produce un profundo y nuevo modo de analgesia en dolores crónicos”, pues al activarse contrarresta el envío de señales dolorosas.

Aplicación práctica

Así lo han constatado los investigadores en el ensayo que ahora publica la revista ‘Current Biology’ . Estos especialistas observaron que tanto la inyección como la mera aplicación tópica de sustancias ‘refrescantes’ como las mencionadas, tenían un efecto analgésico en ratas a las que se había ocasionado una lesión en las patas (imitando un dolor crónico neuropático, de difícil tratamiento). Así, cuando el roedor había recibido el tratamiento era capaz de aguantar más presión sobre su pata.

A continuación, estudiaron dos canales iónicos, descubriendo que la analgesia se debía a la activación de la proteína TRPM8 , por lo que los autores creen que “supone un novedoso eje analgésico que puede explotarse en estados de dolor crónico”. Al parecer, la activación de estos receptores “impide que otras fibras nerviosas sensoriales que transportan la información del dolor, entren en el sistema nervioso central en la médula espinal”, explican a elmundo.es Sue Fleetwood-Walker y Rory Mitchell, principales firmantes del estudio.

Precisamente, el hecho de que una pequeña cantidad de agente frío sobre la piel del roedor activase esta cascada analgésica “apunta a la posibilidad de una utilidad inmediata en un contexto clínico”. “Los compuestos disponibles actualmente parecen tan eficaces en nuestro estudio que sería posible llevar a cabo ensayos clínicos muy pronto. A largo plazo, estamos seguros de que se investigarán agentes más poderosos que sean específicos para el TRPM8”, agregan los investigadores.

personas que sufren dolor crónico

Las personas que sufren dolor crónico (artritis, neuropático…) presentan unos elevados niveles de la proteína TRPM8, por lo que supondría una interesante diana para nuevos tratamientos . “Creemos que tienen grandes posibilidades para el alivio del dolor en muchos tipos de pacientes con dolor crónico, sobre todo en aquellos con estados dolorosos crónicos en los que el sistema nervioso se vuelve hipersensible, de modo que el más ligero roce puede parecer doloroso. Dado que este agente es eficaz en bajas dosis, y sólo necesita aplicarse en la piel, es poco probable que tenga efectos secundarios”, dicen Fleetwood-Walker y Mitchell.

Por el contrario, la estrategia no funcionaría en dolores agudos , en los que las señales nerviosas implican a través de otros receptores.
elmundo.es

Guardar

Guardar

Valora la información

Valora esta información