, ,

Equipos multidisciplinares para el tratamiento Fibromialgia

La Asociación Coruñesa de Fibromialgia y Fatiga Crónica solicita al Servicio Galego de Saúde (Sergas) la creación de equipos multidisciplinares para el tratamiento de estas patologías.

La utilidad de este proyecto -que hace dos meses presentaron a la Xunta- quedó avalada ayer por varios expertos médicos en la materia.

 

El doctor Joaquín Fernández Solá, coordinador de la Unidad de Fatiga Crónica del Servicio Catalán de Salud, participó ayer en las jornadas organizadas por la asociación coruñesa. Explicó que la ventaja de estas unidades es que permiten centralizar los datos con una base de pacientes a la vez que son un centro de referencia para las consultas que proporciona un tratamiento integral y que avanza en investigación.

la enfermedad crónica se diagnostica tarde

La presidenta de la asociación de pacientes, Soledad Morales, apuesta por importar este modelo para acabar con la situación de desamparo que sufren ahora. Se queja de que la enfermedad crónica se diagnostica tarde y de que se trata mal. “Se supone que se debe ocupar el médico de Atención Primaria, pero no están preparados ni formados, ni tienen tiempo”, señala Morales. Por eso piden unidades en las que especialistas en reumatología, medicina interna, fisioterapia, psicología y trabajo social den una atención integral.

Fernández Solá recordó que hay unos 150.000 gallegos que padecen fibromialgia -el 90% son mujeres- y unos 15.000 que sufren el síndrome de fatiga crónica. Señaló que el hecho de ser “enfermedades invisibles” -por la falta de síntomas físicos claros- ha llevado a que se “banalizaran” e insistió en que “la medicina ha constatado que son de base orgánica y no psicológica”.

avances en investigación

Respecto a los avances en investigación, el prestigioso reumatólogo Ferrán García Fructuoso apuntó algunas claves genéticas que, según sus estudios, provocan la enfermedad. Las conferencias llenaron de público la sala de Caixa Galicia durante todo el día.

elidealgallego.com

Valora la información

Valora esta información

, ,

Cymbalta y tratamiento dolor neuropático

Un estudio publicado por la revista Neurology afirma que Cymbalta aparentemente mostró efectividad en el tratamiento del dolor neuropático (condición asociada a la diabetes) en un testeo realizado por Eli Lilly.

Cymbalta Aparentemente efectivo para dolor neuropático

Cymbalta es uno de los pocos antidepresivos inhibidores de la reabsorción tanto de la serotonina como la norepinefrina. El producto, aprobado en el 2004, pertenece a Eli Lilly y se encuentra autorizado para la condición, al mismo tiempo que fue aprobado para tratar el nervio diabético. Desde mayo de este año, busca también el visto bueno para la ansiedad generalizada

cymbalta

El nombre de su génerico es duloxetina

¿Quieres saber que más indicaciones ? Indicaciones de uso

Autor: Staff de Economía y Negocios de Networkmedica.com

Créditos foto By phenida@PHENTANYL

Valora la información

Valora esta información

, ,

genética y dolor elevado nivel de la molécula BH4

Genética y dolor

Un elevado nivel de la molécula BH4 es el responsable del dolor, por ello cuando se dan menores cantidades de ella en el organismo, el dolor es menor

Descubren un conjunto de variaciones genéticas que condicionan la sensibilidad ante el dolor

Investigadores del Hospital General de Massachusetts (Estados Unidos) han descubierto que las variaciones genéticas que participan en la síntesis de una molécula llamada BH4, necesaria para la producción de los principales neurotransmisores, condicionan la sensibilidad ante el dolor. Las conclusiones del estudio, que podrían aumentar el riesgo de desarrollar dolor crónico, se publican en la edición digital de la revista Nature Medicine .

genetica y dolor

Según Clifford Woolf, autor principal del estudio, es la primera evidencia de una contribución genética al riesgo de desarrollar dolor neuropático en humanos. La secuencia genética que protege frente al dolor, portada por entre un 20 y un 25 por ciento de la población, parece ser un marcador tanto de la menor sensibilidad al dolor como del menor riesgo de dolor crónico. Para Woolf, la identificación de quienes se encuentran bajo un mayor riesgo de desarrollar dolor crónico en respuesta a procedimientos médicos, traumas o enfermedades podría conducir a nuevas estrategias y tratamientos.

Estudios anteriores en modelos animales condujeron a los investigadores a conjeturar que las variaciones particulares de genes humanos que participaban en la regulación de la molécula BH4 podrían estar asociadas con diferentes respuestas ante el dolor.

alteraciones en el gen GCH1

Para comprobar esta hipótesis buscaron alteraciones en el gen GCH1, la versión humana de la enzima clave que controla BH4, a través del análisis genético de tejidos de 168 pacientes que participaban en un estudio previo sobre cirugía de hernia discal. Un haplotipo específico de GCH1, un grupo de variaciones en el gen que se heredan conjuntamente, fue más común en los participantes del estudio que informaron de menor dolor neuropático en el año posterior a la cirugía.

Para analizar si este haplotipo mostraba una asociación similar con otros tipos de dolor, los investigadores estudiaron a casi 400 voluntarios sanos que participaban en pruebas sobre su respuesta a diversos estímulos experimentales dolorosos de carácter leve. De nuevo, aquellos participantes con el haplotipo GCH1, que mostraron una menor producción de BH4, también informaron de menor dolor, y los voluntarios con dos copias de la secuencia protectora fueron incluso menos sensitivos al dolor.

BH4 es una molécula clave en la producción del dolor

Según Woolf, los resultados muestran que BH4 es una molécula clave en la producción del dolor, cuando se encuentra en niveles elevados, y por ello cuando se dan menores cantidades de ella en el organismo, el dolor es menor. Los datos también sugieren que los individuos que dicen sentir menos dolor suelen haber heredado un mecanismo molecular que reduce su percepción del dolor. Esta diferencia procede no de la personalidad o la cultura, sino de diferencias reales en la biología del sistema nervioso sensorial.

Los investigadores señalan que ahora lo que pretenden es identificar aquello que regula la activación de las enzimas que controlan BH4 tras una lesión nerviosa y cómo BH4 altera la excitabilidad de las fibras del dolor. Los científicos también quieren comprobar si aquellos que poseen el haplotipo protector podrían participar de forma más frecuente en actividades potencialmente dolorosas, como los deportes extremos o si poseen menores niveles de dolor en la artritis y otros trastornos similares.

Azprensa.com

Guardar

Valora la información

Valora esta información

, , ,

“La atención a la enfermedad de fibromialgia ha fallado”

Entrevista al Dr. Ferrán García Fructuoso, especialista en la enfermedad e fibromialgia entre otras

Lleva 25 años investigando la enfermedad de fibromialgia intentando que se le dé la importancia que merece, además de eliminar muchos mitos

Cuando empezaron a aparecer los primeros enfermos de la fibromialgia, los especialistas no les prestaron mucha atención, y justificaban el estado de los pacientes diciendo que «las mujeres salían poco de casa, que debían quedarse embarazadas, e incluso llegaron a diagnosticarle a muchas un mal de amores».

Ferrán García (Barcelona, 1958) -que esta tarde, a las 18.30 horas, ofrecerá una charla en Caixa Galicia (ronda de Nelle)- ha dedicado gran parte de su carrera a estudiar este mal, y a romper una serie de tópicos que se le han atribuido a lo largo de los últimos años.

enfermedad de fibromialgia

Dr. Ferrán García

-¿Que ha pasado con la enfermedad fibromialgia para que sea tan poco conocida?

-Lo cierto es que debería de producirnos un cierto grado de vergüenza a los miembros de la profesión médica, porque durante muchos años no hemos sido capaces de creer a más de un millón de personas que sufrían esta enfermedad en España. Es algo que no ha pasado sólo aquí, sino en todo el mundo, donde la atención a los enfermos de fibromialgia ha fallado.

-¿Tiene algo que ver que la mayoría de enfermos (9 de cada 10) sean mujeres?

-Yo tengo una teoría de que, si esta enfermedad de fibromialgia no afectase exclusivamente a mujeres, habría tenido otro enfoque. Existe un estudio de un hospital americano que dice que, cuando una persona de 50 años ingresa en urgencias con un dolor en el pecho, si es hombre acaba en la unidad coronaria, y, si es mujer, en la de salud mental.

-¿Qué hay de cierto en todos los rumores que se asocian a esta enfermedad?

-La mayoría son tópicos falsos, porque no es cierto que el estrés sea lo que provoque la fibromialgia, o que también influya una mala alimentación. En realidad, se trata de una alteración del sistema nervioso central, y no tiene nada que ver con los músculos.

-¿Qué han conseguido averiguar sobre este mal?

-Que existe un sustrato genético que favorece la aparición de un dolor crónico, aunque no quiere decir que todo aquel que tenga ese sustrato vaya a padecer la enfermedad de fibromialgia. Si sabemos que la proporción de personas con fibromialgia es de un 5%, aquellas que tienen determinados genotipos, tienen un riesgo cuatro veces mayor. Por ejemplo, las madres que hayan tenido un embarazo especialmente estresante y duro, sus hijas tiene mayores posibilidades de sufrir un dolor crónico.

-¿Y tiene cura?

-Estamos frente a una enfermedad compleja. Antes existían exclusivamente enfermedades lineales, con causa y efecto, pero ahora están surgiendo un tipo de males que requieren una formación asistencial distinta de los médicos. Se necesita que el médico tengo una formación completa en áreas de psicología, neurología, reumatología o endocrinología. En el futuro habrá una dilución de las especialidades en función de las dolencias de los enfermos. La fibromialgia es una enfermedad crónica, que no se cura, pero que se pueden disminuir los brotes y corregir las causas.

-¿Se mejorará la calidad de vida de los enfermos?

-En estos momentos tienen una pésima calidad de vida, ya que desde que aparecen los síntomas hasta que se diagnostica el mal pueden pasar más de 6 años. Hay que buscar la normalización del enfermos, buscar fármacos específicos y ofrecer apoyo psicológico y médico.

www.lavozdegalicia.es

5/5 (1)

Valora esta información

, ,

La FDA alerta por sobredosis con Effexor

La agencia reguladora norteamericana recomendó ayer por la tarde a médicos y especialistas norteamericanos que prescriban la menor cantidad posible de Effexor, uno de los antidepresivos más importantes del planeta, con el fin de evitar sobredosis detectadas en pacientes. Los analistas de mercado estiman que la alerta de la Food and Drug Administration tendrá un impacto marginal sobre las ventas del producto.

La Food and Drug Administration recomendó ayer por la tarde a médicos y especialistas que receten la menor cantidad posible de cápsulas de los antidepresivos Effexor y Effexor XR debido a la detección de sobredosis en pacientes que son medicados con el producto, fundamentalmente en combinación con alcohol u otras drogas.

La advertencia, realizada por el sistema MedWatch, señala que el antidepresivo que más factura en el planeta “puede derivar en la muerte o en síntomas como latidos desmesurados del corazón, coma, ataques epilépticos, vómitos o vértigo.

En rigor, el alerta también fue lanzado por Wyeth, creadora de la especialidad, pero no se informó sobre la cantidad de pacientes que sufrieron algún tipo de efecto secundario.

Effexor y su competidor de Eli Lilly Cymbalta son dos de las drogas que trabajan maximizando la presencia de dos mensajeros químicos, la serotonina y la norepinefrina. Estos productos compiten con la familia de los SSRI, que promueve la presencia de la Serotonina. Entre estos productos se encuentran viejas leyendas como Prozac (Lilly), Zoloft (Pfizer) y el más novedoso Lexapro (de Lundbeck y Forest).

Autor: Staff de Economía y Negocios de Networkmedica.com
Network Médica

Valora la información

Valora esta información

, ,

Fatiga Trastornos Neurológicos

El mayor conocimiento sobre la fatiga trastornos neurológicos permitirá la ampliación de las estrategias terapéuticas.

Introducción

El 20% de los pacientes de atención primaria refieren fatiga crónica. El trastorno puede formar parte de entidades médicas y neurológicas (anemia, esclerosis múltiple), puede ser un rasgo integral de una enfermedad (posictus, síndrome de fatiga crónica), ser el resultado de un trastorno psiquiátrico (trastorno somatoforme) o corresponder a efectos adversos farmacológicos.

La prevalencia de los trastornos neurológicos que cursan con fatiga es desconocida, aunque probablemente represente una proporción importante de todos los pacientes con fatiga crónica. En el mundo, varios millones de sujetos padecen este trastorno.

conocimiento de las bases neurobiológicas

El conocimiento de las bases neurobiológicas de la fatiga no es perfecto y las opciones terapéuticas son limitadas. En consecuencia, la alteración puede ser considerada por algunos como un síntoma inexplicable debido a la somatización. Sin embargo, la mayor comprensión del tema permitirá la creación de metodologías de investigación apropiadas y de terapias eficaces. En la presente experiencia los autores repasan los aspectos neurológicos de la fatiga y su tratamiento actual.

Definición de fatiga

La percepción de la fatiga es subjetiva y no existe una definición exacta debido a la superposición entre la noción del paciente de cansancio y la sintomatología clínica de fatiga. No es lo mismo que debilidad muscular, depresión ni fatigabilidad muscular y tampoco es el resultado inespecífico de enfermedades crónicas. En clínica médica, la fatiga es definida como la dificultad en el inicio o mantenimiento de actividades voluntarias. La actividad física es una variable dependiente que está controlada por estímulos motivacionales y regulada por sistemas sensitivos, motores y cognitivos que establecen el nivel de esfuerzo percibido. Otros sistemas de control comprenden factores ambientales como la temperatura y el medio interno.

los impulsos nerviosos

La actividad voluntaria depende del flujo de los impulsos nerviosos en los principales sistemas sensitivos y motores. Las señales sensitivas de la piel, sistemas cardiorrespiratorio, músculos y articulaciones, así como los sentidos, proporcionan impulsos aferentes. Después del procesamiento cognitivo de esta información, la corteza motora primaria activa los núcleos motores del tronco encefálico y células del asta anterior de la médula (vía eferente). Las señales de las neuronas motoras inferiores llegan al músculo mediante nervios periféricos y la unión neuromuscular. En el músculo, una serie de eventos metabólicos proporcionan energía química para la contracción. La interrupción de esta compleja cadena de eventos puede afectar el esfuerzo percibido.

fatiga patológica

La fatiga patológica puede entenderse como la sensación amplificada de la fatiga fisiológica que puede ser inducida por cambios en una o más de las variables que regulan el trabajo físico. La fatiga puede producirse en el transcurso de una enfermedad debido a disociación entre el nivel de estímulo interno y el esfuerzo percibido.

Abordaje clínico a la fatiga

Debido a que la fatiga no es especifica de trastornos clínicos, se requiere un enfoque estructurado para su evaluación apropiada. La fatigabilidad muscular temprana es típica de los trastornos miopáticos, defectos en la transmisión de la unión neuromuscular, enfermedad de los nervios periféricos y de las neuronas motoras inferiores. En estos casos, la reducción de la fuerza muscular suele asociarse con debilidad muscular, denominada fatiga muscular o miopática. El término fatiga periférica puede ser apropiado en el caso de fatigabilidad muscular debido a trastornos musculares y de la unión neuromuscular. La reducción objetiva de la potencia muscular en la fatigabilidad muscular puede medirse como la velocidad de reducción de la fuerza máxima generada durante la contracción muscular voluntaria máxima.

sensación subjetiva

La sensación subjetiva de fatiga es percibida esencialmente a nivel del sistema nervioso central y se denomina fatiga central. Este tipo de fatiga se observa en lesiones que afectan las vías asociadas con el despertar y la atención, sistemas reticular y límbico y los ganglios basales. La fatiga central también tiene un importante componente cognitivo o mental. Si bien es una percepción subjetiva, los efectos de la fatiga central pueden valorarse mediante la evaluación del procesamiento cognitivo en determinado tiempo.

Fatiga periférica

El patrón topográfico distintivo de la debilidad muscular es esencial para determinar el origen periférico de la fatiga. En la miastenia gravis, la actividad repetida o persistente de un grupo muscular produce debilidad progresiva, aunque la fuerza se restablece parcialmente con el descanso (seudoparálisis).

Las contracturas son indicativas de patologías musculares metabólicas. La presencia de fatiga muscular, calambres y contracturas son características de la deficiencia muscular de fosforilasa (enfermedad de McArdle).

hipotiroidismo

En el hipotiroidismo puede producirse rigidez visible y retraso de la contracción muscular con los cambios de postura, generalmente junto con mioedema y relajación retrasada de los reflejos tendinosos. El incremento de la potencia con contracciones musculares voluntarias repetidas es característico de la miotonía y del síndrome miasténico de Lambert-Eaton. La parálisis periódica hipopotasémica cursa con paroxismos de fatiga, fatigabilidad muscular y debilidad de las extremidades.

electromiografía

La estimulación eléctrica repetida de ciertos nervios motores a baja frecuencia (prueba de Jolly) es el procedimiento electrofisiológico de referencia para la detección de trastornos miasténicos. La electromiografía es útil para distinguir entre causas miopáticas y neuropáticas de debilidad muscular. La electromiografía de fibra única es una técnica especial de registro de potenciales de acción de una fibra muscular en los trastornos de la trasmisión de la unión neuromuscular. Los pacientes con alteraciones en el metabolismo del glucógeno no pueden resistir más de un minuto en la prueba isquémica del antebrazo. La alteración en la producción de lactato sugiere bloqueo metabólico en la vía glucogenolítica o glucolítica, como en la enfermedad de McArdle.

falta de aumento de amoníaco

La falta de aumento de amoníaco posterior al ejercicio indica deficiencia de mioadenilato desaminasa. En la actividad física del antebrazo aeróbica máxima, la medición de la saturación de oxígeno en sangre venosa antes y después del ejercicio permite la detección de miopatía mitocondrial, con escasa variación de la saturación de oxígeno. Los trastornos miasténicos y las enfermedades musculares primarias son ejemplos típicos de fatiga neuromuscular periférica.

Los estudios electrofisiológicos generalmente permiten el diagnóstico de miastenia gravis y del síndrome miasténico de Lambert-Eaton. La fatigabilidad muscular prematura, los calambres inducidos por el ejercicio y la mialgia constituyen la tríada de las miopatías metabólicas. La mayoría de las miopatías metabólicas son producidas por trastornos en el metabolismo de los carbohidratos y lípidos y cursan con episodios de debilidad muscular y fatigabilidad.

La fatiga por esfuerzo

La fatiga por esfuerzo, la fatigabilidad muscular, con debilidad muscular o sin ella, son síntomas de enfermedades metabólicas atribuibles a mutaciones en el ADN mitocondrial. Los hallazgos de la biopsia muscular son diagnósticos de miopatía mitocondrial. El diagnóstico de la fatiga neuromuscular generalmente se establece mediante una combinación de evaluación clínica y de exámenes de laboratorio. En algunos casos también se requiere la biopsia muscular. El tratamiento de la fatiga neuromuscular generalmente está dirigido a la patología de base. Algunas drogas, como betabloqueantes, agentes bloqueantes neuromusculares, antibióticos, antipsicóticos y antidepresivos empeoran los síntomas de la miastenia gravis.

En las personas con fatiga deben revisarse cuidadosamente los procedimientos anestésicos. La incapacidad de recuperación de la anestesia es una complicación en sujetos con distrofia miotónica, trastornos de la trasmisión de la unión neuromuscular y fatiga pospoliomielitis.

Fatiga central

La sensación de agotamiento constante es una característica de la fatiga central.

Los trastornos neurológicos asociados con fatiga incluyen vasculitis cerebral, enfermedades cerebrovasculares, trastornos del desarrollo, estados disautonómicos, encefalitis letárgica, enfermedades hipotalámicas e hipofisarias, migraña, esclerosis múltiple y enfermedad de la neurona motora, entre otros. La intensidad de la fatiga no está asociada con la naturaleza ni la magnitud de la patología de base. Ocasionalmente, la fatiga puede ser focal, como en la esclerosis múltiple. Luego del ictus cortical, los pacientes con afasia desarrollan rápidamente fatiga mental al hablar. La dificultad para encontrar palabras y la anomia constituyen ejemplos de fatiga mental en pacientes con poliomielitis y síndrome de fatiga crónica. Los individuos con fatiga central experimentan deterioro o fluctuaciones periódicas en la intensidad de la fatiga bajo estímulos fisiológicos y psicológicos.

síndrome de fatiga crónica

Los sujetos con síndrome de fatiga crónica también sufren varias combinaciones de dolor, malestar posesfuerzo, alteración del sueño, trastornos cognitivos y cefalea diaria. La escasa motivación, la pérdida del placer, la reducción de la vida social, la culpa excesiva y las ideas suicidas son claves importantes que permiten la identificación de la fatiga depresiva. Los estudios por imágenes permiten la exclusión de lesiones estructurales y desmielinizantes y la resonancia magnética cerebral es el procedimiento de elección. La fatiga central es común en sujetos con esclerosis múltiple, con una prevalencia del 65%. Estos pacientes presentan fatiga mental en los dominios cognitivos de memoria, aprendizaje, atención y procesamiento de información.

poliomielitis

En contraste, los individuos con poliomielitis no sufren alteraciones en la memoria verbal, aunque experimentan deficiencias en la atención y en la velocidad de procesamiento de la información. Los sobrevivientes de ictus presentan deterioro cognitivo y fatiga mental, que parecen ser independientes de la localización anatómica de la lesión isquémica.

Parkinson

La apatía es un síntoma característico de la enfermedad de Parkinson. El deterioro cognitivo también se observa en pacientes con síndrone de fatiga crónica sin patologías psiquiátricas. La fatiga también es frecuente en la disautonomía, motivo por el cual debe controlarse la presión arterial en posición supina y erecta. El trastorno autónomo puede ser primario o secundario a otras patologías neurológicas y a trastornos médicos. Algunas personas deben ser evaluadas mediante pruebas del sueño para descartar trastornos primarios que cursan con fatiga y somnolencia diurna. Los hallazgos de estas pruebas también pueden indicar episodios frecuentes de apnea o de desaturación de oxígeno en sujetos con fatiga central y debilidad neuromuscular. La fatiga es un síntoma de enfermedades que afectan los ganglios basales y que interrumpen las conexiones entre la corteza prefrontal y el tálamo.

palidotomía bilateral posteroventral

Los resultados producidos por la palidotomía bilateral posteroventral para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson indican que la palidotomía bilateral produce fatiga importante, somonolencia, cambios en la conducta y escasa iniciativa en funciones ejecutivas a pesar de la mejoría en el control motor. En la fatiga pospoliomielitis y en los síndromes de fatiga posviral, los virus comprometen las vías dopaminérgicas del sistema activador reticular ascendente en tronco encefálico, mesencéfalo, núcleo lenticular, ganglios basales, tálamo, hipotálamo y áreas motoras corticales. Pacientes con lesiones en la fosa posterior o con malformaciones de Chiari pueden experimentar fatiga. La fatiga central es una característica de los síndromes hipotalámicos, hipofisarios y diencefálicos. En las enfermedades hipotalámicas-hipofisarias está asociada con trastornos y variaciones del peso y del sueño.

Fatiga, somnolencia y anorexia

Fatiga, somnolencia y anorexia conforman una tríada atribuible a las menores concentraciones de citoquinas, sustancia P, leptinas y prostaglandinas. La narcolepsia se caracteriza por somnolencia diurna excesiva, fatiga y debilidad motora repentina inducida por emociones fuertes. La narcolepsia primaria podría ser ocasionada por la degeneración selectiva de las neuronas que son activadas por la hipocretina en el área perifornical del hipotálamo lateral. Las hipocretinas regulan el ciclo de la vigilia y el sueño y actúan en la regulación neuroendocrina, conducta alimentaria, equilibrio energético y actividad simpática. Estas sustancias constituyen un vinculo biológico importante entre los síntomas de fatiga y la somnolencia excesiva.

citoquinas proinflamatorias

La fatiga también se observa en sujetos con trastornos asociados con un eje hipotálamo-hipofisario subactivo. En estos casos, la fatiga podría atribuirse a las citoquinas proinflamatorias que se activan por la reducción en la liberación de factor de liberación de corticotropina y las bajas concentraciones de cortisol. El eje está subactivado en sujetos con síndrome de fatiga crónica, estrés postraumático, fibromialgia y fatiga pospoliomielitis. La fatiga crónica afecta al 90% de los pacientes con esclerosis múltiple y es el síntoma más serio y discapacitante en el 40% de los casos.

estudios electroencefalográficos

Los resultados de los estudios electroencefalográficos durante el movimiento en estos pacientes evidencian disfunción cortical con hiperactividad durante el movimiento y alteraciones en los mecanismos inhibitorios en el período posmovimiento. Algunos pacientes con síndrome de fatiga crónica pueden presentar retraso del ritmo en la electroencefalografía, mientras que se observan anomalías en el hemisferio derecho relacionadas con los puntajes de intensidad de la fatiga diaria y las concentraciones de prolactina en la pospoliomielitis.

resonancia magnética

Ningún cambio específico en la resonancia magnética se correlaciona con la fatiga central. En pacientes con enfermedad de Parkinson, la fatiga excesiva se asoció con el metabolismo anormal de la glucosa o con cambios en el flujo sanguíneo en el putamen y áreas motoras suplementarias. Los sujetos con esclerosis múltiple presentan mayores volúmenes de lesiones T2 en la resonancia magnética que se correlacionan con el puntaje de intensidad de la fatiga. La fatiga puede ser más frecuente en los sujetos con esclerosis múltiple que presenten lesiones en la materia gris.

tomografía por emisión de positrones

La tomografía por emisión de positrones con fluorodesoxiglucosa en los sujetos con esclerosis múltiple y fatiga muestra reducción de áreas de metabolismo en la corteza prefrontal bilateral, corteza premotora y motora suplementaria, putamen y en la materia blanca que se extiende desde el putamen rostral hasta la cabeza del núcleo caudado. Estos pacientes también presentan alteración en la interacción entre las áreas corticales y subcorticales funcionalmente relacionadas, con una asociación inversa entre el puntaje de intensidad de la fatiga y la activación relativa del tálamo ipsilateral durante tareas motoras fáciles.

El aumento regional de las concentraciones de colina detectadas mediante espectroscopia por resonancia magnética se correlaciona con el tamaño del defecto genético en la distrofia miotónica. El papel del estímulo sensitivo aferente en la sensación de fatiga central se observa mejor en pacientes con neuropatías periféricas desmielinizantes inflamatorias. La desmielinización segmentaria en nervios periféricos de gran diámetro retarda y dispersa el flujo sensitivo aferente propioceptivo.

tratamiento de la fatiga central

El tratamiento de la fatiga central debe individualizarse para obtener los mejores resultados. Los cambios en el estilo de vida son fundamentales. Debe evitarse el consumo de alcohol porque empeora la fatiga central. Es importante el tratamiento del dolor, de los trastornos del sueño, de la espasticidad muscular y de la actividad muscular involuntaria ya que estas variables afectan la intensidad de la fatiga. Con frecuencia se utilizan bajas dosis de antidepresivos tricíclicos, antiepilépticos, benzodiazepinas y baclofeno. Las opciones terapéuticas dirigidas a los componentes fisiológicos de las patologías de base son limitadas.

amantidina

Las aminopiridinas son eficaces en la fatiga asociada con esclerosis múltiple. La amantidina es probablemente el agente más eficaz en el tratamiento de la fatiga de la esclerosis múltiple. La modafilina, una droga estimulante central y agente de primera línea para la somnolencia diurna y la narcolepsia, es eficaz para la fatiga y la somnolencia de los pacientes con esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson y distrofia miotónica.

Fármacos

Los componentes activos de la fatiga podrían responder a los antidepresivos, a la terapia conductual cognitiva o la combinación de ambos. Por otra parte, el apoyo social y la rehabilitación ocupacional son fundamentales en el tratamiento de las enfermedades neurológicas que cursan con fatiga. La inactividad física impuesta por la fatiga conduce a trastornos cardiovasculares y musculares que aumentan los riesgos para la salud. En general es aconsejable un patrón regular de actividad física en todos los casos, de carácter moderado y distribuido a lo largo del día.

Conclusiones

Algunos médicos prefieren la explicación psiquiátrica de la fatiga cuando los síntomas de los pacientes no coinciden con alguna categoría diagnóstica médica o neurológica. Considerar que la fatiga es un síntoma inexplicable no orgánico en sujetos sin diagnóstico psiquiátrico primario es incorrecto e inapropiado.

Como con otros trastornos médicos complejos, los profesionales dispuestos a considerar observaciones y explicaciones en diferentes niveles, tenderán a ofrecer las soluciones adecuadas.

Fatigue in Neurological Disorders. Lancet 363(9413):978-988, Mar 2004

Intramed.net

Valora la información

Valora esta información

, ,

Dolor crónico.Los pacientes cree no tenerlo controlado

Expertos reclaman a los sanitarios más implicación y menos miedo para luchar contra él dolor cronico
Semana europea del dolor

Cerca de la mitad de la población padece dolor crónico no oncológico, y de esa cifra, un 87 por ciento reconoce sufrirlo todos los días y casi la totalidad afirma no tenerlo controlado. Estos son los resultados que se derivan del Mapa del Dolor Crónico No Oncológico en España.

La presentación de este mapa se enmarca dentro de la Semana Europea del Dolor, que se celebra hasta el próximo sábado. Esta iniciativa pretende mostrar el impacto del dolor crónico no oncológico en las personas que lo sufren e impulsar su reconocimiento como enfermedad y no como síntoma. Las principales patologías son artrosis (40 por ciento), lumbalgia (27), osteoporosis (11), procesos reumáticos (11), fibromialgia (8) y dolor neuropático (7 por ciento). Por otra parte, el perfil del paciente que sufre dolor crónico es, en su mayoría, mujer de 55 años, con dolor de rodillas y cuadro depresivo asociado.

PERCEPCIÓN

Definir el dolor es una tarea complicada, y describirlo, aún más. Según la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor en España, se trata de una experiencia sensorial y emocional desagradable y subjetiva. Por este motivo, la percepción del dolor varía mucho dependiendo de la persona que lo mida. Teniendo como precedente la Encuesta Europea del Dolor realizada en julio de 2004 exclusivamente a pacientes y donde los españoles ocupaban los últimos puestos en el control del dolor crónico, el grupo de trabajo Pain Global Project, en colaboración con Janssen-Cilag, ha elaborado el Mapa del Dolor Crónico No Oncológico en España.

dolor crónico

El proyecto, auspiciado por la Sociedad Española del Dolor (SED), recoge las opiniones de los tres actores implicados en el problema del dolor crónico: médicos, farmacéuticos de oficinas de farmacia y pacientes.

Manuel Rodríguez, presidente saliente de la SED

Manuel Rodríguez, presidente saliente de la SED y jefe de la Unidad del Dolor del Hospital Carlos Haya, de Málaga, explicó la semana pasada en la rueda de prensa donde se presentaron los resultados del estudio que el desacuerdo proviene de “la diferencia de percepción de un mismo problema entre los tres actores implicados” y que es la causa de las disparidades registradas en la encuesta.

Los médicos estiman que un 63 por ciento de los pacientes padece un dolor crónico no controlado, mientras el 94 por ciento que lo sufre afirma no tenerlo controlado. Medir el dolor es de suma importancia para poder tratarlo adecuadamente, sin embargo, sólo el 60 por ciento de los médicos pertenecientes a la muestra mide el dolor de sus pacientes, encontrando valores más altos en los médicos más jóvenes. La herramienta más utilizada (40 por ciento) para medir el dolor es la escala visual analógica (EVA) y le sigue la escala verbal simple con un 21 por ciento.

medición del dolor crónico

Con frecuencia, si no se realiza una medición del dolor, existe un temor por parte de los médicos a recetar opioides mayores. Son los médicos que miden habitualmente el dolor crónico no causado por el cáncer los que más recetan opioides mayores, y lo hacen con el doble de frecuencia que aquéllos que no lo evalúan; sin embargo, no es suficiente: tan sólo uno de cada cinco médicos receta esta medicación de forma habitual.

La diferencia de percepción de los sujetos del estudio hace que los médicos y farmacéuticos sobreestimen (56 y 37 por ciento respectivamente) las reticencias de los pacientes hacia la utilización de opioides mayores cuando tan sólo un 25 por ciento de los afectados afirma tener estas reticencias hacia su uso. Los médicos aseguran que el principal inconveniente que tienen los pacientes para medicarse con opioides es la creencia de que es un tratamiento para enfermos de cáncer o terminales.

estudio

El estudio implica a un total de 697 médicos repartidos en atención primaria (189), rehabilitación (101), reumatología (86), traumatología (206), unidad del dolor (103) y especialidad no definida (12); 316 farmacéuticos de oficina, y 838 pacientes, 411 de ellos con dolor controlado y 427 no controlado. Todos coinciden en que el dolor crónico repercute en la calidad de vida del que lo sufre, haciendo especial hincapié en la mala influencia sobre la actividad laboral, la imposibilidad de disponer de una movilidad normal y las complicaciones para dormir adecuadamente por las noches.

Otro de los aspectos en los que coinciden es que este tipo de dolencia provoca depresión y ansiedad.

Uso de opioides

José Ramón González-Escalada, vocal de la Junta Directiva de la SED y jefe de la Unidad del Dolor del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid, afirma que “los opioides mayores, mal tomados, no hacen más daño que un antiinflamatorio no esteroideo en caso de mal uso”. Considera este fármaco como la “mejor solución al dolor”, asegurando que “si hubiera que diseñar un analgésico potente, fiable y seguro se utilizaría una fórmula muy similar; es el mejor antiinflamatorio”. González-Escalada explica que los efectos secundarios de los opioides “aparecen sólo cuando el paciente lo tolera mal debido al uso excesivo, no adecuado o muy por encima de su dolor”. De ahí que se hayan creado “mitos” contra estos fármacos, que bien utilizados “son medicamentos muy seguros” que ofrecen calidad de vida y con efectos secundarios mínimos.

El dolor crónico deja de ser la consecuencia de una afección para convertirse en una enfermedad con nombre propio. Establecer límites en la duración es complejo, la media es de siete años y medio pero se define como dolor crónico aquel que permanece cuando se ha curado la enfermedad que lo provocó.

5/5 (1)

Valora esta información

, ,

Fibromialgia como enfermedad en la seguridad social

A continuación tienes un articulo en el que podrás conocerque tratamiento se dá a la Fibromialgia como enfermedad en la Seguridad Social.

Fibromialgia enfermedad desde el punto de vista jurídico

Durante la vigencia del contrato de trabajo pueden surgir determinadas incidencias que no pueden dejar de afectarle en cuanto a las condiciones en que se desarrolla la relación laboral e, incluso, a su propia subsistencia.

En una de ellas, y quizás la que con mayor frecuencia puede afectar al contrato de trabajo, es la enfermedad de uno de los elementos personales del mismo. Nos referimos, como es lógico, a la enfermedad del trabajador.

Aquí, como no podía ser de otra manera, nos vamos a referir a la enfermedad desde el punto de vista estrictamente jurídico, cuidando de no inmiscuirnos en campos de la medicina que nos son ajenos, y que desbordarían los límites que nos hemos marcado en esta breve exposición, y que se concreta en los efectos, que la aparición de una enfermedad en el trabajador, producen en el contrato de trabajo.

Fibromialgia, enfermeda reumática, causa desconocida

Y desde un principio debemos poner de manifiesto como la “fibromialgia” es una enfermedad reumática, y aun cuando tenga causa desconocida, dado el componente personal de la dolencia debe ser valorada con cautela, y no ha de ser ignorada porque produce efectos contrastados en términos generales en el ámbito laboral de relevancia, motivando que, en ocasiones sea imposible afrontar el trabajo propio o general.

La fibromialgia no es una dolencia aislada, sino que generalmente va acompañada de un síndrome ansioso depresivo, estado que conjuntamente influye negativamente en la posibilidad de reincorporación laboral del trabajador.

Para la Seguridad Social la enfermedad de fibromialgia no presenta particularidad alguna que la diferencie del resto de las enfermedades que puede padecer un trabajador.

En definitiva, queremos indicar que la enfermedad de fibromialgia, desde el punto de vista estrictamente jurídico, y en cuanto a los efectos que puede producir en la capacidad laboral del trabajador, no difiere sustancialmente de cualquier otra enfermedad, y le son de aplicación los principios generales que rigen esta materia y que pasamos a examinar ahora brevemente.

Tipos de enfermedades en la seguridad social

Así planteada la cuestión, preciso es poner de manifiesto, como a efectos del sistema de la Seguridad Social, se distinguen tres tipos de enfermedad, que producen en la relación laboral, distintas consecuencias.

Desde este punto de vista, puede hablarse de tres grandes grupos de enfermedades: enfermedad común, enfermedad de trabajo y enfermedad profesional.

Si bien en términos generales se puede decir, que toda enfermedad, consiste en una alteración de la salud, desde el punto de vista jurídico, y más concretamente, en el campo de la Seguridad Social, es requisito común de todos los tipos que hemos anunciado, la necesidad de que ésta tenga una cierta entidad que la dote de significado jurídico, y que, consecuentemente, desde un punto de vista positivo, requiera la asistencia sanitaria, y, en su aspecto negativo, que imposibilite la prestación del trabajo, que justifica su protección.

Como dice algún autor[2], la expresión “alteración de la salud”, supone la actuación de una causa morbosa, en un organismo humano, con la consecuencia de hacer preciso un tratamiento sanitario y con la consecuencia de impedirle la actividad profesional o laboral.

A) La Ley General de la Seguridad Social[3], en su artº 117. 2, define la enfermedad común, en su aspecto negativo, diciendo que “se considera que constituye enfermedad común las alteraciones de la salud que no tengan la condición de accidentes de trabajo, ni de enfermedades profesionales”.

B) Las que hemos denominado anteriormente “enfermedades de trabajo”, –concepto distinto, desde el punto de vista de la Seguridad Social de las enfermedades comunes–, son todas aquellas que sobrevienen al trabajador como consecuencia directa de su relación con la actividad profesional que desempeña.

Así, pues, para que una enfermedad merezca la conceptuación de enfermedad de trabajo, la enfermedad debe reunir la doble condición de existencia de un nexo causal entre la enfermedad un el trabajo que se realiza, y, desde un punto de vista negativo, que no esté incluida en el elenco de enfermedades profesionales.

Fibromialgia como enfermedad en la seguridad social

Enfermedades de trabajo

Por expresa disposición de la Ley, son enfermedades de trabajo[4]:

a) Las enfermedades que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución del mismo[5].

b) Las enfermedades o defectos, padecidos con anterioridad por el trabajador que se agraven como consecuencia de una lesión constitutiva de accidente de trabajo[6].

c) Las consecuencias de un accidente de trabajo que resulten modificadas en su naturaleza, duración, gravedad o terminación, por enfermedades intercurrentes, que constituyan complicaciones derivadas del proceso patológico determinado por el accidente mismo o tengan su origen en afecciones adquiridas en el nuevo medio en que se haya situado al paciente para su curación[7].

Todas estas enfermedades, que son verdaderas enfermedades de etiología común, la LGSS las considera accidentes de trabajo, con las consecuencias que de esta calificación se derivan, y que no es el caso de exponer ahora.

C) La enfermedad profesional, desde un punto de vista legal[8], es aquella “contraída a consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena en las actividades que se especifiquen en el cuadro que se apruebe por las disposiciones de aplicación y desarrollo de esta Ley, y que esté provocada por la acción de los elementos y sustancias que en dicho cuadro se indiquen para cada enfermedad profesional”

De este concepto claramente se deriva la diferencia que la separa de la enfermedad común, ya que la profesional tiene su origen en la realización de un trabajo. De las denominadas enfermedades de trabajo, la diferencia estriba en que éstas —que son accidentes de trabajo—no están incluidas en el listado a que se hace referencia en la definición legal[9].

Este listado de enfermedades profesionales, es un listado cerrado. No obstante, en el caso conocido como el del “Ardystil” o neuropatía intersticial difusa, propia del sector de la aerografía textil[10], si bien de manera provisional, hizo una interpretación abierta del sistema de lista, situando el síndrome en un apartado del Real Decreto 1995/1978, aunque no se haya precisado en concreto el agente enfermante.

4.57/5 (7)

Valora esta información

, ,

Identifican una variación genética depresión que se deriva del estrés

Identifican una variación genética asociada con la depresión que se deriva del estrés

Una variante del gen del transportador de la serotonina. Y la combinación con el estrés vital, podría predisponer a una persona a la depresión al causar una reacción excesiva en una zona del cerebro. Revela un estudio de la Universidad de Stony Brook (Estados Unidos). Publicado en la edición digital de la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS).

Serotonina

Serotonina

Según los investigadores, la variante corta del gen del transportador de la serotonina ya había sido asociada previamente con la depresión en personas con un alto nivel de estrés vital, pero se desconocía la base neural. Una hipótesis previa sugería que los pacientes con la variante corta del gen sobreactivadan la región cerebral de la amígdala en respuesta a estímulos emocionales.

con imágenes de resonancia magnética

Los científicos utilizaron una técnica de imágenes cerebral. Determinaron cómo los genes y el ambiente podían estar interactuando en el cerebro. Emplearon imágenes de resonancia magnética funcional . Midieron el flujo sanguíneo en regiones específicas del cerebro. Medir la actividad cerebral es a menudo un indicador más sensible ante la respuesta emocional que los métodos tradicionales que se basan en una descripción verbal subjetiva.

Los resultados muestran que, en vez de encontrarse sobreactivada en respuesta a estímulos emocionales negativos, la amígdala de personas con la variante corta del gen estaba sobreexcitada en su estado de descanso. Particularmente en aquellas personas con altos niveles de estrés en sus vidas. Estos individuos también mostraron mayores niveles de rumiación. El pensamiento constante en hechos negativos. Factor de riesgo de la depresión, que aquellos que tienen la versión larga del gen.
EUROPA PRESS

Valora la información

Valora esta información

, ,

Cansancio: Síndrome Fatiga Crónica afecta jóvenes adultos

sensación constante de cansancio y agobio que obstaculiza e impide el desarrollo de las actividades cotidianas de niños, jóvenes y adultos, sean hombres o mujeres

Se caracteriza por la sensación constante de cansancio y agotamiento

¿Dónde recurrir?
A partir de la creación, en el año 1998, de la Asociación Argentina de Síndrome de Fatiga Crónica/ Encefalomielitis Miálgica (Aasfc), se estableció el Centro de Referencia de esta condición que funciona en el Instituto de Investigaciones Médicas Doctor Alfredo Lanari, entidad dependiente de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Quienes deseen ponerse en contacto con ambas instituciones pueden hacerlo a www.aasfc.org.ar o a los teléfonos 4514-8701 y 8702.(no existe esta web actualizado a 2016)

cansancio

Dr. Alejando Andersson

Debido a la multiplicidad de síntomas, es difícil realizar el diagnóstico y establecer un tratamiento para esta enfermedad de causa desconocida. Puede presentarse luego de un cuadro viral o infeccioso.

Cuesta creer que para algunas personas, el sólo hecho de levantarse de la cama represente un esfuerzo sobrehumano.

Ni hablar de ir a trabajar o hacer deportes porque, uno de los principales rasgos del llamado Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) es la sensación constante de cansancio y agobio que obstaculiza e impide el desarrollo de las actividades cotidianas de niños, jóvenes y adultos, sean hombres o mujeres.

Nombre técnico es Encefalomielitis Miálgica

Si bien la causa de esta condición clínica cuyo nombre técnico es Encefalomielitis Miálgica, es desconocida, a lo largo de la historia los especialistas han desarrollado diversas hipótesis entre las que se encuentra la posibilidad de que el SFC aparezca luego de padecer un cuadro viral o infeccioso. No obstante, también se lo ha relacionado con trastornos psicológicos.

En cualquier caso, debido a la complejidad de la sintomatología y a la imposibilidad de determinar concretamente la dolencia a través de análisis clínicos, en algunos casos, el diagnóstico puede tardar en llegar. Tanto este inconveniente como la prescripción de tratamientos erróneos, pueden conducir a un mayor deterioro y, en casos extremos, a la parálisis.

La persona que llega al consultorio alude que padece cansancio y agotamiento prolongado

“La persona que llega al consultorio alude que padece cansancio y agotamiento prolongado, difícil de aliviar con descanso. Lo primero que hay que descartar, en esos casos, es que el paciente tenga alguna otra enfermedad. Uno de los comentarios más frecuentes en este síndrome que es un poco más prevalente en las mujeres, hace referencia a la imposibilidad de realizar actividades físicas dado que a quienes lo padecen les resulta muy difícil recuperarse luego de una clase de gimnasia, por ejemplo”, explicó a Pro-Salud News el doctor Alejandro Andersson, médico neurólogo, director médico del Instituto Neurológico de Buenos Aires (INBA).

el Síndrome de Fatiga Crónica afecta a más de un millón de Argentinos

De acuerdo con un relevamiento realizado recientemente en Estados Unidos, el Síndrome de Fatiga Crónica afecta a más de un millón de ciudadanos de ese país, aunque, según las cifras del Centro de Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, según las siglas en inglés), aproximadamente el 80 por ciento de ellos desconoce de qué se trata la enfermedad.

síntomas del SFC

Entre los principales síntomas del SFC que, en muchos países, es considerada una causa justa de ausentismo laboral, se encuentran los dolores de cabeza y musculares, el insomnio, la ansiedad, la depresión.

Adicionalmente, muchos de los pacientes sufren de confusión, sudoración, extrema sensibilidad a la luz, falta de memoria, irritabilidad y dificultades para concentrarse o recordar. Con respecto a la periodicidad, estas manifestaciones pueden aparecer en pocas horas o días y pueden prolongarse por seis meses o más.

“Debido a que en algunos casos el síndrome está acompañado por la aparición de ganglios en el cuello y las axilas, algunas líneas de fiebre o molestias en las articulaciones, resulta difícil objetivar el cuadro a través de la realización de estudios. Por esa razón, y debido a que hay formas en la que predomina la variante inmunológica y en otras la endrocrinológica, nos manejamos básicamente con la clínica. Dentro de este marco, hay criterios para poder diagnosticar”, indicó el especialista.

no se conoce la causa de la enfermedad

Si de análisis médicos se trata, se supone que una persona padece de síndrome de fatiga crónica luego de comprobar a través de diversas pruebas, que incluyen la realización de un análisis de sangre, que ésta tenga reducida en un 50 por ciento o más su capacidad para participar en actividades ordinarias.

“Aunque no se conoce la causa de la enfermedad, una de las posibilidades es que obedezca a un mal manejo de la energía por parte del organismo que no realiza el ahorro necesario. Teniendo en cuenta esta cuestión, algunos casos pueden tratarse mediante el uso de medicamentos de la línea de los antidepresivos”, detalló el doctor Andersson.

PRO-SALUD News

Número de matrícula del especialista consultado
– Doctor Alejandro Andersson: M.N. 65.836

Para mayor información:
Instituto Neurológico de Buenos Aires
United States Centers for Disease Control and Prevention

Guardar

Valora la información

Valora esta información