, ,

Problemas del sueño

Frecuentemente identificamos problemas del sueño con el insomnio, con no poder dormir, detrás de los trastornos del sueño existen enfermedades que están relacionadas con la calidad del sueño, dormir no es garantia de alcanzar un descanso reparador, el estado óptimo de descanso para comenzar un nuevo dia.

Problemas del sueño que pueden ir asociados a Fibromialgia

Definición:

Los trastornos del sueño involucran cualquier tipo de dificultad relacionada con el hecho de dormir, incluyendo dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido, quedarse dormido en momentos inapropiados, tiempo de sueño total excesivo o conductas anormales relacionadas con el sueño.

Causas:

Se han identificado más de cien trastornos diferentes de sueño y de vigilia que se pueden agrupar en cuatro categorías principales, a saber:
Problemas para conciliar el sueño y permanecer dormido (insomnio)
Problemas para permanecer despierto (somnolencia diurna excesiva)
Problemas para mantener un horario regular de sueño (problema con el ritmo del sueño)
Comportamientos inusuales durante el sueño (conductas que interrumpen el sueño)

Problemas del sueño

Problemas del sueño y fibromialgia

PROBLEMAS PARA CONCILIAR EL SUEÑO Y PERMANECER DORMIDO

El insomnio incluye cualquier combinación de dificultad para conciliar el sueño, permanecer dormido, vigilia intermitente y despertarse en la madrugada. Los episodios pueden aparecer y desaparecer (pasajeros), durar entre 2 y 3 semanas (a corto plazo) o ser duraderos (crónicos).

Los factores comunes relacionados con el insomnio son, entre otros:

Enfermedad física
Depresión
Ansiedad o estrés
Un ambiente para dormir inapropiado, con excesivo ruido o luz
Cafeína
Alcohol y de otras drogas
Uso de ciertos medicamentos
Tabaquismo en exceso
Molestia física
Siestas durante el día
Hábitos de sueño contraproducentes como:
acostarse temprano pasar mucho tiempo en la cama despierto

Los trastornos abarcan:

Insomnio psicofisiológico: una afección en la cual el estrés causado por el insomnio dificulta aún más la conciliación del sueño
Síndrome de la fase de sueño retrasada: el reloj interno está constantemente fuera de sincronización con las fases de día/noche “aceptadas”; por ejemplo, los pacientes se sienten mejor si pueden dormir desde las 4 a.m. hasta el medio día.
Trastorno del sueño hipnótico-dependiente: insomnio que ocurre cuando uno suspende o se vuelve tolerante a ciertos tipos de somníferos.
Trastorno del sueño dependiente de estimulantes: insomnio que ocurre cuando uno suspende o se vuelve dependiente de ciertos tipos de estimulantes.

PROBLEMAS PARA PERMANECER DESPIERTO

Los trastornos por excesiva somnolencia se denominan hipersomnio y abarcan, entre otros:
Hipersomnio idiopático (somnolencia excesiva que ocurre sin una causa identificable)
Narcolepsia
Apnea del sueño central u obstructiva
Trastornos del movimiento periódico de las extremidades
Síndrome de las piernas inquietas

PROBLEMAS PARA MANTENER UN HORARIO REGULAR DE SUEÑO

También se pueden presentar problemas cuando no se mantiene un horario constante de sueño y de vigilia, lo cual sucede cuando se viaja cruzando zonas horarias distintas y con trabajos por turnos en horarios rotativos, particularmente los que trabajan en las noches.
Los trastornos que interrumpen el sueño abarcan:

Síndrome de sueño y vigilia irregulares
Síndrome del desfase horario
Ser poco dormilón por naturaleza (la persona duerme menos horas de lo normal pero no sufre ningún efecto negativo)
Insomnio paradójico (la persona realmente duerme una cantidad de tiempo distinta a la que cree)
Trastorno del sueño a causa del trabajo por turnos

CONDUCTAS QUE INTERRUMPEN EL SUEÑO

Las conductas anormales durante el sueño se denominan parasomnio y son bastante comunes en los niños. Estas abarcan:

Terrores nocturnos
Sonambulismo
Trastorno de comportamiento asociado al sueño MOR (un tipo de psicosis en la cual una persona representa sueños tan violentamente que puede lesionar a la persona con quien duerme)

University of Maryland Medical Center

Guardar

4/5 (6)

Valora esta información

, , ,

Tratamiento de la fibromialgia mediante ozonoterapia

Ozonoterapia en fibromialgia, ¿se puede justificar su uso en la enfermedad?

En 2005 ante la expectación creada por el uso de la ozonoterapia en fibromialgia, y ante la demanda de asociaciones de pacientes con fibromialgia para implantar este tratamiento para paliar los síntomas la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía respondió con el siguiente documento.

INTRODUCCIÓN

La fibromialgia es una enfermedad crónica de interés creciente en los países desarrollados.

Hasta 1990 no se establecieron criterios rígidos para su diagnóstico1. No se conoce su etiología ni se dispone de un tratamiento curativo, aunque va estableciéndose la efectividad de distintas medidas terapéuticas2,3.
El carácter crónico de la enfermedad, su influencia sobre la vida cotidiana de los pacientes y la falta de un tratamiento curativo o paliativo de rápido efecto ha determinado que quienes padecen fibromialgia busquen ayuda fuera de la medicina convencional, en el campo de las medicinas alternativas.

OZONOTERAPIA EN FIBROMIALGIA

La ozonoterapia, o tratamientos en los que el ozono4 es considerado como el principio activo, es una medida terapéutica perteneciente a este último ámbito y se ha propuesto desde algunos medios como tratamiento efectivo de la fibromialgia.

JUSTIFICACIÓN DE ESTE INFORME

El 2 de mayo de 2005 se recibe en esta Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía nota del Jefe del Gabinete de la Consejera de Salud, adjuntando escrito del Defensor del Pueblo Andaluz en el que se refiere entrevista habida entre éste con representantes de la Asociación Granadina de Afectados de Fibromialgia. 

Se concluye con la necesidad de realizar “los estudios científicos necesarios tendentes a valorar la eficacia y la efectividad de la técnica de la ozonoterapia en el tratamiento de la fibromialgia, a efectos de su posible inclusión en el catálogo de prestaciones del sistema sanitario público andaluz”, lo que se lleva a cabo con el presente informe.

MATERIAL Y MÉTODOS

Hemos realizado una exploración sistemática de la literatura científica mediante un protocolo COSI modificado5.

En resumen, este protocolo categoriza el procedimiento de búsqueda de la literatura en 3 etapas de profundización decreciente y amplitud creciente que permiten abarcar distintos ámbitos de fuentes de información.

En este caso, las fuentes han consistido en:
1º: Búsqueda nuclear
1. Bases de datos referenciales:
1.1. MEDLINE: 1999 a 2005
1.2. EMBASE Evidence Based Medicine: 1974 a 2005
1.3. EMBASE Pharmacoeconomics & Disease Management: 1995 a 2005
1.4. Current Contents: 1998 a 2005
2. Bases de datos a texto completo:
2.1. The Cochrane Library (nº 2, 2005)
3. Bases de datos de ensayos clínicos:
3.1. ClinicalTrials.gov6
4. Bases de datos de efectividad:
4.1. Centre for Research and Dissemination (York University)7
5. Metabuscadores especializados:
5.1. TRIP8
5.2. SumSEARCH9
5.3. Scirus10
5.4. OMNI11
2º: Búsqueda estándar
6. Bases de datos referenciales:
6.1. CINAHL: 1982 a 2005
6.2. PSYCINFO: 1995 a 2005
6.3. Índice Médico Español: hasta 2005
6.4. Science Citation Index: 1995 a 2005
7. Bases de datos gubernamentales:
7.1. Food and Drug Administration12
3º: Búsqueda Ideal:
8. Centros especializados:
8.1. National Center for Complementary and Alternative Medicine13 (EE.UU.)
8.2. Complementary and Alternative Medicine14 (Nueva Zelanda)
9. Índices de revistas especializadas:
9.1. BMC Complementary and Alternative Medicine
9.2. Chiropractic and Osteopathy
10. Buscadores generales de Internet:
10.1. Google Scholar
En principio, no se establecieron límites de idioma para la recuperación de documentos, aunque el desconocimiento de las lenguas alemana, orientales y nórdicas impidió la exploración de sitios WEB en los países con esos idiomas.
Inicialmente se establecieron estrategias elaboradas pero, dada la escasez de recuperaciones, se decidió recupera cualquier documento en los que coincidieran los términos fibromialgia y ozono u ozonoterapia, o sus traducciones al inglés y francés. No se establecieron límites metodológicos, con la intención de recuperar cualquier documento que comunicase cualquier tipo de resultado de investigación experimental o clínica.

RESULTADOS

No se ha localizado documento o artículo científico alguno en el que se comuniquen los resultados obtenidos tras el uso terapéutico del ozono, en cualquier modalidad, en la fibromialgia, fuese cual fuese su metodología: ensayo clínico aleatorizado o no, estudio de cohortes o comunicación de casos tratados.
No se ha localizado documento o artículo científico alguno en el que se comuniquen los resultados de experimentos destinados a establecer los principios farmacológicos de la ozonoterapia en la fibromialgia.
No se ha localizado documento o artículo científico alguno en el que se comunique hipótesis de cualquier tipo sobre el mecanismo de actuación del ozono, administrado por cualquier vía, en la fibromialgia.

No se ha localizado ningún ensayo clínico en curso sobre el asunto estudiado.
La información sobre centros especializados en la administración de ozono medicinal para el tratamiento de una gran variedad de enfermedades es muy abundante. Todos estos centros son privados y con ánimo de lucro.

 

DISCUSIÓN

En este estudio no se ha localizado ninguna información de carácter científico sobre la eficacia o efectividad de la ozonoterapia en la fibromialgia.

Tampoco sobre sus aspectos farmacológicos, a pesar de las muchas fuentes consultadas.
Existen muchos centros en todo el mundo dedicados a la administración de ozono medicinal para el tratamiento de una gran variedad de enfermedades, de muy diversa naturaleza y etiología, o con fines cosméticos.

La fibromialgia se encuentra entre las primeras. Las páginas WEB de estos centros dedican por lo general algún espacio para exponer explicaciones de cómo funciona esta terapia y para asegurar su éxito. La ausencia de un procedimiento sistemático y la terminología pseudocientífica empleada hacen que estas explicaciones sean incomprensibles.

Desde el punto de vista científico, la calidad de la información ofrecida por estos centros es mínima. Debemos advertir que, en líneas generales, las vías de administración del ozono propuestas por estos centros no conllevan efectos adversos.

No obstante, alguno de estos centros propone un tipo de tratamiento llamado Autohemoterapia Mayor. En esta modalidad de tratamiento con ozono, al paciente se le extraen 100 – 150 cm3 de sangre. Esta sangre se ozoniza (mediante burbujeo de ozono medicinal) y se vuelve a inyectar por vía intravenosa. El tratamiento dura varios días.

Se ha descrito la muerte de un paciente a causa de una embolia gaseosa tras haber sido tratado de esta forma15 por una psoriasis.

CONCLUSIONES

1) No existen pruebas científicas sobre la eficacia ni efectividad de la administración de ozono medicinal en la fibromialgia.
2) No existen hipótesis plausibles sobre el mecanismo de acción del ozono en la fibromialgia.
3) La Autohemoterapia Mayor, forma de administración de ozono practicada por algún centro, puede ser peligrosa para los pacientes.
4) Existen medidas terapéuticas paliativas de utilidad probada en la fibromialgia, que consisten en intervenciones multidisciplinarias que incluyen programas de ejercicio físico, como han puesto en evidencia las dos revisiones Cochrane realizadas hasta la fecha.

ozonoterapia en fibromialgia

RECOMENDACIONES
• No existen pruebas científicas que justifiquen el uso de la ozonoterapia en la fibromialgia.
• Cualquier utilización del ozono con ese fin debe ser considerada como experimental y, por lo tanto, ser sometida a un protocolo de estudio rígido y controlado.
• Los pacientes de fibromialgia, cuyas necesidades son especiales, dadas las características de su enfermedad, deben ser tratados de acuerdo a las medidas de utilidad probada científicamente.

Además de advertidos de los riesgos y efectos no deseados que pueden producir determinadas “terapias” que no son avaladas por el conocimiento científico y que pueden ser ofrecidas de forma engañosa.

Fuente| Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía

Sevilla, junio 2005 Informe 8 / 2005
Avda. de la Innovación s/n. Edificio ARENA 1
41020 Sevilla – ESPAÑA (SPAIN)
Teléfono +34 955006638, Fax +34 955006677
Email: aetsa.csalud@juntadeandalucia.es

Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía
Directora: Purificación Gálvez Daza
www.juntadeandalucia.es/salud/orgdep/AETSA
Autor: Antonio Romero Tabares

Actualidad a 2018 No existen estudios ni documentación específica que ponga de manifiesto la utilidad del uso de la ozonoterapia en Fibromialgia
Referencias

1 Wolfe F, Smythe HA, Yunus MB, Bennett RM, Bombardier C, Goldenberg DL et al. The American College of Rheumatology 1990 Criteria for the Classification of Fibromyalgia. Report of the Multicenter Criteria Committee. Arthritis Rheum 1990; 33: 160-72.
  2 Karjalainen KA, Hurri H, Jauhiainen M, Koes BW, Malmivaara A, Roine R, van Tulder M. Multidisciplinary rehabilitation for fibromyalgia and musculoskeletal pain in working age adults.. The Cochrane Database of Systematic Reviews 1999, Issue 3.
  3 Busch A, Schachter CL, Peloso PM, Bombardier C. Exercise for treating fibromyalgia syndrome.. The Cochrane Database of Systematic Reviews 2002, Issue 2.
  4 El ozono es un gas compuesto de oxígeno. Su fórmula química es O3, y se encuentra en la atmósfera en estado natural. Lo que llamamos “ozono medicinal” es una mezcla de oxígeno (O2) y ozono producido de manera artificial
  5 Romero Tabares A, Reyes Alcázar V, Osuna Cabezas MD, Pírez Díaz MJ, Gozalbes Boja MA. El procedimiento de AETSA para documentar y difundir informes de evaluación de tecnologías sanitarias. Not Eval Tecnol Sanit 2004; (9): 3-16.
  6 ClinicalTrials.gov es una base de datos de ensayos clínicos desarrollada por la National Library of Medicine para los National Institutes of Health (EE.UU)
  7 http://www.york.ac.uk/inst/crd/
  8 http://www.tripdatabase.com/
  9 http://sumsearch.uthscsa.edu/
  10 http://www.scirus.com/
  11 http://omni.ac.uk/
  12 http://www.fda.gov
  13 http://nccam.nih.gov/
  14 http://www.cam.org.nz/about.htm
  15 Marchetti D, La Monaca G. An unexpected death during oxygen-ozone therapy. Am J Forensic Med Pathol 2000; 21: 144-147

Aceeso a el documento original Tratamiento de la fibromialgia mediante ozonoterapia

4.5/5 (6)

Valora esta información

, ,

El dolor en niños

¿Qué implica el dolor en niños?

Actualidad en pediatria; El dolor en los niños

Los hijos de padres con dolor crónico son más propensos a estos síntomas
Los niños aprenden de sus progenitores cómo afrontar el dolor y la enfermedad
Si usted es de los que sufren lumbalgia recurrente, o de los que cada dos por tres se ve atacado por una migraña, quizás debiera prestar atención a sus hijos y tener cuidado en cómo afronta sus síntomas, ya que sus pequeños podrían aprender a tener dolor.

Un estudio realizado con más de 5.000 adolescentes muestra que aquellos chicos cuyos padres tienen dolor crónico, de cualquier tipo, son el 50% más propensos a sufrir un trastorno doloroso crónico inespecífico. Aunque todavía no está clara la causa de ese vínculo, parece que la estructura familiar, los factores medioambientales y la manera en que los padres actúan frente a la enfermedad están detrás de esa relación.

Aunque es cierto que los genes nos influyen en nuestra salud, no lo es menos que los hábitos que adquirimos según vamos cumpliendo años influyen de forma considerable en el desarrollo de enfermedades.

Los niños suelen aprender por imitación de conductas y de la misma manera que un adolescente puede animarse a hacer deporte si ve que su padre practica alguno, también puede dar el paso a fumar o beber si estos hábitos se dan de forma habitual en su familia. Y lo mismo ocurre con el dolor, que también se aprende.

Cada vez más dolor

Como apunta en su estudio el doctor Gry B. Hoftun, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Noruega, el dolor crónico no específico, es decir, el que no está relacionado con ninguna enfermedad, en niños y adolescentes es frecuente y su prevalencia está aumentando en los últimos años.

Algunos estudios españoles muestran que la mitad de los adolescentes tiene dolor lumbar, trastorno que incapacita a un 10% de ellos. La espalda no es el único lugar de conflicto, ya que los dolores de cabeza también son frecuentes en niños y adolescentes.

El dolor en niños

Aunque algunos estudios han analizado varios factores fomentan estos problemas, sus causas todavía no se conocen. Sin embargo, son pocos los trabajos que han evaluado cómo afecta en un niño el que su padre o madre sufra dolor de manera crónica. Esto es lo que han hecho el equipo del doctor Hoftun y para ello han realizado entrevistas a 5.370 adolescentes con una edad entre los 13 y los 18 años y también han llevado a cabo cuestionarios a sus progenitores.

Al analizar las respuestas, los investigadores han comprobado que los hijos cuyo padre o madre sufre dolor crónico tienen un riesgo mayor de tener este síntoma no vinculado con ninguna enfermedad que aquellos en cuyo núcleo familiar no hay ningún problema de este tipo.

En la unidad del dolor

“Este vínculo sí que lo hemos observado en la consulta, pero es más una sensación que una evidencia, ya que no preguntamos directamente sobre ello, pero sí que los pacientes nos suelen comentar problemas con su familia derivados por el dolor”, señala Concepción Pérez, de la junta directiva de la Sociedad Española de Dolor y jefe de servicio de la Unidad del Dolor del Hospital de La Princesa de Madrid.

Por otro lado, el estudio, cuyos datos se publican en la revista ‘Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine’, muestra que los adolescentes cuyos padres están separados y que viven sólo con su madre (afectada por un dolor crónico) tienen un riesgo todavía mayor de tener dolor crónico, un 50% más.

En cambio, en los jóvenes que conviven sólo con el padre (afectado con alguna patología crónica dolorosa) no se observó esa mayor incidencia de síntomas dolorosos. La causa de esta diferencia no está clara, aunque los investigadores señalan que quizás el papel más protector de la madre les influya, en este caso, negativamente.

el dolor en niños

el dolor en niños

“Hay otro estudio previo que muestra precisamente eso, que los niños que viven con padres separados con algún dolor crónico (bien sea el padre o la madre) tienen más riesgo de desarrollar síntomas dolorosos inespecíficos que los que viven con progenitores sin estos problemas”, añade esta especialista que apunta a la importancia del aprendizaje en este problema.

“Los niños hacen gran parte de su aprendizaje copiando a los demás. Ellos pueden imitar la conducta de sus padres frente al dolor, y está demostrado que entre los factores agravantes para desarrollar dolor en la edad adulta están las experiencias negativas vividas en la infancia en relación al dolor”.

Genética y aprendizaje

La especialista en dolor señala que no existen estudios que valoren el grado en el que influye el componente genético en comparación al aprendizaje a la hora de desarrollar un problema doloroso. “De genética, todavía hay muchas cosas que no conoces. No obstante, podemos presuponer que para algunas patologías pesará más la influencia genética, pero para otras el factor psicológico y el entorno familiar son muy importantes”.

En un editorial, Tonya M Palermo, y Amy Lewandowski Holley, de la Universidad de Washington y del Instituto de Investigación del Hospital Pediátrico Seattle, en Washington (EEUU), señalan que una limitación del estudio es que no se ha tenido en cuenta cómo afecta a los hijos el deterioro funcional de sus padres.

“Dolor y discapacidad pueden variar considerablemente entre niños con dolor y, por tanto, la valoración de la discapacidad es importante para definir la gravedad y el impacto del dolor crónico”, afirman.

En cuanto a los tipos de dolor que más discapacidad pueden generar, Concepción Pérez explica que, aunque la percepción del dolor es muy subjetiva, se sabe que “el dolor de tipo neuropático, como las neuralgias del trigémino o el dolor posherpético, son muy discapacitantes. También la cefalea en racimos o las patologías crónicas de espalda, como la radiculopatía, causan una dificultad importante para poder llevar a cabo una vida normal”.

María Rivas, psicóloga de la Unidad del Dolor del Hospital de La Princesa, trabaja en su consulta para que los pacientes acepten el dolor crónico, “les damos estrategias para afrontarlo mejor. Se insiste en que lleven a cabo actividades placenteras, que retomen su vida social. También les ofrecemos herramientas para que mejoren su asertividad, para que hablen con su familia sobre lo que les ocurre”.

En cuanto a su efecto sobre los hijos, Rivas reconoce que ha visto casos en los que el niño aprende un rol pasivo frente a la enfermedad, de no aceptar el dolor. También el problema de sus padres puede ser un factor de riesgo para que el niño tenga trastornos de conducta o de otro tipo, como miedos nocturnos, fobia escolar… Son niños más frágiles porque, con la enfermedad, se pierde el rol paterno”.

Tanto las especialistas españolas como las de la Universidad de Washington señalan el beneficio de que se realicen intervenciones dirigidas a los padres para modificar su respuesta frente a su dolor crónico. “En mi caso, cuando el paciente llega a la consulta, el dolor ya está muy enquistado, y suele venir con cuadros depresivos. Trabajar con él y con la familia es una parte muy importante en el tratamiento del dolor”.

Escrito por Ángeles Lopez

Grupo de estudio del dolor en niños

Guardar

Valora la información

Valora esta información