Fibromialgia y sindrome de intestino irritable

Fibromialgia y sindrome de intestino irritable.El 15% de los españoles sufre el síndrome del intestino irritable y el 50% de ellos tarda 10 años en consultar al médico

Este trastorno afecta a dos mujeres por cada hombre y, en los casos de dolor extremo, lo sufren cuatro mujeres por cada hombre.

Fibromialgia y sindrome de intestino irritable enfermedades del SSC

El 15 por ciento de los españoles sufre el síndrome del intestino irritable y, de ellos, el 50 por ciento tarda hasta 10 años en consultar al médico sobre este problema, según han advertido este lunes el director general de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), Ricardo Burón, y los médicos y expertos de la organización Miguel Bixquert Jiménez y Enrique Rey Díaz-Rubio, con motivo de la celebración del Día Nacional de la enfermedad.

Se trata de un trastorno intestinal que, aunque no presenta complicaciones graves para la salud, perjudica “seriamente” la calidad de vida de los pacientes ya que se manifiesta con dolor abdominal, diarrea, estreñimiento o gases. Unos problemas que padecen ocasionalmente una de cada tres personas.

“Este síndrome es la máxima expresión de todos los problemas digestivos y entorpece de manera muy importante a la calidad de vida de las personas”, ha comentado el doctor Rey, quien ha reconocido que los principales inconvenientes para diagnosticarlo es que se manifiesta de diferente forma en los pacientes y que no se conocen cuáles son las causas por las que se origina.

Trastorno afecta a dos mujeres por cada hombre

Ahora bien, este trastorno afecta a dos mujeres por cada hombre y, en los casos de dolor extremo, lo sufren cuatro mujeres por cada hombre. Asimismo, los expertos han informado de que el síndrome del intestino irritable es el responsable del 12 por ciento de las consultas en Atención Primaria y del 28 por ciento en las del especialista.

En este sentido, Bixquert ha recordado la importancia que tiene llevar a cabo una dieta sana y equilibrada, la práctica diaria de ejercicio físico y no fumar ni beber alcohol. Además, el experto ha alertado de lo “tarde” que se cena en España y ha asegurado que la mejor hora para comer son las 14.00 horas y para cenar entre las 19.30 horas y las 20.00 horas.

fibromialgia y sindrome de intestino irritable

fibromialgia y sindrome de intestino irritable

“Es una barbaridad lo tarde que cenamos en España porque a esas horas la comida que consumimos no la digerimos”, ha alertado, para subrayar la necesidad de que se invierta entre 18 y 25 minutos en comer y cenar, con el fin de masticar “muy bien” los alimentos.

Por otra parte, ha aconsejado no hacer comidas abundantes o ricas en aceites, grasas y salsas; tomar cinco porciones diarias de hortalizas y frutas; consumir cereales integrales, legumbres, frutos secos así como probióticos y productos antioxidantes. En este aspecto, el especialista ha recomendado lavar con agua caliente las manzanas y peras para quitarles la cera que contienen en la piel.

Además, es importante comer pescado entre 3 y 5 veces a la semana; incorporar a la dieta yogures o leches fermentadas con bifidobacterias; elegir carnes magras como conejo, pollo o pavo; beber entre un 1,5 litros y dos litros de agua mineral al día; practicar ejercicio; y mantener un peso saludable.

Acceso a enfermedades del siglo XXI

4.67/5 (6)

Valora esta información

,

Soluciones al dolor

Cuando no se puede eliminar como poner pequeñas soluciones al dolor

Cuando el dolor es incontrolable y “pequeñas soluciones al dolor” pueden ayudar

Poniendo soluciones

Cuando sentimos dolor, suceden diversas cosas.

La primera es que el dolor capta toda nuestra atención y empieza a adquirir protagonismo. Y eso acaba repercutiendo en nuestras emociones. “Las zonas en que experimentamos el dolor en el cerebro están junto a aquellas que procesan las emociones, como el miedo, la tristeza o el enfado. Se ha visto que el dolor mantenido durante tiempo afecta a cómo nos sentimos emocionalmente”, explica Andrés Martín, experto en mindfulness (algo así como tener la conciencia plena), terapias de reducción del estrés y el dolor.

Es como si al dolor que sentimos, le fuéramos sumando capas.

“Dolor y emociones se relacionan en una doble forma. Por un lado, el dolor afecta a las emociones, pero también como tú vivas esas emociones va a afectar al dolor”, señala Constanza González, psicóloga clínica (Sentit.es). “Si pienso cosas como ‘me voy a quedar así toda la vida, esto es lo peor que me puede pasar, este dolor no me deja hacer nada, soy incapaz de hacer nada…’ voy cargando al dolor con muchas cosas más, entonces me va a resulta difícil convivir con él“.

soluciones al dolor

El dolor físico conlleva a la larga al dolor emocional

“Es que te hundes psicológicamente”, confiesa Marta Gutiérrez aquejada de lumbalgias. “Cuando tenía varias crisis seguidas, no me podía ni levantar de la cama, tenía que anular todos los compromisos sociales y entonces empiezas a pensar y entras en un bucle psicológico destructivo, muy negativo.

Como te duele, te frustras; como te frustras, te duele más.

Y de ahí no sales. Además –confiesa– empiezas a pensar que no vales para nada, que todo lo haces mal”. Meditar Por eso, una de las terapias más efectivas y que mejores resultados obtiene en pacientes aquejados por dolencias crónicas es la psicológica.

“Lo que nosotros sentimos es sufrimiento y en ese sufrimiento está la sensación física pero también otras partes que tienen que ver con el proceso asociado con el dolor”, explica Martín, que añade: “Se trata de identificar todas esas piezas para que el dolor disminuya de intensidad. De esta forma, las personas comienzan a ser más funcionales y a hacer cosas que antes no podían”. Por ejemplo, algo tan trivial como volver a dar un paseo cada tarde, para personas aquejadas de fibromialgia o reuma.

Minfulness *, atención plena

Una de las herramientas que permiten identificar esos pensamientos negativos que amplifican el dolor es la meditación y en concreto el mindfulness o atención plena. Se trata de una herramienta milenaria, que hunde sus raíces en el budismo y en la filosofía zen, y que ha demostrado que es sumamente útil para manejar ese cóctel en el que se mezclan dolor y estrés. Eso sí, es preciso que la persona le dedique un tiempo y se aplique con disciplina.

mindfulness y fibromialgia

mindfulness Vivir el presente, alejando del cerebro el pasado y el futuro

Mediante la conciencia plena, la persona puede aprender a distinguir entre la sensación física y la emoción, entre los efectos de la acción y los de la reacción. También las técnicas de relajación son muy efectivas.

Jenny Moix psicóloga del dolor

Jenny Moix (JennyMoix.com) imparte talleres sobre cómo lidiar con el dolor crónico en algunos centros de atención primaria de Catalunya y una de las primeras cosas que les enseña a los asistentes es a organizarse el tiempo. “En los países subdesarrollados, donde la gente hace trabajos deslomadores, no les duele la espalda. En Occidente, la lumbalgia está muy relacionada con el estrés, con el hecho de que vamos todo el día con la lengua fuera. En los talleres le enseñamos a la gente a destacar qué actividades son importantes para ellos, y cuáles podría delegar o dejar de hacer.

“En ocasiones ves a señoras de 70 años con lumbalgias que les irradian a las piernas y las hacen ir cojas y que les planchan las camisas a sus nietos. Y eso no puede ser”, explica Moix. Otra de las cosas que aprenden los asistentes a estos talleres es a relajarse, porque así combaten el estrés, la ansiedad y el dolor.

La relajación tiene muchas ventajas terapéuticas: facilita la distensión muscular, disminuye el dolor y proporciona una sensación mayor de alivio. A menudo, incluso reduce la frecuencia cardiaca y la presión sanguínea con la misma efectividad que un ansiolítico.

Jenny moix

Jenny moix la meditación es una técnica psicológica

“Debemos entender y aceptar que el dolor es parte de nosotros. No hay que luchar contra él, ni tampoco resignarnos –explica Constanza González, psicóloga clínica–. Lo normal en la vida es que haya dolor, físico y emocional, que vaya llegando y se vaya yendo.

La enfermedad forma parte de la vida,

como la muerte, y si aprendemos a aceptarlo, ya le estamos quitando mucho peso a ese dolor, y haciéndolo más pequeñito”. Y entonces es más fácil convivir con él.

*¿Pero qué es Mindfulness?
Mindfulness o ‘conciencia plena’ consiste en prestar atención, momento a momento, a pensamientos, emociones, sensaciones corporales y al ambiente circundante, de forma principalmente caracterizada por “aceptación” -una atención a pensamientos y emociones sin juzgar si son correctos o no-. El cerebro se enfoca en lo que es percibido a cada momento, en lugar de proceder con la normal rumiación acerca del pasado o el futuro.

En este contexto, la rumiación se define como una atención compulsivamente enfocada en síntomas de inquietud, sus posibles causas y consecuencias, contrariamente a sus soluciones. Rumiación se parece a ‘preocupación’ excepto que la rumiación se enfoca en sentimientos negativos y experiencias del pasado, mientras que la preocupación se ocupa de potenciales eventos negativos en el futuro.

Tanto rumiación como preocupación están asociados a la ansiedad y otros estados emocionales negativos. La rumiación ha sido estudiada como un factor cognitivo de vulnerabilidad a la depresión.

4.83/5 (6)

Valora esta información

,

Ibuprofeno y depresión

Los antidepresivos son indicados en el dolor crónico porque poseen una segunda función, poseen  capacidad analgésica e influyen en el dolor (muy desconocida entre los pacientes), este estudio tiene como novedad que un analgésico puede influir en el estado de animo, las incógnitas sobre dolor y, depresión, su relación, siguen abiertas y cada día se abren nuevos interrogantes.

redacción Fibromialgia Noticias

Relación entre Ibuprofeno y Depresión

El Ibuprofeno alivia la depresión de los pacientes con artritis
La depresión es dos veces más común en las personas con osteoartritis.

– Los analgésicos comunes también aliviarían levemente los síntomas de depresión en las personas con una enfermedad dolorosa de los cartílagos, según sugiere un estudio.

La depresión es dos veces más común en las personas con osteoartritis, que aparece con el desgaste de los cartílagos de las manos, la espalda baja, las rodillas y otras articulaciones. Los CDC estiman que afecta a 27 millones de estadounidenses, que suelen tomar antiinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno o naproxeno, para reducir el dolor.”Este estudio sugiere que los antiinflamatorios reducirían la carga de la depresión”, dijo el autor principal, doctor Michael E. Farkouh, de la Facultad de Medicina de Mount Sinai, Nueva York.

Su equipo reunió los datos de cinco estudios previos sobre AINE de venta libre y Celebrex, un AINE de venta con receta que produce Pfizer. En cada estudio, los pacientes con osteoartritis utilizaron uno de esos fármacos o un placebo durante seis semanas.

En los estudios, en los que se utilizaron distintas herramientas para evaluar la depresión, participaron casi 1500 personas que no tomaban antidepresivos.

Todos los participantes tendieron a describir un alivio de los síntomas depresivos al final de los estudios, según publican los autores en The American Journal of Medicine.

Pero la depresión, medida según una escala de cero a 27, se redujo 0,3 puntos más en los usuarios de AINE de venta libre y 0,6 puntos más en los usuarios de Celebrex que en los usuarios de placebo.
Los pacientes con artritis habían ingresado a los estudios con un promedio de tres puntos en las escalas de evaluación, mucho menos que el umbral de 10 que se utiliza para diagnosticar la depresión.”La relación entre los síntomas depresivos y el dolor crónico es compleja e importante”, dijo David A. Walsh, director del Centro del Dolor de Arthritis Research UK, Nottingham, Reino Unido.

Ibuprofeno y depresión

Ibuprofeno y depresión

Comentó que es difícil descifrar por completo el efecto del dolor o el estado anímico, aunque el equipo trató de hacerlo.

De modo que propuso que el efecto aparente de los AINE en la depresión podría atribuirse sólo a una disminución del dolor de la osteoartritis.

Consideró que el estudio proporciona algunas pruebas de que por lo menos un tipo de analgésicos reduciría la depresión en las personas con osteoartritis y que, además, “plantea una pregunta interesante: si los AINE tienen un efecto directo en el ánimo, independiente de la acción analgésica”.

Pero, con estos resultados, a las personas deprimidas que padecen osteoatritis aún no se les debería indicar AINE selectivamente para aliviar la depresión. Los autores señalaron que los médicos deberían cumplir las guías disponibles cuando recomiendan o recetan AINE para tratar el dolor de la artritis.

FUENTE: The American Journal of Medicine

Cambia tu dosis de ibuprofeno de 600 a 400 evitarás efectos secundarios y la eficacia es la misma. Ibuprofeno cuando menos es más

Valora la información

Valora esta información

,

La concentración durante el día

¿Por qué no me puedo concentrar durante el día?

Un nuevo estudio de imágenes cerebrales podría ayudar a explicar por qué las personas con insomnio a menudo se quejan de que tienen dificultades para concentrarse durante el día, incluso cuando se carece de evidencia objetiva de un problema cognitivo.

Se trata de la primera investigación en encontrar las diferencias funcionales de imágenes por resonancia magnética (MRI, en sus siglas en inglés) en tareas de concentración a la hora de trabajar en personas con insomnio primario.

“Encontramos que en los sujetos con insomnio no se encendieron correctamente las regiones cerebrales críticas para una tarea que necesita memoria y no se apagaron regiones cerebrales irrelevantes para esa labor que quedaron “vagabundeando” por la mente”, explicó el autor principal, Sean Drummond, profesor asociado en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos), miembro del Sistema de Salud VA San Diego y secretario-tesorero de la Sociedad de Investigación del Sueño norteramericana.

“Sobre la base de estos resultados, no es de extrañar que las personas con insomnio se sientan como si estuvieran trabajando duro para hacer el mismo trabajo que aquellas que tienen un sueño saludable”, agrega este experto. Drummond dirigió un equipo de investigación, junto al coprincipal investigador Matthew Walker, con el fin de estudiar a 25 personas con insomnio primario y 25 que duermen bien, con una edad promedio de 32 años.

¿Por qué se pierde la concentración durante el día?

Los sujetos del estudio fueron sometidos a un examen de resonancia magnética funcional en el desempeño de una tarea de memoria. Los resultados, publicados en la edición de septiembre de la revista Sleep, muestran que los participantes con insomnio no difieren de los que duermen bien en el rendimiento cognitivo objetivo de la tarea de memoria, pero las imágenes por resonancia magnética revelaron que las personas con insomnio no podían modular la actividad en las regiones del cerebro típicamente utilizadas para llevar a cabo la tarea.

Cuando la tarea se volvió más difícil, los que duermen bien utilizaron más recursos dentro de la red de memoria del cerebro, especialmente la corteza prefrontal dorsolateral, mientras que los que sufren insomnio no fueron capaces de reclutar más recursos en estas regiones del cerebro. Por otra parte, cuando se complicó la tarea, los participantes con insomnio no sintonizaron el “modo por defecto” del cerebro que normalmente sólo se activa cuando las mentes están vagando.

Funcionamiento errático de día

“Los datos nos ayudan a entender que las personas con insomnio no sólo tienen problemas para dormir por la noche, sino que sus cerebros no funcionan tan eficientemente durante el día”, resaltó Drummond. “Algunos aspectos del insomnio generan problemas tanto durante el día como por la noche.

Estos problemas durante el día se asocian a anomalías orgánicas medibles de la actividad cerebral, que aportan un marcador biológico para el éxito del tratamiento”, añade. Para los autores, el estudio es el más grande en examinar la activación cerebral con resonancia magnética funcional durante el funcionamiento cognitivo en personas con insomnio primario frente a personas con un sueño normal.

También es el primero en caracterizar las diferencias funcionales de MRI en la memoria de personas con insomnio primario.

Según la Academia Americana de Medicinal del Sueño, entre el 10 y el 15 % de los adultos tiene trastorno de insomnio con angustia o deterioro durante el día.

Muy a menudo, el insomnio es un trastorno comórbido que ocurre con otro problema, como depresión o dolor crónico, o que es causado por un medicamento o una sustancia, mientras el insomnio primario se define como una dificultad para conciliar el sueño o mantenerlo sin enfermedad coexistente

4.6/5 (10)

Valora esta información