,

Medicos dicen NO a la homeopatia

Los médicos dicen ‘no’ a las terapias no convencionales

La asamblea general de la Organización Médica Colegial ha aprobado una declaración sobre las terapias no convencionales ante la reciente publicación del borrador del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para regular los medicamentos homeopáticos.

A principios de diciembre la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, publicó el borrador de la orden por la que se determinan los criterios mínimos y el procedimiento de uso de los medicamentos homeopáticos.

A principios de diciembre la AEMPS publicó el borrador para determinar el uso de los medicamentos homeopáticos La medida pretende regular estos medicamentos y garantizar al consumidor su derecho de acceso a este mercado en óptimas condiciones de seguridad y calidad. Sin embargo, desde entonces la polémica no ha hecho más que avivarse entre el sector farmacéutico, el médico y la sociedad en general.

medicos dicen no a la homeopatia

medicos dicen no a la homeopatia

Como consecuencia, la asamblea general de la Organización Médica Colegial (OMC), celebrada el sábado en Granada, ha aprobado una declaración sobre las terapias no convencionales ante la publicación de dicho borrador.

En la comunicación, hecha pública ayer, se expone que “el ejercicio de la Medicina es un servicio basado en el conocimiento científico aplicado, en la destreza técnica y en actitudes y comportamientos éticos, cuyo mantenimiento y actualización son un deber individual del médico y un compromiso de todas las organizaciones y autoridades que intervienen en la regulación de la profesión”.

Código de Deontología Médica

Tomando como base el Código de Deontología Médica (CDM), los expertos han afirmado que “todos los médicos están obligados a emplear preferentemente procedimientos y prescribir fármacos cuya eficacia se haya demostrado científicamente”.

Así, “no son éticas las prácticas inspiradas en el charlatanismo, las carentes de base científica y que prometen a los enfermos la curación, los procedimientos ilusorios o insuficientemente probados que se proponen como eficaces, la simulación de tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas y el uso de productos de composición no conocida (art. 26.2 CDM)”.

“No forman parte del acto médico aquellas acciones u omisiones que un médico o especialista realice de acuerdo a sus convicciones, creencias, tendencias, ideología o cualquier otra circunstancia”

Las creencias no son profesionales

Los profesionales médicos establecen que no forman parte del acto médico aquellas acciones u omisiones que un ciudadano con la condición de licenciado o especialista pueda realizar de acuerdo a sus convicciones, creencias, tendencias, ideología o cualquier otra circunstancia.

De la misma forma, “cada una de las terapias no convencionales deberá demostrar científicamente su eficacia, efectividad, eficiencia, calidad y seguridad para que puedan ser avaladas por la comunidad médica”.

Es más, no se puede supeditar el otorgamiento de una autorización administrativa, para el ejercicio de las diversas terapias no convencionales, a la posesión de una titulación académica especifica.

Además, tal y como apunta el artículo 16.1- 16.2 CDM, “en tanto las denominadas terapias no convencionales no hayan conseguido dotarse de una base científica suficiente, los médicos que las aplican están obligados a informar a los pacientes de forma clara e inteligible tanto del posible beneficio/riesgo que las mismas conllevan como de las alternativas fundamentadas científicamente y de la eventualidad de un mal resultado”.

Por todo ello, la declaración concluye que “la responsabilidad de las Administraciones debe estar fundamentada en la necesaria regulación de estas terapias no convencionales, así como en las repercusiones sobre el uso de estas prácticas, los riesgos derivados de su mala utilización, la regulación de los centros donde debe aplicarse e identificar a quienes lo hacen, como lo hacen y la veracidad de la publicidad al respecto”.

Fuente: OMC

Valora la información

Valora esta información

Homeopatia sanidad deja indefenso al paciente

homeopatia polémica en su regulacion

Dura impugnación a su validez científica Seria polémica en España ante intento de regular la homeopatía “En lugar de defender al paciente, Sanidad favorece a la industria homeopática”

Crece la movilización contra el proyecto para registrar 19.000 productos homeopáticos, que beneficia a las empresas que comercializa estos remedios que no han probado su eficacia. Dos campañas tratan de concienciar a autoridades y consumidores.

Frente a la ignorancia, movilización.

En los últimos tiempos, varias iniciativas están tratando de levantar un muro entre la homeopatía y los pacientes para que no se consuman sus productos sin saber, al menos, que su eficacia no se ha probado frente a ninguna dolencia. Sus resultados son los mismos que los del placebo, según concluyó un informe del Ministerio de Sanidad. Sin embargo, el departamento que dirige Ana Mato pretende poner en marcha la regularización de 19.000 productos homeopáticos para que se vendan en las farmacias como medicamentos, favoreciendo enormemente en sus términos a esta industria.

Y ha sido la gota que ha colmado el vaso de médicos y activistas.

Los últimos en lanzar una campaña —La homeopatía es 100% agua—

Homeopatia sanidad deja indefenso al paciente

Homeopatia sanidad deja indefenso al paciente

contra esta decisión de Sanidad han sido los miembros del Círculo Escéptico, una asociación que trata de fomentar la ciencia frente a las creencias y el sentido crítico entre la sociedad. Desde su perspectiva, el proyecto de orden ministerial “está provocando una saludable reacción de buena parte de la comunidad científica y médica, que se está manifestando en contra de que estos placebos se vendan como si fuesen medicamentos”. Sin embargo lamentan la actitud “muy preocupante” de las autoridades sanitarias al defender los remedios homeopáticos como un medicamento más.

“Te rebelas cuando ves estas cosas. Que dejen engañar a la gente”, denuncia un impulsor de #NoSinEvidencia

“Queremos dejar claro lo que ocurre: hay una directiva europea que obliga a registrarlos como medicamentos, pero exigimos que se aplique no sólo lo que beneficia a la industria de la homeopatía sino también lo que beneficia al paciente”, denuncia Fernando Frías, uno de los impulsores de esta iniciativa. Lo que critican es que, en efecto, existe una directiva europea que reconoce como medicamento los remedios homeopáticos sólo con demostrar que son inocuos.

Pero Sanidad escoge los términos más beneficiosos para los laboratorios que los comercializan, en detrimento de los intereses de los pacientes que pudieran usarlos con la intención de curar una dolencia.

Consultada por Materia, la Agencia Española de los Medicamentos y los Productos Sanitarios (AEMPS) asegura que ”la autorización de un medicamento no prejuzga su uso ni su financiación dentro de los sistemas de salud. Por lo tanto, pasar los medicamentos homeopáticos de la situación transitoria en la que ahora están a una situación mejor regulada nada tiene que ver con el impulso o el reconocimiento de la homeopatía sino con la prestación de una serie de garantías que se recogen en la legislación europea y nacional”.

Sanidad asegura que esta regulación “nada tiene que ver con el impulso o el reconocimiento de la homeopatía”.

Sin embargo, Sanidad tiene previsto permitir que estos falsos remedios se publiciten aunque no tengan indicaciones terapéuticas, lo que sin duda puede llevar a engaño a los consumidores, “que pueden pensar, y con razón, que si se publicita para curar algo y se vende en una farmacia, es que sirve para curar”. Por ejemplo, en Holanda —donde hay más homeópatas que en España— Sanidad ha prohibido a los laboratorios de medicinas homeopáticas que publiciten las dolencias que el producto cura, a menos que la efectividad del medio haya sido probada científicamente.

Ninguno lo ha probado.

Además, la AEMPS registrará estos productos sin cobrar todas las tasas que podría: en lugar de 19.000, una por producto, sólo tiene previsto cobrar por las 6.000 cepas de las que parten, como explicó su directora, Belén Crespo, en una entrevista en El País. Nuevamente, un gran ahorro para la industria. “En lugar de defender al paciente, Sanidad defiende a la industria homeopática”, critica Frías. Precisamente, Crespo aseguró a El Mundo que ”a un paciente no hay que estar siempre protegiéndolo (…) tiene que saber perfectamente lo que está haciendo”.

Médicos y desfinformación

Estas campañas contra la orden ministerial inciden, sobre todo, en lo que Sanidad puede hacer al margen de la directiva europea. “Una cosa es registrar un producto para su venta y otra informar a la sociedad de que no sirven para nada”, explica Frías. “No hace falta una campaña beligerante desde el Ministerio. Bastaría que, como en el Reino Unido, entres en la web del Sistema Nacional de Salud y diga que no cuenta con evidencia ni respaldo científico, así de simple”, razona este abogado.

Contra el proyecto ministerial también han saltado los médicos, como es el caso de la iniciativa #NoSinEvidencia, impulsada por un grupo de médicos de atención primaria que reclaman que sólo se considere medicamentos a los productos que demuestren que pueden curar. “En la época en la que más conocimientos científicos se acumulan de la historia de la humanidad, existen todavía pseudociencias que pretenden, sin demostrar ninguna efectividad ni seguridad, pasar por disciplinas cercanas a la medicina y llegar a los pacientes”, critican en su manifiesto.

“Decidimos lanzarlo después de las desafortunadas declaraciones de la directora de la AEMPS”, explica el doctor Rafael Bravo. “

Si lo quieren vender, que lo vendan, pero no como medicamentos. Entendemos que es un marrón que viene de Europa, pero no era necesario que las autoridades dieran esta carta de naturaleza a unos remedios que son agua y azúcar”, denuncia. Hace referencia a una conferencia en favor de la homeopatía que tuvo lugar esta semana, en el Colegio de Médicos de Sevilla, en el que aplaudieron la orden ministerial como un “paso más para la consolidación de esta terapéutica”.

Precisamente, uno de los puntos del manifiesto No sin evidencia reclama a las organizaciones médicas que desaprueben a los facultativos que prescriban tratamientos sin evidencia científica demostrada. En este mismo sentido, los estudiantes de Medicina de toda España se declararon en contra de la homeopatía y otras pseudoterapias.

“La homeopatía está creciendo, vemos que se la recomiendan en las farmacias e incluso médicos del sistema de salud: saben que no cura, pero así tienen contenta a la gente recetándola para resfriados y otras dolencias más difusas o menores”, critica Bravo.

Y sentencia: “Te rebelas cuando ves estas cosas. Que dejen engañar a la gente”.

Guardar

Valora la información

Valora esta información

Dolor Agudo y dolor Crónico

Dolor Agudo y dolor Crónico. El dolor es una de las quejas más comunes de la sociedad en general

Dolor Agudo y dolor Crónico. Clasificación del Dolor.

Historia clínica en las Unidades de Dolor

Dra. Ángela Mesas Idáñez Hospital Universitario Vall d´Hebrón. Área de Traumatología Clínica del Dolor, Servicio de Anestesiología, Noviembre del 2012

1. Introducción

En una encuesta epidemiológica realizada en el año 2003 a nivel Europeo se observó que la prevaléncia del dolor crónico en España era del 11% y la global Europea del 19%.Remarcar que el dolor es la causa más común de discapacidad laboral a largo plazo, en Estados Unidos se estima unos 50 millones de días de trabajo perdidos por año por esta causa.

Los pacientes con síntomas de dolor crónico son atendidos por diferentes especialidades médicas y quirúrgicas, aunque son los médicos de Atención Primaria a los que inicialmente se les consulta, siendo el dolor la causa más frecuente de dichas consultas.

Consecuencias del dolor crónico

El dolor crónico frecuentemente nos va a causar un deterioro funcional, trastornos psicológicos, y alteraciones en el sueño. Se ha descrito que el 80% por ciento de los pacientes con dolor crónico informan que el dolor interrumpe sus actividades de la vida diaria, y dos tercios indican que el dolor ha repercutido negativamente en las relaciones personales. Por todo lo anterior se puede deducir que el dolor crónico es, por tanto, un problema grave tanto médico como social.

Las Unidades de Dolor están formadas mayoritariamente por médicos Anestesiólogos, aunque cada vez más son unidades multidisciplinarias donde trabajan de forma conjunta diferentes especialidades médicas como Rehabilitadores, Reumatólogos, Internistas, Geriatras y Psicólogos.

Los pacientes con dolor remitidos a estas Unidades, son aquellos con patología de base importante, pacientes que no responden a los analgésicos habituales como son los pacientes con Dolor Neuropático ó los pacientes que pueden beneficiarse de una técnica analgésica infiltrativa.

Los objetivos de las Unidades del Dolor

son optimizar el control del dolor, con el reconocimiento por parte del paciente de que un estado sin dolor puede no ser alcanzable; mejorar las capacidades funcionales, físicas y psicológicas del paciente y por tanto mejorar su calidad de vida, con los mínimos efectos adversos.

2. Definición de Dolor Según la Internacional Association for the Study of Pain, IASP (fundada en 1974),

“el dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con una lesión hística real o potencial, o que se describe como ocasionada por dicha lesión”. Se considera desagradable al conjunto de sentimientos entre los que se encuentran sufrimiento, ansiedad, depresión y desesperación. Como podemos observar esta definición enfatiza en que el dolor es una experiencia compleja que incluye múltiples dimensiones.

3. Clasificación del Dolor Existen diferentes clasificaciones del dolor.

Aquí intentamos clasificar el dolor desde un punto de vista académico según su fisiopatología subyacente (Nociceptivo y Neuropático), según su duración de presentación (agudo, crónico) y otros tipos de dolor (oncológico, psicógeno).

Esto nos va a facilitar su estudio y probablemente nos ayudará en la decisión de su tratamiento. Sin embargo en la práctica clínica observamos que estas definiciones no son excluyentes, y podemos encontrar un paciente con un dolor que tiene varias de estas características. Así en un paciente con una lumbociatalgia reagudizada podemos encontrarnos un dolor crónico neuropático reagudizado con un componente del dolor nociceptivo crónico.

3.1. Según fisiopatología

Según su presumible fisiopatología subyacente, encontramos dos tipos de dolor diferentes, el Dolor Nociceptivo y el Dolor Neuropático.

3.1.A. Dolor Nociceptivo

El Dolor Nociceptivo está causado por la activación los nociceptores A-d y C en respuesta a un estímulo nocivo sobre los tejidos corporales, que puede ser secundario a una lesión, enfermedad, inflamación, infección ó cirugía.

En el Dolor Nociceptivo el funcionamiento del sistema nervioso es correcto. Es una respuesta fisiológica a una agresión. Una característica importante de este tipo de dolor es que en general, existe una importante correlación entre la percepción del dolor y la intensidad del estímulo desencadenante. A su vez el Dolor Nociceptivo se subdivide en dolor Somático y Visceral. 3.1. A. a. Dolor Somático El dolor somático se debe a lesiones en los tejidos corporales tales como piel, músculos, cápsulas articulares, y huesos. Se caracteriza por ser bien localizado, pero variable en la descripción y la experiencia.

3.1. A. b. Dolor visceral:

Es el dolor que se origina por una lesión o disfunción de un órgano interno ó sus serosas y suele estar mediado por los receptores de estiramiento, isquemia e inflamación. Hay que tener en cuenta que no todas las vísceras son sensibles al dolor (cerebro, hígado, pulmón, ovarios)

El dolor visceral de caracteriza por ser, cólico cuando la víscera es hueca, profundo, sordo, difuso, mal localizado que en ocasiones se irradia ó se refiere en un área distante al órgano afectado. Suele acompañarse de sintomatología vegetativa, como náuseas, vómitos, sudoración, aumentos de la presión arterial y frecuencia cardiaca. Ejemplos de este tipo de dolor seria el asociado con apendicitis, colecistitis, o patología pleural.

Tenemos que diferenciar los términos dolor referido y dolor irradiado. El Dolor referido se origina frecuentemente de un órgano visceral y se puede sentir en regiones del cuerpo alejadas de la zona de origen.

Se cree que el mecanismo es en parte debido a la convergencia espinal de fibras aferentes viscerales y somáticas en las neuronas espinotalámicas y por otro lado, a patrones de desarrollo embriológico y migración tisular.

Las manifestaciones clínicas más frecuentes son la hiperalgésia cutánea y profunda, hiperactividad autonómica y las contracciones musculares. Ejemplos típicos son el dolor que se siente en los brazos o en el cuello cuando se produce un infarto de miocardio, o el dolor referido al hombro que acompaña a la inflamación de la vesícula biliar El Dolor irradiado se trasmite a lo largo de un nervio, extendiéndose a partir del sitio de origen.

Tanto el dolor de origen somático y algunos dolores de origen visceral pueden irradiarse.

Por ejemplo, el dolor de un espasmo muscular, que es somático, suele extenderse gradualmente a partir del punto de origen lo mismo ocurre con el dolor del nervio ciático que suele irradiarse a la pierna. Las patologías más frecuentes del Dolor Nociceptivo son las patologías osteomusculares, patología vísceral y el Dolor Postoperatorio. Generalmente este tipo de dolor responde bien a los fármacos analgésicos habituales como AINE y mórficos.

3.1. B. Dolor Neuropático

El Grupo de Interés Especial sobre Dolor Neuropático [Special Interest Group on Neuropathic Pain (NeuPSIG)] de la IASP, propuso a finales del 2007 una nueva definición de Dolor Neuropático como “el dolor que se origina como consecuencia directa de una lesión o enfermedad que afecta al sistema somatosensorial” Por tanto el Dolor Neuropático es una descripción clínica (y no un diagnóstico), que requiere una lesión demostrable o una enfermedad que cumpla los criterios diagnósticos neurológicos establecidos.

El término lesión se utiliza comúnmente cuando las pruebas diagnósticas (por ejemplo, imágenes, neurofisiología, biopsias, pruebas de laboratorio) revelan una anormalidad o cuando hay un trauma obvio. El término enfermedad se utiliza comúnmente cuando la causa subyacente de la lesión es conocida (por ejemplo ictus, vasculitis, diabetes méllitus, anormalidad genética).

Somatosensoriales se refiere a los datos del organismo en sí incluyendo los órganos viscerales, no de información sobre el mundo exterior (por ejemplo, la visión, el oído, el olfato).

El Dolor Neuropático surge por la actividad generada en el sistema nociceptivo sin una adecuada estimulación de sus terminaciones sensitivas periféricas y los cambios fisiopatológicos se hacen independientes del evento desencadenante.

La sensibilización juega un importante papel en este proceso. Así Aunque la sensibilización central sea de una duración relativamente corta en ausencia de estímulos nocivos continuos, la lesión nerviosa desencadena cambios en el SNC que pueden ser persistentes indefinidamente. La sensibilización central explica por qué el dolor neuropático suele ser desproporcionado para el estímulo (por ejemplo, la hiperalgésia, alodínia) o se produce cuando no hay un estímulo identificable (por ejemplo, dolor persistente, dolor de propagación).

El Dolor Neuropático también se le considera como un “dolor patológico”

dado que no tiene ninguna utilidad beneficiosa para el organismo al contrario del Nociceptivo. A pesar de la diversidad de los procesos fisiopatológicos y de la etiología subyacente, los pacientes co Dolor Neuropático presentan similitud en las características del dolor como, quemante, punzante, lancinante, hormigueo, picazón, pinchazos, descarga eléctrica, golpeando, opresión, dolor profundo, espasmo o dolor al frío. No es infrecuente que cuando se realizan pruebas diagnósticas en un Dolor Neuropático, nos encontremos con resultados no concluyentes.

En tales casos, para llegar a un diagnóstico tenemos que recurrir al juicio clínico junto con todos los resultados de las pruebas complementarias que dispongamos.

La IAPS considerando la falta de herramienta diagnóstica específica para el dolor neuropático, propone un sistema de graduación del diagnóstico en función del cumplimiento los siguientes criterios:

1.- Dolor con una distribución neuroanatomicamente plausible

2.- Historia sugestiva de una lesión relevante ó enfermedad que afecte al sistema somatosensorial periférico o central.

3.- Al menos un test que confirme la distribución neuroanatómica plausible

4.- Al menos un test que confirme una lesión relevante o enfermedad que afecte al sistema somatosensorial periférico o central.

El diagnóstico de Dolor Neuropático será:

Posible: si se cumplen los criterios 1 y 2, sin una confirmación del 3 ni el 4 Probable: si se cumplen los criterios 1 y 2, mas cualquiera del 3 ó el 4 Definitivo; si se cumplen todos, del 1 al 4 Este sistema de clasificación diagnóstica es muy útil para los ensayos clínicos y trabajos de investigación, pero no lo es tanto para la práctica clínica diaria.

El dolor neuropático se divide en:

3.1. B. a. Dolor Neuropático central:

es el dolor causado por una lesión o enfermedad del sistema nervioso somatosensorial central

3.1.B.b. Dolor Neuropatico periférico:

es el dolor causado por una lesión o enfermedad del sistema somatosensorial periférico.

Otras subdivisiones de estas anteriores

– Neuropatía: un trastorno en la función ó patología en un nervio se define como mononeuropatía, en varios nervios mononeuropatía múltiple, y si es difuso y bilateral polineuropatía

– Neuritis: es una forma especial de neuropatía y se reserva para procesos inflamatorios que afecten el nervio

– Dolor neuropático mediado por el Simpático (SMP) es el dolor que surge de una lesión nerviosa periférica y está asociado con cambios autonómicos (por ejemplo, síndrome de dolor regional complejo I y II, anteriormente conocido como distrofia simpática refleja y la causálgia)

Las causas más comunes de Dolor Neuropático son,

traumatismo, inflamación, enfermedades metabólicas (diabetes), infecciones (herpes zoster), tumores, toxinas y enfermedades neurológicas primarias.

El Dolor Neuropático puede ser continuo o episódico,

se caracteriza por la dificultad en su control, importante influencia de los estados emocionales sobre su empeoramiento, no tener una respuesta importante a los tratamiento analgésicos convencionales como lo AINE ó mórficos y si la tiene a otros grupos terapéuticos como los antidepresivos, antiepilépticos y anestésicos locales, requiriendo la mayoría de pacientes más de un fármaco para conseguir un alivio del dolor.

3.2. Según el tiempo de duración

3. 2. A. Dolor agudo

Inicialmente el Dolor Agudo se definió simplemente en términos de duración, pero en la actualidad se define como “una experiencia desagradable y compleja con factores cognitivos y sensoriales que suceden como respuesta a un trauma tisular”. A diferencia con el Dolor Crónico, en el Dolor Agudo existe una correlación importante entre la intensidad del dolor y la patología desencadenante y su evolución natural es disminuir progresivamente hasta desaparecer una vez se produce la curación de la lesión subyacente.

Cuando hablamos del Dolor Agudo, nos referimos generalmente al dolor Nociceptivo,

aunque un Dolor Agudo también puede ser Neuropático. Las causas comunes de Dolor Agudo incluyen trauma, cirugía (dolor postoperatorio), procedimientos médicos, y enfermedades agudas. El Dolor Agudo tiene una importante función biológica de protección para evitar la extensión de la lesión. Se suele acompañar de una gran cantidad de reflejos protectores como por ejemplo, el reflejo de retirada de una extremidad dañada, el espasmo muscular y las respuestas autonómicas.

dolor agudo y dolor crónico

Sin embargo, las respuestas hormonales al estrés, motivadas por una lesión aguda también pueden tener efectos adversos tanto fisiológicos como emocionales. Hay que remarcar que incluso breves periodos de estimulación dolorosa pueden producir cambios neuronales, que contribuirán en el desarrollo de estados de Dolor Crónico, por lo tanto, cada vez más se está prestando más atención en la prevención y el tratamiento agresivo de dolor agudo para reducir las complicaciones, incluyendo la progresión del dolor agudo a dolor crónico, un ejemplo muy demostrativo es el manejo de dolor postoperatorio.

3. 2. B Dolor crónico no oncológico

Dolor Crónico se ha definido como “el dolor que se extiende más de 3 ó 6 meses desde su aparición o que se extiende más allá del período de curación de una lesión tisular, o está asociado a una condición médica crónica”.

Otras características del Dolor Crónico

además del factor tiempo, son que en ocasiones las posibilidades para identificar la patología causal es baja e insuficiente para explicar la presencia y ó la intensidad del dolor y responden pobremente a los tratamientos habituales.

La intensidad del dolor puede variar de leve a intenso.

Algunos tipos de Dolor Crónico, tienen unos patrones y características bien definidas, mientras que otros no lo tienen, y es difícil diagnosticar la causa. El Dolor Crónico puede ser Nociceptivo, Neuropático o ambos.

La etiología puede ser una lesión aguda que evoluciona a Dolor Crónico como, latigazo cervical, trauma, cirugía, ó diferentes enfermedades crónicas como, osteoartritis, lumbalgia, dolor miofascial, fibromialgia, cefaleas, dolor abdominal crónico (pancreatitis, úlcus péptico, colon irritable), miembro fantasma, neuralgias (postherpética, trigeminal). En algunos de los casos, existe el Dolor Crónico de novo sin causa aparente.

El Dolor Neuropático y Miofascial Crónico puede ser de difícil diagnostico.

Otra característica del dolor crónico es que muy frecuentemente perturba el sueño. Debido a su cronicidad tiene un impacto importante sobre la vida de los pacientes que lo padecen, tanto en el ámbito profesional como personal, pudiendo presentar los pacientes tanto problemas laborales como emocionales. Se ha observado que factores ambientales y afectivos pueden exacerbar y perpetuar el dolor crónico, esta característica se considera que es una de las causas de que la respuesta al tratamiento de estos pacientes en muchas ocasiones sea escasa.

Así el tratamiento del dolor crónico requiere un enfoque multidisciplinario para abordar las complejas interacciones de factores psicológicos, físicos y factores sociales que van a influir tanto en la perpetuación como en la intensidad del dolor crónico. El dolor Crónico como podemos deducir de lo anterior no tiene una acción protectora del organismo como ocurre en el dolor agudo.

3.3. Otros tipos de Dolor

3.3.A. Dolor oncológico

El Dolor del Cáncer incluye el dolor causado por la enfermedad en sí mismo (por ejemplo, la invasión del tejido tumoral, la compresión o infiltración de nervios o vasos sanguíneos, obstrucción de órganos, infección, inflamación) y / o procedimientos diagnósticos o tratamientos que sean dolorosos (por ejemplo, biopsia, el dolor postoperatorio, las toxicidades de quimioterapia o radioterapia).

El dolor oncológico puede ser de características Neurópaticas y Nociceptivo ó en un mismo paciente encontrarse ambos tipos de dolor, En cuanto a la frecuencia de presentación del dolor en los pacientes oncológicos, tenemos dos tipos de dolor; el basal, que es el que el paciente presenta de forma continuada y el dolor irruptivo. Dolor irruptivo se define como una exacerbación del dolor de forma súbita y transitoria, que aparece sobre la base de un dolor de fondo persistente, que por otra parte es estable y está adecuadamente controlado.

Dicho de otro modo es un dolor agudo dentro de la cronicidad del dolor, que debe cumplir las siguientes características:

– Intensidad EVA > de 7 – Rapidez de instauración de 1 a 5 minutos (3 minutos)

– Corta duración, usualmente inferior a 20-30 minutos.

A su vez el dolor irruptivo se puede clasificar como:

a) Dolor irruptivo incidental:

se relaciona fácilmente con un factor causal conocido y previsible, que puede ser voluntario o involuntario.

Entre los factores involuntarios se encontraría la ingesta (en pacientes con mucositis oral o esofágica), deposiciones (en pacientes con tumores pélvicos), roce en áreas con alodínia en pacientes con dolor neuropático, etc.

Los voluntarios generalmente son inducidos por procedimientos terapéuticos como movimientos del paciente en la cama, cambios posturales etc. Este tipo de dolor debe manejarse de forma profiláctica.

b) Dolor irruptivo idiopático o espontáneo:

sin relación causal. Los episodios no están relacionados con un factor precipitante sino que aparecen de forma imprevisible sin que exista un factor desencadenante habitual. Ejemplo del dolor idiopático es el que aparece con las contracturas musculares, neoplasia de páncreas.

c) Dolor irruptivo por fallo de final de dosis:

no debería considerarse como dolor irruptivo ya que es una consecuencia de un ajuste incorrecto de la pauta para el dolor persistente de base. Aparece antes de la teórica siguiente dosis de analgésico y se debe a una infradosificación del analgésico de base. Habitualmente ocurre en el periodo de titulación de dosis, o porque hay una prescripción de intervalos demasiados largos entre las dosis. Esta situación se suele resolver aumentando la dosis del opiáceo de base o disminuyendo los intervalos de administración.

3.3.B. Dolor Psicógeno

No tiene una naturaleza orgánica sino características psicosomáticas, derivadas de una patología psiquiátrica más o menos importante. Se presenta en individuos con una personalidad alterada, ansiosos, depresivos, neuróticos, etc.

Es un dolor que no obedece a ningún patrón neurológico definido y suele ser resistente a cualquier tipo de tratamiento, sea farmacológico o quirúrgico que no tenga en cuenta su naturaleza psiquiátrica. Remarcar que para realizar este diagnóstico tiene que realizarse un buen estudio del paciente y una buena valoración psiquiatrita y psicológica, dada la complejidad diagnóstica que presentan algunos tipos de dolor como hemos comentado anteriormente.

4. Historia Clínica y Exploraciones

Cuando el paciente llega a una Unidad de Dolor, lo más frecuente es que el paciente haya sido remitido desde otra especialidad médica o quirúrgica con un diagnóstico clínico realizado pero sin un buen control del dolor a pesar de los diferentes tratamientos realizados.

En otras ocasiones el paciente viene con dolor, con diferentes pruebas diagnosticas en las que no se aprecia una etiología causante del dolor y por tanto sin un diagnóstico establecido. En estos casos en algunas ocasiones es necesario remitir al paciente a otra especialidad médica ó quirúrgica para completar el estudio y descartar una patología que requiera un tratamiento específico además del tratamiento del dolor.

Se recomienda siempre que sea posible, mantener un contacto directo y permanente con los otros médicos especialistas que siguen al paciente para asegurar una atención óptima del mismo. En todos los casos, los pacientes que acuden a una Unidad del Dolor, se les debe realizar una Historia Clínica detallada, examen físico y valoración de las pruebas diagnosticas que aporten. La historia clínica debe incluir:

4.1- Una historia médica general,

Antecedentes médicos personales con énfasis en la cronología de la sintomatología de las patologías que el paciente refiera. Los antecedentes médicos son muy importantes ya que nos pueden ayudar tanto para el diagnóstico del dolor como para el manejo del tratamiento, como por ejemplo pacientes con antecedentes de alteraciones hematológicas, sangrados digestivos, alteraciones renales, hepáticas ó cardiológicas, nos van a condicionar el tratamiento (ajuste de dosis de los fármacos analgésicos, retirada de fármacos prescritos para otras patologías como los antiagregantes para la realización de técnicas invasivas).

Los antecedentes quirúrgicos son importantes dado que algunos dolores crónicos son secuelas de un procedimiento quirúrgico y esta información nos será importante tanto para el diagnóstico como el tratamiento.

4.2- La historia del Dolor

La historia del dolor debe incluir información sobre el inicio, duración, intensidad, localización neuroanatómica, cualidad; interrogar sobre disestesias y otras características que nos ayudaran al diagnóstico del tipo del dolor (Nociceptivo ó Neuropático) y los componentes afectivos del dolor. Los detalles sobre la exacerbación y factores de alivio son importantes porque en ocasiones explican los mecanismos fisiopatológicos del dolor.

Los factores mecánicos que aumentan el dolor, tales como diferentes posiciones o actividades (sentarse, pararse, caminar, agacharse y levantarse) pueden ayudarnos a diferenciar una causa de dolor de otras, igualmente pasa con los factores que mejoran el dolor (la claudicación neurógena mejora cuando el paciente está sentado y empeora cuando el paciente está de pie o camina).

Se debe preguntar si el paciente presenta síntomas adicionales como los cambios motores, sensoriales y autonómicos como entumecimiento, debilidad o alteraciones intestinales y de la vejiga urinaria, edema, sensación de frío, o la no utilización de una extremidad a causa del dolor. El médico debe revisar los resultados de la pruebas diagnosticas y tratamientos realizados anteriormente, y de los tratamientos actuales. Conocer la duración de los tratamientos y el grado de alivio del dolor que se ha obtenido.

4.3- Historia farmacológica

Hay que interrogar sobre las alergias medicamentosas y no medicamentosas (latex, comida, ambientales). Si existen deben ser anotadas y especificar la naturaleza de la reacción. La prescripción e intervención médica se debe realizar teniendo en cuenta las medicaciones que está tomando el paciente en ese momento además de los fármacos analgésicos, para conocer los posibles efectos adversos, e interacciones.

También es muy importante, dado que es muy frecuente el interrogar sobre los fármacos que el paciente se toma sin prescripción médica (paracetamol, aspirina, ibuprofeno).

Las medicaciones y las dosis tomados previamente y las reacciones adversas presentadas, nos ayudaran a evitar repetir procedimientos o fármacos que ya no fueron efectivos con anterioridad, o por el contrario intentarlo con otras pautas. Debe preguntarse sobre el cumplimiento de los fármacos analgésicos prescritos. Es bastante frecuente que el paciente no siga una pauta regular. Si no hay un cumplimiento correcto averiguar los motivos, para poder actuar sobre ellos. Es importante explicar al paciente y tratar algunos de los efectos secundarios más frecuentes, como el estreñimiento y las nauseas y vómitos en el tratamiento con mórficos, esto mejorará probablemente el cumplimiento del tratamiento.

4.4- Historia psicológica y social

La evaluación psicológica debe incluir información acerca de la presencia de síntomas psicológicos (ansiedad, depresión,) y trastornos psiquiátricos (ideación suicida) así como historia de hábitos y comportamientos adictivos, esto último es una de las causas de gran preocupación en el tratamiento con mórficos del Dolor Crónico no oncológico.

Dependiendo de la clínica observada el paciente será tributario de seguimiento psicológico o psiquiátrico.

Muchos de los pacientes con dolor crónico que acuden a la Unidades de Dolor ya siguen previamente un control y tratamiento farmacológico por psiquiatras, sin embargo el tratamientos psicológico para la aceptación de su situación en estos pacientes es fundamental dado la influencia que tiene el estado emocional y mental sobre el dolor. Cada vez son más las Unidades de Dolor que disponen de un psicólogo como un miembro más de la Unidad.

Debe evaluarse la influencia del dolor sobre la capacidad para dormir. Como hemos comentado anteriormente la alteración del sueño, es uno de los síntomas más frecuente que refieren los pacientes con Dolor Crónico y que es importante tratar. Se debe realizar una evaluación del impacto del Dolor Crónico en la capacidad del paciente para realizar sus actividades habituales tanto en su vida diaria como su vida laboral y en las relaciones interpersonales (familiares, amigos).

5. Exploraciones

5. A. Exploración Física:

La exploración física debe incluir una exploración correcta y dirigida principalmente del Sistema Nervioso y musculoesquelético. Sin descuidar la exploración de otras localizaciones que estén indicadas por la historia clínica del paciente. Normalmente se inicia con la inspección general y la observación de la fácies que usualmente es dolorosa; de la marcha y las posturas antiálgicas; evaluación de los movimientos articulares, con cuantificación del grado de limitación y búsqueda de signos vasomotores.

Determinar la fuerza y sensibilidad general.

Se deben explorar los reflejos normales y los patológicos y determinar la presencia de anormalidades de la sensibilidad como alodinia, hiperpatía, hiperalgesia, hipoalgésia, analgésia, parestesias, disestesias, y otros signos especiales como el Tinel, Laségue, Babinski y Lhermite.

La terminología neurológica descrita se define:

Hiperalgesia: Aumento de la sensación dolorosa para estímulos nocivo

Hipoalgesia: disminución de la sensación dolorosa a estímulos nocivo

Analgésia: Ausencia de dolor en respuesta de un estimulo que normalmente es doloroso.

Alodinia: percepción del dolor con estímulos no nocivos.

Parestesias: sensación anormal no desagradable

Disestesias: sensación anormal desagradable

Hiperpatia: dolor con estímulos repetitivos. Dolor que persiste tras desaparecer el estimulo

Existen escalas y cuestionarios para la valoración del dolor.

De todas ellas las que más se utilizan en la práctica clínica son la Escala Visual Analógica (EVA), el DN4 para el diagnostico y seguimiento del dolor neuropático y SF36 sobre la calidad de vida.

5. B. Pruebas Diagnóstica:

Las más frecuentes son las pruebas de laboratorio, radiología simple, gammagrafía ósea, Tomografía axial computorizada TAC, Resonancia Magnética, Electromigrama, Tomografía computorizada por emisión de protones aislados (SPET)

5. C. Procedimientos de diagnóstico Intervencionistas:

Según la clínica que refiere el paciente, se pueden realizar determinados procedimientos intervencionistas que nos ayudaran al diagnóstico del dolor. La elección de un procedimiento diagnóstico como los bloqueos nerviosos, bloqueo de la rama medial de la articulación facetária, infiltración de sacroilíacas, o la discografía provocativa se debe basar en la historia específica del paciente y el examen físico y el curso previsto de tratamiento.

Estos procedimientos deben realizarse con control radiológico.

El bloqueo de la rama medial ó infiltración de la articulación facetária vertebral se puede considerar para pacientes con sospecha de dolor de columna de origen facetário para plantearnos un procedimiento terapéutico posterior. La infiltración de la articulación sacroilíaca puede confirmar su origen en un paciente con sospecha dolor originado en dicha localización.

La infiltración selectiva de una raíz nerviosa puede utilizarse para valorar el nivel anatómico del dolor radicular. La utilización de bloqueos simpáticos pueden ser utilizados para apoyar el diagnóstico del dolor mantenido por el simpático. No deben ser utilizados para predecir el resultado de la simpatectomia quirúrgica, química, o por radiofrecuencia.

Bloques periféricos pueden ayudar en el diagnóstico de dolor en una distribución nerviosa periférica específica. La discografía provocativa puede ser utilizada en la evaluación de pacientes seleccionados con sospecha de dolor discogénico, no se debe utilizar para evaluación de rutina de un paciente con dolor de espalda crónico inespecífico

Cuando hemos realizado la valoración clínica de un paciente con dolor,

con la historia y la exploración física es muy importante detectar síntomas y signos que nos van a alertar que el paciente pueda presentar una patología grave que no puede demorarse el estudio de la misma.

A este conjunto de signos y síntomas se les llama “Banderas Rojas” que las podremos encontrar en los antecedentes del paciente, en la historia actual y en el examen físico.

Antecedentes del paciente:

Historia personal de cáncer Infección en los últimos 3 meses

Terapia con anticoagulantes o existencia de discrasias sanguíneas, uso de inmunosupresores (corticoides) Historia de enfermedad metabólica ósea Pérdida significativa de peso en los últimos 6 meses por causa no aclarada Pérdida auditiva, tinnitus o inestabilidad postural.

Elementos de alarma en la historia actual:

Síntomas neurológicos focales o progresivos Dolor que empeora en la noche y no cede con cambios de posición Trastornos de la marcha, de causa inexplicada DN asociado con: poliartralgia, disautonomía, cardiopatía Sudoración nocturna Diabetes mellitus con mal control metabólico (hiperglicemia > 200 preprandial o HbA1c mayor de 8%, a pesar del tratamiento)

Examen Físico

Fiebre Masa abdominal pulsátil Déficit neurológico objetivable Cambios tróficos en el área de dolor Signos de deficiencia nutricional Dolor que aumenta con la maniobra de Valsalva Pérdida del control esfinteriano Laségue positivo Fractura patológica asociada con dolor neuropático.

Casos especiales: Neuropatía por virus de inmunodeficiencia humana (VIH)

Dolor mixto (cáncer, síndrome de dolor regional complejo) Neuropatía asociada con fármacos: quimioterapia, metotrexate, etc. DN en niños Alcoholismo

Uso de drogas recreativas. La combinación de los hallazgos de la historia del paciente, el examen físico y la evaluación del diagnóstico deben ser combinados para proporcionar un plan de tratamiento individualizado centrado en la optimización de la relación riesgo-beneficio con una progresión adecuada de tratamiento de un menor a un mayor grado de invasividad.

Las patologías que mas frecuentemente se tratan en las Unidades de Dolor son: dolor osteomuscular, dentro de este encontramos la patología de columna; lumbalgias y lumbociatalgias y pacientes con cirugía de espalda fallida, estas tres patologías ocupan el porcentaje mayor de las pacientes que acuden a las Unidades del Dolor.

Otras patologías frecuentes son dolores de características neuropáticas como la Neuralgia postherpética, Neuralgia del Trigémino, Neuropatía Diabética, esta ultima cada vez la vemos menos por el mejor control de las glicemias.

Otro grupo de pacientes son los que presentan Dolor Crónico Neuropático Postquirúrgico como dolor de Muñón o Miembro Fantasma, Dolor Postoracotomía, los Síndromes Regionales Complejos tanto el I como el II

Bibliografía
Pain in Europe. 2003 Pain: Current Understanding of Assessment, Management, and treatments. National Pharmaceutical Council, INC. Sponsored by the American Pain Society. Neuropathic Pain. Redefinition and a grading sytem for clinical and research purposes.

RD Trede. Neurology 70 April 29, 2008 Practice Guidelines for Chronic Pain Management. An Update Report by the American Aociety of Anesthesiologist Task Force on Chronic Pain Management and the American Society of Regional Anesthesia and Pain Medicine. Anesthesiology, V 112. No 4. April 2010. Definition and pathogenesis of chronic pain. . 2012 UpToDate. www.uptodate.com. Acute Pain Management: Scientific Evidence. Australian and New Zealand College of Anaesthetists and Faculty of Pain Medicine. Third Edition 2010.

Guías para el diagnóstico y el manejo del dolor neuropático. Consenso de un grupo de expertos latinoamericanos. Primera Edición 2009
Dra. Ángela Mesas Idáñez Hospital Universitario Vall d´Hebrón

5/5 (3)

Valora esta información

fibromialgia la epidemia del siglo
, ,

Fibromialgia la epidemia del siglo y otras enfermedades

Fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, enfermedad inflamatoria del intestino, endometriosis, entre otras afecciones consideradas complejas al presentarse con síntomas múltiples, constituirán la epidemia del siglo.

La medicina actual, basada en paradigmas lineales y reduccionistas, no cuenta con las herramientas para explicarlas, advirtió Manuel Martínez-Lavín, de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

Fibromialgia la epidemia del siglo junto con otras enfermedades con síntomas múltiples

Los conceptos derivados de la ciencia de la complejidad pueden ser utilizados para comprender estos padecimientos crónicos, que hoy suman el 20 por ciento del total de consultas médicas y afectan más a las mujeres.

Los gastos para diagnosticarlas son incalculables, al requerir meses para lograrlo; además, en la mayoría de las instituciones no se ofrecen tratamientos adecuados.

Con métodos no lineales podemos demostrar que esas afecciones están relacionadas con la degradación del sistema nervioso autónomo, provocada por un intento fallido al medio ambiente hostil. Es necesario establecer en el país clínicas de enfermedades complejas, sostuvo en el Simposio Complejidad y Multidisciplina.

Es necesario modificar el concepto de enfermedad y su tratamiento y dar fin a la dicotomía mente-cuerpo. A un grupo de síntomas y hallazgos anormales en los exámenes físicos, que constituyen el efecto, los médicos buscan su correspondencia con una lesión corporal bien definida, considerada la causa, expuso Martínez-Lavín en el auditorio Alfonso Caso de esta casa de estudios.

De no identificar tal correlación, se diagnostica que el malestar no existe y se canaliza al paciente a los servicios psiquiátricos. De acuerdo con el paradigma médico, la esencia del padecimiento es el deterioro corporal, agregó el también jefe del Departamento de Reumatología del Instituto Nacional de Cardiología.

Con las aportaciones de la complejidad es posible comprender que el todo es diferente a la suma de sus partes y que la esencia de los padecimientos no es la lesión, sino la disfunción. La enfermedad puede definirse como cualquier alteración en el funcionamiento del organismo que provoque sufrimiento o disminuya la longevidad, detalló.

Fibromialgia, la enfermedad invisible

La fibromialgia afecta entre el dos y cinco por ciento de la población mundial. Es un trastorno que ataca principalmente a mujeres, que refieren dolores musculares y cansancio que no mejora con el reposo. Además, tienen “puntos hipersensibles” en el cuerpo. Estos se encuentran en el cuello, los hombros, la espalda, las caderas, los brazos y las piernas, que duelen al presionarlos.

El experto expuso que a través del estudio de la variación de los ritmos del corazón, puede entenderse el funcionamiento del sistema nervioso autónomo, fundamental para comprender el padecimiento.

Los latidos cardiacos, en situaciones saludables, tienen una estructura fractal. Al graficar sus cambios en 300, 30 o tres minutos, las variaciones son estadísticamente similares. Con la tecnología podemos estudiarlas y comprender al sistema principal de adaptación al ambiente y de regulación interna de nuestro cuerpo, resaltó.

Manuel Martínez-Lavín, apuntó que mediante instrumentos cardiológicos de avanzada, se comprobó que en estos pacientes el sistema está degradado y no funciona correctamente. “Estos trabajos los realizamos con los conceptos de las ciencias de la complejidad y con la transdisciplina hemos avanzado en este campo”.

Al enfrentarse a un estrés constante, físico o emocional, el sistema nervioso autónomo se desgasta y, en consecuencia, se presenta la enfermedad, explicó el investigador nacional nivel tres del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Los pacientes con fibromialgia tienen una producción constante de adrenalina las 24 horas del día debido al insomnio, contaminación ambiental, mala dieta y presión. En algunas personas, el intento de adaptarse al estrés puede provocar daño en los nervios que transmiten el dolor. Su tratamiento requiere terapia holística, refirió.

Los conceptos de la ciencia de la complejidad tienen aplicación en la investigación médica. Caos, sistemas complejos, fractales y emergencia están presentes en la fisiología humana, concluyó.

4.86/5 (7)

Valora esta información