,

Clasificación síndrome de fatiga crónica

Tipología clínica del síndrome de fatiga crónica: hipótesis clasificatoria

El síndrome de fatiga crónica puro (SFCp) es una enfermedad crónica grave compleja e incapacitante de causa no aclarada, excluyendo el SFC secundario (SFCs) a otros trastornos médicos.

Se caracteriza por una fatiga intensa, además de otros síntomas cognitivos, autonómicos, neuroendocrinos, inmunoalérgicos y musculoesqueléticos, de nueva aparición inexplicable clínicamente (persistente o recurrente) de al menos 6 meses de duración, que no remite de manera significativa tras el reposo y que empeora con la actividad física o mental con una muy lenta recuperación y reducción de > 50% de las actividades de la vida diaria realizadas previamente por el paciente1-4.

Clasificación síndrome de fatiga crónica

Se diagnostica según los criterios de Fukuda de 19941, el documento canadiense de consenso 2003 o, más recientemente, los criterios de consenso internacional 2011; con la denominación de encefalomielitis miálgica que ofrecen revisión sobre la fisiopatología, sintomatología y tratamiento3. Laprevalencia se estima entre 0,5 y 2,5% de la población general .
A pesar de ser una enfermedad reconocida por la OMS desde 1989, clasificada con el código G93.3 de la CIE-105,6, y la evidencia acumulada desde distintos campos durante las últimas 2 décadas,es posible que el SFCp siga siendo aún el gran desconocido para muchos de los profesionales sanitarios.

Clasificación síndrome de fatiga crónica

Debido a la gran heterogeneidad en su expresión clínica y a la falta de instrumentos estandarizados para ordenar los distintos síntomas (según la mayor o menor preponderancia) y presentaciones clínicas (distinción entre SFCp, SFCs y FC idiopática); proponemos una clasificación: clusters i, ii, iiia, iiib y iiic, que subagrupa las principales condiciones clínicas en una serie consecutiva de 199 pacientes (tabla 1), atendidos en el periodo entre junio de 2010 y febrero de 2013, en la Unidad Hospitalaria Especializada de Fatiga Crónica del Camp de Tarragona del Hospital Universitario Joan XXIII.El 84% de los pacientes (n = 167) fueron del sexo femenino (5:1).

La media de edad al inicio de los síntomas fue de 41,5 años (mínima 9 y máxima 76). El inicio de los síntomas fue insidioso en el 72,8% de los pacientes y el curso evolutivo fue progresivo en el 71,3%. En el momento de la entrevista el 51,7% (n = 103) estaban inactivos laboralmente (65 pacientes por baja laboral y 38 pacientes por incapacidad). El 8% (n = 16) estaban ya jubilados.

Clasificación síndrome de fatiga crónica

 

Los criterios del SFCp son válidos para el diagnóstico en la práctica clínica diaria con independencia de otros diagnósticos asociados.

El disponer de una clasificación de los pacientes con SFC nos permitirá identificar grupos de pacientes más homogéneos, candidatos por tanto arecibir unas pautas diagnósticas y terapéuticas más individualizadas y permite albergar expectativas esperanzadoras.

Para poder clasificar correctamente a un paciente con SFC, recomendamos una aproximación diagnóstica multidisciplinaria.

En primer lugar, debe confirmarse el diagnóstico del SFC (médico de familia,médico internista y/o reumatólogo), para a continuación evaluarla existencia de posibles enfermedades sistémicas asociadas ode procesos crónicos locales que requieren amplio diagnóstico diferencial, y finalmente realizar un diagnóstico preciso sobre las enfermedades de base psicopatológica (psicólogo y/o psiquiatra).

La obtención de un diagnóstico claro en cada una de estas 6 áreas, así como el análisis en la relación temporal de la aparición delos distintos síntomas o procesos, permitirá la inclusión de cada paciente en cada uno de los distintos subgrupos clasificatorios.

Rami Qanneta a,Ramon Fontova b, María José Poveda b y Sonia Castro b

aUnidad de Fatiga Crónica, Departamento de Reumatología,Hospital Universitari Joan XXIII, Tarragona, España
bDepartamento de Reumatología, Hospital Universitari Joan XXIII,Tarragona, España
Autor para correspondencia.Correo electrónico: rami kanita229@hotmail.com (R. Qanneta).
Qanneta R, et al. Tipología clínica del síndrome de fatiga crónica: hipótesis clasificatoria. Reumatol Clin. 2013. http://dx.doi.org/10.1016/j.reuma.2013.04.004
Fuente | Reumatologia clínica

5/5 (2)

Valora esta información

, ,

Eliminar el dolor del miembro fantasma

Logran eliminar el dolor del miembro fantasma en personas amputadas

El nuevo método se basa en la emisión de señales eléctricas que se traducen en movimientos por medio de complejos algoritmos, de modo que el paciente puede verse a sí mismo en una pantalla con un brazo virtual superpuesto.

El investigador Max Ortiz Catalán, de la Universidad Chalmers de Tecnología, en Suecia, ha desarrollado un método para el tratamiento del dolor del miembro ‘fantasma’ (PLP, por sus siglas en inglés) en personas amputadas. El sistema se basa en una combinación de varias tecnologías y ha sido probado inicialmente en un paciente que ha sufrido de dolor del miembro fantasma severo durante 48 años.

Las personas que pierden un brazo o una pierna a menudo experimentan sensaciones ‘fantasmas’, como si el miembro perdido todavía siguiera allí.

El 70 por ciento de los amputados experimentan dolor en el miembro amputado a pesar de que ya no existe, algo que puede convertirse en una condición crónica y reducir considerablemente la calidad de vida de la persona afectada.

Tratamientos para el dolor fantasma

Todavía se desconoce la causa exacta del dolor del miembro fantasma y otras sensaciones fantasmas.
Actualmente, el dolor del miembro fantasma se trata con métodos como la terapia del espejo, medicamentos, acupuntura e hipnosis, que, en muchos casos, no resuelven nada.

El paciente seleccionado por Ortiz Catalán perdió su brazo hace 48 años y desde entonces sufría de dolor fantasma, que variaba de moderado a insoportable. Tras el tratamiento con el nuevo método, el dolor se redujo drásticamente; tanto que ahora experimenta períodos en los que está completamente libre de dolor y ya no se despierta por intensos episodios de dolor en la noche.

Como eliminar el dolor del miembro fantasma

El método, descrito en Frontiers in Neuroscience, utiliza señales musculares del muñón del brazo del paciente para dirigir un sistema conocido como realidad aumentada.
Las señales eléctricas en los músculos son detectadas por los electrodos en la piel y se traducen en movimientos del brazo por medio de algoritmos complejos. El paciente puede verse a sí mismo en una pantalla con un brazo virtual superpuesto, que se controla utilizando su propio comando neural en tiempo real.

Engañar al cerebro

“Hay varias características de este sistema que, combinadas, podrían ser la causa del alivio del dolor -resalta Ortiz Catalán–.
Las áreas motoras del cerebro necesarias para el movimiento del brazo amputado se reactivan y el paciente obtiene una respuesta visual que engaña al cerebro, haciéndole creer que hay un brazo ejecutando tales órdenes motoras.

Eliminar el dolor del miembro fantasma

Él se experimenta a sí mismo como un todo, con el brazo amputado de nuevo en su lugar”.
Las terapias modernas que utilizan espejos convencionales o la realidad virtual se basan en información visual a través del brazo o de la pierna opuesta, por lo que las personas que han perdido ambos brazos o ambas piernas no pueden usar este tipo de sistemas.

“Nuestro método se diferencia del tratamiento previo en que las señales de control se recuperan desde el muñón del brazo”, matiza Max Ortiz Catalán. “La ejecución motora y la vívida sensación de finalización suministrada por la realidad aumentada pueden ser la razón de la mejoría del paciente”, concluye.

Frontiers in Neuroscience (2014); doi: 10.3389/fnins.2014.00024

Valora la información

Valora esta información

,

Ejercicio para fibromialgia y fatiga crónica

El ejercicio para fibromialgia por Esther Duarte Oller Cap Clínic del servei de Rehabilitació de l’Hospital de l’Esperança. Barcelona

Introducción

Diversos trabajos científicos han demostrado que el ejercicio tiene beneficios sobre la capacidad física y mejora los síntomas de la Fibromialgia (FM) y de la Fatiga crónica (FC).
Se acepta que el ejercicio es uno de los tratamientos no medicamentosos más eficaces en el manejo del dolor crónico y la debilidad muscular. Entre los efectos beneficiosos del ejercicio destacan:

Disminución del dolor
Aumento de la fuerza muscular
Mejoría de la calidad del sueño
Mejoría de la capacidad física y salud cardiorrespiratoria
Disminución de la fatiga
Mejoría del estado psicológico y el humor
Mejoría de la función física global y la calidad de vida

El presente folleto informativo tiene como objetivo responder a las preguntas más frecuentes e informar a los / las pacientes y sus familiares de los beneficios de la práctica de ejercicio físico, así como de los tipos de ejercicio más recomendables.

UNA DE LAS MEJORES DECISIONES QUE USTED PUEDE TOMAR SI PADECE DE FIBROMIALGIA ES HACER EJERCICIO

1- ¿Debo hacer ejercicio por mi cuenta?

Es necesario que, antes de iniciar la práctica de actividad física regular, un deporte en concreto, o un programa de ejercicios terapéuticos, consulte a su médico. Sólo su especialista es la persona adecuada para valorar su estado físico e indicarle qué tipo de ejercicios es el más recomendable en su caso.

EJERCICIO PARA FIBROMIALGIA

Usted puede padecer otras enfermedades del aparato locomotor, además de la FM, que pueden condicionar limitaciones: la presencia de artrosis localizada en una articulación, o una osteoporosis (reducción de la masa ósea muy frecuente en mujeres después de la menopausia) puede hacer más recomendable un tipo de ejercicio que otro.

En ocasiones, será necesario evaluar su capacidad de esfuerzo mediante una prueba específica. No se fíe sólo de los consejos de familiares, amigos u otros pacientes, que, aunque bienintencionados, pueden recomendarle actividades perjudiciales para usted. La pauta de ejercicios debería ser revisada cada pocos meses por su especialista para adaptarla a su situación.

ANTES DE EMPEZAR LA PRÁCTICA DE UN DEPORTE O EJERCICIO TERAPÉUTICO, DEBE CONSULTAR A SU ESPECIALISTA

2- Me canso mucho haciendo ejercicio: ¿es perjudicial para mí?

La práctica de actividad física es, junto con la alimentación y un estilo de vida reglado, el principal medio de promoción y mantenimiento de la salud.

Sin embargo, el 46% de la población española no practica ejercicio en su tiempo libre, y este hábito sedentario disminuye la calidad de vida y aumenta el riesgo de padecer numerosas enfermedades. Realizar regularmente una actividad física mejora la salud global, el bienestar psicológico y la función física tanto en los individuos sanos, como en aquellas personas con enfermedades discapacitantes.

 

En los pacientes afectos de FM se ha comprobado que el nivel de estado físico o entrenamiento es aún peor que en la población general: el 80% de las pacientes no están en buena forma física y tienen una tolerancia muy baja al ejercicio.

Cuando se estudian las causas posibles de estas diferencias, no se ha comprobado que los pacientes con FM tengan peor estado cardiorrespiratorio o menos fuerza muscular que los individuos sanos sedentarios.

A medida que usted progresa con el ejercicio se le hará más fácil hacerlo. Para que el ejercicio le sea de ayuda debe hacerlo regularmente.

Sin embargo, sí que tienen mayor sensación subjetiva de esfuerzo con el ejercicio, es decir, mayor percepción de fatiga durante la actividad física: ante el mismo  esfuerzo la sensación de cansancio es mayor. Si presenta mareo, fatiga o dolor de forma persistente después del ejercicio, debe consultar con su médico.

ES PROBABLE QUE USTED SE CANSE MUCHO CON LA ACTIVIDAD FÍSICA, PERO POR PADECER FIBROMIALGIA O FATIGA CRÓNICA NO TIENE MENOR FUERZA MUSCULAR NI PEOR ESTADO CARDIORRESPIRATORIO QUE LOS DEMÁS

3- El problema es la constancia

Efectivamente, ser constante es la clave. De nada sirve practicar ejercicio sólo durante unas semanas y después abandonarlo, aunque éste sea intenso y adecuado.

Para ello, en primer lugar, usted debe estar mentalizado, de la misma manera que nadie deja de fumar sin estar realmente convencido. De ahí que se deban tener en cuenta sus preferencias personales: ¿le gusta caminar?, ¿prefiere la natación? o ¿le molesta mojarse el pelo en la piscina?

También es preferible buscar una franja horaria que se adapte mejor a su conveniencia.

Otras circunstancias como su lugar de residencia y las instalaciones deportivas que tenga cerca de su casa también deben ser tenidas en cuenta.

Practicar ejercicio en compañía de amigos o familiares puede hacer más agradable la actividad y mejorar el cumplimiento: convénzalos para que le acompañen. Si usted pertenece a alguna asociación o grupos de ayuda mutua de pacientes con FM o FC, es posible que pueda compartir estas actividades en grupo. Es mejor plantearse objetivos realistas: empezar por tres veces en semana y mantenerlo es preferible a un programa diario que se abandona a las pocas semanas.

ELIJA USTED EL TIPO DE EJERCICIO, LUGAR Y HORARIO QUE MÁS LE GUSTE Y PROCURE PRACTICARLO EN COMPAÑÍA.

4- ¿Qué tipo de actividad física es más recomendable?

En general, se recomienda practicar ejercicio aeróbico de baja intensidad de carga como andar, nadar o usar una bicicleta estática. Se trata de ejercicios de larga duración (constantes, rítmicos) que movilizan un buen número de  grupos musculares y que tienen muy bajo riesgo de inducir traumatismos o lesiones musculares o articulares.

Caminar todos los días de forma regular durante media hora mejora la calidad de vida el estado de ánimo y contribuye a mejorar el control del peso, el estreñimiento, la dislipemia (tasas de colesterol y / o triglicéridos en sangre) y el riesgo de enfermedad cardiovascular y osteoporosis.

Otros efectos beneficiosos de caminar con regularidad son la reducción de la depresión, la ansiedad y la mejoría de los trastornos del sueño, frecuentemente presentes en la FM y la FC.

Caminar es la actividad física preferida por la mayor parte de los pacientes, ya que no exige un equipo especial, se puede practicar desde la puerta de casa sin coste económico y la edad no es un inconveniente a la hora de practicarlo. Apenas unos zapatos cómodos y una ropa apropiada son necesarios para dar un buen paseo y contribuir con ello a mejorar la salud física y mental.

El ejercicio en piscina de agua caliente es una de las formas habituales de ya que minimiza la tensión muscular en la columna y extremidades. Es un error común recomendar “natación” o “piscina” sin ninguna orientación o pauta.

Cuando no se conoce bien la técnica correcta, nadar puede convertirse en una actividad de pobres resultados, incluso perjudiciales. Es conveniente seguir las instrucciones de un profesional.

Un estudio reciente ha demostrado que el ejercicio acuático en una piscina de agua templada realizado en sesiones de 1 hora de duración, tres veces por semana, reduce los síntomas de la FM y por lo tanto, mejora notablemente la calidad de vida de las mujeres afectadas. Otras formas de actividad física recomendable son el yoga y el Tai Chi: estas disciplinas se basan en el conocimiento y conciencia del propio cuerpo así como en el control del movimiento.

La danza o el baile aeróbico suave también pueden resultar apropiados, siempre que se eviten saltos o se sobrecarguen los mismos grupos musculares.

Es aconsejable practicar programas combinados de ejercicio: además de entrenamiento aeróbico, realizar ejercicios de flexibilización y entrenamiento de fuerza muscular.

SON SUFICIENTES 20-30 MINUTOS DIARIOS DE CAMINAR, NADAR O BAILAR PARA QUE DUERMA MEJOR Y SU DOLOR Y ESTADO DE ÁNIMO MEJOREN

(Nadar de 20 a 30 minutos diarios es suficiente para aliviar sus síntomas)

5-¿Debo hacer también ejercicios de flexibilización y entrenamiento de fuerza muscular?

Los ejercicios de flexibilidad son aconsejables tanto al principio como al final de cada sesión: es suficiente realizar estiramientos durante 5-10 minutos en cada sesión. Los estiramientos deben mantenerse durante 10-30 segundos, repetirse 3-4 veces, intentando llegar al máximo recorrido articular posible (se debe notar un ligero malestar, pero hay que evitar el dolor).

Los ejercicios de fortalecimiento entrenan la fuerza para potenciar la musculatura de extremidades y tronco son eficaces en pacientes con FM. Los pacientes que realizan este tipo de ejercicios refieren una mejoría de la fatiga, del humor y del sueño.

Se aconseja practicar de 10 a 20 repeticiones por serie, realizando 3-4 series por cada ejercicio y aumentar progresivamente la resistencia. Los grupos musculares que deben entrenarse son: piernas (gemelos, tibial anterior, cuádriceps, isquiotibiales y glúteos), abdominales, espalda y brazos (pectorales, dorsales, deltoides, bíceps y tríceps).

Los programas de ejercicio que incluyen actividad aeróbica, ejercicios de flexibilidad y de fuerza son los que han demostrado mayor beneficio en pacientes con FM, tanto en la mejoría del dolor y disminución del número de puntos gatillo de dolor, como en la salud aeróbica, flexibilidad y fuerza isocinética.

JUNTO CON EL EJERCICIO AERÓBICO ES CONVENIENTE REALIZAR EJERCICIOS DE FUERZA Y FLEXIBILIDAD

(Los ejercicios de fortalecimiento muscular y de flexibilización deben practicarse de dos a tres veces por semana)

6- ¿Qué ejercicios no debo practicar?

En general, se aconseja evitar los ejercicios que desencadenen agravamiento de los síntomas, así como “agujetas”, microtraumatismos y lesiones musculares. Es conveniente que un monitor o, en el mejor de los casos, un fisioterapeuta controle el tipo de ejercicio así como la correcta realización del mismo.

Los ejercicios de resistencia muscular con pesas y aparatos de fitness deben realizarse de manera muy progresiva y exigen un control postural estricto durante su realización para evitar lesiones musculares y posturas incorrectas.

En general, cualquier ejercicio que sistemáticamente le produzca dolor y fatiga persistentes debe evitarse y consultar con su especialista.

EVITE LOS EJERCICIOS QUE LE PRODUZCAN DOLOR O FATIGA PERSISTENTE Y CONSULTE CON SU ESPECIALISTA

7- ¿Con qué frecuencia?

Se recomienda que la actividad física se practique diariamente: un objetivo asumible es caminar entre 20 y 30 minutos tres veces por semana al principio y a las pocas semanas hacerlo diariamente. El Colegio Americano de Medicina Deportiva aconseja que el entrenamiento aeróbico / cardiovascular debe realizarse al menos 2 días por semana y recomienda que las sesiones tengan una duración entre 20 y 60 minutos. En general, se aconseja empezar por sesiones cortas e ir incrementando la duración.

En definitiva, se aconseja realizar ejercicio aeróbico diariamente y un programa completo con ejercicios de fuerza y flexibilizantes un mínimo de 2-3 veces por semana.

ES CONVENIENTE REALIZAR EJERCICIO AERÓBICO DIARIO, JUNTO CON UN PROGRAMA DE EJERCICIOS DE FUERZA Y FLEXIBILIZACIÓN DE DOS A TRES VECES POR SEMANA

8- ¿Con qué intensidad?

Se recomienda empezar la actividad física con intensidad moderada: el paciente debe sentirse cómodo y debe evitarse agravar el dolor por el entrenamiento excesivo de músculos no entrenados. Es recomendable hacer pausas cortas entre los diferentes ejercicios.

Se aconseja controlar la frecuencia cardiaca, que debe estar entre el 60% y el 75% de su frecuencia cardiaca máxima (se calcula restando: 220 – edad) durante el ejercicio. Si no dispone de ningún aparato para controlarla (pulsómetro), puede medir su pulso colocando sus dedos índice y medio sobre la arteria radial (muñeca) o sobre la arteria carótida (cara lateral del cuello, bajo la mandíbula).

Otra manera sencilla de saber que la intensidad no es excesiva es que pueda hablar sin que el ahogo se lo impida.

LA INTENSIDAD DEL EJERCICIO NO DEBE SOBREPASAR EL 75-80% DE LA FRECUENCIA CARDIACA MÁXIMA

(El ejercicio no debe ser extenuante)

9- Educación sanitaria y autocuidado

Dentro de los tratamientos habituales para la FM se recomiendan programas moderados de ejercicio muscular, cardiovascular y de flexibilidad, respiratorio y de movilización de la musculatura con dolor, entre otros. La suma de estos ejercicios a la termoterapia, balneoterapia y masajes relajantes contribuye a aumentar los efectos beneficiosos.

Un estudio publicado recientemente concreta estas recomendaciones, y asegura que los paseos progresivos, los entrenamientos sencillos de fortalecimiento y los estiramientos, combinado todo ello con una medicación adecuada y una educación destinada al autocuidado, mejoran el estado funcional del paciente y, sobre todo, los síntomas más graves de la enfermedad.

Los beneficios del ejercicio aumentan cuando se lleva a cabo una educación dirigida al autocuidado, por lo que un programa de ejercicios “apropiados”, sumados a la educación al paciente, deberían ser incluidos en cualquier terapia de tratamiento para la enfermedad.

LA COMBINACIÓN DE CAMBIOS DE HÁBITO DE VIDA, EJERCICIO ADECUADO Y CONSTANTE Y AUTOCONOCIMIENTO DE LA ENFERMEDAD MEJORA LOS SÍNTOMAS Y LA CALIDAD DE VIDA EN LOS PACIENTES CON FIBROMIALGIA
Puedes conocer más sobre ejercicio para fibromialgia y fatiga crónica

4.89/5 (9)

Valora esta información

,

Serotonina perpetua las señales del dolor crónico

El cerebro utiliza serotonina para perpetuar las señales de dolor crónico en los nervios locales

Investigadores de la Universidad Johns Hopkins y la Universidad de Maryland, en Baltimore (Estados Unidos), han identificado dos moléculas que participan en la perpetuación del dolor crónico en ratones. Las moléculas, según explican en la edición de este jueves de ‘Neuron’, también parecen tener un papel en el fenómeno que hace que las zonas no dañadas del cuerpo sean más sensibles al dolor cuando un área cercana ha sido herida.

“Con la identificación de estas moléculas, tenemos algunos objetivos adicionales que podemos tratar de bloquear para disminuir el dolor crónico”

resalta Xinzhong Dong, profesor asociado de Neurología en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y científico del Instituto Médico Howard Hughes, en Chevy Chase, Maryland. “Hemos encontrado que el dolor persistente no siempre se origina en el cerebro, como algunos habían creído, una información importante para el diseño de fármacos menos adictivos para luchar contra él”, agrega.

El dolor crónico que persiste durante semanas, meses o años después de una lesión o enfermedad subyacente aflige a un estimado de entre un 20 y un 25 por ciento de la población mundial y cerca de 116 millones de personas en Estados Unidos. Puede ser causado por una diversidad de motivos, desde lesiones nerviosas y osteoartritis hasta el cáncer y el estrés.

Centrados en el nervio trigémino

En su nuevo estudio, los científicos se centraron en un sistema de nervios sensibles al dolor en los rostros de los ratones, conocidos colectivamente como nervio trigémino, que es un gran paquete de decenas de miles de células nerviosas. Cada célula es un “cable” largo con un núcleo en su centro y los centros se agrupan en un centro más grande.

A un lado de este centro, tres paquetes más pequeños de cables, V1, V2 y V3, se ramifican. Cada paquete contiene cables individuales de detección del dolor que se dividen fuera para cubrir un determinado territorio de la cara. Las señales se envían a través de los cables a los núcelos de las células y luego viajan a la médula espinal a través de un conjunto separado de paquetes. Desde la médula espinal, las señales se transmiten al cerebro, que las interpreta como dolor.

Cuando los investigadores pellizcaron la rama V2 del nervio trigémino por un periodo prolongado de tiempo, se encontraron con que los territorios V2 y V3 son más sensibles al dolor adicional. Esta difusión de dolor a las zonas no lesionadas es típica de aquellos que experimentan dolor crónico, pero también puede experimentarse durante las lesiones agudas, como cuando un pulgar es golpeado con un martillo y toda la mano late de dolor.

Estudio los nervios sensibles al dolor en la piel

Para entender por qué, los autores estudiaron los nervios sensibles al dolor en la piel de las orejas del ratón. Las ramas más pequeñas del V3 trigémino llegan hasta dentro de la piel de la oreja inferior, pero un conjunto totalmente diferente de los nervios es responsable de la piel de la oreja superior, una distinción que permite a los investigadores comparar las respuestas de los dos grupos no relacionados de los nervios que se encuentran en las proximidades uno del otro.

Para superar la dificultad de seguimiento de las respuestas nerviosas, el equipo de Dong insertó un gen en el ADN de los ratones de manera que las células nerviosas sensoriales primarias se iluminaran en verde cuando se activa. Los nervios de la cara sensibles al dolor son un subconjunto de estos.

Serotonina perpetua las señales del dolor crónico

Cuando los parches de piel fueron rociados con una dosis de capsaicina, el ingrediente activo de los pimientos picantes, los nervios sensibles al dolor se iluminaron en ambas regiones de la oreja. Pero los nervios V3 en la oreja inferior eran mucho más brillantes que los de la oreja superior, lo que llegó a los científicos a concluir que pellizcar la rama V2 conectada pero aparte del nervio trigémino había sensibilizado de alguna manera los nervios V3 para “reaccionar de forma exagerada” a la misma cantidad de estímulo.

*HAY NERVIOS QUE PUEDEN MODIFICARSE A SI MISMOS

Mediante la aplicación de la capsaicina de nuevo en diferentes áreas, los investigadores vieron que se iluminaron más ramificaciones nerviosas de un nervio pellizcado V2 que las de uno ileso. Esto sugiere que los nervios que no responden normalmente al dolor pueden modificarse a si mismos durante la lesión prolongada, sumándose a las señales de dolor que son enviadas al cerebro.

Sabiendo por estudios anteriores que se necesita la proteína TRPV1 para activar las células nerviosas sensibles al dolor, los autores de este trabajo examinaron su actividad en el nervio trigémino y mostraron que era hiperactivo en las ramas del nervio V2 lesionadas y no lesionadas en ramas de V3, así como en las ramas que se extienden más allá del centro de la célula nerviosa trigeminal y en la médula espinal.

Serotonina implicada en el dolor crónico

Posteriormente, expertos de la Universidad de Maryland en la molécula serotonina de señalización neurológica, conscientes de que la serotonina está implicada en el dolor crónico, investigaron su papel en la activación de TRPV1. El equipo, dirigido por Feng Wei, bloqueó la producción de serotonina, que se libera desde el tronco encefálico hacia la médula espinal, y halló que la hiperactividad de TRPV1 casi desapareció.

“El dolor crónico parece ser la causa de que el cerebro libere serotonina a la médula espinal. Ahí, actúa sobre el nervio trigémino en general, hiperactivando TRPV1 en todas sus ramas, incluso haciendo que algunas células nerviosas que no detectan dolor empiecen a responder al dolor. La hiperactivación de TRPV1 hace que los nervios se enciendan con más frecuencia, enviando señales de dolor adicionales al cerebro”, concluye Dong.

Un articulo de Europa Press

Valora la información

Valora esta información

serotonina
,

Serotonina y su relación con el dolor 4.5/5 (4)

Investigadores de la Universidad Johns Hopkins y la Universidad de Maryland, en Baltimore (Estados Unidos), han identificado dos moléculas que participan en la perpetuación del dolor crónico en ratones.

Las moléculas, según explican en la edición de este jueves de ‘Neuron’, también parecen tener un papel en el fenómeno que hace que las zonas no dañadas del cuerpo sean más sensibles al dolor cuando un área cercana ha sido herida.

El cerebro utiliza serotonina para perpetuar las señales de dolor crónico en los nervios locales

“Con la identificación de estas moléculas, tenemos algunos objetivos adicionales que podemos tratar de bloquear para disminuir el dolor crónico”, resalta Xinzhong Dong, profesor asociado de Neurología en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y científico del Instituto Médico Howard Hughes, en Chevy Chase, Maryland.

“Hemos encontrado que el dolor persistente no siempre se origina en el cerebro, como algunos habían creído, una información importante para el diseño de fármacos menos adictivos para luchar contra él”, agrega.

El dolor crónico que persiste durante semanas, meses o años después de una lesión o enfermedad subyacente aflige a un estimado de entre un 20 y un 25 por ciento de la población mundial y cerca de 116 millones de personas en Estados Unidos. Puede ser causado por una diversidad de motivos, desde lesiones nerviosas y osteoartritis hasta el cáncer y el estrés.

En su nuevo estudio, los científicos se centraron en un sistema de nervios sensibles al dolor en los rostros de los ratones, conocidos colectivamente como nervio trigémino, que es un gran paquete de decenas de miles de células nerviosas.

Cada célula es un “cable” largo con un núcleo en su centro y los centros se agrupan en un centro más grande.

A un lado de este centro, tres paquetes más pequeños de cables, V1, V2 y V3, se ramifican. Cada paquete contiene cables individuales de detección del dolor que se dividen fuera para cubrir un determinado territorio de la cara. Las señales se envían a través de los cables a los núcelos de las células y luego viajan a la médula espinal a través de un conjunto separado de paquetes.

Desde la médula espinal, las señales se transmiten al cerebro, que las interpreta como dolor.

Cuando los investigadores pellizcaron la rama V2 del nervio trigémino por un periodo prolongado de tiempo, se encontraron con que los territorios V2 y V3 son más sensibles al dolor adicional. Esta difusión de dolor a las zonas no lesionadas es típica de aquellos que experimentan dolor crónico, pero también puede experimentarse durante las lesiones agudas, como cuando un pulgar es golpeado con un martillo y toda la mano late de dolor.

Para entender por qué, los autores estudiaron los nervios sensibles al dolor en la piel de las orejas del ratón.

Las ramas más pequeñas del V3 trigémino llegan hasta dentro de la piel de la oreja inferior, pero un conjunto totalmente diferente de los nervios es responsable de la piel de la oreja superior, una distinción que permite a los investigadores comparar las respuestas de los dos grupos no relacionados de los nervios que se encuentran en las proximidades uno del otro.

Para superar la dificultad de seguimiento de las respuestas nerviosas, el equipo de Dong insertó un gen en el ADN de los ratones de manera que las células nerviosas sensoriales primarias se iluminaran en verde cuando se activa. Los nervios de la cara sensibles al dolor son un subconjunto de estos.

Cuando los parches de piel fueron rociados con una dosis de capsaicina, el ingrediente activo de los pimientos picantes, los nervios sensibles al dolor se iluminaron en ambas regiones de la oreja.

Pero los nervios V3 en la oreja inferior eran mucho más brillantes que los de la oreja superior, lo que llegó a los científicos a concluir que pellizcar la rama V2 conectada pero aparte del nervio trigémino había sensibilizado de alguna manera los nervios V3 para “reaccionar de forma exagerada” a la misma cantidad de estímulo.

*HAY NERVIOS QUE PUEDEN MODIFICARSE A SI MISMOS

Mediante la aplicación de la capsaicina de nuevo en diferentes áreas, los investigadores vieron que se iluminaron más ramificaciones nerviosas de un nervio pellizcado V2 que las de uno ileso. Esto sugiere que los nervios que no responden normalmente al dolor pueden modificarse a si mismos durante la lesión prolongada, sumándose a las señales de dolor que son enviadas al cerebro.

Sabiendo por estudios anteriores que se necesita la proteína TRPV1 para activar las células nerviosas sensibles al dolor, los autores de este trabajo examinaron su actividad en el nervio trigémino y mostraron que era hiperactivo en las ramas del nervio V2 lesionadas y no lesionadas en ramas de V3, así como en las ramas que se extienden más allá del centro de la célula nerviosa trigeminal y en la médula espinal.

Posteriormente, expertos de la Universidad de Maryland en la molécula serotonina de señalización neurológica, conscientes de que la serotonina está implicada en el dolor crónico, investigaron su papel en la activación de TRPV1. El equipo, dirigido por Feng Wei, bloqueó la producción de serotonina, que se libera desde el tronco encefálico hacia la médula espinal, y halló que la hiperactividad de TRPV1 casi desapareció.

“El dolor crónico parece ser la causa de que el cerebro libere serotonina a la médula espinal. Ahí, actúa sobre el nervio trigémino en general, hiperactivando TRPV1 en todas sus ramas, incluso haciendo que algunas células nerviosas que no detectan dolor empiecen a responder al dolor.
La hiperactivación de TRPV1 hace que los nervios se enciendan con más frecuencia, enviando señales de dolor adicionales al cerebro”, concluye Dong.

Fuente | Europa Press

Valora esta información

,

El milagro de los antioxidantes desmontado por la ciencia

La ciencia desmonta el milagro de los antioxidantes
Los suplementos antioxidantes, que en ocasiones se venden como panacea contra el envejecimiento o el cáncer, pueden agravar estos problemas.

Por Daniel Mediavilla

Los expertos recomiendan consumirlos dentro de una dieta equilibrada y redefinir un concepto sobreexplotado comercialmente.

El poder de una buena historia es, en ocasiones, uno de los mayores obstáculos para acercarse a la verdad. Esas historias sencillas, con buenos y malos bien separados, en las que todo parece encajar dentro de nuestro sentido común, son muy atractivas, pero con frecuencia se alejan de una realidad irritantemente compleja. Una de estas buenas historias que han tenido bastante éxito en nuestras ideas sobre la salud comenzó en los años cincuenta del siglo pasado.

Entonces, Denham Harman, investigador de la Universidad de California en Berkeley (EEUU), planteó que la causa del envejecimiento eran los radicales libres, un tipo de compuestos que oxidaban el organismo. El óxido, que a la vista de todos se acumulaba en los cacharros viejos y los deterioraba, también era culpable de los achaques de la edad en los humanos. Todo cuadraba.

Esta teoría se justificaba por la observación, por ejemplo, de cómo los rayos X o las bombas nucleares, que son muy dañinos para las células, desencadenaban la producción de radicales libres en el organismo. Además, se sabía que los radicales libres y el daño celular se incrementaban con la edad.

Para contrarrestar este efecto de oxidación de los radicales libres, se apuntó a los antioxidantes, después de que algunos estudios indicasen que las comidas ricas en estos elementos podían ayudar a reducir el daño de la radiación. Durante mucho tiempo, la idea de que algunas sustancias pudiesen mitigar la oxidación que el tiempo produce sobre el cuerpo y lo envejece caló. La realidad, como comprobaron muchos investigadores que trataron de poner a prueba la teoría de Harman, no era tan simple.

“Tomar antioxidantes extra podría ser dañino y acelerar el crecimiento de algunos tumores”

La semana pasada, un estudio publicado en la revista Science Translational Medicine indicaba que, para algunos individuos con hábitos de riesgo, como fumar, el consumo de suplementos antioxidantes podía acelerar el desarrollo del cáncer de pulmón.

Este resultado, obtenido en ratones, apoya otros anteriores con resultados similares e indica que algunos antioxidantes, como la vitamina E, pueden ser perniciosos en casos determinados. “Tomar antioxidantes extra podría ser dañino y acelerar el crecimiento de algunos tumores”, afirma Martin Bergo, de la Universidad de Gotemburgo. “Si yo tuviese un paciente con cáncer de pulmón, no le recomendaría tomar un antioxidante”.

«Los mecanismos oxidantes le sirven al cuerpo para luchar contra gérmenes y bacterias o incluso contra la aparición de algunas células tumorales» Irene Bretón: Sección de nutrición, Hospital Universitario Gregorio Marañón

El resultado no significa, sin embargo, que haya que dejar de tomar alimentos ricos en antioxidantes como las frutas o las verduras.

“El efecto protector de los antioxidantes de los alimentos es real”, afirma Irene Bretón, miembro del Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN). Sin embargo, “hay que apartar la idea de que los radicales libres y el sistema oxidativo son intrínsecamente malos”, añade. “Los mecanismos oxidantes le sirven al cuerpo para luchar contra gérmenes y bacterias o incluso contra la aparición de algunas células tumorales en momentos concretos”, señala.

Estos efectos positivos de la oxidación ya los habían detectado investigadores desde los años setenta. Los experimentos realizados en aquella época no encontraron un vínculo entre el incremento de los niveles de antioxidantes y la extensión de la esperanza de vida en los animales empleados como modelo.

A partir de los años noventa, la posibilidad de manipular los genomas en los animales permitió cambiar la cantidad de enzimas antioxidantes que producían y comprobar con mayor precisión el efecto de estos elementos sobre la esperanza de vida. Experimentos como los de Arlan Richardson, del Instituto Barshop para el Estudio de la Longevidad y el Envejecimiento de la Universidad de Texas (EEUU), no encontraron esa relación. Esto no impide que en farmacias y herbolarios se sigan encontrando remedios antioxidantes que prometen acabar con el envejecimiento.

Los antioxidantes son miles de moléculas de estructuras y actividades muy diversas

“El punto de partida para tratar de comprender este problema es saber de qué estamos hablando”, explica Juan Carlos Espín, investigador del Grupo de Investigación en Calidad, Seguridad y Bioactividad de Alimentos Vegetales del CEBAS-CSIC (Murcia). Respecto al trabajo de los investigadores suecos señala que “habla de dos antioxidantes de mecanismos muy distintos, uno es una vitamina y el otro un aminoácido modificado, que no tienen nada que ver”. Sobre lo que se conocen como antioxidantes, aclara que “son miles de moléculas de estructuras muy diversas, de actividades antioxidantes muy diversas”.

Espín es uno de los padres del Revidox, uno de los fármacos a los que se atribuye la capacidad de frenar el envejecimiento más conocidos. Es frecuente encontrar este producto, producido a partir de la uva, bajo la etiqueta de antioxidante. Sin embargo, como explica el profesor de investigación del CSIC, “el resveratrol [el principio activo del Revidox] es una molécula que como antioxidante es muy mediocre”. Su forma de actuar es a partir de “efectos fundamentalmente antiinflamatorios”, añade.

“El término antioxidante está sobreexplotado comercialmente y con bastante poca evidencia científica”, opina Espín. “Muchas actividades antioxidantes se prueban en probetas, empleando modelos, pero después, cuando tú ingieres esas moléculas, se transforman y pueden tener otros efectos distintos que no sean antioxidantes”, concluye. Algunos estudios han mostrado que la absorción de los antioxidantes que se encuentran en el té verde o en el vino, por ejemplo, depende del equilibrio de azúcar, grasas y etanol que los acompaña en su trayecto hasta el intestino delgado.

Oxidar el cáncer para combatirlo

“Hay infinidad de matices”, continúa Espín. “Hace unos años, en prevención cardiovascular se pensaba que los suplementos antioxidantes podían ayudar, pero ese boom ya ha pasado”, señala. “En el cáncer, hay tantos procesos que llevan a la enfermedad, que también hay uno que es el estrés oxidativo”, agrega. Por eso, “se asociaba el uso de antioxidantes en una cantidad elevada a una posible prevención”, indica. Sin embargo, y sigue con los matices, “nosotros hemos hecho ensayos en ratones, a los que les hemos dado excesos de antioxidantes que lo que hacen es promover tumores”. Para complicar aún más la situación, una de las estrategias empleadas en la quimioterapia es la aplicación de fármacos que provocan especies reactivas, que fomentan la oxidación en el entorno del tumor para atacarlo y tomando antioxidantes se puede interferir en el tratamiento.

En resumen, Espín considera que el término antioxidante “necesita redefinirse” para que no se metan en el mismo saco moléculas que tienen poco que ver. Además, el investigador recuerda que “el exceso de lo bueno”, como una dosis excesiva de resveratrol, “también pude ser malo”. “Lo que hay que hacer es tener una dosis equilibrada, variada y punto”, concluye.

REFERENCIA ‘Antioxidants Accelerate Lung Cancer Progression in Mice’ DOI: 10.1126/scitranslmed.3007653

Intramed

¿Pero qué es un antioxidante?

¿Qué contiene antioxidantes?

antioxidantes

Valora la información

Valora esta información