,

La genética responsable de la tolerancia al dolor

¿Es la genética responsable de la tolerancia al dolor? diferentes investigaciones muestran el papel de la genética en el dolor.

Los genes responsables del dolor

La genética responsable de la tolerancia al dolor

Los genes implicados son COMT, DRD2 , DRD1 y OPRK1.

Investigadores de la Academia Americana de Neurología han logrado identificar una serie de genes que podrían estar vinculados a la tolerancia que tienen las personas para aguantar el dolor. Para llevar a cabo este estudio, se evaluaron a 2.721 personas que padecían dolor crónico y estaban tomando medicamentos para el dolor con opioides recetados. De esta forma, los expertos comprobaron que los genes implicados eran COMT, DRD2 , DRD1 y OPRK1 .

Investigación sus resultados

Asimismo, los participantes calificaron su percepción de dolor en una escala de cero a diez, aunque no se estudiaron a aquellas que no tenían ningún tipo de dolor. En concreto, la percepción del dolor baja correspondía a la puntuación 1, 2 o 3; la moderada la 4, 5 o 6; y la alta a la 7, 8, 9 o 10.

El 9% de los participantes mostró una percepción del dolor baja; el 46%, moderada y el 45%, alta.

Además, los investigadores encontraron que la variante del gen DRD1 fue del 33% más frecuente en el grupo de dolor bajo que en el grupo de dolor alto. Entre las personas con una percepción del dolor moderado, las variantes de la COMT y OPRK fueron un 25% y 19% más a menudo se encuentran que en aquellos con una percepción alta de dolor. La variante de DRD2 era 25% más común entre las personas con una percepción alta de dolor en comparación con las personas con dolor moderado.

Actualización a 2017 

Más datos sobre

¿Es la genética responsable de la tolerancia al dolor?

¿ A que ayuda identificar los genes que pueden participar en el dolor?

“El dolor crónico puede afectar el desempeño cotidiano. Identificar los genes con un papel en la percepción del dolor proporcionaría un blanco para nuevas terapias y ayudaría a los médicos a comprender mejor qué sienten sus pacientes”, dijo el doctor Tobore Onojjighofia, coautor del estudio y empleado de Proove Biosciences, a través de un comunicado de prensa.

El doctor Daniel Schwarz, que también participó del estudio y es director médico de la División de Dolor y Adicciones de Proove Bioscience, indicó por e-mail: “Existen otros fármacos que podrían bloquear el exceso de dopamina en el nucleus accumbens, más allá de los betabloqueantes”.

“Por ejemplo, se está investigando con análogos que modifican receptores y varios estudios demostraron que ciertos agonistas ayudan a tratar la adicción, lo que extrapolamos a la percepción del dolor con el mismo sistema mesolímibico de ‘recompensa'”, agregó.

Adecuar los tratamientos

Dijo además que “aprendimos que los pacientes con las variantes OPRM1 118G responden mejor al tratamiento con naltrexona contra el alcoholismo. Nuevos fármacos orientados al receptor opioide delta y la nociceptina/orfanina FQ (NOP) o el cuarto tipo de receptor opioide están proporcionando resultados promisorios en el manejo del dolor”.

La doctora Jennifer Molano, profesora asistente del Departamento de Neurología y Rehabilitación de la Facultad de Medicina de University of Cincinnati, consideró que “los próximos estudios podrían utilizar esta información para describir cuán beneficiosas serían las intervenciones farmacológicas o no farmacológicas en los pacientes con dolor crónico”.

Y aclaró lo siguiente: “El dolor es un fenómeno complejo y en su percepción influyen otros factores, como el ánimo, el estrés y el sueño. Además de la genética, todos esos factores deberían tenerse en cuenta para tratar a los pacientes con dolor crónico de manera adecuada”

genética responsable de la tolerancia al dolor

El gen COMT en fibromialgia

El gen COMT codifica dos formas de la enzima Catecol-Oxi-Metil Transferasa, en el cerebro (principalmente en el córtex prefrontal) se da una forma que se expresa en la membrana, cuya función es el catabolismo de neurotransmisores (dopamina, epinefrina y norepinefrina).

En otros tejidos, como el hepático y el renal, aparece una forma de la enzima más corta y soluble que interviene en el control de los niveles de ciertas hormonas. El gen COMT, debido a este papel que ejerce en el control de los niveles hormonales (estrógenos en este caso) ha sido relacionado con la predisposición a padecer cáncer de mama, en concreto el polimorfismo funcional Val108/158Met, donde se ha sugerido que el alelo Met presenta una actividad enzimática de 3 a 4 veces menor que la del alelo Val, y que además predispone a un leve descenso en el riesgo de padecer cáncer de mama.

Polimorfismo Val158Met

El polimorfismo Val158Met también ha sido relacionado con predisposición a Alzheimer, parkinson, trastorno bipolar, esquizofrenia y otros desordenes neurocognitivos.
Alternativamente, la catecol-O-metiltransferasa (COMT) es la principal vía de compensación de catecolaminas, las cuales participan en la mediación de la percepción del dolor. Este hecho confiere al gen COMT un papel relacionado con la FM.

El síndrome de fibromialgia (FM) es un síndrome de dolor crónico idiopático caracterizado por dolor musculoesquelético no articular generalizado, puntos generalizados de licitación, ausencia de anomalías musculoesqueléticas inflamatorias o estructurales, e incluye síntomas como fatiga, trastornos del sueño y afectación del estado de ánimo. Para el polimorfismo funcional Val158Met del gen COMT, se han descrito tres genotipos: HH o Val/Val, HL o Val/Met y LL o Met/Met, donde los portadores del genotipo LL muestran una mayor sensibilidad al dolor (mayor severidad de la fibromialgia).

Pero ¿Es genética la fibromialgia?

Redacción Fibromialgia Noticias©

Fuentes Intramed y Europa Press
Gen COMT 
 Material para consulta
 REVISIÓN
 Bases genéticas del dolor
 Rev. Soc. Esp. Dolor vol.11 no.7 Madrid oct./nov. 2004
 P. Armero1,2,4, C. Muriel1,4, J. Santos1,4, F. J. Sánchez-Montero1,4, R. E. Rodríguez3,4 y R. González-Sarmiento2,4
5/5 (2)

Valora esta información

,

¿los antidepresivos engordan?

Una pregunta y duda que surgen es si existe una relación entre aumento de peso e ingesta de antidepresivos. Sí quieres saber si los antidepresivos engordan te proporcionamos información de la agencia de salud americana.

 

 

 

Mayor probabilidad de aumento de peso

Suben más de peso las personas que toman mirtazapina (Remeron®) que las que toman:

citalopram (Celexa®)
fluoxetina (Prozac®)
paroxetina (Paxil®)
sertralina (Zoloft®)

El aumento de peso con la mirtazapina (Remeron®) es de 2 a 7 libras (0.9 a 3 kg). Algunas personas pueden aumentar mucho más.

Aumentan más de peso las personas que usan paroxetina (Paxil®) que las que toman:

fluoxetina (Prozac®)
sertralina (Zoloft®)

El aumento de peso medio con la paroxetina (Paxil®) en una persona que pesa 150 libras (68 kg) es de 5 libras (2.25 kg). Algunas personas pueden aumentar mucho más.

los antidepresivos engordan

¿Qué antidepresivos y cuanto engordan?

Mayor probabilidad de reducción de peso

Las personas que toman bupropión (Wellbutrin®) bajan poco de peso, entre 2 y 3 libras (0.9 y 1.8 kg).

Esta información está recogida de la agencia de salud americana.

Guardar

4.22/5 (9)

Valora esta información