,

Tinnitus en fibromialgia Síntomas

¿Tinnitus en fibromialgia? El tinnitus es un problema prevalente según datos de Sciencie Direct se estima que en la actualidad sufre de un 10-17% de la población mundial.

El tinnitus en fibromialgia

El tinnitus es un problema de oído que puede coincidir en  fibromialgia debido a la alta prevalencia del tinnitus. No es considerado como un síntoma de la fibromialgia, es un problema de oído en si mismo que debe ser tratado.

¿Qué es el tinnitus?

Aunque se ha avanzado mucho, el tinnitus sigue siendo un enigma científico y clínico. La condición es muy común y, aunque muchos pacientes no les preocupa excesivamente, otros sufren un trastorno que cambia su vida.

Derivado del verbo latino tinnire (para que suene), el término tinnitus se describe la percepción consciente de una sensación auditiva en ausencia de un estímulo externo correspondiente. El tinnitus puede ser subjetivo, cuando la experiencia es del individuo solo, o, con menos frecuencia, objetivo, cuando un observador puede oír el zumbido.

Síntomas del Tinnitus

La sensación general es de silbidos, chisporroteos y timbres, aunque, en algunos casos, los sonidos son más complejos, tales como voces o música. Cuando las voces o música, o ambos, se escuchan como una forma de tinnitus, las percepciones son indistintas y no transmiten significado alguno, en contraste con las alucinaciones auditivas que pueden ocurrir con enfermedad psicótica.

El tinnitus puede ser a veces un sonido rítmico o pulsátiles.El tinnitus pulsátil puede ser sincrónico con el latido del corazón, en cuyo caso es probable que exista origen vascular, o asíncrono, en el que pueden estar relacionados músculos del oído medio o palatina.

Tinnitus y estrés

El tinnitus puede ser constante o intermitente, y muchos pacientes experimentan más de un sonido. Puede estar localizado en uno o ambos oídos, o centralmente dentro de la cabeza, aunque algunos pacientes describen un punto externo de origen.

La aparición de tinnitus puede ser abrupta, pero es progresiva en la mayoría de los casos. La intensidad percibida puede variar, para algunas personas, la exacerbación junto excitación estrés es clara. La heterogeneidad de la experiencia de tinnitus ha obstaculizado la ciencia básica y la investigación del tratamiento.

¿Qué empeora el tinnitus?

Factores de riesgo:

  • Pérdida de la audición en las personas mayores
  • Exposición a ruidos fuertes
  • Infecciones del oído y los senos paranasales
  • Problemas cardíacos o vasculares
  • Enfermedad de Ménière
  • Tumores cerebrales
  • Cambios hormonales en las mujeres
  • Problemas de tiroides
  • Ciertos medicamentos

Actualizado a 2018, Fármacos ototóxicos que puede causar problemas de oído

Leer más sobre fármaco ototóxicos

Debido a los múltiples factores que afectan a la problemática del tinnitus,  el tratamiento puede estar dedicado a tratar los síntomas que enmascaran el ruido no existiendo soluciones farmacológicas que puedan resolver eficazmente el problema. ¿Cómo controlar el tinnitus? Tratamiento del tinnitus  Actualizado a 2018

¿Es el Tinnitus un síntoma más de la fibromialgia? Más información en síntomas de la fibromialgia 

Fuentes consultadas
https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0716864016301201
https://medlineplus.gov/spanish/tinnitus.html
4.71/5 (14)

Valora esta información

, , ,

Fibromialgia sintomas iniciales

Has llegado hasta aquí queriendo saber de fibromialgia sintomas iniciales. Existe un Sintoma que te llevará a pedir ayuda médica es el dolor continuo que siente desde hace meses y no encuentra alivio puede que también vaya a compañado por una fátiga extrema.

Este articulo te desvela además de Fibromialgia sintomas iniciales otros síntomas que posteriormente o a la vez puedas sentir.

Traducción | Fibromialgianoticias.com

La fibromialgia es una enfermedad común que produce dolor y fatiga en los músculos, las articulaciones, los ligamentos y los tendones. La fibromialgia afecta aproximadamente de 3 a 6 millones de estadounidenses.

La fibromialgia tiene una cantidad de síntomas y sus causas no son bien entendidas.

Este sumario le informará sobre la fibromialgia, diagnóstico y tratamiento. También, hemos incluido sugerencias para vivir una vida plena a pesar de la presencia de fibromialgia.

fibromialgia sintomas iniciales

Fibromialgia

El síndrome de fibromialgia es un desorden común y crónico caracterizado por dolor muscular extendido, fatiga y múltiples puntos neurálgicos. La palabra fibromialgia viene del término latino para tejido fibroso (fibro) y los términos griegos para músculo (mio) y dolor (algia). Los puntos neurálgicos son lugares específicos del cuerpo –en el cuello, los hombros, la espalda, la cadera y las extremidades superiores e inferiores—en los que las personas que padecen fibromialgia pueden sentir dolor como respuesta a una presión ligera.

La fibromialgia puede producir dolor y fatiga severos y puede interferir en la habilidad de una persona para llevar a cabo actividades diarias.

La fibromialgia es una condición crónica, lo cual significa que es continua. A pesar de que el dolor, la fatiga y otros síntomas pueden empeorar con el tiempo, no hay daño ni inflamación evidentes en los músculos o en los órganos internos. La fibromialgia no es mortal.

La fibromialgia es común entre las personas que tienen entre 35 y 55 años de edad. Casi 80 por ciento de las personas afectadas son mujeres.

Síntomas

Los síntomas más comunes de la fibromialgia son dolor en todo el cuerpo y una sensación de fatiga. Los músculos que por lo general se ven más afectados son los de los hombros, los glúteos, el cuello y la espalda baja. El dolor en dichas áreas parece tener origen en puntos neurálgicos específicos. Puntos neurálgicos de la fibromialgia

El dolor producido por la fibromialgia puede empeorarse a causa de factores como el estrés, cambios de clima, sonidos fuertes y ansiedad. Hasta el 90 por ciento de las personas que tienen fibromialgia se sienten cansados todo el tiempo.

Muchos pacientes experimentan otros síntomas que pueden ser leves o severos y que pueden aparecer y desaparecer.

Estos síntomas incluyen:

• desarreglos del sueño
• rigidez en la mañana
• dolores de cabeza
• síndrome de intestino irritable. El síndrome de intestino irritable incluye problemas digestivos tales como dificultar para tragar, acidez estomacal, gas, dolor abdominal, diarrea y estreñimiento
• períodos menstruales dolorosos
• adormecimiento u hormigueo en las extremidades
• síndrome de piernas sin reposo
• sensibilidad térmica
• problemas cognitivos y de memoria (algunas veces conocidos como ‘Fibroniebla’)
• y una variedad de otros síntomas

Los pacientes con fibromialgia pueden tener problemas para dormir. Esto puede aumentar la fatiga.

Los dolores de cabeza y de mandíbula son comunes, al igual que la sequedad en los ojos o dificultad para enfocar objetos cercanos. Muchos pacientes con fibromialgia son muy sensibles a olores, luces brillantes, ruidos fuertes, comidas, cambios de clima y medicamentos.

El entumecimiento u hormigueo en ciertas partes del cuerpo como las piernas o los pies también es un síntoma común de la fibromialgia. Algunos pacientes tienen problemas urinarios, tales como micción frecuente, deseo muy fuerte de orinar o dolor en la vejiga. Las mujeres que padecen fibromialgia suelen tener dolor pélvico, períodos menstruales dolorosos o relaciones sexuales que provocan dolor.

Los mareos también son comunes en las personas con fibromialgia. Es común que las personas con fibromialgia experimenten depresión, ansiedad o desequilibrio químico debido al dolor y a la fatiga que los afecta constantemente.

Causas

Las causas de la fibromialgia no son bien entendidas. Los médicos creen que puede haber varias causas, como por ejemplo, los cambios químicos en el cerebro. Algunos científicos han descubierto niveles elevados de ciertos compuestos químicos en el fluido espinal de los pacientes con fibromialgia. Otros compuestos químicos, como la serotonina, presentan niveles bajos en pacientes con esta condición.

¡Algunos científicos creen que los problemas para dormir son una causa y no un síntoma de fibromialgia! Pacientes con fibromialgia carecen de una de las fases del sueño llamada no MOR o sueño “sin movimiento ocular rápido”, que es muy importante para recuperar la energía

Los científicos también creen que la fibromialgia puede ser causada por estrés, infecciones o heridas.

La fibromialgia también se presenta comúnmente en pacientes que tienen otras enfermedades tales como artritis reumatoidea y lupus. Se están realizando estudios para tratar de determinar si hay una base genética para la enfermedad, ya que tiende a ser un mal de familia.

Diagnóstico

Los síntomas de la fibromialgia son similares a los de otras enfermedades que afectan los músculos, articulaciones y glándulas. La fibromialgia se diagnostica sólo después de que se elimina la posibilidad de otras enfermedades con síntomas similares. Primero, se hace un historial médico del paciente y un examen físico completo.

Para verificar que los pacientes no tengan desequilibrios hormonales, enfermedades musculares, nerviosas, de las articulaciones o de los huesos, ni infecciones o cáncer, se hacen análisis de sangre y radiológicos, tales como rayos X. Para revisar los músculos y los nervios, se puede hacer un análisis eléctrico conocido como EMG o electromiografía y NCV o conducción de velocidad nerviosa.

En la actualidad, no hay exámenes de laboratorio que puedan diagnosticar la fibromialgia; los exámenes de laboratorio son inefectivos para revelar una causa fisiológica del dolor.

Desafortunadamente, ya que no existe un examen objetivo para la fibromialgia que se haya aceptado de forma generalizada, algunos médicos pueden concluir que el dolor de un paciente no es real o pueden decirle al paciente que no hay mucho que puedan hacer al respecto. Sin embargo, un médico familiarizado con la fibromialgia puede hacer un diagnóstico basado en dos criterios establecidos por la Academia Americana de Reumatología (ACR, por sus siglas en inglés):

Una historia de dolor extendido por un lapso mayor a tres meses y la presencia de puntos neurálgicos. Se considera que un dolor es extendido cuando afecta todos los cuatro cuadrantes del cuerpo; esto es, para que se le diagnostique fibromialgia usted debe sentir dolor tanto en la parte derecha de su cuerpo como en la izquierda, así como arriba y abajo de la cintura.

La ACR ha designado también 18 lugares del cuerpo como posibles puntos neurálgicos. Para un diagnóstico de fibromialgia, una persona debe tener 11 o más puntos neurálgicos.

Uno de estos lugares predesignados se considera un punto neurálgico sólo si la persona siente dolor bajo la aplicación de 4 kilogramos de presión en el sitio. Las personas que sufren de fibromialgia ciertamente pueden sentir dolor en otros lugares también, pero esos 18 posibles lugares estándar en el cuerpo son los criterios usados para la clasificación.

Tratamiento

Hoy en día todavía no existe cura para la fibromialgia. El tratamiento consiste en manejar los síntomas mediante medicamentos y una mejora general de la salud. La medicina alternativa también puede ser de ayuda para algunos pacientes.

El tratamiento de la fibromialgia con frecuencia requiere un trabajo en equipo, con su médico, un terapeuta físico, posiblemente otros profesionales en salud y aún más importante, usted mismo; todos desempeñando un papel activo.

Puede ser difícil reunir este equipo y es posible que no sea fácil para usted encontrar los profesionales adecuados para su tratamiento. Sin embargo, cuando lo logre, la habilidad combinada de estos diversos profesionales puede ayudarlo a mejorar su calidad de vida. La Administración de drogas y alimentos (FDA por sus siglas en inglés) ha aprobado el medicamento Lyrica (pregabalina) para el tratamiento de fibromialgia.

Lyrica ha sido usada en el pasado para aliviar las condiciones dolorosas que pueden experimentar los pacientes de diabetes y herpes zóster. No se conoce la razón por la cual Lyrica es efectiva en estos casos.

A continuación se presentan algunas de las categorías de medicamentos más usados para tratar la fibromialgia:

Analgésicos. Los analgésicos son medicamentos contra el dolor. Varían entre unos que se venden sin fórmula médica, como el acetaminofén (Tylenol®) y aquellos con receta, tales como el tramadol (Ultram®) e incluso preparaciones narcóticas más fuertes.

Para un subgrupo de personas con fibromialgia, se formulan medicamentos narcóticos para el dolor muscular severo.

Sin embargo, no hay evidencia contundente que demuestre que los narcóticos realmente funcionan para tratar el dolor crónico de la fibromialgia y la mayoría de los médicos duda en recetarlos para uso a largo plazo por el riesgo de que la persona que los tome se vuelva física o psicológicamente dependiente de ellos.

Medicamentos antiinflamatorios no esteroidales (NSAIDs, por sus siglas en inglés).

Como su nombre lo indica, los medicamentos antiinflamatorios no esteroidales, incluyendo la aspirina, el ibuprofeno (Advil®, Motrin®) y el sodio naproxen (Anaprox, Aleve) se usan para tratar la inflamación. Aunque la inflamación no es un síntoma de la fibromialgia, los medicamentos antiinflamatorios no esteroidales también alivian el dolor. Ellos actúan inhibiendo sustancias del cuerpo llamadas prostaglandinas, las cuales juegan un papel en el dolor y la inflamación.

Estos medicamentos, algunos de los cuales están disponibles sin receta médica, pueden ayudar a aliviar los dolores musculares de la fibromialgia. Es posible que también alivien los cólicos menstruales y los dolores de cabeza asociados con frecuencia a la fibromialgia. No obstante, deben usarse bajo la supervisión de su médico, especialmente porque resultados recientes han presentado una relación entre el uso a largo plazo de antiinflamatorios no esteroidales y un riesgo en el aumento de embolias cerebrales e infartos.

Medicamentos antidepresivos.

Los antidepresivos corrigen los desbalances químicos del cerebro y la médula espinal con el fin de suspender el dolor y restaurar los patrones normales del sueño.

La dosis de antidepresivos usada para aliviar el dolor provocado por la fibromialgia suele ser más pequeña que la dosis que se toma para la depresión. Las benzodiazepinas ayudan a personas con fibromialgia relajando los músculos tensos y dolorosos y estabilizando las ondas cerebrales erráticas que pueden interferir con el sueño profundo.

Las benzodiazepinas pueden también aliviar los síntomas del síndrome de piernas sin reposo, el cual es común entre personas que padecen de fibromialgia. Este síndrome se caracteriza por sensaciones incómodas en las piernas, así como tics nerviosos, particularmente durante la noche.

Debido a la predisposición a la adicción, por lo general los médicos formulan benzodiazepinas sólo a aquellas personas que no han respondido a otras terapias. Las benzodiazepinas incluyen el clonazepam (Klonopin®) y el diazepam (Valium®).

Las personas que padecen de fibromialgia pueden beneficiarse también de una combinación de terapia física y ocupacional, del aprendizaje del manejo del dolor y de técnicas para hacerle frente a la enfermedad, así como para equilibrar adecuadamente la actividad y el descanso.

Muchas personas que padecen fibromialgia muestran también diversos grados de éxito con terapias complementarias y alternativas, incluyendo masajes (tales como los métodos Pilates y Feldenkrais), tratamientos quiroprácticos, acupuntura y varios suplementos dietéticos y herbales para los diferentes síntomas de la fibromialgia.

Aunque algunos de estos suplementos aún siguen bajo estudio para el tratamiento de la fibromialgia, hay poca evidencia acerca de su efectividad. Si usted está usando o le gustaría probar una terapia complementaria o alternativa debe consultar primero con su médico, quien posiblemente sepa más acerca de la efectividad de la terapia. Su médico también le informará si es seguro probarla en combinación con sus medicamentos.

Autocuidado

Los pacientes con fibromialgia sufren fatiga crónica que produce estrés y cambios en los patrones del sueño. Ayudar a los pacientes a aprender a vivir vidas plenas es crítico para reducir el estrés, recuperar los patrones normales del sueño, aumentar la energía y aliviar el dolor.

Para vivir plenamente a pesar de la fibromialgia, es necesario reducir el estrés, dormir bien, hacer ejercicio regularmente, comer saludablemente y controlar los síntomas. Reduzca el estrés. Evite las situaciones que le causen estrés. Tome tiempo para relajarse. Practique ejercicios de relajación como técnicas de respiración, visualización guiada y meditación. Duerma bien. Acuéstese temprano. Evite la cafeína, particularmente antes de dormir. Consiga un colchón cómodo y evite las bebidas alcohólicas.

Haga ejercicio regularmente. Estírese cuando se despierte. Hacer ejercicios aeróbicos de bajo impacto, como por ejemplo, caminar, nadar y hacer bicicleta estática puede ser de mucha ayuda. Haga ejercicio por lo menos media hora 3 veces por semana.

Las primeras veces que usted haga ejercicio, puede que sienta un poco de dolor. Con el tiempo, el dolor se aliviará.

Coma de manera saludable. Evite la cafeína, las bebidas alcohólicas y los caramelos. Tome vitaminas bajo la supervisión de su médico o coma cereales ricos en vitaminas.

Mantenga una dieta variada.

Si usted fuma, ¡deje de hacerlo! Controle sus síntomas. Trate los síntomas en cuanto aparezcan. Por ejemplo, si usted siente que tiene los ojos secos, use gotas para humedecerlos. Están disponibles sin receta médica.

La terapia de masaje consiste en mover los músculos y tejido subyacente con las manos. Existen varios tipos de masajes, entre los que se encuentran el masaje sueco, de tejido profundo y Shiatsu.

La terapia de masaje tiene como objetivo aumentar la circulación de la sangre, relajar los músculos tensos, alinear músculos y articulaciones que están desalineados y aumentar el flujo de nutrientes.

El masaje ayuda a aliviar el estrés y la ansiedad y no se recomienda si el paciente tiene heridas abiertas o problemas circulatorios como coágulos. Dígitopuntura. En la dígitopuntura, el terapeuta aplica presión con los dedos en ciertos puntos del cuerpo.

La meta de la dígitopuntura es restablecer el flujo de energía en las vías invisibles que se encuentran debajo de la piel. La dígitopuntura se basa en la idea de que las enfermedades se presentan cuando se interrumpe el flujo de sangre por estas vías.

Acupuntura.

La acupuntura es como la dígitopuntura y se basa en las mismas ideas. Sin embargo, en vez de aplicar presión, el terapeuta inserta agujas muy finas en ciertos puntos del cuerpo para restablecer el flujo de energía.

La terapia de puntos desencadenantes. En la terapia de puntos desencadenantes, el terapeuta aplica presión sostenida a puntos de presión específicos, que son aquellos donde se inicia el dolor muscular.

El cuidado quiropráctico.

La meta del cuidado quiropráctico es realinear las vértebras de la columna vertebral. Un quiropráctico estira las vértebras para aliviar la presión en los nervios y permitir que el cuerpo sane por sí solo. Esto se basa en la idea de que las vértebras mal alineadas causan ciertas enfermedades.

Resumen

La fibromialgia es una condición común que causa dolor y fatiga en los músculos, articulaciones, ligamentos y tendones.

No existe cura para la fibromialgia.

El tratamiento consiste en controlar los síntomas con medicamentos y mejorar la salud en general. La medicina complementaria puede ser beneficiosa para muchos pacientes.

Dado que la fibromialgia no tiene síntomas visibles, se suele diagnosticar equivocadamente. Es importante ayudar a los pacientes y a sus amigos a entender esta enfermedad para que el tratamiento sea más fácil. Las técnicas para reducir estrés, ejercicios y medicamentos ayudan a pacientes con fibromialgia a controlar el dolor y vivir sus vidas.

X-plain (tutorial interactivo en Inglés)

Más articulos médicos sobre Fibromialgia y sus sintomas

Guardar

4.7/5 (20)

Valora esta información

,

Alimentación en Fibromialgia la dieta 4.68/5 (22)

La alimentación en fibromialgia la dieta nace de “Allá donde se crea una demanda nace un nuevo nicho de mercado”. ¿Qué dice la reumatología sobre las dietas?

El papel de la Alimentación en Fibromialgia

La necesidad de encontrar una explicación a la enfermedad, en los últimos años y convertirse el enfermo en un activo principal de su propia curación ha hecho que la demanda en alza sea la alimentación en fibromialgia, lo que lo convierte en papel activo ejerciendo control sobre su propia enfermedad: esto lo demuestra el auge de nutricionistas que ofrecen información y dietas para el control de la enfermedad cuando la enfermedad no está medicamente justificada por el origen de la dieta.

Una mala alimentación debido a todo proceso de dolor crónico por inapetencia puede empeorar el estado de la enfermedad por lo que es primordial para no añadir más síntomas. El control de los síntomas mediante una dieta no es algo que hoy por hoy este justificado.

El hecho de que enfermos mejoren a través de dietas puede ser debido a una mala nutrición anterior o a un equivoco en el diagnóstico de la enfermedad, o una enfermedad paralela a la preexistente pero no a un efecto curativo de la dieta sobre la fibromialgia.

Dr. Ferrán sobre la alimentación en Fibromialgia la dieta:

“La Fibromialgia es una enfermedad debida a activaciones anómalas de neuromediadores que producen una percepción exagerada del dolor. Ni los suplementos de minerales ni la homeopatía, ni la dieta han demostrado un beneficio específico, aunque se recomienda una dieta sana, equilibrada, lo más restrictiva posible en aditivos y a ser posible, procedente de agricultura ecológica, pero no solo en esta enfermedad, sino como consejo general.” Dr. Ferrán, reumatólogo 28/01/2007

alimentación en fibromialgia la dieta

alimentación en fibromialgia la dieta

¿Quieres conocer más sobre lo que dicen los expertos?

ALIMENTANDO LA INCERTIDUMBRE: EL PAPEL DE LA DIETA EN  LA FIBROMIALGIA

Beatriz Tosal Herrero
Universidad Miguel Hernández
San Juan de Alicante
Departamento de Salud Pública, Historia de la Ciencia y Ginecología
Campus de Sant Joan
Ctra/Nacional N-332 s/n, Sant Joan, CP. 03550, Alicante, España
btosal@umh.es

Resumen:

La dieta se ha convertido en una expresión de la autoridad médica sobre la forma correcta de actuar en diversas enfermedades.

Sin embargo, en la fibromialgia, la dieta tiene un papel periférico desde la perspectiva médica, a pesar de que, para los afectados, resulta central para el control de los síntomas. En este texto analizaremos de qué forma utilizan los enfermos el seguimiento de diversas pautas dietéticas para reducir la incertidumbre sobre la enfermedad y migrar hacia otro diagnóstico.

…. la proliferación de discursos expertos en torno a la dieta en el caso de la fibromialgia puede ser visto como una estrategia de expansión profesional de una especialidad emergente, la nutrición,que busca hueco en el tratamiento del síndrome utilizando un discurso que compite con el «oficial» propuesto por la reumatología.

Por ello, el diagnóstico de fibromialgia sume al enfermo en la incertidumbre.

Esta situación genera la búsqueda de una explicación para sus síntomas y una solución para sus problemas fuera del ámbito de la reumatología, en la que la dieta tendrá un papel relevante por diversos motivos. Por un lado, porque el itinerario terapéutico posterior al diagnóstico incluye a otros profesionales o expertos, muchos de los cuales incluyen entre sus terapias la dieta.

Por otro, porque la información que circula entre los pacientes y la que se obtiene a través de las asociaciones de enfermos2 se centra, en muchos casos, en los consejos dietéticos, y estimula también la aparición de explicaciones sobre el lugar que ocupa la alimentación en la fibromialgia.
Todos estos discursos, que parten de profesionales y otros expertos,tienen repercusión en la percepción por parte de los enfermos de sus síntomas, ya que, en la base de los mismos, se encuentran elementos consolidados por la propia medicina en su divulgación sobre la composición de la dieta considerada sana y en la relación existente entre dieta y enfermedad.

Así, abonan el terreno para el surgimiento e identificación con este tipo de hipótesis.

… Se reconoce que no existe una dieta específica para la fibromialgia.

Esta situación se justifica, o bien a través de su relación con otros procesos reumáticos para los que no hay explicación, o bien con la reciente aparición del síndrome. No fue hasta hace poco, en el 1992, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la reconoció como patología. Es por esto que hay pocos estudios científicos que estudien sus causas y tratamiento y por lo tanto, elaborar una guía dietética es verdaderamente difícil.8

Por ello, las recomendaciones se elaboran a través de la inferencia de lo que ocurre en otras enfermedades y los efectos de la alimentación en ellas. Aunque en la mayoría de los casos no se hace mención específica a la fisiopatología del proceso, ni a si esos procesos ocurren en el caso de la fibromialgia.

Los enfermos de fibromialgia deben aportar una ingesta suficiente de calcio a través de la alimentación e incluso a través de suplementos, ya que una baja concentración de este en sangre es responsable de la aparición de espasmos musculares.

El magnesio interviene en el proceso de la contracción muscular y su carencia provoca estremecimientos musculares y calambres, además de apatía y debilidad.

Además, se deja entrever que, en la fibromialgia, existen determinados procesos fisiopatológicos subyacentes, algunos de los cuales entran en conflicto con la propia definición del cuadro desde la reumatología.
Dentro de esta situación encontramos, por ejemplo, como hipótesis etiológicas, la inflamación muscular, la reacción inmune o la acidosis.
Sí deseas más información sobre el tema de la alimentación en fibromialgia los nutricionistas y el auge de en la enfermedad y como desgranar los principales movimientos en este sentido lo podrás leer en Alimentación, salud y cultura: encuentros interdisciplinares pág. 164-185

Sí el dolor crónico te ha llevado a una mala alimentación, falta de apetito y has descuidado tu alimentación, doctoras expertas en fibromialgia te ayudan a llevar una dieta correcta para estados carenciales sufridos por el dolor, puedes consultarlo en dieta en Fibromialgia

Redactado por Fibromialgianoticias.com

Valora esta información

, ,

Fibromialgia y embarazo

FIBROMIALGIA EN MUJERES EMBARAZADAS: UNA REVISIÓN SISTEMÁTICA

Silvia Ferrer-Frances, profesora Universidad Rovira y Virgili. Tarragona.
Maria Victoria Pineda-Buendia, estudiante de Grado de Enfermería. Universidad Rovira y Virgili. Tarragona.

RESUMEN:

El presente artículo es una revisión bibliográfica con el objetivo de recopilar información sobre dos condiciones como la fibromialgia y el embarazo. Los artículos que se han encontrado han sido mediante Pubmed y Cinahl ya que no se han encontrado investigaciones en el ámbito nacional. Hubo 62 resultados aunque sólo 7 artículos contemplaban el embarazo y la fibromialgia conjuntamente.

Los resultados indicaban que durante el embarazo los síntomas de la fibromialgia empeoraban y que cambiaban en el posparto según la mayoría de las mujeres. Se encontró que las mujeres tenían más dolor durante el embarazo, más probabilidad de polihidramnios y de retraso en el crecimiento intrauterino.

Hubo datos contradictorios comparando dos estudios. Al no existir más investigaciones no se han podido comparar con otros resultados, por lo que sería necesario seguir investigando para conocer más sobre la fibromialgia en mujeres embarazadas y aumentar la evidencia científica de dicha información.
La fibromialgia (FM) es un síndrome caracterizado por dolor crónico generalizado, no articular que afecta a ciertos puntos musculares del cuerpo (1).

Además de los síntomas físicos, hay una mayor probabilidad de sufrir depresión y ansiedad, que están presentes en el 30-45% de los casos (2).

La Organización Mundial de la Salud estimó la prevalencia de la FM entre el 3-6% de la población mundial (3), mientras que la Artritis Care del Reino Unido declaró que la FM afectará a 1 de cada 50 personas en algún momento de su vida, aunque es más probable que ocurra entre los 25- 55 años y afectan a las mujeres siete veces más que a los hombres (4).

El significado de esta alteración está relacionado con los temas sociales y económicos que tienen un mayor impacto en la calidad de vida (5,6). Hay evidencias que los sucesos importantes pueden influir en el curso de los síntomas, y su intensidad se conoce por ser controlada por la actividad física y el esfuerzo (7-9). Se demostró una correlación entre el estrés psicológico, el nivel de educación y la severidad de los síntomas (10).

fibromialgia y embarazo

Etapas del embarazo

El embarazo y nacimiento de un hijo son acontecimientos importantes en la vida de una mujer.

Que causan estrés tanto física como psicológicamente y pueden influir en el curso de la enfermedad (11,12). Se podría decir que tanto el embarazo como la FM pueden provocar dolor de espalda, cansancio, alteraciones en el sueño y náuseas, por eso la interacción de estas dos condiciones puede resultar en unos síntomas más exagerados.

Un embarazo es una secuencia de sucesos fisiológicos que pueden estar asociados con muchos síntomas.

La fatiga es extremadamente común entre las mujeres embarazadas (13), igual que las alteraciones del sueño (14,15). Las mujeres frecuentemente sufren de síntomas musculoesqueléticos, incluyendo dolor de espalda (16,17), dificultades cognitivas como deterioro de la memoria (18,19) y la depresión, un tema importante que hay que tener en cuenta ya que se estima que el 15% de las mujeres sufre de depresión durante y/o después del embarazo (20,21).

Poco se ha estudiado sobre la FM y el embarazo.

Por eso se consideró necesario hacer una revisión bibliográfica para recopilar la información sobre estas dos condiciones y describir los efectos que pueden producir la FM en el embarazo así como examinar los síntomas de la patología que puedan estar modificados por el embarazo porque como profesionales de la salud debemos saber tratar a este tipo de pacientes

METODOLOGÍA

Este artículo es una revisión sistemática para analizar la literatura sobre el comportamiento de la fibromialgia y el embarazo simultáneamente, tanto a nivel nacional como internacional. Para la localización de los documentos bibliográficos se utilizaron varias fuentes documentales. Se realizó una búsqueda bibliográfica exhaustiva en varias bases de datos, tanto nacionales como internacionales.

Bases de datos nacionales como CuidenPlus y Cuidatge utilizando como descriptores “embarazo”, “fibromialgia”, “mujeres”, con truncamientos y alternando descriptores no se encontraron resultados. En Cochrane utilizando “fibromialgia” y “embarazo” como palabras clave, no se encontraron resultados, sin embargo, alternando “fibromialgia” y “mujeres” se extrajeron dos resultados pero se excluyeron porque no eran de interés para la revisión.

En Pubmed se emplearon los descriptores en inglés: “fibromyalgia” y “pregnancy” donde se hallaron 35 artículos. De todos ellos solo 6 fueron analizados para incluir en la revisión y de estos 6 solo 3 fueron utilizados en el artículo.

La última base de datos utilizada fue el Cinahl, se hallaron 27 resultados combinando las palabras “fibromyalgia” y “pregnancy”, de todos ellos solo 4 fueron analizados e incluidos en el artículo.

Dada la escasa literatura encontrada no se empleó ninguna restricción respecto al año de publicación. Durante los varios intentos de nuevas búsquedas en las bases de datos ya mencionadas, para encontrar nuevas investigaciones, no se encontró bibliografía en el ámbito español. Para evidenciar el hecho de que no existiera ningún estudio en el ámbito nacional se acudió a un centro especializado en reumatología de Barcelona mediante correo electrónico donde nos afirmaron que no había estudios españoles que estudiaran el embarazo y la fibromialgia conjuntamente.

Para obtener los artículos encontrados vía Internet se utilizó “Google” y las revistas electrónicas disponibles en la red electrónica de la Universidad Rovira y Virgili.

Debido a los pocos artículos encontrados en las bases de datos se utilizó otros estudios mediante los artículos principales para complementar la información de la revisión, siempre y cuando resultara relevante para la investigación.
fibromialgia y embarazo

fases de evolución del embrión

RESULTADOS

Síntomas de la FM en el embarazo

Tanto el embarazo como la FM son dos condiciones que podemos encontrar en las mujeres jóvenes y que ambas están caracterizadas por producir entre otros síntomas fatiga, dolor generalizado y alteraciones del sueño, por lo que sería de esperar que la combinación de estas dos situaciones resulte en unos síntomas más exagerados.

Una investigación estudió los síntomas de la FM en mujeres embarazadas comparándolo con un grupo control de mujeres sin FM.

El primer grupo de mujeres, excepto una expresaron un empeoramiento de los síntomas durante el embarazo, siendo el dolor generalizado el más común de todos y el último trimestre como el peor de todos (22). Aunque en un estudio se encontró que un 4% de las mujeres con FM describieron una mejora durante el embarazo (9), otro sugirió que algunas mujeres podrían experimentar una remisión de los síntomas durante la gestación, pero que después del parto resurgían (23).

La anemia, una alteración común en las mujeres embarazadas que puede aumentar la fatiga afectaría mucho más a las mujeres con FM, por lo que es importante la administración de suplementos de hierro y una dieta rica en hierro para ayudar a disminuir esta alteración (24).

En un artículo se encontró que la mayoría de mujeres tomaban la decisión de aceptar los síntomas que experimentaban como signos del embarazo y no como síntomas de la FM.

Además, reconociendo la FM como una enfermedad, enmarcando la fatiga como parte del embarazo, permitía a las mujeres aceptarlo como una condición temporal (25). Un estudio reveló que un 87,5% de mujeres con FM cogían la baja por enfermedad durante el embarazo ante un 36,6% de mujeres que no tenían esta afección (22).

Las pacientes pueden notar que con el cambio del peso y la forma del cuerpo en el embarazo puede aumentar la presión de algunos puntos sensibles asociados a la FM.

El dolor no controlado puede presentar una amenaza tanto para la mujer como para el feto. Las hormonas estresoras aumentan el metabolismo e incrementan el oxígeno consumido.

Una elevación crónica de estas hormonas podría causar complicaciones en el desarrollo del feto (26). Las mujeres con FM a menudo se quejaban de la falta de memoria y alteraciones cognitivas como dificultades para concentrarse (27).

Estas mujeres podían llegar a considerarlas como discapacitadas debido al número de decisiones que debían de tomar y las alteraciones cognitivas podían dificultar el proceso.

Necesitaban más tiempo para procesar la información recibida sobre su embarazo y el postparto (28). La ansiedad se podía minimizar si se motivaba a las mujeres a participar en la toma de decisiones sobre su salud y la de sus bebés (29).

En los resultados de un estudio (22) se descubrió que los síntomas de la FM cambiaron después del parto en el 93% de las pacientes. Los síntomas mejoraron en el 10% y el 83% fueron peores.

El dolor y la fatiga empeoraron para el 58% de las mujeres, la depresión aumentó para el 43% y la ansiedad para el 18% de las pacientes. Aquellas mujeres que tuvieron más de un embarazo nunca reflejaron una mejoría de los síntomas entre ellos.

Los resultados revelaron que una alta proporción de mujeres durante y después del parto experimentaban una disminución de la capacidad funcional y de trabajo, por ese motivo las mujeres con FM cogían la baja mucho antes. El 72% de las pacientes con FM recomendaban tener 2 o más hijos. Esto confirma que las pacientes con FM ven el tener hijos como un evento positivo (22).

Aunque otro estudio donde las pacientes tenían la disfunción temporomandibular con comorbilidad de FM tuvieron menos descendencia que las pacientes sin FM. Aunque no había diferencias en los factores de fertilidad, las mujeres con FM escogían no tener hijos (30).

Efectos de la FM en el embarazo

Un estudio investigó 112 mujeres con FM comparando con 487 sin la enfermedad (31). Se observó que las pacientes con FM tendían a ser mayores. El 35,7% eran mayores de 36 años y solo el 15% de mujeres sin FM estaban en la misma franja de edad. Se valoraron los siguientes factores entre otros: abortos espontáneos, polihidramnios, prematuridad, sospechas de retraso del crecimiento intrauterino (RCIU), el tabaco, etc.

Los resultados más relevantes fueron índices más altos de abortos, sospecha de RCIU y polihidramnios, y tasas más bajas en la prematuridad en mujeres con FM. Se observaron porcentajes más altos de mujeres fumadoras y rotura prematura de membranas, pero la diferencia entre los dos grupos era poco significativa. Tampoco se obtuvieron resultados relevantes en las complicaciones durante el parto.

Se estudiaron dos modelos en el artículo para intentar explicar la posible asociación entre la FM y la sospecha de RCIU y la prematuridad controlando factores que podrían estar relacionados, pero ninguna de las variables fue capaz de explicar la alta prevalencia de RCIU y la baja prematuridad en las pacientes con FM.

La hipótesis que propuso el estudio fue que la prematuridad podría estar asociada a la personalidad de las mujeres, que la ansiedad podría causar un mejor comportamiento maternal durante el embarazo (31), ya que las pacientes con FM mostraban una prevalencia más alta de ansiedad y trastornos del pánico (32,33).

El polihidramnios, por otro lado, se asoció a una relación entre la FM y los trastornos del pánico, ya que éstos también estaban asociados a el polihidramnios (33,34).

Se compararon dos estudios (22,31) en los que fueron valorados el porcentaje de mujeres fumadoras, la prematuridad y los abortos.

A continuación se muestra una tabla con los datos de ambos estudios En la tabla 1 se revela que las mujeres con FM suelen fumar más que el grupo control sin FM. Los resultados de la prematuridad no coinciden, contradiciéndose uno con el otro, aunque el segundo artículo mostrado en la tabla podría tener más evidencia ya que la muestra estudiada es mayor y el año de publicación es más reciente. Por último, se indican el porcentaje de los abortos que también resultaron ser contradictorios.

Un artículo basado en entrevistas a mujeres embarazadas con FM (25) se encontró que la mayoría describía el embarazo como algo difícil pero posible.

Las causas por las que se percibió como algo difícil fueron: calambres musculares, exagerados vómitos y náuseas durante el primer trimestre, contracciones uterinas, alteraciones del sueño resultando con cansancio, aumento de dolor en los puntos sensibles debidos al peso y la posición del bebé e incremento generalizado de dolor muscular en el tercer trimestre. Las mujeres también expresaron tener miedo a no ser buenas madres. En un estudio se encontró que el 44% de las mujeres sentían que no cumplían con sus expectativas de ser buenas madres (22).

En un artículo se mostró que las mujeres con FM parecían tener mayor dolor durante el parto que otras mujeres sin FM, por eso la movilidad es importante para ellas, para prevenir el dolor asociado a la rigidez muscular (23). Además del parto, también parecían sentir más dolor en procedimientos clínicos como la amniocentensis (35).

CONCLUSIÓN

Tanto la FM como el embarazo cursan con una sintomatología parecida por lo que las mujeres podrían tener un empeoramiento de los síntomas de la FM o problemas durante el embarazo. Aunque el diagnóstico de FM después del embarazo no excluye haberla tenido antes, ya que algunas investigaciones apoyan el hecho de que las mujeres viven con la FM entre 2 y 30 años antes de ser diagnosticadas (36).

El dolor es el síntoma más común que empeora durante la gestación. En la mayoría de las mujeres los síntomas de la FM son peores en el postparto (22). El polihidramnios tenía índices más altos en las pacientes con FM, aunque se relacionó con la alta prevalencia de trastornos del pánico (31, 33, 34).

La relación entre la FM y los abortos podría explicarse por la alta prevalencia de depresión en este grupo. Se describió una conexión entre los síntomas depresivos y posteriores abortos (37).

Hay que destacar que la presente revisión está basada en estudios internacionales ya que no existen investigaciones en el ámbito nacional. Se han realizado tan pocas investigaciones sobre el tema que los resultados extraídos en esta revisión no se podrían considerar de gran evidencia científica ya que no es posible comparar los datos y apoyarlos con otras investigaciones.

Solo existen dos artículos que estudien la influencia de la FM en el embarazo y algunos de los resultados son contradictorios.

Las enfermeras tenemos un papel importante en el cuidado de las personas. Con este artículo se intenta dar a conocer lo que es padecer FM y tener un bebé con el fin de comprender la vivencia de estas mujeres y poder ayudarlas en uno de los momentos más importantes de sus vidas. Actualmente se sabe que pueden tener algunos riesgos durante el embarazo y que necesitan mucho apoyo emocional, pero aun así todavía se conoce muy poco sobre el tema. Sería necesario seguir investigando para que los profesionales estén mejor informados y puedan dar mejores cuidados a las pacientes.
www.revistaenfermeriacyl.com

BIBLIOGRAFÍA
 1. Guía de la Fibromiàlgia. Departamento de Salud. Generalitat de Catalunya.2010. 2. Dell D. Guetting the point about fibromyalgia. Nursing. 2007; 37(2): 61-4.
 3. World Health Organization. Scoping document for WHO treatment guideline on non-malingant pain in adults. 2008. Url: www.who.int/medicines/areas/quality_safety/ Scoping_WHOGuide_non-malignant_pain_adults.pdf
 4. Arthritis Care. Fibromyalgia Fact Sheet. 2010. Url: www.arthritiscare.org.uk7AboutArthritis/Conditions/ Fibromyalgia
 5. Jones J.D., Clark S.R., Bennet R.M. Prescribing exercise for people with fibromyalgia. AACN Clinical Issues. 2002; 13: 277-46.
 6. Robinson R.L., Birnbaum H.G., Morley M.A., Sisitsky T. Greenberg P.E., Claxton A.J. Economic cost and epidemiological characteristics of patients with fibromyalgia claims. Journal of Rheumatology. 2003; 30(6): 1328-25.
 7. Felson D.T., Goldenberg D.L. The natural history of fibromyalgia. Arthritis Theum. 1986; 12: 1522-6.
 8. Horven W.S. Fibromyalgia outcome: the predictive values of symptom duration, physical activity, disability pension and critical life events – a 4.5 year prospective study. J Psychosom Res. 1996; 41: 235-43.
 9. Yunus M.B., Masi A.T., Calabro J.J., Miller K.A., Feigenbaum S.L. Primary fibromyalgia (fibrositis): clinical study of 50 patients with matched normal controls. Sem Arthritis Rheum. 1981; 11: 151-71.
 10. Goldenberg D.L., Mossey C.J., Schmid C.H. A model to assess severity and impact of fibromyalgia. J Rheumatol. 1995; 22: 2313-8.
 11. Buskila D., Sarzi-puttini P. Biology and therapy of fibromyalgia. Genetic aspects of fibromyalgia syndrome. Arthritis Res Ther. 2006; 8: 2018.
 12. Wolfe F., Ross K., Anderson J., Russell I.J. Hebert L. The prevalence and characteristics of fibromyalgia in the general population. Arthritis Rheum. 1995; 38: 19- 28.
 13. Tsai S.Y., Lin J.W., Kuo L.T., Thomas K.A. Daily sleep and fatigue characteristics in nulliparous women during the third trimestrer of pregnancy. Sleep. 2012; 35(2): 257-62.
 14. Santiago J.R., Nolledo M.S., Kinzler W., Santiago T.V. Sleep and sleep disorders in pregnancy. Ann Intern Med. 2001; 134(5): 396-408. 15. Chatzi L., Micheli K., Kogevinas M. Sleep patterns in pregnancy and fetal growth. Epidemiology. 2012; 23(2): 256-57.
 16. Carlson H.L., Carlson N.L, Pasternak B.A. Balderston K.D. Understanding and managing the back pain of pregnancy. Curr Womens Heatlh Rep. 2003; 3(1): 65- 71.
 17. Gutke A., Ostgaard H.C., Oberg B. Predicting persistent pregnancy-related low back pain. Spine. 2008; 33(12): 386-93.
 18. Cuttler C., Graf P., Pawluski J.L., Galea L.A. Everyday life memory deficits in pregnant women. Can J Exp Psychol. 2011; 65(1): 27-37.
 19. Henry j.D. Rendell P.G.. A review of the impact of pregnancy on memory function. J Clin Exp neuropsychol. 2007; 29(8): 793-803.
 20. Meltzer-Brody S. New insights into perinatal depression: pathogenesis and treatment during pregnancy and postpartum. Dialogues Clin Neurosci. 2011; 13(1): 89- 100.
 21. López M. J., Urtaran I.Z., Prieto D.S., Herraiz S.Y. Depresión durante el embarazo. Enfermería integral. Junio 2008; 82: 17-9.
 22. Ostensen M., Rugelsjoen A., Wigers S.H. The effect of reproductive events and alterations of sex hormone levels on the symptoms of fibromyalgia. Scandinavian Journal of Rheumatology. 1997; 26: 355-60.
 23. Starlanyl D. What your ob/gyn should know about FMS and CMP. 2003. Url: www.sover.net/~devstar/obgyn.pdf 24. Bothwell, T.H. Iron requirements and the strategies to meet them. American Journal of Clinical Nutrition. 2000; 72: 257-64.
 25. Schaefer K.M. Lived experience of pregnancy in women with fibromyalgia. Lighting the Way: The Awhonn 2002 Convention, p. 44.
 26. Pasero C.L. Analgesic use during pregnancy. American journal of Nursing. 1998; 98 (5): 75-7.
 27. Starlanyl D., Copeland M.E. Fibromyalgia and Chronic Myofascial Pain: a survival manual. 2001. 2nd edition. New harbinger Publications, Oakland CA.
 28. Campbell E., Thompson S., Lavender T. Providing women with evidence-based information. BJM. 2002; 10(12): 728-31.
 29. Wald N., Leck I., Gray M. Ethics of antenatal and neonatal screening. En: Wald N., Leck I. Antenatal and neonatal screening. 2a Edición. Osford University Press, New York. 2000: 543-51.
 30. Raphael K.G., Marbach J.J. Comorbid fibromyalgia accounts for reduced fecundity in women with myofascial face pain. Clinical Journal of Pain. 2000; 16: 29-36. 31. Zioni T., Buskila D., Aricha T.B., Wiznitzer A., Sheiner E. Pregnancy outcome in patients with fibromyalgia syndrome. The Journal of Maternal-Fetal and Neonatal Medicine. November 2011; 24(11): 1325-28.
 32. Fietta P., Manganelli P. Fibromyalgia and psychiatric disorders. Acta biomed. 2007; 78: 88-95.
 33. Lydiard RB. Recognition and treatment of panic disorder. J Clin Psychiatry. 2007; 68: e26.
 34. Banhidy F., Acs N., Pubo E., Czeizel A.E. Association between maternal panic disorder and pregnancy complication and delivery outcomes. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol. 2006; 124: 47-52.
 35. King D. Providing effective maternity care for women affected by fibromyalgia. British Journal of Midwifery. March 2011; 19 (3): 158-62.
 36. Schaefer K.M. Struggling to maintain balance: a study of women living with fibromyalgia. Journal of Advanced Nursing. 1995; 21: 95-105.
 37. Sugiura-Ogasawara M., Furukawa T.A., Nakano Y., Hory S., Aoki K., Kitamora T. Depression as a potential causal factor in subsequent miscarriage in recurrent aborters. Hum Reprod. 2002; 17: 2580-4.

Guardar

3/5 (2)

Valora esta información

,

Costocondritis, síntomas, diagnóstico, tratamiento 4.75/5 (20)

La costocondritis es una dolorosa inflamación del cartílago que une las costillas al esternón. La costocondritis puede ocurrir a pacientes de cualquier edad, ¿Dolor al toser? ¿Dolor al respirar?.

Costocondritis o costocondralgia

¿Qué es la costocondritis?

La costocondritis es una inflamación del cartílago que conecta las costillas con el esternón lo que provoca dolor y sensibilidad en la pared torácica que a menudo se parece al de un ataque cardíaco u otros problemas al corazón.

Generalmente la costocondritis no tiene una causa evidente y desaparece por sí sola.

El tratamiento está dirigido a aliviar el dolor mientras se espera que este problema se solucione.

costocondritis

Fibromialgia costocondritis

¿Cuáles son los síntomas de la costocondritis?

• Dolor y sensibilidad en la pared torácica que puede ser agudo o sordo y persistente

• Dolor generalmente en el lado izquierdo del esternón aunque también puede aparecer en cualquiera de los lados del tórax

• Dolor cuando se inspira profundamente

• Dolor al toser

• Dificultad para respirar

¿Cuáles son algunas de las causas de la costocondritis?

En la mayoría de los casos, la causa de la costocondritis es desconocida.

Sin embargo, existen casos en los que hay una causa determinada.

Estas incluyen:

• Lesión: Un golpe en el pecho

• Infección: Puede desarrollarse una infección en la articulación costoesternal que cause dolor

•La costocondritis puede parecer síntoma de fibromialgia,es un trastorno que provoca dolor muscular y una sensación continua de cansancio y es un problema muy común de dolor torácico

Costocondritis

¿Cómo diagnosticará el medico la costocondritis?

Su médico le preguntará sobre sus síntomas y realizará un examen físico también puede palpar su esternón para detectar áreas de sensibilidad o hinchazón. Este trastorno no se puede ver con radiografías, sin embargo, le puede indicar algunas pruebas de diagnóstico para descartar otras causas del dolor, como por ejemplo una enfermedad al corazón o problemas gastrointestinales.

¿Cómo se trata la costocondritis?

La costocondritis generalmente desaparece sola en una o dos semanas.
Para que se sienta más cómodo, su médico puede recomendarle que tome lo siguiente:
• Fármacos antiinflamatorios no esteroideos o también conocidos como NSAID, como ibuprofeno o naproxeno

• Relajantes musculares para ayudarlo a aliviar el dolor.
Estas dos clases de medicamentos pueden irritar el estómago por lo que deben ser tomados con comida.

Existen  algunas medidas de cuidado personal que puede ayudar a sentirse más cómodo.

Estas incluyen:
• Descansar mucho y evitar actividades que puedan empeorar el dolor

• Ejercicios suaves como caminar o nadar para mejorar su humor y mantener su cuerpo sano. Sin embargo, no haga demasiado ejercicio y deténgase si su dolor aumenta.

• Puede usarse una almohadilla térmica sobre el área con dolor varias veces al día. Mantenga la almohadilla térmica en temperaturas bajas para evitar quemaduras.

Valora esta información

, ,

Cirugia y dolor diferencias entre hombre y mujer

El hombre siente más dolor tras cirugía importante

Los hombres sienten más dolor tras las cirugías importantes, halla un estudio Pero las mujeres experimentaron más incomodidad tras los procedimientos menores, muestra una investigación El sexo podría tener algo que ver con el nivel de dolor que un paciente siente tras una cirugía, sugiere una investigación reciente.

Un estudio australiano con más de 10,000 personas halló que los hombres experimentan más dolor tras una cirugía mayor, mientras que las mujeres reportaron sentir más dolor tras los procedimientos menores, como las biopsias.

Cirugia y dolor diferencias entre hombre y mujer

“La influencia del género y los sexos es un tema clave en la investigación médica actual. Pero la literatura actual en el campo de la medicina perioperatoria raramente se enfoca en esa cuestión”, comentó en un comunicado de prensa de la Universidad Médica de Graz el coautor del estudio, el Dr. Andreas Sandner-Kiesling, del departamento de anestesiología y cuidados intensivos de la universidad, en Austria.

“Nuestro objetivo es analizar una población grande para hallar diferencias en la percepción postoperatoria entre los sexos”, explicó Sandner-Kiesling.

Cirugia y dolor diferencias entre hombre y mujer

Los pacientes que participaron en el estudio de cuatro años fueron entrevistados en un plazo de 24 horas tras la cirugía. De los pacientes encuestados, el 42 por ciento eran hombres y el 58 por ciento mujeres. Se les preguntó sobre la operación, la anestesia que habían recibido, y su dolor y bienestar.

Aunque el sexo no tuvo un efecto sobre el dolor tras la cirugía en general, cuando los investigadores agruparon a los pacientes con tipos similares de cirugías hallaron que sí tenía un rol significativo.

Diferencias sexuales en la percepción del dolor

El estudio, que fue presentado el martes en la reunión Euroanaesthesia en Estocolmo, reveló que los hombres tenían un 27 por ciento más de probabilidades de sufrir de más dolor moderado tras una cirugía mayor vascular y ortopédica. Por otro lado, las mujeres tenían un 34 por ciento más de probabilidades de reportar más dolor tras procedimientos menores.

“Las diferencias sexuales en la percepción del dolor se siguen disputando arduamente, tanto en el campo experimental como en el clínico. Nuestros datos no clarifican el tema de forma definitiva, pero según nuestros hallazgos, se puede suponer que el tipo (y la gravedad) de la cirugía podría desempeñar un rol crucial”, escribieron los investigadores.

Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Fuente | Medical University of Graz, Austria

Valora la información

Valora esta información

,

Costes económicos por fibromialgia

El enfermo de fibromialgia ha de soportar unos gastos de 1000 euros mensuales

La fibromialgia cuesta una media de 1.000 euros al mes a quien la padece, sumando las perdidas de ingresos y los gastos extra en terapias. Este es uno de los datos desvelados ayer por el doctor Antonio Collado en su intervención en la Jornada de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica ‘Nuevas Investigaciones’.

El doctor Antonio Collado, reumatólogo, jefe de Unifaf Especializada en Fibromialgia del Hospital Clínic de Barcelona y coordinador del Comité Científico de la Fundación intervino con una ponencia sobre ‘Investigación Nacional en Fibromialgia, Apoyo y Difusión’ y realizó la ‘Presentación del Estudio Epiffac. Resultados de la Fase III y explicación Fase IV’, junto a Emilia Altarriba Alberch, presidenta de la Fundación FF.

Costes económicos por fibromialgia

En declaraciones a este diario, el doctor Collado, adelantó datos desvelados en dicha jornada regional convocada y organizada por la Federación de Fibromialgia Síndrome de Fatiga Crónica de Castilla y León. (FFISCYL).

El estudio epidemiológico nacional del que Antonio Collado extrajo los datos, «valora el impacto de la fibromialgia en el entorno laboral, familiar, social y sanitario»,aclaró. Se trata de una «fotografía real» de esta situación en prácticamente todas las comunidades autónomas de la nación.

En atención a dicho estudio, el 27%de las familias de personas con fibromialgia, tienen que cambiar su actividad laboral.

El 23%de los pacientes tienen que pedir la invalidez permanente, de los cuales, el 50% tiene que hacerlo por vía judicial. Otras de las conclusiones de dicho estudio es la buena valoración de los pacientes a la estructura familiar y el suspenso al entorno sanitario.

Retraso del diagnóstico

Otro dato importante, desvelado por este profesor ha sido el del retraso del diagnóstico en una media de 7 años.

Todo ello refleja la panorámica de una «situación que conviene mejorar y buscar alternativas sobre políticas de detección precoz de la enfermedad».

Perfil de uso de recursos y costes en pacientes que demandan atención por fibromialgia o trastorno de ansiedad generalizada en el ámbito de la atención primaria de salud  Actualizado a 2018

5/5 (4)

Valora esta información

,

El dolor crónico en las universidades europeas

11,5 horas ocupa el dolor crónico en las universidades europeas

El dolor siempre se ha considerado un síntoma de una enfermedad y no ha sido tratado específicamente. Sin embargo, el dolor crónico es una afección que afecta a un 17 por ciento de la población española y a la que se le presta poca atención.

El dolor crónico en las universidades europeas

De hecho en las facultades de Medicina de Europa de las 5.500 horas lectivas totales sólo se dedican 11,5 horas al estudio del dolor, tal y como arroja el Estudio Apeal (Advancing The Provision Of Pain Education And Learning) del Instituto Mundipharma. Además supone un coste de un 2,5 por ciento del PIB nacional, lo que se traduce en unos 25.000 millones de euros según las fuentes consultadas.

El dolor crónico en las universidades europeas

Para que pueda considerarse que una persona sufre dolor crónico, el sujeto debe de haberlo sufrido durante unos seis meses. Además es en este periodo cuando el paciente comienza a darse cuenta de que el dolor está controlando su vida, familiar o laboral y que comienza a sentir sensación de depresión.

Enfermedades con dolor

Las principales enfermedades relacionadas con el dolor crónico son las lumbalgias y las artritis y artrosis reumatoides que suponen casi el 50 por ciento de los pacientes.

Para este diagnóstico, y dado que le dolor es algo subjetivo, se le hace al paciente evaluar su dolor de 0 como ausencia de dolor a 10 como el dolor más fuerte que han sufrido en su vida. Según el director del Instituto MundiPharma, José Ramón Cisneros, el tratamiento de esta afección pretende reducir la intensidad del dolor del paciente, pues el dolor estará presente durante toda la vida del paciente.

El tratamiento recomendado para el dolor crónico es un tratamiento multidisciplinar efectuado en una unidad del dolor.

Según José Ramón Cisneros, los españoles disponen de una unidad del dolor a apenas una hora de su domicilio. En estos centros los pacientes reciben un tratamiento integral hablando con traumatólogos, psicólogos, oncólogos (en el caso de que se trate de dolencias relacionadas con el cáncer). También recomiendan al paciente las terapias ocupacionales de manera que no están todo el tiempo pensando en el dolor.

Valora la información

Valora esta información

,

Dolor cada paciente necesita un tratamiento

La mayoría de los pacientes con dolor están infratratados o no están en tratamiento del dolor, según han asegurado diversos expertos durante el simposio ‘Aproximación multidisciplinar en el manejo del Dolor Irruptivo Oncológico (DIO)’, patrocinado por TEVA Oncología durante el XII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Hospitalización a Domicilio (SEHAD).

“Los costes asociados al dolor en Estados Unidos superan a los referidos al cáncer, diabetes y otras patologías de mayor prevalencia. Por ello, son realmente importantes estos pacientes para nuestro sistema de salud, a pesar de que en la mayoría de los casos están infratratados, o no están en tratamiento para el dolor, como ocurre en el 40 por ciento de los pacientes oncológicos”, ha comentado el coordinador médico de la Unidad de Hospitalización a Domicilio del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, Pedro Sanroma Mendizábal.

Dolor cada paciente necesita un tratamiento

Ahora bien, la doctora de la Unidad del Dolor de la Clínica IMQ Zorrozaure, Mercedes Mozas Calabaza, ha recordado que el dolor es el que dice el paciente, por lo que “cada paciente necesita un tratamiento”. Además, ha comentado que la mayoría de las personas que acuden al médico realizan consultas por dolor, por lo que ha destacado la necesidad de que se distinga entre el dolor agudo y el crónico, puesto que requieren tratamientos diferentes.

Dolor cada paciente necesita un tratamiento

Por el otra parte, durante la presentación de los cinco casos clínicos por parte del enfermero de la unidad de la Clínica IMQ Zorrozaure, Jose Manuel Sáez, se ha señalado que los episodios de dolor irruptivo oncológico en el 87 por ciento de los casos suelen ser de corta duración, entre 1 y 60 minutos, mientras que sólo en un 7 por ciento duran más de una hora.

“Ante este tipo de episodios, el fentanilo de liberación inmediata ha de ser el tratamiento de elección, no sólo por su demostrada eficacia y rapidez de acción, sino también por la comodidad de administración que supone para el paciente”, ha aseverado Sáez.

El comprimido bucal de fentanilo destaca por su doble vía de administración, al poderse colocar tanto cerca de un molar, en la encía superior o inferior y la mejilla, o bien debajo de la lengua.

En este sentido, los expertos han abogado por hacer una “mayor difusión” del uso de opioides en los pacientes oncológicos bajo un tratamiento controlado.

Y es que, entre el 40 por ciento y el 80 por ciento de los pacientes con cáncer padecen dolor irruptivo oncológico. La variabilidad entre estas dos cifras depende del diagnóstico del paciente, de la presencia tumoral y su repercusión en la posible irritación o compresión de una estructura vital.

Fuente | Europa Press

5/5 (1)

Valora esta información