, ,

Tratamiento fibromialgia desde atención primaria 1/5 (1)

Tratamiento sintomático y del dolor en fibromialgia mediante abordaje multidisciplinar desde Atención Primaria

Jaime Gonzalez Gonzalezab,, Maria del Mar del Teso Rubioc, Carmen Nelida Waliño Paniaguad, Juan Jose Criado-Alvareze, Javier Sanchez Holgadoa
a Médico Atención Primaria, Centro de Salud Santa Olalla, Toledo, España
b Profesor Asociado, Doctor Departamento Ciencias Médicas, Universidad de Castilla-La Mancha, España
c Terapeuta ocupacional, Residencia Tercera Edad San Pablo de los Montes, San Pablo de los Montes, Toledo, España
d Terapeuta ocupacional, Asociación Fibromialgia Talavera de la Reina (AFIBROTAR), Talavera de la Reina, Toledo, España
e Médico Atención Primaria, Centro de Salud Pueblanueva, Pueblanueva, Toledo, España; Profesor Asociado, Doctor Departamento Ciencias Médicas, Universidad Castilla-La Mancha, España

Resumen

Introducción

La fibromialgia es una enfermedad crónica de etiología desconocida, caracterizada por dolor muscular generalizado, afectando al desempeño ocupacional, familiar, social, físico y psicológico. El abordaje multidisciplinar de la enfermedad aporta mejoría en la calidad de vida y sintomatología del paciente.

Objetivos

Valorar la mejoría de actividades de la vida diaria (AVD) y calidad de vida tras una intervención multidisciplinar (Atención Primaria y Terapia Ocupacional).

Material y método

Estudio pretest-postest, con muestreo aleatorio simple, en 21 pacientes con fibromialgia (rango 16-55 años). La medición se realiza con la escala de Barthel (ABVD), la escala de Lawton y Brody (AIVD), cuestionario FIQ y encuestas no estandarizadas para valorar situación pre y postintervención. Se realizó una intervención sobre psicomotricidad (psicomotricidad básica, ejercicio en piscina, ejercicio al aire libre, reestructuración, desempeño ocupacional y actividad graduada e intervención en ABVD), asociando control farmacológico de su sintomatología y tratamiento.

Resultados y conclusiones

Los enfermos de fibromialgia no están totalmente conformes con el tratamiento que reciben, Atención Primaria recibe una valoración de 6,89, y la Atención Hospitalaria de 5,79, mejorando los índices de Barthel y de Lawton y Brody, y el cuestionario FIQ, de forma estadísticamente significativa (p < 0,05). Tras la intervención combinada, aumenta el número de mujeres independientes en ABVD y AIVD.
Reumatol Clin. 2015;11:22-6. – Vol. 11 Núm.01 DOI: 10.1016/j.reuma.2014.03.005

tratamiento  fibromialgia en atención primaria

tratamiento  fibromialgia en atención primaria

En este estudio se llega a la conclusión de la necesidad del tratamiento multidisciplinar desde la atención en médicina primaria, además se analizan las diversas barreras con las que se encuentra el afectado de fibromialgia en su vida diaria.

Acceso a el estudio

Redacción Fibromialgia noticias

Valora esta información

, ,

Fibromialgia y gluten

Fibromialgia por sensibilidad al gluten. Articulo de investigación que relaciona Fibromialgia y gluten

Fibromialgia y fatiga crónica causada por sensibilidad al gluten no celíaca

Carlos Isasia,, Eva Tejerinab, Natalia Fernandez-Pugac, Juan Ignacio Serrano-Velad
a Servicio de Reumatología, Hospital Puerta de Hierro, Majadahonda, Madrid, España
b Servicio de Anatomía Patológica, Hospital Puerta de Hierro, Majadahonda, Madrid, España
c Servicio de Aparato Digestivo, Hospital Puerta de Hierro, Majadahonda, Madrid, España
d Asociación de celíacos y sensibles al gluten de Madrid, Madrid, España

Artículo

Sr. Editor:
La sensibilidad al gluten con pruebas de enfermedad celíaca negativas o sensibilidad al gluten no celíaca es un problema recientemente reconocido cuyas manifestaciones clínicas se superponen con las de la fibromialgia, la fatiga crónica y el intestino irritable.

Se presenta el caso de una mujer de 40 años de edad que consultó por una historia de 7 años de evolución de dolor generalizado y cansancio crónico. Había sido diagnosticada de fibromialgia por varios reumatólogos y reunía los criterios de clasificación de fibromialgia de 1990 del Colegio Americano de Reumatología. También reunía criterios de síndrome de fatiga crónica.

Tenía problemas de concentración y de memoria, «foggy mind», y diarrea intermitente.

La severidad de la afectación le condicionaba una vida prácticamente limitada a estar en cama a pesar de haber consultado con especialistas en reumatología, gastroenterología y también medicina natural y homeopatía. Además de los síntomas típicos de fibromialgia, fatiga crónica y diarrea intermitente, tenía aftas orales, hipotiroidismo autoinmune e historia de ferropenia.

Se habían realizado múltiples estudios con resultado normal, incluyendo anticuerpos anti-transglutaminasa IgA para descartar la enfermedad celíaca.

En nuestra unidad hay una alta sospecha de sensibilidad al gluten y se realizaron más estudios. Una nueva analítica solo mostró ferropenia y niveles de vitamina D por debajo de lo normal.

El test de cribado para anticuerpos anti-transglutaminasa y anti-péptido deaminado de gliadina, tanto IgG como IgA fue negativo.

El tipado HLA mostró la presencia de DQ2 (DQA1*05 DQB1*02). La gastroscopia mostró pequeñas lesiones eritematosas en bulbo duodenal. Las biopsias duodenales mostraron normalidad de la estructura de las vellosidades y duodenitis linfocítica con redistribución apical, con 28 linfocitos CD3 por cada 100 enterocitos (lesión tipo I de Marsh).

El test de ureasa para Helicobacter pylori fue positivo.

La enfermedad celíaca se descartó por la ausencia de anticuerpos específicos y de atrofia de vellosidades intestinales, pero se mantuvo la sospecha de sensibilidad al gluten.

Se recomendó dieta sin gluten sin tratar la infección por Helicobacter pylori.

fibromialgia y gluten

Diferencia entre alérgico intolerante y sensible al gluten

A los 6 meses de comenzar la dieta se observó una marcada mejoría de toda su sintomatología, remisión de las aftas orales, y volvió a trabajar después de un largo periodo de baja laboral. Cuando comía pequeñas cantidades de gluten experimentaba recidiva de toda su sintomatología. Se añadieron suplementos de hierro y multivitamínico con minerales.

En el seguimiento a los 2 años de comenzar la dieta había remisión de la fibromialgia, seguía trabajando y jugaba al padel.

En ese tiempo su hija fue diagnosticada de enfermedad celíaca con anticuerpos anti-transglutaminasa positivos y atrofia de vellosidades en la biopsia duodenal.

La existencia de la sensibilidad al gluten no celíaca está reconocida en base a la observación de pacientes cuyos síntomas responden a la dieta sin gluten pero tienen pruebas diagnósticas de enfermedad celíaca negativas1, 2, 3, 4.

La duodenitis linfocítica es un rasgo de la enfermedad celíaca que puede ser vista sin atrofia de vellosidades en la sensibilidad al gluten no celíaca, aunque no es un hallazgo específico ya que puede ser debido a otras causas como el Helicobacter pylori5, 6.

Cuando, como en este caso, un paciente con sensibilidad al gluten tiene susceptibilidad de HLA y enteropatía Marsh 1, hay tanta cercanía a la enfermedad celíaca que se ha propuesto el término de enfermedad celíaca Marsh 17.

En esta paciente se decidió intentar dieta sin gluten sin tratar el Helicobacter porque se consideró muy improbable que tratarlo mejorase el cuadro fibromiálgico.

Se ha descrito recientemente la sensibilidad al gluten no celíaca como causante de fibromialgia8.

Este caso refuerza esta hipótesis debido a la llamativa respuesta clínica, la recidiva tras la toma de gluten, el tipado HLA, la presencia de duodenitis linfocítica en la biopsia duodenal y el diagnóstico posterior de enfermedad celíaca a su hija.

Autor para correspondencia. cisasi.hpth@salud.madrid.org
Reumatol Clin. 2015;11:56-7. – Vol. 11 Núm.01 DOI: 10.1016/j.reuma.2014.06.005

¿Qué es sensibilidad al gluten no celiaca?

Bibliografía

 1.Troncone R, Jabri B. Coeliac disease and gluten sensitivity. J Intern Med. 2011; 269:582-90. Medline
 2.Ludvigsson JF, Leffler DA, Bai JC, Biagi F, Fasano A, Green PH, et al. The Oslo definitions for coeliac disease and related terms. Gut. 2013; 62:43-52. Medline
 3.Catassi C, Bai JC, Bonaz B, Bouma G, Calabro A, Carroccio A, et al. Non-celiac gluten sensitivity: The new frontier of gluten related disorders. Nutrients. 2013; 5:3839-53. Medline
 4.Molina-Infante J, Santolaria S, Montoro M, Esteve M, Fernández-Bañares F. Sensibilidad al gluten no celiaca: una revisión crítica de la evidencia actual. Gastroenterol Hepatol. 2014; 37:362-71. Medline
 5.Ensari A. Gluten-sensitive enteropathy (celiac disease): Controversies in diagnosis and classification. Arch Pathol Lab Med. 2010; 134:826-36. Medline
 6.Fernández-Bañares F, Esteve M, Salas A, Alsina M, Farré C, González C, et al. Systematic evaluation of the causes of chronic watery diarrhea with functional characteristics. Am J Gastroenterol. 2007; 102:2520-8. Medline
 7.Molina-Infante J, Santolaria S, Fernández-Bañares F, Montoro M, Esteve M. Lymphocytic enteropathy HLA-DQ2/DQ8 genotype and wheat-dependent symptoms: Non-celiac wheat sensitivity or Marsh I celiac disease?. Am J Gastroenterol. 2013; 108:451. Medline
 8.Isasi C, Colmenero I, Casco F, Tejerina E, Fernández N, Serrano-Vela JI, et al. Fibromyalgia and non-celiac gluten sensitivity: A description with remission of fibromyalgia. Rheumatol Int. 2014. [Epub ahead of print]

Reumatologia clinica

Guardar

Guardar

5/5 (2)

Valora esta información

,

Enfermedad sistémica de intolerancia al esfuerzo

Un comité nombrado en EE. UU. afirma que la enfermedad es ‘legítima’ y que debería llamarse enfermedad sistémica de intolerancia al esfuerzo

Nuevo nombre sindrome de fatiga cronica

¿Nuevo nombre y nuevos criterios para el síndrome de fatiga crónica?

El síndrome de fatiga crónica, una enfermedad debilitante que afecta a hasta 2.5 millones de estadounidenses, podría pronto tener un nuevo nombre y nuevos criterios diagnósticos.

En un informe publicado el martes, un comité independiente de expertos designado por el gobierno estadounidense la calificó como una enfermedad “legítima” que cuenta con cinco síntomas principales y que los médicos deberían tomar en serio.

De hecho, el comité del Instituto de Medicina (IOM) que realizó el informe insta a que el síndrome de fatiga crónica pase a llamarse la “enfermedad sistémica de intolerancia al esfuerzo”, para que refleje mejor la gravedad de sus efectos en los pacientes.

El nuevo informe podría ser un punto de inflexión tras años de lucha por parte de las personas con encefalomielitis miálgica/síndrome de fatiga crónica (EM/SFC), que con frecuencia tienen que batallar para convencer a sus médicos de que de verdad algo les sucede, dijo Suzanne Vernon, directora científica de Solve ME/CFS Initiative.

“Creo que estamos en un momento de cambio para las personas que sufren de EM/SFC, en que podremos diagnosticar a las personas, y ese diagnóstico conlleva la capacidad de que realmente fundamentemos un tratamiento mucho más efectivo para la EM/SFC”, aseguró Vernon.

“En su forma más grave, esta enfermedad puede consumir las vidas de los afectados”, señaló el comité del IOM en un comunicado de prensa. “Es ‘real’.

No es apropiado desestimar a estos pacientes diciéndoles que ‘yo también estoy crónicamente cansado'”. El síndrome de fatiga crónica también es extremadamente difícil de diagnosticar.

No hay pruebas para esta enfermedad, y otras afecciones pueden provocar síntomas similares, según los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. Con frecuencia, el diagnóstico es un proceso de eliminación en que el médico de la persona descarta otras enfermedades posibles antes de sospechar de la presencia de un SFC.

Hasta ahora, los médicos han tenido que depender de una definición de caso del síndrome de fatiga crónica creada en 1994 que buscaba sobre todo ayudar a los investigadores a comprender mejor lo que, en esa época, aún no se había determinado de forma concluyente que fuera de verdad una enfermedad, apuntó Vernon.

Pero el informe del IOM propone unos nuevos criterios diagnósticos que ayuden a reestructurar el proceso. Según el nuevo informe, las personas que presentan el síndrome de fatiga crónica sufren de tres síntomas nucleares:

La incapacidad de actuar con el nivel de actividad previo a la enfermedad, que persiste durante más de seis meses y que viene acompañado de una fatiga que a menudo es profunda.

Un empeoramiento de estos síntomas después de cualquier tipo de esfuerzo, incluyendo el ejercicio físico o mental o el estrés emocional.

Dormir no alivia la fatiga.

Para diagnosticar el síndrome de fatiga crónica a alguien, un médico también debe encontrar que la persona sufre de uno de estos dos problemas adicionales:

Una alteración de la capacidad de pensar. Una incapacidad de permanecer de pie, y los síntomas mejoran al tumbarse.

El diagnóstico también depende de que estos síntomas persistan durante al menos seis meses, y deben estar presentes al menos la mitad del tiempo con una intensidad entre moderada y grave, concluyó el comité del IOM.

La presidenta del comité del IOM, la Dra. Ellen Wright Clayton, profesora de derecho y pediatría en la Universidad de Vanderbilt en Nashville, comentó que espera que los nuevos criterios faciliten a las personas con el síndrome de fatiga crónica que se tome su enfermedad en serio.

Dra. Ellen Wright Clayton

 

Cualquier médico puede usar estos nuevos criterios para diagnosticar el SFC a los pacientes, indicó en una conferencia de prensa el martes.

“Creemos que cualquier médico puede y debería diagnosticar esta enfermedad, no solamente los especialistas en este trastorno”, dijo Clayton.

Los médicos también deberían tratar los síntomas incluso si la persona no ha cumplido con el periodo de seis meses para el diagnóstico del síndrome de fatiga crónica, añadió.

“Estos pacientes presentan síntomas reales”, dijo Clayton. “Merecen una atención real y una terapia real”.

El comité del IOM también recomendó que los reguladores federales desarrollaran un conjunto de herramientas que ayude a los médicos a diagnosticar a los pacientes con el SFC. Además, el informe afirma que los expertos deberían revisar la cuestión como mínimo dentro de cinco años, para actualizar los criterios diagnósticos en función de cualquier investigación nueva que aparezca en el futuro.

“Anticipamos y tenemos la esperanza de que en el futuro se realizarán más investigaciones que permitan refinar este diagnóstico”, dijo Clayton. “No se trata de un producto de la imaginación [de los pacientes]. Se trata de una enfermedad demasiado habitual y compleja que requiere de un diagnóstico”.

Entre 836,000 y 2.5 millones de estadounidenses sufren del síndrome de fatiga crónica, y un estimado de entre el 84 y el 91 por ciento de las personas con el trastorno no están diagnosticadas, según el IOM. El síndrome de fatiga crónica tiende a presentarse en personas de entre 40 y 59 años de edad, y aparece con una frecuencia 4 veces mayor en mujeres que en hombres.

Los síntomas de la enfermedad se pueden tratar, aunque no existe una cura y su causa sigue siendo desconocida. En 2014, los médicos vincularon el SFC con una inflamación de las células nerviosas del cerebro, y ahora algunos creen que las personas con el síndrome están fatigadas porque algo ha fallado en su respuesta inmunitaria.

Chris Fraker contrajo el síndrome de fatiga crónica en 2009. También tiene diabetes tipo 1, una enfermedad provocada por un sistema inmunitario defectuoso, según el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU.

Actualmente Fraker sigue una terapia de vitaminas y antivirales, pero dice que sigue sintiendo los efectos del SFC.

“Cuando uno tiene un bajón, es el peor tipo de fatiga que se pueda sentir. Si uno sostiene un teléfono celular, parece que haya estado usando pesas durante horas, aunque solo lo haya tenido cinco minutos”, contó Fraker, que tiene 44 años y vive en Miami.

Anotó que antes del síndrome de fatiga crónica, “podía subir unas escaleras corriendo, y que me faltara un poco el aire, pero estar bien por lo demás. Ahora, cuando lo hago, siento que estoy al borde del colapso. Como si me hubiera atropellado un tren”.

Pero todavía falta la concienciación de la enfermedad, dicen los expertos. Menos de un tercio de las facultades de medicina incluyen información específica sobre el SFC en su currículo, descubrió el IOM, y entre el 67 y 77 por ciento de los pacientes dijeron que hizo falta más de un año para que les hicieran un diagnóstico. Aproximadamente el 29 por ciento de los pacientes dijeron que les llevó más de cinco años.

El IOM realizó su estudio con la financiación de la Oficina para la Salud de las Mujeres, del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

Se calcula que los costos directos e indirectos del SFC para la sociedad son de entre 17 y 24 mil millones de dólares al año, 9.1 mil millones de dólares de los cuales se han atribuido a las pérdidas de productividad en casa y en el trabajo, reportó el IOM.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: News conference with: Ellen Wright Clayton, M.D., Craig-Weaver Professor of Pediatrics and professor, law, Vanderbilt University, Nashville, Tenn.; Institutes of Medicine, news release, Feb. 10, 2015; Suzanne Vernon, Ph.D., scientific director, Solve ME/CFS Initiative; Chris Fraker, Miami

Fuente | Dr. Jesús Palacio Médico de familia. @je_pala

Síntomas Sindrome de Fátiga crónica/EM.

Editor de Sano y salvo

5/5 (3)

Valora esta información

, ,

Grados de fibromialgia

¿Quieres conocer los grados de Fibromialgia?

En el siguiente documento elaborado por la comunidad Valenciana en 2014 se recogen los grados  de Fibromialgia (de afectación del paciente de fibromialgia) según su calidad de vida y el manejo médico a seguir según el nivel de afectación. Este documento con sus correspondientes conclusiones y en concreto este articulo está basado documento sobre fibromialgia del Sistema Nacional de Salud publicado en 2011 actualizando un documento previo de 2003.

Medidas para el manejo escalonado de pacientes con FM según su grado de afectación.

Afectación de calidad de vida leve FIQ < 39

Manejo: Atención primaria

Medidas no farmacológicas individuales y/o en taller grupal en AP

Información

Consejos en autocuidados

Ejercicio físico

Fármacos: Considerar solo si fracasan los autocuidados y el ejercicio o mientras estos hacen efecto, en función de la sintomatología predominante

Afectación de calidad de vida moderada FIQ =39 y <59

Manejo: Atención primaria.

Los pacientes de este grupo deben iniciar el tratamiento en atención primaria y, en función de sus necesidades y su afectación, pueden requerir interconsulta / derivación.

Medidas no farmacológicas

Información Consejos en autocuidados

Ejercicio físico supervisado

Terapia cognitivo conductual grupal o individual en USM

Fármacos: Considerar tratar en función de la sintomatología

Afectación de calidad de vida grave FIQ ≥59

Manejo: El/la paciente puede requerir la intervención de distintos profesionales de atención especializada.

Medidas no farmacológicas

Información Consejos en autocuidados

Ejercicio físico supervisado

Terapia cognitivo conductual grupal o individual en USM

Fármacos: Considerar tratar en función de la sintomatología

¿Qué es el FIQ?

Cuestionario español de impacto de la fibromialgia: Spanish FIQ (S-FIQ)

grados de fibromialgia

grados de fibromialgia desarrollados a partir del impacto en la calidad de vida diaria

Este documento corresponde al fondo documetal de La Sociedad Española de Reumatología SER y  Guia fibromialgia comunidad valenciana redactado por Fibromialgia Noticias ©

Recuerda los grados de fibromialgia se miden, se valoran según la independencia que tengas para las tareas cotidianas y la intensidad de los síntomas

¿Quieres conocer los sintomas de Fibromialgia?

4.51/5 (75)

Valora esta información