, ,

Menopausia precoz y Sindrome de fatiga cronica/encefalomielitis miálgica

Hay un vínculo entre una Menopausia precoz y Sindrome de fatiga cronica (SFC), según un estudio reciente.

Los hallazgos podrían explicar la razón por la que las mujeres tienen entre dos y cuatro veces más probabilidades de tener el SFC que los hombres, y la razón por la que la afección es más habitual en las mujeres de 40 a 49 años, indicaron los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

“El SFC puede cobrarse un precio muy alto en las vidas de las mujeres de mediana edad y en nuestra sociedad y nuestro sistema de atención sanitaria.

Ser consciente de la asociación del SFC con una menopausia más temprana puede ayudar a los profesionales a asesorar a las mujeres para distinguir los síntomas del SFC de los de la menopausia”, dijo la Dra. Margery Gass, directora ejecutiva de la Sociedad Norteamericana de la Menopausia (North American Menopause Society), en un comunicado de prensa de la sociedad.

Aunque el estudio pudo encontrar un vínculo entre la menopausia temprana y el síndrome de fatiga crónica, los investigadores no pudieron saber si una afección es causa de la otra o si hay otro factor que podría provocar ambas afecciones.

Los resultados del estudio entre menopausia precoz y sindrome de fatiga cronica

Los resultados del estudio aparecen en la edición en línea del 4 de febrero de la revista Menopause.

El estudio contó con 84 mujeres y un grupo de control de 73 mujeres sanas en Georgia que proporcionaron información sobre su salud ginecológica.

En comparación con las del grupo de control, las mujeres con el síndrome de fatiga crónica tenían 12 veces más probabilidades de presentar un dolor pélvico que no estaba relacionado con la menstruación. También tenían más probabilidades de tener un sangrado menstrual excesivo (el 74 por ciento frente al 42 por ciento) y un sangrado más abundante entre los periodos (el 49 frente al 23 por ciento).

Los investigadores también hallaron que las mujeres con el SFC también tenían más probabilidades de que no les llegara el periodo (el 38 frente al 22 por ciento).

Las mujeres con el síndrome de fatiga crónica tenían más probabilidades (el 57 frente al 26 por ciento) de usar hormonas para otros fines que no eran el control de natalidad, como, por ejemplo, para tratar los periodos irregulares, los síntomas menopáusicos o la pérdida ósea, que las mujeres sin la afección.

El estudio también halló que el 66 por ciento de las mujeres con el SFC se habían sometido a al menos una cirugía ginecológica, frente al 32 por ciento de las del grupo de control. El tipo más habitual de cirugía fue la histerectomía (el 55 por ciento frente al 19 por ciento).

Menopausia precoz y Sindrome de fatiga cronica
La menopausia temprana relacionada con la histerectomía (a los 45 años o antes) se produjo en el 62 por ciento de las mujeres con el SFC, en contraste con el 33 por ciento de las del grupo de control. El sangrado como razón para realizar la histerectomía fue mucho más común entre las mujeres con el SFC.

Las mujeres con el SFC también tendían a presentar una menopausia natural antes que las del grupo de control, pero no hubo una diferencia significativa entre los dos grupos, según el estudio.

Las investigaciones previas han vinculado el SFC con el dolor pélvico y las afecciones ginecológicas, como la endometriosis y las anomalías menstruales. Pero este es el primer estudio que vincula el SFC con una menopausia más temprana, según los autores del estudio.

Dijeron que se necesita más investigación para saber más sobre este posible vínculo, y los médicos deben vigilar los síntomas del SFC en las mujeres que tienen problemas ginecológicos o de dolor pélvico. Los síntomas del SFC incluyen dolor muscular y de las articulaciones, dificultades para dormir o de memoria y empeoramiento de estos problemas tras un esfuerzo excesivo.

FUENTE: The North American Menopause Society, news release, Feb. 4, 2015

Early menopause and other gynecologic risk indicators for chronic fatigue syndrome in women.
 Biblioteca nacional de Medicina de E.E.U.U traducido por Fibromialgia Noticias©
4.5/5 (6)

Valora esta información

, ,

Sativex espasticidad ficha técnica y efectos secundarios

Toda la información de Sativex que necesitas saber;  Sativex espaticidad Ficha técnica y efectos secundarios

Evaluación de eficacia y tolerabilidad de Sativex ® en uso compasivo

Autores
I. Cimas-Hernando, A. 1, Pato-Pato, J.R. Lorenzo-González, I. Rodríguez-Constenla

1Hospital Povisa, 36211 Vigo, Espana.

Introducción.

Sativex ® es un fármaco aprobado para el tratamiento de la espasticidad en la esclerosis múltiple. Hemos querido estudiar la tolerabilidad y eficacia de este fármaco en patologías fuera de indicación de ficha técnica, mediante su uso compasivo.

Objetivo.

Valorar la eficacia y tolerabilidad de Sativex en patologías no incluidas en la ficha técnica, mediante un protocolo de uso compasivo. Pacientes y métodos. Se realizó un estudio observacional, de seis meses de duración, para evaluar la eficacia y tolerabilidad de Sativex en el dolor neuropático y en la espasticidad de causa diferente a la esclerosis múltiple.

Resultados.

Se incluyó un total de 10 pacientes, seis mujeres y cuatro hombres. Sólo hubo efectos adversos en dos de ellos, y el fármaco se suspendió en un caso. Tras el inicio del tratamiento con Sativex mediante protocolo de uso compasivo, el consumo de fármacos concomitantes se redujo un 34,2% (p = 0,004), y se suspendió la administración de toxina botulínica en siete pacientes (70%).

La mejoría de la escala de espasticidad de Ashworth fue del 65,6% (p = 0,004) y la escala visual analógica disminuyó su puntuación un 49,2% (p = 0,026).

Conclusión.

Sativex puede ser una alternativa terapéutica interesante en pacientes con espasticidad y dolor cuando se han utilizado los tratamientos habituales disponibles, pero los pacientes continúan con afectación significativa de su calidad de vida.

Sativex ® es un fármaco aprobado para el tratamiento de la espasticidad en la esclerosis múltiple, pero un equipo de investigadores ha querido estudiar la tolerabilidad y eficacia de este fármaco en patologías fuera de indicación de ficha técnica, mediante su uso compasivo.

Para ello se realizó un estudio observacional, de seis meses de duración, para evaluar la eficacia y tolerabilidad de Sativex en el dolor neuropático y en la espasticidad de causa diferente a la esclerosis múltiple.

Se incluyó un total de 10 pacientes, seis mujeres y cuatro hombres. Sólo hubo efectos adversos en dos de ellos, y el fármaco se suspendió en un caso. Tras el inicio del tratamiento con Sativex mediante protocolo de uso compasivo, el consumo de fármacos concomitantes se redujo un 34,2% (p = 0,004), y se suspendió la administración de toxina botulínica en siete pacientes (70%).

La mejoría de la escala de espasticidad de Ashworth fue del 65,6% (p = 0,004) y la escala visual analógica disminuyó su puntuación un 49,2% (p = 0,026).

El estudio concluye que Sativex puede ser una alternativa terapéutica interesante en pacientes con espasticidad y dolor cuando se han utilizado los tratamientos habituales disponibles, pero los pacientes continúan con afectación significativa de su calidad de vida.

PMID: 25710689 – Original – Fecha de publicación: 01/03/2015
Revneurol

Toda la información sobre Sativex espasticidad Ficha técnica y efectos secundarios

Valora la información

Valora esta información

,

El origen del dolor crónico 4/5 (1)

¿Donde se halla el origen del dolor crónico?

¿Qué es la insula posterior dorsal?

Se encarga de hacernos conscientes del dolor y de calibrarlo. De esto se ocupa una porción concreta de la ínsula, la posterior dorsal, que al parecer está directamente relacionada con la intensidad del dolor

Unos científicos británicos localizan el centro del dolor en el cerebro

Una región se correspondió con los niveles autorreportados de dolor mediante el uso de una nueva técnica con imágenes
por Robert Preidt

Los investigadores británicos afirman que han detectado el área cerebral vinculada con la intensidad del dolor.

el origen del dolor cónico

insula posterior dorsal

El equipo de la Universidad de Oxford usó una nueva técnica con imágenes para observar el modo en que diferentes niveles de dolor afectaban al cerebro de 17 voluntarios. La actividad en solamente un área del cerebro (la ínsula posterior dorsal) se correspondió con las valoraciones del dolor autorreportadas por los participantes.

Este método podría usarse para ayudar a evaluar los niveles de dolor en las personas que tienen dificultades para dar esa información a su médico como los que están en coma sdemás de los niños pequeños o los pacientes con demencia, afirmaron los autores del estudio publicado el 9 de marzo en la revista Nature Neuroscience.

“Hemos identificado el área cerebral que probablemente sea responsable del núcleo de la experiencia del dolor que indicamos con un ‘me duele'”, afirmó en un comunicado de prensa de la universidad Irene Tracey.

“El dolor es una experiencia compleja y multidimensional, que provoca la actividad de muchas regiones cerebrales que participan en cosas como la atención, el sentimiento de emociones como el miedo como en la localización del dolor además de otras. Pero la ínsula posterior dorsal parece ser específica con respecto al ‘nivel de dolor’ real del dolor mismo”, explicó.

“Pudimos encontrar esta área gracias al desarrollo de un nuevo método de registro de la actividad cerebral”, dijo Tracey. “Esto nos permitió observar estados cerebrales más complejos que se prolongan por periodos más largos. Al dar seguimiento al dolor que se siente durante muchas horas, pudimos filtrar más experiencias momentáneas, como las variaciones en la atención o el miedo”.

En el estudio, se aplicó a la pierna derecha de 17 voluntarios en buen estado de salud una crema que contenía capsaicina (el ingrediente activo de los chiles picantes), lo que causaba una sensación de ardor. Cuando el dolor empezó a remitir, se aplicó una botella de agua caliente a la misma zona, para reavivar el dolor. Tras unos pocos minutos, se aplicó una botella con agua fría en la zona para aliviar el dolor.

Mientras se hacía todo esto, se realizaron escáneres a los cerebros de los participantes y éstos indicaban a los investigadores cuáles eran sus niveles de dolor.

Los resultados sugieren que al cambiar la actividad en la ínsula posterior dorsal, quizá sea posible aliviar el dolor que no responde a otros tratamientos esto fué lo que indicaron los investigadores.

FUENTE: University of Oxford, news release, March 9, 2015

HealthDay News Acceso al estudio La insula posterior dorsal juega un papel muy importante en el dolor crónico

Guardar

Guardar

Valora esta información

, ,

Ejercicio físico en fibromialgia 4.68/5 (37)

El Ejercicio físico en fibromialgia se contempla en primera línea para el manejo médico adecuado, dentro de las medidas no farmacológicas.

Pautar ejercicio físico diario adecuado a cada paciente.

Todas las revisiones bibliográficas recientes concluyen en que hay evidencia moderada-fuerte de que el ejercicio físico además de conseguir una sensación de bienestar global, mejora síntomas y parámetros de resultado como el dolor, la fatiga, y la calidad del sueño. Además controlará el sobrepeso tan perjudicial para la frecuente comorbilidad osteoarticular.

Las modalidades más recomendadas por ser las más estudiadas son el EJERCICIO AERÓBICO aislado y combinado con EJERCICIOS DE FORTALECIMIENTO de baja intensidad. Los ejercicios de estiramiento aislados no parecen ser eficaces, por lo que no deben ser alentados si de entrada producen empeoramiento.

El ejercicio aeróbico (caminar, natación, bicicleta, danza, etc.) es beneficioso por sí mismo, mejora la capacidad aeróbica y la presión dolorosa en los puntos de los pacientes, posiblemente por la generación de endorfinas. En el amplio abanico de posibilidades, las pautas recomendadas deben ser PERSONALIZADAS, adaptadas al objetivo perseguido y realistas para favorecer el cumplimiento.

La supervisión inicial del programa individual por el profesional facultativo o de enfermería (a las 4-8-12 semanas) debería aumentar la adhesión terapéutica y mejorar así los resultados a largo plazo. Se sugiere la recogida de un diario de actividad física para reflejar el cumplimiento y la tolerancia al ejercicio.

El ejercicio físico en fibromialgia ha de ser individualizado

Sí empiezas a hacer ejercicio y empeoras, reconsidera bajar la intensidad (actualizado a 20188)

Se debe recomendar inicialmente una intensidad baja, que viene a corresponder al 40-60% de la frecuencia cardíaca máxima (actividad que permite mantener una conversación). Lo ideal será acumular como mínimo 30 minutos diarios, todos o casi todos los días a la semana.

ejercicio fisico en fibromialgia

ejercicio físico en fibromialgia

Además de la práctica de alguna modalidad de ejercicio físico, se debe adecuar, adaptar y transformar las actividades domésticas y cotidianas en ejercicio físico: ir andando o en bicicleta a la compra, al trabajo…; hacer movimientos amplios y conscientes, aprovechando el gesto mecánico para convertirlo en ejercicio físico.

Las actividades relajantes y de control postural (yoga, tai-chi, Pilates…) pueden ser beneficiosas.

Ejercicio físico en fibromialgia antes de acostarte nunca

Se debe evitar la actividad y el ejercicio en las 3 horas anteriores a acostarse ya que puede provocar insomnio. A esta hora se aconsejan actividades relajantes, o un baño caliente, para conciliar y mantener el sueño. No existe evidencia de que la rehabilitación/ fisioterapia aporte beneficios para la FM, pero sí puede ser útil y necesaria para otras patologías concomitantes osteoarticulares.

Sín evidencia cientifica

Los medios físicos (electroterapia, electroanalgesia, termoterapia) y las terapias manuales (masaje, osteopáticas) en general no han demostrado su eficacia por lo que su grado de recomendación en la actualidad es escaso o nulo. Recientemente los estudios se centran en el láser, la magnetoterapia y la estimulación cerebral no invasiva transcraneal, sin resultados concluyentes y con nivel bajo de evidencia.

Fuente | Doc. de consenso generalitat valenciana 2015

Recomendaciones personalizadas de Fibromialgia noticias

Nunca te compares con otro paciente hay enfermos de fibromialgia que pueden hacer ejercicio físico sin ningún problema.
Cada enfermo puede tener más problemas médicos asociados como cervicalgias, tendinitis. Es importante adaptar el ejercicio físico en fibromialgia a la realidad de cada momento del enfermo.

¿No puedes hacer ejercicio físico? ¿El dolor aumenta?

Sí estas empezando con ejercicio y lo estás haciendo muy poco a poco, a pesar de ello tienes dolor, debes saber que en Fibromialgia existe la “intolerancia al ejercicio físico”, reduce aún más la intensidad, sigue con esa misma aunque sea un tiempo más que prudente y aumenta muy poco a poco.
Recuerda que el objetivo es la mejoría por muy poco que hagas ya estas en el buen camino. Nuevas soluciones para el ejercicio en fibromialgia Taichi acuático.

Acceso a tratamientos fibromialgia.

Valora esta información

,

Recomendaciones de ejercicio Fisico en Fibromialgia

Pautar ejercicio físico en fibromialgia a diario adecuado a cada paciente.

El ejercicio físico en fibromialgia se contempla en primera línea para el manejo médico , dentro de las medidas no farmacológicas.

Todas las revisiones bibliográficas recientes concluyen en que hay evidencia moderada-fuerte de que el ejercicio físico además de conseguir una sensación de bienestar global, mejora síntomas y parámetros de resultado como el dolor, la fatiga, y la calidad del sueño. Además controlará el sobrepeso tan perjudicial para la frecuente comorbilidad osteoarticular.

Las modalidades más recomendadas por ser las más estudiadas son el EJERCICIO AERÓBICO aislado y combinado con EJERCICIOS DE FORTALECIMIENTO de baja intensidad. Los ejercicios de estiramiento aislados no parecen ser eficaces, por lo que no deben ser alentados si de entrada producen empeoramiento.

El ejercicio aeróbico (caminar, natación, bicicleta, danza, etc.) es beneficioso por sí mismo, mejora la capacidad aeróbica y la presión dolorosa en los puntos de los pacientes, posiblemente por la generación de endorfinas. En el amplio abanico de posibilidades, las pautas recomendadas deben ser PERSONALIZADAS, adaptadas al objetivo perseguido y realistas para favorecer el cumplimiento.

La supervisión inicial del programa individual por el profesional facultativo o de enfermería (a las 4-8-12 semanas) debería aumentar la adhesión terapéutica y mejorar así los resultados a largo plazo.

Se sugiere la recogida de un diario de actividad física para reflejar el cumplimiento y la tolerancia al ejercicio.

Se debe recomendar inicialmente una intensidad baja, que viene a corresponder al 40-60% de la frecuencia cardíaca máxima (actividad que permite mantener una conversación).

Lo ideal será acumular como mínimo 30 minutos diarios, todos o casi todos los días a la semana.

Además de la práctica de alguna modalidad de ejercicio físico, se debe adecuar, adaptar y transformar las actividades domésticas y cotidianas en ejercicio físico: ir andando o en bicicleta a la compra, al trabajo…; hacer movimientos amplios y conscientes, aprovechando el gesto mecánico para convertirlo en ejercicio físico.

ejercicio fisico en fibromialgia

Las actividades relajantes y de control postural (yoga, tai-chi, Pilates…) pueden ser beneficiosas.

Se debe evitar la actividad y el ejercicio en las 3 horas anteriores a acostarse ya que puede provocar insomnio. A esta hora se aconsejan actividades relajantes, o un baño caliente, para conciliar y mantener el sueño.

No existe evidencia de que la rehabilitación/ fisioterapia aporte beneficios para la FM, pero sí puede ser útil y necesaria para otras patologías concomitantes osteoarticulares.

Los medios físicos (electroterapia, electroanalgesia, termoterapia) y las terapias manuales (masaje, osteopáticas) en general no han demostrado su eficacia por lo que su grado de recomendación en la actualidad es escaso o nulo.

Recientemente los estudios se centran en el láser, la magnetoterapia y la estimulación cerebral no invasiva transcraneal, sin resultados concluyentes y con nivel bajo de evidencia.

Doc. de consenso generalitat valenciana 2015

Más sobre el ejercico fisico en Fibromialgia

5/5 (4)

Valora esta información

, ,

Impacto de Fibromialgia y Sindrome de fatiga cronica

Impacto de la fibromialgia en el síndrome de fatiga crónica

Mónica Faro a, , Naia Sáez-Francàs b, Jesús Castro-Marrero b, Luisa Aliste b, Antonio Collado c, José Alegre b

a EAP CAP Terrassa Nord, Consorci Sanitari de Terrassa, Terrassa, Barcelona, España

b Unidad de Fatiga Crónica, Institut de Recerca Vall d’Hebron, Hospital Universitario Vall d’Hebron, Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona, España

c Unidad de Fibromialgia, Hospital Clínic de Barcelona, Barcelona, España

Palabras Clave

Síndrome de fatiga crónica. Fibromialgia. Comorbilidad. Calidad de vida.

Resumen

Fundamento y objetivo

Diferentes estudios han demostrado la asociación del síndrome de fatiga crónica (SFC) con otras enfermedades, entre ellas, la fibromialgia (FM). El objetivo de este estudio es analizar si existen diferencias en la clínica y la valoración de la fatiga en los pacientes con SFC asociado o no con FM.

Pacientes y método

Estudio transversal con casos consecutivos sobre un registro de pacientes con SFC en la Unidad de Diagnóstico de SFC en el Hospital Vall d’Hebron, desde enero de 2008 hasta marzo de 2011. Las variables analizadas fueron la presencia de FM, las características de la fatiga, del dolor y del sueño, y la sintomatología neurocognitiva y neurovegetativa.

Valoración de los cuestionarios de impacto de fatiga, intensidad de fatiga y calidad de vida SF-36. Resultados

Se incluyeron 980 pacientes afectados de SFC (edad media [DE] de 48 [9] años; 91% mujeres). La FM estuvo presente en 528 pacientes (54%). Los niveles de la fatiga (p = 0,001) y del dolor (p < 0,001) fueron mayores en los pacientes con FM. Los pacientes con SFC y FM tenían más prevalencia de fenómenos relacionados con el sueño. El porcentaje de pacientes y el nivel de gravedad de la sintomatología neurocognitiva y de disfunción neurovegetativa fue mayor en los pacientes con FM (p < 0,001). Los pacientes con FM puntuaron más alto en las escalas de impacto de la fatiga (p < 0,001) y mostraron peores resultados en el cuestionario de calidad de vida (p < 0,001).

Conclusiones

La comorbilidad FM empeora los parámetros clínicos, la fatiga y la percepción de la calidad de vida en los pacientes con SFC.

doi: 10.1016/j.medcli.2013.06.030
Medicina clinica

Más sobre sintomas fibromialgia y sindrome de fátiga crónica

Valora la información

Valora esta información

, ,

Fármacos en el dolor crónico Investigación y acceso a Fármacos

Reducción de fármacos en el dolor crónico

Descubren un mecanismo del dolor crónico inflamatorio que permitiría reducir las dosis de fármacos

Científicos de la Universitat de València hallan que activadores de los canales pequeños de potasio junto con bloqueadores del receptor NMDA reducen la dosis necesaria de medicamentos para evitar la sensación de dolor.

Una investigación liderada por la profesora Lucía Hipólito, del Departamento de Farmacia y Tecnología Farmacéutica de la Universitat de València, ha descubierto un mecanismo del dolor crónico inflamatorio que ayudaría a reducir la dosis de fármaco necesaria para su tratamiento.

El proyecto, desarrollado durante la estancia de la investigadora en la Columbia University Medical Center de Nueva York -en el grupo dirigido por los doctores Zara Melyan y José A. Morón-, muestra que el canal pequeño de potasio tiene un “papel fundamental” en la regulación de la excitabilidad neuronal de la espina dorsal. Las conclusiones de este trabajo se acaban de publicar en la revista Pain, según ha informado la institución académica en un comunicado.

El estudio se centra en la actividad de las neuronas del asta dorsal donde se integran los estímulos dolorosos procedentes de cualquier zona del cuerpo afectada y de la información analgésica que proviene del cerebro.

“Una de las propiedades de estas neuronas es el aumento de su excitabilidad en estados sensibles como el dolor crónico y, en consecuencia, el aumento de envío de información dolorosa al cerebro”, ha explicado Hipólito, quien ha añadido que, hasta hoy, se desconocía el papel de los canales pequeños de potasio en la hiperexcitabilidad de las neuronas de la espina dorsal.

Fármacos en el dolor crónico

Estructura NMDA

El conocimiento de la actividad de estos canales podría facilitar la reducción del consumo de fármacos en pacientes con dolor crónico inflamatorio, así como abrir la puerta al uso de fármacos que bloquean el receptor conocido como NMDA -otro regulador de excitabilidad neuronal que lleva a hipersensibilidad en procesos dolorosos- y poder evitar los importantes efectos secundarios por su elevada toxicidad -sedación, náuseas, reacciones disociativas, modificación de la conducta, etc- que hoy en día generan estos medicamentos, expone Hipólito.
Jano

¿Quieres saber más sobre Fármacos y dolor crónico ?

Valora la información

Valora esta información

, ,

¿Es el síndrome de fatiga crónica una enfermedad biológica?

Investigadores del Centro para la Infección e Inmunidad en la Escuela Mailman de Salud Pública de la Universidad de Columbia, en Nueva York, Estados Unidos, han identificado los cambios inmunológicos distintos en pacientes con diagnóstico del síndrome de fatiga crónica, conocida como encefalomielitis miálgica (EM/SFC) o enfermedad de intolerancia sistémica al esfuerzo. Se trata de la primera evidencia física consistente de que síndrome de fatiga crónica una enfermedad biológica en lugar de un trastorno psicológico y que tiene distintas etapas.

Los hallazgos, que se publican en un artículo en la edición digital de ‘Sciences Advances’, podrían ayudar a mejorar el diagnóstico e identificar las opciones de tratamiento para este trastorno incapacitante, en el que los síntomas van desde la fatiga extrema y dificultad para concentrarse a dolores de cabeza y dolor muscular.

Primera evidencia física consistente de que EM/SFC es una enfermedad biológica

síndrome de fatiga crónica

interleucina-17A

Con el apoyo de la Iniciativa de la Fatiga Crónica de la ‘Hutchins Family Foundation’, los investigadores utilizaron métodos de prueba de inmunoensayo para determinar los niveles de 51 biomarcadores inmunes en muestras de plasma sanguíneo recogidas a través de dos estudios multicéntricos que representaban un total de 298 pacientes con EM/SFC y 348 controles sanos.

Estos expertos hallaron patrones específicos en pacientes con la enfermedad desde hace tres años o menos que no estaban presentes en los controles o en personas que tenían la enfermedad durante más de tres años.

Pacientes con el trastorno desde hace poco tiempo tenían un aumento en las cantidades de muchos tipos diferentes de moléculas inmunes llamadas citoquinas.

La asociación fue inusualmente fuerte con una citocina llamada interferón gamma que se ha vinculado a la fatiga que sigue a muchas infecciones virales, incluyendo el virus de Epstein-Barr (la causa de la mononucleosis infecciosa). Los niveles de las citoquinas no tenían explicación por la gravedad de los síntomas.

“Ahora tenemos pruebas que confirmen lo que millones de personas con esta enfermedad ya saben, que EM/SFC no es psicológica”, afirma la autora principal del trabajo, Mady Hornig, directora de Investigación Traslacional en el Centro de Infección e Inmunidad y profesora asociada de Epidemiología en la Escuela Mailman de Columbia. A su juicio, los resultados deben ayudar a acelerar el diagnóstico y descubrir nuevas estrategias de tratamiento centradas en estos marcadores sanguíneos.

Hay anticuerpos monoclonales humanos ya en el mercado que pueden amortiguar los niveles de una citoquina llamada interleucina-17A que se encuentra entre las que el estudio muestra que estaba elevada en pacientes en estadio temprano.

Antes de que se puedan aprobar fármacos en un ensayo clínico, Hornig y sus colegas esperan replicar los resultados actuales de corte transversal en un estudio longitudinal que siga a los pacientes durante un año para ver cómo los niveles de citoquinas, como la interleucina-17A, difieren con el tiempo, dependiendo de cuánto tiempo llevan con la enfermedad.

“Parece que los pacientes con EM/SFC están normal en cuanto a las citoquinas hasta que llegan alrededor de los tres años, momento en el cual el sistema inmunológico muestra evidencias de agotamiento y los niveles de citoquinas caen”, resume Hornig.

“El diagnóstico temprano puede ofrecer oportunidades únicas para el tratamiento que probablemente difieren de las que serían apropiadas en las últimas fases de la enfermedad”, añade.

En 2012, W. Ian Lipkin, director del Centro de Infección e Inmunidad, y sus colegas informaron de los resultados de un estudio multicéntrico que definitivamente descartaba dos virus que se creía que estaban implicados en la EM/SFC: XMRV (virus xenotrópico relacionado con el virus de la leucemia murina [MLV]) y secuencias similares a retrovirus murinos (designado pMLV: MLV politrópico).

En las próximas semanas, Hornig y Lipkin esperan revelar los resultados de un segundo estudio de líquido cefalorraquídeo de pacientes con EM/SFC. En los trabajos en curso realizados por separado, están buscando “huellas moleculares” de los agentes específicos detrás de la enfermedad, ya sean virales, bacterianas o por hongos, así como el aspecto longitudinal en cómo los patrones de citoquinas en plasma cambian dentro de pacientes con EM/SFC y su control a través de un periodo de un año.

“Este estudio ofrece lo que se nos ha escapado durante tanto tiempo: una evidencia inequívoca de la disfunción inmunológica en EM/SFC y biomarcadores de diagnóstico para la enfermedad”, destaca el autor principal W. Ian Lipkin, también profesor de Epidemiología en la Escuela Mailman de Columbia. “La pregunta que estamos tratando de abordar en un proyecto paralelo del microbioma es qué desencadena esta disfunción”, adelanta.

EUROPA PRESS

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Valora la información

Valora esta información