Mitos de la fibromialgia
, ,

Mitos de la fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad crónica del sistema nervioso central que implica dolor en todo el cuerpo, así como fatiga.

Las personas que tienen fibromialgia la experimentan de manera diferente, esta es una de las  razones por la que esta enfermedad está rodeada de malentendidos y mitos.

Separando los mitos y la realidad de la fibromialgia

Conocer la realidad de la fibromialgia, y separarlo de mitos que se han creado, es primordial para tomar mejores decisiones para controlar la enfermedad.

La información al paciente la clave

“Cuanto más informado y activo es el paciente, está en mejores condiciones para afrontar la enfermedad”, dijo el Doctor Don L. Goldenberg, reumatólogo y profesor emérito de medicina y enfermería en la Universidad de Ciencias y de Salud en la Universidad de Oregon en Portland.

“Realmente es muy necesario que tengan  información médica sólida al alcance para poder gestionar la enfermedad y tener cierto control”.

Con ese espíritu, aquí se muestran 10 conceptos erróneos ampliamente difundidos sobre la fibromialgia, y en contrapartida la información que es real:

Mito 1: todo está en tu cabeza

Realidad: Para las personas que experimentan el dolor y otros síntomas asociados con la fibromialgia, el trastorno es demasiado real, dice el Dr. Goldenberg.

La fibromialgia causa “dolor muscular crónico y generalizado”. “Cuando la persona decide pedir ayuda, usualmente han pasado muchos meses o años” desde que comenzaron los síntomas.

Muchos médicos, lamenta Goldenberg, todavía no entienden o desconocen la enfermedad.

“La mayoría de los médicos piensan que si duele el codo, rodillas o hombros, la patología está directamente en esas áreas”, dice. “En fibromialgia, eso no funciona. El dolor en realidad proviene del cerebro “.

Mito # 2: la fibromialgia es un diagnóstico ‘Paratodo’

Realidad: La fibromialgia tiene criterios diagnósticos específicos, desarrollados por el Colegio Americano de Reumatología (ACR).

Muchas personas tienen la impresión de que la fibromialgia es un diagnóstico “generalizado” o de “recuperación” porque no existe una prueba única o síntomas concluyentes para diagnosticarla.

“En el examen físico poco se puede ver”, dice Goldenberg. Y añade “Las pruebas de laboratorio no arrojan resultados”.

Según la Academia Americana de Reumatologia, la fibromialgia se diagnostica en función de los siguientes factores:

  • Múltiples áreas dolorosas del cuerpo (en ambos lados, arriba y debajo de la cintura)
    Síntomas que se suman, como fatiga, falta de sueño y dificultad para pensar o concentrarse.
    Síntomas que duran al menos tres meses.
    Ninguna otra causa aparente de estos síntomas.

Mito # 3: la fibromialgia solo afecta a las mujeres

Realidad: entre el 75 y el 90 por ciento de las personas diagnosticadas con el trastorno son mujeres, según la Asociación Nacional de Fibromialgia (NFA).

La fibromialgia afecta a unos 10 millones de adultos en los Estados Unidos, dice la NFA, lo que significa que entre 1 millón y 2.5 millones de hombres en los Estados Unidos han sido diagnosticados con fibromialgia.

Pero Goldenberg dice que la incidencia real entre los hombres puede ser aún mayor, ya que el sesgo de género puede desempeñar un papel en la forma en que los médicos diagnostican la fibromialgia. Aumento de diagnósticos de hombres con fibromialgia

Mito # 4: la fibromialgia y la artritis son la misma enfermedad

Realidad: la fibromialgia y la artritis tienen poco en común, aparte de las sensaciones de dolor y fatiga.

A diferencia de la artritis, la fibromialgia “no afecta a las articulaciones”. “Afecta los músculos y los tejidos blandos ”, dice Goldenberg.

Y a diferencia de la artritis y otros trastornos reumáticos (similares a la artritis), la fibromialgia no es una enfermedad caracterizada por inflamación. De hecho, los marcadores de inflamación tienden a ser normales.

En fibromialgia el dolor no proviene de inflamación, “El dolor en realidad proviene del cerebro, del sistema nervioso central”, dice Goldenberg.

Mito #5: se necesita una dieta especial para la fibromialgia

Realidad: No se ha demostrado que una dieta específica reduzca los síntomas de la fibromialgia, según los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

En cambio, simplemente debe centrarse en seguir una dieta sana y equilibrada que incluya granos integrales, fuentes de proteínas magras, productos lácteos bajos en grasa, frutas y verduras y mucha agua.

También es una buena idea limitar su consumo de cafeína, azúcares refinados, alimentos fritos, carnes rojas, alimentos procesados ​​y alcohol.

Mito #6: los tratamientos complementarios y alternativos carecen de sentido

Realidad: las terapias meditativas del movimiento, como el tai chi, el yoga y el qigong, parecen mejorar los síntomas de la fibromialgia, según una revisión publicada en enero de 2013 en la revista Rheumatology International. (1)

En este estudio, se observaron mejoras medidas en las áreas de interrupción del sueño, fatiga y depresión.

Y en un estudio publicado en noviembre de 2017 en la misma revista, se descubrió que un masaje de tejido conectivo ayuda con el dolor, la fatiga y la interrupción del sueño en mujeres con fibromialgia. (2)

Mito # 7: debe evitar el ejercicio

Realidad: El ejercicio es el tratamiento más efectivo para la fibromialgia, según el Colegio Americano de Reumatologia.

El ejercicio aeróbico, en particular, ha demostrado ser útil para reducir los síntomas de la fibromialgia. Esto incluye actividades como caminar, andar en bicicleta, nadar y hacer aeróbicos acuáticos.

Goldenberg cree que el estiramiento y el entrenamiento de fuerza también son útiles para muchas personas. El entrenamiento de fuerza puede significar el uso de pesas, máquinas de ejercicio, bandas de ejercicio o su propio peso corporal para la resistencia.

Si bien el ejercicio puede ser doloroso o difícil al principio si tiene fibromialgia, la actividad física regular puede ayudar a mejorar sus síntomas.

Mito # 8: Mucho más que cansado

Realidad: La fatiga en fibromialgia va mucho más allá de estar cansado. Goldenberg señala, la enfermedad causa “una tremenda cantidad de fatiga. La gente está muy agotada “.

Si bien la fatiga es un síntoma de la fibromialgia, un artículo publicado en noviembre de 2013 en la revista Arthritis Research & Therapy concluye que no ocurre de forma aislada, sucede en el resto de enfermedades reumáticas. (3)

Además, la fatiga en la fibromialgia se entrelaza con otros síntomas, incluidos el dolor, el insomnio y los trastornos del estado de ánimo, y todos estos síntomas pueden interrelacionarse negativamente entre ellos.

Mito # 9: tomar una pastilla hará que desaparezcan los síntomas de la fibromialgia

Realidad: Los tratamientos farmacológicos no funcionan bien para muchas personas con fibromialgia.

“La verdad es que no hay medicamentos que funcionen en el manejo de los sintomas“, dice Goldenberg. “Funcionan bien en quizás uno de cada tres o cuatro pacientes”.

El beneficio que se puede tener al tomar un medicamento indicado en el tratamiento de la fibromialgia, hará que los síntomas probablemente disminuyan, no desaparecerán.

Probablemente también deba incorporar medidas de estilo de vida diferentes, ejercicio, reducción del estrés, buenos hábitos de sueño y posiblemente terapia cognitiva conductual (TCC) en el plan de tratamiento.

Mito # 10: No puedes hacer nada

Realidad: Si bien no existe una cura para la fibromialgia, y los medicamentos no funcionan para todos, todavía hay una amplia gama de opciones disponibles para el tratamiento.

“Los enfoques no farmacológicos realmente funcionan tan bien, o tal vez incluso mejor”, que los medicamentos para muchas personas con fibromialgia, señala Goldenberg.

Si su tratamiento actual no le brinda el alivio que necesita, trabaje con su médico para probar algo nuevo, ya sea ejercicio, medicamentos recetados, analgésicos de venta libre (OTC) o tratamientos alternativos, como masajes o movimientos meditativos.

©Fibromialgia Noticias

5/5 (6)

Valora esta información

cerebro en fibromialgia

¿Qué causa la fibromialgia?

La enfermedad de fibromialgia se caracteriza por dolor y diferentes síntomas, unido a fatiga, problemas para dormir y falta de concentración.

Los expertos aún tienen mucho trabajo por delante para saber la verdadera causa de la enfermedad. Aunque los científicos apuntan la evidencia hacia a un posible sospechoso: La neuroinflamación o inflamación en el cerebro.

“Todavía no entendemos completamente qué causa la fibromialgia. Pero los escáneres cerebrales en pacientes con fibromialgia muestran esta neuroinflamación ”, dice el Dr. Benjamin Abraham, experto en el tratamiento del dolor. “Hemos visto inflamación e irritación en los nervios que transmiten el  dolor”.

La búsqueda del dolor en lugares equivocados

El dolor muscular es uno de los síntomas clave de la fibromialgia. Al principio, en la investigación de fibromialgia, los científicos buscaban evidencias inflamatorias en los músculos, dice el Dr. Abraham.

La investigación actual sugiere que estaban buscando en el lugar equivocado. Cada vez más, la investigación apunta a que el problema radica en los sistemas de procesamiento del dolor dentro del cerebro.

Las personas con un diagnóstico de fibromialgia parecen tener el sistema de detección del dolor fuera de control. Tienen una reacción más grande de lo normal a las sensaciones dolorosas.

Y a menudo sienten dolor en respuesta a sensaciones (como calor o frío) que otras personas no encuentran dolorosas en absoluto.
“Estamos comenzando a comprender que es una enfermedad del procesamiento del dolor”, dice el Dr. Abraham.

Neuroinflamación y cambios cerebrales.

Los científicos usando tomografia por emisión de positrones en los cerebros de personas con fibromialgia hallaron neuroinflamación cerebral. Otros investigadores estudiaron el líquido cefalorraquídeo y descubrieron proteínas vinculadas a la neuroinflamación.

Sin embargo, los hallazgos en las células cerebrales no son el único culpable. “Es más complicado no se puede atribuir todo a la neuroinflamación”, dice el Dr. Abraham.

“Parece haber también un cambio en el tamaño y forma de ciertas áreas del cerebro”. Los científicos descubrieron algunas regiones del cerebro más pequeñas de lo que se esperaba.

También hay evidencia en diferencias de las conexiones cerebrales

Las áreas del cerebro involucradas en el procesamiento del dolor están en comunicación constante.

En personas con fibromialgia, puede existir pausas en esta comunicación. “Si un área tiene problemas para comunicarse con otra, puede procesar como dolorosas sensaciones como frío, la presión o el ejercicio”.

¿Nuevas pistas en el tratamiento de la fibromialgia?

La fibromialgia es una enfermedad compleja, y probablemente no haya una sola causa, dice el Dr. Abraham. Aún así, la mayoría de los expertos en fibromialgia están de acuerdo en que la neuroinflamación y los cambios cerebrales relacionados son factores importantes en la enfermedad.

Aún en la actualidad a las personas con fibromialgia todavía se les dice que todo está en su cabeza. La evidencia inflamatoria muestra que eso es cierto a medias: la respuesta podría estar en el cerebro de los pacientes, pero no en su imaginación.

Los nuevos hallazgos en la investigación también podrían apuntar hacia nuevos tratamientos: algunas personas con fibromialgia han visto mejorar sus síntomas después de tomar medicamentos que atacan la neuroinflamación, dice el Dr. Abraham.

Hay que ser optimistas y la investigación conducirá a mejores terapias. “La Ciencia progresa constantemente”, dice. “Hay  grandes esperanzas para esta enfermedad”.

 Neurogenic inflammation in fibromyalgia
 Littlejohn, G. & Guymer, E. Semin Immunopathol (2018) 40: 291. https://doi.org/10.1007/s00281-018-0672-2
 Evidence of both systemic inflammation and neuroinflammation in fibromyalgia patients, as assessed by a multiplex protein panel applied to the cerebrospinal fluid and to plasma
 1Pain and Rehabilitation Center, Department of Medical and Health Sciences, Linköping University, Linköping, Sweden
 2Department of R&D in Mental Health, Akershus University Hospital, Lørenskog, Norway
 3Department of Surgical Sciences
 4Department of Medical Sciences, Uppsala University, Uppsala, Sweden
 Correspondence: Emmanuel Bäckryd, Pain and Rehabilitation Centre, University Hospital, SE-581 85 Linköping, Sweden, Tel +46 10 103 3661, Fax +46 10 103 3682, Email es.dnaltogretsonoiger@dyrkcab.leunamme
 *These authors contributed equally to this work
 J Pain Res. 2017; 10: 515–525.
 Published online 2017 Mar 3. doi: 10.2147/JPR.S128508
4.64/5 (22)

Valora esta información

que es una enfermedad crónica
,

¿Qué es una enfermedad crónica?

La enfermedad crónica es enfermedad, afección o lesión que puede durar años o toda la vida y, por lo general, no tiene cura, aunque en algunos casos puede entrar en remisión.

La enfermedad crónica puede variar en severidad, algunas personas pueden trabajar, vivir vidas activas o aparentemente “normales”. Mientras, otros están muy enfermos e incluso están confinados en sus casas.

Muchas otras personas con enfermedades crónicas tienen una enfermedad crónica invisible.

La gravedad de sus síntomas no se nota claramente, lo que puede conducir a una falta de comprensión y apoyo por parte de médicos, familiares, amigos y compañeros de trabajo.

1. Nadie quiere estar enfermo.

Los enfermos buscan de forma activa soluciones, tratando desesperadamente encontrar respuestas y tratamiento para sus síntomas que les desgastan.

2. Muchos médicos no entienden las enfermedades crónicas.

Durante años, los médicos creían que algunas enfermedades crónicas eran causadas por la depresión o la ansiedad y el único tratamiento disponible para ellos era la atención psiquiátrica.

A pesar de las pruebas médicas que refutan esta percepción, algunos médicos están “establecidos en sus conocimientos” y no entienden realmente las enfermedades crónicas o cómo abordarlas adecuadamente.

Lo que lleva a menudo a los pacientes a menudo a buscar y perder un tiempo precioso, tienen que pasar un tiempo que no tiene buscando un médico que comprenda su enfermedad y les ofrezca opciones de tratamiento adecuados. Durante todo ese tiempo sus síntomas empeoran sin recibir la atención adecuada.

3. No trabajar no es igual a vivir en continuas vacaciones

Quienes sufren una enfermedad crónica y les lleva a no poder trabajar  no están “de vacaciones”. En cambio, cada día es una lucha para realizar tareas simples: levantarse de la cama, vestirse, hacer una comida, bañarse, etc.

La enfermedad les impide salir, y sus pocas salidas son para ir al médico

¿Alguna vez has estado atrapado en tu casar durante un par de días debido al mal tiempo o a un problema de salud? ¿Recuerdas sentir el aislamiento por la incapacidad de salir de tu casa y estar activo?

Ahora imagina no poder salir de su hogar durante semanas o meses. Frustrante, ¿verdad?

4. La enfermedad crónica puede desencadenar muchas emociones.

La enfermedad crónica en sí misma puede cambiar la composición bioquímica del centro de control del estado de ánimo en el cerebro.

Además, las frustraciones, como a las que se somete un enfermo crónico puede afectar el estado de ánimo de una persona y provocar depresión y / o ansiedad:

-Esperar / buscar el diagnóstico
-Incapacidad para trabajar y sentirse productivo
-Cambios en la dinámica familiar
-Perder la interacción personal y aislamiento
-Estrés económico
-La lucha diaria para lidiar con los síntomas y realizar tareas básicas. No perder la autonomía personal.

Las personas con enfermedades crónicas a menudo sienten que pierden demasiado. No es inusual experimentar algunas o todas las etapas del duelo (es decir, negación, enojo, negociación, depresión, aceptación).

Lamentan la vida que una vez vivieron. Lamentan la vida que deben soportar ahora. Lamentan la vida que soñaron tener.

Muchas personas con enfermedades crónicas también se sienten muy aisladas.

Aunque anhelan las interacciones sociales, sus síntomas pueden hacer que sea muy difícil y, a veces ante la imposibilidad, su salida es hablar por teléfono o escribir un correo electrónico o una publicación en Facebook luchando contra el aislamiento social.

5. Los síntomas de la enfermedad crónica son muy complejos.

Los síntomas experimentados por las personas con enfermedades crónicas varían según la enfermedad; sin embargo, muchas personas experimentan algunos o todos los síntomas siguientes (comunes en muchas enfermedades): fatiga extrema, dolor, dolores de cabeza, niebla cerebral, náuseas y / o mareos.

Los síntomas de enfermedades crónicas aumentan y/o disminuyan con el tiempo (a veces incluso de una hora a otra), por lo que planificar actividades con anticipación puede ser muy difícil.

Un “buen día” para las personas con enfermedades crónicas probablemente se consideraría un día de enfermedad para la mayoría de los demás.

6. Sufrir fatiga en una enfermedad crónica es mucho más que estar cansado.

La fatiga es un síntoma común en las enfermedades crónicas y en muchos casos es grave, a menudo debilitante. Puede desencadenarse fácilmente por actividades diarias simples o por situaciones que requieran más esfuerzo, como las vacaciones.

Las personas con enfermedades crónicas a menudo deben de “pagar el precio” por participar en una actividad y luego requerirán días, semanas o incluso meses de recuperación.

Las personas con enfermedades crónicas pueden necesitar descansar con frecuencia y pueden tener que cancelar sus compromisos en el último minuto.

Esto no significa que sean “flojos” o que intenten evitar actividades. Una vez que comienza la fatiga, no hay otra opción que no sea descansar. Es como si el cuerpo “golpeara contra un muro” una y otra vez y no se consigue ir más allá.

¿Alguna vez has estado atrapado en la cama durante unos días debido a una infección, cirugía o hospitalizado por causas  graves? Recuerde como lo vivió. Apenas podías levantarte de la cama y las tareas más básicas eran agotadoras.

¿Ahora como se puede vivir así todos los días, todo el día, durante meses o años?

7. El dolor es un síntoma muy común en las personas que viven con una enfermedad crónica.

Las personas con enfermedades crónicas a menudo experimentan dolor intenso, que incluye dolores de cabeza, dolor en las articulaciones, dolor muscular, dolor neuropático, dolor de espalda y / o dolor de cuello.

La niebla cerebral es frustrante porque es un síntoma difícil de describir para que otros entiendan su impacto. La niebla cerebral es una disfunción cognitiva común en las enfermedades crónicas, que puede incluir problemas con la búsqueda de palabras, la concentración y recordar.

Las personas con niebla cerebral a menudo saben lo que quieren decir, pero no pueden encontrar los pensamientos o las palabras para comunicarse de manera efectiva.

9. Existe un mayor riesgo de infecciones peligrosas.

El sistema inmunitario de las personas con enfermedades crónicas puede ser hiperactivo y, en lugar de atacar las infecciones, el sistema inmunitario de las enfermedades crónicas desperdicia tiempo y energía en combatir los propios órganos, articulaciones, nervios y / o los músculos del cuerpo.

Muchas personas con enfermedades crónicas toman medicamentos para suprimir su sistema inmunitario hiperactivo y, en consecuencia, deben evitar estar cerca de personas enfermas. Un resfriado leve en una persona sana podría progresar a una infección peligrosa en alguien con enfermedad crónica.

10. Ciertos alimentos pueden agravar los síntomas.

Ciertos alimentos pueden agravar los síntomas de las personas con enfermedades crónicas. Una alimentación que inadecuada aumentar de forma significativa  los síntomas que pueden durar horas o días (a veces semanas).

Debido a que muchos de estos alimentos desencadenantes están en nuestra dieta, a menudo es difícil determinar qué alimentos agravan los síntomas y mantenerse alejado de los alimentos favoritos puede llegar a ser un desafío.

11. La sensibilidad a los olores es común.

Ciertos olores que incluyen perfumes, colonias, agentes de limpieza y humo pueden desencadenar dolores de cabeza, niebla cerebral, náuseas y otros síntomas en personas con enfermedades crónicas.

Además, algunos de los medicamentos utilizados para tratar enfermedades crónicas son versiones de dosis bajas de medicamentos de quimioterapia. La sensibilidad que se llega a sufrir con ellos es similar a la observada en aquellas que están embarazadas o en quimioterapia y sufren sensibilidad a los olores.

12. Es necesario mucho esfuerzo para tomar el control de una enfermedad crónica.

Las personas con enfermedades crónicas se deben a una estricta disciplina para asegurarse de que descansen adecuadamente, eviten los alimentos desencadenantes, tomar la medicación en el momento correcto y evitar empeorar de los síntomas.

Es muy necesario comprender que a veces solo quieren sentirse “normales” y comer pizza o quedarse despiertos hasta tarde, incluso si saben que seguramente lo “pagarán más tarde”.

A pesar de luchar con el dolor, el aislamiento y los síntomas a menudo debilitantes, las personas con enfermedades crónicas (y sus cuidadores) siguen luchando.

Luchan a diario para poder entender sus cuerpos y hacer cosas que otros dan por sentado, y con la más absoluta normalidad viven día a día. Además de estar rodeado de una sociedad que no comprende sus  límites y, por lo tanto, no puede proporcionar el apoyo adecuado, todo resulta un gran desafio diario.

Empezar por comprender, puede marcar una gran diferencia en la vida de las personas con enfermedades crónicas.

Aprender más sobre sus síntomas y abordarlos con compasión puede llegar a ser un gran apoyo. Comprender las enfermedades crónicas ayudará a que estas afecciones sean menos “invisibles”. Si se ha tomado cinco minutos en leer este articulo ¡Gracias! es el principio hacia la visibilidad y ayuda a una persona que sufre y lucha contra una enfermedad crónica.

Escrito por Fibromialgianoticias.com © 2019

4.81/5 (21)

Valora esta información

,

Conceptos erróneos sobre la enfermedad crónica y el dolor

La mayoría de veces, la enfermedad crónica y el dolor crónico van unidos, por lo que el término “enfermedad crónica” engloba a personas con dolor crónico.

Es necesario acabar con conceptos erróneos demasiados comunes, si existe una educación para la vida, también es necesario educar en la enfermedad. En Estados Unidos se estiman 117 millones de enfermos crónicos, En España 19 millones. Es hora de tenerlos en cuenta ¿No creen?

Concepto erróneo N ° 1: La apariencia de una persona refleja cómo se siente físicamente.

Cuando la gente dice: “Te ves genial” tratando de ser amables, las personas suelen hacer un esfuerzo para responder amablemente. Les incomoda la expresión te ves bien, cuando realmente están luchando contra síntomas que producen la enfermedad, síntomas que no se pueden mostrar.

El exterior no es toda la realidad de una persona.

Sí se recuerda que una persona con una enfermedad crónica se sobrepone todos los días a la dureza de sus síntomas, y a pesar de ello pueden tener un aspecto normal se estará dando un paso adelante para romper las barreras y la incorporación de los enfermos crónicos en el día a día. Se habrá conseguido eliminar barreras de discriminación en el lenguaje.

Concepto erróneo N ° 2:  tener sólo en cuenta el estado mental de las personas

Tener en cuenta solo el estrés emocional las hace sentir peor físicamente, entonces se niega que su enfermedad crónica NO puede tener una base física.

Si no está enfermo o tiene dolor (afortunadamente), puede hacer este simple ejercicio de dos partes, y comprobar por usted mismo la diferencia entre enfermedad y estrés emocional.

Primera parte:

La próxima vez que sienta estrés, tal vez por un enfado con alguien o preocupado por algo, pare, cierre los ojos y presta atención a cómo sufre su cuerpo. ¿Puede sentir que los músculos se han tensado? Además, el corazón puede estar latiendo más rápido. Incluso puede haber hecho aparición el sudor. Estas son solo algunas de las formas en que el estrés mental se manifiesta en el cuerpo de una persona sana.

Segunda parte:

Mantenga ese estado mental estresante en primer plano, ahora imagine que tiene dolor y / o enfermedad crónica.
¿Qué pasaría? El cuerpo responde al estrés mental de la misma manera que lo hizo en usted como persona sana. Pero ahora, esa respuesta sería adicional a los síntomas crónicos y cotidianos de cualquier enfermo crónico.
Y si esos síntomas se superponen con los síntomas físicos que acompañan al estrés mental (músculos tensos, corazón acelerado, palpitaciones e incluso sudoración), puede comprobar y sufrir como el estado mental de una persona puede exacerbar fácilmente los síntomas físicos de una enfermedad crónica.

Es por eso que mantener el estrés mental al mínimo es tan importante para los enfermos crónicos. Es MUY importante, pero a menudo imposible. ¿Por qué? Porque vivimos en el mismo mundo estresante en el que viven las personas sanas.

Concepto erróneo N ° 3: Descansar más asegura poder acudir a los compromisos.

¿Asegura que los enfermos crónicos se sientan mejor para afrontarlo?

Se pueden hacer “descansos forzados” durante varios días seguidos antes de un compromiso y, sin embargo, el día del evento, sentirse terriblemente enfermo. Descansar puede aumentar las probabilidades poder afrontar los compromisos pero no es una garantía.

Este concepto erróneo puede conducir a malentendidos que amenazan la amistad, si, por ejemplo, una persona con enfermedad crónica puede ir a un evento pero no a otro, a pesar de que se dedicó el mismo descanso para las las dos ocasiones.

La verdad es que la misma cantidad de descanso no garantiza los mismos resultados.

Esa es la imprevisibilidad de vivir día a día con dolor crónico y enfermedades crónicas. Puede conducir a sentimientos de culpa terrible, por eso es esencial que las personas con enfermedades crónicas se traten con autocompasión y alejen la culpabilidad.

Concepto erróneo N ° 4:  Si las personas con enfermedades crónicas se divierten, es que están bien.

Cuando surge una ocasión importante, las personas con enfermedades crónicas han aprendido a tolerar los síntomas de la enfermedad, incluido el dolor desesperante y a manejar el estrés que produce, para poder tratar de disfrutar lo que están haciendo, especialmente la experiencia enriquecedora de estar en compañía de otros. Y evitar caer en el aislamiento que produce la enfermedad crónica.
No asuma que una persona que se ríe es una persona que no siente dolor o que se siente bien físicamente.

Concepto erróneo N ° 5: Las técnicas de reducción del estrés, como la meditación consciente, son una cura para el dolor crónico y la enfermedad.

Las técnicas de reducción del estrés pueden llegar a ser herramientas de apoyo para ayudar a aliviar los síntomas y a lidiar con el estrés mental del dolor y cualquier enfermedad crónica. Sin embargo, a menos que una persona tenga trastornos de tipo somático (en el que los problemas mentales o emocionales se manifiestan como síntomas físicos), las técnicas de reducción del estrés no son una cura. Un alivio SI, pero no la cura.

Concepto erróneo N °6: Estar en casa todo el día es un estilo de vida deseado.

Tal vez, podría ser. ¿Pero estar en casa todo sintiendo los síntomas de una enfermedad y con dolor es un estilo de vida que se pueda desear?

Probablemente su respuesta sea NO. Sería un gran logro si las personas sanas pudieran comprender que los enfermos crónicos no están en casa todo el día haciendo lo que desean.
A menudo están acostados en la cama o en el sofá … y tienen un dolor terrible.
No es un deseo cumplido, es una imposición que no se elige.

Escrito por Fibromialgianoticias.com ©2019

4.92/5 (36)

Valora esta información

enfermedad crónica
,

¿Por qué puede ser tan difícil hacer frente a una enfermedad crónica?

Cuando a lo largo de la vida se padecen enfermedades agudas como una bronquitis o una gripe, se sabe que es algo momentáneo, la vida se paraliza por un breve espacio de tiempo y se tiene la certeza de que la vida volverá a la normalidad en un corto espacio de tiempo.
Una enfermedad crónica es diferente. Una enfermedad crónica nunca va a desaparecer y puede, de varias maneras, interrumpir su vida y la de la familia.

¿Cuáles son los efectos de una enfermedad crónica?

Además de los síntomas específicos de la enfermedad que se sufra, las personas comúnmente se quejan de síntomas invisibles como dolor, fatiga y trastornos del estado de ánimo. El dolor y la fatiga se pueden convertir en síntomas demasiado frecuentes en el día a día.

Los cambios físicos que se pueden producir.

Estos cambios pueden convertir la percepción positiva que se tenía de uno mismo en una negativa. Cuando uno no se siente bien con uno mismo, es posible que prefiera estar solo, alejarse de los amigos y las actividades sociales.

Los trastornos del estado de ánimo como la depresión y la ansiedad son quejas comunes de las personas con enfermedades crónicas, pide tratamiento.

La enfermedad crónica también influye en la capacidad para trabajar.

La rigidez matutina, la disminución de la amplitud de movimientos y otras limitaciones físicas pueden obligar a cambiar las actividades laborales y el entorno.

Una disminución de la capacidad para trabajar también puede tener consecuencias traducidas en problemas económicos.

El trabajo del hogar, las tareas cotidianas, pueden ser un obstáculo al no poder cumplir al ritmo de siempre. Es muy posible que necesite la ayuda de su pareja, un familiar o ayuda de atención médica en el domicilio. A medida que cambia su vida, puede sentir una pérdida de control, ansiedad e incertidumbre sobre lo que se avecina.

Además, puede haber cambios de rol en la familia, los miembros de la familia que optaron por quedarse en el hogar ahora tienen que volver al trabajo, debido a la incapacidad de sus compañeros para trabajar.

El estrés puede aumentar y puede moldear los sentimientos acerca de la vida.

El estrés prolongado puede llevar a la frustración, la ira, la desesperanza y, a veces, la depresión. La persona con la enfermedad no es la única afectada; Los familiares también están influenciados por la cronicidad de un ser querido.

Si tengo una enfermedad crónica, ¿cómo puedo mejorar mi vida?

El paso más importante que puede tomar es buscar ayuda tan pronto como sienta que no es capaz de hacer frente. Tomar medidas de forma rápida le permitirá comprender y enfrentar los muchos efectos negativos de una enfermedad crónica.

Aprender a manejar el estrés ayuda a mantener una perspectiva positiva tanto física como emocional de la vida.

Un especialista de salud mental puede diseñar un plan de tratamiento para satisfacer sus necesidades específicas. Estas estrategias pueden ayudarlo a recuperar el sentido de control y mejorar su calidad de vida. Si padece depresión, su médico puede recetar medicamentos para ayudar a regular su estado de ánimo y hacer que se sienta mejor.

¿Qué tipo de ayuda hay para alguien con una enfermedad crónica?

La ayuda disponible para las personas que sufren estrés debido a enfermedades crónicas.

Estos incluyen los siguientes:

Grupos de apoyo:

Los grupos de apoyo son especialmente útil para compartir.

Proporcionan un entorno en el que puede aprender nuevas formas de lidiar con su enfermedad a partir de las estrategias de afrontamiento de otras personas. También es posible que desee compartir sus propias vivencias. Saber que no está sólo le hará ganar más fuerza que intentar afrontar las dificultades a solas.

Asesoramiento individual:

A veces las personas tienen problemas que se abordan mejor en un entorno de persona a persona.

En el asesoramiento individual, se puede expresar de manera más efectiva los sentimientos sensibles o privados que tiene sobre su enfermedad y el impacto en el estilo de vida y las relaciones.

Asesoramiento familiar y de pareja:

La enfermedad crónica, muy a menudo, afecta a toda la familia. Es importante encontrar un profesional especializado en parejas, que pueda ayudar a resolver los problemas que surgirán a lo largo de la enfermedad.

¿Cuándo debo buscar ayuda para hacer frente a mi enfermedad crónica?

Esta lista muestra una serie de señales de estrés que se pueden experimentar con una enfermedad crónica. El apoyo de un profesional de salud mental ayudará a comprender y sobrellevar mejor la enfermedad.

Fuentes de estrés:

Enfermedad crónica
Incertidumbre sobre el futuro.
Impredecibilidad de la enfermedad.
Discapacidad
Problemas económicos

Síntomas de estrés:

Irritabilidad
Tristeza
Pérdida de interés en cosas que alguna vez disfrutamos.
Sueño perturbado
Fatiga
Dolor de cuerpo
Ansiedad
Tensión
Dolores de cabeza
Problemas cognitivos
Dificultad en las relaciones.

Fibromialgia Noticias©

4.85/5 (33)

Valora esta información

Relación médico paciente en fibromialgia

La relación médico paciente en Fibromialgia

Para los médicos entender a los pacientes de fibromialgia es complejo.

Relación médico paciente en fibromialgia

Una gran razón de esta falta de comprensión es la falta de tiempo para atender cada paciente en consulta. Otra razón es que los profesionales de la medicina y los pacientes tienen diferentes perspectivas y objetivos.

La perspectiva de quién sufre fibromialgia

Los pacientes tienen un gran necesidad aliviar el dolor de la forma más rápida posible, o esperar comprensión del sufrimiento que genera la implacable búsqueda de la cura.
Los pacientes hacen preguntas difíciles, están impacientes por saber si alguna vez conseguirán mejorar, si existe el medicamento maravilloso, que les permita curarse.

Esto es perfectamente comprensible desde la perspectiva de un paciente.

Además, los pacientes, aparte de sufrir el dolor insoportable,sufren con ansiedad, el temor a perder su trabajo si no vuelven a trabajar pronto, sufren a largo plazo los costes económicos de la atención médica, y desean volver a tener el papel que jugaban en su familia antes de la aparición de la fibromialgia.

En definitiva, han acumulado una gran cantidad de historias de las que necesitan hablar.

El tiempo clave en la relación médico paciente

Para escuchar atentamente sus historias completas, se necesita una cantidad considerable de tiempo y se requiere
serenidad por parte del profesional.
Aunque el tratamiento para la fibromialgia es un proceso que requiere mucho tiempo, es imperativo crear primero un entorno clínico que permita a los profesionales pasar tiempo con sus pacientes.
Ayudar a afrontar los temores, las dudas, las dificultades y las incertidumbres que viven en su día a día, y la angustia de la gran lucha por encontrar una cura.

Un articulo escrito por Hiroko Hashimoto de la Asociación de ayuda a la Fibromialgia en Japón

Adaptado Por Fibromialgia Noticias ©

“Si podéis curar, curad; si no podéis curar, calmad, y si no podéis calmar, consolad.”

Augusto Murri (1841-1932); médico italiano

 Como comprender mejor a los pacientes de fibromialgia
4.85/5 (20)

Valora esta información

estímulos ambientales en fibromialgia
,

Las distracciones en fibromialgia podrían contribuir a la disfunción cognitiva

Tasas más altas de distracción podrían contribuir a la disfunción cognitiva (fibroniebla) en fibromialgia.

Las personas con fibromialgia sufren una peor resolución cognitiva en la vida diaria y perciben más distracción en la vida diaria, registrado a través de cortas pruebas cognitivas, informó Anna Kratz, Doctora de la Universidad de Michigan, en la Reunión Científica de la Sociedad Americana del Dolor del 2019.

La disfunción cognitiva en las personas con fibromialgia, o “fibroniebla”, es muy común pero los mecanismos por los que se sufren no se consigue comprender, dice Kratz.
“Hasta este estudio, la cognición siempre se ha evaluado y estudiado en entornos clínicos o de laboratorio, no en el mundo real donde la gente realiza la mayor parte de su trabajo cognitivo y experimenta fibroniebla”.

Desarrollo del estudio

El estudio utilizó una aplicación para teléfonos inteligentes.Interrogó a los participantes sobre su percepción del funcionamiento cognitivo y facilitó pruebas cognitivas, o “juegos cerebrales”, a adultos con fibromialgia (n = 50) y controles sanos (n = 50). Se identificaron a los sujetos con fibromialgia cumpliendo los criterios del Colegio Americano de Reumatología 2016.

Después de cada sesión, se preguntó a los participantes si estaban distraídos durante las pruebas por algo del ambiente.

Las posibles fuentes de distracción incluyen la luz, la temperatura, el sonido y las distracciones sociales.

Hallazgos del estudio

Ambos grupos mostraron patrones diurnos similares en las medidas objetivas de la memoria de trabajo, que se mantuvo estable a lo largo del día, y para la velocidad de procesamiento objetivo, que fue más lenta al despertar y al acostarse y al mediodía más rápido.
Para ambos grupos, la disfunción cognitiva percibida fue más alta al despertar y mejoró a lo largo del día, cabe destacar que el grupo control mostró una tasa de mejoría significativamente mayor.

Los grupos demostraron disminuciones similares en las medidas subjetivas y objetivas de la disfunción cognitiva cuando estaban distraídos, pero el grupo de fibromialgia informó distracciones en una tasa más alta (41% de las pruebas) que los controles (30% de las pruebas; χ2 = 45.20, P <0.001).

“Estos hallazgos abren una ventana a comprender y conocer cómo se experimenta la fibroniebla en la vida cotidiana”, dijo Kratz.

Las distracciones y un mayor compromiso en las funciones cognitivas en fibromialgia

Las distracciones pueden tener un mayor impacto en la función cognitiva en personas con fibromialgia, apunta.
“Una hipótesis que puede ayudar a explicar el porqué está comprometido el funcionamiento cognitivo en personas con fibromialgia, la mayor sensibilidad a todos los tipos de estímulos, incluidas las luces, los sonidos y la temperatura”, explica.

“La idea es encontrar que puede favorecer las distracciones en el entorno cotidiano , y si estas distracciones interfieren con el funcionamiento cognitivo”.

El estudio tiene ciertas limitaciones como el pequeño tamaño de muestra; Variables desconocidas que podrían influir en el resultado.  Kratz quiere analizar, en futuros trabajos, como afecta en el mundo real el funcionamiento cognitivo en pacientes con fibromialgia.
Para ello los futuros estudios se basaran en imágenes funcionales de la conectividad cerebral durante el desarrollo de las tareas cognitivas.

La investigación fue financiada por una beca del NIH. Kratz declara que no tiene ningún conflicto de interés.

Medidas para hacer frente a la fibroniebla

American Pain Society

Source Reference: Kratz A, et al "Characterizing Fibrofog in Daily Life: Ambulatory Cognitive Functioning in Adults with Fibromyalgia and Matched Controls" APS 2019; Abstract 117


Source Reference: Kratz A, et al "The Role of Environmental Distractions in the Experience of Fibrofog in Real-World Settings" APS 2019; Abstract 119.
4.53/5 (17)

Valora esta información

melatonina
,

Melatonina importantes efectos secundarios

La melatonina no es un tratamiento de elección para los trastornos del sueño: su eficacia es incierta más allá de la de un placebo y conlleva riesgo de efectos neuropsicológicos, cutáneos, gastrointestinales y otros efectos adversos.

¿Qué es la melatonina?

La melatonina es una hormona secretada principalmente por el cerebro, cuya función principal es proporcionar información al cuerpo relacionada con el ciclo día / noche y promover el sueño.

En Francia, según la cantidad contenida en una dosis única (unitaria), se  considera que la melatonina tiene el estado de un medicamento o un complemento alimenticio.

Independientemente de su dosis en los trastornos del sueño, la melatonina no es más efectiva que el placebo a corto plazo.

Durante 2009 y mayo de 2017, la Agencia Nacional Francesa para la Seguridad Alimentaria (ANSES) registró 90 efectos adversos relacionados con el consumo de complementos alimenticios que contienen melatonina

. La Agencia Francesa de Productos de Salud (ANSM) registró más de 200 efectos adversos relacionados con la toma de melatonina, independientemente de su estado, entre 1985 y 2016.

Melatonina importantes efectos adversos

Los principales efectos adversos reportados fueron principalmente trastornos neuropsicológicos (desmayos, somnolencia, dolores de cabeza, convulsiones, ansiedad y depresión), trastornos de la piel que incluyen una variedad de erupciones cutáneas y problemas gastrointestinales (vómitos, estreñimiento y daño al páncreas). También se observaron alteraciones del ritmo cardíaco, que retrocedieron al interrumpir la melatonina.

Por lo que es de esperar un riesgo de interacción con numerosos medicamentos, con el potencial de reducir su actividad y / o aumentar sus efectos adversos.

Los datos sobre las anomalías que se han observado en animales sugieren que el uso de melatonina durante el embarazo debe estar sujeto a la máxima precaución.

En todas las situaciones, e independientemente de su estado, la melatonina no es una sustancia inofensiva. Su eficacia para promover el sueño es incierta y conlleva un riesgo de efectos adversos importantes.

Melatonin: significant adverse effects
 Prescrire 1 de marzo de 2019

"Melatonina: una revisión de los efectos adversos informados en Francia" Prescrire Int 2019; 28 (202): 72-73. (Pdf, solo suscriptores).
4/5 (10)

Valora esta información

perimenopausia y dolor crónico
, ,

Perimenopausia y dolor crónico

Los síntomas de la perimenopausia pueden duplicar el riesgo de dolor crónico
Un estudio basado en datos de la Administración de Salud de Veteranos sugiere una relación entre los síntomas de la perimenopausia y múltiples problemas de salud crónicos.

¿Qué es la perimenopausia?

Perimenopausia o “alrededor de la menopausia” y es el tiempo de transición hacia la menopausia y marca el final de los años reproductivos.

Síntomas de la perimenopausia

  • Periodo menstrual irregular
  • Calores
  • Sudores nocturnos
  • Problemas para dormir
  • Cambios vaginales que generan sequedad o molestias durante las relaciones sexuales.
  • Infecciones urinarias o de la vejiga
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Debilidad de los huesos

Manifestaciones de la deficiencia estrogénica a corto plazo:

  • Síntomas vasomotores, bochornos, sudoración
  • Trastornos del sueño, insomnio
  • Trastornos a nivel cognitivo, pérdida de la capacidad de solución de problemas
  • Cambios de carácter, irritabilidad, depresión, llanto fácil
  • Resequedad de mucosas, vagina, ojos, etc.
  • Disminución de la Líbido

Este conjunto de signos y de síntomas, es la causa más frecuente de consulta, 58% al 93% de las mujeres lo presentan en los dos primeros años alrededor de la menopausia y se calcula que un 30%, busca atención médica y que aproximadamente un 25% permanece sintomática por más de 5 años

Perimenopausia y dolor crónico ¿Cómo se relacionan?

Además de otros problemas de salud crónicos (osteoporosis, problemas cardiovasculares…)  que surgen por la pérdida de estrógenos,  también queda demostrado que puede afectar a la sensibilidad al dolor.

La investigación basada en el análisis de más de 200,000 registros de la Administración de Salud de Veteranos  demuestra una relación entre los síntomas de la menopausia y el dolor crónico.

Los resultados del estudio se publican en línea hoy en Menopause, Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS).

Las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir problemas que cursan con dolor crónico, como dolor de espalda, fibromialgia, artritis y osteoartritis.

Las mujeres también reportan mayor gravedad y discapacidad relacionada con el dolor que sus homólogos masculinos.

No se conocen bien las causas que provocan mayor riesgo de tener dolor crónico, se ha documentado que el riesgo de problemas que causan o exacerban el dolor es mayor en las mujeres de mediana edad, cuando existe fluctuaciones en los niveles de estrógeno coincidiendo con la entrada en la perimenopausia o posmenopausia.

Los cambios comunes relacionados con la menopausia y el envejecimiento incluyen el aumento de peso y la disminución de la actividad física, lo que puede contribuir a sufrir dolor crónico, al igual que la falta de sueño y el estado de ánimo negativo, que también se sabe que afectan la sensibilidad de los síntomas y la tolerancia al dolor.

En este último estudio a gran escala de mujeres veteranas, los investigadores plantearon la hipótesis de que, incluso después de explicar la edad y otros factores de riesgo conocidos, los síntomas de la menopausia se asocia con mayores probabilidades de dolor crónico diagnosticado y morbilidad por dolor crónico.

Resultados de la investigación perimenopausia y dolor crónico

La investigación muestra es que las mujeres que sufren más síntomas en la perimenopausia o climaterio pueden ser las más vulnerables al dolor crónico.
Más específicamente, las mujeres con más síntomas en la perimenopausia pueden tener casi el doble de probabilidades de tener dolor crónico y más diagnósticos relacionados con el dolor crónico.

“Los niveles cambiantes de hormonas alrededor de la menopausia tienen interacciones complejas con la modulación del dolor y la sensibilidad al dolor, que pueden estar asociadas con la vulnerabilidad al desarrollo o la exacerbación de las condiciones de dolor”, dice la Dra. JoAnn Pinkerton, directora ejecutiva de NAMS.

“Este estudio sugiere que la carga de los síntomas de la menopausia también puede estar relacionada con el desarrollo de dolor crónico”.

Los resultados de la investigación aparecen en el artículo “Síntomas de la menopausia y dolor crónico en una muestra nacional de mujeres veteranas de mediana edad”.

edades fibromialgia

Edades fibromialgia

En fibromialgia el mayor número de casos se observa a partir de los 40 años 

Menopause symptoms and chronic pain in a national sample of midlife women veterans
 Gibson, Carolyn J., PhD, MPH1,2; Li, Yongmei, PhD1; Bertenthal, Daniel, MPH1; Huang, Alison J., MD, MAS2; Seal, Karen H., MD, MPH1,2

Menopause: March 4, 2019 - Volume Publish Ahead of Print - Issue - p doi: 10.1097/GME.0000000000001312
CONSECUENCIAS DE LA DEFICIENCIA DE ESTRÓGENOS A CORTO, MEDIANO Y LARGO PLAZO
4.91/5 (11)

Valora esta información

dolor crónico y trastornos del sueño
, , ,

Dolor crónico y trastornos del sueño

RESUMEN

Padecer dolor crónico supone un importante impacto sobre la calidad del sueño del paciente que lo sufre. Una mayor intensidad de dolor se ha asociado a una mayor prevalencia de trastornos del sueño, siendo esta relación recíproca y que perpetúa un círculo vicioso entre ambos.

¿Qué relación hay entre dolor crónico y trastornos del sueño?

Teniendo en cuenta que algunos de los fármacos que manejamos habitualmente para el control analgésico, fundamentalmente opioides, pueden modificar la arquitectura del sueño, tanto positiva como negativamente, consideramos importante empezar a valorar la calidad del sueño del paciente con dolor crónico como un indicador de calidad en el manejo del tratamiento analgésico.

El dolor crónico afecta al 20-35% de la población mundial.

Más del 60% de los pacientes que lo sufren, lo refieren de intensidad moderada-severa reconociendo haber experimentado dolor crónico durante más de 5 años. El gran impacto económico y social de este tipo de pacientes supone un factor determinante y prioritario a tener en cuenta a nivel de planificación sanitaria, y más, observando la tendencia al aumento del envejecimiento poblacional que se sufre a nivel mundial.

Padecer dolor crónico supone una reducción significativa de la calidad de vida del paciente, manifestándose con disminución de la calidad del sueño, interferencia a nivel social y de las actividades diarias, disminución de la capacidad cognitiva del paciente y predisposición a sufrir ansiedad y depresión.

Recientes estudios enfatizan que a pesar de que el control de la intensidad del dolor es un objetivo prioritario a la hora de plantear el tratamiento del dolor crónico, otros factores concomitantes al dolor deben de tenerse en cuenta como marcadores de la calidad de tratamiento del mismo.

En recientes investigaciones, la calidad del sueño se está empezando a considerar como un factor crítico e independiente del resto de comorbilidades asociadas al dolor, siendo de fundamental importancia a la hora de evaluar el enfoque satisfactorio del tratamiento del paciente con dolor crónico.

Se estima que entre un 50-70% de los pacientes con dolor moderado-intenso sufren trastornos del sueño asociados a despertares nocturnos por dolor, dificultad para quedarse dormido y sueño no reparador.

Estos trastornos del sueño presentan una relación directa y recíproca con la intensidad de dolor que sufre el paciente: el dolor produce mala calidad del sueño y este último a su vez conlleva un incremento en la intensidad de percepción del dolor.

Ciertos fármacos que empleamos habitualmente en el tratamiento del paciente con dolor crónico afectan a la arquitectura del sueño.

A pesar de que se asume que los fármacos analgésicos se prescriben para controlar el dolor, se ha visto que también pueden interaccionar a nivel de la calidad del sueño y en consecuencia afectar a la percepción de la intensidad del dolor del paciente.

A continuación realizamos una revisión sobre la calidad del sueño de los pacientes con dolor crónico, y cómo los opioides influyen sobre ambos.

PREVALENCIA DE TRASTORNOS DEL SUEÑO EN PACIENTES CON DOLOR CRÓNICO (5,6)

La prevalencia de trastornos del sueño en los pacientes con dolor crónico es mayor que en la población general, estimándose que entre un 50 y un 89% de los pacientes con dolor crónico en las Unidades del Dolor padecen pobre calidad del sueño, por lo que es razonable pensar que la mayoría de ellos sufren este problema. Recientes investigaciones confirman que ciertas patologías, como las enfermedades reumáticas y las cefaleas, se asocian con mayor disfunción del sueño.

Por lo tanto, esta disminución de la calidad del sueño supone una merma significativa en la calidad de vida del paciente, que desde nuestro punto de vista, deberíamos de empezar a objetivar para su mejor control analgésico.

Subjetivamente, el paciente lo refiere frecuentemente como insomnio (dificultad para quedarse dormido, despertares precoces). Objetivamente se demuestra que el paciente con dolor crónico experimenta fragmentaciones del sueño y disminución del sueño reparador.

Sin olvidar, que también se pueden presentar trastornos primarios del sueño como apnea del sueño, síndrome de piernas inquietas, hipoventilación-obesidad que agravan todo el cuadro.

CALIDAD DEL SUEÑO COMO OUTCOME INDIVIDUAL EN EL CONTROL DEL DOLOR (7,8)

La calidad del sueño se está empezando a considerar como un factor crítico e independiente del resto de comorbilidades asociadas al dolor, de fundamental importancia a la hora de evaluar el enfoque satisfactorio del tratamiento del paciente con dolor crónico. Se estima que entre un 50- 70% de los pacientes con dolor moderado-intenso sufren trastornos del sueño, asociados a despertares nocturnos por dolor, dificultad para quedarse dormido y sueño no reparador.

Estos trastornos del sueño presentan una relación directa y recíproca con la intensidad de dolor que sufre el paciente: el dolor produce mala calidad del sueño y este último a su vez conlleva un incremento en la intensidad de percepción del dolor.

En recientes investigaciones se demuestra que el dolor crónico puede interrumpir el sueño y al mismo tiempo, esta mala calidad del sueño puede aumentar la percepción de dolor, creando un círculo vicioso difícil de romper y que influye en la respuesta al tratamiento analgésico pautado.

Por todo ello, es razonable pensar que un manejo satisfactorio del control del dolor, puede mejorar las alteraciones del sueño en pacientes con dolor crónico y viceversa.

De esta manera, se propone considerar la calidad del sueño como un factor crítico e independiente del resto de comorbilidades asociadas al dolor, de fundamental importancia a la hora de evaluar el enfoque satisfactorio del tratamiento del paciente con dolor crónico.

INFLUENCIA DE LA DEPRIVACIÓN DE SUEÑO Y PERCEPCIÓN DEL DOLOR (9)

Como se ha ido comentando anteriormente, el dolor crónico se asocia frecuentemente a trastornos del sueño, por ejemplo, cambios en la arquitectura del mismo e incremento de la somnolencia diurna.

Nuevas hipótesis sugieren que estas modificaciones de los patrones del sueño pueden afectar a la modulación del dolor agudo y crónico.

Según la relación recíproca entre sueño y dolor ya explicada, investigaciones realizadas sugieren que la deprivación de sueño puede provocar hiperalgesia. De este modo, esta deprivación puede interferir en el resultado del tratamiento analgésico mediado por opioides y mecanismos de acción serotoninérgicos.

En experimentación animal se ha observado que esta supresión de la fase REM del sueño produce menor eficacia antiálgica de la morfina en dolor inducido. Esto sugiere que los opioides pueden ser menos eficaces bajo condiciones de supresión de fase REM en dolor crónico, e indica también que la administración de morfina podría exacerbar la supresión de la fase REM que está asociada a mayor sensibilidad hacia el dolor.

EFECTO DE LA MEDICACIÓN ANALGÉSICA EN LA ARQUITECTURA DEL SUEÑO DEL PACIENTE CON DOLOR CRÓNICO (10-13)

Ciertos fármacos que empleamos habitualmente en el tratamiento del paciente con dolor crónico pueden afectar a la arquitectura del sueño. A pesar de que se asume que los fármacos analgésicos se prescriben para controlar el dolor, se ha visto que también pueden interaccionar a nivel de la calidad del sueño y en consecuencia afectar a la percepción de la intensidad del dolor del paciente, como hemos comentado en apartados anteriores.

La mayoría de las investigaciones, en este campo, se han realizado sobre opioides, más concretamente sobre morfina. El efecto analgésico de estos fármacos viene mediado por la acción sobre los subtipos de receptores ?, delta y kappa. La activación de los receptores mu y kappa es la responsable del efecto de sedación de estos fármacos, por la inhibición de las neuronas colinérgicas y noradrenérgicas.

En humanos con dolor crónico, la administración de morfina produjo una supresión dosis dependiente de la fase REM y SWS esenciales para el desarrollo fisiológico correcto de los ciclos del sueño.

A la hora de plantear la pauta de tratamiento analgésico, se recomienda el empleo de formulaciones retardadas, en vez de liberación rápida, para el óptimo manejo analgésico del dolor crónico, ya que en estudios realizados se objetiva que el empleo de formulaciones retardadas, reduce la aparición de trastornos del sueño asociado a fármacos analgésicos.

CONCLUSIONES

Se estima que entre un 50-70% de los pacientes con dolor moderado-intenso sufren trastornos del sueño, ello supone una merma significativa en su calidad de vida asociada al propio sufrimiento del dolor crónico.

La calidad del sueño se está empezando a considerar como un factor crítico e independiente del resto de comorbilidades asociadas al dolor. Una mayor intensidad de dolor se ha asociado a una mayor prevalencia de trastornos del sueño, siendo esta relación recíproca y que perpetúa un círculo vicioso.

Estudios realizados sobre opioides y sueño, demuestran que la administración episódica de este tipo de analgésicos, produce una disminución de la fase REM del sueño y aumento de los despertares nocturnos.

Por ello, recomiendan la administración de formulaciones retardadas para evitar picos de dosificación, observándose un aumento del número de horas de sueño, menos problemas para conciliar y reducción del consumo de hipnóticos. En conclusión, los pacientes con dolor crónico sufren con frecuencia mala calidad del sueño.

Este trastorno en el descanso nocturno, como hemos visto, repercute negativamente en la percepción del dolor, e incluso puede requerir un aumento del consumo de analgésicos, como consecuencia de perpetuación del circulo vicioso sueño y dolor. La repercusión que tiene una analgesia efectiva sobre la arquitectura del sueño, y más específicamente con el manejo de los opioides, queda de manifiesto.

Consideramos relevante empezar a considerar en nuestra práctica clínica habitual la calidad del sueño como marcador de calidad del manejo analgésico del paciente con dolor crónico.

Correspondencia: Ana Belén Mencías Hurtado Unidad del Dolor Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria Carretera del Rosario, s/n. 38010.

Santa Cruz de Tenerife. Islas Canarias E-mail: anamencias@gmail.com

 Sociedad española del dolor

Autores: Mencías Hurtado , A B ; Rodríguez Hernández , J L ;

Codigo de referencia de este contenido: Rodríguez Hernández , J L ; Mencías Hurtado , A B ; :Trastornos del sueño en el paciente con dolor crónico.

Rev Soc Esp Dolor 19 (2012);6 :332 – 334 _Servicios

BIBLIOGRAFÍA

1. Harstall C, Ospina M. How prevalent is chronic pain? Pain Clin Updates. 2003;11:1-4.

 2. Elliot TE, Renier CM, Palcher JA. Chronic pain, depression, and quality of life: correlations and predictive value of the SF-36. Pain Med. 2003;4:331-9. 

3. Menefee LA, Cohen MJ, Anderson WR, et al. Sleep disturbance and non malignant chronic pain: a comprehensive review of the literature. Pain Med. 2000;1:156-72. 

4. O nen SH, Onen F, Courpron P, et al. How pain and analgesics disturb sleep. Clin J Pain. 2005;21:422-31. 

5. Call-Schmidt TA, Richardson SJ. Prevalence of sleep disturbance and its relationship to pain in adults with chronic pain. Pain Manag Nurs. 2003;4:124-33. 

6. Pilowsky I, Crettenden I, Townley M. Sleep disturbance in pain clinic patients. Pain. 1985;23:27-33.

 7. Michael T. Smith et al. How do sleep disturbance and chronic pain inter-relate? Insights from the longitudinal and cognitive- behavioral clinical trials literature. Sleep Medicine Reviews. 2004;8:119-32.

 8. Turk DC, Cohen MJM. Sleep as a marker in the effective management of chronic osteoarthritis pain with opioid analgesics. Semin Arthritis Rheum . 2010;39:477-90.

 9. Lautenbacher S, et al. Sleep deprivation and pain perception. Sleep Medicine. Reviews 2006;10:357-69. 

10. Dimsdale JE, Norman D, DeJardin D, et al. The effect of opioids on sleep architecture. J Clin Sleep Med. 2007; 15:33-6. 

11. Brennan Michael J. et al. Sleep disturbances in patients with chronic pain: effiectively managing opioid analgesia to improve outcomes. Curr Med Res Opin. 2009;25:1045-55. 

12. O nen SH, Onen F, Courpron P, et al. How pain and analgesics disturb sleep. Clin J Pain. 2005;21:422-31. 13. Miaskowski et al. Pharmacologic Management of Sleep Disturbances in Noncancer-Related Pain. Pain Manag Nurs. 2009;10:3-13.
4.58/5 (12)

Valora esta información