Mitos de la fibromialgia
, ,

Mitos de la fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad crónica del sistema nervioso central que implica dolor en todo el cuerpo, así como fatiga.

Las personas que tienen fibromialgia la experimentan de manera diferente, esta es una de las  razones por la que esta enfermedad está rodeada de malentendidos y mitos.

Separando los mitos y la realidad de la fibromialgia

Conocer la realidad de la fibromialgia, y separarlo de mitos que se han creado, es primordial para tomar mejores decisiones para controlar la enfermedad.

La información al paciente la clave

“Cuanto más informado y activo es el paciente, está en mejores condiciones para afrontar la enfermedad”, dijo el Doctor Don L. Goldenberg, reumatólogo y profesor emérito de medicina y enfermería en la Universidad de Ciencias y de Salud en la Universidad de Oregon en Portland.

“Realmente es muy necesario que tengan  información médica sólida al alcance para poder gestionar la enfermedad y tener cierto control”.

Con ese espíritu, aquí se muestran 10 conceptos erróneos ampliamente difundidos sobre la fibromialgia, y en contrapartida la información que es real:

Mito 1: todo está en tu cabeza

Realidad: Para las personas que experimentan el dolor y otros síntomas asociados con la fibromialgia, el trastorno es demasiado real, dice el Dr. Goldenberg.

La fibromialgia causa “dolor muscular crónico y generalizado”. “Cuando la persona decide pedir ayuda, usualmente han pasado muchos meses o años” desde que comenzaron los síntomas.

Muchos médicos, lamenta Goldenberg, todavía no entienden o desconocen la enfermedad.

“La mayoría de los médicos piensan que si duele el codo, rodillas o hombros, la patología está directamente en esas áreas”, dice. “En fibromialgia, eso no funciona. El dolor en realidad proviene del cerebro “.

Mito # 2: la fibromialgia es un diagnóstico ‘Paratodo’

Realidad: La fibromialgia tiene criterios diagnósticos específicos, desarrollados por el Colegio Americano de Reumatología (ACR).

Muchas personas tienen la impresión de que la fibromialgia es un diagnóstico “generalizado” o de “recuperación” porque no existe una prueba única o síntomas concluyentes para diagnosticarla.

“En el examen físico poco se puede ver”, dice Goldenberg. Y añade “Las pruebas de laboratorio no arrojan resultados”.

Según la Academia Americana de Reumatologia, la fibromialgia se diagnostica en función de los siguientes factores:

  • Múltiples áreas dolorosas del cuerpo (en ambos lados, arriba y debajo de la cintura)
    Síntomas que se suman, como fatiga, falta de sueño y dificultad para pensar o concentrarse.
    Síntomas que duran al menos tres meses.
    Ninguna otra causa aparente de estos síntomas.

Mito # 3: la fibromialgia solo afecta a las mujeres

Realidad: entre el 75 y el 90 por ciento de las personas diagnosticadas con el trastorno son mujeres, según la Asociación Nacional de Fibromialgia (NFA).

La fibromialgia afecta a unos 10 millones de adultos en los Estados Unidos, dice la NFA, lo que significa que entre 1 millón y 2.5 millones de hombres en los Estados Unidos han sido diagnosticados con fibromialgia.

Pero Goldenberg dice que la incidencia real entre los hombres puede ser aún mayor, ya que el sesgo de género puede desempeñar un papel en la forma en que los médicos diagnostican la fibromialgia. Aumento de diagnósticos de hombres con fibromialgia

Mito # 4: la fibromialgia y la artritis son la misma enfermedad

Realidad: la fibromialgia y la artritis tienen poco en común, aparte de las sensaciones de dolor y fatiga.

A diferencia de la artritis, la fibromialgia “no afecta a las articulaciones”. “Afecta los músculos y los tejidos blandos ”, dice Goldenberg.

Y a diferencia de la artritis y otros trastornos reumáticos (similares a la artritis), la fibromialgia no es una enfermedad caracterizada por inflamación. De hecho, los marcadores de inflamación tienden a ser normales.

En fibromialgia el dolor no proviene de inflamación, “El dolor en realidad proviene del cerebro, del sistema nervioso central”, dice Goldenberg.

Mito #5: se necesita una dieta especial para la fibromialgia

Realidad: No se ha demostrado que una dieta específica reduzca los síntomas de la fibromialgia, según los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

En cambio, simplemente debe centrarse en seguir una dieta sana y equilibrada que incluya granos integrales, fuentes de proteínas magras, productos lácteos bajos en grasa, frutas y verduras y mucha agua.

También es una buena idea limitar su consumo de cafeína, azúcares refinados, alimentos fritos, carnes rojas, alimentos procesados ​​y alcohol.

Mito #6: los tratamientos complementarios y alternativos carecen de sentido

Realidad: las terapias meditativas del movimiento, como el tai chi, el yoga y el qigong, parecen mejorar los síntomas de la fibromialgia, según una revisión publicada en enero de 2013 en la revista Rheumatology International. (1)

En este estudio, se observaron mejoras medidas en las áreas de interrupción del sueño, fatiga y depresión.

Y en un estudio publicado en noviembre de 2017 en la misma revista, se descubrió que un masaje de tejido conectivo ayuda con el dolor, la fatiga y la interrupción del sueño en mujeres con fibromialgia. (2)

Mito # 7: debe evitar el ejercicio

Realidad: El ejercicio es el tratamiento más efectivo para la fibromialgia, según el Colegio Americano de Reumatologia.

El ejercicio aeróbico, en particular, ha demostrado ser útil para reducir los síntomas de la fibromialgia. Esto incluye actividades como caminar, andar en bicicleta, nadar y hacer aeróbicos acuáticos.

Goldenberg cree que el estiramiento y el entrenamiento de fuerza también son útiles para muchas personas. El entrenamiento de fuerza puede significar el uso de pesas, máquinas de ejercicio, bandas de ejercicio o su propio peso corporal para la resistencia.

Si bien el ejercicio puede ser doloroso o difícil al principio si tiene fibromialgia, la actividad física regular puede ayudar a mejorar sus síntomas.

Mito # 8: Mucho más que cansado

Realidad: La fatiga en fibromialgia va mucho más allá de estar cansado. Goldenberg señala, la enfermedad causa “una tremenda cantidad de fatiga. La gente está muy agotada “.

Si bien la fatiga es un síntoma de la fibromialgia, un artículo publicado en noviembre de 2013 en la revista Arthritis Research & Therapy concluye que no ocurre de forma aislada, sucede en el resto de enfermedades reumáticas. (3)

Además, la fatiga en la fibromialgia se entrelaza con otros síntomas, incluidos el dolor, el insomnio y los trastornos del estado de ánimo, y todos estos síntomas pueden interrelacionarse negativamente entre ellos.

Mito # 9: tomar una pastilla hará que desaparezcan los síntomas de la fibromialgia

Realidad: Los tratamientos farmacológicos no funcionan bien para muchas personas con fibromialgia.

“La verdad es que no hay medicamentos que funcionen en el manejo de los sintomas“, dice Goldenberg. “Funcionan bien en quizás uno de cada tres o cuatro pacientes”.

El beneficio que se puede tener al tomar un medicamento indicado en el tratamiento de la fibromialgia, hará que los síntomas probablemente disminuyan, no desaparecerán.

Probablemente también deba incorporar medidas de estilo de vida diferentes, ejercicio, reducción del estrés, buenos hábitos de sueño y posiblemente terapia cognitiva conductual (TCC) en el plan de tratamiento.

Mito # 10: No puedes hacer nada

Realidad: Si bien no existe una cura para la fibromialgia, y los medicamentos no funcionan para todos, todavía hay una amplia gama de opciones disponibles para el tratamiento.

“Los enfoques no farmacológicos realmente funcionan tan bien, o tal vez incluso mejor”, que los medicamentos para muchas personas con fibromialgia, señala Goldenberg.

Si su tratamiento actual no le brinda el alivio que necesita, trabaje con su médico para probar algo nuevo, ya sea ejercicio, medicamentos recetados, analgésicos de venta libre (OTC) o tratamientos alternativos, como masajes o movimientos meditativos.

©Fibromialgia Noticias

5/5 (6)

Valora esta información

cerebro en fibromialgia

¿Qué causa la fibromialgia?

La enfermedad de fibromialgia se caracteriza por dolor y diferentes síntomas, unido a fatiga, problemas para dormir y falta de concentración.

Los expertos aún tienen mucho trabajo por delante para saber la verdadera causa de la enfermedad. Aunque los científicos apuntan la evidencia hacia a un posible sospechoso: La neuroinflamación o inflamación en el cerebro.

“Todavía no entendemos completamente qué causa la fibromialgia. Pero los escáneres cerebrales en pacientes con fibromialgia muestran esta neuroinflamación ”, dice el Dr. Benjamin Abraham, experto en el tratamiento del dolor. “Hemos visto inflamación e irritación en los nervios que transmiten el  dolor”.

La búsqueda del dolor en lugares equivocados

El dolor muscular es uno de los síntomas clave de la fibromialgia. Al principio, en la investigación de fibromialgia, los científicos buscaban evidencias inflamatorias en los músculos, dice el Dr. Abraham.

La investigación actual sugiere que estaban buscando en el lugar equivocado. Cada vez más, la investigación apunta a que el problema radica en los sistemas de procesamiento del dolor dentro del cerebro.

Las personas con un diagnóstico de fibromialgia parecen tener el sistema de detección del dolor fuera de control. Tienen una reacción más grande de lo normal a las sensaciones dolorosas.

Y a menudo sienten dolor en respuesta a sensaciones (como calor o frío) que otras personas no encuentran dolorosas en absoluto.
“Estamos comenzando a comprender que es una enfermedad del procesamiento del dolor”, dice el Dr. Abraham.

Neuroinflamación y cambios cerebrales.

Los científicos usando tomografia por emisión de positrones en los cerebros de personas con fibromialgia hallaron neuroinflamación cerebral. Otros investigadores estudiaron el líquido cefalorraquídeo y descubrieron proteínas vinculadas a la neuroinflamación.

Sin embargo, los hallazgos en las células cerebrales no son el único culpable. “Es más complicado no se puede atribuir todo a la neuroinflamación”, dice el Dr. Abraham.

“Parece haber también un cambio en el tamaño y forma de ciertas áreas del cerebro”. Los científicos descubrieron algunas regiones del cerebro más pequeñas de lo que se esperaba.

También hay evidencia en diferencias de las conexiones cerebrales

Las áreas del cerebro involucradas en el procesamiento del dolor están en comunicación constante.

En personas con fibromialgia, puede existir pausas en esta comunicación. “Si un área tiene problemas para comunicarse con otra, puede procesar como dolorosas sensaciones como frío, la presión o el ejercicio”.

¿Nuevas pistas en el tratamiento de la fibromialgia?

La fibromialgia es una enfermedad compleja, y probablemente no haya una sola causa, dice el Dr. Abraham. Aún así, la mayoría de los expertos en fibromialgia están de acuerdo en que la neuroinflamación y los cambios cerebrales relacionados son factores importantes en la enfermedad.

Aún en la actualidad a las personas con fibromialgia todavía se les dice que todo está en su cabeza. La evidencia inflamatoria muestra que eso es cierto a medias: la respuesta podría estar en el cerebro de los pacientes, pero no en su imaginación.

Los nuevos hallazgos en la investigación también podrían apuntar hacia nuevos tratamientos: algunas personas con fibromialgia han visto mejorar sus síntomas después de tomar medicamentos que atacan la neuroinflamación, dice el Dr. Abraham.

Hay que ser optimistas y la investigación conducirá a mejores terapias. “La Ciencia progresa constantemente”, dice. “Hay  grandes esperanzas para esta enfermedad”.

 Neurogenic inflammation in fibromyalgia
 Littlejohn, G. & Guymer, E. Semin Immunopathol (2018) 40: 291. https://doi.org/10.1007/s00281-018-0672-2
 Evidence of both systemic inflammation and neuroinflammation in fibromyalgia patients, as assessed by a multiplex protein panel applied to the cerebrospinal fluid and to plasma
 1Pain and Rehabilitation Center, Department of Medical and Health Sciences, Linköping University, Linköping, Sweden
 2Department of R&D in Mental Health, Akershus University Hospital, Lørenskog, Norway
 3Department of Surgical Sciences
 4Department of Medical Sciences, Uppsala University, Uppsala, Sweden
 Correspondence: Emmanuel Bäckryd, Pain and Rehabilitation Centre, University Hospital, SE-581 85 Linköping, Sweden, Tel +46 10 103 3661, Fax +46 10 103 3682, Email es.dnaltogretsonoiger@dyrkcab.leunamme
 *These authors contributed equally to this work
 J Pain Res. 2017; 10: 515–525.
 Published online 2017 Mar 3. doi: 10.2147/JPR.S128508
4.61/5 (23)

Valora esta información