Entradas

, ,

dolor crónico y fibromialgia Magdi Hanna

Director de la Unidad del Dolor de la Escuela de Medicina del King»s College de Londres

dolor crónico debe convertirse en un derecho del paciente

El tratamiento adecuado del dolor crónico debe convertirse en un derecho del paciente y ser también entendido así por los dirigentes políticos, según señaló a Europa Press Magdi Hanna, director de la Unidad del Dolor de la Escuela de Medicina del King»s College de Londres (Reino Unido) desde 1985.

dolor

dolor

Las declaraciones de Hanna fueron realizadas en un foro sobre el tratamiento del dolor crónico y el trabajo realizado en una nueva unidad de investigación, «The Pain Clinical Research Hub» (PCRH), inaugurada en 2004 y cuyo principal objetivo es descubrir los mecanismos y marcadores biológicos del dolor crónico.

En la actualidad esta unidad, en la que trabajan siete investigadores y cuya dirección clínica está a cargo de Hanna, tiene en proceso 12 programas de investigación centrados principalmente en la artritis, el dolor neuropático y la fibromialgia.

Pacientes y especialistas deben poner más de su parte en el tratamiento del dolor crónico

El investigador, autor de referencia en este campo, considera que pacientes y especialistas deben poner más de su parte en el tratamiento del dolor crónico. Señala además que la clase política debe ser más consciente de que el dolor crónico es un problema de salud pública y que debe ser considerado como tal.

Un estudio publicado en 2005 en la revista «The New Journal of Pain» realizado entre 16 países de la Unión Europea indica que la prevalencia del dolor crónico entre los europeos es del 19 por ciento, un 13 por ciento en el caso del dolor crónico moderado y un 6 por ciento en el severo. La lista la encabeza Noruega con una prevalencia global del 30 por ciento y la cierra España con la menor incidencia, un 11 por ciento. Sin embargo, el envejecimiento de la población europea supone que estas cifras vayan en ascenso, señalan los expertos.

El dolor crónico es un trastorno que altera la vida del paciente a nivel físico y psicológico, disminuyendo en gran medida su calidad de vida.

Se caracteriza por una duración superior a los tres meses, no posee una función vital, como sucede en el caso de los dolores agudos asociados a lesiones junto a los que desparecen tras el proceso de cura, y suele estar asociado a trastornos como la diabetes, la hernia discal o traumas que tras sanar dejan tras de sí un dolor que no desaparece.

Según los investigadores, los conocimientos existentes sobre los mecanismos del dolor y la capacidad para predecir la eficacia clínica de los nuevos agentes terapéuticos está limitada por una comprensión poco profunda de cómo estos mecanismos son modificados por las enfermedades y lesiones y una escasez de datos sobre la relación entre los modelos experimentales y los resultados clínicos.

Utilizando imágenes de resonancia magnética funcional

Dentro del PCRH los investigadores están utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (IRMf) como medio para conseguir información objetiva sobre los mecanismos y la intensidad de la experiencia subjetiva que se define como dolor. La mayoría de ensayos clínicos, señalan, llegan a resultados que describen de forma inadecuada la sintomatología del paciente y que son muy variables debido a su naturaleza subjetiva.

Esta variabilidad convierte en muy elevado el coste de nuevos agentes terapéutico, lo que finalmente lleva a que los principales analgésicos utilizados actualmente incidan en mecanismos del dolor ya conocidos en la época de los antiguos egipcios o bien hayan sido descubiertos a través de los efectos observados en fármacos desarrollados con otros propósitos.

área de investigación sobre el dolor crónico de la universidad londinense

Esta nueva «área de investigación sobre el dolor crónico de la universidad londinense, en la que colabora el departamento internacional de investigación y desarrollo de la compañía Pfizer, tiene como objetivos proporcionar una mejor comprensión de los mecanismos del dolor a través de la creación de un banco de información sobre el dolor y el estudio a través de la IRMf; el desarrollo de nuevos modelos humanos del dolor; estudiar la genética del dolor; y conseguir que los resultados de la ciencia básica tengan un reflejo en la práctica clínica en un menor espacio de tiempo.
Fuente | EUROPA PRESS

Guardar

4/5 (1)

Valora esta información

, ,

RELAJACIÓN Y LA IMAGINACIÓN

LA RELAJACIÓN Y LA IMAGINACIÓN GUIADA COMO HERRAMIENTAS DE INTEGRACIÓN DE LA PSIQUE, EL SOMA Y EL ESPÍRITU

Marianella Castés Boscán, Doctora en Filosofía
» El destino común de todo conocimiento es que comienza como herejía y termina como ortodoxia».
Aldous Huxley

como influye RELAJACIÓN Y LA IMAGINACIÓN en salud

como influye RELAJACIÓN Y LA IMAGINACIÓN en salud

1.- Marco racional y teórico

Las técnicas de relajación (Benson y col., 1975; Stuart y col., 1987), biofeedback (Fotopoulos y Sunderland, 1978; Basmajian, 1979), imaginación guiada (Achterberg, 1984) e hipnosis (Zacharie, 2001), han sido ampliamente estudiadas en las últimas décadas.

El Dr. Herber Benson de la Universidad de Harvard demostró en una serie de investigaciones, reconocidas a nivel mundial, que la relajación ejerce efectos positivos para la salud, a nivel de diversos sistemas: respiratorio, cardiovascular, metabólico, muscular y también en el sistema inmune (Benson, 1975, 1996).

Así mismo, la validez científica de la hipnosis y la imaginación guiada ha sido evaluada en diversos programas de intervención psicosocial que van desde el cáncer (Spiegel, 1987, Fawzy y col., 1994), el asma (Castés y col., 1999) , obstrucciones coronarias (Ornish, 1991) y otras patologías (Caudill y col., 1991 ). A pesar de esto pareciera que no es suficiente el conocimiento científico para cambiar un paradigma científico.

a pesar de las evidencias científicas

Aunque a nivel mundial se incrementa el número de personas, tanto sanas como enfermas, que utilizan estas técnicas y reconocen sus bondades, también siguen teniendo detractores en algunos miembros de la medicina convencional, que a pesar de las evidencias científicas, las siguen incluyendo en el grupo de «terapias alternativas», como sinónimo de «no comprobado científicamente».

En esta ponencia haremos el intento, con el apoyo de tres grupos de investigaciones, lideradas por investigadores del alto prestigio internacional, y publicadas en revistas de gran impacto, de ahondar aún mas en las bases científicas que apoyan estas técnicas ampliamente utilizadas desde hace mucho tiempo en la psicoterapia, particularmente en la Psicoterapia Humanista.

tres grupos de investigaciones

Los tres grupos de investigaciones se refieren en primer término a la psiconeuroinmunología, en segundo lugar a investigaciones del campo de la neurociencia y la teoría de la información propuesta por la Dra. Candace Pert, candidata a premio Nobel de Medicina por su descubrimiento en los receptores a los opiacios en el cerebro, y tercero el conjunto de investigaciones sintetizadas magistralmente por el Dr. Bruce Lipton (2002) y sus colegas quienes desde la biología celular y molecular aportan evidencias que apoyan esta línea de razonamiento. Cada una de ellas serán discutidas por separado, y luego intentaremos una integración de las mismas.

1.1.- Racionalidad desde la Psiconeuroinmunología

La Psiconeuroinmunología proporciona las bases científicas que demuestran la comunicación bidireccional entre el sistema nervioso central, el sistema endocrino y el sistema inmune (Solomon, 1968, Ader y Cohen, 1975). Esta comunicación se realiza por dos vías: la vía neuroendocrina a través del eje hipotálamo-pituitaria- adrenal, con la liberación de neuropéptidos y neurotransmisores que participan en la regulación del sistema inmune, y la vía de conducción eléctrica a través del sistema nervioso autónomo, que también culmina con la producción de neurotransmisores a nivel de las glándulas adrenales (Besedovsky y Sorkin, 1977; Besedovsky col., 1991).

evidencias anatómicas, moleculares y fisiológicas

Existen hoy todas las evidencias anatómicas, moleculares y fisiológicas que demuestran esta comunicación bidireccional. A nivel anatómico, han sido ampliamente estudiadas las inervaciones parasimpáticas y simpáticas en los órganos del sistema linfoide (Felten, 1985), la existencia de uniones neuroefectoras y la liberación de neurotransmisores en esas uniones (Revisado por Castés, 2002). Los estudios moleculares demuestran la presencia de receptores para hormonas y neurotransmisores en las células del sistema inmune.

Así mismo, esta comunicación es verdaderamente bidireccional, ya que también se ha demostrado que el sistema inmune es capaz de comunicarse con el sistema nervioso central, cuyo evidencia mas importante viene dada por el fenómeno de «Sickness behaviour» (Dantzer y col., 1993) o comportamiento de la enfermedad (revisado por Castés , 2002).

 

la respuesta inmune está sujeta a condicionamiento

Una evidencia suplementaria pero muy importante como apoyo científico a estas herramientas fue proporcionada por los estudios de Robert Ader y Nicholas Cohen (1975) que demostraron que la respuesta inmune está sujeta a condicionamiento, lo cual explica parcialmente el efecto placebo (Beecher, 1955, White y col., 1985).

Estos trabajos fueron realizados mucho antes que se conociera la neurobiología molecular del aprendizaje. Sin embargo, hoy se conoce en detalle los neurotransmisores y vías nerviosas del aprendizaje, junto al descubrimiento de que algunas moléculas del aprendizaje justamente son las mismas citoquinas que participan en el proceso de crecimiento, división y maduración de las células linfoides (Sternberg, 2001).

1.2- Racionalidad desde la neurociencia

Así como, la psiconeuroinmunología nos proporciona las bases moleculares que demuestran la existencia de todas la piezas biológicas necesarias para que pueda existir comunicación entre los tres sistemas antes mencionados, las teorías de la Dra. Candace Pert (1987) nos ayudan a integrar estas piezas en una verdadera teoría de la comunicación biológica, para lo cual haremos uso de la teoría de la información, un campo bien desarrollado con leyes verificables y teorías que son aplicables tanto a la ciencia tradicional, como a las ciencias humanas y empresariales (Pert, 1998).

Feedback

Un aspecto importante de la teoría de la información es el concepto de «Feedback»» o retroalimentación que se refiere a los procesos de control en los diferentes sistemas. Walter B. Cannon (1931) el famoso físico-fisiólogo fue el primero en formular el concepto de homeostasis, como un sistema interno de control y balance que proporciona un estado relativo de equilibrio en el cuerpo.

Probablemente es la primera visión que se tiene del organismo como un circulo de información que fluye. Las células están constantemente señalizando otras células a través de la liberación de neuropéptidos, los cuales se unen a sus receptores. Las células señalizadas responden haciendo cambios fisiológicos. Estos cambios retroalimentan entonces la información a las células secretoras de péptidos, indicándose si deben producir más o menos péptidos. El sistema está sano, cuando este bucle de retroalimentación es rápido y no es entorpecido.

más rápido es este proceso, más información recibe la célula

La Dra. Pert propone que mientras mas rápido es este proceso, mas información recibe la célula, lo que le permite realizar los cambios necesarios en el menor tiempo posible, lo cual es sinónimo de buena salud, o de mejoría en un proceso de enfermedad.

La información es así el puente entre la psique y el soma. Las moléculas de la información usan un lenguaje codificado para comunicarse vía la red conformada por el sistema nervioso central, el sistema endocrino, y el sistema inmune. La Dra. Pert (1985, 1998) postula que los neuropéptidos y sus receptores serían las sustancias de la información .

Las emociones son el contenido informacional

En sus propias palabras Candace Pert dice: «Las emociones son el contenido informacional, que es intercambiado vía la red psicosomática, con los órganos, células y sistemas que participan en el proceso. Así como la información, las emociones viajan en dos realidades: la de la mente y el cuerpo, como péptido y receptores en la realidad física y como sentimientos y emociones en el plano no material».

El campo de la psiconeurología también aporta pruebas que confirman cómo las emociones, vía los neuropéptidos producen cambios fisiológicos. John Cacioppo y col (1998) en la Universidad de Ohio han demostrado que pequeños cambios emocionales pueden activar diferentes combinaciones de respuestas fisiológicas. Diferentes emociones pueden contener diferentes relaciones de nervios simpáticos, respuestas tipo adrenalina, así como sus contra- respuestas parasimpáticas y colinérgicas.

Así mismo, pueden activar diferentes dosis de hormonas, y diferentes respuestas de estrés hormonal, tales como la hormona liberadora de corticotropina (CRH) del hipotálamo, y la ACTH de la glándula pituitaria y los glucocorticoides en las glándulas suprarrenales, o diferentes dosis de sus hormonas opuestas, como la prolactina, endorfinas y el GABA (ácido gamma-amino butírico).

La teoría de la información

La información es entonces la pieza que nos permite trascender la división entre la mente y el cuerpo. La teoría de la información nos libera de la trampa del reduccionismo, así como del positivismo, determinismo y objetivismo. La teoría de la información constituye un nuevo lenguaje, rico en relación, cooperación, interdependencia y sinergia.

1.3- Racionalidad desde la biología celular

Nuestro tercer conjunto de investigaciones vienen del campo de la biología celular y molecular y complementan los puntos de vista anterior. Hasta ahora hemos visto que existe una red de información bidireccional en el organismo, lo cual permite el flujo de información, que las citoquinas también participan en los procesos de aprendizaje, que las unidades informacionales serían los neuropéptidos y neurotransmisores, así como las citoquinas producidas por el sistema inmune, y que a este flujo comunicacional se le pueden aplicar las mismas leyes de la teoría de la información.

Sin embargo, todavía nos falta demostrar que vías utilizan la imaginación, el pensamiento para influir en las respuestas fisiológicas del cuerpo.

señales energéticas

La pieza faltante la hallamos en los trabajos recopilados por el Dr. Bruce Lipton y sus colegas que pueden ser encontrados en este mismo compendio de ponencias (Lipton, 2002). Dichos estudios demuestran que los receptores de las células no solo responden a señales moleculares sino también a señales energéticas. Trabajos publicados en revistas de alto impacto científico revelan la influencia reguladora que tienen los campos electromagnéticos en la fisiología celular, los cuales regulan virtualmente cada función celular, incluyendo la síntesis de ADN, ARN y proteínas, la división y diferenciación celular (Liboff y col. 1984; Goodman y col., 1983), así como la regulación neuroendocrina (Raloff y col., 1998).

fuerzas energéticas invisibles, incluyendo el pensamiento

Como postulado por el Dr. Lipton (2002) «El comportamiento biológico puede ser controlado por fuerzas energéticas invisibles, incluyendo el pensamiento». Por lo tanto, este conjunto de evidencias ayudan a explicar científicamente el por qué estas herramientas funcionan.

2.- La imaginación

La imaginación lo es todo dice Patricia Norris, directora del programa de Psiconeuroinmunología de la clínica Meninger. La imaginación es el eje central de cómo nos experimentamos a nosotros mismos, nuestro cuerpo, nuestro ambiente, nuestras relaciones con los demás y nuestra vida espiritual. Cada comportamiento voluntario está precedido por una imagen de lo que ocurrirá.

Cuando hablamos de imaginación, estamos hablando de cualquier percepción que viene a través de los sentidos. Prácticamente no existe nada de nuestra experiencia que no hayamos imaginado de alguna manera. Estas imágenes sensoriales son las verdaderas imágenes del cuerpo, el solo lenguaje que el cuerpo entiende inmediatamente, las cuales pueden ser tan reales como los mismos eventos.

la imaginación mas común

Hoy en día está ampliamente aceptado que imaginamos constantemente. Sin embargo, la imaginación mas común está constituida por imágenes negativas de inseguridad, desconfianza y orientadas hacia el fracaso y la enfermedad. Como demostrado anteriormente el pensamiento influye directamente en la biología de la célula.

imágenes de nosotros mismos y de cómo imaginamos el futuro

Las emociones están precedidas y acompañadas por imágenes. El estrés está creado por percepciones e imágenes. Las relaciones personales se afectan por las imágenes que acompañan nuestras creencias fundamentales. La forma como nos relacionamos con el mundo, y con los otros está dictada por nuestras imágenes de nosotros mismos y de cómo imaginamos el futuro. Las percepciones e imágenes modifican parámetros fisiológicos e inmunológicos (revisado por Castés, 1999) Las percepciones e imágenes afectan el feto que lleva una madre en su vientre, y de acuerdo a ello realizará las selección de sus genes (Penissi, 1996, Lipton, 1998).

3.- ¿Por qué la imaginación es tan poderosa?

3.1. El cuerpo no discrimina entre imágenes sensoriales en la mente y lo que llamamos realidad.

Aunque las imágenes no tienen el mismo impacto intenso en el cuerpo que los eventos reales, ellas despliegan la misma cualidad esencial de la experiencia . Se sabe que diferentes partes del cerebro se activan dependiendo de si visualizamos un objeto o si realmente lo vemos. Steve Kosslyn (1988), un psicólogo de la Universidad de Harvard, mostró desde diferentes ángulos a un grupo de personas una forma compleja y luego les pidió que la visualizaran, que la vieran con el ojo de la mente.

tomografía de emisión de positrones

Los sujetos estaban siendo monitorizados mediante una tomografía de emisión de positrones (TEP), un instrumento que detecta cambios en el flujo sanguíneo cerebral y el metabolismo. Cuando los individuos miraban la forma, la parte del cerebro donde el flujo aumentaba era en la corteza visual, en el lóbulo occipital en la parte posterior del cerebro, que recibe señales de los ojos e integra esas señales en las formas que percibimos. Sin embargo, cuando los individuos visualizaban el mismo objeto sin verlo, se detectó el flujo sanguíneo en los lóbulos parietales y frontales.

El lóbulo frontal es la parte del cerebro que integra los recuerdos. El lóbulo parietal es esencial para las tareas que requieren la imaginación y la percepción de objetos en el espacio, así como el lugar de donde vienen los sueños.

La visón algo más

La visión no es solo el sentido que involucra diferentes partes del cerebro reaccionando al objeto real, o al estímulo recordado. Marc Raichle (1994), un neurólogo de la Universidad de Washington realizó un experimento en el cual les mostraba a los sujetos una palabra, se las leía en voz alta y les pedía que pensaran en ella. Cuando las personas leían la palabra, el flujo sanguíneo se mostraba en la parte posterior del cerebro que integra las señales visuales.

Cuando la palabra fue leída, se activaba la corteza auditiva, donde los sonidos son procesados. Sin embargo, cuando al individuo se le pidió que pensara en la palabra, fue el lóbulo parietal el que se iluminó.

las imágenes imitan los eventos reales

De nuestra propia experiencia en los Programas de Apoyo Psicosocial para personas con cáncer de FUNDASINEIN (Requiz, 1999), hemos observado que aquellas personas con cáncer, en quienes el tratamiento con quimioterapia les induce nausea, vómitos, sudores y fatiga, las personas manifiestan que estos se reproducen cuando van camino al hospital o pasan frente al mismo, incluso el olor de los químicos es capaz de inducir esa reacción de nuevo. Aquí las imágenes imitan los eventos reales.

3.2.- En un estado modificado de conciencia, somos capaces de crecer, aprender y cambiar en una forma mas rápida

Por estado modificado de conciencia queremos decir un estado de relajación, una clase de calma, en estado de alerta, un sueño enfocado. La atención se concentra en una sola cosa, o en una banda muy estrecha de cosas. Cuando esto ocurre se tiene una mayor sensibilidad frente al problema en el cual nos enfocamos, y una disminución de conciencia en relación a otras cosas que ocurren alrededor, las cuales normalmente notamos. Muchas veces durante el día estamos en este estado. En estado de hipnosis, que induce un estado modificado, se puede controlar la frecuencia cardiaca, la tensión muscular y otras funciones corporales mas allá del rango normal.

3.3.- Nos sentimos mejor con nosotros mismos cuando tenemos un sentido de control sobre lo que nos está ocurriendo

Cuando sentimos que tenemos algún control sobre lo que nos pasa, tenemos mayor confianza y optimismo. Numerosos estudios sobre ambientes de trabajo, muestran que cuando los trabajadores sienten que tienen algo que decir con respecto a sus trabajos, su productividad aumenta y hay una disminución en los accidentes de trabajo y el ausentismo. Robert Karasek estudiando las frecuencias de enfermedades coronarias en Cornell University, encontró que el estrés del trabajo para la mayoría de las personas tenía que ver con un sentimiento de poco o ningún control sobre las demandas del trabajo. Estas eran las personas que tenía una mayor presión y problemas cardíacos.

4.- Imaginación guiada

Existen muchas definiciones de meditación, visualización e imaginación guiada. Sin embargo, dado el contexto en el cual hemos ubicado esta ponencia vamos a tomar la definición de Candace Pert (1998) que dice: «Meditación, visualización es otra forma de entrar en la conversación interna del organismo interviniendo conscientemente en sus interacciones bioquímicas». El concepto de intervención consciente añade un nuevo elemento a la ecuación, una inteligencia probada científicamente que puede jugar un papel activo en los procesos de sanación.

4.1 Sanación vs curación

Sin embargo, antes de referirnos específicamente a los tipos de imaginación guiada, vale la pena distinguir entre sanación y curación, término que tampoco es aceptado por la medicina convencional (Miss, 1996). Por sanación entendemos un proceso interno y activo, que incluye simultáneamente la sanación emocional, psicológica y espiritual, incluye revisar las actitudes, recuerdos y creencias con el deseo de liberar patrones negativos que previenen dicha recuperación. La participación de la persona es esencial para el éxito.

sanación entendemos un proceso interno y activo

Por el contrario la curación es pasiva y externa, ocurre cuando se ha controlado la progresión física de la enfermedad, lo cual no implica que se atendieron los factores estresantes emocionales que formaron parte de la enfermedad, por lo tanto es probable que la enfermedad recurra.

La curación no requiere la participación consciente de la persona enferma salvo su cooperación para cumplir el tratamiento. La responsabilidad recae principalmente en el médico y los tratamientos.

El tipo de herramientas como la que estamos proponiendo son una ayuda fundamental en el proceso de sanación, mediante ellas se tiene el potencial de intervenir conscientemente en el sistema, lo que hace a las personas mas responsables para crear salud y les devuelve su poder, en comparación a cuando se asume simplemente como una maquina cuya reparación solo viene de afuera, llámese cirugía, medicamentos o simplemente doctor.

5.- Diferentes tipos de imaginación guiada

Finalmente nos referiremos a los diferente tipos de imaginación guiada utilizados mas frecuentemente, aportada por la Dra. Belleruth Naparstek ( 1995) . El hecho de clasificarlos obedece a un propósito didáctico, ya que en la práctica la mayoría de las imaginaciones guiadas se entrelazan en un mismo ejercicio. Sin embargo, es bueno identificarlas para saber cuando se debe aplicar una u otro tipo preferencialmente.

5.1.- Imaginación metafórica

Probablemente es la más común de los tipos de imaginación guiada. El hemisferio derecho del cerebro trabaja principalmente con símbolos. EL cerebro derecho está naturalmente predispuesto al simbolismo, así que la metáfora es en realidad un atajo. Proporciona una forma poderosa para que una imagen viaje a través de la mente y el cuerpo, ya que hay una tremenda información psíquica en una imagen y puede tener una gran influencia porque su naturaleza afecta tanto al cuerpo como al espíritu.

Los símbolos son el lenguaje del espíritu.

La Dra Achterberg (1984) tiene la hipótesis que la imagen metafórica puede ser mas poderosa que la imaginación mas rígida del tipo fisiológica y anatómicamente correcta. No es extraño por lo tanto que las personas imaginen sus células «natural killer», como Pac-Men, tiburones, lobos y hasta unicornios. A este respecto quiero reportar un hallazgo casual con una persona con cáncer que accedió voluntariamente a participar en un proyecto de investigación que adelantaba el equipo del Laboratorio de Psiconeuroinmunología, el cual incluía repasar semanalmente con ella sus ejercicios de imaginación guiada.

En un sueño le vino una imagen de unos hermosos unicornios blancos que corrían por una pradera. Al tratar de descifrar el significado de ese sueño no tuvo duda alguna en identificar los unicornios como sus glóbulos blancos.

ejercicio de imaginación con sus sistema inmune

De allí surgió la idea, en el ejercicio de imaginación con sus sistema inmune, de pedirle que imaginara sus glóbulos blancos especialmente sus célula «natural killer» como unicornios.

La persona literalmente podía ver y sentir a los unicornios derritiendo sus tumores con su unicornio. Fue tan poderosa esa imagen que al día siguiente y durante varios días vivió un proceso masivo de necrosis tumoral con fiebre, dolor, sangre en las heces lo que concluyó con una disminución de la masa tumoral, diagnosticada clínicamente por su médico, y a través de técnicas de imaginología (Pérez de González, 1999). Esto demuestra el poder de los símbolos e imágenes que se obtienen a través de las herramientas que utilizan la imaginación en el proceso de sanación y curación.

5.2.- Imaginación conductual

Probablemente es la forma más básica de imaginería. No requiere conocimiento sofisticado de la psique y el cuerpo, y a pesar de su simplicidad los resultados son sorprendentes para la salud general y el bienestar. Este fue el tipo de imaginación que uso el Dr. Spiegel en la Universidad de Stanford en un grupo de mujeres con cáncer metastásico de mama (Spiegel, 1989).

ejercicio de hipnosis

En el ejercicio de hipnosis las mujeres debían imaginarse a ellas mismas flotando muy suavemente en el agua, sintiéndose muy relajadas y con una gran sensación de paz. Este ejercicio lo debían repetir una y otra vez en las sesiones de apoyo y también diariamente cuando lo necesitaran.

Otro ejemplo de esta clase de imaginería es cuando se permite que la imaginación lleve a la persona a su sitio preferido, un sitio especial de recogimiento, real o imaginario, tratando de experimentarlo con todos los sentidos y recordando los sentimientos y emociones de un encuentro especial o un momento particularmente nutritivo.

Este tipo de imaginación ayuda a la persona a moverse de un estado de tensión a uno de paz y calma.

5.3.- Imaginación del estado final

Este tipo de imaginación consiste en tratar de que la persona se imagine en aquellas condiciones o circunstancias que ellas desean. Solo tienen que saber lo que quiere. Los atletas olímpicos están entrenados para usar este tipo de imaginación justo antes de las competencias. En las personas con cáncer que asisten a nuestros programas de apoyo les sugerimos que practiquen este tipo de imaginación, antes de las revisiones médicas que les producen gran ansiedad y tensión en sus vidas, imaginándose los resultados de los exámenes, y las noticias que quisieran escuchar de sus médicos.

5.4.- Imaginación celular

Probablemente la imaginación guiada la cual ha sido mas investigada es la imaginación de eventos en el cuerpo a nivel celular sobre todo con el sistema inmune (revisado por Castés, 1999). Existen numerosos trabajos en la literatura que demuestran efectivamente que a través de la imaginación guiada uno puede incrementar ciertas poblaciones y parámetros de la respuesta inmune , como por ejemplo, número y actividad de las células natural killer, aumentar la IgA en saliva, y la capacidad fagocítica (Janoski y Kugler, 1987; Peavey y col., 1985; Hall y O¨Grady, 1991).

intervención psicosocial tipo cognitivo-conductual

En este sentido debemos referirnos a nuestro trabajo (Castés y col. 1999), en los niños asmáticos de la Isla de Coche, en quienes una intervención psicosocial tipo cognitivo-conductual, que hacía uso de la visualización entre otras técnicas, lograron disminuir significativamente las células B con el receptor CD23 (receptor de baja afinidad para la IgE), aumentar las células natural killer (NK) y las CD25 (células CD4 con receptores para la IL-2, así como disminuir significativamente los anticuerpos IgE contra Ascaris lumbricoides ( el principal alérgeno en la Isla). Todo esto se apareaba con una disminución de las crisis asmáticas y consumo del número de inhaladores, así como un aumento de la función respiratoria.

5.5.- Imaginación fisiológica

Este tipo de imaginación requiere como la celular, entender los mecanismos básicos de como trabaja el cuerpo, aunque no se necesite una gran precisión, debe ser lo mas anatómicamente correcta posible. Básicamente se implementa la imaginación para corregir el mecanismo dañado, se utiliza con éxito en la hipertensión arterial, indigestión, acidez, alergias o migrañas.

5.6.- Imaginación psicológica

La imaginación psicológica es aquella que cambia la percepción de nosotros mismos. Puede ayudar con dilemas psicológicos de larga data, o algún trastorno emocional temporal Como hemos visto en la primera parte, la esperanza, la rabia, el amor y la desesperanza pueden también ser eventos bioquímicos. Así que el centro de las luchas psicológicas también se puede localizar en el cuerpo. Ya que la psique no es realmente diferente del cuerpo, la imaginación psicológica puede parecer fisiológica.

el miedo al dolor

Por ejemplo, cuando una persona está pasando por un período de intenso dolor, uno de los problemas que se le puede presentar es el miedo al dolor.

Entonces las personas se comprometen en una actividad frenética para tratar de evitar el dolor, lo cual no ayuda. Lo que se necesita es justamente lo contrario, detenerse y empezar a sentir. La imaginación los lleva a través de sus sentimientos en vez de alrededor de ellos.

La imaginación psicológica puede ser interactiva para superar un conflicto con alguien o cambiar cierta situación y también puede ser usada para generar empatía y compasión por una persona dentro de su círculo afectivo cercano.

5.7.- Imaginación espiritual

Espiritualidad implica tomar conciencia de quienes somos, como seres humanos completos, coexistiendo con relaciones interdependientes, con la tierra y el cosmos. La espiritualidad es una parte integral de la vida humana expresada en formas diferentes, y no es propiedad exclusiva de ningún grupo particular o religioso, habita en el corazón de todos lo hombres y mujeres, en cualquier lugar del planeta (Castés, 1996).

Los estudios del Dr. Benson (1996) han demostrado que las personas incrementan su espiritualizad relativamente rápido cuando se estimula la repuesta de relajación.

Sus trabajos también demostraron que aquellas personas que usan la relajación por mas de un mes tienen mayores puntajes en una prueba de espiritualidad que aquellos que la han practicado durante menos de un mes.

Las personas que reportan un aumento de la espiritualidad con la relajación describen dos cosas:

1) la presencia de una energía, una fuerza, un poder, Dios que está mas allá de ellos mismos.

2.) Esa presencia espiritual está cerca de ellos, siendo justamente estas personas las que obtenían mayores beneficios.

salud y creencias religiosas y espiritualidad

Actualmente ya existe un grupo de investigaciones muy serías que han demostrado una correlación significativa entre salud y creencias religiosas y espiritualidad, así mismo, numerosos trabajos han demostrado el poder de la oración y su correlación con mejoras notables en caso de enfermedad (Dossey, 1991; Levin, 1994, Castés, 1999). Algunas personas dirían que cualquier clase de imaginería de hecho es espiritual, lo cual es cierto, incluso ir a un lugar especial, sintonizados con su belleza, y sintiendo una inmensa gratitud.

5.8.- Imaginación energética

Esta imaginación hace uso de la Medicina Tradicional China y Ayurvédica India que tanto se ha puesto de moda últimamente. Según estas tradiciones, las cuales son apoyadas ahora por la física cuántica, no hay distinción entre mente y cuerpo, solo energía. La enfermedad se presenta cuando hay un bloqueo del flujo de la energía (o de la información según Candace Pert, 1998). Este tipo de imaginación se concentra en sentir el flujo de energía a través del cuerpo. Puede ser visto como ondas y partículas moviéndose a través del cuerpo, o también se puede sentir como una vibración.

6.- Modelo que sustenta la racionalidad científica de las técnicas de imaginación guiada como integración de la psique, el soma y el espíritu

Primeramente hemos visto que la imaginación es el eje central de cómo nos experimentamos a nosotros mismos, nuestro cuerpo, nuestro ambiente, nuestras relaciones con los demás y nuestra vida espiritual. Cuando hablamos de imaginación, estamos hablando de percepción que viene a través de los sentidos. Estas imágenes sensoriales son las verdaderas imágenes del cuerpo, el solo lenguaje que el cuerpo entiende inmediatamente, las cuales pueden ser tan reales como los eventos mismos.

Evidencias que provienen de la psiconeuroinmunología

El objetivo principal de esta ponencia es el integrar un bloque de evidencias científicas que dan fundamento científico a las herramientas que hacen uso de la imaginación como se puede ver en la figuras 1 y 2. Evidencias que provienen de la psiconeuroinmunología que sustentan la comunicación bidireccional entre el sistema nervioso central, el sistema endocrino y el sistema inmune.

Así mismo de este mismo campo los fenómenos de condicionamiento que demuestran que las mismas moléculas que participan en el aprendizaje, también participan en la respuesta inmune.

En segundo termino las evidencias de la neurociencia particularmente la teoría del conocimiento, que plantea que las emociones son los contenidos informacionales que viajan en dos realidades: la de la mente y el cuerpo, como péptido y receptores en la realidad física y como sentimientos y emociones en el plano no material.

neurociencia y evidencias

Así mismo, también de la neurociencia nos vienen evidencias sobre el hecho que tanto la visión real de un objeto, o la audición de un sonido, como la imaginación del mismo, produce cambios medibles a nivel cerebral. Luego hicimos uso de las evidencias aportadas por la biología celular que demuestran que los receptores de las membranas celulares responden no solo a moléculas, sino a señales energéticas entre ella el pensamiento y la imaginación.

una unidad psicosomática

Este conocimiento sienta las bases para una toma de responsabilidad por el ser humano y apuntan a una unidad psicosomática, donde el espíritu no queda afuera. El uso de técnicas que hacen uso de la imaginación y que toman en cuenta esta integración psique, soma y espíritu son de una gran utilidad para comenzar a transitar esta integración. Es un deber con nosotros mismos, con la familia, con la sociedad, hacer un esfuerzo conciente por re-direccionar las percepciones y creencias, sabiendo que de esta forma se está cooperando con el propio bienestar integral, con la salud individual y colectiva, y en definitiva con la evolución de la humanidad.

bases cientificas psique soma espiritu

bases cientificas psique soma espiritu

psique, el soma y el espíritu

El tipo de técnicas como la que estamos proponiendo son una ayuda fundamental en el proceso de sanación, ya que permite la integración entre la psique, el soma y el espíritu y le devuelven el poder a la persona, sabiendo que sus percepciones, pensamientos, la forma como se interrelaciona con los demás, su relación con la naturaleza y el universo tiene un efecto en las células del organismo, tanto en el propio como en el colectivo, que no es otra cosa que la sociedad.

psiconeuroinmunologia

Relajación e imaginación guiada como herramientas en la integración PSIQUE – SOMA – ESPÍRITU

 

Ejercicios de relajación sencillos para hacer tu mism@

Referencias

- Achterberg, J. (1984). Imagery and medicine: Psychophysiological speculations. J. of Ment. Imag., 8, 1-4.

- Ader, R. y Cohen, N (1975). Behaviorally conditioned immnosuppression. Psychosom. Med., 37, 333- 340.

- Barinaga, M. (1999). Shedding light on visual imagination. Science, 284, 22

- Basmajian, J.V. (1979). Biofeedback-Principles and practice for clinicians. Baltimore. MD: Williams & Wilkins.

- Besedovsky, H.O. y Sorkin, E. (1977). Network of immune-neuroendocrine interactions. Clin. and Exp. Immunology., 27, 1-12.

- Besedovsky, H.O., del Rey, A., Klusman, I., Furukawa, H., Arditi, G.M. y Kabiersch, A. (1991). Citokines as modulators of the hypothalamus-pituitary-adrenal axis. J. Steroid. Biochem., 40, 613-618.

- Beecher, H. (1955). The powerful placebo. J. of the Am. Med. Assoc., 176, 1102-1107.

- Benson, H. (1975). The relaxation response. New York: William Morrow, 1975.

- Benson, H., Alexander and Feldman, C.L. (1975). Decreased premature ventricular contractions trough use of the relaxation response in patients with stable ischaemic heart disease. Lancet, 2, 380-382.

- Benson, H. (1996). Timeless healing. The power and biology of belief. Scribner, Ed., NY.

- Cacioppo, J., Berntson, G., Malarkey, W., Kiegolt-Glaser, J., Sheridan, J, Poehlmann, K., Burleson, M., Ernst, J., Hawkley, L., and Glaser, R. (1998). Autonomic, neuroendocrin and immune responses to psychological stress: The reactivity hypothesis. Ann. NY Acad. Sci. 840, 664-673.

- Cannon, W. B. ( 1931). The wisdom of the body. New York: W.W. Norton.

- Castés, M. (1996). La espiritualidad como mecanismo de sanación. Libro de ponencias del I Curso Nacional teórico-práctico sobre la aplicación clínica y social de la psiconeuroinmunología. (Ed. M. Castés y P. Canelones), pp 355-364.

- Castés, M . (1999). Imaginación y salud: relajación, visualización y sistema inmune. II Curso Nacional teórico-práctico sobre la aplicación clínica y social de la psiconeuroinmunología. (Ed. M. Castés y P. Canelones; . ISBN: 980-07-5640-X), 66-74.

- Castés, M., Hagel, I., Palenque, M., Canelones, P., Corao, A. and Lynch, N. (1999). Immunological changes associated with clinical improvement of asthmatic children subjected to psychosocial intervention. Brain., Behav. and Imm. 13, 1-13.

- Castés, M. (2002). Psiconeuroinmunología: Ciencia al servicio del ser humano. Ponencias del III Curso Nacional de Psiconeuroinmunología.

- Caudill, M., Chanable, R., Zuttermeister, P.C. Benson, H. and Friedman, R. (1991) Decreased clinic utilization by chronic pain patients: response to behavioral medicine intervention. Clin. J. of Pain. 7, 305-310.

- Dantzer, R., Bluthe, R. M., Kent, S. and Goodall, G. (1993). Behavioral effects of cytokines: An insight into mechanisms of sickness behavior. In D. B. DeSouza (Ed.) Neurobiology of cytokines (pp 130-151) Academic Press, San Diego.

- Dossey, Larry. (1991). Healing words: The power of prayer aand the practice of medicine. San Francisco: Harper Collins.

- Fawzy, F.I., Fawzy, N.W. and Hyun, C.S. (1994). Short-term psyquiatric intervention for patients with malignant melanoma: effects on psychological state, coping, and the immune system. En " The psychoimmunology of cancer. Mind and body in the fight for survival". (C.E. Lewis, C.O´Sulliven, and J. Barraclough, Ed), pp 291-319.

- Felten, D.L., Felten, S, Y., Carlson, S.L., Olschowka, J.A., y Livnat, S. (1985). Noradrenergic and peptidergic innervation of lymphoid tissue. J. Immunol. 135, 755-765.


- Fotopoulus, , S.S. and Sunderland, Q.P. (1978). Biofeedback and self regulation, 3, 331-358. - Hall, N. R., and O´Grady, M. P. (1991). Psychosocial interventions and immune function. In D. Felten, N. Cohen. and R. Ader (Eds.). Psychoneuroinmmunology, vol II, pp 1067-1080. Academic Press: New York.

- Janoski, ML. and Kugler, J. (1987) Relaxation, imagery and neuroimmuniomodulation. Ann. of the NY Acad. Sci. 496, 772-730. - Kosslyn, S. M. (1988) aspects of a cognitive neuroscience of mental imagery. Science 240, 1621-1626. - Levin, J.S. (1994). Religion and health: is there an association, is it valid, and is it causal? Soc. Science and Med, 38, 1475-1482. - Liboff, A.R.(1984). Time varying magnetic fields: effects on DNA synthesis. Scince, 223, 818-820. - Lipton, B. (1998). Nature, nurture and the power of love. J. of Pren. and Perin. Psych. of Health, 13, 3-10. - Lipton, B. (2002). Naturaleza, educación y desarrollo. Ponencias del III Curso Nacional de Psiconeuroinmunología. - Myss, C. (1996). Anatomy of the spirit. Tree rivers Press, NY. - Naparstek, B. (1995). Staying well with guided imagery. Warner Books, Ed. - Ornish, D. (1991). Program for reversing heart disease. The only system scientifically proven to reverse heart disease without drugs or surgery Ballantine Books, New York. - Peavy, B.S., Lawlis, G.F. And Goven, A. (1985). Biofeedback-assisted relaxation: Effects on phagocitic activity. Bioffedback and self regulations, 10, 33-77. - Pérez de González, M. (1999). Testimonio de Margarita Pérez de González como paciente que ha usado la psiconeuroinmunología. Libro de ponencias del II Curso Nacional teórico-práctico sobre la aplicación clínica y social de la psiconeuroinmunología. (Ed. M. Castés y P. Canelones; . ISBN: 980-07-5640-X), pp133-137. - Pennisi, E. (1996). A new look at maternal guidance, 273, 1334-1336. - Pert, C. B., Ruff, M.R., Weber, R.J. and Herkenham, M. (1985). Neuropeptides and their receptors: a psychosomatic network. J. of Immunol., 135, 820-826. - Pert, C. The wisdom of the receptors (1987). Noetic Sciences Review Sausalito, Calif. - Pert, C. (1998). Molecules of emotions. Simon & Schuster, Ed. - Raichle, M.(1994). Visualizing the mind. Scientific American, 270, 58-64. - Raloff, J. Electromagnetic fields biological influences: electromagnetic fields effects on and through hormones. Science News, 153, 29-31. - Requiz, M.C. (1999). Programa de apoyo psicosocial y holístico para pacientes con cáncer. Libro de ponencias del II Curso Nacional teórico-práctico sobre la aplicación clínica y social de la psiconeuroinmunología. (Ed. M. Castés y P. Canelones; . ISBN: 980-07-5640-X), pp 64-66. - Solomon, G.F., Levine, S., y Kraft, J.K. (1968) Early experience and immunity. Nature (London), 220, 821. - Spiegel, D., Bloom, J., Kraemer, H. and Gootheil, E (1989). The beneficial effects of psychosocial treatment on survival of metastatic breast cancer patients: A randomized prospective outcome study. Lancet, 2, 888-891. - Sternberg, E.M. (2001) The balance within. The science connecting health and emotions. W.H. Freeman and company. NY - Stuart, E.M., Caudill, M., Leserman, J., Dorrington, C., Friedman, R. and Benson, H. (1987). Non-pharmacological treatment of hypertension: a multiple risk factor approach. J. of Cardiov. Nurs. 1, 1-14. - White, L., Tursky, B and Schwartz, G.E. (1985). Placebos: theory, research and mechanisms, New York, Guilford. - Zachariae, R. (2001). Hypnosis and immunity. In In D. Felten, N. Cohen. and R. Ader (Eds.). Psychoneuroinmmunology, vol II, pp 133-160. Academic Press: New York

Guardar

Guardar

Valora la información

Valora esta información

,

Anandamida la marihuana que fabrica el cuerpo humano

Se trata de la anandamida, una sustancia que tiene propiedades similares al THC, que es un principio activo de la marihuana. Ayuda a la regulación cardiovascular y actúa como relajante por sus efectos calmantes, similares a los que produce el cannabis. Es estudiada por investigadores del Conicet por su utilidad para tratar afecciones cardíacas. La anandamida, que en sánscrito significa “portador de paz y felicidad interna”, además de estar en el cerebro existe en el chocolate.

¿Qué es la anandamida?

La sensación de “paz y felicidad” que muchas personas aseguran encontrar con la marihuana también está presente en aquellos seres humanos que no consumen la polémica hierba. Según estudios científicos, el cuerpo produce anandamida, una sustancia que tiene propiedades similares al principio activo de la marihuana.
La anandamida, que en sánscrito significa “portador de paz y felicidad interna”, contiene el THC o delta 9 tetrahidrocannabinol, que es un principio activo del cannabis, según explicó Edda Adler, investigadora superior del Conicet y titular del Instituto de Investigaciones Farmacológicas (ININFA) de la facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA.

anandamida

anandamida

“Estos endocanabinoides son como la marihuana, pero fabricada en nuestro cuerpo, y ayudan a la regulación cardiovascular, además de aplacar el sistema nervioso cuando hay un aumento de la actividad nerviosa”, dijo la científica, que se dedica al estudio de la anandamida por su utilidad para tratar afecciones cardíacas.
Adler, quien aclaró que está en contra de la legalización de la marihuana por considerarla la puerta de entrada al consumo de otras drogas, explicó el funcionamiento de esta sustancia natural que ingresa en la categoría de marihuana endógena.

La anandamida fabricada por el cuerpo

“Hace pocos años se descubrió que el organismo tiene sitios receptores específicos, los receptores canabinoides, a los que se une la marihuana cuando se fuma, y también se empezó a conocer que el organismo era capaz de fabricar una sustancia llamada anandamida, que se une a esos mismos recibidores”, precisó.
De estructura grasa, la anandamida es fabricada por el cuerpo a partir de lípidos de la membrana celular respondiendo a la demanda de, por ejemplo, la actividad nerviosa, por sus efectos calmantes y tranquilizantes similares a los del cannabis. Una de las propiedades más importantes de los endocanabinoides es regular la presión arterial cuando hay un aumento, ya que la anandamida tiene un mayor efecto relajante y compensa las fallas de los otros mecanismos de regulación.

Efectos buenos y malos de la ananmida

“Eso es uno de los efectos buenos. Pero también hay malos: cuando hay una patología como el shock séptico, que pone al paciente al borde de la muerte, los efectos de los endocanabinoides también están sobreexpresados”, aclaró la especialista.

Respecto a si es posible manipular ese sistema, la científica aseguró que hay una droga en el mercado que es un bloqueante de receptores canabinoides y que se utiliza para tratar de reducir el apetito. “Para mí, bloquear un sistema que está relacionado con las vías de placer del cuerpo es medio peligroso, de hecho, uno de los efectos colaterales es la depresión. De alguna manera, la acción de los canabinoides está ligada con la activación del sistema de recompensa endógeno que se hace por vías placenteras, como por ejemplo el sexo, entonces, bloquear ese camino, aunque saque las ganas de comer, puede provocar efectos conductuales”, señaló.

Vínculo entre marihuanas

La científica sostuvo que hay una ligazón estrecha entre la marihuana externa y la interna, pero reconoció la dificultad que existe para probar esa ecuación por “la gran cantidad de restricciones que existen” en la importación de THC. “A nosotros nos serviría mucho para experimentar y determinar tanto los efectos positivos como negativos, porque el empleo terapéutico de la marihuana es tan válido para ser estudiado y utilizado como el que se hace de la morfina”, aclaró.

En un trabajo publicado en la revista Química viva, de la facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, la investigadora principal del Conicet y directora del Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos (CEFYBO), Ana Franchi, sostiene que la marihuana natural es consumida en medicina de múltiples maneras: “inhalada o fumada (contra el asma, para mejorar la visión nocturna, la opresión, la sofocación, el insomnio, la ronquera, la extinción de la voz), en infusiones de té (para combatir las náuseas y otras molestias causada por los efectos secundarios de la quimioterapia), aplicada localmente (para combatir el dolor).

Terapias con cannabis para

Según la especialista, terapéuticamente, el cannabis ha sido aconsejado para tratamientos de insomnio y como sedante para el dolor (en artritis, reuma, lesiones de médula, paraplejia y tetraplejia).

ananadamida 3d

ananadamida 3d

También se prescribió para terapias de trastornos nerviosos, temblores en parálisis compulsivas, espasmos de vejiga e impotencia sexual que no provenga de enfermedad orgánica.
Los adelantos en los estudios de los efectos del THC y los endocanabinoides permitieron avanzar en el diseño de nuevos tratamientos para el dolor, las náuseas, la obesidad y el daño cerebral.
En el mismo informe, Franchi afirma que, actualmente, se pueden conseguir comercialmente varios THC sintéticos, como el nabilone o el dronabinol que sirven para combatir las náuseas producidas por la quimioterapia y que estimulan el apetito en pacientes con sida.

Producir endocanabinoides

En cuanto a la producción de endocanabinoides, hace poco tiempo se descubrió que aumenta con la realización de ejercicios, mientras que en el caso específico de la anandamida no sólo se fabrica en el cerebro sino que está presente en un producto de consumo masivo tan común como el chocolate.

Adler sostuvo que un dato curioso que se desprendió de la investigación fue la cuestión ligada al sexo en sentido macho-hembra, donde de acuerdo a la experimentación que se realizó con ratas de laboratorio, se verificó que la relajación alcanzada por las hembras era mucho mayor que la de los machos.

“Pero en las hembras castradas -agregó- el efecto de la anandamida se equiparó con el de los machos, y cuando se les suministró estrógenos recuperaron esa capacidad relajante, entonces verificamos que las mujeres somos mucho más sensibles al efecto de la marihuana y más adictas al chocolate”.

Efectos negativos del cannabis

El cannabis es el producto de dos variedades del cáñamo, la cannabis índica y la cannabis sativa. El principio activo de estas plantas es el THC-delta-9-tetrahydrocanabinol, cuya concentración varía según las partes de la planta y también de unas plantas a otras.

Los efectos del cannabis tienen su máximo entre 30 minutos y 1 hora, pero puede durar unas dos o tres horas. Produce una sensación de euforia inicial y bienestar acompañada de un cierto grado de trastornos de la coordinación, sedación y abatimiento con relajación, pérdida de la capacidad de concentración, letargia y somnolencia. Puede afectar la percepción visual y auditiva así como la apreciación subjetiva del tiempo, que pareciera pasar más lentamente.

Más alteraciones

También pueden aparecer alteraciones momentáneas de la agudeza visual y de la discriminación de los colores.
Físicamente produce una dilatación de los vasos sanguíneos conjuntivales y de la esclerótica que da lugar a un enrojecimiento ocular característico.
Los cannabinoles y principalmente el THC, ejercen una acción inespecífica en el árbol bronquial de tipo broncodilatadora, por lo que al ser consumido con tabaco, aumenta el riesgo de cáncer y enfermedades respiratorias.
Los estados de embriaguez o intoxicaciones intensas, que pueden durar unas tres horas, terminan con un estado funcional psíquico normal, sin modorra.

Uso frecuente del cannabis

El uso frecuente y crónico del cannabis puede acarrear una disminución de la actividad física y psíquica. El THC tiene una vida media en el cuerpo de unas 56 horas; la eliminación se realiza un 45% por las heces y un 22% por la orina y, al cabo de una semana, se elimina un 67% del total.

Los efectos a corto plazo del uso de la marihuana incluyen problemas con la memoria y el aprendizaje, percepción distorsionada, dificultad para pensar y resolver problemas, pérdida de la coordinación y un aumento en el ritmo cardíaco, ansiedad y ataques de pánico.

El chocolate es rico, placentero e ideal para la relajación y el bienestar general

De acuerdo a estudios científicos el chocolate, además de rico, contiene tres sustancias que pueden incidir en el estado de ánimo de las personas. Su contenido en cafeína y teobromina, lo convierten en un estimulante leve. La feniletilamina, que produce un efecto placentero a nivel cerebral y la anandamida, que causa relajación y sensación de bienestar.

Estos dos últimos compuestos también están en el hachís (una droga derivada del cannabis), por lo que algunos trabajos sugirieron que el chocolate podría tener efectos adictivos similares a los de la marihuana. Sin embargo, se ha demostrado que la concentración de estas sustancias en una tableta es insuficiente para que el chocolate provoque efectos adictivos.

Alimentos que retrasan la vejez

El consumo de maíz, cerezas, avena y vino tinto retrasa el envejecimiento por su alto contenido en melatonina, sustancia producida en pequeñas cantidades por el cuerpo y que atrasa el daño oxidativo y la degeneración neuronal.
Así lo establece un estudio de la Red nacional de investigación del envejecimiento, en el que participan investigadores del Instituto de Biotecnología de la Universidad de Granada (sur de España).

El trabajo fue llevado a cabo en ratones normales y transgénicos, a los que se provocó un enveje-cimiento celular acelerado, si bien sus resultados son aplicables al ser humano. El estudio concluye que el consumo de la melatonina retrasa el daño oxidativo y los procesos inflamatorios propios del envejecimiento.

Esta sustancia natural, que el ser humano produce, se encuentra en pequeñas cantidades en algunas frutas y verduras como la cebolla, la cereza y el plátano, y en cereales como el maíz, la avena y el arroz, además del vino tinto y algunas plantas aromáticas como la menta, la hierba luisa, la salvia o el tomillo.

Según Darío Acuña, miembro del instituto, el estudio comprobó que es a los 5 meses de edad en los ratones (equivale a los 30 años del hombre) cuando comienzan a aparecer los primeros síntomas de envejecimiento en los tejidos.

El estrés oxidativo

Es entonces cuando se produce un aumento de los radicales libres (oxígeno y nitrógeno), que a su vez, provocan una reacción inflamatoria.

El estrés oxidativo también tiene su reflejo en la sangre, ya que, según comprobaron los investigadores, las células sanguíneas “son más frágiles con el paso de los años, por lo que su membrana celular se destruye más fácilmente”.
Los autores del estudio administraron melatonina en pequeñas cantidades a los ratones y observaron que esta sustancia, además de neutralizar el estrés oxidativo y el proceso inflamatorio provocado por el envejecimiento, retrasa los efectos de éste, aumentando así la longevidad.

La ingesta de esta sustancia a diario en el hombre a partir de los 30 o 40 años podría retrasar la aparición de enfermedades ligadas al envejecimiento y relacionadas con los radicales libres e inflamación, como son muchos procesos neurodegenerativos, como el párkinson, o complicaciones de patologías como la diabetes.

En Brasil investigan usos medicinales del cannabidiol

El cannabidiol, un componente de la marihuana que se usa medicinalmente en varios países para aliviar el dolor de enfermos terminales, también puede servir para tratar a personas con síntomas de ansiedad, afirmaron científicos brasileños de la Universidad de Sao Paulo.

Los beneficiados podrían ser personas con trastornos de pánico, trastornos obsesivo-compulsivos, fobia social y otras formas de ansiedad patológica.
La sustancia extraída de la marihuana, sintetizada en laboratorio, fue experimentada con éxito por los investigadores brasileños y sin que su uso provocara dependencia.

El cannabidiol

“La sustancia tiene menos efectos sedativos que los calmantes que normalmente son suministrados a este tipo de enfermos”, aseguró el jefe del departamento de Neuropsiquiatría y Psicología Médica de la Universidad de Sao Paulo, José Alexandre de Souza Crippa.
“También actúa más rápido que los antidepresivos que son recetados para este tipo de pacientes y no tiene efectos colaterales”, agregó.

En la primera fase del experimento, el componente extraído de la marihuana fue suministrado a voluntarios sanos, para verificar la seguridad de su uso y si provocaba dependencia. “Pudimos comprobar que actúa en determinadas áreas del cerebro asociadas a la ansiedad”, explicó Souza Crippa.
Los investigadores de la Universidad de Sao Paulo trabajaron con plantas genéticamente modificadas procedentes de Inglaterra, donde hace años se estudian los efectos medicinales del cannabis, sobre todo como analgésico.

Efectos secundarios de la marihuana medicinal

Efectos secundarios
Escrito por Fibromialgia Noticias©

4.9/5 (10)

Valora esta información

, ,

Dolor crónico.Los pacientes cree no tenerlo controlado

Expertos reclaman a los sanitarios más implicación y menos miedo para luchar contra él dolor cronico
Semana europea del dolor

Cerca de la mitad de la población padece dolor crónico no oncológico, y de esa cifra, un 87 por ciento reconoce sufrirlo todos los días y casi la totalidad afirma no tenerlo controlado. Estos son los resultados que se derivan del Mapa del Dolor Crónico No Oncológico en España.

La presentación de este mapa se enmarca dentro de la Semana Europea del Dolor, que se celebra hasta el próximo sábado. Esta iniciativa pretende mostrar el impacto del dolor crónico no oncológico en las personas que lo sufren e impulsar su reconocimiento como enfermedad y no como síntoma. Las principales patologías son artrosis (40 por ciento), lumbalgia (27), osteoporosis (11), procesos reumáticos (11), fibromialgia (8) y dolor neuropático (7 por ciento). Por otra parte, el perfil del paciente que sufre dolor crónico es, en su mayoría, mujer de 55 años, con dolor de rodillas y cuadro depresivo asociado.

PERCEPCIÓN

Definir el dolor es una tarea complicada, y describirlo, aún más. Según la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor en España, se trata de una experiencia sensorial y emocional desagradable y subjetiva. Por este motivo, la percepción del dolor varía mucho dependiendo de la persona que lo mida. Teniendo como precedente la Encuesta Europea del Dolor realizada en julio de 2004 exclusivamente a pacientes y donde los españoles ocupaban los últimos puestos en el control del dolor crónico, el grupo de trabajo Pain Global Project, en colaboración con Janssen-Cilag, ha elaborado el Mapa del Dolor Crónico No Oncológico en España.

dolor crónico

El proyecto, auspiciado por la Sociedad Española del Dolor (SED), recoge las opiniones de los tres actores implicados en el problema del dolor crónico: médicos, farmacéuticos de oficinas de farmacia y pacientes.

Manuel Rodríguez, presidente saliente de la SED

Manuel Rodríguez, presidente saliente de la SED y jefe de la Unidad del Dolor del Hospital Carlos Haya, de Málaga, explicó la semana pasada en la rueda de prensa donde se presentaron los resultados del estudio que el desacuerdo proviene de «la diferencia de percepción de un mismo problema entre los tres actores implicados» y que es la causa de las disparidades registradas en la encuesta.

Los médicos estiman que un 63 por ciento de los pacientes padece un dolor crónico no controlado, mientras el 94 por ciento que lo sufre afirma no tenerlo controlado. Medir el dolor es de suma importancia para poder tratarlo adecuadamente, sin embargo, sólo el 60 por ciento de los médicos pertenecientes a la muestra mide el dolor de sus pacientes, encontrando valores más altos en los médicos más jóvenes. La herramienta más utilizada (40 por ciento) para medir el dolor es la escala visual analógica (EVA) y le sigue la escala verbal simple con un 21 por ciento.

medición del dolor crónico

Con frecuencia, si no se realiza una medición del dolor, existe un temor por parte de los médicos a recetar opioides mayores. Son los médicos que miden habitualmente el dolor crónico no causado por el cáncer los que más recetan opioides mayores, y lo hacen con el doble de frecuencia que aquéllos que no lo evalúan; sin embargo, no es suficiente: tan sólo uno de cada cinco médicos receta esta medicación de forma habitual.

La diferencia de percepción de los sujetos del estudio hace que los médicos y farmacéuticos sobreestimen (56 y 37 por ciento respectivamente) las reticencias de los pacientes hacia la utilización de opioides mayores cuando tan sólo un 25 por ciento de los afectados afirma tener estas reticencias hacia su uso. Los médicos aseguran que el principal inconveniente que tienen los pacientes para medicarse con opioides es la creencia de que es un tratamiento para enfermos de cáncer o terminales.

estudio

El estudio implica a un total de 697 médicos repartidos en atención primaria (189), rehabilitación (101), reumatología (86), traumatología (206), unidad del dolor (103) y especialidad no definida (12); 316 farmacéuticos de oficina, y 838 pacientes, 411 de ellos con dolor controlado y 427 no controlado. Todos coinciden en que el dolor crónico repercute en la calidad de vida del que lo sufre, haciendo especial hincapié en la mala influencia sobre la actividad laboral, la imposibilidad de disponer de una movilidad normal y las complicaciones para dormir adecuadamente por las noches.

Otro de los aspectos en los que coinciden es que este tipo de dolencia provoca depresión y ansiedad.

Uso de opioides

José Ramón González-Escalada, vocal de la Junta Directiva de la SED y jefe de la Unidad del Dolor del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid, afirma que «los opioides mayores, mal tomados, no hacen más daño que un antiinflamatorio no esteroideo en caso de mal uso». Considera este fármaco como la «mejor solución al dolor», asegurando que «si hubiera que diseñar un analgésico potente, fiable y seguro se utilizaría una fórmula muy similar; es el mejor antiinflamatorio». González-Escalada explica que los efectos secundarios de los opioides «aparecen sólo cuando el paciente lo tolera mal debido al uso excesivo, no adecuado o muy por encima de su dolor». De ahí que se hayan creado «mitos» contra estos fármacos, que bien utilizados «son medicamentos muy seguros» que ofrecen calidad de vida y con efectos secundarios mínimos.

El dolor crónico deja de ser la consecuencia de una afección para convertirse en una enfermedad con nombre propio. Establecer límites en la duración es complejo, la media es de siete años y medio pero se define como dolor crónico aquel que permanece cuando se ha curado la enfermedad que lo provocó.

5/5 (1)

Valora esta información

, ,

Fibromialgia como enfermedad en la seguridad social

A continuación tienes un articulo en el que podrás conocerque tratamiento se dá a la Fibromialgia como enfermedad en la Seguridad Social.

Fibromialgia enfermedad desde el punto de vista jurídico

Durante la vigencia del contrato de trabajo pueden surgir determinadas incidencias que no pueden dejar de afectarle en cuanto a las condiciones en que se desarrolla la relación laboral e, incluso, a su propia subsistencia.

En una de ellas, y quizás la que con mayor frecuencia puede afectar al contrato de trabajo, es la enfermedad de uno de los elementos personales del mismo. Nos referimos, como es lógico, a la enfermedad del trabajador.

Aquí, como no podía ser de otra manera, nos vamos a referir a la enfermedad desde el punto de vista estrictamente jurídico, cuidando de no inmiscuirnos en campos de la medicina que nos son ajenos, y que desbordarían los límites que nos hemos marcado en esta breve exposición, y que se concreta en los efectos, que la aparición de una enfermedad en el trabajador, producen en el contrato de trabajo.

Fibromialgia, enfermeda reumática, causa desconocida

Y desde un principio debemos poner de manifiesto como la “fibromialgia” es una enfermedad reumática, y aun cuando tenga causa desconocida, dado el componente personal de la dolencia debe ser valorada con cautela, y no ha de ser ignorada porque produce efectos contrastados en términos generales en el ámbito laboral de relevancia, motivando que, en ocasiones sea imposible afrontar el trabajo propio o general.

La fibromialgia no es una dolencia aislada, sino que generalmente va acompañada de un síndrome ansioso depresivo, estado que conjuntamente influye negativamente en la posibilidad de reincorporación laboral del trabajador.

Para la Seguridad Social la enfermedad de fibromialgia no presenta particularidad alguna que la diferencie del resto de las enfermedades que puede padecer un trabajador.

En definitiva, queremos indicar que la enfermedad de fibromialgia, desde el punto de vista estrictamente jurídico, y en cuanto a los efectos que puede producir en la capacidad laboral del trabajador, no difiere sustancialmente de cualquier otra enfermedad, y le son de aplicación los principios generales que rigen esta materia y que pasamos a examinar ahora brevemente.

Tipos de enfermedades en la seguridad social

Así planteada la cuestión, preciso es poner de manifiesto, como a efectos del sistema de la Seguridad Social, se distinguen tres tipos de enfermedad, que producen en la relación laboral, distintas consecuencias.

Desde este punto de vista, puede hablarse de tres grandes grupos de enfermedades: enfermedad común, enfermedad de trabajo y enfermedad profesional.

Si bien en términos generales se puede decir, que toda enfermedad, consiste en una alteración de la salud, desde el punto de vista jurídico, y más concretamente, en el campo de la Seguridad Social, es requisito común de todos los tipos que hemos anunciado, la necesidad de que ésta tenga una cierta entidad que la dote de significado jurídico, y que, consecuentemente, desde un punto de vista positivo, requiera la asistencia sanitaria, y, en su aspecto negativo, que imposibilite la prestación del trabajo, que justifica su protección.

Como dice algún autor[2], la expresión “alteración de la salud”, supone la actuación de una causa morbosa, en un organismo humano, con la consecuencia de hacer preciso un tratamiento sanitario y con la consecuencia de impedirle la actividad profesional o laboral.

A) La Ley General de la Seguridad Social[3], en su artº 117. 2, define la enfermedad común, en su aspecto negativo, diciendo que “se considera que constituye enfermedad común las alteraciones de la salud que no tengan la condición de accidentes de trabajo, ni de enfermedades profesionales”.

B) Las que hemos denominado anteriormente “enfermedades de trabajo”, –concepto distinto, desde el punto de vista de la Seguridad Social de las enfermedades comunes–, son todas aquellas que sobrevienen al trabajador como consecuencia directa de su relación con la actividad profesional que desempeña.

Así, pues, para que una enfermedad merezca la conceptuación de enfermedad de trabajo, la enfermedad debe reunir la doble condición de existencia de un nexo causal entre la enfermedad un el trabajo que se realiza, y, desde un punto de vista negativo, que no esté incluida en el elenco de enfermedades profesionales.

Fibromialgia como enfermedad en la seguridad social

Enfermedades de trabajo

Por expresa disposición de la Ley, son enfermedades de trabajo[4]:

a) Las enfermedades que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución del mismo[5].

b) Las enfermedades o defectos, padecidos con anterioridad por el trabajador que se agraven como consecuencia de una lesión constitutiva de accidente de trabajo[6].

c) Las consecuencias de un accidente de trabajo que resulten modificadas en su naturaleza, duración, gravedad o terminación, por enfermedades intercurrentes, que constituyan complicaciones derivadas del proceso patológico determinado por el accidente mismo o tengan su origen en afecciones adquiridas en el nuevo medio en que se haya situado al paciente para su curación[7].

Todas estas enfermedades, que son verdaderas enfermedades de etiología común, la LGSS las considera accidentes de trabajo, con las consecuencias que de esta calificación se derivan, y que no es el caso de exponer ahora.

C) La enfermedad profesional, desde un punto de vista legal[8], es aquella “contraída a consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena en las actividades que se especifiquen en el cuadro que se apruebe por las disposiciones de aplicación y desarrollo de esta Ley, y que esté provocada por la acción de los elementos y sustancias que en dicho cuadro se indiquen para cada enfermedad profesional”

De este concepto claramente se deriva la diferencia que la separa de la enfermedad común, ya que la profesional tiene su origen en la realización de un trabajo. De las denominadas enfermedades de trabajo, la diferencia estriba en que éstas —que son accidentes de trabajo—no están incluidas en el listado a que se hace referencia en la definición legal[9].

Este listado de enfermedades profesionales, es un listado cerrado. No obstante, en el caso conocido como el del “Ardystil” o neuropatía intersticial difusa, propia del sector de la aerografía textil[10], si bien de manera provisional, hizo una interpretación abierta del sistema de lista, situando el síndrome en un apartado del Real Decreto 1995/1978, aunque no se haya precisado en concreto el agente enfermante.

4.57/5 (7)

Valora esta información

, ,

Asociación de Enfermos de Fibromialgia y Fatiga Crónica de Don Benito AFIBRODON

Don Benito acoge las primeras jornadas sobre fibromialgia y fatiga crónica

Estas jornadas están organizadas por la Asociación de Enfermos de Fibromialgia y Fatiga Crónica de Don Benito y se celebrarán en el salón de actos de la Institución Ferial de Extremadura (FEVAL).

La localidad de Don Benito acogerá el próximo sábado, 23 de septiembre, las Primeras Jornadas Sanitarias sobre Fibromialgia y Fatiga Crónica.

Según informa la organización, las jornadas serán inauguradas por el consejero de Sanidad y Consumo, Guillermo Fernández Vara, acompañado por el director general de Salud Comunitaria y Consumo, Pedro García Ramos, entre otras autoridades.

En el programa matinal se impartirán ponencias sobre el dolor asociado a la fibromialgia y la atención a pacientes, mientras que en el programa de tarde se hablará de las investigaciones sobre el efecto del agua en los pacientes y de los aspectos psicológicos y fisioterapéuticos en los enfermos.

Región Digital

AFIBRODON

 

Valora la información

Valora esta información

,

Acupuntura en fibromialgia ¿es efectiva ?

Actualizado a 2018 No la acupuntura en fibromialgia ni en otra enfermedad es efectiva, es un placebo. Así lo destaca “No mejora ninguna de las enfermedades estudiadas”, ha concluido la mayor y más reciente revisión de estudios científicos sobre acupuntura hecha hasta el momento. (extraido de la agujas acupunturas de placebo¹)

²La importancia del placebo y el origen del dolor en la acupuntura. Respuestas en el XV Congreso de la Sociedad Española del Dolor (SED), que acaba de celebrarse en Palma de Mallorca, los expertos han actualizado sus conocimientos en cuanto a la actividad física en el contexto de dolor crónico y la potencial utilidad de la acupuntura como terapia adyuvante

¿Qué se afirmaba de la acupuntura en fibromialgia hace 12 años?

Extracto de la entrevista realizada en la revista el mundo.es a Isabel Giralt ( presidenta de la sección de médicos acupuntores del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona, 2006 )

6. La acupuntura en fibromialgia es efectiva?

Sí. Está evidenciado científicamente que es efectiva para tratar los síntomas de la fibromialgia así como otros problemas concomitantes a la enfermedad, como el insomnio, la depresión y la fatiga.

acupuntura en fibromialgia

7. ¿Qué diferencia hay entre la acupuntura y el shiatsu?

El shiatsu es un masaje japonés que se basa en los meridianos de acupuntura. La acupuntura también se basa en la medicina china pero su técnica es la inserción de agujas en los puntos de acupuntura, mientra que el shiatsu los desbloquea con masajes.

8. ¿Cual es el mecanismo de funcionamiento de la acupuntura en general?

En el tratamiento del dolor, impide la transmision del dolor por el nervio o quita su causa? El mecanismo biológico que está demostrado es el de la liberación de sustancias antiálgicas, tanto a nivel cerebral como a nivel medular. Las principales de estas sustancias son las endorfinas, pero también libera otras sustancias como cortisol (que es antiinflamatorio), serotonina y oxitocina (que regulan el estado de ánimo). Además tiene una gran influencia sobre el sistema autonómico que regula los órganos internos. El umbral del dolor cambia gracias a la liberación de estas sustancias. Se hace más alto.

9. Puede la acupuntura mejorar la depresión o crisis de angustia?

La acupuntura en fibromialgia, por su efecto sobre la serotonina y sobre algunas sustancias a nivel cerebral puede mejorar las crisis de angustia y estado de ánimo, si bien en depresiones graves la utilizaremos de forma complementaria al tratamiento médico habitual.

10. ¿Para que personas no está indicada la acupuntura?

La acupuntura se puede utilizar en todo el mundo, pero con unos ciertos límites en que se debe ser más cuidadoso. Por ejemplo, personas muy débiles, mujeres embarazadas, pacientes que están con tratamiento anticoagulante como Sintrom y personas con prótesis valvulares cardiacas. En principio, estos son los casos más importantes.

Una «terapia» con riesgos

Actualidad a 2018 ¹ Acceso a Acupuntura las agujas del placebo

²Conclusiones sobre Acupuntura en el dolor

XV Congreso de la Sociedad Española del Dolor (SED), 24-26 mayo 2018


Fuente
Guardar

4.8/5 (5)

Valora esta información

, ,

Topiramato en el tratamiento del dolor crónico.Estudio

Topiramato: una alternativa para los pacientes con dolor neuropático de baja respuesta a los opioides y otros anticonvulsivantes

J. Cevas 1 , M. Somovilla 1 , C. Rodríguez 1 y J. L. García-Llano 1

Rev. Soc. Esp. Dolor 12: 93-97, 2005

CORRESPONDENCIA: Javier Cevas Servicio de Oncología y Cuidados Paliativos Fundación Rioja Salud Hospital de La Rioja Avda. de Viana, 1 26001 Logroño Tel.: 941 297 310. Fax: 941 249 445 e-mail: fcevas@frs.seris.es

RESUMEN

El dolor neuropático en los pacientes oncológicos representa un reto difícil, con tratamientos poco exitosos, que representan un desafío terapéutico para los clínicos dedicados al cuidado de estos pacientes. Recientes estudios han vuelto a demostrar la utilidad de los tratamientos con opiáceos en este tipo de dolor. La introducción de la gabapentina ha representado una esperanza para los pacientes y los sanitarios, pero presenta fracasos terapéuticos de difícil rescate.

Se presenta una casuística de 16 pacientes afectos de cáncer avanzado,

con dolor neuropático resistente a los tratamientos empleados, inclusive la gabapentina, introduciendo en ellos el topiramato a dosis bajas como forma de tratamiento de rescate. De los 16 pacientes tratados, 7 logran un control satisfactorio del dolor, rebajando la escala de intensidad del dolor más de un 50%. Se reflejan las características de los pacientes, las escalas de valoración empleadas y los efectos secundarios registrados.

Tres de los pacientes abandonaron la medicación antes de tiempo por efectos psicológicos.

Palabras clave: Dolor neuropático. Resistencia a tratamiento. Topiramato.

1 Servicio de Oncología y Cuidados Paliativos.

Fundación Rioja Salud. Hospital de la Rioja.

Logroño. Recibido: 22-03-04. Aceptado: 10-02-05.

INTRODUCCIÓN

El término de dolor neuropático es aplicado a un gran número de síndromes dolorosos, siendo normalmente secundario a una lesión sobre sistema nervioso central o periférico. Se suele asociar con alteraciones de la sensibilidad táctil (hipoestesia, alodinia, hiperpatía) del territorio afectado por el dolor.

Cuando el daño neurológico ha afectado a un gran plexo suele acompañarse de alteraciones de la fuerza del miembro y de un grado variable de amiotrofia. Frecuentemente se asocia el dolor neuropático a otros tipos de dolor en los pacientes con cáncer, necesitándose identificar y tratar cada uno de los diferentes dolores para llegar a un buen control de los síntomas (1).

Dentro de la fisiopatología del dolor neuropático

se admite que este puede ser mantenido por mecanismos periféricos o del sistema nervioso central (SNC). Dentro de los mecanismos de mantenimiento dependientes del SNC existe un sustrato bioquímico importante para el mantenimiento de la hiperactividad neuronal y de la percepción dolorosa anormal (1): — Aumento de la actividad glutaminérgica excitatoria, involucrando receptores NMDA, que originan reacciones intracelulares en cascada responsables de la hiperexcitabilidad neuronal.

— Cambios en los canales del sodio, que alteran la excitabilidad de la membrana neuronal. —

Pérdida de la inhibición endógena y disminución de la inhibición gabaminérgica, opioide y monoaminérgica.

Estos mecanismos justifican la introducción de nuevos medicamentos,

hasta ahora llamados coadyuvantes, como son los anticonvulsivantes gabaérgicos y los bloqueantes de los canales del sodio para el control del dolor neuropático. Por otra parte la utilización de los opiáceos va ganando terreno, anteriormente perdido, en el tratamiento del dolor neuropático, gracias al mejor conocimiento de la fisiopatología del mismo, así como por los resultados obtenidos con su correcta aplicación, normalmente asociados a los antidepresivos tricíclicos o los gabaérgicos (2,3).

Otros medicamentos, como los antagonistas de los receptores NMDA,

de los que la ketamina representa el medicamento más efectivo, son también usados por vía subcutánea para el tratamiento del dolor neuropático por cáncer. Un opiáceo bien conocido, como la metadona, también posee efecto bloqueador de los receptores NMDA (4,5).

Los tratados de analgesia reconocidos, introducen los medicamentos anticonvulsivantes si el dolor es paroxístico o lancinante, realizándose de todas formas esta introducción de manera más temprana, debido a la reconocida eficacia y, posiblemente, el futuro de uso pase por la combinación de estos medicamentos ya desde el primer momento y no sólo en los momentos de rebeldía o falta de resultados terapéuticos (4-8).

Dentro de los fármacos antiepilépticos

usados en los pacientes con dolor neuropático, se posee más experiencia en el uso de la carbamacepina y progresivamente los gabaérgicos van tomando posiciones, representando la gabapentina el medicamento de referencia, siendo el papel de los nuevos tratamientos como el felbamato, lamotrigina, zonisamida, topiramato y oxcarbazepina de uso momentáneamente minoritario (9).

El topiramato es un monosacárido derivativo

que modula los voltajes dependientes de los conductos del sodio, potencia el ácido gammaaminobutírico (GABA) y bloquea un subtipo de los receptores del glutamato (el ácido alfa-amino 3-hidroxi-5 metiloxazol- 4 propiónico). Es rápidamente absorbido y exhibe una farmacocinética lineal. El topiramato rápidamente alcanza los niveles del GABA mediante desplazamiento por inhibición competitiva. El GABA es un aminoácido que inhibe la neurotransmisión, actuando sobre dos subtipos de receptores, GABA A, receptor pentamérico transmembrana que se une a GABA, barbitúricos, benzodiacepinas, neuroesteroides y etanol.

El GABA B

es un regulador de los canales de calcio y potasio, guiando su influjo hacia la guanosina trifosfato (GTP) de unión a proteínas. Cuando los GABAA o GABA B están activados, permiten la entrada de cloro y la salida de potasio, resultando en una inhibición del impulso de transmisión doloroso a la neurona postsináptica (10,11). El topiramato modula la conductancia voltaje dependiente del sodio y aumenta la entrada del cloro estimulada por el GABA. Este aumento del aflujo del cloro mediado por el GABA puede representar un mecanismo que contribuye al impacto del topiramato en el control del dolor neuropático.

También bloquea los canales de aflujo del calcio al interior de la célula,

de tipo voltaje dependiente, como otro mecanismo de actuación en la fisiología de las neuronas (12- 15). En cuanto a los efectos adversos, los más comunes afectan al SNC y son leves o moderados. Incluyen somnolencia, fatiga, enlentecimiento psicomotor y problemas de concentración. Estabiliza el ánimo de los pacientes y provoca pérdida de peso en cerca de un 30% de los pacientes (13-15).

OBJETIVO DEL ESTUDIO

Se han seleccionado durante los años 2000 y 2001, los pacientes afectos de cáncer, con diagnóstico de dolor de carácter neuropático preponderante, que han sido tratados con medicación convencional incluyendo la gabapentina sin obtener control clínico evidente. Se han excluido todos aquellos casos susceptibles de tratamiento mediante técnicas invasivas, al considerarlas de indicación en estos pacientes.

Los objetivos asignados al estudio fueron:

1. Utilizar el topiramato en pacientes refractarios a otras medicaciones para demostrar su efectividad.

2. Valorar su efectividad según las escalas de medida de dolor neuropático.

3. Cuantificar la dosis efectiva y forma de administración.

4. Describir los efectos secundarios.

5. Describir las causas de abandono.

MATERIAL Y MÉTODOS

Durante el periodo de estudio, años 2000 y 2001, se han incluido un total de 16 pacientes con las características descritas de dolor por cáncer, de predominio neuropático, resistentes a otras formas de tratamiento médico, incluida la gabapentina y no candidatos a técnicas invasivas. En todos los pacientes se valoró la intensidad del dolor mediante escala analógico visual y se valoró el componente de alodinia e hipersensibilidad mediante la escala de LANS.

Una vez comprobado que los pacientes cumplían las características de inclusión,

se comenzó el tratamiento con topiramato, por vía oral, comenzando a dosis bajas de 12,5 mg cada 12 horas, subiendo progresivamente la dosis, de forma que el segundo día se administraban 25 mg cada 12 horas y posteriormente cada semana se aumentaba la dosis 25 mg cada 12 horas hasta controlar el dolor o superar los 150 mg cada 12 horas. Cada semana se valoraba la intensidad de dolor mediante EVA y cada 15 días la alodinia e hipersensibilidad mediante escala de LANS.

RESULTADOS

Descripción de los pacientes

Se tratan un total de 16 pacientes afectos de cáncer con afectación de dolor neuropático que reúnen las características enumeradas en la Tabla I. Todos estos pacientes se encontraban en estadio avanzado de su enfermedad, siendo todos ellos metastásicos, salvo el caso del paraganglioma y los cordomas, que eran localmente avanzados e irresecables.

TABLA I.

NÚMERO DE PACIENTES Y SUS DIAGNÓSTICOS

Carcinoma de próstata 8

Carcinoma de pulmón 3

Cordomas 2

Carcinoma de ovario 1

Melanoma 1

Paraganglioma 1

Tratamientos previos

En todos los casos los pacientes habían recibido opiáceos de forma previa, en diferentes formas de administración, tanto oral rápida, retardada, fentanilo transdérmico y morfina subcutánea. En todos los casos se introdujo de forma previa la gabapentina, considerando la dosis de 1.600 mg como mínima para definir la falta de actividad de dicha droga, alcanzando 4 pacientes la dosis de 2.400 mg diariamente como forma de tratamiento, sin efectividad terapéutica. También estos pacientes habían recibido de forma previa medicamentos coadyuvantes como la dexametasona, sin resultados favorables.

Territorios afectos

De los 16 pacientes tratados 10 presentaban afectación de territorio ciático y pélvico-perineal, 4 de territorio costal y 2 de territorio braquial. Siete de los 16 pacientes tratados, lograron un control satisfactorio del dolor (43,75%) rebajando la escala de intensidad de dolor (EVA) más de un 50%. Dos enfermos consiguieron una escala inferior a 3 mantenida en más de dos meses.

El seguimiento promedio de los pacientes fue de cuatro meses,

con límites de 2 a 12. Si valoramos la escala de LANS para valoración de hipersensibilidad y alodinia, 11 enfermos consiguen rebajar su escala inicial más de un 50% y 5 logran una escala de alodinia e hipersensibilidad dentro de la normalidad. Es evidente una mejora más importante en la conducción neurológica que en la EVA de dolor, probablemente por expresar un concepto global del dolor. La dosis máxima tolerada, sin efectos secundarios notables, fue de 125 mg cada 12 horas (250 mg.día -1 ), siendo la dosis media eficaz de 40 mg cada 12 horas (80 mg.día -1 ).

Efectos secundarios

Dentro de los efectos secundarios registrados en estos pacientes, destaca el hecho de que 3 enfermos abandonaron el estudio en la tercera semana de tratamiento por intolerancia “psíquica”, definida en un caso por la inducción en el paciente de un nerviosismo extremo, que cesó tras su administración y en 2 casos por imposibilidad de concentración y expresión verbal correctas, valorando los pacientes mejoría notable tras el abandono de la medicación. El resto de los efectos secundarios detectados fueron los enuemerados en la Tabla II.

TABLA II.

EFECTOS SECUNDARIOS

Somnolencia 7 pacientes (43,75%)

Sudación 2 pacientes (12,5%)

Temblor distal 3 pacientes (18,75%)

Vómitos leves 3 pacientes (18,75%)

Pérdida de peso 0 Ganancia peso > 5% 4 pacientes (25%)

DISCUSIÓN

El dolor neuropático se produce por destrucción, infiltración, compresión de tejido nervioso, pudiendo tener dos formas principales de manifestaciones clínicas, bien disestésico como el ocasionado tras el herpes zóster o bien el dolor neurálgico, con paroxismos o dolor lancinante, como el de la neuralgia del trigémino. En nuestros enfermos de cáncer avanzado, con diferentes formas de dolor, la clasificación de un dolor neuropático en una de las dos formas descritas es muchas veces imposible, ya que se mezclan ambas características y frecuentemente diferentes tipos de dolor.

En la práctica clínica

esto dificulta enormemente la valoración de la intensidad del dolor y por tanto su alivio, así como se precisa algún sistema de valoración de los componentes específicos del dolor neuropático, como son la alodinia y la hipersensibilidad. Dentro de nuestro estudio hemos aplicado como valoración de la intensidad de dolor la escala visual analógica y como valoración de los componentes de alodinia e hipersensibilidad la escala de LANS, fácilmente valorable en la práctica clínica diaria por personal entrenado.

Los enfermos tratados

son los más resistentes a los tratamientos convencionales empleados e incluso pueden englobarse en resistencia a fármacos como la gabapentina. No obstante presentan resultados favorables al empleo de productos como el topiramato, sin efectos tóxicos relevantes, aunque con resultados no espectaculares, como es lógico en este tipo de pacientes.

Los tres casos de abandono del tratamiento

fueron decisiones de los propios pacientes debidas a nerviosismo, intolerancia psíquica y alteraciones en la ideación y torpeza mental, posiblemente más inducidos por la polimediación que por el propio topiramato, aunque los pacientes mejoraron en estos aspectos tras el abandono de la droga. Estos pacientes habían recibido de forma previa tratamientos con antidepresivos del tipo de la flutamida y paroxetina como característica coincidente.

Por otra parte,

no se registró pérdida de peso en el periodo de control y sí ganancia, siempre inferior al 5% del peso total, probablemente debido al mal estado previo de los pacientes, en donde el alivio obtenido justifica esta ganancia de peso inesperada.

En la revisión bibliográfica efectuada, se han encontrado referencias adecuadas para considerar la introducción del topiramato dentro del arsenal de tratamiento destinado al dolor neuropático, como es el caso de los trabajos de Portenoy (10), Tremont Lukas (12) y Rosenfeld (14) que describen el mecanismo de acción del fármaco y su utilización, pero hay pocas descripciones de su uso en pacientes con baja respuesta a opioides y otros anticonvulsivantes.

El trabajo publicado por Biton (16)

describe y concreta el proceso de la titulación y el estudio de la tolerabilidad, pero apenas se introduce la comparativa de eficacia clínica comparado con otros medicamentos. En el estudio de Jenson (17) se introducen más datos clínicos comparativos con el presente trabajo, reflejando en un subapartado la actividad del topiramato tras el fracaso de la gabapentina, pero no es el objeto del estudio descrito su comparación, no pudiendo por tanto, compararse cifras de ambos estudios. Podemos concluir que el uso de agentes como el topiramato representa una esperanza en estos pacientes difíciles y de cara al futuro, la introducción más temprana y posiblemente en combinación de fármacos gabaérgicos represente un futuro más halagüeño en estos casos.

El topiramato es por tanto un fármaco útil en el tratamiento del dolor neuropático, a dosis bajas, y el futuro posiblemente pase por su uso más temprano y en combinación, sobre todo en pacientes rebeldes al tratamiento convencional.

NOTA CLÍNICA 93

Cevas J, Somovilla M, Rodríguez C, García-Llano JL.

 

BIBLIOGRAFÍA

1. Cancer pain: A monograph on the management of cancer pain. Health and Welfare Canada, Otawa, ON 1984.

2. Bruera E, Watanabe S. New developements in the assesment of pain in cancer patients. Support Care Cancer 1994; 2: 312-8.

3. Ingham J, Portenoy R. Symptom assesment. In: Cherny N, Foley K, eds. Hematology and oncology clinics of North America, pain and palliative care. Philadelphia: W.B. Saunders Company 1996. p. 21- 40.

4. Bruera E, Ripamonti C. Alternate routes of administration of opioids. In: Patt R, ed. Cancer Pain. Philadelphia: J.B. Lippincott Company 1993. p. 161-84.

5. Bruera E, Mac Donald S. audit. Methods: the Edmonton symptom assesment system. In: Higginson I, ed. Clinical audit in palliative care. Oxford: Radcliffe Medical Press 1993. p. 61-77.

6. Management of pain. In: Doyle D, Hanks G, MacDonald N, eds. Oxford textbook of palliative medicine. Oxford: Oxford Medical Publications, 1994. p. 140- 281.

7. Faisinger RL, Bruera E. How should we use transdermal fentanyl for pain management in palliative care patients? J Palliative Care 1996; 12: 48-53.

8. De Stoutz N, Bruera E, Suárez Almanzor M. Opioid rotation for toxicity reduction in terminal cancer patients. J Pain Symptom Manage 1995; 10: 378-84.

9. Bruera E, Ripamonti C. Adjuvants to opioid analgesics. In: Patt R, ed. Cancer Pain 1993; 10: 143-60.

10. Portenoy R. adjuvant analgesics agents. In: Cherny N, Foley K, ed. Hematology and oncology clinics of North America: pain and palliative care. Philadelphia: W.B. Saunder Company 1996. p.103-20.

11. Oneshuck D, Bruera E. The dark side of adjuvant analgesic drugs. Progress in Palliative Care 1997; 5: 5-13.

12. Tremont-Lukats IW, Megeff C, Backonja MM. Anticonvulsivants for neuropathic pain syndromes: mechanisms of action and place in therapy. Drugs 2000; 60: 1029-52.

13. Beydoun A. Pharmacotherapy of painful peripheral neuropathies. Progress in anesthesiology 1999; 11: 27-35.

14. Rosenfeld WE. Topiramate: a review of preclinical pharmacokinetic, and clinical data. Clin Ther 1997; 19: 1294-308.

15. Privitera MD. Topiramate: a new antiepileptic drug. Ann Pharmacother 1997; 31: 1164-73.

16. Biton V, Edwards KR, Motouris GD, Sackellares JC, Harden CL, Kamin M. Topiramate tritation and tolerability. Ann Pharmacother 2001; 35: 173-99.

17. Jenson MG, Royal MA, Sameh Ward, et al. Topiramate for the treatment of neuropathic syndromes and chronic pain. American Journal Pain Management 2002; 12: 16-23.
Valora la información

Valora esta información

, ,

incapacidad total para una limpiadora que sufre fibromialgia

El TSJPV declara la incapacidad total para una limpiadora que sufre fibromialgia

condena a la seguridad social a pagarle una pensión vitalicia de 480 euros mensuales

Incapacidad Fibromialgia.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha declarado la incapacidad total permanente para ejercer su trabajo habitual a una empleada de la limpieza, de 51 años, que sufre fibromialgia.

La sentencia condena a la Seguridad Social a abonar a la trabajadora una pensión vitalicia del 55% de su base reguladora de 873 euros mensuales, lo que supondrían 14 pagas anuales de 480 euros, además de «las mejoras, incrementos y revalorizaciones que procedan».

La resolución judicial estima el recurso de suplicación de la empleada de la limpieza frente a la Seguridad Social y revoca la sentencia de octubre de 2005 del Juzgado de lo Social número 1 de Bilbao que falló en contra de la demandante.

Incapacidad fibromialgia

Incapacidad fibromialgia

síndrome depresivo

El TSJPV considera probado que la trabajadora sufre fibromialgia con contracturas musculares e hiperalgesias generalizadas con limitación de la movilidad cervical y dorsolumbar de al menos un tercio. Además, indica que, aunque no ha habido afectación neurológica, se le ha sometido a tratamiento en la unidad del dolor, sin mejoría de síntomas, aún con mínima actividad física. La mujer también padece síndrome ansioso-depresivo reactivo a factores estresantes, entre ellos, familiares.

«Las dolencias de la demandante, consistentes en la fibromialgia con dolor y limitación de la movilidad vertebral en al menos un tercio, van a impedirle la realización de esas tareas, dado que precisa una actividad física continuada, aunque sea moderada, que va a causarle un sacrificio excesivo, con dolor en los puntos gatillo y contracturas musculares e hiperalgesias generalizadas, sin mejoría del dolor pese al tratamiento específico en la unidad del dolor», señala.

Además, recuerda que el dolor que siente la empleada «se produce incluso con la mínima actividad física». Por ello, declara la incapacidad permanente total para desarrollar su profesión habitual.

Noticias de Gipuzkoa

Guardar

Valora la información

Valora esta información

,

Fibromialgia en Reumatología clasificada por la OMS

¿Por qué se trata la fibromialgia en reumatología?

Oigo que la fibromialgía es una enfermedad neurológica, lo leo y no logro entender porque se trata la Fibromialgia en reumatología. ¿Tienes esta duda?

Este articulo te dá la clave de que especialista debe tratar la enfermedad. Independientemente los neurológos también te pueden diagnosticar y tratar, los que se especializan en Fibromialgia.  Actualizado a 2016 por Fibromialgia Noticias.

La fibromialgia; el reumatismo no especializado.

La organización mundial de la salud es la que define a la Fibromialgia como una dolencia ubicada en el área de la reumatología. Las pruebas médicas no consiguen certificar el dolor, por lo que obtener un diagnóstico de esa enfermedad, que añadido a los síntomas propios de la enfermedad impide, por ejemplo, causar baja por invalidez permanente y el enfermo ha de recurrir a los tribunales de lo social.

Dificíl de diagnosticar, se supone, afecta a 1.200.0000 personas en España.

Sociedad Española de Reumatologia

Fibromialgia en Reumatología clasificada por la OMS

OMS clasifica Fibromialgia en Reumatología

¿Quieres conocer más datos sobre como la fibromialgia es reconocida por la Organización mundial de la Salud?

4.33/5 (3)

Valora esta información