Entradas

, , ,

Fibromialgia dolor y psicología ¿Que relación tienen? 4.4/5 (10)

Existe una gran problemática cuando en la fibromialgia se ve asociada la palabra psicología. El desconocimiento, la falta de tiempo para saber, las opiniones cargadas de desconocimiento siempre serán un lastre para ciertas enfermedades que emergen, y de las que se desconoce mucho, entre ellas la esclerosis múltiple, el lupus, la endometriosis, entre muchas.

Enfermedades que empiezan a conocerse ciertos mecanismos y cualquiera sin falta de conocimientos las puede asociar libremente a la fuerza de voluntad.

Y hay que empezar a desterrar la palabra voluntad en un enfermo, porque el enfermo siempre pone voluntad, otra cosa es que en determinados momentos la enfermedad le impida PODER. No sólo en fibromialgia en todas las enfermedades crónicas.

Cuando la vida enferma…NO las emociones

En la recuperación de un enfermo crónico dependen muchos factores demasiados.
Sólo un ejemplo, un enfermo crónico cuando enferma joven tendrá que lidiar con la vida laboral (grandes barreras para un discapacitado, en poca o menor medida). Tendrá que afrontar la maternidad o la paternidad (todo enfermo quiere realizar sus sueños), algo que no es un simple parto o momento que acompañará toda la vida.

Cada enfermo tendrá que saltar sus propias barreras (según sus sueños o intereses) y además convivir con la barrera de los tiempos de las personas sanas.
Los tiempos de los enfermos crónicos son otros tiempos, cada uno tiene sus propias barreras…la diferencia entre vivir una vida plena en salud y la diferencia entre vivir una vida limitada. Es renunciar para seguir, muchas renuncias.
Fibromialgia dolor y psicología

Enfermo crónico obligado a renunciar para seguir

Y sí en la salud duelen las renuncias, en la enfermedad duelen mucho más. Es inevitable ver cómo se vive la vida con plenitud (en otros) y ver que internamente eso ya es imposible de alcanzar.

Quien es realista y usa sus limitadas herramientas, tiene una buena red de apoyos, una medicina que lo guía SIEMPRE tendrá más fácil avanzar.

Este es el gran entramado de cualquier enfermo crónico, entonces tiene más garantías de éxito, de que su voluntad sirva para afrontar la enfermedad y todas las problemáticas.
La medicina no puede llegar a la parcela privada de cada enfermo…esto es vida, trabajo, familia, capacidad de adaptación de cada enfermo.

Para un enfermo crónico cualquier superación a lo largo de sus vida le supone un esfuerzo al cuadrado.

La medicina dentro de una enfermedad crónica lo único que puede hacer es cuidar lo insalvable para la medicina hoy.

Fibromialgia dolor y psicología

Y ante esto ha hecho la aparición el término biopsicosocial….ha llegado a detectar qué es lo que enferma más cuando la medicina no llega. No es un inadaptado, le faltan apoyos, quizás varios a un enfermo. Y cuanto más le falten, la voluntad va ser un factor que implique muy poco, y sea un GRAN CRóNICO.

El enfermo ha de ser tratado en todas sus parcelas de vida, y este es el apoyo que debe ser adaptado a un enfermo de fibromialgia, dolor crónico y de cualquier otra enfermedad.

El término biopsicosocial ha venido para quedarse es MEDICINA+VIDA

Y cuando faltan todos estos apoyos parte de ellos entonces es necesaria la ayuda de un psicólogo, pueden faltar varios a lo largo de una enfermedad crónica. Un psicólogo a lo largo de las enfermedades crónicas puede ayudar a un enfermo cuando tenga que afrontar muchas problemáticas en el día a día…puede ayudarte a identificar esas barreras e identificarlas antes que te des cuenta.
Puede reforzar esa voluntad, esa gran adaptación, ese gran trabajo que hace de voluntad el enfermo crónico.
Escrito por Fibromialgia Noticias

¿Las interrelaciones personales una forma de identificar el nivel de dolor?

Una novedosa investigación podría aclarar las intensidades de dolor, podría ayudar a valorar la intensidad. ¡Sorprendente el mundo del dolor!

El dolor es complejo afecta demasiados mecanismos se necesita saber COMO afecta y CUANTO duele, pero no deja de ser investigado y aparecen sorprendentes publicaciones

Y mientras en fibromialgia ¿Qué?

Complicado en fibromialgia, cada enfermo ha de encontrar su tratamiento…compleja búsqueda.
Por ahora la investigación ya empieza a clasificar qué la empeora, cada enfermo tiene sus propios agravantes. Cada enfermo es único. No sólo en fibromialgia, en cualquier enfermedad, el enfermo crónico es vulnerable frente a sus discapacidades. La medicina lo sabe y está encontrando herramientas para poder protegerle dentro de su discapacidad/des.

fibromialgia y enfermedades

Valora esta información

, , ,

La empatía en el dolor crónico con ciencia 4/5 (1)

Explicando la empatía en dolor crónico con ciencia.Un enfermo de dolor crónico con altos niveles de intensidad puede tener un peor pronóstico. Cuando  la palabra superación puede llevar al enfermo a el caos en el manejo de la enfermedad. Cuando TODO no es superación, cuando son consecuencias de la gravedad del dolor que se sufre.

La empatía no es un sentimiento tan simplista como pedir comprensión, la empatía es eje central de las relaciones humanas que es bidireccional, se necesita tener y dar, en su justa medida y dependiendo de cada persona. Cómo encontrar un punto medio entre las relaciones interpersonales es complicado y como se agrava cuando se sufre dolor crónico, el dolor crónico incapacita hasta la posibilidad de entender, altos niveles de dolor pueden afectar a la comprensión, no por la voluntad del enfermo sino por cambios que afectan a las áreas cerebrales del dolor y de la empatía.

Este estudio se centra en niveles de intensidad de dolor 7 de la Escala visual del dolor no siendo aplicables a forma de dolor más moderados.

El dolor crónico en escalas más altas pueden llevar a anular la empatía del enfermo.  Por ello la IASP define el dolor como

“El dolor es una experiencia sensorial o emocional desagradable asociada a un daño real o potencial en un tejido, o descrito en términos de dicho daño.”1

En efecto la IASP recoge el grave daño que puede ejercer el dolor en la conducta de los pacientes, el dolor es una agresión continua en áreas cerebrales y pueden alterar el comportamiento de quien lo sufre, alterando sus emociones, una consecuencia de sufrir el dolor, los daños del estrés continuado que tiene que soportar el cerebro cuando se convive con dolor crónico.

Cuando el dolor es tan intenso

Una falta de empatía puede ser un signo de empeoramiento de un paciente de dolor, pueden empezar a hacer apariciones lesiones (neuropsicología) en áreas cerebrales que le impidan seguir avanzando. Y esto puede debutar en cualquier persona que sufra dolor crónico.

Categorizado este subgrupo de enfermos en fibromialgia como los de peor pronóstico

Un subgrupo de enfermo en fibromialgia está categorizado como de los más invalidantes (vease actualidad del tratamiento en fibromialgia 2017 y esto debe ser valorado por profesionales expertos en psicología del dolor.

Una consecuencia de los altos niveles de dolor a los que puede estar sometido un enfermo a lo largo de años de la propia enfermedad.

Y sucede en todas las enfermedades de dolor

Este estudio habla de todo el dolor crónico, de TODAS las enfermedades que se sufren con dolor crónico, no sólo de la fibromialgia.
El dolor crónico abarca a demasiadas enfermedades: dolor crónico oncológico, la neuropatía diabética, la neuralgia del trigémino entre muchas más, demasiadas enfermedades de dolor poco conocidas. Todas de difícil en solucion en su tratamiento (el dolor crónico afecta a un 15% de la población mundial).

Demasiados interrogantes sobre la empatía y el dolor

Sí la empatía puede aliviar del que sufre el dolor crónico ¿El dolor crónico puede anular la capacidad de empatía? ¿Puede el dolor anular el comportamiento a través de lesiones en la estructura cerebral provocadas por la cronicidad del dolor? ¿Cómo ayudar en estas circunstancias? ¿Cómo prevenir estas consecuencias del altas intensidades en el dolor crónico?

Empatía en dolor crónico

¿Por qué descienden los niveles de empatía en altos niveles de dolor crónico?

Un pequeño estudio puede empezar a mostrar claves.

La empatía en dolor crónico aumenta con la terapia cognitivo conductual.

La puntuación del IRI-PT aumentó después de la TCC, aunque la gravedad del dolor no se redujo.

Perspective taking (PT) es la tendencia a tomar el punto de vista psicológico de los demás y es el elemento central de la empatía.

El PT se relaciona con conceptos tales como la aceptación, la no tolerancia y el dejar ir, que son los fundamentos actitudinales de la práctica de la atención plena [53]. Kabat-Zinn dijo: “A menudo desperdiciamos energía negándonos. Esto realmente impide que ocurra un cambio positivo, y es importante que demos la disposición para ver las cosas tal como son. Es mucho más probable que sepamos qué hacer y tenemos la convicción interna de actuar cuando tenemos una idea clara de lo que está sucediendo “. [54]

Nuestros hallazgos sugieren que la TCC fomentó la aceptación del dolor y una mayor empatía en los pacientes. es muy común que los individuos intenten combatir el dolor; sin embargo, luchar a menudo agrava el dolor. En lugar de negar el dolor o ceder a él, la atención plena se centra en la conciencia y la aceptación del dolor.

A los pacientes se les enseña a ser conscientes del dolor y observarlo con calma y de cerca.

La aceptación del dolor debilita su efecto, y los pacientes se dan cuenta de que pueden controlar el dolor ellos mismos. Estudios previos han encontrado que el puntaje IRI-PT se asocia de forma muy significativa con la duración de [55] y la satisfacción [56] en las relaciones entre las parejas.

Terapia cognitiva conductual mejora las relaciones interpersonales pero NO el dolor

Debido a que PT implica entender el punto de vista de otra persona, el aumento de PT se asocia con una mejora en las interacciones interpersonales. Por lo tanto, creemos que al aumentar la puntuación de IRI-PT, la TCC ayudará a mejorar las relaciones interpersonales de los pacientes con dolor crónico.

La puntuación de IRI-PD disminuyó después de TCC en nuestro estudio

El IRI-PD (personal distress) o experimentar sentimientos de incomodidad y ansiedad cuando se es testigo de experiencias negativas de otros, evalúa la ansiedad subjetiva auto orientada al experimentar a otras personas en apuros. Los puntajes más altos de DP indican una mayor angustia individual [57], que puede ser causada por el dolor crónico [58].

Por lo tanto, los pacientes con dolor crónico pueden no sentir solo la angustia individual sino también las experiencias negativas de los demás de forma más negativa [27].

Hallazgos en imagen

Varios estudios han demostrado que la EP está relacionada con la emocionalidad negativa y las emociones mal reguladas [59], que afectan las relaciones interpersonales en pacientes con dolor crónico. En un estudio de imagen de resonancia magnética funcional, Moriguchi et al. [60] encontraron una correlación positiva entre el puntaje IRI-PD y la actividad dependiente del nivel de oxígeno en la sangre en el polo temporal derecho, que está asociado con el comportamiento y la función social [61].

El estudio subraya que no se ha tenido en cuenta la toma de fármacos.

¿Cómo prevenir estos daños?

El enfermo de dolor crónico puede evitar la acción negativa del dolor sobre la estructura cerebral activando otras áreas del cerebro con musicoterapia.En el video una breve explicación del poder de la música en el cerebro.

 

Prevenir los daños colaterales del enfermo que sufre dolor crónico ¿hay herramientas?

En las enfermedades de dolor crónico se lucha para que los enfermos accedan a unidades interdisciplinares, siendo la psicología del dolor una necesidad ante agravamientos en la estructura social del enfermo o ante cualquier problemática que exista. Esto daría lugar a un mejor pronóstico en cualquier enfermo crónico de dolor que se ve expuesto a daños en áreas cerebrales por las consecuencias del constante dolor.

 

La gravedad de la fibromialgia con dolor crónico en altos niveles y otras enfermedades asociadas

Adaptación de Interpersonal Reactivity Index (IRI) al español

¹www.change-pain.org
Effects of Cognitive-Behavioral Therapy on Empathy in Patients with Chronic Pain
Psychiatry Investigation 2018;15(3):285-291.
Published online: February 28, 2018
DOI: https://doi.org/10.30773/pi.2017.07.03

Valora esta información

,

El dolor crónico sin tratamiento 5/5 (2)

La actualidad del dolor crónico sin tratamiento en Estados Unidos. A través de la visión y análisis médicos de un especialista en dolor. La crisis de los opioides y las consecuencias de la liberación de los opioides en el tratamiento del dolor.

Esto refleja la actualidad en Estados Unidos, país al que miran muchos organismos sanitarios con el fin de evitar la debacle con la dispensación de opioides a los pacientes, que afortunadamente no sufren aún muchos países.

En España La Sociedad Española del dolor, con el fin de evitar esas consecuencias, se anticipa creando un decálogo para el uso y manejo de los opioides.

¿Qué está pasando con el dolor crónico sin tratamiento?

Escrito por el Médico Joe H. Browder¹

En pocas palabras, NADA, los datos no han cambiado en el dolor crónico sin tratamiento. Existe aún el mismo porcentaje de población de pacientes que sufre de dolor crónico e implacable. La única diferencia es la siguiente: ahora sabemos que una opción de tratamiento, cuando se lleva al extremo, no es la solución, es demasiado simplista a lo que esperábamos y se nos hizo creer.

Simplista es un buen adjetivo junto con delirante, tonto o académicamente corrupto para describir la creencia de que cualquier enfermedad humana puede ser aliviada con una sustancia adictiva conocida. Es incomprensible la forma en que los expertos en manejo del dolor se han disociado con el pasado, del conocimiento acumulado, tanto de expertos médicos como de laicos sobre la naturaleza peligrosa de los opiáceos.

Restricciones y más errores

Durante la década de 1920, se aprobaron varias leyes en los Estados Unidos para hacer frente a la adicción generalizada para hacer frente a la facilidad de disponibilidad de los opioides sin receta. A fines de la década de 1960, las leyes fueron aprobadas una vez más para frenar el uso excesivo de varias drogas que alteran la mente, se constituyó una nueva agencia de represión antidrogas. Parece que 50 años después, se ha vuelto a cometer el mismo error.

La adicción ha formado parte siempre de la condición humana,  desde siempre, desde que se tiene conocimiento por escrito de la historia. La adicción incluso se ha utilizado como una herramienta para la guerra, un ejemplo, el uso del opio por parte de los británicos contra los chinos en las Guerras del Opio a mediados del siglo XIX. Existe un conocimiento creciente de que el mismo porcentaje de la población ha sido adicto a algunos agentes durante al menos varios siglos.

La dependencia excesiva de los opioides para el tratamiento del dolor crónico simplemente sustituyó unos medicamento psicoactivo por otros.Es interesante observar que a medida que la crisis de los opiáceos se ha vuelto mayoritaria, hay menos conocimiento de la adicción a la cocaína o la metanfetamina.

Ahora hay un rebote masivo contra el uso de opioides recetados para el dolor crónico.

Los daños colaterales a los enfermos que tienen bajo control su dolor.

En este proceso de corregir los errores, una cantidad de pacientes con dolor crónico que habían recuperado su funcionalidad mediante un tratamiento adecuado con opiáceos para su enfermedad , ahora están atrapados en el maremoto y perdiendo sus tratamientos con opioides y con ellos su funcionalidad.

Esta pérdida de la funcionalidad restablecida, en una parte de los pacientes, les han hecho recurrir a las drogas de la calle, que se han vuelto cada vez más potentes y peligrosas. Esta es una consecuencia involuntaria de la reducción en la prescripción de opiáceos. Todas las partes involucradas deberían reconocer  que el genio de la lámpara de los opiáceos está fuera de ella.

Pautas de prescripción y leyes bienintencionadas que restringen el uso de opiáceos prescritos están infligiendo un daño real a los pacientes de todo el mundo.

Los grupos que intentan aliviar este problema incluyen a los legisladores, que generalmente están poco informados e intentan satisfacer las necesidades de sus electores. Existe una gran cantidad de electores que abogan por la reducción de la adicción y las muertes por sobredosis. Los legisladores intentarán aprobar leyes que alivien estos problemas, pero, inevitablemente, cualquier ley está redactada de manera tan amplia que acabará causando daño a un paciente cuyo dolor crónico esté siendo tratando de manera eficaz para el alivio del dolor.

Las compañías farmacéuticas también tienen un gran interés en el uso de estos medicamentos.

Se han producido nuevos opioides a través de modificaciones. Muchos de estos medicamentos son menos inductores a el abuso, son medicamentos de marca y, en general, no están cubiertos por las compañías de seguros. La forma más económica de tratar el dolor es con opioides de liberación inmediata. También se cree que estos son los medicamentos más adictivos. Debido a que pueden ser fácilmente inyectados o vaporizados y inhalados, estos medicamentos tienen el uso limitado en dosificación más altas.

Las compañías de seguros también se muestran reacias a cubrir tratamientos alternativos, como terapias físicas y psicológicas, durante períodos prolongados, que necesitan estos pacientes. Estas técnicas de intervención pueden ayudar a aliviar el dolor de forma moderada en espacios de tiempo breves.

Control del dolor a largo plazo ¿Existe?

Sin embargo, uno de los principales problemas en el tratamiento del dolor es que no se ha demostrado que ninguna técnica proporcione control del dolor a largo plazo.

Medicamentos opioides; medicamentos coadyuvantes, como gabapentina y antidepresivos de doble acción; fisioterapia tradicional, y procedimientos mencionados anteriormente; y tratamientos alternativos y su escasa eficacia de todos ellos, no proporcionan control del dolor a largo plazo.

Las únicas técnicas que han demostrado ser útiles son algunas técnicas psicológicas, como la terapia cognitivo-conductual. Por lo tanto, es difícil abogar por cualquier tipo de tratamiento de manejo del dolor cuando, dependiendo de su punto de vista, nada funciona. Además de las complicaciones adicionales en el tratamiento del dolor crónico son las condiciones comórbidas, como los diagnósticos psicológicos, la obesidad, el tabaquismo y los problemas sociales.

Se está en un punto en el que los medicamentos recetados, están siendo reemplazados por drogas ilegales.

Esto se complica aún más por el hecho de que las píldoras de marca se están usando para hacer copias y producir píldoras parecidas a las de marca, pero que en realidad pueden contener cualquier cantidad de medicamentos psicoactivos. Los análogos del fentanilo son más peligrosos. Es probable que las estadísticas no sean realistas debido a que los miembros de las fuerzas del orden público no qué medicamentos se encuentran en los pacientes con sobredosis, ya que solo caros análisis de toxicología lo pueden decir con absoluta certeza.

La cantidad de medicamentos recetados alcanzó su punto máximo en 2012. Sin embargo, el número de sobredosis, muertes por sobredosis y casos de síndrome de abstinencia neonatal continúa creciendo. Los médicos de urgencias se están familiarizando con los adictos por su nombre, ya que las sobredosis se están convirtiendo en una urgencia recurrente debido a la prevalencia de la naloxona (Narcan, Adapt Pharma).

dolor crónico sin tratamiento

Debido a la fluctuación actual de la situación, es probable que las estadísticas que se utilizan sean irrelevantes y no reflejen la realidad de la situación actual.

Una estadística que se asume como un hecho es que una prescripción de tres días para medicamentos para el dolor hará que los pacientes se vuelvan adictos. Esto es muy poco probable. Un gran número de pacientes recibieron medicamentos postoperatorios sin volverse adictos.

El tratamiento del dolor crónico necesita de médicos bien capacitados que estén versados ​​en un enfoque multidisciplinario, siendo muy útil un poco de todo.

 

¹Dr. Browder

Socio principal de Pain Consultants of East Tennessee (PCET), en Knoxville.Es especialista en medicina del dolor desde principios de la década de 1990 y fundó PCET en 1998. Tiene certificación triple en medicina del dolor: como diplomado de la Junta Estadounidense de Anestesiología con calificaciones adicionales en medicina del dolor, diplomado y miembro de la Junta Estadounidense de Medicina del Dolor. Pain Medicine, y un diplomado de la Junta Americana de Médicos Intervencionistas del Dolor. También es miembro de Interventional Pain Practice del World Institute of Pain. PCET es un Centro Clínico de Excelencia de la American Pain Society, y se puede encontrar en línea en www.painconsultants.com.

La Sociedad Española del dolor “La sanidad norteamericana no es la Sanidad española en el manejo de opioides

Basado en el articulo What Happened to the Untreated Chronic Pain Crisis? 
 opioides de liberación inmediata
 Prácticas seguras de paciente con opioides

Valora esta información

, ,

Fibromialgia menopausia y dolor 4.4/5 (5)

Fibromialgia menopausia y dolor. ¿Qué relación tienen? La fibromialgia una enfermedad mayoritaria en mujeres entre 40 y 50 años, su posible relación con la menopausia y alteraciones hormonales.
Un estudio muestra el impacto del dolor en la franja de edad relacionada con la menopausia.

La menopausia podría estar involucrada en la patogénesis de dolores musculares y articulares en mujeres de mediana edad

Fondo

Dolores musculares y articulares se observan con frecuencia entre las mujeres menopáusicas. Estos afectan la calidad de vida y son una carga para el sistema de salud.

Objetivo

Analizar la relación entre Dolores musculares y articulares y varias variables relacionadas con la menopausia.

Métodos

En este estudio transversal, 8373 mujeres sanas de entre 40 y 59 años, que acompañaban a pacientes a centros de salud en 18 ciudades de 12 países latinoamericanos, debiendo completar la Escala de Evaluación de la Menopausia y un cuestionario que contenía datos personales.

Resultados

La edad promedio de la muestra total fue de 49.1 ± 5.7 años, el 48.6% fueron posmenopáusicas y el 14.7% usaron terapia hormonal (TH).
Un 63.0% de ellos presentaron dolores musculares y articulares, con un 15.6% puntuado como severo a muy severo según el MRS (puntajes 3 o 4). El modelo de regresión logística determinó que los síntomas vasomotores (OR: 6,16; IC del 95%, 5,25-7,24), la menopausia prematura (OR: 1,58; IC del 95%, 1,02-2,45), estado posmenopáusico (OR: 1,43; IC del 95%, 1,20- 1.69), la consulta psiquiátrica (OR: 1.93, IC 95%, 1.60-2.32) y el uso de drogas psicotrópicas (OR: 1.35, IC 95%, 1.08-1.69) se relacionaron significativamente con la presencia de dolores musculares y articulares grave-muy grave.

fibromialgia menopausia y dolor

Otras variables significativas incluyen: edad, consumo de tabaco y educación inferior. Autopercepción de la salubridad (OR: 0,49, IC 95%, 0,41-0,59), acceso a servicios de salud privados (OR: 0,77, IC 95%, 0,67-0,88) y uso de terapia hormonal (OR: 0,75; IC del 95%, 0,62-0,91) se relacionaron significativamente con un menor riesgo de presencia de dolores musculares y articulares grave-muy grave.

Conclusión

En esta gran muestra de mediana edad, la prevalencia de dolores musculares y articulares fue alta, lo que se asoció significativamente con variables de la menopausia, especialmente los síntomas vasomotores. Esta asociación puede sugerir un posible papel de los cambios hormonales femeninos en la mitad de la vida en la patogénesis de los dolores musculares y articulares.

Fibromialgia, menopausia y dolor.

En fibromialgia la proporción de mujeres casi el 90% (cifras aportadas por la Sociedad Española de reumatología) que padecen fibromialgia está entre las edades de 40-50 años, en el anterior estudio se muestra como los cambios hormonales proporcionan un mayor problema de problemas vasomotores.
En el grupo de mujeres que sólo padecen fibromialgia y que el debut de la enfermedad está entre las edades mencionadas anteriormente el ejercicio físico (adaptada a cada paciente)puede ser un gran aliado para el tratamiento de la enfermedad.
Recordar la fibromialgia está conformada por subgrupos de pacientes y que según cada paciente necesitará un tratamiento personalizado para la enfermedad y/o enfermedades asociadas que puedan empeorar su estado de salud general.

Menopause could be involved in the pathogenesis of muscle and joint aches in mid-aged women

Juan E. Blümel, Peter Chedraui'Correspondence information about the author Peter ChedrauiEmail the author Peter ChedrauiEmail the author Peter Chedraui, German Baron, Emma Belzares, Ascanio Bencosme, Andres Calle, Luis Danckers, Maria T. Espinoza, Daniel Flores, Gustavo Gomez, Jose A. Hernandez-Bueno, Humberto Izaguirre, Patricia Leon-Leon, Selva Lima, Edward Mezones-Holguin, Alvaro Monterrosa, Desiree Mostajo, Daysi Navarro, Eliana Ojeda, William Onatra, Monique Royer, Edwin Soto, Konstantinos Tserotas, Maria S. Vallejo
 PlumX Metrics
 DOI: https://doi.org/10.1016/j.maturitas.2013.02.012

http://www.medicosypacientes.com/articulo/el-90-de-los-casos-de-fibromialgia-se-dan-en-mujeres-de-mediana-edad-y-su-deteccion-es-cada

Valora esta información

, ,

Síndrome de apnea obstructiva del sueño y fibromialgia 5/5 (3)

Síndrome de apnea obstructiva del sueño y fibromialgia ¿Existe una relación?

OBJETIVOS:

El síndrome de fibromialgia se caracteriza por dolor musculoesquelético crónico, fatiga y dificultad para conciliar el sueño.

El síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS) se asocia con síntomas, como fatiga matutina y sueño no reparador. El objetivo fue investigar la presencia de síndrome de apnea obstructiva del sueño y demostrar objetivamente cambios en el patrón de sueño en pacientes con fibromialgia.

Investigación síndrome de apnea obstructiva del sueño y fibromialgia

MATERIAL Y MÉTODOS:

Se realizaron investigaciones polisomnográficas en 24 pacientes con fibromialgia. Los pacientes se dividieron en dos grupos: pacientes con y sin síndrome de apnea obstructiva del sueño (Grupo 1 y Grupo 2, respectivamente). Un total de 40 pacientes sin fibromialgia que se presentaron a los trastornos del sueño policlínico con un diagnóstico inicial de síndrome de apnea obstructiva del sueño se incluyeron en el Grupo 3.

En base a su índice de apnea hipopnea , el SAHS en los pacientes se clasificó como leve (IAH, 5-15 ), moderado (30) o severo (> 30).

RESULTADOS:

El síndrome de apnea obstructiva del sueño se detectó en el 50% de los pacientes con fibromialgia. Los hallazgos clínicos más destacados fueron fatiga matutina y trastorno del sueño, que fueron similares en los tres grupos.

En la evaluación de la polisomnografía , los pacientes con fibromialgia tenían SAOS leve (33%), moderado (25%) y severo (42%). En las correlaciones de los análisis, se observaron correlaciones negativas entre el cuestionario de impacto de fibromialgia (FIQ) y la saturación media de oxígeno, la escala analógica visual (VAS) y la saturación mínima de oxígeno. Mientras que se encontró una correlación positiva entre FIQ y tiempos de desaturación en pacientes con fibromialgia.

CONCLUSIÓN:

Son resultados importantes la detección de síndrome de apnea obstructiva del sueño en el 50% de los pacientes con fibromialgia, y tasas similares de quejas de trastorno del sueño y fatiga matutina de los casos de síndrome de apnea obstructiva del sueño y fibromialgia.
La detección de la correlación entre la gravedad de la hipoxemia y las puntuaciones de FIQ y VAS son significativas porque significa que contribuye el aumento de la hipoxia tisular al deterioro del estado clínico.

síndrome de apnea obstructiva del sueño y fibromialgia

El diagnóstico y el tratamiento de síndrome de apnea obstructiva del sueño asociado a fibromialgia es importante debido a la contribución favorable a la mejora del cuadro clínico de fibromialgia. ( fibromialgianoticias.com )

Is There a Link Between Obstructive Sleep Apnea Syndrome and Fibromyalgia Syndrome?
 Turk Thorac J. 2017 Apr;18(2):40-46. doi: 10.5152/TurkThoracJ.2017.16036. Epub 2017 May 1.
 Köseoğlu Hİ1, İnanır A2, Kanbay A3, Okan S2, Demir O4, Çeçen O2, İnanır S5.

En 2017 en el articulo tratamiento de la fibromialgia la apnea del sueño ya pone de manifiesto la apnea del sueño como un agravante de la enfermedad, entre otros factores que se recuerdan a continuación. Todas estas diferencias en los pacientes ponen de manifiesto la necesidad de individualizar el tratamiento.

fibromialgia y enfermedades

 

App para el seguimiento de la apnea del sueño

Valora esta información

Dilemas de un médico ¿Qué hacer con el dolor? 5/5 (3)

Qué hacer con el dolor, el dolor y todas sus problemáticas, sus cientos de aristas, en este articulo desde la opráctica médica. El pasado 9 de marzo se publicó en The Washington Post un honesto relato escrito por Jonathan Reisman (médico de Urgencias en el Centro Médico Schuylkill en Pottsville, Pennsylvania, y el Hospital Cooper en Camden, N.J). Este escrito ahonda sobre la realidad de la crisis de opiáceos en USA, y cómo lo gestiona un médico en un su día a día.
Una realidad que azota a los Estados Unidos y que es el ejemplo en el que muchos países están aprendiendo hoy, tomando nota para que se convierta en una epidemia mundial.
Una historia humana, real que refleja una de las grandes problemáticas del dolor: su tratamiento, el sufrimiento del paciente y del médico.

Redactado por fibromialgianoticias.com

Dilemas de un médico ¿Qué hacer con el dolor?

Algunos pacientes tienen dolor. Algunos solo quieren drogas. ¿Cómo los distingo?

Brittany es una “buscador de drogas”, me conoce por mi nombre, y no me sorprendió cuando entró por tercera vez, en la sala de urgencias ese mes. Mientras yacía en una cama paramédica con ruedas empujada por los trabajadores de la ambulancia a través de grandes puertas de entrada, sus gritos resonaban en el pasillo y en todo el área de espera. Ella aulló y juró a través de sus dientes maltrechos.

Antes de pronunciar un saludo, exigió que le diera los opiáceos intravenosos más fuertes del hospital, no habría nada más que le ayudara.

Este era el guión habitual de cada semana de Brittany: todos los viernes, su misterioso dolor abdominal recrudecía. Durante anteriores visitas ,la simple promesa de una prescripción milagrosamente conseguía disminuir su agonía.

A pesar de muchos exámenes exhaustivos, los tubos de sangre derrochados en pruebas de laboratorio y tomografías computerizadas repetidas que la sobre expusieron sin querer a la radiación, nunca se descubrió la causa de su dolor.

Los pacientes que sufren dolor son un enigma diario para médicos como yo.  Cada uno establece el uso indebido de opiáceos, ese que supone una epidemia en nuestro país. Las muertes por sobredosis se han triplicado en la última década, y la adicción se ha convertido en un desastre social en toda regla avivado por plumas que prescriben de forma excesivamente indulgente.

Ahora se empuja a los médicos en direcciones opuestas: el dolor de un individuo y la crisis de una sociedad. ¿Prescribimos opioides o no?
El sube y baja mental se ha convertido familiar en mi trabajo,  empeorado por una frecuente aparición de pacientes: pacientes como Brittany que finge o exagera el dolor para recibir analgésicos.

Algunos buscan el rumor que han oído que alivia el dolor; otros quieren una solución para la abstinencia de opiáceos, condición dolorosa y desagradable. Algunos son “refugiados de los opioides”, aislados por sus médicos de cabecera y que migran de un servicio de emergencia a otro  en busca de un médico benévolo o suficiente crédulo para que les dé una receta.

La presencia de personas que buscan drogas está en la práctica de todos los médicos de hoy, ha contaminado nuestro pensamiento, poniendo en duda los instintos clínicos para aliviar el sufrimiento y nos hace sospechar del dolor.

Como médico de urgencias con la tarea de diferenciar entre el dolor inofensivo y el que amenaza la vida, dudo entre el tirón emocional de la agonía ante mis ojos y una visión racional de la emergencia de nuestra salud pública.

A veces te sientes empático para administrar medicamentos para aliviar el dolor; otras veces la empatía exige retenerlos.

Incluso cuando estoy convencido de que un paciente miente, me sorprende y conmueve un ser humano llorando de dolor. Las enfermeras me han llamado cruel; otras veces, han sacudido la cabeza ante la facilidad con que un paciente me engañó para que le diera un opioide. Cualquiera de las opciones tiene consecuencias.

Brittany tenía los rasgos estereotípicos de un “buscador de drogas”: despeinado; marcas de seguimiento en ambos brazos; oliendo a alcohol, cigarrillos viejos y orina. Ella despierta el instinto bien afinado en cualquier médico. Incluso el momento era sospechoso: los viernes por la noche  temprano cuando los médicos de atención primaria, que normalmente son los que rellenan la receta para el dolor, son inalcanzables durante el fin de semana.

Brittany también tenía importantes cicatrices psicológicas, lo supe de nuestras conversaciones pasadas y de su historia clínica. Ella había sido abusada por su padre; varios miembros de la familia se suicidaron, y ella misma lo intentó en el pasado.

Ella trabajaba de vez en cuando como prostituta y una vez había dado a luz a un hijo dependiente de opiáceos, sus primer aliento infantil estuvieron marcados por los agudos chillidos del deseo . Cada píldora o inyección intravenosa entregó un breve bálsamo para su dolor. Y yo, el médico, tuve la mala suerte de tener la llave al opioide.

La sala de urgencias se estaba llenando de pacientes críticamente enfermos esa noche, las alarmas chillaban en el monitor, en la distancia exigían mi atención, y no tenía muchas ganas de repetir la misma discusión con Brittany sobre los analgésicos.

Una prescripción, sólo unos pocos garabatos electrónicos, era mi escape más fácil. Cada médico práctica su propia permisividad opioide. Algunos azotan a sus pacientes con potentes analgésicos desde el primer “ay”, mientras que otros casi nunca se dan por vencidos.

Me inclino por este último y he desarrollado una reputación de ser un médico extremadamente estricto. Sabía que eso le perpetuaba su adicción, y que su próximo viaje en ambulancia a nuestra unidad de urgencias podría ser por una sobredosis.
Mi primera tarea como médico fue descartar la posibilidad, aparentemente descabellada, de que una patología real causara su dolor esta vez.

Entonces comencé a hacer mis preguntas habituales, buscando pistas sobre si su dolor era real.

Es difícil probar que existe dolor y aún más difícil de refutarlo. Inherentemente privado, el dolor es un grito subjetivo de neuronas que nadie más puede oír. Pero en la escuela de medicina, aprendí varios trucos, parte de un plan de estudios universal pero no oficial, y la epidemia alimentada con receta médica desde entonces perfeccionó mis habilidades de detective.

Primero evalúe el patrón del dolor de Brittany, su ubicación específica en el abdomen y cualquier síntoma que lo acompañara.

El dolor estaba “en todas partes”, dijo, y solo ofrecía respuestas confusas y contradictorias a las preguntas sobre el momento del dolor o los vómitos, la diarrea, el estreñimiento o la fiebre asociado

Las enfermeras y los enfermeros me llaman “terrible historiador”.

Su única certeza era que este dolor era el peor de todos, como lo había sido la semana pasada, y solo los opiáceos intravenosos más fuertes serían suficientes. Se retorció mientras revisaba sus signos vitales, sus manos agarraban los rieles metálicos de la cama. El dolor generalmente aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial de un paciente, pruebas raras de evidencia objetiva de dolores internos.

Las medidas de Brittany estaban cerca de los límites superiores de la normalidad, aunque la abstinencia de opioides también causa la elevación de los signos vitales, me recordé a mí mismo.

Observé cuidadosamente sus reacciones mientras examinaba su abdomen. Ella se sacudió y lloró en respuesta al roce más ligero de mi mano contra su vientre, una reacción exagerada que sugería falsedad.

Mientras escuchaba las tripas intestinales, presioné la cabeza redondeada del estetoscopio con más fuerza que de costumbre en su abdomen; si ella estaba actuando, podría no reaccionar, ya que los pacientes generalmente esperan que el dolor empeore sólo cuando los doctores empujan con las manos, no mientras usan un estetoscopio.

Aún así, ella hizo una mueca. En el pasado, sus quejas de dolor fueron fácilmente descartadas. Esta vez, me sentí inseguro. Decidí pedir análisis de sangre y orina, aunque  sentía que sería un desperdicio.

Predije que sus resultados volverían a ser normales, y luego podría sentirme confiado al enviarla a casa, aunque temía la discusión teatral que seguiría. (La mayoría de las semanas amenazaba una demanda y abandonaba urgentemente la sala de emergencias, sin demostrar evidencia de dolor). Mientras tanto, le ofrecí Tylenol y un antiácido y salí de la habitación en medio de una lluvia de juramentos.

La década de los 90, la presión de los pacientes

La decisión de un médico de administrar opioides o no está influenciado por el infratratamiento flagrante del dolor en la década de 1990, un fenómeno ampliamente cubierto que enfureció al público: ¿qué pecado más horrible podría cometer un médico que tener el poder de aliviar el sufrimiento humano y aún así no hacerlo?

Cuando ingresé a la escuela de medicina en 2005, el enfoque del dolor había cambiado; el tratamiento agresivo se había convertido en el estándar de atención.

Me enseñaron a considerar el dolor como un signo vital, calibrar en una escala subjetiva de 1 a 10 y tratar el número como lo haría con las alteraciones del ritmo cardíaco, la presión arterial y la temperatura corporal.

Aprendí que no se podía abusar las formulaciones opioides de acción prolongada; que la adicción rara vez es resultado del tratamiento con opiáceos de condiciones médicas legítimamente dolorosas ; que los pacientes de edad avanzada tenían un riesgo mínimo de desarrollar dependencia.

Me entrené durante una breve burbuja de ignorancia, cuando la profesión médica estaba convencida de que la guerra contra el dolor se podía combatir con un aluvión de prescripciones libre de riesgos.

Sin embargo, incluso mientras aprendíamos estas lecciones en las salas de conferencias, médicos visionarios que trabajaban en el terreno vieron lo que aún era imposible de ver y nos enseñaron en nuestras rotaciones clínicas a olfatear a los buscadores de drogas.

Ese plan de estudios ahora se lee como propaganda, una lista de mitos ahora desacreditados.

Esas lecciones dieron como resultado un flujo constante de opiáceos en las comunidades estadounidenses, lo que agravó la desesperación y aceleró la ruina.

Las consecuencias de los 90

Cuando comencé la escuela de medicina, la tasa y el número de recetas de opiáceos comenzó a subir, y alcanzó su punto máximo en 2012 con más de 255 millones, a una tasa de 81.3 por cada 100 personas en los Estados Unidos.

Pero hoy, en respuesta a la epidemia, el peligro es volver a donde estábamos en los años 90, a un tratamiento cruel del dolor.

El debate se desata entre los médicos, así como dentro de la cabeza de cada médico, sobre cuándo y en qué cantidad los opiáceos son los apropiados, pero hay poco consenso.

Un estudio de médicos urgencias y sus procesos de prescripción reveló cuántos factores influyen en las decisiones de prescripción de los médicos, incluida la preocupación por la adicción, sus experiencias médicas personales, presión de los legisladores estatales para frenar prescripciones e incluso preocupaciones sobre los puntajes de satisfacción del paciente.

Algunos médicos sienten la presión para recetar opiáceos para mejorar los puntajes.

Los médicos pueden ver  como  pacientes a sus propios parientes o amigos adictos : un hermano o primo, tal vez, que robó e hilo una red de mentiras durante años, desconcertando a una familia  por cada problema transitorio.

Mientras esperaba a Brittany los del resultados de laboratorio, examiné su registros electrónicos médicos . No se habían agotado recetas de opioides recientes de otros médicos ese día, lo que podría haber explicado su visita. No tuvo evaluaciones recientes inusuales o resultados de pruebas para sugerir una condición médica en desarrollo.

Solo vi diagnósticos típicos de un buscador de drogas: “abuso de sustancias”, “dependencia de la heroína”, “trastorno de estrés postraumático”: letras de color escarlata adheridas a su cuadro.

Me preocupaba perderme una enfermedad potencialmente mortal, pero tampoco quería parecer tonto. Me asomé a la habitación de Brittany para ver si seguía inmovilizada por el dolor. Si estuviera sentada cómodamente ahora que nadie estaba mirando, podría desmontar su dolor. Pero ella yacía allí, gimiendo. Me sentí asqueado por mi fisgoneo paranoico.

Ordené a la enfermera que le administrara un medicamento, antiinflamatorio y para las  náuseas, por vía intravenosa mejorando la intensidad de la analgesia con la esperanza de utilizar lo mínimo necesario.

El siguiente paso fue un opioide, que temía darle a ella.

Esperaba con impaciencia los resultados de laboratorio de Brittany en el cubículo de los médicos. Una enfermera asomó la cabeza en el cubículo. “Su recuento de blancos es 18”, dijo. Mi propio estómago ardió de repente. Un recuento elevado de glóbulos blancos era extremadamente preocupante, un posible signo de enfermedad escondida en el abdomen de Brittany. Y un análisis de sangre no puede ser falso.

Volví a su lado, a los gemidos que había estado tratando de ignorar. Pedí una dosis de morfina IV y una tomografía computerizada: la imagen mostraba signos claros de una úlcera gástrica que había atravesado la pared de su estómago, liberando aire en el abdomen. Ella necesitaba un cirujano, además de una rehabilitación intensiva de drogas.

Los opioides son una bendición mixta: junto con su potencial destructivo, soy testigo de su poder desenfrenado.

Los niños con huesos doblados en signos de interrogación reciben un rápido chorro de fentanilo en aerosol en ambas fosas nasales al ingresar a mi sala de emergencias. Casi de inmediato, se sientan cómodamente en sus camas de hospital, a pesar de los huesos rotos, sus pupilas se reducen a semillas de amapola.

Esto solo lo consiguen los opiáceos. En esos momentos, me maravillo de  las moléculas de alguna planta logren concordar de forma tan exacta  con nuestros propios receptores del dolor, aliviando lo peor de nuestro sufrimiento físico.

El poder curativo otorgado por la Administración Federal de Drogas a los médicos conlleva una gran responsabilidad, pero no hay información para diferenciar la enfermedad de la búsqueda de drogas. Los opiáceos son la energía nuclear del analgésico, y su uso incorrecto también trae muerte y destrucción a escala nacional.

Los médicos permitieron esta epidemia, y ahora tenemos la tarea de salvar las consecuencias de la sobredosis y recetar rehabilitación. Que las palabras de nuestras oraciones tengan a los adictos, que tengamos la serenidad, el coraje y la sabiduría para ayudar a revertir lo que hemos forjado. (traducido por Fibromialgia noticias)

Actualidad del uso de opiáceos en España

En España la apertura de los opiáceos ocurrió, probablemente, una década después, en el 2000, la apertura de las unidades del dolor dieron lugar a tratamientos con opiáceos, hasta entonces negados a muchos pacientes con dolor.

Fibromialgia Noticias


Acceso a el articulo Opioides, del poco uso…al abuso

Some patients are in pain. Some just want drugs. How do I tell them apart?
 https://www.washingtonpost.com/outlook/some-patients-are-in-pain-some-just-want-drugs-how-do-i-tell-them-apart/2018/03/09/1c1b66d2-20b7-11e8-badd-7c9f29a55815_story.html?utm_term=.41ebdf1ab79b

Valora esta información

,

Diagnósticos a considerar en fibromialgia 4.33/5 (3)

Dolor crónico generalizado. Diagnósticos a considerar en fibromialgia
El dolor crónico generalizado (DCG) es el síntoma principal de la fibromialgia (FM), pero también puede aparecer como un síntoma de otras enfermedades.

La falta de conocimiento de otras enfermedades que pueden enmascararse como fibromialgia podría afectar negativamente el resultado del paciente, especialmente para enfermedades que tienen tratamientos bien definidos distintos de los recomendados en fibromialgia.

También, algunos pacientes pueden recibir un diagnóstico de alguna otra enfermedad, cuando en realidad el diagnóstico correcto es Fibromialgia.

Por lo tanto, la confusión en el diagnóstico puede ser bidireccional.

Por esta razón, es importante que los médicos estén atentos en la evaluación de un paciente que presenta un síndrome de dolor crónico, y que se establezca un diagnóstico diferencial antes de asignar inmediatamente un diagnóstico de fibromialgia.
Incluso una vez que se ha realizado un diagnóstico primario específico, como una enfermedad reumática inflamatoria o un trastorno neurológico, también puede estar presente una fibromialgia asociada que requiere reconocimiento y atención.

La fibromialgia cada vez es más reconocida como causa de sufrimiento y con tasas de prevalencia en todo el mundo del orden de al menos 2%, los médicos cada vez más concienciados con la consideración de este diagnóstico, también existe el consiguiente riesgo de sobrediagnóstico. 98 De hecho, el sobrediagnóstico en los síndromes de dolor “de moda” no es inusual, por ejemplo cuando se evalúan pacientes con sospecha de síndrome de dolor regional complejo tipo I. 15

Existen numerosos factores que aún contribuye a la incertidumbres que rodea en el diagnóstico de fibromialgia, incluido el depender de la información del paciente de los síntomas subjetivos, la ausencia de un estándar de diagnóstico universalmente aceptado y la falta de un biomarcador específico.

Se han propuesto varios criterios de diagnóstico y clasificación para la fibromialgia en las últimas 2 décadas, con un considerable debate sobre el concepto de fibromialgia como un diagnóstico único, o como una condición que puede ser concomitante con alguna otra enfermedad.

Mientras los criterios de clasificación del Colegio Americano de Reumatología de (ACR) 1990, 97 el 2011 (encuesta), 94 y el criterio 2016 96 indican la validez del diagnóstico de fibromialgia es independiente de cualquier otra afección médica; los criterios diagnósticos preliminares ACR 2010 95 requerían la exclusión de enfermedades que podrían explicar suficientemente el dolor. Los criterios de 2016 96 advierten además que la cumplir los criterios de Fibromialgia no es, ipso facto, suficiente para diagnosticar fibromialgia o para definir la totalidad de la condición médica del paciente.

En la evaluación de una persona que presenta con dolor crónico generalizado, el contexto clínico total siempre debe abordarse otras condiciones, aunque se cumplan estrictamente los criterios de fibromialgia, puede requerir una estrategia de tratamiento completamente diferente.
Por lo tanto, de acuerdo con todas las pautas actuales para la atención de fibromialgia, los pacientes deben ser evaluados con un historial médico exhaustivo y un examen para identificar cualquier característica que pueda apuntar a un diagnóstico alternativo. 2,27,35,56

Factores que pueden confundirse en dolor crónico generalizado: no siempre es fibromialgia

Los diagnósticos que pueden confundirse con fibromialgia pueden agruparse, en general, en las siguientes categorías:

Enfermedades reumáticas inflamatorias, afecciones musculoesqueléticas no reumáticas, afecciones médicas no reumáticas (endocrinología, gastroenterología, enfermedades infecciosas y oncología), afecciones neurológicas, trastornos de la salud mental e inducidos por medicamentos.

Diagnósticos a considerar en fibromialgia

En este informe, describiremos varios diagnósticos que se deben considerar cuando un paciente presenta una queja de dolor crónico generalizado y resaltará las características clínicas para ayudar al profesional de la salud a establecer un diagnóstico correcto.
También consideraremos una situación desafiante para los profesionales de la salud, cuando la FM se puede considerar como una enfermedad comórbida, especialmente cuando se asocia con enfermedades reumáticas o neurológicas, o secundaria a enfermedades infecciosas.
Esta sinopsis cubrirá la mayoría, pero no necesariamente todas las condiciones más comunes que se presentan de forma muy similar a la fibromialgia.
Diagnósticos a considerar en fibromialgia

Métodos

Se realizó una búsqueda bibliográfica en MEDLINE para artículos publicados entre 1990 y septiembre de 2016 utilizando los siguientes términos MeSH (Medical Subject Heading): “dolor crónico generalizado”, “fibromialgia”, “dolor difuso”, “dolor musculoesquelético”, “mialgia”. “Artralgia”, “emparejado con” diagnóstico erróneo “,” diagnóstico diferencial “,” enfermedad neurológica “,” enfermedad endocrina “,” enfermedad metabólica “,” enfermedad reumática “,” trastorno de salud mental “,” enfermedad psicológica “, enfermedad psiquiátrica, “Medicamentos”, “medicamentos” y “reacción adversa a medicamentos”. A partir de las referencias de artículos relevantes, accedimos a literatura adicional relevante al tema.

Evaluación clínica

La base para evaluar a un paciente con dolor crónico generalizado es una historia completa y el examen físico, que puede ser seguido por investigaciones específicamente dirigidas como se indica ( Tabla 1 ). 2,27,35,56 Aunque se han desarrollado algunas herramientas para ayudar a los médicos de cabecera en la detección de la fibromialgia, solo son una “ayuda” y no deben usarse para establecer un diagnóstico. 11,68

  • Tabla 1
    Pasos a seguir en el encuentro clínico
  • 1. Características del dolor Ubicación (puede usar diagrama de dolor) Tiempo de inicio Factores agravantes y aliviantes
  • 2. Síntomas asociados Fatiga y sueño no reparador (puede usar el Cuestionario de síntomas de fibromialgia) Otros síntomas del sistema orgánico Síntomas sistémicos (pérdida de peso, disminución del apetito y fiebre)
  • 3.Historia médica y psicosocial
  • 4.Historia médica y psicosocial familiar
  • 5. Examen Examen físico completo con atención específica a: Evaluación de la sensibilidad corporal, o disestesia o alodinia Examen para detectar hinchazón de las articulaciones, rigidez espinal y sensibilidad a la entesis Examen neurológico
  • 6. Si se sospecha FM Pruebas de laboratorio limitadas (hemograma completo, sedimentación de eritrocitos tasa, CRP, creatina quinasa, hormona estimulante de la tiroides y hormona paratiroides)

Como primer paso, la ubicación del dolor se puede evaluar por medio de un diagrama de dolor y si se observa que el dolor es difuso (según los criterios de 2016), se deben realizar más preguntas sobre los síntomas asociados de sueño no relajado y fatiga.

Las respuestas positivas en el contexto de dolor crónico generalizado identificaran la condición como un síndrome de tipo FM.
A partir de entonces, la historia clínica debe explorar los síntomas relacionados con otros sistemas orgánicos, síntomas sistémicos, antecedentes familiares de enfermedades médicas y de salud mental, y también la detección de trastornos psicológicos, por ejemplo, con el uso de un instrumento simple como el Patient Health Questionnaire-4 , una herramienta de detección ultracorta para la ansiedad y la depresión. 53

Se debe prestar atención al momento del inicio y la evolución de los síntomas, así como a aliviar o agravar los factores.

El carácter del dolor puede ser variable, y algunos pacientes describen un profundo dolor punzante, mientras que otros describen el dolor como quemazón. Aunque una característica asociada es la rigidez corporal prolongada tradicionalmente sugiere un proceso inflamatorio reumático subyacente, algunos pacientes con fibromialgia pueden experimentar una rigidez considerable.

Existen algunas “banderas amarillas” en la historia y el examen físico apuntando a Fibromialgia ( Tabla 2 ).

  • Tabla 2
    Pistas para un diagnóstico de FM

  • 1. Características del dolor que incluyen
    Variable en ubicación e intensidad
    Calidad del dolor similar a la neuropática (dolor ardiente)
    Agravado por los cambios climáticos, la tensión, el sueño deficiente y el estrés

  • 2. Examen
    Examen físico musculoesquelético normal para la edad
    Sensibilidad a los tejidos blandos y al cuerpo
    Disestesia

Aunque un paciente puede tener una idea preconcebida de que los síntomas se deben a la fibromialgia o tal vez han sido diagnosticados previamente con fibromialgia por algún otro profesional de la salud, este diagnóstico no debe aceptarse de manera acrítica.
Además, se requiere un examen físico específicamente para examinar la evidencia de anormalidad estructural articular, debilidad muscular, anormalidad neurológica o evidencia de enfermedad endocrina.

A partir de entonces, la información obtenida de la evaluación clínica puede necesitar pruebas adicionales.
Una evaluación clínica efectiva, por lo tanto, tiene un peso importante en la evaluación de un paciente con una queja de dolor corporal. Solo se requieren investigaciones limitadas si la evaluación clínica apunta a fibromialgia( Tabla 1 ).
A continuación se detalla un resumen de las condiciones que se deben considerar en el diagnóstico diferencial de un paciente que presenta CWP, así como las características “señales de alerta” para cada una, y las pruebas específicas sugeridas ( Tabla 3 ).

 

 

 

 

 

 

 

4. Enfermedades reumáticas inflamatorias sistémicas

Los pacientes en etapas tempranas de una enfermedad reumática inflamatoria sistémica pueden tener dolor corporal generalizado, se puede esperar que se desarrollen anormalidades físicas o de laboratorio identificables con el tiempo, pero hay que tener precaución una única prueba de laboratorio anormal generalmente no es evidencia suficiente para diagnosticar una enfermedad reumática inflamatoria. 32,33
La hinchazón articular es el sello distintivo de muchas enfermedades reumáticas inflamatorias, algunas pueden tener síntomas articulares menos prominentes y más bien presentarse con un síndrome de dolor difuso, pero a menudo con síntomas sistémicos acompañantes o añade pistas adicionales en la historia.
Por lo tanto, las primeras etapas de afecciones como la artritis reumatoide (AR), el lupus eritematoso sistémico (LES), el síndrome de Sjogren, enfermedad mixta del tejido conectivo, la esclerodermia o la espondiloartritis inflamatoria pueden presentarse con un inicio de FM. 69
En muchos casos, esto también plantea la cuestión de fibromialgia comórbida que agrava la calidad de vida y aumenta la carga de la enfermedad para estas afecciones. 76
También debe recordarse que un paciente puede haber tenido fibromialgia previamente, pero luego puede desarrollar otra enfermedad más adelante. Estas son descripciones de algunas afecciones reumáticas comunes que inicialmente se pueden presentar de manera similar a FM.
Las “señales rojas” recogidas en el historial médico y el examen físico que indican posible enfermedad inflamatoria reumática se resumen en la Tabla 3 .

4.1. Poliartritis inflamatoria

La artritis inflamatoria periférica es un síntoma de diversas afecciones reumáticas, incluida artritis reumatoide, artritis psoriásica, lupus eritematoso sistémico y otras, y puede presentarse en las primeras etapas como un dolor musculoesquelético difuso antes del desarrollo de una sinovitis articular definida.

La artritis inflamatoria preclínica puede causar fatiga, rigidez e incluso debilidad muscular además del dolor, antes de manifestarse el desarrollo de hinchazón en las articulaciones. 60,90 Por lo general, existen algunas pistas sobre la historia o el examen que podrían provocar la consideración de un diagnóstico alternativo a fibromialgia. Los síntomas inespecíficos evolucionarán hacia el  desarrollo definitivo de la enfermedad articular a lo largo del tiempo, lo que podría llevar varios meses.

Hay “banderas rojas” que pueden sugerir artritis inflamatoria como un posible diagnóstico en lugar de FM: incluyen, antecedentes familiares de artritis inflamatoria, rigidez matutina de más de una hora, síntomas más severos como pérdida de peso, aumento progresivo en la gravedad de los síntomas, síntomas de dolor enfocados en las articulaciones , otras características asociadas tales como erupción cutánea, fenómeno de Raynaud, sensibilidad al sol, superficies mucosas secas y síntomas prominentes del intestino, especialmente diarrea.

Los hallazgos en los exámenes que pueden apuntar hacia un diagnóstico de artritis inflamatoria  incluyen sensibilidad más localizada en las articulaciones, especialmente las articulaciones de manos y pies, erupciones cutáneas como psoriasis, erupción malar y livedo reticularis o cambios como vasculitis, especialmente en las regiones del pliegue ungueal, adenopatía, agrandamiento de la glándula salival en el síndrome de Sjogren, y cualquier anormalidad en los examen de otros sistemas.

Las pruebas que ayudarán a identificar un artritis inflamatoria incluyen la medición de marcadores inflamatorios tales como velocidad de sedimentación globular, proteína C-reactiva , factor reumatoide, anticuerpos antipéptidos cíclicos citrulinados (anti-CCP) y otros parámetros inmunológicos tales como anticuerpos antinucleares. La ecografía de las articulaciones puede mostrar sinovitis e inflamación.

4.2. Polimialgia reumática

La polimialgia reumática (PMR) es una enfermedad reumática inflamatoria común con una tasa de incidencia de aproximadamente 50 casos por cada 100,000 personas con 50 años o más en los Estados Unidos, dos veces más común en mujeres que en hombres, y causa de sufrimiento y debilidad si está sin tratamiento.
Aunque clásicamente se describe como dolor y rigidez que afecta las regiones de los hombros y las nalgas, la PMR también puede presentarse como un dolor más difuso, pero generalmente con una rigidez persistente. 24
El dolor que altera el sueño y la fatiga puede estar presente, y con síntomas prolongados puede desarrollarse un trastorno del estado de ánimo.
En presencia de cefalea intensa, claudicación mandibular o alteración visual y sensibilidad en la arteria temporal, se debe considerar la arteritis de células gigantes, que puede ocurrir hasta en un 10% de aquellos con PMR.

Algunas pistas para diferenciar Polimialgia reumática de fibromialgia incluyen el inicio en edad más avanzada; existe un tiempo de inicio definido más claramente durante unas semanas en una persona sin dolor musculoesquelético severo previo; dolor nocturno prominente; nueva aparición de síntomas sistémicos de fatiga, pérdida de peso y falta de apetito; rigidez prolongada por las mañanas; limitación del rango de movimiento de los hombros, o sinovitis periférica leve.
Los marcadores inflamatorios elevados, la velocidad de sedimentación globular o PCR, ayudarán a respaldar el diagnóstico de Polimialgia reumática, aunque estos pueden ser normales en una pequeña proporción de pacientes.
Varias técnicas de imagen como el examen por ultrasonido de la bolsa subacromial o la arteria temporal o la resonancia magnética (RM) son estudios adicionales prometedores para demostrar áreas de inflamación. 57,82
Como los corticosteroides son el pilar principal del tratamiento, una respuesta positiva a un ensayo terapéutico de corticosteroides ayudará a consolidar el diagnóstico. Algunos pacientes con fibromialgia pueden, sin embargo, informar una respuesta limitada a los corticosteroides, posiblemente como resultado de un aumento de energía inducido por esteroides, aunque la respuesta no es tan pronunciada como la observada para la Polimialgia reumática.

4.3. Espondiloartritis inflamatoria

La distinción entre Espondiloartritis inflamatoria y fibromialgia emerge actualmente como un reto diagnóstico importante.
El motivo es que los nuevos criterios para el diagnóstico de Espondiloartritis inflamatoria incluyen el reumatismo de tejidos blandos en forma de entesitis y también permiten el diagnóstico de enfermedad menos avanzada sin hallazgos radiográficos prominentes.
Se sabe que la espondilitis anquilosante se presenta en formas menos avanzadas, afectando igualmente a hombres y mujeres, e incluso puede diagnosticarse en ausencia de sacroileítis radiográfica, siendo un sello previo de la enfermedad.

De hecho, según los criterios más nuevos, las formas periféricas de Espondiloartritis inflamatoria pueden diagnosticarse en pacientes con una presentación predominante de entesitis en presencia de otras características que pueden incluir, entre otros, psoriasis, enfermedad inflamatoria intestinal o antecedentes familiares de Espondiloartritis inflamatoria.
La entesitis, especialmente cuando ocurre en sitios múltiples, y en ausencia de verdadera sinovitis conocida como hinchazón en las articulaciones,y es por lo tanto un síntoma que puede malinterpretarse como dolor difuso.

De acuerdo con los criterios de la Evaluación de la Sociedad Internacional de Espondiloartritis, la Espondiloartritis inflamatoria puede clasificarse como enfermedad periférica y axial, y esta última subdividida en SpA axial no radiográfica (nr-axSpa) y ax-SpA radiográfica. 81

El uso de Imagen por resonancia magnética avanzada de toda la columna vertebral y las articulaciones sacroilíacas ha facilitado el diagnóstico de Espondiloartritis inflamatoria, ya que ahora se puede apreciar la inflamación activa reconocida como edema de médula ósea en ausencia de hallazgos radiográficos tradicionales como cambios en la articulación sacroilíaca o la presencia de sindesmofitos. 10 Estos criterios de clasificación permiten un diagnóstico más temprano y también un diagnóstico de enfermedad atípica, especialmente en pacientes que no encajan claramente en una categoría de enfermedad específica, y también han permitido un mayor reconocimiento de la enfermedad en las mujeres.

Los pacientes con Espondiloartritis inflamatoria pueden no tener localizados el dolor específicamente en la columna vertebral, especialmente cuando están involucradas las uniones costocondrales y costovertebrales, así como los sitios entesopáticos.
La entesitis se identifica clínicamente como sensibilidad local en la inserción de ligamentos en el hueso en diversos lugares, como las regiones trocantéreas, regiones de la cresta ilíaca, epicóndilos de los codos y las inserciones del tendón de Aquiles clásicamente, y puede confundirse con la sensibilidad corporal de la fibromialgia.

En un estudio de 61 pacientes con dolor de espalda inflamatorio, un tercio cumplió los criterios de fibromialgia en el examen de los punto sensibles, esto demuestra la superposición de las enfermedades. 75 Al igual que la fibromialgia, los pacientes con Espondiloartritis inflamatoria pueden experimentar fatiga, trastornos del sueño y depresión.

El solapamiento clínico entre la FM y las primeras formas de Espondiloartritis inflamatoria puede ser tan confusa que una resonancia magnética positiva podría diferenciar estas 2 condiciones. Una vez más, incluso con este hallazgo no se podría resolver con certeza el dilema de si el paciente tiene un trastorno inflamatorio superpuesto y fibromialgia o simplemente un trastorno inflamatorio temprano sin necesidad de un diagnóstico adicional de fibromialgia. Esta distinción tiene importancia terapéutica y diagnóstica.

Las banderas rojas para el dolor espinal inflamatorio debido a Espondiloartritis inflamatoria incluyen un inicio gradual del dolor, especialmente en una persona menor de 45 años, dolor en la segunda mitad de la noche y empeoramiento en la madrugada, dolor aliviado por una parte por el ejercicio y rigidez en el mañanas que dura más de una hora.
La ubicación del dolor axial también puede proporcionar pistas, ya que el dolor puede cambiar de ubicación a lo largo del tiempo, en movimiento desde las regiones bajas de la espalda y glúteos, a regiones de la pared torácica cervical, medio torácica o anterior.

Sin embargo, muchos pacientes con fibromialgia pueden describir síntomas espinales compatibles con dolor de espalda inflamatorio.
La psoriasis, la uveítis o los síntomas intestinales asociados que podrían sugerir un trastorno inflamatorio intestinal podrían tener en cuenta considerar la Espondiloartritis inflamatoria. En un estudio de pacientes diagnosticados con FM en Israel, el 10% cumplió con los criterios de ASAS para SpA axial, lo que plantea la cuestión de Espondiloartritis inflamatoria infradiagnosticado o Espondiloartritis inflamatoria con FM asociada. 3

Investigaciones adicionales con imágenes, incluida la resonancia magnética de la columna y las articulaciones sacroilíacas, así como la medición del antígeno leucocitario humano-B27 y CRP servirían para apoyar el diagnóstico de Espondiloartritis inflamatoria.

Condiciones musculoesqueléticas no inflamatorias

5.1. Síndrome de dolor miofascial

El síndrome de dolor miofascial (SPM) es un trastorno de dolor muscular regional, caracterizado por puntos gatillo latentes y activos en áreas discretas, focales, hiperexcitables, generalmente dentro de un músculo formando una banda tensa de músculo o en la fascia muscular.

EL síndrome de dolor miofascial puede causar dolor en todo el cuerpo, pero con un enfoque particular en las áreas de la columna vertebral siendo una causa principal de derivación a clínicas especializadas en dolor. 87
Estimaciones recientes indican que más de 44 millones de personas, solo en los Estados Unidos, tienen síndrome de dolor miofascial. De forma similar a la FM, el diagnóstico de síndrome de dolor miofascial se basa únicamente en el examen físico ya que no hay hallazgos de laboratorio o radiográficos asociados con síndrome de dolor miofascial o con los puntos desencadenantes.
La distinción con la fibromialgia reside en, esta primera es principalmente una sensibilización central del dolor, y el síndrome de dolor miofascial es dolor nociceptivo periférico.
De hecho, algunos autores sugirieron que la nocicepción periférica es un importante generador de dolor en la FM. 23,31
Esta superposición ha sido recientemente demostrada por Ge et al. 40 que demostraron que los sitios de puntos sensibles en pacientes con FM son en realidad puntos desencadenantes y, por lo tanto, pueden funcionar como generadores de dolor periférico.

Las señales de advertencia que sugieren un síndrome miofascial son dolor más pronunciado y localizado, especialmente en las regiones del cuello, hombro y zona lumbar, y la asociación de “puntos desencadenantes” 79.
Aún así, el concepto de “puntos desencadenantes”, incluidas las supuestas diferencias entre los puntos activadores y los puntos gatillo latentes, siguen siendo polémicos, especialmente porque los puntos desencadenantes se evalúan de manera incoherente y la confiabilidad de la evaluación entre evaluadores es de baja calidad. 5,70
Los terapeutas manuales, sin embargo, defienden, que esta distinción debe hacerse para poder tratar con técnicas manuales y de estiramiento el tratamiento de los puntos desencadenantes . 79

5.2. Síndrome de hipermovilidad

La laxitud articular generalizada se encuentra en personas normales sin molestias físicas, Las tasas de prevalencia varían de 2 a más del 50%. 77
La laxitud articular es más común en las mujeres más jóvenes, las de ascendencia asiática, de Oriente Medio y de África, y disminuye con la edad. La hipermovilidad articular también puede ocurrir en el contexto de diversos trastornos del tejido conectivo, incluidos el síndrome de Marfan y el síndrome de Ehlers-Danlos (EDS), así como trastornos cromosómicos y genéticos como el síndrome de Down y la homocistinuria.
Cuando las articulaciones hipermóviles se asocian con molestias musculoesqueléticas crónicas, como ocurre para aproximadamente el 3% de las personas hipermóviles, se usa el término síndrome de hipermovilidad.

El síndrome de hipermovilidad se puede diagnosticar cuando la hipermovilidad articular generalizada se acompaña de dolor en ≥4 articulaciones durante un período ≥3 meses y en ausencia de otras afecciones que causan dolor crónico. 77

Sin embargo, el síndrome de hipermovilidad puede asociarse con dolor crónico generalizado, y no solo dolor localizado en las articulaciones, se especula ya que la patogénesis exacta del dolor no está clara de que puede ser causada por los cambios mecánicos o la hiperalgesia generalizada. 20,78

Las articulaciones hipermóviles son también un componente de los criterios para Ehlers-Danlos, un trastorno hereditario del tejido conectivo caracterizado por la extensibilidad de la piel y la fragilidad del tejido.

El síndrome de Ehlers-Danlos tiene varias variantes, y el tipo 3 (tipo de hipermovilidad) a menudo se identifica como sinónimo de síndrome de hipermovilidad. A diferencia de los otros 4 tipos de síndrome de Ehlers-Danlos, el tipo 3 no tiene un genotipo específico y el diagnóstico se basa completamente en los hallazgos clínicos.

Sin embargo, todavía hay debate sobre si la hipermovilidad y el síndrome de Ehlers-Danlos son condiciones distintas, aunque en su artículo seminal que clasifica síndrome de Ehlers-Danlos y se cita como la clasificación de Villefranche, Beighton et al. declaró en sus observaciones finales “aunque este enfoque es válido y útil, se basa en gran medida en la identificación y la interpretación subjetiva de los signos que son semicuantitativos … el resultado es frecuente confusión diagnóstica.

Otro ejemplo es el diagnóstico erróneo frecuente de hiperlaxitud articular como un tipo de EDS ” 13.

Al igual que FM, hay un reconocimiento emergente de una alta prevalencia de angustia psicológica, factores psicosociales y trastornos psiquiátricos en personas con hipermovilidad articular benigna y síndrome de Ehlers-Danlos. 21,48,77,83

La presencia de cualquier síntoma de dolor en personas con síndrome de Ehlers-Danlos se ha asociado significativamente con la presencia de un trastorno psiquiátrico. 48

Incluso ha habido una sugerencia reciente para reconocer un nuevo fenotipo neurocognitivo caracterizado por síntomas centrales de ansiedad e hiperlaxitud del colágeno. 17

Estudios recientes también han identificado la intolerancia ortostática en una cohorte de 80 pacientes con tipos de hipermovilidad SED en comparación con los controles, lo que ofrece una explicación para el informe frecuente de fatiga en estos pacientes. 25

Por lo tanto, en este momento, la identificación de la hipermovilidad puede ser una explicación plausible para el dolor, con una posible superposición con la Fibromialgia.

6. Condiciones médicas no reumáticas

6.1. Trastornos endocrinos y metabólicos

Las condiciones endocrinas y metabólicas que pueden simular fibromialgia incluyen hipotiroidismo, hiperparatiroidismo, acromegalia y deficiencia de vitamina D. Todas estas afecciones pueden presentarse con síntomas mal definidos de dolor corporal y fatiga, pero pistas únicas con pruebas apropiadas para cada condición conducen a distinguirlas.

Los pacientes con hipotiroidismo pueden tener antecedentes familiares de enfermedad tiroidea y tener aumento de peso, mientras que el hiperparatiroidismo puede estar asociado con el estreñimiento. Es de destacar que existe una asociación frecuente de enfermedad tiroidea autoinmune (Hashimoto) con y sin hipotiroidismo y FM. 4

La hormona de crecimiento excesiva como causa de acromegalia, aunque es una afección rara, se relaciona con el aumento del tamaño de las manos y los pies, el engrosamiento de las características faciales y el dolor y la rigidez corporales.

Para cada una de estas afecciones, se dispone de pruebas de laboratorio específicas, y la mayoría de las guías sugieren una detección de estas afecciones en la evaluación del dolor difuso.

Existe una asociación entre dolor cronico generalizado e hipovitaminosis D.

La deficiencia de vitamina D se manifiesta como osteomalacia con síntomas de debilidad muscular y dolor óseo generalizado. 93

La miopatía asociada con la deficiencia grave de vitamina D, que se presenta como debilidad muscular y marcha de pato, también se asocia con dolor difuso.

La deficiencia grave de vitamina D se observa con mayor frecuencia en personas con exposición solar limitada, especialmente que viven en el hemisferio norte y usan ropa que cubre la mayor parte del cuerpo, pero también puede ser consecuencia del metabolismo alterado de los fosfatos. 29 Una asociación de dolor crónico generalizado y deficiencia de vitamina D ha sido reportada recientemente en un metanálisis que comprende casi 2000 pacientes con un valor de corte (8-10 ng / ml de vitamina D) recomendado para definir mejor a la población con y sin dolor crónico generalizado . 49

Sin embargo, hay una nota de advertencia.

En la actualidad existe una tendencia en el mundo desarrollado a centrarse excesivamente en las mediciones de laboratorio de vitamina D en personas generalmente sanas sin una predisposición “en riesgo” como la malabsorción, con el riesgo de crear una pandemia artificial de deficiencia de este nutriente. 61

6.2. Enfermedades gastrointestinales

La enfermedad celíaca o el espectro de sensibilidad al gluten no celíaca, este último actualmente muy debatido, tiene muchos síntomas somáticos, incluyendo mialgia y artralgia que imitan la fibromialgia. 9

En una cohorte italiana de 468 pacientes con sospecha de sensibilidad al gluten no celíaca, el 31% informó dolor articular o muscular parecido a la FM. 91 En contraste, cuando 178 pacientes con FM fueron evaluados por síntomas de tipo celíaco, los pacientes con FM informaron significativamente más síntomas que los controles, lo que llevó a los autores a sugerir que algunos pacientes con FM pueden albergar enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten. 36

De los 104 pacientes con enfermedad del intestino irritable y fibromialgia, se identificó la enfermedad celíaca en el 6,7%, lo que sugiere que puede estar indicado un cribado adicional para este subgrupo de pacientes. 74

6.3. Enfermedades infecciosas

La fibromialgia puede desarrollarse después de una enfermedad infecciosa, la mayoría de las veces es viral, pero no requiere rutinariamente una búsqueda de una etiología infecciosa.

Las enfermedades infecciosas como la enfermedad de Lyme, la infección de hepatitis C y la enfermedad de inmunodeficiencia humana pueden tener síntomas que imitan a la fibromialgia, pero cualquier prueba en este sentido debe depender de la sospecha clínica de estas infecciones. 50,52

Lo más importante es que no se recomienda una prueba de detección de anticuerpos contra Borrelia burgdorferi en pacientes con dolor crónico generalizado sin antecedentes de enfermedad de Lyme probada médicamente porque la tasa de fibromialgia en pacientes después de la confirmación del cultivo de la enfermedad de Lyme es baja. 99

De hecho, el síndrome post-enfermedad de Lyme, que se caracteriza por fatiga, dolor musculoesquelético y trastornos cognitivos que persisten durante 6 meses o más después de la finalización de la terapia con antibióticos, sin infección persistente por Borrelia burgdorferi , puede considerarse una fibromialgia  secundaria. 7

6.4. Malignidad

Aunque la presencia de una malignidad se hace evidente con el tiempo, en las etapas más tempranas, antes del diagnóstico, a veces se considera la fibromialgia, particularmente en el contexto de un dolor mal definido, fatiga y cambios en el estado de salud global.

La identificación de otros síntomas constitucionales, como fiebre, pérdida de peso o sudores nocturnos, debería impulsar una mayor investigación.

7. Condiciones neurológicas

7.1. Enfermedades neurológicas

Las afecciones neurológicas con dolor corporal generalizado incluyen la esclerosis múltiple (EM), la enfermedad de Parkinson (EP) y las neuropatías periféricas.

La incidencia y prevalencia de fibromialgia parece ser ligeramente mayor en la esclerosis múltiple en comparación con la población general. 62

Además, las similitudes entre 2 la calidad de las condiciones de vida incluyen dolor neuropático, que está presente en un tercio de los pacientes con fibromialgia, y la naturaleza fluctuante de los síntomas y la presentación en mujeres más jóvenes. 51,72 La fatiga acompaña frecuentemente en ambas condiciones. Sin embargo, es muy poco probable que un diagnóstico de EM se realice sólo en la presencia del dolor sin síntomas neurológicos en la historia o signos físicos.

7.2. Estenosis espinal y mielopatía

Aunque la estenosis espinal se describe clásicamente como causante de síntomas de claudicación, especialmente cuando la estenosis afecta la región lumbar, los síntomas pueden definirse con menos claridad en algunos pacientes que presentan un dolor corporal más vago y mal definido. 63

Esto es especialmente cierto cuando la estenosis se localiza en la región cervical y los síntomas pueden fluctuar con el tiempo y tienden a moverse de manera similar a la dolencia de dolor en la fibromialgia.

Las causas de la estenosis espinal pueden incluir enfermedad degenerativa del disco, artrosis facetaria articular y deformidad congénita del canal espinal.

Otra causa de los cambios óseos proliferativos que pueden contribuir a la estenosis espinal es la hiperostosis esquelética idiopática difusa. 59

Sin embargo, la hiperostosis esquelética idiopática difusa como un diagnóstico único, aunque previamente reconocido como un hallazgo radiográfico incidental, también puede ser una causa de dolor crónico generalizado en vista de múltiples localizaciones de entesopatía.

La anormalidad del canal espinal puede identificarse mediante estudios de imagen como Resonancia magnética funcional o tomografía computerizada, mientras que una radiografía simple de la columna torácica puede mostrar osteofitos como puentes a través de al menos 3 espacios vertebrales y también osificación del ligamento longitudinal anterior. 59

Sin embargo, se debe tener en cuenta que las anomalías en la imagen espinal se correlacionan muy poco con los síntomas, por lo que un diagnóstico basado en las anomalías de la Resonancia magnética espinal debe evaluarse de manera muy crítica en el contexto del cuadro clínico. 18

7.3. Miopatías y miositis

Aunque las condiciones que afectan a los músculos se presentan principalmente con debilidad muscular, el dolor también puede estar presente en una distribución generalizada.

Las miopatías pueden clasificarse como miopatía congénita, metabólica, inducida por fármacos y miopatía inflamatoria, siendo la debilidad muscular la anomalía clínica clave. En la miopatía de inicio reciente, los síntomas de alerta que un paciente puede describir incluyen dificultad para subir escaleras o pararse desde una posición sentada, incluso con la potencia muscular normal en el examen físico.

Otras pistas de la historia pueden indicar una concurrencia familiar, cambios en los síntomas relacionados con el ejercicio o la ingesta dietética de carbohidratos u otras características sistémicas presentes en una enfermedad del tejido conectivo como erupción cutánea en un patrón de heliotropo en la cara, “manos mecánicas”, fenómeno de Raynaud, endurecimiento de la piel o síntomas respiratorios.

La miositis como fenómeno paraneoplásico se debe tener en cuenta, especialmente para aquellos con dermatomiositis. La miofascitis macrofágica es una inflamación localizada en un músculo que se ha inyectado con una vacuna. 41 A pesar de la naturaleza local de la inflamación, el dolor puede ser generalizado y parecerse a  el dolor crónico generalizado. 73

Varias miopatías heredadas, como la enfermedad de Pompe de inicio tardío, un trastorno hereditario autosómico con deficiencia de maltasa ácida con solo una ligera elevación de la creatina quinasa, pueden enmascararse como fibromialgia.

En la enfermedad de McArdle, donde falta la enzima miofosforilasa, los pacientes desarrollan dolor con el ejercicio que puede disminuir después de 10 minutos de ejercicio aeróbico (“segundo viento”), que recuerda el alivio que los pacientes con fibromialgia pueden tener con el entrenamiento de baja intensidad. 55

Algunos autores consideran que la mioadenilato desaminasa, otra deficiencia enzimática genética, es causa de mialgia, fatiga y cólicos 85 , pero otros sostienen su patogenicidad. 44 En la distrofia miotónica tipo 2, los pacientes tienen diversos tipos de dolores, y el dolor puede ser el único síntoma durante años.
Se ha informado que la distrofia miotónica tipo 2 ha sido diagnosticada erróneamente como fibromialgia, con pistas para el diagnóstico en retrospectiva de la debilidad proximal de las extremidades inferiores, la presencia de miotonía y, a veces, la elevación de la creatina quinasa. 8

La neuromiotonía, a menudo asociada a autoanticuerpos contra CASPR-2, se caracteriza por sensibilidad muscular, actividad muscular continua, calambres y rigidez, y generalmente no se confunde con fibromialgia. Sin embargo, en los pacientes con fibromialgia se pueden observar fasciculaciones musculares ocasionales y pueden presentarse para el estudio diagnóstico de la neuromiotonía.

Finalmente, la deficiencia grave de vitamina D también puede presentarse con la miopatía, que generalmente es indolora, pero puede tener un componente de dolor, principalmente debido a factores mecánicos relacionados con la debilidad. 93

8. Trastornos mentales

El dolor crónico generalizado no es un criterio diagnóstico de ningún trastorno mental.
El dolor es uno de los criterios de diagnóstico del trastorno de ansiedad generalizada y el trastorno de dolor somatoforme. Cuanto mayor es el nivel de atención y la selección de pacientes, mayor es (hasta 80%) la prevalencia de trastornos mentales como la ansiedad, la depresión y el trastorno de estrés postraumático en pacientes con FM. 6 Sin embargo, no todos los pacientes con dolor crónico generalizado / fibromialgia cumplían los criterios de un trastorno mental y viceversa. 27

Por lo tanto, los trastornos mentales no simulan dolor crónico generalizado / fibromialgia, pero tienen un impacto negativo en su resultado. Por lo tanto, algunas guías recientes recomiendan la detección de trastornos mentales en pacientes con dolor crónico generalizado / fibromialgia. 2,27,35

9. Condiciones de dolor inducido por medicamentos

Los medicamentos que pueden asociarse con dolor corporal (mialgias multisitio y artralgia) y se pueden confundir con fibromialgia se enumeran en la Tabla 4 . Estos incluyen estatinas, opioides, algunos agentes quimioterapéuticos, inhibidores de la aromatasa y bisfosfonatos. 1,47,67

  • Tabla 4

    Medicamentos que pueden causar dolor crónico generalizado

  • Grupo de medicaciones
  • Estatinas
  • Opioides
  • Agentes quimioterapéuticos
  • Inhibidores de la aromatasa
  • Bisfosfonatos
  • Mecanismo
  • Miopatia
  • Hiperalgesia
  • Neuropatía periférica
  • Artralgia
  • Dolores oseos

Característicamente, la miopatía asociada con estatinas o fenofibrato es dolorosa, se produce al principio de la fase de tratamiento y se asocia con una elevación de creatinina quinasa, aunque la medición puede ser normal. 65

Entre el 2% y el 10% de los pacientes que reciben estatinas informan de mialgias, pero la incidencia es probablemente mayor porque los ensayos clínicos con estatinas no se diseñaron específicamente para evaluar los eventos adversos relacionados con los músculos. 12 En el caso de dolor y / o debilidad muscular moderada a severa, se recomienda suspender el medicamento y los síntomas son reversibles cuando se suspende el medicamento, y desaparecen dentro de los 2 meses. 71,84 En contraste, se puede encontrar la rara miopatía autoinmune inducida por estatinas que debe tratarse con inmunosupresores. 64

Otra clase de medicamentos que pueden inducir un dolor corporal generalizado son los opioides, con la inducción a hiperalgesia inducida por opioides. 46

Aunque la mayoría reconoce que ocurre con  un tratamiento con opioides en dosis altas, la hiperalgesia puede ocurrir al principio de la terapia con opioides además de con dosis bajas de opioides. El dolor puede ser quemante, puede fluctuar durante el día y no necesariamente se asocia con los síntomas de abstinencia como sudoración o agitación.

El uso reportado de opiáceos por pacientes con fibromialgia en América del Norte es superior al 30%, la hiperalgesia inducida por opioides puede ser un factor no reconocido que perpetúa o agrava los síntomas de la fibromialgia. 34

Podría argumentarse que, dado que se ha informado que los pacientes con fibromialgia tienen una menor disponibilidad del receptor μ opioide central, ya sea debido a una menor concentración o regulación baja de estos receptores, esta desregulación podría explicar la hiperalgesia en estos pacientes y posiblemente una predisposición a los efectos hiperalgésicos de los opiáceos administrados. 45,80

Debe señalarse, sin embargo, que la evidencia real, es relativamente limitada, que respalda la existencia de hiperalgesia inducida por opioides como un fenómeno común . 28

La neuropatía inducida por la quimioterapia puede ser la causa de un síndrome de dolor más generalizado. Como anécdota, también se ha observado que algunos pacientes con antecedentes previos de fibromialgia de bajo grado pueden desarrollar una exacerbación más grave del dolor difuso con cualidades neuropáticas después de la quimioterapia.

Los inhibidores de la aromatasa causan dolor musculoesquelético en hasta el 50% de las mujeres tratadas por cáncer de mama. 16

Aunque el síntoma se describe principalmente como dolor en los huesos o en las articulaciones, la naturaleza generalizada del dolor podría ser similar al de la Fibromialgia en el 20% de los casos. De manera similar, los bisfosfonatos pueden causar dolor en los huesos, las articulaciones y los músculos, puede ocurrir poco después de la iniciación o meses o incluso años después, lo que lleva a la Administración de Alimentos y Medicamentos a emitir una alerta. 30

La ocurrencia de dolor corporal relacionado con los bifosfonatos probablemente no se informó a la mayoría debido a el mecanismo de notificación posterior a la comercialización de eventos adversos graves.

También se han informado polimiositis y otras miopatías en datos posteriores a la comercialización y en  literatura médica la asociación con el uso de inhibidores de la bomba de protones. 22 Una bandera roja que indique una relación potencial entre el uso de drogas y dolor crónico generalizado podría ser la aparición repentina del dolor en varios sitios  después de 1 a 2 meses del inicio de una nueva terapia con medicamentos.

10. La fibromialgia como una enfermedad comórbida a otras enfermedades primarias

Existe un reconocimiento creciente de que la FM puede ocurrir en asociación con otras condiciones de dolor crónico, con mayor atención hasta la fecha centrada, en las enfermedades reumáticas.

La fibromialgia concomitante no solo tiene un impacto en la calidad de vida en el momento, sino que también afecta negativamente en el resultado, como en el éxito del reemplazo total de la articulación en el entorno de osteoartritis.

Otras afecciones del dolor como dolor lumbar mecánico, condiciones de dolor visceral, que incluyen dolor pélvico crónico, dolores de cabeza crónicos y dolor en la articulación temporomandibular también pueden estar asociados con un fenómeno de sensibilización o diseminación y amplificación del dolor clínicamente reconocido como fibromialgia. 101

El hecho de no apreciar este espectro más amplio de sufrimiento puede comprometer la atención clínica.

10.1. Fibromialgia comórbida en enfermedades reumáticas

La fibromialgia puede ocurrir de forma concomitante con diversas afecciones médicas, pero se reconoce más comúnmente asociada con afecciones reumáticas. 43.

Se informa que entre el 20% y el 30% de los pacientes con diversas enfermedades inflamatorias reumáticas experimentan un síndrome de dolor difuso asociado.

Usando un cuestionario autoinformado, una modificación de los criterios FM preliminares del American College of Rheumatology (ACR), Wolfe et al. 94 informaron que los criterios para FM se cumplieron para el 17% con osteoartritis, el 21% con AR y el 37% con LES. También se ha informado que aquellos con una enfermedad reumática inflamatoria y fibromialgia concomitante reportan mayor deterioro funcional, peor calidad de vida y síntomas más severos.

La fibromialgia se identificó en el 21,4% de los pacientes con Espondilitis y se asoció con más entesitis, mayor actividad de la enfermedad y más deterioro funcional. 14

Aunque la afección médica primaria conlleva un peso importante en las opciones de tratamiento, el fallo de no reconocer la presencia de Fibromialgia concomitante puede afectar negativamente el resultado. La fibromialgia puede interpretarse erróneamente como un control deficiente de la enfermedad subyacente, centrándose en la enfermedad primaria más que en la atención a la fibromialgia.

Por lo tanto, se requiere un enfoque de tratamiento que aborde los síntomas de fibromialgia en lugar de utilizar intervenciones modificadoras de la enfermedad o tratamiento biológico. Por el contrario, el aumento de la actividad de una enfermedad reumática inflamatoria subyacente  podría deberse a la pérdida del efecto de los tratamientos actuales o la mala adherencia a los tratamientos puede malinterpretarse como fibromialgia.

10.2. Fibromialgia comórbida en enfermedades neurológicas

El dolor crónico generalizado también puede ser un síntoma concomitante de varias enfermedades neurológicas.

En las primeras etapas de la Enfermedad de Parkinson, los pacientes pueden percibir una rigidez que puede interpretarse como dolor. 86

Aunque los estudios hasta la fecha informan resultados contradictorios para el dolor en la Enfermedad de Parkinson, con algunos informes de dolor similar a los controles, 2 estudios recientes informan una mayor prevalencia de dolor. 26,66

Es posible que hasta dos tercios de los pacientes con Enfermedad de Parkinson reporten algún tipo de dolor. 86,92 Al igual que la FM, los síntomas de la Enfermedad de Parkinson pueden desarrollarse gradualmente con el tiempo, los pacientes pueden estar fatigados y tener alteraciones del humor, y las pruebas de laboratorio son normales. La enfermedad de Parkinson generalmente ocurre en una etapa más tardía en la vida y con un predominio masculino.

Sin embargo, cuando otros signos y síntomas de la enfermedad, en particular, los signos motores siguen siendo sutiles, la presencia de dolor puede ser engañosa y dar lugar a un diagnóstico tardío, especialmente en una mujer.

Se informó un paciente con dolor en el brazo, en quien se diagnosticó Enfermedad de Parkinson dos años después con el desarrollo de temblor en la pierna derecha. 42

El dolor neuropático, aunque se presenta característicamente como dolor en las extremidades  dolor ardiente en las manos y los pies, también puede ser generalizado en algunos pacientes.

En un estudio de 32 pacientes con neuropatía hereditaria con susceptibilidad a la parálisis por presión, casi la mitad informó dolor musculoesquelético, y un tercero cumplió los criterios de FM. 100

Otra área de debate es la asociación comórbida de FM con neuropatía de fibra pequeña. Aunque se han observado reducciones en la inervación epidérmica en la FM 89 , para algunos autores las dos condiciones no deben confundirse 88 , pero para algunos autores la neuropatía de la fibra pequeña representa el principal mecanismo fisiopatológico de la FM. 19

11. Conclusiones

Aunque la razón más probable para una queja de dolor crónico generalizado es fibromialgia, el dolor puede ser un presagio de una serie de condiciones distintas de Fibromialgia, lo que provoca la consideración de un diagnóstico diferencial.

El encuentro clínico, que abarca una historia médica y psicosocial completa y un examen clínico completo, es fundamental en la evaluación de dolor crónico generalizado. Con diagnósticos técnicos y de laboratorio en su mayoría de menor importancia que una evaluación clínica sólida, la evaluación de dolor crónico generalizado ejemplifica la esencia de la práctica del “arte de la medicina”.

Lanzar una extensa “expedición de pesca” con una abundancia de investigaciones innecesarias y a menudo costosas es deficiente en la práctica médica y perjudicial para la atención.

Por lo tanto, los diagnósticos de FM pueden establecerse principalmente en el entorno de atención primaria, en base a un historial de un conjunto típico de síntomas, un examen físico sin hallazgos que indiquen una enfermedad somática y pruebas de laboratorio básicas normales sin necesidad de derivación especializada.

Cuando existe una sospecha razonable de alguna otra enfermedad somática que se presente con dolor crónico generalizado, puede ser necesario derivar a un especialista.

En esta revisión, hemos descrito varias condiciones que pueden imitar a FM y se han resaltado características que pueden ayudar a diferenciarlas de FM.

Al categorizar estas afecciones como enfermedades reumáticas inflamatorias sistémicas, afecciones musculoesqueléticas no inflamatorias, afecciones médicas no reumáticas, trastornos neurológicos, trastornos de la salud mental y condiciones de dolor relacionadas con los medicamentos, los profesionales de la salud estarán más atentos a otras posibilidades de diagnóstico en el entorno de dolor crónico generalizado.

Además, el reconocimiento de que FM puede ocurrir como una enfermedad comórbida con alguna otra enfermedad subyacente, como lo confirma la reciente modificación de los criterios ACR 2016 para FM, abre la puerta a la consideración de este diagnóstico en un espectro más amplio de pacientes y afecta de manera importante si se descuidan en los resultados de salud.

Articulo editado y traducido por Fibromialgianoticias.com 2018©

Diagnostic confounders of chronic widespread pain: not always fibromyalgia Häuser, Winfrieda,b; Perrot, Sergec; Sommer, Claudiad; Shir, Yorame; Fitzcharles, Mary-Anne,f,*
PAIN Reports: May/June 2017 – Volume 2 – Issue 3 – p e598 doi: 10.1097/PR9.0000000000000598

Valora esta información

,

Suplementos y medicamentos no mezclar Valora la información

El desconocimiento lleva a decisiones peligrosas. Suplementos y medicamentos no se deben mezclar.
Un enfermo que desconozca los efectos de los fármacos y el de los suplementos estará expuesto a más efectos adversos que un enfermo se decante por lo farmacológico o lo natural sin mezclar ambos.

Hoy por hoy, lo único que hay regulado para el paciente es el fármaco que bajo una intensa investigación acaba siendo regulado por las instituciones sanitarias de cada país. Todas estas observaciones y análisis no son llevadas por la industria de lo “natural”, lo que puede llevar por desconocimiento a problemas de seguridad para un enfermo creandoles efectos adversos: Estos efectos adversos se pueden atribuir al ritmo de la enfermedad y llevar a un circulo vicioso que no pueda controlar síntomas ya existentes o incluso la aparición de nuevos.

Lo natural también es un obstáculo para el enfermo crónico que ha tomado las riendas de su enfermedad y que controlada su medicación y aceptada su calidad de vida, puede caer en una continua sugerencia de su entorno con recomendaciones insistentes de que cambie. Los enfermos crónicos suelen ser juzgados cuando tomas sus prescripciones, por su entorno, presionandole a que no tomen tanto “químico”.
¿Suplementos o medicamentos? Por seguridad, por separado, no mezclar.

Suplementos y medicamentos

Una nueva investigación publicada en el British Journal of Clinical Pharmacology, varios suplementos herbarios comunes, como el té verde y el Ginkgo biloba, pueden interactuar con los medicamentos recetados. Estas interacciones pueden hacer que los medicamentos sean menos efectivos, e incluso pueden ser peligrosos o mortales.

Los médicos saben que las hierbas pueden afectar los tratamiento con fármacos, escribieron los investigadores del Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica, en su nuevo documento. Los médicos son conocedores de que el enfermo no siempre comunica que productos naturales y fármacos de venta libre está tomando, como consecuencia de no hablar con el médico, es difícil para los científicos hacer un seguimiento de las combinaciones de medicamentos y suplementos deberían evitarse.

Consecuencias estudiadas de mezcla de suplementos con fármacos

Esta nueva revisión analizó 49 informes de casos de reacciones adversas a medicamentos, junto con dos estudios observacionales. La mayoría de las personas analizadas estaban siendo tratadas por enfermedades cardíacas, cáncer o trasplantes de riñón, y estaban tomando warfarina, estatinas, medicamentos de quimioterapia o inmunosupresores. Algunos también tenían depresión, ansiedad o trastornos neurológicos, y estaban siendo tratados con medicamentos antidepresivos, antipsicóticos o anticonvulsivos.

Entre los informes de casos, los investigadores determinaron que las interacciones entre hierbas y medicamentos eran “probables” en el 51% de los informes y “altamente probables” en alrededor del 8%. Cerca del 37% se clasificaron como posibles interacciones entre hierbas y medicamentos, mientras que solo el 4% se consideraron dudosas.

Un caso informó, paciente que toma estatinas y se queja de intensos calambres en las piernas y dolor después de beber tres tazas de té verde al día , un efecto secundario que se dá en muchos casos. La reacción se atribuyó a los efectos del té verde en los niveles de estatinas en la sangre, según los investigadores, aunque dicen que se necesita más investigación para descartar otras posibles causas.

Otro informe mostró, la muerte de un paciente después de tener una convulsión mientras nadaba, a pesar de que estaba tomando regularmente medicamentos anticonvulsivos para su enfermedad. Una vez hecha la autopsia, mostró niveles disminuidos de esas drogas en su sangre, probablemente debido a la forma en que los suplementos de Ginkgo biloba habían afectado su metabolismo, que también había estado tomando con regularidad.

La inseguridad de un paciente con depresión al mezclar

Suplementos y medicamentos para la depresión.

Tomar suplementos de hierbas también se ha asociado con el empeoramiento de los síntomas de depresión en personas que toman antidepresivos, escribieron los autores en su artículo, y con el rechazo de órganos en aquellos que habían recibido trasplantes de riñón, corazón o hígado.

Para los pacientes con cáncer, se ha demostrado que los medicamentos de quimioterapia interactúan con los suplementos herbales, incluidos el ginseng, la equinácea y el jugo de chokeberry.

El análisis también mostró que los pacientes que toman warfarina (anticoagulante) informaron “interacciones clínicamente significativas” después de tomar medicamentos a base de hierbas que contienen salvia, linaza, hierba de San Juan, arándano rojo, jugo de goji y chamomilla.
Estas hierbas pueden afectar el metabolismo de la warfarina, según la hipótesis de los investigadores, que pueden reducir sus capacidades de anticoagulación o causar episodios de sangrado.
Suplementos y medicamentos

Las farmacéuticas deberán de avisar de las interacciones con productos naturales

Las consecuencias supondrá un sobreesfuerzo de las farmacéuticas tendrán que avisar, una vez analizadas las interacciones, entre suplementos y medicamentos.

Los autores ponen de manifiesto que se necesitan más estudios en el laboratorio y análisis más exhaustivos en personas reales para proporcionar una evidencia más sólida sobre interacciones específicas entre hierbas y medicamentos.

“Este trabajo llevará a las agencias reguladoras de medicamentos y compañías farmacéuticas a actualizar la información en los prospectos de medicamentos para evitar efectos adversos , según los datos que se obtengan”

Hay que recordar que los pacientes siempre deben poner en conocimiento de sus médicos y farmacéuticos cualquier medicamento o suplemento que estén tomando, incluso productos comercializados como naturales o con bases de hierbas, especialmente cuando se les receta un nuevo medicamento, esto evitará efectos secundarios indeseables.


Este articulo está escrito por Fibromialgia Noticias

¿Qué fármacos se utilizan en Fibromialgia? ¿Qué suplementos se usan en Fibromialgia?

Critical evaluation of causality assessment of herb–drug interactions in patients
 Authors Charles Awortwe, Memela Makiwane, Helmuth Reuter,Christo Muller, Johan Louw, Bernd Rosenkranz
 First published: 29 January 2018
 DOI: 10.1111/bcp.13490
 http://time.com/5116664/are-herbal-supplements-safe/

Valora esta información

, ,

Estimulación eléctrica craneal 5/5 (1)

La estimulación eléctrica craneal (CES) es un tratamiento cada vez más popular, aunque el beneficio no está suficientemente claro.

Revisión sistemática: Beneficios y daños de la Estimulación eléctrica craneal en enfermedades crónicas del dolor, depresión, ansiedad e insomnio.

En esta revisión sistemática se analiza la evidencia sobre los beneficios y daños de la estimulación eléctrica craneal en pacientes adultos en enfermedades crónicas del dolor, depresión, ansiedad e insomnio.

Fuentes de datos:

Varias bases de datos desde el inicio hasta el 10 de octubre de 2017 y sin restricciones de idioma, referencias de expertos, revisiones anteriores y fabricantes.

Selección de estudios:

Ensayos controlado aleatorios de CES versus atención habitual o CES simulada que informaron dolor, depresión, ansiedad o resultados del sueño en cualquier idioma.

Extracción de datos:

Extraído por un solo revisor, verificada por otro; evaluación de calidad dual e independiente; calificación de la fuerza de la evidencia por el primer autor con posterior debate grupal.

Síntesis de Datos:

De Veintiocho artículos de 26 Ensayos controlado aleatorios cumplieron los criterios de elegibilidad. Los 2 ensayos que compararon CES con la atención habitual fueron pequeños, y ninguno reporta un beneficio estadísticamente significativo en los resultados de dolor o ansiedad en pacientes de fibromialgia o ansiedad, respectivamente.

Catorce ensayos incluyeron a pacientes con condiciones dolorosas, como dolor de cabeza, dolor neuromuscular o dolor musculoesquelético, estos obtuvieron resultados contradictorios. Cuatro ensayos realizados hace más de 40 años y uno a partir de 2014 proporciona pruebas de baja intensidad con un posible beneficio modesto en comparación con tratamientos simulados en pacientes con ansiedad y depresión.

Los ensayos en pacientes con insomnio (n = 2), insomnio y ansiedad (n = 1) o depresión (n = 3) no obtuvieron resultados concluyentes o fueron contradictorios. Existe baja evidencia que sugiera que no cause efectos secundarios graves.

Estimulación eléctrica craneal

Limitación:

La mayoría de los ensayos tenían tamaños de muestra pequeños y por cortos espacio de tiempo; todos tenían un alto riesgo de sesgo.

Conclusión:

Insuficiente evidencia para que la estimulación eléctrica craneal tenga efectos clínicos importantes sobre la fibromialgia, el dolor de cabeza, el dolor neuro musculoesquelético, el dolor articular degenerativo, la depresión o el insomnio; existe baja evidencia que sugiere un modesto beneficio en pacientes con ansiedad y depresión.

Articulo facilitado por @jtorresmacho traducido por fibromialgia Noticias
Fuente principal de financiación:
 Iniciativa de investigación de mejora de la calidad de Veterans Affairs. (PROSPERO: CRD42016023951)
Shekelle PG, Cook IA, Miake-Lye IM, Booth MS, Beroes JM, Mak S. 
Benefits and Harms of Cranial Electrical Stimulation for Chronic Painful Conditions, Depression, Anxiety, and Insomnia: A Systematic Review.
Ann Intern Med. [Epub ahead of print 13 February 2018] doi: 10.7326/M17-1970

En 2014 cochrane editó un amplio articulo sobre las tecnicas de estimulacion craneal. Acceso a el articulo publicado por el Equipo de cuidados de dolor y paliativos.
Estimulación eléctrica craneal

Redactado por Fibromialgia Noticias

Estimulación eléctrica craneal. Una preocupante situación en Estados Unidos.

En estados Unidos la FDA aprobó el uso de estos aparatos para tratar la depresión. El alto coste de ellos junto con la baja evidencia de resultados en el tratamiento ha llevado a médicos a posicionarse para que el enfermo crónico no invierta en dispositivos que no le aportan más que un gran esfuerzo económico.

Odiaría decir que los fabricantes de estos dispositivos están aprovechando a aquellos con enfermedades mentales y tratando de venderles algo que no pueden pagar con poca evidencia de utilidad, pero uno podría llegar a esa conclusión. Las personas que conozco con trastorno depresivo mayor grave ciertamente no podrían permitirse tal dispositivo y si compraran uno, sería con grandes dificultades.

Por esa razón, creo que es importante saber que existe falta de evidencia científica. Todo lo que puedo decir de este dispositivo es advertir: comprador, tenga cuidado.

Del articulo Terapia de electroestimulación craneal en la depresión: evidencia, o falta de ella, en la última década

Valora esta información

,

Fibromialgia dolor y emoción 5/5 (5)

Fibromialgia dolor y emoción ¿Qué relación tienen? Hablando del dolor para principiantes.

Son cientos, miles los pacientes con fibromialgia que son nuevos diagnosticados y que en la actualidad se están enfrentando a procesos largos, muy largos de diagnóstico. El enfermo está enfermo y quiere respuestas. Quiere un diagnóstico con el fin de poner solución a lo que le pasa. Otra cosa muy diferente es que cuando llegue el diagnóstico pueda poner soluciones a SU dolor.
Todo dependerá de cada enfermo y de su enfermedad.

La fibromialgia no es un grupo homogéneo de enfermos, es un grupo que puede ser dividido en subconjuntos y todos tratables de muy diferentes maneras. Aunque el tratamiento del dolor siempre será el mismo.
Para empezar están los enfermos de fibromialgia con más enfermedades de dolor asociadas, como las reumáticas. O los enfermos de fibromialgia con trastornos del sueño. O los enfermos con depresión asociada, o los enfermos con enfermedades inflamatorias del intestino. O los que la reúne todas en el mismo saco y a día de hoy son los más difíciles para el mundo de la medicina, un gran crónico.
O simplemente los enfermos con fibromialgia, que solo tiene fibromialgia…bueno ¿sólo?…¡Nada más y nada menos!

Preguntas, demasiadas preguntas…con una sola respuesta.

Y ¿se curará? ¿me curaré? Cientos miles de articulos empiezan con la fibromialgia es una enfermedad CRÓNICA…esto es INCURABLE, un término que no es entendido y que enfermos y su entorno no entienden, no aceptan.
La fibromialgia es crónica…no desaparece. Y cada fibromialgia es diferente ¿porque? ¿depende del paciente? ¿depende el médico? ¿De qué depende? DEPENDE de todo. Cada enfermo es diferente tiene sus particularidades única e irrepetibles.
En fibromialgia el gran síntoma es el dolor…
fibromialgia

La fibromialgia es la enfermedad del dolor crónico

El enfermo no tiene control sobre su dolor como en cualquier enfermedad y sus síntomas (demasiados en esta enfermedad que confunden al enfermo y les cuesta entender qué les pasa, que les sucede). Hoy por hoy nada tiene que ver sus causas (en el momento que hay una causa, es otra enfermedad): el dolor crónico es intratable y la medicina ofrece los cuidados paliativos (la medicina CUIDA a través de medicina) que hay para tratar el dolor crónico.

La medicina sólo puede cuidar en una enfermedad crónica. Así de sencillo no hay más.

Un enfermo no tiene el control de cuando van a aparecer y desaparecer sus síntomas (no tiene interruptores de apagado y encendido para manejar a su antojo), sólo puede “prevenirlos” con técnicas de autoconocimiento, y lleva tiempo mucho tiempo conocer en cada enfermo que les empeora. Lo que les aleja de caer en sentir dolor físico, en sus detonantes, sus disparadores del dolor.

Fibromialgia dolor y emoción…¿Por qué siempre esta relación?

Primero muchos de los enfermos recién diagnosticados buscan en su propia psiquis el poder racionalizar su dolor puede que estén haciendo un gran ejercicio de introspección y realmente se pregunten ¿soy culpable?. O por la cantidad de artículos demasiado accesibles que hacen esta simplista relación.

¡Cuantos titulares con la “enfermedad de las emociones”!

La culpabilidad en la enfermedad es una emoción negativa, no poder seguir con lo que se solía hacer genera un gran lastre emocional, no poder estar a la altura. Dejar de ser una parte de (la física) y ya no tener la aprobación y el rol que cumplía con mi entorno genera gran frustración y el principio de un miedo, de una fuente de ansiedad continua (el principio de una depresión, hay que cuidarla) que si se vive así debe ser atajada por un psicólogo.

Cuando aparece la ansiedad…como en todos los crónicos.

La ansiedad NO es un síntoma más de la fibromialgia, es OTRA ENFERMEDAD y hay que cuidarla con especialistas si aparece. Por eso el ejercicio y la psicología son cuidados clave, y no son emociones…es el precio por luchar contra una enfermedad crónica.

En medicina cuando se enferma de las emociones tiene un diagnóstico muy claro es DEPRESIÓN. La fibromialgia es otro diagnóstico la enfermedad del dolor físico.
fibromialgia dolor y emocion

A CUALQUIER enfermo crónico se le receta psicología y ejercicio son herramienta efectivas para muchas enfermedades crónicas, CUALQUIER enfermo crónico. Psicología y ejercicio adaptado a las necesidades de cada enfermedad valorando sus complicaciones y la situación individual de cada enfermo.

A un enfermo crónico no le sirven las herramientas que se generan desde la salud, SIEMPRE han de ser adaptadas a su enfermedad.

El miedo a enfermar…

Esta emoción suele ser un mecanismo que se genera en cualquier enfermedad. Es el miedo a enfermar.

El miedo a dejar de ser quien eras y, entonces cuando aparece este sentimiento, se abre un gran camino hacia poder superarlo. Esto no es exclusivo de la fibromialgia, pero se enmaraña cruelmente con este diagnóstico por el síntoma principal que produce el dolor.
El dolor no es visible y genera dudas, muchas dudas demasiadas de poder para cuando se necesita y sí lo entenderá el entorno.
Un largo camino de adaptación para poder “justificar” el dolor que junto con los vaivenes de los síntomas de la enfermedad hace que el camino sea demasiado largo, muy largo para quienes lo sufren.

El camino de buscar habilidades para seguir

¿Cómo justificar que ahora estoy? y dentro de diez minutos soy otr@ diferente con el que no me identifico y NO acepto…no quiero ser así.

Un ovillo muy complicado para quien lo sufre que no quiere que nada cambie y menos su entorno, porque si algo necesita el enfermo en ese momento es su red de apoyos.

Su familia, sus amigos, su trabajo, su ocio…y que poco a poco se va alejando. Simplemente porque los demás siguen sanos y el enfermo (recuerda la palabra enfermedad…ENFERMEDAD en mayúsculas) no puede seguir, ha de apearse en momentos, en demasiado momentos que le gustaría estar y genera mucha frustración y tristeza. ha de abandonar su zona de confort, todo lo que le hacía feliz para encontrar otra.

El enfermo necesita un gran espacio, muy grande para poder luchar y aceptar…sí lo sabe sortear y encuentra la complicidad de los demás lo logrará.
Esto es el gran misterio de las emociones en fibromialgia el proceso de lucha y adaptación a ella. El proceso de reinventarse, de buscar nuevos mecanismos de independencia, el proceso de evolucionar y esto no se hace en dos días.
Conjugar la incertidumbre del tratamiento con las dudas de convivir con algo invisible a sus ojos y a lo de los demás…el gran conflicto emocional (un proceso de adaptación al cambio)…que para much@s generan dudas, muchas dudas, demasiadas dudas y pueden quedar perdidos en el camino de la incertidumbre continúa.

La necesidad de las palabras, de comunicar.

Todo es más fácil simplemente con una frase.
Da igual lo que pase yo estoy aquí contigo. Te entiendo y te comprendo. No estás sól@.
Tres frases que acabarían con demasiadas emociones negativas y desencuentros con la enfermedad, con esta enfermedad y con much@s.

Por que nadie nos prepara para enfermar. Pero hay otro camino el de enfermar, aceptar y superar, a pesar de la enfermedad, por mucho que se ponga en contra del enfermo. Y hay muchos que lo consiguen, después de enrevesados caminos, incertidumbre y soledades, lo consiguen a pesar del miedo a enfermar.

Y lo que sí pueden “sentir” los demás es el cambio, el cambio de tus emociones. Sin embargo lo que nunca ven es el físico, el dolor físico…ese que tanto repites “sólo sabe el que lo tiene”. y que vive con grandes frustraciones, porque todo el mundo sabe de dolor, entiende SU dolor y siempre acaba en consejos de “a mi me funciona esto” una frase que genera mucha frustración al enfermo porque es la lápida que mata el entendimiento.

Maestros en dolor…dolor físico

Y el enfermo de dolor se convierte en maestro del dolor conoce, sabe que no hay dos dolores iguales. Cuando aprende…deja volar la frustración.

Esta “telaraña de emociones” mezcladas con el dolor físico es un complicado proceso, demasiado y que es necesario hacerlo con el entorno. Una telaraña de emociones mezcladas con el dolor crónico un gran problema para el enfermo al que nadie le explica…nadie le muestra.

Hablar, simplemente hablar y escuchar, algo que está minusvalorado hoy y que es el primer paso para una vida llena de obstáculos en la salud y en la enfermedad. El gran conflicto emocional de la fibromialgia, el desentendimiento.

En efecto la fibromialgia duele, y no necesita de otros tipos de dolor que llevan al sufrimiento humano.

Este articulo nace por la necesidad de contestra una pregunta que cientos de enfermos, amigos, familia, cuidadores se repiten a lo largo de los años. ¿Es la fibromialgia una enfermedad de las emociones? Ahora si estás preparado puedes ver otra faceta de la enfermedad ¿Que hay de investigación en fibromialgia? ¿Qué la fibromialgia? Un articulo de Fibromialgia Noticias

Valora esta información