Entradas

antidepresivos naturales en alimentación
,

Antidepresivos naturales en alimentos

¿Se pueden encontrar antidepresivos naturales en alimentos?

La serotonina es un poderoso neurotransmisor, que se sintetiza a partir del triptófano, contenido en los alimentos. La falta de serotonina se relaciona con síntomas de depresión, ansiedad, angustia y tristeza.

Los alimentos ricos en triptófano, actúan como antidepresivos naturales, produciendo un aumento de la serotonina, sin necesidad de psicofármacos. Conoce la dieta
adecuada para estimular la producción de serotonina.

La serotonina se sintetiza a partir de un aminoácido el triptófano, que debe ser incorporado en la dieta diaria, ya que el cuerpo no lo produce. De tal modo, los alimentos ricos en triptófano funcionan como antidepresivos naturales, sin necesidad de recurrir a psicofármacos.

Estudios científicos han demostrado que el aumento de serotonina se relaciona con una sensación de bienestar, relajación, mayor autoestima y concentración. Además, la serotonina establece un equilibrio con otros neurotransmisores como la dopamina y la noradrenalina, relacionados con el miedo, la angustia, la ansiedad, la irritabilidad y los trastornos alimenticios.

Por otra parte, es necesaria para la formación de melatonina, relacionada con la regulación del sueño. También la falta de serotonina se asocia con los comportamientos compulsivos de las adicciones.

Antidepresivos naturales en alimentos

Alimentos que aumentan la serotonina

Entre los alimentos, especialmente ricos en triptófano, que por lo tanto, aumentan los niveles de serotonina, se encuentran el pavo, pollo, leche, queso, pescado, huevos, tofu, soja, semillas de ajonjolí y de calabaza, nueces, maní y mantequilla de maní. Sin embargo, para sintetizar serotonina, el cuerpo necesita además de triptófano, ácidos grasos omega 3, magnesio y zinc.

Por tal motivo, alimentos ricos en magnesio como los plátanos, las nueces, las legumbres, las verduras y el germen de trigo, también son considerados antidepresivos naturales, ya que actúan favorablemente, para el aumento de la serotonina.

Vinculos entre la alimentación y la sensación de bienestar

Los neurobiólogos han analizado los vínculos entre lo que comemos y la psicología humana, y han hallado que una combinación de hormonas determina el grado de bienestar de un individuo.  Se ha demostrado científicamente que la serotonina y las endorfinas son las sustancias clave que generan sensaciones de felicidad, bienestar y sueño reparador; y, sobre todo, que actúan como analgésicos naturales.

El cuerpo humano produce serotonina y endorfinas por sí mismo, pero la producción natural de estas sustancias se ve estimulada por ciertos nutrientes que se absorben a partir de lo que comemos, en lugar de ser generados directamente por el cuerpo.

De todo ello lo principal es la proteína triptófano, un aminoácido que es vital para la producción de serotonina.

Entre los alimentos que incluyen un alto contenido en triptófano se encuentran el queso, la carne magra, el pescado, las legumbres y las nueces.

Sin embargo, comer gran cantidad de esta selección de alimentos no basta para hacernos felices. El cerebro solo puede absorber triptófano cuando se combina con carbohidratos, que son convertidos en azúcar en el intestino.
Un nivel incrementado de azúcar en sangre estimula la producción de insulina, y la insulina a su vez hace que las neuronas del cerebro sean receptivas al triptófano, a partirdel cual el cerebro crea la serotonina, la hormona para sentirse bien.

Cuando nos sentimos frustrados, es nuestro cuerpo el que impulsa las ganas de tomar como “estimulante” una pizza rica en carbohidratos o un pastel de chocolate, para satisfacer su necesidad de despejar el torrente sanguíneo y hacer que nuestro cerebro sea receptivo a la absorción del triptófano que crea la serotonina.
En la realidad, a corto plazo, nuestro estado de ánimo lo puede determinar una comida.

A largo plazo, organizar de forma sistemática nuestra ingesta nutricional es la mejor forma de mantener constante el nivel de azúcar en sangre, mantenernos de buen humor y no ganar peso en el proceso.

La mejor forma de conseguirlo es seguir una dieta que sea lo más equilibrada posible: una mezcla variada y colorida de alimentos que contengan una amplia gama de distintos componentes.

Esto debería permitirnos evitar los picos y caídas de fluctuaciones en el nivel de azúcar en sangre, y las variaciones anímicas que causan. Y la palabra “colorida” debería tomarse muy en serio: los colores específicos de los alimentos tienen un efecto beneficioso sobre nuestra mente; así, los alimentos naranjas y rojos estimulan, los azules calman, los amarillos animan, y los verdesayudan a la concentración.

Si adoptamos una dieta equilibrada, hay algunos potenciadores naturales de la felicidad que podemos permitirnos para darle a nuestro estado de ánimo un impulso extra.

Los cuatro “alimentos felices” naturales más efectivos son el chocolate, los plátanos, la piña y el chile o el pimiento.

El placer del chocolate

Con sus cinco acciones diferentes, el chocolate es perfecto para brindar un pequeño estímulo entre las comidas. El azúcar y la manteca de cacao hacen que el cuerpo sea receptivo a absorber triptófano, aumentando así el nivel de serotonina en el cerebro. El contenido de cacao en el chocolate también proporciona estimulante cafeína.

antidepresivos naturales en alimentación

Otro ingrediente en el cóctel de felicidad del chocolate es la feniletilamina, un derivado de la fermentación de los granos de cacao, que también eleva el nivel de azúcar en sangre y tiene un efecto excitante, estimulante. Al chocolate se le considera una “droga del amor” natural, porque el organismo humano puede fabricar por sí mismo esta hormona, que libera en mayores cantidades en estados de excitación.

Otra ventaja es que la proteína de la leche en el chocolate proporciona exorfina, un analgésico natural, y teobromina, una sustancia similar a la cafeína, que potencia aún más el rendimiento y estimula la circulación.

La energía del plátano

antidepresivos naturales en alimentos

Más proclive a preservar la silueta que el chocolate, aunque no menos eficaz para la activa “gestión emocional” natural; veamos: los plátanos están llenos de nutrientes y fibras y contienen muy poca grasa en comparación con el chocolate; también son ricos en vitaminas, minerales y oligoelementos, y proporcionan al organismo un rápido aporte de energía.

Además, los plátanos son fácilmente digeribles y pueden reequilibrar los niveles de ácido en el organismo. Y el triptófano que contienen ayuda a producir serotonina, la hormona de la felicidad, que tiene un efecto calmante sobre el sistema nervioso y fomenta el pensamiento positivo y un estado de ánimo optimista.

Estimulante piña

La piña es otro estimulante del bienestar físico, y un aliado contra la frustración. Esta delicia llena de energía es rica en minerales y vitaminas y contiene compuestos activos que estimulan la producción de serotonina, generando una optimista vitalidad. Al mismo tiempo, otros componentes calman la ansiedad y alivian la agitación nerviosa.

La vitamina C que contienen las piñas también estimula la circulación y el metabolismo; la combinación de componentes activos fomenta la capacidad que tiene el cuerpo de autocuración, calma los nervios y ayuda en problemas de concentración y motivación.
Y si tomas piña por la noche, te estarás administrando una pastilla natural para dormir: por la noche, el cerebro convierte el triptófano en melatonina, la hormona del sueño.

El gran efecto del pimiento

Capsaicina es el nombre de la sustancia milagrosa que combate la frustración, la ira y la depresión. Se encuentra en el chile, y produce una ligera sensación de quemazón en la lengua.

El cerebro percibe este calor picante como si fuera dolor, y para contrarrestarlo responde liberando endorfinas que potencian las sensaciones de bienestar. Este efecto se conoce en biología como el “gran efecto del pimiento”.

Nutrientes del sistema nervioso

Ciertos componentes de los alimentos desempeñan una labor específica en el funcionamiento del cerebro y de las neuronas (células especializadas del sistema nervioso que producen y trasmiten el impulso nervioso) y el cerebro los requiere en buena cantidad, dado que alberga más del 90% de las neuronas del cuerpo.

Los hidratos de carbono, fuente de glucosa

La glucosa, molécula en la que se descomponen los hidratos de carbono, es el nutriente energético que preferentemente el cerebro utiliza, de ahí que resulte esencial mantener estable su nivel en sangre (conocido como glucemia).

Esto se consigue consumiendo con la frecuencia adecuada alimentos ricos en hidratos de carbono complejos -como pan, arroz y otros cereales, pasta, patatas y legumbres– y simples -como frutas, azúcar, miel y alimentos dulces en general-.

Se aconseja que los hidratos de carbono complejos prevalezcan sobre los simples porque permiten que la glucosa se libere paulatinamente y se mantenga estable la glucemia.

Además, la distribución de la alimentación en varias tomas, es decir, comer 4 ó 5 veces al día, a horas regulares, y no dejar pasar más de 3-4 horas entre comidas, ayudan a mantener estable la glucemia.
También conviene romper el ayuno nocturno, bien con un buen desayuno bien con un almuerzo equilibrado, y en estas ingestas no pueden faltar los hidratos de carbono.

Una hipoglucemia mantenida durante horas puede ser la causa del nerviosismo, la irritabilidad, el cansancio, la falta de concentración o los mareos, entre otros síntomas, que experimentan muchas personas durante la mañana si no se han alimentado bien.

El triptófano

La serotonina, también llamada hormona del humor, es un neurotransmisor (mensajero químico) relacionado con el sueño saludable, el estado de ánimo y el buen humor, y su concentración en el cerebro es directamente proporcional a la concentración de triptófano en el plasma y el cerebro.

Los neurotransmisores son compuestos químicos que producen excitación entre las neuronas, lo que hace que éstas se comuniquen entre sí y trasmitan los mensajes.

Diversas investigaciones han confirmado que la serotonina es muy abundante en los lugares del cerebro que dirigen el estado de ánimo y el afecto, y por tanto, los cambios en los niveles de serotonina afectan al ánimo.

Esta sustancia también actúa como el reloj interno de nuestro cuerpo, y determina nuestros ciclos de sueño y de vigilia.

El triptófano es un aminoácido esencial, es decir, un componente de las proteínas que ha de ser aportado necesariamente a través de la alimentación. A través de complejos ciclos metabólicos se transforma en serotonina; y en esta conversión participa también la vitamina B6.

Alimentos ricos en triptófano: huevos, lácteos, pescados, carnes, legumbres (soja), frutos secos, frutas (plátano, piña, aguacate).

Vitaminas del grupo B

Las vitaminas del grupo B  son las que más influyen en el buen funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso en su conjunto.

B1 o tiamina. La tiamina juega un papel fundamental en el metabolismo de los hidratos de carbono, por lo que su carencia afecta sobre todo a los tejidos que dependen mucho de este suministro energético, como el cerebro. Un consumo excesivo de alimentos dulces (azúcar, chocolate, bollería, repostería, pastelería, chucherías) puede reducir las reservas de vitaminas B1, y esta es una de las razones por la que conviene moderar el consumo de estos alimentos superfluos.

La escasez de esta vitamina produce irritabilidad nerviosa, falta de concentración y de memoria, y puede ser causa de depresión.

Abunda en: soja fresca, germen de trigo, carnes, pescados, frutos secos (nuez del Brasil, anacardo, pipas?), legumbres o cereales integrales, especialmente en la avena.

B6 o piridoxina. Interviene en diversos aspectos del metabolismo y la biosíntesis de diversos neurotransmisores -entre ellos la serotonina a partir de triptófano-, y en la formación de las vainas de mielina de las neuronas, aislamiento necesario para que las neuronas y las fibras nerviosas puedan transmitir correctamente las señales y, por tanto, las órdenes de nuestro cerebro a los músculos del cuerpo. Su aporte deficiente puede causar irritabilidad, nerviosismo, fatiga e incluso depresión.

Encontramos esta vitamina en: germen de trigo, sesos y vísceras, pescado azul, quesos curados, frutos secos, cereales integrales, legumbres, levadura de cerveza.

B12: Interviene en el buen funcionamiento del sistema nervioso, por lo que su deficiencia produce trastornos neurológicos, como neuropatía sensitiva con irritabilidad y depresión.
Los alimentos de origen animal son las fuentes dietéticas de esta vitamina, y destacan: hígado y vísceras, pescado azul (sardinas), solomillo, paté de hígado, huevos y queso.

Ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos esenciales, linoleico y linolénico, son necesarios para el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso y del cerebro por su abundancia en la membrana de las neuronas.
Un aporte adecuado de ácidos grasos esenciales se consigue consumiendo aceite de semillas, frutos secos, germen de cereales, aguacate, margarina 100% vegetal, cereales integrales, soja y aceite de hígado de bacalao, o complementos dietéticos como el aceite de onagra y el germen de trigo.

Fosfolípidos

Los fosfolípidos son una mezcla compleja de grasas, ácidos grasos esenciales, ácido fosfórico y dos vitaminas del grupo B como la colina y el inositol.

Estas sustancias forman parte de la membrana de todas las células, incluidas las neuronas, por lo que es precisa una concentración adecuada de estos compuestos en el organismo para el buen funcionamiento celular.

Abundan en: hígado, sesos, corazón y yema de huevo.

Hierro

Las células cerebrales utilizan hierro para su funcionamiento normal a cualquier edad y este mineral interviene en la función y síntesis de neurotransmisores. Por ello, la deficiencia en hierro se relaciona con menor capacidad de concentración, de atención y de memoria y menor rendimiento escolar o laboral.

Los alimentos más ricos en hierro son: almejas, berberechos y similares, levadura, morcilla,vísceras (hígado, riñón), germen de trigo, foie gras, carnes (sobre todo de caballo), pescados,legumbres, frutos secos o cereales integrales.

Los alimentos vegetales contienen hierro de menor absorción por el organismo. No obstante, combinándolos con alimentos ricos en vitamina C o en proteínas, aumenta la absorción orgánica de este mineral.

Excitantes y relajantes

Además de los alimentos que nutren y favorecen el funcionamiento normal del sistema nervioso, también hay otros que contienen sustancias excitantes que pueden acelerar su actividad provocando nerviosismo o agravando la excitación.

El estimulante por excelencia es la cafeína, un alcaloide abundante en el café, el té (teína), las bebidas de cola, el cacao y el chocolate (teobromina). El ginseng también es un potente excitante y se añade a ciertas bebidas estimulantes o se consume como complemento. Asimismo, el alcohol que contienen en mayor o menor cantidad las bebidas alcohólicas altera al sistema nervioso porque es un potente tóxico para las neuronas.

Las sustancias estimulantes excitan pero no nutren y, aunque momentáneamente pueden proporcionar cierta ayuda, su uso continuado y exagerado acaba produciendo desgaste nervioso, agotamiento y falta de adaptación al estrés.

Para combatir el exceso de nerviosismo, se debe asegurar que el tejido nervioso esté bien nutrido, incluyendo alimentos ricos en los nutrientes descritos (hidratos de carbono, triptófano, vitaminas del grupo BB, hierro y fosfolípidos).

En estos casos, además de revisar que la dieta sea equilibrada, se  aconseja incluir alimentos integrales, cereales como la avena, frutos secos, legumbres, aceite de semillas y complementos dietéticos como la levadura de cerveza, el germen de trigo o la lecitina de soja.

También se puede hacer uso (siempre consultando a una persona experta) de plantas que contienen sustancias que ralentizan la función nerviosa y proporcionan al organismo la sensación de relajación esperada.

Algunas plantas relajantes: avena, azahar, espino albar, melisa, pasiflora, valeriana, tila.

Más información sobre alimentación en fibromialgia

Fuente: Universidad de Alicante
5/5 (4)

Valora esta información

,

El dolor y la invisibilidad

En algún momento del 2010, un buen amigo mío de la universidad que ya era pediatra publicó una queja en Facebook sobre las afecciones “inventadas”. “Fibromialgia, te estoy mirando”, escribió.

En este momento, el dolor era un visitante ocasional en mi cuerpo, no se había convertido aún en el inquilino permanente con el que convivo ahora. Aún así, me ofendió en nombre de los pacientes que sufren la enfermedad.

Avanzó rápido y mi vida hoy se trata de pausas. Esto se debe a que todo lo que hago, cocinar, dormir, trabajar, caminar, necesita sus tiempos. Este acercamiento gradual a cada aspecto de mi vida no se trata de la iluminación o “atención plena. Se trata de dolor.

O más específicamente, trato de evadir o minimizarlo.

Minimizar es clave porque he aprendido que no se puede evitar, al menos no del todo, no importa cuanto me esfuerce.

Para mí, la fibromialgia se convirtió en un diagnóstico predeterminado, una frase general que los médicos me dieron para abarcar todos los dolores y las quejas de salud que habían empezado a afectarme de forma persistente.

Recibí este diagnóstico incluso cuando las imágenes mostraron cambios degenerativos y otros daños en la columna y las caderas, incluso cuando se confirmó que la endometriosis se estaba extendiendo como hebras de telaraña dentro de mi abdomen.

Cuando el dolor llegó al punto de hacer imposible trabajar más que a tiempo parcial la mayoría de las semanas, comencé a preguntar acerca de la discapacidad.

Pero mis doctores, los mismos que me diagnosticaron, trataron y vieron los resultados de mi resonancia magnética, todos negaron con la cabeza y se negaron a firmar ningún documento.

“No pareces enferma”, dijeron

Esta era la misma línea que me ofrecieron en la universidad después de un angustioso problema intestinal extremo que me hizo perder más de 9 kilos en un solo semestre.

La nutricionista de la escuela pensó que simplemente no comía suficientes plátanos. “Tienes un cabello tan brillante y saludable”, explicó, pellizcando un mechón entre sus dedos como si fuera una muñeca en exhibición. “Las personas que están realmente enfermas no tienen cabello como el tuyo”.

Una colonoscopia no mostró nada visiblemente incorrecto, por lo que el médico me diagnosticó un síndrome de intestino irritable y me trató como si fuera un neurótica sin esperanza. “Deja de estar tan estresada “, le regañó. Dos años más tarde, una cirugía laparoscópica mostraría una endometriosis diseminada, una gran parte de la cual estrangularía mi colon.

Su eliminación alivió considerablemente mis complicaciones gastrointestinales. Pero para entonces aprendí la dura lección de que los médicos a menudo se equivocaban basandose en la incredulidad cuando no pueden ver algo … o incluso cuando podían.

Una extensa lista de razones…

He escuchado una extensa lista de razones por las que no puedo sentir tanto dolor como digo a pesar de los resultados de mi examen … además de mi cabello brillante, como: soy demasiado joven; Tengo buenos dientes; Estoy demasiado delgada para tener problemas de espalda.

Sin embargo, estos razonamientos no me han otorgado inmunidad ante la enfermedad y no han evitado el dolor.

Recientemente, la investigación médica ha comenzado a comprender lo que los pacientes que sufren de dolor crónico conocen desde hace mucho tiempo. Como se informó en una columna del New York Times Well escrita por Tara Parker-Pope en 2011, un estudio del Institute of Medicine descubrió que el dolor puede durar mucho tiempo después de que la enfermedad o lesión que causó su aparición inicial haya sido tratada o curada, hasta que finalmente evoluciona, o evoluciona, hacia su propia enfermedad.

El dolor como enfermedad

Es decir, el dolor ya no es indicativo de otra enfermedad: es la enfermedad, y una incapacitante.

Específicamente, bajo la tensión del dolor continuo, los nervios no solo se vuelven súper sensibilizados a las señales de dolor, sino que comienzan a amplificarse. Una vez que ocurren estos cambios, es extremadamente difícil  de revertir.

Mientras tanto, la mayoría de los estudiantes de medicina lamentablemente carecen de conocimiento en el dolor crónico, por lo general reciben solo unas pocas horas en toda su educación. De hecho, los veterinarios reciben más conocimientos sobre cómo tratar el dolor en animales que los médicos sobre como tratar el dolor en sus pacientes.

Desafortunadamente, sin una comprensión adecuada del dolor y sus mecanismos, muchos médicos se apresuran a minimizar la experiencia de sus pacientes como falsificación o exageración. Esto se traduce en negar una discapacidad porque es invisible a simple vista.

Se necesitan médicos más sabios

Lo que me ayudaría en este punto sería contar con profesionales que no solo estén más versados ​​en el dolor crónico, sino que estén dispuestos a reconocer el impacto incapacitante en sus pacientes.

En otras palabras, los médicos deberían comenzar a creer a sus pacientes cuando dicen que están sufriendo.

La validación es el primer paso hacia una solución, o al menos, hacia ofrecer ajustes y tratamientos alternativos que puedan acomodar a un paciente con dolor y brindarles una mejor calidad de vida en ausencia de una cura a largo plazo.

Escrito por Laura Kiesel freelance del área de Boston, escritora de ensayos y artículos recogidos The Guardian, Salon, Washington Post, The Fix, Vice, Al-Jazeera, The Atlantic,y otros tantos. Traducido por Fibromialgianoticias.com

 

4.71/5 (17)

Valora esta información

Fibromialgia y aceptación. Somos más

“Sabemos lo que somos, pero aún no sabemos lo que podemos llegar a ser” William Shakespeare

La piel que habito

¿Cómo les va a ustedes con esa novedad de que Facebook te traiga recuerdos de fotos o momentos que publicaste ese mismo día pero años atrás? Bueno, a mí me tiene un poco incomoda, hay días en que de plano me está molestando un poco, porque me da algo de ansiedad verme antes de la fibromialgia, verme en una foto de alguien con quien me siento tan desconectada, como si no fuese yo, otra Claudia de otra vida es la que ahora aparece.

Es extraña la forma en que nos construimos.

Consta básicamente de tres partes

1. Como contamos nuestro pasado:

Como definimos nuestros recuerdos, y como hemos armado una historia en torno a eso que se ha traducido en la persona que pensamos que somos en el hoy. Ese cúmulo de experiencias buenas o malas que definen nuestras personalidad y la forma que nos relacionamos con el mundo.

2. Lo que somos.

Día a día, cubiertos de nuestros propios juicios de lo que hacemos bien o mal, de lo que nos hace fuertes o débiles, de aquello que nos aferra al pasado o nos aventura al futuro. Lo que somos hoy no es más que un instante donde transitamos entre construir nuestra historia y cumplir nuestras expectativas de lo que “vamos a ser” en el futuro.

3.Lo último que nos define, pero no menos relevante, es lo que pensamos que seremos, la fe que tenemos en nosotros mismos y en nuestros proyectos, la idea de que “somos” de una forma y no de otra, y como sacarle provecho a esa forma que creemos poseer.

Bueno a los pacientes crónicos, como yo, nos pasan varias emociones respecto a eso.

Por ejemplo, idealizamos poco a poco el pasado.

Yo, veo esa foto de cinco años atrás, estoy sonriendo, trabajaba jornada completa, vivía con quien sería mi esposo y era nuestra primera casa con mi hijo, de ese entonces unos siete años. Que fuerte me sentía, era una supermamá en ese tiempo, no me dormía ni me cansaba. Eso, eso es justamente lo que hacemos, miramos hacía atrás, antes del accidente de chocar de frente con la fibromialgia y pensamos que éramos maravillosas antes pero ya no.

Con eso definimos, de paso, como nos sentimos ahora y como deberíamos sentirnos a futuro.

Pero les diré algo, esa mujer de la foto corría todo el día para hacer todo lo necesario para sacar adelante su proyecto, comía poco y mal, tomaba medicamentos para regular el sueño y otros para activarse en la mañana porque el cansancio la estaba volviendo loca. Ya había empezado y ella no escuchaba lo que su cuerpo quería decirle.

Ahora veo la foto de nuevo y pienso que me gustaría abrazarla, decirle que se de permiso para dormir, para descansar, para decir no puedo, para ser, no sólo para hacer.

Así es como se resignifica una historia.

Los hechos del pasado no pueden cambiarse, pero la interpretación que le das al pasado sí. Yo no quiero hablar de mí como una historia partida, antes y después de la fibromialgia, yo soy una, habitando en una piel estrecha, porfiada, agotada, que amo, porque es la única que tengo, que trato de escuchar más. Que sabe decirme cuando es suficiente.

Redefinámonos, somos más que el diagnóstico que tenemos, somos más que lo que éramos en el pasado, somo más de lo pensamos y vamos a generar un cambio en nuestra vida y luego veremos las fotos y estaremos orgullosas del camino recorrido, de saber que aún en los momentos más oscuros puedes prender una luz.
Abrazos!

Escrito por Claudia Tapia Flores Autora de la Fibromialgia y otras historias.

Cedido para su redistribución en FibromialgiaNoticias.com

 

*Ilustración de Fernando Vicente

¿Quieres mostrar? ¿Qué aprenden los pacientes con fibromialgia? ¿Quieres compartir? Envía tus pensamientos, tus aprendizajes

5/5 (5)

Valora esta información

,

EPOC y dolor crónico

La EPOC es una enfermedad pulmonar que causa dificultad para respirar. Los síntomas principales son, entre otros, la disnea o falta de aire, la tos y la expectoración mucosa. Uno de los factores de riesgo más importante para padecer esta enfermedad es el tabaco.

Identificar qué pacientes padecen dolor crónico ahorrará en recursos sanitarios

EPOC y dolor crónico

“Este estudio surge porque en las consultas externas observamos a menudo que los pacientes con esta enfermedad se quejan, no sólo de los síntomas respiratorios característicos, sino también de otros como dolor de espalda, de cuello y migrañas, sobre todo aquellos con una enfermedad más evolucionada” explica Javier de Miguel.

El estudio ha evaluado, mediante encuestas de salud a la población, a 44.000 pacientes, que se han dividido en dos periodos distintos, en 2009 y en 2014, diferenciando para ello dos grupos, uno con EPOC y otro de sujetos control que no padecen esta enfermedad, todos ellos mayores de 35 años, edad a partir de la cual puede manifestarse la enfermedad.

El Servicio de Neumología del Hospital Gregorio Marañón ha llevado a cabo un estudio entre más de 44.000 personas. analizar la presencia de dolor en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Pionero en nuestro país, ha desvelado que estos pacientes tienen más tendencia a padecer dolor crónico que el resto de la población, lo que supone menor calidad de vida y un deterioro de la situación clínica de estos enfermos.

La finalidad del artículo ha sido demostrar que hay una mayor incidencia de dolor crónico en personas que padecen esta patología en base a tres puntos: el dolor en el cuello, el dolor en la espalda, ya que estos pacientes pueden tener aplastamientos vertebrales por la propia evolución de la enfermedad, y el dolor de cabeza o migraña debido principalmente a la tos crónica.

 

Resultados contundentes y factores asociados

Los resultados del estudio han demostrado que los pacientes con EPOC tienen 1,2 veces más riesgo de tener dolor crónico de cuello, 1,38 veces más de tener dolor de espalda y hasta 1,36 veces más de probabilidad de sufrir cefaleas que los que no padecen esta enfermedad.

Igualmente durante la investigación se tuvieron en cuenta factores asociados que contribuyen a un aumento de la incidencia de este tipo de dolor crónico como es la obesidad, la edad (la prevalencia del dolor es mayor en los pacientes más jóvenes), el sexo (las mujeres con EPOC padecen más dolor que los varones), los pacientes con mala calidad de vida o con alguna alteración mental como ansiedad o depresión y todos aquellos enfermos que usan medicación para el dolor.

Para el jefe de sección de Neumología, Javier de Miguel;

“identificar a los pacientes con EPOC que padecen dolor crónico supondrá un adecuado manejo de este síntoma y un mejor control de la enfermedad, lo que redundará en una mayor calidad de vida de estos enfermos así como en una disminución de las visitas a urgencias y de los ingresos hospitalarios. Todo ello se traducirá, sin duda, en un ahorro en recursos sanitarios”

Epoc por la organización mundial de la salud

Recursos para enfermos con Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Acceso a estudio Prevalence of Pain in Copd Patients and Associated Factors: Report From a Population Based Study.

Fuentes

Redacción médica
https://www.redaccionmedica.com/autonomias/madrid/los-pacientes-con-epoc-son-mas-propensos-a-padecer-dolor-cronico-4006

EFE 5 de junio
http://www.lavanguardia.com/local/madrid/20180605/444127143708/estudio-desvela-que-pacientes-con-epoc-padecen-mas-migranas-y-dolor-de-cuello.html

Crédito foto http://www.cuidandodemi.com/
5/5 (3)

Valora esta información

Vendehúmos del dolor. Los comerciantes del dolor

¿Conoces a los vendehúmos del dolor? No es extraño para nadie, más cuando sufres de alguna enfermedad crónica, que existen negocios que viven de explotar el sufrimiento que el enfermo experimenta ante la frustración de intentar una mejora en su calidad de vida. Tú, que usas las redes sociales, te habrás dado cuenta de esto.

Los comerciantes del dolor

Mi dolor, tu beneficio

¿Lo vemos con un ejemplo?

Los nombres de usuario usados en este ejemplo son ficticios 
– @Usuario accede a Twitter. Escribe o retuitea sobre #fibromialgia #salud.
– Al poco, recibe una notificación: “@UsuarioClínica te sigue”. Revisa su perfil y lee su bio “empresa especializada en equipaciones, tecnología y soluciones hospitalarias avanzadas”
-Un rato más tarde, recibe otra notificación: “@UsuarioDieta te sigue”. Lee su bío; promete aprender a eliminar grasas ¡Y te regala un e-book! Además asegura haber ganado la batalla a su fibromialgia gracias a la dieta.
-No pasa mucho rato hasta la próxima notificación: “@UsuarioBio te sigue”. En su perfil: “si sufres fibromialgia o tienes dolores constantes en el cuerpo, conoce #bio”.

ALUD DE MENSAJES

Y así, sea Twitter, Instagram, patrocinados en Facebook y, en general, en el universo de internet, observas como van cayendo perfiles diversos que ofrecen/prometen soluciones mágicas, por haber utilizado palabras clave que se refieren a enfermedad y salud.
Este fenómeno es al que llamo “vende-humos”. Bombardeo de tratamientos, aparatejos, productos milagro, dietas mágicas, que prometen imposibles.
Escribía hace poco:

Hartita de ‘vendehumos’ que te siguen para que les sigas, para que piques. Dietas milagro y fibromialgias que se curan… No, no me interesáis!

Estos perfiles, haciendo uso de los parámetros en redes sociales que permiten fragmentar el público objetivo para llegar a ti, se valen de la desesperación que en determinados momentos siente aquella persona afectada de una enfermedad crónica.

¿Cuáles son sus promesas?

-Aparatos que aseguran quitar el dolor
– Dietas que milagrosamente curan la fibromialgia, mediante un caso supuestamente real. Alguien que, tan altruista, dice querer compartir con los demás su secreto
– Clínicas privadas que prometen soluciones mágicas que solo ellos están en disposición de ofrecer
– Y un largo etcétera…

Recordemos de nuevo: “enfermedad crónica”

Si investigamos un poco sobre estas grandes soluciones o promesas, veremos que no existe ningún estudio clínico contrastado. Que no hay detrás ningún equipo médico e investigación seria y abalada por la comunidad científica. Esto debería bastar para ignorar sus mensajes, porque, por encima de todo, debemos primar nuestra propia seguridad. Piensa que incluso pueden causar perjuicio o empeorar nuestro estado.

¿QUÉ INFLUENCIA TIENE SOBRE EL ENFERMO?

Ante la perspectiva de una enfermedad crónica como lo puede ser la Fibromialgia, que produce un profundo pesar y diversas fases de ‘duelo’, cada enfermo reacciona de maneras diversas. Un mismo enfermo, además, puede pasar por distintas etapas a lo largo del tiempo, tanto a nivel psicológico como existencial y de afectación física.

Asimismo, existen diferencias entre personas
-Con más o menos recursos para acceder a la información
-Más o menos sensibles a dejarse llevar por esas promesas de las que hablaba anteriormente
-Con mayor o menor grado de desesperación, en momentos de máxima intensidad de los síntomas, que puede predisponer a aceptar probar ‘lo que sea’, en un intento por retomar el control

Falsos mensajes con soluciones milagrosas atentan contra la seguridad de los enfermos, pudiendo incluso empeorar su cuadro clínico.

¿Y EL ENTORNO?

Toda persona afectada de una enfermedad crónica, como es obvio, vive en sociedad. Familia, amigos, compañeros de trabajo, etc.

Unos con mejores intenciones que quizás otros, pero todos ellos en su falta de conocimiento profundo de lo que es y supone padecer Fibromialgia (Fm), Encefalomielitis Miálgica o Síndrome de fatiga Crónica (SFC), Sensibilidad Química Múltiple (SQM), y cualquier otra enfermedad crónica, llegan por casualidad o no a estos titulares sensacionalistas o alejados del rigor necesario.

Como enfermo, tal vez habrás recibido en más de una ocasión a tu Whatsapp, a tu correo electrónico, etiquetado en alguna publicación de Facebook, etc., mensajes como éste:

-¡Mira esto! ¡Deberías probarlo!

Cómo vive esto el enfermo

Habrá quien se deje llevar por esa desesperación o necesidad de ‘hacer algo’ por recuperar el control de si mismo. Habrá quien se vea con el inconveniente añadido de tener que dar explicaciones de por qué no lo probará, de por qué eso no es más que un titular sensacionalista. Como persona afectada, te habrás encontrado más de una vez en la tesitura de tener que ‘educar’ a tu entorno con más o menos éxito, recordarles que: “se llama enfermedad crónica a aquellas enfermedades de larga duración, cuyo fin o curación no puede preverse claramente o no ocurrirá nunca”.

Cómo lo vive el entorno

En el marco de la diversidad, en que cada persona es distinta, habrá quien confíe en tu propio conocimiento de la enfermedad/es que padeces, y aprenderán contigo. Pero también habrá quien no quiera escuchar, o crea saber más y mejor, o que juzgue tu voluntad de querer mejorar, actitud que puede producir un mayor dolor emocional en quien recibe estas acusaciones.

CONCLUSIÓN

– El nivel de información y el estado personal de la persona afectada
– El conocimiento y sensibilidad que tengan las personas de su entorno
– Titulares sensacionalistas y falta de ética de quienes prometen soluciones milagrosas
Todo ello, un cóctel que puede poner en riesgo la seguridad del enfermo y violentar la relación con el entorno, así como producir un daño emocional.

¿Cómo combatir a los vendehúmos del dolor?

Como enfermos,
– seamos críticos. Elijamos las fuentes de información adecuada. Contrastemos.
– Pongamos en ‘cuarentena’ esas promesas milagrosas e investiguemos.
– Ayudemos a nuestro entorno a conocer. Contribuyamos a dar a conocer la enfermedad en la sociedad.

Amigos, familiares, compañeros, …
– Seamos receptivos. Escuchemos.
– Aprendamos en qué consiste y qué comporta.
– No presionemos; acompañemos. El enfermo está en manos de profesionales competentes que trabajan para conseguir su máximo bienestar posible.

Joana Galbas
Vicepresidenta
Ass. Fibrofatiga Cardedeu

¿Y tú te has sentido estafado? Puedes contarlo en las redes sociales, deja tu experiencia.

5/5 (5)

Valora esta información

Nutrición en fibromialgia

Posibilidades terapéuticas de la Nutrición en fibromialgia

Dos décadas después de que la Organización Mundial de la Salud reconociera la fibromialgia (FM) como entidad clínica en la Clasificación Internacional de Enfermedades, 1 y a pesar de actualizar los criterios diagnósticos, 2,3 su diagnóstico diferencial y tratamiento efectivo siguen siendo desafiantes y poco definidos. Reconocida como una de las enfermedades del dolor crónico más común, se estima que la FM afecta entre el 3% y el 6% de la población mundial y aproximadamente a 10 millones de personas en los Estados Unidos, afectando desproporcionadamente a más mujeres que a hombres. 4

La FM se caracteriza por dolor crónico generalizado y extrema sensibilidad,su etiología desconocida, a menudo viene acompañada de varios síntomas asociados que incluyen fatiga, trastornos del sueño, dolor de cabeza, deterioro cognitivo, rigidez matutina, depresión y trastornos gastrointestinales. 5-7

Superposición de enfermedades complica el diagnóstico

La superposición significativa con varias enfermedades, incluyendo el síndrome de fatiga crónica, la migraña, el síndrome del intestino irritable y el trastorno de la articulación temporomandibular complica el diagnóstico diferencial de Fibromialgia y su tratamiento óptimo. A pesar de estos desafíos, a la FM se le ha asignado su propio código de diagnóstico, el M79.7, que reconoce el síndrome por primera vez como un diagnóstico clínico oficial. 8

Actualmente, no hay cura para la fibromialgia.

A falta de una comprensión clara de la etiología y la fisiopatología de la FM, el tratamiento efectivo y curativo es difícil de alcanzar. El tratamiento actual de FM es multifacético en su enfoque, incorporando opciones farmacológicas y no farmacológicas.

¿En  qué se basa el tratamiento?

El primer enfoque incluye ejercicio físico, terapia cognitiva conductual e intervenciones para minimizar los desencadenantes de la FM, incluidos los trastornos del sueño como la apnea del sueño y los problemas del estado de ánimo como el estrés, la ansiedad, el trastorno de pánico y la depresión. 9-11

Se recomienda la terapia farmacológica cuando los enfoques no farmacológicos no controlan adecuadamente los síntomas de la Fibromialgia.

En los Estados Unidos, 3 medicamentos han sido aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU, para el tratamiento de la fibromialgia; 2 de estos medicamentos, duloxetina (Cymbalta) y milnacipran (Savella), alteran las sustancias químicas del cerebro (serotonina y norepinefrina) para ayudar a controlar los niveles de dolor. 9

La pregabalina (Lyrica) actúa bloqueando las células nerviosas hiperactivas implicadas en la transmisión del dolor.

Otros agentes farmacológicos se utilizan para controlar otros síntomas que se pueden presentar, como problemas de sueño y depresión.

A pesar de las diversas opciones de tratamiento farmacológico disponibles, ningún fármaco, o su combinación, ha demostrado eficacia en el tratamiento de todos los síntomas de la FM.

Los efectos adversos se asocian a muchos de los agentes farmacológicos 12, requieren una mejor comprensión de la etiología, fisiopatología y las influencias de los hábitos y elecciones personales sobre los síntomas de la FM, que pueden proporcionar una nueva dirección en el tratamiento de FM.

Entre los enfoques de tratamiento no farmacológico, la nutrición está emergiendo como una herramienta prometedora para el manejo de FM.

Nutrición en fibromialgia

Deficiencias nutricionales en fibromialgia

Se ha propuesto que las deficiencias o el desequilibrio en ciertos componentes nutricionales esenciales pueden provocar una disfunción de los mecanismos inhibidores del dolor, incluidos la fatiga y otros síntomas de FM.

De hecho, las deficiencias en ciertos aminoácidos, magnesio, selenio y vitaminas B y D se asocian con un aumento del dolor muscular, 5 y los beneficios de la dieta específica y la suplementación nutricional se han estudiado en pacientes con FM. 13

Los esfuerzos recientes han intentado mejorar la comprensión de la relación entre la FM y la nutrición;

Específicamente, la relación entre el estado metabólico y el dolor muscular y el papel de las vitaminas, los metales y los antioxidantes. 5-7

Por ejemplo, una dieta rica en antioxidantes, alimentos que pueden aumentar el nivel de óxido nítrico y vitaminas específicas que incluyen vitamina B 12 / ácido fólico y suplementos de creatina se asocian con una mejoría en los síntomas de FM. 5

También se observan deficiencias nutricionales específicas, con mayor frecuencia en individuos con FM, incluida la deficiencia de vitamina B y D, magnesio, yodo, hierro, melatonina, selenio y aminoácidos ramificados. 5,6

En contraste, los alimentos ricos en histamina y metales pesados, incluyendo mercurio, cadmio y plomo, exacerban los síntomas de la FM.

nutricion en fibromialgia


 Fuente: Dietacoherente.com

Se ha sugerido que una dieta rica en proteínas y vegetales puede tener un efecto beneficioso en la reducción del dolor muscular, posiblemente debido a concentraciones más altas de aminoácidos específicos que proporcionan energía para la función y fuerza muscular y el aumento de la ingesta de antioxidantes de las verduras. 5,6

Sin embargo, no todos los aminoácidos son beneficiosos porque los niveles elevados de homocisteína en el líquido cefalorraquídeo están asociados con el dolor musculoesquelético relacionado con la FM. 5

Un estudio en el que individuos con FM y síndrome de intestino irritable se trataron con una dieta rica en glutamato empeoró los síntomas de FM en comparación con los participantes de control que no fueron sometidos a la prueba de glutamato. 7

Los resultados sugieren que el glutamato puede jugar un papel en los síntomas de FM en algunos pacientes.

La obesidad empeora el dolor

Los estudios también han examinado los efectos del ejercicio físico, el peso corporal y la obesidad en el desarrollo o en la exacerbación de los síntomas de la FM. 5-7 Una revisión sistemática reciente encontró que las personas con FM generalmente tienen un estilo de vida sedentario, tienen un mayor índice de masa corporal y tienen más probabilidades de tener sobrepeso u obesidad.

Además, las personas obesas muestran una mayor sensibilidad al dolor, una menor calidad de vida y una mayor prevalencia de fatiga. Estos síntomas también se han relacionado con un consumo reducido de alimentos ricos en proteínas y verduras, un patrón de sueño deficiente y depresión. 5,6

El vínculo entre la nutrición y la FM puede proporcionar un enfoque viable para explicar la variación  de síntomas de la FM en cada individividuo vinculados directamente a los hábitos nutricionales personales y puede presentar un enfoque potencial para individualizar la gestión de la enfermedad.

Alcanzar una correcta nutrición ¿El fin del dolor?

Cuando se alcanzan niveles óptimos de nutrición, los niveles de dolor FM generalmente se reducen. 5

Actualmente, sin embargo, la investigación que respalda la ingesta dietética y la FM es prematura para vincular categóricamente la causa-efecto y permite la formulación de recomendaciones nutricionales específicas para la gestión de la FM.

Sin embargo, de acuerdo con la evidencia actual, existe una clara correlación entre los síntomas de FM y la dieta saludable, el ejercicio físico y el mantenimiento de un peso corporal saludable.

Entre las personas con FM, hay que proporcionar orientación para mejorar los hábitos  alimentarios, que puede incluir suplementos para lograr un estado nutricional óptimo e intervenciones para mantener un peso corporal normal, esto puede contribuir a un mejor control de los síntomas de la FM.

Escrito por la Dra. Helen Fosam

Saber más de la alimentación en fibromialgia

https://www.rheumatologyadvisor.com/fibromyalgia/fibromyalgia-therapeutic-possibilities-of-nutrition/article/768730/
4.43/5 (7)

Valora esta información

, ,

Fibromialgia y mamografía como evitar el dolor

Evitar el dolor en fibromialgia y mamografía.

En la mayoría de los casos, una mamografía no debe doler. Comprimir la mama puede ser un poco incómodo, pero es totalmente necesario con el fin de obtener la mejor imagen del tejido mamario. Los especialistas en imágenes mamarias, están formados para obtener la imagen más clara posible.

¿Cómo se realiza una mamografía?

Todo el procedimiento de mamografía dura solo 5-10 minutos, y cada seno se comprime dos veces para obtener una imagen. Muchas mujeres narran que este es el pequeño precio a pagar por mantener la paz mental de los sus mamas durante un año.

Existen aproximadamente 5 millones de estadounidenses que sufren de fibromialgia o dolor crónico.Para ellos la mamografía puede ser o es más incómoda. Esto es motivo de preocupación, pero no es una excusa para omitir un examen anual quien tiene el potencial de contraer cáncer de seno, y evitarlo en sus primeras etapas.

Fibromialgia y mamografía

Según la Asociación Nacional de Fibromialgia, la fibromialgia es un complejo trastorno de dolor crónico que afecta a aproximadamente 5 millones de estadounidenses. Para aquellos con síntomas severos, la fibromialgia puede ser extremadamente debilitante e interferir con las actividades diarias básicas.

En honor al 20 ° aniversario del Día Nacional de Concienciación sobre la Fibromialgia el 12 de mayo, el Dr. Alex Sardina, director médico nacional de Solis Mamografía, ofrece algunas tácticas de control del dolor para ayudar a las personas con fibromialgia o dolor crónico a tener una experiencia de mamografía menos estresante.

“Lo más importante que una mujer puede hacer para controlar el dolor durante una mamografía es hablar con el técnico que efectúa la mamografía”, dijo Sardina. “Un técnico capacitado y bien educado trabajará con un paciente para obtener una imagen de alta calidad mientras que limita su incomodidad o dolor, así que simplemente hábleles sobre su condición antes del procedimiento”.

Fibromialgia y mamografía

Fibromialgia y mamografía:

Consejos para una mamografía sin dolor

Aquí están las 10 mejores sugerencias de Sardina para crear una experiencia durante la mamografía sin estrés para las mujeres que luchan contra la fibromialgia u otros trastornos de dolor crónico:

  • Identifique un centro de mamografía especializado en salud mamaria con técnicos altamente capacitados con años de experiencia que saben cómo ubicar adecuadamente a una mujer en el dispositivo de mamografía y comprender exactamente cuánta compresión se necesita.
  • Pídale al tecnólogo de mamografía que le comunique como es el proceso para que el paciente pueda estar preparado.
  • Comuníquese con el técnico de la mamografía sí, en su caso, necesita un tiempo adicional o descansos más frecuentes entre las evaluaciones.
  • Si bien la mayoría de las mamografías se realizan mientras la mujer está de pie, se pueden hacer desde una posición sentada; algunas mujeres encuentran esta posición más cómoda.
    Los pacientes pueden solicitar una compresión gradual de la mama en lugar de compresión repentina.
  • Aunque el ciclo menstrual de una mujer no tiene ningún impacto en la evaluación, algunas mujeres encuentran que les ayuda programar su mamografía una semana después de que su ciclo menstrual haya terminado ya que los senos parecen ser menos sensibles.
  • Debido a que el estrés es un catalizador para los desencadenantes de la fibromialgia y para algunas mujeres la mamografía causa ansiedad y estrés adicional, hay muchos trucos para minimizar el estrés que las mujeres pueden hacer, como la respiración profunda, la meditación y otros trucos cognitivo-conductuales.
  • A veces, las salas de evaluación son frías y dado que el frío puede desencadenar un ataque de fibromialgia, los pacientes pueden considerar traer una ropa de abrigo para usar. Si las manos del mamógrafo están frías, pídale que use guantes o use calentadores de manos.
  • Encuentre un centro de mamografía que sea cálido, y que le proporcione tranquilidad.
  • Y, por último, traiga a un amigo, o mejor aún, haga que el amigo se haga la mamografía también.

Casi siempre es más reconfortante y a menudo puede ofrecer una distracción significativa.

Reconozcámoslo: nadie quiere hacerse su mamografía anual. Lo que quieren es tranquilidad, ya sea sabiendo que están completamente libres para otro año o encontrando ventajas de un diagnóstico temprano posible para ofrecer las mejores opciones de tratamiento en los primeros estadios del cáncer de mama.

Fibromyalgia Sufferers May Require Pain Management During Mammography

Conocer a fondo el diagnóstico por imágen en la mamografía 

3.5/5 (2)

Valora esta información

, ,

Entender el dolor ¿Por qué es tan difícil para un médico?

Así empieza una entrevista “Todos somos seres humanos, pero no todos somos iguales” sobre la actualidad en dolor, como hoy se debe entender el dolor.

Fibromialgia Noticias©

Cada persona experimenta el dolor de manera diferente, tanto desde el punto de vista emocional como físico, y responde al dolor de manera diferente. Eso significa que los médicos como yo necesitamos evaluar a los pacientes de forma individual y encontrar la mejor manera de tratar su dolor.

Hoy, sin embargo, los médicos están bajo presión para limitar los costos y prescribir tratamientos basados ​​en pautas estandarizadas. Existe una gran brecha entre la experiencia de dolor del paciente y el tratamiento limitado “estandarizado” que los médicos podemos ofrecer.

Las preocupaciones sobre la epidemia de opioides empeoran el problema.

Los opiáceos, incluida la heroína y el fentanilo, han causado la muerte de más de 42,000 personas en los EE. UU.
En 2016,  Cuatro de cada 10 de estas muertes tomaba analgésicos recetados como la hidrocodona y la oxicodona. Los médicos son cada vez más reacios a prescribir opioides para el dolor, por temor al escrutinio del gobierno o demandas por negligencia médica.

¿Dónde deja esto al paciente cuya experiencia de dolor está fuera de lo conocido o “estipulado”? ¿Cómo pueden los médicos de todas las especialidades identificar a estos pacientes y hacer todo lo posible para controlar su dolor, incluso cuando sus necesidades no coinciden con nuestras expectativas o experiencia?

Diferencias de dolor

Algo de dolor forma parte natural de la curación. Pero ese dolor puede variar según quién lo esté experimentando.

Comencemos con una pregunta que durante años dejó perplejos a los médicos que se especializan en anestesiología: ¿Las pelirrojas requieren más anestesia que otros pacientes? Anecdóticamente, muchos anestesiólogos pensaron que sí, pero pocos tomaron la pregunta en serio.

Finalmente, un estudio examinó a las mujeres con cabello rojo natural en comparación con las mujeres con cabello naturalmente oscuro cuando estaban bajo anestesia general estándar. Efectivamente, la mayoría de las mujeres pelirrojas requirieron significativamente más anestesia antes de que no reaccionan en respuesta a una descarga eléctrica inofensiva pero desagradable. El análisis de ADN muestra que casi todas las pelirrojas tienen distintas mutaciones en el gen del receptor de melanocortina-1, qué es la fuente probable de la diferencia en las experiencias de dolor.

Las normas culturales también pueden determinar cómo los diferentes grupos de personas reaccionan ante el dolor.

En EE. UU., por ejemplo, los niños que practican deportes y los hombres jóvenes en entrenamiento militar, tradicionalmente son animados a actuar estoicamente y “sacudirse” cuando están heridos, mientras que el dolor ha sido aceptado socialmente entre las niñas y las mujeres y que reaccionan emocionalmente en circunstancias similares.

Como resultado, el médico puede tomar las “experiencias masculinas dolorosas” de manera subconsciente más forma más sería, asumiendo que un hombre debe tener un dolor severo si se queja.

Muchas personas creen que el dolor de las mujeres no recibe tratamiento suficiente, y a menudo se les atribuye a las “hormonas” o a los “nervios”. Las mujeres sufren fibromialgia, enfermedades autoinmunes como el lupus y la artritis inflamatoria, y migrañas, entre otras condiciones dolorosas que pueden ser difíciles de controlar.

Controlar el dolor

Recientemente, la investigación ha identificado explicaciones genéticas de por qué estas afecciones afectan más a las mujeres que a los hombres.

Las mujeres tuvieron al menos una receta más que hombres para opiáceos en 2016.
Aunque es menos probable que las mujeres mueran por sobredosis de opioides, pueden volverse dependientes de forma más rápida a los opiáceos recetados.

Entender el dolor

La raza y la etnia también pueden desempeñar un papel en la experiencia del dolor.

El tratamiento desigual del dolor, incluso del dolor relacionado con el cáncer, entre pacientes minoritarios es parte del trágico legado de discriminación racial en los Estados Unidos. En 2009, un importante artículo de revisión concluyó que “disparidades raciales y étnicas en dolor agudo, dolor crónico de cáncer y la atención del dolor paliativo continúa persistiendo”.
Por ejemplo, los pacientes minoritarios que se presentaron en los departamentos de urgencias con dolor abdominal tienen entre un 22 y un 30 por ciento menos de probabilidades de recibir medicamentos analgésicos que los pacientes blancos con quejas similares.

A pesar de las investigaciones que muestran que los pacientes blancos no hispanos muestran menos sensibilidad al dolor que los pacientes negros y los de ascendencia hispana, estas inequidades persisten. El estereotipo del “estoico paciente del norte de Europa” puede tener una base en la genética más que en la personalidad. Los pacientes de etnias minoritarias demostraron un umbral más bajo para experimentar dolor y una tolerancia menor para el dolor agudo, lo que sugiere que necesitan más medicación para un alivio adecuado del dolor.

La esperanza de la investigación genética

Mi suposición es que las próximas décadas traerá una explosión en la investigación que iluminará los mecanismos genéticos detrás de las experiencias de dolor. Las diferencias genéticas pueden ayudar a explicar por qué algunos pacientes desarrollan ciertas enfermedades, mientras que otros, expuestos a los mismos factores ambientales, nunca lo hacen. Sin duda, algunos pacientes son más sensibles al dolor desde el principio que otros, basándose en factores genéticos que la comunidad médica aún no comprende.

En UCLA, donde trabajo, el Institute for Precision Health obtiene una muestra de sangre de casi todos los pacientes quirúrgicos. Al analizar los datos genéticos de cada paciente, esperamos explicar por qué los pacientes a menudo responden de forma diferente después del mismo tipo de cirugía, lesión o enfermedad.

Canadá y los EE. UU.

Han visto aumentos alarmantes en la prescripción de opiáceos y en las muertes por sobredosis relacionadas con opiáceos.
La trágica muerte relacionada con los opiáceos de Prince destaca aún más este problema internacional de salud pública.

De hecho, el espectro -y la realidad- de los límites de opioides han enviado mensajes de choque a través de partes de las comunidades que conviven con el dolor crónico. La gran mayoría de los individuos a los que se prescriben opiáceos los toman de manera responsable, pero ahora están sujetos a leyes creadas para prevenir el uso ilícito de opiáceos.

Los grupos de pacientes

Los grupos de defensa de los pacientes han denunciado en voz alta la atención médica injusta para el dolor crónico. Según ellos, limitar los opiáceos puede evitar algunas muertes por sobredosis de opioides, pero ¿qué pasa con el sufrimiento indecible – y los suicidios – que pueden ocurrir cuando los pacientes no pueden tolerar el dolor agudo continuo? Las vidas de las personas con dolor crónico también son importantes y deben tratarse como pacientes, no como adictos.

El debate sobre los opiáceos genera fuertes emociones para ambas partes: el acceso a los opioides frente a los límites que se deben imponer. ¿Es realmente un juego, un grupo debe sufrir para que el otro grupo pueda sobrevivir?

Incluso cuando los opiáceos se toman exactamente como lo prescriben, los pacientes modélicos, presentan una gama de riesgos para la salud que incluyen la muerte por sobredosis. ¿Cómo abordamos la necesidad de reducir los riesgos para la salud mientras tratamos el dolor crónico?

¿Los opioides ayudan a algunas personas con dolor crónico?

Absolutamente. Por este motivo, los prescriptores deben tener la discreción de prescribirles, al tiempo que recuerda que será para una minoría de pacientes. Los opiáceos pueden ayudar, pero no pueden ser la base de toa la enfermedad.

No tenemos datos óptimos para demostrar que la persona promedio que toma opiáceos a largo plazo mejora en términos de dolor o su función. Algunas personas lo hacen, pero los estudios muestran que la mayoría no.
Sin embargo, tenemos datos para mostrar que la mayoría de las personas tienen efectos secundarios que no son triviales.

Efectos secundarios

Algunos efectos secundarios de los opiáceos incluyen empeoramiento del dolor, un aumento de las dosis de opiáceos debido al aumento de la sensibilidad al dolor o tolerancia al medicamento, hormonas alteradas, estreñimiento y, a veces, una sobredosis mortal.

El problema es que no contamos con sistemas nacionales para tratar el dolor crónico de otra manera.

Este es el gran problema que simplemente debe abordarse. Es hora de que los gobiernos nacionales pongan dinero, inviertan y se concentren en iniciativas importantes de investigación del dolor y programas de tratamiento integrales que nos permitirán tratar mejor el dolor.

Sabemos que los opioides solos tampoco son una gran estrategia de tratamiento del dolor crónico.

Los estudios demuestran que los pacientes mejoran con un tratamiento combinado que incluye un aumento gradual de la actividad y al mismo tiempo utilizan otras habilidades clave de autocontrol.

Todo el dolor físico se procesa en el sistema nervioso (cerebro y médula espinal). Las personas con dolor crónico pueden usar regularmente habilidades simples para amortiguar el procesamiento del dolor en su propio sistema nervioso. Pueden reducir su propio sufrimiento, dolor y necesidad y uso de opioides.

¿Curará el dolor? No.

¿Ayudará a reducir la necesidad de medicamentos? A menudo, sí.

¿Reducirá el sufrimiento? Absolutamente.

Las restricciones

Como psicólogo del dolor, comparto las preocupaciones de los pacientes sobre la limitación de los opiáceos y no proporcionar acceso a alternativas. En sí mismo, limitar los opioides no es un plan para cuidar y tratar del dolor. Actualmente, Canadá y Estados Unidos tienen la tarea de proporcionar rápidamente a sus ciudadanos acceso a alternativas a los opiáceos para el dolor crónico.

El cuidado ético del dolor debe enfatizar primero los programas e iniciativas que empoderan a las personas para controlar mejor su propio dolor. Cuando las personas están equipadas para ayudarse a sí mismas a sentirse mejor, necesitan menos médicos y tratamientos.

Existen excelentes programas de autocontrol del dolor crónico.

Es hora de que se financien programas de empoderamiento de los pacientes; al hacerlo, les dará a los médicos y otros prescriptores los recursos necesarios para tratar mejor el dolor crónico.

La esperanza de la investigación genética

Mi suposición es que las próximas décadas traerán una explosión en la investigación, mostrando los mecanismos genéticos que hay detrás de las experiencias del dolor. Las diferencias genéticas pueden ayudar a explicar por qué algunos pacientes desarrollan ciertas enfermedades, mientras que otros, expuestos a los mismos factores ambientales, nunca lo hacen. Sin duda, algunos pacientes son más sensibles al dolor desde el principio que otros, basándose en factores genéticos que la comunidad médica aún no comprende.

En UCLA, donde trabajo, el Institute for Precision Health se obtiene una muestra de sangre de casi todos los pacientes quirúrgicos. Al analizar los datos genéticos de cada paciente, esperamos explicar por qué los pacientes a menudo responden de manera diferente después del mismo tipo de cirugía, lesión o enfermedad.

Expresión génica

Además, el dolor crónico se asocia con cambios duraderos en la expresión génica en el sistema nervioso central.

En pocas palabras, la experiencia del dolor cambia el sistema nervioso de un paciente a nivel molecular. Estos cambios están relacionados con las expresiones conductuales del dolor. Los factores emocionales, que incluyen antecedentes de estrés traumático o depresión anteriores, aumentan las posibilidades de que un paciente dependa de los opioides después de experimentar dolor.

Lo mejor que pueden hacer los médicos a corto plazo es respetar lo que los pacientes nos dicen y tratar de obtener información,  nuestros propios sesgos podrían llevarnos a subestimar la experiencia de dolor del paciente.

Why it’s so hard for doctors to understand your pain
 April 25, 2018
 https://theconversation.com/why-its-so-hard-for-doctors-to-understand-your-pain-93526
4/5 (4)

Valora esta información

,

Venlafaxina en el tratamiento de la fibromialgia

El tratamiento con venlafaxina antidepresivo (nombre de marca Effexor XR) reduce el dolor, la rigidez muscular y la interferencia en la vida cotidiana en mujeres con fibromialgia que no tienen trastorno depresivo, según los investigadores.

El estudios se presentará en una sesión con el póster titulado , “Los efectos de la venlafaxina frente a la gabapentina en la fibromialgia”, en la Reunión Anual de la Academia Estadounidense de Neurología el 26 de abril. La reunión se realizará del 21 al 27 de abril en Los Ángeles. El resumen del estudio fue publicado recientemente en la revista Neurology.

La fibromialgia causa dolor generalizado y aumenta la sensibilidad al dolor, así como fatiga, rigidez muscular,alteración del sueño y la depresión.

Los pacientes con fibromialgia tienen pocos tratamientos efectivos para elegir. Dos opciones son la medicación antiepiléptica gabapentina (Neurontin) y venlafaxina, un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN).

Los investigadores compararon los efectos de venlafaxina con gabapentina 90 en pacientes con fibromialgia sin trastorno depresivo.

El estudio incluyó a 163 pacientes ambulatorios (con una edad promedia de 51) con fibromialgia primaria, caracterizada por dolor crónico difuso de causa desconocida. Los investigadores evaluaron el puntaje total del cuestionario de impacto de la fibromialgia (FIQ) (rango 0-80, donde 0 indica que no hubo ningún impacto) y el puntaje del dolor (0-10).

También evaluaron el umbral promedio de dolor en los puntos sensibles, que representan el umbral de dolor del paciente cuando se aplica fuerza; el número de puntos sensibles, que son áreas de dolor muscular a la palpación; Puntaje de fatiga FIQ; y cansancio

Los resultados revelaron que, en comparación con la gabapentina, el tratamiento con venlafaxina condujo a mayores mejoras en la puntuación total de FIQ, pero no en la puntuación de dolor.

Los pacientes tratados con venlafaxina también observaron una mayor disminución en la intensidad del dolor y la interferencia funcional del dolor: actividad, estado de ánimo, capacidad para caminar, trabajo normal, relaciones con los demás, sueño y disfrute de la vida, según el Inventario Breve del Dolor, número de puntos sensibles. Puntuación de rigidez de FIQ y umbral de dolor de punto sensible medio.

Venlafaxina en el tratamiento de la fibromialgia

Los beneficios de la venlafaxina sobre la gabapentina fueron significativos en las mujeres: 42 recibieron venlafaxina y 59 recibieron gabapentina, pero no en los hombres. Las mejoras en las mujeres fueron independientes del efecto sobre el estado de ánimo o la ansiedad.

La seguridad y tolerabilidad de la venlafaxina mostraron un perfil de seguridad favorable y fue bien tolerado.

“Venlafaxina es un tratamiento efectivo y seguro para muchos de los síntomas asociados con la fibromialgia en sujetos sin trastorno depresivo mayor, particularmente para las mujeres”, escribieron los investigadores.

Edición y traducción FibromialgiaNoticias.com ©

The Effects of Venlafaxine vs Gabapeptine in Fibromyalgia (P5.326)
 Arjola Gabrani, Drini Dobi, Florida Dobi and Sesila Cibuku
 First published April 9, 2018,

http://n.neurology.org/content/90/15_Supplement/P5.326
4.69/5 (16)

Valora esta información

, , ,

¿Por qué se responde de forma diferente a los fármacos en Fibromialgia y SFC/EM?

Es en la práctica general en el tratamiento del dolor, la sorprendente variabilidad en que los enfermos de fibromialgia y SFC/EM responde de forma muy diferente a la medicación.

La Dra. Trescott es ex Presidente de la Sociedad Estadounidense de Médicos Intervencionistas del Dolor. en este articulo apunta a desvelar causas de esta diferente respuesta a los fármacos.

Sabemos que muchas personas con fibromialgia y síndrome de fatiga crónica responden de manera muy diferente a los fármacos. Una droga que funciona bien para una persona puede no tener ningún efecto en otra persona o incluso enfermar aún más.

Cuando el paciente dice: “Esto no funciona” o “Soy demasiado sensible” o “Mi madre lo pasó mal con el medicamento X y he pasado malos momentos con el medicamento X”, eso realmente debería decir que es probable que haya un problema genético en estos caso. Dra. Trescott

Fármacos en Fibromialgia y SFC/EM

¿Por qué hay tal variabilidad? Durante mucho tiempo asumí que esto significaba que muchas personas diagnosticadas con SFC/EM  y FM en realidad tienen una enfermedad diferente, pero en una conferencia reciente presentada por Physician Partners of America sugirió que no es necesariamente cierto. Es posible que la genética subyacente o los cambios epigenéticos que afectan la forma en la forma que nuestro metabolismo descompone las sustancias esté desempeñando un papel oculto.

Cómo se responde a un medicamento en parte se reduce a los genes.

La raza humana es muy variable genéticamente.

Gran parte de esa variabilidad radica en pequeñas variaciones genéticas llamadas polimorfismos genéticos que pueden alterar la eficacia con que funciona ese gen. Estos polimorfismos pueden no tener ningún efecto o hacer que el gen funcione de manera menos efectiva.

La mayoría de las personas son normales: tienen dos copias “buenas” de un gen que les permite metabolizar las sustancias adecuadamente. Sin embargo, un número significativo de personas tiene copias “buenas” y “malas” de un gen que puede inhibir su capacidad de descomponer las drogas. Un número menor de personas (metabolizadores lentos) tienen dos copias malas de un gen: apenas disuelven algunas drogas.

Otros tienen copias múltiples de buenos genes (ultrametabolizadores) pueden descubrir que incluso las cantidades normales de un medicamento pueden enfermarlos, ya que metabolizan el medicamento en sustancias que causan daño. Los metabolizadores rápidos de oxicodona, por ejemplo, producirán altos niveles de oximorfona, que causa náuseas, sedación y otros síntomas.


El campo del dolor es un lugar perfecto para buscar anomalías genéticas al metabolizar los medicamentos.

Parte de esa complejidad radica en los genes que producen las enzimas que descomponen las drogas para el dolor.
La conferenciante, Dra. Andrea Trescott, conocida investigadora del dolor y médico, proporcionó el ejemplo sufrido por ella misma de los efectos que puede tener el polimorfismo en los genes. Su primera pista de que podría tener algunas vulnerabilidades genéticas ocultas surgió durante un procedimiento quirúrgico cuando estaba dando a luz cuando y le administraron Percocet. No tuvo ningún efecto en su dolor.

Ese proceso se repitió durante un procedimiento dental de emergencia cuando se le volvió a administrar Percocet, una, dos, tres veces, y no llegó el alivio, en absoluto, (ni experimentó ningún efecto secundario). Parecía que comía terrones de azúcar.

Una semana más tarde, volvió para otro procedimiento y pidió que le administran Darvocet, lo que le quitó los niveles de dolor. Posteriormente, descubrió que los polimorfismos genéticos en su gen CYPD26 (o 2D6) la dejaban incapacitada para metabolizar el Percocet. (El diez por ciento de los caucásicos tienen deficiencia 2D6).

Años más tarde, a su hijo, que también tenía deficiencia 2D6, se le retiraron las muelas del juicio. Pidió que no le administraran hidrocodona, cuyo estado genético sugiriera que metabolizaba mal,en efecto no funcionó. Su hijo obtuvo poco alivio con hidrocodona, volvió al cirujano quejándose de dolor, y fue etiquetado como un buscador de drogas.

Tomar codeína.

Por sí sola la codeína es inerte, no tiene efectos sobre el dolor y, como muchos analgésicos opioides, se metaboliza en morfina por la enzima CYP2D6 para que funcione. La morfina es luego metabolizada por otra enzima llamada UGT2B7 a M6G (morfina-6-glucurónido), que tiene propiedades analgésicas. Durante ese proceso metabólico, sin embargo, se liberan otros dos factores que en realidad pueden aumentar los niveles de dolor.

Si no estás metabolizando la codeína, obtendrás poco alivio de ella. Si eres un supermetabolizador que toma grandes cantidades de codeína, esto podría empeorar tu dolor.

Trescott relató la historia de un niño con cáncer testicular, con un dolor terrible con 1,000 mg de morfina, pero cuyo dolor estaba bajo control con solo 30 mg. Con 1,000 mg, el sistema del niño estaba siendo inundado con metabolitos que aumentan el dolor. Con 30 mg, su sistema recibía morfina y estaba funcionando.

La hidrocodona es similar.

Por sí misma, tiene muy poco efecto, pero cuando se metaboliza por CYP2D6 a hidromorfona o Dilaudid, alivia el dolor. Si descubre que la hidrocodona no funciona para usted, pero Diluadid, que no se metaboliza por el CYPD26, sí lo está, puede estar genéticamente diseñado para no descomponer muchos analgésicos opiáceos.

El tramadol, un opioide débil comúnmente utilizado en FM, también se metaboliza por CYP2D6, pero en un nuevo giro, la misma enzima también controla la excreción de tramadol. Si no se está preparado para metabolizar el tramadol, puedes terminar con un alivio del dolor escaso y muchos efectos secundarios debido a la escasa excreción.

Polimorfismos de genes

Pequeños cambios en los genes, llamados polimorfismos, a veces pueden alterar su funcionamiento.

Durante los últimos cinco años, las recetas de codeína para niños se han restringido debido a los efectos que los polimorfismos del CYPD26 pueden tener en los niños. La misma preocupación ha llevado a la FDA a lanzar recientemente una advertencia en caja para el uso de Tramadol en niños. (El problema probablemente solo sea relevante para niños con cierta características genéticas, pero en ellos los efectos pueden ser graves). Trescott relató la historia de un niño con metabolismo rápido de Tramadol que terminó en coma en el hospital.

(Tramadol es metabolizado por varias enzimas, y debido a que es un IRSN, es bueno para el dolor neuropático.Los polimorfismos genéticos o las mutaciones podrían incluso ser responsables de la eliminación de medicamentos del mercado que podrían haber sido útiles para muchos pero que perjudicaron a las personas que no pudieron metabolizarlas adecuadamente).

La metadona.

En el mejor de los casos, elimina el dolor neuropático y, a menudo, no causa efectos secundarios, una rareza en los analgésicos. Descomponer la metadona es un proceso complicado, sin embargo, sus pacientes tienen diferentes respuestas. Cuando funciona, sin embargo, realmente funciona.
Si su estado de CPYD26 significa que no obtendrá mucho alivio de los “odona” (hidrocodona, oxicodona), Tramadol o codeína, todavía hay esperanza. Puede que le vaya bien a la morfina que se metaboliza de manera diferente.

Antidepresivos

El mismo proceso que ocurre en los medicamentos para el dolor se aplica a los antidepresivos y otras drogas. La enzima CYP2D6 metaboliza aproximadamente una cuarta parte de los medicamentos de uso común, incluidos muchos antidepresivos.

Los polimorfismos genéticos han impactado tanto en la respuesta a los fármacos antidepresivos que un Consorcio de 2013 ha producido pautas para la dosificación de fármacos antidepresivos (amitriptilina y nortriptilina), dependiendo de las variaciones genéticas que estén presentes en dos genes (CYP2D6, CYP2C19).
Su bajo costo ha convertido a Amitriptilina en un medicamento popular, pero Trescott lo llamó una “droga sucia” con muchos efectos secundarios potenciales, en parte debido a los problemas que algunas personas tienen para metabolizarla.

Interacciones con la drogas

Las interacciones medicamentosas son otra forma realmente buena de afectar el metabolismo de los medicamentos. Trescott transmitió el resultado de un estudio en el que descubrió que si está tomando seis fármacos tiene un 94% de posibilidades de que se produzca una interacción con otros medicamentos; es decir, uno de esos medicamentos tendrá un impacto sobre cómo funciona al menos otro.

Debido a que Paxil, Prozac y Duloxetina inhiben la enzima CYPD26, tomarlos podría hacer que sus medicamentos para el dolor sean menos efectivos. Tomar esos medicamentos juntos podría efectivamente convertir un metabolizador CYP2D6 normal en uno pobre. (Celexa y Lexapro, por otro lado, no inhiben el metabolismo del analgésico opiáceo).

Si está tomando benzodiazepinas, antidepresivos tricíclicos, naloxona o diclofenaco, y morfina o sus derivados, ¡tenga cuidado porque cada uno de estos medicamentos mejora la descomposición de la morfina en metabolitos que aumentan los niveles de dolor! (Si está tomando opiáceos, dejar las benzodiazepinas podría ayudar a que funcione mejor).

Tenga en cuenta que la hierba de San Juan, una hierba que a veces se usa para la depresión, es un potente inhibidor de la CYPD26. Si está tomando hierba de San Juan y su dolor, los antidepresivos u otros medicamentos dejan de funcionar también, la hierba de San Juan puede ser la razón.

Incluso algo tan inocuo como la canela puede ser un problema.

Algunas drogas pueden alterar la forma en que se metabolizan otras drogas.

Todos los medicamentos para el estómago que no requieren receta. Tomar metadona y Rantidina juntos está bien, pero si toma Cimetidina y metadona puede terminar en el hospital porque la cimetidina inhibe el metabolismo de una enzima llamada 34A que descompone la metadona.
Debido a que los cannabinoides son probablemente inhibidores significativos de la enzima CYP2C19, que descompone Valium, Soma y varios antidepresivos, las personas que toman cannabánidos pueden notar cambios en la efectividad de esos medicamentos.

COMT, Fibromialgia y SFC/EM

El último relato de la Dra. Trescott involucró un gen llamado COMT cuyos polimorfismos se han asociado con un mayor riesgo de fibromialgia y síndrome de fatiga crónica ( SFC/EM). La investigación sobre COMT y FM es bastante amplia,el último estudio se publicará este año.

Un hombre de 48 años con trastorno por déficit de atención, apnea obstructiva del sueño, polimialgia, trastorno de estrés postraumático y dolor lumbar crónico declaró que no respondía bien a sus antidepresivos o su medicación ADD (metilfenidato) que bloquea la norepinefrina y la epinefrina. Un SSRI le dio terribles dolores de cabeza.
Las pruebas genéticas revelaron que estaba reducida la actividad COMT. Debido a que el COMT descompone la serotonina, la norepinefrina y la epinefrina, sus altos niveles de dolor son comprensibles.
Las pruebas también revelaron que estaba reducida la actividad de la enzima que convierte metilentetrahidrofolato a folato, y los niveles reducidos de folato, se asocian con respuestas reducidas a antidepresivos y analgésicos.

Al darle un refuerzo de folato (leucovorina 10 mg / mañana) y sulfato de zinc se produjo una disminución rápida en sus puntuaciones de dolor de 9-10 a 2-3 en una semana. Además, su depresión y ADD mejoraron.

Reacciones de hipersensibilidad en SFC/EM

Otros escenarios en los que las pruebas genéticas pueden ser útiles incluyen pacientes que han mostrado una respuesta deficiente a los medicamentos en el pasado, aquellos con antecedentes familiares de sensibilidad a los medicamentos … Argarwal et. Alabama.

Uno se pregunta si la hipersensibilidad a las drogas y reacciones extrañas a medicamentos que experimentan algunos pacientes con SFC/EM podría deberse a un problema genético o a una alteración epigenética del D26 u otros genes metabolizantes que ocurrieron cuando el paciente enfermó.

Yo, por ejemplo, me he vuelto extremadamente sensible a la cafeína. Solo unos sorbos de café o té pueden enviarme a volar. Eso no sucedía antes del SFC/EM. Los polimorfismos en dos genes (CYP1A2, N- acetiltransferasa 2) regulan principalmente el metabolismo de la cafeína . ¿Podría un cambio epigenético convertirme en un super metabolizador de cafeína?

Pruebas

La farmacogenética es un campo relativamente nuevo que utiliza pruebas genéticas para evaluar el riesgo de un paciente de tener una reacción adversa a un medicamento o la probabilidad de que responda muy bien.
Es demasiado nuevo para que la la mayoría de los médicos de atención primaria puedan conocer la farmacogenética, pero recientemente se publicó una guía que podría ayudar a guiar en el uso de analgésicos opiáceos.

Se ha estimado que más del 25% de los medicamentos comunes tienen algún tipo de información genética que podría ser útil.

Las pruebas genéticas pueden proporcionar algunas respuestas, pero desafortunadamente generalmente no están cubiertas por el seguro, un error, piensa el Dr. Trescott, dado los 2,2 millones de reacciones adversas a medicamentos en los EE. UU. Que causan 100,000 muertes y le cuestan al sistema médico miles de millones de dólares cada año.

Una variedad de paneles genéticos (CYP2C9, CYP2C19, CYP2D6 y VKOR1, OPRM1, COMT y ABCB1, así como también receptores de dopamina y transportadores, receptores de serotonina y transportadores) están disponibles, y hay más en camino. Trescott mencionó que Generex [SP] tiene un programa que combina los resultados de las pruebas genéticas con la ingesta de medicamentos para determinar qué medicamentos tienen más probabilidades de ayudar.

Un grupo de investigadores en gran parte estadounidenses ha creado un ” Puntaje de riesgo de adicción genética (GARS )”, que usa variaciones (polimorfismos / mutaciones) en diez genes para determinar el riesgo de tener problemas de dolor y / o un aumento en el consumo de drogas o alcohol. también han advertido sobre las empresas comerciales que ofrecen pruebas genéticas falsas, afirmando ser capaces de predecir la adicción. (Vease el extraño caso de Proove Biosciences) .
A medida que los costos de las pruebas genéticas continúan disminuyendo, las pruebas genéticas a un precio razonable estarán disponibles para todos.

Conclusión: ¡los médicos deberían escuchar a sus pacientes!

“Cuando dicen que no obtienen alivio de sus medicamentos, no obtienen alivio de sus medicamentos.”

La conclusión de la Dr. Trescott es que los médicos deben escuchar a sus pacientes.

Si un paciente no responde bien al dolor u otras drogas, si siente que necesita más medicamento para aliviarse (metabolizadores lentos), no necesariamente busca drogas. O si están recibiendo muchos efectos secundarios (metabolizadores rápidos), no necesariamente se quejan o son hipocondríacos.
La farmacogenética se está utilizando en enfermedades cardiovasculares, y extensamente en cáncer, pero todavía no en el dolor. Sin embargo, a medida que avance la investigación y se acumulen datos, jugará un papel clave en el tipo de medicina personalizada a la que nuestro sistema médico se está acercando lentamente lentamente.

Edición y traducción Fibromialgianoticias.com©

4.91/5 (11)

Valora esta información