Entradas

opioides en fibromialgia

El uso de opioides en fibromialgia continúa a pesar de las pautas que no respaldan su eficacia o riesgo

El objetivo de este estudio transversal es determinar la prevalencia del uso de opioides en una muestra grande de pacientes con fibromialgia (FM) y examinar los factores asociados con la prescripción / uso de opioides a pesar que las múltiples guías clínicas no recomiendan el uso de opioides en esta población.

Métodos

Los datos se obtienen de una muestra formada por 698 pacientes ingresados ​​desde agosto de 2017 hasta mayo de 2019 en un programa intensivo de tratamiento de fibromialgia. La duración fue de 2 días en un centro médico terciario en los Estados Unidos después del diagnóstico de fibromialgia. A los pacientes se les administró el Cuestionario de Impacto de Fibromialgia, revisado, el cuestionario Escala de Depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos (CESD), y la Escala de Catastrofismo ante el dolor al iniciar el programa. La información demográfica y el uso de opioides fue autoinformada. El análisis de regresión logística se utilizó para determinar las asociaciones entre las variables relacionadas con el paciente y el uso de opioides en este estudio prospectivo.

Resultados

De 698 pacientes, el 27,1% (n = 189) estaban tomando opioides. La prolongación de los síntomas (> 3 años), el aumento de la edad, el mayor grado de deterioro funcional y el aumento de la catastrofización del dolor se asocian significativamente con el uso de opioides.
Conclusiones
Los opioides no se recomiendan para el tratamiento de la Fibromialgia en la actualidad. La mayor carga de enfermedad parece estar asociada con la prescripción y el uso de opioides en esta población. Estos hallazgos sugieren que algunos médicos pueden que no estén al tanto de las recomendaciones actuales, que se ha encontrado que son efectivas en el manejo de Fibromialgia y están contenidas en las pautas médicas del tratamiento. Los enfoques alternativos para el manejo de la fibromialgia que no usan opioides están siendo revisados constantemente. El objetivo final es mejorar la atención en el tratamiento.

 Opioid Use in Fibromyalgia Continues Despite Guidelines That Do Not Support Its Efficacy or Risk
Bruce, Barbara K. PhD*; Allman, Madeleine E. MPH; Rivera, Fernando A. MD; Abril, Andy MD§; Gehin, Jessica M. MS, RN*; Oliphant, Loretta M. RN*; Nordan, Lisa M. MBIT; White, Launia J. BS; Martinez, Dayana MHA; Niazi, Shehzad K. MD*,∥
Author Information
From the *Department of Psychiatry and Psychology, Mayo Clinic, Jacksonville, FL
Department of Global Health, Baylor College of Medicine, Houston, TX
Department of Internal Medicine
§Division of Rheumatology
Kern Center for the Science of Health Care Delivery, Mayo Clinic, Jacksonville, FL.
The authors declare no conflict of interest.
Correspondence: Barbara K. Bruce, PhD, Department of Psychiatry and Psychology, Mayo Clinic, 200 San Pablo Rd, Jacksonville, FL 32224. E-mail: bruce.barbara@mayo.edu.
JCR: Journal of Clinical Rheumatology: February 6, 2020 - Volume Publish Ahead of Print - Issue -
doi: 10.1097/RHU.0000000000001273 
5/5 (6)

Valora esta información

Las enfermedades que causan más dolor

¿Qué enfermedades causan más dolor?

El servicio de Salud del Reino Unido (NHS) ha elaborado una lista con 18 enfermedades en el que el dolor es su síntoma común. El objetivo de esta clasificación es mostrar que enfermedades del dolor son las más difíciles de soportar.
Cualquier persona que esté pasando por estas enfermedades merecen respeto y apoyo, todas son importantes.

Las personas que viven con enfermedades del dolor conviven con dudas internas, a menudo se preguntan si su dolor es fruto de su mente, suelen compara su dolor con el de los demás. Dudan si tienen menos capacidad de afrontar el dolor que las personas de su entorno. Es una duda que les mortifica.

Hacer frente a todas esas dudas y convivir con cualquiera de estas enfermedades del dolor es un gran esfuerzo diario.

Y si dudas y lleva a superarte, estás haciendo un gran esfuerzo especialmente si el servicio de Salud del Reino Unido muestra que estas conviviendo con una de las enfermedades más dolorosas.

El servicio de Salud del Reino Unido ha enumerado 20 problemas de salud que causan un dolor tan incapacitante que pueden interferir en cualquier tarea diaria.

A continuación, se recogen estas dolencias. Algunas pueden parecer obvias, pero otras pueden llegar a sorprender:

1 – Dolores de cabeza en racimo

Los dolores de cabeza en racimo son ataques insoportables de dolor en un lado de la cabeza, que a menudo se sienten alrededor del ojo.

‘Casi nadie’ ha oído hablar de este gran problema de salud, según la Organización de cefaleas en racimos del Reino Unido. A pesar del hecho de que se estima que en el Reino Unido hay el mismo número de pacientes con cefalea en racimos que pacientes con Esclerosis Múltiple.

La mayoría de las personas diagnosticadas con esta enfermedad «devastadora» luchan solas y aisladas con su dolor.

2 – Culebrilla ¿Has oído hablar del herpes zóster?

La infección se conoce mejor como herpes zóster.

Es una infección de un nervio y la piel que lo rodea que generalmente afecta un área particular en un lado del cuerpo.

El síntoma principal es una erupción dolorosa que se convierte en ampollas con picazón que contienen partículas del virus.

Un ataque de herpes zóster por lo general dura entre dos y cuatro semanas, pero el 20 por ciento de los pacientes desarrollan dolor neuropático en el área afectada de la piel.  Este dolor puede ser intenso y durar varios meses o incluso más.

La culebrilla puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en personas mayores de 70 años.

Es mucho menos común en niños.

3 – Hombro congelado

El hombro congelado significa que su hombro está dolorido y rígido durante meses, a veces años.

El servicio de Salud del Reino Unido explica que la articulación puede volverse tan rígida que es prácticamente imposible realizar movimientos simples, como levantar el brazo. Las actividades diarias pueden convertirse en un calvario.

No está clara la causa el hombro congelado, puede ocurrir después de una lesión en el hombro o el brazo, y es más común en personas con diabetes.

4 – Ataque cardíaco

Un ataque al corazón pone en peligro la vida y priva al músculo cardíaco de sangre rica en oxígeno.

La mayoría de los ataques cardíacos son causados cuando las arterias se estrechan y se llenan de materiales grasos e impiden correctamente que la sangre fluya.

Fumar y vivir un estilo de vida poco saludable son los principales factores que contribuyen a los ataques cardíacos, por lo que el ejercicio regular y el mantenimiento de una buena dieta son vitales.

Pero por causas ajenas a su voluntad, algunas personas son más propensas a tenerlas ya que las enfermedades cardíacas pueden ser hereditarias.

Los signos más comunes de un ataque cardíaco son:

Dolor en el pecho: opresión, pesadez, dolor o sensación de ardor en el pecho
Dolor en los brazos, el cuello, la mandíbula, la espalda o el estómago: para algunas personas, el dolor u opresión es intenso, mientras que otras personas simplemente se sienten incómodas
Transpiración
Sentirse mareado
Quedarse sin aliento
Sensación de náuseas o vómitos.
Sociedad Española del Corazón

5 – Fracturas oseas

Suena obvio, pero si se rompe un hueso, duele.

Las fracturas oseas pueden sanar por sí mismas, pero es posible que deban alinearse y fijarse en posición para que se fijen correctamente.

Como regla general, cuanto más edad se tenga y más grande sea el hueso que ha sufrido la fractura, más tardará en curar.

6 – Síndrome de dolor regional complejo (SDRC)

Como en el caso de los dolores de cabeza en racimo, muchas personas no habrán oído hablar de síndrome de dolor regional complejo.

El sitio web del NHS lo describe como una «condición con escasa comprensión y conocimiento» en la que una persona experimenta un dolor persistente intenso y debilitante.

Aunque la mayoría de los casos de síndrome de dolor regional complejo son provocados por una lesión, el dolor resultante es mucho más severo y duradero de lo normal.

El dolor generalmente se limita a una extremidad, pero a veces puede extenderse a otras partes del cuerpo.

La piel de la parte del cuerpo afectada puede volverse tan sensible que solo un ligero toque, golpe o incluso un cambio de temperatura puede provocar un dolor intenso.

Las áreas afectadas también pueden hincharse, ponerse rígidas o sufrir cambios fluctuantes de color o temperatura.

Muchos casos de síndrome de dolor regional complejo mejoran con el tiempo gradualmente  con el tiempo.

Sin embargo, algunos casos de síndrome de dolor regional complejo nunca desaparecen, y la persona afectada experimentará dolor durante muchos años.

7 – Hernia discal

El sitio web del NHS explica que una de las causas más comunes de dolor de espalda es la hernia de disco.

A menudo es la consecuencia de una lesión por torsión o elevación. Uno de los discos de la columna se rompe y el gel del interior se escapa.

La mayoría de las personas con hernia discal experimentan dolor de espalda repentino y severo.

Las caracteristicas del dolor por lo general, se alivia al acostarse, y a menudo empeora al mover la espalda, toser o estornudar. Una hernia discal también puede causar dolor en las piernas.

8 – Enfermedad de células falciformes

La enfermedad de células falciformes es el nombre de un grupo de enfermedades hereditarias que afectan a los glóbulos rojos.

Un episodio repentino de dolor, conocido como crisis de dolor, es uno de los síntomas más comunes en la enfermedad de células falciformes.

El dolor, generalmente, ocurre en los huesos y en las articulaciones, puede variar de leve a intenso y durar hasta siete días.

Algunas personas pueden tener un episodio cada pocas semanas, mientras que otras pueden tener  uno al año.

9 – Artritis

Las personas con artritis sufren dolores articulares constantes y a menudo incapacitantes, generalmente en las caderas, rodillas, muñecas o dedos.

El dolor puede aparecer repentinamente o con el tiempo, y a menudo está relacionado con dolores musculares y rigidez en las articulaciones.

10 – Migraña

Más que “solo un dolor de cabeza”: la migraña es un trastorno neurológico incapacitante y complejo.

Para muchas personas, la  principal característica es un dolor de cabeza limitante. Otros síntomas incluyen visión alterada, sensibilidad a la luz, el sonido y los olores, sentirse enfermo y nauseas.

«Los ataques de migraña pueden ser desgastantes y necesitar quedarse quieto durante varias horas».

«Los síntomas variarán de persona a persona y las personas pueden tener síntomas diferentes durante los diferentes ataques.

«Los ataques pueden variar en duración y frecuencia. Los ataques de migraña generalmente duran de 4 a 72 horas y la mayoría de las personas no presentan síntomas entre cada ataque de migraña.

«La migraña puede tener un enorme impacto en el trabajo, familia y vida social».

11 – Ciática

La ciática es un problema de espalda que afecta el nervio ciático.

El nervio ciático es el nervio más largo del cuerpo y se extiende desde detrás de la pelvis hasta los pies.

La ciática ocurre si se irrita o comprime de alguna manera, lo que generalmente implica que se ejerza presión sobre el nervio por una  hernia discal, por ejemplo, y el dolor básicamente seguirá el camino del nervio, se describe que comienza en la parte baja de la espalda y avanza hasta la pierna.

Otros síntomas pueden incluir sensaciones de hormigueo,  alfileres y agujas en la pierna, calambres y dolor punzante que comienza en la región de los glúteos y viaja rápidamente hacia el pie.

El dolor de la ciática puede variar de leve a extremadamente doloroso, hasta el punto de que en casos severos es imposible poner peso sobre la pierna afectada.

La ciática puede afectar a casi cualquier persona, pero es menos probable en personas jóvenes.

12 – Cálculos renales

Un cálculo renal es tener un dolor repentino, agudo y con calambres en la parte baja de la espalda o en el costado del abdomen, u ocasionalmente en la ingle.

El dolor puede durar minutos u horas, con pausas en el dolor.

El dolor a menudo comienza a mitad de la noche y puede ser tan intenso que quienes lo experimentan pueden sentir la necesidad de acudir a los servicios de urgencia.

La mayoría de los cálculos renales son lo suficientemente pequeños como ser expulsado por la orina, y el dolor desaparece una vez que se expulsa el cálculo.

13 – Endometriosis

La endometriosis es una afección ginecológica donde el tejido similar al revestimiento del útero crece en otras áreas del cuerpo, más comúnmente en la región pélvica.

Este tejido responde a las hormonas de la misma manera que el revestimiento del útero, puede causar inflamación, cicatrices y adherencias, lo que provoca dolor intenso y muchos otros síntomas.

Los síntomas clásicos de la endometriosis son dolor intenso durante o entre períodos; períodos muy largos, pesados ​​e irregulares; deposiciones dolorosas; dolor en la vejiga y dolor durante o después del sexo.

La fatiga extrema es muy común y la fertilidad también puede verse afectada.

Aparentemente le cuesta a la economía del Reino Unido £ 8,2 mil millones cada año en tiempo perdido de trabajo y costos de atención médica y afecta a 1,5 millones de mujeres en el Reino Unido.

Pero se estima que la endometriosis tarda 7,5 años en diagnosticarse.

No existe cura para la endometriosis, pero la condición es manejable y el diagnóstico oportuno podría salvar a las mujeres de muchos años de vivir con dolor constante.

No existe una causa definitiva para la endometriosis y la única forma concluyente de determinar si una mujer tiene endometriosis es a través de una laparoscopia, generalmente realizada bajo anestesia general.

14 – Gota

La gota,  conocida desde hace 2.000 años, es una enfermedad reumática dolorosa que causa la inflamación de las articulaciones y a menudo comienza en los pies o los dedos de los pies: para el 70% de los pacientes, la articulación del dedo gordo es la primera en verse afectada .

El ácido úrico se acumula y cristaliza en la articulación, causando hinchazón y calor, y la piel a veces se vuelve rojo púrpura.

La gota, que afecta principalmente a hombres de entre 40 y 60 años, causa ataques agudos, intermitentes y dolorosos de artritis en las articulaciones del pie, rodilla, tobillo, mano y muñeca.

Se trata con fármacos o un cambio radical en el estilo de vida.

15 – Pancreatitis aguda

La pancreatitis aguda es la inflamación del páncreas, órgano del tamaño de un plátano que forma parte del sistema digestivo.

El síntoma más común es el dolor abdominal intenso que aparece repentinamente.

Este dolor sordo a menudo empeora constantemente y puede recorrer la espalda o debajo del omóplato izquierdo.

Comer o beber, especialmente alimentos grasos, también puede hacer sentir dolor más rápido.

Inclinarse hacia adelante o acurrucarse en una pelota puede ayudar a aliviar el dolor, pero acostarse boca arriba a menudo lo aumenta.

16 – Úlcera estomacal

Una úlcera estomacal, o úlcera péptica, como a veces se las conoce, es una llaga abierta en el revestimiento del estómago o el intestino delgado.

La causa principal de estas úlceras son las bacterias, son responsables de hasta el 90 por ciento de los casos.

La segunda causa más común es el uso excesivo de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), incluida la aspirina y el ibuprofeno comúnmente utilizados, que pueden irritar el revestimiento del estómago.

Fumar en exceso o abusar del alcohol también puede aumentar las posibilidades de desarrollar la enfermedad.

Otra causa importante de úlceras es el estrés. El estrés crónico puede aumentar las posibilidades de desarrollar una úlcera estomacal y esto, combinado con los malos hábitos en los que muchos de nosotros caemos, como los patrones de comidas irregulares y generalmente comer en movimiento, puede ser un factor importante.

Las personas que padecen una úlcera estomacal a menudo describen sus síntomas como similares a la indigestión, la acidez estomacal y los dolores de hambre: una sensación de ardor o dolor en la parte superior del abdomen que puede viajar hasta el cuello o hacia abajo hasta el ombligo.

Sin embargo, es el dolor abdominal que distingue una úlcera de estómago de la acidez estomacal y la indigestión, a menudo unido a hinchazón y plenitud abdominal.

En algunos pacientes, comer puede aliviar el dolor, mientras que otros describen que empeora el dolor.

La mayoría de las personas encuentran que los alimentos grasos, las bebidas cítricas y los alimentos picantes irritan la úlcera.

Es importante evitar este tipo de alimentos para reducir las posibilidades de un brote.

17- Fibromialgia

Fibromyalgia Action UK explica que la enfermedad crónica causa «dolor generalizado y fatiga profunda».

Explica: «El dolor tiende a sentirse como dolor o ardor difuso, a menudo descrito como de pies a cabeza. Puede ser peor en algunas ocasiones que en otras. También puede cambiar de ubicación, usualmente volviéndose más severo en las partes del cuerpo que más se usan.

“La fatiga varía desde sentirse cansado hasta el agotamiento de una enfermedad similar a la gripe. Puede ir y venir y las personas pueden de repente sentirse sin energía, como si alguien simplemente se «desconectara».

18 – Dolor postquirúrgico.

Es común tener algo de dolor después de la cirugía, aunque la intensidad del dolor variará según el tipo de operación.

Pero demasiado dolor después de la cirugía no es deseable, explica el sitio web del NHS, y nunca debe sentir que tiene que «resistirlo».

5/5 (7)

Valora esta información

Analgesia inducida por música en fibromialgia

La neuroimagen en pacientes con dolor centralizado revela pistas cómo la música y la respuesta musical pueden proporcionar alivio en el dolor.
La música puede ser algo más de lo que algunos llaman la puerta de la entrada al alma: las investigaciones continúan mostrando que puede ofrecer muchos beneficios terapéuticos. En el manejo del dolor, la investigación ha demostrado cómo escuchar música puede aliviar una variedad de afecciones del dolor, lo que se denomina analgesia inducida por música .

Entre los pacientes con osteoartritis crónica, los que escucharon música todos los días durante dos semanas informaron menos dolor.1 Un grupo de mujeres embarazadas que escucharon música durante el momento del parto, en comparación con aquellas que no lo hicieron, informaron menos dolor y necesitaron menos analgesia posparto.2 En La revisión sistemática de 2015 de más de 70 ensayos clínicos aleatorizados sobre recuperación postoperatoria encontró que la música reduce el dolor y el uso de analgesia.

Investigación analgesia inducida por música en dolor crónico

El Dr. Eduardo Garza-Villarreal ha dirigido desde entonces otra revisión centrada en analgesia inducida por música en dolor crónico. El profesor asistente dentro del Instituto de Neurobiología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en Querétaro, el Dr. Garza-Villarreal observó que la música redujo los síntomas depresivos junto con el dolor crónico. Los estudios en los que los participantes eligieron la música (a diferencia de los investigadores) también arrojaron mayores efectos de analgesia inducida por música, es importante el resultado ya que respalda la evidencia de que hay una respuesta emocional positiva a la música.5

Ante los hallazgos positivos investigaciones basadas en fibromialgia

Ante estos hallazgos, el equipo del Dr. Garza-Villarreal decidió examinar el efecto analgésico de la música sobre la condición central del dolor, la fibromialgia. Señaló que los pacientes con fibromialgia tienden a ser depresivos y experimentan más dolor emocional. “La gente comienza a sentir dolor sin razón, todo el tiempo; todo duele; Moverse duele. Y parece ser que su sensibilidad es más alta de lo normal ”, dijo. No existe una cura o un gran tratamiento para la enfermedad, y es nueve veces más común entre las mujeres.

Los investigadores estudiaron si escuchar música agradable podría cambiar la conectividad cerebral de diferentes maneras entre los pacientes con fibromialgia en comparación con las personas sanas.

Analgesia inducida por música en fibromialgia

Poniendo el foco en la fibromialgia, el Dr. Garza-Villarreal y sus colegas habían publicado previamente el primer estudio de neuroimagen de analgesia inducida por música.7 Usando imágenes por resonancia mágnetica funcional, encontraron que el alivio del dolor se correlacionaba con un aumento de la actividad neuronal dentro del giro angular izquierdo. Pero este estudio no incluyó un grupo de control, lo que limita la capacidad del equipo para comparar los circuitos cerebrales entre personas con fibromialgia y grupos de personas sanas.

Lo que no quedó se pudo determinar fue si escuchar música puede cambiar de diferente manera la conectividad cerebral entre los pacientes con fibromialgia comparando con personas sanas.

Para llevar esta investigación más allá, el equipo del Dr. Garza-Villarreal reclutó a 20 mujeres con fibromialgia (de 22 a 70 años) junto con 20 mujeres sanas (de 21 a 70 años) como grupo de control de la misma edad.8 Cada participante presentó una lista de canciones que les parecieron agradables.

Luego, los investigadores seleccionaron canciones de cada lista con tempos de menos de 120 latidos por minuto. Como control auditivo, el equipo comparó la exposición a 5 minutos de música agradable con 5 minutos de ruido rosa, que es similar al ruido blanco en el sentido de que contiene todas las frecuencias audibles para los humanos; solo con el ruido rosa, las frecuencias más bajas son más altas. equilibró cuál de los dos estímulos auditivos escuchó primero cada participante. Antes y después de la exposición a ambos estímulos auditivos, cada participante se sometió a una exploración de imagen de resonancia magnética en estado de reposo de 5 minutos e informar la intensidad del dolor en una escala de 0 a 10.

Desarrollo de la investigación

El equipo planteó la hipótesis de que las imágenes de resonancia magnética funcional del grupo de fibromialgia revelarían diferencias en el sistema modulador del dolor descendente antes y después del tratamiento musical. «El sistema modulador del dolor descendente ha sido descrito como el sistema para la modulación del dolor en términos de entrada en el cerebro y cómo el cerebro percibe el dolor», explicó el Dr. Garza-Villarreal. Investigaciones anteriores han implicado el sistema modulador del dolor descendente en la hipersensibilidad al dolor que tipifica la fibromialgia.

Regiones cerebrales involucradas en el dolor

Más allá de las regiones cerebrales asociadas con el sistema modulador del dolor descendente , los investigadores también estaban interesados ​​en la red en modo predeterminado (DMN). El DMN incluye el giro angular izquierdo y otras regiones del cerebro no relacionadas con el dolor que, en cambio, están involucradas con el pensamiento autobiográfico y la deambulación mental. La DMN está compuesta principalmente por la corteza prefrontal medial (MPFC) y la corteza cingulada posterior (PCC), ambas ubicadas a lo largo de la línea media del cerebro, junto con las regiones parietal inferior y temporal media. 

Conectividad cerebral

Si bien el Dr. Garza-Villarreal no sospechaba que la conectividad de esta red respondería a la música tanto como lo haría la conectividad DPMS, otra investigación ha demostrado una actividad alterada dentro de esta red en la fibromialgia.10

Al inicio del estudio, entre las 34 regiones del cerebro seleccionadas por el equipo, encontraron que la conectividad entre los pacientes con fibromialgia se incrementó en gran medida en comparación con las personas sanas. Sin embargo, después de escuchar música, la conectividad entre muchas regiones disminuyó para los pacientes con fibromialgia.

La exposición a la música tuvo el efecto contrario en individuos sanos; Las imágenes de resonancia magnética funcional revelaron un aumento en la conectividad para ellos. Y, como se esperaba, el ruido rosa no tuvo ningún efecto ni en los pacientes con fibromialgia ni en los participantes sanos.

Conexiones alteradas en pacientes con dolor centralizado

Curiosamente, la música alteró la conectividad dentro de las regiones de la DMN y no solo del DPMS. «No sabemos si la DMN realmente está induciendo esta reducción del dolor o si es al revés». Pero algunas de las áreas relacionadas con el DMN están involucradas en esta analgesia musical ”, dijo el Dr. Garza-Villarreal. Agregó que sospecha que la música puede desconectar a los pacientes de los pensamientos sobre el dolor, reduciendo así la conectividad dentro de la DMN.

Como paso final en el estudio, el equipo comparó lo que observaron en las resonancias magnéticas con los informes más subjetivos de intensidad de dolor. Encontraron una correlación significativa entre los cambios en el dolor autoinformado y los cambios en la conectividad después de escuchar música. Aquellos pacientes con fibromialgia informaron experiencias de alivio del dolor. Y estos correspondien en general a reducciones en la conectividad entre regiones dentro del DPMS y el DMN.

«Hay al menos alguna relación entre lo que sintieron y lo que realmente vemos en la conectividad cerebral, especialmente en áreas que generalmente no están relacionadas con el dolor», dijo el Dr. Garza-Villarreal.

Implicaciones para el tratamiento de la fibromialgia y más allá

El Dr. Garza-Villarreal espera que estos hallazgos de su equipo conduzcan a mejores opciones de tratamiento en fibromialgia. Al establecer qué regiones del cerebro muestran cambios con la música en los pacientes que informan alivio en el dolor. El futuro del estudio destaca objetivos potenciales para nuevas terapias de fibromialgia. Y, dada la evidencia que la música alivia el dolor en una variedad de enfermedades, las personas con fibromialgia y dolor crónico pueden beneficiarse.

El Dr. Stéphane Guétin, que trabaja en el Laboratorio de Psicología Clínica y Psicopatología (EA4056) en la Universidad París Descartes, elogió al Dr. Garza-Villarreal y su equipo. «Envié este estudio al presidente de la Sociedad Francesa del Dolor».

El Dr. Guétin, que no participó en el estudio, realizó una investigación clínica sobre cómo la intervención musical puede ayudar a controlar el dolor crónico en general. Es CEO de Music Care, una compañía cuya aplicación brinda terapia musical a pacientes con dolor en más de 300 hospitales. Sabe que implementar la música como terapia clínica no es fácil, por lo que agradece los datos más objetivos que proporciona este nuevo estudio. «Esto hace cada vez más fuerte la intervención musical en el dolor», dijo el Dr. Guétin.

Los siguientes pasos para el Dr. Garza-Villarreal y su equipo incluyen tratar de determinar en qué parte del cerebro comienza el efecto analgésico. También quieren explorar qué aspectos de la música ofrecen el mayor alivio del dolor. Este esfuerzo puede llevar el conocimiento de la música como medicina a otro nivel.

Futuros objetivos de la analgesia inducida por música

«Una de las cosas principales sobre los pacientes con dolor crónico es que toman muchos medicamentos». «Entonces, si se puede ayudar con música y poder reducir la medicación que deben consumir, esto sería un gran avance para mucha gente»

Analgesia con música en pacientes de cáncer

5/5 (3)

Valora esta información

Tens en el tratamiento del dolor

TENS en el tratamiento del dolor y fatiga en fibromialgia

Investigadores informan que la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea puede ayudar en el alivio en el dolor de fibromialgia.

Un estudio reciente, demuestra que el uso de TENS (estimulación nerviosa eléctrica transcutánea) reduce significativamente el dolor y la fatiga asociada a fibromialgia después de solo cuatro semanas.

La Dra. Lesley Arnold, no participó en el nuevo estudio pero elogió sus resultados. «Las mejoras en el dolor y la fatiga sonimportantes». La Dra. Lesley Arnold , profesora de psiquiatría y neurociencia conductual en la Facultad de Medicina de la Universidad de Cincinnati, informa que el estudio puede ayudar a guiar a los médicos en el uso de TENS en el manejo de los síntomas.

¿Como actúa el TENS?

El TENS se basa en una máquina que funciona con baterías para suministrar corrientes eléctricas a través de electrodos que se pegan en la piel. Se cree que esto activa las vías nerviosas que inhiben el dolor.

Se aconseja a las personas con fibromialgia a realizar actividad física como forma de controlar sus síntomas. Pero, paradójicamente, el movimiento puede ser causa de más dolor.

Estudio del TENS en fibromialgia

Desarrollo del estudio

En el estudio, los investigadores dividieron al azar a mujeres con fibromialgia en tres grupos: TENS activo; placebo (simulación) TENS; o no TENS. En los grupos que se suministraron el TENS recibieron instrucciones de usar el dispositivo durante cuatro semanas, en casa, durante dos horas diarias durante la actividad. Se les dijo a los pacientes que aplicaran los electrodos del dispositivo en dos áreas específicas a lo largo de la parte posterior, una superior y otra inferior, y que activaran la máquina a una frecuencia modulada o variable con la mayor intensidad soportable.

Conclusiones del estudio

Después de cuatro semanas, los participantes en el grupo TENS activo informaron reducciones significativas en el dolor y la fatiga en movimiento y reposo, especialmente en comparación con el grupo sin TENS.

¿Cómo usar el TENS en fibromialgia?

¿Qué aporta nuevo esta investigación?

La autora principal del estudio, Kathleen Sluka, profesora de investigación de la Universidad de Iowa, dijo que este estudio representa la culminación de años de investigación en animales en los que ella y sus co-investigadores han experimentado con variaciones en el uso de TENS. Con el tiempo, los investigadores han descubierto que alternar entre baja y alta frecuencia funcionaba mejor para aliviar el dolor. También lo hizo subir la máquina a su máxima intensidad posible. «Intenso, pero sin dolor», dijo.

Si bien Sluka ve prometedor los resultados del estudio, tuvo cuidado en señalar que el TENS no es una cura para la fibromialgia.

TENS una opción más en el tratamiento de la fibromialgia

«Esta es otra herramienta y no es un fármaco. Los pacientes pueden tener una herramienta más para controlar su dolor», una que puede permitir que alguien busque algo más que el ibuprofeno u opioides como primera línea de ayuda, dijo Sluka.

Que el TENS esté disponible y tenga riesgos mínimos también lo hace atractivo. Los dispositivos TENS se pueden comprar sin receta. En cuanto a los efectos adversos, la irritación leve en el sitio donde se aplican los electrodos, es el principal efecto adeverso que se informa. Y esto es riesgo mínimo y fácilmente prevenible, señaló Sluka.

Se cree que la afección afecta a unos 10 millones de estadounidenses, según la Asociación Nacional de Fibromialgia.

Los investigadores continúan buscando formas seguras y efectivas para aliviar el dolor de la fibromialgia.

El diagnóstico generalmente se basa en el historial médico y en el examen de un paciente; No hay análisis de sangre u otro biomarcador para identificarlo. Y aunque sus orígenes biológicos no están claros, la mayoría de los expertos creen que está asociado con alteraciones en el sistema nervioso central que afectan la forma en que el cuerpo responde al dolor.

El tratamiento de la fibromialgia, que afecta a las mujeres en mayor proporción, ha mejorado en los últimos años, dijo Arnold. Se está diagnosticando más rápido; la concienciación, en general, de la enfermedad ha mejorado; y, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. aprobó para su tratamiento algunos medicamentos.

«Aunque todavía hay una gran necesidad insatisfecha en el tratamiento del dolor», dijo Arnold.

El informe se ha publicado en la revista Arthritis & Rheumatology. Anteriores investigaciones basadas en el tratamiento del dolor con TENS en fibromialgia

4.9/5 (10)

Valora esta información

fibromialgia y enfermedades reumáticas

Enfermedades reumáticas inflamatorias y fibromialgia

En las enfermedades reumáticas inflamatorias la fibromialgia asociada puede interferir con la respuesta a la terapia biologica.
Los investigadores han manifestado, en el seguimientos de pacientes con enfermedades reumáticas inflamatorias, los médicos deberían tener en cuenta síntomas de la fibromialgia.
Según los resultados de un estudio publicado en Rheumatology International, puede haber una asociación entre fibromialgia asociada a pacientes con enfermedades reumáticas inflamatorias y una peor respuesta a los tratamientos biológicos . La fibromialgia también se asoció con una mayor actividad de la enfermedad reumática y una peor calidad de vida.

Estudio de la respuesta a Biológicos

Los investigadores realizaron una búsqueda bibliográfica de las bases de datos PubMed / MEDLINE, Cochrane y Web of Science para artículos en inglés publicados entre 2014 y 2019 sobre fibromialgia y enfermedades reumáticas inflamatorias en pacientes adultos.

De los estudios seleccionados, los investigadores extrajeron lo siguiente: prevalencia de fibromialgia en enfermedades reumáticas inflamatorias, efecto de la fibromialgia en la respuesta del paciente a los Biológicos / Modificadores de la respuesta biológica, MRB , mecanismos de interacción entre los MRB y la fibromialgia, y el efecto de los MRB en los síntomas de la fibromialgia. .

Mayor prevalencia de Fibromialgia en las enfermedades reumáticas

Los datos de la literatura indicaron una mayor prevalencia de fibromialgia entre pacientes con enfermedad reumática inflamatoria en comparación con la población general. Las estimaciones de prevalencia de fibromialgia variaron significativamente en los estudios, las tasas de fibromialgia en pacientes con espondiloartritis oscilaron entre 11.1% y 38.4%. Los estudios que informan las tasas de prevalencia identificaron el sexo femenino, un menor nivel educativo, una mayor actividad de la enfermedad y una mayor puntuación de entesitis como factores de riesgo significativos para la fibromialgia asociada. La fibromialgia también puntuó con una peor actividad de la enfermedad reumática, un peor estado de salud global y una disminución de la calidad de vida.

Enfermedades reumáticas inflamatorias

Clasificación de las enfermedades reumáticas inflamatorias

  • espondilitis anquilosante.
  • artritis psoriásica (artropatía psoriásica)
  • artritis reactiva.
  • artritis asociada a enfermedades inflamatorias del intestino.
  • otras: espondiloartropatía indiferenciada, síndrome SAPHO, uveítis anterior aguda.

Peor respuesta al tratamiento

8 estudios evaluaron la respuesta al tratamiento, la fibromialgia fue un predictor significativo de no lograr la remisión con el tratamiento con MRB y de un mayor uso de terapia biológica. La influencia de la fibromialgia en la respuesta al fármaco se atribuyó principalmente a la interacción con la actividad de la enfermedad. Los pacientes con fibromialgia informan que tienen síntomas reumáticos más graves, lo que puede dar lugar a modificaciones innecesarias en el tratamiento con MRB . La fibromialgia también se ha asociado con neuroinflamación periférica y central. Esto puede desempeñar un papel en el estado inflamatorio de la enfermedad reumática; sin embargo, los datos sobre la influencia de la fibromialgia comórbida en la inflamación general no son concluyentes. Algunos estudios indicaron que el tratamiento con MRB puede atenuar los síntomas de la fibromialgia en pacientes con enfermedades reumáticas. No obstante se necesita más investigación para confirmar estos efectos.

Fibromialgia y prevalencia en las enfermedades reumáticas

En general, la fibromialgia fue una enfermedad prevalente que se asocia en pacientes de enfermedades reumáticas. Se descubrió que la fibromialgia aumenta la actividad de la enfermedad. Además empeora la calidad de vida del paciente e interfiere con el tratamiento farmacológico biológico.

«Es clave evaluar los síntomas de fibromialgia en la práctica clínica en el tratamiento de pacientes con enfermedades reumáticas inflamatorias», concluyen los investigadores.

Terapias biológicas en el tratamiento de las enfermedades reumáticas inflamatorias.

Referencia

Coskun Benlidayi I. La fibromialgia interfiere con la actividad de la enfermedad y la respuesta a la terapia biológica en enfermedades reumáticas inflamatorias [publicado en línea el 3 de enero de 2020]. Rheumatol Int. doi: 10.1007 / s00296-019-04506-2

5/5 (4)

Valora esta información

dolor de pecho

¿Todo el dolor de pecho es por fibromialgia?

Como diferenciar el dolor de pecho ocasionado por la fibromialgia y otras enfermedades que pueden imitar este dolor.

Dolor en el pecho en la fibromialgia

La mayoría de las personas asocian el dolor en el pecho con ataques cardíacos. No todas las personas que tienen un ataque cardíaco experimentan dolor en el pecho, aunque sea el síntoma más común. Se debe buscar ayuda médica si siente presión, dolor o presión en el pecho que dura más de unos minutos, especialmente si el síntoma se combina con dificultad para respirar, náuseas, sudoración, o dolor en el brazo, la mandíbula, la espalda o el estómago.

El dolor en el pecho puede provenir de varias enfermedades, entre ellas ansiedad, indigestión o un tirón muscular. Si tiene fibromialgia, la causa del dolor suele estar relacionado con la forma en que su cerebro interpreta las señales de dolor.

Las personas con fibromialgia sufren dolor generalizado , las zonas de la espalda, los hombros, las rodillas y las caderas son puntos que refieren dolor, pero también es muy común el dolor en el pecho . Las estimaciones varían,entre el 8 y el 71 por ciento de los pacientes con fibromialgia lo desarrollan. Hay que destacar que el 85 por ciento de las personas con fibromialgia tienen un punto sensible que se encuentra en un área específica en el pecho donde un segmento de cartílago conecta las costillas con el esternón.

«La fibromialgia causa dolor en el pecho», dice Howard L. Feinberg, DO, profesor de reumatología en el Colegio de Medicina Osteopática de la Universidad Touro de California. “Los pacientes a menudo experimentan dolor y sensibilidad en la pared torácica, y es más pronunciado en los bordes del esternón. Se describe como un dolor intenso y agudo «.

Características del dolor de pecho en fibromialgia

 El dolor generalizado en fibromialgia difiere de persona a persona. Algunas formas en que los pacientes describen el dolor en el pecho incluyen:

  • Agudo y punzante
  • Inflamación o quemante
  • Sensación de presión
  • Respiración entrecortada o falta de aliento
  • Empeora con el movimiento, se gira o se aplica presión.
  • Dolor discontinuo

Causas del dolor de pecho de fibromialgia

Las personas con fibromialgia pueden tener ataques cardíacos, por lo que, en caso de duda, es necesario buscar asistencia médica inmediata. Pero hay varias otras razones por las cuales los pacientes con fibromialgia pueden experimentar dolor en el pecho.

Sensibilización del dolor en el cerebro

Para empezar, podría tener que ver con cómo el cerebro interpreta la sensación física. Los expertos no conocen la causa exacta de la fibromialgia, pero sí saben que las personas con fibromialgia tienen una tolerancia al dolor mucho más baja que otras personas. Por ejemplo, incluso algo tan simple como el roce de la mano o un masaje suave puede ser doloroso para alguien con fibromialgia. Del mismo modo, cualquier estrés en el área del tórax, tal vez debido a la tos, la torsión de la parte superior del cuerpo o la inflamación de bajo nivel cuando el cuerpo intenta combatir una infección respiratoria, puede ser doloroso para alguien con fibromialgia.

¿Existe relación entre inflamación y Costocondritis?

Aunque los expertos han debatido si la fibromialgia es en realidad una afección inflamatoria, algunas investigaciones sugieren que, de hecho, juega un papel importante. Un reciente estudio realizado por científicos del Hospital General de Massachusetts y el Instituto Karolinska en Suecia encontró que los pacientes con fibromialgia tienen niveles sustancialmente más altos de inflamación en el cerebro, y otro estudio en 2017 encontró evidencia de sistémica (inflamación de todo el cuerpo).

La inflamación generalizada podría causar inflamación del cartílago que conecta las costillas con el esternón . Si duele más el pecho cuando lo presiona, podría estar sufriendo costocondritis. Este problema tiende a mejorar por sí solo, pero tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y alternar entre aplicar frío y calor podría ayudar a aliviar el dolor.

Descartar otras causas de dolor en el pecho

Es importante saber que alguien con fibromialgia también podría experimentar dolor en el pecho y no esté relacionado con la enfermedad, dice Rajat Bhatt, MD, reumatólogo en práctica en Prime Rheumatology en Richmond, Texas. (Recuerde: si le preocupa que su dolor en el pecho pueda ser un ataque cardíaco, busque atención médica de emergencia).

En algunos casos, la fibromialgia puede diagnosticarse erróneamente; en otros, un paciente puede tener fibromialgia y otros problemas de salud. «Las afecciones coexistentes podrían estar ser la causa del dolor del pecho, por lo que deben descartarse», dice el Dr. Bhatt.

Estas enfermedades crónicas también pueden ser responsables de causar dolor en el pecho en personas que tienen fibromialgia:

Espondiloartritis axial

 Es un tipo de artritis conocida por atacar la columna vertebral y las articulaciones sacroilíacas, la espondiloartritis también puede causar dolor en el pecho y sensibilidad en la pared torácica, dice el Dr. Feinberg. Si experimenta dolor de espalda, su médico puede ordenar análisis de sangre y / o una resonancia magnética.

Lupus

Trastorno autoinmune que causa inflamación y dolor en todo el cuerpo, el lupus puede atacar muchos de sus órganos, incluidos los pulmones y el corazón. Los pacientes con lupus son particularmente susceptibles a la miocarditis, inflamación del tejido del músculo cardíaco. No hay una única forma de diagnosticar el lupus, pero es probable que su médico ordene análisis de sangre para detectar anticuerpos antinucleares (ANA).

Estenosis cervical

Algunos pacientes diagnosticados incorrectamente con fibromialgia en realidad tienen estenosis espinal cervical, el dolor del cuello puede irradiarse al tórax. Un estrechamiento del canal espinal en el cuello que ocurre cuando los discos intervertebrales se abultan o el cartílago se desgasta, puede diagnosticarse con pruebas de imágenes (como las RM).

Pericarditis

La pericarditis es una inflamación del tejido que rodea el corazón. La pericarditis a menudo es causada por una infección viral o bacteriana. Es posible que necesite una radiografía de tórax, un electrocardiograma o una ecografía del corazón para determinar el diagnóstico.

Depresión y ansiedad

Los problemas de salud mental también pueden causar síntomas físicos, incluido dolor en el pecho, dice el Dr. Bhatt. Si bien la incomodidad a menudo es inofensiva, no debe ignorarse porque las personas con ansiedad y depresión tienden a tener tasas más altas de ataques cardíacos. Es posible que necesite ver a un profesional de salud mental (incluido atención primaria o un cardiólogo) para encontrar soluciones.

Tratamiento del dolor de pecho en fibromialgia

Una vez que se han descartado otros problemas, incluidos los problemas cardíacos, el tratamiento del dolor de pecho en alguien con fibromialgia se reduce a tratar la fibromialgia subyacente, dice el Dr. Feinberg.

Medicamentos

Se puede usar una amplia variedad de medicamentos para tratar la fibromialgia. Algunos, como la pregabalina (Lyrica, un anticonvulsivo) y la duloxetina (Cymbalta, un antidepresivo), están específicamente aprobados por la FDA para tratar la fibromialgia, pero otros medicamentos, como los relajantes musculares y los AINE, a menudo se usan «fuera de etiqueta». Si tiene dolor en el pecho u otros síntomas, hable con su médico para ajustar el tratamiento.

Ejercicio

Aunque puede parecer contradictorio moverse cuando se tiene dolor, el ejercicio suave como caminar o nadar debe ayudar gradualmente a aliviar los síntomas con el tiempo. El yoga y el tai chi suelen ser buenas opciones.

Terapia de conducta cognitiva conductual

Se ha demostrado que este tipo de terapia basada en la conversación ayuda a los pacientes con fibromialgia y a otras personas con dolor crónico a lidiar mejor con el dolor. También puede ayudar al enseñarle a manejar el estrés de manera más efectiva.

Higiene del sueño

La fatiga y el insomnio son problemas importantes para la mayoría de las personas con fibromialgia, y la falta de sueño puede empeorar el dolor. Su médico puede recetarle medicamentos para ayudarlo a dormir, pero también debe practicar buenos hábitos de higiene del sueño: esto incluye despertarse e irse a la cama a la misma hora todos los días, limitar las siestas durante el día y darse el tiempo adecuado para relajarse antes de acostarse

4.8/5 (5)

Valora esta información

dolor de brazo

¿Qué causa el dolor del brazo?

De los hombros a los dedos, los brazos tienen muchas partes móviles: articulaciones, huesos, músculos, nervios, tendones y ligamentos. Cuando aparece un dolor de brazo de pronto de la nada puede que algunas de estas partes esté afectada.

Los movimientos como levantar, doblar, balancear y levantar los brazos por encima pueden ser dolorosos. Condiciones como la artritis reumatoide pueden afectar sus brazos desde el interior. Dolor y función reducida se puede sufrir en uno o ambos brazos.

El dolor en el brazo puede ocurrir por lesiones por uso excesivo de deportes. En algunos casos, el dolor en el brazo puede servir como señal de advertencia para problemas cardíacos graves.

Se trate de un dolor agudo repentino o un dolor constante y sordo, debe controlar lo que está causando molestias en el brazo. Desde los hombros hasta las muñecas, expertos describen fuentes comunes de dolor en el brazo y el tratamiento que puede reducir el dolor.

Hombro

El hombro es una articulación esférica. Tres huesos se conectan para formar el hombro: la escápula o el omóplato; clavícula o clavícula; y el húmero (hueso del brazo superior).

Causas del dolor de hombro:

  • Desgarro del manguito rotador.
  • Tendinitis
  • Osteólisis distal de la clavícula.
  • Bursitis.
  • Pinzamiento de nervio
  • Hombro congelado.

Es importante evaluar los síntomas de dolor y molestias en los hombros. Un historial médico, un examen físico y posiblemente pruebas de imagen pueden determinar la causa.

Lesión del manguito rotador

Los tendones son bandas de tejido flexibles y resistentes que conectan los músculos con los huesos. El manguito rotador, es una parte del hombro compuesta por músculos y sus tendones, y puede ser vulnerable a lesiones.

El manguito rotador es un grupo de músculos y tendones que rodean el hombro, dice la Dra. Ellen Gravallese, jefa de la división de reumatología, inflamación e inmunidad del Hospital Brigham and Women’s y de la Facultad de Medicina de Harvard. «Es como un trozo de tela y, a medida que envejece, la tela se deshilacha con el tiempo», dice Gravallese, también es presidenta del Colegio Americano de Reumatología.

Para levantar el brazo correctamente, se necesita un manguito rotador intacto. Una lesión directa en el manguito rotador, como una caída frenada con el brazo extendido, puede ejercer presión sobre el manguito rotador y provocar una rotura. Una pequeña rotura probablemente no limitaría el movimiento, pero causaría dolor, dice Gravallese. «Si tiene una lesión más grande, en realidad puede impedir su capacidad de levantar el brazo lateralmente por encima del hombro», agrega. A veces, la cirugía es necesaria para reparar una rotura más grave del manguito rotador.

¿Donde se ubica el dolor en el manguito rotador?

La degeneración de un tendón debido al normal envejecimiento puede provocar una rotura del manguito rotador. El dolor puede extenderse desde la parte delantera de su hombro y por el costado de su brazo. Puede sentir dolor o debilidad al levantar el brazo, intentar coger objetos o dormir del lado lesionado.

Las lesiones por uso excesivo del manguito de los rotadores se relacionan con ciertos deportes tienden a ocurrir entre adultos jóvenes de entre 20 y 30 años, dice el Dr. Grant Jones, profesor de ortopedia clínica, cirujano ortopédico, especialista en medicina deportiva y médico del equipo en el Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio.

Los jugadores de béisbol, gimnastas, nadadores y tenistas son vulnerables debido a los movimientos repetitivos de los brazos que se requieren para practicar estos deportes. Algunas profesiones como carpinteros o pintores son más proclives a padecerlo.

A menudo, las personas con desgarro en el manguito rotador que no evolucionan favorablemente descubren que sus cuerpos compensan los movimientos con otros grupos musculares que les permiten levantar el brazo, dice Jones. Eso permite que muchas personas acaben adaptando su actividad diaria con las roturas del manguito rotador. Sin embargo, debido a que estos desgarros pueden aumentar, se puede llegar a necesitar acudir a un especialista.

Tendinitis

La tendinitis, también tiene su causa con un uso excesivo del deporte o ciertas profesiones, implica inflamación o irritación de los tendones. El dolor de tendinitis del manguito rotador puede ser sordo y doloroso.

La tendinitis leve a menudo se puede tratar en casa con hielo, reposo y medicamentos antiinflamatorios de venta libre como ibuprofeno (Advil o Motrin) o naproxeno (Aleve o Naprosyn). Si los síntomas persisten, su médico puede recetarle fisioterapia para aliviar el dolor y fortalecer esa área del brazo.

Osteólisis distal de la clavícula

La inflamación al final de la clavícula, llamada osteólisis de la clavícula distal, es otra lesión relacionada con el deporte, el desgaste, que a menudo afecta a los jóvenes. «Vemos esto con levantadores de pesas y jugadores de fútbol que levantan mucho peso», dice Jones. Su causa el empuje repetitivo del brazo.

Los atletas que utilizan movimientos aéreos arqueados con la parte superior del brazo y el hombro, como los lanzadores de béisbol y los jugadores de voleibol, también pueden experimentar osteólisis debido a la rotación articular repetitiva.

El tratamiento para la osteólisis de la clavícula distal comienza con reposo y compresas de hielo.

«Por lo general, se comienzas con un medicamento antiinflamatorio para calmar la inflamación», dice Jones. «Hay ejercicios específicos para el hombro y el codo que pueden ayudar a entrenar los músculos y también a aliviar el dolor». Los ejercicios de estiramiento también ayudan.

Bursitis del hombro

La bursitis del hombro implica una inflamación dolorosa de la articulación del hombro. Esto afecta a pequeños sacos llenos de líquido cerca de una articulación, llamados bolsas sinoviales. Estas bolsas proporcionan amortiguación y evita que todas las partes móviles de la articulación friccionen entre sí. Sin embargo, cuando las bolsas en el hombro (o cualquier articulación) se irritan e inflaman, el movimiento de los músculos y los tendones se encuentra restringido y puede ser doloroso.

En el tratamiento de la bursitis del hombro se usa el tratamiento conservador, como limitar las actividades dolorosas, entablillar, medicamentos antiinflamatorios y aplicar hielo.

Pinzamiento de un nervio

El pinzamiento del nervio en el cuello, o radiculopatía cervical, puede causar dolor irradiado al hombro y entumecimiento o debilidad muscular que puede extenderse por el brazo hasta la mano.

Suele resolverse por sí solo. En caso de que no ocurra, los medicamentos antiinflamatorios, los esteroides orales o inyectados, medicamentos para el dolor, un collar suave y la fisioterapia pueden ayudar. En algunos casos de dolor que empeora progresivamente, y dependiendo de la causa, la cirugía para aliviar la presión sobre el nervio y el dolor puede convertirse en una opción.

Hombro congelado

El hombro congelado, o capsulitis adhesiva, implica un hombro rígido y doloroso que es cada vez más difícil de usar. El hombro congelado puede ser una complicación y causar inmovilidad después de una lesión o cirugía, o de enfermedades crónicas.

Dolor en hombro

Los medicamentos antiinflamatorios y analgésicos pueden aliviar los síntomas del hombro congelado. La fisioterapia y los ejercicios de amplitud de movimiento pueden ayudar a restaurar la movilidad.

Ataque de corazón

El dolor en el brazo puede provenir del corazón. Esa es una de las causas en que los médicos siempre quieren descartar, dice Gravallese, especialmente cuando alguien se queja de dolor en la parte superior del brazo. En lugar de ser muscular o relacionado con las articulaciones, el dolor en realidad podría ser angina, un tipo de dolor en el pecho que ocurre cuando el corazón no recibe suficiente sangre rica en oxígeno. El dolor de angina puede irradiarse o extenderse desde el corazón a áreas como el cuello, la mandíbula y el brazo.

Con problemas cardíacos, generalmente es dolor en el brazo izquierdo, dice Gravallese. «También podría ser dolor de cuello, dolor de espalda y muchas otras cosas». «Pero la radiación clásica de ese dolor es en la parte superior del brazo izquierdo. Se debe asegurar que en realidad sea un problema musculoesquelético. La ubicación del dolor es muy importante».

La posibilidad de que el dolor en el brazo resulte de una afección cardíaca, como un ataque cardíaco, es una razón de peso para que un profesional de la salud lo revise de inmediato, especialmente si tiene dolor en el brazo izquierdo

Parte superior del brazo y codo

El músculo tríceps se usa en la parte superior del brazo para extender el brazo, mientras que los músculos braquial y bíceps, permiten doblar en el codo.

El codo es una articulación conecta el otro extremo del húmero y los extremos más cercanos de dos huesos de la parte inferior del brazo: el cúbito y el radio. El codo se flexiona y extiende el antebrazo, y gira el antebrazo y la muñeca.

¿Qué puede afectar la parte superior del brazo y el codo?

  • Codo de tenista y codo de golfista.
  • Atrapamiento de nervios.
  • Infección o enfermedad articular.

Codo de tenista y codo de golfista

son formas comunes de tendinitis del brazo. El codo de tenista, o epicondilitis lateral, afecta el lado externo del codo. El codo de tenista puede afectar a los tenistas con el movimiento que le proporciona a la raqueta, también lo pueden desarrollar otras personas con trabajos que involucran trabajo físico.

El codo de golfista, o epicondilitis medial, afecta el lado interno del codo. Balancear un palo de golf con fuerza y ​​repetidamente puede ejercer demasiada tensión en la articulación, al igual que otras actividades como llevar una maleta pesada, cortar madera o usar una motosierra.

Si presiona las protuberancias óseas alrededor de los codos, llamadas epicóndilos, puede sentir el dolor, señala Gravallese. Los músculos se insertan a través de los ligamentos en los epicóndilos, explica. «Si fuerzas esa área, puedes sentir mucho dolor».

Los tratamientos simples pueden aliviar el dolor de tendinitis, incluido el uso de un aparato ortopédico, tomar medicamentos antiinflamatorios como el ibuprofeno o el naproxeno, ejercicios de estiramiento y fisioterapia. Si eso no funciona, las inyecciones de esteroides en el brazo pueden aliviar el dolor y la inflamación.

Enfermedad o Infección articular

Las infecciones pueden surgir en cualquier articulación, señala Gravallese. «Se puede contraer una enfermedad cristalina como la gota o la seudogota», agrega. La gota es más común en la base del dedo del pie, pero a menudo ve pacientes con gota en el codo o en las bolsas circundantes.

El dolor de gota en el brazo se puede tratar con medicamentos antiinflamatorios, férulas y compresión para aliviar la hinchazón y reducir el dolor. El tratamiento continuo con medicamentos para controlar la gota y las modificaciones en la dieta pueden ayudar a prevenir o limitar los ataques de gota.

Parte baja del brazo y muñeca

El antebrazo está formado por dos huesos grandes, el radio y el cúbito. El radio se extiende desde el interior del codo hasta el pulgar de su muñeca. El cúbito corre paralelo al radio, desde el exterior del codo hasta el lado del dedo meñique (meñique) de la muñeca.

La muñeca es una articulación compuesta por varias articulaciones pequeñas. La muñeca se forma donde el cúbito y el radio se encuentran con el carpo: cuatro huesos más pequeños en el extremo superior de la muñeca y cuatro huesos en el lado inferior de la mano.

Enfermedades de la parte inferior del brazo y la muñeca

  • Artritis
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Enfermedad arterial periférica
  • Fractura

Artritis

La artritis puede dañar el cartílago liso que cubre las articulaciones de la muñeca, reduciendo las acciónes de la muñeca y haciendo que los huesos se froten entre sí. Varios tipos de artritis, como la osteoartritis, la artritis reumatoide, la artritis postraumática y la artritis psoriásica, pueden afectar la muñeca, además de las manos y los dedos.

Las actividades que ofrezcan descanso y modifiquen los movimientos, o ayudas como refuerzos o férulas, la aplicación de calor o hielo y los medicamentos se usan para aliviar el dolor de artritis en las muñecas y las manos. En algunos casos, se puede considerar la cirugía para reparar o eliminar los huesos de la muñeca desgastados o deformados.

Síndrome del túnel carpiano

El síndrome del túnel carpiano es un síndrome de atrapamiento nervioso que ocurre en la muñeca. Las opciones de tratamiento incluyen refuerzos primero, inyecciones de esteroides si es necesario y, en algunos casos, cirugía para cortar un ligamento, llamado ligamento del túnel carpiano, para aliviar la presión sobre el nervio mediano de la muñeca.

«Lo mejor es la prevención», dice Gravallese. Asegúrese, por ejemplo, de que su estación de trabajo sea ergonómicamente sólida. Asegure cuando está en su ordenador que está configurada de tal manera que «no está doblando constantemente esa muñeca, o apoyando su muñeca sobre una mesa o un teclado». Mantener la muñeca en ese tipo de posiciones, con el tiempo, puede causar el síndrome del túnel carpiano.

Enfermedad Arterial Periférica

La enfermedad arterial periférica es un problema de circulación que ocurre con mayor frecuencia en las piernas pero que también puede afectar los brazos. A medida que las arterias del brazo se estrechan o se bloquean, por completo, puede provocar dolor en el brazo, opresión, entumecimiento o calambres. El dolor al hacer ejercicio, intermitente o la incomodidad es lo que se conoce como claudicación, es un síntoma característico.

En algunos casos, el dolor crónico por enfermedad arterial periférica se puede reducir con programas de rehabilitación y ejercicio.

Fractura

Una fractura, es generalmente una fuente obvia de dolor, algunas fracturas más pequeñas pueden ocurrir sin que te des cuenta. Ese puede ser el caso con una fractura del hueso escafoides en la muñeca, causa pocos signos externos. Los síntomas inapreciables incluyen hinchazón y sensibilidad en el lado del pulgar de la muñeca o sensibilidad con fuertes movimientos.

Una radiografía u otra prueba de imagen puede revelar una fractura de escafoides. Dependiendo de su extensión, el tratamiento puede incluir yeso o férulas, seguido de fisioterapia con un rango de movimiento suave y ejercicios de fortalecimiento.

Encontrar respuestas al dolor de brazo

Si tiene dolor persistente en el brazo sin causas claras, busque consejo en lugar de esperar. No se debe asumir que no es serio.

Después de preguntar sobre su historial médico y realizar un examen físico, el médico puede hacer un diagnóstico o mandar pruebas de imagen, si son necesarias. La mayoría de los pacientes no necesitan una resonancia magnética, dice Jones. Algunos pueden no necesitar ninguna prueba de imagen, dice, o puede ser necesaria una radiografía estándar.

En muchos casos, las opciones menos agresivas como la fisioterapia, los ejercicios en el hogar y las medidas de apoyo como el descanso, las férulas y el hielo pueden ser todo lo necesario para aliviar el dolor en el brazo. Jones señala que la cirugía conlleva el riesgo de complicaciones y la posibilidad de semanas de recuperación necesarias para algunos procedimientos.

«A veces con dolor, hay que tener paciencia», dice Jones. «La cirugía no es siempre la respuesta final».

Por Ellen Gravallesse

5/5 (7)

Valora esta información

Enfermedad crónica

Afrontar el diagnóstico en una enfermedad crónica

¿Cómo afrontar el diagnóstico en una enfermedad crónica? Estas son algunas lecciones que aprendí cuando me diagnosticaron por primera vez una enfermedad crónica y me hubiera gustado saber desde un principio. En aquel momento vivía en una continua negación, y me llevó un tiempo descubrir a qué me enfrentaba.

Encontrar un médico es una necesidad vital muy importante

Me llevó un tiempo darme cuenta de que necesitaba un médico en el que pudiera confiar, que pudiera verme regularmente y que me ayudara en mis dudas. También me di cuenta de que necesitaba encontrar a alguien que se especializara en la enfermedad, o que al menos viera a muchos pacientes. Como no me gustaba que mi primer médico y el seguro de salud limitaran mis opciones tuve que optar a cambiar de seguro. Se que no es una opción para todos. Sufrí mucha incertidumbre. A la larga valió la pena encontrar a alguien en quien confíe mis tratamientos. Debo cuidar de mi, es mi responsabilidad. Nadie más lo hará por mí.

Soy responsable de cuidarme a mí misma.

Esto significa encontrar la atención que necesito, ser asertiva con los médicos, hacer las preguntas que necesito hacer. Buscar las adaptaciones que necesito en el trabajo, pedir ayuda a amigos y familiares cuando la necesito y centrarme en el cuidado personal. No te sientas culpable haciendo estas cosas (¿soy la única que se siente culpable haciendo estas cosas?). Es mi trabajo cuidarme. Nadie más lo hará por mí.

Los medicamentos tienen efectos secundarios que me dan miedo.

También tengo la opción de encontrarme mejor con ellos.
Tengo miedo al comenzar con todos los medicamentos que he probado, incluidos los leves. Estaba aterrorizada , y mi médico no hizo nada para aliviar mis temores. Finalmente, aprendí a confiar en que si mi médico me recetaba un medicamento determinado, era porque los beneficios superaban el riesgo de efectos secundarios. Leer los efectos secundarios puede ser honorifico. También suelen ser bastante raros. Ahora me arrepiento de no haber probado algún medicamento por miedo a los efectos secundarios. Es importante tener un médico en el que pueda confiar para hablar sobre cualquier inquietud que tenga con respecto a los medicamentos.

Internet puede ayudar, pero también puede ser terrible.

Hay mucha información disponible en internet. Algunos recursos son útiles, precisos y completos. Otros, sin embargo, son inexactos. Esto me crea recelo y miedo. Aprendí a tener cuidado al buscar información sobre mi enfermedad crónica. A veces pido que alguien más busque algo en Google para mí. De esa manera me ayudan a filtrar la información y decirme lo que necesito saber de una fuente confiable. Los grupos de apoyo y las redes sociales también pueden dar miedo o ser útiles. A veces, me beneficia obtener apoyo de otras personas con mi enfermedad. Otras veces me da miedo escuchar lo que otros están pasando. Si me hubiera unido a un grupo de apoyo cuando me diagnosticaron y mi enfermedad era más leve, creo que me habría escondido debajo de mi cama y no hubiera salido jamás. A medida que mi enfermedad se volvió más severa, me interesé más en escuchar como otros lidian con los desafíos a los que se enfrentan. A veces es demasiado para soportar y necesito desconectar por unos días. Aprendí a conocerme a mí misma y a tener cuidado en Internet.

No existe una dieta «correcta».

Me he vuelto loca tratando de descubrir la dieta perfecta. Realmente quería que fuera tan simple como cambiar la forma en que como y milagrosamente curarme. Pero a veces no es tan simple. Los alimentos causan diferentes reacciones en las personas. He descubierto algunos alimentos que provocan mis síntomas y los evito. Intento comer sano con los alimentos que tolero. Pero no me vuelvo loca tratando de encontrar la dieta perfecta y trato de no ser demasiado dura conmigo mismo cuando me dejo llevar.

Mis amigos lo entenderán y querrán ayudar.

Es posible que no hayan oído hablar de mi enfermedad crónica o no entiendan todos lo que implica. Pero sí entendieron que estaba enferma y eran felices ayudando. Tenía miedo de decírselo a mis amigos, pero cuando finalmente lo hice, me sentí muy agradecida por el apoyo que recibí. Compartir mi enfermedad con mis amigos me ayudó a liberarme del gran peso que estaba soportando yo sola.

Escucharás cosas insensibles a veces.

Alguien llegó a decirme «te ves bien» , y eso me molesta porque me siento como una mierda por dentro. En el trabajo con quien no tenía ganas de compartir mi enfermedad me preguntaba constantemente por qué ya no hacía yoga (no tenía la energía). Alguien muy cercano me preguntó unos días antes de que me hospitalizaran si estaba segura de que no era solo ansiedad y me estaba volviendo loca sin ningún motivo. Me mentalizo que tienen buenas intenciones y que todos decimos cosas insensibles a veces. Y trato de ignorarlo.

No le debo a nadie una explicación de mi enfermedad

pero otras veces me facilita la vida.
No se le dije a nadie en el mundo durante tiempo. Pero llegó un punto en el que había tomado tantas bajas por enfermedad, que era más fácil decirles a mi superiores y compañeros de trabajo lo que estaba sucediendo. Me ayudó a facilitar las cosas. Fueron comprensivos y dejó de preocuparme lo que todos pensaban. Sé que no tengo la obligación de contarle a nadie nada sobre mi enfermedad. Pero descubrí que las personas también podían simpatizar y estaban dispuestas a ayudar.

Cuidarme es importante.

Mencioné esto antes, pero es tan importante como para hacer una publicación sobre el tema. Puede ser difícil lidiar con una enfermedad crónica, y la depresión y la ansiedad son comunes. Tengo una lista en la mente de las cosas que me hacen feliz y por tanto me relajan, para acceder a ellas fácilmente cuando las necesito. Incluye programas de televisión que me hacen reír, leer, escuchar música, meditar, hacer ejercicio y llamar a mi hermana. La terapia también ha sido útil para hablar sobre lo que estoy pasando y elaborar estrategias de afrontamiento. He aprendido a no sentirme mal por tomarme el tiempo que necesito para cuidarme mental y físicamente.

Esto no es mi culpa.

Solía ​​volverme loca con que si. Si hubiera sido, hubiera hecho … ¿habría contraído esta enfermedad? ¿Algo que estoy comiendo que empeora mis síntomas? Si me hubiera cambiado a un mejor médico antes, ¿la enfermedad nunca hubiera sido tan grave? Lo que sucedió en el pasado es pasado. Algunas personas enferman. No es mi culpa todo lo que puedo y debo hacer es hacer un plan y afrontar el futuro. Y ser amable conmigo misma, no más culpabilidad.

No estoy sola.

Los CDC estiman que la mitad de todos los adultos (117 millones de personas) tienen una o más enfermedades crónicas. Cuando comencé a contarles a mis amigos sobre mi enfermedad, me sorprendió la cantidad de personas que conocían a otra persona con mi misma enfermedad. Dejé de sufrir sola.

¿Qué lecciones has aprendido que desearías haber sabido cuando te diagnosticaron? ¿Qué recursos te han ayudado a sobrellevar una enfermedad crónica? ¡Compártelos en los comentarios!

Un articulo de Emily Roessel

4.83/5 (6)

Valora esta información

El dolor y el estigma social

El dolor y el estigma

Andrea, mi amiga

En el 2000, mi amiga Andrea empezó el viaje: El dolor y el estigma.

Dentro de su coche fue arrollada por un camión cuando se detuvo en un cruce de peatones en una zona escolar. El camión iba 72 kilómetros por hora cuando se estrelló contra ella. El accidente dañó sus músculos, nervios y huesos desde la base del cráneo hasta la parte inferior de la pierna izquierda. Su columna quedó lesionada, además sufre inestabilidad pélvica y lesiones importantes en las piernas. Vive con dolor crónico desde entonces.

Andrea rara vez toma opioides; cuenta que la hacen sentir increíblemente somnolienta y que no consiguen controlar su dolor.

El dolor es la imagen de la debilidad personal

Con frecuencia siente el peso del estigma cuando necesita aliviar su dolor. Los médicos, demasiado a menudo categorizan su dolor como una especie de debilidad personal. Muchos de ellos le han dicho que «no parece que tenga dolor». Ha perdido la cuenta de la cantidad de veces que le dijeron que si perdía peso, su dolor disminuirá.

Andrea no está sola, no es la única. Millones de personas que viven con dolor crónico sufren un despiadado estigma.

El estigma deslegitima el dolor

Veo el estigma como la combinación de ser diferente más la desviación: un grupo dentro del grupo marca a un grupo externo como diferente sobre la base de una característica demográfica que comparten, luego juzga al grupo externo como desviado.

Esto es precisamente lo que le sucede a muchas personas con dolor. Se «marcan» como diferentes debido a su dolor, y luego se les niega, invalida y deslegitima el dolor. Esto sucede con más frecuencia en mujeres y las minorías raciales o étnicas que en los hombres blancos.

El estigma es fundamentalmente social. Aunque a menudo hablamos abiertamente de dolor o enfermedades como el VIH / SIDA, después estigmatizar a las personas no es lo correcto. Siempre son las personas las que estigmatizan a otras personas. Hacemos esto el uno al otro continuamente.

El estigma relacionado con el dolor puede provenir de cualquier persona.

Los médicos son una fuente importante, pero también lo son los amigos, los cuidadores, familiares, las aseguradoras y los encargados de formular políticas sociales.

Las personas que sufren dolor crónico a veces estigmatizan a otras personas con dolor crónico, quizás porque la dificultad de vivir con la enfermedad hace que sea más difícil tolerarlo en los demás. Y las personas con dolor a veces se estigmatizan a sí mismas. Cuando le dicen repetidamente que su dolor no es real o ilegítimo, después de tiempo escuchando lo mismo, llegan a creer esta afirmación y luchan por negar el dolor.

Las personas con dolor no pueden darse el lujo de negar la existencia de su propio dolor, pero se juzgan por sentir el dolor.

El estigma del dolor destruye la identidad de la persona

Uno de los impactos catastróficos del estigma: puede estropear la identidad de las personas, su sentido de quiénes son como personas.

Lamentablemente, el estigma es un problema terriblemente común que sufren las personas con dolor, y lo ha sido durante casi 1,000 años.

El estigma es corrosivo

Los miembros de grupos sometidos a un estigma persistente enferman y mueren más rápido. Esto se debe en parte a que el estigma es un muro para conseguir atención médica adecuada.

¿Quién quiere visitar a su médico si siente que serán juzgados y culpados por su enfermedad, o si sus experiencias serán negadas o invalidadas? Pero. incluso cuando buscan atención, el estigma empeora los resultados de enfermedades crónicas.

¿Por qué atribuimos tanto estigma a las personas con dolor? Un factor probable es que el dolor es subjetivo. Una acepción de subjetivo puede entender lo que escucha el interlocutor «Que hace juicios de valor dejándose llevar por los sentimientos»

La subjetividad del dolor y el estigma

Esto significa que la capacidad de diagnosticar y tratar el dolor de manera efectiva depende en gran medida de lo que la gente diga sobre su dolor. Esa subjetividad es un problema para la medicina occidental porque se basa en la capacidad de identificar patologías físicas e identificables que están categorizadas como enfermedad. La mayoría de los tipos de dolor crónico desafían esta fácil objetivación, que frustra el marco occidental dominante para conocer y comprender la enfermedad.

Y debido a que el dolor crónico no se puede objetivar fácilmente a través de pruebas clínicas (análisis de sangre, análisis de laboratorio, imágenes y similares) está servida la duda y el escepticismo.

Afrontar el estigma del dolor con leyes nuevas

El estigma está tan profundamente arraigado en nuestra sociedad que es necesario formular leyes y políticas. Considerando las regulaciones que rigen el acceso a los beneficios del Seguro Social por discapacidad.

Dicen que el propio testimonio de un paciente es insuficiente para justificar los beneficios y específicamente requiere «evidencia médica objetiva» para hacerlo. Esto no tiene sentido, ya que prácticamente todas las guías clínicas para tratar el dolor estipulan que el autoinforme de un paciente es la herramienta más importante para diagnosticar y tratar el dolor de manera efectiva. Estas regulaciones repudian una de las herramientas más fundamentales y críticas para tomar en serio a las personas con dolor.

Las regulaciones del Seguro Social también señalan explícitamente que la evidencia de los rayos X y las pruebas de laboratorio, como los análisis de sangre, son formas de evidencia que se pueden usar para «probar» una discapacidad suficiente para generar acceso a los beneficios del Seguro Social. Estas reglamentaciones privan sistemáticamente de derechos a la mayoría de las personas con dolor crónico, que no pueden proporcionar la prueba necesaria a través de estas formas de evidencia.

En esencia, nuestra red básica de seguridad social, canaliza y refleja el estigma generalizado que experimentan las personas con dolor.

La búsqueda de la imagen para legitimar el dolor

La mención de la evidencia de rayos X en las regulaciones es especialmente interesante dada la asombrosa cantidad de imágenes médicas que hacemos para el dolor lumbar inespecífico, una de las formas más comunes de dolor crónico experimentado por personas en los EE. UU. Los investigadores no pueden encontrar mucha evidencia de que hacer estas pruebas de imagen beneficie a las personas con dolor lumbar. Sin embargo, los médicos lo ordenan a menudo.

No solo los médicos tienen la culpa. Los pacientes también quieren este tipo de imágenes, como una forma de proporcionar un testimonio que sea más valorado y visto como una mejor evidencia de su dolor. No se puede culpar a las personas con dolor por querer imágenes médicas, incluso si hay poca evidencia que ayude.

El estigma es amoral

Además de ser malo para la salud física, el estigma también es amoral. Es una de las experiencias más antisociales y alienantes que los humanos pueden infligirse unos a otros. Aísla a las personas, causa sufrimiento y viola las obligaciones básicas de tratar a las personas de manera justa y con dignidad. En consecuencia, debemos intervenir para aliviarlo.

Al igual que la mayoría de los problemas de salud importantes en los EE. UU. las causas fundamentales del estigma son estructurales. Esto significa que las intervenciones utilizadas en el nivel interpersonal, como los programas de educación y capacitación contra el estigma, probablemente tengan un éxito limitado.

¿Cómo tener éxito?

Para conseguir tener éxito en reducir el estigma que soportan millones de personas con dolor, debemos abordar los factores más profundos que lo impulsan, incluida nuestra tendencia a ignorar las narrativas y el testimonio de las personas en ausencia de evidencia «objetiva».

También debemos abordar el sexismo y el racismo que sin duda contribuyen a las terribles y crecientes desigualdades que existen en el diagnóstico y el tratamiento efectivo de las personas con dolor.

Cambiar leyes para hacer frente al estigma

Uno de los enfoques más prometedores para reducir el estigma del dolor es crear leyes y políticas que no intensifiquen el estigma hacia las personas con dolor. Podría incluir revisar las leyes a nivel estatal y federal, fortalecer las protecciones antidiscriminatorias y hacer cumplir las leyes existentes que tienen como objetivo aliviar el estigma contra las personas que sufren. Las leyes estatales que prohíben el maltrato a las personas mayores, por ejemplo, se pueden usar para ordenar un manejo eficaz del dolor.

Cambiar las políticas locales también puede marcar la diferencia. Las políticas de un sistema de salud que trata a miles de personas con dolor pueden tener un gran impacto en la medida en que las personas con dolor son estigmatizadas. Estas políticas infligen estigma si obligamos a las personas con dolor a firmar “contratos dolorosos” degradantes, unilaterales o someterse a pruebas de drogas al azar, usar un lenguaje que transmita hostilidad y sospecha, e innumerables otros que sostienen y perpetúan actitudes de duda, desconfianza e incredulidad.

Si bien cambiar las leyes federales o estatales lleva tiempo, las políticas locales pueden cambiar mucho más rápido. Podríamos, por ejemplo, cambiar o abandonar los compromisos con las políticas y protocolos que afianzan y legitiman la tendencia a estigmatizar y dudar de las personas que sufren. Podemos implementar políticas y procedimientos que detallen los requisitos antidiscriminatorios específicamente para personas con dolor.

Evitar el lenguaje discriminatorio

Y podemos promulgar políticas que rijan el lenguaje discriminatorio y los términos a menudo dirigidos contra las personas que sufren dolor, como la histeria y el engaño, que tienen una larga y documentada historia de haber sido utilizados para estigmatizar a las personas vulnerables con dolor.

Otros estigmas en el dolor: Los opioides

Para aliviar el estigma del dolor, también tenemos que luchar y diferenciar el estigma infligido hacia el uso de opioides.

Si bien estos dos tipos de estigma a menudo ocurren en la misma persona, no son iguales. Estigmatizamos a las personas que sufren, como mi amiga Andrea, que no toma ni desea opioides. Y estigmatizamos a las personas que toman opioides incluso si no viven con dolor crónico. Es necesario e importantes un enfoque en el estigma opioide, pero no es el equivalente a intervenir para abordar el estigma del dolor. Ambas, cargas terribles, merecen nuestra atención y esfuerzos.

Tenemos herramientas para tratar de manera efectiva y justa a las personas que viven con dolor crónico. Tenemos el poder de ayudarlos a vivir mejor. Deberíamos hacerlo, y sin estigma. El Dr. Goldberg es autor de artículos como Los pacientes de fibromialgia y la atención médica.

Daniel S. Goldberg

Miembro de la facultad del Centro de Bioética y Humanidades del Campus Médico Anschutz de la Universidad de Colorado, profesor asociado de medicina familiar en la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado y profesor asociado de epidemiología en la Escuela de Salud Pública de Colorado. Es el investigador principal de un estudio epidemiológico relacionado con el estigma de la adicción financiado por The Well Being Trust, un 501 (c) (3). @prof_goldberg

5/5 (11)

Valora esta información

Cómo afectan las enfermedades reumáticas

Un estudio publicado en la revista Pain Medicine compara cómo las diferentes enfermedades reumáticas (fibromialgia, artritis reumatoide (AR), espondiloartritis y síndrome de Sjögren) afectan a diferentes ámbitos de la vida del paciente. Entre ellos se incluyen la calidad de vida, los ajustes psicológicos y el uso de estrategias de afrontamiento.

Las cuatro enfermedades tienen características clínicas diferentes, pero comparten los síntomas de dolor y fatiga.

«Todas estas enfermedades tienen un gran impacto en la vida diaria de los pacientes, lo que les obliga a un sobresfuerzo considerable para hacer frente a la enfermedad.

La mayoría de los estudios existentes que comparan la fibromialgia con otras enfermedades reumáticas solo consideran la fibromialgia cuando está asociada con otra enfermedad reumática. La falta de datos no permite hacer una distinción clara entre cómo los pacientes se ajustan psicológicamente a cada enfermedad «, apuntan los autores del estudio.

Participantes del estudio

Este estudio multicéntrico incluyó a 165 mujeres con fibromialgia (n = 48), AR (n = 47), espondiloartritis (n = 47) y síndrome de Sjögren (n = 23). Todos los pacientes completaron el Cuestionario general de salud 28 (angustia emocional), Escala de gravedad de fatiga (fatiga), Cuestionario de impacto de fibromialgia (impacto de la enfermedad), Cuestionario de estrategias de afrontamiento (afrontamiento) y Mini entrevista neuropsiquiátrica internacional (comorbilidad con eje DSM IV- I trastornos). La ansiedad comórbida y los trastornos depresivos y el impacto de la enfermedad en el bienestar mental y el ajuste de la vida diaria de los pacientes se compararon mediante la prueba de Kruskal-Wallis, la prueba de U de Mann-Whitney y la prueba de chi2.

La edad media de toda la cohorte fue de 47,24 años; la edad media por enfermedad fue: fibromialgia, 47,98 años; RA, 50.89 años; espondiloartritis, 42,30 años; y el síndrome de Sjögren, 48.30 años. En general, la duración promedio de la enfermedad fue de 4,13 años.

Resultados que concluyen como afectan las enfermedades reumáticas

Los pacientes con fibromialgia, en comparación con otras enfermedades reumáticas, habían padecido en el pasado episodios depresivos mayores recurrentes. En comparación con los pacientes con espondiloartritis o síndrome de Sjögren. Los pacientes con fibromialgia tenían tasas más altas de trastornos de ansiedad (agorafobia y trastornos de ansiedad generalizada). Además tenían una tasa más alta de trastorno de estrés postraumático que los pacientes con artritis reumatoide.

Las pacientes con fibromialgia menopáusica tuvieron un mayor impacto de enfermedad, dolor y fatiga en comparación con el grupo de artritis reumatoide ; mayor fatiga y menor distanciamiento del dolor que los pacientes con espondiloartritis; y mayor distracción e ignorar las sensaciones frente a los pacientes con síndrome de Sjögren. Entre las mujeres premenopáusicas, las pacientes con fibromialgia tienen más síntomas y fatiga en comparación con las pacientes con artritis reumatoide, y más fatiga que las pacientes con espondiloartritis.

Los pacientes con fibromialgia con más dificultades para adaptarse a la enfermedad

Los autores concluyen que los pacientes con fibromialgia tienen mayores niveles de dolor; mayores niveles de ansiedad y trastornos depresivos. Y una peor calidad de vida en comparación con los pacientes con enfermedades reumáticas estudiadas de este ensayo. Los pacientes con fibromialgia también tuvieron más dificultades para adaptarse a la enfermedad.

La necesidad de apoyo psicológico en las enfermedades reumáticas

«Ayudar a los pacientes a desarrollar estrategias de afrontamiento apropiadas debería ser parte del manejo de las enfermedades reumáticas, particularmente la fibromialgia y el síndrome de Sjögren», recomendaron los autores del estudio.

«Sería deseable que los departamentos de reumatología tuvieran un psicólogo en su personal para hacer un seguimiento, detectar y prevenir los trastornos del estado de ánimo (debido a su asociación con niveles de dolor, fatiga y estrategias de adaptación desadaptativas) y, en general, para evaluar y apoyar a los pacientes a adaptarse a su enfermedad «.

Enlaces de interés Clasificación de la fibromialgia

Fuente: Estudio comparativo fibromialgia, artritis reumatoide, espondiloartritis y síndrome de Sjögren. Impacto de la enfermedad en la calidad de vida, ajustes psicológicos y el uso de estrategias de afrontamiento

4.36/5 (11)

Valora esta información