,

Adiós Lady Gaga Bienvenida Joanne

Para muchos Lady Gaga hoy, una estrella, para otros Stefani Joanne Angelina Germanotta. ¿Cómo mostrar a un ser humano en cuatro palabras? Si algo ha mostrado ha sido un ser humano que sufre.

Hoy he visto todo una historia de la enfermedad, como la persona se enfrenta en cada minuto de su vida sin perder su esencia de ser humano fuerte y luchando con valentía para no desfallecer. Hoy miles, millones de enfermos habrán sabido ver y valorar la gran fuerza, la gran lucha ante la enfermedad. Muchos habrán visto sus vidas plasmadas desde sus comienzos hacia la transición de ese gran cambio que tienen que hacer para no ser devastados por la enfermedad.

Y que aún así roba derechos adquiridos y luchados a todos los niveles sociales, laborales, familiares…

Adiós Lady Gaga

Stefani Joanne Angelina Germanotta o simplemente Joanne, un paralelismo, su tía artista que murió con tan sólo 19 años. Historias que por azar en la misma familia se dan: artistas, creadoras carismáticas y empujadas al silencio, por diferentes causas. Unidas por enfermedades diferentes.

Joanne se ha desnudado al completo, sus momentos más íntimos de dolor (momentos de dolor que los enfermos ocultan por no mostrar su gran debilidad, por no herir) en los que se cuestiona su futuro, si podrá aguantar ser madre por su dolencia (afrontar un parto por el dolor que sufre), momentos de dolor en los que su cabeza es una maraña de miles de preguntas.

Y los muestra con gran honestidad, reconociendo como es una privilegiada, preguntando como miles de personas sin sus recursos económicos pueden aguantar lo que ella está sufriendo, eso también le causa dolor en sus momentos más íntimos de dolor. Simplemente ser capaz de soportar y sufrir, añadiendo dolor a más dolor.

O como muestra su fuerza interna diciendo que só lo un trauma más fuerte puede quitar un trauma doloroso (refiriéndose al dolor) que se sufre, bromeando en tono irónico. Esa ironía que nace y que nadie sabe entender cuando aprendes a moverte entre los callejones solitarios del dolor. Callejones de los que todos huyen y muy pocos los afrontan sino los viven en sus propias carnes.

Una fuerza interior, que sólo se puede ver cuando se vive esta enfermedad.

Bienvenida Joanne

Para quien puede vislumbrar en la enfermedad querer “controlarlo todo” Joanne está haciendo todo lo posible en mantener las fuerzas para no sucumbir. Para quien vé perfeccionismo en su ambiente de trabajando, exigiendo y molestandose por cosas triviales para muchos, para ella es su propio proceso de adaptación a la enfermedad.

Pedir que una manga sea de determinada manera porque no puede subir más el brazo. O molestarse por cambios sin su conocimiento.

“No me molesta que los cambiéis, pero decirmelo, sabiéndolo soy capaz de lo que sea cambiar en el momento. Pero tengo que saberlo” LLorar o molestarse por que le suban la voz, quizás a muchos les recuerden que están y están luchando y que cuando el dolor físico es máximo, una palabra más alta que otra es lo suficiente para romperse ante un dolor inhumano.

Un largo recorrido para otro más

Joanne después de cinco años de tener dolor crónico, se muestra como uno más. Cómo comienza en manos de un nuevo profesional de la salud  (seguramente otra vez más de muchas) a armarse de paciencia y repetir todo lo que ha dicho durante estos años a otros médicos. En su actitud se nota la resignación de saber que debe de hacerlo una vez más.

Encima de una camilla (como cualquier enfermo) empezando a relatar su historial de problemas de salud…comenzando con una medicación sólo indicada para problemas de tiroides y sabiendo que nadie corre riesgo, pero callando certeramente todo el historial de fármacos que hay detrás. Quien lo sabe ver, hay un plano que muestra como la hoja se llena. Pero hay que saber verlo, o quererlo ver: dos cosas muy parecidas y a la vez muy diferentes.

Adiós Lady Gaga

Sueños…y miedos

Joanne hace una lenta despedida, sólo ella lo sabe…sólo ella. Quiere cerrar puertas y despedirse…no sabe si podrá volver a verlo. Y disfruta de su triunfo, de su público (adora su público y lo mima con extrema sensibilidad) pero con calma , con serenidad, con lágrimas y un gran abrazo en el que se esconde queriendo ser protegida ante tanto miedo, ante tanta incertidumbre que ocasiona el dolor cuando se sufre y se mira al futuro.

Para quien ve una excentricidad en ir al Walmart de turno y ver su disco, tocarlos (por cierto muestra esa torpeza de la enfermedad de las manos, esas pocas fuerzas, ese no saber que estás haciendo porque todo se cae…) para otros se ve la sospecha…tiene la sospecha de por lo que tiene vivido con el dolor, que la gran entrega a su público, el hacerles disfrutar, sorprenderlos, emocionarlos, no va a poder volver a hacerlo como hasta ahora encima de los escenarios.

Quiere tocar y palpar, si es real o un sueño, lo que ha conseguido. Ver sus copias en cualquier sitio. Pero eso sólo lo sabe ella y yo ahora que me lo ha mostrado.

Y ahora te mostraré otro, otro en el que se muestra sorprendida en quien vé en el espejo, y susurra “Oh sí sólo veo dolor”. Ese dolor que muchos se ven reflejados cuando se miran y que deciden un día dejar de mirarse porque no les devuelve la imagen de lo que realmente sienten…seres humanos que son capaces de crear, de sentir, de soñar a pesar del dolor.

El poder levantarse de la butaca del piano en un directo, entregada a su público. Comenta radiante de felicidad, hacía tanto tiempo que no me levantaba sin que me doliera la cadera, hacía tanto tiempo. Ha sido especial! mientras pregunta a unos y otros como ha estado, reafirmando que el esfuerzo ha sido un momento único y que lo ha vivido, dando lo mejor de ella para los demás.

Un largo camino…cinco años ya vividos con el dolor

Hay decenas y decenas de guiños, de condicionantes de la enfermedad….cientos de detalles que sólo son visibles a quien los ha vivido y lleva ya ciertos años de bagaje con la enfermedad.Cuando se ha tenido tiempo de reflexionar, mucho tiempo de reflexionar.

Si algo tiene esta enfermedad es que hay tiempo. Mucho tiempo para luchar.

Gracias Joanne, no tenías obligación de hacerlo y te has desnudado en alma para quien quiera entenderlo. Ahora como el resto de quienes sufren el dolor crónico y son eternamentes cuestionados, ella es cuestionada en sus redes sociales, reafirmando como cualquier ser humano que es real, que el dolor es real.

Que es honesta y sincera, que no se lo inventa.

Y ante ríos de tinta que corren en cientos de titulares, la muestran como insegura, como débil. Lo que no se sabe entender y es la fortaleza, el valor que tiene cada día que se sufre con dolor crónico y la enorme entereza de cada uno que lo sufre, cerrando un nuevo día y esperando que llegue el siguiente.

Si enseña el dolor, es a darle valor a cada día que se vive. Gracias Joanne una vez más…

Sospecho que puedo decir esta frase (ojalá me equivocara, ojalá pudiera volver a lo que era) Adiós Lady Gaga bienvenida Joanne…

Escrito por Fibromialgia Noticias

 

 

Print Friendly, PDF & Email
4.91/5 (22)

Valora esta información

Comparte
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.