Síndrome de intestino irritable y alimentación

El síndrome del intestino irritable (SII) es una enfermedad que se caracteriza por cambios drásticos en las deposiciones. Algunas personas experimentan diarrea, mientras que otras pueden padecen estreñimiento. Los calambres y el dolor abdominal pueden hacer que las actividades diarias sean insoportables.

El seguimiento médico es importante en el tratamiento del SII, pero ¿sabe que ciertas dietas pueden mejorar sus síntomas? A continuación puede consultar las dietas disponibles que pueden ayudar a reducir los síntomas y llevar una vida con mejor calidad de vida.

Síndrome de intestino irritable y alimentación. ¿Qué dietas son parte del tratamiento?

Dieta rica en fibra

La fibra agrega volumen a las heces, lo que facilita el movimiento intestinal. Un adulto de promedio debe comer de 20 a 35 gramos de fibra por día. Si bien parece simple, el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales estima que la mayoría de las personas sólo comen de 5 a 14 gramos por día.

Los alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras y cereales integrales, son nutritivos y ayudan a prevenir el estreñimiento. Sin embargo, si experimenta hinchazón debido al aumento de ingesta de fibra, intente concentrarse únicamente en la fibra soluble que se encuentra en las frutas y verduras en lugar de granos.

Dieta baja en fibra

La fibra puede ayudar a algunas personas con SII, pero aumentar la ingesta de fibra puede empeorar los síntomas si tiene gases y diarrea con frecuencia. Antes de eliminar completamente la fibra de su dieta, concéntrese en las fuentes de fibra soluble que se encuentran en verduras y frutas, como manzanas, bayas, zanahorias y avena.

La fibra soluble se disuelve en agua en lugar de añadir volumen de más. Las fuentes más comunes de fibra insoluble son granos integrales, nueces, tomates, pasas, brócoli y repollo.

También existen medicamentos antidiarreicos que se pueden consumir 30 minutos antes de comer fibra con el fin de reducir los síntomas. Esto es de ayuda cuando se viaja y come en restaurantes. Pero no se debe convertir en un hábito.

Dieta sin gluten

El gluten es una proteína que está presente en productos elaborados a base de cereales como el pan y la pasta. La proteína puede dañar en el intestino en personas intolerantes al gluten. Algunas personas con sensibilidad o intolerancia al gluten también sufren síndrome de intestino irritable. En estos casos, una dieta sin gluten puede reducir los síntomas.

Eliminar la cebada, el centeno y el trigo de su dieta puede ayudar ver si existe mejoría en los problemas gastrointestinales. Si se es un fanático del pan y la pasta, todavía hay esperanza. En la actualidad existen productos sin gluten en las tiendas naturistas y en muchos supermercados.

Dieta de eliminación

La dieta de eliminación se centra en evitar ciertos alimentos durante un período de tiempo prolongado y observar si mejoran los síntomas del Síndrome de intestino irritable. La International Foundation for Functional Gastrointestinal Disorders (IFFGD) recomienda eliminar estos cuatro culpables comunes:

  • café
  • chocolate
  • fibra insoluble
  • nueces

Debe eliminar cualquier alimento que considere sospechoso durante 12 semanas de forma continua. observe las diferencias en los síntomas de Síndrome de intestino irritable y pase al siguiente alimento de la lista.

Dieta baja en grasas

El consumo continuado de alimentos con alto contenido de grasas es un factor que contribuye a desencadenar varias enfermedades a largo plazo, como la obesidad. En las personas con síndrome de intestino irritable pueden empeorar drásticamente los síntomas.

Los alimentos con alto contenido de grasa son generalmente bajos en fibra, lo que es un agravante en el estreñimiento relacionado con el SII. Los alimentos grasos son perjudiciales para las personas con SII mixto, este se caracteriza por una combinación de estreñimiento y diarrea. Una dieta baja en grasas es bueno para la salud cardiovascular y puede mejorar los síntomas intestinales.

En lugar de comer alimentos fritos y grasas animales, opte por carnes magras, frutas, verduras, cereales y productos lácteos bajos en grasa.

Dieta baja en FODMAP

FODMAP son carbohidratos difíciles de digerir para los intestinos. Estos carbohidratos añaden más agua al intestino, las personas con IBS pueden experimentar más gases, hinchazón y diarrea después de comer estos alimentos.

El acrónimo significa «Fermentable Oligosacáridos Disacáridos Monosacáridos y Polioles». Restringir o limitar temporalmente la ingesta de alimentos con alto contenido de FODMAP por un periodo de seis a ocho semanas puede mejorar los síntomas del SII.

Es importante tener en cuenta que no todos los carbohidratos son FODMAP. Se obtienen mejores resultados, si se eliminan los alimentos adecuados. Los alimentos que se deben evitar:

  • lactosa (leche, helado, queso, yogur)
  • ciertas frutas (melocotones, sandías, peras, mangos, manzanas, ciruelas, nectarinas)
  • legumbres
  • jarabe de maíz con alta contenido de fructosa
  • edulcorantes
  • pan, cereales y pasta a base de trigo
  • anacardos y pistachos
  • ciertas verduras (alcachofa, espárragos, brócoli, cebollas, coles de Bruselas, coliflor, setas)

Se tiene que tener en cuenta que, si bien esta dieta elimina algunas frutas, nueces, verduras y productos lácteos, no se eliminan todos los alimentos de estas categorías. Si bebe leche, elija leche sin lactosa u otras alternativas como leche de arroz o de soja.

La forma de evitar dietas demasiado restrictivas es consultar con un experto en nutrición antes de comenzar esta dieta.

La mejor dieta, su dieta

Ciertos alimentos pueden ayudar al síndrome de intestino irritable, pero somos diferentes. Examine sus síntomas y hable con su médico antes de comenzar una nueva dieta. Observe la forma en que su cuerpo reacciona a ciertas dietas, puede que sea posible que deba modificar su alimentación.

Beber mucha agua, hacer ejercicio con regularidad y disminuir el consumo de cafeína promueven la estabilidad y minimizan los síntomas del Síndrome de intestino irritable

azúcar y dolor crónico

El azúcar es uno de los aditivos alimentarios más comunes que no aporta nutrientes, es el responsable del exceso de calorías. Además, comer demasiado azúcar también puede ser la gran consecuencia del aumento de peso y de muchas enfermedades como la diabetes y las enfermedades cardíacas. La American Heart Association sugiere que las mujeres adultas solo deben consumir 25 g y los hombres 37.5 g de azúcar como máximo por día.

¡Es un número que asusta si se tiene en cuenta que el promedio de adultos en los EE. UU. consumen 90 g de azúcar al día! Para aquellos que pueden sufrir el impacto en el dolor crónico, esas cifras deberían ser más bajas porque el azúcar puede provocar más inflamación en el cuerpo. Veamos cómo funciona el azúcar en el cuerpo y por qué es tan importante dejar el azúcar a mínimos como sea posible.

Azúcar y dolor crónico: ¿cómo funciona?

¡Es hora de hablar de ciencia! Cuando se come azúcar natural (glucosa), impregna las paredes de los intestinos, lo que le dice al páncreas que secrete insulina. La insulina a su vez toma el azúcar de la sangre y la traslada a las células para usarla como fuente de energía. Su cuerpo produce leptina para indicarle al cerebro que está lleno y deje de comer. Simple, ¿verdad?

Pero, ¿qué sucede cuando consumes grandes cantidades de azúcar añadida (como sacarosa y fructosa) en cantidades tan superiores en la mayoría de los refrescos enlatados?

Primero, su hígado intenta convertir este compuesto en energía utilizable, esto tiene el efecto secundario de producir colesterol malo y pone a su hígado a trabajar a toda marcha. Luego, su cuerpo se inunda de insulina como respuesta a la gran cantidad de azúcar en el torrente sanguíneo. Se produce una tormenta del azúcar y su cerebro trata de regularla vertiendo serotonina en el torrente sanguíneo. Sin embargo, esa alta producción de insulina también bloquea la producción de leptina, la hormona que informa a su cerebro que esta saciado y debe parar de comer. Debido a esto, se sigue comiendo sin darse cuenta de todo el  exceso de calorías que se acaba de consumir.

¿Cuáles son los efectos del azúcar?

El azúcar, las sensaciones que produce no es tan buena para el organicismo. Los azúcares refinados han sido culpados de todo, desde la inflamación hasta hinchazón abdominal y el aumento de peso.

Los golosos tienen que luchar todos los días contra muchos inconvenientes, pero hay algunos beneficios que el azúcar proporciona al cuerpo:

Beneficios del azúcar

Proporciona energía al momento: a veces solo es necesario un impulso para superar esa reunión del lunes por la mañana

Aumenta la presión arterial: subir un poco el azúcar puede evitar efectos negativos si padece presión arterial baja, aunque o es lo más deseable y recomendable.

Proporciona  alivio a corto plazo cuando el estado de ánimo triste: el azúcar ayuda en el estado de ánimo, no es una solución para la depresión, pero puede ayudar en un mal día.

Efectos negativos

Todo lo positivo tiene una parte negativa. En el azúcar, hay muchos más efectos secundarios negativos en su consumo:

Aumenta la inflamación: el azúcar tiene el doloroso efecto secundario de aumentar la inflamación. Esto puede llevar a algunos problemas serios ya que su hígado se sobrecarga y realmente puede afectar la salud de las articulaciones y del corazón. Para los pacientes con dolor, en particular, este es un GRAN efecto negativo que el azúcar puede tener y del que debe protegerse. El azúcar y el dolor crónico no son buenos amigos.

Disminuye la respuesta inmune: los estudios en animales han demostrado que una gran cantidad de azúcar puede suprimir el sistema inmune.

Acelera el envejecimiento: el azúcar puede adherirse a las proteínas y deteriorar lentamente la elasticidad del tejido corporal. Esto puede conducir a un envejecimiento más rápido en las arterias y los órganos.

Causa caries y enfermedades de las encías: como todos sabemos, el azúcar puede tener un efecto negativo en la boca. Un experimento clásico es echar un diente en un vaso de coca cola y ver sus consecuencias.

Aumenta el estrés: los niveles altos de azúcar pueden imitar la respuesta al estrés al elevar los niveles de azúcar en la sangre, lo que a su vez promueve que el cuerpo bombee adrenalina y epinefrina, el cuerpo crea que esa energía es muy necesaria. Si bien generalmente estas hormonas son beneficiosas, también pueden hacer caer en estados más irritables y de ansiedad.

¿Qué dice la investigación sobre el azúcar y dolor crónico?

Los azúcares naturales, que se encuentran en las frutas y verduras, su impacto negativo en la salud es mínimo. El aumento de las investigaciones han puesto en la actualidad, el impacto negativo en la salud del azúcar refinada, incluida en los productos horneados, dulces y helados. Los expertos en salud recomiendan reducir su consumo o eliminarlo por completo.

¿El azúcar es adictivo?

Por supuesto, no somos culpables de desear el azúcar como una droga; Algunas investigaciones han encontrado que las cosas dulces conducen a la adicción.

Efectos analgésicos del azúcar

El azúcar libera dopamina y opioides naturales en el cerebro, los mismos químicos que se encuentran en analgésicos altamente adictivos. Un estudio de 2008 publicado en Neuroscience and Biobehavioral Reviews encontró que, bajo ciertas circunstancias, las ratas pueden crear dependencia del azúcar, aunque aun existen controversias en este punto.

La dependencia del azúcar de los humanos es una respuesta a la evolución biológica.

En la antiguedad, la gente sabía que si un alimento que saboreaba era dulce, estaba maduro y no era venenoso. Sin embargo, el azúcar ha cambiado con los años. Hoy en día, las personas no consumen solo azúcar refinada, sino también jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, un azúcar procesada que se encuentra en casi todos los alimentos procesados.

Las bebidas azucaradas, incluidas las gaseosas, los zumos de frutas, que, si se leen las etiquetas, lo que menos contienen es zumo, y las bebidas deportivas, contribuyen en gran medida a la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardíacas.

Todo esto puede aumentar el riesgo de dolor crónico y brotes de dolor.

Azúcar y aumento de peso

Un creciente número de investigaciones dice que el azúcar causa tanto aumento de peso,o puede que más, como el impacto de las grasas en la dieta.

En 2011, New England Journal of Medicine publicó una revisión de 20 años de casi 121,000 hombres y mujeres, analizó su aumento de peso. Las bebidas azucaradas ocuparon el tercer lugar entre las cinco principales causas de aumento de peso, detrás de las patatas fritas. Otro estudio, publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, encontró que las personas que reemplazaron las bebidas azucaradas con bebidas no calóricas vieron una pérdida de peso promedio de entre el 2% y el 2.5%.

Riesgo de diabetes y desarrollo de otras enfermedades

El azúcar no tiene valor nutricional, y su ingesta hace que su nivel de azúcar en la sangre aumente. Esto puede aumentar el riesgo de diabetes, ya que su cuerpo produce más insulina para procesar las cosas dulces. El nivel elevado de azúcar en la sangre también puede provocar inflamación. Esto exacerba el dolor crónico y puede conducir a una serie de otras enfermedades.

ENTONCES ¿Debería dejar consumir azúcar por completo?

Teniendo en cuenta tantos efectos adversos, tal vez sea hora de comenzar a renunciar al azúcar. Pero, ¿se debe de eliminar por completo? La respuesta corta es no.

Parte del azúcar es natural en la dieta y puede ser una gran fuente de energía (especialmente cuando se obtiene de fuentes de alimentos integrales, vegetales o la fruta).

También puede ser difícil eliminar el azúcar por completo, ya que casi todos los alimentos preenvasados ​​vienen con azúcar añadidas

El azúcar presente en toda la alimentación

Conociendo todo esto, renunciar al azúcar por completo no es posible ni saludable. En la vida, la mayoría de las cosas no son malas, siempre que se consuman con moderación. Hay una serie de pautas para eliminar la mayoría de los azúcares excedentes del consumo diario.

¿Cómo puedo reducir El consumo de azúcar?

Si se desea renunciar al azúcar, o a la mayor parte de azúcar de la dieta, plantearse metas inteligentes pueden ayudar a cambiar los hábitos en la alimentación.

Aquí hay algunos consejos valiosos e INTELIGENTES sobre cómo dejar el azúcar:

Limpiar la cocina suele ser el gran primer paso. Eliminar la tentación, especialmente cuando se tiene hambre, puede ser crítico para conseguir dejar el hábito del azúcar.

Siempre revise las etiquetas de los alimentos. El azúcar se cuela en casi todo hoy en día, ¡así que esté atento y opte por marcas y productos con menos azúcar añadido!

Intente planificar las comidas de antemano, cuando no esté estresado, cansado o con hambre. Puede llegar a ser sorprendente lo rápido que puedes añadir todo ese contenido de azúcar extra si no prestas atención.

Evite las bebidas azucaradas. Los refrescos son el gran culpable de la sobredosis de azúcar y puedes llegar fácilmente al límite diario saludable de azúcar en una sola lata.

Ejercitarse diariamente. Añadir 20 minutos de actividad física al día puede aumentar sus niveles de energía y reducir la necesidad de un aumento de azúcar.

¡Evite las alternativas y sustitutos del azúcar! Si bien eliminas las calorías, seguirá teniendo el deseo psicológico de consumir azúcar. Es mejor disminuir y eliminar todos los antojos. Una vez que comience a reducir la cantidad de azúcar que come, ¡encontrará que su cuerpo cada vez necesita menos para satisfacer ese gusto y necesidad por lo dulce!

las dietas de fibromialgia

Pregunta. Recientemente me han diagnosticado de fibromialgia. Hay demasiada información sobre las dietas de fibromialgia y como puede ayudar en la enfermedad. Algunos sitios web dicen una cosa, otros dicen otra. Estoy muy confundida, y necesito ayuda.

Respuesta. Si bien Internet ha traído un mundo de información a nuestro alcance, la información nutricional debe ser evaluada y comprobar su autenticidad. La fibromialgia (FM) es un trastorno caracterizado por dolor crónico generalizado, problemas para dormir, fatiga y problemas con la memoria y el pensamiento («fibro fog»). Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la FM afecta a alrededor de 4 millones de estadounidenses (1). La causa de la FM no se conoce bien y no existe cura.

Es importante tener en cuenta que si bien la terapia nutricional es un tema candente en la investigación, no todas las enfermedades se pueden tratar con nutrición. Por ejemplo, el tratamiento para la diabetes y las enfermedades cardíacas incluye terapia nutricional. Sin embargo, no existe una intervención dietética para la prevención o el tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Queda por ver si habrá terapia nutricional basada en la evidencia para la fibromialgia.

¿Qué ha de controlar la alimentación en fibromialgia?

Algunos afirman que las terapias nutricionales para la fibromialgia son prometedoras, pero se necesitan más estudios antes de poder llegar a conclusiones científicas.

Las dietas especiales que han demostrado mejorar los síntomas de Fibromialgia son buscando la pérdida de peso, dieta FODMAP ( Fermentable Oligosacáridos Disacáridos Monosacáridos y Polioles ) y una dieta vegetariana principalmente cruda.

Se observaron mejoras en los niveles de dolor, la calidad del sueño, la ansiedad y la depresión, y en marcadores inflamatorios (2). Si elige una dieta vegetariana en su mayoria cruda o baja en FODMAP, es aconsejable consultar con un dietista y nutricionista colegiado. El profesional le proporcionará educación dietética para garantizar que se cumplan todas las necesidades nutricionales y no hayan consecuencias que puedan derivar en otras enfermedades.

La dieta para bajar de peso posiblemente ayuda de dos maneras.

El peso de más se traduce en trabajo extra para los músculos y puede causar daño en las articulaciones con el paso del tiempo.

Se deduce que perder esos kilos de más hará que cuerpo funcione mejor. Además, las células grasas producen moléculas inflamatorias, que pueden contribuir al dolor. Cuando se eliminan las células grasas, disminuye el dolor. Del mismo modo, se cree que la dieta vegetariana principalmente cruda mejora los síntomas al disminuir la inflamación subclinica.

¿Qué es la inflamación subclinica?

La inflamación leve se asocia con una cantidad sorprendente de enfermedades y hábitos de vida que a su vez se asocian con mala salud; estas enfermedades representan o reflejan estrés metabólico leve,

Estrés metabólico

El largo listado, que aquí se cita solo parcialmente incluye la exposición a irritantes ambientales, como el cigarrillo, la privación de sueño, la escasa actividad física, la fibrilación auricular, la hipertensión, el bajo peso al nacer, la hernia de disco, la disminución cognitiva, el síndrome de ovario poliquístico, habitar a grandes alturas (12, 13), la prehipertensión (14), la apnea obstructiva del sueño (15), los síntomas premenstruales (16), la alimentación poco saludable (17), la hipoxia (18), el aislamiento social (19, 20), ser soltero (21) y el envejecimiento (22, 23). Fuente: Intramed

Fibromialgia y problemas intestinales

Muchos pacientes que sufren de fibromialgia tienen problemas intestinales, como náuseas, vómitos y dolor abdominal. La dieta baja en FODMAP puede aliviar los síntomas de fibromialgia al mejorar el ambiente de los intestinos, también conocida como la microbiota intestinal.

Vitamina D y Magnesio

En cuanto a los suplementos, existe cierta evidencia de que la deficiencia de vitamina D o magnesio es común en quienes padecen fibromialgia. Puede pedirle a su médico que analice sus niveles en sangre para ver si necesita un suplemento.

La suplementación con estos nutrientes es útil solo si hay una deficiencia (3). Consecuencia de excesos de vitamina D y exceso de magnesio

Suplementos o remedios naturales

Se han estudiado otros remedios naturales para ver si tienen un beneficio para los pacientes con FM. Estos remedios incluyen soja, Sam-e y creatina. Sin embargo, no hay evidencia suficiente para determinar si estos productos son útiles (4).

Consecuencias de excesos de suplementos

Se necesita el desarrollo de estudios bien diseñados para determinar los efectos de la intervención nutricional en pacientes con Fibromialgia. Hasta entonces no tendremos un camino claro para avanzar con la terapia nutricional. Consulte a su médico si cree que puede tener fibromialgia. Nunca se autodiagnostique.

El azúcar, el gluten y la carne. Base de las dietas de fibromialgia

Los grupos de alimentos NUNCA se deben de abandonar sin supervisión médica. Consecuencias de:

¿Llevas una alimentación desequilibrada? ¿Quieres mejorar tus hábitos saludables? Expertos en fibromialgia, dietetica y nutrición te dan pautas saludables. Alimentación en Fibromialgia

Anteriores estudios muestran que evitar ciertos alimentos no mejoran. ¿Evitar alimentos es la solución?

Referencias

1. What is Fibromyalgia? (Oct 11, 2017) Retrieved from https://www.cdc.gov/arthritis/basics/fibromyalgia.htm
2. Silva, A.R., et al. (2019) Dietary interventions in fibromyalgia: a systematic review, Annals of Medicine, 51:sup1, 2-14, DOI: 10.1080/07853890.2018.1564360
3-4 Fibromyalgia: In Depth (May 2016) Retrieved from https://www.nccih.nih.gov/health/fibromyalgia-in-depth
Evitar alimentos en fibromialgia

¿Se obtiene una mejor calidad de vida al evitar alimentos en fibromialgia? Una investigación muestra como la mayoría de los pacientes de fibromialgia lleva un control sobre su dieta.

Investigadores de la Universidad de Almería confirman que las pacientes con fibromialgia evitan ciertos alimentos que relacionan subjetivamente con la enfermedad.

La fibromialgia es una enfermedad crónica de origen desconocido caracterizada por dolor muscular y óseo. Estos pacientes sufren con mayor frecuencia desórdenes alimentarios, obesidad, problemas metabólicos, como diabetes o hipertensión, y algunos síntomas gastrointestinales.

Investigadores del departamento de Enfermería, Fisioterapia y Medicina de la Universidad de Almería y el Hospital Torrecárdenas han demostrado que las pacientes con fibromialgia siguen una dieta variada similar a la de personas sanas, pero evitan ciertos alimentos con mayor frecuencia en su intento por eliminar los síntomas de la enfermedad. A pesar de este patrón en el que apartan alimentos calóricos, los resultados apuntan que las pacientes poseen un mayor índice de masa corporal y más probabilidad de sobrepeso.

Estudio sobre hábitos dieteticos y evitación alimentaria en fibromialgia

En un estudio, publicado en la revista Endocrinología, Diabetes y Nutrición los investigadores almerienses han descrito los hábitos dietéticos y las conductas de evitación alimentaria en pacientes con fibromialgia comparándolos con los datos de población sana.

Los resultados apuntan a unas cifras superiores en el índice de masa corporal y una mayor probabilidad de sobrepeso y obesidad en el grupo con fibromialgia.

Evitar alimentos en fibromialgia más común que en en personas sanas

“La fluctuación del peso, el consumo de productos de herboristería y la realización de dietas en las que se eliminan ciertos alimentos son más frecuentes en pacientes que en la muestra sana.

Entre los productos que evitan, hemos confirmado que las personas diagnosticados ingieren menos cereales, frutas, azúcares, alcohol y refrescos”, afirma la investigadora de la Universidad de Almería Mª del Mar López, autora del artículo.

La nutrición como factor de control

Según manifiesta este trabajo, los pacientes intentan llevar una alimentación sana, eliminando productos con alto contenido en azúcares, lácteos, alcohol o cafeína en su lucha por mejorar los síntomas de la enfermedad y su calidad de vida. Los expertos intentan localizar un patrón dietético que pudiera relacionarse con el desarrollo y sintomatología de la fibromialgia y, aunque diferentes estudios han señalado la nutrición como factor relevante en el control de esta dolencia, no hay conclusiones determinantes que la asocien a un grupo de alimentos concreto.

La muestra total estuvo compuesta por 120 mujeres con edades entre los 40 y los 65 años a las que se ha evaluado su perfil sociodemográfico, sus hábitos alimentarios, la frecuencia de consumo de alimentos y las restricciones o suplementos que han incluido en su dieta. De ellas, la mitad estaba diagnosticada con la enfermedad.

En el grupo con fibromialgia, la mayoría de mujeres hacía dieta

Además, un 87% utilizaba productos de herboristería y un 26,6% consumía suplementos nutricionales, sobre todo multivitamínicos genéricos. Aún así, los resultados incluyen que las pacientes valoran de forma baja la eficacia de estos productos en relación a la mejora de la enfermedad.

Las restricciones de algunos productos en la alimentación tampoco está asociada a una mejora en la calidad de vida de las pacientes, como podría ser el caso de la sustitución de la leche por la soja.

Menos lácteos y dulces más presencia de sobrepeso y obesidad

Por otro lado, los investigadores han observado que los enfermos que presentan sobrepeso y obesidad son los que menos lácteos y dulces consumen.

El estudio, financiado por el plan propio de la Universidad de Almería y en colaboración con el Complejo Hospitalario Torrecárdenas, contribuye a profundizar en algunos elementos subjetivos que pueden rodear a esta patología como la eliminación del gluten, la fruta o los lácteos de la dieta, y permiten descartar cómo ciertas conductas nutricionales no favorecen la eliminación de los síntomas asociados a la fibromialgia.

“Es necesario descubrir nuevas dianas terapéuticas que conduzcan a un conocimiento más detallado de la enfermedad y a la disminución de sus síntomas. Quienes la sufren se enfrentan a una realidad incierta ya que, por el momento, no existen respuestas válidas y fiables”, concluye la investigadora.

Patrones de evitación y conductas alimentarias en pacientes con fibromialgia
ácido fólico en fibromialgia

El papel del ácido fólico en fibromialgia y síndrome de fatiga crónica.

El ácido fólico se suele asociar con el embarazo, ya que comúnmente se recomienda para prevenir defectos de nacimiento. Sin embargo, el ácido fólico hace mucho más que eso, e incluso recibe como tratamiento potencial para la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica.

El ácido fólico también se llama vitamina B9 o folato. Interviene en:

  • Convirtiendo comida en combustible,
  • Usando grasas y proteínas,
  • Mantener el cabello, la piel y los ojos saludables
  • Cerebro / función nerviosa,
  • Salud del hígado
  • La salud del corazón,
  • Prevención de cáncer,
  • Producción de material genético
  • Hacer que el hierro y los glóbulos rojos funcionen correctamente.

Algunos estudios sugieren que el ácido fólico puede ayudar a aliviar la depresión; sin embargo, los resultados no son concluyentes.

El ácido fólico y la vitamina B12 trabajan en estrecha colaboración en muchas de estas funciones y, por lo tanto, a menudo se recomienda que se tomen juntas.

Los bajos niveles de ácido fólico son  comunes. Sin embargo las deficiencias graves suelen ser raras.

Síntomas de la deficiencia de ácido fólico:

  • Lentitud mental,
  • Olvido,
  • Irritabilidad,
  • Anemia (bajo recuento de glóbulos rojos),
  • Problemas nerviosos en las extremidades,
  • Diarrea,
  • Pérdida de apetito,
  • Crecimiento deficiente.

Ácido fólico en fibromialgia y síndrome de fatiga crónica

Papel en el tratamiento de la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica

No existe mucha investigación sobre el ácido fólico en el tratamiento de la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica. Los estudios realizados en los años 80 y 90 produjeron resultados mixtos, pero los más recientes han sugerido que puede desempeñar un papel positivo en el tratamiento.

Un estudio de 2006 (Lundell) proporcionó evidencia de que más del 80% de las personas con síndrome de fatiga crónica, especialmente aquellos con inmunodeficiencia de células B y la infección reactivada por el virus de Epstein-Barr, vieron cómo sus síntomas mejoraban con los suplementos de ácido fólico.

Un estudio de 2015 (Regland) apoyó el uso de suplementos de ácido fólico y vitamina B12 en el síndrome de fatiga crónica, especialmente en aquellos con fibromialgia comórbida. Los investigadores concluyeron que las dosis más altas condujeron a una mejor respuesta, especialmente en aquellos con ambas condiciones.

Sin embargo, aquellos que toman regularmente analgésicos opiáceos, Cymbalta (duloxetina) o Lyrica (pregabalina) a diario informaron un efecto menor. Eso llevó a los investigadores a sospechar una interacción negativa entre los fármacos y los suplementos.

Alimentos ricos en ácido fólico

El ácido fólico está disponible en los alimentos. Las fuentes dietéticas comunes incluyen:

  • Espárragos,
  • Aguacate,
  • Hígado de res,
  • Remolacha,
  • coles de Bruselas
  • Riñón, lima, blanco y frijol mungo,
  • Leche,
  • Zumo de naranja,
  • Hortalizas de raíz
  • Salmón,
  • Espinacas y otras verduras de hojas oscuras,
  • Germen de trigo,
  • Granos integrales.
  • En los Estados Unidos, todos los productos de cereales están fortificados con ácido fólico.

Dosificación

Si elige tomar suplementos de ácido fólico, primero compruebe si ya lo está obteniendo en un complejo multivitamínico o de vitamina B.

En adultos, la cantidad diaria recomendada de ácido fólico es de 400 mcg. (Se sugieren dosis más altas para mujeres embarazadas y lactantes).

A menudo se recomienda que tome un suplemento de complejo B porque la suplementación a largo plazo con una de las vitaminas B puede provocar desequilibrios en los demás. Además, los suplementos de ácido fólico pueden enmascarar los síntomas de una deficiencia de B12 peligrosa.

Efectos secundarios

Cualquier suplemento que tome tiene el potencial de causar efectos secundarios no deseados. Los efectos secundarios del ácido fólico son raros en la cantidad diaria recomendada. Las dosis altas pueden conducir a:

  • Confusión,
  • Pérdida de apetito,
  • Náusea,
  • Convulsiones,
  • Reacciones de la piel
  • Problemas para dormir,
  • Problemas estomacales.

Los siguientes medicamentos pueden interactuar negativamente con el ácido fólico:

  • Antibióticos,
  • Dilantin (fenitoína),
  • Daraprim (pirimetamina),
  • Medicamentos de quimioterapia.

Muchos medicamentos pueden interferir con los niveles de ácido fólico o las tasas de absorción.

Esos incluyen:

  • Antiinflamatorios (NSAID) como el naproxeno y el ibuprofeno.
  • Sulfasalazina para la artritis reumatoide o enfermedad inflamatoria intestinal;
  • Bloqueadores de ácido, incluyendo antiácidos, bloqueadores H2 (cimetidina, famotidina, ranitidina) e inhibidores de la bomba de protones (lansoprazol, omeprazol, rabeprazol).

Su médico puede ayudarlo a identificar cualquier interacción potencial y determinar la dosis correcta para usted. Tampoco es una mala idea consultar con su farmacéutico acerca de las interacciones; es posible que conozca alguna interacción aparte de las de conozca su médico.

Response to vitamin B12 and folic acid in myalgic encephalomyelitis and fibromyalgia.
dieta para el dolor crónico

Descifrando como puede ayudar la dieta para el dolor crónico.
Los alimentos que usted come (y los que no debe comer) pueden determinar la capacidad de su cuerpo para combatir la inflamación dolorosa.

«Una gran parte del dolor crónico es el resultado de la inflamación crónica, y la evidencia es fuerte de como la dieta puede contribuir a un aumento de la inflamación sistémica», dice el Dr. Fred Tabung, investigador del Departamento de Nutrición de  Escuela Harvard T.H. Chan de Salud Pública. «Pero la dieta también es una de las mejores maneras de reducirla».

Inflamación

La inflamación tiene dos papeles en la salud, uno bueno y otro malo. Cuando hay una lesión o una infección, el cuerpo le indica al sistema inmunitario que envíe glóbulos blancos a las áreas afectadas para reparar la lesión o combatir la infección.

Cuando la lesión sana o la infección desaparece, la inflamación normalmente también desaparece. Sin embargo, a veces el sistema inmunológico se pone en alerta y permanece en alerta después de que la «crisis» ha desaparecido.

Con el tiempo, esto puede dañar las células y los órganos sanos y causar dolor constante en los músculos, los tejidos y las articulaciones. La inflamación crónica también puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes, ciertos cánceres e incluso la enfermedad de Alzheimer.

La dieta y el sistema inmune

¿Cómo encaja su dieta en todo esto? Es muy parecido a un efecto dominó que funciona de dos maneras, según el Dr. Tabung.

«La dieta puede ayudar a fortalecer su sistema inmunológico haciendo que se encienda y apague en los momentos apropiados», dice. «Sin embargo, una dieta inadecuada puede alterar el sistema inmunológico, por lo que actúa de forma anormal y puede contribuir a la inflamación persistente».

De hecho, algunos estudios han encontrado que el sistema inmune reacciona a una dieta no saludable de la misma manera que respondería a una infección bacteriana. No se sabe aún como una dieta saludable ayuda directamente al sistema inmune, dice el Dr. Tabung.

Deficiencias que alteran el sistema inmunnitario

Sin embargo, algunas pruebas sugieren que las deficiencias en diversos micronutrientes, como el zinc, el selenio, el hierro, el ácido fólico y las vitaminas A, B6, C y E, pueden alterar la función del sistema inmunitario.

La evidencia científica más sólida sugiere que los alimentos ricos en el grupo de antioxidantes conocidos como polifenoles ¹ pueden tener un efecto antiinflamatorio que ayuda a calmar y prevenir los brotes dolorosos.

Estos alimentos incluyen muchos de los alimentos básicos de la dieta mediterránea, como las frutas enteras (especialmente todos los tipos de bayas), las verduras de hoja verde oscura, las nueces, las legumbres y los cereales integrales.

«Muchos de estos también son ricos en micronutrientes para que su sistema inmune pueda funcionar a altos niveles», dice el Dr. Tabung.

Algunas investigaciones han sugerido que los ácidos grasos omega-3, que se encuentran en el aceite de oliva, el aceite de linaza y los pescados grasos (como el salmón, las sardinas y la caballa), también pueden ayudar a controlar la inflamación.

Tips para equilibrar una dieta para el dolor crónico

Dirigir la atención hacia la variedad

El mejor enfoque dietético para ayudar al sistema inmunológico, y por lo tanto ayudar a reducir la inflamación crónica, es eliminar los alimentos inflamatorios malos y adoptar los tipos buenos de antiinflamatorios, dice el Dr. Tabung.

Muchos de los llamados «alimentos malos» son los alimentos «basura» procesados ​​con bajo valor nutricional, incluidos los refrescos y otros alimentos que contienen azúcares simples como el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa; carne procesada; y pan blanco, pasta blanca y otros alimentos ricos en carbohidratos refinados. (Estos alimentos es deseable eliminarlos por ser nocivos para la salud en general).

En lo que respecta a los alimentos antiinflamatorios, el Dr. Tabung avisa que no debe tomar siempre los mismos, ya que se puede perder algunos de los nutrientes vitales que el sistema inmune necesita.

Hay que apostar por:

Por ejemplo, desglosa tus comidas habituales de esta manera:

La mitad del plato debe llenarse con granos integrales como pan de trigo integral, pasta integral y arroz integral, junto con proteínas saludables, como pescado, carne de ave, frijoles y nueces.

La otra mitad debería ser principalmente vegetales junto con algo de fruta.

Siempre usar aceites saludables como aceites de oliva y canola en lugar de mantequilla u otros condimentos.

A tener en cuenta que el cambio debe ser duradero para que la dieta sea eficaz y funcione.

«La dieta no es una píldora que repare de forma instantánea», dice el Dr. Tabung, «pero tiene un gran potencial para ayudar a controlar e incluso prevenir la inflamación, y puede ayudar a calmar el dolor crónico».

Alimentos ricos en polifenoles

  • Legumbres como lentejas, judías, guisantes y soja que poseen polifenoles como los flavonoides.
  • El Té posee catequinas
  • Frutas y verduras de color rojizo y morada como la remolacha y berenjena que poseen quercetina, kanferol y hesperetina como las uvas, fresas, frambuesas, granada y arándanos.
  • Tomate, cebolla, ajos y pimientos contienen quercetina y miricetina.
  • El trigo sarraceno y otros cereales integrales, así como los frutos secos y semillas contienen ligninas y lignanos, también de naturaleza polifenólica.
  • Chocolate, cacao, y aceite de oliva, también nos ofrecen polifenoles antioxidantes de diferentes tipos, entre ellos, taninos, galocatequinas y resveratrol.
Articulo por Fred Tabung Research Associate Department of Nutrition
antidepresivos naturales en alimentación

¿Se pueden encontrar antidepresivos naturales en alimentos?

La serotonina es un poderoso neurotransmisor, que se sintetiza a partir del triptófano, contenido en los alimentos. La falta de serotonina se relaciona con síntomas de depresión, ansiedad, angustia y tristeza.

Los alimentos ricos en triptófano, actúan como antidepresivos naturales, produciendo un aumento de la serotonina, sin necesidad de psicofármacos. Conoce la dieta
adecuada para estimular la producción de serotonina.

La serotonina se sintetiza a partir de un aminoácido el triptófano, que debe ser incorporado en la dieta diaria, ya que el cuerpo no lo produce. De tal modo, los alimentos ricos en triptófano funcionan como antidepresivos naturales, sin necesidad de recurrir a psicofármacos.

Estudios científicos han demostrado que el aumento de serotonina se relaciona con una sensación de bienestar, relajación, mayor autoestima y concentración. Además, la serotonina establece un equilibrio con otros neurotransmisores como la dopamina y la noradrenalina, relacionados con el miedo, la angustia, la ansiedad, la irritabilidad y los trastornos alimenticios.

Por otra parte, es necesaria para la formación de melatonina, relacionada con la regulación del sueño. También la falta de serotonina se asocia con los comportamientos compulsivos de las adicciones.

Antidepresivos naturales en alimentos

Alimentos que aumentan la serotonina

Entre los alimentos, especialmente ricos en triptófano, que por lo tanto, aumentan los niveles de serotonina, se encuentran el pavo, pollo, leche, queso, pescado, huevos, tofu, soja, semillas de ajonjolí y de calabaza, nueces, maní y mantequilla de maní. Sin embargo, para sintetizar serotonina, el cuerpo necesita además de triptófano, ácidos grasos omega 3, magnesio y zinc.

Por tal motivo, alimentos ricos en magnesio como los plátanos, las nueces, las legumbres, las verduras y el germen de trigo, también son considerados antidepresivos naturales, ya que actúan favorablemente, para el aumento de la serotonina.

Vinculos entre la alimentación y la sensación de bienestar

Los neurobiólogos han analizado los vínculos entre lo que comemos y la psicología humana, y han hallado que una combinación de hormonas determina el grado de bienestar de un individuo.  Se ha demostrado científicamente que la serotonina y las endorfinas son las sustancias clave que generan sensaciones de felicidad, bienestar y sueño reparador; y, sobre todo, que actúan como analgésicos naturales.

El cuerpo humano produce serotonina y endorfinas por sí mismo, pero la producción natural de estas sustancias se ve estimulada por ciertos nutrientes que se absorben a partir de lo que comemos, en lugar de ser generados directamente por el cuerpo.

De todo ello lo principal es la proteína triptófano, un aminoácido que es vital para la producción de serotonina.

Entre los alimentos que incluyen un alto contenido en triptófano se encuentran el queso, la carne magra, el pescado, las legumbres y las nueces.

Sin embargo, comer gran cantidad de esta selección de alimentos no basta para hacernos felices. El cerebro solo puede absorber triptófano cuando se combina con carbohidratos, que son convertidos en azúcar en el intestino.
Un nivel incrementado de azúcar en sangre estimula la producción de insulina, y la insulina a su vez hace que las neuronas del cerebro sean receptivas al triptófano, a partirdel cual el cerebro crea la serotonina, la hormona para sentirse bien.

Cuando nos sentimos frustrados, es nuestro cuerpo el que impulsa las ganas de tomar como “estimulante” una pizza rica en carbohidratos o un pastel de chocolate, para satisfacer su necesidad de despejar el torrente sanguíneo y hacer que nuestro cerebro sea receptivo a la absorción del triptófano que crea la serotonina.
En la realidad, a corto plazo, nuestro estado de ánimo lo puede determinar una comida.

A largo plazo, organizar de forma sistemática nuestra ingesta nutricional es la mejor forma de mantener constante el nivel de azúcar en sangre, mantenernos de buen humor y no ganar peso en el proceso.

La mejor forma de conseguirlo es seguir una dieta que sea lo más equilibrada posible: una mezcla variada y colorida de alimentos que contengan una amplia gama de distintos componentes.

Esto debería permitirnos evitar los picos y caídas de fluctuaciones en el nivel de azúcar en sangre, y las variaciones anímicas que causan. Y la palabra “colorida” debería tomarse muy en serio: los colores específicos de los alimentos tienen un efecto beneficioso sobre nuestra mente; así, los alimentos naranjas y rojos estimulan, los azules calman, los amarillos animan, y los verdesayudan a la concentración.

Si adoptamos una dieta equilibrada, hay algunos potenciadores naturales de la felicidad que podemos permitirnos para darle a nuestro estado de ánimo un impulso extra.

Los cuatro “alimentos felices” naturales más efectivos son el chocolate, los plátanos, la piña y el chile o el pimiento.

El placer del chocolate

Con sus cinco acciones diferentes, el chocolate es perfecto para brindar un pequeño estímulo entre las comidas. El azúcar y la manteca de cacao hacen que el cuerpo sea receptivo a absorber triptófano, aumentando así el nivel de serotonina en el cerebro. El contenido de cacao en el chocolate también proporciona estimulante cafeína.

antidepresivos naturales en alimentación

Otro ingrediente en el cóctel de felicidad del chocolate es la feniletilamina, un derivado de la fermentación de los granos de cacao, que también eleva el nivel de azúcar en sangre y tiene un efecto excitante, estimulante. Al chocolate se le considera una “droga del amor” natural, porque el organismo humano puede fabricar por sí mismo esta hormona, que libera en mayores cantidades en estados de excitación.

Otra ventaja es que la proteína de la leche en el chocolate proporciona exorfina, un analgésico natural, y teobromina, una sustancia similar a la cafeína, que potencia aún más el rendimiento y estimula la circulación.

La energía del plátano

antidepresivos naturales en alimentos

Más proclive a preservar la silueta que el chocolate, aunque no menos eficaz para la activa “gestión emocional” natural; veamos: los plátanos están llenos de nutrientes y fibras y contienen muy poca grasa en comparación con el chocolate; también son ricos en vitaminas, minerales y oligoelementos, y proporcionan al organismo un rápido aporte de energía.

Además, los plátanos son fácilmente digeribles y pueden reequilibrar los niveles de ácido en el organismo. Y el triptófano que contienen ayuda a producir serotonina, la hormona de la felicidad, que tiene un efecto calmante sobre el sistema nervioso y fomenta el pensamiento positivo y un estado de ánimo optimista.

Estimulante piña

La piña es otro estimulante del bienestar físico, y un aliado contra la frustración. Esta delicia llena de energía es rica en minerales y vitaminas y contiene compuestos activos que estimulan la producción de serotonina, generando una optimista vitalidad. Al mismo tiempo, otros componentes calman la ansiedad y alivian la agitación nerviosa.

La vitamina C que contienen las piñas también estimula la circulación y el metabolismo; la combinación de componentes activos fomenta la capacidad que tiene el cuerpo de autocuración, calma los nervios y ayuda en problemas de concentración y motivación.
Y si tomas piña por la noche, te estarás administrando una pastilla natural para dormir: por la noche, el cerebro convierte el triptófano en melatonina, la hormona del sueño.

El gran efecto del pimiento

Capsaicina es el nombre de la sustancia milagrosa que combate la frustración, la ira y la depresión. Se encuentra en el chile, y produce una ligera sensación de quemazón en la lengua.

El cerebro percibe este calor picante como si fuera dolor, y para contrarrestarlo responde liberando endorfinas que potencian las sensaciones de bienestar. Este efecto se conoce en biología como el “gran efecto del pimiento”.

Nutrientes del sistema nervioso

Ciertos componentes de los alimentos desempeñan una labor específica en el funcionamiento del cerebro y de las neuronas (células especializadas del sistema nervioso que producen y trasmiten el impulso nervioso) y el cerebro los requiere en buena cantidad, dado que alberga más del 90% de las neuronas del cuerpo.

Los hidratos de carbono, fuente de glucosa

La glucosa, molécula en la que se descomponen los hidratos de carbono, es el nutriente energético que preferentemente el cerebro utiliza, de ahí que resulte esencial mantener estable su nivel en sangre (conocido como glucemia).

Esto se consigue consumiendo con la frecuencia adecuada alimentos ricos en hidratos de carbono complejos -como pan, arroz y otros cereales, pasta, patatas y legumbres– y simples -como frutas, azúcar, miel y alimentos dulces en general-.

Se aconseja que los hidratos de carbono complejos prevalezcan sobre los simples porque permiten que la glucosa se libere paulatinamente y se mantenga estable la glucemia.

Además, la distribución de la alimentación en varias tomas, es decir, comer 4 ó 5 veces al día, a horas regulares, y no dejar pasar más de 3-4 horas entre comidas, ayudan a mantener estable la glucemia.
También conviene romper el ayuno nocturno, bien con un buen desayuno bien con un almuerzo equilibrado, y en estas ingestas no pueden faltar los hidratos de carbono.

Una hipoglucemia mantenida durante horas puede ser la causa del nerviosismo, la irritabilidad, el cansancio, la falta de concentración o los mareos, entre otros síntomas, que experimentan muchas personas durante la mañana si no se han alimentado bien.

El triptófano

La serotonina, también llamada hormona del humor, es un neurotransmisor (mensajero químico) relacionado con el sueño saludable, el estado de ánimo y el buen humor, y su concentración en el cerebro es directamente proporcional a la concentración de triptófano en el plasma y el cerebro.

Los neurotransmisores son compuestos químicos que producen excitación entre las neuronas, lo que hace que éstas se comuniquen entre sí y trasmitan los mensajes.

Diversas investigaciones han confirmado que la serotonina es muy abundante en los lugares del cerebro que dirigen el estado de ánimo y el afecto, y por tanto, los cambios en los niveles de serotonina afectan al ánimo.

Esta sustancia también actúa como el reloj interno de nuestro cuerpo, y determina nuestros ciclos de sueño y de vigilia.

El triptófano es un aminoácido esencial, es decir, un componente de las proteínas que ha de ser aportado necesariamente a través de la alimentación. A través de complejos ciclos metabólicos se transforma en serotonina; y en esta conversión participa también la vitamina B6.

Alimentos ricos en triptófano: huevos, lácteos, pescados, carnes, legumbres (soja), frutos secos, frutas (plátano, piña, aguacate).

Vitaminas del grupo B

Las vitaminas del grupo B  son las que más influyen en el buen funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso en su conjunto.

B1 o tiamina. La tiamina juega un papel fundamental en el metabolismo de los hidratos de carbono, por lo que su carencia afecta sobre todo a los tejidos que dependen mucho de este suministro energético, como el cerebro. Un consumo excesivo de alimentos dulces (azúcar, chocolate, bollería, repostería, pastelería, chucherías) puede reducir las reservas de vitaminas B1, y esta es una de las razones por la que conviene moderar el consumo de estos alimentos superfluos.

La escasez de esta vitamina produce irritabilidad nerviosa, falta de concentración y de memoria, y puede ser causa de depresión.

Abunda en: soja fresca, germen de trigo, carnes, pescados, frutos secos (nuez del Brasil, anacardo, pipas?), legumbres o cereales integrales, especialmente en la avena.

B6 o piridoxina. Interviene en diversos aspectos del metabolismo y la biosíntesis de diversos neurotransmisores -entre ellos la serotonina a partir de triptófano-, y en la formación de las vainas de mielina de las neuronas, aislamiento necesario para que las neuronas y las fibras nerviosas puedan transmitir correctamente las señales y, por tanto, las órdenes de nuestro cerebro a los músculos del cuerpo. Su aporte deficiente puede causar irritabilidad, nerviosismo, fatiga e incluso depresión.

Encontramos esta vitamina en: germen de trigo, sesos y vísceras, pescado azul, quesos curados, frutos secos, cereales integrales, legumbres, levadura de cerveza.

B12: Interviene en el buen funcionamiento del sistema nervioso, por lo que su deficiencia produce trastornos neurológicos, como neuropatía sensitiva con irritabilidad y depresión.
Los alimentos de origen animal son las fuentes dietéticas de esta vitamina, y destacan: hígado y vísceras, pescado azul (sardinas), solomillo, paté de hígado, huevos y queso.

Ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos esenciales, linoleico y linolénico, son necesarios para el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso y del cerebro por su abundancia en la membrana de las neuronas.
Un aporte adecuado de ácidos grasos esenciales se consigue consumiendo aceite de semillas, frutos secos, germen de cereales, aguacate, margarina 100% vegetal, cereales integrales, soja y aceite de hígado de bacalao, o complementos dietéticos como el aceite de onagra y el germen de trigo.

Fosfolípidos

Los fosfolípidos son una mezcla compleja de grasas, ácidos grasos esenciales, ácido fosfórico y dos vitaminas del grupo B como la colina y el inositol.

Estas sustancias forman parte de la membrana de todas las células, incluidas las neuronas, por lo que es precisa una concentración adecuada de estos compuestos en el organismo para el buen funcionamiento celular.

Abundan en: hígado, sesos, corazón y yema de huevo.

Hierro

Las células cerebrales utilizan hierro para su funcionamiento normal a cualquier edad y este mineral interviene en la función y síntesis de neurotransmisores. Por ello, la deficiencia en hierro se relaciona con menor capacidad de concentración, de atención y de memoria y menor rendimiento escolar o laboral.

Los alimentos más ricos en hierro son: almejas, berberechos y similares, levadura, morcilla,vísceras (hígado, riñón), germen de trigo, foie gras, carnes (sobre todo de caballo), pescados,legumbres, frutos secos o cereales integrales.

Los alimentos vegetales contienen hierro de menor absorción por el organismo. No obstante, combinándolos con alimentos ricos en vitamina C o en proteínas, aumenta la absorción orgánica de este mineral.

Excitantes y relajantes

Además de los alimentos que nutren y favorecen el funcionamiento normal del sistema nervioso, también hay otros que contienen sustancias excitantes que pueden acelerar su actividad provocando nerviosismo o agravando la excitación.

El estimulante por excelencia es la cafeína, un alcaloide abundante en el café, el té (teína), las bebidas de cola, el cacao y el chocolate (teobromina). El ginseng también es un potente excitante y se añade a ciertas bebidas estimulantes o se consume como complemento. Asimismo, el alcohol que contienen en mayor o menor cantidad las bebidas alcohólicas altera al sistema nervioso porque es un potente tóxico para las neuronas.

Las sustancias estimulantes excitan pero no nutren y, aunque momentáneamente pueden proporcionar cierta ayuda, su uso continuado y exagerado acaba produciendo desgaste nervioso, agotamiento y falta de adaptación al estrés.

Para combatir el exceso de nerviosismo, se debe asegurar que el tejido nervioso esté bien nutrido, incluyendo alimentos ricos en los nutrientes descritos (hidratos de carbono, triptófano, vitaminas del grupo BB, hierro y fosfolípidos).

En estos casos, además de revisar que la dieta sea equilibrada, se  aconseja incluir alimentos integrales, cereales como la avena, frutos secos, legumbres, aceite de semillas y complementos dietéticos como la levadura de cerveza, el germen de trigo o la lecitina de soja.

También se puede hacer uso (siempre consultando a una persona experta) de plantas que contienen sustancias que ralentizan la función nerviosa y proporcionan al organismo la sensación de relajación esperada.

Algunas plantas relajantes: avena, azahar, espino albar, melisa, pasiflora, valeriana, tila.

Más información sobre alimentación en fibromialgia

Fuente: Universidad de Alicante
Nutrición en fibromialgia

Nutrición en fibromialgia la importancia de una alimentación sana. Dos décadas después de que la Organización Mundial de la Salud reconociera la fibromialgia (FM) como entidad clínica en la Clasificación Internacional de Enfermedades, 1 y a pesar de actualizar los criterios diagnósticos, 2,3 su diagnóstico diferencial y tratamiento efectivo siguen siendo desafiantes y poco definidos. Reconocida como una de las enfermedades del dolor crónico más común, se estima que la FM afecta entre el 3% y el 6% de la población mundial y aproximadamente a 10 millones de personas en los Estados Unidos, afectando desproporcionadamente a más mujeres que a hombres. 4

La FM se caracteriza por dolor crónico generalizado y extrema sensibilidad,su etiología desconocida, a menudo viene acompañada de varios síntomas asociados que incluyen fatiga, trastornos del sueño, dolor de cabeza, deterioro cognitivo, rigidez matutina, depresión y trastornos gastrointestinales. 5-7

Superposición de enfermedades complica el diagnóstico

La superposición significativa con varias enfermedades, incluyendo el síndrome de fatiga crónica, la migraña, el síndrome del intestino irritable y el trastorno de la articulación temporomandibular complica el diagnóstico diferencial de Fibromialgia y su tratamiento óptimo. A pesar de estos desafíos, a la FM se le ha asignado su propio código de diagnóstico, el M79.7, que reconoce el síndrome por primera vez como un diagnóstico clínico oficial. 8

Actualmente, no hay cura para la fibromialgia.

A falta de una comprensión clara de la etiología y la fisiopatología de la FM, el tratamiento efectivo y curativo es difícil de alcanzar. El tratamiento actual de FM es multifacético en su enfoque, incorporando opciones farmacológicas y no farmacológicas.

¿En  qué se basa el tratamiento?

El primer enfoque incluye ejercicio físico, terapia cognitiva conductual e intervenciones para minimizar los desencadenantes de la FM, incluidos los trastornos del sueño como la apnea del sueño y los problemas del estado de ánimo como el estrés, la ansiedad, el trastorno de pánico y la depresión. 9-11

Se recomienda la terapia farmacológica cuando los enfoques no farmacológicos no controlan adecuadamente los síntomas de la Fibromialgia.

En los Estados Unidos, 3 medicamentos han sido aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU, para el tratamiento de la fibromialgia; 2 de estos medicamentos, duloxetina (Cymbalta) y milnacipran (Savella), alteran las sustancias químicas del cerebro (serotonina y norepinefrina) para ayudar a controlar los niveles de dolor. 9

La pregabalina (Lyrica) actúa bloqueando las células nerviosas hiperactivas implicadas en la transmisión del dolor.

Otros agentes farmacológicos se utilizan para controlar otros síntomas que se pueden presentar, como problemas de sueño y depresión.

A pesar de las diversas opciones de tratamiento farmacológico disponibles, ningún fármaco, o su combinación, ha demostrado eficacia en el tratamiento de todos los síntomas de la FM.

Los efectos adversos se asocian a muchos de los agentes farmacológicos 12, requieren una mejor comprensión de la etiología, fisiopatología y las influencias de los hábitos y elecciones personales sobre los síntomas de la FM, que pueden proporcionar una nueva dirección en el tratamiento de FM.

Entre los enfoques de tratamiento no farmacológico, la nutrición está emergiendo como una herramienta prometedora para el manejo de FM.

Nutrición en fibromialgia

Deficiencias nutricionales en fibromialgia

Se ha propuesto que las deficiencias o el desequilibrio en ciertos componentes nutricionales esenciales pueden provocar una disfunción de los mecanismos inhibidores del dolor, incluidos la fatiga y otros síntomas de FM.

De hecho, las deficiencias en ciertos aminoácidos, magnesio, selenio y vitaminas B y D se asocian con un aumento del dolor muscular, 5 y los beneficios de la dieta específica y la suplementación nutricional se han estudiado en pacientes con FM. 13

Los esfuerzos recientes han intentado mejorar la comprensión de la relación entre la FM y la nutrición;

Específicamente, la relación entre el estado metabólico y el dolor muscular y el papel de las vitaminas, los metales y los antioxidantes. 5-7

Por ejemplo, una dieta rica en antioxidantes, alimentos que pueden aumentar el nivel de óxido nítrico y vitaminas específicas que incluyen vitamina B 12 / ácido fólico y suplementos de creatina se asocian con una mejoría en los síntomas de FM. 5

También se observan deficiencias nutricionales específicas, con mayor frecuencia en individuos con FM, incluida la deficiencia de vitamina B y D, magnesio, yodo, hierro, melatonina, selenio y aminoácidos ramificados. 5,6

En contraste, los alimentos ricos en histamina y metales pesados, incluyendo mercurio, cadmio y plomo, exacerban los síntomas de la FM.

nutricion en fibromialgia

 Fuente: Dietacoherente.com

Se ha sugerido que una dieta rica en proteínas y vegetales puede tener un efecto beneficioso en la reducción del dolor muscular, posiblemente debido a concentraciones más altas de aminoácidos específicos que proporcionan energía para la función y fuerza muscular y el aumento de la ingesta de antioxidantes de las verduras. 5,6

Sin embargo, no todos los aminoácidos son beneficiosos porque los niveles elevados de homocisteína en el líquido cefalorraquídeo están asociados con el dolor musculoesquelético relacionado con la FM. 5

Un estudio en el que individuos con FM y síndrome de intestino irritable se trataron con una dieta rica en glutamato empeoró los síntomas de FM en comparación con los participantes de control que no fueron sometidos a la prueba de glutamato. 7

Los resultados sugieren que el glutamato puede jugar un papel en los síntomas de FM en algunos pacientes.

La obesidad empeora el dolor

Los estudios también han examinado los efectos del ejercicio físico, el peso corporal y la obesidad en el desarrollo o en la exacerbación de los síntomas de la FM. 5-7 Una revisión sistemática reciente encontró que las personas con FM generalmente tienen un estilo de vida sedentario, tienen un mayor índice de masa corporal y tienen más probabilidades de tener sobrepeso u obesidad.

Además, las personas obesas muestran una mayor sensibilidad al dolor, una menor calidad de vida y una mayor prevalencia de fatiga. Estos síntomas también se han relacionado con un consumo reducido de alimentos ricos en proteínas y verduras, un patrón de sueño deficiente y depresión. 5,6

El vínculo entre la nutrición y la FM puede proporcionar un enfoque viable para explicar la variación  de síntomas de la FM en cada individividuo vinculados directamente a los hábitos nutricionales personales y puede presentar un enfoque potencial para individualizar la gestión de la enfermedad.

Alcanzar una correcta nutrición ¿El fin del dolor?

Cuando se alcanzan niveles óptimos de nutrición, los niveles de dolor FM generalmente se reducen. 5

Actualmente, sin embargo, la investigación que respalda la ingesta dietética y la FM es prematura para vincular categóricamente la causa-efecto y permite la formulación de recomendaciones nutricionales específicas para la gestión de la FM.

Sin embargo, de acuerdo con la evidencia actual, existe una clara correlación entre los síntomas de FM y la dieta saludable, el ejercicio físico y el mantenimiento de un peso corporal saludable.

Entre las personas con FM, hay que proporcionar orientación para mejorar los hábitos  alimentarios, que puede incluir suplementos para lograr un estado nutricional óptimo e intervenciones para mantener un peso corporal normal, esto puede contribuir a un mejor control de los síntomas de la FM.

Escrito por la Dra. Helen Fosam

https://www.rheumatologyadvisor.com/fibromyalgia/fibromyalgia-therapeutic-possibilities-of-nutrition/article/768730/

En fibromialgia como evitar el aumento de peso es un problema para muchas mujeres que se quejan, en consulta muchos afectados piden ayuda para controlarlo.

¿Por qué se puede aumentar de peso en fibromialgia?

Suele ser muy común que una persona aumente unos 12 a 15 kilos en el primer año después del diagnóstico de fibromialgia. Varios factores están implicados en el aumento de peso, entre ellos:

Disminución del metabolismo.

Varios cambios hormonales pueden ralentizar el metabolismo en fibromialgia. Hay estudios que han mostrado deficiencias o desequilibrios hormonales (cortisol, tiroidea, serotonina, hormona de crecimiento) en fibromialgia. Probablemente también están afectadas la insulina y otras hormonas.

La Dra. Leslie J. Crofford** ha descrito anomalías hormonales en la FM y cómo interfieren con la comunicación fisiológica entre el cerebro y el cuerpo. Íntimamente vinculado con las hormonas en el sistema nervioso autonómico. Los nervios autonómicos son los nervios pequeños vitales para la coordinación de las hormonas del cuerpo, y por esto juegan un papel en la regulación y la entrega de los nutrientes a nuestras células.

-Desequilibrios endocrinos y hormonales

El efecto de montaña rusa hipoglucémica es un buen ejemplo de la combinación de desequilibrios endocrinos hormonales y de la disfunción del sistema nervioso autonómico que llevan a síntomas hipoglucémicos. Las anomalías neuroendocrinas en fibromialgia probablemente interfieren con el metabolismo corporal (disminuyéndolo), y parte del tratamiento implica el reemplazamiento o la suplementación de hormonas para ayudar a mejorar el metabolismo del cuerpo.

Un metabolismo corporal más lento significa que se diariamente queman menos calorías para que “funcione” la maquinaria corporal. Si se queman menos calorías sin que se cambie el consumo de calorias, con el tiempo habrá aumento de peso. Asimismo, las mujeres a finales de los 30 y 40 a menudo desarrollan la fibromialgia, junto con una temprana menopausia (disminución de estrógenos). Esto puede a su vez disminuir más el metabolismo e incrementar la posibilidad de aumento de peso.

Hipoglucemia [azúcar en sangre anormalmente bajo]

Como se ha mencionado antes, el aumento de la sensibilidad a la insulina resulta en que se mueva demasiada glucosa del torrente sanguíneo y se empuja adentro de los músculos. Toda esta glucosa «extra» a los músculos no tiene adonde ir porque los músculos tienen una capacidad muy limitada para almacenar glucosa.

El cuerpo está forzado a entrar en e modo de “almacenar grasa” donde convierte el extra glucosa en tejidos grasos. Al contrario del mito popular que la obesidad es un resultado de comer demasiados alimentos grasos, la obesidad suele ser resultado de comer demasiados carbohidratos. Una dieta rica en carbohidratos causa aumento de peso porque convierte la extra glula glucosa extra cosa en grasa y, si la fibromialgia causa más actividad  y sensibilidad a la glucosa, el aumento del peso puede ser aún mayor.

Otro mito es que la mayoría de personas con sobrepeso come demasiado. En realidad, la mayoría de las personas con sobrepeso no come demasiado. Puede que tengan ansias para comer carbohidratos, y estos son fácilmente convertidos en grasa. La fibromialgia facilita este proceso. Puede ayudar una dieta modificando proteínas y más baja en carbohidratos.

Medicamentos

Los efectos secundarios de los medicamentos usados para tratar la fibromialgia pueden causar un aumento de peso al disminuir el metabolismo, alterando las hormonas, causando una retención de fluidos e incrementando el apetito. Los medicamentos que más afectan esto son los antidepresivos.

Los medicamentos, como los estrógenos y la prednisona también contribuyen al aumento de peso. Si ciertas medicinas causan aumento de peso, quizás tengas que dejar de tomarlas o ajustar la dosis según las necesidades médicas de cada persona.

Disminución de la actividad debido al dolor

Las personas con FM tienen más dolor y no son tan activas porque la actividad incrementa el dolor. Por esto es difícil incrementar el gasto de energía o la quema de calorías relacionadas con el ejercicio y la actividad. Menos calorías quemadas pueden significar aumento de peso. Cualquier programa de tratamiento en la FM tiene que incluir intentos de aumentar el nivel de actividades global.

Fibromialgia como evitar el aumento de peso

La necesidad de racionar carbohidratos

Hemos hablado de algunos de los problemas básicos de la fibromialgia, especialmente de los cambios del metabolismo y de las respuestas a carbohidratos . Los problemas contribuyen a aumentar muchos de nuestros síntomas que más nos preocupan, incluyendo el dolor, la fatiga, la niebla mental, la irritabilidad, la ansiedad, los mareos, las ansias de comer carbohidratos, el síndrome de colon irritable, la intolerancia y la sensibilidad alimenticia.

• Carnes magras, pollo sin piel, pavo y pescado. Los filetes, salchichas y el tocino contienen cantidades más altas de grasas saturadas así debe tomar lo mínimo.

• Huevos. Es una buena fuente de proteínas; las claras son más sanas.

• Tofu.

• Sustitutos de carne (“carne de soya”).

• Productos lácteos. Incluyen queso, nata, mantequilla, leche desnatada, queso cottage y yogurt sin azúcar. Mejor los lácteos bajos en grasas.

• Legumbres. Esta clase incluye habas, guisantes, cacahuetes, lentejas y soya.

La dieta Americana agrava y perpetúa los problemas de la enfermedad de fibromialgia. Puede que, antes de desarrollar fibromialgia, se haya tolerado la ingesta alta en carbohidratos y baja en grasas, pero desde que se desarrolla fibromialgia, esta dieta ya no funciona  y probablemente lo empeora.

• Debido al metabolismo lento es difícil que se coma menos y notar diferencias.

• Debido al dolor es difícil que se aumente el nivel de ejercicio para quemar más calorías.

• Lo ideal es que comamos una dieta que mejore y sea eficaz para quemar calorías y proporcionar la correcta “calidad” de alimentos para aumentar el metabolismo y la capacidad para quemar calorías.

El Dr. Pellegrino tiene una lista detallada de ALIMENTOS A EVITAR, como dulces, panes y pastas, especialmente de harina blanca, arroz, especialmente blanco, patatas, aceites hidrogenados parcialmente (grasas trans), bebidas carbonadas, alcohol excepto con moderación. Otros apartados que abordan problemas de alimentación especiales, como sensibilidades alimentarias y SCI, y Abordajes Nutricionales en FM – Deficiencias, Síntomas y Estrategias de Suplementos

 

Estrategias a implementar en la dieta

1. Piensa siempre en las proteínas

Clave en la dieta es no comer ningún carbohidrato solo, aunque sean considerados carbohidratos «buenos» o «beneficiosos». Los carbohidratos “tomados solos incrementan el riesgo de hipoglucemia/hipersensibilidad a la insulina en una persona con fibromialgia, por esto siempre cuando se come, hay que incluir alimentos que incluyen algunas proteínas. Por esto:

• No debemos desayunar crepes con jarabe porque no contiene ninguna proteína. La insulina es controlada por el equilibrio de proteínas y carbohidratos cada vez que comemos.

• Si nos apetece una ensalada al mediodía, no debemos comer solamente lechuga y vegetales. También tenemos que ingerir una fuente de proteínas en nuestra ensalada, como pollo, atún, pavo, huevos, queso, etc.

• No debemos cenar con solo espaguetis. Les debemos adjuntar albóndigas (hechas de carne magra) o salchichas magras.

• Si nos apetece picar algo, que no sea solo una galleta dulce. Una pequeña bolsa de nueces de la India sería mejor es rica en proteínas.

Una vez que te acostumbres a pensar en las proteínas cada vez que vas ac omer, es más fácil respectar la dieta en fibromialgia.

2. Evitar correr

La hipoglucemia a menudo es resultado de una repentina carga de glucosa en nuestro torrente sanguíneo, después de haber ingerido alimentos ricos en carbohidratos. El Índice Glucémico de los alimentos, es el resultado de medir lo lo rápido que los carbohidratos desencadenan la subida de azúcar en la circulación sanguínea. Un IG de más de 70 es alto. Ejemplos de alimentos con un alto IG son: Rice Crispies – GI 80; muffin de maíz – GI 95; puré de patatas – GI 88.

Para evitar una subida de carbohidratos, cada vez que comes algo, procura empezar con unas porciones de proteínas. Incluso cuando estás comiendo carbohidratos buenos, si los primeros bocados son proteínas podrás minimizar el “subidón” de carbohidratos.

• Comer primero proteínas hace que se activen las enzimas que digieren proteínas y ralentiza la absorción de carbohidratos.

• Las proteínas requieren ácido hidroclórico (“hydrochloric acid”) para una buena digestión, y los carbohidratos no. Si comemos primero carbohidratos, el ácido hidroclórico quizás no se activa y las proteínas que se comen después quizás no se digieran como es debido.

Los alimentos ricos en fibras y grasas también ralentizan la absorción de carbohidratos.

3. Comer hasta la saciedad

Intenta comer al menos 3 comidas al día y 1-2 «aperitivos». Procura comer hasta que estés lleno, pero no lleno del todo. Algunas personas con fibromialgia en realidad comen mejor 5 a 6 comidas más pequeñas al día o 3 comidas más pequeñas y 2 «aperitivos» más grandes.

Los que tienen problemas con el Síndrome de Colon Irritable a veces mejoran ingiriendo porciones más pequeñas con más frecuencia.

Come lentamente y mastica bien.

4. Cumplirla los días laborales

Se recomienda seguir estrictamente la dieta de fibromialgia durante 5 días – de lunes hasta viernes – y permitr que se hagan pequeñas trampas durante el fin de semana. Es decir, la dieta es 5 días “SI” y 2 días no tan “SI.” Esto permite que las personas sigan las reglas básicas durante la semana (más proteínas, buenos carbohidratos, buenas grasas) pero también permite que comas tus alimentos favoritos durante el fin de semana…

….Esta dieta para la fibromialgia puede ayudar a disminuir los antojos de azúcar, ayudar a volver a equilibrar la química del cuerpo, especialmente el nivel de insulina y glucosa en sangre, y puede ayudar a bajar peso.

Del libro de Dr. Pellegrino Fibromyalgia: Up Close and Personal.* Dr. Pellegrino ha visitado a más de 20.000 FM pacientes en su consulta en el Ohio Rehab Center, y desde niño es el mismo fibro paciente.

Edición y traducción Fibromialgia Noticias©

Por Dr. Mark J. Pellegrino, MD - 13 Julio 2009
 * Fibromyalgia: Up Close & Personal por Dr. Mark Pellegrino, MD, fue publicado en 2005 por Anadem Publishing (www.anadem.com ) © Anadem Publishing, Inc. Y Dr. Mark Pellegrino, MD, 2005, todos los derechos reservados. Los lectores pueden comprar el libro en ProHealth.com Book Store.

** “Neuroendocrine Abnormalities in Fibromyalgia and Related Disorders,” Leslie J. Crofford, MD, American Journal of Medical Science. 1998;315:359-366. Dr. Crofford es Profesora Asociada de Medicina Interna, Reumatología en la Universidad de Tennessee Health Sciences Center.

 

Dieta sin gluten y dieta hipocalórica en fibromialgia

Un nuevo estudio recoge resultados entre dieta sin gluten y dieta hipocalórica en fibromialgia. Datos que avalan el descontento de la mayoría de médicos al adoptar una dieta sin gluten que pùede tener efectos indeseables, efectos secundarios para la salud en la deteriorada calidad de vida en los enfermos de fibromialgia.

La dieta sin gluten SIEMPRE se debe realizar con un diagnóstico de celiaquía o detectada clínicamente la sospecha de intolerancia al gluten.

Se estima que los casos de celiaquía como enfermedad rondan el 1% de la población y que la intolerancia al gluten (ambos casos totalmente diferentes) aunque es emergente tampoco justifica el comportamiento de adoptar dicha dieta eliminando el gluten sin el aval médico: Eliminar nutrientes de la dieta muy importantes para la regeneración a nivel celular puede causar a la larga graves problemas de desnutrición en la salud.

Dieta sin gluten y dieta hipocalórica en fibromialgia

Un estudio realizado en 75 pacientes afectados de fibromialgia realizaron cambios en la dieta, fué comparado los cambios en los pacientes que adoptaron una dieta libre de gluten y otra dieta hipocalórica.
Las dietas para el control de resultados fueron realizadas por el espacio de 24 semanas con el fin de obtener datos concluyentes.

Los resultados del estudio mostraron que la Dieta sin gluten y dieta hipocalórica en fibromialgia mostraron beneficios en todos los pacientes, y que el resultado de estos cambios dietéticos  no fué mejor en el grupo que adoptaron la dieta libre de gluten versus la dieta hipocalórica.¹ Las conclusiones de este estudio han visto la luz el 8 de Junio de 2017.
Estos datos vienen a corroborar la escasa información que hay sobre la intolerancia al gluten en fibromialgia los protocolos elaborados para la enfermedad siempre han aconsejado, tanto como especialistas, una alimentación variada.

Antes de eliminar el gluten a tener en cuenta:

  • los alimentos que contienen gluten son ricos en otros nutrientes como fibra, vitaminas y minerales que son necesarios
  • Los alimentos sin gluten son ricos en grasas y azúcares lo que aumenta su consumo

Una dieta equilibrada para llevar una alimentación en fibromialgia equilibrada elaborada por especialistas en Nutrición y en fibromialgia.

¹The Effects of a Gluten-free Diet Versus a Hypocaloric Diet Among Patients With Fibromyalgia Experiencing Gluten Sensitivitylike Symptoms: A Pilot, Open-Label Randomized Clinical Trial

Slim, Mahmoud PhD*; Calandre, Elena P. MD*; Garcia-Leiva, Juan M. PhD*; Rico-Villademoros, Fernando MD*; Molina-Barea, Rocio MD*; Rodriguez-Lopez, Carmen M. MD†; Morillas-Arques, Piedad MD*
 Journal of Clinical Gastroenterology: July 2017 - Volume 51 - Issue 6 - p 500–507
 doi: 10.1097/MCG.0000000000000651