artrosis


La artrosis (osteoartritis) es la enfermedad articular crónica más común.

Una articulación es donde se unen dos huesos. Los extremos de estos huesos están cubiertos con un tejido protector llamado cartílago. Con la artrosis, este cartílago se rompe, lo que hace que los huesos dentro de la articulación friccionen entre sí. Esto causa dolor, rigidez y otros síntomas.

Ocurre con mayor frecuencia en personas mayores, aunque puede ocurrir en adultos de cualquier edad. La artrosis también se llama enfermedad degenerativa de las articulaciones, artritis degenerativa y artritis por desgaste.

Causas de la artrosis

La artrosis es causada por daño articular. Este daño puede acumularse con el tiempo, por lo que la edad es una de las principales causas del daño articular que conduce a la osteoartritis. Cuanta más edad, más desgaste tiene en sus articulaciones.

Otras causas de daño articular incluyen lesiones en el pasado:

  • Lesión cartilago
  • dislocaciones de articulaciones
  • lesiones de ligamentos
  • También se incluyen las malformaciones articulares, obesidad y mala postura. Ciertos factores de riesgo, como son los antecedentes familiares y el sexo, aumentan el riesgo de artrosis.

Artrosis y cartílago


El cartílago es una sustancia dura y gomosa, flexible y más suave que el hueso. Su trabajo es proteger los extremos de los huesos dentro de la articulación y permitir que se muevan fácilmente entre sí.

Cuando el cartílago se rompe, estas superficies óseas se vuelven ásperas. Esto puede causar dolor en la articulación e irritación en los tejidos circundantes. El cartílago dañado no se puede reparar solo. Esto se debe a que el cartílago no contiene vasos sanguíneos.

Cuando el cartílago se desgasta por completo, la amortiguación que proporciona desaparece, por lo tanto el hueso sufre fricción. Esto causa un dolor intenso y otros síntomas que se asocian con la artrosis. Esta es la relación entre el cartílago, las articulaciones y la artrosis.

Síntomas de la osteoartritis

Puede ocurrir en cualquier articulación, sin embargo, las áreas del cuerpo más comunes son:

  • manos
  • yemas de los dedos
  • rodillas
  • caderas
  • columna vertebral, cuello o zona baja de la espalda

Los síntomas más comunes de la osteoartritis incluyen:

  • dolor
  • sensibilidad (malestar al presionar el área con los dedos)
  • rigidez
  • inflamación
  • A medida que la artrosis avanza, el dolor puede volverse más intenso.
  • También se puede sufrir hinchazón en la articulación y el área circundante.

Reconocer los primeros síntomas de la artrosis puede ayudar a controlar mejor la enfermedad.

Características del dolor de la artrosis

Es dolor de tipo mecánico (aparece tras el uso articular) y suele desaparecer en reposo. Es característico el dolor tras un periodo de inactividad importante.
No guarda, a veces, relación con el daño estructural articular y en procesos más avanzados el dolor es continuo y
suele aparecer en reposo e incluso de noche.

Osteoartritis severa

La OA es una condición progresiva. La primera etapa (0) representa una articulación normal. La etapa 4 representa artrosis severa. No todas las personas que tienen artrosis progresarán hasta la etapa 4. A menudo se estabiliza mucho antes de llegar a esta etapa.

Las personas con artrosis severa tienen una pérdida extensa o completa de cartílago en una o más articulaciones. La fricción de hueso con hueso asociada con esto puede causar síntomas graves como:

  • Aumento de hinchazón e inflamación. La cantidad de líquido sinovial dentro de la articulación puede aumentar. Normalmente, este fluido ayuda a reducir la fricción durante el movimiento. Sin embargo, en cantidades mayores, puede causar inflamación de las articulaciones. Los fragmentos de cartílago roto también pueden flotar dentro del líquido sinovial, aumentando el dolor y la hinchazón.
  • Aumento del dolor. Puede sentir dolor durante las actividades, pero también cuando está en reposo. Puede sentir un aumento en su nivel de dolor a medida que avanza el día o más hinchazón en las articulaciones si las ha usado mucho durante el día.
  • Disminución del rango de movimiento. Es posible que no pueda moverse también debido a la rigidez o al dolor en las articulaciones. Esto puede dificultar el disfrute de las actividades diarias que solían ser fáciles.
  • Inestabilidad articular. Sus articulaciones pueden volverse menos estables. Por ejemplo, si tiene OA grave en las rodillas, puede experimentar bloqueo (falta repentina de movimiento). También puede experimentar inestabilidad (cuando su rodilla cede), lo que puede causar caídas y lesiones.
  • Otros síntomas. A medida que una articulación continúa deteriorándose, también pueden ocurrir debilidad muscular, espolones óseos y deformidad articular.
  • El daño articular causado por la artrosis grave no es reversible, pero el tratamiento puede ayudar a reducir los síntomas.

Diagnóstico de artrosis

La artrosis es a menudo una enfermedad de desarrollo lento que puede ser difícil de diagnosticar hasta que comienza a causar síntomas dolorosos o debilitantes. La artrosis de desarrollo temprano se puede diagnosticar después de un accidente u otro incidente que causa una fractura y que requiere una radiografía.

Además de las radiografías, su médico puede usar una resonancia magnética para diagnosticar la artrosis. Esta prueba de imagen usa ondas de radio y un campo magnético para crear imágenes de huesos y tejidos blandos.

Otras pruebas de diagnóstico incluyen un análisis de sangre para descartar otras enfermedades que causenn dolor en las articulaciones, como la artritis reumatoide. También se puede utilizar un análisis de líquido articular para determinar si la gota o una infección puede ser la causa subyacente de la inflamación.

Tratamiento de la artrosis

El tratamiento de la artrosis es el control de los síntomas. El tipo de tratamiento estará determinado en gran medida por la gravedad de sus síntomas y la localización. A menudo, los cambios en el estilo de vida, los medicamentos de venta libre y los remedios caseros serán suficientes para aliviar el dolor, la rigidez y la hinchazón.

Tratamientos en el hogar y los cambios en el estilo de vida para la artrosis :

Ejercicio

La actividad física fortalece los músculos alrededor de las articulaciones y puede ayudar a aliviar la rigidez. Trate de hacer al menos 20 a 30 minutos de movimiento físico, al menos cada dos días. Hay que elegir actividades suaves y de bajo impacto, como caminar o nadar. El tai chi y el yoga también ayudan a mejorar la flexibilidad y a controlar el dolor de las articulaciones.

Los ejercicios de estiramiento suaves son muy útiles, especialmente si tiene rigidez o dolor en las rodillas, caderas o la espalda. El estiramiento ayuda a mejorar la movilidad y el rango de movimiento.

Igual que con cualquier plan de ejercicio, consulte con su médico antes de comenzar.

Perder de peso

El sobrepeso ejerce presión sobre las articulaciones y causa dolor. Eliminar el exceso de peso ayuda a reducir el dolor por esta esta presión. EL peso saludable también reduce el riesgo de otros problemas de salud, como diabetes y enfermedades cardíacas.

Sueño

El descanso los músculos puede reducir la hinchazón y la inflamación. Sea amable con usted mismo y no se exceda. Dormir lo suficiente por la noche también puede ayudar de manera más eficaz a controlar el dolor .

Terapia calor y frío

Pruebe con calor o frío para aliviar el dolor y la rigidez de los músculos. Aplique compresas frías o calientes sobre las articulaciones durante 15 a 20 minutos varias veces al día.

Estas prácticas pueden ayudar a aliviar sus síntomas y mejorar su calidad de vida.

Medicamentos para la artrosis

Hay diferentes tipos de medicamentos para la artrosis que pueden ayudar a aliviar el dolor o la inflamación. Entre ellos:

  • Analgésicos orales. Tylenol (acetaminofén) y otros analgésicos reducen el dolor pero no la hinchazón.
  • Analgésicos tópicos. Estos productos de venta libre están disponibles en forma de cremas, geles y parches. Ayudan a adormecer el área de la articulación y pueden aliviar el dolor, especialmente para el dolor leve de la artritis.
  • AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos). Los AINE como ibuprofeno y naproxeno reducen la inflamación y el dolor.
  • Cymbalta. Su médico puede recetarle el antidepresivo duloxetina fuera de etiqueta para ayudar a aliviar el dolor.
  • Corticosteroides. Estos medicamentos recetados están disponibles en forma oral. También pueden administrarse mediante inyección directamente en una articulación.
  • Su médico puede recomendarle que pruebe soluciones de venta libre como primera línea de defensa. Obtenga más información sobre las opciones de venta libre y recetadas para la osteoartritis.

Tratamientos naturales para la osteoartritis

Los tratamientos alternativos y suplementos pueden ayudar a aliviar síntomas como la inflamación y el dolor articular.

Debe hablar con su médico sobre cualquier producto herbal o suplemento. Esto ayudará a garantizar que no haya interacciones con los fármacos que esté tomando, o que reduzcan su actividad.

  • aceite de pescado
  • té verde
  • jengibre
  • glucosamina

Otras opciones de tratamiento alternativas:

  • acupuntura
  • terapia física
  • Masajes
  • Tomar baños de sal de Epsom
  • Usar compresas frías o calientes.

Alimentación en artrosis

No hay inconvenientes en comer de manera saludable, lo único que aporta son ventajas. Si tiene artrosis, la dieta y la nutrición son especialmente importantes.

En primer lugar, querrá mantener su peso en un valores normales para reducir la presión innecesaria en sus articulaciones.

También hay investigaciónes que sugiere que algunos tipos de artrosis, como la artrosis de rodilla, responden positivamente a una dieta rica en flavonoides, que son nutrientes que se encuentran en las frutas y verduras. Además, los antioxidantes que se encuentran en muchas frutas y verduras también pueden ayudar a combatir los radicales libres producidos por la inflamación. Los radicales libres son moléculas que pueden causar daño celular.

Una dieta de alta calidad puede ayudar a aliviar los síntomas de la artrosis al reducir la inflamación. Comer alimentos con alto contenido de los siguientes alimentos puede ser muy beneficioso:

  • vitamina C
  • vitamina D
  • betacaroteno
  • ácidos grasos omega-3

Artrosis en manos

La artrosis puede afectar a una o varias áreas de las manos. Estas áreas a menudo incluyen la punta de los dedos, la articulación media de cada dedo, la articulación que conecta el pulgar y la muñeca, y la misma muñeca. Las articulaciones afectadas determinan en gran medida los síntomas. Estos síntomas a menudo incluyen:

  • rigidez
  • dolor
  • inflamación
  • enrojecimiento
  • debilidad
  • problemas para mover los dedos
  • reducción del rango de movimiento
  • crepitación dedos
  • problemas para agarrar o sostener objetos

Las mujeres son más propensas a la artrosis de mano que los hombres y, por lo general, la padecen a una edad más temprana. La artrois de mano puede tener un gran impacto en la capacidad para realizar las tareas asociadas con la vida diaria. Sin embargo, los tratamientos que van desde cambios en el estilo de vida hasta cirugía pueden ayudar.

Artrosis de cadera

La artrosis de cadera puede ocurrir en una o ambas. De esta forma se diferencia de la artritis reumatoide, que suele presentarse en ambas caderas al mismo tiempo.

La artrosis de cadera es una enfermedad lenta degenerativa. Se pueden combatir sus síntomas durante muchos años mediante el uso de medicamentos, ejercicio y fisioterapia. Los apoyos, como bastones, también ayudan.

Si la enfermedad empeora, las inyecciones de esteroides, otros medicamentos o la cirugía pueden ayudar a aliviar el dolor.

Artrosis en rodillas

Al igual que la artrosis de cadera, la artrosis de rodilla puede ocurrir en una o ambas rodillas. La edad, la genética y las lesiones de rodilla pueden influir en la artrosis de rodilla.

Los deportistas que realizan un deporte con movimientos extensos y repetitivos, como correr o jugar al tenis, pueden tener un mayor riesgo de artrosis. Del mismo modo, si realiza solo un tipo de actividad física, esto puede abusar de algunos músculos e infrautilizar otros, causando debilidad e inestabilidad en la articulación de la rodilla. Variar las actividades ayuda a trabajar diferentes grupos de músculos, lo que permite fortalecer todos los músculos alrededor de la rodilla.

El tratamiento para la artrosis de rodilla depende del estadio.

Ortesis de rodilla para osteoartritis

El uso de un aparato ortopédico alrededor de la rodilla puede ser un excelente tratamiento no quirúrgico para la artrosis de rodilla. Los aparatos ortopédicos pueden reducir la hinchazón y la presión. También pueden aumentar la estabilidad de la rodilla al alejar el peso de la parte dañada de la rodilla. Esto permite una mayor movilidad.

Hay varios tipos de rodilleras. Algunos pueden ser personalizados y otros están disponibles sin receta. Su médico puede recomendarle que pruebe diferentes tipos de aparatos ortopédicos para diferentes actividades.

Artrosis cervical

La Artrosis cervical también se conoce como osteoartritis del cuello o como espondilosis cervical. Está relacionada con la edad ya que afecta a más del 85 por ciento de las personas mayores de 60 años. Ocurre tanto en hombres como en mujeres.

La columna cervical se encuentra en el cuello y contiene articulaciones facetarias. Estas articulaciones ayudan a mantener la flexibilidad de la columna, lo que permite un rango completo de movimiento. Cuando el cartílago alrededor de las articulaciones facetarias comienza a desgastarse, se produce osteoartritis cervical.

La artrosis cervical no siempre causa síntomas. Los síntomas pueden variar de leves a graves:

  • dolor en el omóplato, en el brazo o en los dedos
  • debilidad muscular
  • rigidez en el cuello
  • dolor de cabeza, principalmente en la parte posterior de la cabeza
  • hormigueo o entumecimiento en brazos o piernas
  • Ocasionalmente, pueden ocurrir síntomas más graves, como pérdida del control de la vejiga o del intestino, o pérdida del equilibrio.

Osteoartritis espinal

Si tiene dolor de espalda, es posible que tenga osteoartritis espinal. Esta condición afecta las articulaciones facetarias ubicadas en la espalda baja y glúteos. La edad y el trauma de la columna son factores potenciales en la osteoartrosis espinal. Las mujeres la padecen con más probabilidad que los hombres. Las personas con sobrepeso, o cuyos trabajos requieren ponerse en cuclillas y sentarse, también pueden tener un mayor riesgo.

Los síntomas de la Osteoartritis espinal pueden variar en gravedad. Incluyen:

  • rigidez o sensibilidad en las articulaciones de la espalda
  • debilidad, entumecimiento u hormigueo en sus brazos o piernas
  • reducción del rango de movimiento
  • Es importante prestar atención a estos síntomas. Si no se trata, la osteoartritis espinal puede empeorar y causar síntomas más graves y discapacidad.

Prevenir la osteoartritis (artrosis)

Es posible que tenga factores de riesgo de osteoartritis que no puede controlar, como la herencia, la edad y el sexo. Pero otros factores de riesgo se pueden controlar y manejarlos puede ayudar a reducir el riesgo.

Controlar los factores de riesgo:

  • Apoya tu cuerpo. Si eres atleta o deportista, asegúrate de cuidar tu cuerpo. Usa soportes y zapatos deportivos que reduzcan el impacto en sus rodillas. También alterne los deportes, de modo que todos los músculos se ejerciten, no deben trabajar siempre los mismos músculos.
  • Cuide el peso. Mantenga su masa corporal
  • Mantenga una dieta saludable. Consuma variedad de alimentos sanos, con especial atención a las verduras y frutas frescas.
  • Descanse lo suficiente. Dele a su cuerpo la oportunidad de descanso y sueño.
  • Si tiene diabetes, controlar el azúcar en sangre también puede ayudar a controlar el riesgo de artrosis.

Pronóstico de la osteoartritis

La osteoartritis (artrosis) es una enfermedad crónica que no tiene cura, pero con tratamiento, el pronóstico es positivo. No ignore los síntomas de rigidez y dolor crónico articular. Cuanto antes acuda a su médico, antes recibirá el diagnóstico, comenzar el tratamiento y mejorar la calidad de vida. A continuación, se explica por qué es posible que deba consultar a un reumatólogo.

Algunos estudios muestran cómo el fenómeno de la sensibilización central también se ha asociado a otros síndromes dolorosos como artrosis, dolor lumbar crónico no específico, el síndrome de dolor regional complejo, dolor neuropático, entre otros.

Mayo Clinic Staff. (2017). Osteoarthritis.
mayoclinic.org/diseases-conditions/osteoarthritis/home/ovc-20198248
Osteoarthritis. (2016).
niams.nih.gov/Health_Info/Osteoarthritis/default.asp
Osteoarthritis. (2017).
cdc.gov/arthritis/basics/osteoarthritis.htm
Osteoarthritis. (n.d.).
arthritis.org/about-arthritis/types/osteoarthritis/
Osteoarthritis (OA). (n.d.).
ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0001460/
Osteoarthritis of the spine. (n.d.).
spinecenter.ucla.edu/osteoarthritis-spine
Walsh DA, et al. (2017). New therapeutic targets for osteoarthritis pain. DOI:
doi.org/10.1177/2472555217716912
Arthritis of the wrist and hand. (2017).
my.clevelandclinic.org/health/articles/arthritis-of-the-hand-and-wrist
Cervical spondylosis (arthritis of the neck). (2015).
orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=a00369
Farid R, et al. (2010). Oral intake of purple passion fruit peel extract reduces pain and stiffness and improves physical function in adult patients with knee osteoarthritis. DOI:
doi.org/10.1016/j.nutres.2010.08.010
Gellhorn AC, et al. (2013). Osteoarthritis of the spine: The facet joints. DOI:
10.1038/nrrheum.2012.199
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *