biomarcador de dolor crónico en mujeres

En la búsqueda de posibles biomarcadores para el dolor crónico, los investigadores han encontrado una conexión entre los niveles de dehidroepiandrosterona sulfato (DHEA-S) en las mujeres con dolor crónico.

Investigación apunta a una hormona como posible biomarcardor de dolor crónico en mujeres

Esta relacion solo se encontró en mujeres. 

Los investigadores de la Universidad de Rochester, en Nueva York, utilizaron la cohorte Midlife de los Estados Unidos (MIDUS), específicamente usaron los datos de adultos que viven en la comunidad entre 34 y 84 años de edad (N = 1216). MIDUS es una muestra longitudinal nacional de adultos , muestreada por primera vez en 1995, que se archiva en la Universidad de Michigan, en Ann Arbor. Se recogieron y analizaron los niveles de DHEA y DHEA-S en sangre, ajustándose a diferentes datos demográficos, enfermedades, medicamentos y factores psicosociales.

¿Qué es la Deshidroepiandrosterona?

Sus niveles decrecen con los años y su descenso se relaciona con la aparición de enfermedades asociadas al envejecimiento.

La Dehidroepiandrosterona es una hormona producida en la glándula suprarrenal y es la hormona esteroidea más abundante en el organismo. Es capaz de convertirse y ser precursor de otras hormonas esteroideas, pero ahora sabemos que ejerce muchos efectos beneficiosos por si misma, existiendo receptores específicos para ella.

Deshidroepiandrosterona y sulfato de deshidroepiandrosterona

Es un análisis para medir el nivel de deshidroepiandrosterona (DHEA) y de sulfato de deshidroepiandrosterona (DHEA-S) que tiene en la sangre. También es posible que se use para revisar cómo funcionan las glándulas suprarrenales.

La DHEA es una hormona producida por las glándulas suprarrenales. Cierta cantidad de DHEA se produce en los ovarios y los testículos. La DHEA se convierte en DHEA-S en las glándulas suprarrenales y el hígado.

Tanto en los hombres como en las mujeres, las hormonas sexuales llamadas estrógeno y testosterona dependen de la DHEA. La DHEA también participa en la producción del factor 1 de crecimiento de la insulina (IGF-1, por sus siglas en inglés). El IGF-1 ayuda al crecimiento de los músculos y la sensibilidad a la insulina.

Los síntomas de niveles bajos de DHEA-S incluyen pérdida de peso inexplicable, náuseas, mareos, deshidratación y antojos de sal. 

En las mujeres, los niveles altos pueden resultar en menstruación irregular y acné, entre otros efectos, y pueden ser un signo de síndrome de ovario poliquístico.

Rui Li, Benjamin P Chapman, PhD, MPH, Shannon M Smith, PhD, Sulfato de dehidroepiandrosterona y dehidroepiandrosterona en sangre como correlatos fisiopatológicos del dolor crónico: análisis utilizando una muestra nacional de adultos de mediana edad en los Estados Unidos, 
Medicina del dolor , 2020 ;, pnaa345, 
https://doi.org/10.1093/pm/pnaa345
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *