, ,

Qué criterios para diagnosticar el síndrome de fátiga crónica?

¿Cómo se diagnostica el síndrome de fátiga crónica?

¿Cuales son los criterios para diagnosticar el síndrome de fátiga crónica?

¿Es la depresión mayor un criterio de diagnóstico?

Dr. Ferrán -responde-

“En medicina, los diagnósticos de las enfermedades se dan mediante el cumplimiento de los llamados “Criterios de Diagnóstico”. No damos diagnósticos por intuición. Esto es así, porque la medicina es una ciencia y por lo tanto necesitamos segmentar bien los grupos de enfermos para poder saber que hablamos de lo mismo aquí que en Australia, por poner un ejemplo, sino sería imposible avanzar.

Los criterios que actualmente se utilizan para el diagnóstico de sindrome de fátiga crónica, son los de Fukuda (CDC) de 1994 y están avanzando mucho los canadienses de 2003 que han demostrado ser más fiables para delimitar el sindrome de fátiga crónica /EM de otras causas de fatigabilidad anormal, sobre todo al exigir un claro impacto cognitivo.

Para dar un diagnóstico,

el paciente debe cumplir los criterios, pero además no debe tener ninguna circunstancia de exclusión. Las circunstancias de exclusión son situaciones clínicas o enfermedadesconcretas que, por la similitud de sus síntomas, podrían confundir el cuadro, en tal forma, que el diagnóstico se pudiese ver comprometido.
Independientemente de mi criterio, que no tiene mayor valor, como tampoco el de otros compañeros.

El comité que elaboró tanto los criterios CDC de 1994 como los Canadienses de 2003, decidió que la Depresión Mayor (insisto, Depresión Mayor), es un criterio de exclusión para el diagnóstico de sindrome de fátiga crónica, por lo tanto, no se pueden dar los dos diagnósticos simultáneamente con la ciencia en la mano.
Nuestras impresiones clínicas son otra cosa, pero si yo fuese el perito de la “parte contraria” tumbaría el caso en una intervención inferior a dos minutos, con tal contundencia documental que sería irrefutable.

Son contadísimos los casos de sindrome de fátiga crónica que, sin psicopatología previa, desarrollan una Depresión Mayor en el curso de la enfermedad y en estos casos, los síntomas como fiebre, adenopatías, odinofagia, trastornos inmunológicos, pérdida de peso, etc. contribuyen a precisar el tema, pero en mi opinión hay que dejar aparcado el diagnóstico de sindrome de fátiga crónica hasta que ceda el episodio de Depresión Mayor y retomar el diagnóstico si el cuadro continúa como previamente.

En la Depresión Mayor Melancólica y/o en la Recurrente, el diagnóstico de SFC es simplemente imposible si somos científicamente responsables.
Tal vez lo comprenda mejor si piensa que una persona con obesidad (como yo mismo), con una obesidad superior al 35% de la IMC, no puede tampoco ser diagnosticado de sindrome de fátiga crónica .

Quien no tenga en cuenta estas cosas no sabe de sindrome de fátiga crónica, así de simple.

Espero haber contribuído a la clarificación del tema y en todo caso vuelvo a recomendar la lectura del documento de consenso abreviado que he revisado en su traducción en castellano”

Esta aclaración está recogida del foro IFR el cual está moderado y a la vez realiza una gran labor divulgativa por el Dr. Ferrán, reumatólogo con gran capacidad investigadora y que entre otras acciones está dedicando muchos de sus esfuerzos a resolver las causas de la fibromialgia, sindrome químico Múltiple y sindrome de fátiga crónica.

Print Friendly, PDF & Email
Valora la información

Valora esta información

Comparte
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.