, , , ,

Diferencias entre Enfermedad celíaca, sensibilidad al gluten no celíaca y alergia alimentaria

Dado que últimos estudios relacionan la sensibilidad al gluten no celíaca con un posible empeoramiento o agudizacion de los sintomas en fibromialgia en este articulo se expone que es la sensibilidad al gluten no celíaca, en este articulo es importante centrarse en esta condición ya que podría ser la causante de dichos sintomas.

Redacción Fibromialgia noticias

Este artículo ha sido reseñado por Thanai Pongdee, MD, FAAAAI

La concientización sobre la enfermedad celíaca y la preocupación sobre las reacciones a los productos con gluten han contribuido a que exista un mercado de 2.600 millones de dólares para productos libres de gluten. La prevalencia de la enfermedad celíaca es de aproximadamente 1% de la población general. Otra enfermedad llamada sensibilidad al gluten no celíaca despierta cierta polémica, y puede ser incluso más común.

Diferencias entre Enfermedad celíaca, sensibilidad al gluten no celíaca y alergia alimentaria

Diferencias entre Enfermedad celíaca, sensibilidad al gluten no celíaca y alergia alimentaria

El gluten es una proteína que se encuentra principalmente en el trigo, la cebada y el centeno.

La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmunitaria

La respuesta inmunitaria se dirige contra el propio cuerpo en lugar de contra las sustancias extrañas, como los virus o las bacterias. La enfermedad celíaca solamente puede desarrollarse en quienes tienen ciertos genes llamados HLA-DQ2 o DQ8. El treinta por ciento de la población tiene dichos genes. Si no se tienen dichos genes, la enfermedad celíaca no puede desarrollarse, pero solamente un pequeño porcentaje de quienes tienen los genes desarrollan la enfermedad celíaca.

En las personas que padecen de enfermedad celíaca, el gluten produce una inflamación inmunitaria en el intestino delgado. Si no se trata, la enfermedad celíaca puede producir síntomas no intestinales como anemia, fatiga crónica, osteoporosis, trastornos en el bazo, infertilidad, trastornos neurológicos, alergia cutánea y cáncer

Es posible realizarse un análisis de sangre para determinar si hay enfermedad celíaca, pero, como con cualquier análisis, este no es 100% exacto. Si este análisis de sangre da negativo y continúa habiendo sospechas o hay antecedentes familiares de enfermedad celíaca, el gastroenterólogo podrá indicar una endoscopía. Este procedimiento se hace bajo sedación dado que se introduce una sonda por la boca hasta el intestino delgado para explorar y realizar una biopsia.

Los análisis de sangre y la endoscopía deben hacerse mientras el paciente está comiendo gluten.

Quienes tienen diagnóstico de enfermedad celíaca deben evitar de forma absoluta y definitiva toda clase de gluten en sus dietas. Se recomienda la ayuda de un dietista o nutricionista.

Hay investigaciones que indican una posible disminución de riesgo de enfermedad celíaca con el amamantamiento y continuo amamantamiento cuando se introduce gluten en la dieta del niño.

Los antecedentes de infecciones intestinales y el estado de la bacteria natural en los intestinos pueden influenciar en el desarrollo de la enfermedad celíaca.

Además, el trigo ha sido modificado para que contenga cantidades más elevadas de gluten y esto, junto con un aumento en la ingestión de trigo (panes) en los países desarrollados, puede contribuir a un aumento en la incidencia de la enfermedad celíaca.

Algunos pacientes tienen síntomas de enfermedad celíaca, pero sus análisis de sangre y sus endoscopías dan negativo o normal.

Esta enfermedad ha sido llamada sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC). Los síntomas pueden ser similares a los de la enfermedad celíaca, que incluye dolor abdominal, inflamación, gases, diarrea, confusión mental, letargo o fatiga. Los síntomas mejoran cuando se elimina el gluten de la dieta y aparecen nuevamente cuando se vuelven a introducir alimentos que contienen gluten.

La existencia de la SGNC es polémica porque no existen exámenes para determinarla.

No se cree que sea una enfermedad autoinmunitaria y no se la asocia con complicaciones de la enfermedad celíaca.

Es importante destacar que la enfermedad celíaca y la SGNC son diferentes a la alergia alimentaria.

En la alergia alimentaria,

el sistema inmunológico sobrerreacciona a un determinado alimento que causa síntomas potencialmente graves o incluso mortales. En el caso de los pacientes con alergias alimentarias, los síntomas comienzan apenas ingerido el alimento (entre unos pocos minutos y una hora aproximadamente) e incluyen ronchas, disnea, sensación de mareo o vómitos. La alergia alimentaria es una reacción inmunitaria, pero no autoinmunitaria.

Si usted cree que tiene alergia alimentaria, consulte a un alergista/inmunólogo.

Dado que las reacciones alérgicas pueden ser mortales, las personas con alergias alimentarias deben ser muy cuidadosas para evitar los desencadenantes en la comida.

Si padece de alergias alimentarias graves, asegúrese de realizar un Plan de Acción para controlar la Anafilaxia y lleve siempre consigo epinefrina autoinyectable. Utilice este medicamento en caso de producirse una reacción anafiláctica, busque atención médica y luego haga un tratamiento de seguimiento con un alergista/inmunólogo.
American Academy of Allergy Asthma & Immunology

Guardar

Print Friendly, PDF & Email
4.5/5 (4)

Valora esta información

Comparte
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.