terapias psicológicas para aliviar el sufrimiento del dolor de espalda

Como manejar el dolor crónico de espalda con la ayuda de la psicología

Quien vive con dolor crónico de espalda, sabe lo miserable y ruin que puede llegar a ser. El dolor implacable es agotador y no afecta solo al cuerpo, también a la mente y a el espíritu.

El dolor de espalda, obviamente, ocurre en el cuerpo, pero la mente y las emociones pueden llegar a jugar un papel importante en la forma en que se experimenta el dolor. El neurocirujano y especialista en columna vertebral, el Dr. Jack Stern, habló sobre la psicología del dolor de espalda en mi reciente intervención con él en podcast Think Act Be. Hizo hincapié en la distinción entre la dureza de dolor y la propia percepción del dolor.

Sensación vs. Percepción

«Se produce una sensación en tu cuerpo: te pellizco y lo sientes», explicó Stern. Pero la percepción del dolor es más complicada que la simple experiencia sensorial del pellizco u otro estímulo. «La percepción ocurre en su cerebro», continuó Stern, y, a la vez, incorpora una amplia gama de experiencias: nombramos algunas como, respuestas emocionales, recuerdos, ansiedad sobre el dolor futuro y el significado que le damos al estímulo . Por ejemplo, podemos percibir el dolor del de un pellizco físico de manera muy diferente si se vive de forma juguetona o cruel.

Miedo futuro al dolor

El miedo futuro al dolor puede llegar a tener un efecto especialmente poderoso en la realidad actual, en el presente de la percepción del dolor, según el psiquiatra Dr. Stuart Eisendrath. «Si te cuentas la historia de que va a seguir para siempre», dijo, o «durará indefinidamente, o se volverá más doloroso con el tiempo» realmente estás dibujando una historia negativa sobre lo que vas a experimentar». Esa historia puede amplificar la percepción propia del dolor, ya que se siente no solo el dolor actual sino toda la enormidad del dolor en el futuro.

Dolor, estrés y trauma

El estrés también puede jugar un papel importante en el propio dolor. «El estrés es universal, pero cada uno de nosotros exhibe el estrés en diferentes lugares del cuerpo», dijo Stern. «Vives el estrés emocional y se traduce físicamente en dolor».

Si el dolor de espalda tiende a empeorar en momentos de mucho trabajo, como las vacaciones de invierno, es probable que el estrés sea un factor importante. El peor dolor de espalda que he experimentado ocurrió durante un período especialmente estresante de mi vida cuando estaba lidiando con una enfermedad crónica, un conflicto familiar y los deberes como hacer de albacea de un pariente que había muerto.

Stern también señala que los traumas pasados ​​pueden afectar de forma significativa nuestra experiencia de dolor. Por ejemplo, ubicaciones específicas de «dolor crónico puede ser una manifestación de un abuso pasado», dijo. «Ahí es donde la terapia cognitivo-conductual [TCC] u otras modalidades de tratamiento psicológico son efectivas para reconocer ‘lo que está sucediendo’ y tal vez lidiar con el trauma original», dijo Stern, «y lidiar con el dolor resultante de ese trauma. «

Mindfulness y terapia cognitiva conductual (TCC) para el dolor de espalda

Terapia cognitiva conductual

El dolor se manifiesta de forma física, pero no es solo una experiencia física. Los pensamientos y las emociones pueden perpetuar el dolor, intensificarlo o disminuirlo. «La terapia cognitiva conductual en particular ha sido bastante efectiva para ayudar a controlar el dolor de espalda», dijo Stern, dado el enfoque explícito que trata los pensamientos y comportamientos que contribuyen en el dolor. La Sociedad de Psicología Clínica, una división de la Asociación Americana de Psicología, ha denominado a la terapia cognitiva conductual como un tratamiento basado en la evidencia para el dolor lumbar crónico.

Mindfulness

La conciencia plena o mindfulness también puede ser un recurso efectivo para disminuir el impacto en el dolor de espalda, especialmente tratando el miedo al dolor futuro. «Cuanto te preocupa» ¿podré soportarlo? «O» ¿Esto continuará para siempre? «. Estás hablando sobre el futuro», dijo Eisendrath. Al entrar en el presente, puede ayudar a dejar de lado la ansiedad anticipatoria del futuro. «No tienes que preocuparte por el futuro», dijo. Céntrate «¿Puedes soportarlo en este momento?»

«Si miras lo que está sucediendo en este momento, realmente es que lo estás soportando», continua Eisendrath. «Y eso es realmente todo lo que tienes que hacer». Esa comprensión puede cambiar drásticamente la relación con el dolor, ya que no hay una ninguna razón para esperar que no podrás soportar el dolor si lo estás soportando ahora. «Si puedes dejar de lado esas vivencias anticipatorias y solo enfocarte en el dolor que está presente en este momento», dice Eisendrath, «te libera de esa historia y reduce la resistencia al dolor».

No oponer resistencia significa menos sufrimiento

«Todavía estás cerca, todavía estás consciente y estás concentrado en ese momento presente», dice Eisendrath. Y el dolor disminuye «porque no cuentas la historia negativa del futuro.Te centras en el momento presente «.

¿Está el dolor de espalda en tu cabeza?

Entonces ¿El dolor realmente está «en tu cabeza», o por ser más precisos, en tu cerebro? Eso no significa que lo estés imaginando. El dolor de espalda es bastante real, independientemente de su origen. Incluso es posible percibir dolor en una extremidad que ha sido amputada, como en el síndrome del miembro fantasma. Si bien una extremidad inexistente no puede enviar señales de dolor, la experiencia del dolor es real y puede ser insoportable.

Stern cita una investigación donde se observa que partes del cerebro se encoge en los pacientes con dolor crónico y se regeneran cuando se resuelve el dolor.

Como recoge en su excelente libro Ending Back Pain, «La clave es recordar que incluso si su dolor es causado por su mente, no significa que no sea real ni doloroso. Simplemente significa que tienes que cambiar algo en tu mente, no solo en tu espalda «.

¿Por donde empezar?

Estas técnicas simples se encuentran entre las que Stern recomienda para controlar el estrés y abordar las dimensiones psicológicas del dolor crónico de espalda:

Mantenga contacto con amigos.

Las relaciones amorosas son estimulantes del estado de ánimo y reducen el estrés. Tenga cuidado de no aislarse incluso si la actividad física se ve interferida por el dolor. Encuentre maneras de estar con personas con cuya compañía disfrutas.
Busque el tacto, el contacto. El contacto cuidadoso con otro ser humano activa el sistema nervioso parasimpático, que apaga la respuesta al estrés de lucha o huida. El masaje puede ser útil, o incluso un abrazo cálido.

Respire con fluidez

Siéntese cómodamente en un lugar tranquilo. Cierre los ojos y respire suavemente mientras cuentas hasta tres, y exhale mientras cuentas hasta seis. A medida que inhale, sienta la fuerza en su abdomen que atrae el aire hacia sus pulmones. Sea consciente de cómo la respiración potencia la conexión con la vida y se irradia a través de tu cuerpo hasta los manos y pies. Continúe esta práctica durante tres a cinco minutos. (Adaptado del libro, The CBT Deck).

Evite pensar en el futuro.

La ansiedad producida por el dolor a menudo desencadena pensamientos e imágenes aterradoras sobre el dolor futuro, y puede parecer que estos temores se harán realidad. Cuando note que está anticipando el desastre, llámalo como es realmente: «Es una fantasía». Respira y respira lentamente, sonríe y vuelve a la realidad. (Adaptado del libro, The CBT Deck for Anxiety, Rumination, and Worry).

Cuidar la catastrofización.

Vivir continuamente preocupado por el dolor, hace que el dolor empeore cada vez más y arruine por completo su vida. Observe la historia que su mente está creando. ¿Hay alguna razón para creer que será tan malo como temes? (Adaptado de The CBT Deck).

Autor Seth Gillihan Profesor y psicólogo (acceso a curriculum)

Referencias

Gillihan, S. J. (2019). The CBT Deck. Eau Claire, WI: PESI.

Gillihan, S. J. (in press). The CBT Deck for Anxiety, Rumination, & Worry. Eau Claire, WI: PESI.

Stern, J. (2014). Ending Back Pain: 5 Powerful Steps to Diagnose, Understand, and Treat Your Ailing Back. New York: Avery.

Print Friendly, PDF & Email
4.5/5 (4)

Valora esta información

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *