, , ,

Dolor crónico por precariedad laboral 5/5 (5)

La realidad del dolor crónico por precariedad laboral otra cara de la fibromialgia.
Las largas jornadas de trabajo las posturas incorrectas que acaban en tendinitis forzadas por los movimientos repetitivos. El cansancio de jornadas de 12/14 horas sin remunerar salvo las horas que se marca en el contrato y el miedo a perder el puesto de trabajo una fuente de estrés físico. Y por tanto abocados a diagnósticos como la fibromialgia, en el que el protagonista es el dolor crónico.
Médicos que en las zonas de turismo pueden ver cómo sus consultas se convierten en un fondo de una problemática laboral. La extrema precariedad en los puestos de trabajo que producen el turismo.

Turismo fuente de dolor crónico por precariedad laboral

El turismo una fuente de riqueza nacional en España, que ahora está en auge. Y que lejos de repartir la riqueza que genera, está produciendo una generación de de bajos sueldos, de largas horas de trabajo y jugando con la salud de sus trabajadores.
Todos los convenios colectivos tienen sus propias normativas laborales de seguridad, y en el mundo de las camareras de piso de hotel parece que se ha pasado por alto.
Mujeres con dolores generalizados, que comienzan su jornada tomando medicamentos y que no tienen elección de decidir tomarlos o no. Los deben tomar si no su trabajo peligra.

Dolor crónico por precariedad laboral

Consecuencias de la precariedad laboral

Dolores crónicos generalizados, cansancio extenuante, desnutrición (probablemente a la larga, no tiene opción de parar a comer), aniedad producido por el estres físico al que se ven sometidas y por tanto consecuencias de insomnio y por último la depresión.
No tener expectativas de mejorar tu vida, luchar contra el dolor con un trabajo que tiraniza. Y aceptar que te debes de medicar para continuar y la incertidumbre de cuánto vas a aguantar, no tiene ningún callejón de salida. Irremediablemente las consecuencias van a ser una depresión por sobrevivir.
Todo a cambio de un sueldo que no recompensa.
Y mientras tanto qué hacen las mutuas de estas empresas.¿Dónde están los cursos de riesgos laborales? ¿Se conceden las bajas pertinentes? ¿Dónde están los sindicatos?

¿Realmente se están dando bajas por enfermedades profesionales como procedería?
Con la salud no se juega. Y en pleno siglo XXI muchas mujeres viven la misma esclavitud de la era de los Faraones y las pirámides.

Volvemos a Egipto, a la tierra de Faraones y pirámides.

Sólo hay que cambiar los nombres ahora son Hoteles y la riqueza se divide entre los propietarios de los hoteles que inundan el paisaje de las grandes ciudades españolas y los destinos turisticos de costa y de interior.
Una nueva pobreza que repercute en miles de trabajadoras y su salud, y que el estado pagará sus consecuencias tratando el dolor crónico la ansiedad y depresión de miles de empleados. La riqueza a base de la explotación del ciudadano y del estado.
El dolor crónico la consecuencia de la nueva pobreza del siglo 21.
Todo esto es lo que se mostró en el programa de investigación de la sexta y que se puede ver en equipo de investigación.

Preguntas abiertas ¿Cuánto dolor crónico hay por precariedad laboral?

La próxima vez que vayas a tú médico y te haga una baja por estrés y sufras de dolor crónico, tú médico está constatando lo que es vivir con dolor crónico.

Print Friendly, PDF & Email

Valora esta información

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *