dolor crónico y ejercicio

El Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica del Reino Unido (NICE) anunció recientemente un cambio en su política de tratamiento del dolor, insta a los médicos a recetar terapias físicas y psicológicas a quienes sufren de dolor crónico en lugar de analgésicos en el control del dolor crónico primario.

Definición de dolor crónico primario

“Es importante dejar muy claro que estas nuevas pautas son para el manejo del dolor crónico primario. Esto significa dolor donde ninguna enfermedad subyacente explica de forma adecuada el impacto del dolor. Esto no descarta de ninguna manera la experiencia del dolor, sino para distinguir del dolor secundario causado por enfermedades del dolor que tienen vías claras.

Dolor crónico y ejercicio por Stephanie Tibbert

Stephanie Tibbert es profesora del curso de Maestría en Psicología del Deporte y el Ejercicio en AECC University College. Reflexiona sobre el potencial de estas terapias, y como cuando se adecuan específicamente a las personas que viven con dolor crónico, es una ayuda para controlar su enfermedad:

“En el dolor crónico primario, el dolor mismo se ha convertido en la enfermedad. Uno de los problemas del dolor crónico primario es que no se comprenden los mecanismos del dolor y, debido a que las experiencias de las personas con el dolor y las diversas formas en que comunican el dolor, la comprensión del dolor de las personas es una experiencia compleja «.

¿Qué problemas causan el dolor crónico?

“El dolor crónico no solo perjudica y altera el funcionamiento físico, sino que también tiene implicaciones sociales, económicas y psicológicas.

El dolor crónico influye de forma negativa en la vida diaria, el trabajo y las relaciones del individuo, todo lo cual contribuye a una disminución de la calidad de vida.

Además, debido a que el individuo tiene que vivir con dolor durante largos períodos de tiempo, aumenta la susceptibilidad a la ansiedad, la depresión y el aislamiento social.

Con la depresión, los síntomas como el estado de ánimo deprimido, los trastornos del sueño y el interés mermado en actividades que alguna vez fueron importantes son quejas comunes el dolor primario crónico, y todo esto claramente influye en la calidad de vida».

Desventajas de los analgésicos para el dolor crónico.

“Hay toda una serie de desventajas en el dolor crónico y el uso de analgésicos. Estas incluyen cómo el paciente tolera el medicamento, ya que los efectos secundarios pueden inducir a náuseas y efectos secundarios gastrointestinales, y en el caso de medicamentos a largo plazo, puede ser una preocupación añadida la adicción.

Los efectos secundarios de algunos de estos medicamentos suelen ser desagradables, lo que conlleva a una baja adherencia a la medicación, lo que provoca un inadecuado alivio del dolor y por tanto más dolor. 

Para otra parte, aquella que los pacientes toleran la medicación, existe el riesgo de la tolerancia a la medicación y requieren medicación más fuerte para el alivio del mismo tipo de dolor. Los medicamentos más fuertes pueden producir efectos secundarios, lo que desemboca en un ciclo de alivio del dolor inadecuado o los inaceptables efectos secundarios».

Beneficio del ejercicio

“Algunos de los beneficios recogidos del ejercicio en el dolor crónico incluyen la reducción en la sensibilidad al dolor, alivio en las alteraciones del sueño y una mayor función física e independencia.

El ejercicio también reduce el riesgo de desarrollar enfermedades comórbidas como diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y osteoporosis.

NICE está de acuerdo con las conclusiones del aumento en la literatura cientifica en que el ejercicio puede tener un efecto analgésico en personas con enfermedades de dolor crónico.

Debido a que el dolor crónico es complejo, y las respuestas son variables en los estudios centrados en el ejercicio con respecto a la reducción del dolor en las poblaciones con dolor crónico. En cualquier tratamiento para el dolor crónico, debido a que la experiencia es individual, la cantidad de alivio del dolor en un tratamiento también será individual.

En la población sin dolor, el ejercicio se asocia con hipoalgesia, que es una sensibilidad disminuida al dolor. Las personas que hacen ejercicio con dolor crónico también pueden desarrollar hipoalgesia. Este argumento no tienen una aceptación universal dentro de la investigación, pero se ha informado que la hipoalgesia inducida por el ejercicio es uno de los posibles mecanismos que pueden explicar la reducción de la sensibilidad al dolor después del ejercicio «.

Alivio de los síntomas

“El ejercicio y la actividad física pueden influir en varios síntomas del dolor crónico. La alteración del sueño, por ejemplo, es un síntoma común en el dolor crónico y el sueño no reparador se asocia con una mayor sensibilidad al dolor.

Se ha informado que la realización de actividad física, en poblaciones sin dolor y con dolor crónico, es evidente la mejora de la calidad del sueño y, por tanto, se reduce la sensibilidad al dolor asociada a las interrupciones del sueño. El ciclo continúa con sueño de mejor calidad y se reduce la sensibilidad al dolor, lo que hace que las personas sean más propensas a estar más activas.

La depresión y la ansiedad son síntomas comunes reportados en el dolor crónico, ambos se asocian a una mayor sensibilidad al dolor y a una menor tolerancia del dolor.

La actividad física y el ejercicio se asocia a mejoras en el estado de ánimo y a las problemáticas que desembocan en ansiedad.

La función física (cardiovascular, la independencia de la fuerza muscular, flexibilidad necesaria para la movilidad de las articulaciones) también se puede mejorar con varias formas de ejercicio; los estudios demuestran beneficios con ejercicios en piscinas de agua caliente, tai chi, yoga, actividades cardiovasculares y de fortalecimiento muscular».

Experiencia en la clínica de dolor crónico

“Asistí a una clínica de dolor crónico en el extranjero hace varios años, brindaba ayuda mediante intervenciones psicosociales.

Descubrimos que el dolor provocaba niveles que aumentaban la tensión muscular, lo que conducía a una mayor percepción del dolor; básicamente era una espiral negativa de tensión muscular, dolor y reducción de la actividad. Cuando trabajabamos con pacientes en la reducición de la tensión muscular, ya sea mediante ejercicio, técnicas de relajación o estrategias como la terapia cognitivo-conductual, muchos pacientes experimentaron una reducción en la percepción y la sensibilidad al dolor.

La reducción de los síntomas en el dolor derivó que más pacientes se sentian capaces de probar nuevos tratamientos de los que habían tenido recelo, como la sesión de ejercicio acuático o el entrenamiento de flexibilidad.

Un factor que fue particularmente importante fue el aspecto social de la clínica del dolor. Descubrimos que trabajar con individuos a su propio ritmo en un entorno social con pacientes que vivían historias similares entre los pacientes normalizaba algunas de sus preocupaciones.

La mayor interacción social aumentaba los sentimientos de independencia y autoeficacia porque con otros similares a ellos, también estaban probando nuevas estrategias».

Facilitar el ejercicio con dolor crónico 

“En la experiencia que he acumulado con personas con dolor crónico, siempre he tenido la sensación de que las personas quieren hacer ejercicio pero el dolor los inhibe.

Algunos pacientes sufren de forma comprensible ansiedad a que el ejercicio exacerbe su dolor, lo que induce a ese ciclo negativo que da como resultado una mayor experiencia de dolor.

Cuando cualquier individuo se enfrenta a un estímulo amenazante o que induce al miedo (por ejemplo, el ejercicio), a menudo encontramos que la tolerancia al dolor disminuye y, por lo tanto, cuando un individuo con dolor crónico se siente amenazado por el ejercicio o forzado a hacer ejercicio, el individuo puede mostrar una mayor sensibilidad al dolor conduciendo a una asociación inútil entre el dolor y el ejercicio. Queremos a toda costa evitar esto.

En las sesiones de ejercicio para el dolor crónico, los profesionales con experiencia son conscientes de que el dolor crónico no sigue un camino estándar y que se suceden muchos altibajos. El paciente debe estar en el centro del tratamiento, por lo que cada sesión de ejercicio deberá ser flexible y adaptarse a la persona donde se encuentre ese día, en lugar de ceñirse a las sesiones planificadas previamente diseñadas con el único objetivo de cumplir con las pautas de actividad física.

La actividad física debe enfocarse en aliviar la ansiedad y el miedo. Tratar de desarrollar una experiencia placentera que de alguna manera mejorará la función física, y que no exacerbará el dolor”.

Las preocupaciones del tratamiento

“La relación entre el médico y el paciente debe ser de apoyo y colaboración, los médicos deben conocer lo suficientemente bien a sus pacientes como para saber cuándo deben evitar que las personas realicen demasiada actividad y saber cuándo escuchar y proporcionar actividades de reducción del dolor.

Medir y cuantificar el dolor es difícil porque el dolor se experimenta y se comunica de diversas formas, por lo que trabajar con personas con dolor crónico significa que los médicos deben comprender los mecanismos psicológicos y biológicos del proceso del dolor.

Los profesionales ahora pueden usar las nuevas pautas de NICE para desarrollar sesiones de ejercicio personalizadas e individuales, pero con un enfoque en cada paciente en cada sesión, incluyendo las preferencias de su paciente y sus objetivos de actividad física.

Existe mucha preocupación en varias áreas con respecto a las nuevas pautas de NICE de que las personas que dependen de la medicación en el tratamiento del dolor crónico se quedarán sin medicación. 

“Otra preocupación comprensible es la falta de instalaciones y el número limitado de especialistas rehabilitadores con conocimientos en dolor crónico que pueden desarrollar y ofrecer programas de ejercicios adecuados y personalizados para las personas con dolor crónico.

«Será un marco interesante de observación y ver cómo estas nuevas pautas se desarrollaran y llevaran a la práctica».

Photo by Andraz Lazic on Unsplash

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *