dolor crónico y trastorno de estrés postraumático

¿Cuál es la conexión del dolor crónico y el trastorno de estrés postraumático? Al sufrir trastorno de estrés postraumático, el médico le puede explicar que puede aumentar el riesgo de tener otros problemas de salud como depresión y enfermedades cardíacas. Pero puede sorprender saber que las personas con trastorno de estrés postraumatico tienen más probabilidades de tener problemas de dolor que las personas que no lo tienen. 1 

Dolor crónico y trastorno de estrés postraumático

Trastorno de estrés postraumático y frecuencia del dolor

Los estudios muestran que el dolor es uno de los problemas físicos más comunes que informan las personas con trastorno de estrés postraumático. 2  Estos hallazgos son ciertos y no importa qué tipo de eventos traumáticos se experimenten, por ejemplo, un accidente de automovil, agresión física o estar en combate. Las personas con trastorno de estrés postraumático también tienen más probabilidades de sufrir discapacidad relacionada con el dolor.

  • Un estudio de bomberos voluntarios con trastorno de estrés postraumático, aproximadamente el 50% tenía dolor (principalmente dolor de espalda) en comparación con sólo el 20% de los bomberos sin trastorno de estrés postraumático.
  • En otros dos estudios, del 20% al 30% de los pacientes con trastorno de estrés postraumático presentan de forma frecuente síntomas de dolor crónico.

También se puede dar la vuelta a esta situación. 

Muchos pacientes con dolor crónico también pueden llegar a sufrir trastorno de estrés postraumático. De hecho, entre el 10 y el 50 por ciento de las personas que son tratadas para el dolor crónico también padecen trastorno de estrés postraumático. Estas tasas de trastorno de estrés postraumático son más altas que las que se encuentran en la población general . 

¿Por qué ocurren juntos?

Una razón es obvia: muchos eventos traumáticos causan dolor. Los eventos traumáticos graves, como vivir un desastre natural, agresiones físicas o una guerra, pueden causar lesiones graves que acaben en dolor crónico.

Cuanto más severo sea el suceso traumático, más probable es que se produzcan lesiones graves, unido a el trastorno de estrés postraumático.

La segunda razón por la que el trastorno de estrés postraumático y el dolor se unen con tanta frecuencia no es tan obvia, pero es igualmente importante: algunos síntomas del trastorno de estrés postraumático pueden causar dolor. Por ejemplo, los síntomas de hiperactividad relacionados con el trastorno de estrés postraumático a menudo provocan tensión y dolor muscular que puede volverse crónico.

Síntomas del trastorno de estrés postraumático 

Recuerdos intrusivos

Los síntomas de los recuerdos intrusivos pueden ser:

  • Recuerdos recurrentes, involuntarios y angustiantes del hecho traumático
  • Revivir el hecho traumático como si estuviera sucediendo otra vez (reviviscencia)
  • Sueños perturbadores o pesadillas acerca del hecho traumático
  • Angustia emocional grave o reacciones físicas a las cosas que te recuerdan el suceso traumático

Evasión

Los síntomas de la evasión pueden ser:

  • Tratar de evitar pensar o hablar acerca del suceso traumático
  • Evitar lugares, actividades o personas que te recuerden el suceso traumático

Cambios negativos en el pensamiento y en los estados de ánimo

Los síntomas de los cambios en el pensamiento y en el estados de ánimo pueden ser:

  • Pensamientos negativos sobre ti mismo, otras personas, o el mundo en general
  • Desesperanza acerca del futuro
  • Problemas de memoria, incluso no recordar aspectos importantes del suceso traumático
  • Dificultad en mantener relaciones cercanas
  • Sentirte distanciado de tus familiares y de tus amigos
  • Falta de interés en las actividades que antes te gustaban
  • Dificultad para sentir emociones positivas
  • Sentirte emocionalmente insensible

Cambios en reacciones físicas y emocionales

Los síntomas de los cambios en las reacciones físicos y emocionales (también llamados síntomas de excitación) pueden ser:

  • Asombrarte o asustarte fácilmente
  • Estar siempre alerta al peligro
  • Conducta autodestructiva, como por ejemplo beber en exceso o conducir demasiado rápido
  • Trastornos del sueño
  • Dificultad en concentrarte
  • Irritabilidad, arrebatos de ira o conducta agresiva
  • Sentimientos abrumadores de culpa o vergüenza

Síntomas de hiperactividad

  • Ansiedad crónica
  • Dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido
  • Dificultad para concentrarse
  • Irritabilidad
  • Ira y arrebatos de ira
  • Ataques de pánico
  • Estar constantemente en guardia ante amenazas ( hipervigilancia ) 
  • Asustarse fácilmente (reflejo de sobresalto excesivo)

Luego está el dolor que puede ser causado por otros trastornos que ocurren comúnmente junto con el trastorno de estrés postraumático, como la depresión (común en las personas con trastorno de estrés postraumático) y puede que aumente las probabilidades de que eviten o reduzcan actividades saludables que les ayudaba a mantener la forma física. Esto da como resultado, en consecuencia, peor salud e incluso discapacidad, lo que aumenta el riesgo de desarrollar y la aparición del dolor crónico.

Tratar ambos ayuda a obtener mejores resultados

Si se sufre dolor crónico y trastorno de estrés postraumático, buscar tratamiento para ambas problemáticas de salud puede marcar la gran diferencia en la obtención de mejores resultados.

Dado que los síntomas del trastorno de estrés postraumático pueden provocar dolor, recibir tratamiento puede ayudar a prevenir o reducir los problemas de dolor. 

Si ya ha hecho aparición el dolor relacionado con el trauma y trastorno de estrés postraumático, recibir tratamiento ayuda con los dos problemas de salud:

  • El dolor fisico
  • Los síntomas perturbadores de trastorno de estrés postraumático que puede desencadenar el dolor causado por el dolor por el trauma, los recuerdos o los pensamientos intrusivos y recurrentes sobre el evento traumático

Escrito por MATTHEW T. TULL

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *