dolor de espalda inflamatorio

¿Existen diferentes dolores de espalda? ¿Es el dolor de espalda inflamatorio o mecánico?
Conocer la diferencia puede ayudar a encontrar el tratamiento adecuado para el dolor de espalda.

Cuando el dolor de espalda se identifica con dormir en un colchón diferente o a uno de pésima calidad, haberse pasado en las rutinas del gimnasio o arquear la espalda después de levantar algo pesado, todos estos factores se identifican como causas «mecánicas» de dolor de espalda.

Sin embargo, existe otro tipo de dolor de espalda, y mucho menos conocido, que se considera dolor de espalda inflamatorio y tiene diferencias con el dolor mecánico.

Este tipo de dolor de espalda, es una forma de artritis inflamatoria, el sistema inmunitario está atacando por error las articulaciones de su columna vertebral. A este dolor de espalda se conoce como espondilitis anquilosante o espondiloartritis axial.

La espondilitis anquilosante generalmente afecta los huesos en la parte inferior de la columna y donde la columna se conecta con la pelvis (conocidas como las articulaciones sacroilíacas).

También puede existir inflamación donde los ligamentos y tendones se unen al hueso, como el tendón de Aquiles en el tobillo. Los síntomas más comunes de Espondilitis axial son brotes intermitentes de dolor y rigidez en la espalda baja, caderas y glúteos.

¿Cómo verificar el de dolor de espalda inflamatorio?

¿Cómo diferenciar el dolor de espalda inflamatorio o mecánico?

Si tiene sospechas que podría tener Espondilitis axial pueden haber algunas claves basadas en el dolor de espalda y otros síntomas a los que debería prestar atención.

Si responde que sí a la mayoría de las siguientes preguntas, es probable que su dolor de espalda sea inflamatorio y no mecánico.

  • ¿Comenzó su dolor de espalda cuando era menor de 40 años?
  • ¿Su dolor de espalda lo despierta en la mitad / segunda mitad de la noche y le impide quedarse dormido?
  • ¿Se alivia el dolor de espalda si hace ejercicio o se mueve?
  • ¿Empeora su dolor de espalda cuando descansa o se sienta por largos períodos?
  • ¿Tiene la espalda rígida a primera hora de la mañana durante al menos 30 minutos?
  • ¿El dolor de espalda mejora cuando toma medicamentos AINE, como el ibuprofeno?
  • ¿El dolor de espalda ha durado, de vez en cuando, durante más de tres meses?
  • ¿Su dolor de espalda ocurre con otros síntomas que parecen no relacionados? Entre ellos ¿Están inflamación de los ojos, enfermedad inflamatoria intestinal, psoriasis o dolor en las articulaciones periféricas, como los tobillos o las rodillas?

¿Qué importancia tiene si su dolor de espalda es inflamatorio o mecánico?

Importa y mucho

Si el dolor de espalda es mecánico, la mejor manera de tratarlo es a menudo dar tiempo para que las cosas sanen o probar la fisioterapia.

Los cambios en el estilo de vida, como perder peso, dejar de fumar, mejorar la postura y hacer más ejercicio también pueden ayudar, al permitir una mejor circulación a los discos en la espalda y aliviar la presión sobre la columna vertebral.

Las inyecciones de esteroides pueden usarse para aliviar el dolor que no mejora con la fisioterapia y los cambios en el estilo de vida; La cirugía se considera un último recurso.

Sin embargo, si su dolor de espalda es inflamatorio, la inflamación continua de su sistema inmunitario continuará causándole dolor incluso cuando intente tratar su dolor de espalda con las opciones anteriores.

Los medicamentos más nuevos, como los medicamentos biológicos que reducen la actividad del sistema inmunitario, proporcionan un tratamiento más específico y efectivo para la Espondilitis axial .

Si intenta tratar el dolor de espalda inflamatorio con tratamientos que alivian el dolor de espalda mecánico, no mejorará. La espondilitis anquilosante es progresiva, por lo que podrá debilitarse más.

Con el tiempo, la espondilitis anquilosante puede hacer que las vértebras de la columna se fusionen, lo que da como resultado un daño permanente y una postura encorvada.

Cómo los síntomas de dolor de espalda inflamatorio conducen a un diagnóstico de espondilitis anquilosante

Una de las cosas más importantes que puede hacer para garantizar un diagnóstico rápido y preciso es realizar un seguimiento de sus síntomas de dolor de espalda. Diferenciar cuando el dolor empeora y cuando se consigue alivio.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no hay una sola prueba o síntoma de alerta que pueda confirmar un diagnóstico de espondilitis anquilosante.

Es un juicio clínico de su médico, basado en los aportes de un examen físico, análisis de sangre, imágenes y los síntomas de los que informe.

Los síntomas anteriores, junto con otros resultados, como pruebas de rayos X o imágenes por resonancia magnética que confirmen inflamación o daño en las articulaciones sacroilíacas o la presencia del marcador genético HLA-B27 en un análisis de sangre, hacen que sea más probable que la espondilitis anquilosante sea la responsable de su dolor de espalda.

Abstract presentado en el Encuentro Anual de la Academia de Reumatologia celebrado en Atlanta, Georgia del 8 al 13 de Noviembre 2019

Does Fibromyalgia Change the Evaluation of Spondyloarthritis Activity? A Meta-analysis of Observational Studies

Print Friendly, PDF & Email
4.86/5 (7)

Valora esta información

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *