dolor en las articulaciones

Sobrepeso y obesidad

El peso de más sobrecarga las articulaciones, aumenta la inflamación y puede llegar a provocar artritis.
Por lo tanto, las personas con sobrepeso u obesidad tienen más probabilidades de desarrollar artritis. La investigación ha demostrado que por cada kilo de más, las rodillas soportan 4 kilos de estrés.

El sobrepeso también carga las articulaciones de las caderas, la espalda y los pies. Aumenta la tensión y el desgaste de las articulaciones.

Además del estrés físico del sobrepeso que ejerce sobre las articulaciones, la grasa secreta sustancias químicas inflamatorias que también pueden causar dolor en las articulaciones y aumentar el riesgo de artritis y otras enfermedades crónicas.

Algunos tipos de células inflamatorias pueden promover el desarrollo de la osteoartritis y la artritis reumatoide, dos enfermedades que afectan directamente a las articulaciones. La osteoartritis es el tipo de artritis en el que su origen es el «desgaste».

En el que el cartílago está dañado en las articulaciones afectadas. La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunitario ataca y daña las articulaciones.

Uso del pulgar para enviar mensajes de texto

Usar el pulgar para escribir mensajes de texto, puede provocar dolor articular en sus manos.

Los mensajes de texto estresan las articulaciones de las manos, especialmente los pulgares. Enviar mensajes de texto con los pulgares los coloca en posiciones incómodas y, a menudo, hiperextendidas que irritan los tendones.

Los mensajes de texto con los pulgares ejercen una presión 12 veces mayor en las articulaciones del pulgar que en las puntas de los pulgares. Los expertos dicen que sus pulgares son responsables del 60 por ciento del funcionamiento de sus manos.

Minimizar los mensajes de texto con el pulgar o usar la función de voz ayuda a mantener las manos libres. Los mensajes de texto también pueden ser contraproducentes para los hombros y el cuello. Inclinarse para mirar su teléfono mientras envía mensajes de texto estresa su cuello y hombros. Doblar el cuello hacia adelante para que la barbilla toque el pecho ejerce una gran presión sobre el cuello.

Usar tacones altos

El uso continuado de tacones altos ejerce presión sobre los pies, las rodillas y la espalda.
Los tacones altos colocan los pies en una posición que estresa las articulaciones, tensa los músculos y puede desalinear la espalda. Usar tacones hace que los músculos de los muslos trabajen más para mantener las rodillas rectas. También obliga a realizar a las rodillas peligrosas fuerzas de torsión.

Las mujeres que usan tacones a diario pueden aumentar su riesgo de desarrollar osteoartritis y dolor en el pie. Los tacones altos, las sandalias y las zapatillas se consideran zapatos inadecuados porque proporcionan un pobre soporte a los pies. Cambie los tacones altos y otros estilos de zapatos por calzado que te ayude aa mantener a raya el dolor de pies, rodillas y espalda.

Usar zapatos sin soporte

El dolor es un efecto secundario de usar los zapatos equivocados.

El uso de calzado mal ajustado, gastado o sin apoyo es un factor de riesgo para desarrollar osteoartritis, dolor en el pie, dolor en las articulaciones y problemas en las articulaciones. El calzado deficiente incluye cualquier tipo de calzado que no soporte adecuadamente sus pies o tobillos. También incluye zapatos que colocan los pies en posiciones incómodas.

Elimine las opciones de calzado que incluyen tacones altos, zapatillas y sandalias. Si practica deportes, asegúrese de elegir el calzado adecuado para el tipo de actividad en la que está participando. Por ejemplo, las zapatillas de tenis tienen un buen soporte lateral para minimizar el riesgo de torcer el tobillo. Puedes tener demasiado de algo bueno.

Demasiada amortiguación o soporte del arco puede causar dolor porque coloca los pies en una posición incómoda y no pueden moverse de forma natural. Esto puede provocar artritis.

Crujir los nudillos

Al hacer crujir los nudillos, hacemos que la cápsula sinovial se dilate y con ella los gases de su interior que estallan y desaparecen durante unos minutos, por esta razón, no puedes hacer chascar una articulación dos veces seguidas.

Al hacerlo, es cierto que los nervios y tendones de alrededor cambian de posición y a veces se ven forzados por el efecto de presión de una mano contra la otra. Pero en ningún caso, se ha demostrado que movilizar de esta manera las articulaciones de la mano predisponga a sufrir artritis.

La necesidad de forzar la posición de una articulación para sentir alivio tras el chasquido puede deberse a que hay algún problema anterior y por el cual, es recomendable acudir a un especialista.

Los resultados de un estudio sugieren que hacer crujir los nudillos puede causar hinchazón en las manos y debilitar el agarre. La mejor manera de romper un mal hábito puede ser reemplazarlo con otro hábito más saludable. Sustituirlo por apretar una bola de estrés te llevará a fortalecer los músculos de tus manos y desarrollar una mayor fuerza de agarre.

Llevar mochilas o bolsos pesados

Aligerar peso le ayudará evitar síntomas como dolor muscular y dolor en las articulaciones.

Llevar una carga pesada en la espalda, ya sea una mochila, un bolso, puede generar mucho estrés y tensión en el cuello, los hombros y la espalda. Cuando lleva demasiado peso, afecta su equilibrio e incluso la forma en que camina. Esto se agrava si le gusta llevar el bolso en un solo lado.

El resultado es que tensiona los músculos y las articulaciones de ese lado del cuerpo y trabajan en exceso lo que lleva a experimentar mayor desgaste. Puede experimentar dolor muscular, dolor en las articulaciones y otros síntomas.

¡Aligera la carga! Evite cargar con objetos innecesarios. Lleve justo lo que necesita. Use una mochila sobre ambos hombros para distribuir el peso que lleva de manera más uniforme.

Use los músculos adecuados

Realice movimientos correctos para sus articulaciones usando los músculos grandes.

Tiene músculos grandes y pequeños en su cuerpo. Cuando confía en los músculos pequeños para hacer movimientos, ejerce una tensión innecesaria en las articulaciones. Realice actividades físicas de una manera que minimice el estrés en las articulaciones.

Doble las rodillas cuando levante algo pesado del suelo para que los músculos de los muslos, no los músculos de la espalda, hagan la mayor parte del trabajo. Use los músculos de los hombros en lugar de los músculos de los dedos para abrir una puerta pesada.

Cuando transporte algo, sosténgalo cerca de su cuerpo usando las palmas de las manos, no los dedos.

Dormir boca abajo

Dormir boca abajo puede provocar dolor de espalda y dolor de cuello.

Se ronca menos cuando duerme boca abajo en lugar de boca arriba, pero el resto de su cuerpo puede sufrir. Las personas que duermen boca abajo tienen que girar la cabeza y el cuello hacia un lado. Esto, a su vez, supone un estrés en los nervios.

También comprime la columna vertebral, lo que lleva a una incómoda alineación espinal. Es necesario dormir en una posición neutra para que la cabeza y el cuello estén en línea recta con la columna para reducir el riesgo de tensión en la espalda, el cuello y los músculos.

Evite dormir boca abajo. Cambie a dormir de lado o de espaldas. Busque almohadas especiales para los que duermen de lado. Aseguran una alineación saludable de la columna.

Siempre estirar al hacer ejercicio

El estiramiento mejora el rango de movimiento de las articulaciones

El estiramiento regular mejora la flexibilidad y alivia el dolor articular. Si no calientas o te estiras antes de entrenar, deberías comenzar. Fortalece los músculos y tendones, lubrica las articulaciones y aumenta su capacidad de obtener rangos de movimientos normales. En última instancia, los músculos fuertes apoyan la estabilidad de las articulaciones, por lo que el estiramiento es una buena manera de mantener la salud de las articulaciones. Haga calentamiento antes del ejercicio haciendo estiramientos dinámicos o activos. Esto implica realizar movimientos similares a los que se utilizan en la actividad o el deporte que realizará. El estiramiento activo aumenta el flujo sanguíneo, aumenta la temperatura muscular y prepara los músculos para la actividad.

No descuide el entrenamiento de fuerza

El entrenamiento de fuerza ayuda a minimizar el dolor en las articulaciones.

Después de los 40 años, los huesos comienzan a adelgazarse. También son más propensos a las fracturas. El entrenamiento de fuerza o entrenamiento de resistencia aumenta la densidad mineral ósea entre un 1 y un 3 por ciento aproximadamente. Hacer ejercicio con pesas estresa el hueso y desencadena el crecimiento de hueso nuevo. También reduce la tasa de pérdida ósea.

La combinación de músculos fuertes y huesos densos conduce a una mayor estabilidad articular. Esto, a su vez, hace que ayude a tener menos lesiones. Consulte con su médico antes de comenzar un programa de entrenamiento de fuerza por primera vez, especialmente si padece dolor de artritis, dolor de rodilla o dolor de espalda. Debe contar con autorización médica antes de comenzar un programa de ejercicios.

Tabaquismo

Fumar es malo para los huesos y las articulaciones.

El tabaco no es bueno y eso incluye las articulaciones. La nicotina disminuye el flujo sanguíneo a los huesos, tejidos y discos de la columna que proporcionan amortiguación entre las vértebras. La nicotina disminuye la absorción de calcio.

El consumo de tabaco también interfiere con el estrógeno en el cuerpo. Las mujeres necesitan estrógenos para mantener huesos sanos. Fumar inhibe la formación de hueso nuevo, por lo que los huesos no son tan densos en una persona que fuma. Todo esto da lugar a articulaciones que son más débiles de lo que deberían e incluye una mayor posibilidad de sufrir una fractura de cadera u otra lesión articular. Otra razón para dejar de fumar; El consumo de tabaco deprime la función del sistema inmune.

Dormir poco o sueño de mala calidad

Hacer que el sueño sea de buena calidad es una prioridad, ayuda a disminuir la inflamación y los síntomas articulares.
La gran mayoría de las personas que sufren de artritis, aproximadamente el 80 por ciento, tienen dificultades para dormir. Cuando duelen las articulaciones o se experimenta inflamación o rigidez en ellas, dificulta el sueño. Si padece problemas de sueño, en realidad pueden empeorar el dolor articular (artralgia) y los síntomas articulares.

Los investigadores han descubierto que lo contrario también es cierto.

Las dificultades del sueño desencadenan inflamación, lo que puede empeorar el dolor articular y las afecciones inflamatorias, como algunos tipos de enfermedades autoinmunes, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, espondilitis anquilosante, artritis idiopática, artritis psoriásica, osteoartritis y artritis reumatoide.

Adoptar malas posturas

La malas posturas puede desencadenar dolor en las articulaciones.

Tu madre siempre decía anda erguido. ¡Ella tenía razón! Adaptar malas posturas desalinea la columna y aumenta la tensión en los músculos y las articulaciones. También puede disminuir el rango de movimiento y flexibilidad y alterar su equilibrio. Una mala postura puede inhibir la capacidad de hacer cosas por ti mismo. También aumenta el riesgo de caídas. Los fundamentos de una buena postura son simples. Ponte de pie con los hombros hacia atrás y la cabeza bien alta. Apriete sus músculos abdominales. Si trabaja en un escritorio, asegúrese de tener una buena ergonomia (por ejemplo, una silla ajustable) que facilite una buena postura.

No ignore el dolor articular

Consulte a su médico si desarrolla dolor en las articulaciones u otros síntomas.

El dolor en las articulaciones no es un síntoma que deba ignorarse. Si tiene artritis reumatoide, osteoartritis u otro tipo de afección degenerativa de las articulaciones, esperar a ver al médico puede resultar contraproducente y causar discapacidad permanente de las articulaciones.

¿Cómo saber cuándo el dolor en las articulaciones es un signo de algo potencialmente más grave?

Consulte a su médico si las articulaciones están enrojecidas, hinchadas, rígidas, dolorosas o calientes al tacto. Si el dolor en las articulaciones u otros síntomas dificultan realizar las actividades diarias. Si tiene dolor en las articulaciones o síntomas que duran tres días o más. Si sufre varios episodios de síntomas articulares en un período de 30 días.

Para dolores y molestias menores, pregúntele a su médico si es seguro tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) de venta libre como el ibuprofeno o el naproxeno para conseguir aliviar el dolor y la rigidez en las articulaciones. Su médico puede recetar medicamentos COX-2 más fuertes u otros fármacos si necesita un tratamiento más fuerte. Es posible que los AINE no sean adecuados para aliviar el dolor si padece hemorragias o úlceras gastrointestinales.

Demasiado tiempo en el ordenador

Aliviar el dolor tomando precauciones mientras está en el ordenador.

Sentarse demasiado tiempo mientras trabaja en el dolor puede provocar dolor en el cuello, las muñecas, los codos, los hombros y la espalda. Las malas posturas son las culpables y desencadenar dolor. Trabajar demasiado tiempo sentado en una posición es un problema más. Los músculos se sobrecargan y sentarse durante largos períodos de tiempo también aumenta el estrés en los discos de la espalda.

Use medidas de apoyo para aliviar la tensión de su cuerpo. Invierta en una silla de escritorio ergonómica. Use almohadillas de gel acolchadas debajo de sus antebrazos y muñecas cuando escriba, escriba o use el mouse. Programe una alarma y levántese y muévase por al menos unos minutos cada hora. Sentarse demasiado tiempo no solo es malo para las articulaciones, es un factor de riesgo para una mayor mortalidad.

Estar en mala forma

Practique una buena técnica para reducir el riesgo de dolor en las articulaciones y otras lesiones.

Hacer deporte implica realizar los mismos movimientos una y otra vez. Si no está en forma, estresará sus articulaciones y músculos, aumentando el riesgo de posibles lesiones. El codo de tenista es un ejemplo común de una lesión por uso excesivo. Por lo tanto, si comienza un deporte o está aprendiendo a hacer un nuevo tipo de actividad física, consiga un entrenador o tome lecciones. Aprenda la técnica correcta la primera vez que inicia un nuevo deporte. De esa manera, usará la forma adecuada y minimizará el riesgo de desarrollar malos hábitos que lo podrán lastimar en el futuro.

Causas del dolor articular

Puede ser causado por muchos tipos de lesiones o afecciones. Puede estar relacionado con artritisbursitis y dolor muscular. Sin importar la causa, puede ser muy molesto. Algunos factores que pueden causar dolor articular son:

  • Enfermedades autoinmunitarias, como la artritis reumatoidea y el lupus
  • Bursitis
  • Condromalacia rotuliana
  • Osteoartritis
  • Osteomielitis (infección del hueso)
  • Artritis séptica (infección articular)
  • Infecciones causadas por un virus
  • Lesión, como una fractura
  • Tendinitis
  • Esfuerzo o sobrecarga inusual, lo que incluye distensión muscular o esguinces
  • Cristales en la articulación — gota (se presenta especialmente en el dedo gordo del pie) y artritis por depósito de cristales de dihidrato de pirofosfato de calcio (CPPD, por sus siglas en inglés) o seudogota

Los signos de inflamación en las articulaciones incluyen:

  • Enrojecimiento
  • Dolor con el movimiento
  • Inflamación
  • Temperatura elevada en el área
  • Sensibilidad
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *