, ,

Dolor miofascial. Síndrome Miofascial

Dolor miofascial y Fibromialgia

síntomas del dolor miofascial

El dolor miofascial se caracteriza por un nudo firme o banda dentro del músculo afectado. El dolor miofascial de la espalda es un dolor sordo, y contínuo del tejido conectivo (fascia) o en los músculos de la espalda baja y glúteos. Las causas pueden ser lesiones pequeñas o tensión en la espalda en ausencia de fractura o disco herniado.

Con el síndrome de dolor miofascial, la presión ejercida en los puntos sensibles de los músculos (puntos dolorosos) causa dolor en partes del cuerpo que aparentemente no están conectadas. Esto se denomina dolor diferido.
El síndrome de dolor miofascial sucede cuando un músculo se haya contraído en repetidas ocasiones. Esto puede ser a causa de movimientos repetitivos en el trabajo o por algún pasatiempo o tensión muscular relativa al estrés.

RESUMEN Dolor miofascial. Síndrome Miofascial

Para el estudio de esta entidad es necesario conocer dos conceptos básicos: tensión muscular y “trigger points”. No existe ninguna teoría totalmente aceptada en la actualidad, aunque parece que existe un componente autonómico y otro de sensibilización central. Un minucioso examen físico y una completa historia clínica son los dos elementos fundamentales para llegar al diagnóstico.

El dolor miofascial comprende un heterogéneo grupo de enfermedades que requiere un tratamiento multidisciplinar. El tratamiento de elección es la terapia física, en especial los ejercicios de estiramiento diseñados para recuperar la longitud del músculo.

dolor miofascial

sindrome miofascial

DOLOR MIOFASCIAL

INTRODUCCIÓN

El dolor miofascial es una importante fuente de alteraciones para los sujetos que la padecen. Su prevalencia es muy elevada en atención primaria, aunque es aún mayor en los centros de atención especializada, siendo muy variables las cifras que se encuentran en la literatura.

El término dolor miofascial es muy amplio, se aplica a dolor en los tejidos blandos de etiología desconocida y engloba cuadros muy variados tales como el síndrome miofascial, la cefalea tensional, ciertas alteraciones de la articulación temporomandibular, etc.

La fibromialgia forma parte para algunos autores de un concepto más amplio denominado“síndrome de fatiga crónica”, y para otros el síndrome miofascial es una forma de fibromialgia (1), lo que está claro es que la patogenia es desconocida para todos ellos.

¿Dudas?

El dolor miofascial se suele diferenciar de la fibromialgia por ser localizado.

El síndrome miofascial es un cuadro de dolor regional de origen muscular, localizado en un músculo o grupo muscular, que consta de una banda tensa, aumentada de consistencia, dolorosa, identificable por palpación y en cuyo seno se encuentra el punto gatillo (PG) y dolor referido a distancia, espontáneamente o a la presión digital.

CLÍNICA

Para comprender el origen del dolor miofascial es necesario conocer dos conceptos: tensión muscular y “trigger points” (puntos gatillo). La tensión muscular es el producto de dos factores distintos: el tono viscoelástico y la actividad contráctil. El tono viscoelástico puede ser dividido a su vez en dos partes, la rigidez viscoelástica y la rigidez elástica.

La rigidez elástica se genera en función del movimiento, mientras que la viscoelástica lo hace en función de la velocidad.

La actividad contráctil se compone de tres tipos: contractura, espasmo electrogénico (patológico) y rigidez electrogénica.

Actividad contráctil

La contractura no produce registro electromiográfico y se origina en el interior de las fibras musculares.

El espasmo electrogénico es una contracción muscular patológica involuntaria originada en las motoneuronas alfa y en la placa motora.

La rigidez electrogénica se refiere a la tensión muscular derivada de la contracción del músculo en individuos que no están relajados (2).

Fibromialgia y dolor miofascial

Algunas investigaciones indican que el síndrome de dolor miofascial puede evolucionar en fibromialgia en algunas personas.  Se cree que el cerebro de las personas que padecen fibromialgia se vuelven más sensible a las señales de dolor con el paso del tiempo. Algunos médicos creen que el síndrome de dolor miofascial puede tener un papel importante en el comienzo del proceso.

Sindrome miofascial más probable sí

  • Lesiones musculares. Una lesión muscular o tensión muscular continua pueden hacer que se desarrollen puntos dolorosos. Por ejemplo, un punto en un músculo tensionado o cerca de este puede convertirse en un punto doloroso. Los movimientos repetitivos y una mala postura también pueden aumentar el riesgo.
  • Estrés o ansiedad. Las personas que presentan estrés y ansiedad frecuentes pueden tener más probabilidades de que se desarrollen puntos dolorosos en los músculos. Una teoría sostiene que estas personas pueden tener más posibilidades de apretar sus músculos, una tensión repetida que deja a los músculos vulnerables a los puntos dolorosos.

Tratamiento dolor miofascial

Las opciones de tratamiento del síndrome de dolor miofascial son la fisioterapia y las inyecciones en el punto doloroso. Los analgésicos y las técnicas de relajación también pueden ayudar.
Entre los medicamentos que se utilizan para el síndrome de dolor miofascial se encuentran los siguientes:

Analgésicos.

Los analgésicos de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) y naproxeno sódico (Aleve) pueden ser de ayuda en algunos casos. O bien, el médico puede recetarte analgésicos más fuertes. Algunos están disponibles en forma de parches que se colocan sobre la piel.

Antidepresivos.

Existen numerosos tipos de antidepresivos que pueden ayudar a aliviar el dolor. En los casos de ciertas personas con el síndrome de dolor miofascial, la amitriptilina parece aliviar el dolor y mejorar el sueño.

Sedantes.

El clonazepam (Klonopin) ayuda a relajar los músculos afectados por el síndrome de dolor miofascial. Debe utilizarse con precaución, ya que provoca sueño y puede generar dependencia.
Terapia

El fisioterapeuta puede establecer un plan para ayudar a aliviar el dolor en función de los signos y de los síntomas que experimentes. La fisioterapia para aliviar el síndrome de dolor miofascial puede comprender:

Estiramientos.

El fisioterapeuta puede recomendarle ejercicios suaves de estiramiento para ayudar a aliviar el dolor del músculo afectado. Si sientes dolor en el punto doloroso al estirar, el fisioterapeuta puede aplicar una solución anestésica sobre la piel.

Entrenamiento postural.

Mejorar la postura puede ayudar a aliviar el dolor miofascial, especialmente, en el cuello. Ejercitar y reforzar los músculos que rodean el punto doloroso te ayudarán a evitar exigir en exceso un determinado músculo.

Masajes.

El fisioterapeuta puede masajear el músculo afectado para ayudar a reducir el dolor. El fisioterapeuta puede aplicar golpes de mano sobre el músculo o aplicar presión sobre zonas específicas del músculo para aliviar la tensión.

Calor.

Aplicar calor por medio de una almohadilla o con una ducha caliente puede ayudar a aliviar la tensión muscular y a reducir el dolor.

Ultrasonido.

Este tipo de tratamiento utiliza ondas sonoras para aumentar la circulación sanguínea y el calor moderado, lo que puede promover la curación de los músculos afectados por el síndrome de dolor miofascial.

Procedimientos con agujas

Inyectar un anestésico o un esteroide en el punto doloroso puede ayudar a aliviar el dolor. En algunos casos, el solo acto de insertar la aguja en el punto gatillo ayuda a aflojar la tensión muscular. Esta técnica, que se conoce con el nombre de «punción seca», supone insertar una aguja en distintos lugares que rodean al punto gatillo. La acupuntura también puede ser de ayuda para algunas personas con el síndrome de dolor miofascial.

El tratamiento requiere un abordaje multidimensional. Eliminar los factores perpetuadores, educar al paciente y proporcionarle un programa de ejercicios domiciliarios. La fisioterapia, la farmacoterapia y diversos tratamientos conductuales se emplean de forma individualizada. En los casos refractarios, la infiltración de los PG (punción seca, anestésicos locales, corticoides o toxina botulínica), realizada por un médico experimentado, es eficaz.

Acceso a el documento informacion miofascial y fibromialgia pdf 
 M. Ruiz1, V. Nadador2, J. Fernández-Alcantud3, J. Hernández-Salván1, I. Riquelme3, G. Benito4

1 F.E.A. Anestesiología, Reanimación y Terapia del Dolor
  2 D.U.E. Terapia del Dolor
  3 M.I.R. Anestesiología, Reanimación y Terapia del Dolor
  4 Psicólogo Terapia de Unidad de Dolor,
 Unidad de Dolor, Hospital Universitario Príncipe de Asturias
 Alcalá de Henares-Madrid

Más síntomas fibromialgia

Guardar

Print Friendly, PDF & Email
4.36/5 (22)

Valora esta información

Comparte
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.