dolor de muñeca

Dolor de muñeca

Hay muchas causas de dolor de muñeca. A menudo, en el hogar y con autocuidados se puede aliviar el dolor.

¿Cuáles son las causas más comunes de dolor de muñeca?

El dolor de muñeca a menudo es causado por hematomas o lesiones en la muñeca. Los síntomas también pueden dar una pista de la causa del dolor de muñeca, entre ellos:

Esguince en la muñeca

Dolor, hinchazón y hematomas, dificultad para mover la muñeca o agarrar algo.

Tendinitis (De Quervain) o artritis

Dolor, hinchazón y rigidez en la base del dedo que dura mucho tiempo, puede resultar difícil mover los dedos y el pulgar, puede tener un bulto

Síndrome del túnel carpiano

Dolor sordo que empeora por la noche, entumecimiento o hormigueo, dificultad para agarrar o sentir debilidad en el pulgar.

Ganglio

Bulto liso cerca de una articulación o tendón, puede causar dolor.

Dedo roto

Dolor repentino y agudo, hinchazón, oir un chasquido durante la lesión.

Esguince de muñeca

  • Hinchazón.
  • Dolor, especialmente cuando se mueve la muñeca.
  • Ardor y mucha sensibilidad.
  • Moretones.
  • Una sensación de calor en el sitio de la lesión.
  • Una sensación de desgarro o estallido al mover la muñeca.

¿Cómo puede aliviar usted mismo el dolor de muñeca?

Si ve a un médico de cabecera por dolor en la muñeca, generalmente sugiere estas medidas:

¿Qué hacer

  • descansar la muñeca cuando se pueda
  • colocar una bolsa de hielo (o una bolsa de guisantes congelados) en una toalla y colocarla en la muñeca alrededor de 20 minutos cada 2 a 3 horas
  • tomar paracetamol para aliviar el dolor
  • Es necesario quitarse las joyas si está la mano hinchada.
  • Detener o reducir las actividades que están causando el dolor, por ejemplo, escribir, usar herramientas vibratorias para trabajar o tocar un instrumento.
  • Usar una férula para sostener la muñeca y aliviar el dolor, especialmente por la noche; se puede obtener en la mayoría de las farmacias y supermercados.
  • Usar dispositivos o herramientas para facilitar las tareas difíciles o dolorosas, por ejemplo, para abrir frascos o picar verduras.
  • Conseguir una almohadilla suave para sostener su muñeca cuando escriba

¿Qué no hacer?

  • no usar ibuprofeno en las primeras 48 horas después de una lesión
  • no usar compresas calientes ni tomar baños calientes durante los primeros 2 a 3 días después de una lesión
  • no levantar objetos pesados ​​ni agarrar nada con demasiada fuerza

Puede preguntar a un farmacéutico sobre:

  • el analgésico más adecuado para tomar
  • la mejor férula para sostener la muñeca y aliviar el dolor: hay férulas de goma flexibles disponibles.
  • tratamientos para problemas comunes de la piel
  • si necesita ver a un médico de cabecera

¿Cuándo consultar al médico de cabecera?

  • el dolor es intenso o impide realizar las actividades normales
  • el dolor empeora o sigue reapareciendo
  • el dolor no ha mejorado después de tratarlo en casa durante 2 semanas
  • tiene hormigueo o pérdida de sensibilidad en la mano o muñeca
  • tiene diabetes: los problemas en las manos pueden ser más graves si tiene diabetes

¿Cuándo acudir a urgencias?

  • El dolor es severo
  • Aparece debilidad o mareos
  • escuchar un chasquido en el momento de la lesión
  • no puede mover la muñeca o sostener cosas
  • tiene una muñeca que ha cambiado de forma o color.

diabetes y tendones

¿Cómo puede provocar daños en los tendones la diabetes?

¿Diabetes y tendones que relación existe? Tener diabetes y sufrir dolor al moverse puede sugerir tener un problema con los tendones. Los tendones son bandas en forma de cordón que conectan los músculos con los huesos. Los niveles altos de azúcar en sangre que se sufren con diabetes pueden ser el desencadenante del dolor que causan en los tendones.

Los tendones estan distribuidos por todo el cuerpo, incluyendo los hombros, brazos, muñecas, caderas, rodillas y los tobillos. Transfieren la fuerza de músculos a los huesos dotandolos de movimiento. No tener bajo control la diabetes puede favorecer el engrosamiento de los tendones y ser más propensos a romperse.

¿Cómo daña la diabetes los tendones?

El daño de los tendones en la diabetes tipo 1 y tipo 2 lo causan las sustancias llamadas productos finales de glicación avanzada (AGE). Se forman cuando las proteínas o grasas se mezclan con el azúcar en el torrente sanguíneo.

Normalmente, su cuerpo produce AGE a un ritmo lento y constante. Pero cuando tiene diabetes, aumenta la velocidad del exceso de azúcar en la sangre , lo que afecta a los tendones.

Los tendones están hechos de una proteína llamada colágeno. Los AGE forman un vínculo con él que puede cambiar la estructura de los tendones y afectar a su funcionamiento. Por ejemplo, podrían volverse más gruesos de lo normal y es posible que no puedan soportar tanto peso como solían hacerlo. Como resultado, aumentan las probabilidades de sufrir un desgarro en uno de los tendones.

Problemas musculoesqueléticos: Diabetes y tendones

Algunos problemas de los tendones que puede causar no tener controlada la diabetes;

Hombro congelado : rigidez y dolor que ocurre cuando se engrosa la cápsula que rodea a los tendones y ligamentos de la articulación .

Desgarros del manguito rotador : daño a los tendones y músculos que rodean la articulación del hombro, incluido el músculo supraespinoso.

Dedo en gatillo: su dedo se atasca en una posición doblada y se endereza con un chasquido, como el sonido de un gatillo al apretar.

Síndrome del túnel carpiano : siente entumecimiento, hormigueo y debilidad en la muñeca debido a la presión sobre el nervio que la atraviesa.

Contractura de Dupuytren : engrosamiento del tejido debajo de la piel de la mano que hace que los dedos se doblen hacia la palma.

El daño de los tendones produce dolor y puede afectar al movimiento de la articualción..Incluso si se somete a una cirugía para reparar el daño, el tendón puede romperse nuevamente. Los estudios muestran que más de un tercio de las personas con diabetes que se someten a una cirugía para reparar un desgarro del manguito rotador pueden volver a tener el problema.

¿Cómo puede afectar mi diabetes a los tendones?

El ejercicio es importante para ayudar a mantener la diabetes bajo control, pero es posible que resulte más difícil realizar ejercicio cuando los tendones están cuando sus tendones están con dolor y rígidos.

El daño al tendón de Aquiles en la parte posterior del talón puede limitar la cantidad de movimiento que puede realizar el tobillo. Este movimiento limitado obliga a ejercer presión adicional en la mitad del pie con cada paso, lo que aumenta el riesgo de úlceras en el pie.

Hable con su médico sobre las formas de asegurarse de que sus niveles de azúcar en sangre se mantengan bajos mientras se recupera de los problemas de los tendones.

¿Cómo puedo prevenir y tratar el daño de los tendones?

La mejor manera de evitar problemas en los tendones es controlar la diabetes. Reduzca el nivel de azúcar en sangre con ayuda de una dieta, ejercicio y medicamentos. Si se sufre sobrepeso, es necesario perder algunos kilos. Mejorará la salud en general y aliviará la presión de sus tendones al mismo tiempo.

Si ya existe daño en el tendón, pregunte a su médico acerca de posibles tratamientos como:

  • Analgésicos como aspirina o ibuprofeno
  • Relajantes musculares
  • Fisioterapia y ejercicio
  • Calor o hielo
  • Una férula para mantener estable la articulación mientras se curan los tendones

El médico para aliviar el dolor en el tendón puede sugerir una inyección de esteroides en la articulación. Los esteroides pueden causar un aumento a corto plazo de los niveles de azúcar en sangre. Pregunte a su médico si los beneficios de este tratamiento supera los riesgos.

Complicaciones musculoesqueléticas de la diabetes mellitus
síndrome piriforme

El síndrome piriforme es un trastorno neuromuscular poco común. Se produce cuando el músculo piriforme comprime el nervio ciático.  El músculo piriforme es un músculo plano en forma de banda ubicado en las nalgas cerca de la parte superior de la articulación de la cadera. Este músculo es clave en el movimiento de la parte inferior del cuerpo porque estabiliza la articulación de la cadera además de levantar y rotar el muslo alejándolo del cuerpo. Esto permite caminar, cambiar el peso de un pie a otro manteniendo el equilibrio. Su uso en deportes que impliquen levantar y rotar los músculos es crucial.También se utiliza en deportes que implican levantar y rotar los muslos, en resumen, este músculo (piriforme) está implicado en todos los movimientos de las caderas y piernas.

El nervio ciático es un nervio grueso y largo del cuerpo. Pasa a lo largo o atraviesa el músculo piriforme, baja por la parte posterior de la pierna y finalmente se ramifica en nervios más pequeños que terminan en los pies. La compresión nerviosa puede estar producida por un espasmo del músculo piriforme.

Signos y síntomas del síndrome piriforme

Los primeros síntomas del síndrome piriforme suelen sel el dolor, hormigueo o entumecimiento en las nalgas. El dolor puede ser intenso y extenderse a lo largo del nervio ciático (llamado ciática). 

La causa del dolor reside en que el músculo piriforme comprime el nervio ciático. Los detonantes más comúnes suelen ser estar sentado en el asiento del automóvil o correr. Otros desencadenantes comunes suelen ser subir escaleras, al aplicar una presión firme directamente sobre el músculo piriforme o al estar sentado durante largos períodos de tiempo. Hay que diferenciar que la mayoría de los casos de ciática no se deben al síndrome piriforme.

Diferencias ciática y síndrome pirifome (síndrome piramidal)

En el caso del síndrome piramidal, la intensidad del dolor se concentra en el glúteo y de ahí se irradia a las zonas más cercanas. Sin embargo en la ciática, el dolor se inicia en la espalda y se irradia hacia el glúteo y la parte trasera de la pierna. Incluso puede llegar hasta el pie.

Diagnóstico del síndrome piriforme

No existen pruebas definitiva para el síndrome piriforme. 

En muchos casos, hay antecedentes de traumatismo en la zona, o actividades repetitivas y vigorosas, entre ellas estar sentado durante mucho tiempo o correr largas distancias. El diagnóstico del síndrome piriforme (síndrome del piramidal) se realiza mediante el interrogatorio al paciente sobre los síntomas y mediante el examen físico con el uso de una variedad de movimientos que provoquen dolor en el músculo piriforme. En algunas ocasiones, en el examen físico se puede encontrar el músculo piriforme contraído o sensible.

Debido a que los síntomas pueden ser similares a otras puede ser posible que se necesiten pruebas radiológicas con el fin de descartar otras causas de compresión del nervio ciático, como una hernia de disco.

Tratamiento del síndrome piriforme

Si el dolor es causado por ciertas actividades o estar sentado, se deben evitar las posiciones que le provoquen dolor. Para aliviar los síntomas se puede recurrir a reposo, además de hielo o calor. Un fisioterapeuta puede planificar un programa de ejercicios y estiramientos para ayudar a reducir la compresión del nervio ciático. Puede aliviar el dolor y aumentar la amplitud de movimiento. 

El médico puede indicar medicamentos antiinflamatorios, relajantes musculares o inyecciones con un corticosteroide o anestésico. Otras terapias como la iontoforesis, que utiliza una corriente eléctrica suave, y la inyección de toxina botulínica (botox) son técnicas que usan algunos médicos. Algunos creen que, al utilizar las propiedades paralízadoras de la toxina botulínica, las inyecciones de botox alivian la tensión muscular y minimizan el dolor causado por la compresión del nervio ciático.

La cirugía es el último recurso.

¿Cómo prevenir el síndrome del piramidal?

Dado que las causas del síndrome piriforme está en deportes o movimientos que estresan repetidamente el músculo piriforme, como correr, la prevención a menudo está relacionada con las buenas prácticas del movimiento. 

  • Evitar correr o hacer ejercicio en colinas o superficies irregulares. 
  • Calentar de forma adecuada antes del ejercicio
  • Amentar la intensidad del ejercicio de forma gradual
  • Usar buenas posturas al correr, caminar o en la práctica de cualquier ejercicio.

Si aparece el dolor, detener la actividad y descansar hasta que el dolor desaparezca. Consulte a un profesional en medicina según sus necesidades.

Diagnóstico y tratamiento del síndrome piriforme
dolor en el talón

¿Por qué se produce dolor en el talón?

El dolor en el talón es una causa demasiado común de dolor del pie. El dolor puede originarse justo detrás del talón o justo debajo, está localizado en el tendón de Aquiles donde se conecta con el hueso del talón. A veces, también puede afectar los laterales.

La causa más común de dolor en el talón es la fascitis plantar.El dolor se localiza debajo del talón.

En la tendinitis de Aquiles el dolor está localizado justo detrás del talón. También puede afectar la cara interna o externa del talón y el pie.

Síntomas

El dolor no se debe a una lesión en la mayoría de los casos. Suele comenzar como un dolor leve, pero puede ir en aumento y, a veces, incapacitante. La evolución suele ser que el dolor remite sin tratamiento, salvo en algunas ocasiones que persiste y puede cronificarse.

El dolor puede ser severo si hay un desgarro. Es posible notar un sonido de estallido en el momento de la lesión, y el dolor será inmediato.

Los síntomas pueden empeorar justo después de levantarte de la cama por la mañana y después de un período de descanso durante el día, y luego mejoran con un poco de actividad. Pueden empeorar nuevamente hacia el final del día.

Las causas más comunes pueden ser la artritis, sufrir infección, problemas autoinmunes, golpes o traumas o un problema neurológico.

Sobre el dolor del talón

  • Se localiza, generalmente, debajo o justo detrás del talón.
  • Su comienzo suele ser gradual, sin daño en el área afectada. El desencadenante más común es el uso de un zapato plano.
  • La mayoría de las veces, el dolor se localiza debajo del pie, hacia la parte delantera del talón.
  • Los autocuidados entre ellos el descanso, colocarse hielo, usar calzado apropiado y plantillas para pies suele ser suficiente para aliviar el dolor del talón.

Causas

El dolor en el talón no es causado por la lesión resultado de una torcedura o caída, sino suele ser el resultado del estrés repetitivo.

Entre las causas comunes están:

Bursitis del talón: Inflamación que se presenta en la parte posterior del talón. Suele ser la consecuencia de una pisada anormal o caer con fuerza sobre los talones o por presión del calzado. El dolor se siente en el interior o en la cara posterior del talón. A veces, el tendón de Aquiles puede hincharse y el dolor generalmente empeora a medida que avanza el día.

Fascitis plantar o inflamación de la fascia plantar: La fascia plantar es un ligamento en forma de cuerda de arco que se extiende desde el calcáneo (hueso del talón) hasta la punta del pie.

Este tipo de dolor a menudo ocurre debido a la forma del pie, por ejemplo, si el arco es alto o bajo.

Cuando la fascia plantar se estira demasiado, sus fibras formadas por tejidos blandos se inflaman, generalmente donde se une al hueso del talón, pero algunas veces el problema puede ocurrir en el medio del pie. El dolor se siente debajo del pie, especialmente después de largos períodos de descanso. Puede llevar a sentir calambres en los músculos de la pantorrilla, si el tendón de Aquiles también se tensa.

Síndrome del túnel del tarso: Es el atrapamiento o compresión de un nervio grande en la parte trasera del pie. Este es un tipo de neuropatía por compresión que puede ocurrir en el tobillo o el pie.

Formación ósea en el talón: También conocida como deformidad de Haglund, es común en los adolescentes. El hueso del talón aún no se ha desarrollado completamente y debido a un roce excesivo se produce la formación de hueso. El pie plano suele ser la causa de esta deformidad. También puede ocurrir por empezar a llevar tacones altos antes de que el hueso esté completamente maduro.

Inflamación crónica de la talonera: La almohadilla del talón se vuelve demasiado delgada, por la presión o por un peso excesivo.

Enfermedad de Sever: Es la causa más común en atletas infantiles o adolescentes, causada por el uso excesivo y microtraumatismos repetitivos de las placas de crecimiento del hueso del talón. Entre los 7 y 15 años se sitúa la edad de esta problemática.

Fractura por estrés: Esta lesión está causada por el estrés repetitivo, ejercicio extenuante, deportes o trabajo manual pesado. Los corredores son particularmente propensos a la fractura por estrés en los huesos metatarsianos del pie. Una causa también puede ser la osteoporosis.

Tendinosis de Aquiles: También se conoce como tendinopatía degenerativa. Es una condición crónica asociada con la degeneración progresiva del tendón de Aquiles.

En ocasiones, el tendón de Aquiles no funciona correctamente debido a múltiples desgarros menores o microscópicos, que no pueden cicatrizar ni se reparan solos de una manera correcta. Estos desgarros microscópicos se desarrollan cuando el tendón recibe más tensión de la que puede soportar. Eventualmente, el tendón se engrosa, se debilita y duele.

Otras causas de dolor del talón:

  • atrapamiento del nervio Baxter
  • rotura del tendón de Aquiles
  • desgarro corto del tendón flexor
  • desgarro de la fascia plantar
  • fractura de estrés del calcáneo
  • quistes en el calcáneo
  • masa en el tejido blando
  • artritis sistémica (lupus, artritis reumatoide, artritis psoriásica)
  • gota, cuando los niveles de ácido úrico en la sangre aumentan hasta el punto de acumular cristales de urato alrededor de las articulaciones, esto causa inflamación y dolor intenso
  • contusión ósea
  • problemas con la circulación
  • postura incorrecta al caminar o correr
  • quiste óseo, un quiste solitario lleno de líquido en un hueso
  • neuroma de Morton, la inflamación de un nervio en la planta del pie, por lo general entre la base del segundo y tercer dedo del pie
  • osteomielitis, inflamación del hueso causada por una infección en este o en la médula ósea.

La osteomielitis puede ser el resultado de una lesión o cirugía, o que la infección ingrese al tejido óseo desde el torrente sanguíneo. Los síntomas incluyen dolor profundo y espasmos musculares en el área de inflamación, así como fiebre.

La neuropatía periférica implica daño de los nervios y puede provocar dolor y entumecimiento en las manos y los pies. Puede resultar de lesiones traumáticas, infecciones, trastornos metabólicos y exposición a toxinas. La diabetes es la causa más común.

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune progresiva e incapacitante que causa inflamación y dolor en las articulaciones, el tejido que las rodea y otros órganos en el cuerpo humano. Primero suele afectar las articulaciones de las manos y los pies, pero en realidad puede afectar cualquier articulación.

Dolor en la cara lateral del pie

Afecta la parte externa del talón o el pie. En cambio, el dolor en el arco medial se presenta en el borde interno.El dolor puede ser el resultado de:

  • una fractura por estrés
  • un esguince
  • síndrome del cuboides, cuando un hueso pequeño en el pie se convierte en artritis
  • tendinitis peroneal o tendinitis de los peroneos, el tendón se irrita debido a la tensión repetida
  • coalición tarsiana o tarsal, problema congénito del pie
  • juanetes, callos y callosidades
  • tendinitis del tibial posterior, resultado del estrés y el uso excesivo.

Tratamiento

La mayoría de las personas se recuperan en meses con tratamientos conservadores. Entre las opciones de tratamiento están:

  • Los fármacos antiinflamatorios no esteroides o AINE pueden reducir el dolor y la hinchazón.
  • si los fármacos no son efectivos, las inyecciones de corticosteroides pueden funcionar, pero deben usarse con precaución, ya que el uso a largo plazo puede tener efectos adversos.
  • la fisioterapia puede enseñar ejercicios para estirar la fascia plantar y el tendón de Aquiles. Con ellos se fortalecen los músculos de la parte inferior de la pierna, lo que da como resultado una mejor estabilización del tobillo y el talón.
  • la venda inelástica adhesiva que usan los atletas le da a la parte inferior del pie un mejor soporte.
  • las órtesis y las plantillas pueden ayudar a corregir los defectos de los pies, amortiguar y apoyar el arco durante el proceso de curación.

La terapia de ondas de choque lleva ondas de sonido al área afectada para fomentar y estimular la curación. Solo se recomienda para procesos que no han respondido a la terapia conservadora.

Cirugía

Si ningún tratamiento funciona, un cirujano puede separar la fascia plantar del hueso del talón. Existe el riesgo de que esto pueda debilitar el arco del pie.

Tratamiento para la bursitis del talón

La bursitis del talón requier como un tratamiento efectivo usar una plantilla acolchada o una talonera para limitar los movimientos que están causando el problema. Además del descanso, podría ser necesaria una inyección de esteroides.

Tratamiento para la formación ósea en el talón

Se puede conseguir el alivio de la inflamación detrás del talón con hielo, compresión y cambiando el calzado. Las almohadillas para el tendón de Aquiles, almohadillas para talones pueden aliviar el dolor temporalmente. Las inyecciones de cortisona pueden ayudar con el dolor.

En la mayoría de las personas, el tratamiento eliminará el dolor de talón en 6 semanas. En casos severos y si el dolor persiste, es posible la necesidad de cirugía.

Ejercicio

Los ejercicios para estirar los músculos de la pantorrilla pueden ayudar. Aquí algunos ejemplos:

  • siéntate en una silla, mantén la pierna recta y flexiona y extiende la articulación del tobillo. Haz diez repeticiones con cada pie.
  • párate de frente a una pared. Coloca el pie en el que te duele el talón detrás del otro pie. Mantén la rodilla flexionada y la pierna de atrás recta, con el pie en el suelo. Empuja las caderas hacia la pared hasta que sientas un estiramiento en la pantorrilla. Haz 10 repeticiones. Si sientes dolor en ambos talones, estira ambas pantorrillas.

Autocuidado en el hogar

Puede ayudar a que el dolor de talón que no es severo desaparezca. Entre ellas se pueden usar:

Hielo: colocar una bolsa de hielo envuelta en un paño sobre el área dolorosa durante aproximadamente 15 minutos; no hacer directamente sobre la piel.

Descanso: evitar correr o estar de pie por largos períodos, caminar sobre superficies duras y cualquier actividad que pueda estresar los talones.

Soporte para los pies: las cuñas y las taloneras pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Calzado: son cruciales el zapato que ajuste bien y den un buen soporte son cruciales, especialmente para los atletas.

Prevenir el dolor del talón

Implica reducir el estrés en esa parte del cuerpo. Algunos consejos a seguir:

  • asegúrarse de que los zapatos queden ajustados y que los tacones o las suelas no estén desgastados
  • uso de zapatos cuando se camine en suelo duro y no andar descalzo
  • mantener un peso corporal saludable para reducir el estrés en los talones
  • eligir calzado con tacones de un material que pueda absorber un poco del estrés, o usa almohadillas en el calzado especiales para el talón
  • descansar los pies en lugar de estar de pie, si se es susceptible al dolor en el talón evitar usar zapatos que en su apariencia ya promuevan que pueden doler
  • usar calzado deportivo adecuado para cada disciplina
  • hacer ejercicios de calentamiento antes de practicar deportes y actividades que puedan suponer mucho estrés en los talones

Cuándo debes consultar a un médico

Consulta a un médico si se experimenta:

  • dolor intenso con hinchazón cerca del talón
  • dolor, entumecimiento u hormigueo en el talón, así como fiebre
  • dolor en el talón y fiebre
  • dificultad para caminar con normalidad
  • dificultad para doblar el pie hacia abajo o pararte de puntillas

Acudir al médico si:

  • el dolor en el talón dura más de una semana
  • el dolor en el talón persiste cuando no estás de pie o caminando

Diagnóstico

El médico examinará el pie y preguntará sobre el dolor, cuánto camina y cuánto tiempo permanece de pie, qué tipo de calzado se usay el historial médico.

Examinará los músculos, comenzando desde la rodilla y buscará cualquier forma inusual o cambios en la piel. Todo esto puede ayudar a diferenciar psoriasis y otras enfermedades. Contraer el talón puede ayudar a detectar problemas en los nervios, si hay un quiste o una fractura por estrés. Esto podría ser suficiente para hacer un diagnóstico, pero a veces puede ser necesario análisis de sangre o imágenes.

La fascitis plantar es el tipo más común de dolor en el talón, pero puede haber muchas otras causas. Con un diagnóstico preciso, hay más probabilidades de encontrar un tratamiento efectivo.

tendinitis y tendinosis

Tendinitis y tendinosis ¿Es lo mismo? Conocer las diferencias entre la tendinitis y tendinosis (tendinopatia) determinará la eficacia de su tratamiento.

Las bandas resistentes y flexibles de tejido fibroso de todo el cuerpo que unen los músculos a los huesos son los tendones. En los deportes, pueden irritarse o inflamarse fácilmente por el estrés de los movimientos repetidos, o por una lesión aguda como un paso mal dado o los impactos de caídas y colisiones. 

¿Qué es la tendinitis?

La tendinitis es una inflamación de los tendones debido a una irritación o inflamación. El sufijo -itis significa inflamación. La tendinitis puede causar dolor profundo y persistente que limita el rango de movimiento normal.

La causa más común de tendinitis en los atletas es una lesión aguda en la que un tendón se estira más allá del rango de movimiento normal y causa dolor, hinchazón e inflamación.

Otras causas de tendinitis:

Otras causas que podrían provocar la inflamación son:

  • Artritis en las articulaciones
  • Otras enfermedades como AR, Gota, psoriasis, hipertiroidismo
  • Posturas indebidas o incorrectas. Las técnicas deportivas ejercidas de forma errónea conducen a sobrecargas.
  • Si se realizan movimientos repetitivos excesivos.
  • Obesidad
  • Problemas de movilidad y flexibilidad

¿Qué es la tendinosis?

Medicamente se usa el término tendinopatía (tendinosis) para describir muchas lesiones de tendones, como el codo de tenista, codo de golfista, lesiones del tendón de Aquiles, etc. Los expertos ahora reconocen que las lesiones típicas del tendón son causadas con mayor frecuencia por el uso excesivo a largo plazo que da como resultado un deterioro del tendón sin cualquier inflamación asociada.

Diferencias entre tendinitis y tendinosis

La distinción es importante porque la inflamación de la tendinitis se trata de manera diferente que el deterioro de la tendinopatía (tendinosis). La inflamación de la tendinitis aguda a menudo responde de forma rápida a los medicamentos y al tratamiento antiinflamatorio. Sin embargo, si la lesión se debe a la degeneración del tejido del tendón, el tratamiento puede prolongarse en el tiempo y estará orientado a mejorar la fuerza del tendón y reconstruir los tejidos.

Causas comunes

A veces, se puede desarrollar tendinitis o tendinopatía debido a una inadecuada técnica deportiva o problemas biomecánicos, en cuyo caso trabajar con un entrenador o preparador físico es la mejor manera de prevenir el desarrollo de un problema crónico. Asegurarse de realizar un calentamiento adecuado e incluir un entrenamiento también es útil para prevenir lesiones por el uso excesivo de los tendones.

Las lesiones por uso excesivo son el resultado del uso repetitivo, el estrés y el trauma de los tejidos blandos del cuerpo (músculos, tendones, huesos y articulaciones) sin dejar el tiempo adecuado para la recuperación. Pueden recibir el nombre de trauma acumulativo o lesiones por estrés repetitivo.

Tratamiento

Tendinitis

Si tiene dolor repentino o dolor en un tendón y se sospecha de tendinitis, lo primero que debe hacer es parar la actividad y descansar. La tendinitis responderá al método RICE (reposo, hielo, compresión y elevación). Este método ayuda a disminuir la inflamación e hinchazón además proporciona alivio temporal del dolor. Este tipo de tratamiento conservador es generalmente todo lo necesario en la recuperación de una verdadera tendinitis. La tendinitis se resuelve en pocos días o a lo sumo en unas semanas.

Tendinosis

La curación de una tendinopatía (tendinosis) se puede prolongar en un tiempo de dos a seis meses. Muchas lesiones de los tendones se convierten en problemas crónicos y pueden empeorar gradualmente porque el atleta continúa con la actividad a pesar del dolor persistente.

Si el dolor en el tendón dura más de unos días a pesar del reposo y el tratamiento conservador, se debe consultar a un especialista en medicina deportiva para una evaluación y trabajar con un fisioterapeuta para rehabilitar el tendón.

Los fisioterapeutas pueden usar ultrasonido u otras modalidades en la curación de la tendinopatía. En algunos casos, se pueden usar férulas o aparatos ortopédicos para aliviar la presión del tendón a medida que cicatriza. Los métodos comunes de rehabilitación incluyen ultrasonido, medicamentos, masajes, aparatos ortopédicos o entablillados.

La etapa final de la rehabilitación de la tendinopatía incluye ejercicios de fortalecimiento y flexibilidad. El fisioterapeuta ayudará a determinar la mejor ruta de rehabilitación personalizada, es importante comprender que comenzar cualquier ejercicio antes de que el tendón se haya curado puede empeorar el problema, por lo que es esencial seguir las recomendaciones de su médico.

Prevención

Si puede determinar la causa de la lesión del tendón y corregir los factores que han desembocado en la lesión, a menudo se puede evitar problemas a largo plazo. Si el dolor se debe al uso excesivo, reduzca o detenga esa actividad y busque una actividad sustituta. Si el dolor se debe a una técnica deficiente o a una ergonomía deficiente, consulte a un entrenador. Si puede eliminar estos factores ofensivos, tiene una más probabilidades de recuperarse por completo.

Para evitar la reaparición de las lesiones por el uso excesivo de los tendones, los atletas deben mantener un programa de entrenamiento que incluya intensidad y duración variadas.

Tipos específicos de tendinitis

Areas del cuerpo especificas donde se desarrollan lesiones en tendones:

  • Tendinitis de quervain
  • Tendinitis hombro
  • Tendinitis rotuliana
  • Tendinitis de codo
  • Tendinitis de muñeca
  • Tendinitis del manguito de los rotadores
  • Tendinitis peroneal
  • Tendinitis calcificante
  • Tendinitos alquilea

Tenosinovitis

En esta lesión se inflama el tendón y  la vaina tendinosa que lo recubre, esto es muy característico de enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide, se trata de una lesión muy dolorosa, acompañada por una hinchazón y rigidez importantes. Suele producirse una crepitación y es más frecuente a nivel de las manos, la llamada tenosinovitis de Quervain, que afecta a la muñeca y 1º dedo de la mano.

Coombes y col. Eficacia y seguridad de las inyecciones de corticosteroides y otras inyecciones para el tratamiento de la tendinopatía: una revisión sistemática de ensayos controlados aleatorios. 
The Lancet, Volumen 376, Número 9754, Páginas 1751-1767, 20 de noviembre de 2010
Jobe y col. 
"Epicondilitis lateral y medial del codo" J. Am. 
Acad. Orto. Surg., Enero de 1994; 2: 1 - 8.Regan y col. 
Tendinopatías alrededor del codo. 
Medicina deportiva ortopédica de DeLee y Drez.3ª ed. 
Filadelfia, Pensilvania: Saunders Elsevier; 2009. Consultado en enero de 2011.
dolor en la ingle al caminar

¿Cuáles son las causas más comunes del dolor en la ingle al caminar? La ingle está situada en el área donde termina el abdomen y comienzan las piernas. Si se siente dolor en esta área al caminar, puede deberse a una lesión o a un problema con uno o más de los músculos, ligamentos, tendones o huesos de la ingle.

El dolor en la ingle también puede ser causado por un tipo de hernia, por una infección o inflamación en el área abdominal.

Este artículo hace un análisis las causas más comunes del dolor en la ingle al caminar, así como opciones de tratamiento para este tipo de dolor y las formas en que se puede ayudar a aliviar el dolor en la ingle en el hogar.

Causas comunes de dolor en la ingle

Si es especialmente dolorosa la ingle al caminar, es muy probable que el origen del dolor esté en una lesión muscular o en el cartílago que conecta los huesos de las articulaciones de la cadera.

El dolor en la ingle al caminar también puede tener su causa en enfermedades que pueden afectar a los órganos y tejidos del abdomen y la ingle.

Algunas de las causas más comunes de dolor en la ingle al caminar son las siguientes:

1. Distensión de la ingle

Una distensión en la ingle ocurre cuando uno o más de los músculos en este área se estiran o desgarran. Su causa puede estar en el uso excesivo del músculo o por un movimiento rápido, como una torsión o un giro brusco.

La distensión en la ingle es una lesión deportiva común. Por lo general, no es grave, pero si se sufre la distensión grave los tiempos de restablecimiento pueden alrgarse.

El dolor es el síntoma más común, generalmente, aparece en la parte interna del muslo, pero también se puede notar en cualquier lugar entre la cadera y la rodilla. Otros síntomas de la distensión en la ingle incluyen:

  • hinchazón
  • hematomas cerca del músculo afectado
  • reducción de la fuerza en la parte superior de la pierna

Principales músculos de la ingle:

  • Aductor brevis . Ubicado en la parte superior del muslo, ayuda a la pierna se mueva hacia la línea media y de adelante hacia atrás.
  • Aductor largo . Ubicado en la parte interna del muslo, ayuda en la rotación lateral.
  • Aductor mayor . Ubicado cerca de la mitad del muslo, este músculo más grande tira del muslo hacia el centro de su cuerpo. Es el músculo aductor principal que se utiliza para caminar, correr.
  • Gracilis . Este músculo largo en la parte interna del muslo ayuda a tirar de las piernas hacia adentro y ayuda a flexionar la rodilla.
  • Pectineus . Este músculo más pequeño, ubicado en la región de la mitad del muslo, ayuda a flexionar el muslo en la articulación de la cadera y también mueve el muslo hacia la línea media.

2. Desgarro del labrum de la cadera

El labrum de la cadera es el borde semicontinuo de cartílago que recubre el exterior de la cavidad de la articulación de la cadera. Actúa como un cojín y también sella la articulación y ayuda a mantener la bola del fémur dentro de la cavidad de la cadera.

Una lesión en la cadera o la degeneración con el tiempo pueden causar un desgarro del labrum de la cadera. Algunas personas pueden no sentir ningún dolor o malestar, pero otras pueden notar:

  • sensación de clic o bloqueo en la articulación de la cadera
  • dolor en la cadera o la ingle que empeora si camina o si se sienta o permanece de pie durante períodos prolongados
  • rango de movimiento limitado y rigidez en el área de la cadera

3. Pinzamiento de cadera

Cuando la bola y la cavidad no encajan y no se mueven juntas, puede provocar una condición dolorosa llamada pinzamiento de la cadera. También se conoce como pinzamiento femoroacetabular.

El pinzamiento de la cadera puede ser causado por una deformidad en la cabeza del fémur. Si la cabeza del fémur está deformada, puede atascarse en la cavidad de la cadera, especialmente cuando se inclina.

Esta problemática puede tener la causa en una cavidad de la cadera que no tiene la forma adecuada o tiene hueso adicional. Esto puede evitar que la cabeza del fémur se deslice suavemente dentro de la cavidad de la cadera. A su vez, esto puede desgastar el cartílago que recubre la cavidad.

Los problemas de pinzamiento de la cadera pueden causar dolor y rigidez en el área de la ingle, especialmente al caminar o inclinar la cadera hacia adelante. También puede provocar osteoartritis.

4. Hernia inguinal

Una hernia inguinal es un tipo de hernia que se presenta cerca del área de la ingle. Se desarrolla cuando el tejido, como el intestino o el tejido adiposo de la cavidad abdominal, avanza a través de una sección debilitada de la pared abdominal.

Una hernia inguinal puede causar dolor en la ingle que empeora al caminar, agacharse, levantarse o toser. Otros síntomas incluyen:

  • bulto en el área de la ingle que se agranda al ponerse de pie o toser
  • escroto hinchado
  • una sensación de pesadez o malestar en el área de la ingle

5. Osteoartritis

El desgaste de las articulaciones, incluida la cadera, puede hacer que el cartílago se desgaste con el tiempo, lo que lleva a la osteoartritis . Una vez que el cartílago se ha desgastado significativamente, los extremos de los huesos dentro de una articulación ya no se mueven con suavidad. El roce puede causar dolor y rigidez.

En la artritis de cadera, el dolor y la rigidez se situan en el área de la cadera y la ingle. Puede empeorar cuando camina, al ponerse de pie o subir escaleras. El dolor mejora con el descanso.

Otro síntoma que puede notar es un chirrido o chasquido. El dolor también puede ser referido a la parte inferior del muslo y la rodilla del mismo lado del cuerpo que la cadera está afectada.

6. Tendinitis

Los tendones unen los músculos a lossus huesos. Cuando estos cordones gruesos se irritan e inflaman, recibe el nombre de tendinitis .

El dolor se puede localizar en cualquier tendón y, por lo general, el dolor comienza como dolor sordo alrededor del área afectada. Es más común en el hombro, la rodilla, el codo o la muñeca, pero también puede localizarse en el área de la cadera o la ingle.

La tendinitis suele ser causada por movimientos repetidos, como agacharse, lanzar, girar o dar patadas a una pelota. Existe un mayor riesgo si se tiene tendencia a hacer los mismos movimientos con regularidad mientras se practica un deporte, hace ejercicio o en el trabajo.

Con la tendinitis de la cadera, el dolor suele ser de inicio gradual. Tiende a empeorar al camina o al hacer alguna actividad y mejora con el descanso. El área afectada puede estar más sensible al tacto y también puede dar lugar a algo de inflamación.

Causas menos comunes

Otras problemáticas pueden provocar dolor en la ingle al caminar. En muchos casos, el dolor puede ser constante, pero puede empeorar con el movimiento.

Otras posibles causas de este tipo de dolor en la ingle son las siguientes:

  • Infección del tracto urinario (ITU). Una UTI se debe a una infección bacteriana que se puede desarrollar en cualquier parte del tracto urinario. Es más común en mujeres. Además del dolor en la ingle, los síntomas pueden incluir dolor o ardor al orinar y un cambio en la frecuencia o urgencia de orinar.
  • Epididimitis. Esta condición causa inflamación de uno o ambos testículos. La epididimitis causa dolor en los testículos afectados, que puede irradiarse hasta la ingle y la parte inferior del abdomen.
  • Cálculos renales. Los cálculos renales están formados por piedras duras parecidas a cristales que se forman a partir de depósitos minerales. Estos cálculos a menudo no causan síntomas hasta que se mueven donde el riñón se encuentra con el uréter. El dolor, puede llegar a ser intenso, puede doler en un lado del abdomen o en la parte baja de la espalda. El dolor también puede irradiarse a la ingle.
  • Quiste de ovario. Un quiste ovárico es un saco lleno de líquido que se puede desarrollar en uno o ambos ovarios. La mayoría de las veces son indoloros, pero al crecer pueden aparecer los síntomas. Los síntomas pueden incluir dolor en la ingle o en la espalda baja, distensión abdominal y evacuaciones intestinales dolorosas.
  • Ligamento redondo tenso. Ubicado entre el útero y la parte frontal de la ingle, el ligamento redondo se mueve y cambia de forma a medida que camina. Durante el embarazo, se estira para adaptarse al útero en expansión y puede resultar tenso y doloroso al caminar.

Recomendaciones de tratamiento el dolor de ingle en el hogar

Si el dolor es leve en la ingle y su causa es una distensión muscular, puede ayudar descansando el músculo lesionado. Evitar, especialmente, hacer movimientos vigorosos y repetitivos o movimientos que le causen dolor.

Es importante no dejar de moverse por completo, ya que en este caso el músculo lesionado se puede debilitar. También es necesarioea asegurarse de que el músculo lesionado reciba un buen flujo sanguíneo, lo que puede ayudar a acelerar la curación.

Aplicar una bolsa de hielo o una compresa fría en el músculo lesionado puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación. Para ello puede usar:

  • cubitos de hielo en una bolsa de plástico
  • bolsa de hielo o una bolsa congelada de verduras envuelta en una toalla húmeda
  • una toalla empapada en agua fría

Aplicar la compresa fría en el área dolorosa durante al menos 10 a 15 minutos cada vez, varias veces al día. No aplicar hielo directamente sobre la piel.

Los analgésicos de venta libre, como los AINE, pueden hacer que se sienta más cómodo y también pueden ayudar a reducir la inflamación y la hinchazón.

Cuando buscar ayuda médica

Es necesario consultar al médico:

  • el dolor en la ingle no mejora con el descanso y la terapia con frio
  • el dolor de ingle se acompaña de otros síntomas, como:
    • distensión abdominal
    • dolor en los testículos
    • fiebre
    • náuseas o vómitos
    • dolor al orinar
    • sentir un bulto entre la cadera y el hueso púbico
    • un sonido de clic, bloqueo al caminar

Para realizar el diagnostico del dolor en la ingle, el médico revisará el historial médico y puede realizar un examen físico. También le preguntará sobre sus síntomas. Si se sospecha de una hernia inguinal, el médico puede presionar partes del abdomen o ingle para ayudar a hacer un diagnóstico.

Para precisar el diagnóstico, el médico puede mandar pruebas basada en imágenes, como una radiografía, una ecografía o una tomografía computarizada. Estas pruebas le ofrecen al médicover imágenes del interior del cuerpo, y por tanto ayudar a identificar la fuente del dolor.

Opciones de tratamiento para el dolor de ingle

Para problemáticas como el desgarro del labrum de la cadera, tendinitis u osteoartritis, una inyección de esteroides en la cadera puede ayudar a aliviar el dolor y reducir la inflamación.

La fisioterapia puede ayudar a fortalecer el músculo lesionado y aumentar el rango de movimiento en el área afectada. Durante las sesiones de fisioterapia, puede aprender los ejercicios que puede hacer todos los días para aliviar el dolor o la rigidez en sus articulaciones o músculos.

Los desgarros del labrum más graves pueden necesitar cirugía. En algunos casos, pueden ser posibles procedimientos artroscópicos (cerrados o mínimamente invasivos).

La cirugía suele ser la mejor opción para reparar una hernia inguinal.

¿Se puede prevenir el dolor de ingle?

La medida preventiva más importante para reducir el riesgo de una distensión o lesión en la ingle es estirar antes y después de cualquier tipo de actividad, entrenamiento o deporte. Esto ayuda a aumentar la flexibilidad de los músculos, lo que, a su vez, puede reducir la posibilidad de una lesión muscular.

Otros pasos preventivos que pueden ayudar:

  • Mantener un peso saludable. Esto puede evitar ejercer demasiada presión sobre las articulaciones de la cadera.
  • Mantener una buena hidratación. Beber agua puede reducir el riesgo de desarrollar cálculos renales, infecciones del tracto urinario o calambres musculares.
  • Utilizar la mecánica corporal adecuada. Prestar mucha atención a la mecánica del cuerpo al levantar objetos pesados. Doblar las rodillas, usar la fuerza de las piernas para levantar y mantenel el objeto cerca del cuerpo. Las técnicas seguras para levantar objetos pueden reducir el riesgo de desarrollar una hernia en la ingle o la distensión del músculo o ligamento.

Resumen

El dolor en la ingle al caminar a menudo es causado por tensión en los músculos, ligamentos o tendones de la zona abdominal inferior. Los desgarros del cartílago, el pinzamiento de la cadera, la hernia inguinal y la osteoartritis también son las causas más comunes.

Si el dolor en la ingle se debe a una distensión muscular, el reposo y la terapia con hielo pueden ayudar a curar la lesión.

Si el dolor en la ingle es más intenso o está acompañado de otros síntomas, hay que hacer un seguimiento médico. Ellos pueden diagnosticar la causa del dolor y ayudar a desarrollar el tipo de plan de tratamiento necesario en cada caso.

tendinosis del temporal

Tendinosis del temporal y dolor orofacial

La tendinosis del temporal, es una forma de tendinopatía, una «condición poco reconocida y tratada», a pesar de que es «una de las quejas más comunes de los pacientes que acuden a médicos o dentistas» y una causa frecuente de dolor orofacial crónico.

Un artículo reciente en Current Pain and Headache Reports ( 2020; 24 [5]: 18 ) revisa la fisiopatología y el tratamiento de la enfermedad.

«Decidimos escribir esta revisión porque hemos visto que esta afección a menudo se pasa por alto o se diagnostica erróneamente», dijo el autor principal y médico del dolor crónico Hart Bressler, profesor asistente en el Departamento de Medicina Familiar y Comunitaria de la Universidad de Toronto. 

“El dolor facial también tiende a pasar desapercibido porque los médicos que se ocupan de los tendones, como los cirujanos ortopédicos, fisiatras y reumatólogos, tienen poca experiencia con el dolor facial”, dijo Bressler. «Por otro lado, los que se ocupan del dolor facial, como los otorrinolaringólogos, neurólogos, anestesiólogos y odontólogos, normalmente no se ocupan de los trastornos de los tendones». 

Además, «muchos profesionales médicos y dentales tienen poca formación en el manejo del dolor crónico».

Como resultado, “la capacitación específica para el diagnóstico y manejo de [la tendinosis del temporal] es inadecuada, por lo que los pacientes a menudo pasan por demaisadas pruebas y exámenes médicos innecesarios con un manejo subóptimo y ningún alivio de su dolor orofacial”, dijo.

Tendinitis versus tendinosis

Los trastornos crónicos de los tendones se debaten en la literatura médica y no tienen definiciones claras. 

Por ejemplo, la «tendinitis» se usa a menudo incluso cuando no hay evidencia de inflamación, dijo Bressler. La «tendinosis«, por otro lado, generalmente se define como un trastorno crónico del tendón sin signos clínicos o histológicos clásicos de inflamación que conducen a cambios patológicos con el tiempo. 

Los radiólogos tienden a favorecer el término tendinosis, ya que estos cambios degenerativos estructurales se observan en la ecografía o la resonancia magnética.

‘Ubicación, ubicación, ubicación’

«Los agentes inmobiliarios hablan de ‘ubicación, ubicación, ubicación’ y lo mismo se puede decir del tendón temporal», observó Bressler, y agregó que la tendinosis del temporal generalmente se presenta como «dolor facial localizado inferior a la región del arco cigomático medio».

«A un paciente que se queja de dolor se le suele pedir que señale dónde está el dolor», dijo. «Sin embargo, el dolor experimentado en el punto de inserción en la apófisis coronoides en un lugar en realidad puede ser un dolor referido hacia arriba del tendón al músculo temporal».

Además, «el músculo temporal, el tendón y las estructuras anatómicas vecinas, incluidos los nervios somáticos y autónomos, están encerrados en un espacio pequeño y enterrados profundamente dentro de la compleja anatomía de la cara, lo que hace que el tendón sea difícil de palpar y visualizar», según al artículo de revisión.

“La anatomía de la mandíbula es compleja y la tendinosis del temporal ocurre en una ubicación profunda que a menudo se describe de manera incompleta o se omite por completo en la mayoría de los libros de texto de anatomía médica o dental”, observó Bressler.

Normalmente, las lesiones del tendón temporal se originan en algún tipo de traumatismo directo o hiperextensión de la mandíbula, como procedimientos dentales prolongados o intubación traumática repentina. 

Muchos casos se resuelven a corto plazo sin secuelas a largo plazo. Sin embargo, a veces se desarrollan a largo plazo, lo que conduce a una tendinosis del temporal crónica. Una presentación típica es de dolor facial crónico progresivo y rigidez con inicio gradual agravado por la actividad de la mandíbula, dijo Bressler.

Otras causas incluyen la tensión repetitiva anormal de larga duración o la masticación del movimiento de la mandíbula durante muchos años.

La presentación clínica de la tendinosis del temporal incluye dolor facial localizado unilateral sin dolor referido, similar a la tendinopatía rotuliana o de Aquiles, y los pacientes frecuentemente señalan justo debajo del arco cigomático como la ubicación del dolor, pero lejos de la articulación temporomandibular; y dolor que se irradia desde el tendón temporal distal al músculo temporal posiblemente con o sin cefalea temporal unilateral, similar al dolor del antebrazo asociado con la epicondilitis lateral.

Los patrones de dolor pueden variar, «por lo que es importante evaluar el dolor caso por caso», aconsejó Bressler.

Diagnóstico de la tendinosis del temporal

La palpación de la tendinosis del temporal puede ser un desafío, ya que su posición es profunda en el arco cigomático, afirmó Bressler. Las técnicas sugeridas incluyen:

  • palpación intraoral de un solo dedo en la cara medial de la apófisis coronoides;
  • utilizar la técnica de agarre en pinza para tensar dinámicamente el tendón en las direcciones medial y lateral; y
  • diagnóstico por imagen, que junto con el examen clínico, «permite un diagnóstico más preciso».

Aunque las imágenes pueden detectar patología crónica del tendón o tendinosis, no pueden detectar tendinitis aguda o inflamación general inespecífica.

Bressler recomendó la ecografía preferiblemente a la resonancia magnética porque es “eficiente en el tiempo, menos costosa, más disponible” y permite el examen de la articulación temporomandibular y el tendón temporal simultáneamente.

Manejo de la tendinosis del temporal

Para la tendinosis del temporal aguda, los tratamientos no invasivos incluyen el cese de la actividad física, aparatos dentales bucales, fisioterapia profunda pasiva, fármacos antiinflamatorios y ejercicios de fisioterapia para fortalecer el músculo temporal. Sin embargo, estos enfoques no son efectivos para la tendinosis crónica.

La tendinosis del temporal crónica suele requerir abordajes intratendinosos más invasivos. Con mayor frecuencia, las inyecciones de corticosteroides anestésicos locales se han documentado con éxito a largo plazo en la tendinopatía del temporal ( J Ultrasound Med 2017; 36 [10]: 2125-2131 ; Br J Sports Med 2014; 48 [21]: 1553-1557 ).

Sin embargo, al igual que con cualquier otro tendón, las inyecciones repetidas conllevan riesgos, incluidos cambios estructurales a largo plazo. Otros posibles enfoques de manejo incluyen la intervención con aguja guiada por ultrasonido, la proloterapia y las inyecciones de plasma rico en plaquetas.

La proloterapia es una terapia de inyección regenerativa para tratar el dolor crónico relacionado con ligamentos, tendones y articulaciones.

A pesar de la disponibilidad de estas opciones, «el tratamiento óptimo sigue sin estar claro», anotó Bressler.

«Hay que fomentar el desarrollo de una formación más completa para médicos y dentistas, y una mayor investigación para construir la base de evidencia para el tratamiento óptimo de la tendinosis temporal».

Otras causas de dolor Facial:

latigazo cervical

El latigazo cervical aparece cuando la cabeza de una persona sufre un movimiento hacia atrás y hacia delante de forma brusca originada por una gran fuerza. La causa más común de esta lesión es recibir un impacto por detrás en un automóvil. También puede ser el resultado de un estrés físico, una lesión deportiva o un accidente en un parque infantilresultar de abuso físico, lesiones deportivas o parques de atracciones.

El latigazo cervical es la consecuencia de una hiperextensión de músculos y ligamentos del extendiendose más allá del típico rango de movimiento.Puede ser posible que los síntomas no aparezcan de forma súbita, por lo que es importante prestar atención a cualquier cambio físico durante unos días después de cualquier accidente.

El latigazo cervical se considera una dolencia relativamente leve, pero puede llegar a causar dolor e incapacidad a largo plazo.

¿Cuales son las lesiones que causan el latigazo cervical?

¿Cómo puede ocurrir la hiperextension del cuello y sufrir un latigazo cervical? Entre algunas causas se pueden encontrar:

  • accidentes automovilísticos
  • estrés físico, recibir un golpe o ser sacudido
  • accidentes de ciclismo
  • Caídas en las que la cabeza se mueve violentamente hacia atrás.
  • montar a caballo
  • golpes en la cabeza con un objeto pesado
  • deportes de contacto entre ellos fútbol, ​​boxeo y kárate

¿Qué síntomas produce el latigazo cervical?

Los síntomas generalmente suelen aparecer en las 24 horas posteriores al incidente causa del latigazo. A veces, los síntomas pueden aparecer días posteriores. Pueden llegar a durar varias semanas. Entre ellos:

  • dolor de cuello y rigidez
  • visión borrosa
  • cansancio constante
  • dolores de cabeza, específicamente en la base del cráneo
  • mareo

Existen síntomas menos comunes asociados a el latigazo cervical crónico. Entre ellos:

  • problemas de concentración y memoria
  • incapacidad para dormir bien
  • irritabilidad
  • dolor crónico en el cuello, los hombros o la cabeza
  • zumbido en los oídos

Se debe de acudir al médico de inmediato si:

  • los síntomas se extienden a los hombros o brazos
  • tiene entumecimiento o debilidad en los brazos
  • mover la cabeza causa dolor

¿Cómo se diagnostica el latigazo cervical?

La mayoría de los casos leves a moderados de latigazo cervical se pueden tratar en casa con analgésicos, hielo y otros remedios que ayuden a aliviar el dolor. Sin embargo, debe buscar ayuda médica si tiene los siguientes síntomas:

  • dolor o rigidez en el cuello que desaparece y luego regresa
  • dolor de cuello severo
  • cualquier problema con la vejiga o intestinos
  • debilidad localizada en un brazo o una pierna
  • dolor, entumecimiento u hormigueo en los hombros, brazos o piernas

El médico, normalmente, le hará preguntas sobre su lesión, cómo ocurrió, dónde siente dolor y si el dolor es sordo, punzante o agudo. También pueden realizar un examen físico para comprobar el rango de movimiento y buscar áreas dolorosas.

Su médico puede pedir una radiografía para asegurar que su dolor no esté relacionado con ningún otro tipo de lesión o enfermedad degenerativa como la artritis .

Otras pruebas, entre ellas tomografías computarizadas y resonancias magnéticas , pueden ser necesarias para evaluar cualquier daño o inflamación en los tejidos blandos, la médula espinal o en los nervios. Ciertos estudios de imágenes, como las imágenes de tensor difuso (DTI) o la tomografía por emisión de positrones (PET), pueden ser útiles, especialmente cuando puede haber una lesión cerebral. Estas pruebas ayudan a localizar y medir la extensión de una lesión en el cerebro o en otras áreas.

Tratamiento para latigazo cervical

Los tratamientos para el latigazo cervical son relativamente simples. Los médicos suelen recetar analgésicos de venta libre como paracetamol o aspirina. Las lesiones más graves pueden requerir analgésicos con receta y relajantes musculares para reducir los espasmos musculares.

Además de la medicación, la fisioterapia juega un papel crucial en la recuperación. Aplicar hielo o calor en el área lesionada y practicar ejercicios simples puede ayudar a desarrollar fuerza y ​​flexibilidad en el cuello. Practicar una buena postura y aprender técnicas de relajación con el fin de evitar el sobreesfuerzo de los músculos del cuello y ayudar en la recuperación.

También es posible que le den un collar de espuma para mantener estable el cuello. Los collares no deben usarse durante más de tres horas seguidas. También deben usarse los primeros días después de la lesión.

Complicaciones asociadas con el latigazo cervical

Algunas personas con latigazo cervical experimentan dolor crónico o dolores de cabeza durante años después de su accidente. Los médicos pueden rastrear este dolor hasta las articulaciones del cuello, los discos y los ligamentos dañados. Pero el dolor crónico que sigue a una lesión por latigazo cervical generalmente no tiene explicación médica.

Sin embargo, el número de personas que tienen complicaciones a largo plazo por latigazo cervical es relativamente bajo. Por lo general, el tiempo de recuperación varia desde unos pocos días hasta varias semanas. La mayoría de las personas se recuperan por completo en tres meses.

Serrano-Muñoz D, Gómez-Soriano J, Ávila-Martín G, Galán-Arriero I, Romero-Muñoz LM, Taylor J et al. Sensibilización central al dolor en pacientes con síndrome de latigazo cervical: una revisión. Rev. Latinoam. Cir. Ortop. 2016; 1(3): 102-107
Launizar-García ME. Síndrome de latigazo cervical “whiplash”. Anestesia en un paciente con trauma. 2019; 42 (1): 130-132
Atención del paciente con esguince cervical en primer nivel de atención. México; Secretaria de Salud; 27/Marzo/2014

dolor de rodilla por la noche

Es una continua sensación desagradable: estar de pie todo el día, tal vez hacer ejercicio o hacer una carrera son las causas más comunes del dolor de rodilla por la noche. Intentar dormir al acostarse pero es imposible coger el sueño: ¿El culpable? El dolor de rodilla.

El dolor de rodilla nocturno puede llegar a ser frustrante, es probable que no haya tenido ningun tipo de dolor durante el día. Solo después, al acostarte, nota el dolor que avanza e interrumpe el sueño.

Para aclarar el por qué ocurre y qué poder hacer, el cirujano ortopédico Kim Stearns da pautas para saber que hacer cuando se sufre este tipo de dolor.

¿Qué causa el dolor de rodilla por la noche?

El dolor de rodilla puede tener el origen en una variedad de problemas, desde lesiones hasta tendinitis (irritación de los tendones) y bursitis (irritación de los sacos de bursa que amortiguan los huesos y las articulaciones). Pero la causa principal del dolor de rodilla, según el Dr. Stearns, la causa suele ser una forma de artritis. 

“Las personas con rodillas normales y sanas generalmente no sienten dolor por la noche”. «Por lo general, hay una razón, y a menudo es porque tienen artritis, la forma más común es la osteoartritis». Apunta el Dr. Kim Stearns.

La osteoartritis es de naturaleza mecánica, la causa más común es el desgaste de las articulaciones, así como del cartílago y los tendones que rodean las articulaciones. Esto es muy común en la enfermedad de artritis reumatoide, una inflamación de las articulaciones, generalmente causada por un sistema inmunológico hiperactivo. 

Si bien la osteoartritis (artrosis) generalmente se observa en pacientes mayores, también puede ocurrir en pacientes más jóvenes, particularmente aquellos propensos al uso excesivo de ciertas articulaciones o que han sufrido lesiones significativas como desgarros de ligamentos. 

Diferencias entre artritis y artrosis

¿Por qué de noche?

La actividad del día contribuye al dolor que se siente en las rodillas por la noche, pero también lo hace el hecho de que disminuya la actividad y hace presencia el dolor. 

«Cuando se mueven sus articulaciones, también se mantienen lubricadas», dice el Dr. Stearns. «Al cesar el movimiento, no lubrican tanto». 

¿Otra razón por la que empieza a notar el dolor? Cesan las distracciones del entorno. El Dr. Stearns agrega: “No existen otras distracciones del alrededor. Se está tranquilo y quieto, así que se empieza a notar la incomodidad. La falta de movimiento, la falta de lubricación, todo suma en el dolor «.

¿Como tratar el dolor de rodilla por la noche?

El tratamiento del dolor de rodilla está relacionado con eliminar el estrés en esta articulación. Reducir el peso corporal es un buen comienzo para aliviar el dolor. Además de ser clave para un buen estado general, reducir el exceso de peso reduce el estrés diario en las articulaciones y ligamentos de la rodilla.

Pero también hay otras muchas pautas para aliviar el dolor de rodilla.

Hacer ejercicio de forma inteligente

Una gran cantidad de estrés en las articulaciones es causado por el ejercicio de alto impacto, especialmente al correr sobre pavimento. Hay formas de hacer ejercicio que pueden mantener la salud y evitar ese impacto en las articulaciones de la rodilla. “El ejercicio de bajo impacto como nadar, andar en bicicleta y elíptica son buenos porque ejercitan las articulaciones de las rodillas y no las someten a un sobreuso indebido”.

Las rodilleras también pueden ser una herramienta. «Hay aparatos ortopédicos especiales que funcionan para evitar la presión en ciertas partes de la rodilla, ferukas de descarga, que a veces pueden ayudar a aliviar el dolor de la artritis».

Medicamentos

Si tiene la necesidad de tomar analgésicos sin prescripción para ayudar a aliviar el dolor, el Dr. Stearns aconseja tomar naproxeno o ibuprofeno porque tienen propiedades antiinflamatorias y pueden ayudar a aliviar la inflamación que es la causa del dolor de rodilla. 

“Los medicamentos con paracetamol no suelen funcionar ni ser tan efectivo porque enmascaran el dolor pero no hacen nada sobre el origen del dolor”. 

Recomienda tomar la dosis después de la cena, ya que le permite obtener el máximo alivio antes de irse a la cama.

Tener especial cuidado: si está tomando algún medicamento anticoagulante, el tratamiento aconsejado es el paracetamol u otro analgésico pautado por su médico. La interacción entre medicamentos antiinflamatorios puede tener efectos secundarios peligrosos, incluido el hemorragia interna. Es necesario consultar con su médico y ajustar su tratamiento para conseguir ajustarlo a sus necesidades.

Frío y calor en el tratamiento del dolor

El tratamiento con frío, como el hielo, puede aliviar el dolor, como en las lesiones el calor puede hacer que también alivie el dolor en una articulación. La clave, sin embargo, es usar ambos . El Dr. Stearns dice: “Usar calor en la articulación con dolor le hará sentir mejor, pero también aumentará en el área el flujo de sangre. Esto hará que aumente la hinchazón y sienta un dolor palpitante».

Por ello, sugiere usar calor para el alivio inicial, pero luego cambiar a un tratamiento frío como el hielo. «El calor ayuda a que la articulación obtenga alivio, pero es necesario seguir con frío para evitar que la sangre se acumule en la zona». 

Tratamiento del dolor con calor y frío

Los geles tópicos también pueden ayudar. «Los geles con receta, geles de venta libre como e incluso parches antiinflamatorios que ayudan a aliviar las articulaciones con doloro».

Sin embargo, una vez más, consultar a su médico antes de tomar decisiones le evitará efectos secundarios y asegurarse de maximizar el tratamiento.

Cómo dormir cómodamente

Finalmente, puede ayudar en la postura en la cama y reducir la incomodidad y evitar interrumpir el sueño. 

“A veces, si tiene rodillas artríticas, sugerimos que duerma de lado con una almohada pequeña entre las rodillas”, dice el Dr. Stearns. La posición proporciona más apoyo y evita que las rodillas se rocen. 

Si le llega a porducir insomnio, aconseja dormir con una almohada debajo de las rodillas. Además de ofrecer apoyo, esto mantiene las rodillas ligeramente flexionadas, lo que puede evitar que los huesos hagan presión en la articulación con dolor y desgastada. 

“Se trata de encontrar la posición más cómoda y usar una almohada para acolchar para aliviar el dolor. Obtener la postura en la que mejor se sienta» informa el Dr. Stearns. 

dolor crónico y trastorno de estrés postraumático

¿Cuál es la conexión del dolor crónico y el trastorno de estrés postraumático? Al sufrir trastorno de estrés postraumático, el médico le puede explicar que puede aumentar el riesgo de tener otros problemas de salud como depresión y enfermedades cardíacas. Pero puede sorprender saber que las personas con trastorno de estrés postraumatico tienen más probabilidades de tener problemas de dolor que las personas que no lo tienen. 1 

Dolor crónico y trastorno de estrés postraumático

Trastorno de estrés postraumático y frecuencia del dolor

Los estudios muestran que el dolor es uno de los problemas físicos más comunes que informan las personas con trastorno de estrés postraumático. 2  Estos hallazgos son ciertos y no importa qué tipo de eventos traumáticos se experimenten, por ejemplo, un accidente de automovil, agresión física o estar en combate. Las personas con trastorno de estrés postraumático también tienen más probabilidades de sufrir discapacidad relacionada con el dolor.

  • Un estudio de bomberos voluntarios con trastorno de estrés postraumático, aproximadamente el 50% tenía dolor (principalmente dolor de espalda) en comparación con sólo el 20% de los bomberos sin trastorno de estrés postraumático.
  • En otros dos estudios, del 20% al 30% de los pacientes con trastorno de estrés postraumático presentan de forma frecuente síntomas de dolor crónico.

También se puede dar la vuelta a esta situación. 

Muchos pacientes con dolor crónico también pueden llegar a sufrir trastorno de estrés postraumático. De hecho, entre el 10 y el 50 por ciento de las personas que son tratadas para el dolor crónico también padecen trastorno de estrés postraumático. Estas tasas de trastorno de estrés postraumático son más altas que las que se encuentran en la población general . 

¿Por qué ocurren juntos?

Una razón es obvia: muchos eventos traumáticos causan dolor. Los eventos traumáticos graves, como vivir un desastre natural, agresiones físicas o una guerra, pueden causar lesiones graves que acaben en dolor crónico.

Cuanto más severo sea el suceso traumático, más probable es que se produzcan lesiones graves, unido a el trastorno de estrés postraumático.

La segunda razón por la que el trastorno de estrés postraumático y el dolor se unen con tanta frecuencia no es tan obvia, pero es igualmente importante: algunos síntomas del trastorno de estrés postraumático pueden causar dolor. Por ejemplo, los síntomas de hiperactividad relacionados con el trastorno de estrés postraumático a menudo provocan tensión y dolor muscular que puede volverse crónico.

Síntomas del trastorno de estrés postraumático 

Recuerdos intrusivos

Los síntomas de los recuerdos intrusivos pueden ser:

  • Recuerdos recurrentes, involuntarios y angustiantes del hecho traumático
  • Revivir el hecho traumático como si estuviera sucediendo otra vez (reviviscencia)
  • Sueños perturbadores o pesadillas acerca del hecho traumático
  • Angustia emocional grave o reacciones físicas a las cosas que te recuerdan el suceso traumático

Evasión

Los síntomas de la evasión pueden ser:

  • Tratar de evitar pensar o hablar acerca del suceso traumático
  • Evitar lugares, actividades o personas que te recuerden el suceso traumático

Cambios negativos en el pensamiento y en los estados de ánimo

Los síntomas de los cambios en el pensamiento y en el estados de ánimo pueden ser:

  • Pensamientos negativos sobre ti mismo, otras personas, o el mundo en general
  • Desesperanza acerca del futuro
  • Problemas de memoria, incluso no recordar aspectos importantes del suceso traumático
  • Dificultad en mantener relaciones cercanas
  • Sentirte distanciado de tus familiares y de tus amigos
  • Falta de interés en las actividades que antes te gustaban
  • Dificultad para sentir emociones positivas
  • Sentirte emocionalmente insensible

Cambios en reacciones físicas y emocionales

Los síntomas de los cambios en las reacciones físicos y emocionales (también llamados síntomas de excitación) pueden ser:

  • Asombrarte o asustarte fácilmente
  • Estar siempre alerta al peligro
  • Conducta autodestructiva, como por ejemplo beber en exceso o conducir demasiado rápido
  • Trastornos del sueño
  • Dificultad en concentrarte
  • Irritabilidad, arrebatos de ira o conducta agresiva
  • Sentimientos abrumadores de culpa o vergüenza

Síntomas de hiperactividad

  • Ansiedad crónica
  • Dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido
  • Dificultad para concentrarse
  • Irritabilidad
  • Ira y arrebatos de ira
  • Ataques de pánico
  • Estar constantemente en guardia ante amenazas ( hipervigilancia ) 
  • Asustarse fácilmente (reflejo de sobresalto excesivo)

Luego está el dolor que puede ser causado por otros trastornos que ocurren comúnmente junto con el trastorno de estrés postraumático, como la depresión (común en las personas con trastorno de estrés postraumático) y puede que aumente las probabilidades de que eviten o reduzcan actividades saludables que les ayudaba a mantener la forma física. Esto da como resultado, en consecuencia, peor salud e incluso discapacidad, lo que aumenta el riesgo de desarrollar y la aparición del dolor crónico.

Tratar ambos ayuda a obtener mejores resultados

Si se sufre dolor crónico y trastorno de estrés postraumático, buscar tratamiento para ambas problemáticas de salud puede marcar la gran diferencia en la obtención de mejores resultados.

Dado que los síntomas del trastorno de estrés postraumático pueden provocar dolor, recibir tratamiento puede ayudar a prevenir o reducir los problemas de dolor. 

Si ya ha hecho aparición el dolor relacionado con el trauma y trastorno de estrés postraumático, recibir tratamiento ayuda con los dos problemas de salud:

  • El dolor fisico
  • Los síntomas perturbadores de trastorno de estrés postraumático que puede desencadenar el dolor causado por el dolor por el trauma, los recuerdos o los pensamientos intrusivos y recurrentes sobre el evento traumático

Escrito por MATTHEW T. TULL