dolor crónico y trastorno de estrés postraumático

¿Cuál es la conexión del dolor crónico y el trastorno de estrés postraumático? Al sufrir trastorno de estrés postraumático, el médico le puede explicar que puede aumentar el riesgo de tener otros problemas de salud como depresión y enfermedades cardíacas. Pero puede sorprender saber que las personas con trastorno de estrés postraumatico tienen más probabilidades de tener problemas de dolor que las personas que no lo tienen. 1 

Dolor crónico y trastorno de estrés postraumático

Trastorno de estrés postraumático y frecuencia del dolor

Los estudios muestran que el dolor es uno de los problemas físicos más comunes que informan las personas con trastorno de estrés postraumático. 2  Estos hallazgos son ciertos y no importa qué tipo de eventos traumáticos se experimenten, por ejemplo, un accidente de automovil, agresión física o estar en combate. Las personas con trastorno de estrés postraumático también tienen más probabilidades de sufrir discapacidad relacionada con el dolor.

  • Un estudio de bomberos voluntarios con trastorno de estrés postraumático, aproximadamente el 50% tenía dolor (principalmente dolor de espalda) en comparación con sólo el 20% de los bomberos sin trastorno de estrés postraumático.
  • En otros dos estudios, del 20% al 30% de los pacientes con trastorno de estrés postraumático presentan de forma frecuente síntomas de dolor crónico.

También se puede dar la vuelta a esta situación. 

Muchos pacientes con dolor crónico también pueden llegar a sufrir trastorno de estrés postraumático. De hecho, entre el 10 y el 50 por ciento de las personas que son tratadas para el dolor crónico también padecen trastorno de estrés postraumático. Estas tasas de trastorno de estrés postraumático son más altas que las que se encuentran en la población general . 

¿Por qué ocurren juntos?

Una razón es obvia: muchos eventos traumáticos causan dolor. Los eventos traumáticos graves, como vivir un desastre natural, agresiones físicas o una guerra, pueden causar lesiones graves que acaben en dolor crónico.

Cuanto más severo sea el suceso traumático, más probable es que se produzcan lesiones graves, unido a el trastorno de estrés postraumático.

La segunda razón por la que el trastorno de estrés postraumático y el dolor se unen con tanta frecuencia no es tan obvia, pero es igualmente importante: algunos síntomas del trastorno de estrés postraumático pueden causar dolor. Por ejemplo, los síntomas de hiperactividad relacionados con el trastorno de estrés postraumático a menudo provocan tensión y dolor muscular que puede volverse crónico.

Síntomas del trastorno de estrés postraumático 

Recuerdos intrusivos

Los síntomas de los recuerdos intrusivos pueden ser:

  • Recuerdos recurrentes, involuntarios y angustiantes del hecho traumático
  • Revivir el hecho traumático como si estuviera sucediendo otra vez (reviviscencia)
  • Sueños perturbadores o pesadillas acerca del hecho traumático
  • Angustia emocional grave o reacciones físicas a las cosas que te recuerdan el suceso traumático

Evasión

Los síntomas de la evasión pueden ser:

  • Tratar de evitar pensar o hablar acerca del suceso traumático
  • Evitar lugares, actividades o personas que te recuerden el suceso traumático

Cambios negativos en el pensamiento y en los estados de ánimo

Los síntomas de los cambios en el pensamiento y en el estados de ánimo pueden ser:

  • Pensamientos negativos sobre ti mismo, otras personas, o el mundo en general
  • Desesperanza acerca del futuro
  • Problemas de memoria, incluso no recordar aspectos importantes del suceso traumático
  • Dificultad en mantener relaciones cercanas
  • Sentirte distanciado de tus familiares y de tus amigos
  • Falta de interés en las actividades que antes te gustaban
  • Dificultad para sentir emociones positivas
  • Sentirte emocionalmente insensible

Cambios en reacciones físicas y emocionales

Los síntomas de los cambios en las reacciones físicos y emocionales (también llamados síntomas de excitación) pueden ser:

  • Asombrarte o asustarte fácilmente
  • Estar siempre alerta al peligro
  • Conducta autodestructiva, como por ejemplo beber en exceso o conducir demasiado rápido
  • Trastornos del sueño
  • Dificultad en concentrarte
  • Irritabilidad, arrebatos de ira o conducta agresiva
  • Sentimientos abrumadores de culpa o vergüenza

Síntomas de hiperactividad

  • Ansiedad crónica
  • Dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido
  • Dificultad para concentrarse
  • Irritabilidad
  • Ira y arrebatos de ira
  • Ataques de pánico
  • Estar constantemente en guardia ante amenazas ( hipervigilancia ) 
  • Asustarse fácilmente (reflejo de sobresalto excesivo)

Luego está el dolor que puede ser causado por otros trastornos que ocurren comúnmente junto con el trastorno de estrés postraumático, como la depresión (común en las personas con trastorno de estrés postraumático) y puede que aumente las probabilidades de que eviten o reduzcan actividades saludables que les ayudaba a mantener la forma física. Esto da como resultado, en consecuencia, peor salud e incluso discapacidad, lo que aumenta el riesgo de desarrollar y la aparición del dolor crónico.

Tratar ambos ayuda a obtener mejores resultados

Si se sufre dolor crónico y trastorno de estrés postraumático, buscar tratamiento para ambas problemáticas de salud puede marcar la gran diferencia en la obtención de mejores resultados.

Dado que los síntomas del trastorno de estrés postraumático pueden provocar dolor, recibir tratamiento puede ayudar a prevenir o reducir los problemas de dolor. 

Si ya ha hecho aparición el dolor relacionado con el trauma y trastorno de estrés postraumático, recibir tratamiento ayuda con los dos problemas de salud:

  • El dolor fisico
  • Los síntomas perturbadores de trastorno de estrés postraumático que puede desencadenar el dolor causado por el dolor por el trauma, los recuerdos o los pensamientos intrusivos y recurrentes sobre el evento traumático

Escrito por MATTHEW T. TULL

neuropatía periférica


El sistema nervioso periférico se refiere a las partes que están fuera del sistema nervioso central como el encéfalo o la médula espinal. El sistema nervioso periférico envía señales de diferentes zonas del cuerpo al cerebro. El trabajo de estos nervios es enviar señales sobre sensaciones físicas a su cerebro. Las zonas desde las que se envían estas señales:

  • brazos
  • manos
  • pies
  • piernas
  • órganos internos
  • boca
  • cara

La neuropatía periférica es la consecuencia del mal funcionamiento de los nervios. Cuando hay un problema en su funcionamiento,es posible que envíen señales de dolor cuando no hay nada que lo cause, o puede ser posible que no envíen señal de dolor si existe un daño. Entre sus causas pueden estar:

  • una herida
  • enfermedad sistémica
  • una infección
  • un trastorno hereditario

Este trastorno es incómodo, pero existen tratamientos que ayudan. Lo más importante para determinar es si la neuropatía periférica es el resultado de una afección subyacente grave.

¿Cuáles son los tipos de neuropatía periférica?

Existen más de 100 tipos diferentes de neuropatía periférica. Cada tipo tiene sus propios síntomas y opciones de tratamiento específicas. Las neuropatías periféricas se clasifican además por el tipo de daño nervioso involucrado. En la mononeuropatía solo está dañado un nervio. Las polineuropatías, que son más comunes, ocurren cuando se dañan varios nervios.

Existen tres tipos de nervios periféricos:

  • nervios sensoriales, que se conectan a la piel
  • nervios motores, que se conectan a los músculos
  • nervios autónomos, que se conectan a los órganos internos

La neuropatía periférica puede afectar un grupo de nervios o los tres.

Síntomas de la neuropatía periférica

Entre los síntomas de la neuropatía periférica se incluyen:

  • hormigueo en las manos o los pies
  • sensación de usar guantes o calcetín ajustado
  • dolores agudos y punzantes
  • entumecimiento en las manos o los pies
  • una sensación de debilidad y pesadez en los brazos y las piernas, que a veces puede parecer que vaya a sufrir un bloqueo de piernas o brazos
  • soltar regularmente cosas de tus manos
  • adelgazamiento de la piel
  • caída en la presión arterial
  • disfunción sexual, especialmente en hombres
  • estreñimiento
  • dificultades digestivas
  • Diarreas
  • sudoración excesiva

Estos síntomas también pueden indicar otros problemas médicos. Informe a su médico sobre todos sus síntomas.

¿Cuáles son las causas de la neuropatía periférica?

Las personas que tienen antecedentes familiares de neuropatía periférica tienen más probabilidades de desarrollar el trastorno. Sin embargo, existen una variedad de factores y condiciones subyacentes que también pueden causar esta condición.

El daño causado por la diabetes a los nervios es una de las formas más comunes de neuropatía. Esto provoca entumecimiento, dolor y pérdida de sensibilidad en las extremidades.

El riesgo de neuropatía aumenta en personas que:

  • tienen sobrepeso
  • tiene presión arterial alta
  • tiene más de 40 años
  • tiene diabetes

Según el Centro de Neuropatía Periférica de la Universidad de Chicago, casi el 60 por ciento de las personas con diabetes tienen algún tipo de daño nervioso. Este daño a menudo se debe a niveles altos de azúcar en sangre.

Existen enfermedades crónicas y/o problemáticas que pueden causar daño a los nervios entre ellos:

Enfermedades crónicas

  • trastornos renales en los que se acumula una gran cantidad de toxinas en el cuerpo y dañan el tejido nervioso
  • hipotiroidismo, ocurre cuando el cuerpo no produce suficiente hormona tiroidea, lo que provoca retención de líquidos y presión alrededor de los tejidos nerviosos
  • enfermedades que causan inflamación crónica y pueden extenderse a los nervios o dañar el tejido conectivo que rodea los nervios
  • deficiencias de vitaminas E, B-1, B-6 y B-12, que son esenciales para la salud y el funcionamiento de los nervios

El trauma físico es la causa más común de lesión de los nervio

  • Esto puede incluir accidentes automovilísticos, caídas o fracturas. La inactividad, o permanecer quieto demasiado tiempo en una posición, también puede causar neuropatía. El aumento de la presión sobre el nervio mediano, un nervio en la muñeca que proporciona sensación y movimiento a la mano, es la causa más común del síndrome del túnel carpiano. Este es un tipo común de neuropatía periférica.

Alcohol y toxinas

El alcohol tiene un efecto tóxico sobre el tejido nervioso, lo que lleva a las personas con alcoholismo a tener mayor riesgo de neuropatía periférica.

La exposición a sustancias químicas tóxicas como pegamento, solventes o insecticidas, ya sea por abuso de sustancias químicas o en el lugar de trabajo, también puede llegar a causar daños. Además, la exposición a metales pesados ​​como el plomo y el mercurio también puede causar esta condición.

Infecciones y trastornos autoinmunes

Ciertos virus y bacterias atacan directamente el tejido nervioso.

Los virus como el herpes simple, el virus de la varicela-zóster, que causa la varicela y el herpes zóster, y el virus de Epstein-Barr, dañan los nervios y provocan episodios intensos de dolor.

Las infecciones bacterianas como la enfermedad de Lyme también pueden causar daños y dolor en los nervios si no reciben tratamiento. Las personas con VIH o SIDA también pueden desarrollar neuropatía periférica.

Las enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el lupus afectan el sistema nervioso periférico de varias maneras: debido a la inflamación crónica puede llegar a dañar a los tejidos de todo el cuerpo. O por la presión causada por la inflamación, puede provocar un dolor neuropático severo en las extremidades.

Medicamentos

Ciertos medicamentos también pueden causar neuropatía. Entre ellos:

  • anticonvulsivos
  • medicamentos para combatir infecciones bacterianas
  • algunos medicamentos para la presión arterial
  • medicamentos utilizados para tratar el cáncer
  • Las estatinas, una clase de medicamentos que se usan para reducir el colesterol y prevenir enfermedades cardiovasculares, también pueden causar daño a los nervios y aumentar el riesgo de neuropatía.

¿Cómo se diagnostica la neuropatía periférica?

Primero, el médico realizará un examen físico y le puede hacer preguntas sobre antecedentes médicos. Si esto no es suficiente y según los síntomas no puede establecer una conexión con la neuropatía periférica, puede realizar otras pruebas, entre ellas:

  • Análisis de sangre con el objetivo de medir los niveles de vitamina y azúcar en sangre y determinar si su tiroides está funcionando correctamente.
  • Su médico también puede ordenar una tomografía computarizada o una resonancia magnética con el fin de indagar si algo está presionando un nervio, como podría ser el caso de una hernia de disco o un tumor.
  • En última instancia, su médico puede determinar que sea necesaria una biopsia de nervio. Es una cirugía menor que consiste en extraer una pequeña cantidad de tejido nervioso para hacer un exámen con un microscopio.

Electromiografía

La electromiografía puede indicar alteraciones de las señales nerviosas llegan hacia sus músculos. En esta prueba, su médico colocará una pequeña aguja en su músculo. Luego, le pedirá que mueva el músculo suavemente. Las sondas de la aguja medirán la cantidad de electricidad que se mueve a través de su músculo. En esta prueba notará como si le estuvieran inyectando. A veces, en el área puede persistir dolor durante días después.

Estudio de conducción nerviosa

En un estudio de conducción nerviosa, el médico coloca electrodos en su piel. Luego pulsan pequeñas cantidades de electricidad a través de los nervios, con ello se comprueba que existe una transmisión de señal correcta. Puede resultar doloroso mientras se realiza, pero no debería alargarse en el tiempo.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para la neuropatía periférica?

El tratamiento se basa en tratar el trastorno subyacente. Si la causa es la diabetes, es importante asegurarse de controlar los niveles de glucosa en sangre. Si es una deficiencia de vitaminas la causa del problema, corregir la deficiencia será la base del tratamiento. Muchos tratamientos pueden ayudar a aliviar el dolor y restablecer sus actividades habituales. A veces, una combinación de tratamientos pueden ser la mejor opción.

Medicamentos para el dolor

Los analgésicos de venta libre como paracetamol y antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno, resultan muy útiles en el control del dolor moderado. Si se excede en su uso, estos medicamentos pueden afectar la función del hígado o estómago. Es importante evitar el uso durante un período prolongado, especialmente si se toma alcohol de forma regular.

Medicamentos con receta

Muchos analgésicos con receta también pueden ofrecer el control del dolor. Estos incluyen analgésicos opioides, medicamentos antiepilépticos y algunos antidepresivos. Otros medicamentos con receta:

  • inhibidores de la ciclooxigenasa-2
  • tramadol
  • inyecciones de corticosteroides
  • medicamentos para las convulsiones, como gabapentina o pregabalina
  • antidepresivos, como amitriptilina
  • Cymbalta, inhibidor de la recaptación de serotonina y norepinefrina

Otras opciones de tratamientos médicos

El médico puede utilizar varios tratamientos médicos para controlar los síntomas de la neuropatía periférica.

Plasmaféresis

La plasmaféresis es una transfusión de sangre que elimina los anticuerpos potencialmente irritantes del torrente sanguíneo. .

Bloqueo de nervios periféricos

Mediante bloqueo nervioso, su médico le inyectará un anestésico directamente en sus nervios.

Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS)

La estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS) no garantiza resultados por igual para todos, pero es una terapia elegida por muchos porque no se toman fármacos. Los electrodos que se colocan en la piel envían pequeñas cantidades de electricidad a través de ella. El objetivo de este tratamiento es impedir que los nervios transmitan señales de dolor al cerebro.

Férulas ergonómicas

  • pies
  • piernas
  • brazos
  • manos

Su función es dar apoyo a la parte del cuerpo en la que se sienten molestias. Esto puede llegar a aliviar el dolor. Por ejemplo, una férula que mantiene las muñecas en una posición adecuada mientras duerme puede llegar a aliviar la incomodidad del síndrome del túnel carpiano.

Otros tratamientos

Además de los analgésicos de venta libre, muchas personas encuentran alivio para la neuropatía periférica a través de:

  • masaje
  • meditación
  • yoga
  • Ejercicio regular y moderado.

Si bebe alcohol o fuma, considere reducir o dejar de hacerlo. Tanto el alcohol como el tabaco agravan el dolor de la neuropatia y pueden dañarlos cuando el usan ha sido durante períodos prolongados.

Tomar precauciones en casa

Si tiene neuropatía periférica, tiene un riesgo potencial mayor de accidentes en el hogar. Estas medidas pueden ayudar a reforzar la seguridad:

  • Usar siempre zapatos para proteger los pies.
  • Mantenga la casa libre de cosas con las que pueda tropezar.
  • Verificar la temperatura del baño o lavavajillas con el codo, no con la mano o el pie.
  • Instalar pasamanos en su bañera o ducha.
  • Usar alfombras de baño que puedan evitar resbalones.
  • No permanecer en una posición por mucho tiempo. Levántese y muévase un par de veces cada hora. Es especialmente importante cuando el trabajo implica estar sentado durante largos períodos de tiempo en un escritorio.

¿Cómo puedo prevenir la neuropatía periférica?

Incluso si el trastorno es causado por antecedentes familiares, puede ser de ayuda en su prevención teniendo en cuenta los siguientes puntos:

  • evitar el alcohol o beber con moderación
  • evitar fumar o dejar de fumar si fuma
  • comer una dieta saludable
  • hacer ejercicio regular y moderado

Puede reducir su riesgo de neuropatía periférica al:

  • saber a qué toxinas podría estar expuesto en el trabajo o la escuela
  • proteger sus pies durante los deportes, especialmente en aquellos que se producen patadas
  • nunca inhalar toxinas como pegamento
  • Si tiene diabetes, tenga especial cuidado con los pies. Lavar e inspeccionar los pies todos los días y mantener la piel húmeda con cremas hidratantes.

¿Cuál es la perspectiva a largo plazo?

La neuropatía se debe a una enfermedad tratable, es posible que se pueda detener la neuropatía periférica tratando la enfermedad. Sin embargo, si no es el caso, se pueden controlar con éxito los síntomas de la neuropatía periférica. Encontrar un médico para determinar el mejor tratamiento médico y, además, explorar opciones alternativas y de autocuidado pueden complementar el tratamiento médico.

National Institute of Neurological Disorders and Stroke. (2014). Peripheral neuropathy fact sheet [Fact sheet].
ninds.nih.gov/disorders/peripheralneuropathy/detail_peripheralneuropathy.htm
Diabetic neuropathy. (2010).
peripheralneuropathycenter.uchicago.edu/learnaboutpn/typesofpn/diabetes/diabetes.shtml
dolor muscular

El dolor muscular (mialgia) es muy común. Casi todo el mundo experimenta molestias o mialgias en algún momento.

Hay tejido muscular en casi todas las partes del cuerpo, este tipo de dolor se puede sentir casi en cualquier lugar. Sin embargo, no existe una causa única para el dolor en los músculos.

El uso excesivo o las lesiones son comunes, pero existen otras posibles explicaciones para el malestar continuo.

¿Cuáles son las causas más comunes de mialgias?

A menudo, las personas que experimentan dolor muscular pueden identificar fácilmente la causa. Esto se debe a que la mayoría de los casos de mialgia son el resultado de demasiado estrés, tensión o actividad física. Algunas causas comunes incluyen:

  • tensión muscular en una o más áreas del cuerpo
  • sobreuso del músculo durante la actividad física
  • lesión del músculo mientras realiza un trabajo o ejercicios de gran exigencia
  • no realizar calentamientos y enfriamientos

¿Qué tipos de enfermedades pueden causar dolor muscular?

No todos los dolores musculares están relacionados con el estrés, la tensión y la actividad física. Algunas enfermedades para la mialgia incluyen:

  • fibromialgia, especialmente si los dolores y molestias duran más de 3 meses
  • síndrome de fatiga crónica
  • síndrome de dolor miofascial, causa inflamación en los tejidos conectivos musculares (fascia)
  • infecciones, como gripe, poliomielitis o infecciones bacterianas
  • trastornos autoinmunes como lupus, dermatomiositis y polimiositis
  • uso de ciertos medicamentos o drogas, como estatinas, inhibidores de la ECA o cocaína
  • problemas de tiroides, como hipotiroidismo o hipertiroidismo
  • hipopotasemia (bajo nivel de potasio)

Aliviar el dolor muscular en casa

A menudo responde bien al tratamiento en el hogar. Algunas medidas para aliviar las molestias musculares causadas por uso excesivo y lesiones incluyen :

  • descansar el área del cuerpo donde está experimentando dolores y molestias
  • tomar un analgésico de venta libre, como ibuprofeno
  • aplicar hielo en el área afectada para ayudar a aliviar el dolor y reducir la inflamación
  • Debe usar hielo durante 1 a 3 días después de una distensión o esguince, y aplicar calor para cualquier dolor que quede después de 3 días.

Otras medidas que pueden aliviar el dolor muscular incluyen:

  • estirar suavemente los músculos
  • Evitar actividades de alto impacto hasta que desaparezca el dolor muscular.
  • Evitar las sesiones de levantamiento de pesas hasta que se resuelva el dolor muscular.
  • dar tiempo para descansar
  • realizar actividades y ejercicios para aliviar el estrés, como yoga y meditación, para aliviar la tensión
  • ibuprofeno
  • hielo
  • aplicar calor
  • bandas de resistencia para estirar

Cuándo consultar a un médico por dolor muscular

El dolor muscular no siempre es inofensivo y, en algunos casos, el autocuidado no es suficiente para abordar la causa subyacente. La mialgia también puede ser una señal de que algo anda muy mal en su cuerpo.

Debe consultar a su médico:

  • dolor que no desaparece después de unos días de tratamiento con autocuidados
  • dolor muscular severo que surge sin una causa clara
  • dolor muscular que se presenta junto con una erupción
  • dolor muscular que ocurre después de una picadura de garrapata
  • mialgia acompañada de enrojecimiento o hinchazón
  • dolor que ocurre poco después de un cambio de medicamento
  • dolor que ocurre con una temperatura elevada

Las siguientes señales pueden una emergencia médica. Vaya al hospital lo antes posible si experimenta alguno de los siguientes síntomas junto con el dolor muscular:

  • aparición repentina de retención de agua o una reducción del volumen de orina
  • dificultad para tragar
  • vómitos o fiebre
  • problemas para recuperar el aliento
  • rigidez en el área del cuello
  • debilidad muscular
  • incapacidad para mover el área afectada del cuerpo

Consejos para prevenir el dolor muscular

Si el dolor muscular es causado por tensión o actividad física, tome estas medidas para reducir el riesgo de desarrollar dolor muscular en el futuro:

  • Estirar los músculos antes de realizar una actividad física y después de los entrenamientos.
  • Incorporar un calentamiento y un enfriamiento en todas las sesiones de ejercicio, alrededor de 5 minutos cada una.
  • Mantenerse hidratado, especialmente en los días en que está activo.
  • Realice ejercicio con regularidad para ayudar a promover un tono muscular óptimo.
  • Levántese y estírese con regularidad si trabaja en un escritorio o en un entorno que lo pone en riesgo de sufrir distensión o tensión muscular.

Para recordar

El dolor y la molestia muscular ocasional es normal, especialmente si es muy activo o comienza ejercicio.

Escuche a su cuerpo y si sus músculos comienzan a doler deje de hacer la actividad. Empiece a realizar nuevas actividades para evitar lesiones musculares.

El dolor muscular puede deberse a algo más que tensión y actividad física. En este caso, su médico será la persona más indicada para aconsejar y ofrecer u plan de tratamiento. La primera prioridad será tratar la afección primaria.

Como regla general, debe consultar a su médico si el dolor muscular no desaparece después de unos días de autocuidado y descanso.

dolor crónico

Todo el mundo experimenta en ocasiones dolor y molestias. De hecho, el dolor repentino es una reacción importante del sistema nervioso que ayuda a alertar sobre una posible lesión. Cuando ocurre una lesión, las señales de dolor viajan desde el área de la lesión hasta la médula espinal y cerebro.

El dolor, generalmente, a medida que cicatriza la lesión será menos severo. Sin embargo, el dolor crónico es diferente del dolor típico. En el dolor crónico, el cuerpo continúa enviando señales de dolor al cerebro, incluso después de una lesión haya curado. Esto puede durar de varias semanas a años. El dolor crónico puede limitar la movilidad, reducir la flexibilidad, fuerza y ​​resistencia. Esto puede dificultar las tareas y actividades diarias.

Se define como dolor que dura al menos 12 semanas. El dolor se puede sentir agudo o sordo, causando una sensación de ardor o dolor en las áreas afectadas. Puede ser constante o intermitente, yendo y viniendo sin razón aparente. El dolor crónico puede ocurrir en casi cualquier parte de su cuerpo. Se puede sentir el dolor de forma diferente en las áreas afectadas.

Algunos de los tipos más comunes de dolor crónico incluyen:

  • dolor de cabeza
  • dolor posquirúrgico
  • dolor postraumático
  • dolor lumbar
  • dolor de cáncer
  • Dolor de artritis
  • dolor neurogénico (dolor causado por daño a los nervios)
  • dolor psicógeno (dolor que no es causado por una enfermedad, lesión o daño a los nervios)

La Academia Estadounidense de Medicina del Dolor, estima que más de 1.500 millones de personas en todo el mundo padecen dolor crónico. Es la causa más común de discapacidad a largo plazo en Estados Unidos y afecta a unos 100 millones de estadounidenses.

¿Qué causa el dolor crónico?

Generalmente es causado por una lesión inicial, como un traumatismo de espalda o un tirón muscular. Se cree que el dolor crónico se desarrolla cuando se afectan los nervios. El daño en los nervios hace que el dolor sea más intenso y duradero. En estos casos, el tratamiento de la lesión subyacente puede no resolver el dolor crónico.

En algunos casos, sin embargo, las personas experimentan dolor crónico sin ninguna lesión previa. No se comprenden bien las causas exactas del dolor crónico sin lesiones.

En ocasiones, el dolor puede deberse a una enfermedad crónica, como:

  • Síndrome de fatiga crónica: caracterizado por un cansancio extremo y prolongado que a menudo se acompaña de dolor
  • Endometriosis: ocurre cuando el revestimiento uterino crece fuera del útero
  • Fibromialgia: dolor generalizado en los huesos y músculos
  • Enfermedad inflamatoria intestinal: un grupo de afecciones que causa inflamación crónica y dolorosa en el tracto digestivo.
  • cistitis intersticial: un trastorno crónico marcado por presión y dolor en la vejiga
  • Disfunción de la articulación temporomandibular (ATM): causa un chasquido doloroso o bloqueo de la mandíbula.
  • vulvodinia: dolor vulvar crónico que ocurre sin una causa obvia

¿Quién está en riesgo de padecer dolor crónico?

Puede afectar a personas de todas las edades, pero es más común en los adultos mayores. Además de la edad, otros factores que pueden aumentar su riesgo de desarrollar dolor crónico incluyen:

  • sufrir una lesión
  • pasar una cirugía
  • ser mujer
  • sobrepeso u obesidad

¿Cómo se trata el dolor crónico?

El objetivo principal del tratamiento es reducir el dolor y mejorar la movilidad. Esto ayuda a volver a las actividades diarias sin molestias.

La gravedad y la frecuencia del dolor crónico pueden diferir entre las personas. Por eso, los médicos crean planes de manejo del dolor que son específicos para cada persona. El tratamiento del dolor dependerá de sus síntomas y cualquier enfermedad crónica que además pueda tener. Se pueden usar tratamientos médicos, autocuidados en el estilo de vida o una combinación de estos métodos para tratar el dolor.

Medicamentos para el dolor crónico.

Hay varios tipos de medicamentos disponibles que pueden ayudar en su tratamiento. Aquí están algunos ejemplos:

  • Analgésicos de venta libre, como paracetamol o medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) como aspirina o ibuprofeno.
  • analgésicos opioides, que incluyen morfina, codeína e hidrocodona
  • analgésicos adyuvantes, como antidepresivos y anticonvulsivos

Tratamientos para el dolor crónico.

Existen tratamientos médicos que pueden aliviar. Un ejemplo de algunos son:

  • estimulación eléctrica, reduce el dolor enviando descargas eléctricas leves a los músculos
  • bloqueo nervioso, evita que los nervios envíen señales de dolor a su cerebro
  • acupuntura, consiste en pinchar ligeramente la piel con agujas para aliviar el dolor
  • Cirugía, corrige lesiones que pueden haberse curado incorrectamente y que pueden estar contribuyendo al dolor.

Autocuidados para el dolor crónico

Además, se encuentran disponibles varios terapias que ayuden a mejorar el de estilo de vida, buscando ayudar aliviar el dolor crónico. Ejemplos incluyen:

  • terapia física
  • Tai Chi
  • yoga
  • terapia de arte y música
  • mascotas
  • psicoterapia
  • masaje
  • meditación

Hacerle frente al dolor crónico

No existe cura para el dolor crónico, pero se puede controlar con cierto éxito. Es importante ceñirse a un plan para manejar el dolor que ayude a aliviar los síntomas.

El dolor físico está relacionado con el dolor emocional, por lo que el dolor crónico puede aumentar con el estrés.

Desarrollar habilidades emocionales: puede ayudar a lidiar con cualquier estrés relacionado con la enfermedad. A continuación, se indican algunos pasos que puede seguir para reducir el estrés:

Cuidar bien el cuerpo: comer bien, dormir lo suficiente y hacer ejercicio con regularidad pueden mantener el cuerpo sano y reducir la sensación de estrés.

Continuar participando en las actividades diarias: puede mejorar el estado de ánimo y disminuir el estrés participando en actividades que disfruta y socializando con amigos. El dolor crónico puede dificultar la realización de ciertas tareas. Pero aislarse puede dar una perspectiva más negativa sobre la enfermedad y aumentar la sensibilidad al dolor.

Buscar apoyo: los amigos, la familia y los grupos de apoyo pueden ayudar y ofrecer consuelo durante los momentos difíciles. Cuando tenga problemas en el desempeño de la vida diaria o cuando necesite un impulso emocional, un amigo cercano o un ser querido puede brindarle el apoyo que necesita.

dolor pélvico

El dolor pélvico puede indicar un problema con el tracto urinario, los órganos reproductores o el tracto digestivo.

Algunas causas de dolor pélvico, por ejemplo los calambres menstruales en las mujeres, son normales y no es motivo de preocupación. Otros son lo suficientemente graves como para requerir una visita al médico o al hospital.

Esta guía le puede ayudar a saber qué está causando su dolor pélvico. Siempre consulte a su médico para obtener un diagnóstico. Nunca se autodiagnostique.

Infección urinaria (ITU)

Una ITU es una infección bacteriana en algún lugar del tracto urinario. Esto incluye uretra, vejiga, uréteres y riñones. Las infecciones urinarias son muy comunes, especialmente en mujeres. Aproximadamente entre el 40 y el 60 por ciento de las mujeres contraerán una infección urinaria durante su vida, a menudo en la vejiga.

Por lo general, tendrá dolor pélvico con una infección urinaria. El dolor suele estar en la mitad de la pelvis y en el área alrededor del hueso púbico.

Otros síntomas de infección urinaria:

  • necesidad urgente de orinar
  • ardor o dolor al orinar
  • orina turbia, con sangre o con olor fuerte
  • si la infección está en los riñones, dolor de costado y espalda
  • fiebre

Infecciones de transmisión sexual

La gonorrea y la clamidia son infecciones bacterianas que se transmiten a través de la actividad sexual. Aproximadamente 820.000 personas se infectan con gonorrea cada año. La clamidia infecta a casi 3 millones de personas. La mayoría de los casos de estas infecciones de transmisión sexual afecta a personas de 15 a 24 años.

En muchos casos, la gonorrea y la clamidia no causan síntomas. Las mujeres pueden tener dolor en la pelvis, especialmente al orinar o defecar. En los hombres, el dolor puede estar en los testículos.

Otros síntomas de la gonorrea:

  • flujo vaginal anormal (en mujeres)
  • sangrado entre períodos (en mujeres)
  • secreción, dolor o sangrado del recto

Otros síntomas de la clamidia:

  • secreción de la vagina o el pene
  • pus en la orina
  • orinar con más frecuencia de lo habitual
  • dolor o ardor al orinar
  • dolor durante el sexo
  • sensibilidad e hinchazón de los testículos (en hombres)
  • secreción, dolor o sangrado del recto

Hernia

La hernia sucede cuando un órgano o tejido atraviesa un punto débil en los músculos de su abdomen, pecho o muslo. Esto crea un bulto doloroso. Debe poder empujar la protuberancia hacia adentro o desaparece cuando se acueste. El dolor de la hernia empeora cuando tose, se ríe, se inclina o levanta algo.

Otros síntomas de la hernia:

  • sensación de pesadez en el área del bulto
  • debilidad o presión en el área de la hernia
  • dolor e hinchazón alrededor de los testículos (en hombres)

Apendicitis

El apéndice es un tubo delgado que se conecta al intestino grueso. En la apendicitis, el apéndice se inflama.

Afecta a más del 5 por ciento de las personas. La mayoría de las personas que padecen apendicitis son adolescentes o tienen alrededor de 20 años.

El dolor de la apendicitis comienza de forma repentino y puede ser intenso. Por lo general, se centra en la parte inferior derecha de su abdomen. O bien, comenzar el dolor alrededor del ombligo y migrar a la parte inferior derecha del abdomen. Empeora cuando se respira de forma profunda, tose o estornuda.

Otros síntomas de apendicitis:

  • náusea
  • vómitos
  • perdida del apetito
  • fiebre baja
  • estreñimiento o diarrea
  • hinchazón del vientre

Cálculos renales o infección

Los cálculos renales se forman cuando minerales como el calcio o el ácido úrico se agrupan en la orina y forman piedras duras. Los cálculos renales suelen ser más comunes en hombres que en mujeres.

La mayoría de los cálculos renales no causan síntomas hasta que comienzan a moverse a través de los uréteres (los pequeños conductos que transportan la orina desde los riñones hasta la vejiga). Debido a que los tubos son pequeños e inflexibles, no se pueden estirar para mover el cálculo y esto causa dolor.

En segundo lugar, los tubos reaccionan a la piedra apretando la piedra, lo que provoca espasmos dolorosos.

En tercer lugar, si el cálculo bloquea el flujo de orina, puede regresar al riñón y causar presión y dolor. Este dolor puede ser intenso.

El dolor generalmente comienza en el costado y la espalda, pero puede irradiarse a la parte inferior del abdomen y la ingle. También puede sentir dolor al orinar. El dolor por cálculos renales se presenta en oleadas que se vuelven más intensas y luego desaparecen.

Se puede desarrollar una infección renal si las bacterias llegan a los riñones. Puede causar dolor en la espalda, el costado, la parte inferior del abdomen y la ingle. A veces, las personas con cálculos renales también tienen infección renal.

Otros síntomas del cálculo renal o infección:

  • sangre en la orina, que puede ser rosada, roja o marrón
  • orina turbia o maloliente
  • necesidad de orinar con más frecuencia de lo habitual
  • necesidad urgente de orinar
  • ardor o dolor al orinar
  • náusea
  • vomitando
  • fiebre
  • resfriado

Cistitis

La cistitis es una inflamación de la vejiga que generalmente es causada por una infección del tracto urinario. Causa dolor o presión en la pelvis y la parte baja del abdomen.

Otros síntomas de la cistitis:

  • fuerte necesidad de orinar
  • ardor o dolor al orinar
  • orinar pequeñas cantidades a la vez
  • sangre en la orina
  • orina turbia o con olor fuerte
  • fiebre

Síndrome del intestino irritable

El síndrome de intestino irritable causa síntomas intestinales como calambres. No es lo mismo que la enfermedad inflamatoria intestinal, que causa inflamación a largo plazo en el tracto digestivo.

El síndrome de intestino irritable afecta aproximadamente al doble de mujeres que de hombres y, por lo general, comienza antes de los 50 años.

El dolor y los calambres abdominales del síndrome de intestino irritable generalmente mejoran cuando hay evacuación intestinal.

Otros síntomas del síndrome de intestino irritable:

  • hinchazón
  • gases
  • Diarrea
  • estreñimiento
  • moco en las heces

Atrapamiento del nervio pudendo

El nervio pudendo proporciona sensibilidad a los genitales, el ano y la uretra. Una lesión, cirugía o crecimiento puede ejercer presión sobre este nervio en el área por donde entra o sale de la pelvis.

El atrapamiento del nervio pudendo causa dolor neuropático. Se siente como una descarga eléctrica o un dolor profundo en los genitales, el área entre los genitales y el recto (perineo) y alrededor del recto. El dolor empeora cuando se sienta y mejora cuando se pone de pie o se acuesta.

Otros síntomas del nervio pudendo:

  • problemas para iniciar el flujo de orina
  • necesidad frecuente o urgente de orinar
  • estreñimiento
  • evacuaciones intestinales dolorosas
  • entumecimiento del pene y el escroto (en hombres) o vulva (en mujeres)
  • problemas para conseguir una erección (en hombres)

Adherencias

Las adherencias son bandas de tejido similar a una cicatriz que hacen que los órganos y tejidos del abdomen se peguen. Puede tener adherencias después de la cirugía en el abdomen. Aproximadamente el 93 por ciento de las personas que se someten a una cirugía abdominal desarrollan adherencias posteriormente.

Las adherencias no siempre causan síntomas. Cuando lo hacen, el dolor de estómago es el dolor más común. A menudo se sufren fuertes sensaciones de tirones y dolor.

Si bien las adherencias generalmente no causan problemas, si sus intestinos se atascan y se bloquean, puede tener dolor abdominal intenso o síntomas como los siguientes:

  • náuseas
  • vomitos
  • vientre hinchado
  • estreñimiento
  • sonidos fuertes en los intestinos
  • Consulte a su médico de inmediato si tiene estos síntomas.

Dolor pélvico que solo afecta a mujeres

Algunas causas de dolor pélvico solo afectan a las mujeres.

Dolor pélvico intermenstrual o Mittelschmerz

Mittelschmerz es la palabra alemana para «dolor medio», y da lugar al significado a la mitad del ciclo menstrual. Es el dolor en la parte baja del abdomen y la pelvis que algunas mujeres sienten cuando ovulan. La ovulación es la liberación de un óvulo de la trompa de Falopio que ocurre a la mitad de su ciclo menstrual, de ahí la palabra «medio».

El dolor pélvico que siente por mittelschmerz:

  • está en el lado de su abdomen donde se libera el óvulo
  • puede sentirse agudo o como un calambre y sordo
  • dura de unos minutos a unas horas
  • puede cambiar de lado todos los meses, o estar del mismo lado durante algunos meses seguidos
  • También puede tener sangrado o flujo vaginal inesperado.

Mittelschmerz generalmente no es grave, pero informe a su médico si el dolor no desaparece o si tiene fiebre o náuseas.

Síndrome premenstrual y cólicos menstruales

La mayoría de las mujeres tienen calambres en la parte inferior del abdomen justo antes y durante su período menstrual mensual. La incomodidad proviene de los cambios hormonales y de la contracción del útero a medida que empuja el revestimiento uterino.

Por lo general, los calambres son leves, pero a veces son dolorosos. Los períodos dolorosos se denominan dismenorrea. Aproximadamente el 10 por ciento de las mujeres tienen un dolor lo suficientemente intenso como para alterar su vida diaria.

Junto con los calambres, es posible que tenga síntomas como estos antes o durante su período:

  • dolor en los senos
  • hinchazón
  • cambios de humor
  • antojos de alimentos
  • irritabilidad
  • fatiga
  • náusea
  • vomitando
  • Diarrea
  • dolores de cabeza

Embarazo ectópico

El embarazo ectópico ocurre cuando el óvulo fertilizado crece fuera del útero, generalmente en las trompas de Falopio. A medida que el óvulo crece, puede hacer que estalle la trompa de Falopio, lo que puede ser potencialmente mortal.

El dolor del embarazo ectópico aparece de forma brusca y se siente dolor agudo o punzante. Es posible que solo se sufra en un lado de la pelvis. El dolor puede aparecer en oleadas.

Otros síntomas del embarazo ectópico:

  • sangrado vaginal entre períodos
  • dolor en la espalda baja o en el hombro
  • debilidad
  • mareo
  • Llame a su obstetra-ginecólogo si tiene estos síntomas. El embarazo ectópico es una emergencia médica.

Aborto espontáneo

El aborto espontáneo se refiere a la pérdida del bebé antes de la semana 20 de embarazo. Alrededor del 10 al 15 por ciento de los embarazos conocidos terminan en aborto espontáneo. Es probable que incluso más mujeres tengan un aborto espontáneo antes de darse cuenta de que están embarazadas.

Los calambres o el dolor severo en el abdomen son signos de un aborto espontáneo. También puede tener manchado o sangrado.

Estos síntomas no significan que está teniendo un aborto espontáneo. Sin embargo, vale la pena informar a su médico para que pueda hacer una valoración.

Enfermedad pélvica inflamatoria (EPI)


La enfermedad pélvica inflamatoria es una infección en el tracto reproductivo de la mujer. Comienza cuando las bacterias ingresan a la vagina y viajan a los ovarios, las trompas de Falopio y otros órganos reproductivos.

La enfermedad pélvica inflamatoria generalmente es causada por una enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea o la clamidia.

El dolor de la enfermedad pélvica inflamatoria se centra en la parte inferior del abdomen. Puede sentir sensibilidad o dolor.

Otros síntomas de la enfermedad pélvica inflamatoria:

  • flujo vaginal
  • sangrado vaginal anormal
  • fiebre
  • dolor durante el sexo
  • dolor al orinar
  • necesidad frecuente de orinar

Consulte a su médico si tiene estos síntomas. Si no se trata, la enfermedad pélvica inflamatoria puede provocar infertilidad.

Rotura o torsión de un quiste ovárico

Los quistes son sacos llenos de líquido que se pueden formar en los ovarios. La mayoría de las mujeres tienen quistes, pero por lo general no causan ningún problema o síntoma. Sin embargo, si un quiste se retuerce o se rompe, puede causar dolor en la parte inferior del abdomen, en el mismo lado que el quiste. El dolor puede ser agudo o sordo y puede aparecer y desaparecer.

Otros síntomas de un quiste ovárico:

  • sensación de plenitud en el abdomen
  • dolor en la espalda baja
  • dolor durante el sexo
  • aumento de peso inexplicable
  • dolor durante su período
  • sangrado vaginal anormal
  • la necesidad de orinar con más frecuencia de lo habitual
  • hinchazón
  • fiebre
  • vómitos

Consulte al médico de inmediato si el dolor en la pelvis es severo o si también tiene fiebre.

Miomas uterinos

Los fibromas uterinos son crecimientos en la pared del útero. Son comunes durante los años reproductivos de una mujer, por lo general no son cancerosos.

Los fibromas pueden variar en tamaño, desde pequeñas semillas hasta grandes bultos que hacen que su vientre crezca. A menudo, los fibromas no causan ningún síntoma. Los fibromas más grandes pueden causar presión o dolor en la pelvis.

Otros síntomas de los miomas uterinos:

  • sangrado abundante durante los períodos
  • períodos que duran más de una semana
  • sensación de plenitud o hinchazón en la parte inferior del abdomen
  • dolor de espalda
  • necesidad frecuente de orinar
  • dolor durante el sexo
  • problemas para vaciar completamente la vejiga
  • estreñimiento

Endometriosis

En la endometriosis, el tejido que reviste el útero crece en otras partes de la pelvis. Cada mes, ese tejido se espesa e intenta desprenderse, como lo haría dentro del útero. Pero el tejido fuera del útero no se puede expulsar, lo que causa dolor y otros síntomas.

Más del 11 por ciento de las mujeres de entre 15 y 44 años desarrollan endometriosis. La endometriosis es más común en mujeres que tienen entre 30 y 40 años.

La endometriosis causa dolor pélvico antes y durante el período. El dolor puede ser intenso. También puede sentir dolor al orinar o tener relaciones sexuales.

Otros síntomas de la endometriosis:

  • sangrado abundante
  • fatiga
  • Diarrea
  • estreñimiento
  • náuseas

Síndrome de congestión pélvica (SPC)

En el síndrome de congestión pélvica, las venas varicosas se desarrollan alrededor de los ovarios. Estas venas espesas y viscosas son similares a las venas varicosas que se forman en las piernas. Las válvulas que normalmente mantienen la sangre fluyendo en la dirección correcta a través de las venas no funcionan. Esto hace que la sangre se acumule en las venas, que se hinchan.

Los hombres también pueden desarrollar venas varicosas en la pelvis, pero esta condición es mucho más común en las mujeres.

El dolor pélvico es el síntoma principal del síndrome de congestión pélvica. El dolor puede ser sordo. A menudo empeora durante el día, especialmente si se está mucho tiempo sentado o de pie. También puede tener dolor con las relaciones sexuales y en los períodos.

Otros síntomas incluyen del síndrome de congestión pélvica:

  • Diarrea
  • estreñimiento
  • venas varicosas en los muslos
  • problemas para controlar la micción

Prolapso de órganos pélvicos

Los órganos pélvicos femeninos permanecen en su lugar gracias a una red de músculos y otros tejidos que los sostienen. Debido al parto y la edad, estos músculos pueden debilitarse y permitir que la vejiga, el útero y el recto caigan dentro de la vagina.

El prolapso de órganos pélvicos puede afectar a mujeres de cualquier edad, pero es más común en mujeres mayores.

Esta condición puede causar una sensación de presión o pesadez en la pelvis. También puede sentir un bulto que sobresale de su vagina.

Dolor pélvico que afecta al hombre

Algunas enfermedades que causan dolor pélvico afectan principalmente a los hombres.

Prostatitis bacteriana

La prostatitis se refiere a la inflamación e inflamación de la glándula prostática. La prostatitis bacteriana es una infección de la glándula causada por bacterias. Hasta una cuarta parte de los hombres contraen prostatitis en algún momento de sus vidas, pero menos del 10 por ciento de ellos tendrá prostatitis bacteriana.

Junto con el dolor pélvico, los síntomas de la prostatitis son:

  • necesidad frecuente o urgente de orinar
  • dolor al orinar
  • incapacidad para orinar
  • fiebre
  • resfriado
  • náuseas
  • vómitos
  • fatiga

Síndrome de dolor pélvico crónico

Los hombres que tienen dolor pélvico prolongado sin infección u otra causa obvia se les diagnostica síndrome de dolor pélvico crónico. Para llegar a este diagnóstico, debe haber tenido dolor pélvico durante al menos 3 meses.

Entre el 3 y el 6 por ciento de los hombres tienen síndrome de dolor pélvico crónico. Es la enfermedad del sistema urinario más común en hombres menores de 50 años.

Los hombres con síndrome de dolor pélvico crónico tienen dolor en el pene, los testículos, el área entre los testículos y el recto (perineo) y la parte baja del abdomen.

Otros síntomas de síndrome de dolor pélvico crónico:

  • dolor al orinar y eyacular
  • chorro de orina débil
  • una mayor necesidad de orinar
  • dolor muscular o articular
  • fatiga

Estenosis uretral

La uretra es el conducto por el que pasa la orina desde la vejiga hacia el exterior del cuerpo. La estenosis uretral es un estrechamiento o bloqueo en la uretra causado por inflamación, lesión o infección. La obstrucción ralentiza el flujo de orina fuera del pene.

La estenosis uretral afecta aproximadamente al 0,6 por ciento de los hombres a medida que envejecen. En casos raros, las mujeres también pueden tener estenosis, pero el problema es mucho más común en los hombres.

Síntomas de la estenosis uretral incluyen dolor en el abdomen y:

  • chorro de orina lento
  • dolor al orinar
  • sangre en la orina o el semen
  • pérdida de orina
  • hinchazón del pene
  • pérdida del control de la vejiga

Hiperplasia prostática benigna (HPB)

La hiperplasia prostática benigna se refiere a un agrandamiento no canceroso de la glándula prostática. Esta glándula, que agrega líquido al semen, normalmente comienza con el tamaño y la forma de una nuez. La próstata sigue creciendo a medida que envejece.

Cuando la próstata crece, aprieta la uretra. El músculo de la vejiga tiene que trabajar más para expulsar la orina. Con el tiempo, el músculo de la vejiga puede debilitarse y puede desarrollar síntomas urinarios.

La hiperplasia prostática benigna es muy común en hombres mayores. Aproximadamente la mitad de los hombres de 51 a 60 años padecen esta condición. A los 80 años, hasta el 90 por ciento de los hombres tendrán hiperplasia prostática benigna.

Además de una sensación de plenitud en la pelvis, los síntomas pueden incluir:

  • necesidad urgente de orinar
  • flujo de orina débil o goteo
  • dificultad para empezar a orinar
  • empujar o esforzarse para orinar

Síndrome de dolor posvasectomía

Una vasectomía es un procedimiento que evita que un hombre deje embarazada a una mujer. La cirugía corta un tubo llamado conducto deferente, de modo que los espermatozoides ya no puedan formar parte del semen.

Alrededor del 1 al 2 por ciento de los hombres que se someten a una vasectomía tendrán dolor en los testículos durante más de 3 meses después del procedimiento. A esto se le llama síndrome de dolor posterior a la vasectomía. Puede ser causado por daño a estructuras en el testículo o presión sobre nervios en el área, entre otros factores.

El dolor pélvico puede ser constante o ir y venir. Algunos hombres también sienten dolor cuando tienen una erección, tienen relaciones sexuales o eyaculan. Para algunos hombres, el dolor es agudo y punzante. Otros tienen un dolor más punzante.

¿Cuando consultar al médico con dolor pélvico?

El dolor pélvico leve y temporal no es motivo de preocupación. Si el dolor pélvico es intenso o persiste durante más de una semana consulte a su médico. También debe consultar a su médico si tiene:

  • sangre en la orina
  • orina maloliente
  • dificultad para orinar
  • incapacidad para defecar
  • sangrado entre períodos (en mujeres)
  • fiebre
  • resfriado
Definition & facts for kidney stones. (2017).
niddk.nih.gov/health-information/urologic-diseases/kidney-stones/definition-facts
Ectopic pregnancy. (2018).
acog.org/Patients/FAQs/Ectopic-Pregnancy
Ectopic pregnancy. (2017).
marchofdimes.org/complications/ectopic-pregnancy.aspx
Ectopic pregnancy mortality — Florida, 2009–2010. (2012).
cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/mm6106a2.htm
Endometriosis. (2018).
womenshealth.gov/a-z-topics/endometriosis
Abdominal adhesions. (2013).
niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/abdominal-adhesions
Alwaal A. (2014). Epidemiology of urethral strictures. DOI:
10.3978/j.issn.2223-4683.2014.04.07
Chlamydia [Fact sheet]. (2017).
cdc.gov/std/chlamydia/stdfact-chlamydia-detailed.htm
Cooker TJ, et al. (2016). Acute bacterial prostatitis: Diagnosis and management.
aafp.org/afp/2016/0115/p114.html
Cystitis. (2018).
nhs.uk/conditions/cystitis/
Definition & facts. (2017).
niddk.nih.gov/health-information/urologic-diseases/bladder-infection-uti-in-adults/definition-facts
Definition & facts for appendicitis. (2014).
niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/appendicitis/definition-facts
Definition & facts for irritable bowel syndrome. (2017).
niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/irritable-bowel-syndrome/definition-facts
dolor de espalda nocturno

El dolor de espalda nocturno es un dolor lumbar que podría alertar de un problema grave en la columna.

En los EE. UU., Hasta el 80% de la población experimenta algún tipo de dolor lumbar en algún momento de su vida. Es la segunda causa más común por la que las personas acuden su médico. Por muy debilitante que pueda ser el dolor de espalda, la mayoría de los casos son manejables.

Las personas que descansan lo suficiente y hacen el ejercicio adecuado, a menudo, ven una mejoría en cuestión de semanas.

Sin embargo, el dolor de espalda nocturno provoca que las personas no pueden descansar lo que necesitan porque no pueden aliviar su dolor.

¿Qué es el dolor de espalda nocturno?

La mayoría de las personas con dolor de espalda pueden reajustar la forma de dormir para aliviar el dolor que experimentan durante el día. Pero con el dolor de espalda nocturno, el dolor no cesa cuando una persona se acuesta, aunque haya realizado muchos ajustes. Para algunos, el dolor en realidad empeora. Y para otros, el dolor comienza en el momento que se acuestan.

Una persona puede pasar un día prácticamente sin dolor. Pero luego, por la noche, es posible que le resulte casi imposible dormir toda la noche.

¿Qué causa el dolor nocturno?

Al igual que con el dolor de espalda normal, la causa del dolor de espalda nocturno no siempre esta clara. Entre otras causas, el dolor de espalda puede estar causado:

  • Problemas con la forma en que se mueve la columna u otros problemas mecánicos, el más común de los cuales es la degeneración del disco. Los discos, tejidos entre las vértebras que funcionan como un tipo de amortiguador, pueden romperse con la edad.
  • Lesiones como esguinces o fracturas o lesiones más graves como una caída o un accidente automovilístico.
  • Enfermedades y problemas, como escoliosis (curvatura de la columna vertebral) o estenosis espinal, (estrechamiento de la columna vertebral).
  • Los cálculos renales, el embarazo, endometriosis, ciertos cánceres y diversas formas de artritis pueden provocar dolor de espalda.
  • Un gran número de participantes en el estudio británico sufrió degeneración del disco.

A veces, es posible que no se pueda determinar la causa del dolor de espalda.

¿Puede el dolor de espalda nocturno ser un signo de algo grave?

Las pautas para descubrir problemas serios de columna enumeran una serie de «señales de alerta», entre ellas:

¿Qué «banderas rojas» son señales de alerta?

  • Dolor de espalda que se extiende por una o ambas piernas
  • Debilidad, entumecimiento u hormigueo en las piernas
  • Nuevos problemas con el control de los intestinos o la vejiga
  • Dolor o palpitaciones en el abdomen.
  • Fiebre
  • Manchas calientes al tacto
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Historia de cáncer
  • Historia de un sistema inmunológico debilitado
  • Historia de accidentes

Si uno o más de estos síntomas acompañan al dolor de espalda, especialmente si tiene antecedentes de cáncer, consulte a su médico de inmediato.

El dolor de espalda nocturno puede ser un síntoma de tumores espinales. Podría ser un tumor primario, uno que se origina en la columna, o podría ser un tumor metastásico, uno que resulta de un cáncer que comenzó en otra parte del cuerpo y luego se diseminó a la columna.

También es importante llamar al médico si su dolor de espalda es el resultado de una lesión reciente.

El dolor de espalda nocturno también puede ser un síntoma de infección del hueso espinal (osteomielitis) y espondilitis anquilosante (EA), una enfermedad que puede llevar a que la columna se fusione en una posición fija e inmóvil.

Es importante aclarar que es muy poco común que el dolor de espalda nocturno sea causado por un tumor, una infección o una espondilitis anquilosante.

 Harding, I. Spine, September 1, 2005; vol 30: pp 1985-1988.
 The Physical Medicine and Rehabilitation Center, P.A.: "Things that Go Ouch in the Night."
  Kramarich, S. Northeast Florida Medicine, Summer 2005; pp 23 - 26
  National Institute of Arthritis and Musculoskelatal and Skin Diseases: "Back Pain."
Disorders of the spine. A major health and social problem
Neuralgia occipital arnold

La neuralgia occipital o de Arnold es un tipo poco común de dolor crónico de cabeza. Ocurre cuando el dolor proviene de la región occipital y se disemina a través de los nervios occipitales. Los nervios occipitales van desde la parte superior de la médula espinal hasta el cuero cabelludo.

A diferencia de los dolores de cabeza o las migrañas, la neuralgia occipital se puede desencadenar rápidamente, incluso con un simple toque como cepillarse el cabello. La parte más grave de los ataques es breve, con un dolor intenso y agudo que dura sólo unos pocos segundos a unos minutos. El dolor de migraña, que también es severo, dura mucho más que el dolor de la neuralgia occipital.

Se estima que la neuralgia occipital afecta aproximadamente a tres de cada 100.000 personas cada año.

¿Cuáles son los síntomas de la neuralgia occipital?

El síntoma principal de la neuralgia occipital es un dolor intenso y repentino que muchas personas asocian con migrañas. Este dolor se describe como intenso, punzante, y agudo. Los episodios de dolor intenso pueden durar solo unos minutos o segundos, pero puede persistir después la sensibilidad alrededor de los nervios . Al igual que las migrañas, el dolor puede ocurrir más en un lado de la cabeza que en el otro.

  • Molestias oculares, especialmente dolor detrás de los ojos e hipersensibilidad a la luz o fotofobia.
  • Dolor agudo e intenso en la parte posterior de la cabeza o el cuello.
  • Excesiva sensibilidad del cuero cabelludo.
  • Dolor en uno o en ambos lados de la cabeza.

Es poco probable que los episodios de neuralgia occipital presenten síntomas como lagrimeo o enrojecimiento de los ojos, que es común de otros trastornos como la cefalea primaria. A diferencia de los dolores de cabeza tensionales, los episodios de neuralgia occipital se sienten más como un dolor punzante no como un latido sordo.

¿Qué causa la neuralgia occipital?

La causa más común de la neuralgia occipital es el pinzamiento de nervios en la raíz del cuello. En otros casos, puede ser causado por una lesión en la cabeza o el cuello.

A veces, esto es originado por la tensión muscular en el cuello. La tensión crónica cervical es otra causa común.

Otras enfermedades que pueden contribuir a las causas de la neuralgia occipital son:

  • osteoartritis, especialmente de la columna cervical superior, que puede pellizcar los nervios
  • tumores que afectan las raíces nerviosas
  • inflamación de los vasos sanguíneos
  • gota
  • infección

Los ataques individuales o episodios de neuralgia occipital pueden ocurrir aparentemente de forma espontánea o desencadenarse por un toque ligero.

¿Cómo se diagnostica la neuralgia occipital?

Cuando acuda a la cita de su médico, primero le preguntarán sobre su historial médico. Le preguntarán cuánto tiempo ha experimentado síntomas y es posible que le hagan preguntas para buscar problemas subyacentes. Durante el examen físico, si sospechan que hay neuralgia occipital en lugar de dolores de cabeza o migrañas, presionarán las regiones occipitales para ver si experimenta dolor como resultado.

Para descartar otras afecciones y buscar la causa subyacente de la neuralgia occipital, su médico puede ordenar pruebas de imágenes como una resonancia magnética o una tomografía computarizada. Esto les ayudará a observar su columna vertebral y buscar diferentes causas del dolor. En la mayoría de los casos, en los exámenes neurológicos no se observan anomalías.

¿Cómo se trata la neuralgia occipital?

Hay una variada opciones de tratamiento disponibles para la neuralgia occipital. Su médico puede recomendar primero probar un tratamiento, que incluye aplicar compresas tibias en el área afectada y tomar AINE como ibuprofeno.

Su médico también puede recomendar fisioterapia, relajantes musculares y masajes, que pueden ayudar a tratar los pinzamientos en los nervios causados ​​por la tensión muscular. Los antidepresivos, antiepilépticos y tricíclicos también se pueden usar para aliviar los síntomas.

Si los métodos más conservadores no funcionan, su médico puede inyectar un anestésico local en el área occipital. Esto puede proporcionar un alivio inmediato y puede durar hasta 12 semanas.

Dependiendo de la causa, el médico puede recomendar cirugía para disminuir la presión sobre los nervios. Por ejemplo, la compresión nerviosa debida a la osteoartritis o a la artritis reumatoide de la columna cervical se puede aliviar mediante un procedimiento quirúrgico.

¿Cuál es el pronóstico de la neuralgia occipital?

La neuralgia occipital es dolorosa. Sin embargo, hay una amplia gama de opciones de tratamiento disponibles para aumentar la probabilidad de su manejar con éxito, especialmente si se trata la causa subyacente. Si bien esta condición no pone en peligro la vida, es dolorosa. Acuda a su médico si tiene síntomas.

https://www.elsevier.es/es-revista-neurologia-argentina-301-articulo-neuralgia-occipital-tratamiento-con-infiltracion-S1853002812001012
Guha D, et al. (2015). Occipital neuralgia secondary to unilateral atlantoaxial osteoarthritis: Case report and review of the literature. DOI:
10.4103/2152-7806.172531
Narouze S. (2016). Occipital neuralgia diagnosis and treatment: The role of ultrasound [Abstract]. DOI:
10.1111/head.12790
Occipital neuralgia. (n.d.).
aans.org/Patients/Neurosurgical-Conditions-and-Treatments/Occipital-Neuralgia
Occipital neuralgia. (n.d.).
hopkinsmedicine.org/healthlibrary/conditions/adult/nervous_system_disorders/Occipital_Neuralgia_22,OccipitalNeuralgia/
Occipital neuralgia. (2016).
americanmigrainefoundation.org/understanding-migraine/occipital-neuralgia/
fascitis plantar

La fascitis plantar causa dolor en la parte inferior del talón. La fascia plantar es un ligamento grueso que une el talón con la parte delantera del pie hasta los dedos. Actúa como un amortiguador y sostiene el arco de su pie, ayudándole a caminar.

La fascitis plantar es una de las molestias ortopédicas más comunes. Los ligamentos de la fascia plantar sufren mucho desgaste en la vida diaria. Demasiada presión sobre los pies puede dañar o desgarrar los ligamentos. La fascia plantar se inflama y la inflamación causa dolor y rigidez en el talón.

La causa del dolor de la fascitis plantar no está clara. Un estudio de 2003 sugiere que la afección puede implicar una degeneración en lugar de una inflamación de la fascia plantar. Debido a que fascitis significa “inflamación de una fascia”, podría denominarse como fasciosis plantar.

Los síntomas de la fascitis plantar

La principal queja de las personas con fascitis plantar es el dolor en la parte inferior del talón o, a veces, en la zona inferior de la mitad del pie. Por lo general, afecta solo un pie, pero puede afectar a ambos.

El dolor de la fascitis plantar se desarrolla gradualmente con el tiempo. Puede ser sordo o agudo. Algunas personas sienten un ardor o dolor en la planta del pie que se extiende hacia afuera desde el talón.

El dolor suele empeorar por la mañana, cuando se dan los primeros pasos al salir de la cama, o está sentado o acostado un tiempo. Subir escaleras puede resultar muy difícil debido a la rigidez del talón.

Después de una actividad prolongada, el dolor puede empeorar debido a una mayor irritación o inflamación. Las personas con fascitis plantar no suelen sentir dolor durante la actividad, sino justo al parar.

Causas de la fascitis plantar

Los hombres y mujeres entre las edades de 40 y 70 tienen el mayor riesgo de desarrollar fascitis plantar. También es más común en mujeres que en hombres. Las mujeres en el embarazo a menudo experimentan episodios de fascitis plantar, especialmente en la última etapa del embarazo.

La obesidad y el soprepeso eleva el riesgo de desarrollar fascitis plantar. Se debe a la mayor presión sobre los ligamentos de la fascia plantar, especialmente si se aumenta de repente de peso.

Si es corredor de larga distancia, es más probable que desarrolle problemas de fascia plantar. También tiene más riesgo si tiene un trabajo muy activo que implica estar de pie con frecuencia, como trabajar en una fábrica o ser camarero de un restaurante.

Si tiene problemas estructurales en los pies, como arcos muy altos o pies muy planos, puede desarrollar fascitis plantar. Los tendones de Aquiles tensos, que son los tendones que unen los músculos de la pantorrilla a los talones, también pueden provocar dolor en la fascia plantar. El simple hecho de usar zapatos con suelas blandas y un arco deficiente también puede provocar fascitis plantar.

La fascitis plantar no suele ser el resultado de espolones calcáneos. Los médicos solían creer que los espolones calcáneos causaban dolor en personas con fascitis plantar.

Pruebas y diagnóstico de fascitis plantar

El médico realizará un examen físico para verificar la sensibilidad en su pie y la ubicación exacta del dolor. Es para asegurarse de que el dolor no resulte de un problema diferente del pie.

Durante la evaluación, es posible que le pidan que flexione el pie mientras empujan la fascia plantar para ver si el dolor empeora a medida que se flexiona y mejora cuando señala con el dedo del pie. También observarán si tiene enrojecimiento leve o hinchazón.

Su médico evalúa la fuerza de los músculos y la salud de sus nervios revisando:

  • reflejos
  • tono muscular
  • sentido del tacto y la vista
  • coordinación
  • equilibrio

Es posible que sea necesario realizar una radiografía o una resonancia magnética para comprobar que no exista otra causa que le esté causando dolor en el talón, como una fractura de hueso.

Tratamiento de la fascitis plantar

Los tratamientos caseros como el reposo, la aplicación de hielo y el uso de aparatos ortopédicos y medicamentos antiinflamatorios suelen ser las primeras formas de tratar la fascitis plantar. Si no alivian el dolor, la inyección de un corticosteroide dirigida en la sección dañada del ligamento puede ayudar. El médico puede hacer esto en su consulta.

También puede usar un dispositivo de ultrasonido para ayudar a determinar el mejor lugar para la inyección. Puede aplicar corticosteroides en la piel del talón o el arco del pie, y luego aplicar una corriente eléctrica indolora para dejar que el esteroide pase a través de la piel y llegue al músculo.

La fisioterapia es parte clave del tratamiento de la fascitis plantar. Puede ayudar a estirar la fascia plantar y los tendones de Aquiles. Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios para fortalecer los músculos de la parte inferior de la pierna, lo que le ayudará a estabilizar su forma de caminar y reducir la carga de trabajo en la fascia plantar.

Si el dolor continúa y otros métodos no funcionan, su médico puede recomendar una terapia de ondas de choque. En esta terapia, las ondas sonoras bombardean su talón para estimular la curación dentro del ligamento. Los efectos secundarios de este tratamiento pueden incluir:

  • moretones
  • hinchazón
  • dolor
  • entumecimiento

No está demostrado que la terapia de ondas de choque sean eficaces de forma continuada en el alivio de los síntomas. Si los tratamientos médicos y los cuidados en el hogar no resuelven su fascitis plantar, la siguiente opción seria considerar la cirugía.

Cirugía de fascitis plantar


La cirugía es la terapia más drástica. Se lleva a cabo en los casos en los que el dolor es intenso o dura más de 6 a 12 meses.

En la liberación de la fascia plantar, el cirujano separa parcialmente la fascia plantar del hueso del talón. Esto reduce la tensión, pero debilita el arco del pie y puede llevar a perder la función completa del pie.

Si tiene dificultades para flexionar los pies incluso después de un estiramiento constante, su médico puede recomendar la recesión del gastrocnemio. Esta cirugía implica alargar el músculo de la pantorrilla para aumentar el movimiento del tobillo y liberar la tensión en la fascia plantar.

La cirugía puede provocar dolor crónico y dañar a los nervios, por lo que solo debe considerarse después de probar otras opciones de tratamiento.

Ejercicios de fascitis plantar

Los estiramientos suaves pueden ayudar a aliviar e incluso prevenir la fascitis plantar. Estirar las pantorrillas y la propia fascia plantar ayuda a relajar los músculos y reduce el dolor en el talón.

Es importante tomarse tiempo libre de ciertos ejercicios, como correr, para que la fascia plantar tenga tiempo de curarse. La natación y otras actividades de bajo impacto pueden permitir hacer ejercicio sin empeorar el dolor de talón. Cuando empiece a correr de nuevo, empiece lentamente.

Pare y estire mientras hace ejercicio para evitar que el dolor regrese. Recuerde también estirar antes de comenzar cada entrenamiento.

Los estiramientos para la fascitis plantar son fáciles de hacer. Solo necesita algunos accesorios comunes, como una silla y un rodillo de espuma o incluso solo una botella de agua congelada. Aprenda los estiramientos adecuados para ayudar a curar y prevenir la fascitis plantar.

Remedios caseros para la fascitis plantar

Reducir el dolor y la irritación o inflamación en el ligamento de la fascia plantar es una parte importante del tratamiento, pero esto no aborda el daño subyacente del ligamento.

Tratamientos caseros

El tratamiento inicial en el hogar incluye no ponerse de pie y aplicar hielo durante 15 a 20 minutos, tres o cuatro veces al día para reducir la hinchazón.

También puede intentar reducir o cambiar sus actividades. Usar soportes para el arco en los zapatos, reemplazar el calzado deportivo desgastado y hacer ejercicios de estiramiento también puede ayudar a aliviar el dolor.

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno y el naproxeno , pueden aliviar el dolor en el ligamento.

Férulas nocturnas

Las férulas nocturnas son otro tratamiento que puede ayudar a estirar la pantorrilla y el arco del pie. Las férulas nocturnas son un tipo de aparato ortopédico que mantiene el pie en una posición flexionada y alarga la fascia plantar y el tendón de Aquiles durante la noche. Esto puede prevenir el dolor y la rigidez matutinos.

Las ortesis especiales, o soportes para el arco, para sus zapatos pueden ayudar a aliviar parte del dolor al distribuir la presión y pueden prevenir un daño mayor a la fascia plantar.

Una bota ortopédica puede inmovilizar su pie y reducir la tensión mientras sana la fascia plantar. Puede quitarse la bota, parecida a una bota de esquí, para bañarse.

Seguir con cuidado las recomendaciones el tratamiento en el hogar suele ser suficiente para curar la fascitis plantar sin la ayuda de su médico.

Prevenir la fascitis plantar

Hacer algunos cambios en el estilo de vida puede ayudarlo a evitar la fascitis plantar.

Usar zapatos de apoyo con un buen soporte para el arco y reemplazar el calzado deportivo con regularidad. Si es corredor, alrededor de 600 a 800 Km es el límite por cada par de zapatos.

Incorpora ejercicios de bajo impacto en tu rutina, como nadar o andar en bicicleta. Evite trabajar demasiado la fascia plantar con carreras muy frecuentes. Antes de hacer ejercicio, asegúrese de estirar las pantorrillas, el tendón de Aquiles y la fascia plantar.

Haga todo lo posible para mantener un peso saludable. Si tiene sobrepeso, intente bajar de peso para reducir la presión sobre la fascia plantar.

Recuperarse de la fascitis plantar

Para la mayoría de las personas, la fascitis plantar mejora a los pocos meses de los tratamientos en el hogar. Incluyen reposo, hielo y estiramientos.

También puede ayudar a que su fascia plantar se recupere estabilizando el pie con esparadrapo. Esto limita la cantidad de movimiento del ligamento. Una revisión de 2015 de varios estudios sugiere que vendarse el pie también ofrece un alivio temporal del dolor.

Puede utilizar cinta de óxido de zinc o cinta de kinesiología. Puede necesitar algo de práctica, pero usted mismo puede vendar su pie y ayudar en el proceso de recuperación.

¿Cómo colocar cinta en el pie para ayudar a aliviar la fascitis plantar?

Fascitis plantar frente a espolones calcáneos

Un espolón en el talón es un gancho de hueso que se puede formar en el hueso del talón o en el calcáneo del pie. Al igual que la fascitis plantar, puede desarrollarse a partir de un estrés prolongado en los pies. Un cirujano ortopédico o un podólogo pueden diagnosticar un espolón en el talón con una radiografía.

La gente a menudo asume que el dolor de pie es causado por el espolón en el talón, pero generalmente no es cierto. Los espolones del talón a menudo no causan síntomas.

Según la Asociación Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos (AAOS), 1 de cada 10 personas tiene un espolón en el talón, pero solo 1 de cada 20 personas con espolón en el talón experimenta dolor.

Por el contrario, la Clínica Cleveland informa que el 50 por ciento de las personas que tienen espolón calcáneo sienten dolor debido al espolón calcáneo.

Los espolones en el talón comparten causas similares con la fascitis plantar.

Algunos son:

  • zapatos desgastados o sin apoyo
  • tener sobrepeso
  • artritis
  • caminar con un paso incorrecto o antinatural

Tener fascitis plantar también aumenta la probabilidad de que se formen espolones en el talón. Aunque los espolones del talón no mejoran sin cirugía, por lo general no causan dolor ni otros síntomas. Por lo tanto, la cirugía generalmente no suele ser necesaria.

Tratamiento de los espolones

Puede tratar los espolones del talón de la misma manera que trataría la fascitis plantar. Descanse y use hielo, analgésicos y plantillas para zapatos para reducir cualquier síntoma.

Fascitis plantar en niños

Los niños, al igual que los adultos, pueden desarrollar fascitis plantar por el uso excesivo del ligamento o por usar zapatos viejos o que no tenga buen apoyo. Debido a que el problema puede empeorar con el tiempo, es importante consultar a un médico para hacer el diagnostico y el tratamiento adecuado.

Aplicar hielo en el talón del niño para reducir cualquier irritación o inflamación. Masajear el área también puede ayudar a que cure. Asegúrarse de que el niño descanse y evite correr, saltar y estar de pie durante períodos prolongados también ayuda a eliminar el problema.

Cuando el niño vuelva de sus actividades normales, recuérdele que haga ejercicios de calentamiento y estiramientos para evitar que el problema reaparezca. También debe comprobar que esté usando zapatos con el apoyo correcto.

El dolor de talón de su hijo también podría ser debido a otro problema, como una tendinitis de Aquiles o una fractura.

Dieta para fascitis plantar

Es necesaria más investigación sobre el uso de la nutrición para mejorar o prevenir la fascitis plantar. Sin embargo, tomar estos suplementos puede ayudar a reparar y curar los tejidos:

  • vitamina C
  • zinc
  • glucosamina
  • bromelina
  • aceite de pescado

Es mejor obtener los nutrientes de una dieta equilibrada que de suplementos. Si decide tomar suplementos, siempre consulte primero con su médico.

Si el aumento fue la causa de su fascitis plantar, una dieta equilibrada le puede ayudar a perder peso y aliviar el dolor de talón.

Complicaciones de la fascitis plantar

Puede desarrollar dolor crónico en el talón si ignora el problema. Esto puede cambiar la forma en su forma de caminar y causar lesiones en:

  • piernas
  • rodillas
  • caderas
  • espalda

Las inyecciones de esteroides y algunos otros tratamientos pueden debilitar el ligamento de la fascia plantar y causar una posible ruptura del ligamento.

La cirugía conlleva riesgos como hemorragia, infección y reacciones a la anestesia. El desprendimiento de la fascia plantar también puede causar cambios en el pie y daño a los nervios. La cirugía de recesión gastrocnemio también puede causar daño a los nervios.

Pronóstico

La mayoría de las personas no necesitan cirugía para aliviar el dolor de la fascitis plantar. Se obtienen mejorías mediante fisioterapia, tratamientos caseros y tratamientos médicos. Sin embargo, el tratamiento puede tardar de varios meses a 2 años en mejorar los síntomas.

diversidad del dolor

Es de muchos tipos y cada uno requiere un tratamiento especializado. Los científicos están aprendiendo a diagnosticar diferentes variedades.
El primer apretón de mi pulgar izquierdo es suave, casi tranquilizador. Lo puntuo como 0 de 100 en la escala de dolor.

Pero a medida que el técnico aumenta la presión sobre el dispositivo hecho a medida para apretar el pulgar , se vuelve menos agradable. Califico 2, 6 … luego 36. Unos cuantos apretones más tarde, estoy en 79.

A los 84 años, me alegro de que la prueba haya terminado mientras me llevo el pulgar a la boca.

Me ofrecí para un estudio sobre el dolor en la Universidad de Michigan, en un edificio al noreste del campus principal de la universidad en Ann Arbor. A medida que avanza el día, me someteran a pinchazos con agujas, apretones de piernas mientras usan la resonancia magnética, todo froma parte de una gran apuesta para comprender mejor la causa, la raíz del dolor de una persona y encontrar las mejores soluciones.

Conocer el dolor es urgente

Por suerte para mí, solo soy un control en este experimento y puedo llorar pidiendo piedad cuando quiera. Esta no es a situación de multitud de personas, 50 millones solo en los EE. UU. Tienen dolor crónico continuo, para ellos los tratamientos para paliar su dolor están muy lejos de ser los óptimos.

“Nuestros tratamientos para el dolor crónico son muy malos”, dice Richard E. Harris, neurocientífico del Centro de Investigación de Fatiga y Dolor Crónico de la Universidad de Michigan y coinvestigador del estudio, que en última instancia debería ayudar a mejorar los diagnósticos y terapias. Hoy en día, los médicos definen principalmente el dolor por su ubicación: el abdomen, la espalda baja, las articulaciones. Luego ofrecen tratamientos, generalmente antiinflamatorios u opioides, que con demasiada frecuencia no hacen nada a las células y moléculas que causan el daño a la persona. Un análisis reciente en el Journal of the American Medical Association encontró que los opioides reducen el dolor en un promedio de menos de un punto en una escala de 10 puntos, en una gran variedad de enfermedades crónicas.

Como parte del movimiento de la medicina de precisión y gracias a la tecnología moderna de imágenes cerebrales, los científicos están empezando a descifrar los diferentes tipos de dolor: qué los causa, cómo diagnosticarlos y cómo prescribir tratamientos adecuados. Recientemente, en 2017, la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor definió un nuevo tipo de dolor, llamado nociplástico. Se caracteriza por la ausencia de daños en los nervios o tejidos donde duele.

Dan Clauw, director del centro del dolor de Michigan, es un apasionado en ayudar a las personas con este tipo de dolor incomprendido durante mucho tiempo, que podría ser la base de afecciones crónicas, como la fibromialgia, que afligen a millones de personas. Sus ojos azules destellan detrás de sus gafas mientras cruza el mundo para educar a otros médicos sobre el dolor nociplástico. Lleva una chaqueta azul marino y pantalones cuando nos reunimos para almorzar en mis sesiones de prueba, porque acaba de regresar de dar una presentación sobre la marihuana y el dolor. Bromea diciendo que sus colegas no lo reconocerian sin sus jeans habituales.
La obtención de imágenes del cerebro, junto con las pruebas de pinchazos del tipo que soporté, está comenzando a aportar datos que explican el problema y sugieren soluciones. Con el tiempo, este conocimiento ayudará a los científicos a desarrollar terapias más especificas adaptadas a la diversidad del dolor, para que los médicos puedan tratar mejor a los pacientes.

TAXONOMÍA DEL DOLOR

Clasificación del dolor

A grandes rasgos, el dolor se divide en tres categorías: nociceptivo, neuropático y nociplástico. («Noci-» es del latín «hacer daño»).

Dolor nociceptivo

El dolor nociceptivo es el resultado de la inflamación o el daño directo a los tejidos. Cuando el dispositivo de tortura aprieta mi pulgar, por ejemplo, los nervios sensibles al dolor notan la presión y entran en acción. Transmiten mensajes a mi médula espinal, que los envía a mi cerebro, y mi cerebro acaba diciendo «¡Ay!»
Este tipo de malestar suele ser de corta duración; el mío se disipa después de chuparme el pulgar por unos momentos. Sin embargo, el dolor nociceptivo también puede ser crónico; por ejemplo, en la osteoartritis, donde el cartílago de las articulaciones se desgasta y provoca el estiramiento de tendones y ligamentos, o por la inflamación continua de la artritis reumatoide.

Dolor neuropático

El dolor neuropático, por el contrario, ocurre cuando los propios nervios sensibles al dolor están dañados o irritados, de modo que envían un «¡Ay!» inapropiadas señales al cerebro. Por lo general, es el resultado de alguna lesión o enfermedad, como la diabetes o culebrilla (herpes zóster). Tambiénocurre cuando se pellizca un nervio, como en el caso del síndrome del túnel carpiano (se comprime un nervio en la muñeca. Suele ser de larga duración, a menos que se repare el daño.

Dolor nociplástico

El dolor nociplástico, el tipo recién hallado, no es el resultado de una inflamación o lesión obvia. Más bien, es como si el volumen del dolor está demasiado alta, no en el lugar del dolor en sí, sino más allá. El dolor nociplástico parece surgir en partes del sistema nervioso central (el cerebro o la médula espinal) que reciben, transmiten o procesan esas señales de «¡Ay!» . Estos nervios fallan, creando una sensación de dolor aunque nada este mal. La ubicación del problema, el sistema nervioso central, es la razón por la que Clauw prefiere llamarlo «sensibilización central». El ejemplo clásico es la fibromialgia, que causa dolor que parece provenir de músculos, tendones y articulaciones, a pesar de que el problema real está en el cerebro o la médula espinal.

Más de un dolor a la vez

Para complicar la situación, una persona puede tener más de un tipo de dolor al mismo tiempo. En 2012, la revista Pain publicó un informe del caso de una persona con dolor ardiente y punzante en ambos lados del cuerpo. El tratamiento con pregabalina, un medicamento para la epilepsia que también puede tratar el dolor neuropático y la sensibilización central, alivió el dolor en el lado derecho del cuerpo, pero no en el izquierdo.

Toda esta clasificación del dolor es algo más que un trabajo académico: debería ayudar a orientar cómo tratar a las personas.

Por ejemplo, un paciente con dolor de rodilla. Si el problema es nociceptivo, los antiinflamatorios o la cirugía de rodilla lo deberían ayudar. Pero si el problema es central, es probable que esos tratamientos no consigan controlar el dolor. Una mejor apuesta serían los medicamentos que pueden influir directamente en el sistema nervioso central que falla. Algunos antidepresivos, por ejemplo, actúan sobre los mensajeros químicos del cerebro, los neurotransmisores, que están involucrados en el dolor, alterando su señalización para apagar el mensaje «¡Ay!».

Tratamientos sin medicamentos

Los tratamientos sin medicamentos, como la acupuntura y la terapia cognitivo-conductual, también pueden ayudar porque influyen en la forma en que el cerebro percibe el dolor. La acupuntura aumenta la disponibilidad de receptores cerebrales que responden a los analgésicos naturales del cuerpo. Un análisis reciente en JAMA Internal Medicine de más de 6.000 personas que tomaban opioides encontró que tratamientos como la meditación, y la terapia cognitivo-conductual reducen el dolor y disminuyen las dosis de medicamentos necesarioss para controlarlo.

Las distinciones entre los tipos de dolor no son claras

Aunque el término «nociplástico» es nuevo, Clifford Woolf, neurobiólogo del Boston Children’s Hospital y de la Escuela de Medicina de Harvard, propuso el concepto por primera vez en 1983. Sin embargo, la idea ha tardado en hacerse popular. En la década de 1990, cuando Clauw comenzó a estudiar la fibromialgia, era una enfermedad tan vaga, tan desconcertante, que algunos médicos simplemente negaban su existencia.

Hoy en día, es más probable que se acepte la fibromialgia como una afección real. Pero muchos médicos todavía no aprecian cómo los problemas centralizados pueden ser la base del dolor, incluso cuando los síntomas parecen nociceptivos o neuropáticos, dice Clauw.

Las distinciones entre los tipos de dolor no son claras: si no se trata, el dolor nociceptivo puede sensibilizar el sistema nervioso, convirtiendo un problema temporal en dolor crónico nociplástico, por ejemplo. Clauw y sus colegas de Michigan creen que la sensibilización central se manifiesta en una miríada de afecciones, desde el síndrome del intestino irritable hasta el dolor pélvico crónico y la enfermedad del ojo seco. Y en el estudio en el que me inscribí, quieren aclarar la frecuencia con la que esto sucede y cómo los médicos podrían detectarlo en pacientes que se presentan pidiendo alivio para el dolor.

¿Cómo estudiar el dolor?

Con ese fin, el equipo ha inscrito a personas con tres trastornos de dolor diferentes que parecen nociceptivos o neuropáticos. Los científicos evaluarán su dolor antes y después de los tratamientos estándar. Si el dolor es de características centrales, los tratamientos no deberían funcionar; una decepción para los participantes, pero que eventualmente puede conducir a una mejor comprensión y tratamiento para ellos y otros como ellos.

Dos categorías de sujetos tienen lo que parece un dolor nociceptivo: aquellos con osteoartritis de cadera, que recibirán un reemplazo de cadera, y aquellos con artritis reumatoide inflamatoria, que serán tratados con medicamentos modernos. Un tercer grupo, las personas con síndrome del túnel carpiano, representan dolor neuropático y se someterán a cirugía para aliviar la presión sobre el nervio.

La diversidad del dolor

Pero si Clauw y su equipo tienen razón, entonces algunas de estas personas realmente sufrirán de sensibilización central, en lugar o además del problema nociceptivo o neuropático. Dos grupos de control ayudarán a descubrir eso: las personas con fibromialgia mostrarán a los investigadores cómo se ve la sensibilización central pura, y aquellos como yo, sin dolor crónico, representaremos el estado no central.

Una vez que se tengan todos los datos, los investigadores esperan que las características del dolor compartidas por las personas con fibromialgia y las demás cuyos tratamientos no funcionan, revelen una posible firma de sensibilización central.

Sin pruebas clínicas para el diagnóstico

El desafío es que no existe un simple análisis de sangre o radiografía que distinga un tipo de dolor de otro. “No existe una medida única que, por sí sola, represente dolor”, dice Woolf, autor de un artículo en la Annual Review of Neuroscience sobre el dolor causado por problemas en la maquinaria sensorial.

Para construir ese compuesto, los científicos deben recurrir a una variedad de mediciones indirectas. Entre ellas se incluye las respuestas a los golpes y pinchazos que me infligen a mí y a otros sujetos.

¿Cómo medir el dolor?

Esta pieza particular de la imagen, llamada prueba sensorial cuantitativa o QST, mide el umbral en el que una persona puede sentir una sensación determinada, como la presión, el calor o el frío, y cuándo esa sensación se vuelve dolorosa. Esto puede revelar cómo el sistema nervioso de una persona lidia con el dolor y cómo ese sistema puede estar descompuesto. Los defectos específicos en los nervios conducen a cambios específicos en las respuestas al dolor, lo que ayuda a los científicos a distinguir un tipo de dolor de otro.

Simple, pero revelador.

Por ejemplo, en el caso de la prueba de presión del pulgar, una persona con fibromialgia probablemente comenzaría a sentir dolor con alrededor de cuatro libras de presión. Clauw, que no tiene dolor crónico de ningún tipo y es relativamente insensible al dolor, dice que puede soportar hasta 18 libras de presión antes de que se vuelva incómodo. La persona promedio probablemente comenzaría a sentirse molesta con alrededor de ocho libras.

O hacer una prueba en la que me pinchan el antebrazo con una aguja. El dispositivo se retrae como el mango de un cuchillo de efectos especiales de Hollywood, por lo que no me perfora la piel, pero no es una sensación agradable; lo califico con un 7 de 100. Luego, recibo 10 golpes rápidos sucesivos. Esto duele más, lo califico como 32 de 100. Esta es una respuesta normal, si tuviera sensibilización central, probablemente habría encontrado la serie de 10 pinchazos mucho más dolorosa.

Además de diferenciar el dolor nociceptivo o neuropático del dolor centralizado, el QST también parece capaz de revelar subtipos. En una investigación publicada en 2017, tres consorcios europeos realizaron QST en 900 personas con diversas enfermedades de dolor, todas consideradas neuropáticas. Las pruebas separaron a los sujetos en tres grupos, y los autores del estudio predijeron cual sería el adecuado para diferentes tratamientos.

El primer grupo se caracterizó por déficits en la sensación al tacto, calor o pinchazos que normalmente serían dolorosos. Esto sugiere que la sensibilización central podría estar detrás del dolor en algunas de estas personas, dice la coautora del estudio Nadine Attal, especialista en dolor de Assistance Publique-Hôpitaux de Paris. Los opioides, antiepilépticos o antidepresivos (usados ​​por los efectos sobre los nervios del dolor, no sobre el estado de ánimo) pueden ayudar, porque actúan en el cerebro.

El segundo grupo se definió por una sensibilidad extrema al calor y al frío, como la piel cuando se quema por el sol, lo que pone a los nervios sensibles al dolor en alerta máxima. Para este tipo de dolor neuropático, los medicamentos anestésicos locales como la lidocaína, el Botox o la capsaicina (una sustancia terapéutica de los pimientos picantes) pueden ser la opción correcta.

Las personas del tercer grupo eran particularmente sensibles a la presión y los pinchazos, y sus miembros a menudo informaron que el dolor es similar al ardor o las descargas eléctricas. Este era un grupo más complejo, dice Attal; ella piensa que los medicamentos tópicos o los antiepilépticos podrían ayudar. Pero ahora que los investigadores tienen las categorías mejor definidas, pueden probar directamente los medicamentos para encontrar lo que realmente funciona mejor para cada uno.

Obtener imágenes del dolor

Observar el cerebro con dolor también puede ayudar a los científicos a distinguir los tipos de dolor, aunque las respuestas no son claras. No hay un solo lugar donde el dolor ilumine el cerebro, dice Sean Mackey, jefe de la división de medicina del dolor de la Universidad de Stanford en California. Más bien, la respuesta al dolor se distribuye a través de un circuito que abarca varias áreas del cerebro.

La tarde del día como participante en el estudio del dolor, me conducen al campus norte de la universidad para una resonancia magnética. El técnico me coloca en un circulo vertical gris de la marca General Electric, del tamaño de un carrito de golf. El exterior está adornado con divertidas pegatinas de animales (muchos sujetos de otros estudios son niños), pero estas no hacen nada para aliviar la incomodidad de quedarme absolutamente quieta con la cabeza durante una hora y media.

Redes cerebrales

Mientras yacía allí, escuchaba los sonidos inarmónicos del escáner, el retumbe y los sonidos de las pistolas láser alienígenas, no pienso en nada en particular. No obstante, ciertas partes de mi cerebro extraen sangre al mismo tiempo, lo que sugiere que están actuando en sincronía. Estos se llaman redes.

Una en la que Harris y sus colegas están particularmente interesados ​​se llama red de modo predeterminado. Se enciende cuando estoy en reposo y mi mente vaga por temas que me atañen: lo que desayuné, o lo que estoy planeando para esta noche una vez que termine mi día de dolor.

Otra red que están viendo es la red de prominencia, que se enciende cuando una persona nota una nueva sensación, por ejemplo, el apretón del pulgar, para determinar a qué sensaciones merece la pena responder. Incluye la ínsula, un trozo de cerebro en forma de pirámide que Mackey y otros han relacionado con el dolor.

Normalmente, es poco probable que la ínsula y la red de modo predeterminado actúen al mismo tiempo. Pero Harris y sus colegas descubrieron que en las personas con fibromialgia, es mucho más probable que parpadeen en sincronía.

Eso tiene sentido, dice Rob Edwards, psicólogo del dolor en la Escuela de Medicina de Harvard y en el Hospital Brigham and Women de Boston. Para alguien que vive con dolor crónico, el dolor puede convertirse en una parte fundamental de su identidad.

Analgésicos personalizados

Sin embargo, es posible deshacer esta intrusión. Edwards está probando actualmente la terapia cognitivo-conductual, o TCC, en personas con fibromialgia. De ninguna manera está sugiriendo que su dolor, o cualquier dolor, sea imaginario, pero la terapia puede ayudar a las personas a lidiar mejor con el dolor e incluso a reducirlo.

Controlar y dominar

«Se trata de imponer una sensación de control y dominio», dice Bob Kerns, psicólogo del dolor de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut, quien es coautor de un artículo en la Revisión anual de psicología clínica sobre el tratamiento psicológico del dolor crónico.

En el estudio, la terapia cognitivo conductual parece estar desenredando la prominencia y las redes de modo predeterminado en algunas personas con fibromialgia. Edwards predice que esas personas también experimentarán alivio del dolor.

Avances para la investigación clínica en fármacos

Ser capaz de pronosticar quién se beneficiará de un tratamiento determinado podría marcar una gran diferencia no solo para los pacientes, sino también en los ensayos clínicos de nuevos medicamentos analgésicos. Si los científicos prueban un analgésico en 100 personas, pero solo una fracción de esos sujetos realmente tiene el mecanismo del dolor que el medicamento puede tratar, el medicamento será un fracaso, incluso si es una superestrella para un subconjunto particular de pacientes. Esto ha sucedido «casi con certeza» en ensayos anteriores, dice Woolf.

Mackey imagina un futuro en el que los pacientes con dolor puedan ser evaluados para detectar el problema subyacente, quizás con los mismos tipos de pruebas a las que me sometí en la Universidad de Michigan, además de muchas más evaluaciones.

Por ejemplo, los científicos están analizando las terminaciones nerviosas de pequeñas muestras de piel de pacientes con dolor, y otros tienen como objetivo desentrañar el papel de la genética en el dolor crónico. Los cuestionarios simples también pueden ayudar a identificar los tipos de dolor, todo con el objetivo de recetar medicamentos adaptados al dolor específico de una persona.

La medicina aún no ha llegado a ese punto; de hecho, hace sólo 10 años Mackey habría llamado ciencia ficción a este escenario. “Estén atentos”, dice, “porque ya no es ciencia ficción. . . . Vamos a llegar allí

Amber Dance para Scientific American
dolor de espalda

La espalda el eje de tu cuerpo

¿Estás contento de estar de pie o sentarte? Todo es gracias a la columna vertebral, alineación de pequeños huesos llamados vértebras a lo largo del centro de toda la espalda, desde que se asienta hasta el cuello. Apoya su cabeza, hombros y parte superior del cuerpo. La columna vertebral juega otro papel clave: las vértebras hacen de túnel para la médula espinal. La médula espinal es el conjunto de nervios que conectan el cerebro con la mayor parte del cuerpo.

Hernia de disco

A medida que envejece, los discos comienzan a deshidratarse.
Un cojín llamado disco se encuentra entre cada una de sus vértebras, para que no causen fricción entre ellas. Si ejerce demasiada presión sobre la espalda, un disco puede romperse. Los médicos llaman a esto hernia de disco.

Los síntomas pueden manifestarse (o no tener síntomas) como dolor de brazos o piernas, o pueden sentirse adormecidos u hormigueantes. Por lo general, el ejercicio y los analgésicos ayudan. Si no es así, es posible que necesite una operación.

Espondilosis cervical

Es el resultado del envejecimiento de su cuello. Los discos intervetebrales sufren desgaste y para compensar pueden aparecer protuberancias oseas llamadas osteofitos. Los ligamentos que conectan las vértebras pueden perder su elasticidad y volverse rígidos y tensos. Independientemente de la causa, el cuello puede doler o la rigidez causar dificultad en el movimiento.

En la mayoria de personas no causan síntomas.

Si los discos o las vértebras comprimen mucho los nervios, puede dar lugar a daños permanentes.

La espondilosis cervical puede provocar un estrechamiento del espacio que necesitan la médula espinal y las raíces nerviosas que pasan por la columna vertebral hacia el resto del cuerpo. Los síntomas que se pueden experimentar:

  • Falta de coordinación y dificultad para caminar.
  • Hormigueo, entumecimiento y debilidad en los brazos, las manos, las piernas o los pies.
  • Pérdida del control de la vejiga o los intestinos.

Osteoartritis

También llamada artrosis

Las vértebras tienen entre ellas almohadillas formadas por cartilago que ayuda a que su espalda se flexione sin fricción. Si ese cartílago se desgasta, las vértebras friccionan entre sí y hace que la espalda duela o se sufra rigidez. Las mujeres son más propensas que los hombres a tener osteoartritis en la espalda y tiende a empeorar con el tiempo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es artrosis.gif
Artrosis

El médico no puede revertirlo. Pero analgésicos, terapia y el ejercicio ayudan a aliviar el dolor de espalda y frenar el avance de la enfermedad.

Estenosis espinal

La columna posee interespacios en la médula espinal y nervios que se ramifican. Cuando esos espacios se reducen, los huesos pueden presionar contra los nervios. Es posible que ni siquiera lo note, pero cada vez que se alteran los nervios, puede sentir dolor de espalda, hormigueo o entumecimiento, o pueda sufrir debilidad en sus músculos. La osteoartritis es la causa más común de estenosis espinal. Cuando es severo, el cirujano deja más espacio para los nervios.

Ciática

Si el dolor se dispara desde la zona lumbar, a través de las nalgas y hasta la pierna, el culpable puede ser el nervio ciático.
La hernia de disco, osteofitos o otros problemas de la columna pueden ejercer presión sobre el nervio ciático.

Recibe el nombre de ciática. Suele afectar solo a un lado de su cuerpo. Las compresas calientes, frías, estiramientos y analgésicos pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda, pero es posible que necesite ayuda médica para solucionar la causa.

Cáncer

A veces, el cáncer se propaga desde el lugar donde comienza y forma un nuevo crecimiento en la columna. Los cánceres de pulmón, mama, próstata y hueso se dan más en la columna. Algunas enfermedades no cancerosas también pueden crear un tumor en la columna. Como síntomas, el dolor de espalda y, este se extienda a todo el cuerpo. Puede hacer que los brazos o piernas sufran de entumecimiento o debilidad. Una parte del cuerpo incluso puede quedar paralizada. Su médico puede recomendarle cirugía, radiación o quimioterapia.

Escoliosis

La escoliosis es una de las enfermedades que pueden causar cambios en la columna, y causar deformidad. El tipo más común de escoliosis afecta a los niños durante el crecimiento antes de la pubertad, doblando la columna hacia los lados. Si los niños tienen escoliosis, los hombros pueden estar desiguales o un omóplato puede sobresalir más que el otro. Nadie sabe las causas de la escoliosis. La escoliosis puede empeorar y causar problemas, un aparato ortopédico puede ayudar a prevenir y se puede necesitarla ayuda de cirugía para corregirlo.

Cifosis

La cifosis dobla la columna hacia adelante. Cuando es relacionada con la edad a menudo se debe a la debilidad de los huesos de la columna vertebral, que hace que se fracturen y compriman. Las mujeres mayores lo contraen con mayor frecuencia, pero también afecta a los niños, aparecen otros tipos de cifosis causados por la malformación de la columna vertebral. Puede causar dolor y otros problemas, y en casos graves, deforma todo el cuerpo. El tratamiento depende de la curvatura de la columna vertebral, incluye desde analgésicos, ejercicio o cirugía.

Espondiloartritis anquilosante

Este tipo de artritis generalmente hace que la espalda baja y las caderas estén rígidas y doloridas, especialmente por la mañana.
Con el tiempo, puede extenderse por la columna y otras articulaciones y órganos. Las vértebras y los huesos de la caja torácica podrían fusionarse, dejándolo encorvado. Los hombres jóvenes la padecen con más frecuencia que las mujeres. Puede ser hereditario.

El tratamiento temprano con ejercicio y medicamentos es primordial y es una gran ayuda a retrasar el progreso.

Lesión de la médula espinal

La mayoría de las veces, la lesión proviene de un accidente (como una caída, un accidente automovilístico o un percance deportivo) o de un disparo. En la mayoría de los casos, la médula espinal sufre el corte de parte del suministro de sangre. Esto puede llevar a que el cerebro deje de controlar partes del cuerpo, por lo que puede ser muy grave. Cuanto más alto sea la lesión en la columna, más se ve el cuerpo afectado. La probabilidad de mejorar depende de la gravedad de la lesión.

Fracturas de cuello o espalda

Los accidentes y las lesiones son causas de fracturas. Cuando sucede en una de las siete vértebras superiores, justo debajo del cráneo, se llama fractura de cuello; hacia abajo hay fractura de espalda.

Fracturas por osteoporosis

La pérdida de masa ósea debido a la edad también puede debilitar la espalda y es posible que sufra una fractura que ocurra lentamente en el tiempo. En este caso, el aparato ortopédico para la espalda o cirugía pueden ser de ayuda. Las vértebras rotas pueden dañar la médula espinal.

Espondilolistesis

La espondilolistesis es una de las causas principales de dolor lumbar.
Se produce una espondilolistesis cuando una de las vértebras de la columna se desliza hacia adelante sobre la que está debajo. El factor de riesgo es el envejecimiento del cuerpo, pero también puede afectar a jóvenes que practican deportes que estresan la parte de espalda baja, como el fútbol, gimnasia y levantamiento de pesas.

Normalmente hay personas que no se enteran de que tiene espondilolistesis porque no tiene síntomas. Cuando aparecen los síntomas, generalmente incluyen uno o más de los siguientes:

  • músculos isquiotibiales tensos (parte posterior de los muslos);
  • debilidad en muslos o piernas;
  • dolor en la parte baja de la espalda, muslos y piernas;
  • pérdida de control de esfínteres, o dificultad para controlarlos.

El descanso es necesario y ayuda. Si el dolor continúa, es posible que necesite cirugía.

Síndrome de cauda equina

Los nervios que se ramifican desde la columna en la zona lumbar ayudan al cerebro a controlar las piernas y los órganos de la pelvis.

síndrome de cauda equina
Síndrome de cauda equina


Una hernia de disco, fractura u otra afección podría ejercer presión sobre este grupo de nervios, llamado cola de caballo, causando esta rara pero peligrosa enfermedad. Necesita cirugía de inmediato para evitar daños como cualquier pérdida de sensibilidad, movimiento o control de su vejiga e intestinos.

Siringomielia

En casos raros, se puede formar un pequeño saco lleno de líquido llamado quiste en la médula espinal. Podría suceder cuando el tejido cerebral empuja hacia abajo desde el cráneo hacia la médula espinal, o debido a una lesión o tumor. La siringomielia puede no causar ningún problema. Pero si el quiste sigue creciendo, puede dañar su médula espinal y podría necesitar cirugía.

Cuándo llamar al médico si sufre dolor de espalda

Pida ayuda si sus brazos o piernas sufren debilidad o entumecimiento.
Normalmente no se siente dolor y no requiere tratamiento. Pero si siente que algo anda mal, preste atención. Si de repente no puede contener contener sus esfínteres.

Consulte si ha tenido cáncer o si tiene un dolor que no proviene problemas mecánicos por esfuerzo, no desaparece, o duele más por la noche o empeora y no consigue controlarlo.

OrthoInfo: "Spine Basics," "Cervical Fracture (Broken Neck)," "Fractures of the Thoracic and Lumbar Spine," "Low Back Pain," "Spondylolysis and Spondylolisthesis," "Cauda Equina Syndrome."
Mayo Clinic: "Herniated disk," "Cervical spondylosis," "Osteoarthritis," "Spinal stenosis," "Sciatica," "Vertebral tumor," "Scoliosis," "Kyphosis," "Syringomyelia."
Arthritis Foundation: "What is Ankylosing Spondylitis?"
HHS: "Ankylosing Spondylitis: An Overview."
American Association of Neurological Surgeons: "Spinal Cord Injury."
Medscape: "Cervical Spine Anatomy."