dolor crónico de espalda

Como manejar el dolor crónico de espalda con la ayuda de la psicología

Quien vive con dolor crónico de espalda, sabe lo miserable y ruin que puede llegar a ser. El dolor implacable es agotador y no afecta solo al cuerpo, también a la mente y a el espíritu.

El dolor de espalda, obviamente, ocurre en el cuerpo, pero la mente y las emociones pueden llegar a jugar un papel importante en la forma en que se experimenta el dolor. El neurocirujano y especialista en columna vertebral, el Dr. Jack Stern, habló sobre la psicología del dolor de espalda en mi reciente intervención con él en podcast Think Act Be. Hizo hincapié en la distinción entre la dureza de dolor y la propia percepción del dolor.

Sensación vs. Percepción

«Se produce una sensación en tu cuerpo: te pellizco y lo sientes», explicó Stern. Pero la percepción del dolor es más complicada que la simple experiencia sensorial del pellizco u otro estímulo. «La percepción ocurre en su cerebro», continuó Stern, y, a la vez, incorpora una amplia gama de experiencias: nombramos algunas como, respuestas emocionales, recuerdos, ansiedad sobre el dolor futuro y el significado que le damos al estímulo . Por ejemplo, podemos percibir el dolor del de un pellizco físico de manera muy diferente si se vive de forma juguetona o cruel.

Miedo futuro al dolor

El miedo futuro al dolor puede llegar a tener un efecto especialmente poderoso en la realidad actual, en el presente de la percepción del dolor, según el psiquiatra Dr. Stuart Eisendrath. «Si te cuentas la historia de que va a seguir para siempre», dijo, o «durará indefinidamente, o se volverá más doloroso con el tiempo» realmente estás dibujando una historia negativa sobre lo que vas a experimentar». Esa historia puede amplificar la percepción propia del dolor, ya que se siente no solo el dolor actual sino toda la enormidad del dolor en el futuro.

Dolor, estrés y trauma

El estrés también puede jugar un papel importante en el propio dolor. «El estrés es universal, pero cada uno de nosotros exhibe el estrés en diferentes lugares del cuerpo», dijo Stern. «Vives el estrés emocional y se traduce físicamente en dolor».

Si el dolor de espalda tiende a empeorar en momentos de mucho trabajo, como las vacaciones de invierno, es probable que el estrés sea un factor importante. El peor dolor de espalda que he experimentado ocurrió durante un período especialmente estresante de mi vida cuando estaba lidiando con una enfermedad crónica, un conflicto familiar y los deberes como hacer de albacea de un pariente que había muerto.

Stern también señala que los traumas pasados ​​pueden afectar de forma significativa nuestra experiencia de dolor. Por ejemplo, ubicaciones específicas de «dolor crónico puede ser una manifestación de un abuso pasado», dijo. «Ahí es donde la terapia cognitivo-conductual [TCC] u otras modalidades de tratamiento psicológico son efectivas para reconocer ‘lo que está sucediendo’ y tal vez lidiar con el trauma original», dijo Stern, «y lidiar con el dolor resultante de ese trauma. «

Mindfulness y terapia cognitiva conductual (TCC) para el dolor de espalda

Terapia cognitiva conductual

El dolor se manifiesta de forma física, pero no es solo una experiencia física. Los pensamientos y las emociones pueden perpetuar el dolor, intensificarlo o disminuirlo.

«La terapia cognitiva conductual en particular ha sido bastante efectiva para ayudar a controlar el dolor de espalda», dijo Stern, dado el enfoque explícito que trata los pensamientos y comportamientos que contribuyen en el dolor. La Sociedad de Psicología Clínica, una división de la Asociación Americana de Psicología, ha denominado a la terapia cognitiva conductual como un tratamiento basado en la evidencia para el dolor lumbar crónico.

Mindfulness

La conciencia plena o mindfulness también puede ser un recurso efectivo para disminuir el impacto en el dolor de espalda, especialmente tratando el miedo al dolor futuro. «Cuanto te preocupa» ¿podré soportarlo? «O» ¿Esto continuará para siempre? «. Estás hablando sobre el futuro», dijo Eisendrath. Al entrar en el presente, puede ayudar a dejar de lado la ansiedad anticipatoria del futuro. «No tienes que preocuparte por el futuro», dijo. Céntrate «¿Puedes soportarlo en este momento?»

«Si miras lo que está sucediendo en este momento, realmente es que lo estás soportando», continua Eisendrath. «Y eso es realmente todo lo que tienes que hacer». Esa comprensión puede cambiar drásticamente la relación con el dolor, ya que no hay una ninguna razón para esperar que no podrás soportar el dolor si lo estás soportando ahora. «Si puedes dejar de lado esas vivencias anticipatorias y solo enfocarte en el dolor que está presente en este momento», dice Eisendrath, «te libera de esa historia y reduce la resistencia al dolor».

No oponer resistencia significa menos sufrimiento

«Todavía estás cerca, todavía estás consciente y estás concentrado en ese momento presente», dice Eisendrath. Y el dolor disminuye «porque no cuentas la historia negativa del futuro.Te centras en el momento presente «.

¿Está el dolor de espalda en tu cabeza?

Entonces ¿El dolor realmente está «en tu cabeza», o por ser más precisos, en tu cerebro? Eso no significa que lo estés imaginando. El dolor de espalda es bastante real, independientemente de su origen. Incluso es posible percibir dolor en una extremidad que ha sido amputada, como en el síndrome del miembro fantasma. Si bien una extremidad inexistente no puede enviar señales de dolor, la experiencia del dolor es real y puede ser insoportable.

Stern cita una investigación donde se observa que partes del cerebro se encoge en los pacientes con dolor crónico y se regeneran cuando se resuelve el dolor.

Como recoge en su excelente libro Ending Back Pain, «La clave es recordar que incluso si su dolor es causado por su mente, no significa que no sea real ni doloroso. Simplemente significa que tienes que cambiar algo en tu mente, no solo en tu espalda «.

¿Por donde empezar?

Estas técnicas simples se encuentran entre las que Stern recomienda para controlar el estrés y abordar las dimensiones psicológicas del dolor crónico de espalda:

Mantenga contacto con amigos.

Las relaciones amorosas son estimulantes del estado de ánimo y reducen el estrés. Tenga cuidado de no aislarse incluso si la actividad física se ve interferida por el dolor. Encuentre maneras de estar con personas con cuya compañía disfrutas.
Busque el tacto, el contacto. El contacto cuidadoso con otro ser humano activa el sistema nervioso parasimpático, que apaga la respuesta al estrés de lucha o huida. El masaje puede ser útil, o incluso un abrazo cálido.

Respire con fluidez

Siéntese cómodamente en un lugar tranquilo. Cierre los ojos y respire suavemente mientras cuentas hasta tres, y exhale mientras cuentas hasta seis. A medida que inhale, sienta la fuerza en su abdomen que atrae el aire hacia sus pulmones. Sea consciente de cómo la respiración potencia la conexión con la vida y se irradia a través de tu cuerpo hasta los manos y pies. Continúe esta práctica durante tres a cinco minutos. (Adaptado del libro, The CBT Deck).

Evite pensar en el futuro.

La ansiedad producida por el dolor a menudo desencadena pensamientos e imágenes aterradoras sobre el dolor futuro, y puede parecer que estos temores se harán realidad. Cuando note que está anticipando el desastre, llámalo como es realmente: «Es una fantasía». Respira y respira lentamente, sonríe y vuelve a la realidad. (Adaptado del libro, The CBT Deck for Anxiety, Rumination, and Worry).

Cuidar la catastrofización.

Vivir continuamente preocupado por el dolor, hace que el dolor empeore cada vez más y arruine por completo su vida. Observe la historia que su mente está creando. ¿Hay alguna razón para creer que será tan malo como temes? (Adaptado de The CBT Deck).

Autor Seth Gillihan Profesor y psicólogo (acceso a curriculum)

Referencias
Gillihan, S. J. (2019). The CBT Deck. Eau Claire, WI: PESI.
Gillihan, S. J. (in press). The CBT Deck for Anxiety, Rumination, & Worry. Eau Claire, WI: PESI.
Stern, J. (2014). Ending Back Pain: 5 Powerful Steps to Diagnose, Understand, and Treat Your Ailing Back. New York: Avery
Frida Kahlo y el dolor

Frida Kahlo y el dolor. La creatividad y la pasión en el manejo del dolor crónico. ¿Tuvo realmente Frida Fibromialgia? El arte de Frida Kahlo muestra a una mujer con muchos paralelismos con el dolor que sufren las personas con fibromialgia más severas. En la época de Frida Kahlo no existía la enfermedad, sin embargo las mujeres de hoy con fibromialgia encuentran en la pasión de su arte inspiración.

Enfermedad mental y creatividad

Las personas con profesiones creativas son tratadas con mayor frecuencia por problemas de salud mental que la población en general.
Frida Kahlo, artista que dejó su huella a principios del siglo XX en México, parece una mujer muy alejada de los desafíos de vivir hoy con fibromialgia en los Estados Unidos.

Algunos expertos creen que podría haber sufrido síntomas de fibromialgia, entre ellos el dolor y la fatiga. De hecho, sus autorretratos se muestra rodeada de alambre de púas, demasiado familiares para las personas diagnosticadas de fibromialgia.

¿Tuvo Frida Kahlo fibromialgia?

«No existía el diagnóstico de fibromialgia en ese momento», apunta Michelle Graas, gerente de estudio del Centro Frida para la Fibromialgia en Portland, Oregón. En el se combinan terapias de fibromialgia con el desarrollo de la expresión escrita y visual. Graas, a quien le diagnosticaron fibromialgia, dice que «sabemos que al principio de su vida tuvo un accidente».

Los traumas, físicos como los accidentes automovilísticos o psiquicos como el abuso sexual, parecen tener correlación con el diagnóstico de fibromialgia. El tema del dolor crónico de Kahlo recorre su arte, a menudo representa su propio cuerpo atado, roto o cubierto de uñas, y también lo tiene presente y narra en sus diarios.

Las personas con fibromialgia pueden tener 11 o más «puntos sensibles» en sus cuerpos, lugares donde el dolor es más intenso. El trabajo de Kahlo tiene paralelismos con estos puntos» y «La gente que observa sus pinturas, sentirá el reconocimiento, una validación del dolor», -dice Graas. Pero debido a que no había un diagnóstico oficial en ese momento, es difícil saber con certeza qué le ocurría realmente a la pintora.

Frida Kahlo y el dolor. Su obra

«Los temas de sus pinturas dejan claro que el dolor físico y emocional estaba en su mente, pero esto también la inspiraron a pintar y pueden que usara la exageración para conseguir un efecto más dramático», dice Maya Stanfield-Mazzi, Doctora y profesora asistente de historia del arte en la Escuela de Arte e Historia del Arte de la Universidad de Florida en Gainesville. Al igual que algunos expertos creen en la posibilidad de que Kahlo tuviera fibromialgia, dice Stanfield-Mazzi, algunos argumentan que el dolor de Kahlo se debió exclusivamente a su accidente y a las cirugías posteriores, otros plantean la posibilidad que sufriera dolor crónico de espalda.

Kahlo inspiración en el dolor

Aunque Kahlo no tuviera un diagnóstico confirmado de fibromialgia, su vida y obra puede servir de inspiración a las mujeres modernas (y los hombres) que viven con fibromialgia.

Tenacidad.

Hubo días en que Kahlo vivía con demasiado dolor y estaba confinada en su cama, a pesar de ello pintaba «Suspendió un lienzo sobre su cama», explica Graas.

Pasión.

El dolor y la fatiga de la fibromialgia pueden llegar a dominar su vida y excluir todo lo que le interese.

Kahlo estaba comprometida con su arte a pesar de su dolor, esta inspiración sirve a cualquiera que quiera alejarse de su enfermedad.

Comunidad.

Las personas con fibromialgia pueden sentirse aisladas e incomprendidas (al igual que los artistas brillantes). Kahlo también luchó intensamente con la sensación de que no encajaba. Pero al mismo tiempo, construyó una fuerte comunidad de amigos y seguidores que creían en ella y en su trabajo.

Esperanza y consuelo.

«Creo que la gente encuentra mucha esperanza y consuelo tanto en su trabajo como en sus escritos», observa Graas. Las ofertas de arte, escritura y actividad física del Centro Frida se diseñaron teniendo esto en cuenta. Los participantes reciben un botón con la imagen de Kahlo como símbolo de su compromiso con la comunidad del centro y de su esperanza de vivir una vida más vibrante a pesar del dolor.

Enciende tu propia creatividad

Implicarse en el arte o la música o participar en proyectos creativos es beneficioso para las personas que viven con dolor crónico, dice Heather Stuckey, profesora asistente afiliada de la Facultad de Ciencias del Comportamiento y Educación de Penn State Harrisburg, cuyo trabajo se basa en el valor de la experiencia artística en el manejo del dolor.

En sus publicaciones en el American Journal of Public Health concluye que: «Para las personas que se enfrentan a enfermedades crónicas, la expresión creativa puede ser una fuente de esperanza en una rutina interminable de autogestión del dolor».

De hecho, muchos de los participantes del estudio del Centro Frida se enorgullecen de sus obras de arte y sienten una sensación de plenitud, que de otro modo estarían ausentes en el desafío diario consecuencia de vivir con fibromialgia.

«Incluso si una persona no puede pintar, fabricar o hacer girar una rueda de cerámica, siempre existe una forma de crear en cada uno de nosotros», dice Stuckey. Otras actividades creativas que se pueden probar son jardinería, cocina o el baile en sus múltiples modalidades.

Incluso sin tener Kahlo el diagnóstico confirmado de fibromialgia, las mujeres (y los hombres) en la actualidad que viven con fibromialgia pueden aprender mucho de la tempestuosa vida y del trabajo de la artista,

«El compromiso con nuestra fuerza creativa tiene el potencial de aliviar el dolor físico, emocional y espiritual», dice, y agrega que el trabajo creativo reduce los niveles de dolor, el estrés, la ansiedad y los tiempos de permanencia en el hospital.

¿Qué es la fibromialgia?

Las enfermedades que causan más dolor

¿Qué enfermedades causan más dolor?

El servicio de Salud del Reino Unido (NHS) ha elaborado una lista con 18 enfermedades en el que el dolor es su síntoma común. El objetivo de esta clasificación es mostrar que enfermedades del dolor son las más difíciles de soportar.
Cualquier persona que esté pasando por estas enfermedades merecen respeto y apoyo, todas son importantes.

Las personas que viven con enfermedades del dolor conviven con dudas internas, a menudo se preguntan si su dolor es fruto de su mente, suelen compara su dolor con el de los demás. Dudan si tienen menos capacidad de afrontar el dolor que las personas de su entorno. Es una duda que les mortifica.

Hacer frente a todas esas dudas y convivir con cualquiera de estas enfermedades del dolor es un gran esfuerzo diario.

Y si dudas y lleva a superarte, estás haciendo un gran esfuerzo especialmente si el servicio de Salud del Reino Unido muestra que estas conviviendo con una de las enfermedades más dolorosas.

El servicio de Salud del Reino Unido ha enumerado 20 problemas de salud que causan un dolor tan incapacitante que pueden interferir en cualquier tarea diaria.

A continuación, se recogen las enfermedades que causan más dolor. Algunas pueden parecer obvias, pero otras pueden llegar a sorprender:

1 – Dolores de cabeza en racimo

Los dolores de cabeza en racimo son ataques insoportables de dolor en un lado de la cabeza, que a menudo se sienten alrededor del ojo.

‘Casi nadie’ ha oído hablar de este gran problema de salud, según la Organización de cefaleas en racimos del Reino Unido. A pesar del hecho de que se estima que en el Reino Unido hay el mismo número de pacientes con cefalea en racimos que pacientes con Esclerosis Múltiple.

La mayoría de las personas diagnosticadas con esta enfermedad «devastadora» luchan solas y aisladas con su dolor.

2 – Culebrilla ¿Has oído hablar del herpes zóster?

La infección se conoce mejor como herpes zóster.

Es una infección de un nervio y la piel que lo rodea que generalmente afecta un área particular en un lado del cuerpo.

El síntoma principal es una erupción dolorosa que se convierte en ampollas con picazón que contienen partículas del virus.

Un ataque de herpes zóster por lo general dura entre dos y cuatro semanas, pero el 20 por ciento de los pacientes desarrollan dolor neuropático en el área afectada de la piel.  Este dolor puede ser intenso y durar varios meses o incluso más.

La culebrilla puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en personas mayores de 70 años.

Es mucho menos común en niños.

3 – Hombro congelado

El hombro congelado significa que su hombro está dolorido y rígido durante meses, a veces años.

El servicio de Salud del Reino Unido explica que la articulación puede volverse tan rígida que es prácticamente imposible realizar movimientos simples, como levantar el brazo. Las actividades diarias pueden convertirse en un calvario.

No está clara la causa el hombro congelado, puede ocurrir después de una lesión en el hombro o el brazo, y es más común en personas con diabetes.

4 – Ataque cardíaco

Un ataque al corazón pone en peligro la vida y priva al músculo cardíaco de sangre rica en oxígeno.

La mayoría de los ataques cardíacos son causados cuando las arterias se estrechan y se llenan de materiales grasos e impiden correctamente que la sangre fluya.

Fumar y vivir un estilo de vida poco saludable son los principales factores que contribuyen a los ataques cardíacos, por lo que el ejercicio regular y el mantenimiento de una buena dieta son vitales.

Pero por causas ajenas a su voluntad, algunas personas son más propensas a tenerlas ya que las enfermedades cardíacas pueden ser hereditarias.

Los signos más comunes de un ataque cardíaco son:

Dolor en el pecho: opresión, pesadez, dolor o sensación de ardor en el pecho
Dolor en los brazos, el cuello, la mandíbula, la espalda o el estómago: para algunas personas, el dolor u opresión es intenso, mientras que otras personas simplemente se sienten incómodas
Transpiración
Sentirse mareado
Quedarse sin aliento
Sensación de náuseas o vómitos.
Sociedad Española del Corazón

5 – Fracturas oseas

Suena obvio, pero si se rompe un hueso, duele.

Las fracturas oseas pueden sanar por sí mismas, pero es posible que deban alinearse y fijarse en posición para que se fijen correctamente.

Como regla general, cuanto más edad se tenga y más grande sea el hueso que ha sufrido la fractura, más tardará en curar.

6 – Síndrome de dolor regional complejo (SDRC)

Como en el caso de los dolores de cabeza en racimo, muchas personas no habrán oído hablar de síndrome de dolor regional complejo.

El sitio web del NHS lo describe como una «condición con escasa comprensión y conocimiento» en la que una persona experimenta un dolor persistente intenso y debilitante.

Aunque la mayoría de los casos de síndrome de dolor regional complejo son provocados por una lesión, el dolor resultante es mucho más severo y duradero de lo normal.

El dolor generalmente se limita a una extremidad, pero a veces puede extenderse a otras partes del cuerpo.

La piel de la parte del cuerpo afectada puede volverse tan sensible que solo un ligero toque, golpe o incluso un cambio de temperatura puede provocar un dolor intenso.

Las áreas afectadas también pueden hincharse, ponerse rígidas o sufrir cambios fluctuantes de color o temperatura.

Muchos casos de síndrome de dolor regional complejo mejoran con el tiempo gradualmente  con el tiempo.

Sin embargo, algunos casos de síndrome de dolor regional complejo nunca desaparecen, y la persona afectada experimentará dolor durante muchos años.

7 – Hernia discal

El sitio web del NHS explica que una de las causas más comunes de dolor de espalda es la hernia de disco.

A menudo es la consecuencia de una lesión por torsión o elevación. Uno de los discos de la columna se rompe y el gel del interior se escapa.

La mayoría de las personas con hernia discal experimentan dolor de espalda repentino y severo.

Las caracteristicas del dolor por lo general, se alivia al acostarse, y a menudo empeora al mover la espalda, toser o estornudar. Una hernia discal también puede causar dolor en las piernas.

8 – Enfermedad de células falciformes

La enfermedad de células falciformes es el nombre de un grupo de enfermedades hereditarias que afectan a los glóbulos rojos.

Un episodio repentino de dolor, conocido como crisis de dolor, es uno de los síntomas más comunes en la enfermedad de células falciformes.

El dolor, generalmente, ocurre en los huesos y en las articulaciones, puede variar de leve a intenso y durar hasta siete días.

Algunas personas pueden tener un episodio cada pocas semanas, mientras que otras pueden tener  uno al año.

9 – Artritis

Las personas con artritis sufren dolores articulares constantes y a menudo incapacitantes, generalmente en las caderas, rodillas, muñecas o dedos.

El dolor puede aparecer repentinamente o con el tiempo, y a menudo está relacionado con dolores musculares y rigidez en las articulaciones.

10 – Migraña

Más que “solo un dolor de cabeza”: la migraña es un trastorno neurológico incapacitante y complejo.

Para muchas personas, la  principal característica es un dolor de cabeza limitante. Otros síntomas incluyen visión alterada, sensibilidad a la luz, el sonido y los olores, sentirse enfermo y nauseas.

«Los ataques de migraña pueden ser desgastantes y necesitar quedarse quieto durante varias horas».

«Los síntomas variarán de persona a persona y las personas pueden tener síntomas diferentes durante los diferentes ataques.

«Los ataques pueden variar en duración y frecuencia. Los ataques de migraña generalmente duran de 4 a 72 horas y la mayoría de las personas no presentan síntomas entre cada ataque de migraña.

«La migraña puede tener un enorme impacto en el trabajo, familia y vida social».

11 – Ciática

La ciática es un problema de espalda que afecta el nervio ciático.

El nervio ciático es el nervio más largo del cuerpo y se extiende desde detrás de la pelvis hasta los pies.

La ciática ocurre si se irrita o comprime de alguna manera, lo que generalmente implica que se ejerza presión sobre el nervio por una  hernia discal, por ejemplo, y el dolor básicamente seguirá el camino del nervio, se describe que comienza en la parte baja de la espalda y avanza hasta la pierna.

Otros síntomas pueden incluir sensaciones de hormigueo,  alfileres y agujas en la pierna, calambres y dolor punzante que comienza en la región de los glúteos y viaja rápidamente hacia el pie.

El dolor de la ciática puede variar de leve a extremadamente doloroso, hasta el punto de que en casos severos es imposible poner peso sobre la pierna afectada.

La ciática puede afectar a casi cualquier persona, pero es menos probable en personas jóvenes.

12 – Cálculos renales

Un cálculo renal es tener un dolor repentino, agudo y con calambres en la parte baja de la espalda o en el costado del abdomen, u ocasionalmente en la ingle.

El dolor puede durar minutos u horas, con pausas en el dolor.

El dolor a menudo comienza a mitad de la noche y puede ser tan intenso que quienes lo experimentan pueden sentir la necesidad de acudir a los servicios de urgencia.

La mayoría de los cálculos renales son lo suficientemente pequeños como ser expulsado por la orina, y el dolor desaparece una vez que se expulsa el cálculo.

13 – Endometriosis

La endometriosis es una afección ginecológica donde el tejido similar al revestimiento del útero crece en otras áreas del cuerpo, más comúnmente en la región pélvica.

Este tejido responde a las hormonas de la misma manera que el revestimiento del útero, puede causar inflamación, cicatrices y adherencias, lo que provoca dolor intenso y muchos otros síntomas.

Los síntomas clásicos de la endometriosis son dolor intenso durante o entre períodos; períodos muy largos, pesados ​​e irregulares; deposiciones dolorosas; dolor en la vejiga y dolor durante o después del sexo.

La fatiga extrema es muy común y la fertilidad también puede verse afectada.

Aparentemente le cuesta a la economía del Reino Unido £ 8,2 mil millones cada año en tiempo perdido de trabajo y costos de atención médica y afecta a 1,5 millones de mujeres en el Reino Unido.

Pero se estima que la endometriosis tarda 7,5 años en diagnosticarse.

No existe cura para la endometriosis, pero la condición es manejable y el diagnóstico oportuno podría salvar a las mujeres de muchos años de vivir con dolor constante.

No existe una causa definitiva para la endometriosis y la única forma concluyente de determinar si una mujer tiene endometriosis es a través de una laparoscopia, generalmente realizada bajo anestesia general.

14 – Gota

La gota,  conocida desde hace 2.000 años, es una enfermedad reumática dolorosa que causa la inflamación de las articulaciones y a menudo comienza en los pies o los dedos de los pies: para el 70% de los pacientes, la articulación del dedo gordo es la primera en verse afectada .

El ácido úrico se acumula y cristaliza en la articulación, causando hinchazón y calor, y la piel a veces se vuelve rojo púrpura.

La gota, que afecta principalmente a hombres de entre 40 y 60 años, causa ataques agudos, intermitentes y dolorosos de artritis en las articulaciones del pie, rodilla, tobillo, mano y muñeca.

Se trata con fármacos o un cambio radical en el estilo de vida.

15 – Pancreatitis aguda

La pancreatitis aguda es la inflamación del páncreas, órgano del tamaño de un plátano que forma parte del sistema digestivo.

El síntoma más común es el dolor abdominal intenso que aparece repentinamente.

Este dolor sordo a menudo empeora constantemente y puede recorrer la espalda o debajo del omóplato izquierdo.

Comer o beber, especialmente alimentos grasos, también puede hacer sentir dolor más rápido.

Inclinarse hacia adelante o acurrucarse en una pelota puede ayudar a aliviar el dolor, pero acostarse boca arriba a menudo lo aumenta.

16 – Úlcera estomacal

Una úlcera estomacal, o úlcera péptica, como a veces se las conoce, es una llaga abierta en el revestimiento del estómago o el intestino delgado.

La causa principal de estas úlceras son las bacterias, son responsables de hasta el 90 por ciento de los casos.

La segunda causa más común es el uso excesivo de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), incluida la aspirina y el ibuprofeno comúnmente utilizados, que pueden irritar el revestimiento del estómago.

Fumar en exceso o abusar del alcohol también puede aumentar las posibilidades de desarrollar la enfermedad.

Otra causa importante de úlceras es el estrés. El estrés crónico puede aumentar las posibilidades de desarrollar una úlcera estomacal y esto, combinado con los malos hábitos en los que muchos de nosotros caemos, como los patrones de comidas irregulares y generalmente comer en movimiento, puede ser un factor importante.

Las personas que padecen una úlcera estomacal a menudo describen sus síntomas como similares a la indigestión, la acidez estomacal y los dolores de hambre: una sensación de ardor o dolor en la parte superior del abdomen que puede viajar hasta el cuello o hacia abajo hasta el ombligo.

Sin embargo, es el dolor abdominal que distingue una úlcera de estómago de la acidez estomacal y la indigestión, a menudo unido a hinchazón y plenitud abdominal.

En algunos pacientes, comer puede aliviar el dolor, mientras que otros describen que empeora el dolor.

La mayoría de las personas encuentran que los alimentos grasos, las bebidas cítricas y los alimentos picantes irritan la úlcera.

Es importante evitar este tipo de alimentos para reducir las posibilidades de un brote.

17- Fibromialgia

Fibromyalgia Action UK explica que la enfermedad crónica causa «dolor generalizado y fatiga profunda».

Explica: «El dolor tiende a sentirse como dolor o ardor difuso, a menudo descrito como de pies a cabeza. Puede ser peor en algunas ocasiones que en otras. También puede cambiar de ubicación, usualmente volviéndose más severo en las partes del cuerpo que más se usan.

“La fatiga varía desde sentirse cansado hasta el agotamiento de una enfermedad similar a la gripe. Puede ir y venir y las personas pueden de repente sentirse sin energía, como si alguien simplemente se «desconectara».

¿Qué la fibromialgia?

18 – Dolor postquirúrgico.

Es común tener algo de dolor después de la cirugía, aunque la intensidad del dolor variará según el tipo de operación.

Pero demasiado dolor después de la cirugía no es deseable, explica el sitio web del NHS, y nunca debe sentir que tiene que «resistirlo».

dolor de pecho

¿Todo el dolor de pecho es por fibromialgia?

Como diferenciar el dolor de pecho ocasionado por la fibromialgia y otras enfermedades que pueden imitar este dolor.

Dolor en el pecho en la fibromialgia

La mayoría de las personas asocian el dolor en el pecho con ataques cardíacos. No todas las personas que tienen un ataque cardíaco experimentan dolor de pecho, aunque sea el síntoma más común. Se debe buscar ayuda médica si siente presión, dolor o presión en el pecho que dura más de unos minutos, especialmente si el síntoma se combina con dificultad para respirar, náuseas, sudoración, o dolor en el brazo, la mandíbula, la espalda o el estómago.

El dolor de pecho puede provenir de varias enfermedades, entre ellas ansiedad, indigestión o un tirón muscular. Si tiene fibromialgia, la causa del dolor suele estar relacionado con la forma en que su cerebro interpreta las señales de dolor.

Las personas con fibromialgia sufren dolor generalizado, las zonas de la espalda, los hombros, las rodillas y las caderas son puntos que refieren dolor, pero también es muy común el dolor en el pecho . Las estimaciones varían,entre el 8 y el 71 por ciento de los pacientes con fibromialgia lo desarrollan. Hay que destacar que el 85 por ciento de las personas con fibromialgia tienen un punto sensible que se encuentra en un área específica en el pecho donde un segmento de cartílago conecta las costillas con el esternón.

«La fibromialgia causa dolor en el pecho», dice Howard L. Feinberg, DO, profesor de reumatología en el Colegio de Medicina Osteopática de la Universidad Touro de California. “Los pacientes a menudo experimentan dolor y sensibilidad en la pared torácica, y es más pronunciado en los bordes del esternón. Se describe como un dolor intenso y agudo «.

Características del dolor de pecho en fibromialgia

 El dolor generalizado en fibromialgia difiere de persona a persona. Algunas formas en que los pacientes describen el dolor en el pecho incluyen:

  • Agudo y punzante
  • Inflamación o quemante
  • Sensación de presión
  • Respiración entrecortada o falta de aliento
  • Empeora con el movimiento, se gira o se aplica presión.
  • Dolor discontinuo

Causas del dolor de pecho de fibromialgia

Las personas con fibromialgia pueden tener ataques cardíacos, por lo que, en caso de duda, es necesario buscar asistencia médica inmediata. Pero hay varias otras razones por las cuales los pacientes con fibromialgia pueden experimentar dolor en el pecho.

Sensibilización del dolor en el cerebro

Para empezar, podría tener que ver con cómo el cerebro interpreta la sensación física. Los expertos no conocen la causa exacta de la fibromialgia, pero sí saben que las personas con fibromialgia tienen una tolerancia al dolor mucho más baja que otras personas. Por ejemplo, incluso algo tan simple como el roce de la mano o un masaje suave puede ser doloroso para alguien con fibromialgia. Del mismo modo, cualquier estrés en el área del tórax, tal vez debido a la tos, la torsión de la parte superior del cuerpo o la inflamación de bajo nivel cuando el cuerpo intenta combatir una infección respiratoria, puede ser doloroso para alguien con fibromialgia.

¿Existe relación entre inflamación y Costocondritis?

Aunque los expertos han debatido si la fibromialgia es en realidad una afección inflamatoria, algunas investigaciones sugieren que, de hecho, juega un papel importante. Un reciente estudio realizado por científicos del Hospital General de Massachusetts y el Instituto Karolinska en Suecia encontró que los pacientes con fibromialgia tienen niveles sustancialmente más altos de inflamación en el cerebro, y otro estudio en 2017 encontró evidencia de sistémica (inflamación de todo el cuerpo).

La inflamación generalizada podría causar inflamación del cartílago que conecta las costillas con el esternón . Si duele más el pecho cuando lo presiona, podría estar sufriendo costocondritis. Este problema tiende a mejorar por sí solo, pero tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y alternar entre aplicar frío y calor podría ayudar a aliviar el dolor.

Descartar otras causas de dolor en el pecho

Es importante saber que alguien con fibromialgia también podría experimentar dolor en el pecho y no esté relacionado con la enfermedad, dice Rajat Bhatt, MD, reumatólogo en práctica en Prime Rheumatology en Richmond, Texas. (Recuerde: si le preocupa que su dolor en el pecho pueda ser un ataque cardíaco, busque atención médica de emergencia).

En algunos casos, la fibromialgia puede diagnosticarse erróneamente; en otros, un paciente puede tener fibromialgia y otros problemas de salud. «Las afecciones coexistentes podrían estar ser la causa del dolor del pecho, por lo que deben descartarse», dice el Dr. Bhatt.

Estas enfermedades crónicas también pueden ser responsables de causar dolor en el pecho en personas que tienen fibromialgia:

Espondiloartritis axial

 Es un tipo de artritis conocida por atacar la columna vertebral y las articulaciones sacroilíacas, la espondiloartritis también puede causar dolor en el pecho y sensibilidad en la pared torácica, dice el Dr. Feinberg. Si experimenta dolor de espalda, su médico puede ordenar análisis de sangre y / o una resonancia magnética.

Lupus

Trastorno autoinmune que causa inflamación y dolor en todo el cuerpo, el lupus puede atacar muchos de sus órganos, incluidos los pulmones y el corazón. Los pacientes con lupus son particularmente susceptibles a la miocarditis, inflamación del tejido del músculo cardíaco. No hay una única forma de diagnosticar el lupus, pero es probable que su médico ordene análisis de sangre para detectar anticuerpos antinucleares (ANA).

Estenosis cervical

Algunos pacientes diagnosticados incorrectamente con fibromialgia en realidad tienen estenosis espinal cervical, el dolor del cuello puede irradiarse al tórax. Un estrechamiento del canal espinal en el cuello que ocurre cuando los discos intervertebrales se abultan o el cartílago se desgasta, puede diagnosticarse con pruebas de imágenes (como las RM).

Pericarditis

La pericarditis es una inflamación del tejido que rodea el corazón. La pericarditis a menudo es causada por una infección viral o bacteriana. Es posible que necesite una radiografía de tórax, un electrocardiograma o una ecografía del corazón para determinar el diagnóstico.

Depresión y ansiedad

Los problemas de salud mental también pueden causar síntomas físicos, incluido dolor en el pecho, dice el Dr. Bhatt. Si bien la incomodidad a menudo es inofensiva, no debe ignorarse porque las personas con ansiedad y depresión tienden a tener tasas más altas de ataques cardíacos. Es posible que necesite ver a un profesional de salud mental (incluido atención primaria o un cardiólogo) para encontrar soluciones.

Tratamiento del dolor de pecho en fibromialgia

Una vez que se han descartado otros problemas, incluidos los problemas cardíacos, el tratamiento del dolor de pecho en alguien con fibromialgia se reduce a tratar la fibromialgia subyacente, dice el Dr. Feinberg.

Medicamentos

Se puede usar una amplia variedad de medicamentos para tratar la fibromialgia. Algunos, como la pregabalina (Lyrica, un anticonvulsivo) y la duloxetina (Cymbalta, un antidepresivo), están específicamente aprobados por la FDA para tratar la fibromialgia, pero otros medicamentos, como los relajantes musculares y los AINE, a menudo se usan «fuera de etiqueta». Si tiene dolor en el pecho u otros síntomas, hable con su médico para ajustar el tratamiento.

Ejercicio

Aunque puede parecer contradictorio moverse cuando se tiene dolor, el ejercicio suave como caminar o nadar debe ayudar gradualmente a aliviar los síntomas con el tiempo. El yoga y el tai chi suelen ser buenas opciones.

Terapia de conducta cognitiva conductual

Se ha demostrado que este tipo de terapia basada en la conversación ayuda a los pacientes con fibromialgia y a otras personas con dolor crónico a lidiar mejor con el dolor. También puede ayudar al enseñarle a manejar el estrés de manera más efectiva.

Higiene del sueño

La fatiga y el insomnio son problemas importantes para la mayoría de las personas con fibromialgia, y la falta de sueño puede empeorar el dolor. Su médico puede recetarle medicamentos para ayudarlo a dormir, pero también debe practicar buenos hábitos de higiene del sueño: esto incluye despertarse e irse a la cama a la misma hora todos los días, limitar las siestas durante el día y darse el tiempo adecuado para relajarse antes de acostarse

dolor de brazo

¿Qué causa el dolor del brazo?

De los hombros a los dedos, los brazos tienen muchas partes móviles: articulaciones, huesos, músculos, nervios, tendones y ligamentos. Cuando aparece un dolor de brazo de pronto de la nada puede que algunas de estas partes esté afectada.

Los movimientos como levantar, doblar, balancear y levantar los brazos por encima pueden ser dolorosos. Condiciones como la artritis reumatoide pueden afectar sus brazos desde el interior. Dolor y función reducida se puede sufrir en uno o ambos brazos.

El dolor en el brazo puede ocurrir por lesiones por uso excesivo de deportes. En algunos casos, el dolor en el brazo puede servir como señal de advertencia para problemas cardíacos graves.

Se trate de un dolor agudo repentino o un dolor constante y sordo, debe controlar lo que está causando molestias en el brazo. Desde los hombros hasta las muñecas, expertos describen fuentes comunes de dolor en el brazo y el tratamiento que puede reducir el dolor.

Hombro

El hombro es una articulación esférica. Tres huesos se conectan para formar el hombro: la escápula o el omóplato; clavícula o clavícula; y el húmero (hueso del brazo superior).

Causas del dolor de hombro:

  • Desgarro del manguito rotador.
  • Tendinitis
  • Osteólisis distal de la clavícula.
  • Bursitis.
  • Pinzamiento de nervio
  • Hombro congelado.

Es importante evaluar los síntomas de dolor y molestias en los hombros. Un historial médico, un examen físico y posiblemente pruebas de imagen pueden determinar la causa.

Lesión del manguito rotador

Los tendones son bandas de tejido flexibles y resistentes que conectan los músculos con los huesos. El manguito rotador, es una parte del hombro compuesta por músculos y sus tendones, y puede ser vulnerable a lesiones.

El manguito rotador es un grupo de músculos y tendones que rodean el hombro, dice la Dra. Ellen Gravallese, jefa de la división de reumatología, inflamación e inmunidad del Hospital Brigham and Women’s y de la Facultad de Medicina de Harvard. «Es como un trozo de tela y, a medida que envejece, la tela se deshilacha con el tiempo», dice Gravallese, también es presidenta del Colegio Americano de Reumatología.

Para levantar el brazo correctamente, se necesita un manguito rotador intacto. Una lesión directa en el manguito rotador, como una caída frenada con el brazo extendido, puede ejercer presión sobre el manguito rotador y provocar una rotura. Una pequeña rotura probablemente no limitaría el movimiento, pero causaría dolor, dice Gravallese. «Si tiene una lesión más grande, en realidad puede impedir su capacidad de levantar el brazo lateralmente por encima del hombro», agrega. A veces, la cirugía es necesaria para reparar una rotura más grave del manguito rotador.

¿Donde se ubica el dolor en el manguito rotador?

La degeneración de un tendón debido al normal envejecimiento puede provocar una rotura del manguito rotador. El dolor puede extenderse desde la parte delantera de su hombro y por el costado de su brazo. Puede sentir dolor o debilidad al levantar el brazo, intentar coger objetos o dormir del lado lesionado.

Las lesiones por uso excesivo del manguito de los rotadores se relacionan con ciertos deportes tienden a ocurrir entre adultos jóvenes de entre 20 y 30 años, dice el Dr. Grant Jones, profesor de ortopedia clínica, cirujano ortopédico, especialista en medicina deportiva y médico del equipo en el Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio.

Los jugadores de béisbol, gimnastas, nadadores y tenistas son vulnerables debido a los movimientos repetitivos de los brazos que se requieren para practicar estos deportes. Algunas profesiones como carpinteros o pintores son más proclives a padecerlo.

A menudo, las personas con desgarro en el manguito rotador que no evolucionan favorablemente descubren que sus cuerpos compensan los movimientos con otros grupos musculares que les permiten levantar el brazo, dice Jones. Eso permite que muchas personas acaben adaptando su actividad diaria con las roturas del manguito rotador. Sin embargo, debido a que estos desgarros pueden aumentar, se puede llegar a necesitar acudir a un especialista.

Tendinitis

La tendinitis, también tiene su causa con un uso excesivo del deporte o ciertas profesiones, implica inflamación o irritación de los tendones. El dolor de tendinitis del manguito rotador puede ser sordo y doloroso.

La tendinitis leve a menudo se puede tratar en casa con hielo, reposo y medicamentos antiinflamatorios de venta libre como ibuprofeno (Advil o Motrin) o naproxeno (Aleve o Naprosyn). Si los síntomas persisten, su médico puede recetarle fisioterapia para aliviar el dolor y fortalecer esa área del brazo.

Osteólisis distal de la clavícula

La inflamación al final de la clavícula, llamada osteólisis de la clavícula distal, es otra lesión relacionada con el deporte, el desgaste, que a menudo afecta a los jóvenes. «Vemos esto con levantadores de pesas y jugadores de fútbol que levantan mucho peso», dice Jones. Su causa el empuje repetitivo del brazo.

Los atletas que utilizan movimientos aéreos arqueados con la parte superior del brazo y el hombro, como los lanzadores de béisbol y los jugadores de voleibol, también pueden experimentar osteólisis debido a la rotación articular repetitiva.

El tratamiento para la osteólisis de la clavícula distal comienza con reposo y compresas de hielo.

«Por lo general, se comienzas con un medicamento antiinflamatorio para calmar la inflamación», dice Jones. «Hay ejercicios específicos para el hombro y el codo que pueden ayudar a entrenar los músculos y también a aliviar el dolor». Los ejercicios de estiramiento también ayudan.

Bursitis del hombro

La bursitis del hombro implica una inflamación dolorosa de la articulación del hombro. Esto afecta a pequeños sacos llenos de líquido cerca de una articulación, llamados bolsas sinoviales. Estas bolsas proporcionan amortiguación y evita que todas las partes móviles de la articulación friccionen entre sí. Sin embargo, cuando las bolsas en el hombro (o cualquier articulación) se irritan e inflaman, el movimiento de los músculos y los tendones se encuentra restringido y puede ser doloroso.

En el tratamiento de la bursitis del hombro se usa el tratamiento conservador, como limitar las actividades dolorosas, entablillar, medicamentos antiinflamatorios y aplicar hielo.

Pinzamiento de un nervio

El pinzamiento del nervio en el cuello, o radiculopatía cervical, puede causar dolor irradiado al hombro y entumecimiento o debilidad muscular que puede extenderse por el brazo hasta la mano.

Suele resolverse por sí solo. En caso de que no ocurra, los medicamentos antiinflamatorios, los esteroides orales o inyectados, medicamentos para el dolor, un collar suave y la fisioterapia pueden ayudar. En algunos casos de dolor que empeora progresivamente, y dependiendo de la causa, la cirugía para aliviar la presión sobre el nervio y el dolor puede convertirse en una opción.

Hombro congelado

El hombro congelado, o capsulitis adhesiva, implica un hombro rígido y doloroso que es cada vez más difícil de usar. El hombro congelado puede ser una complicación y causar inmovilidad después de una lesión o cirugía, o de enfermedades crónicas.

Dolor en hombro

Los medicamentos antiinflamatorios y analgésicos pueden aliviar los síntomas del hombro congelado. La fisioterapia y los ejercicios de amplitud de movimiento pueden ayudar a restaurar la movilidad.

Ataque de corazón

El dolor en el brazo puede provenir del corazón. Esa es una de las causas en que los médicos siempre quieren descartar, dice Gravallese, especialmente cuando alguien se queja de dolor en la parte superior del brazo. En lugar de ser muscular o relacionado con las articulaciones, el dolor en realidad podría ser angina, un tipo de dolor en el pecho que ocurre cuando el corazón no recibe suficiente sangre rica en oxígeno. El dolor de angina puede irradiarse o extenderse desde el corazón a áreas como el cuello, la mandíbula y el brazo.

Con problemas cardíacos, generalmente es dolor en el brazo izquierdo, dice Gravallese. «También podría ser dolor de cuello, dolor de espalda y muchas otras cosas». «Pero la radiación clásica de ese dolor es en la parte superior del brazo izquierdo. Se debe asegurar que en realidad sea un problema musculoesquelético. La ubicación del dolor es muy importante».

La posibilidad de que el dolor en el brazo resulte de una afección cardíaca, como un ataque cardíaco, es una razón de peso para que un profesional de la salud lo revise de inmediato, especialmente si tiene dolor en el brazo izquierdo

Parte superior del brazo y codo

El músculo tríceps se usa en la parte superior del brazo para extender el brazo, mientras que los músculos braquial y bíceps, permiten doblar en el codo.

El codo es una articulación conecta el otro extremo del húmero y los extremos más cercanos de dos huesos de la parte inferior del brazo: el cúbito y el radio. El codo se flexiona y extiende el antebrazo, y gira el antebrazo y la muñeca.

¿Qué puede afectar la parte superior del brazo y el codo?

  • Codo de tenista y codo de golfista.
  • Atrapamiento de nervios.
  • Infección o enfermedad articular.

Codo de tenista y codo de golfista

son formas comunes de tendinitis del brazo. El codo de tenista, o epicondilitis lateral, afecta el lado externo del codo. El codo de tenista puede afectar a los tenistas con el movimiento que le proporciona a la raqueta, también lo pueden desarrollar otras personas con trabajos que involucran trabajo físico.

El codo de golfista, o epicondilitis medial, afecta el lado interno del codo. Balancear un palo de golf con fuerza y ​​repetidamente puede ejercer demasiada tensión en la articulación, al igual que otras actividades como llevar una maleta pesada, cortar madera o usar una motosierra.

Si presiona las protuberancias óseas alrededor de los codos, llamadas epicóndilos, puede sentir el dolor, señala Gravallese. Los músculos se insertan a través de los ligamentos en los epicóndilos, explica. «Si fuerzas esa área, puedes sentir mucho dolor».

Los tratamientos simples pueden aliviar el dolor de tendinitis, incluido el uso de un aparato ortopédico, tomar medicamentos antiinflamatorios como el ibuprofeno o el naproxeno, ejercicios de estiramiento y fisioterapia. Si eso no funciona, las inyecciones de esteroides en el brazo pueden aliviar el dolor y la inflamación.

Enfermedad o Infección articular

Las infecciones pueden surgir en cualquier articulación, señala Gravallese. «Se puede contraer una enfermedad cristalina como la gota o la seudogota», agrega. La gota es más común en la base del dedo del pie, pero a menudo ve pacientes con gota en el codo o en las bolsas circundantes.

El dolor de gota en el brazo se puede tratar con medicamentos antiinflamatorios, férulas y compresión para aliviar la hinchazón y reducir el dolor. El tratamiento continuo con medicamentos para controlar la gota y las modificaciones en la dieta pueden ayudar a prevenir o limitar los ataques de gota.

Parte baja del brazo y muñeca

El antebrazo está formado por dos huesos grandes, el radio y el cúbito. El radio se extiende desde el interior del codo hasta el pulgar de su muñeca. El cúbito corre paralelo al radio, desde el exterior del codo hasta el lado del dedo meñique (meñique) de la muñeca.

La muñeca es una articulación compuesta por varias articulaciones pequeñas. La muñeca se forma donde el cúbito y el radio se encuentran con el carpo: cuatro huesos más pequeños en el extremo superior de la muñeca y cuatro huesos en el lado inferior de la mano.

Enfermedades de la parte inferior del brazo y la muñeca

  • Artritis
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Enfermedad arterial periférica
  • Fractura

Artritis

La artritis puede dañar el cartílago liso que cubre las articulaciones de la muñeca, reduciendo las acciónes de la muñeca y haciendo que los huesos se froten entre sí. Varios tipos de artritis, como la osteoartritis, la artritis reumatoide, la artritis postraumática y la artritis psoriásica, pueden afectar la muñeca, además de las manos y los dedos.

Las actividades que ofrezcan descanso y modifiquen los movimientos, o ayudas como refuerzos o férulas, la aplicación de calor o hielo y los medicamentos se usan para aliviar el dolor de artritis en las muñecas y las manos. En algunos casos, se puede considerar la cirugía para reparar o eliminar los huesos de la muñeca desgastados o deformados.

Síndrome del túnel carpiano

El síndrome del túnel carpiano es un síndrome de atrapamiento nervioso que ocurre en la muñeca. Las opciones de tratamiento incluyen refuerzos primero, inyecciones de esteroides si es necesario y, en algunos casos, cirugía para cortar un ligamento, llamado ligamento del túnel carpiano, para aliviar la presión sobre el nervio mediano de la muñeca.

«Lo mejor es la prevención», dice Gravallese. Asegúrese, por ejemplo, de que su estación de trabajo sea ergonómicamente sólida. Asegure cuando está en su ordenador que está configurada de tal manera que «no está doblando constantemente esa muñeca, o apoyando su muñeca sobre una mesa o un teclado». Mantener la muñeca en ese tipo de posiciones, con el tiempo, puede causar el síndrome del túnel carpiano.

Enfermedad Arterial Periférica

La enfermedad arterial periférica es un problema de circulación que ocurre con mayor frecuencia en las piernas pero que también puede afectar los brazos. A medida que las arterias del brazo se estrechan o se bloquean, por completo, puede provocar dolor en el brazo, opresión, entumecimiento o calambres. El dolor al hacer ejercicio, intermitente o la incomodidad es lo que se conoce como claudicación, es un síntoma característico.

En algunos casos, el dolor crónico por enfermedad arterial periférica se puede reducir con programas de rehabilitación y ejercicio.

Fractura

Una fractura, es generalmente una fuente obvia de dolor, algunas fracturas más pequeñas pueden ocurrir sin que te des cuenta. Ese puede ser el caso con una fractura del hueso escafoides en la muñeca, causa pocos signos externos. Los síntomas inapreciables incluyen hinchazón y sensibilidad en el lado del pulgar de la muñeca o sensibilidad con fuertes movimientos.

Una radiografía u otra prueba de imagen puede revelar una fractura de escafoides. Dependiendo de su extensión, el tratamiento puede incluir yeso o férulas, seguido de fisioterapia con un rango de movimiento suave y ejercicios de fortalecimiento.

Encontrar respuestas al dolor de brazo

Si tiene dolor persistente en el brazo sin causas claras, busque consejo en lugar de esperar. No se debe asumir que no es serio.

Después de preguntar sobre su historial médico y realizar un examen físico, el médico puede hacer un diagnóstico o mandar pruebas de imagen, si son necesarias. La mayoría de los pacientes no necesitan una resonancia magnética, dice Jones. Algunos pueden no necesitar ninguna prueba de imagen, dice, o puede ser necesaria una radiografía estándar.

En muchos casos, las opciones menos agresivas como la fisioterapia, los ejercicios en el hogar y las medidas de apoyo como el descanso, las férulas y el hielo pueden ser todo lo necesario para aliviar el dolor en el brazo. Jones señala que la cirugía conlleva el riesgo de complicaciones y la posibilidad de semanas de recuperación necesarias para algunos procedimientos.

«A veces con dolor, hay que tener paciencia», dice Jones. «La cirugía no es siempre la respuesta final».

Por Ellen Gravallesse

El dolor y el estigma

El dolor y el estigma social

Andrea, mi amiga

En el 2000, mi amiga Andrea empezó el viaje: El dolor y el estigma.

Dentro de su coche fue arrollada por un camión cuando se detuvo en un cruce de peatones en una zona escolar. El camión iba 72 kilómetros por hora cuando se estrelló contra ella. El accidente dañó sus músculos, nervios y huesos desde la base del cráneo hasta la parte inferior de la pierna izquierda. Su columna quedó lesionada, además sufre inestabilidad pélvica y lesiones importantes en las piernas. Vive con dolor crónico desde entonces.

Andrea rara vez toma opioides; cuenta que la hacen sentir increíblemente somnolienta y que no consiguen controlar su dolor.

El dolor es la imagen de la debilidad personal

Con frecuencia siente el peso del estigma cuando necesita aliviar su dolor. Los médicos, demasiado a menudo categorizan su dolor como una especie de debilidad personal. Muchos de ellos le han dicho que «no parece que tenga dolor». Ha perdido la cuenta de la cantidad de veces que le dijeron que si perdía peso, su dolor disminuirá.

Andrea no está sola, no es la única. Millones de personas que viven con dolor crónico sufren un despiadado estigma.

El estigma deslegitima el dolor

Veo el estigma como la combinación de ser diferente más la desviación: un grupo dentro del grupo marca a un grupo externo como diferente sobre la base de una característica demográfica que comparten, luego juzga al grupo externo como desviado.

Esto es precisamente lo que le sucede a muchas personas con dolor. Se «marcan» como diferentes debido a su dolor, y luego se les niega, invalida y deslegitima el dolor. Esto sucede con más frecuencia en mujeres y las minorías raciales o étnicas que en los hombres blancos.

El estigma es fundamentalmente social. Aunque a menudo hablamos abiertamente de dolor o enfermedades como el VIH / SIDA, después estigmatizar a las personas no es lo correcto. Siempre son las personas las que estigmatizan a otras personas. Hacemos esto el uno al otro continuamente.

El estigma relacionado con el dolor puede provenir de cualquier persona.

Los médicos son una fuente importante, pero también lo son los amigos, los cuidadores, familiares, las aseguradoras y los encargados de formular políticas sociales.

Las personas que sufren dolor crónico a veces estigmatizan a otras personas con dolor crónico, quizás porque la dificultad de vivir con la enfermedad hace que sea más difícil tolerarlo en los demás. Y las personas con dolor a veces se estigmatizan a sí mismas. Cuando le dicen repetidamente que su dolor no es real o ilegítimo, después de tiempo escuchando lo mismo, llegan a creer esta afirmación y luchan por negar el dolor.

Las personas con dolor no pueden darse el lujo de negar la existencia de su propio dolor, pero se juzgan por sentir el dolor.

El estigma del dolor destruye la identidad de la persona

Uno de los impactos catastróficos del estigma: puede estropear la identidad de las personas, su sentido de quiénes son como personas.

Lamentablemente, el estigma es un problema terriblemente común que sufren las personas con dolor, y lo ha sido durante casi 1,000 años.

El estigma es corrosivo

Los miembros de grupos sometidos a un estigma persistente enferman y mueren más rápido. Esto se debe en parte a que el estigma es un muro para conseguir atención médica adecuada.

¿Quién quiere visitar a su médico si siente que serán juzgados y culpados por su enfermedad, o si sus experiencias serán negadas o invalidadas? Pero. incluso cuando buscan atención, el estigma empeora los resultados de enfermedades crónicas.

¿Por qué atribuimos tanto estigma a las personas con dolor? Un factor probable es que el dolor es subjetivo. Una acepción de subjetivo puede entender lo que escucha el interlocutor «Que hace juicios de valor dejándose llevar por los sentimientos»

La subjetividad del dolor y el estigma

Esto significa que la capacidad de diagnosticar y tratar el dolor de manera efectiva depende en gran medida de lo que la gente diga sobre su dolor. Esa subjetividad es un problema para la medicina occidental porque se basa en la capacidad de identificar patologías físicas e identificables que están categorizadas como enfermedad. La mayoría de los tipos de dolor crónico desafían esta fácil objetivación, que frustra el marco occidental dominante para conocer y comprender la enfermedad.

Y debido a que el dolor crónico no se puede objetivar fácilmente a través de pruebas clínicas (análisis de sangre, análisis de laboratorio, imágenes y similares) está servida la duda y el escepticismo.

Afrontar el estigma del dolor con leyes nuevas

El estigma está tan profundamente arraigado en nuestra sociedad que es necesario formular leyes y políticas. Considerando las regulaciones que rigen el acceso a los beneficios del Seguro Social por discapacidad.

Dicen que el propio testimonio de un paciente es insuficiente para justificar los beneficios y específicamente requiere «evidencia médica objetiva» para hacerlo. Esto no tiene sentido, ya que prácticamente todas las guías clínicas para tratar el dolor estipulan que el autoinforme de un paciente es la herramienta más importante para diagnosticar y tratar el dolor de manera efectiva. Estas regulaciones repudian una de las herramientas más fundamentales y críticas para tomar en serio a las personas con dolor.

Las regulaciones del Seguro Social también señalan explícitamente que la evidencia de los rayos X y las pruebas de laboratorio, como los análisis de sangre, son formas de evidencia que se pueden usar para «probar» una discapacidad suficiente para generar acceso a los beneficios del Seguro Social. Estas reglamentaciones privan sistemáticamente de derechos a la mayoría de las personas con dolor crónico, que no pueden proporcionar la prueba necesaria a través de estas formas de evidencia.

En esencia, nuestra red básica de seguridad social, canaliza y refleja el estigma generalizado que experimentan las personas con dolor.

La búsqueda de la imagen para legitimar el dolor

La mención de la evidencia de rayos X en las regulaciones es especialmente interesante dada la asombrosa cantidad de imágenes médicas que hacemos para el dolor lumbar inespecífico, una de las formas más comunes de dolor crónico experimentado por personas en los EE. UU. Los investigadores no pueden encontrar mucha evidencia de que hacer estas pruebas de imagen beneficie a las personas con dolor lumbar. Sin embargo, los médicos lo ordenan a menudo.

No solo los médicos tienen la culpa. Los pacientes también quieren este tipo de imágenes, como una forma de proporcionar un testimonio que sea más valorado y visto como una mejor evidencia de su dolor. No se puede culpar a las personas con dolor por querer imágenes médicas, incluso si hay poca evidencia que ayude.

El estigma es amoral

Además de ser malo para la salud física, el estigma también es amoral. Es una de las experiencias más antisociales y alienantes que los humanos pueden infligirse unos a otros. Aísla a las personas, causa sufrimiento y viola las obligaciones básicas de tratar a las personas de manera justa y con dignidad. En consecuencia, debemos intervenir para aliviarlo.

Al igual que la mayoría de los problemas de salud importantes en los EE. UU. las causas fundamentales del estigma son estructurales. Esto significa que las intervenciones utilizadas en el nivel interpersonal, como los programas de educación y capacitación contra el estigma, probablemente tengan un éxito limitado.

¿Cómo tener éxito?

Para conseguir tener éxito en reducir el estigma que soportan millones de personas con dolor, debemos abordar los factores más profundos que lo impulsan, incluida nuestra tendencia a ignorar las narrativas y el testimonio de las personas en ausencia de evidencia «objetiva».

También debemos abordar el sexismo y el racismo que sin duda contribuyen a las terribles y crecientes desigualdades que existen en el diagnóstico y el tratamiento efectivo de las personas con dolor.

Cambiar leyes para hacer frente al estigma

Uno de los enfoques más prometedores para reducir el estigma del dolor es crear leyes y políticas que no intensifiquen el estigma hacia las personas con dolor. Podría incluir revisar las leyes a nivel estatal y federal, fortalecer las protecciones antidiscriminatorias y hacer cumplir las leyes existentes que tienen como objetivo aliviar el estigma contra las personas que sufren. Las leyes estatales que prohíben el maltrato a las personas mayores, por ejemplo, se pueden usar para ordenar un manejo eficaz del dolor.

Cambiar las políticas locales también puede marcar la diferencia. Las políticas de un sistema de salud que trata a miles de personas con dolor pueden tener un gran impacto en la medida en que las personas con dolor son estigmatizadas. Estas políticas infligen estigma si obligamos a las personas con dolor a firmar “contratos dolorosos” degradantes, unilaterales o someterse a pruebas de drogas al azar, usar un lenguaje que transmita hostilidad y sospecha, e innumerables otros que sostienen y perpetúan actitudes de duda, desconfianza e incredulidad.

Si bien cambiar las leyes federales o estatales lleva tiempo, las políticas locales pueden cambiar mucho más rápido. Podríamos, por ejemplo, cambiar o abandonar los compromisos con las políticas y protocolos que afianzan y legitiman la tendencia a estigmatizar y dudar de las personas que sufren. Podemos implementar políticas y procedimientos que detallen los requisitos antidiscriminatorios específicamente para personas con dolor.

Evitar el lenguaje discriminatorio

Y podemos promulgar políticas que rijan el lenguaje discriminatorio y los términos a menudo dirigidos contra las personas que sufren dolor, como la histeria y el engaño, que tienen una larga y documentada historia de haber sido utilizados para estigmatizar a las personas vulnerables con dolor.

Otros estigmas en el dolor: Los opioides

Para aliviar el estigma del dolor, también tenemos que luchar y diferenciar el estigma infligido hacia el uso de opioides.

Si bien estos dos tipos de estigma a menudo ocurren en la misma persona, no son iguales. Estigmatizamos a las personas que sufren, como mi amiga Andrea, que no toma ni desea opioides. Y estigmatizamos a las personas que toman opioides incluso si no viven con dolor crónico. Es necesario e importantes un enfoque en el estigma opioide, pero no es el equivalente a intervenir para abordar el estigma del dolor. Ambas, cargas terribles, merecen nuestra atención y esfuerzos.

Tenemos herramientas para tratar de manera efectiva y justa a las personas que viven con dolor crónico. Tenemos el poder de ayudarlos a vivir mejor. Deberíamos hacerlo, y sin estigma. El Dr. Goldberg es autor de artículos como Los pacientes de fibromialgia y la atención médica.

12 de mayo día mundial de la fibromialgia en España

Actualización a 29/05/2020 El congreso de los Diputados ha remarcado y ha puesto énfasis en el gran estigma social que sufren los afectados de la enfermedad. Ha apelado a la empatia y la solidaridad de todos los implicados en el apoyo a quienes la sufre. Desde el entorno familiar, médico y laboral, así como promover la investigación. Tal como recoge las apreciaciones del Dr. Goldberg en este articulo, son los poderes públicos los que han de visibilizar y promover la defensa de los derechos de las personas con dolor.

Un paso adelante , con valentía que desde el congreso de los diputados, no ha dudado en mantenerse firme y denunciar la falta de derechos de los afectados de Fibromialgia y denunciar la discriminación que se sufre a todos los niveles, simplemente por heredar una etiqueta que nadie elige como el diagnóstico de fibromialgia. A todos los niveles, sin excepción. Familiar, laboral, médica y social.

Daniel S. Goldberg

Miembro de la facultad del Centro de Bioética y Humanidades del Campus Médico Anschutz de la Universidad de Colorado, profesor asociado de medicina familiar en la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado y profesor asociado de epidemiología en la Escuela de Salud Pública de Colorado. Es el investigador principal de un estudio epidemiológico relacionado con el estigma de la adicción financiado por The Well Being Trust, un 501 (c) (3). @prof_goldberg

dolor de espalda mecánico o inflamatorio

¿Existen diferentes dolores de espalda? ¿Es el ¿Es el dolor de espalda mecánico o inflamatorio? Conocer la diferencia puede ayudar a encontrar el tratamiento adecuado para el dolor de espalda.?
Conocer la diferencia puede ayudar a encontrar el tratamiento adecuado para el dolor de espalda.

Cuando el dolor de espalda se identifica con dormir en un colchón diferente o a uno de pésima calidad, haberse pasado en las rutinas del gimnasio o arquear la espalda después de levantar algo pesado, todos estos factores se identifican como causas «mecánicas» de dolor de espalda.

Sin embargo, existe otro tipo de dolor de espalda, y mucho menos conocido, que se considera dolor de espalda inflamatorio y tiene diferencias con el dolor mecánico.

Este tipo de dolor de espalda, es una forma de artritis inflamatoria, el sistema inmunitario está atacando por error las articulaciones de su columna vertebral. A este dolor de espalda se conoce como espondilitis anquilosante o espondiloartritis axial.

La espondilitis anquilosante generalmente afecta los huesos en la parte inferior de la columna y donde la columna se conecta con la pelvis (conocidas como las articulaciones sacroilíacas).

También puede existir inflamación donde los ligamentos y tendones se unen al hueso, como el tendón de Aquiles en el tobillo. Los síntomas más comunes de Espondilitis axial son brotes intermitentes de dolor y rigidez en la espalda baja, caderas y glúteos.

¿Cómo diferenciar el dolor de espalda mecánico o inflamatorio?

¿Cómo verificar el de dolor de espalda inflamatorio?

Si tiene sospechas que podría tener Espondilitis axial pueden haber algunas claves basadas en el dolor de espalda y otros síntomas a los que debería prestar atención.

Si responde que sí a la mayoría de las siguientes preguntas, es probable que su dolor de espalda sea inflamatorio y no mecánico.

  • ¿Comenzó su dolor de espalda cuando era menor de 40 años?
  • ¿Su dolor de espalda lo despierta en la mitad / segunda mitad de la noche y le impide quedarse dormido?
  • ¿Se alivia el dolor de espalda si hace ejercicio o se mueve?
  • ¿Empeora su dolor de espalda cuando descansa o se sienta por largos períodos?
  • ¿Tiene la espalda rígida a primera hora de la mañana durante al menos 30 minutos?
  • ¿El dolor de espalda mejora cuando toma medicamentos AINE, como el ibuprofeno?
  • ¿El dolor de espalda ha durado, de vez en cuando, durante más de tres meses?
  • ¿Su dolor de espalda ocurre con otros síntomas que parecen no relacionados? Entre ellos ¿Están inflamación de los ojos, enfermedad inflamatoria intestinal, psoriasis o dolor en las articulaciones periféricas, como los tobillos o las rodillas?

¿Qué importancia tiene si su dolor de espalda es inflamatorio o mecánico?

Importa y mucho

Si el dolor de espalda es mecánico, la mejor manera de tratarlo es a menudo dar tiempo para que las cosas sanen o probar la fisioterapia.

Los cambios en el estilo de vida, como perder peso, dejar de fumar, mejorar la postura y hacer más ejercicio también pueden ayudar, al permitir una mejor circulación a los discos en la espalda y aliviar la presión sobre la columna vertebral.

Las inyecciones de esteroides pueden usarse para aliviar el dolor que no mejora con la fisioterapia y los cambios en el estilo de vida; La cirugía se considera un último recurso.

Sin embargo, si su dolor de espalda es inflamatorio, la inflamación continua de su sistema inmunitario continuará causándole dolor incluso cuando intente tratar su dolor de espalda con las opciones anteriores.

Los medicamentos más nuevos, como los medicamentos biológicos que reducen la actividad del sistema inmunitario, proporcionan un tratamiento más específico y efectivo para la Espondilitis axial .

Si intenta tratar el dolor de espalda inflamatorio con tratamientos que alivian el dolor de espalda mecánico, no mejorará. La espondilitis anquilosante es progresiva, por lo que podrá debilitarse más.

Con el tiempo, la espondilitis anquilosante puede hacer que las vértebras de la columna se fusionen, lo que da como resultado un daño permanente y una postura encorvada.

Cómo los síntomas de dolor de espalda inflamatorio conducen a un diagnóstico de espondilitis anquilosante

Una de las cosas más importantes que puede hacer para garantizar un diagnóstico rápido y preciso es realizar un seguimiento de sus síntomas de dolor de espalda. Diferenciar cuando el dolor empeora y cuando se consigue alivio.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no hay una sola prueba o síntoma de alerta que pueda confirmar un diagnóstico de espondilitis anquilosante.

Es un juicio clínico de su médico, basado en los aportes de un examen físico, análisis de sangre, imágenes y los síntomas de los que informe.

Los síntomas anteriores, junto con otros resultados, como pruebas de rayos X o imágenes por resonancia magnética que confirmen inflamación o daño en las articulaciones sacroilíacas o la presencia del marcador genético HLA-B27 en un análisis de sangre, hacen que sea más probable que la espondilitis anquilosante sea la responsable de su dolor de espalda.

Abstract presentado en el Encuentro Anual de la Academia de Reumatologia celebrado en Atlanta, Georgia del 8 al 13 de Noviembre 2019

Does Fibromyalgia Change the Evaluation of Spondyloarthritis Activity? A Meta-analysis of Observational Studies

Enlace de interés

El Grupo para el estudio de la Espondiloartritis de la Sociedad Española de Reumatología (GRESSER) está formado por un grupo de expertos en el campo de la espondiloartritis en España y fue constituido en 1999.

perimenopausia y dolor crónico

Relación perimenopausia y dolor crónico. Los síntomas de la perimenopausia pueden duplicar el riesgo de dolor crónico
Un estudio basado en datos de la Administración de Salud de Veteranos sugiere una relación entre los síntomas de la perimenopausia y múltiples problemas de salud crónicos.

¿Qué es la perimenopausia?

Perimenopausia o «alrededor de la menopausia» y es el tiempo de transición hacia la menopausia y marca el final de los años reproductivos.

Síntomas de la perimenopausia

  • Periodo menstrual irregular
  • Calores
  • Sudores nocturnos
  • Problemas para dormir
  • Cambios vaginales que generan sequedad o molestias durante las relaciones sexuales.
  • Infecciones urinarias o de la vejiga
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Debilidad de los huesos

Manifestaciones de la deficiencia estrogénica a corto plazo:

  • Síntomas vasomotores, bochornos, sudoración
  • Trastornos del sueño, insomnio
  • Trastornos a nivel cognitivo, pérdida de la capacidad de solución de problemas
  • Cambios de carácter, irritabilidad, depresión, llanto fácil
  • Resequedad de mucosas, vagina, ojos, etc.
  • Disminución de la Líbido

Este conjunto de signos y de síntomas, es la causa más frecuente de consulta, 58% al 93% de las mujeres lo presentan en los dos primeros años alrededor de la menopausia y se calcula que un 30%, busca atención médica y que aproximadamente un 25% permanece sintomática por más de 5 años

Perimenopausia y dolor crónico ¿Cómo se relacionan?

Además de otros problemas de salud crónicos (osteoporosis, problemas cardiovasculares…)  que surgen por la pérdida de estrógenos,  también queda demostrado que puede afectar a la sensibilidad al dolor.

La investigación basada en el análisis de más de 200,000 registros de la Administración de Salud de Veteranos  demuestra una relación entre los síntomas de la menopausia y el dolor crónico.

Los resultados del estudio se publican en línea hoy en Menopause, Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS).

Las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir problemas que cursan con dolor crónico, como dolor de espalda, fibromialgia, artritis y osteoartritis.

Las mujeres también reportan mayor gravedad y discapacidad relacionada con el dolor que sus homólogos masculinos.

No se conocen bien las causas que provocan mayor riesgo de tener dolor crónico, se ha documentado que el riesgo de problemas que causan o exacerban el dolor es mayor en las mujeres de mediana edad, cuando existe fluctuaciones en los niveles de estrógeno coincidiendo con la entrada en la perimenopausia o posmenopausia.

Los cambios comunes relacionados con la menopausia y el envejecimiento incluyen el aumento de peso y la disminución de la actividad física, lo que puede contribuir a sufrir dolor crónico, al igual que la falta de sueño y el estado de ánimo negativo, que también se sabe que afectan la sensibilidad de los síntomas y la tolerancia al dolor.

En este último estudio a gran escala de mujeres veteranas, los investigadores plantearon la hipótesis de que, incluso después de explicar la edad y otros factores de riesgo conocidos, los síntomas de la menopausia se asocia con mayores probabilidades de dolor crónico diagnosticado y morbilidad por dolor crónico.

Resultados de la investigación perimenopausia y dolor crónico

La investigación muestra es que las mujeres que sufren más síntomas en la perimenopausia o climaterio pueden ser las más vulnerables al dolor crónico.
Más específicamente, las mujeres con más síntomas en la perimenopausia pueden tener casi el doble de probabilidades de tener dolor crónico y más diagnósticos relacionados con el dolor crónico.

«Los niveles cambiantes de hormonas alrededor de la menopausia tienen interacciones complejas con la modulación del dolor y la sensibilidad al dolor, que pueden estar asociadas con la vulnerabilidad al desarrollo o la exacerbación de las condiciones de dolor», dice la Dra. JoAnn Pinkerton, directora ejecutiva de NAMS.

«Este estudio sugiere que la carga de los síntomas de la menopausia también puede estar relacionada con el desarrollo de dolor crónico».

Los resultados de la investigación aparecen en el artículo «Síntomas de la menopausia y dolor crónico en una muestra nacional de mujeres veteranas de mediana edad».

edades fibromialgia
Edades fibromialgia

En fibromialgia el mayor número de casos se observa a partir de los 40 años 

Menopause symptoms and chronic pain in a national sample of midlife women veterans
 Gibson, Carolyn J., PhD, MPH1,2; Li, Yongmei, PhD1; Bertenthal, Daniel, MPH1; Huang, Alison J., MD, MAS2; Seal, Karen H., MD, MPH1,2

Menopause: March 4, 2019 - Volume Publish Ahead of Print - Issue - p doi: 10.1097/GME.0000000000001312
CONSECUENCIAS DE LA DEFICIENCIA DE ESTRÓGENOS A CORTO, MEDIANO Y LARGO PLAZO
bursitis

La bursitis es la inflamación dolorosa de la bursa (un saco plano y lleno de líquido que proporciona amortiguación entre la piel, músculos,tendones y ligamentos cercanos a los huesos).

El dolor en la bursitis

El movimiento suele ser doloroso, y las bolsas cerca de la piel se inflaman y se vuelven sensibles.

El dolor cercano a las bolsas dá la clave en el diagnóstico, a veces se puede necesitar un análisis del líquido de la bolsa o pruebas de imagen.

Reposo, férulas, medicamentos antiinflamatorios no esteroides y, en ocasiones, inyecciones de corticosteroides son necesarios para aliviar los síntomas.

La bolsa normalmente contiene una pequeña cantidad de líquido, el cual proporciona amortiguación. Las bolsas reducen la fricción y previenen el desgaste que puede ocurrir cuando una estructura roza a la otra.
Algunas bolsas se encuentran justo debajo de la piel (bolsas superficiales). Otros están localizados debajo de los músculos y los tendones (bolsas profundas).

Si se lesiona o se usa en exceso, la bursa puede inflamarse y puede acumularse líquido.

Causas de la bursitis

Irritación por uso inusual o uso excesivo.

También puede ser causado por una lesión, gota , seudogota , artritis o ciertas infecciones,especialmente las causadas por Staphylococcus aureus.

A menudo, la causa de la bursitis es desconocida.

El hombro es la parte más susceptible a la bursitis, pero las bolsas en los codos, las caderas (bursitis trocantérea), la pelvis, las rodillas, los dedos de los pies y los talones ( bursitis del tendón de Aquiles ) son las zonas más comunes afectadas.

Las personas con bursitis del hombro generalmente tienen una inflamación de los tendones alrededor del hombro ( tendinitis del manguito rotador: los tendones y otras estructuras que se mueven, giran y sostienen el hombro en su lugar).

Síntomas

La bursitis causa dolor y tiende a limitar el movimiento, pero los síntomas específicos dependen de la ubicación de la bolsa que esté inflamada. Por ejemplo, cuando se inflama la bursa del hombro, levantar el brazo, como cuando se pone una chaqueta, es doloroso y difícil.
Sin embargo, la bursitis del codo puede causar hinchazón sin apenas molestia.

La bursitis aguda se puede desarrollar en horas o días. El área inflamada suele doler al movimiento o al tacto. Las bolsas ubicadas cerca del pie, como las que se encuentran cerca de la rodilla y el codo, puede aparecer enrojecida e inflamada.
La bursitis aguda causada por infección o gota puede ser particularmente dolorosa y el área afectada se encuentra roja y cálida.

Bursitis crónica

La bursitis crónica puede deberse a episodios repetidos o persistentes de bursitis aguda o lesiones repetidas. A veces las paredes de la bursa se vuelven gruesas. Si las bolsas dañadas se someten a un ejercicio o esfuerzo inusual, la inflamación tiende a empeorar.

El dolor prolongado y la hinchazón pueden limitar el movimiento y debilitar los músculos. Los brotes de bursitis crónica pueden durar varios meses y pueden reaparecer con frecuencia.

Diagnóstico

Evaluación de un médico

A veces puede ser necesario el examen del fluido de la bursa.

A veces pueden ser necesarias pruebas de imagen

Un médico sospecha bursitis si el área alrededor de una bolsa superficial está adolorida al tocarla o cuando ciertos movimientos de las articulaciones que se mueven o ejercen presión sobre las bolsas profundas duelen en el examen.

Si una bursa superficial, particularmente en la rodilla o el codo, está notablemente inflamada, un médico puede extraer una muestra de líquido de la bolsa con una aguja. La muestra se analiza para determinar las causas de la inflamación, como una infección o gota.

Por lo general, se realizan radiografías si la bursitis no mejora con el tratamiento o sigue regresando, o si el médico sospecha de problema en la articulación, como la artritis.

La resonancia magnética (RM) o la ecografía se pueden usar para ayudar a confirmar la bursitis en bolsas profundas.

Tratamiento

Analgésicos, antiinflamatorios y reposo.

Tratamiento de gota o infección, si es la causa.

A veces, inyecciones de corticosteroides.

La bursitis aguda, si no es causada por una infección, generalmente se trata con lo siguiente:

Descanso

Inmovilización temporal (como con una férula) de la articulación afectada

Hielo aplicado al área dolorosa.

Altas dosis de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE)

Ocasionalmente, se necesitan analgésicos más fuertes.

Cuando se requiera, el médico puede inyectar un anestésico local y corticosteroides directamente en la bolsa, especialmente si está afectada la zona del hombro. Este tratamiento, con frecuencia, después de unos días proporciona alivio. La inyección puede tener que repetirse después de unos meses. Retirar el líquido con una aguja también puede ayudar a reducir el dolor.

Cuando es considerada aguda y grave, en ocasiones, pueden recibir un corticosteroide, como prednisona , por vía oral durante unos días. A medida que el dolor cede, las personas pueden hacer ejercicios específicos para aumentar el rango de movimiento de la articulación.

Es crónica, si no es causada por una infección, se trata de manera similar, aunque es menos probable que el reposo y la inmovilización ayuden. En ocasiones muy raras, se puede realizar cirugía para extirpar la bursa.

A menudo, la terapia física ayuda a restaurar la función. Los ejercicios pueden ayudar a fortalecer los músculos debilitados y restablecer la amplitud de movimiento de la articulación.

Se deben drenar las bolsas infectadas y administrar los antibióticos apropiados, a menudo contra Staphylococcus aureus .

La bursitis recurren si los motivos subyacentes, como gota , artritis reumatoide o el uso excesivo crónico, no se tratan ni se corrigen.

Bursitis para niños

Fuente
https://www.merckmanuals.com/
epoc y dolor crónico

¿Qué relación tiene EPOC y dolor crónico? La EPOC es una enfermedad pulmonar que causa dificultad para respirar. Los síntomas principales son, entre otros, la disnea o falta de aire, la tos y la expectoración mucosa. Uno de los factores de riesgo más importante para padecer esta enfermedad es el tabaco.

Identificar qué pacientes padecen dolor crónico ahorrará en recursos sanitarios

“Este estudio surge porque en las consultas externas observamos a menudo que los pacientes con esta enfermedad se quejan, no sólo de los síntomas respiratorios característicos, sino también de otros como dolor de espalda, de cuello y migrañas, sobre todo aquellos con una enfermedad más evolucionada” explica Javier de Miguel.

El estudio ha evaluado, mediante encuestas de salud a la población, a 44.000 pacientes, que se han dividido en dos periodos distintos, en 2009 y en 2014, diferenciando para ello dos grupos, uno con EPOC y otro de sujetos control que no padecen esta enfermedad, todos ellos mayores de 35 años, edad a partir de la cual puede manifestarse la enfermedad.

El Servicio de Neumología del Hospital Gregorio Marañón ha llevado a cabo un estudio entre más de 44.000 personas. analizar la presencia de dolor en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Pionero en nuestro país, ha desvelado que estos pacientes tienen más tendencia a padecer dolor crónico que el resto de la población, lo que supone menor calidad de vida y un deterioro de la situación clínica de estos enfermos.

Relación entre EPOC y dolor crónico

La finalidad del artículo ha sido demostrar que hay una mayor incidencia de dolor crónico en personas que padecen esta patología en base a tres puntos: el dolor en el cuello, el dolor en la espalda, ya que estos pacientes pueden tener aplastamientos vertebrales por la propia evolución de la enfermedad, y el dolor de cabeza o migraña debido principalmente a la tos crónica.

Resultados contundentes y factores asociados

Los resultados del estudio han demostrado que los pacientes con EPOC tienen 1,2 veces más riesgo de tener dolor crónico de cuello, 1,38 veces más de tener dolor de espalda y hasta 1,36 veces más de probabilidad de sufrir cefaleas que los que no padecen esta enfermedad.

Igualmente durante la investigación se tuvieron en cuenta factores asociados que contribuyen a un aumento de la incidencia de este tipo de dolor crónico como es la obesidad, la edad (la prevalencia del dolor es mayor en los pacientes más jóvenes), el sexo (las mujeres con EPOC padecen más dolor que los varones), los pacientes con mala calidad de vida o con alguna alteración mental como ansiedad o depresión y todos aquellos enfermos que usan medicación para el dolor.

Para el jefe de sección de Neumología, Javier de Miguel;

“identificar a los pacientes con EPOC que padecen dolor crónico supondrá un adecuado manejo de este síntoma y un mejor control de la enfermedad, lo que redundará en una mayor calidad de vida de estos enfermos así como en una disminución de las visitas a urgencias y de los ingresos hospitalarios. Todo ello se traducirá, sin duda, en un ahorro en recursos sanitarios”

Fuentes

Redacción médica
https://www.redaccionmedica.com/autonomias/madrid/los-pacientes-con-epoc-son-mas-propensos-a-padecer-dolor-cronico-4006
EFE 5 de junio
http://www.lavanguardia.com/local/madrid/20180605/444127143708/estudio-desvela-que-pacientes-con-epoc-padecen-mas-migranas-y-dolor-de-cuello.html
Crédito foto http://www.cuidandodemi.com/