,

Dormir y dolor crónico 4.88/5 (8)

La relación entre dormir y dolor crónico.
Las personas que duermen mal pueden ser más propensas a desarrollar dolor crónico y tener peor estado de salud, según sugiere un estudio del Reino Unido.

La disminución en la cantidad y la calidad de las horas de sueño lleva a aumentar de dos a tres veces los problemas con el dolor con el paso del tiempo, hallan los investigadores.

“Los problemas de sueño y dolor son dos de los mayores problemas de salud en la sociedad actual”, dijo la autora líder del estudio Esther Afolalu de la Universidad de Warwick en Coventry.

Se sabe que el dolor interfiere en el sueño, dijo a Reuters Health por correo electrónico. Pero el nuevo estudio muestra “que el impacto del sueño sobre el dolor a menudo es mayor que (el impacto del) dolor en el sueño“.

Los trastornos del sueño, agregó, contribuyen a los problemas en la capacidad de procesar y lidiar con el dolor.

Meta Análisis que relaciona Dormir y dolor crónico

Afolalu y sus colegas revisaron 16 estudios que involucran a más de 60.000 adultos de 10 países. Los estudios analizan cómo las personas duermen desde el principio, y luego evaluaron los efectos de los cambios de sueño a largo plazo en el dolor, la función inmune y la salud física. La mitad de los participantes fueron evaluados durante al menos durante cuatro años y medio.

En general, las reducciones de sueño conducen a respuestas alteradas a bacterias, virus y otras sustancias extrañas, a más inflamación,niveles más altos de la hormona del estrés, cortisol y otros biomarcadores relacionados con el dolor, la fatiga y la mala salud.

El insomnio de aparición reciente duplicó el riesgo de un trastorno de dolor crónico y problemas de fractura de cadera, apuntaron los autores del estudio en la revista Sleep Medicine. El deterioro del sueño también se asoció con un peor funcionamiento físico.

Dormir y dolor crónico

posturas para aliviar el dolor crónico

Al mismo tiempo, los investigadores no encontraron vínculos entre dormir más y menos dolor o en la artritis, aunque encontraron que la mejoría en el sueño se relaciona con un mejor funcionamiento físico.

Una limitación del análisis es que los estudios se basaron en que los participantes debían recordar sus patrones de sueño. Además, los estudios no utilizaron siempre las mismas herramientas para medir la calidad y la cantidad del sueño.
Estudios futuros deberían analizar los patrones de sueño para diferentes grupos de personas y cómo eso afecta la salud, dijo Afolalu. Su equipo está analizando datos de la Encuesta Longitudinal de Hogares del Reino Unido para comprender el sueño, el insomnio y la salud de las personas con artritis.

Encontrar patrones de sueño en el dolor crónico

“Estudios adicionales también deberían investigar cómo la deficiencia del sueño conduce a trastornos de dolor crónico”. Informa la doctora Monika Haack, que estudia el sueño, el dolor y la inflamación (Escuela Médica de Harvard en Boston).

Haack, quien no participó en la nueva investigación, dijo en un correo electrónico: “También es importante identificar si existe un patrón de sueño específico que sea más peligroso para el dolor”. Por ejemplo, ¿la interrupción del sueño (con un despertar intermitente y recurrente durante toda la noche) tiene un impacto mayor que un sueño breve pero consolidado?

Una guía para ayudar a dormir

Haack y sus colegas informan en la revista Pain: “Restringir el sueño entre semana y ponerse al día los fines de semana provoca más dolor”. Añade, las personas que usan los fines de semana para recuperar el sueño tienen más dificultades para superar el dolor que las personas que duermen ocho horas cada noche.

“En los pacientes que ya sufren de dolor crónico, es de vital importancia incorporar estrategias de mejora del sueño“, dijo Haack. “Y tener especialistas del sueño como parte del equipo de manejo del dolor”.

Edición y traducción Fibromialgia Noticias©

Effects of sleep changes on pain-related health outcomes in the general population: A systematic review of longitudinal studies with exploratory meta-analysis

Autores Esther F. Afolalu. Nicole K.Y. Tang
Print Friendly, PDF & Email

Valora esta información

Comparte
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *