el dolor se convierte en crónico

¿Por qué el dolor se convierte en crónico? Desentrañar las vías y los determinantes del riesgo involucrados en la transición del dolor agudo al crónico es crucial para desarrollar estrategias de intervención efectivas que puedan prevenir, manejar o incluso curar el dolor crónico.

El dolor crónico, una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo, es una carga tremenda para la sociedad, que causa angustia emocional a las personas afectadas e impide su sueño, su función diaria y su calidad de vida. La fisiopatología del procesamiento del dolor abarca un complejo sensorial, interacciones inflamatorias, inmunes y endocrinas a nivel cerebral, medular y periférico.

El dolor se considera crónico cuando persiste más allá del proceso inflamatorio y de curación, en su definición, al menos 12 semanas después de que el trauma periférico haya causado la inflamación inicial.

“La cuestión de la transición del dolor agudo al crónico es uno de los desafíos más fundamentales y duraderos en el campo”, dice C. Richard Chapman, Profesor Emérito de Anestesiología en la Universidad de Utah, Salt Lake City. “Carecemos de consenso sobre cuáles son los mecanismos probables”.

Posibles mecanismos por los que el dolor se convierte en crónico

Se cree que los mecanismos asociados con la transición del dolor agudo al crónico implican sensibilización periférica y central, gliopatía, cebado genético y alteraciones en los circuitos corticolímbicos.

La transición del dolor agudo a crónico puede estar asociada con la interacción de varios factores de riesgo entre ellos demográficos, psicosociales, biológicos y relacionados con traumas o lesiones, así como con factores protectores, como la autoeficacia.
El dolor agudo progresa a dolor crónico cuando la estimulación nerviosa repetida o continua precipita una serie de vías de dolor alteradas, lo que resulta en una sensibilización central y un deterioro de los mecanismos del sistema nervioso central. También se cree que contribuye a la transición del dolor agudo al crónico.

Como explica el Dr. Chapman, algunos investigadores estudian las condiciones patológicas en la periferia (por ejemplo, nociceptores, nervios periféricos, inflamación), mientras que otros se dirigen a la médula espinal y otros investigan el cerebro.

Muchas teorías pero poco acuerdo

Muchos expertos creen que la neuropatía es clave y «claramente lo es en algunos casos», coincide el Dr. Chapman. Numerosos estudios han examinado cómo la falta o el exceso de ciertos neurotransmisores en la médula espinal puede provocar un dolor persistente.

Algunos investigadores postulan que cuando el dolor agudo se transforma en dolor crónico, de alguna manera se pierde la capacidad de modulación endógena de los estímulos nocivos. También se están estudiando las vías de los opioides endógenos, dice el Dr. Chapman, junto con la modulación condicionada del dolor, que se refiere a cómo la estimulación nociva en una parte del cuerpo puede reducir la sensibilidad a eventos nocivos en otra parte.

Además, los investigadores que estudian la materia gris y blanca del cerebro encuentran que los estados de dolor persistentes están asociados con la pérdida de volumen en ciertas estructuras cerebrales, así como con patrones de conectividad alterados.

Estos y otros esfuerzos para delinear los posibles mecanismos involucrados en la transición del dolor agudo al crónico «no son mutuamente excluyentes, y necesitamos urgentemente una mejor comunicación y colaboración entre los diversos grupos de investigadores», enfatiza el Dr. Chapman.

«Tenemos mucha información en la actualidad, y la mayor brecha en el campo es la falta de integración entre las áreas de investigación».

En su revisión de 2016, Vachon-Presseau y sus coautores señalan que, de acuerdo con estudios recientes de neuroimagen en humanos e investigaciones complementarias en modelos de roedores, las ideas fundamentales en los mecanismos del dolor crónico están cambiando.

En particular, discuten la evidencia que respalda la contribución del circuito corticolímbico, o el «cerebro emocional», en los estados de dolor persistente y contrasta esto con el concepto de que la sensibilización central secundaria a una lesión periférica juega el papel más importante en la determinación del dolor crónico.

Los autores plantean la hipótesis de que el dolor crónico se debe principalmente a adaptaciones conductuales y mecanismos de aprendizaje corticolímbicos que conducen a la reorganización cortical.

«El resultado neto es un cerebro que ha aprendido a filtrar emociones, acciones y recompensas a través de la lente del dolor, haciendo que el cerebro se vuelva adicto al dolor», escriben los autores.

El mapa corporal como herramienta de cribado

El mapa corporal es una herramienta de detección útil para ayudar a los médicos a identificar y evaluar el mecanismo subyacente del dolor crónico.

“Una de las mejores herramientas de detección para identificar el mecanismo subyacente del dolor crónico es un mapa corporal”, dicen Schneiderhan y sus coautores en su artículo recientemente publicado en JAMA.

Como explica el Dr. Chapman, el mapa corporal es una representación pictórica del cuerpo humano en la que los pacientes pueden describir su dolor con diferentes colores o símbolos. La clave, señala el Dr. Chapman, es que el médico capture la experiencia del dolor del paciente y tenga en cuenta las diversas cualidades del dolor que el paciente informa.

“El médico puede relacionar los resultados de dicha evaluación con dermatomas u otras características neurológicas que pueden ayudar a identificar los posibles mecanismos”, dice el Dr. Chapman.

El dolor nociceptivo por lesión e inflamación está bien localizado, afectando una o algunas áreas del cuerpo, 4 a menos que el dolor sea resultado de un trastorno autoinmune sistémico, que en conjunto afecta solo al 1% al 2% de la población.

Exceptuando esto, casi un tercio de la población experimenta dolor crónico en algún momento de su vida, dice Daniel Clauw, profesor de Anestesiología, Reumatología y Psiquiatría, y Director del Centro de Investigación de Dolor Crónico y Fatiga, en la Universidad de Escuela de Medicina de Michigan, Ann Arbor.

Las regiones afectadas son más comúnmente las articulaciones, no los músculos. El dolor neuropático sigue una distribución en calcetín o un solo nervio que está comprimido o dañado. Por otro lado, “el dolor crónico centralizado está mucho más extendido y, a menudo, afecta a los músculos en lugar de, o además de, a las articulaciones”, agrega el Dr. Clauw.

Reconocer el riesgo

“Por lo general, el factor de riesgo más fuerte para alguien que progresa de dolor agudo a crónico es un historial previo de dolor crónico en otra parte del cuerpo”, dice el Dr. Clauw. Los factores de riesgo adicionales asociados con la transición del dolor agudo al crónico incluyen ciertos genes, catastrofismo (enfocarse en el peor resultado posible), estrés o trauma temprano en la vida, falta de ejercicio después del dolor agudo y falta de sueño, agrega.

Otras afecciones que pueden contribuir al dolor crónico incluyen fatiga, deterioro cognitivo y de la memoria y trastornos psiquiátricos, como ansiedad, depresión y trastorno de estrés postraumático.4,5

Centrándose en la transición del dolor agudo al crónico después de un traumatismo en una extremidad, Bérubé y sus colegas describieron los parámetros que pueden aumentar el riesgo de dolor crónico, incluidos:

  • los datos demográficos (p. Ej., Nivel socioeconómico bajo),
  • características de la lesión (p. Ej., Dolor agudo de alta intensidad ) y
  • factores psicológicos (p. ej., ansiedad),

así como aquellas variables que pueden proteger contra la progresión al dolor crónico, en particular la autoeficacia (la creencia de una persona en su capacidad para tener éxito en una tarea) y la aceptación del dolor.

Dolor postoperatorio

Cuando se le preguntó acerca de la evaluación del riesgo del dolor crónico, el Dr. Chapman reencauza su respuesta al dolor postoperatorio persistente ya que, como señala, el dolor crónico no es una entidad única y, por lo tanto, no se pueden hacer declaraciones globales sobre los riesgos.

“Sabemos desde hace décadas que algunas personas son más vulnerables que otras debido a estados psicológicos y el estilo de vida, especialmente un estilo de vida sedentario”, señala el Dr. Chapman. «Es posible, pero a menudo poco práctico, evaluar estos riesgos antes de la operación».

Los pacientes también tienen un mayor riesgo de dolor crónico si tienen un historial de uso intensivo con numerosos procedimientos operatorios previos.

«El género femenino y ser más joven han surgido como predictores del dolor crónico, pero su influencia es modesta», agrega el Dr. Chapman. «Parece que los pacientes que se evalúan antes de la cirugía para determinar su modulación condicionada del dolor y se encuentran deficiencias tendrán un mayor riesgo de persistencia del dolor posoperatorio».

La cirugía en sí misma también puede desempeñar un papel de riesgo

En algunos casos, dice el Dr. Chapman, los pacientes corren riesgos al someterse a ciertos tipos de cirugía que probablemente lesionen los nervios, como la toracotomía.

“Las listas de factores de riesgo para la neuralgia del trigémino, el síndrome del intestino irritable y el dolor lumbar existen sólo parcialmente y son muy diferentes. Todavía no estamos en condiciones de orientar a los médicos del nivel de atención primaria sobre el riesgo de desarrollar dolor crónico más allá de afirmar lo obvio de que un estilo de vida activo y saludable es importante ”, dice el Dr. Chapman.

Responder a preguntas fundamentales sobre cómo el dolor agudo se convierte en dolor crónico, y que se correlaciona con el aumento del riesgo, es esencial para el campo de la investigación del dolor y por tanto descubrir estrategias innovadoras para su prevención, control o incluso curar diversas formas de dolor crónico.

Revisado por Christopher Gharibo Director Médico de Medicina del Dolor, NYU Langone Medical Center Hospital for Joint Diseases, Nueva York

References
1. Vachon-Presseau E, Centeno MV, Ren W, et al. The emotional brain as a predictor and amplifier of chronic pain. J Dent Res. 2016;95:605-612.
2. Chapman CR, Vierck CJ. The transition of acute postoperative pain to chronic pain: an integrative overview of research on mechanisms. J Pain. 2017;18:359.e1-359.e38.
3. Feizerfan A, Sheh G. Transition from acute to chronic pain. Continuing Education in Anaesthesia, Critical Care & Pain. 2015;15:98-102.
4. Schneiderhan J, Clauw D, Schwenk TL. Primary care of patients with chronic pain. JAMA. 2017;317:2367-2368.
5. Bérubé M, Choinière M, Laflamme YG, et al. Acute to chronic pain transition in extremity trauma: a narrative review for future preventive interventions (part 2). Int J Orthop Trauma Nurs. 2017;24:59-67.
Mitos de la fibromialgia

Es necesario derribar los mitos de la fibromialgia. La información es la clave.

La fibromialgia es una enfermedad crónica del sistema nervioso central que implica dolor en todo el cuerpo, así como fatiga.

Las personas que tienen fibromialgia la experimentan de manera diferente, esta es una de las  razones por la que esta enfermedad está rodeada de malentendidos y mitos.

Separando los mitos y la realidad de la fibromialgia

Conocer la realidad de la fibromialgia, y separarlo de mitos que se han creado, es primordial para tomar mejores decisiones para controlar la enfermedad.

La información al paciente la clave

«Cuanto más informado y activo es el paciente, está en mejores condiciones para afrontar la enfermedad», dijo el Doctor Don L. Goldenberg, reumatólogo y profesor emérito de medicina y enfermería en la Universidad de Ciencias y de Salud en la Universidad de Oregon en Portland.

«Realmente es muy necesario que tengan  información médica sólida al alcance para poder gestionar la enfermedad y tener cierto control».

Con ese espíritu, aquí se muestran 10 conceptos erróneos ampliamente difundidos sobre la fibromialgia, y en contrapartida la información que es real:

¿Cuáles son los mitos de la fibromialgia más extendidos?

Mito #1: todo está en tu cabeza

Realidad: Para las personas que experimentan el dolor y otros síntomas asociados con la fibromialgia, el trastorno es demasiado real, dice el Dr. Goldenberg.

La fibromialgia causa «dolor muscular crónico y generalizado». «Cuando la persona decide pedir ayuda, usualmente han pasado muchos meses o años» desde que comenzaron los síntomas.

Muchos médicos, lamenta Goldenberg, todavía no entienden o desconocen la enfermedad.

«La mayoría de los médicos piensan que si duele el codo, rodillas o hombros, la patología está directamente en esas áreas», dice. «En fibromialgia, eso no funciona. El dolor en realidad proviene del cerebro «.

Mito #2: la fibromialgia es un diagnóstico ‘Paratodo’

Realidad: La fibromialgia tiene criterios diagnósticos específicos, desarrollados por el Colegio Americano de Reumatología (ACR).

Muchas personas tienen la impresión de que la fibromialgia es un diagnóstico «generalizado» o de «recuperación» porque no existe una prueba única o síntomas concluyentes para diagnosticarla.

«En el examen físico poco se puede ver», dice Goldenberg. Y añade «Las pruebas de laboratorio no arrojan resultados».

Según la Academia Americana de Reumatologia, la fibromialgia se diagnostica en función de los siguientes factores:

  • Múltiples áreas dolorosas del cuerpo (en ambos lados, arriba y debajo de la cintura)
  • Síntomas que se suman, como fatiga, falta de sueño y dificultad para pensar o concentrarse.
  • Síntomas que duran al menos tres meses.
  • Ninguna otra causa aparente de estos síntomas.

Mito #3: la fibromialgia solo afecta a las mujeres

Realidad: entre el 75 y el 90 por ciento de las personas diagnosticadas con el trastorno son mujeres, según la Asociación Nacional de Fibromialgia (NFA).

La fibromialgia afecta a unos 10 millones de adultos en los Estados Unidos, dice la NFA, lo que significa que entre 1 millón y 2.5 millones de hombres en los Estados Unidos han sido diagnosticados con fibromialgia.

Pero Goldenberg dice que la incidencia real entre los hombres puede ser aún mayor, ya que el sesgo de género puede desempeñar un papel en la forma en que los médicos diagnostican la fibromialgia. Aumento de diagnósticos de hombres con fibromialgia

Mito #4: la fibromialgia y la artritis son la misma enfermedad

Realidad: la fibromialgia y la artritis tienen poco en común, aparte de las sensaciones de dolor y fatiga.

A diferencia de la artritis, la fibromialgia «no afecta a las articulaciones”. «Afecta los músculos y los tejidos blandos ”, dice Goldenberg.

Y a diferencia de la artritis y otros trastornos reumáticos (similares a la artritis), la fibromialgia no es una enfermedad caracterizada por inflamación. De hecho, los marcadores de inflamación tienden a ser normales.

En fibromialgia el dolor no proviene de inflamación, «El dolor en realidad proviene del cerebro, del sistema nervioso central», dice Goldenberg.

Mito #5: se necesita una dieta especial para la fibromialgia

Realidad: No se ha demostrado que una dieta específica reduzca los síntomas de la fibromialgia, según los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

En cambio, simplemente debe centrarse en seguir una dieta sana y equilibrada que incluya granos integrales, fuentes de proteínas magras, productos lácteos bajos en grasa, frutas y verduras y mucha agua.

También es una buena idea limitar su consumo de cafeína, azúcares refinados, alimentos fritos, carnes rojas, alimentos procesados ​​y alcohol.

Mito #6: los tratamientos complementarios y alternativos carecen de sentido

Realidad: las terapias meditativas del movimiento, como el tai chi, el yoga y el qigong, parecen mejorar los síntomas de la fibromialgia, según una revisión publicada en enero de 2013 en la revista Rheumatology International. (1)

En este estudio, se observaron mejoras medidas en las áreas de interrupción del sueño, fatiga y depresión.

Y en un estudio publicado en noviembre de 2017 en la misma revista, se descubrió que un masaje de tejido conectivo ayuda con el dolor, la fatiga y la interrupción del sueño en mujeres con fibromialgia. (2)

Mito #7: debe evitar el ejercicio

Realidad: El ejercicio es el tratamiento más efectivo para la fibromialgia, según el Colegio Americano de Reumatologia.

El ejercicio aeróbico, en particular, ha demostrado ser útil para reducir los síntomas de la fibromialgia. Esto incluye actividades como caminar, andar en bicicleta, nadar y hacer aeróbicos acuáticos.

Goldenberg cree que el estiramiento y el entrenamiento de fuerza también son útiles para muchas personas. El entrenamiento de fuerza puede significar el uso de pesas, máquinas de ejercicio, bandas de ejercicio o su propio peso corporal para la resistencia.

Si bien el ejercicio puede ser doloroso o difícil al principio si tiene fibromialgia, la actividad física regular puede ayudar a mejorar sus síntomas.

Mito #8: Mucho más que cansado

Realidad: La fatiga en fibromialgia va mucho más allá de estar cansado. Goldenberg señala, la enfermedad causa «una tremenda cantidad de fatiga. La gente está muy agotada «.

Si bien la fatiga es un síntoma de la fibromialgia, un artículo publicado en noviembre de 2013 en la revista Arthritis Research & Therapy concluye que no ocurre de forma aislada, sucede en el resto de enfermedades reumáticas. (3)

Además, la fatiga en la fibromialgia se entrelaza con otros síntomas, incluidos el dolor, el insomnio y los trastornos del estado de ánimo, y todos estos síntomas pueden interrelacionarse negativamente entre ellos.

Mito #9: tomar una pastilla hará que desaparezcan los síntomas de la fibromialgia

Realidad: Los tratamientos farmacológicos no funcionan bien para muchas personas con fibromialgia.

«La verdad es que no hay medicamentos que funcionen en el manejo de los sintomas«, dice Goldenberg. «Funcionan bien en quizás uno de cada tres o cuatro pacientes».

El beneficio que se puede tener al tomar un medicamento indicado en el tratamiento de la fibromialgia, hará que los síntomas probablemente disminuyan, no desaparecerán.

Probablemente también deba incorporar medidas de estilo de vida diferentes, ejercicio, reducción del estrés, buenos hábitos de sueño y posiblemente terapia cognitiva conductual (TCC) en el plan de tratamiento.

Mito #10: No puedes hacer nada

Realidad: Si bien no existe una cura para la fibromialgia, y los medicamentos no funcionan para todos, todavía hay una amplia gama de opciones disponibles para el tratamiento.

«Los enfoques no farmacológicos realmente funcionan tan bien, o tal vez incluso mejor», que los medicamentos para muchas personas con fibromialgia, señala Goldenberg.

Si su tratamiento actual no le brinda el alivio que necesita, trabaje con su médico para probar algo nuevo, ya sea ejercicio, medicamentos recetados, analgésicos de venta libre (OTC) o tratamientos alternativos, como masajes o movimientos meditativos.

©Fibromialgia Noticias

dolor de manos y pies

¿Puede la fibromialgia ser la causa del dolor de manos y pies?

El dolor de manos y pies:

Diferencias entre fibromialgia y artritis

P: ¿Los síntomas de la fibromialgia incluyen dolor de manos y pies? Tengo  dolor  persistente en el pulgar que me dificulta escribir y me duelen los pies cuando les pongo peso. Mis manos y mis pies solían ser las únicas partes de mi cuerpo que se libraban del dolor persistente. Ahora me duelen. ¿Qué explicación puede tener?

R: La fibromialgia es una condición caracterizada por dolor persistente en todo el cuerpo. El dolor, generalmente, se siente en los músculos y tejidos blandos. Las articulaciones en sí no muestran signos de artritis, como dolor e hinchazón o nódulos en las articulaciones de los dedos.

La fibromialgia puede ocurrir junto con otra forma de artritis, como la artritis reumatoide o la osteoartritis.

La inflamación en  pies y manos sugiere que puede ser artritis, en vez de fibromialgia, pero no necesariamente es la causa de su dolor. El dolor de pie también puede ser causado por una inflamación de la fascia plantar, llamada fascitis plantar, consecuencia de la irritación de una banda del tejido conectivo blando que se extiende por la planta del pie.

La fascitis plantar puede asociarse en fibromialgia. Es importante que obtenga una evaluación médica completa para determinar la causa exacta del dolor y comenzar el tratamiento, en la artritis el tratamiento es completamente diferente al de la fibromialgia.

DR. David Pisetsky, Reumatólogo

Información sobre la artritis de la coordinadora nacional de artritis.

https://www.arthritis.org/living-with-arthritis/tools-resources/expert-q-a/fibromyalgia-questions/foot-hand-pain.php
fibromialgia una enfermedad real

P. Mi amiga fue diagnosticada recientemente con fibromialgia, pero cree que imagina sus síntomas. ¿Es la fibromialgia una enfermedad real?

Si, fibromialgia una enfermedad real

R. La respuesta corta a tu pregunta es sí.

La fibromialgia es una enfermedad real que afecta a unos cuatro millones de estadounidenses. Es un síndrome de dolor crónico, los expertos creen que puede ser causado por alteraciones en el sistema nervioso central. Los investigadores con apoyo de imágenes de resonancia magnética han examinado los cerebros de personas con fibromialgia.

Con ello han encontrado anomalías en la parte del cerebro que procesa las señales de dolor que se producen en diferentes áreas del cuerpo. Parece que esta parte del cerebro básicamente aumenta la intensidad de las señales de dolor, lo que puede causar que el cuerpo sienta dolor sin una causa física.

Síntomas

Las personas con fibromialgia experimentan dolor muscular y sensibilidad en todo el cuerpo junto con otros síntomas, como fatiga extrema, trastornos del estado de ánimo (como ansiedad y depresión), dolores de cabeza y problemas de sueño y memoria.

Si bien los médicos no saben qué causa la fibromialgia, a veces se presenta en varios miembros de la familia, lo que puede indicar una predisposición genética subyacente a la enfermedad.

Hay tratamientos para personas con fibromialgia. Los síntomas se pueden controlar con medicamentos, terapia cognitivo conductual e intervenciones en el estilo de vida, como el ejercicio y la reducción del estrés.

Por Drs. Hope Ricciotti, y Hye-Chun Hur

Más datos de interés:

La FM fue reconocida como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1992, y tipificada en el manual de Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10)2 con el código M79.0.²

 ¹Is fibromyalgia real?
 ²Clasificación de la fibromialgia. Revisión sistemática de la literatura 30 julio 2008
vendehúmos del dolor

¿Conoces a los vendehúmos del dolor? No es extraño para nadie, más cuando sufres de alguna enfermedad crónica, que existen negocios que viven de explotar el sufrimiento que el enfermo experimenta ante la frustración de intentar una mejora en su calidad de vida. Tú, que usas las redes sociales, te habrás dado cuenta de esto.

Los comerciantes del dolor

Mi dolor, tu beneficio

¿Lo vemos con un ejemplo?

Los nombres de usuario usados en este ejemplo son ficticios 
– @Usuario accede a Twitter. Escribe o retuitea sobre #fibromialgia #salud.
– Al poco, recibe una notificación: “@UsuarioClínica te sigue”. Revisa su perfil y lee su bio “empresa especializada en equipaciones, tecnología y soluciones hospitalarias avanzadas”
-Un rato más tarde, recibe otra notificación: “@UsuarioDieta te sigue”. Lee su bío; promete aprender a eliminar grasas ¡Y te regala un e-book! Además asegura haber ganado la batalla a su fibromialgia gracias a la dieta.
-No pasa mucho rato hasta la próxima notificación: “@UsuarioBio te sigue”. En su perfil: “si sufres fibromialgia o tienes dolores constantes en el cuerpo, conoce #bio”.

ALUD DE MENSAJES

Y así, sea Twitter, Instagram, patrocinados en Facebook y, en general, en el universo de internet, observas como van cayendo perfiles diversos que ofrecen/prometen soluciones mágicas, por haber utilizado palabras clave que se refieren a enfermedad y salud.
Este fenómeno es al que llamo “vende-humos”. Bombardeo de tratamientos, aparatejos, productos milagro, dietas mágicas, que prometen imposibles.
Escribía hace poco:

Hartita de ‘vendehumos’ que te siguen para que les sigas, para que piques. Dietas milagro y fibromialgias que se curan… No, no me interesáis!

Estos perfiles, haciendo uso de los parámetros en redes sociales que permiten fragmentar el público objetivo para llegar a ti, se valen de la desesperación que en determinados momentos siente aquella persona afectada de una enfermedad crónica.

¿Cuáles son sus promesas?

-Aparatos que aseguran quitar el dolor
– Dietas que milagrosamente curan la fibromialgia, mediante un caso supuestamente real. Alguien que, tan altruista, dice querer compartir con los demás su secreto
– Clínicas privadas que prometen soluciones mágicas que solo ellos están en disposición de ofrecer
– Y un largo etcétera…

Recordemos de nuevo: “enfermedad crónica”

Si investigamos un poco sobre estas grandes soluciones o promesas, veremos que no existe ningún estudio clínico contrastado. Que no hay detrás ningún equipo médico e investigación seria y abalada por la comunidad científica. Esto debería bastar para ignorar sus mensajes, porque, por encima de todo, debemos primar nuestra propia seguridad. Piensa que incluso pueden causar perjuicio o empeorar nuestro estado.

¿QUÉ INFLUENCIA TIENE SOBRE EL ENFERMO?

Ante la perspectiva de una enfermedad crónica como lo puede ser la Fibromialgia, que produce un profundo pesar y diversas fases de ‘duelo’, cada enfermo reacciona de maneras diversas. Un mismo enfermo, además, puede pasar por distintas etapas a lo largo del tiempo, tanto a nivel psicológico como existencial y de afectación física.

Asimismo, existen diferencias entre personas
-Con más o menos recursos para acceder a la información
-Más o menos sensibles a dejarse llevar por esas promesas de las que hablaba anteriormente
-Con mayor o menor grado de desesperación, en momentos de máxima intensidad de los síntomas, que puede predisponer a aceptar probar ‘lo que sea’, en un intento por retomar el control

Falsos mensajes con soluciones milagrosas atentan contra la seguridad de los enfermos, pudiendo incluso empeorar su cuadro clínico.

¿Y EL ENTORNO?

Toda persona afectada de una enfermedad crónica, como es obvio, vive en sociedad. Familia, amigos, compañeros de trabajo, etc.

Unos con mejores intenciones que quizás otros, pero todos ellos en su falta de conocimiento profundo de lo que es y supone padecer Fibromialgia (Fm), Encefalomielitis Miálgica o Síndrome de fatiga Crónica (SFC), y cualquier otra enfermedad crónica, llegan por casualidad o no a estos titulares sensacionalistas o alejados del rigor necesario.

Como enfermo, tal vez habrás recibido en más de una ocasión a tu Whatsapp, a tu correo electrónico, etiquetado en alguna publicación de Facebook, etc., mensajes como éste:

-¡Mira esto! ¡Deberías probarlo!

Cómo vive esto el enfermo

Habrá quien se deje llevar por esa desesperación o necesidad de ‘hacer algo’ por recuperar el control de si mismo. Habrá quien se vea con el inconveniente añadido de tener que dar explicaciones de por qué no lo probará, de por qué eso no es más que un titular sensacionalista.

Como persona afectada, te habrás encontrado más de una vez en la tesitura de tener que ‘educar’ a tu entorno con más o menos éxito, recordarles que: “se llama enfermedad crónica a aquellas enfermedades de larga duración, cuyo fin o curación no puede preverse claramente o no ocurrirá nunca”.

Cómo lo vive el entorno

En el marco de la diversidad, en que cada persona es distinta, habrá quien confíe en tu propio conocimiento de la enfermedad/es que padeces, y aprenderán contigo. Pero también habrá quien no quiera escuchar, o crea saber más y mejor, o que juzgue tu voluntad de querer mejorar, actitud que puede producir un mayor dolor emocional en quien recibe estas acusaciones.

CONCLUSIÓN

– El nivel de información y el estado personal de la persona afectada
– El conocimiento y sensibilidad que tengan las personas de su entorno
– Titulares sensacionalistas y falta de ética de quienes prometen soluciones milagrosas
Todo ello, un cóctel que puede poner en riesgo la seguridad del enfermo y violentar la relación con el entorno, así como producir un daño emocional.

¿Cómo combatir a los vendehúmos del dolor?

Como enfermos,
– seamos críticos. Elijamos las fuentes de información adecuada. Contrastemos.
– Pongamos en ‘cuarentena’ esas promesas milagrosas e investiguemos.
– Ayudemos a nuestro entorno a conocer. Contribuyamos a dar a conocer la enfermedad en la sociedad.

Amigos, familiares, compañeros, …
– Seamos receptivos. Escuchemos.
– Aprendamos en qué consiste y qué comporta.
– No presionemos; acompañemos. El enfermo está en manos de profesionales competentes que trabajan para conseguir su máximo bienestar posible.

Joana Galbas
Vicepresidenta
Ass. Fibrofatiga Cardedeu

Fibromialgia dolor y emoción ¿Qué relación tienen? Hablando del dolor para principiantes.

Son cientos, miles los pacientes con fibromialgia que son nuevos diagnosticados y que en la actualidad se están enfrentando a procesos largos, muy largos de diagnóstico. El enfermo está enfermo y quiere respuestas. Quiere un diagnóstico con el fin de poner solución a lo que le pasa. Otra cosa muy diferente es que cuando llegue el diagnóstico pueda poner soluciones a SU dolor.
Todo dependerá de cada enfermo y de su enfermedad.

La fibromialgia no es un grupo homogéneo de enfermos, es un grupo que puede ser dividido en subconjuntos y todos tratables de muy diferentes maneras. Aunque el tratamiento del dolor siempre será el mismo.
Para empezar están los enfermos de fibromialgia con más enfermedades de dolor asociadas, como las reumáticas. O los enfermos de fibromialgia con trastornos del sueño. O los enfermos con depresión asociada, o los enfermos con enfermedades inflamatorias del intestino. O los que la reúne todas en el mismo saco y a día de hoy son los más difíciles para el mundo de la medicina, un gran crónico.
O simplemente los enfermos con fibromialgia, que solo tiene fibromialgia…bueno ¿sólo?…¡Nada más y nada menos!

Preguntas, demasiadas preguntas…con una sola respuesta.

Y ¿se curará? ¿me curaré? Cientos miles de articulos empiezan con la fibromialgia es una enfermedad CRÓNICA…esto es INCURABLE, un término que no es entendido y que enfermos y su entorno no entienden, no aceptan.
La fibromialgia es crónica…no desaparece. Y cada fibromialgia es diferente ¿Por qué? ¿depende del paciente? ¿depende el médico? ¿De qué depende? DEPENDE de todo. Cada enfermo es diferente tiene sus particularidades única e irrepetibles.
En fibromialgia el gran síntoma es el dolor…
fibromialgia

La fibromialgia es la enfermedad del dolor crónico

El enfermo no tiene control sobre su dolor como en cualquier enfermedad y sus síntomas (demasiados en esta enfermedad que confunden al enfermo y les cuesta entender qué les pasa, que les sucede). Hoy por hoy nada tiene que ver sus causas (en el momento que hay una causa, es otra enfermedad, otra enfermedad que cursa con gran dolor): el dolor crónico es intratable y la medicina ofrece los cuidados paliativos (la medicina CUIDA a través de medicina) que hay para tratar el dolor crónico.

La medicina sólo puede cuidar en una enfermedad crónica. Así de sencillo no hay más.

Un enfermo no tiene el control de cuando van a aparecer y desaparecer sus síntomas (no tiene interruptores de apagado y encendido para manejar a su antojo), sólo puede «prevenirlos» con técnicas de autoconocimiento, y lleva tiempo mucho tiempo conocer en cada enfermo que les empeora. Lo que les aleja de caer en sentir dolor físico, en sus detonantes, sus disparadores del dolor.

Fibromialgia dolor y emoción…¿Por qué siempre esta relación?

Primero muchos de los enfermos recién diagnosticados buscan en su propia psiquis el poder racionalizar su dolor puede que estén haciendo un gran ejercicio de introspección y realmente se pregunten ¿soy culpable?. O por la cantidad de artículos demasiado accesibles que hacen esta simplista relación.

¡Cuantos titulares con la «enfermedad de las emociones»!

La culpabilidad en la enfermedad es una emoción negativa, no poder seguir con lo que se solía hacer genera un gran lastre emocional, no poder estar a la altura. Dejar de ser una parte de (la física) y ya no tener la aprobación y el rol que cumplía con mi entorno genera gran frustración y el principio de un miedo, de una fuente de ansiedad continua (el principio de una depresión, hay que cuidarla) que si se vive así debe ser «atajada» por un psicólogo.

Cuando aparece la ansiedad…como en todos los crónicos.

La ansiedad NO es un síntoma más de la fibromialgia, es OTRA ENFERMEDAD y hay que cuidarla con especialistas si aparece. Por eso el ejercicio y la psicología son cuidados clave, y no son emociones…es el precio por luchar contra una enfermedad crónica.

En medicina cuando se enferma de las emociones tiene un diagnóstico muy claro es DEPRESIÓN.

La fibromialgia es otro diagnóstico la enfermedad del dolor físico.
fibromialgia dolor y emocion

A CUALQUIER enfermo crónico se le receta psicología y ejercicio son herramienta efectivas para muchas enfermedades crónicas, CUALQUIER enfermo crónico. Psicología y ejercicio adaptado a las necesidades de cada enfermedad valorando sus complicaciones y la situación individual de cada enfermo.

A un enfermo crónico no le sirven las herramientas que se generan desde la salud, SIEMPRE han de ser adaptadas a su enfermedad.

El miedo a enfermar…

Esta emoción suele ser un mecanismo que se genera en cualquier enfermedad. Es el miedo a enfermar.

El miedo a dejar de ser quien eras y, entonces cuando aparece este sentimiento, se abre un gran camino hacia poder superarlo. Esto no es exclusivo de la fibromialgia, pero se enmaraña cruelmente con este diagnóstico por el síntoma principal que produce el dolor.
El dolor no es visible y genera dudas, muchas dudas demasiadas de poder para cuando se necesita y sí lo entenderá el entorno.
Un largo camino de adaptación para poder «justificar» el dolor que junto con los vaivenes de los síntomas de la enfermedad hace que el camino sea demasiado largo, muy largo para quienes lo sufren.

El camino de buscar habilidades para seguir

¿Cómo justificar que ahora estoy? y dentro de diez minutos soy otr@ diferente con el que no me identifico y NO acepto…no quiero ser así.

Un ovillo muy complicado para quien lo sufre que no quiere que nada cambie y menos su entorno, porque si algo necesita el enfermo en ese momento es su red de apoyos.

Su familia, sus amigos, su trabajo, su ocio…y que poco a poco se va alejando.

Simplemente porque los demás siguen sanos y el enfermo (recuerda la palabra enfermedad…ENFERMEDAD en mayúsculas) no puede seguir, ha de apearse en momentos, en demasiado momentos que le gustaría estar y genera mucha frustración y tristeza. Ha de abandonar su zona de confort, todo lo que le hacía feliz para encontrar otra.

El enfermo necesita un gran espacio, muy grande para poder luchar y aceptar…sí lo sabe sortear y encuentra la complicidad de los demás lo logrará.
Esto es el gran misterio de las emociones en fibromialgia el proceso de lucha y adaptación a ella. El proceso de reinventarse, de buscar nuevos mecanismos de independencia, el proceso de evolucionar y esto no se hace en dos días.
Conjugar la incertidumbre del tratamiento con las dudas de convivir con algo invisible a sus ojos y a lo de los demás…el gran conflicto emocional (un proceso de adaptación al cambio)…que para much@s generan dudas, muchas dudas, demasiadas dudas y pueden quedar perdidos en el camino de la incertidumbre continúa.

La necesidad de las palabras, de comunicar.

Todo es más fácil simplemente con una frase.
Da igual lo que pase yo estoy aquí contigo. Te entiendo y te comprendo. No estás sól@.
Tres frases que acabarían con demasiadas emociones negativas y desencuentros con la enfermedad, con esta enfermedad y con much@s.

Por que nadie nos prepara para enfermar. Pero hay otro camino el de enfermar, aceptar y superar, a pesar de la enfermedad, por mucho que se ponga en contra del enfermo. Y hay muchos que lo consiguen, después de enrevesados caminos, incertidumbre y soledades, lo consiguen a pesar del miedo a enfermar.

Y lo que sí pueden «sentir» los demás es el cambio, el cambio de tus emociones. Sin embargo lo que nunca ven es el físico, el dolor físico…ese que tanto repites «sólo sabe el que lo tiene».

Y que vive con grandes frustraciones, porque todo el mundo sabe de dolor, entiende SU dolor y siempre acaba en consejos de «a mi me funciona esto» una frase que genera mucha frustración al enfermo porque es la lápida que mata el entendimiento.

Maestros en dolor…dolor físico

Y el enfermo de dolor se convierte en maestro del dolor conoce, sabe que no hay dos dolores iguales. Cuando aprende…deja volar la frustración.

Esta «telaraña de emociones» mezcladas con el dolor físico es un complicado proceso, demasiado y que es necesario hacerlo con el entorno. Un complejo mundo de emociones mezcladas con el dolor crónico un gran problema para el enfermo al que nadie le explica…nadie le muestra.

Hablar, simplemente hablar y escuchar, algo que está minusvalorado hoy y que es el primer paso para una vida llena de obstáculos: en la salud y en la enfermedad. El gran conflicto emocional de la fibromialgia, el desentendimiento y poco conocimiento.

En efecto la fibromialgia duele, y no necesita de otros tipos de dolor que llevan al sufrimiento humano.

Este articulo nace por la necesidad de contestar una pregunta que cientos de enfermos, amigos, familia, cuidadores se repiten a lo largo de los años. ¿Es la fibromialgia una enfermedad de las emociones? Ahora si estás preparado puedes ver otra faceta de la enfermedad ¿Que hay de investigación en fibromialgia? ¿Qué es la fibromialgia? Un articulo de Fibromialgia Noticias

fibromialgia está todo en tu cabeza

¿Por qué en Fibromialgia está todo en tu cabeza? 

La fibromialgia es un síndrome caracterizado por dolor musculoesquelético crónico generalizado, dolor a la palpación, fatiga y síntomas asociados que incluyen dificultades cognitivas, síntomas abdominales, etc. Un gran paradigma respecto a la patogénesis (desarrollo de la enfermedad) de la fibromialgia (y trastornos funcionales similares) se centra en el concepto de sensibilización central.

¿Qué significa cuando decimos en Dolor centralizado y Fibromialgia Está todo en tu cabeza?

Este concepto describe una situación en la que existe una mayor sensibilidad del sistema nervioso central al procesamiento y transmisión del dolor, lo que lleva al desarrollo de fenómenos clínicos como la alodinia y la hiperalgesia.
Varias líneas de evidencia han contribuido al desarrollo del paradigma central de sensibilización.

Una disminución en la capacidad del sistema nervioso para realizar mecanismos descendentes inhibitorios del dolor es un aspecto de este paradigma. El aumento de la potencia y la potenciación a largo plazo son fenómenos adicionales.

También se ha descrito un aumento en el nivel de líquido cefalorraquídeo de neurotransmisores facilitadores del dolor, junto con una disminución en los transmisores inhibidores del dolor.

Se están investigando nuevos mecanismos tales como la activación de células microgliales.

Ciertas características clínicas pueden alertar al clínico sobre la posibilidad de que un paciente sufra de dolor centralizado (es decir, fibromialgia o síndromes relacionados). Los sitios múltiples de dolor son típicos, así como una larga historia de problemas relacionados con el dolor en los mismos pacientes.
Son típicos el sueño alterado, fatiga y discognición .

Son conocidos varios factores desencadenantes, como el trauma físico, la infección y el estrés y la sensibilidad es demostrable mediante el examen físico. Las imágenes funcionales del sistema nervioso central, que incluyen técnicas como resonancia magnética funcional, espectrometría de resonancia magnética nuclear y Actividad funcional cerebral en estado de reposo, están mejorando nuestra comprensión del mecanismo neuronal subyacente en la sensibilización central.

alteraciones cerebrales en fibromialgia
[CENTRALIZED PAIN AND FIBROMYALGIA: WHAT DO WE MEAN WHEN WE SAY "IT'S ALL IN YOUR HEAD"?]
 Ablin JN1.
 Institute of Rheumatology, Tel Aviv Sourasky Medical Center and Tel Aviv University.
 Harefuah. 2017 Dec;156(12):762-766.
Imagen tomada de
Working Memory Impairment in Fibromyalgia Patients Associated with Altered Frontoparietal Memory Network
Jeehye Seo , Seong-Ho Kim , Yang-Tae Kim, Hui-jin Song, Jae-jun Lee, Sang-Hyon Kim, Seung Woo Han, Eon Jeong Nam, Seong-Kyu Kim, Hui Joong Lee, Seung-Jae Lee, Yongmin Chang 
Published: June 8, 2012
https://doi.org/10.1371/journal.pone.0037808

Encontrar los riesgos en el embarazo con fibromialgia para poder llevar un control sobre las mujeres más proclives a padecer problemáticas en el embarazo. Nuevas investigaciones aportan datos sobre el embarazo en fibromialgia.

Este nuevo estudio realizado sobre una población de 7.700 mujeres embarazadas, muestra resultados hasta ahora no tenidos en cuenta en el seguimiento de la mujer con fibromialgia embarazada.

La fibromialgia puede aumentar el riesgo de que las mujeres embarazadas tengan complicaciones al dar a luz y que sus bebés tengan problemas de salud, concluye.

Desarrollo de la investigación

El estudio «Resultados maternos y neonatales entre las mujeres embarazadas con fibromialgia: estudio poblacional de 12 millones de nacimientos» ha sido publicado en publicado en The Journal of Maternal-Fetal & Neonatal Medicine.

Los Investigadores de la Universidad McGill en Canadá basaron su estudio en nacimientos estadounidenses entre 1999 y 2013.
Durante 1999 y 2013, se produjeron 12.584.918 nacimientos en EE. UU., de ellos 7,758 bebés nacieron de mujeres que padecían fibromialgia. Este número representó solo el 0.06 por ciento de los nacimientos.

Los investigadores percibieron un aumento constante en los embarazos de pacientes con fibromialgia durante este tramo de años.

Datos del estudio

Una serie de características comunes entre las mujeres con mayor riesgo de embarazo en fibromialgia

Todos estos factores produce un aumento en los riesgos para la salud de la mujer embarazada con fibromialgia.
El equipo ha reunido datos en los que se muestra que las madres que sufrían fibromialgia  reunían una serie de características comunes entre ellas:

Las madres con fibromialgia eran en promedio mayores que aquellas sin la enfermedad y tenían un estatus socioeconómico más alto.
Tenían más probabilidades de tener sobrepeso u obesidad y de tener presión arterial alta y diabetes antes de quedar embarazadas.
Era más que probable que consumieran tabaco, alcohol, opiáceos o drogas ilegales.

Destaca la proporción de condiciones psiquiátricas. Entre ellas: el quince por ciento tenía depresión, el 11 por ciento de trastornos de ansiedad y el 4 por ciento de trastorno bipolar.

Riesgos más comunes

Los riesgos en el embarazo incluyen coágulos sanguíneos, desarrollo de diabetes durante el embarazo, ruptura prematura de membranas. También se observó que había un riesgo ligeramente mayor de sufrir una una cesárea.

Destacar que el desarrollo de las complicaciones por coágulos de sangre representaban para las pacientes embarazadas con fibromialgia era 2,3 veces mayor que para las mujeres con endometriosis.

Los pacientes con fibromialgia también tenían un 35 por ciento más de riesgo de tener un hijo prematuro y casi un 50 por ciento de riesgo de que el bebe sufra bajo peso.

El equipo de investigadores afirmaron que no tenían información sobre los tratamientos que estaban siguiendo las mujeres con fibromialgia, lo que puede influir en los resultados.

La prevalencia de mujeres con fibromialgia que se quedan embarazadas está en aumento en los Estados Unidos. La fibromialgia es una condición que puede llevar a un embarazo de alto riesgo con resultados adversos en la madre y el recién nacido.

Destacó, también, la necesidad de futuros estudios en el embarazo con fibromialgia ya que este es solo el segundo estudio centrado en buscar que problemáticas se pueden sufrir durante el embarazo.
Todos estos resultados pueden ayudar a tener un mejor control durante el embarazo y evitar las posibles complicaciones en aquellas mujeres con mayores factores de riesgo asociados. Como las mujeres de mayor edad embarazadas, las que sufren obesidad y problemas de tensión arterial alta y diabetes deberían tener un control más exhaustivo.

Editado por Fibromialgia noticias©

Maternal and neonatal outcomes among pregnant women with fibromyalgia: a population-based study of 12 million births.
 J Matern Fetal Neonatal Med. 2017 Sep 27:1-7. doi: 10.1080/14767058.2017.1381684.

Cómo entender la fibromialgia un articulo para romper mitos y mostrar la complejidad de la enfermedad.

Ayer, una vez más, después de leer un articulo en un rotativo alguien se sintió herido porque no mostró su realidad, no se evidencia su lucha personal. Y duele no verse reflejado, negar las luchas personales contra una enfermedad que devasta. ¿Por qué? Los periódicos muestran, y a veces, desgraciadamente muchas, en casos de salud muestran mal.

Es muy necesaria la divulgación para concienciar en fibromialgia. Divulgación seria y comprometida. Divulgación que muestre una realidad muy complicada, de una enfermedad con muchas carencias en el tratamiento y asistencia médica que convierte a muchos enfermos en enfermos frustrados por carecer de alternativas que les lleve a poder llevar una vida con cierta calidad de vida.

El enfermo de fibromialgia, es el eterno enfermo con grandes piedras en el camino. Para quien la enfermedad se muestra con una gran complejidad de síntomas es perder media vida queriendo saber qué le sucede. Por eso le duele tanto que su esfuerzo, dudas, superación de miedos se plasme en un titular. Sencillamente no es su realidad y se siente humillado.

La complejidad de la enfermedad

La medicina lo contempla «Nunca hay dos enfermos iguales». Por ello quien sabe de Fibromialgia con sólo leerse un articulo está cometiendo un grave error. Muy grave.
Un enfermo de fibromialgia ya notará una grave falta de empatía cuando alguien le diga, sé lo que es tu enfermedad lo he leido en un articulo. No es desagradecido, cuando alguien le dice que ya lo he leído en el articulo de hoy, le aborda un gran miedo. El encasillamiento, sin conocer. El estigma.

Mucho que saber

Al enfermo de fibromialgia le lleva mucho tiempo, demasiado conocer y entender qué le pasa. Nadie se lo explica, nadie le ayuda a saber. Y encima aguantan «opiniones» que duelen de parte de quien le deba ayudar. Algo que es imposible de erradicar, esta en la esencia humana opinar.

Vivir con años de incertidumbre, aprendiendo a manejar él sólo, como afrontar la enfermedad, es mucha paciencia y resistencia. Demasiada, algo que es imposible mostrar en un sólo articulo.

La fibromialgia es la enfermedad del dolor. Es la única en que no existe un daño que se aprecie y el dolor se descontrola y se puede sufrir como desesperante, como una condena. El dolor que va unido a la sensibilización central.

Un término del dolor, que se está uniendo a muchas enfermedades que ya son dolorosas y difíciles de tratar. El dolor que no se controla se llama fibromialgia. Bastante serio ¿no?

El enfermo de fibromialgia muchas veces no lucha contra sólo la enfermedad, también lucha con otras enfermedades. Esta es otra realidad que no se comprende.

Un pequeño resumen de muchas realidades

Un enfermo de fibromialgia, puede tener únicamente esta enfermedad pero se enfrenta a muchos síntomas y/o síndromes a lo largo de su vida. Una vida plagada de obstáculos difíciles de sortear.

Convivir con Fibromialgia y otros problemas que afectan a los músculos y ligamentos es duro, puede estar luchando a la vez con un Síndrome de intestino irritable, una endometriosis o tendinitis múltiples. Convivir con dolor es muy complicado y cuando a este dolor se une otras enfermedades crónicas es más complicado. El dolor afecta a todo.

Otras enfermedades con las que puede convivir es con enfermedades reumáticas, artrosis, artritis y un largo etcétera o enfermedades autoinmunes como lupus, Síndrome de Slögren, sólo como ejemplos. Este es el subgrupo de Fibromialgia y otras enfermedades asociadas.

Un tercer grupo es el de la fibromialgia asociada a la depresión. Es cuando primero aparece la depresión y después la fibromialgia. Sí una depresión puede despertar el dolor físico y coexistir…ser dos enfermedades diferentes dos enfermedades contra las que luchar. No sólo hay que luchar contra la depresión, el enfermo también tiene que luchar contra el dolor.

Una realidad muy dura y por la gravedad de las dos enfermedades es la más difícil de superar y de pero pronóstico en la investigación y en la medicina. Cada vez hay más estudios que lo comprueban. La dureza de las dos enfermedades las hacen muy difíciles de tratar. Sí, me repito e insisto DIFÍCIL.

Y por ello dentro de la fibromialgia en la mayoría de invalideces vá unida la depresión porque es el que más limita. La medicina lo sabe.

Cuando se une el dolor físico y el dolor de la vida…el cuerpo para, se invalida. y así lo muestra el psiquiatra Paco Traver y como se ha de tratar el dolor con compasión para el castigado enfermo de dolor.

Hay otras realidades como los enfermos que pasan por varias operaciones y después de ellas, lejos de mejorar su dolor empeora…aparece de nuevo el mecanismo de sensibilización central del dolor  y el tratamiento es demasiado complicado.

entender la fibromialgia

¿Enfermedad de las emociones?

No, no sólo emociones. No es el planteamiento.

¿Te imaginas a un enfermo con artrosis con mucho dolor decirle que su enfermedad es de las emociones? En la fibromialgia hay un daño que puede tener diferentes causas según cada paciente, recuerda «nunca hay dos pacientes iguales». Y enfermedades que agraven el dolor (reumática, inmunes), o el cansancio como enfermedad, no nos olvidemos del Síndrome de fatiga crónica/EM

¡Que malas expectativas para un enfermo de fibromialgia cuando se unen las dos! O enfermedades que agraven el dolor como la depresión.

Lo que sí enferma las emociones, es la desidia de quien acompaña a un enfermo. La desidia de las empresas por no cumplir con los puestos de trabajo para discapacitados, o la desidia de las instituciones médicas por no realizar su trabajo como deben. Entonces el enfermo de fibromialgia se agrava…tanta desidia es demasiado sufrimiento, demasiado para una sola persona.

El enfermo de fibromialgia, lucha. Lucha por su vida. Y la emoción que más le caracteriza es la esperanza hasta que enferma de desesperanza. No, la enfermedad de fibromialgia no es una enfermedad de emociones.

Es una enfermedad de lucha continua que nada más que hace amplificar los mecanismos del dolor ante tantas barreras que tiene que sortear día a día.

Y es que cuando se tiene dolor nada más que se quiere silencio… ¿te imaginas estar despierto atento y cumplir con tus obligaciones necesitando silencio? Esto es lo que realmente enferma más pedirle a un cuerpo cuando no lo puede dar. Llevar una vida normal cuando no se puede llevar.

Esto es lo que sucede cuando se enferma de dolor, ignorar día a día, año tras año que se está enfermo. Hasta que no se puede más. El dolor no recibe la asistencia adecuada, no es que el enfermos de fibromialgia sea un «bicho raro» en la sanidad. Es que la sanidad no está preparada para tratar el dolor crónico. Actualización a 2018 El dolor y todas sus problemáticas un reto en Atención primaria

El dolor afecta a una quinta parte de la población española, y la fibromialgia es una quinta parte de las enfermedades del dolor.

Una enfermedad,como ya has visto, que aparece sola o agrava cuadros de dolor crónico cervical, lumbalgias, artritis, lupus o enfermedades tan estigmatizadas como la depresión ¿Quién dijo que el dolor emocional no puede doler físicamente? Este es el caso de la depresión y que los enfermos de fibromialgia y depresión asociada deben sufrir el doble estigma. Porque las enfermedades mentales son las peores tratadas en la sociedad.

Y ahora recuerda cuando alguien escriba en un articulo, en un medio de comunicación…es el dolor de las emociones, duda…cuando dudes estarás ayudando a que muchos enfermos por fín sean visibles.

Ahora, que creo que te he podido explicar un poco de la complejidad del mundo del dolor. ¿No te dolería si fueras enfermo leer tu vida resumida así?

Redactado por Fibromialgia Noticias

Resolviendo dudas ¿Es la fibromialgia genética?

El Dr. Joaquim Fernández Solá resuelve dudas sobre Fibromialgia y genética

Dr. Joaquim Fernández Solà; – «Si, hay una clara predisposición genética a padecerlas . Hoy también se presentan estudios que se han hecho a lo largo de tres años y que todavía se están continuando.
Fibromialgia genética
Se observan muchos genes afectados no ni uno ni dos, sino hasta el punto que hay 88 genes diferentes que tienen funciones cada uno específicos e irregulares, que no funcionan bien. Por ello decimos que es una enfermedad multigénica. Estamos avanzando en el campo genético para predecir y también para el tratamiento.»

En Mayo del 2009 se realizó una amplia entrevista al Dr. Joaquim Fernàndez Solà, médico internista del Hospital Clínic de Barcelona y Maite Ribera, Presidenta de la Asociación catalana de afectados de fibromialgia.

Toda la entrevista realizada en Catalán en un programa de TV3, por la necesidad de información y divulgación sobre la enfermedad desde Fibromialgia Noticias, se hizo una traducción de la hora de duración de la entrevista bajo la supervisión del mismo Dr. Joaquim Fernàndez Solà