Se trata de la anandamida, una sustancia que tiene propiedades similares al THC, que es un principio activo de la marihuana. Ayuda a la regulación cardiovascular y actúa como relajante por sus efectos calmantes, similares a los que produce el cannabis. Es estudiada por investigadores del Conicet por su utilidad para tratar afecciones cardíacas. La anandamida, que en sánscrito significa “portador de paz y felicidad interna”, además de estar en el cerebro existe en el chocolate.

¿Qué es la anandamida?

La sensación de “paz y felicidad” que muchas personas aseguran encontrar con la marihuana también está presente en aquellos seres humanos que no consumen la polémica hierba. Según estudios científicos, el cuerpo produce anandamida, una sustancia que tiene propiedades similares al principio activo de la marihuana.
La anandamida, que en sánscrito significa “portador de paz y felicidad interna”, contiene el THC o delta 9 tetrahidrocannabinol, que es un principio activo del cannabis, según explicó Edda Adler, investigadora superior del Conicet y titular del Instituto de Investigaciones Farmacológicas (ININFA) de la facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA.

anandamida

anandamida

“Estos endocanabinoides son como la marihuana, pero fabricada en nuestro cuerpo, y ayudan a la regulación cardiovascular, además de aplacar el sistema nervioso cuando hay un aumento de la actividad nerviosa”, dijo la científica, que se dedica al estudio de la anandamida por su utilidad para tratar afecciones cardíacas.
Adler, quien aclaró que está en contra de la legalización de la marihuana por considerarla la puerta de entrada al consumo de otras drogas, explicó el funcionamiento de esta sustancia natural que ingresa en la categoría de marihuana endógena.

La anandamida fabricada por el cuerpo

“Hace pocos años se descubrió que el organismo tiene sitios receptores específicos, los receptores canabinoides, a los que se une la marihuana cuando se fuma, y también se empezó a conocer que el organismo era capaz de fabricar una sustancia llamada anandamida, que se une a esos mismos recibidores”, precisó.
De estructura grasa, la anandamida es fabricada por el cuerpo a partir de lípidos de la membrana celular respondiendo a la demanda de, por ejemplo, la actividad nerviosa, por sus efectos calmantes y tranquilizantes similares a los del cannabis. Una de las propiedades más importantes de los endocanabinoides es regular la presión arterial cuando hay un aumento, ya que la anandamida tiene un mayor efecto relajante y compensa las fallas de los otros mecanismos de regulación.

Efectos buenos y malos de la ananmida

“Eso es uno de los efectos buenos. Pero también hay malos: cuando hay una patología como el shock séptico, que pone al paciente al borde de la muerte, los efectos de los endocanabinoides también están sobreexpresados”, aclaró la especialista.

Respecto a si es posible manipular ese sistema, la científica aseguró que hay una droga en el mercado que es un bloqueante de receptores canabinoides y que se utiliza para tratar de reducir el apetito. “Para mí, bloquear un sistema que está relacionado con las vías de placer del cuerpo es medio peligroso, de hecho, uno de los efectos colaterales es la depresión. De alguna manera, la acción de los canabinoides está ligada con la activación del sistema de recompensa endógeno que se hace por vías placenteras, como por ejemplo el sexo, entonces, bloquear ese camino, aunque saque las ganas de comer, puede provocar efectos conductuales”, señaló.

Vínculo entre marihuanas

La científica sostuvo que hay una ligazón estrecha entre la marihuana externa y la interna, pero reconoció la dificultad que existe para probar esa ecuación por “la gran cantidad de restricciones que existen” en la importación de THC. “A nosotros nos serviría mucho para experimentar y determinar tanto los efectos positivos como negativos, porque el empleo terapéutico de la marihuana es tan válido para ser estudiado y utilizado como el que se hace de la morfina”, aclaró.

En un trabajo publicado en la revista Química viva, de la facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, la investigadora principal del Conicet y directora del Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos (CEFYBO), Ana Franchi, sostiene que la marihuana natural es consumida en medicina de múltiples maneras: “inhalada o fumada (contra el asma, para mejorar la visión nocturna, la opresión, la sofocación, el insomnio, la ronquera, la extinción de la voz), en infusiones de té (para combatir las náuseas y otras molestias causada por los efectos secundarios de la quimioterapia), aplicada localmente (para combatir el dolor).

Terapias con cannabis para

Según la especialista, terapéuticamente, el cannabis ha sido aconsejado para tratamientos de insomnio y como sedante para el dolor (en artritis, reuma, lesiones de médula, paraplejia y tetraplejia).

ananadamida 3d

ananadamida 3d

También se prescribió para terapias de trastornos nerviosos, temblores en parálisis compulsivas, espasmos de vejiga e impotencia sexual que no provenga de enfermedad orgánica.
Los adelantos en los estudios de los efectos del THC y los endocanabinoides permitieron avanzar en el diseño de nuevos tratamientos para el dolor, las náuseas, la obesidad y el daño cerebral.
En el mismo informe, Franchi afirma que, actualmente, se pueden conseguir comercialmente varios THC sintéticos, como el nabilone o el dronabinol que sirven para combatir las náuseas producidas por la quimioterapia y que estimulan el apetito en pacientes con sida.

Producir endocanabinoides

En cuanto a la producción de endocanabinoides, hace poco tiempo se descubrió que aumenta con la realización de ejercicios, mientras que en el caso específico de la anandamida no sólo se fabrica en el cerebro sino que está presente en un producto de consumo masivo tan común como el chocolate.

Adler sostuvo que un dato curioso que se desprendió de la investigación fue la cuestión ligada al sexo en sentido macho-hembra, donde de acuerdo a la experimentación que se realizó con ratas de laboratorio, se verificó que la relajación alcanzada por las hembras era mucho mayor que la de los machos.

“Pero en las hembras castradas -agregó- el efecto de la anandamida se equiparó con el de los machos, y cuando se les suministró estrógenos recuperaron esa capacidad relajante, entonces verificamos que las mujeres somos mucho más sensibles al efecto de la marihuana y más adictas al chocolate”.

Efectos negativos del cannabis

El cannabis es el producto de dos variedades del cáñamo, la cannabis índica y la cannabis sativa. El principio activo de estas plantas es el THC-delta-9-tetrahydrocanabinol, cuya concentración varía según las partes de la planta y también de unas plantas a otras.

Los efectos del cannabis tienen su máximo entre 30 minutos y 1 hora, pero puede durar unas dos o tres horas. Produce una sensación de euforia inicial y bienestar acompañada de un cierto grado de trastornos de la coordinación, sedación y abatimiento con relajación, pérdida de la capacidad de concentración, letargia y somnolencia. Puede afectar la percepción visual y auditiva así como la apreciación subjetiva del tiempo, que pareciera pasar más lentamente.

Más alteraciones

También pueden aparecer alteraciones momentáneas de la agudeza visual y de la discriminación de los colores.
Físicamente produce una dilatación de los vasos sanguíneos conjuntivales y de la esclerótica que da lugar a un enrojecimiento ocular característico.
Los cannabinoles y principalmente el THC, ejercen una acción inespecífica en el árbol bronquial de tipo broncodilatadora, por lo que al ser consumido con tabaco, aumenta el riesgo de cáncer y enfermedades respiratorias.
Los estados de embriaguez o intoxicaciones intensas, que pueden durar unas tres horas, terminan con un estado funcional psíquico normal, sin modorra.

Uso frecuente del cannabis

El uso frecuente y crónico del cannabis puede acarrear una disminución de la actividad física y psíquica. El THC tiene una vida media en el cuerpo de unas 56 horas; la eliminación se realiza un 45% por las heces y un 22% por la orina y, al cabo de una semana, se elimina un 67% del total.

Los efectos a corto plazo del uso de la marihuana incluyen problemas con la memoria y el aprendizaje, percepción distorsionada, dificultad para pensar y resolver problemas, pérdida de la coordinación y un aumento en el ritmo cardíaco, ansiedad y ataques de pánico.

El chocolate es rico, placentero e ideal para la relajación y el bienestar general

De acuerdo a estudios científicos el chocolate, además de rico, contiene tres sustancias que pueden incidir en el estado de ánimo de las personas. Su contenido en cafeína y teobromina, lo convierten en un estimulante leve. La feniletilamina, que produce un efecto placentero a nivel cerebral y la anandamida, que causa relajación y sensación de bienestar.

Estos dos últimos compuestos también están en el hachís (una droga derivada del cannabis), por lo que algunos trabajos sugirieron que el chocolate podría tener efectos adictivos similares a los de la marihuana. Sin embargo, se ha demostrado que la concentración de estas sustancias en una tableta es insuficiente para que el chocolate provoque efectos adictivos.

Alimentos que retrasan la vejez

El consumo de maíz, cerezas, avena y vino tinto retrasa el envejecimiento por su alto contenido en melatonina, sustancia producida en pequeñas cantidades por el cuerpo y que atrasa el daño oxidativo y la degeneración neuronal.
Así lo establece un estudio de la Red nacional de investigación del envejecimiento, en el que participan investigadores del Instituto de Biotecnología de la Universidad de Granada (sur de España).

El trabajo fue llevado a cabo en ratones normales y transgénicos, a los que se provocó un enveje-cimiento celular acelerado, si bien sus resultados son aplicables al ser humano. El estudio concluye que el consumo de la melatonina retrasa el daño oxidativo y los procesos inflamatorios propios del envejecimiento.

Esta sustancia natural, que el ser humano produce, se encuentra en pequeñas cantidades en algunas frutas y verduras como la cebolla, la cereza y el plátano, y en cereales como el maíz, la avena y el arroz, además del vino tinto y algunas plantas aromáticas como la menta, la hierba luisa, la salvia o el tomillo.

Según Darío Acuña, miembro del instituto, el estudio comprobó que es a los 5 meses de edad en los ratones (equivale a los 30 años del hombre) cuando comienzan a aparecer los primeros síntomas de envejecimiento en los tejidos.

El estrés oxidativo

Es entonces cuando se produce un aumento de los radicales libres (oxígeno y nitrógeno), que a su vez, provocan una reacción inflamatoria.

El estrés oxidativo también tiene su reflejo en la sangre, ya que, según comprobaron los investigadores, las células sanguíneas “son más frágiles con el paso de los años, por lo que su membrana celular se destruye más fácilmente”.
Los autores del estudio administraron melatonina en pequeñas cantidades a los ratones y observaron que esta sustancia, además de neutralizar el estrés oxidativo y el proceso inflamatorio provocado por el envejecimiento, retrasa los efectos de éste, aumentando así la longevidad.

La ingesta de esta sustancia a diario en el hombre a partir de los 30 o 40 años podría retrasar la aparición de enfermedades ligadas al envejecimiento y relacionadas con los radicales libres e inflamación, como son muchos procesos neurodegenerativos, como el párkinson, o complicaciones de patologías como la diabetes.

En Brasil investigan usos medicinales del cannabidiol

El cannabidiol, un componente de la marihuana que se usa medicinalmente en varios países para aliviar el dolor de enfermos terminales, también puede servir para tratar a personas con síntomas de ansiedad, afirmaron científicos brasileños de la Universidad de Sao Paulo.

Los beneficiados podrían ser personas con trastornos de pánico, trastornos obsesivo-compulsivos, fobia social y otras formas de ansiedad patológica.
La sustancia extraída de la marihuana, sintetizada en laboratorio, fue experimentada con éxito por los investigadores brasileños y sin que su uso provocara dependencia.

El cannabidiol

“La sustancia tiene menos efectos sedativos que los calmantes que normalmente son suministrados a este tipo de enfermos”, aseguró el jefe del departamento de Neuropsiquiatría y Psicología Médica de la Universidad de Sao Paulo, José Alexandre de Souza Crippa.
“También actúa más rápido que los antidepresivos que son recetados para este tipo de pacientes y no tiene efectos colaterales”, agregó.

En la primera fase del experimento, el componente extraído de la marihuana fue suministrado a voluntarios sanos, para verificar la seguridad de su uso y si provocaba dependencia. “Pudimos comprobar que actúa en determinadas áreas del cerebro asociadas a la ansiedad”, explicó Souza Crippa.
Los investigadores de la Universidad de Sao Paulo trabajaron con plantas genéticamente modificadas procedentes de Inglaterra, donde hace años se estudian los efectos medicinales del cannabis, sobre todo como analgésico.

Efectos secundarios de la marihuana medicinal

Efectos secundarios
Escrito por Fibromialgia Noticias©

4.91/5 (11)

Valora esta información

¿Buscas ayudas suicidio online?

Según los datos de un equipo de psiquiatras de los hospitales Sant Pau, Santa Creu y el Centre Psicoteràpia Barcelona-Serveis salud Mental, las consultas en Internet antes de intentar suicidarse en la franja de edad de los 15 y 30 años es del 80%. Los expertos han bautizado a este fenómeno con el nombre de cibersuicidio.

ayudas suicidio online
Por ello nace una nueva página web www.suicidioprevencion.com creada para prevenir e intentar así disminuir el número de intentos de suicidio que ocurren, ya que es una de las causas principales de muerte en los países ricos y la segunda causa de muerte entre la población de entre 15 y 30 años.
Esta página web intentan abordar problemas de conductas autodestructivas y suicidas desde diferentes prismas. La finalidad es informar, ayudar, orientar y asesorara a personas con esta problemática. También los profe-sionales sanitarios podrán buscar solución a problemas que se les puedan presentar en la práctica habitual.

Todo ello, hablando de una forma directa y profesional para ayudas suicidio online

Pretenden que sirva de válvula de escape para que muchas personas expongan su dolor y sus preocupaciones. Para ello explican claramente los mitos y prejuicios del suicidio, el cómo poder preguntar sobre el tema, proponen un plan de prevención, consejos para las personas que estén pensando en suicidarse o conozcan a alguien que sepan que lo están pensando, etc.

¿Necesitas ayuda?   Suicidio prevención

Valora la información

Valora esta información

¿Por qué se trata la fibromialgia en reumatología?

Oigo que la fibromialgía es una enfermedad neurológica, lo leo y no logro entender porque se trata la Fibromialgia en reumatología. ¿Tienes esta duda?

Este articulo te dá la clave de que especialista debe tratar la enfermedad. Independientemente los neurológos también te pueden diagnosticar y tratar, los que se especializan en Fibromialgia.  Actualizado a 2016 por Fibromialgia Noticias.

La fibromialgia; el reumatismo no especializado.

La organización mundial de la salud es la que define a la Fibromialgia como una dolencia ubicada en el área de la reumatología. Las pruebas médicas no consiguen certificar el dolor, por lo que obtener un diagnóstico de esa enfermedad, que añadido a los síntomas propios de la enfermedad impide, por ejemplo, causar baja por invalidez permanente y el enfermo ha de recurrir a los tribunales de lo social.

Dificíl de diagnosticar, se supone, afecta a 1.200.0000 personas en España.

Sociedad Española de Reumatologia

Fibromialgia en Reumatología clasificada por la OMS

OMS clasifica Fibromialgia en Reumatología

¿Quieres conocer más datos sobre como la fibromialgia es reconocida por la Organización mundial de la Salud?

4.33/5 (3)

Valora esta información

Resumen
MARTINEZ-SALIO, A.; VICENTE, L.; ACEDO, M. S. y URBANO, M..

¿Para qué sirve un neurólogo en una Unidad del Dolor?.

Rev. Soc. Esp. Dolor [online]. 2005, vol.12, n.3, pp.146-153. ISSN 1134-8046.

Introducción:

La Unidad Multidisciplinaria de Dolor Crónico del Hospital Universitario 12 de Octubre está compuesta por una anestesióloga, una internista y un reumatólogo con dedicación absoluta. Con ellos colaboran una rehabilitadora y una psicóloga. Se analiza la utilidad de una consulta de apoyo de neurología, en principio destinada a contribuir al manejo de pacientes con dolor neuropático, especialidad que en nuestro medio tradicionalmente no ha participado en la atención a estos pacientes dentro de las Unidades del Dolor.

Métodos:

Se describe la actividad de la consulta de neurología durante seis meses. Dicha consulta está integrada en la Unidad, es desempeñada por un neurólogo que un día a la semana valora a los pacientes remitidos por la propia Unidad, emite un informe de interconsulta y discute con el médico remitente, o con toda la Unidad, su opinión. Se analizan las características demográficas, lugar de procedencia a la unidad, motivo de consulta en la unidad, motivo de consulta neurológico, tratamiento previo, intensidad del dolor, tiempo de evolución, diagnóstico, presencia e importancia del dolor neuropático, presencia o ausencia de patología psiquiátrica, laboral o judicial, y si hubo o no tras la consulta, modificación en el diagnóstico etiológico, de los mecanismos fisiopatogénicos involucrados en el dolor, en el plan de estudio, tratamiento, seguimiento y destino.

Resultados:

Al analizar nuestra población, en comparación con el conjunto de la población de la Unidad destaca que este subgrupo es de mayor edad que el atendido en la Unidad y es de gran complejidad, no sólo debido a su dolor sino también a su cronicidad, intensidad y larga historia de tratamientos previos.

Llama la atención que en un porcentaje significativo de los pacientes remitidos no había dolor neuropático, se modificó el diagnóstico etiológico en una minoría, pero en la mayoría una mejor exploración de los mecanismos fisiopatogénicos del dolor neuropático contribuyó a la variación del estudio diagnóstico, opciones de tratamiento y pronóstico. Por último, al comparar los pacientes atendidos con los de una consulta de neurología ambulatoria sorprende la ausencia en esta no sólo de cefaleas sino también de pacientes con dolores centrales que se podrían beneficiar de las posibilidades terapeúticas de una unidad del dolor.

Conclusiones:

Demostramos cómo un neurólogo consultor en una Unidad del Dolor puede ser útil para contribuir al diagnóstico etiológico de pacientes complejos, confirmar o descartar la presencia de dolor neuropático, contribuir al estudio y disección de los diferentes fenómenos positivos presentes y su posible adscripción a mecanismos fisiopatológicos concretos, base de la indicación de pruebas complementarias, de tratamientos dirigidos a esos mecanismos, explicar al paciente la naturaleza de su dolor, ayudar al seguimiento y pronóstico.

El Neurólogo en una unidad del dolor

Creemos que el modelo de un neurólogo consultor integrado en una Unidad Multidisciplinar de Dolor Crónico, frente a otros modelos de consultas unidisciplinares o en paralelo con las unidades de dolor ya existentes, enriquece la atención y la gama de opciones terapéuticas de los pacientes con dolor crónico.

Revista de la Sociedad Española del Dolor
versión impresa ISSN 1134-8046

Palabras clave : Dolor neuropático; Unidad del Dolor Multidisciplinar; Anciano; Tratamiento del dolor; Neurología.

Valora la información

Valora esta información

Acupuntura alivia los síntomas de fibromialgia según estudio

Estudio de la Clínica Mayo,  existen pruebas que sugieren se consigue el alivio del dolor de fibromialgia con acupuntura y la reducción de síntomas.

La fibromialgia es un trastorno que muchos consideran una discapacidad, se caracteriza por dolor crónico y generalizado del sistema músculo-esquelético, además de provocar síntomas de fatiga, rigidez en las articulaciones y molestias del sueño.

Aún no se conoce una cura y los tratamientos disponibles tienen una eficacia solamente parcial.

Alivio del dolor de fibromialgia con acupuntura. Estudio en la clinica Mayo

El estudio de Mayo contó con 50 pacientes con fibromialgia, que participaron en un ensayo controlado aleatorio para determinar si la acupuntura mejoraba sus síntomas. Los síntomas de los pacientes sometidos a acupuntura mejoraron en forma importante, en comparación con el grupo de control, según el estudio publicado en la edición de junio de Mayo Clinic Proceedings.

alivio del dolor con acupuntura

Alivio del dolor de fibromialgia con acupuntura

«Los resultados del estudio me convencieron de que había algo más en la acupuntura que el efecto placebo», comenta el doctor David Martin, autor principal del artículo sobre acupuntura y anestesiólogo de Mayo Clinic.

«Esto confirma muchas impresiones clínicas sobre el hecho que esta técnica de complemento médico es útil para los pacientes».

Cada vez con más frecuencia, los pacientes se interesan en estas técnicas de complemento médico, administradas conjuntamente con la atención médica principal, señala Martin. Sin embargo, es común que tales técnicas no cuenten con pruebas científicas que justifiquen el costo y tiempo que representan para el paciente.

El estudio valida la creencia de los pacientes respecto a que los métodos no tradicionales podrían mejorar la salud.

En el ensayo de Mayo, los pacientes que recibieron tratamiento de acupuntura para contrarrestar sus síntomas de fibromialgia informaron sentir mejora respecto al cansancio y ansiedad, entre otros síntomas.

La acupuntura se toleró bien, con un mínimo de efectos secundarios.

El estudio de Mayo sobre acupuntura es uno de sólo tres estudios controlados aleatorios realizados con pacientes de fibromialgia.

Uno de los otros estudios identificó a la acupuntura como útil, mientras que el otro informó que ésta fue ineficaz para aliviar el dolor.

El doctor Martin señala que el estudio de Mayo demuestra que la acupuntura es útil, y también prueba que los médicos son capaces de conducir un ensayo riguroso y controlado sobre la acupuntura. Las futuras investigaciones ayudarán a los médicos a comprender qué enfermedades responden mejor a la acupuntura, cómo aplicarla para aliviar los síntomas y por cuánto tiempo se espera que disminuyan los síntomas del paciente después de cada tratamiento.

El doctor Martin llevó a cabo el estudio en la Clínica Mayo de Rochester junto con sus colegas, doctores Ines Berger y Christopher Sletten, así como con Brent Williams.

 

Guardar

Valora la información

Valora esta información

Las emociones en fibromialgia, existen muchos articulos de opinión o periodisticos no basados en fuentes cientificas normalmente tiulados la «enfermedad de las emociones», en este estudio sobre las emociones en fibromialgia se determina que papel juega el factor emocional comparado con otros tipos de dolor crónico y fibromialgia.

Redacción fibromialgia Noticias

Los efectos de la ira y la tristeza en los informes de dolor clínico y experimental inducida por el umbral del dolor en mujeres con y sin fibromialgia.

OBJETIVO:

Conmúnmente las emociones negativas se encuentran en la fibromialgia y pueden afectar a el dolor. Este estudio examina los efectos de la ira y tristeza en el dolor crónico, umbral del dolor y tolerancia a la respuesta a estimulación eléctrica en mujeres con y sin fibromialgia.

Las emociones en fibromialgia

Las emociones en fibromialgia

Como se hace el estudio de las emociones en Fibromialgia

En este estudio 62 mujeres con fibromialgia y 59 controles sanos fueron sometidos a una situación neutral para depués inducirle a situaciones de tristeza y enfado. El efecto de estas emociones en las repuestas a el dolor (dolor clinico no inducido, inducido experitalmente el umbral sensorial, el umbral sensorial y la tolerancia a el dolor) fueron analizados con las medidas de las variaciones en el analisis.

En un estudio experimental, 62 mujeres con fibromialgia y 59 mujeres sin diagnóstico de fibromialgia recordó una situación neutral seguida por recordar un tanto enojo que inducen y una situación de tristeza que inducen, a fin de contrarrestar. El efecto de estas emociones en las respuestas de dolor (no inducida por el dolor clínico y experimental inducida por el umbral sensorial, el umbral de dolor y tolerancia al dolor) fueron analizados con análisis de medidas repetidas de la varianza.

RESULTADOS:

Los informes en la clinica de el dolor aumentó (p <.001) en mujeres con fibromialgia y el umbral de dolor (p <.001) y tolerancia (p <.001) disminuyeron en ambos grupos como respuesta a la ira y la inducción de tristeza. La reactividad de la ira se predijo tanto en la clínica como en la estimulación eléctrica en la respuesta al dolor.

CONCLUSIÓN:

La experiencia de la ira y la tristeza amplifica el dolor en mujeres con y sin fibromialgia. Una respuesta al dolor más fuerte se encontró induciendo la emoción y se observa una mayor rectividad emocional.

No existe evidencia convincente, se encontró una sensibilidad mayor a la ira y la tristeza en las mujeres con fibromialgia que en las mujeres sin diagnóstico de fibromialgia. O una sensibilidad mayor a la ira que a la tristeza en la fibromialgia. La aparición de la rabia y la tristeza parece ser un factor de riesgo general para la amplificación del dolor. Técnicas de regulación emocional puede atenuar la sensibilización al dolor emocional en los pacientes con fibromialgia. Los efectos de la ira y la tristeza en los informes de dolor clínico y experimental inducido, el umbral del dolor aparecen en mujeres con y sin fibromialgia.

Traducción por Fibromialgianoticias.com©

Arthritis Res Care (Hoboken). 21 de abril de 2010.
H van Middendorp, MA Lumley, JW Jacobs, JW Bijlsma, R. Geenen
Departamento de la Universidad de Utrecht Psicología Clínica y de Salud,, los Países Bajos
Arthritis Res Care
PMID: 20506177 [PubMed – según lo provisto por el editor]

(Actualizado a 2016) Más estudios sobre el papel de la emociones en fibromialgia

4.67/5 (3)

Valora esta información

El futuro de los ensayos clínicos se basa en el número de procesos de nuevos medicamentos abiertos en las principales empresas farmacéuticas del mundo revela un ascenso, pero crece a un ritmo cada vez menor. Algunos analistas hablan de un atasco en la producción de nuevos fármacos. Mientras, las biotecnológicas van ocupando cada vez más mercado.

Las fases de ensayo clínico, las más costosas de todo el proceso, encuentran en España, según los directores médicos de las farmacéuticas, un escollo adicional: el real decreto de 2004 que regula estos estudios.

Escrito por Mario Saavedra para websalud

Hasta 1992, la creación de nuevos medicamentos estaba liderada por Europa y Japón: según datos de la Efpia (Federación Europea de Industrias y Asociaciones Farmacéuticas, en sus siglas en inglés), el viejo continente obtuvo 97 nuevos medicamentos, mientras que Japón y Estados Unidos consiguieron 63 y 52 respectivamente. Hoy en día Estados Unidos es el líder mundial y Japón ha pasado al tercer lugar. Entre los años 1998-2004, Estados Unidos creó 77 medicamentos, Europa, 68 y Japón, 29

¿Qué ha causado esta pérdida de preeminencia en farmacología de Europa?

El gasto en I + D del periodo 1990-2004 da una respuesta indirecta pero clara: en los últimos 14 años, la inversión en I+D de Estados Unidos ha aumentado un 4,5 por ciento frente al 2,7 por ciento europeo. La posición de España en este panorama mundial es cada día más relevante, pero seguimos siendo un país de segunda en lo que a invención de nuevos fármacos se refiere. No ocurre así en los desarrollos clínicos y preclínicos de los productos. Muchas empresas multinacionales realizan parte de sus ensayos, casi siempre globalizados, en nuestro país: en 2004 fueron autorizados 638, un 7 por ciento más que en el año anterior.

futuro de los ensayos clinicos

futuro de los ensayos clinicos

Novartis y Lilly son un buen ejemplo de la importancia de los ensayos clínicos en España. El director médico de la primera, José María Jiménez-Arnau explica a EL GLOBAL: “La división Pharma de nuestra compañía realizó el pasado año en España cerca de 130 ensayos preclínicos y clínicos.

En los ensayos clínicos de fase I a fase III

se incluyeron a casi 9.000 pacientes de diferentes patologías en más de 900 centros sanitarios distribuidos por todo el territorio nacional”. Unos ensayos clínicos que, según Arnau, se centran en la actualidad “en las áreas cardiovascular, metabólica (diabetes y metabolismo óseo), oncológica, y neurocientífica, así como de enfermedades respiratorias e infecciosas”. Datos similares en número son los que ha presentado a este periódico el director médico de Lilly España, José Antonio Sacristán: en 2005 la farmacéutica incorporó 2.138 nuevos pacientes españoles a 67 ensayos clínicos, distribuidos en más de 700 centros de atención sanitaria.

A pesar de estos buenos datos de participación de voluntarios y pacientes en los ensayos, las grandes compañías farmacéuticas que operan en España se quejan explícitamente de la lentitud en la aprobación de estos estudios por parte de las autoridades, y apuntan como culpable al nuevo Real Decreto 223/2004, que derogó al vigente desde 1993.

“Tras dos años, no podemos decir que España se haya puesto a la altura de las expectativas competitivas esperadas por el nuevo RD”, afirma Jiménez-Arnau, que continúa: “De hecho, en la actualidad los principales obstáculos se deben a las consecuencias de la implementación del nuevo RD y a los problemas para conseguir un modelo único de colaboración contractual en investigación clínica con los centros colaboradores.

Seguimos tardando más tiempo que los otros países de la Unión Europea en poner en marcha un ensayo clínico: una media de 114 días frente a los 60 establecidos en la norma. Además no se respetan los calendarios exigidos en la misma norma y no existe un dictamen único, real y ‘objetivable’ por parte de los Comités Éticos de Investigación Clínica”.

Este retraso no es admitido como tal por Emilio Vargas, subdirector del departamento de medicamentos de uso humano de la Agencia del Medicamento, el organismo que se encarga de aprobar todos y cada uno de los ensayos clínicos que se realizan en España.

“El plazo de 60 días que tenemos en la Agencia para autorizar un ensayo clínico lo hemos cumplido, y de hecho en 2004, ya con el nuevo RD, se han autorizado un 7 por ciento más de ensayos que en 2003, cuando aún funcionaba la anterior legislación. El cuello de botella real está siendo la aprobación en cada uno de los hospitales”, asegura este experto.

Sin embargo, Vargas, que se reúne “mensualmente” con empresarios del sector, se confiesa conocedor del malestar de las farmacéuticas con la nueva ley y confirma que se están llevando a cabo ampliaciones de recursos y otras medidas para agilizar el proceso, como la creación de un Centro Coordinador (dirigido por Carlos Lens) que intenta unificar el sistema.

José Antonio Sacristán, director médico de Lilly España, sugiere otra solución: “Es tan fácil como permitir una aprobación simultánea de los protocolos por parte de Comités Éticos y la agencia, asegurar que se cumple el dictamen único y unificar al máximo los modelos de contratos de los centros”.

Novartis asegura, a través de su director médico, que no han ralentizado la puesta en marcha de ensayos clínicos, pero que sí se han visto obligados a hacer algunos cambios empresariales. “El nuevo RD nos ha obligado a hacer particulares esfuerzos en asegurar una gestión logística impecable en la puesta en marcha de los ensayos, a realizar un análisis exhaustivo de las partes del proceso que puedan ajustarse en tiempos y a proporcionar la formación adecuada de todo el personal responsable para poder optimizarlo al máximo”.

Visto en perspectiva, estos retrasos de días o meses en la aprobación de los ensayos clínicos no debería suponer un gran obstáculo para la consecución de resultados, si se comparan con los 15 años que transcurren desde el descubrimiento de una nueva diana terapéutica hasta la comercialización del fármaco. A estos diez años hay que sumar, además, entre dos y diez años de media de las fases previas de desarrollo (la identificación de la diana y su relación con la enfermedad de interés), normalmente llevadas a cabo por investigadores de instituciones públicas.

Otro de los problemas con los que se enfrenta España es un tipo de deslocalización empresarial en el campo del ensayo de medicamentos en humanos. Es lo que el director médico de Lilly define como “globalización” de los ensayos clínicos, es decir, “realizar ensayos clínicos en todos aquellos países del mundo que sean competitivos en calidad, rapidez y coste”.

Países como la India, China o los países de Europa del Este, “empiezan a ser muy competitivos en los tres aspectos mencionados y parte de la investigación clínica empieza ya a irse a esos países”. Precisamente la lentitud en el proceso puede ser, para el doctor Sacristán, el punto en el que España pierde “posiciones”. “Éste es el principal problema con el que nos encontramos y nuestra principal amenaza para seguir siendo uno de los países atractivos para investigar”, comenta.

El que la deslocalización se esté produciendo desde países más ricos a países más pobres, o por el contrario de países con peores ensayos clínicos a países que son más efectivos en estos estudios es una cuestión a debatir. Para el director médico de Merck (MSD) en España, el doctor González-Esteban, los ejemplos comparados de la India y los países escandinavos demuestran que la deslocalización ocurre porque unos países son menos eficaces que otros.

“Los países escandinavos son líderes en la realización de ensayos clínicos” explica.

“A la India se trasladan normalmente las tareas informáticas y de bases de datos, porque en eso sí que son mejores, pero los países escandinavos siguen llevándose ensayos clínicos completos.

¿Por qué los escandinavos, países caros para estos estudios, son líderes? Porque son más competitivos, aunque no más baratos: hacen un mayor trabajo con menos recursos. Aquí en España sólo para el papeleo necesitamos un gran número de personas. Además, la investigación clínica es marginal dentro del trabajo diario de los médicos. En los países escandinavos los voluntarios tienen, por ejemplo, acceso directo a los ensayos que se están realizando a través de una web (en España se ha implantado un sistema similar en http://clinicaltrials-dev.ifpma.org).

Además, los pacientes tienen todas las facilidades para trasladarse de un hospital a otro en el que se esté realizando el ensayo clínico que le convenga”, concluye González-Esteban.

Los ensayos clínicos atraen capital investigador y pueden reportar beneficios claros a los pacientes, como una atención más personalizada y la opción de probar terapias de nueva generación sin tener que esperar al largo proceso de aprobación. Pero estos beneficios no están exentos de riesgo, como ha demostrado el caso del hospital londinense que ensayaba un nuevo medicamento, el TGN1412.

La agencia reguladora inglesa (MHRA, en sus siglas en inglés) ha asegurado que el estudio cumplía con todos los requisitos de seguridad, y a pesar de ello seis voluntarios sanos acabaron en estado grave.

“La credibilidad de los ensayos clínicos es fundamental. De poco sirve hacer investigación de un alto nivel científico si la sociedad cuestiona sistemáticamente los resultados por el hecho de no ser independientes” comenta Sacristán.

“La supervivencia de la industria farmacéutica a largo plazo sólo puede lograrse si la comunidad científica y la sociedad tienen confianza en ella. Por eso Lilly fue la primera compañía farmacéutica que puso a disposición del público en la red todos los ensayos clínicos que realiza, independientemente de que los resultados sean positivos o negativos”, afirma.

Globalización, credibilidad… Rentabilidad es otra de las palabras claves en el proceso de generación de nuevos fármacos para la salud. Crear una pipeline (o cartera de productos en desarrollo) que sea rentable y eficiente es uno de los mayores retos de las farmacéuticas actuales. Los datos cantan: el coste total para el desarrollo de un fármaco es de entre 600 y 800 millones de euros en total, según las últimas estimaciones.

O para ver las dificultades desde otro ángulo: se estima que para conseguir un nuevo fármaco hay que descubrir previamente 10.000 entidades moleculares diferentes, que se van desechando en el camino. A la fase preclínica sólo llegan 250 compuestos; a los ensayos clínicos 5, que son probados con entre 1.200 y 6.000 voluntarios.

¿Cómo conseguir acelerar estos procesos y optimizar los medicamentos que en ellos se estudien? Algunas empresas empiezan a usar terapias individualizadas, en las que se incorporan biomarcadores en cada una de las áreas terapéuticas en las que participan.

El objetivo es determinar a priori cuáles son los pacientes que pueden beneficiarse de un determinado fármaco. Esto puede suponer un cambio radical en la terapéutica, aumentando considerablemente las tasas de respuesta obtenidas hasta ahora en muchas enfermedades.

Mirando hacia el futuro, hay una cosa en la que coinciden algunos analistas: no hay en el horizonte ningún desarrollo en marcha que vaya a conducir a un blockbuster, a uno de esos medicamentos que son lo que la Aspirina a Bayer o el Prozac a Lilly.

O dicho de otra forma: aquellos cuyas ventas superan los 1.000 millones de dólares al año. El nicho de las firmas españolas parece estar más bien en la consecución de fármacos para las “enfermedades huérfanas”, aquellas que, por ser padecidas por un número no muy grande de población, no son muy rentables.

Un hueco en el espectro sanitario que la UE cubre con ventajas y periodos de extensión de patente para las empresas que los descubran, a través de la Agencia Europea del Medicamento.

Si el porvenir levanta dudas sobre la investigación de los fármacos contra enfermedades huérfanas, el presente del desarrollo de medicamentos presenta un mapa en el que resultan claramente aventajadas las investigaciones para la creación de vacunas y fármacos de anticuerpos monoclonales (ver figura).

Desde el punto de vista terapéutico, los fármacos contra el cáncer, las enfermedades infecciosas y las inflamatorias son las que se llevan el 63 por ciento de los recursos de I+ D. Las aplicaciones cardiovasculares o para las enfermedades infecciosas suman un 13 por ciento del total. De estos fármacos, un 36 por ciento son biológicos .

Aquí es donde salta otra de las notas con las que se compondrá la sinfonía del futuro farmacéutico: el elevado número de productos biológicos podría hacer que en el futuro estos fueran licenciados para su producción y comercialización por terceros, dada la falta de capacidad de producción en esta área.

¿Salvarán o aniquilarán las biotecnológicas a las farmacéuticas?

Las empresas biotecnológicas que se dedican a la creación de fármacos suelen especializarse en las fases preclínicas y en los ensayos clínicos de fase I, analizando aspectos muy concretos sobre los mecanismos de acción de una molécula o la funcionalidad de un gen o de una molécula. Las empresas de biotecnología más pequeñas, emergentes, no pueden satisfacer el aproximadamente 65 por ciento de los 650 millones de euros que cuestan las fases clínicas y de registro del desarrollo de un fármaco (datos de la Fundación Cotec).

Una solución cada vez más frecuente es que estas empresas biotecnológicas se asocien con las grandes farmacéuticas para garantizar el intercambio de especialidades. Las farmacéuticas obtienen así fases preclínicas más eficientes y especializadas, y las biotecnológicas pueden nutrirse del enorme sistema de desarrollo clínico y del laborioso proceso de regulación de las primeras.

Sin embargo, las biotecnológicas más grandes están consiguiendo parte del mercado anteriormente ocupado por las farmacéuticas en lo que a nuevas entidades moleculares (NME) se refiere. En los últimos dos años, por ejemplo, el número de NME aprobadas por la agencia estadounidense del medicamento (FDA) a las compañías biotecnológicas superaba ampliamente a las obtenidas por las farmacéuticas (20 frente a 10 en 2004). Y sin embargo, estas últimas se han gastado tres veces más fondos que aquellas, según los datos recogidos por Cotec a partir del informe de Ernst & Young “Beyond Borders: Global Biotechnology Report 2005”.

Las dos empresas biotecnológicas que más ensayos clínicos llevan a cabo, con datos de 2004, son Amgen y Genentech. La primera tiene 18 NME y 25 proyectos de desarrollo clínico, mientras que la segunda lleva a cabo 19 de estos ensayos y posee 9 NME

Valora la información

Valora esta información

Suspendidos en dolor

En el foro moderado por José Luis de la Serna, subdirector de EL MUNDO y responsable del área de SALUD, y patrocinado por Pfizer, debatieron representantes de las especialidades implicadas en tratar el dolor: Javier Ballina y Jesús Tornero, vicepresidente y presidente de la Sociedad Española de Reumatología; Emilio Blanco, coordinador del Grupo de Trabajo de Dolor de la Sociedad Española de Medicina Rural y Generalista; Avelino Ferrero, presidente de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física; Ángel Oteo, coordinador del Grupo de Estudio del Dolor de la Sociedad Española de Traumatología; Manuel Rodríguez, ex presidente de la Sociedad Española del Dolor; Antonio Torralba, presidente de la Coordinadora Nacional de Artritis y Juan Luis Trueba, jefe de Neurología en el hospital 12 de Octubre de Madrid y máster en Bioética

 

El dolor es el problema de salud que más preocupa a los españoles y, sin embargo, el 40% de las personas con molestias de origen muscular u óseo no está satisfecho con su tratamiento. Es el gran fracaso de la Medicina. Más de la mitad de los españoles sufrirá en algún momento de su vida algún dolor del aparato locomotor y, de hecho, la artrosis y otros reumatismos constituyen las enfermedades crónicas más frecuentes. Afectan a más del 16% de los españoles, según la Encuesta Nacional de Salud de 2003. Paradójicamente, el tratamiento de estos problemas deja mucho que desear.

molestias crónicas una media de nueve años con el problema

La visita al médico de familia, después al rehabilitador, al traumatólogo y de nuevo al rehabilitador es una escena que se repite en numerosas consultas. El español con molestias crónicas lleva una media de nueve años con su problema. La sección de dolor de ‘elmundo.es /’ SALUD ha reunido a ocho especialistas de diversas disciplinas para analizar la situación y proponer salidas.

Los expertos coinciden: la solución pasa por formar a los médicos y estudiantes de Medicina y educar a los pacientes y, sobre todo, por terminar con la compartimentación del tratamiento. Para salir del atolladero, los reumatólogos, los traumatólogos y los médicos de familia deben sentarse y dar una respuesta conjunta al problema.

dolor es el problema de salud que más preocupa a los españoles

El 67% de las personas con dolor muscular o esquelético no tiene muchas expectativas puestas en el tratamiento que recibe para aliviar sus molestias. Esta insatisfacción, que ha quedado patente en una encuesta realizada por ‘elmundo.es’ entre más de 1.700 internautas, » es una muestra de uno de los mayores fracasos de la Medicina: el tratamiento del dolor crónico.

Traumatólogos, reumatólogos, médicos de cabecera… Todos los especialistas implicados en este problema y los propios pacientes afectados coinciden en que el panorama actual no es nada halagüeño. Los enfermos «no se sienten comprendidos por el entorno, que acaba cansándose de sus quejas», resume Antonio Torralba, afectado de artritis. «Ni los pacientes están completamente satisfechos por el tratamiento del dolor. Los propios médicos reconocemos que lo infratratamos. Hay un número alto de pacientes que ni siquiera recibe terapia», coincide el reumatólogo Javier Ballina.

dolor es el problema de salud

Dr. Javier Ballina primero de la derecha

«El médico tiene el deber de mitigar el dolor de sus pacientes, buscar el máximo alivio posible», agrega Ballina.

«Esto ha sido clarísimo a lo largo de la Historia de la Medicina. En una ética de deberes y derechos no cabe duda de que la atención al paciente con dolor, su alivio, incluso del consuelo -si fracasa lo que hay- y de no abandono son obligaciones de primera necesidad. Están en los mínimos éticos de cualquier código deontológico. El dolor es un problema ético», recuerda Juan Luis Trueba, experto en Bioética. Sin embargo, «es obvio que la Medicina es un fracaso en este caso», lamenta.

ENCUESTA ESPAÑOLA

Así lo constata la mencionada encuesta ‘on line’: el 40% de los participantes está insatisfecho con el tratamiento que recibe.

En especial, el dolor crónico que más aqueja a los españoles son los problemas de columna, tanto molestias de (25% de los encuestados) como lumbago (17%). Sin embargo, un número significativo de pacientes (21%) ni siquiera ha recibido un diagnóstico sobre la causa de sus molestias.

Aunque lo más frecuente (49%) eran los dolores moderados, el 29% de los entrevistados presentaba unas molestias intensas y, en el 3%, éstas resultaban insoportables. La mayoría de los pacientes (90%) considera que sus síntomas repercuten en sus vidas. El 4% de los entrevistados (sobre todo personas con fibromialgia, enfermedad caracterizada por dolores en múltiples localizaciones y de la que se sabe poco) opina, de hecho, que es incapaz de realizar sus actividades cotidianas.

Casi la mitad de las personas tiene algún problema social por esta causa

otros tantos sostienen que la dolencia altera su carácter y el 16% padece algún tipo de incapacidad. De nuevo, las bajas laborales resultan más frecuentes en personas con fibromialgia. Estos pacientes son también los que sufren más síntomas acompañantes.

En total, el 92% de los encuestados presentaba otros síntomas, sobre todo fatiga (44%), cefalea (35%) o irritabilidad (34%).

dolor es el problema de salud

dolor es el problema de salud

«El dolor reumático es un problema de salud con un impacto en la vida social y en la capacidad laboral no despreciable», lamentó el reumatólogo Jesús Tornero durante la presentación del sondeo realizado en la sección de dolor de ‘elmundo.es|’SALUD, en colaboración con la Sociedad Española de Reumatología, presidida por este especialista, y con el patrocinio de Pfizer.

Los especialistas enumeran algunos de los motivos que han precipitado esta situación. La falta de recursos, ciertas actitudes del galeno, la población y, sobre todo, la complejidad de un problema abordado por múltiples especialidades son algunos de ellos.

PROBLEMAS ACTUALES

«Los médicos de Atención Primaria somos la puerta de entrada al sistema y hay muchas cosas que podríamos hacer. Sin embargo, tenemos bastantes dificultades porque existen problemas estructurales que todos conocemos: de tiempo y de dificultad para realizar pruebas diagnósticas. Por ejemplo, muchos no tenemos acceso a una resonancia», comenta Emilio Blanco.

En efecto, el médico de familia es el especialista que ve a más pacientes con dolor crónico (41%), seguido del reumatólogo (21%) y el rehabilitador (12%), según la mencionada encuesta. «Hay una falta de recursos, hay una total despreocupación de la Administración en el control del dolor. Eso se plasma en una masificación de las consultas, que hace imposible que los pacientes sean atendidos y valorados detenidamente. Esto va creando cierto grado de desmotivación en el personal sanitario que también puede ser una de las causas por las que el médico no se implica en el tratamiento del dolor», lamenta el traumatólogo Ángel Oteo, quien cree que «el tiempo por paciente es algo que tenemos que reclamar».

EL «PEREGRINAJE»

«’Me ha dicho el doctor que mucha natación’. Lo primero que hay que hacer es dedicar un minuto para decir ‘¿sabe usted nadar’, ‘¿le gusta nadar?’, ¿quiere nadar?’…», coincide el rehabilitador Avelino Ferrero. «No tenemos tiempo. Necesitamos tiempo», apostilla.

«El dolor es un estado, no una enfermedad (…). Su manejo clínico empieza con una correcta historia. Sin la incorporación del nivel narrativo a la medicina asistencial, ningún medio terapéutico nos va a sacar del atolladero», dice Trueba.

El responsable de una Unidad del Dolor, Manuel Rodríguez, apunta otro problema: «Más de la mitad de los españoles con molestias crónicas sólo y exclusivamente recibe AINE (antiinflamatorios no esteroideos) y no se pasa de ese escalón. Seguimos pensando que los opioides sólo son para enfermos oncológicos. En España tenemos medios para aliviar la inmensa mayoría de los cuadros dolorosos. El problema es que no se usan de una manera adecuada».

Pero los especialistas subrayan, por encima de todas estas causas, la complejidad de un trastorno que atañe a múltiples disciplinas.

«Hay que intentar no seguir ‘mareando la perdiz’. No es cuestión de quién ve o no ve al enfermo del aparato locomotor. Es hora de sentarse y ver que hay una serie de especialidades implicadas. Yo me encuentro con pacientes que han sido operados de columna que no tienen ni idea de lo que es el concepto ‘escuela de la espalda’ [centros que enseñan al paciente a manejar de manera activa su problema, por ejemplo, mediante ejercicio]. Entonces, yo creo que es un problema multidisciplinar», zanja Ferrero, que recuerda un caso que se repite en la consulta: «Un paciente que va al médico de familia, que le pone el antiinflamatorio. Va la traumatólogo, que le cambia el analgésico. Va al rehabilitador, que le quita el antiinflamatorio y le pone onda corta… Una lumbalgia crónica que vuelve, y vuelve, y vuelve…».

«La rotación de los enfermos y el dar vueltas de una u otra manera es un problema que, bien planteado, tiene solución», sostiene Ballina. El reumatólogo recuerda que «en algunos sitios ya se está haciendo. Se llama gestión por procesos: los médicos, previamente a la organización sanitaria de su hospital o su centro de salud, lo que tienen que hacer es sentarse y determinar en qué situaciones clínicas debe de ser el paciente responsabilidad de uno u otro especialista. No es realmente un tema fácil. Por ejemplo, en los sitios que más experiencia tienen, los diversos especialistas que se sientan a pactar cuándo, cómo y por quién debe ser tratado un paciente con una lumbalgia todavía no han sido capaces de hacerlo perfectamente. Pero en otros procesos como la artrosis sí están determinados».

DEBATE

«El análisis de este tipo de problemas bioéticos es tan difícil que el procedimiento adecuado siempre va a ser un foro interdisciplinar, en el que se emplee un método deliberativo para compartir experiencias», propone Trueba. «A través de ellas, se ponderarán las posibles opciones que ofrecen los que participan en este diálogo», añade.

«Mientras el dolor crónico lo enfoque cada uno con su visión tubular, pasará lo que está pasando hasta ahora. Cuando participen diversas especialidades, posiblemente este problema entrará en una vía de solución», coincide Rodríguez.

concepto multidisciplinar

Oteo, por su parte, también reclama «un concepto multidisciplinar. Me gustaría que se dejase de hablar de dolor reumatológico, traumatológico… Es dolor del aparato locomotor y como tal traumatólogos, psiquiatras, rehabilitadores, anestesiólogos y reumatólogos, es decir, todos, tenemos que estar incluidos en el tratamiento».

«Muchos procesos que se convierten en problemas crónicos tienen una dimensión psicológica, de problemas laborales… de modo que han de abordarse multidimensionalmente. Con el psicólogo, la terapia ocupacional, el rehabilitador…», agrega Blanco, que recuerda que diariamente ven una «gran variedad de patología psicosomática. Muchos pacientes somatizadores manifiestan como primeros síntomas dolores de espalda, cervicales. Sus síntomas no tienen explicación médica conocida o, si la tienen, no justifica su intensidad. El dolor también puede ser la expresión de una depresión enmascarada». «El psiquiatra tiene mucho que decir en el dolor crónico», coincide Ferrero.

«Un factor fundamental es el deseo del enfermo de seguir o no seguir ocupado», señala Tornero. «Hay un segmento de la población a la que le duele la columna por una sobrecarga. Esa es una intervención que no es puramente médica, tiene un componente biopsicosocial. El problema es: cómo convencer al paciente de que no necesita una resonancia».

Precisamente, el otro ‘pilar’ que hay que apuntalar para mejorar el tratamiento del dolor es ese: formar a enfermos y especialistas.

FORMACIÓN

«Los médicos no saben tratar el dolor», lamenta Ballina. «Si hablamos de solucionar este problema hay que partir de la formación del médico de Atención Primaria y del especialista», añade Rodríguez. Precisamente, Blanco recuerda que su sociedad científica está «trabajando conjuntamente con la del Dolor, de Reumatología y de Rehabilitación. Vamos a potenciar la formación continuada, intervenir en la formación posgrado y pregrado. Otro aspecto que tenemos que ahondar con las demás sociedades es impulsar los estudios de investigación».

«Hay una implicación ética de la Universidad. No estoy seguro de que la Universidad esté atendiendo correctamente su obligación ética de formar bien a los estudiantes de Medicina en el tratamiento del dolor en el posgrado y en el pregrado. No se hace ningún planteamiento específico de este problema tan grave, que tanta relevancia sociosanitaria tiene», dice Tornero.

Los expertos no olvidan la necesidad de educar al resto de la sociedad. Según Oteo, existe una «falta de información del paciente acerca de los medicamentos».

«Es muy importante que el afectado se sienta parte activa de la enfermedad. Cuanto más activo te sientes, más te vas a implicar», reclama Torralba, que cree que «las asociaciones de pacientes sí podemos tener ese tiempo para asesorar».

El paciente piensa muchas veces que el dolor es parte de la curación

Actualmente, «existen barreras culturales y sociales al tratamiento. El paciente piensa muchas veces que el dolor es parte de la curación», añade Ballina. El especialista recuerda que «no es posible aliviar al 100% el dolor. Lo que buscamos es que no repercuta en el estilo de vida». Es necesaria la «divulgación de la realidad de este problema en la opinión pública para saltar esas barreras culturales».

«No se deben sembrar falsas alarmas, pero tampoco falsas expectativas. Cuando se ha hablado de este tema, muchas veces se han diseminado en la sociedad civil esperanzas incorrectas. Aún escalando todas las posibilidades del tratamiento farmacológico del dolor, la Medicina sabe que hay un porcentaje de enfermos en los que no se resuelve ni con opioides débiles, ni fuertes, ni antiinflamatorios, ni con terapia coadyuvante… Y eso la población lo tiene que conocer. Hay que fomentar la investigación para intentar dar respuesta a ese volumen de pacientes huérfanos de un tratamiento analgésico eficaz», concluye Tornero.

Valora la información

Valora esta información

Entre los afectados de fibromialgia surge esta duda: ¿puede ser la Fibromialgia considerada enfermedad profesional?

La fibromialgia no será declarada enfermedad profesional, si bien se financiaran investigaciones sobre esta patología . El Gobierno ha señalado en una respuesta parlamentaria que no se refleja como tal en el borrador de la actualización del listado de este tipo de enfermedades, que sigue recomendaciones internacionales en la materia

La fibromialgia no será declarada enfermedad profesional, aunque se financiarán cuantas propuestas de investigación sobre esta enfermedad se ajusten a los requisitos de calidad científica marcados en las correspondientes convocatorias. En estos términos se ha pronunciado en el Gobierno, en una reciente respuesta parlamentaria.

Y es que, según se dice, no existe relación entre los estudios sobre la enfermedad con el hecho de que la fibromialgia sea considerada como enfermedad profesional a efectos de la normativa de la Seguridad Social.

Reconocer dicha enfermedad como de carácter “profesional” implica dar por sentado que la misma ha sido contraida a consecuencia del trabajo realizado en algunas de las actividades previamente especificadas y que aquella ha sido provocada por la acción de un determinado elemento o sustancia, lo que no parece que pueda ser aplicable en estos momentos con relación a la fibromialgia.

El Gobierno explica que, en el borrador de actualización de lista de enfermedades profesionales, elaborado por el Grupo Técnico de la Administración General del Estado en el seno de la Mesa de Diálogo Social, que está próximo a presentarse, no aparece la patología fibromialgia como enfermedad profesional.

Y comenta que, en los trabajos que se han desarrollado para la elaboración de esta actualización, se han tenido en cuenta el contenido de la Recomendación de la Comisión Europea 20037670/CE, que actualiza la lista europea de enfermedades profesionales, así como las listas oficiales de enfermedades profesionales de otros países.

3/5 (2)

Valora esta información