Efectos adversos en antidepresivos en menos del 40% de los pacientes que los toman

La disfunción sexual, el aumento de peso y los mareos son los que más preocupan a los pacientes, según una encuesta

Los resultados de una encuesta realizada a pacientes en Alemania y España en tratamiento por depresión han revelado que dos de cada cinco pacientes presentan efectos adversos indeseados asociados al tratamiento farmacológico.

El Prof. Michael Bauer, del Hospital Universitario de Dresden (Alemania), presentó los resultados de esta encuesta en el marco del Congreso del Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología, que se desarrolla en Barcelona y, entre otros aspectos, resalto que «estos efectos adversos pueden reducir significativamente la calidad de vida de los pacientes y hacen que sea aún más difícil tratar la depresión subyacente».

Los principales efectos adversos en antidepresivos

El mareo, la disfunción sexual y el aumento de peso –los que más preocupan a los pacientes- son efectos adversos asociados a los tratamientos con fármacos serotoninérgicos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y los inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina (IRSN), y pueden ser tan molestos que provocan que los pacientes no toleren estos antidepresivos.

Efectos adversos en antidepresivos

En la encuesta, más del 30% de los pacientes que experimentó éstos y otros efectos adversos cambió de tratamiento. El Prof. Ángel Luis Montejo, director de Investigación de la Asociación Psiquiátrica de Castilla y León, resaltó que «en esta encuesta hemos detectado que entre los episodios adversos, el que más preocupa a los hombres es la disfunción sexual y a las mujeres, el aumento de peso». A este respecto añadió que «nunca debemos subestimar el efecto negativo que pueden tener estos episodios sobre la sensación de autoestima de un paciente y su capacidad de disfrutar de la vida».

Cambios de tratamiento

«En esta encuesta -resalta el Prof. Montejo- hemos podido detectar que dichos problemas son, con frecuencia, los desencadenantes por los que muchos pacientes se deciden a solicitar ayuda para su depresión. El cambio a otro tratamiento es, con frecuencia, la mejor forma de superar esta situación». Para los pacientes con trastorno depresivo mayor, el hidrocloruro de bupropión (Elontril), disponible en Europa desde 2007, supone una buena alternativa frente a otras terapias actuales, señalaron los especialistas. Este fármaco no tiene ningún efecto clínicamente significativo sobre la serotonina y, por lo tanto, no se asocia a determinados efectos adversos que con frecuencia se experimentan con otros antidepresivos, por ejemplo con los ISRS.

Más de dos tercios de los pacientes encuestados señalaron que determinados síntomas de la depresión tardaban más en responder al tratamiento; entre ellos «sentirse triste o vacío» (48%), «tener problemas para dormirse» (41%) e «imposibilidad de disfrutar de la vida» (31%). El estado de ánimo, la capacidad cognitiva y el comportamiento están regulados por neurotransmisores (noradrenalina, dopamina y serotonina).

Por su parte, la pérdida del placer, la motivación y el interés están asociados a una reducción de la transmisión de dopamina; una concentración reducida de noradrenalina podría afectar a la pérdida de interés (motivación) y de energía. El hidrocloruro de bupropión es el único antidepresivo que actúa específicamente sobre estos dos neurotransmisores (inhibe la recaptación de noradrenalina y de dopamina) y produce un efecto beneficioso significativo respecto al placebo en los síntomas de energía y baja motivación

Print Friendly, PDF & Email
4.83/5 (12)

Valora esta información

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *