síndrome de intestino irritable

El síndrome de intestino irritable (SII) afecta más a mujeres que hombres. Algunas personas tienen síntomas leves. Sin embargo, para otros, los síntomas son importantes y perturban la vida diaria.

¿Qué es el síndrome de intestino irritable?

El SII también se conoce como colon espástico, colon irritable, colitis mucosa y colitis espástica. Es diferente a la enfermedad inflamatoria intestinal y no está relacionada con otras enfermedades intestinales. El SII es un grupo de síntomas intestinales que, generalmente, suceden a la vez. Los síntomas varían en gravedad y duración de una persona a otra.

El síndrome de intestino irritable puede causar daño intestinal en algunos casos. Sin embargo, no es común.

No aumenta el riesgo de cáncer gastrointestinal, pero sus síntomas puede causar un gran impacto en la calidad de vida.

Síntomas del síndrome de intestino irritable

Los síntomas del SII generalmente incluyen:

  • calambres
  • dolor abdominal
  • hinchazón y gases
  • estreñimiento
  • Diarrea

No es raro que las personas con síndrome de intestino irritable tengan episodios de estreñimiento y diarrea. Los síntomas como la hinchazón y gases generalmente desaparecen después de defecar.

Los síntomas del síndrome de intestino irritable no son siempre persistentes. Pueden resolverse solos y reaparecer. Sin embargo, algunas personas presentan síntomas continuos.

Síntomas del síndrome de intestino irritable en mujeres

Las mujeres pueden tender a tener síntomas en el momento de la menstruación o le pueden aumentar los síntomas durante este período. Las mujeres menopáusicas tienen menos síntomas que las mujeres que todavía están menstruando. Algunas mujeres también sufren los síntomas durante el embarazo.

Los síntomas del síndrome de intestino irritable en los hombres

Los síntomas del SII en los hombres son los mismos que en las mujeres. Sin embargo, los hombres informan menos de sus síntomas y no buscan tratamiento.

Dolor del síndrome de intestino irritable

El dolor de síndrome de intestino irritable se describe como un calambre. Junto estos calambres, también podra seguir lo siguiente:

  • cierto alivio del dolor después de una evacuación intestinal
  • cambio en la frecuencia con la que defeca
  • cambios en la apariencia de las heces

Diagnóstico del síndrome del intestino irritable

El médico puede diagnosticar el síndrome del intestino irritable según sus síntomas. También puede seguir lo siguientes pasos para descartar otras causas posibles de sus síntomas:

  • ¿Ha adoptado una dieta determinada o ha eliminado grupos de alimentos específicos durante un período para descartar alergias alimentarias?
  • examinar una muestra de heces para descartar una infección
  • hacerse análisis de sangre para detectar anemia y descartar enfermedad celíaca
  • realizar una colonoscopia. Por norma general, una colonoscopia solo se realiza si su médico sospecha que sus síntomas son causados ​​por colitis, enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn) o cáncer.

Tratamiento del síndrome de intestino irritable

No existe cura para el síndrome de intestino irritable. El tratamiento tiene como objetivo aliviar los síntomas. Al comienzo, el médico le puede pedir que haga ciertos cambios en su estilo de vida. Estos «cambios en los hábitos de vida» generalmente se sugieren antes del uso de medicamentos.

Cambios en el estilo de vida

Ciertos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a aliviar los síntomas del SII sin el uso de medicamentos. Algunos ejemplos son:

  • hacer ejercicio físico regular
  • reducir las bebidas con cafeína que estimulan los intestinos
  • optar por comidas con raciones más pequeñas
  • minimizar el estrés (la terapia cognitivo conductual puede ayudar)
  • tomar probióticos (bacterias «buenas» que normalmente se encuentran en los intestinos) para ayudar a aliviar los gases y la hinchazón
  • evitar alimentos fritos o picantes

Cambios en la dieta del síndrome de intestino irritable

Controlar su dieta cuando tiene síndrome de intestino irritable puede costarle tiempo, a menudo vale la pena el esfuerzo. Modificar cantidades o eliminar ciertos alimentos como lácteos, frituras, azúcares no digeribles le puede ayudar a reducir los síntomas. Algunas personas obtienen beneficios con especias y hierbas como el jengibre, la menta y la manzanilla.

Medicación en el síndrome de intestino irritable

Si sus síntomas no mejoran con cambios en el estilo de vida o en la dieta, su médico puede sugerir el uso de medicamentos. Las personas responden de forma diferente al mismo medicamento, por lo que es posible que deba trabajar con su médico para encontrar el medicamento adecuado para usted.

Al igual que con todos los medicamentos, cuando comience un nuevo medicamento, es importante que le diga a su médico lo que ya está tomando, incluidos los remedios a base de hierbas y los medicamentos de venta libre. Esto ayudará a su médico a evitar que cualquier medicamento que interfiera con lo que ya está tomando.

Algunos medicamentos se usan para tratar todos los síntomas del síndrome de intestino irritable, mientras que otros medicamentos se enfoquen en síntomas específicos. Los medicamentos que se utilizan incluyen medicamentos para controlar los espasmos musculares, medicamentos para el estreñimiento, antidepresivos tricíclicos para aliviar el dolor y antibióticos. Si su síntoma principal de IBS es el estreñimiento, la linaclotida y la lubiprostona son dos medicamentos recomendados por el American College of Gastroenterology (ACG).

¿Qué causa el síndrome de intestino irritable?

Aunque hay muchas formas de tratar el SII, se desconoce la causa exacta del síndrome de intestino irritable. Influyen posibles causas como un colon o sistema inmunológico demasiado sensible. El síndrome de intestino post-infeccioso es causado por una infección bacteriana en el tracto gastrointestinal. Las diferentes causas hacen que el SII sea difícil de prevenir.

Los procesos físicos involucrados en SII también pueden variar, consisten en:

  • Movimientos lentos o espásticos del colon, causando calambres dolorosos
  • niveles anormales de serotonina en el colon, que afectan la motilidad y las deposiciones
  • enfermedad celíaca leve que daña los intestinos y causa síntomas de SII

Desencadenantes del síndrome de intestino irritable

Para muchas personas, la clave para controlar los síntomas del SII es evitar los desencadenantes. Ciertos alimentos, así como el estrés y la ansiedad, pueden desencadenar los síntomas del SII en muchas personas.

Algunos alimentos son comunes desencadenantes para muchas personas con SII. Sin embargo, algunos de estos alimentos pueden tener un mayor efecto en unas personas que otras. Durante un tiempo puede ser útil llevar un diario de alimentos para saber qué alimentos son los desencadenantes.

Le puede ayudar reconocer de antemano situaciones que pueden aumentar sus niveles de estrés y ansiedad. Le ayudará a darle tiempo para planear y evitar estas situaciones cuando sea posible o desarrollar estrategias para limitar el estrés y la ansiedad.

Síndrome de intestino irritable y estrés

El movimiento automático, o motilidad, del sistema digestivo está controlado en gran medida por el sistema nervioso. El estrés puede afectar sus nervios, haciendo que su sistema digestivo se vuelva hiperactivo. Si tiene SII, su colon puede ser demasiado sensible e incluso reaccionar a una leve alteración de su sistema digestivo. También se cree que el SII se ve afectado por el sistema inmunológico, que se ve afectado por el estrés.

Síndrome de intestino irritable y pérdida de peso

El SII no afecta al peso en todas las personas. Sin embargo, puede conducir a la pérdida de peso si o puede evitar los síntomas y no come lo suficiente. Los calambres pueden aparecer con más frecuencia inmediatamente después de comer. Si la diarrea frecuente es uno de sus síntomas, es posible que su cuerpo no obtenga todos los nutrientes de los alimentos que consume. El resultado puede disminuir de peso.

Síndrome de intestino irritable con diarrea

El síndrome de intestino irritable con diarrea es un tipo específico de SII. Afecta principalmente al intestino grueso. Los síntomas comunes del SII con diarrea incluyen heces frecuentes y náuseas. Algunas personas con SII con diarrea ocasionalmente pierden el control intestinal.

Síndrome de intestino irritable con estreñimiento

El SII con estreñimiento es un tipo de síndrome de intestino irritable que generalmente afecta a adolescentes y adultos jóvenes. Las heces son duras y ocurren con menos frecuencia, así como el estreñimiento, son los síntomas más comunes de este tipo de SII.

Irritable bowel syndrome. (2016).
ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0072600/
Irritable bowel syndrome. (2015).
niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/irritable-bowel-syndrome
Grundmann O, et al. (2010). Irritable bowel syndrome: epidemiology, diagnosis and treatment: an update for health-care practitioners. DOI:
10.1111/j.1440-1746.2009.06120.x
Houghton LA, et al. (2002). The menstrual cycle affects rectal sensitivity in patients with irritable bowel syndrome but not healthy volunteers. DOI:
10.1136/gut.50.4.471
fibromialgia y lupus

La fibromialgia y lupus son enfermedades crónicas que comparten algunos síntomas. En realidad, el diagnóstico se complica por la similitud de las enfermedades.

Cada enfermedad necesita un completo examen físico, análisis del historial médico y pruebas de laboratorio.

En algunos casos, se puede tener ambas enfermedades.

Lupus

El lupus es un trastorno autoinmune que hace que el sistema inmunológico del cuerpo se ataque a sí mismo.

En una enfermedad autoinmune como el lupus, el cuerpo produce autoanticuerpos. En lugar de matar bacterias, los autoanticuerpos actúan contra el sistema inmunológico. Confunden las células sanas del cuerpo con agentes dañinos y las atacan.

Como resultado, puede desarrollar fatiga, erupciones cutáneas, dolor en las articulaciones e inflamación de varios órganos del cuerpo.

Fibromialgia

La fibromialgia causa dolor musculoesquelético generalizado. También provoca fatiga y, a veces, ansiedad.

A diferencia del lupus, la fibromialgia no causa inflamación, hinchazón ni daño a los tejidos del cuerpo. Se ha especulado que la fibromialgia también es un trastorno autoinmune, sin embargo, hasta la fecha no hay evidencia que demuestre que la fibromialgia lo sea.

Los investigadores creen que la fibromialgia afecta la forma en que el cerebro procesa las señales de dolor y, como resultado, desencadena el dolor crónico.

Síntomas de fibromialgia y lupus

La similitud común entre el fibromialgia y lupus es el dolor. En ambas enfermedades, el dolor puede exacerbarse durante los brotes de la enfermedades. Sin embargo, los síntomas del lupus muestran signos más visibles.

Ambas enfermedades pueden alterar la calidad de vida, el lupus puede presentar complicaciones potencialmente mortales.

Los síntomas del lupus

  • dolor en las articulaciones
  • hinchazón
  • fatiga
  • erupción en la cara en forma de mariposa
  • lesiones de la piel
  • erupciones corporales
  • dolor en el pecho
  • dolores de cabeza
  • dificultad para respirar

En casos más graves de lupus, la inflamación puede afectar los órganos principales. Algunas complicaciones del lupus incluyen:

  • daño o insuficiencia renal
  • convulsiones
  • pérdida de memoria
  • anemia
  • coagulación de la sangre
  • neumonía
  • infarto de miocardio

El lupus puede afectar a cualquier persona a cualquier edad. Esta condición es más común en mujeres. Los brotes, o episodios de lupus, pueden ser provocados por la luz solar, infecciones y ciertos medicamentos.

Los síntomas de la fibromialgia

La fibromialgia por sí sola no es un trastorno potencialmente mortal. Sin embargo, puede causar una serie de síntomas dolorosos e incómodos.

La fibromialgia a menudo se asocia con dificultades cognitivas, lo que a veces causa niebla mental. Esto puede afectar su capacidad para concentrarse en las actividades. También puede provocar lapsus de memoria.

Si bien no existe una transmisión genética directa de la fibromialgia, puede ocurrir en grupos en familias y afectar a cualquier persona de cualquier edad. Puede desencadenarse por una lesión traumática o estrés. También puede presentarse como síntoma de otras enfermedades crónicas.

Las personas con fibromialgia no tienen más probabilidades de contraer lupus. Sin embargo, las personas con lupus son susceptibles de desarrollar dolor por fibromialgia.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para fibromialgia y lupus son completamente diferentes.

El tratamiento de la fibromialgia

Se centra en reducir el dolor y mejorar el sueño. Si su dolor es el resultado de otra enfermedad crónica, es posible que su médico desee tratar esa enfermedad primero. Las opciones de tratamiento incluyen:

  • medicamentos para el dolor
  • antidepresivos para reducir el dolor y mejorar el sueño
  • medicamentos anticonvulsivos para tratar los síntomas del dolor
  • Terapia física y ocupacional para promover la flexibilidad, mejorar la movilidad y fortalecer los músculos.
  • asesoramiento para mejorar la fuerza mental y promover estrategias para afrontar mejor los síntomas de la fibromialgia

El tratamiento del lupus

Se centra en reducir la inflamación y controlar el dolor. Las opciones de tratamiento comunes incluyen:

  • medicamentos para el dolor
  • medicamentos antipalúdicos para reducir los episodios de lupus
  • esteroides para reducir la inflamación
  • inmunosupresores para reducir la actividad de los autoanticuerpos en el sistema inmunológico

Pronóstico

Fibromialgia y lupus actualmente no tienen cura, pero pueden tratarse.

Comparten algunos síntomas similares, pero el lupus puede causar más complicaciones potencialmente mortales si no se trata. No es raro que ambos trastornos ocurran simultáneamente.

Si le han diagnosticado fibromialgia, lupus o ambos, hable con su médico sobre el tratamiento.

Fibromialgia y lupus eritematoso sistémico: una asociación con implicaciones clínicas relevantes
ansiedad

La ansiedad es la respuesta natural del cuerpo al estrés. Es un sentimiento de miedo o aprensión por lo que vendrá. El primer día de clase, ir a una entrevista de trabajo o dar un discurso puede hacer que la mayoría de la gente se sienta nerviosa y tenga miedo.

Pero si sus sentimientos son extremos, durante más de seis meses y están interfiriendo con su vida, es posible que tenga un trastorno de ansiedad.

¿Qué son los trastornos de ansiedad?

Es normal sentir ansiedad por una mudanza, un cambio de ciudad, comenzar un nuevo trabajo o hacer un examen. Este tipo de ansiedad es desagradable, pero le puede motivar a trabajar más duro y a mejorar. Es un sentimiento que aparece y desaparece, pero que no interfiere con su vida diaria.

En el caso de un trastorno de ansiedad, la sensación de miedo no le puede abandonar. Es intenso y, a veces, debilitante.

Este tipo de ansiedad lleva a dejar de hacer cosas con las que disfruta. En casos extremos, puede impedirle entrar en un ascensor, cruzar la calle o incluso salir de su casa. Si no se trata, la ansiedad seguirá empeorando.

Los trastornos de ansiedad son la forma más común de trastorno emocional y pueden afectar a cualquier persona a cualquier edad. Según la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de ser diagnosticadas con este trastorno.

¿Qué tipos de trastornos de ansiedad hay?

La ansiedad es una parte clave de varios trastornos diferentes. entre ellos:

  • trastorno de pánico: experimentar ataques de pánico recurrentes en momentos inesperados. Una persona con trastorno de pánico puede vivir con miedo al próximo ataque de pánico.
  • fobia: miedo excesivo a un objeto, situación o actividad específicos
  • trastorno de ansiedad por separación: miedo a estar lejos de casa o de sus seres queridos
  • trastorno de ansiedad por enfermedad: ansiedad por su salud (antes llamada hipocondría)
  • trastorno de estrés postraumático: ansiedad después de un evento traumático
  • trastorno de ansiedad social: miedo extremo de ser juzgado por otros en situaciones sociales
  • trastorno obsesivo-compulsivo: pensamientos irracionales recurrentes que lo llevan a realizar comportamientos específicos y repetidos

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

Es diferente para cada persona que la experimenta. Los sentimientos pueden variar desde mariposas en el estómago hasta acelerarse el corazón. Es posible que se sienta fuera de control, como si hubiera una desconexión entre su mente y su cuerpo.

Otras formas en que las personas experimentan ansiedad incluyen pesadillas, ataques de pánico y pensamientos o recuerdos dolorosos que no puede controlar. Puede tener un sentimiento general de miedo y preocupación, o puede tener miedo de un lugar o evento específico.

Síntomas

  • aumento de la frecuencia cardíaca
  • respiración rápida
  • inquietud
  • problemas para concentrarse
  • dificultad para conciliar el sueño

Los síntomas pueden ser totalmente diferentes a los de otra persona.

¿Qué es un ataque de ansiedad?

Es el sentimiento abrumador de aprensión, preocupación, angustia o miedo. Para muchas personas, un ataque de ansiedad se desarrolla poco a poco. Puede empeorar a medida que se acerca un evento estresante.

Pueden variar mucho los síntomas de persona a persona. Debido a que los numerosos síntomas de ansiedad no le ocurren a todo el mundo y pueden cambiar con el tiempo.

Síntomas comunes

  • sentirse débil o mareado
  • dificultad para respirar
  • boca seca
  • sudoración
  • escalofríos o sofocos
  • aprensión y preocupación
  • inquietud
  • angustia
  • miedo
  • entumecimiento u hormigueo

Un ataque de pánico y un ataque de ansiedad comparten algunos síntomas comunes, pero no son lo mismo.

¿Qué lo causa?

Los investigadores no tienen la certeza de la causa exacta de la ansiedad. Es probable que influya una combinación de factores. Estos incluyen factores genéticos y ambientales, así como la química del cerebro. Los investigadores creen que las áreas del cerebro responsables de controlar el miedo pueden verse afectadas.

Las investigaciónes en la actualidad sobre la ansiedad está profundizando en las partes del cerebro que están involucradas.

¿Existen pruebas para su diagnóstico?

Una sola prueba no facilita el diagnóstico de la ansiedad. En su lugar, un diagnóstico de ansiedad requiere un largo proceso de exámenes físicos, evaluaciones de salud mental y cuestionarios psicológicos.

Algunos médicos pueden realizar un examen físico, puede incluir análisis de sangre u orina para descartar enfermedades subyacentes que podrían contribuir a los síntomas.

También se utilizan varias escalas y pruebas de ansiedad que ayudan al médico a evaluar el nivel de ansiedad.

¿Cuáles son los tratamientos para la ansiedad?

Una vez diagnosticada la ansiedad, puede hablar de las opciones de tratamiento con su médico. En algunas personas, no será necesario tratamiento médico. Los cambios en el estilo de vida pueden ser suficientes para hacer frente a los síntomas.

En casos moderados o graves, sin embargo, el tratamiento puede ayudar a superar los síntomas y hacer la vida diaria más manejable.

El tratamiento para la ansiedad se divide en dos categorías: psicoterapia y medicación. Acudir a un terapeuta o psicólogo le puede ayudar a aprender las herramientas y las estrategias que debe usar para afrontar la ansiedad.

Los medicamentos usados para tratar la ansiedad incluyen antidepresivos y sedantes. Trabajan para equilibrar la química del cerebro, prevenir episodios de ansiedad y evitar los síntomas más graves del trastorno.

¿Qué cambios se deben hacer para tratar la ansiedad?

Los cambios en el estilo de vida pueden ser una forma eficaz de aminorar parte del estrés y la ansiedad que afronta todos los días. La mayoría de los cambios consisten en cuidar su cuerpo, participar en actividades saludables y eliminar las que no lo son. Entre ellas:

  • dormir lo suficiente
  • meditar
  • mantenerse activo y hacer ejercicio
  • comer una dieta sana
  • mantenerse activo y hacer ejercicio
  • evitar el alcohol
  • evitar la cafeína
  • dejar de fumar

Ansiedad y depresión

Con un trastorno de ansiedad, también puede coexistir depresión. Si bien la ansiedad y la depresión ocurren por separado. No es inusual que estos trastornos de salud mental ocurran juntos.

La ansiedad puede ser un síntoma de depresión clínica o mayor. Asimismo, un trastorno de ansiedad puede desencadenar el empeoramiento de los síntomas de la depresión.

Los síntomas de ambos problemas de salud se pueden controlar con muchos de los mismos tratamientos: psicoterapia (asesoramiento), medicamentos y cambios en el estilo de vida.

Cómo ayudar a los niños con ansiedad

La ansiedad es natural y común en los niños. De hecho, uno de cada ocho niños experimenta ansiedad. A medida que los niños crecen y aprenden de sus padres, amigos y cuidadores, por lo general desarrollan las habilidades para calmar y afrontar los sentimientos de ansiedad.

Pero la ansiedad en los niños también puede volverse crónica y persistente, convirtiéndose en un trastorno de ansiedad. La ansiedad incontrolada puede comenzar a interferir con las actividades diarias y los niños pueden evitar interactuar con sus compañeros o miembros de la familia. Los síntomas de un trastorno de ansiedad pueden incluir:

  • nerviosismo
  • irritabilidad
  • insomnio
  • sentimientos de miedo
  • vergüenza
  • sentimientos de aislamiento

El tratamiento de la ansiedad en incluye terapia cognitivo conductual (terapia de conversación) y medicamentos.

Cómo ayudar a los adolescentes con ansiedad

Los adolescentes pueden estar ansiosos por muchas razones: exámenes, universidad y las primeras citas surgen en estos años importantes. Pero los adolescentes que se sienten ansiosos o experimentan síntomas de ansiedad con frecuencia pueden tener un trastorno de ansiedad.

Los síntomas de ansiedad en los adolescentes pueden incluir nerviosismo, timidez, comportamientos aislacionistas y evitación. Asimismo, la ansiedad en los adolescentes puede llevar a comportamientos inusuales. Pueden comportarse mal, n obtener resultados en la escuela, saltarse eventos sociales e incluso consumir sustancias o alcohol.

Para algunos adolescentes, la depresión puede acompañar a la ansiedad. El diagnóstico de ambas es importante. El tratamiento debe abordar los problemas subyacentes para poder ayudar a aliviar los síntomas.

Los tratamientos más comunes para la ansiedad en los adolescentes son la psicoterapia y la medicación.

Ansiedad y estrés

El estrés y la ansiedad son dos caras de la misma moneda. El estrés es el resultado de demandas en su cerebro o cuerpo. Puede ser causado por un evento o actividad que le preocupa o pone nervioso. La ansiedad es la misma preocupación, miedo o malestar.

La ansiedad puede ser una reacción a su estrés, pero también puede ocurrir en personas que no tienen factores estresantes evidentes. Tanto la ansiedad como el estrés provocan síntomas físicos y mentales. Se incluyen:

  • dolor de cabeza
  • dolor de estómago
  • latidos cardíacos acelerados
  • pánico
  • nerviosismo
  • dificultad para concentrarse
  • ira o irritabilidad irracional
  • inquietud
  • insomnio
  • transpiración
  • mareo
  • nerviosismo
  • tensión muscular
  • respiración rápida

Ni el estrés ni la ansiedad son siempre negativos. En realidad, ambos pueden ayudar a proporcionar pequeños impulsos o incentivos para lograr tareas o desafíos que se presentan. Sin embargo, si se vuelven persistentes, pueden comenzar a interferir con su vida diaria. En ese caso, es importante buscar tratamiento.

Las perspectivas a largo plazo para la depresión y la ansiedad no tratadas incluyen problemas de salud crónicos, como enfermedades cardíacas.

Ansiedad y alcohol

Sufrir ansiedad con frecuencia, puede llevar a beber para calmar la ansiedad. El alcohol es un sedante. Puede deprimir la actividad de su sistema nervioso central, lo que ayuda a sentirse relajado.

En un entorno social, esa puede parecer la respuesta que necesita para bajar la guardia. Puede que no sea la mejor solución. Algunas personas con trastornos de ansiedad terminan abusando del alcohol u otras drogas en un esfuerzo por sentirse mejor con regularidad. Esto lleva a la dependencia y adicción.

Puede ser necesario antes de poder abordar la ansiedad tratar el problema de alcohol (o drogas) El uso crónico o prolongado también puede empeorar la ansiedad.

¿Ayuda la alimentación en el tratamiento de la ansiedad?

Los medicamentos y psicoterapia se utilizan comúnmente para tratar la ansiedad. Los cambios en el estilo de vida, como dormir lo suficiente y hacer ejercicio con regularidad, también pueden ayudar. Además, algunas investigaciones sugieren que los alimentos que consume pueden tener un impacto beneficioso en su cerebro si experimenta ansiedad con frecuencia. Estos alimentos incluyen:

  • salmón
  • manzanilla
  • cúrcuma
  • chocolate negro
  • yogur
  • té verde

Pronóstico

Los trastornos de ansiedad se pueden tratar con medicamentos, psicoterapia o una combinación de ambos. Algunas personas que tienen un trastorno de ansiedad leve o miedo a algo y lo pueden evitar fácilmente, deciden vivir con la el trastorno y no buscan tratamiento.

adaa.org/sites/default/files/Anxiety%20Disorders%20in%20Children.pdf
Mayo Clinic Staff. (2017). Generalized anxiety disorder.
health.harvard.edu/blog/nutritional-strategies-to-ease-anxiety-201604139441
What are anxiety disorders? (2017).
psychiatry.org/patients-families/anxiety-disorders/what-are-anxiety-disorders
Anxiety disorders. (2018).
nimh.nih.gov/health/publications/anxiety-disorders/introduction.shtml
Anxiety disorders. (2018).
nimh.nih.gov/health/topics/anxiety-disorders/index.shtml
Anxiety disorders in children. (n.d.).
adaa.org/sites/default/files/Anxiety%20Disorders%20in%20Children.pdf
Children and teens. (n.d.).
adaa.org/living-with-anxiety/children
Depression. (n.d.).
artritis y fibromialgia

Artritis y fibromialgia. Las articulaciones están inflamadas y rígidas. También duelen los músculos y está agotado. ¿Están relacionados estos síntomas? Pueden ser signos de que tiene artritis reumatoide y fibromialgia, dos enfermedades que a veces ocurren juntas. Si tiene uno de ellas, existe más posibilidades de que tenga la otra.

Solo alrededor del 2% de los estadounidenses adultos tienen fibromialgia. Pero es más común entre las personas que tienen artritis reumatoide. La investigación muestra que entre el 10% y el 20% de quienes tiene artritis también tienen fibromialgia. Los expertos están estudiando el motivo de la relación. Creen que influyen varios factores .

¿Cuales son los vínculos entre artritis y fibromialgia?

En personas sanas, el sistema inmunológico es la primera línea de defensa contra gérmenes, virus y otros invasores. La artritis es una enfermedad autoinmune. Esto significa que el sistema inmunológico ataca los tejidos sanos de su cuerpo, en este caso sus articulaciones. El resultado, las articulaciones se vuelven dolorosas y se inflaman. También puede sentirse fatiga.

La fibromialgia no es una enfermedad autoinmune. Pero los síntomas son similares. También causa dolor, rigidez y fatiga. Los médicos no están seguros de qué causa la fibromialgia. Una teoría es que un desequilibrio en las sustancias químicas del cerebro hace más sensible al dolor. La misma presión que otras personas creen que es normal puede resultar sensible o dolorosa.

¿Porqué sucede esto? Los genes pueden ser parte de la razón. O algo puede cambiar la forma en que su cuerpo envía y recibe las señales de dolor. Por ejemplo, los estudios sugieren que el dolor constante puede acelerar su sistema nervioso. El resultado es que se existe más sensibilidad al dolor.

Otro vínculo puede ser la inflamación. lo que implica que parte del cuerpo se inflame, enrojezca, caliente y duela. Es el principal problema de la artritis. La fibromialgia no se considera una enfermedad inflamatoria. Pero podría influir la inflamación crónica.

Artritis y fibromialgia también comparten factores de riesgo comunes. El estilo de vida, peso y nivel de estrés pueden aumentar las posibilidades de padecer artritis y fibromialgia.

Obtener el diagnóstico correcto

No existe una única prueba para la fibromialgia. Los médicos hacen ese diagnóstico si tiene un dolor generalizado que no se debe a otra enfermedad durante más de 3 meses. Debido a que sus síntomas se superponen con otras enfermedades, a menudo es difícil de detectar. El promedio del diagnóstico de la fibromialgia es de 5 años.

Muchos síntomas de la fibromialgia son similares a los de la AR. Pero existen algunas diferencias:

Diferencias de síntomas artritis y fibromialgia

La AR causa inflamación en las articulaciones. El dolor puede aparecer y desaparecer. En fibromialgia, el dolor es constante y ocurre en todo el cuerpo. El dolor es sordo y dura al menos 3 meses.
En fibromialgia, a menudo siente sensibilidad cuando alguien le toca. También puede doler estar sentado durante 45 minutos.
Es importante el diagnóstico. Si tiene ambas enfermedades, el médico puede atribuir el dolor de la fibromialgia a la artritis. Debido a esto, es posible que reciba dosis de medicamentos para la artritis más fuertes o más altas de las que necesita. Comunique al médico si cree que puede tener fibromialgia.

Opciones de tratamiento en artritis y fibromialgia

Los médicos recetan diferentes medicamentos para la Artritis y fibromialgia.

Medicamentos Artritis

Dependiendo de la gravedad de la enfermedad

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno y naproxeno.
  • Esteroides. Estos medicamentos recetados alivian la inflamación.
  • Fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAME). Estos medicamentos debilitan su sistema inmunológico. Alivian los síntomas y previenen el daño articular.
  • Agentes biológicos. Esta nueva clase de DMARD se dirige a partes específicas de su sistema inmunológico.

Medicamentos fibromialgia

Si tiene fibromialgia, algunos medicamentos pueden aliviar el dolor y ayudar a dormir mejor:

  • Analgésicos de venta libre, como paracetamol y naproxeno.
  • Antidepresivos. Estos medicamentos pueden aliviar los dolores y la fatiga. También pueden ayudarlo a descansar mejor por la noche.
  • Medicamentos anticonvulsivos. Los medicamentos que tratan la epilepsia pueden aliviar al hacerlo menos sensible al dolor.

Estilo de vida en Artritis y fibromialgia

Algunos cambios en el estilo de vida ayudan tanto en artritis como con en fibromialgia:

  • Ejercicio: puede ser lo último que tenga ganas de hacer. Pero el ejercicio aeróbico, las actividades que mantienen el ritmo cardíaco alto, pueden aliviar el dolor al producir sustancias químicas calmantes que combaten el dolor. Intente 30 minutos de 2 a 3 veces por semana. Corer, andar en bicicleta y nadar enérgicamente son algunas buenas opciones.
  • Sueño: una buena noche de descanso puede ayudar a aliviar la fibromialgia y los síntomas de la AR. Para mejorar el sueño, trate de acostarse y levantarse aproximadamente a la misma hora todos los días. También evite la cafeína y el alcohol al final de la tarde y por la noche. Antes de acostarse, relájese con una actividad relajante, como tomar un baño tibio o escuchar música relajante.
  • Terapia física y ocupacional: los fisioterapeutas enseñan ejercicios para mejorar la fuerza, flexibilidad y rigidez. Los terapeutas ocupacionales ofrecen formas de realizar las tareas diarias con menos dolor.
Christopher Morris, MD, F.A.C.R., rheumatologist, Arthritis Associates of Kingsport, Tenn.; physician, Southern Medical Association.
Journal of Rheumatology: "Rheumatoid Arthritis and Fibromyalgia: A Frequent Unrelated Association Complicating Disease Management."
Mayo Clinic: "Rheumatoid Arthritis."
CDC: "Fibromyalgia Fact Sheet."
Mayo Clinic Proceedings: "The Science of Fibromyalgia."
artrosis


La artrosis (osteoartritis) es la enfermedad articular crónica más común.

Una articulación es donde se unen dos huesos. Los extremos de estos huesos están cubiertos con un tejido protector llamado cartílago. Con la artrosis, este cartílago se rompe, lo que hace que los huesos dentro de la articulación friccionen entre sí. Esto causa dolor, rigidez y otros síntomas.

Ocurre con mayor frecuencia en personas mayores, aunque puede ocurrir en adultos de cualquier edad. La artrosis también se llama enfermedad degenerativa de las articulaciones, artritis degenerativa y artritis por desgaste.

Causas de la artrosis

La artrosis es causada por daño articular. Este daño puede acumularse con el tiempo, por lo que la edad es una de las principales causas del daño articular que conduce a la osteoartritis. Cuanta más edad, más desgaste tiene en sus articulaciones.

Otras causas de daño articular incluyen lesiones en el pasado:

  • Lesión cartilago
  • dislocaciones de articulaciones
  • lesiones de ligamentos
  • También se incluyen las malformaciones articulares, obesidad y mala postura. Ciertos factores de riesgo, como son los antecedentes familiares y el sexo, aumentan el riesgo de artrosis.

Artrosis y cartílago


El cartílago es una sustancia dura y gomosa, flexible y más suave que el hueso. Su trabajo es proteger los extremos de los huesos dentro de la articulación y permitir que se muevan fácilmente entre sí.

Cuando el cartílago se rompe, estas superficies óseas se vuelven ásperas. Esto puede causar dolor en la articulación e irritación en los tejidos circundantes. El cartílago dañado no se puede reparar solo. Esto se debe a que el cartílago no contiene vasos sanguíneos.

Cuando el cartílago se desgasta por completo, la amortiguación que proporciona desaparece, por lo tanto el hueso sufre fricción. Esto causa un dolor intenso y otros síntomas que se asocian con la artrosis. Esta es la relación entre el cartílago, las articulaciones y la artrosis.

Síntomas de la osteoartritis

Puede ocurrir en cualquier articulación, sin embargo, las áreas del cuerpo más comunes son:

  • manos
  • yemas de los dedos
  • rodillas
  • caderas
  • columna vertebral, cuello o zona baja de la espalda

Los síntomas más comunes de la osteoartritis incluyen:

  • dolor
  • sensibilidad (malestar al presionar el área con los dedos)
  • rigidez
  • inflamación
  • A medida que la artrosis avanza, el dolor puede volverse más intenso.
  • También se puede sufrir hinchazón en la articulación y el área circundante.

Reconocer los primeros síntomas de la artrosis puede ayudar a controlar mejor la enfermedad.

Características del dolor de la artrosis

Es dolor de tipo mecánico (aparece tras el uso articular) y suele desaparecer en reposo. Es característico el dolor tras un periodo de inactividad importante.
No guarda, a veces, relación con el daño estructural articular y en procesos más avanzados el dolor es continuo y
suele aparecer en reposo e incluso de noche.

Osteoartritis severa

La OA es una condición progresiva. La primera etapa (0) representa una articulación normal. La etapa 4 representa artrosis severa. No todas las personas que tienen artrosis progresarán hasta la etapa 4. A menudo se estabiliza mucho antes de llegar a esta etapa.

Las personas con artrosis severa tienen una pérdida extensa o completa de cartílago en una o más articulaciones. La fricción de hueso con hueso asociada con esto puede causar síntomas graves como:

  • Aumento de hinchazón e inflamación. La cantidad de líquido sinovial dentro de la articulación puede aumentar. Normalmente, este fluido ayuda a reducir la fricción durante el movimiento. Sin embargo, en cantidades mayores, puede causar inflamación de las articulaciones. Los fragmentos de cartílago roto también pueden flotar dentro del líquido sinovial, aumentando el dolor y la hinchazón.
  • Aumento del dolor. Puede sentir dolor durante las actividades, pero también cuando está en reposo. Puede sentir un aumento en su nivel de dolor a medida que avanza el día o más hinchazón en las articulaciones si las ha usado mucho durante el día.
  • Disminución del rango de movimiento. Es posible que no pueda moverse también debido a la rigidez o al dolor en las articulaciones. Esto puede dificultar el disfrute de las actividades diarias que solían ser fáciles.
  • Inestabilidad articular. Sus articulaciones pueden volverse menos estables. Por ejemplo, si tiene OA grave en las rodillas, puede experimentar bloqueo (falta repentina de movimiento). También puede experimentar inestabilidad (cuando su rodilla cede), lo que puede causar caídas y lesiones.
  • Otros síntomas. A medida que una articulación continúa deteriorándose, también pueden ocurrir debilidad muscular, espolones óseos y deformidad articular.
  • El daño articular causado por la artrosis grave no es reversible, pero el tratamiento puede ayudar a reducir los síntomas.

Diagnóstico de artrosis

La artrosis es a menudo una enfermedad de desarrollo lento que puede ser difícil de diagnosticar hasta que comienza a causar síntomas dolorosos o debilitantes. La artrosis de desarrollo temprano se puede diagnosticar después de un accidente u otro incidente que causa una fractura y que requiere una radiografía.

Además de las radiografías, su médico puede usar una resonancia magnética para diagnosticar la artrosis. Esta prueba de imagen usa ondas de radio y un campo magnético para crear imágenes de huesos y tejidos blandos.

Otras pruebas de diagnóstico incluyen un análisis de sangre para descartar otras enfermedades que causenn dolor en las articulaciones, como la artritis reumatoide. También se puede utilizar un análisis de líquido articular para determinar si la gota o una infección puede ser la causa subyacente de la inflamación.

Tratamiento de la artrosis

El tratamiento de la artrosis es el control de los síntomas. El tipo de tratamiento estará determinado en gran medida por la gravedad de sus síntomas y la localización. A menudo, los cambios en el estilo de vida, los medicamentos de venta libre y los remedios caseros serán suficientes para aliviar el dolor, la rigidez y la hinchazón.

Tratamientos en el hogar y los cambios en el estilo de vida para la artrosis :

Ejercicio

La actividad física fortalece los músculos alrededor de las articulaciones y puede ayudar a aliviar la rigidez. Trate de hacer al menos 20 a 30 minutos de movimiento físico, al menos cada dos días. Hay que elegir actividades suaves y de bajo impacto, como caminar o nadar. El tai chi y el yoga también ayudan a mejorar la flexibilidad y a controlar el dolor de las articulaciones.

Los ejercicios de estiramiento suaves son muy útiles, especialmente si tiene rigidez o dolor en las rodillas, caderas o la espalda. El estiramiento ayuda a mejorar la movilidad y el rango de movimiento.

Igual que con cualquier plan de ejercicio, consulte con su médico antes de comenzar.

Perder de peso

El sobrepeso ejerce presión sobre las articulaciones y causa dolor. Eliminar el exceso de peso ayuda a reducir el dolor por esta esta presión. EL peso saludable también reduce el riesgo de otros problemas de salud, como diabetes y enfermedades cardíacas.

Sueño

El descanso los músculos puede reducir la hinchazón y la inflamación. Sea amable con usted mismo y no se exceda. Dormir lo suficiente por la noche también puede ayudar de manera más eficaz a controlar el dolor .

Terapia calor y frío

Pruebe con calor o frío para aliviar el dolor y la rigidez de los músculos. Aplique compresas frías o calientes sobre las articulaciones durante 15 a 20 minutos varias veces al día.

Estas prácticas pueden ayudar a aliviar sus síntomas y mejorar su calidad de vida.

Medicamentos para la artrosis

Hay diferentes tipos de medicamentos para la artrosis que pueden ayudar a aliviar el dolor o la inflamación. Entre ellos:

  • Analgésicos orales. Tylenol (acetaminofén) y otros analgésicos reducen el dolor pero no la hinchazón.
  • Analgésicos tópicos. Estos productos de venta libre están disponibles en forma de cremas, geles y parches. Ayudan a adormecer el área de la articulación y pueden aliviar el dolor, especialmente para el dolor leve de la artritis.
  • AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos). Los AINE como ibuprofeno y naproxeno reducen la inflamación y el dolor.
  • Cymbalta. Su médico puede recetarle el antidepresivo duloxetina fuera de etiqueta para ayudar a aliviar el dolor.
  • Corticosteroides. Estos medicamentos recetados están disponibles en forma oral. También pueden administrarse mediante inyección directamente en una articulación.
  • Su médico puede recomendarle que pruebe soluciones de venta libre como primera línea de defensa. Obtenga más información sobre las opciones de venta libre y recetadas para la osteoartritis.

Tratamientos naturales para la osteoartritis

Los tratamientos alternativos y suplementos pueden ayudar a aliviar síntomas como la inflamación y el dolor articular.

Debe hablar con su médico sobre cualquier producto herbal o suplemento. Esto ayudará a garantizar que no haya interacciones con los fármacos que esté tomando, o que reduzcan su actividad.

  • aceite de pescado
  • té verde
  • jengibre
  • glucosamina

Otras opciones de tratamiento alternativas:

  • acupuntura
  • terapia física
  • Masajes
  • Tomar baños de sal de Epsom
  • Usar compresas frías o calientes.

Alimentación en artrosis

No hay inconvenientes en comer de manera saludable, lo único que aporta son ventajas. Si tiene artrosis, la dieta y la nutrición son especialmente importantes.

En primer lugar, querrá mantener su peso en un valores normales para reducir la presión innecesaria en sus articulaciones.

También hay investigaciónes que sugiere que algunos tipos de artrosis, como la artrosis de rodilla, responden positivamente a una dieta rica en flavonoides, que son nutrientes que se encuentran en las frutas y verduras. Además, los antioxidantes que se encuentran en muchas frutas y verduras también pueden ayudar a combatir los radicales libres producidos por la inflamación. Los radicales libres son moléculas que pueden causar daño celular.

Una dieta de alta calidad puede ayudar a aliviar los síntomas de la artrosis al reducir la inflamación. Comer alimentos con alto contenido de los siguientes alimentos puede ser muy beneficioso:

  • vitamina C
  • vitamina D
  • betacaroteno
  • ácidos grasos omega-3

Artrosis en manos

La artrosis puede afectar a una o varias áreas de las manos. Estas áreas a menudo incluyen la punta de los dedos, la articulación media de cada dedo, la articulación que conecta el pulgar y la muñeca, y la misma muñeca. Las articulaciones afectadas determinan en gran medida los síntomas. Estos síntomas a menudo incluyen:

  • rigidez
  • dolor
  • inflamación
  • enrojecimiento
  • debilidad
  • problemas para mover los dedos
  • reducción del rango de movimiento
  • crepitación dedos
  • problemas para agarrar o sostener objetos

Las mujeres son más propensas a la artrosis de mano que los hombres y, por lo general, la padecen a una edad más temprana. La artrois de mano puede tener un gran impacto en la capacidad para realizar las tareas asociadas con la vida diaria. Sin embargo, los tratamientos que van desde cambios en el estilo de vida hasta cirugía pueden ayudar.

Artrosis de cadera

La artrosis de cadera puede ocurrir en una o ambas. De esta forma se diferencia de la artritis reumatoide, que suele presentarse en ambas caderas al mismo tiempo.

La artrosis de cadera es una enfermedad lenta degenerativa. Se pueden combatir sus síntomas durante muchos años mediante el uso de medicamentos, ejercicio y fisioterapia. Los apoyos, como bastones, también ayudan.

Si la enfermedad empeora, las inyecciones de esteroides, otros medicamentos o la cirugía pueden ayudar a aliviar el dolor.

Artrosis en rodillas

Al igual que la artrosis de cadera, la artrosis de rodilla puede ocurrir en una o ambas rodillas. La edad, la genética y las lesiones de rodilla pueden influir en la artrosis de rodilla.

Los deportistas que realizan un deporte con movimientos extensos y repetitivos, como correr o jugar al tenis, pueden tener un mayor riesgo de artrosis. Del mismo modo, si realiza solo un tipo de actividad física, esto puede abusar de algunos músculos e infrautilizar otros, causando debilidad e inestabilidad en la articulación de la rodilla. Variar las actividades ayuda a trabajar diferentes grupos de músculos, lo que permite fortalecer todos los músculos alrededor de la rodilla.

El tratamiento para la artrosis de rodilla depende del estadio.

Ortesis de rodilla para osteoartritis

El uso de un aparato ortopédico alrededor de la rodilla puede ser un excelente tratamiento no quirúrgico para la artrosis de rodilla. Los aparatos ortopédicos pueden reducir la hinchazón y la presión. También pueden aumentar la estabilidad de la rodilla al alejar el peso de la parte dañada de la rodilla. Esto permite una mayor movilidad.

Hay varios tipos de rodilleras. Algunos pueden ser personalizados y otros están disponibles sin receta. Su médico puede recomendarle que pruebe diferentes tipos de aparatos ortopédicos para diferentes actividades.

Artrosis cervical

La Artrosis cervical también se conoce como osteoartritis del cuello o como espondilosis cervical. Está relacionada con la edad ya que afecta a más del 85 por ciento de las personas mayores de 60 años. Ocurre tanto en hombres como en mujeres.

La columna cervical se encuentra en el cuello y contiene articulaciones facetarias. Estas articulaciones ayudan a mantener la flexibilidad de la columna, lo que permite un rango completo de movimiento. Cuando el cartílago alrededor de las articulaciones facetarias comienza a desgastarse, se produce osteoartritis cervical.

La artrosis cervical no siempre causa síntomas. Los síntomas pueden variar de leves a graves:

  • dolor en el omóplato, en el brazo o en los dedos
  • debilidad muscular
  • rigidez en el cuello
  • dolor de cabeza, principalmente en la parte posterior de la cabeza
  • hormigueo o entumecimiento en brazos o piernas
  • Ocasionalmente, pueden ocurrir síntomas más graves, como pérdida del control de la vejiga o del intestino, o pérdida del equilibrio.

Osteoartritis espinal

Si tiene dolor de espalda, es posible que tenga osteoartritis espinal. Esta condición afecta las articulaciones facetarias ubicadas en la espalda baja y glúteos. La edad y el trauma de la columna son factores potenciales en la osteoartrosis espinal. Las mujeres la padecen con más probabilidad que los hombres. Las personas con sobrepeso, o cuyos trabajos requieren ponerse en cuclillas y sentarse, también pueden tener un mayor riesgo.

Los síntomas de la Osteoartritis espinal pueden variar en gravedad. Incluyen:

  • rigidez o sensibilidad en las articulaciones de la espalda
  • debilidad, entumecimiento u hormigueo en sus brazos o piernas
  • reducción del rango de movimiento
  • Es importante prestar atención a estos síntomas. Si no se trata, la osteoartritis espinal puede empeorar y causar síntomas más graves y discapacidad.

Prevenir la osteoartritis (artrosis)

Es posible que tenga factores de riesgo de osteoartritis que no puede controlar, como la herencia, la edad y el sexo. Pero otros factores de riesgo se pueden controlar y manejarlos puede ayudar a reducir el riesgo.

Controlar los factores de riesgo:

  • Apoya tu cuerpo. Si eres atleta o deportista, asegúrate de cuidar tu cuerpo. Usa soportes y zapatos deportivos que reduzcan el impacto en sus rodillas. También alterne los deportes, de modo que todos los músculos se ejerciten, no deben trabajar siempre los mismos músculos.
  • Cuide el peso. Mantenga su masa corporal
  • Mantenga una dieta saludable. Consuma variedad de alimentos sanos, con especial atención a las verduras y frutas frescas.
  • Descanse lo suficiente. Dele a su cuerpo la oportunidad de descanso y sueño.
  • Si tiene diabetes, controlar el azúcar en sangre también puede ayudar a controlar el riesgo de artrosis.

Pronóstico de la osteoartritis

La osteoartritis (artrosis) es una enfermedad crónica que no tiene cura, pero con tratamiento, el pronóstico es positivo. No ignore los síntomas de rigidez y dolor crónico articular. Cuanto antes acuda a su médico, antes recibirá el diagnóstico, comenzar el tratamiento y mejorar la calidad de vida. A continuación, se explica por qué es posible que deba consultar a un reumatólogo.

Algunos estudios muestran cómo el fenómeno de la sensibilización central también se ha asociado a otros síndromes dolorosos como artrosis, dolor lumbar crónico no específico, el síndrome de dolor regional complejo, dolor neuropático, entre otros.

Mayo Clinic Staff. (2017). Osteoarthritis.
mayoclinic.org/diseases-conditions/osteoarthritis/home/ovc-20198248
Osteoarthritis. (2016).
niams.nih.gov/Health_Info/Osteoarthritis/default.asp
Osteoarthritis. (2017).
cdc.gov/arthritis/basics/osteoarthritis.htm
Osteoarthritis. (n.d.).
arthritis.org/about-arthritis/types/osteoarthritis/
Osteoarthritis (OA). (n.d.).
ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0001460/
Osteoarthritis of the spine. (n.d.).
spinecenter.ucla.edu/osteoarthritis-spine
Walsh DA, et al. (2017). New therapeutic targets for osteoarthritis pain. DOI:
doi.org/10.1177/2472555217716912
Arthritis of the wrist and hand. (2017).
my.clevelandclinic.org/health/articles/arthritis-of-the-hand-and-wrist
Cervical spondylosis (arthritis of the neck). (2015).
orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=a00369
Farid R, et al. (2010). Oral intake of purple passion fruit peel extract reduces pain and stiffness and improves physical function in adult patients with knee osteoarthritis. DOI:
doi.org/10.1016/j.nutres.2010.08.010
Gellhorn AC, et al. (2013). Osteoarthritis of the spine: The facet joints. DOI:
10.1038/nrrheum.2012.199
artritis

En las enfermedades autoinmunes el sistema inmunológico su cuerpo ataca por error a las células normales. En la artritis autoinmune, como la artritis reumatoide (AR), el sistema inmunológico ataca el revestimiento de las articulaciones. Esta inflamación no se limita a las articulaciones y puede afectar a otros órganos del cuerpo.

Los síntomas varían mucho de una persona a otra, al igual que la progresión. Si bien no existe cura para esta enfermedad a largo plazo, existen una variedad de tratamientos que le pueden ayudar a mejorar su calidad de vida.

Síntomas de la artritis autoinmune

Los síntomas generalmente comienzan de forma lenta y pueden aparecer y desaparecer. El dolor y la inflamación de las articulaciones afectan a ambos lados del cuerpo por igual y pueden estar marcados por estos signos y síntomas:

  • articulaciones deformadas
  • protuberancias duras de tejido (nódulos) debajo de la piel de los brazos
  • rango de movimiento reducido
  • boca seca
  • dificultad para dormir
  • fatiga
  • pérdida de peso
  • inflamación de los ojos, ojos secos, picazón en los ojos, secreción ocular
  • fiebre
  • anemia
  • dolor de pecho al respirar (pleuresía)

Prevalencia de enfermedades autoinmunes y artritis

Más de 23,5 millones de personas en Estados Unidos están afectadas por una enfermedad autoinmune. Es una de las principales causas de discapacidad y muerte.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, aproximadamente 1,5 millones de adultos en los Estados Unidos tienen Artritis reumatoide. Casi 300.000 niños viven con alguna forma de artritis o enfermedad reumática.

Factores de riesgo

Las probabilidades de desarrollar artritis autoinmune pueden verse afectadas por ciertos factores de riesgo. Los factores de riesgo de la AR incluyen:

  • Género: las mujeres desarrollan AR a una tasa más alta que los hombres.
  • Edad: la AR puede desarrollarse a cualquier edad, pero la mayoría de las personas comienzan a notar síntomas entre los 49 y los 60 años.
  • Historial familiar: tiene un mayor riesgo de tener AR si otros miembros de la familia la tienen.
  • Fumar: fumar cigarrillos puede aumentar sus probabilidades de desarrollar AR. Dejar de fumar puede reducir su riesgo.

Diagnóstico

Las enfermedades autoinmunes tienden a compartir síntomas con otras enfermedades, por tanto el diagnóstico puede ser difícil, especialmente en las primeras etapas.

No existe una prueba que pueda diagnosticar específicamente la artritis autoinmune. Por lo tanto, el diagnóstico se basa en los síntomas que informa el paciente, examen clínico y pruebas médicas, que incluyen:

  • prueba del factor reumatoide (RF)
  • prueba de anticuerpos anti-péptido cíclico citrulinado
  • conteo de glóbulos
  • velocidad de sedimentación de eritrocitos y proteína C reactiva
  • radiografía
  • ultrasonido
  • resonancia magnética

Puede ayudar con el diagnóstico dando a su médico su historial médico completo y mantener un registro de los síntomas. No dude en buscar una segunda opinión de un especialista, como un reumatólogo.

Tratamiento

El tratamiento varía según los síntomas y la progresión de la enfermedad. Según el grado de su artritis autoinmune, es posible que necesite atención continua de un reumatólogo.

Medicamentos

Por ejemplo, se pueden recetar ciertos medicamentos, como:

  • medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE)
  • fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAME)
  • corticosteroides
  • agentes biológicos
  • medicamentos inmunosupresores
  • otros biológicos como los inhibidores de TNF-alfa

Fisioterapia

La fisioterapia es otra opción que puede ayudar a reducir el dolor y mejorar la flexibilidad. El fisioterapeuta puede enseñarle la forma correcta de hacer ejercicio. Le puede recomendar dispositivos como bastones, muletas y barras de apoyo para ayudar a realizar las actividades diarias.

Cirugía

En casos graves, es posible que necesite una cirugía para reparar o reemplazar las articulaciones dañadas.

Complicaciones

Las complicaciones de la artritis autoinmune varían. Por ejemplo, las complicaciones de la AR incluyen el síndrome del túnel carpiano, la osteoporosis y la deformidad de las articulaciones.

La AR también puede provocar complicaciones pulmonares como:

  • Daño en el tejido
  • Bronquiolitis obliterante
  • Hipertensión pulmonar
  • Derrames pleurales
  • nódulos
  • Fibrosis pulmonar

Las complicaciones cardíacas de la AR incluyen:

  • endurecimiento de las arterias
  • inflamación del revestimiento externo del corazón (pericarditis)
  • inflamación del músculo cardíaco (miocarditis)
  • inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis reumatoide)
  • insuficiencia cardíaca congestiva

Cambios en los hábitos de vida

Exceso de peso

El exceso de peso estresa las articulaciones, mantener una dieta saludable y realizar ejercicios suaves son necesarios para mejorar el rango de movimiento. Aplicar frío en las articulaciones ayuda a adormecer el dolor y alivio de la hinchazón, el calor puede aliviar los músculos doloridos.

Estrés

El estrés puede intensificar los síntomas. Pueden resultar útiles las técnicas para reducir el estrés como el tai chi, los ejercicios de respiración profunda y la meditación.

Sueño

Si tiene AR, se necesitan de 8 a 10 horas de sueño por noche. Si eso no es suficiente, intente dormir una siesta durante el día.

Tabaco

También tiene un mayor riesgo de enfermedades cardíacas y pulmonares, por lo que si fuma, debe considerar dejar de hacerlo.

Pronóstico

Depende de factores como:

  • Salud en general
  • La edad en el momento del diagnóstico
  • La prontitud del tratamiento y la adhesión a el.
  • Tomar decisiones inteligentes sobre el estilo de vida, como dejar de fumar, ejercicio y elegir alimentos saludables.
  • Las personas con AR mejoran su calidad de vida con las nuevas opciones de tratamientos.
Mayo Clinic Staff. (2016).
mayoclinic.org/diseases-conditions/rheumatoid-arthritis/home/ovc-20197388
Rheumatoid arthritis (RA). (2016).
cdc.gov/arthritis/basics/rheumatoid-arthritis.html?CDC_AA_refVal=https%3A%2F%2Fwww.cdc.gov%2Farthritis%2Fbasics%2Frheumatoid.htm
Arthritis-related statistics. (2016).
cdc.gov/arthritis/data_statistics/arthritis-related-stats.htm
Autoimmune diseases fact sheet [Fact sheet]. (2012).
womenshealth.gov/publications/our-publications/fact-sheet/autoimmune-diseases.html
Juvenile idiopathic arthritis. (2016).
kidshealth.org/en/parents/jra.html 
artritis y artrosis

Diferencias entre artritis y artrosis
La artritis es un término general que se utiliza para describir la inflamación de las articulaciones. Sin embargo, existen diferentes tipos de artritis, incluida la artritis reumatoide (AR) y la osteoartritis (OA).

Aunque la artritis y artrosis (osteoartritis) afectan las articulaciones, son formas muy diferentes de la misma enferme general. La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune, mientras que la artrosis es principalmente una enfermedad degenerativa de las articulaciones.

Trastorno autoinmune frente a trastorno degenerativo

La artritis reumatoide es un trastorno autoinmune, lo que significa que el cuerpo se ataca a sí mismo. Con artritis reumatoide, el cuerpo interpreta el revestimiento blando alrededor de sus articulaciones como una amenaza, similar a un virus o bacteria, y lo ataca.

Este ataque hace que se acumule líquido dentro de la articulación. Además de hinchazón, esta acumulación de líquido también causa:

  • dolor
  • rigidez
  • inflamación alrededor de las articulaciones

La artrosis, la forma más común de artritis, es un trastorno degenerativo de las articulaciones. Las personas con OA experimentan una ruptura del cartílago que amortigua sus articulaciones. El desgaste del cartílago hace que los huesos se froten entre sí. Esto expone los nervios pequeños, causando dolor.

La OA no implica un proceso autoinmune como lo hace la AR, pero también ocurre una inflamación leve.

Factores de riesgo en artritis y artrosis

Ambos tipos de artritis son más comunes en mujeres que en hombres. La AR y la OA son más prevalentes en adultos mayores, pero la artritis reumatoide puede desarrollarse a cualquier edad.

La AR puede ser hereditaria. Existe una mayor probabilidad de desarrollar la enfermedad si uno de sus padres, un hijo o un hermano la padece.

Es más probable que desarrolle osteoartritis (artrosis) si:

  • tiene sobrepeso
  • tiene deformidades en las articulaciones
  • tiene diabetes
  • tiene gota
  • ha sufrido lesiones traumáticas en las articulaciones

Similitudes y diferencias de síntomas artritis y artrosis

Muchos de los síntomas básicos de la artritis y la artrosis son los mismos, entre ellos:

  • articulaciones rígidas y dolorosas
  • rangos de movimientos limitados
  • calor o sensibilidad en el área afectada
  • aumento de la intensidad de los síntomas a primera hora de la mañana

Características de la artritis

Cada tipo de artritis también tiene su propio conjunto único de síntomas.

La AR es una enfermedad sistémica, lo que significa que puede afectar todo su cuerpo (pulmones, corazón, ojos) y no solo sus articulaciones. Los primeros signos de AR pueden incluir:

  • Fiebre leve, especialmente en niños.
  • dolores musculares
  • fatiga excesiva
  • Las personas en etapas avanzadas de AR pueden notar bultos duros debajo de la piel cerca de las articulaciones. Los bultos, llamados nódulos reumatoides, pueden ser sensibles.

Características de la artrosis

Es poco probable que las personas con artrosis experimenten síntomas generales. La naturaleza degenerativa de la artrosis se limita únicamente a las articulaciones.

Puede desarrollar bultos debajo de la piel alrededor de las articulaciones, pero estos bultos son diferentes de los nódulos reumatoides. Las personas con artrosis tienden a desarrollar espolones óseos o crecimiento óseo excesivo (osteofitos) en los bordes de las articulaciones afectadas.

“La fatiga fue mi primer síntoma importante. Me hicieron todo tipo de pruebas, incluida pruebas de tiroides. Luego, sugirieron una prueba de VIH. Finalmente, me remitieron a un reumatólogo ”. – Anónimo, afectado de artritis reumatoide.

Articulaciones afectadas con mayor frecuencia en artritis y artrosis

La artritis y artrosis pueden afectar diferentes articulaciones.

Articulaciones afectadas en Artritis

La artritis suele comenzar en las articulaciones más pequeñas. Es probable que tenga dolor, rigidez e hinchazón en las articulaciones de los dedos. A medida que avanza la artritis, los síntomas pueden desarrollarse en articulaciones más grandes, como rodillas, hombros y tobillos.

La artritis es una enfermedad simétrica. Eso significa que experimentará síntomas en ambos lados de su cuerpo al mismo tiempo.

Articulaciones afectadas en artrosis

La artrosis es menos simétrica. Se puede tener dolor en la rodilla izquierda y derecha, por ejemplo, pero puede ser peor en un lado o en una articulación.

La artrosis, como la artritis reumatoide, es común en la mano y los dedos. La artrosis a menudo afecta la columna vertebral y las caderas además de las rodillas.

Tratamiento artritis y artrosis

Los objetivos principales, tanto en la artritis como en la artrosis, en el tratamiento son:

  • reducir el dolor
  • mejorar la función
  • minimizar el daño en las articulaciones

El médico abordará estos objetivos de forma diferente, según la enfermedad. Los medicamentos antiinflamatorios y corticosteroides son generalmente eficaces tanto para la artrosis como para la artritis reumatoide. Si tiene AR, los medicamentos que inhiben su sistema inmunológico pueden prevenir el daño al evitar que su cuerpo ataque sus articulaciones.

Pronóstico

No existe cura para la AR o la OA. Sin embargo, hay tratamientos disponibles para controlar los síntomas de ambas enfermedades. Hable con su médico si cree que tiene síntomas de AR u OA. Un especialista le ayudará a controlar su enfermedad.

mayoclinic.org/diseases-conditions/osteoarthritis/symptoms-causes/syc-20351925
Mayo Clinic Staff. (2017). Rheumatoid arthritis.
mayoclinic.org/diseases-conditions/rheumatoid-arthritis/symptoms-causes/syc-20353648
Osteoarthritis. (2016).
niams.nih.gov/health-topics/osteoarthritis
Rheumatoid arthritis. (2017).
rheumatology.org/I-Am-A/Patient-Caregiver/Diseases-Conditions/Rheumatoid-Arthritis
Explain the pain — Is it osteoarthritis or rheumatoid arthritis? (n.d.).
health.harvard.edu/pain/explain-the-pain--is-it-osteoarthritis-or-rheumatoid-arthritis
Mayo Clinic Staff. (2018). Osteoarthritis.
enfermedades están relacionadas con fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad que se caracteriza por dolor generalizado y crónico, fatiga, trastornos del sueño, problemas cognitivos y de memoria. A menudo es comórbido con uno o más trastornos mentales, como depresión, ansiedad, trastorno de la personalidad, trastorno obsesivo compulsivo o trastorno de estrés postraumático.

Dada la similitud de los síntomas con otras enfermedades que causan dolor, la fibromialgia a menudo se diagnostica erróneamente.

De acuerdo con los criterios de 2010 del American College of Rheumatology, los médicos a veces diagnostican la fibromialgia excluyendo otras enfermedades que pueden ser las responsables del dolor y otros síntomas.

Diagnóstico diferencial de fibromialgia

El dolor crónico generalizado y la fatiga son síntomas comunes de muchas enfermedades, incluidos los trastornos reumáticos, inflamatorios y endocrinos. Por lo tanto, la presencia de estos síntomas puede inducir a error al diagnóstico clínico de fibromialgia.

Los diagnósticos diferenciales comunes de la fibromialgia incluyen hipotiroidismo, enfermedades reumáticas, síndrome de dolor miofascial y síndrome de fatiga crónica. Se deben excluir otras posibles causas de los síntomas del paciente antes de diagnosticar la fibrialgia.

Hipotiroidismo

Las personas con hipotiroidismo pueden presentar síntomas de fibromialgia, como fatiga, depresión y dolor muscular o articular. La tiroiditis de Hashimoto es una enfermedad autoinmune y es la causa más común de hipotiroidismo. La fibromialgia es frecuente entre el 30 y el 40% entre las personas con tiroiditis de Hashimoto.

La prevalencia de hipotiroidismo primario y secundario entre pacientes con fibromialgia es de 10 a 44% y 44%, respectivamente. Los estudios han encontrado que la presencia de autoanticuerpos contra la tiroglobulina y la peroxidasa tiroidea es dos veces mayor en pacientes con fibromialgia que en individuos sanos. Curiosamente, los pacientes con fibromialgia con la glándula tiroides completamente funcional también tienen un mayor nivel de autoanticuerpos de peroxidasa tiroidea en la sangre. Esta observación sugiere que la patogénesis de la fibromialgia puede estar respaldada por la autoinmunidad tiroidea.

Otra conexión entre el hipotiroidismo y la fibromialgia

Es que las características del dolor experimentado por los pacientes con fibromialgia se correlacionan positiva y negativamente con el hipotiroidismo y el nivel intracelular de T3, respectivamente. Además, el nivel reducido de T3 induce a las neuronas aferentes nociceptivas a secretar más sustancia P, que es un neuropéptido responsable de la señalización del dolor y, a menudo, asociado con el dolor de la fibromialgia.

Con respecto a la angustia emocional asociada con la fibromialgia, se presume científicamente que la ansiedad y la depresión relacionadas con la fibromialgia pueden alterar significativamente el nivel de cortisol en la sangre, disminuir la absorción de T4 celular y reducir la conversión de T4 a T3.

Enfermedades reumáticas

La prevalencia de fibromialgia en pacientes con diversas enfermedades reumáticas (artritis reumatoide, lupus, espondilitis anquilosante, síndrome de Sjögren y polimialgia reumática, artritis psoriásica) es mayor que en la población general.

Los síntomas más comunes entre la fibromialgia y las enfermedades reumáticas son el dolor y la fatiga de larga duración. Aunque el dolor reumático es generalmente nociceptivo y causado por articulaciones inflamadas, con el tiempo puede volverse centralizado o generalizado, lo que lleva al desarrollo de síntomas similares a la fibromialgia.

Se cree que el aumento de la actividad de las enfermedades reumáticas es uno de los factores desencadenantes del dolor generalizado, la limitación física y la fatiga en la fibromialgia. Los estudios han encontrado que las puntuaciones de actividad de la enfermedad para pacientes con enfermedades reumáticas son significativamente más altas entre los pacientes con fibromialgia. Por lo tanto, al diagnosticar la fibromialgia, los médicos deben considerar la incidencia de enfermedades reumáticas para obtener mejores resultados clínicos.

¿Qué enfermedades están relacionadas con fibromialgia?

La asociación de la fibromialgia con diversas enfermedades reumáticas es la siguiente:

Fibromialgia y artritis reumática:

Se cree que el dolor periférico agudo relacionado con la artritis reumática se convierte en el dolor centralizado crónico relacionado con la fibromialgia. El desencadenante principal es la exposición duradera a la inflamación y el dolor. Las personas que están expuestas a un aumento de la inflamación sistémica durante mucho tiempo generalmente tienen un umbral de dolor más bajo. Sin embargo, la conexión entre la inflamación y la amplificación del dolor aun no se comprende.

Aunque la artritis reumática y la fibromialgia a menudo coexisten, los marcadores inflamatorios agudos (velocidad de sedimentación globular, proteína C reactiva y recuento de articulaciones inflamadas), que se utilizan en la evaluación de la artritis reumática, no son anormales en el diagnóstico de fibromialgia.

En contraste, el dolor moderado a severo asociado con la condición reumática puede ser el protagonista principal de la sensibilización del dolor en el sistema nervioso central, lo que lleva a la aparición de fibromialgia.

Fibromialgia y lupus eritematoso sistémico (LES)

La incidencia de fibromialgia es mayor entre los pacientes con lupus eritematoso sistémico comparado con la población general. Los síntomas más comunes entre la fibromialgia y el lupus eritematoso sistémico son dolor musculoesquelético, fatiga y rigidez, vasoespasmo inducido por el frío, problemas cognitivos y depresión. Una posible conexión entre estas dos condiciones es la presencia de autoanticuerpos contra los receptores de N-metil-d-aspartato (NMDA) (subunidades NR2A y NR2B) en el suero y el líquido cefalorraquídeo de pacientes con LES. Debido a la densa presencia de receptores NMDA en los sistemas nerviosos central y periférico, estos autoanticuerpos pueden alterar varias funciones importantes, incluidas la sensación de dolor, la cognición y los comportamientos emocionales.

Diferencias fibromialgia y Lupus

A pesar de ser una condición confusa, la fibromialgia no está asociada con el daño a los órganos y la actividad de la enfermedad relacionada con el lupus eritematoso sistémico. Sin embargo, se cree que los pacientes con fibromialgia con autoanticuerpos positivos tienen un mayor riesgo de desarrollar lupus eritematoso sistémico.

Los pacientes con lupus eritematoso sistémico que reciben terapia con esteroides a largo plazo generalmente presentan un aumento de la sensibilidad en los puntos sensibles, y la retirada de la terapia con esteroides a menudo imita síntomas similares a la fibromialgia. Por lo tanto, es importante que el médico investigue a fondo el historial médico de un paciente al diagnosticar fibromialgia.

Síndrome de fibromialgia y síndrome de Sjögren

La prevalencia de fibromialgia es de aproximadamente el 15% en pacientes con síndrome de Sjögren primario. Los pacientes que sufren de fibromialgia y síndrome de Sjögren muestran una mayor intensidad de síntomas y actividad de síndrome de Sjögren. Los estudios han encontrado que la fibromialgia se asocia con una mayor intensidad de ciertos síntomas (sequedad, dolor en las extremidades y fatiga). Así como depresión más severa en pacientes con síndrome de Sjögren primario.

Fibromialgia y espondilitis anquilosante

La prevalencia promedio de fibromialgia entre los pacientes con espondilitis anquilosante es del 13% (rango: 4 – 25%). Los estudios han encontrado que la fibromialgia se correlaciona significativamente con una mayor actividad de la enfermedad de espondilitis anquilosante. Los síntomas más comunes entre la fibromialgia y la espondilitis anquilosante son fatiga y problemas para dormir. Aunque el dolor se experimenta en ambas enfermedades, la naturaleza y el origen del dolor son diferentes.

Diagnóstico de espondilitis anquilosante

El diagnóstico de espondilitis anquilosante se confirma principalmente por la inflamación de la articulación sacroilíaca, el aumento de la velocidad de sedimentación globular, la prueba positiva de HLA-B27 y la inflamación del ojo (uveítis). Además, los pacientes con espondilitis anquilosante en su mayoría tienen dolor en las articulaciones sacroilíacas, de cadera y hombro. En general, los médicos sospechan la presencia de fibromialgia si los pacientes con espondilitis anquilosante tienen dolor más allá de la columna vertebral que afecta las rodillas, los muslos, los codos y los hombros.

Fibromialgia y polimialgia reumática (PR)

Ya que ambas enfermedades están asociadas con el dolor muscular, la polimialgia reumática a menudo se puede diagnosticar de forma errónea por fibromialgia. Sin embargo, hay diferencias entre la fibromialgia y las polimialgia reumática. El dolor y la rigidez asociados con la polimialgia reumática generalmente se localizan en los músculos del cuello, los hombros y las áreas de la cadera. El dolor no es de naturaleza crónica y generalmente dura alrededor de 2 años. Las pruebas de laboratorio pueden indicar anormalidades en pacientes con polimialgia reumática pero no en los pacientes de fibromialgia.

El dolor de la fibromialgia se distribuye por todo el cuerpo y generalmente es duradero (crónico).

Síndrome de dolor miofascial

El Síndrome de dolor miofascial a menudo se diagnostica de forma errónea como fibromialgia, ya que ambas enfermedades están asociadas con el dolor crónico. Sin embargo, la naturaleza del dolor difiere entre fibromialgia y Síndrome de dolor miofascial.

Diferencias fibromialgia y Síndrome de dolor miofascial

El Síndrome de dolor miofascial está relacionada con el dolor muscular que surge de puntos gatillo / dolor localizados (áreas dolorosas de fibras tensas formadas dentro de un músculo), el dolor de fibromialgia es difuso, migra e involucra músculos y articulaciones.

Además, otros síntomas comunes de la fibromialgia, como la fatiga extrema, los trastornos del sueño y el síndrome del intestino irritable, no se asocia con el Síndrome de dolor miofascial.

Síndrome de fatiga crónica:

Aunque la fibromialgia y el SFC son enfermedades interrelacionadas, existen algunas diferencias. Los síntomas más comunes entre estas dos enfermedades incluyen dolor, fatiga, trastornos del sueño, mareos, problemas de memoria, problemas digestivos, ansiedad y depresión.

Diferencias Fibromialgia y síndrome de fatiga crónica

La principal diferencia entre estas dos enfermedades es que el dolor es el síntoma predominante en la fibromialgia, mientras que la fatiga es predominante en el síndrome de fatiga crónica. El dolor crónico, generalizado de la fibromialgia debe estar presente durante al menos 6 meses para ser diagnosticado como fibromialgia.

Por el contrario, el criterio principal para diagnosticar el síndrome de fatiga crónica es la presencia de fatiga durante más de 6 meses junto con dolor de garganta, ganglios linfáticos agrandados, dolor muscular o articular y otros síntomas de trastornos sistémicos.

Fibromialgia y otras enfermedades relacionadas

La fibromialgia está relacionada con muchas enfermedades y son entidades clínicamente distintas. Entre ellas:

Fibromialgia y diabetes mellitus:

Ambas enfermedades están interrelacionadas. La probabilidad de desarrollar fibromialgia es mayor en pacientes con diabetes mellitus cuando los niveles de glucosa no se consiguen controlar. Los estudios han encontrado que los pacientes que sufren de fibromialgia y diabetes mellitus tienen niveles significativamente más altos de HbA (1c), lo que indica un control deficiente del nivel de glucosa en sangre. Dichos pacientes también tienen un mayor número de puntos sensibles y una mayor sensación de dolor, trastornos del sueño, fatiga y dolor de cabeza que aquellos sin fibromialgia.

Fibromialgia y obesidad

La prevalencia de obesidad y sobrepeso es mayor entre los pacientes con fibromialgia. Los factores predisponentes relacionados con la obesidad en fibromialgia es el deterioro de la actividad física, el problema cognitivo, los trastornos del sueño, la ansiedad y la depresión, el mal funcionamiento de la glándula tiroides, la señalización deteriorada de la hormona del crecimiento / factor de crecimiento similar a la insulina 1 y la interrupción del sistema opioide endógeno.

Fibromialgia y síndrome del túnel carpiano

Los datos epidemiológicos han demostrado que la prevalencia de síndrome del túnel carpiano es alta entre los pacientes con fibromialgia. Los síntomas más prevalentes de síndrome del túnel carpiano en pacientes con fibromialgia son parestesias en las manos y déficit sensoriales y motores.

Los estudios han encontrado que la gravedad del síndrome del túnel carpiano está altamente correlacionada con el deterioro funcional en pacientes con fibromialgia, y el síndrome del túnel carpiano moderado es la forma más común en pacientes con fibromialgia.

Fibromialgia y trastorno temporomandibular

Aunque son entidades clínicamente distintas, la prevalencia del trastorno temporomandibular es mayor en pacientes con fibromialgia. Los síntomas más comunes entre estas dos condiciones son dolor, trastornos del sueño, falta de atención, sonidos articulares y limitación de movimiento.

En contraste con el dolor centralizado en la fibromialgia, el trastorno temporomandibular se asocia con dolores orofaciales en los músculos masticatorios, que se origina en los puntos sensibles. El dolor a menudo migra hacia las áreas del cuello y los hombros.

www.rheumatology.org/.../2010_Preliminary_Diagnostic_Criteria.pdf
www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27296946
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26575317
Choi BY., et al. (2016). Prevalence and clinical impact of fibromyalgia in patients with primary Sjögren's syndrome. Clin Exp Rheumatolhttps://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26315451
Arthritis.org. Difference Between Fibromyalgia and Polymyalgia. www.arthritis.org/.../polymyalgia-fibromyalgia.php
Creakyjoints.org. Ankylosing spondylitis vs. fibromyalgia. Could you be misdiagnosed? 2019. creakyjoints.org/diagnosis/ankylosing-spondylitis-vs-fibromyalgia/
Spondylitis.org. Comorbid Fibromyalgia in Ankylosing Spondylitis, Axial SpA, Psoriatic Arthritis, and Rheumatoid Arthritis. 2019. www.spondylitis.org/.../comorbid-fibromyalgia-in-ankylosing-spondylitis-axial-spa-psoriatic-arthritis-and-rheumatoid-arthritis
Arthritis.org. Chronic fatigue syndrome and fibromyalgia. www.arthritis.org/.../chronic-fatigue-syndrome-fibromyalgia.php
Ursini F., et al. (2011). Fibromyalgia and obesity: the hidden link. Rheumatol Inthttps://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21476098
Fraga BP., et al. (2010). Fibromyalgia and temporomandibular dysfunction: a literature review. RSBO. https://pdfs.semanticscholar.org/1d7e/fb02cc58a1b5e6b9a5e05e89353ad3d5d80b.pdf
boca seca, síntomas, tratamiento

Posibles causas de la boca seca, su relación con la fibromialgia, los efectos en el tracto gastrointestinal y como tratarlo.

¿Qué es la boca seca?

La boca seca crónica, xerostomía , es el resultado de una secreción insuficiente de saliva. Es importante su tratamiento porque la saliva elimina los restos de alimentos, amortigua los ácidos digestivos que pueden causar caries, reduce la formación de placa y comienza el proceso digestivo.

En 2002 Pedersen, et al. informaron: «Varios trastornos y afecciones sistémicas no solo pueden ser la causa principal de la disfunción salival, sino que también pueden agravar otras afecciones, lo que induce a una disfunción de la glándula salival».

Como protector y cómo se relaciona con el sabor, la masticación, la formación de bloqueos de alimentos en el esófago, la digestión enzimática y la deglución.

Cuando se tiene fibromialgia se debe estar alerta a todas las condiciones que empeoran la enfermedad  y no debemos trivializar la sequedad bucal crónica.

Causas de la boca seca

Muchas cosas pueden  ser la causa de la boca seca, como respirar por la boca, mala alimentación, deshidratación, quimioterapia y radiación, daño a los nervios centrales y periféricos que afectan las glándulas salivales, extirpación de las glándulas salivales (como las que se observan en el cáncer oral), efectos secundarios de los medicamentos y / o afecciones médicas, como la enfermedad de Sjögren,  tiroides,  diabetes, lupus, etc.

La boca seca crónica también es un síntoma de SICCA.

SICCA es una colección de síntomas caracterizados por ojos, boca, garganta, nariz y otras membranas mucosas inusualmente secos. Los síntomas de SICCA se asocian comúnmente con la enfermedad autoinmune llamada Sjögren.

Algunas personas intercambian las dos, y otras ven el síndrome de SICCA y el síndrome de Sjögren de manera muy diferente. Existen reumatólogos que consideran el SICCA como Sjögren sin la presencia de anticuerpos específicos de tejido.

Conexión entre la boca seca y la fibromialgia.

En su estudio de 2018 titulado, Los autoanticuerpos de Novel Sjögren encontrados en pacientes con fibromialgia con sicca y / o xerostomía, Applbaum y Lichtbroun concluyeron:

“Aproximadamente 1/3 de los pacientes con fibromialgia que son evaluados para autoanticuerpos específicos de tejido y marcadores clásicos de Sjögren dieron positivo para un biomarcador del síndrome de Sjögren, y la mayoría de los pacientes dieron positivo para uno o más de los autoanticuerpos específicos de tejido.

Esto sugiere que la autoinmunidad, específicamente el síndrome de Sjögren en etapa temprana, puede estar involucrada en la fisiopatología de la fibromialgia «.

En 2005, Granot y Nagler concluyeron:

Las quejas sensoriales orales, como las que se observan en el síndrome de boca ardiente, pueden atribuirse a una neuropatía idiopática regional de pequeñas fibras que afecta a las sensaciones orales y la secreción de saliva.

Hay que destacar que la neuropatía de fibra pequeña también se ha implicado en la fibromialgia.

Consecuencias de la boca seca.

La saliva de forma crónica espesa y fibrosa, garganta seca, lengua con surcos o con una capa blanca, y / o superficies pegajosas en la boca sugieren la presencia de boca seca crónica.

Esto puede contribuir a:

Dificultad para hablar
Dificultad para masticar, tragar y degustar
Insuficiente producción de enzimas digestivas.
Aumento del riesgo de infecciones bacterianas y por hongos (que pueden salir de la boca hacia la circulación del cuerpo)
Síndrome de boca ardiente
Mal aliento
Úlceras de boca
Cavidades dentales
Enfermedad de las encías
Malabsorción de nutrientes.
Disfunción gastrointestinal

Si no se trata, las complicaciones relacionadas con la boca seca pueden afectar la salud en general.

Fármacos que pueden causar boca seca

  • MEDICAMENTOS SUSCEPTIBLES DE CAUSAR XEROSTOMÍA (Boca seca)
  • · Antidepresivos y antipsicóticos: – Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina: citalopram, fluoxetina, paroxetina… – Antidepresivos tricíclicos: amitriptilina. – Antidepresivos heterocíclicos: imipramina, haloperidol, mirtazapina. – Otros: bupropión, olanzapina.
  • · Antihipertensivos: captopril, clonidina, enalapril, lisinopril, metildopa.
  • · Agentes analgésicos: – SNC/opioides: codeína, meperidina, metadona, pentazocina, tramadol. – AINE: ibuprofeno, naproxeno, piroxicam.
  • · Agentes ansiolíticos y sedantes: alprazolam, diazepam, flurazepam, triazolam.
  • · Antihistamínicos: bromferinamina, clorferinamina, loratadina.
  • · Agentes diuréticos: clorotiazida, furosemida, hidroclorotiazida.
  • · Antihistamínicos: bromferinamina, clorferinamina, loratadina.

Como aliviar la boca seca

Mantener la boca del paciente húmeda con bastoncillos con puntas de algodón impregnadas en glicerina y tratar sus labios con humectantes orales.

Otras cosas que podemos hacer:

Abordar los problemas de estilo de vida, como el estrés, la dieta, el consumo de tabaco.
Considere factores contribuyentes, como la apnea del sueño u otras obstrucciones de las vías respiratorias ( como un tabique desviado), rechinamiento de dientes, trastornos temporomandibulares, etc.
Practique buena higiene bucal. Cepille los dientes dos veces al día con pasta dental con fluoruro, limpie entre los dientes diariamente, limite las bebidas azucaradas y los bocadillos, consulte a un dentista con regularidad.
Evite el uso excesivo de cafeína, bebidas carbonatadas y alcohol, que deshidratan.
Evitar el azúcar.
Beber agua frecuentemente.
Enjuagar la boca con frecuencia.
No usar enjuague bucal que contenga alcohol.
Uso de lubricantes orales y sustitutos de saliva.
Chupar caramelos duros sin azúcar o masticar chicle sin azúcar para estimular la producción de saliva.
Usar un humidificador.
Hable con su dentista acerca de un enjuague bucal que aumente la saliva.

Hable con su médico o farmacéutico sobre los efectos secundarios de los medicamentos. (es decir, antihistamínicos o medicamentos utilizados para tratar el dolor de la fibromialgia).
Sobre los medicamentos recetados que pueden aumentar la producción de saliva.
El tratamiento de la boca seca crónica es complicado. Y, aunque no siempre sepamos qué lo causa, hay cosas que podemos hacer para minimizar los efectos y, con estos cuidados, conseguir un impacto beneficioso en la salud general.

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE SJÖGREN?

Applbaum, E., and Lichtbroun, A. (2019). Novel Sjögren’s autoantibodies found in fibromyalgia patients with sicca and/or xerostomia. Autoimmunity Reviews, 18(2):199-202.

Granot, M. & Nagler, R.M. (2005). Association between regional idiopathic neuropathy and salivary involvement as the possible mechanism for oral sensory complaints. Journal of Pain, 6(9):581-7.

Mavragani, C.P., Skopouli F.N.,and Moutsopoulos, H.M. (2009). Increased prevalence of antibodies to thyroid peroxidase in dry eyes and mouth syndrome or sicca asthenia polyalgia syndrome. Journal of Rheumatology, 36(8):1626-30.

Pedersen, A.M. , Bardow A., Beier Jensen, S., Nauntofte, B. (2002). Saliva and gastrointestinal functions of taste, mastication, swallowing and digestion. Oral Diseases, 8(3):117-29.

Pedersen, A., Sørensen, C.E., Proctor, G.B., Carpenter, G.H. (2018). Salivary functions in mastication, taste and textural perception, swallowing and initial digestion. Oral Diseases, (8):1399-1416. doi: 10.1111/odi.12867. Epub 2018 Jun 7.

Relación entre fibromialgia y dolor visceral. La fibromialgia es un sindrome de sensibilización central.

Relación entre fibromialgia y dolor visceral

Un nuevo estudio muestra la relación entre el dolor de la fibromialgia y el dolor visceral que se sufre en órganos comprometidos como en la endometriosis, el sindrome de intestino irritable, las reglas dolorosas (dismenorrea) o diverticulosis de colón, enfermedades comórbidas a la fibromialgia.

El estudio evalúa el dolor visceral como un posible factor desencadenante del dolor con hiperalgesia y generalizado en enfermos comórbidos con fibromialgia. Se comparan mujeres con (1) SFM + síndrome del intestino irritable (SII); (2) SFM + dismenorrea primaria (Dys); (3) SFM + Dys secundario a la endometriosis (Endo); (SFM+ diverticulosis de colon) y con mujeres que sufren sólo Fibromialgia.

¿Existe un aumento del dolor?

El dolor visceral (el número de dias con SII, dolor con ciclo mentrual, y episodios de dolor abdominal con diverticulitis) está relacionado con todos los parámetros del dolor en fibromialgia
La hiperalgesia y el dolor que se sufre con fibromialgia, decreció después de tratar todas las enfermedades cómorbidas con diferentes terapias: dieta durante seis meses para el SII, tratamiento hormonal durante seis meses para la dismenorrea, láser para endometriosis y cirugía para la diverticulosis.

El dolor visceral probablemente exarceba los síntomas de fibromialgia, y por tanto también puede  aumentar el nivel de sensibilización central típico de este sindrome.

Una estrategia a seguir y que debe ser contemplada es el tratamiento del dolor visceral de las comorbilidades asociadas para mejorar el dolor de la fibromialgia.

Fibromialgia y dolor visceral
Traducido por Fibromialgia noticias

Visceral pain as a triggering factor for fibromyalgia symptoms in comorbid patients.
 Costantini, Raffaele; Affaitati, Giannapia; Wesselmann, Ursula; Czakanski, Peter; Giamberardino, Maria Adele
 Pain: Post Author Corrections: July 03, 2017 doi: 10.1097/j.pain.0000000000000992