Los antidepresivos son indicados en el dolor crónico porque poseen una segunda función, poseen  capacidad analgésica e influyen en el dolor (muy desconocida entre los pacientes), este estudio tiene como novedad que un analgésico puede influir en el estado de animo, las incógnitas sobre dolor y, depresión, su relación, siguen abiertas y cada día se abren nuevos interrogantes.

redacción Fibromialgia Noticias

Relación entre Ibuprofeno y Depresión

El Ibuprofeno alivia la depresión de los pacientes con artritis
La depresión es dos veces más común en las personas con osteoartritis.

– Los analgésicos comunes también aliviarían levemente los síntomas de depresión en las personas con una enfermedad dolorosa de los cartílagos, según sugiere un estudio.

La depresión es dos veces más común en las personas con osteoartritis, que aparece con el desgaste de los cartílagos de las manos, la espalda baja, las rodillas y otras articulaciones. Los CDC estiman que afecta a 27 millones de estadounidenses, que suelen tomar antiinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno o naproxeno, para reducir el dolor.»Este estudio sugiere que los antiinflamatorios reducirían la carga de la depresión», dijo el autor principal, doctor Michael E. Farkouh, de la Facultad de Medicina de Mount Sinai, Nueva York.

Su equipo reunió los datos de cinco estudios previos sobre AINE de venta libre y Celebrex, un AINE de venta con receta que produce Pfizer. En cada estudio, los pacientes con osteoartritis utilizaron uno de esos fármacos o un placebo durante seis semanas.

En los estudios, en los que se utilizaron distintas herramientas para evaluar la depresión, participaron casi 1500 personas que no tomaban antidepresivos.

Todos los participantes tendieron a describir un alivio de los síntomas depresivos al final de los estudios, según publican los autores en The American Journal of Medicine.

Pero la depresión, medida según una escala de cero a 27, se redujo 0,3 puntos más en los usuarios de AINE de venta libre y 0,6 puntos más en los usuarios de Celebrex que en los usuarios de placebo.
Los pacientes con artritis habían ingresado a los estudios con un promedio de tres puntos en las escalas de evaluación, mucho menos que el umbral de 10 que se utiliza para diagnosticar la depresión.»La relación entre los síntomas depresivos y el dolor crónico es compleja e importante», dijo David A. Walsh, director del Centro del Dolor de Arthritis Research UK, Nottingham, Reino Unido.

Ibuprofeno y depresión

Ibuprofeno y depresión

Comentó que es difícil descifrar por completo el efecto del dolor o el estado anímico, aunque el equipo trató de hacerlo.

De modo que propuso que el efecto aparente de los AINE en la depresión podría atribuirse sólo a una disminución del dolor de la osteoartritis.

Consideró que el estudio proporciona algunas pruebas de que por lo menos un tipo de analgésicos reduciría la depresión en las personas con osteoartritis y que, además, «plantea una pregunta interesante: si los AINE tienen un efecto directo en el ánimo, independiente de la acción analgésica».

Pero, con estos resultados, a las personas deprimidas que padecen osteoatritis aún no se les debería indicar AINE selectivamente para aliviar la depresión. Los autores señalaron que los médicos deberían cumplir las guías disponibles cuando recomiendan o recetan AINE para tratar el dolor de la artritis.

FUENTE: The American Journal of Medicine

Cambia tu dosis de ibuprofeno de 600 a 400 evitarás efectos secundarios y la eficacia es la misma. Ibuprofeno cuando menos es más

5/5 (2)

Valora esta información

¿Por qué no me puedo concentrar durante el día?

Un nuevo estudio de imágenes cerebrales podría ayudar a explicar por qué las personas con insomnio a menudo se quejan de que tienen dificultades para concentrarse durante el día, incluso cuando se carece de evidencia objetiva de un problema cognitivo.

Se trata de la primera investigación en encontrar las diferencias funcionales de imágenes por resonancia magnética (MRI, en sus siglas en inglés) en tareas de concentración a la hora de trabajar en personas con insomnio primario.

«Encontramos que en los sujetos con insomnio no se encendieron correctamente las regiones cerebrales críticas para una tarea que necesita memoria y no se apagaron regiones cerebrales irrelevantes para esa labor que quedaron «vagabundeando» por la mente», explicó el autor principal, Sean Drummond, profesor asociado en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos), miembro del Sistema de Salud VA San Diego y secretario-tesorero de la Sociedad de Investigación del Sueño norteramericana.

«Sobre la base de estos resultados, no es de extrañar que las personas con insomnio se sientan como si estuvieran trabajando duro para hacer el mismo trabajo que aquellas que tienen un sueño saludable», agrega este experto. Drummond dirigió un equipo de investigación, junto al coprincipal investigador Matthew Walker, con el fin de estudiar a 25 personas con insomnio primario y 25 que duermen bien, con una edad promedio de 32 años.

¿Por qué se pierde la concentración durante el día?

Los sujetos del estudio fueron sometidos a un examen de resonancia magnética funcional en el desempeño de una tarea de memoria. Los resultados, publicados en la edición de septiembre de la revista Sleep, muestran que los participantes con insomnio no difieren de los que duermen bien en el rendimiento cognitivo objetivo de la tarea de memoria, pero las imágenes por resonancia magnética revelaron que las personas con insomnio no podían modular la actividad en las regiones del cerebro típicamente utilizadas para llevar a cabo la tarea.

Cuando la tarea se volvió más difícil, los que duermen bien utilizaron más recursos dentro de la red de memoria del cerebro, especialmente la corteza prefrontal dorsolateral, mientras que los que sufren insomnio no fueron capaces de reclutar más recursos en estas regiones del cerebro. Por otra parte, cuando se complicó la tarea, los participantes con insomnio no sintonizaron el «modo por defecto» del cerebro que normalmente sólo se activa cuando las mentes están vagando.

Funcionamiento errático de día

«Los datos nos ayudan a entender que las personas con insomnio no sólo tienen problemas para dormir por la noche, sino que sus cerebros no funcionan tan eficientemente durante el día», resaltó Drummond. «Algunos aspectos del insomnio generan problemas tanto durante el día como por la noche.

Estos problemas durante el día se asocian a anomalías orgánicas medibles de la actividad cerebral, que aportan un marcador biológico para el éxito del tratamiento», añade. Para los autores, el estudio es el más grande en examinar la activación cerebral con resonancia magnética funcional durante el funcionamiento cognitivo en personas con insomnio primario frente a personas con un sueño normal.

También es el primero en caracterizar las diferencias funcionales de MRI en la memoria de personas con insomnio primario.

Según la Academia Americana de Medicinal del Sueño, entre el 10 y el 15 % de los adultos tiene trastorno de insomnio con angustia o deterioro durante el día.

Muy a menudo, el insomnio es un trastorno comórbido que ocurre con otro problema, como depresión o dolor crónico, o que es causado por un medicamento o una sustancia, mientras el insomnio primario se define como una dificultad para conciliar el sueño o mantenerlo sin enfermedad coexistente

4.64/5 (14)

Valora esta información

Los pacientes con migraña temen perder sus trabajos

Según un estudio realizado en varios países europeos, un 17% de los pacientes españoles con migraña crónica asegura haber perdido su trabajo como consecuencia de la enfermedad, y cerca del 40% de los que padecen esta patología reconoce tener miedo a quedarse sin su puesto de trabajo. Estas evidencias han sido el “detonante” que ha llevado al Grupo de Trabajo sobre Cafaleas en el ámbito laboral de la Comunidad Valenciana y la Agencia Valenciana de Salud (Consellería de Sanidad) a desarrollar un novedoso software que permite valorar el impacto de las cefaleas en los trabajadores y determinar la necesidad de introducir modificaciones o de cambiar el puesto laboral.

Esta iniciativa ha sido impulsada por la Asociación Española de Pacientes con Cefalea (AEPAC) y la European Headache Alliance (EHA), con la colaboración de Allergan.

Tal y como comentó Manuel Escolano, secretario autonómico de la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana, “este herramienta es fruto de 3 años de trabajo y su punto de partida se encuentra en la constatación de la forma en la que afectan las cefaleas a los trabajadores desde distintas perspectivas: los puestos de trabajo o las tareas potencialmente capaces de desencadenar una cefalea o agravar las ya existentes; la potencial interferencia en el desempeño de la actividad laboral o la incidencia que pueden tener las cefaleas y sus terapias en el riesgo laboral.

migraña y perdida de trabajo

migraña y perdida de trabajo

Migraña y pérdida de trabajo

Tras comprobar que se ha publicado muy poco sobre esta patología en el ámbito laboral, llegamos a la conclusión de la necesidad de profundizar sobre este tema, no solo para hacer prevención sino también para establecer pautas de manejo de estos pacientes en el ámbito sanitario-laboral, actualmente inexistentes”.

El coordinador de este Grupo de Trabajo, el doctor Valentín Esteban, jefe de Servicio de la Dirección General de Salud Pública de la Agencia Valenciana de Salud, señaló que “esta herramienta, la primera de este tipo, valorará todos los aspectos implicados en la incidencia de la cefalea en el ámbito laboral: las condiciones personales del trabajador, su sintomatología, las exigencias y riesgos del puesto de trabajo, la efectividad y efectos adversos de las terapias que está recibiendo, así como otras patologías que pudiera padecer.

El resultado final será sobre la aptitud o compatibilidad del trabajador y el puesto laboral que ocupa y, cuando sea necesario, se darán una serie de recomendaciones: la necesidad de cambiar el tratamiento, la mejora de las condiciones laborales e, incluso, el cambio de puesto de trabajo”.

El doctor Esteban explicó que el médico comunicará directamente todos estos puntos al trabajador y éste al empresario a través del Servicio de Prevención de la empresa. Elena Ruiz de la Torre, presidenta de la Asociación Española de Pacientes con Cefalea (AEPAC), valoró muy positivamente el desarrollo de esta herramienta. “Estamos convencidos de que va a suponer un antes y un después para todas aquellas personas que padezcan cefaleas en su puesto de trabajo”.

las cefaleas severas pueden tener graves repercusiones en la productividad de los trabajadores

Por su parte, la doctora Teófila Vicente, coordinadora del Grupo de Trabajo de Neurología de la Asociación Española de Especialistas en Medicina del Trabajo (AEEMT) subrayó la utilidad de este software, “ya que los síntomas, la duración y la recurrencia de las cefaleas severas pueden tener graves repercusiones en la productividad de los trabajadores y el absentismo, aumentando también las probabilidades de que ocurra un accidente laboral”.

En esta línea, la doctora María Luz Cuadrado, neuróloga del Hospital San Carlos, de Madrid, recordó que entre las enfermedades neurológicas, un tipo de cefaleas, las migrañas, ocupan el primer puesto por discapacidad. “Además, se trata de una patología costosa, tanto por los costes directos que genera como por los indirectos en términos de absentismo laboral. Se estima que en España la migraña cuesta unos 1.425 euros por persona al año, y la mayor parte de esta cuantía se debe a costes indirectos”.

5/5 (1)

Valora esta información

La relación entre inflamación y depresión recién se está desplegando y aún no se conocen todas sus complejidades

Conocer la relación entre inflamación y depresión

Dr. Almond Maria
Current Psychiatry 2013;12:25-32

La naciente consciencia del interjuego entre el estrés, la inflamación y la depresión puede ampliar el enfoque terapéutico

Introducción

Al estudiar la fisiopatología de la depresión, se observan varios factores que indican una relación entre depresión e inflamación:

La depresión con frecuencia acompaña a muchas enfermedades inflamatorias.
El aumento de los biomarcadores inflamatorios se asocia con el trastorno de depresión mayor (TDM).
La exposición a agentes inmunomoduladores puede aumentar el riesgo de sufrir depresión
El estrés puede activar las vías proinflamatorias.
Los antidepresivos pueden disminuir la respuesta inflamatoria.
La inhibición de las vías inflamatorias puede mejorar el estado de ánimo.

Enfermedad y depresión

Las personas que sufren enfermedades inflamatorias – enfermedades autoinmunes, enfermedad cardiovascular, diabetes y cáncer – con frecuencia luchan con la depresión.

Casi 1 de cada 5 personas con enfermedad cardiovascular experimenta el trastorno de depresión mayor (TDM). El diagnóstico de diabetes duplica las probabilidades de sufrir depresión.

Hasta el 70% de los pacientes con enfermedades autoinmunes, como artritis reumatoide o lupus eritematoso, experimentan depresión.

En un gran estudio longitudinal, sufrir una enfermedad autoinmune previa, aumentó el riesgo de depresión en un 45% y el antecedente de hospitalización por infección aumentó el riesgo en un 62%.

Varios estudios mostraron que el 15% – 25% de los pacientes con cáncer experimentan depresión, en relación con el 9% en la población general.

Importancia de los marcadores inflamatorios

Durante un episodio inflamatorio el cuerpo libera citocinas, que son pequeñas moléculas proteicas de señales celulares. Estos marcadores inflamatorios lanzan cascadas de señalización que provocan la entrada en acción del sistema inmunitario.

Las citocinas tipo 1 (interferón-γ, factor-α de necrosis tumoral [TNF-α], interleucina [IL]-1) intensifican las respuestas inmunitarias celulares. Las citocinas tipo 2 (IL- 6, IL-10, IL-13) participan en las respuestas de anticuerpos. Estas citocinas también inducen las proteínas de fase aguda, como la proteína C-reactiva (PCR), que puede activar el sistema inmunitario. El aumento significativo de las cifras de marcadores inflamatorios se asocia con una gama de síntomas depresivos, que indican la gravedad de la enfermedad y la respuesta terapéutica.

Los marcadores inflamatorios, tales como IL-6, IL-1β, PCR y TNF-α están aumentados en las enfermedades inflamatorias y en personas por lo demás sanas con TDM.

En un metanálisis de 24 estudios que medían las citocinas en pacientes deprimidos se halló que los pacientes con TDM tenían concentraciones significativamente mayores de TNF-α e IL-6 en relación con los controles. Asimismo, se encontraron marcadores inflamatorios aumentados con mayor frecuencia entre los que no respondían al tratamiento antidepresivo que en los que respondían.

Citocinas y riesgo de depresión

En estudios en animales, administrar fármacos inmunomoduladores aumenta el riesgo de sufrir depresión.

En los seres humanos, surge un modelo natural con el empleo de la citocina interferón-α (INF-α) para tratar la hepatitis C, la esclerosis múltiple, el melanoma maligno y algunas enfermedades malignas de la sangre.

Los pacientes que reciben INF-α tienen mayores tasas de depresión en relación con los que no lo reciben. Los pacientes que reciben tratamiento de inmunoterapia prolongado tienen cambios a largo plazo en las monoaminas neurotransmisoras a lo largo del eje hipotálamo-hipofiso-suprarrenal. Estos cambios son iguales a los de las personas deprimidas.

Agentes inmunoterapéuticos, como la vacuna antitifoidea, produjeron síntomas depresivos con cambios cerebrales similares a los de la TDM. Las cifras bajas de IL-6 y PCR pronosticaron independientemente la aparición de la depresión.

Estrés e inflamación

La depresión puede aparecer en ausencia de enfermedad inflamatoria. Se sabe que los síntomas depresivos pueden estar asociados con aumento de los marcadores inflamatorios. ¿Qué induce el proceso inflamatorio en algunas personas que están deprimidas, pero médicamente sanas? Una teoría es que el estrés psicológico puede activar la inflamación.

El estrés agudo y crónico se asocia con aumento de la disponibilidad de citocinas proinflamatorias y disminución de las citocinas antinflamatorias. Una teoría busca la explicación en la secreción de glucocorticoides como respuesta al estrés.

Un estudio halló disminución de la respuesta a los glucocorticoides entre mujeres deprimidas tras un simulacro de entrevista laboral como factor de estrés y aumento entre controles sin depresión. Debido a que los glucocorticoides normalmente detienen la cascada inflamatoria, este dato sugiere que las personas deprimidas quizás no puedan controlar la inflamación durante el estrés.

Vías compartidas

Si hay relación entre inflamación y depresión, ¿Cuál sería la vía que comparten?

Las citocinas efectúan cambios en el sistema nervioso central a través de 4 vías: Las citocinas pueden activar las neuronas aferentes primarias (eg, el nervio vago).
Las citocinas, liberadas por células tipo macrófagos en respuesta a los agentes que originan enfermedades, se difunden a través de los órganos circumventriculares cerebrales.
Los transportadores de citocinas saturan la barrera hematoencefálica.
La citocina IL-1 activa los receptores de los macrófagos perivasculares y las células endoteliales de las vénulas cerebrales y generan la liberación local de prostaglandina E2.
A través de estas vías, las citocinas inician una cascada de reacciones que disminuyen los niveles de serotonina, refuerzan las acciones glutamatérgicas y posiblemente contribuyen a la aparición de los síntomas depresivos. La depresión se asocia con deficiencia de la neurotransmisión serotoninérgica y aumento de la activación del receptor de glutamato N-metil-d-aspartato (NMDA).

Las citocinas proinflamatorias activan la enzima extrahepática indoleamina 2,3- dioxigenasa (IDO), que degrada el triptófano, que es precursor de la serotonina.

El triptófano es canalizado hacia la producción de quinurenina a través de la degradación de la IDO y compite con la vía de la serotonina. Dentro de la microglía, la quinurenina se metaboliza a ácido quinolínico, que es agonista de los receptores glutamatérgicos NMDA. Por lo tanto hay una deficiencia serotoninérgica y una sobrestimulación glutamatérgica en los estados proinflamatorios que facilita la aparición de un síndrome tipo depresivo.

Efectos de los antidepresivos

Los síntomas de la depresión inducida por citocinas no difieren de los del TDM de etiología desconocida y los antidepresivos son eficaces para ambas. Los antidepresivos no sólo disminuyen los síntomas depresivos inducidos por la inmunoterapia, sino que disminuyen la respuesta inflamatoria y los factores proinflamatorios (IL-2, IL-6, TNF-α y INF-γ). El tratamiento con electroshock normaliza las concentraciones altas de TNF-α, intensificando el tratamiento de la depresión. Se está investigando si el tratamiento con antinflamatorios puede mejorar los síntomas depresivos.

En estudios en animales, las reacciones conductuales normales a un agente estresante- que comparten varias características de la depresión- disminuyeron al administrar antagonistas de la citocina o citocinas antinflamatorias directamente en el cerebro.

Hubo, sin embargo, pocos estudios exitosos en seres humanos.

Los antinflamatorios, como los inhibidores de la ciclooxigenasa-2 (COX-2), el ácido acetilsalicílico (aspirina) así como los antagonistas del receptor del TNF pueden aumentar los efectos de los tratamientos antidepresivos.

Los pacientes con enfermedad de Crohn y valores más altos de PCR y TDM previos al tratamiento tuvieron mayor remisión de los síntomas depresivos después del tratamiento con el antagonista del TNF-α infliximab.

En otros estudios, la depresión en el contexto de otros trastornos autoinmunitarios o de cualquier entidad con aumento de la inflamación, respondió al tratamiento con antagonistas del TNF-α. Los inhibidores de COX-2 agregados a un tratamiento antidepresivo estándar mejoraron los síntomas depresivos en individuos sanos durante un episodio depresivo agudo. La aspirina como tratamiento complementario mostró algunos beneficios en personas que no habían respondido a la monoterapia con un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina.

Estos antinflamatorios han sido beneficiosos para tratar la depresión en algunas personas, pero no en todas.

Aplicaciones clínicas a futuro

La asociación entre depresión e inflamación plantea una línea de teorías y opciones terapéuticas a futuro. Sin embargo, aún no se ha podido definir la relación precisa entre una y otra, tarea casi imposible para síntomas tan difusos como la inflamación y una enfermedad tan compleja como la depresión. Es evidente que la inflamación y la depresión están muy relacionadas, lo que sugiere la posibilidad de un subtipo inflamatorio de depresión.

Al menos en ese grupo limitado es posible tratar la depresión mediante el tratamiento de la inflamación, con buenos resultados.

Quizás cuando se defina más la relación entre depresión e inflamación y se identifique la población de alto riesgo, se puedan emplear los síntomas depresivos como advertencia de una posible enfermedad y como una nueva herramienta para identificar la actividad inflamatoria peligrosa en una fase temprana. Tratar el estrés y la depresión puede ser la próxima herramienta para prevenir las enfermedades inflamatorias.

En vista de estos conocimientos, los médicos que tratan pacientes con enfermedades inflamatorias deben ser conscientes del mayor riesgo de depresión y asegurarse de haber efectuado la detección sistemática de la depresión e iniciado el tratamiento, de ser necesario. Efectuar el tratamiento apropiado para la depresión puede ayudar a mejorar la calidad de vida de los pacientes y aliviar la respuesta inflamatoria.

Para los psiquiatras que ven pacientes con una enfermedad inflamatoria,

una breve explicación de los vínculos entre depresión e inflamación puede proporcionar a los pacientes –en especial aquéllos con ambivalencia para procurar atención de salud mental- apoyo para efectuar el tratamiento. En casos de depresión resistente al tratamiento, especialmente en aquéllos con factores inflamatorios conocidos, puede ser útil considerar los antinflamatorios, como el infliximab, como tratamiento complementario.

La relación entre inflamación y depresión recién se está desplegando y aún no se conocen todas sus complejidades. Sin embargo, esta naciente consciencia del interjuego entre el estrés, la inflamación y la depresión puede ampliar el enfoque terapéutico. (Resumen y comentario objetivo: Dr. Ricardo Ferreira)

4.33/5 (3)

Valora esta información

Engordar y dormir poco; existe una relación

Por que se engorda cuando se duermen menos horas

Engordar y dormir

Dormir pocas horas durante la noche lleva a comer más y, por lo tanto, engordar, según concluye un estudio dirigido por la Universidad de Colorado Boulder (EE.UU.), publicado en The Proceedings of the National Academy of Sciences. «El simple hecho de dormir menos, por sí solo, no va a llevar al aumento de peso.

Pero cuando la gente está falta de sueño, les lleva a comer más de lo que realmente necesita», explica Kenneth Wright, director de sueño de la Universidad de Colorado CU-Boulder. El estudio, realizado en colaboración con la UC Anschutz Medical Campus, sugiere que dormir lo suficiente puede ayudar a combatir la epidemia de obesidad. «No creo que dormir más por sí mismo que va a conducir a la pérdida de peso. Los problemas con el aumento de peso y la obesidad son mucho más complejos que eso, pero podría ayudar.
engordar y dormir

Si podemos incorporar un sueño saludable a los programas de pérdida y de mantenimiento de peso, nuestros hallazgos sugieren que puede ayudar a las personas a obtener un peso saludable, pero se necesita más investigación para probarlo», dice Wright. Investigaciones previas han demostrado que la falta de sueño puede conducir al aumento de peso, pero las razones de kilos de más no estaban claras.

En el nuevo estudio, los investigadores muestran que mientras se permanece despierto más tiempo se requiere más energía, por lo que la los participantes en el estudio comieron alimentos más para compensar las calorías adicionales quemadas.

«Suite del sueño»

Los científicos monitorizaron a 16 jóvenes, adultos delgados y saludables que vivieron durante dos semanas en el Hospital de la Universidad de Colorado, que está equipado con una «suite del sueño», en la que se proporciona un ambiente tranquilo y regulado, y un cuarto sellado que permite a los investigadores medir la cantidad de energía que utilizan los participantes en base a la cantidad de oxígeno que inhalan y de dióxido de carbono que exhalan.

Durante los tres primeros días, los participantes pudieron dormir nueve horas por noche y comer alimentos controlados para que sólo ingirieran las calorías que necesitan para mantener su peso con el fin de establecer medidas de referencia. Pero después de los primeros días, se dividieron en dos grupos: uno que pasó cinco días con sólo cinco horas durmiendo y otro que estuvo cinco días con nueve horas de sueño, ambos grupos con oferta de comidas más grandes y acceso durante todo el día a bocadillos, fruta, yogur, helados y patatas fritas. Después del período de cinco días, los grupos cambiaron.

En promedio, los participantes que dormían hasta cinco horas por noche quemaron un 5 por ciento más de energía que los que dormían hasta nueve horas por noche, pero consumieron un 6 por ciento más calorías. Los que durmieron menos horas también tendían a comer porciones más pequeñas, pero comían más bocadillos tras la cena, por lo que la cantidad total de calorías que consumieron en tentempiés por la tarde era más grande que las calorías que componen cada comida individual.

El trabajo se suma a la creciente evidencia que demuestra que comer en exceso en la noche puede contribuir al aumento de peso.

«Cuando la gente tiene sueño restringido, nuestros resultados muestran que comen durante la noche biológica cuando su fisiología interna no está diseñada para tomar esa comida», explicó Wright. Wright y sus colegas también encontraron que los hombres y las mujeres respondieron de manera diferente: los hombres ganaron algo de peso, incluso con un sueño adecuado, cuando podían comer todo lo que querían, mientras que las mujeres simplemente mantuvieron su peso cuando tenían sueño adecuado, independientemente de la cantidad de comida disponible. Tanto hombres como mujeres aumentaron de peso cuando sólo se les permitió dormir durante un máximo de cinco horas.

4.67/5 (3)

Valora esta información

Dolor crónico y sexo un articulo de el PAIS que nos descubre que efectos tiene el sexo sobre el dolor crónico.

Se dice que el orgasmo es una cuestión más cerebral que genital, pero la geografía del placer es aún un mapa tan inexplorado y misterioso como complejo. Como ejemplo, mire las imágenes de este reportaje.

¿Qué tienen en común todas las expresiones faciales, tanto de ellos como de ellas, durante el coito? En el momento más intenso, las caras se iluminan, las bocas se abren, los ojos se cierran, el ceño se arruga, se aprietan los dientes.

Ellos y ellas adoptan una expresión que en muchos casos es calcada al dolor. ¿Por qué?

Una expresión muy similar quedó inmortalizada en una maravillosa estatua de Santa Teresa del genio Giovanni Lorenzo Bernini llamada El éxtasis de Santa Teresa, en la que la santa entra en un trance que algunos han querido ver como un estado orgásmico. Según el equipo de Whipple, el orgasmo y el dolor están comandados por estructuras nerviosas que se superponen. Las mujeres, durante un orgasmo por estimulación de la vagina, se hacen más insensibles al dolor.

El dolor crónico y sexo: Sexo en pacientes con dolor crónico

En otros casos, los médicos han comprobado que en los pacientes de dolor crónico a los que se les han bloqueado mediante fármacos ciertas rutas neuronales a lo largo de la médula espinal son incapaces de experimentar orgasmos.

¿Cómo se relacionan ambas cosas? «Los científicos no lo saben», dice Rachel Maines. «Uno de los aspectos más interesantes de la excitación sexual es que inhibe muchos de los receptores del dolor real que se apagan en cualquier parte del cuerpo». El orgasmo también es algo que ahora está bien visto, es aceptado.

Incluso se nos empuja a creer, de forma equivocada, que una vida sin orgasmos nos hará infelices. La parte positiva, según esta experta, es que ahora no hay impedimentos para animar a las parejas de todas las edades a que hablen y compartan entre sí y de forma abierta su sexualidad. «Una de las partes más destructivas de la sexualidad del pasado milenio fue que se daba por supuesto que las mujeres no podían mostrar a los hombres cómo provocarles un orgasmo. Se creía que ellos nacían con ese conocimiento».

dolor crónico y sexo

dolor crónico y sexo

No pongas más barreras al dolor. Dolor crónico y sexo

Actualización a 2017 ¿Con la llegada del dolor ha disminuido el sexo? No dejes que dolor y sexo sea un binomio que te lleve a más frustración. Consejos para compaginar dolor crónico y sexo

¿Cómo puede mejorar el sexo en Fibromialgia?

Otra disfunción que pueden padecer las personas con fibromialgia es la dificultad de concentración en las sensaciones sexuales y la incapacidad para relajarse ante la relación sexual. Las causas médicas (enfermedad crónica, dolor, efecto de los fármacos…) y las causas emocionales (depresión, estrés, problemas de pareja. ..) son los principales motivos de aparición de la inapetencia sexual.
Con lo descrito hasta ahora, podemos inferir que el enfermo de fibromialgia se halla ante un nivel de tensión, más o menos elevado, cuando afronta la actividad sexual, y esta tensión influirá en la respuesta de acercamiento íntimo.
Los estudios sobre sexualidad humana revelan que existen dos fuentes principales por las que la persona puede sentir tensión.

Acceso a fibromialgia sexo y pareja

Oscar Asorey Martínez
Psicòleg, ISEP Clínic Baix Camp

Aceso a 12 fogonazos de bella agonía

5/5 (5)

Valora esta información

Descubren variantes genéticas asociadas con un mayor riesgo de obesidad común

Obesidad y genética

Investigadores del Colegio Imperial de Londres en Reino Unido han descubierto variantes genéticas asociadas con un mayor riesgo de obesidad común en personas con ancestros europeos. Los resultados del estudio se publican en la edición digital de la revista ‘Nature Genetics’.

Las formas comunes de obesidad están influidas por variantes en muchos genes, cada uno de ellos contribuye con una pequeña cantidad a la susceptibilidad individual.

Las mutaciones en PCSK1 causan una de las formas raras de obesidad que están asociadas con mutaciones en un único gen.

obesidad y genética

Los investigadores, dirigidos por Philippe Froguel, se cuestionaron si las variantes comunes en PCSK1 predisponían a las formas más comunes y complejas de obesidad, en las que intervienen múltiples genes.

Los científicos descubrieron que tres variantes que cambian la secuencia de la proteína PCSK1 se encontraban de forma más frecuente en los genomas de más de 13.000 individuos obesos con ancestros europeos en comparación con los genomas de controles no obesos. Estas variantes estaban también asociadas a un mayor riesgo de obesidad en la infancia.

La proteína PCSK1 es una enzima que convierte en formas activas las formas inactivas de hormonas que regulan el metabolismo de energía. Los autores hacen hincapié en la necesidad de identificar los sustratos específicos de PCSK1 que son más relevantes para controlar el peso corporal.

Valora la información

Valora esta información

El sindrome de piernas inquietas es una condición neurológica que sufren muchos enfermos de fibromialgia.

El sindrome de piernas inquietas lo sufre dos millones de personas

Al menos uno de cada cinco pacientes del síndrome de las piernas inquietas sufre una forma grave de la enfermedad, según aseguran desde la Sociedad Española de Neurología (SEN) con motivo de la celebración este lunes, 23 de septiembre, del Día Mundial de esta enfermedad.
Según los expertos, aproximadamente un 5 por ciento de la población española padece este síndrome, lo que supondría «más de dos millones de personas». Todas ellas han visto como sus síntomas se han infravalorado durante años «debido a que éstos no ponen en peligro la vida del paciente», indican.

conocer el sindrome de piernas inquietas

conocer el sindrome de piernas inquietas

En este sentido, señalan que ello, unido a que no se ha apreciado el impacto que produce en la calidad de vida del enfermo, ha provocado que puedan transcurrir «más de diez años desde la aparición de la enfermedad hasta que se realiza un diagnóstico correcto».
A juicio del coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos de la Vigilia y Sueño de la SEN, el doctor Hernando Pérez Díaz, el síndrome de las piernas inquietas «es uno de los trastornos neurológicos más comunes, aunque sigue poco conocido».

Conocer el sindrome de piernas inquietas

Por ello, considera que es necesario recordar que se caracteriza por molestias como «dolor, quemazón, hormigueo y tirantez en las piernas», así como este mismo efecto en las manos, el cuello y el tronco. Esto repercute en que los pacientes sientan la necesidad «incontrolable» de moverlas, explica.

SURGE EN MOMENTOS DE REPOSO

El momento en que la sintomatología suele mostrarse es en los momentos de reposo, «principalmente cuando se está sentado o acostado», afirma Pérez Díaz. De hecho, se da sobre todo «por la noche o a última hora de la tarde», lo que impide al enfermo «descansar adecuadamente».
Este último aspecto provoca en el paciente «falta de concentración durante el día, afectación en su capacidad de trabajo, y de participar en actividades sociales y de ocio, así como cambios de humor que repercuten en sus relaciones personales», lamenta.

Ante ello, el especialista sostiene que el tratamiento ha avanzado «muchísimo» en los últimos años, tanto que, «en la gran mayoría de los casos, se pueden eliminar las molestias», declara al tiempo que señala que recientes estudios encuentran en el origen genético una de las causas.
Por último, Pérez Díaz manifiesta que, durante los últimos meses de embarazo, un 20 por ciento de las mujeres desarrollan este síndrome, el cual suele desaparecer tras dar a luz.

Consejos para sobrellevar el síndrome de piernas inquietas

síndrome de piernas inquietas

¿Quieres conocer más sobre el síndrome de piernas inquietas?
Amplia información sobre el síndrome de piernas inquietas en por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de América (en español, actualizado a 2018)

Guardar

4.4/5 (5)

Valora esta información

En fibromialgia los trastornos del sueño es una gran problemática ¿podría ser una causa los niveles bajos de vitamina D?

Los niveles bajos de vitamina D y las consecuencias en el sueño

Niveles bajos de vitamina D pueden causar o contribuir a una somnolencia excesiva durante el día, ya sea directamente o por medio de dolor crónico, según las conclusiones de un estudio publicado este sábado en ‘Journal of Clinical Sleep Medicine’. Sorprendentemente, esta correlación fue observada en una relación directa entre los pacientes de raza negra, es decir, mayores niveles de vitamina D asociados con un mayor nivel de somnolencia en estos individuos.

vitamina d

vitamina d

«Si bien hemos encontrado una correlación significativa entre la vitamina D y la somnolencia, la relación parece ser más compleja de lo que habíamos pensado en un principio», explica David McCarty, investigador principal del estudio, quien aboga por realizar ahora un estudio de seguimiento y profundizar en esta relación.

El estudio incluyó una serie consecutiva de 81 pacientes en clínicas del sueño que se quejaban de problemas de sueño y dolor inespecífico, todos ellos diagnosticados eventualmente con un trastorno del sueño, que en la mayoría fue de apnea obstructiva del sueño. Su nivel de vitamina D se midió por muestreo de sangre y la somnolencia se determinó con la Escala de Somnolencia de Epworth.

Somnolecia y vitamina D

Según los autores, este es el primer estudio que demuestra una relación significativa entre la somnolencia y la vitamina D. A su juicio, se observó que es lógica esta relación por raza porque una mayor pigmentación de la piel es un factor de riesgo para un bajo nivel de vitamina D.

La investigación no fue diseñada para examinar la causalidad. Sin embargo, la investigación de los autores anterior y actual sugiere que los niveles por debajo de los considerados como óptimos de vitamina D pueden causar o contribuir a una somnolencia excesiva durante el día, ya sea directamente o por medio de dolor crónico.

Journal of Clinical Sleep Medicine

4.33/5 (6)

Valora esta información

Frecuentemente identificamos problemas del sueño con el insomnio, con no poder dormir, detrás de los trastornos del sueño existen enfermedades que están relacionadas con la calidad del sueño, dormir no es garantia de alcanzar un descanso reparador, el estado óptimo de descanso para comenzar un nuevo dia.

Problemas del sueño que pueden ir asociados a Fibromialgia

Definición:

Los trastornos del sueño involucran cualquier tipo de dificultad relacionada con el hecho de dormir, incluyendo dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido, quedarse dormido en momentos inapropiados, tiempo de sueño total excesivo o conductas anormales relacionadas con el sueño.

Causas:

Se han identificado más de cien trastornos diferentes de sueño y de vigilia que se pueden agrupar en cuatro categorías principales, a saber:
Problemas para conciliar el sueño y permanecer dormido (insomnio)
Problemas para permanecer despierto (somnolencia diurna excesiva)
Problemas para mantener un horario regular de sueño (problema con el ritmo del sueño)
Comportamientos inusuales durante el sueño (conductas que interrumpen el sueño)

Problemas del sueño

Problemas del sueño y fibromialgia

PROBLEMAS PARA CONCILIAR EL SUEÑO Y PERMANECER DORMIDO

El insomnio incluye cualquier combinación de dificultad para conciliar el sueño, permanecer dormido, vigilia intermitente y despertarse en la madrugada. Los episodios pueden aparecer y desaparecer (pasajeros), durar entre 2 y 3 semanas (a corto plazo) o ser duraderos (crónicos).

Los factores comunes relacionados con el insomnio son, entre otros:

Enfermedad física
Depresión
Ansiedad o estrés
Un ambiente para dormir inapropiado, con excesivo ruido o luz
Cafeína
Alcohol y de otras drogas
Uso de ciertos medicamentos
Tabaquismo en exceso
Molestia física
Siestas durante el día
Hábitos de sueño contraproducentes como:
acostarse temprano pasar mucho tiempo en la cama despierto

Los trastornos abarcan:

Insomnio psicofisiológico: una afección en la cual el estrés causado por el insomnio dificulta aún más la conciliación del sueño
Síndrome de la fase de sueño retrasada: el reloj interno está constantemente fuera de sincronización con las fases de día/noche «aceptadas»; por ejemplo, los pacientes se sienten mejor si pueden dormir desde las 4 a.m. hasta el medio día.
Trastorno del sueño hipnótico-dependiente: insomnio que ocurre cuando uno suspende o se vuelve tolerante a ciertos tipos de somníferos.
Trastorno del sueño dependiente de estimulantes: insomnio que ocurre cuando uno suspende o se vuelve dependiente de ciertos tipos de estimulantes.

PROBLEMAS PARA PERMANECER DESPIERTO

Los trastornos por excesiva somnolencia se denominan hipersomnio y abarcan, entre otros:
Hipersomnio idiopático (somnolencia excesiva que ocurre sin una causa identificable)
Narcolepsia
Apnea del sueño central u obstructiva
Trastornos del movimiento periódico de las extremidades
Síndrome de las piernas inquietas

PROBLEMAS PARA MANTENER UN HORARIO REGULAR DE SUEÑO

También se pueden presentar problemas cuando no se mantiene un horario constante de sueño y de vigilia, lo cual sucede cuando se viaja cruzando zonas horarias distintas y con trabajos por turnos en horarios rotativos, particularmente los que trabajan en las noches.
Los trastornos que interrumpen el sueño abarcan:

Síndrome de sueño y vigilia irregulares
Síndrome del desfase horario
Ser poco dormilón por naturaleza (la persona duerme menos horas de lo normal pero no sufre ningún efecto negativo)
Insomnio paradójico (la persona realmente duerme una cantidad de tiempo distinta a la que cree)
Trastorno del sueño a causa del trabajo por turnos

CONDUCTAS QUE INTERRUMPEN EL SUEÑO

Las conductas anormales durante el sueño se denominan parasomnio y son bastante comunes en los niños. Estas abarcan:

Terrores nocturnos
Sonambulismo
Trastorno de comportamiento asociado al sueño MOR (un tipo de psicosis en la cual una persona representa sueños tan violentamente que puede lesionar a la persona con quien duerme)

University of Maryland Medical Center

Guardar

4.14/5 (7)

Valora esta información