fascitis plantar

La fascitis plantar causa dolor en la parte inferior del talón. La fascia plantar es un ligamento grueso que une el talón con la parte delantera del pie hasta los dedos. Actúa como un amortiguador y sostiene el arco de su pie, ayudándole a caminar.

La fascitis plantar es una de las molestias ortopédicas más comunes. Los ligamentos de la fascia plantar sufren mucho desgaste en la vida diaria. Demasiada presión sobre los pies puede dañar o desgarrar los ligamentos. La fascia plantar se inflama y la inflamación causa dolor y rigidez en el talón.

La causa del dolor de la fascitis plantar no está clara. Un estudio de 2003 sugiere que la afección puede implicar una degeneración en lugar de una inflamación de la fascia plantar. Debido a que fascitis significa “inflamación de una fascia”, podría denominarse como fasciosis plantar.

Los síntomas de la fascitis plantar

La principal queja de las personas con fascitis plantar es el dolor en la parte inferior del talón o, a veces, en la zona inferior de la mitad del pie. Por lo general, afecta solo un pie, pero puede afectar a ambos.

El dolor de la fascitis plantar se desarrolla gradualmente con el tiempo. Puede ser sordo o agudo. Algunas personas sienten un ardor o dolor en la planta del pie que se extiende hacia afuera desde el talón.

El dolor suele empeorar por la mañana, cuando se dan los primeros pasos al salir de la cama, o está sentado o acostado un tiempo. Subir escaleras puede resultar muy difícil debido a la rigidez del talón.

Después de una actividad prolongada, el dolor puede empeorar debido a una mayor irritación o inflamación. Las personas con fascitis plantar no suelen sentir dolor durante la actividad, sino justo al parar.

Causas de la fascitis plantar

Los hombres y mujeres entre las edades de 40 y 70 tienen el mayor riesgo de desarrollar fascitis plantar. También es más común en mujeres que en hombres. Las mujeres en el embarazo a menudo experimentan episodios de fascitis plantar, especialmente en la última etapa del embarazo.

La obesidad y el soprepeso eleva el riesgo de desarrollar fascitis plantar. Se debe a la mayor presión sobre los ligamentos de la fascia plantar, especialmente si se aumenta de repente de peso.

Si es corredor de larga distancia, es más probable que desarrolle problemas de fascia plantar. También tiene más riesgo si tiene un trabajo muy activo que implica estar de pie con frecuencia, como trabajar en una fábrica o ser camarero de un restaurante.

Si tiene problemas estructurales en los pies, como arcos muy altos o pies muy planos, puede desarrollar fascitis plantar. Los tendones de Aquiles tensos, que son los tendones que unen los músculos de la pantorrilla a los talones, también pueden provocar dolor en la fascia plantar. El simple hecho de usar zapatos con suelas blandas y un arco deficiente también puede provocar fascitis plantar.

La fascitis plantar no suele ser el resultado de espolones calcáneos. Los médicos solían creer que los espolones calcáneos causaban dolor en personas con fascitis plantar.

Pruebas y diagnóstico de fascitis plantar

El médico realizará un examen físico para verificar la sensibilidad en su pie y la ubicación exacta del dolor. Es para asegurarse de que el dolor no resulte de un problema diferente del pie.

Durante la evaluación, es posible que le pidan que flexione el pie mientras empujan la fascia plantar para ver si el dolor empeora a medida que se flexiona y mejora cuando señala con el dedo del pie. También observarán si tiene enrojecimiento leve o hinchazón.

Su médico evalúa la fuerza de los músculos y la salud de sus nervios revisando:

  • reflejos
  • tono muscular
  • sentido del tacto y la vista
  • coordinación
  • equilibrio

Es posible que sea necesario realizar una radiografía o una resonancia magnética para comprobar que no exista otra causa que le esté causando dolor en el talón, como una fractura de hueso.

Tratamiento de la fascitis plantar

Los tratamientos caseros como el reposo, la aplicación de hielo y el uso de aparatos ortopédicos y medicamentos antiinflamatorios suelen ser las primeras formas de tratar la fascitis plantar. Si no alivian el dolor, la inyección de un corticosteroide dirigida en la sección dañada del ligamento puede ayudar. El médico puede hacer esto en su consulta.

También puede usar un dispositivo de ultrasonido para ayudar a determinar el mejor lugar para la inyección. Puede aplicar corticosteroides en la piel del talón o el arco del pie, y luego aplicar una corriente eléctrica indolora para dejar que el esteroide pase a través de la piel y llegue al músculo.

La fisioterapia es parte clave del tratamiento de la fascitis plantar. Puede ayudar a estirar la fascia plantar y los tendones de Aquiles. Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios para fortalecer los músculos de la parte inferior de la pierna, lo que le ayudará a estabilizar su forma de caminar y reducir la carga de trabajo en la fascia plantar.

Si el dolor continúa y otros métodos no funcionan, su médico puede recomendar una terapia de ondas de choque. En esta terapia, las ondas sonoras bombardean su talón para estimular la curación dentro del ligamento. Los efectos secundarios de este tratamiento pueden incluir:

  • moretones
  • hinchazón
  • dolor
  • entumecimiento

No está demostrado que la terapia de ondas de choque sean eficaces de forma continuada en el alivio de los síntomas. Si los tratamientos médicos y los cuidados en el hogar no resuelven su fascitis plantar, la siguiente opción seria considerar la cirugía.

Cirugía de fascitis plantar


La cirugía es la terapia más drástica. Se lleva a cabo en los casos en los que el dolor es intenso o dura más de 6 a 12 meses.

En la liberación de la fascia plantar, el cirujano separa parcialmente la fascia plantar del hueso del talón. Esto reduce la tensión, pero debilita el arco del pie y puede llevar a perder la función completa del pie.

Si tiene dificultades para flexionar los pies incluso después de un estiramiento constante, su médico puede recomendar la recesión del gastrocnemio. Esta cirugía implica alargar el músculo de la pantorrilla para aumentar el movimiento del tobillo y liberar la tensión en la fascia plantar.

La cirugía puede provocar dolor crónico y dañar a los nervios, por lo que solo debe considerarse después de probar otras opciones de tratamiento.

Ejercicios de fascitis plantar

Los estiramientos suaves pueden ayudar a aliviar e incluso prevenir la fascitis plantar. Estirar las pantorrillas y la propia fascia plantar ayuda a relajar los músculos y reduce el dolor en el talón.

Es importante tomarse tiempo libre de ciertos ejercicios, como correr, para que la fascia plantar tenga tiempo de curarse. La natación y otras actividades de bajo impacto pueden permitir hacer ejercicio sin empeorar el dolor de talón. Cuando empiece a correr de nuevo, empiece lentamente.

Pare y estire mientras hace ejercicio para evitar que el dolor regrese. Recuerde también estirar antes de comenzar cada entrenamiento.

Los estiramientos para la fascitis plantar son fáciles de hacer. Solo necesita algunos accesorios comunes, como una silla y un rodillo de espuma o incluso solo una botella de agua congelada. Aprenda los estiramientos adecuados para ayudar a curar y prevenir la fascitis plantar.

Remedios caseros para la fascitis plantar

Reducir el dolor y la irritación o inflamación en el ligamento de la fascia plantar es una parte importante del tratamiento, pero esto no aborda el daño subyacente del ligamento.

Tratamientos caseros

El tratamiento inicial en el hogar incluye no ponerse de pie y aplicar hielo durante 15 a 20 minutos, tres o cuatro veces al día para reducir la hinchazón.

También puede intentar reducir o cambiar sus actividades. Usar soportes para el arco en los zapatos, reemplazar el calzado deportivo desgastado y hacer ejercicios de estiramiento también puede ayudar a aliviar el dolor.

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno y el naproxeno , pueden aliviar el dolor en el ligamento.

Férulas nocturnas

Las férulas nocturnas son otro tratamiento que puede ayudar a estirar la pantorrilla y el arco del pie. Las férulas nocturnas son un tipo de aparato ortopédico que mantiene el pie en una posición flexionada y alarga la fascia plantar y el tendón de Aquiles durante la noche. Esto puede prevenir el dolor y la rigidez matutinos.

Las ortesis especiales, o soportes para el arco, para sus zapatos pueden ayudar a aliviar parte del dolor al distribuir la presión y pueden prevenir un daño mayor a la fascia plantar.

Una bota ortopédica puede inmovilizar su pie y reducir la tensión mientras sana la fascia plantar. Puede quitarse la bota, parecida a una bota de esquí, para bañarse.

Seguir con cuidado las recomendaciones el tratamiento en el hogar suele ser suficiente para curar la fascitis plantar sin la ayuda de su médico.

Prevenir la fascitis plantar

Hacer algunos cambios en el estilo de vida puede ayudarlo a evitar la fascitis plantar.

Usar zapatos de apoyo con un buen soporte para el arco y reemplazar el calzado deportivo con regularidad. Si es corredor, alrededor de 600 a 800 Km es el límite por cada par de zapatos.

Incorpora ejercicios de bajo impacto en tu rutina, como nadar o andar en bicicleta. Evite trabajar demasiado la fascia plantar con carreras muy frecuentes. Antes de hacer ejercicio, asegúrese de estirar las pantorrillas, el tendón de Aquiles y la fascia plantar.

Haga todo lo posible para mantener un peso saludable. Si tiene sobrepeso, intente bajar de peso para reducir la presión sobre la fascia plantar.

Recuperarse de la fascitis plantar

Para la mayoría de las personas, la fascitis plantar mejora a los pocos meses de los tratamientos en el hogar. Incluyen reposo, hielo y estiramientos.

También puede ayudar a que su fascia plantar se recupere estabilizando el pie con esparadrapo. Esto limita la cantidad de movimiento del ligamento. Una revisión de 2015 de varios estudios sugiere que vendarse el pie también ofrece un alivio temporal del dolor.

Puede utilizar cinta de óxido de zinc o cinta de kinesiología. Puede necesitar algo de práctica, pero usted mismo puede vendar su pie y ayudar en el proceso de recuperación.

¿Cómo colocar cinta en el pie para ayudar a aliviar la fascitis plantar?

Fascitis plantar frente a espolones calcáneos

Un espolón en el talón es un gancho de hueso que se puede formar en el hueso del talón o en el calcáneo del pie. Al igual que la fascitis plantar, puede desarrollarse a partir de un estrés prolongado en los pies. Un cirujano ortopédico o un podólogo pueden diagnosticar un espolón en el talón con una radiografía.

La gente a menudo asume que el dolor de pie es causado por el espolón en el talón, pero generalmente no es cierto. Los espolones del talón a menudo no causan síntomas.

Según la Asociación Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos (AAOS), 1 de cada 10 personas tiene un espolón en el talón, pero solo 1 de cada 20 personas con espolón en el talón experimenta dolor.

Por el contrario, la Clínica Cleveland informa que el 50 por ciento de las personas que tienen espolón calcáneo sienten dolor debido al espolón calcáneo.

Los espolones en el talón comparten causas similares con la fascitis plantar.

Algunos son:

  • zapatos desgastados o sin apoyo
  • tener sobrepeso
  • artritis
  • caminar con un paso incorrecto o antinatural

Tener fascitis plantar también aumenta la probabilidad de que se formen espolones en el talón. Aunque los espolones del talón no mejoran sin cirugía, por lo general no causan dolor ni otros síntomas. Por lo tanto, la cirugía generalmente no suele ser necesaria.

Tratamiento de los espolones

Puede tratar los espolones del talón de la misma manera que trataría la fascitis plantar. Descanse y use hielo, analgésicos y plantillas para zapatos para reducir cualquier síntoma.

Fascitis plantar en niños

Los niños, al igual que los adultos, pueden desarrollar fascitis plantar por el uso excesivo del ligamento o por usar zapatos viejos o que no tenga buen apoyo. Debido a que el problema puede empeorar con el tiempo, es importante consultar a un médico para hacer el diagnostico y el tratamiento adecuado.

Aplicar hielo en el talón del niño para reducir cualquier irritación o inflamación. Masajear el área también puede ayudar a que cure. Asegúrarse de que el niño descanse y evite correr, saltar y estar de pie durante períodos prolongados también ayuda a eliminar el problema.

Cuando el niño vuelva de sus actividades normales, recuérdele que haga ejercicios de calentamiento y estiramientos para evitar que el problema reaparezca. También debe comprobar que esté usando zapatos con el apoyo correcto.

El dolor de talón de su hijo también podría ser debido a otro problema, como una tendinitis de Aquiles o una fractura.

Dieta para fascitis plantar

Es necesaria más investigación sobre el uso de la nutrición para mejorar o prevenir la fascitis plantar. Sin embargo, tomar estos suplementos puede ayudar a reparar y curar los tejidos:

  • vitamina C
  • zinc
  • glucosamina
  • bromelina
  • aceite de pescado

Es mejor obtener los nutrientes de una dieta equilibrada que de suplementos. Si decide tomar suplementos, siempre consulte primero con su médico.

Si el aumento fue la causa de su fascitis plantar, una dieta equilibrada le puede ayudar a perder peso y aliviar el dolor de talón.

Complicaciones de la fascitis plantar

Puede desarrollar dolor crónico en el talón si ignora el problema. Esto puede cambiar la forma en su forma de caminar y causar lesiones en:

  • piernas
  • rodillas
  • caderas
  • espalda

Las inyecciones de esteroides y algunos otros tratamientos pueden debilitar el ligamento de la fascia plantar y causar una posible ruptura del ligamento.

La cirugía conlleva riesgos como hemorragia, infección y reacciones a la anestesia. El desprendimiento de la fascia plantar también puede causar cambios en el pie y daño a los nervios. La cirugía de recesión gastrocnemio también puede causar daño a los nervios.

Pronóstico

La mayoría de las personas no necesitan cirugía para aliviar el dolor de la fascitis plantar. Se obtienen mejorías mediante fisioterapia, tratamientos caseros y tratamientos médicos. Sin embargo, el tratamiento puede tardar de varios meses a 2 años en mejorar los síntomas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *