fibromialgia dolor y emoción

Fibromialgia dolor y emoción ¿Qué relación tienen? Hablando del dolor para principiantes.

Son cientos, miles los pacientes con fibromialgia que son nuevos diagnosticados y que en la actualidad se están enfrentando a procesos largos, muy largos de diagnóstico. El enfermo está enfermo y quiere respuestas. Quiere un diagnóstico con el fin de poner solución a lo que le pasa. Otra cosa muy diferente es que cuando llegue el diagnóstico pueda poner soluciones a SU dolor.
Todo dependerá de cada enfermo y de su enfermedad.

La fibromialgia no es un grupo homogéneo de enfermos, es un grupo que puede ser dividido en subconjuntos y todos tratables de muy diferentes maneras. Aunque el tratamiento del dolor siempre será el mismo.
Para empezar están los enfermos de fibromialgia con más enfermedades de dolor asociadas, como las reumáticas. O los enfermos de fibromialgia con trastornos del sueño. O los enfermos con depresión asociada, o los enfermos con enfermedades inflamatorias del intestino. O los que la reúne todas en el mismo saco y a día de hoy son los más difíciles para el mundo de la medicina, un gran crónico.
O simplemente los enfermos con fibromialgia, que solo tiene fibromialgia…bueno ¿sólo?…¡Nada más y nada menos!

Fibromialgia secundaria

Por ello la investigación cada vez refleja que los casos de fibromialgia primaria son los menos, y que detrás de del enfermo de Fibromialgia tiene más enfermedades asociadas (aunque muchos lo resuman con la palabra «Fibromialgia»). Fibromialgia Secundaria

Preguntas, demasiadas preguntas…con una sola respuesta.

Y ¿se curará? ¿me curaré? Cientos miles de articulos empiezan con la fibromialgia es una enfermedad CRÓNICA, un término que no es entendido y que enfermos y su entorno no entienden, no aceptan.
La fibromialgia es crónica, no desaparece. Y cada fibromialgia es diferente ¿Por qué? ¿depende del paciente? ¿depende el médico? ¿De qué depende? DEPENDE de todo. Cada enfermo es diferente tiene sus particularidades única e irrepetibles.
En fibromialgia el gran síntoma es el dolor… y cada enfermo es maestro en su dolor y la discapacidad con la que convive como se recoge en los grados de fibromialgia.

La fibromialgia es la enfermedad del dolor crónico

El enfermo no tiene control sobre su dolor como en cualquier enfermedad y sus síntomas (demasiados en esta enfermedad que confunden al enfermo y les cuesta entender qué les pasa, que les sucede).

Hoy por hoy nada tiene que ver sus causas (en el momento que hay una causa, es otra enfermedad, otra enfermedad que cursa con gran dolor): el dolor crónico como otras tantas enfermedades que causan dolor.

La medicina sólo puede cuidar en una enfermedad crónica. Así de sencillo no hay más.

Un enfermo no tiene el control de cuando van a aparecer y desaparecer sus síntomas (no tiene interruptores de apagado y encendido para manejar a su antojo), sólo puede «prevenirlos» con técnicas de autoconocimiento, y lleva tiempo mucho tiempo conocer en cada enfermo que les empeora. Lo que les aleja de caer en sentir dolor físico, en sus detonantes, sus disparadores del dolor.

Fibromialgia dolor y emoción¿Por qué siempre esta relación?

Primero muchos de los enfermos recién diagnosticados buscan en su propia psiquis el poder racionalizar su dolor puede que estén haciendo un gran ejercicio de introspección y realmente se pregunten ¿soy culpable?. O por la cantidad de artículos demasiado accesibles que hacen esta simplista relación.

¡Cuantos titulares con la «enfermedad de las emociones»!

La culpabilidad en la enfermedad es una emoción negativa, no poder seguir con lo que se solía hacer genera un gran lastre emocional, no poder estar a la altura. Dejar de ser una parte de (la física) y ya no tener la aprobación y el rol que cumplía con mi entorno genera gran frustración y el principio de un miedo, de una fuente de ansiedad continua (el principio de una depresión, hay que cuidarla) que si se vive así debe ser «atajada» por un psicólogo.

Cuando aparece la ansiedad…como en todos los crónicos.

La ansiedad y la depresión es OTRA ENFERMEDAD y hay que cuidarla con especialistas si aparece. Por eso el ejercicio y la psicología son cuidados clave, y no son emociones, es el precio por luchar contra una enfermedad crónica.

La fibromialgia es otro diagnóstico la enfermedad del dolor físico.
A CUALQUIER enfermo crónico ha de recibir cuidados, psicologia para abordar la dureza de las pérdidas de la enfermedad o se le prescribe ejercicio para preservar la funcionalidad, herramienta efectivas para muchas enfermedades crónicas. Psicología y ejercicio adaptado a las necesidades de cada enfermedad valorando sus complicaciones y la situación individual de cada enfermo.

El miedo a enfermar.

Esta emoción suele ser un mecanismo que se genera en cualquier enfermedad. Es el miedo a enfermar.

El miedo a dejar de ser quien eras y, entonces cuando aparece este sentimiento, se abre un gran camino hacia poder superarlo. Esto no es exclusivo de la fibromialgia, pero se enmaraña cruelmente con este diagnóstico por el síntoma principal que produce el dolor.
El dolor no es visible y genera dudas, muchas dudas demasiadas de poder para cuando se necesita y si lo entenderá el entorno.

Un largo camino de adaptación para poder «justificar» el dolor que junto con los vaivenes de los síntomas de la enfermedad hace que el camino sea demasiado largo, muy largo para quienes lo sufren. Un proceso muy común en otras enfermedades crónicas muy conocidas y que también la vivencia con ellas los agrupa en enfermedades invisibles.

El camino de buscar habilidades para seguir

¿Cómo justificar que ahora estoy? y dentro de diez minutos soy otr@ diferente con el que no me identifico y NO acepto. No quiero ser así.

Un ovillo muy complicado para quien lo sufre que no quiere que nada cambie y menos su entorno, porque si algo necesita el enfermo en ese momento es su red de apoyos.

Su familia, sus amigos, su trabajo, su ocio…y que poco a poco se va alejando.

Simplemente porque los demás siguen sanos y el enfermo (recuerda la palabra enfermedad) no puede seguir, ha de apearse en momentos, en demasiado momentos que le gustaría estar y genera mucha frustración y tristeza. Ha de abandonar su zona de confort, todo lo que le hacía feliz para encontrar otra.

El enfermo necesita un gran espacio, muy grande para poder luchar y aceptar. Sí lo sabe sortear y encuentra la complicidad de los demás lo logrará.
Esto es el gran misterio de las emociones en fibromialgia el proceso de lucha y adaptación a ella. El proceso de reinventarse, de buscar nuevos mecanismos de independencia, el proceso de evolucionar y esto no se hace en dos días.

Conjugar la incertidumbre del tratamiento con las dudas de convivir con algo invisible a sus ojos y a lo de los demás…el gran conflicto emocional (un proceso de adaptación al cambio), que para muchos generan dudas, muchas dudas, demasiadas y pueden quedar perdidos en el camino de la incertidumbre continúa.

La necesidad de las palabras, de comunicar.

Todo es más fácil simplemente con una frase.
Da igual lo que pase yo estoy aquí contigo. Te entiendo y te comprendo. No estás sól@.
Tres frases que acabarían con demasiadas emociones negativas y desencuentros con la enfermedad, con esta enfermedad y con muchas enfermedades crónicas.

Porque nadie nos prepara para enfermar.

Pero hay otro camino el de enfermar, aceptar y superar, a pesar de la enfermedad, por mucho que se ponga en contra del enfermo. Y hay muchos que lo consiguen, después de enrevesados caminos, incertidumbre y soledades, lo consiguen a pesar del miedo a enfermar.

Y lo que sí pueden «sentir» los demás es el cambio, el cambio de tus emociones. Sin embargo lo que nunca ven es el físico, el dolor físico, ese que tanto repites «sólo sabe el que lo tiene».

Y que vive con grandes frustraciones, porque todo el mundo sabe de dolor, entiende SU dolor y siempre acaba en consejos de «a mi me funciona esto» una frase que genera mucha frustración al enfermo porque es la lápida que mata el entendimiento.

Maestros en dolor. Dolor físico

Y el enfermo de dolor se convierte en maestro del dolor conoce, sabe que no hay dos dolores iguales. Cuando aprende,deja volar la frustración.

Esta «telaraña de emociones» mezcladas con el dolor físico es un complicado proceso, demasiado y que es necesario hacerlo con el entorno. Un complejo mundo de emociones mezcladas con el dolor crónico un gran problema para el enfermo al que nadie le explica…nadie le muestra.

Hablar, simplemente hablar y escuchar, algo que está minusvalorado hoy y que es el primer paso para una vida llena de obstáculos: en la salud y en la enfermedad. El gran conflicto emocional de la fibromialgia, el desentendimiento y poco conocimiento. La enfermedad y la vida, tan cargada de segos cognitivos.

Tu realidad, lo que tu piensas, lo que tu has vivido y lo que viven los demás. La falta de tiempo para escuchar. ¿O no querer oir? Porque el dolor es ese gran enemigo del que todo el mundo huye, sea físico o emocional.

En efecto la fibromialgia duele, y no necesita de otros tipos de dolor que llevan al sufrimiento humano.

La medicina está dando grandes pasos para integrar a las personas con enfermedades crónicas, cambiando su visión de la enfermedad cuidando de todas las necesidades básicas del necesitado paciente, comprendiendo todos los cambios que se darán a lo largo de su vida. Ahora solo faltas tú.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *