,

Fibromialgia el dolor y el cerebro 4.55/5 (11)

Fibromialgia el dolor y el cerebro, actualización a 2016, existen ya varias investigaciones como el cerebro acaba sufriendo los avatares del dolor crónico durante años. Hallazgos que se suman y dan lugar a nuevos descubrimientos como este titular de marzo del 2016

Fibromialgia, el dolor y el cerebro, como modifica el cerebro

La fibromialgia y el síndrome de fatiga provocan que el cerebro  acabe desequilibrado

Fibromialgia el dolor y el cerebro

El dolor además de modificar hábitos de vida, cambian también el cerebro

Fibromialgia el dolor y el cerebro

«El dolor sirve como señal de alarma y cuando se hace crónico pierde esa capacidad de señalar que algo no va bien». Pedro Montoya, catedrático de Psicología Biológica de la Universidad de Islas Baleares, advirtió ayer a los enfermos de fibromialgia y síndrome de fatiga crónica que acudieron a un ciclo de conferencias organizado por la Liga Reumática de Asturias, que sus dolencias, además de modificar sus hábitos de vida, cambian también su cerebro.

Apuntó que este órgano cambia constantemente en función de las señales que reciben pero que tras las constantes transformaciones que le obliga a realizar el dolor crónico «acaba desequilibrado».

Esto produce algunos inconvenientes derivados, aseguró el científico, como una marcha más lenta y pérdida de equilibrio. «Si le pides a un enfermo de fibromialgia que cierre los ojos, le cuesta mantener la posición y se inclina hacia delante y hacia atrás», explicó.

Para tratar de evitar la aparición de este tipo de impedimentos, Montoya recomendó recurrir el uso de medicamentos para mantener a raya el dolor.

Avanzó también que, junto con el resto de su equipo, está desarrollando métodos para medir el dolor que sirvan «como herramienta en el tratamiento clínico».

Actualización 2017 El Dr. Pedro Montoya fue codirector de la siguiente  tesis Cuando el dolor afecta a las emociones

Guardar

Print Friendly, PDF & Email

Valora esta información

Comparte
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.